Jueves, 01 Marzo 2018 10:53

Medellín se enferma poco a poco

Escrito por Alejandra Correa
Valora este artículo
(1 Voto)
Medellín se enferma poco a poco

A una semana de implementadas las medidas de contingencia, determinadas por las autoridades ambientales y la Alcaldía de Medellín, para mitigar la nueva crisis ambiental en la ciudad y todo el Valle de Aburrá, y aunque el tema parezca quedar nuevamente en el silencio, es importante preguntarnos por los riesgos directos e indirectos que genera el material particulado 2.5 en la salud de todas y cada una de las personas expuestas a las mismas.


Con tal inquietud nos contactamos con el docente universitario, investigador y médico, Juan Gabriel Piñeros (J.G) de la facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, en entrevista con desdeabajo (d.a), habla sobre el tema.


d.a. Mucho se habla de lo peligrosas que son las partículas PM 2.5, no solo en el aire de la ciudad, sino también en los pulmones de las personas, sin embargo, no existe claridad frente a cuáles son las verdaderas afectaciones que estás generan y cómo se manifiestan desde el punto de vista médico, ¿qué puede decirnos sobre este particular?
J.G. Hay que diferenciar dos cosas que son importantes a la hora de hablar sobre cómo diferenciar este tipo de partículas que afectan la salud; la primera es que se reconoce a nivel mundial que hay dos tipos de exposiciones distintas, una de largo plazo, generada por respirar ese material particulado durante muchos años, lo que genera riesgos acumulativos y crónicos para la salud. Quienes respiran mucho este tipo de materiales sufren de enfermedades que son muy graves, como el cáncer de pulmón o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o algunos asuntos de enfermedad respiratoria de tipo restrictivo como el asma. Para que esto suceda, para que el material se vaya acumulando en los pulmos, en los tejidos, se requiere mucho tiempo.


d.a. Y, ¿qué efectos tiene este tipo de exposiciones en el corto plazo?
J.G. Por ejemplo, cuando hay crisis ambientales se incrementan las infecciones de tipo respiratorio, las crisis asmáticas, no el asma sino las crisis, es decir, las complicaciones asociadas al asma, se aumentan las complicaciones asociadas a las enfermedades crónicas de pulmón, se producen o incrementan enfermedades de tipo cardiovascular muy importantes, como los infartos agudos miocardio o enfermedad isquémica del cerebro; enfermedades que su instauración son de corto tiempo.


d.a. En los barrios la gente se queja de multiples dolencias, tal vez pasajeras, que no parecen graves pero sí molestan y en ocasiones incapacitan para llevar una vida normal…

J.G. Este tipo de contaminación genera en la salud otras manifetaciones que no llegan al sistema de salud (acordémonos que hay una morbilidad que es atendida por el sistema, pero hay otros problemas de salud que la gente no les ve importancia, entonces se automedica, va a la farmacia o simplemente espera que se le pase), y ello tiene que ver con el incremento de las enfermedades de tipo alérgico, entonces empieza a ver más rasquiña en la piel, más conjuntivitis alérgica, rinitis alérgica, toda una seria de eventos agudos, que no suceden todo el tiempo, instaurados en un corto plazo, pero que no son de suficiente gravedad para que las personas vayan a un centro de salud a pedir atención.


d.a. Entonces, los brotes de gripe que suelen presentarse durante los episodios de alerta roja o naranja ¿pueden entenderse como una afectación directa de la contaminación?
J.G. Eso no es tan lineal, no es tan directo, lo que hay que entender es que el material particulado o la contaminación del aire en general, funge como un factor adicional a otros factores que están explicando la presencia de ciertas enfermedades en la población. Por ejemplo: el material particulado está asociado con que el sistema inmune de las personas pierde eficiencia para montar una respuesta inmunológica contra bacterias, virus y otros microorganismos que pueden ser responsables de las enfermedades respiratorias, o de las gripas, como ustedes la llaman.


Entonces cuando el sistema inmunitario no es capaz de montar esa respuesta, pues más fácilmente se va a infectar la persona, pero para que eso suceda, para que haya infección, no es que el material particulado me produjo la gripa, no, eso no es cierto, o sea, hay una serie de virus, bacterias, microorganismos, que circulan habitualmente en la ciudad y en la población, de hecho la Secretaría de Salud tiene toda una serie de canales endémicos de cómo es la circulación de los distintos organismos que producen el IRA, y precisamente en este momento hay un aumento de la circulación de virus y bacterias que pueden producir la gripa, la influenza u otras series respiratorias agudas.


Lo que pasa es que a eso se le suma que hay una crisis ambiental, que bota una cosa que se llama PM 2.5, que la gente la respira y esa partícula lo que hace es reducir la capacidad que tiene mi sistema inmunológico de responder a las bacterias que están circulando, eso es básicamente la explicación.

 

[...] el derecho al aire limpio es un derecho humano fundamental, un derecho de todos pero que también es un deber de todos cuidarlo.

 


d.a. Todo esto en lenguaje común, ¿podría entenderse como que una vez las PM 2.5 entran al cuerpo, las defensas de éste se bajan?
J.G. No es que las baje, las enlentece, enlentece su respuesta, no es que haya una inmunodeficiencia, lo que hay es una inmuno-modulación, entonces hay una modulación de la respuesta inmunológica, que enlentece la respuesta ante ciertos agentes y ese enlentecimiento es suficiente en algunos casos para producir la enfermedad que se llama infección respiratoria aguda; en otros casos no es suficiente, por eso todo el mundo está expuesto pero no a todo el mundo le da infección respiratoria.


d.a. ¿Cuáles son las pesonas que más enferman de infección respiratoria en estos momentos de crisis?
JG. Los niños, menores de 5 años, porque, aunque todos estamos expuestos, enlentecer en ellos la respuesta inmunológica es peor que en los adultos; y no a todos los niños les da infección respiratoria, les da más que todo a los niños desnutridos, porque tienen su sistema inmunológico aún más inmaduro y en momentos de crisis están mucho más susceptibles.


Si uno ve a los ancianos, es distinto un anciano que hizo ejercicio toda su vida y nunca fumó, al anciano que se fuma un paquete de cigarrillos al día, en este último va a haber presencia de cigarrillo, material particulado, un sistema inmunológico lentísimo y en el momento en que estén circulando los virus y las bacterias pues le va a provocar la infección o cáncer.


d.a. ¿Qué tan beneficiosas y efectivas son para la salud de las personas, las medidas tomadas por las autoridades ambientales y la Alcaldía de Medellín?
J.G. Cualquier medida que se tome para mitigar los daños son y serán bienvenidas. Ahora, ¿es el momento de aplicar las medidas? Yo creo que es un cuestionamiento que debe hacerse la ciudadanía, también los distintos estamentos que le trabajan al cuento de la calidad del aire, sobre todo con un enfoque de salud.


d.a. ¿Tiene usted duda con el momento de tomar ciertas medidas?
J.G. Es importante entender que acá deben primar dos criterios que son interesantes, el primero es el de prevención, es decir, no esperar a que esté instaurada una crisis para tomar una medida que va a mitigar un efecto y no a prevenirlo, este es un principio que debe prevalecer. Si todos los años, en la última semana de febrero y la primera de marzo hay una crisis, ¿por qué esperar hasta la última semana de febrero y la primera de marzo para poner en marcha ciertas medidas?


Y el segundo criterio es que en estas medidas debe primar un principio ético, un principio de precaución, es decir, decidir qué hacer y qué no hacer en momentos de crisis.


Hay una cosa que está detrás de la intervención a los problemas ambientales, y en este caso particular contra los problemas que tienen que ver con la calidad del aire, y es que exista o no la evidencia robusta de que en efecto hay una relación de causalidad entre el contaminante y la salud, es el principio de precaución el que dice si hay o no una relación directa y causal, pero ante la sospecha usted lo que tiene que privilegiar es la búsqueda del cuidado de la salud y la vida sobre cualquier otro argumento.


d.a. Pareciera existir, de acuerdo a sus palabras, cierta reticencia entre las autoridades del municipio por poner en marcha programas de prevención…
J.G. Es un asunto de prioridades. Siempre estamos peleando con las autoridades de distinto nivel que lo social, lo colectivo, es lo más importante, por ejemplo, ¿es más importante la salud y el bienestar de las poblaciones o el argumento esgrimido permanente por el comercio, de que no hay que despertar alarma pues las personas van a dejar de estar comprando? Eso es un asunto que tiene que balancearse a la hora de tomar una decisión política, y si uno es fiel al principio de precaución, uno va a decir, puede que no haya evidencia o esta evidencia sea débil, pero debe primar la vida y el buen vivir de las personas sobre cualquier otro argumento.


En la medida que nuestros tomadores de decisiones tuvieran presente esos dos principios, tomarían mejores decisiones para estos temas ambientales, sobre todo en los momentos oportunos, ante la llegada de una crisis ambiental, que no es otra cosa que el mismo comportamiento estacional de la contaminación. Porque repito, todos los años, entre febrero y marzo ocurre este pico de contaminación y se repite en octubre, ese es el factor común.


d.a. ¿Qué incide o qué genera que estos picos se repitan cada año en los mismos tiempos?
J.G. El Área Metropolitana y el Valle de Aburrá ya lo tienen estudiado, hay 2 razones grandes por las que estos picos se presentan en la ciudad, pero hago énfasis en uno, la topografía de esta región: el Valle de Aburrá es un muy estrecho, el hecho de haber poblado acá nos pone en una posición de susceptibilidad ante fenómenos atmosféricos que se presentan todos los años. Es decir, habitamos un valle muy estrecho y algo profundo por lo cual todos los años aparecen acá fenómenos donde la atmósfera empieza a quedarse quieta y aumenta la nubosidad, disminuyen los vientos, aumenta la humedad y las lluvias, circunstancias que propician que se presenten tales picos en un momento específico del año. Cuando esto sucede los contaminantes se queden suspendidos y no puedan salir, recuerde, nuestro valle es estrecho y profundo, entonces lo que le sucede a este valle es como caundo le colocan una tapa a la olla…


El asunto es que la topografía de la ciudad no puede transformarse, el asunto de la atmósfera todavía es complicado de manejar, pero lo que sí puede controlarse es la emisión de tantos contaminantes para que la crisis aparezca, porque es la única manera de evitar que la crisis se presente.


d.a. ¿Qué medidas preventivas y de autocuidado puede recomendar a la ciudadanía, para evitar que la contaminación genere graves daños a su salud?
J.G. El problema es que todos respiramos el mismo aire, no es que yo tengo 10 carros y

mi contaminación se la respira otro, no, todos respiramos la contaminación y si entre todos no cuidamos el aire, cualquier medida de contingencia que se tome en la ciudad va a ser insuficiente. Yo haría un llamado a la conciencia donde el derecho al aire limpio es un derecho humano fundamental, un derecho de todos pero que también es un deber de todos cuidarlo.


Pero en términos de autocuidado es muy complicado porque estamos hablando de una partícula presente en el aire de 2.5 micras, es decir, 15 veces más pequeño que un grano de arena; entonces la gente puede usar un tapabocas que le va a proteger de un grano de arena, pero no le va a proteger del material particulado que es tan pequeño y pasa cualquier filtro. Estas medidas son insuficientes, lo mejor que podemos hacer en cierta medida es restringir las salidas al aire libre y estar muy alerta a los sistemas de información.

 

 

Artículos relacionados

Federico Gutiérrez le queda grande la alerta roja de Medellín

Febrero 24 de 2018

La contaminación aumenta un 20 % el riesgo de sufrir un tipo de ictus a corto plazo

Febrero 24 de 2018

Bosques de Antioquia han perdido 65 por ciento de su extensión

Febrero 20 de 2018

Video

Medellín. Crisis ambiental

 

Medellín. “Hay grupos muy poderosos que manejan la ciudad a su conveniencia”

25 de febrero de 2018

Información adicional

  • Antetítulo:Crisis ambiental
  • Autor:Alejandra Correa
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Periódico desdeabajo
Visto 2073 vecesModificado por última vez en Viernes, 02 Marzo 2018 09:58

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.