Viernes, 16 Noviembre 2018 07:58

Vida, pasión y muerte de la UP y la perspectiva que alcanzó

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(0 votos)
Luis Emiro Valencia, 9 de abril 2012Luis Emiro Valencia, 9 de abril 2012

Luis Emiro Valencia Sánchez (1922-13/11/2018) fue un economista reconocido por su activismo político, su obra intelectual, por ser uno de los fundadores de la acción comunal en Colombia y por participar en la Asamblea Nacional Constituyente en representación del movimiento Alianza Democrática M-19. Su fallecimiento ha motivado comentarios de tristeza y solidaridad. A continuación una entrevista realizada por desdeabajo para su edición Nº 184, en el año 2012.

 

 

Luis Emiro Valencia, ex Vicepresidente de la Unión Patriótica, a sus 90 años, con base en testimonios desconocidos hasta ahora, el suyo propio y el soporte en archivos y documentos inéditos, culmina una rigurosa tarea de investigación social como contribución para esclarecer la historia política real de la UP y, de aspectos, de su atroz exterminio. A través de 20 testimonios de dirigentes como Bernardo Jaramillo Ossa, Diego Montaña Cuéllar y Jaime Pardo Leal, y documentos hasta ahora inéditos, Luis Emiro enriquece y rescata la verdad histórica hasta ahora oculta de este importante proyecto político de la izquierda colombiana. La UP fue víctima de inaudita destrucción, como respuesta del sistema dominante a las propuestas de paz democrática con progreso colectivo, sin exclusiones.

Con un trabajo que adelanta desde hace más de un año, por terminar en octubre próximo para su publicación el 22 de marzo del 2013, a 23 años del magnicidio contra Bernardo Jaramillo Ossa, candidato a la Presidencia propuesto por la UP, que Luis Emiro analiza dentro de la violencia institucional y las réplicas sociales, inmersa en el proceso deliberado, atroz y brutal, de genocidio, masacres, torturas, desarraigo, exilio y persecución contra los dirigentes y militantes de la UP. Con el soporte en sus propias vivencias y participante en la preparación programática y organización de la UP que constituyó una aspiración popular y democrática con perspectiva de nuevo poder, por los años 88, 89 y 90 del siglo XX, fortalecida mediante alianzas en varias instancias institucionales y populares en función de cambios fundamentales. Luis Emiro, da un paso en recuperar la historia real del conflicto con la visión y propósito de superar la amnesia colectiva. Con el «Fondo de ediciones desde abajo», presentará «Vida, pasión y muerte de la Unión Patriótica en la perspectiva de la solución política del conflicto, que para la interpretación y análisis denomino histórico-social armado en Colombia».

Su trabajo traza una reconstrucción histórica a fondo y detalle de la UP, desde sus orígenes hasta su destrucción y eclipse, que tiene testimonios de Jaramillo, Montaña, y voz en las vivencias de Jaime Corena, Gloria Cuartas, José Antequera (hijo), Mariela Barragán, Guillermo Banguero, Álvaro Salazar, Oscar Dueñas, Sebastián González y Daniel García Peña –Comisionado oficial del Gobierno para la Paz en 1996-1998. Sin excluir, documentos de algunos políticos que actualmente están en otros campos partidistas, como Angelino Garzón, hoy Vicepresidente de la República. Contiene 10 capítulos que señalan los antecedentes y contextos históricos, políticos, sociales e institucionales del conflicto que lleva cerca de medio siglo, con un análisis de sus causas y efectos y sus impactos en la sociedad y el pueblo víctima que no son casuales. Son causales de la injusticia y exclusión social crónica que aqueja al país desde la Colonia.

En el archivo de la UP y el personal, Luis Emiro cuenta con los documentos inéditos y las publicaciones que animaron y hacen vigente esta posición estratégica de paz negociada que formuló la Dirección de la UP. Recuerda como quehacer: “Frente al conflicto armado y la guerra en Colombia, la UP tuvo como estrategia y política fundamental y como posición doctrinaria y programática: la solución política al conflicto armado, con tesis que están en plena vigencia. Y el lema: de campaña, “Venga esa mano País” así lo reflejó”.

Y es ante todo contundente: “Todo lo planteado está vigente y por resolver, como el mensaje histórico de José Antonio Galán el Comunero, Jorge Eliécer Gaitán el Caudillo del Pueblo y los héroes y mártires de la Unión Patriótica, además del ejemplo heroico y sufrido del pueblo colombiano en todos los tiempos.

La dinámica y el potencial en desarrollo político y electoral de la UP por los años 80 y 90 del siglo XX, se manifestó en el acceso a ciertas instancias de gobierno y representación en el Congreso, Asambleas, Municipios y el crecimiento organizado de su militancia de base y amplitud de alianzas. Su propuesta política se estructuró en un concepto de paz democrática con progreso colectivo, sin exclusiones. Tiene la base de una respuesta política integral a las complejas y reales causas sociales y económicas del conflicto histórico y social colombiano. Su potencialidad y objetivos claros y transparentes, alarmaron al sistema tradicional del poder hegemónico y dominante. Causa determinante para que mediante los magnicidios y genocidios planeados se hiciera abortar el potencial de los sueños políticos y democráticos de la UP e impedir la culminación del proyecto renovador, eliminar su presencia política y electoral, por sustracción física de sus gentes, que facilitó más adelante la cancelación de su personería jurídica por el Consejo Electoral.

Los testimonios grabados y filmados, no sólo recogen información de quienes pertenecieron a la Dirección Nacional de la UP, sino de algunos militantes, ex alcaldes, dirigentes regionales y familiares de víctimas, en uno de los episodios de “un conflicto que como los volcanes hace y tiene explosión y lava en la crónica guerra que nos agrede colectivamente” sentencia Luis Emiro en una de sus respuestas.
desdeabajo –da–: Con más de siete intentos de concertar la paz, hoy de nuevo es noticia buscar acuerdos con las Farc-EP y el ELN. ¿Qué diferencia ve ahora con el ayer de la UP en el escenario político?
Luis Emiro Valencia –LEV–: Es claro, que no ha habido soluciones de fondo, en cuanto no puede disfrazarse como tales las precarias agendas de diálogo y conciliación manipuladas por varios Gobiernos, dizque en representación del Estado.

–da–: Entonces, sigue vigente la búsqueda. ¿Qué características tenía la plataforma sobre «paz democrática y duradera» de la UP?
–LEV–: Una plataforma moderna, democrática de carácter y naturaleza política, socioeconómica y cultural con mecanismos participantes, y de referentes con respeto a la vida y los Derechos Humanos y fundamentales en el propósito de una democracia orgánica real, no formal y demagógica: política, económica, social, bio-ambiental, educativa y cultural. Con el lema “¡Venga esa mano…!”, este Programa democrático y moderno de cumplimiento posible, fue aprobado en la Plenaria del II Congreso Nacional de la UP Septiembre 7, 8 y 9 de 1989 que estuvo reunido en Bogotá.

–da–: ¿Cómo llegó la UP a esa definición estratégica?
–LEV–: Tras una decisión estratégica de las farc que la concibió como instrumento para la representación y fin del bipartidismo excluyente, y en esa función la acordó con el Gobierno Betancur, la UP ganó dinámica, una vez superadas las situaciones, condiciones y contradicciones internas y con los aliados, que condujeron al expreso deslinde de los dogmas en función de una línea con autonomía democrática y propuesta de paz concertada…

–da–: …¿contradicciones y deslinde, dice?
–LEV–: Sin jamás hacer “macartismo”, es en el contexto de la nueva UP: democrática, autónoma y libertaria, socialista (no socialdemócrata), que en forma abierta y pública se propone su desvinculación con las Farc-EP, su partera, separándose además del dogmatismo, manipulación y control estratégico del PCC, implícito en la tesis de la “combinación de todas las formas de lucha”.

–da–: En un país, este, la UP y realidad política, ¿cuál fue la relación que estableció?
–LEV–: El tema transversal de la investigación es la interpretación y análisis sobre el territorio, la tierra, el poder y la violencia.

–da–: Cuatro elementos…
–LEV–: Cuatro que se perfilan desde los orígenes prehispánicos. La desigualdad está presente desde las culturas originarias y su situación en la Conquista, Colonia y República Señorial, hasta hoy.

–da–: ¿Mediante cuál mecanismo?
–LEV–: El texto identifica, explica y prueba la dramática concentración de la tierra, el poder, la riqueza, los procesos del desarraigo de los campesinos y su diáspora o desplazamiento forzado y la presencia violenta y el sicariato paramilitar, manipulado por el latifundismo, la agroindustria, las economías de enclave y parte de la institucionalidad, como la bananera en Urabá, Chocó y Llanos Orientales; hasta la tarea coludida entre los paramilitares y sectores del ejército y demás manifestaciones de la multiviolencia…

–da–: ¿“Multiviolencia” histórica y del conflicto?
–LEV–: …Estas manifestaciones de brutalidad, que no sólo se contraen a la guerra sino a la aplicación sistemática de la cultura de lo bárbaro y atroz. Así, con el propósito deliberado de infundir terror para producir el control territorial. Y, cumplir con el despojo y el robo de la tierra mediante la violencia. Todo, como medio de ejercer el poder omnímodo y el control institucional.

–da–: ¿Qué papel juega la forma de propiedad de la tierra?
–LEV–: ¡Como uno de los ejes del conflicto!, sólo basta leer la historia no sólo la colombiana. El problema de la tierra lo adorno con un cuento gracioso para despertar la curiosidad: es la narración sobre el Colón perdido en la inmensidad del mar en su viaje a Cipango en búsqueda de especias. Cuando, ya sin esperanza, escucha el grito del marinero andaluz, Triana ¡tierra! Palabra que con 4 vocales y 2 consonantes, identifican en nuestro idioma una gran tragedia. Luego, vino el encubrimiento brutal de las culturas autóctonas del territorio que hoy es América. Sin embargo, ese es otro cuento también trágico.

–da–: Tragedia. ¿Cómo decirla en pocas palabras?
–LEV–: La violencia no se manifiesta solo en los actos de guerra y el enfrentamiento militar que tiene naturaleza histórico-social y política inscrita en el enfrentamiento entre las guerrillas y el Estado representado en sus gobiernos dominantes que controlan o detentan el poder real, hegemónico. No es un “caso” del aquí y ahora, como pretenden eludir las responsabilidades los causantes y usufructuarios del desastre. Favorecidos en la amnesia de la sociedad, abonada por el monopolio de la conectividad a través de los medios masivos de comunicación públicos y privados y su mensaje con sesgo: no sólo el terror corresponde a la lucha guerrillera producto de la guerra.

–da–: ¿Con cuáles elementos usted los contradice?
–LEV–: Colombia pasa por una acumulación y gama de inequidades e iniquidades múltiples, que tienen expresión en la crónica crisis social que genera y causa el conflicto y sus violencias. El modelo socioeconómico del país, refleja en medio de sus crisis un relativo crecimiento económico cíclico con enorme subdesarrollo y atraso social: con carencia de tierra para los campesinos, desempleo crónico y ocupación improductiva de la economía popular, carencias en la salud, educación, movilidad, servicios básicos, oportunidades, etc.
–da–: Carencias insolubles durante un largo tiempo.
–LEV–: Y sobre todo, de un largo insistir en la salida militar tipo pax romana, entrega, rendición, pues a la postre se trata en el fondo de que todo cambie pero que todo siga igual, como señaló Lampedusa en el Gatopardo. Es necio y de pensamiento torpe el interés en negar el conflicto o acentuar el neocolonialismo guerrerista, como la aplicación del Plan Colombia que financian los Estados Unidos y su logística de guerra.

–da–: ¿Neocolonialismo guerrerista, largo insistir y Pax romana como estrategia?
–LEV–: Estrategia que conducirá ineludiblemente a que el conflicto, como un incendio mal apagado, siempre reproduce de sus escombros, rescoldos y cenizas la nueva llamarada para una nueva guerra. Esto es nuestra historia…

–da–: …escombros, llamarada y fuegos, ¿cuáles destaca?
–LEV–: Desde nuestro origen e identidad, José Antonio Galán el Comunero y luego Simón Bolívar, el Libertador. En otra mirada y época, llamarada en la lucha de Guadalupe Salcedo, cuya biografía y la insurrección de la guerrilla del Llano (1949-1957) de Orlando Villanueva acaba de publicarse, incluye la entrega al Gobierno cívico-militar del General Rojas Pinilla y el posterior asesinato del amnistiado jefe guerrillero, mediante la traición, igual como el Común en 1781. Desde el ayer, la respuesta histórica levantó en los años 80 con la presencia de las Farc-EP, ELN, M-19, entre otras expresiones del conflicto que ya no parece dialéctico sino pendular.

–da–: ¿Qué hubiera hecho la UP en el evento de que hubiese accedido al poder?
–LEV–: Esta investigación histórico-social trata de mostrar y demostrar cómo la UP se proponía construir, colectiva y democráticamente, en la realidad y no en el papel o los discursos electorales, un nuevo Estado. Una nueva sociedad, con base en la solución política concertada del conflicto histórico-social armado de Colombia. Esta posición de paz concertada tuvo ratificación pública en el Congreso sobre la Paz que realizó el 17 de febrero de 1987 en Ibagué.

Información adicional

  • Autor:Equipo desdeabajo
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Periódico desdeabajo Nº184, octubre 20 - septiembre 20 de 2012
Visto 416 vecesModificado por última vez en Viernes, 16 Noviembre 2018 11:08

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.