Sábado, 18 Julio 2020 07:00

1-Derecho a la protesta en tiempos de pandemia

Escrito por Varios autores
Valora este artículo
(1 Voto)
1-Derecho a la protesta en tiempos de pandemia

Ideas para el ejercicio del derecho de circulación, movilización y protesta con práctica del autocuidado individual y colectivo. La formulación de estos elementos se ha hecho en consulta con médicos, juristas y líderes sociales.


¡El miedo no puede paralizar el movimiento social!
¡Si todo se reactiva, también la protesta social se reactiva!
¡Quienes luchamos por la vida, amparamos la vida en toda circunstancia!
¡El reclamo legítimo de derechos no se improvisa, se prepara y organiza con plena responsabilidad!
¡Movilícese, pero cuídese¡


Compañero, Compañera:
¿Va a participar en una acción de protesta: marcha, plantón, expresión cultural al aire libre…?
Lea este breve texto, analice las circunstancias y saque sus propias conclusiones.

 

Ninguno de los derechos fundamentales o libertades ciudadanas básicas se pierde en época de pandemia. Ni el derecho de asociación, ni el de expresión, ni la acción colectiva en el espacio público se pueden prohibir o impedir su realización. Los derechos humanos no están en cuarentena, la protesta social tampoco. La presencia y persistencia del virus es asunto de autocuidado, individual y colectivo, no pretexto para instalar un Estado paternalista y despótico.

Se puede sí poner condiciones para su ejercicio de tal manera que se reduzcan al máximo los riesgos de contagio (Covid19, dengue, otros…) de los propios participantes en la protesta y de terceros. Las actividades de protesta se están adelantando prácticamente en todo el mundo a la par con la apertura a las actividades económicas y al funcionamiento de las entidades públicas.


¡Si todo se reactiva, también la protesta social se reactiva!

Ver recuadro: Fundamento normativo de la protesta social en tiempo de emergencia.

 

El impacto ya no está en la dimensión de la multitud en el espacio público físico sino en la capacidad de pequeños grupos para hacerse sentir y oír sin causar fastidio y pánico. No olvidar que la gente está estresada, aburrida, contrariada… Quiere impresiones gratas, no más impresiones ingratas o chocantes. ¡Todo un reto a la imaginación¡

El primer recurso de la expresión ciudadana está hoy en las redes virtuales que dan cabida a mensajes hablados, escritos, visuales, musicales, a través de los cuales se plasma la aprobación o desaprobación de ciertas actitudes, hechos o políticas… Antes de la movilización y acciones colectivas en vías, plazas y otros espacios públicos están las protestas desde las viviendas, puertas, ventanas, balcones y terrazas con banderas, afiches, pendones, tambores, bubucelas y cacerolas.

Los puentes peatonales son excelentes sitios para colocar telas con mensajes que iluminen, animen, orienten… menos anti, más propuestas en positivo. Las casas donde hacen falta alimentos agitan un trapo rojo para que sean atendidas, aquellas donde sobran alimentos u otros bienes agitan un trapo verde para que pasen los encargados de recogerlos. Ya se están realizando acciones de protesta legítima en condiciones de bioseguridad reales y efectivas en Colombia, en países vecinos, en Estados Unidos y en Europa, en Hong Kong y en Australia. En todas partes se toman medidas a fin de reducir al máximo los riesgos para los marchantes y para terceros.

¡Quienes luchamos por la vida, amparamos la vida en toda circunstancia!

 

 

2-Fundamento normativo de la protesta social en tiempo de emergencia

 

Constitución Política, Art.24: Todo colombiano, con las limitaciones que establezca la ley, tiene derecho a circular libremente por el territorio nacional, a entrar y salir de él, y a permanecer y residenciarse en Colombia. Art.37: Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho.


Art.215: El gobierno no podrá desmejorar los derechos sociales de los trabajadores mediante los decretos contemplados en este artículo (ver también Arts.25 y 93).
La Ley de Estados de Excepción, Ley 137 de 1994, reconoce derechos intangibles que no pueden ser afectados por ninguna razón. Estos en muchas circunstancias, como las del país en pandemia, solo pueden reivindicarse mediante la protesta social. Igual principio consagra la Convención Americana de Derechos Humanos (Art.27).
Artículo 4°. Derechos intangibles. De conformidad con el artículo 27 de la Convención Americana de Derechos Humanos, y los demás tratados sobre la materia ratificados por Colombia, durante los estados de excepción serán intangibles: el derecho a la vida y a la integridad personal;…. Tampoco podrán ser suspendidas las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos.
Parágrafo 1. Garantía de la libre y pacífica actividad política. Los derechos a constituir partidos, movimientos y agrupaciones políticas, a formar parte de ellas, a participar en sus actividades legítimas y a hacer oposición, podrán ser ejercidos libremente dentro del respeto a la Constitución Política y sin recurrir a ninguna forma de violencia.
Artículo 5. Prohibición de suspender derechos. Las limitaciones a los derechos no podrán ser tan gravosas que impliquen la negación de la dignidad humana, de la intimidad, de la libertad de asociación, del derecho al trabajo, del derecho a la educación, de la libertad de expresión y de los demás derechos humanos y libertades fundamentales que no pueden ser suspendidos en ningún Estado de Excepción.
Artículo 6°.Ausencia de regulación. En caso que sea necesario limitar el ejercicio de algún derecho no intangible, no tratado en la presente ley, no se podrá afectar su núcleo esencial y se deberán establecer garantías y controles para su ejercicio.
Artículo 7°. Vigencia del Estado de Derecho. En ningún caso se podrá afectar el núcleo esencial de los derechos fundamentales. El Estado de Excepción es un régimen de legalidad y por lo tanto no se podrán cometer arbitrariedades so pretexto de su declaración. Cuando un derecho o una libertad fundamentales puedan ser restringidos o su ejercicio reglamentado mediante decretos legislativos de Estados de Excepción, estos no podrán afectar el núcleo esencial de tales derechos y libertades.
Artículo  8°. Justificación expresa de la limitación del derecho. Los decretos de excepción deberán señalar los motivos por los cuales se imponen cada una de las limitaciones de los derechos constitucionales de tal manera que permitan demostrar la relación de conexidad con las causas de la perturbación y los motivos por las cuales se hacen necesarias.
La Corte Constitucional ha dicho claramente en la Sentencia T-483 del 8 de julio de 1999: “El derecho fundamental de circulación puede ser limitado, en virtud de la ley, pero sólo en la medida necesaria e indispensable en una sociedad democrática… el legislador ha sido autorizado expresamente para establecer limitaciones a su ejercicio, buscando conciliarla con otros derechos o con los principios rectores de todo el sistema. Ello, claro está, sin que tales restricciones supongan la supresión o el desvanecimiento del derecho fundamental, pues se entiende que no pueden desconocer su núcleo esencial. Es decir, el legislador no goza de la discrecionalidad suficiente como para llegar al punto de hacer impracticable, a través de las medidas que adopte, el ejercicio de tal libertad en su sustrato mínimo e inviolable". El Decreto 169, art.7., 12 julio 2020, de la Alcaldesa de Bogotá que habla de restringir aglomeraciones y manifestaciones no puede derivar en prohibición, en ese caso iría en contra de los principios constitucionales y legales indicados.



3-Protocolo de bioseguridad para la movilización social en campo y ciudad (propuesta).

 

1. Advertir en la convocatoria que cada persona es responsable de sí misma respecto a las condiciones de bioseguridad.
2. Nadie con algún grado de riesgo manifiesto debe participar: personas de muy corta o muy avanzada edad, personas ya afectadas por gripa, problemas respiratorios, problemas de movilidad...
3. La presencia en vías y espacios públicos debe hacerse manteniendo la distancia de al menos dos (2) metros entre persona y persona. Inclusive esta modalidad da una extensión a la marcha que puede hacerla visible para más personas. Se afianza el distanciamiento físico, mientras se afirma el vínculo social.
4. Todos los participantes y líderes, hombres y mujeres, deben ser portadores de tapabocas adecuadamente colocados. Los organizadores pueden obsequiarlos.
5. Si al solicitar los permisos de movilización se han pactado algunas condiciones con las autoridades administrativas o policiales, ellas deben respetarse.
6. No se debe convertir la marcha con distanciamiento en concentración con cercanía, ni pasar de espacios abiertos a recintos cerrados.
7. Importante que para la necesaria utilización del transporte público se observen las condiciones establecidas sin producir aglomeración y recurriendo todas las veces que sea necesario a la desinfección con alcohol o gel antibacterial después de tocar varillas, dinero o tarjetas.
8. Una opción cada vez más frecuente para transportarse es el uso de la bicicleta que proporciona enormes ventajas de autonomía y facilita el autocuidado… y el distanciamiento.
9. Emplear en los actos públicos de protesta el tiempo estrictamente necesario, no prolongarlo, ni extenderlo sin estricta necesidad o conveniencia.
10. Todos los participantes deben estar en disposición de atender sugerencias de las personas encargadas de aspectos sanitarios en las marchas las cuales deben llevar brazalete u otro distintivo que las acredite visualmente para ello.
11. No deben ingerirse alimentos ni bebidas en el curso de las acciones públicas de protesta. Si se hiciere, ello tiene sus propias reglas de salubridad que en todo caso han de observarse. Los marchantes siempre emplearán recipientes individuales disponiendo de menaje propio.
12. En la medida de lo posible se dispondrá lo necesario para el lavado de manos en diferentes puntos en el recorrido establecido. Portar siempre el gel antibacterial o alcohol es elemental. Ojalá los organizadores puedan también suministrarlo gratis.
13. Cuidarse de no caer en circunstancias que hagan nugatorias las medidas de bioseguridad, es decir, no buscar ni aceptar proximidad con nadie en los recorridos, no derivar en la aglomeración… Llevar un pequeño paraguas o cubridor plástico siempre es práctico
14. Los organizadores, entidades y personas dotadas de equipos apropiados tomarán la temperatura de las personas que se hacen presentes a fin de orientar el retiro de quienes muestren temperaturas superiores a 38 grados al inicio de la acción pública. El chequeo se hace en la muñeca.
15. Nunca, en ninguna circunstancia, ninguna persona debe llevarse las manos a la cara, ni saludar de mano o abrazo. El saludo se está reinventando…

 

¡Quienes luchamos por la vida, amparamos la vida en toda circunstancia!

 

4-Paro cívico, huelga de masas, desobediencia civil…

Los tres son recursos de acción civilista, no violenta, propios de la democracia. Son recursos excepcionales de los pueblos y las sociedades ante gobiernos que no cumplen sus obligaciones constitucionales básicas o se rehusan a cumplir acuerdos pactados con diverso tipo de movimientos o actores sociales.
El paro cívico moviliza a la población en general aunque la convocatoria provenga de un sector o sectores definidos, la huelga de masas parte de la parálisis del trabajo en las empresas e instituciones por acción de trabajadores y empleados y luego se extiende a otros sectores medios y populares. Desobediencia civil es no acatar órdenes o leyes del gobierno, desconocerlas, no obedecerlas (no pagar servicios, impuestos, órdenes de autoridades nacionales o territoriales por considerarse medidas injustas), puede ir acompañada de paro, huelga o movilización.
Paro, huelga y desobediencia civil tienen diferencias, afinidades y formas organizativas propias que en cada caso se deben clarificar. La modalidad que se adopte depende de las condiciones y posibilidades concretas en cada momento. A través de estas acciones se puede llegar hasta la operación estatua general (todos quietos, brazos caídos o cese de actividades…), temporal o indefinida, de todos los habitantes en lugares de vivienda, trabajo, bancos, oficinas, aulas y transporte ante problemas no resueltos por falta de voluntad política o por incapacidad administrativa del gobierno en cualquier nivel territorial.
Cacerolazo, plantón, bloqueo de vías, operación tortuga, operación reglamento, toma de espacios públicos pueden ser acciones que crean las condiciones para acciones más avanzadas de paro cívico, huelga de masas o desobediencia civil. Todos son medios civilistas y pacíficos de movilización para perseguir objetivos humanistas y democráticos.

 

¡El miedo no puede paralizar el movimiento social!
¡Si todo se reactiva, también la protesta social se reactiva!
¡Quienes luchamos por la vida, amparamos la vida en toda circunstancia!
¡El reclamo legítimo de derechos no se improvisa, se prepara y organiza con plena responsabilidad!
¡Movilícese, pero cuídese¡

Bogotá, 14 de julio de 2020.LS

 

Visto 297 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.