Viernes, 23 Noviembre 2018 08:34

Una apuesta por la filosofía

Escrito por Juan Camilo Parra Martínez
Valora este artículo
(0 votos)
Richard Stainthorp, Freefaller, 2007.Richard Stainthorp, Freefaller, 2007.

En tiempos de tanto avance tecnológico e indiferencia social, los colegios aún no comprenden la importancia de la filosofía en sus aulas. ¿Pero por qué es tan importante la filosofía para los jóvenes? El filósofo Damián Pachón Soto lo expone así: “La filosofía debe ayudar al hombre a soportar esta pasmosa realidad, alejarlo de sus trivialidades y abalorios, a mantenerlo a flote en este barco que se hunde, a liberarlo de los encadenamientos nocivos de la época moderna”. Y continúa “es en este sentido que la filosofía es terapéutica, en vez de dedicarse a los vericuetos formalistas” (pág. 210-211). En tiempos de vida frenesí, de modas absurdas y de una existencia carente de sentido, la apuesta por la filosofía es más que necesaria. Es momento de repensar nuestro pasado, reflexionar el presente y hacerle un sendero al futuro. Por esa razón, Damián Pachón presenta su nuevo libro Filosofía para [email protected] Una guía para profesores y estudiantes.


Habían pasado tal vez cinco años cuando Damián me contó el interés de construir un libro que estuviera compuesto por sus artículos más relevantes sobre la filosofía, la antropología, la política colombiana, las reflexiones sobre la muerte, sobre filósofos colombianos como Nicolás Gómez Dávila, Fernando González Ochoa, Guillermo Hoyos, Rafael Gutiérrez Girardot, Orlando Fals Borda y otros en constante diálogo con los grandes pensadores de la historia de la filosofía. En esa ardua clasificación, se construyó el libro pensando que fuera una herramienta para los docentes escolares, para los estudiantes y para todo aquel que quisiera adentrarse en la filosofía y sus grandes problemas. Como su nombre lo dice, es para [email protected], para personas que no son cercanas a este saber, a este ejercicio reflexivo tan importante para la humanidad pero despreciado por muchos.


El libro está dividido en dos partes. La primera contiene trece artículos que giran en torno a los diferentes cuestionamientos del hombre por medio de los grandes pensadores. Esta sección es un acercamiento a algunos problemas fundamentales de la filosofía y la vida misma, a los conceptos, a los filósofos y sus teorías que no son otra cosa que el foco por el cual se puede visualizar y reflexionar sobre la propia existencia. El segundo apartado se refiere a nosotros. Lo digo de esta forma porque este grupo de textos son las reflexiones y los ejercicios filosóficos de nuestro continente, de nuestras problemáticas, de nuestras formas de habitar esta tierra que ha cruzado por tantos problemas de orden social, político, académico y cultural. Son nueve artículos los que cierran la totalidad del libro dejando sobre la mesa el poder de la filosofía en los seres humanos, en los pueblos, en la sociedad que necesita cambiar la forma en cómo se mueve, la forma en cómo está enfrentándose al mundo que le toca vivir.


Lo más importante de este libro y su gran apuesta, es la estructura didáctica con la cual se expone cada texto. En los márgenes de cada artículo, el autor se esforzó por elaborar aclaraciones de conceptos, biografías cortas de los filósofos, analogías que permiten que los docentes y estudiantes puedan llegar con más claridad al fondo de los artículos, permitiendo así un mayor conocimiento sobre lo que se está leyendo para evitar el nefasto hábito de consumir lecturas sin consultar lo desconocido, lo importante. El libro cuenta con la explicación precisa de palabras como democracia, transmodernidad, neoliberalismo, populismo, la diferencia entre existencia y vida y adicional a ello, la diversidad de links que pueden ser consultados en YouTube para una mayor profundización en puntos clave para que el estudiante siga yendo más allá...


El libro llegó por fin y como docente de colegio que fui en el área de filosofía, entiendo los vericuetos y las problemáticas que existen para acercar a los estudiantes a la filosofía. Encuentro en este libro un agregado crucial y definitivo que hace honor a su objetivo. En la parte final de cada texto, Damián deja tres preguntas para reflexionar. Preguntas que son una herramienta pedagógica, evaluativa, debatible y precisa que funciona como una llave que abre puertas, que abre ventanas, que sirve para que el estudiante empiece a navegar solito por los senderos del conocimiento. ¿Cómo acercar a los estudiantes al poder del filosofar? Hay dos puntos a considerar, el primero tiene que ver con el afán de encarrilar la existencia de los jóvenes lejos de las banalidades, de la vida frenesí, de la vida sin sentido para evitar tanto vacío y afán de suicidio, de nostalgia y de falta de aceptación en una sociedad dogmática, abusiva y excluyente. El otro aspecto tiene que ver con el compromiso que debe tener el docente, y el colegio como un todo, para ayudar a entender el mundo que se les presenta, para decirle al joven cuál es el camino a seguir y para eso, quizás, está la filosofía, para abrir senderos, no para asegurar ni dar verdades, pero sí para enseñar a dudar, a cuestionar e indagar.

Entendido esto, es más fácil exponer la filosofía como una herramienta del diario vivir, algo que sea más aterrizado a los intereses de los jóvenes, sin que este ejercicio haga perder la rigurosidad de la misma. La forma de acercarles el pensamiento filosófico es por el trayecto de la realidad, de exponerles como diría Ortega y Gasset: “el yo y su circunstancia”.

 

Este libro, publicado por la Ediciones Desde Abajo, es una muestra clara para entender que la filosofía necesita más espacio, más rigurosidad, más caminos para ser transitados. Los colegios deben concebir que en la educación no se trata de acumular conocimiento, es necesario enseñar a pensar, enseñar a reflexionar en un mundo tan caótico, tan diverso que cada día despierta con una nueva forma de mover a las masas, de engañar, de injuriar, de conquistar por medio de las pasiones, por medio de la mercancía sexual y bajo falsos ídolos como los influenciadores que tienen el poder de regir la forma en cómo se debe vivir, qué usar y hasta cómo pensar. Además, no solo este es el problema, también lo es la política marrullera que se consume a este país, lo es el abuso de los derechos, las injusticias padecidas día a día, la caída de los ideales, la falsa esperanza de un futuro mejor y la destrucción de los sueños de cambio. Todo y cada una de estas cosas recalan en la cabeza, pero es más fácil afrontarlo cuando existe una vida construida, formada por medio de la filosofía, es más fácil cuando se ha enseñado a dudar porque no se caerá en las palabras bonitas del político, sino en las reflexiones reales que sean capaces de exponer el mundo en el que vivimos.


“[…] en momentos de crisis, debemos tomar decisiones sensatas para corregir el rumbo de las cosas, para producir un vuelco, un viraje del presente” (p. 35). Estamos pasando por momentos de crisis pero ¿cómo debemos actuar si nunca nos preparamos para esto? La respuesta es sencilla: No sabemos. La solución ante la respuesta desalentadora es: Apostarle a la filosofía como un arte para la vida, como un camino para emprender cambios, pequeñas resistencias que nos permitan mover el presente tan absurdo a nivel político, cultural y social que estamos viviendo. El futuro no es de nadie, pero el presente sí, y al igual que Damián, es importante dar un paso al frente y asumir la realidad como es, sin atajos, sin pañitos de agua tibia, sino con la razón, con la pasión, con la construcción rigurosa de nosotros mismos y de nuestra sociedad. No vender “verdades”, sino caminos para llegar a ella.

 

 

 

 

 

Filosofía para [email protected]

Una guía para profesores y estudiantes

Damián Pachón Soto
Ediciones desdeabajo, octubre de 2018. 264 páginas

Visto 80 vecesModificado por última vez en Viernes, 23 Noviembre 2018 10:36

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.