Lunes, 03 Noviembre 2008 14:52

Encuentro en La María: “Uribe no es que sea sordo, es que representa otros intereses”

Escrito por Equipo desde abajo
Valora este artículo
(0 votos)
Por fin se llevó a cabo. El diálogo fue, como se estableció esta misma semana, entre las partes, en el Resguardo La María, municipio de Piendamó – Cauca, con la presencia de unos cuatro mil delegados de un importante número de resguardos del Cauca, además de la presencia de trabajadores de la caña en paro desde hace 50 días, afrocolombianos afectados por las políticas del capital en marcha en la región, y con la Guardía Indígena como garante de la seguridad y el buen desarrollo del evento.

Pero como estaba previsto, el diálogo entre las comunidades indígenas y el presidente Álvaro Uribe no arrojó ningún resultado concreto. Solo dilaciones y ofertas de más de lo mismo: “comisiones para que estudien las propuestas”.

Retraso como instrumento psicológico

Organizadas como estaban para el encuentro, desde el sábado en el Resguardo La María, las delegaciones indígenas recibieron el nuevo día, el domingo, con alegría y decisión para adelantar una nueva fase de esta jornada de lucha conocida como Minga indígena por la resistencia. Jornada donde la palabra prevalece. Ya se han vivido otras donde el caminar y la defensa han sido las protagonistas. Vendrán otras para poder hacer realidad los objetivos que los animan a no desmayar en sus propósitos de justicia y dignidad. Con voluntad y decisión ajustaron los últimos detalles de logística para que todo saliera sin tropiezos.

Pero bien. El tiempo pasaba y el concitado no hacía presencia. Con un encuentro acordado para las 10 a.m. tan sólo hasta las 12:36 minutos de la tarde el Presidente se hizo presente. Una media hora antes un helicoptero de las Fuerzas Armadas circundó en innumerables ocasiones el territorio ancestral. La actitud del primer mandatario fue tomada como lo que era: una estrategia para tensionar los ánimos y poner nerviosos a los comuneros y a sus voceros.

Sin embargo, si de estrategias se trata, los indígenas no se quedaron atrás. Una vez entonados los himnos de las comunidades históricas, y apenas sonó el himno nacional, gran parte de los concurrentes tomaron asiento. Quedó evidenciado el distanciamiento con un Estado que no los respeta ni considera como parte integral de la sociedad. La actitud tuvo su efecto, y Uribe disertó sobre el irrespeto que se cometió al no escuchar el himno de pie. El debate queda abierto, ¿simbologías nacionales? 

Sin propuestas

Luego empezaron las intervenciones, en las cuales se dejó claro el por qué de la Minga indígena: violación de los derechos humanos, usurpación de territorios, pueblos indígenas en riesgo de desaparecer, incumplimiento de acuerdos firmados con el Estado colombiano de vieja y reciente data, solicitud de resarcimiento del buen nombre por parte de las comunidades, negativa al TLC.

En particualar Mabel Andrade, de la Red Nacional Indígena, presentó en el debate estadísticas fuertes, como aquellas que precisan que 1244 indígenas han sido asesinados en los últimos seis años, 67 de ellos en 15 matanzas, ocho en 2007 y siete en 2008.

Tres de los homicidios múltiples “se atribuyen a fuerzas del Estado”. Para los indígenas los culpables de esta situación son precisos: “…queremos decir que ellos (los policías y militares) son los que nos están asesinando. La seguridad democrática ha sido muerte y destrucción”.

En el contexto de la política de “seguridad democrática”, 55 líderes comunitarios han sido asesinados y se han presentado 317 detenciones arbitrarias de indígenas, campesinos e integrantes de sindicatos presentados por las fuerzas de seguridad como guerrilleros, quienes tras de ser liberados, se quejó Andrade, quedaron marcados como milicianos porque “los medios no tuvieron espacio para publicar que fueron declarados inocentes”.

Datos sobre la violencia oficial que padecen los indígenas, que para develarla, fue acompañada de un video donde se ve a la policía en acción violenta contra las comunidades del Cauca.  Es sorprendente ver tomas de un camión de la Policía que sufre una explosión por mala manipulación de los explosivos (prohibidos) y salir de él un agente herido. De igual manera policías macheteando indígenas, otros disparando munición recalzada (con balines, grapas y otros objetos contundentes), y civiles encapuchados disparando de entre la tropa, es decir, con su complacencia. Toda una evidencia que dejó sin argumentos al Presidente, pese a lo cual continúo negando la realidad. Con razón dicen por ahí que “no hay peor ciego que el que no desea ver”.

Luego supimos que ese video lo cortaron en la trasmisión que se hacía del debate por Señal Colombia, la cadena televisiva del Estado, es decir, no solo violencia sino además censura.

Por su parte Feliciano Valencia, de la Acin, advirtió que en la zona suroeste de Colombia hay 18 pueblos en vías de extinción, lo que hace necesario que el Estado colombiano establezca una política para impedir que esto se concrete.
Demandó que se acabe con el Tratado de Libre Comercio (TLC) que lleva al despojo de la vida, se implemente un diálogo serio e incluyente de paz, se detenga la segunda fase del Plan Colombia, y se proceda al intercambio humanitario y la salida negociada.

Valencia dijo que la minga seguirá su lucha por los predios de las haciendas La Empreatriz, Japio y Gualanday, en el proceso de resistencia por el cumplimiento de los acuerdos. "No nos detendremos en esta resistencia pacífica hasta no ver la tierra libre de los opresores, las multinacionales y la militarización. Espero no sufrir represalias pero nosotros no somos enemigos del Estado, somos víctimas de este Estado. No hemos usado armas de fuego, ni explosivos, ni granadas con metralla o bombas explosivas como lo ha hecho el Esmad de la Policía y el Ejército", enfatizó.

Luego precisó: "esto no es un consejo comunitario sino un debate público. La Minga no acaba aquí y seguirá su curso en todo el país".

Por su parte Elides Pechene, indígena guambiano, gobernador del resguardo La María enfatizó que "la política de seguridad democrática tiene un poder destructivo. ¿Por qué se nos quiere destruir?, ¿Por qué se nos quiere extinguir?".

Precisiones y aclaraciones que para nada sirvieron. El Presidente y sus ministros no aclararon ninguna de las demandas o denuncias, simplemente dieron las mismas explicaciones de siempre, argucias para eludir responsabilidades y hacer aparecer al Estado como inocente ante hechos de tanta trascendencia para el Cauca, para el conjunto de los pueblos indígenas, para todos los trabajadores, para todo el país. Entre los comuneros se escuchaban distintos comentarios sobre la terquedad del Presidente. Alguién alcanzó preguntar si era sordo, pero con sabiduría otro aclaró: “No es que sea sordo, es que representa otros intereses”.

Ante esa actitud, ante la arrogancia, tras seis horas de intercambio verbal, siendo las 6:30 de la noche, se dio por finalizado el debate. La conclusión más meridiana: la Minga, con una agenda cada vez más nacional, continúa. No hay ningún acuerdo y los pueblos indígenas decidieron enrutarse hacia la capital del país. El día y la hora están por establecerse.





Visto 1290 vecesModificado por última vez en Lunes, 03 Noviembre 2008 16:19

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.