Viernes, 11 Septiembre 2020 16:16

Bogotá, Suba La Gaitana. “Biblioteca popular, no casita del horror”

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(0 votos)
Fotografías de twitterFotografías de twitter

 

Cuando la imaginación fluye y con gestos simbólicos y semánticos marca a la sociedad, estamos ante reales cambios sociales en proceso. Es lo que nos indica, con un bello gesto de frases, pinturas y libros, la transformación del CAI localizado en el barrio Suba La Gaitana –Bogotá– en una biblioteca popular.

El CAI, según lo revelan las fotos, fue destruido en su estructura original por la furia ciudadana: sus paredes lucen ennegrecidas por el efecto del fuego; lo que en un momento fue la ventana, protegida por vidrio blindado, desde donde los policías controlaban con su mirada el sector, ahora es una línea continua, sin vidrio, lo que le brinda un poco más de espacio al cuadrado de ladrillos que forman la estructura del centro policial.

 

 

Como dicen quienes tomaron la iniciativa, esta estructura fue traducida de “Un centro de reclusión y tortura convertido en uno de creación y cultura”. Y para ello desplegaron en la pared principal del mismo una línea de libros, con diversas temáticas, a la vista de la comunidad, como invitación para que toda aquella persona que quiera se acerque a leer. Y toda lectura permite el diálogo, el intercambio de ideas, y por efecto de lo mismo el debate abierto o la liberación de la imaginación.

Es una invitación al encuentro comunitario, concitado aún más con el llamado: “queremos paz y educación”, una convicción de vida, como lo es la lectura, no por obligación sino por gusto. Convicción resumida en la leyenda que decora otra de las paredes: “Primero la vida”. Que no es una frase pueril, ni escrita al azar, ya que la misma resalta en el nombre con que bautizaron estas cuatro paredes: “Nuevo Centro Cultural Julieth Ramírez”, vitalizando el nombre de una joven de 18 años asesinada con disparos de arma de fuego el 9 de septiembre, cuando en compañía de otra amiga se desplazaba desde su casa en el barrio Toscana hacia el lugar de vivienda de una amiga y al pasar por La Gaitana, cerca del CAI, su cuerpo es impactado.

 

 

No es casual, por tanto, otra de las leyendas con que fue decorado el espacio: “Biblioteca popular, no casita del horror”.

Puede que esta iniciativa no perdure en el tiempo, no por falta de constancia de quienes han plasmado allí diversidad de sueños, sino por la retoma del mismo por quienes amedrentan con su presencia, armas y comportamiento a la ciudadanía. Pero si así sucediera, la imaginación ya marcó este territorio, y envío un mensaje de vida a todo el país.

Información adicional

  • Autor:Equipo desdeabajo
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:Periódico desdeabajo
Visto 229 vecesModificado por última vez en Domingo, 13 Septiembre 2020 11:06

Medios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.