¿Cuál es la razón de la presencia abierta de tropas de los Estados Unidos en Colombia?

En un anuncio dado, no por el gobierno colombiano sino por la embajada de EEUU, nos enteramos de la presencia de tropas de élite gringas en el país, supuestamente para apoyar en la lucha antidrogas. El 1 de junio llegó al país una misión de 53 militares que integran una brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB por sus siglas en inglés), para apoyar labores de "lucha contra el narcotráfico" que se "centrarán principalmente" en las "Zonas Futuro". 

Surgen, entonces, variadas hipótesis e interrogantes acerca del por qué y el para qué de su presencia. La tan promocionada y fracasada guerra contra las drogas ¿qué intereses esconde? Y en esa guerra, ¿cuál es el enemigo real? ¿Esta decisión del gobierno colombiano permite un ahondamiento de la narcotización de las relaciones bilaterales?, ¿se relaciona este envío de tropas con el mutuo interés de EE.UU y Colombia con respecto a Venezuela?

Ricardo Vargas, investigador independiente, analista del tema de drogas, nos compartió su análisis crítico sobre la presencia de las tropas norteamericanas en Colombia. Pedro Arenas, investigador y dirigente social, nos explicó y brindó un panorama más amplio de la situación que viven los campesinos, como sus líderes defensores de derechos humanos, en medio de los operativos de erradicación forzada y violenta, en estos días de cuarentena. Y Alirio Uribe, abogado del colectivo CAJAR describió con detalle la tutela interpuesta para frenar una consulta malintencionada por parte del gobierno, que pretende lograr la aspersión con glifosato sin la debida participación de las comunidades afectadas. Alirio Uribe también habló sobre lo decidido por el Juzgado segundo administrativo de Pasto en relación a esta tutela.

Vea el informe ¿Cuál es la razón de la presencia abierta de tropas de los Estados Unidos en Colombia?, en la segunda emisión del informativo La vacuna, un antídoto contra la desinformación.

https://www.youtube.com/watch?v=qxjgtqjOx04&t=182s

Publicado enColombia
Alex Betancourt y Luis Guillermo Londoño en un chequeo médico en India antes de tomar el vuelo hacia Colombia.

2.850 dólares por boleto de regreso tuvieron que pagar 60 colombianos atrapados en India, de un grupo total de 160. “Un manto triste y excluyente el tener que pagar por regresar” contó Alex Betancourt, un colombiano que viene en el vuelo de regreso. “Solo una tercera parte del grupo logró recolectar el dinero, otro grupo optó por quedarse y un tercer grupo no alcanzó a reunir los cerca de 11 millones de pesos colombianos por cada tiquete”, contó el viajero que estaba realizando una travesía en bicicleta al Himalaya y la cuarentena lo sorprendió en la ciudad de Chandigarth.

El vuelo despega en Nueva Delhi el sábado 16 de mayo a las 4:30 pm y aterriza en Bogotá a las 3:00 pm del domingo 17.

desdeabajo estuvo acompañando la historia de los viajeros Alex Betancourt y su compañero de aventura Luis Guillermo Londoño desde que la pandemia del coronavirus los sorprendió mientras dormían en un establo a las afueras de la ciudad de Chandigarth, al norte de la India. Lo irónico fue que duraron 55 días en cuarentena en un sitio que no conocieron. Después de haber sido conducidos a un hospital y verificar que no tenían el virus covid-19, estuvieron encerrados en un hostal todos esos días. Les suministraron comida día y noche por medio de unas ollas que les dejaron afuera de la habitación para así evitar el mínimo contacto con sus anfitriones.

Los colombianos durante ese tiempo vivieron en un ambiente de tensión y de alto riesgo, con militarización en todas las ciudades, una explosiva xenofobia y una peligrosa crisis religiosa que vive el país desde hace años entre los musulmanes y las religiones dhármicas. Los dos paisanos oriundos de San Antonio de Prado, Antioquia, junto con otros 53 connacionales interpusieron una tutela exigiendo su repatriación, la que fue rechazada al declararse “la improcedencia de la acción constitucional por inexistencia de vulneración a los derechos fundamentales invocados”.

La solidaridad no estuvo en cuarentena

El fallo de la tutela bajó la moral del grupo y ayudó a hundirla más cuando la Cancillería de Colombia, a cargo de Claudia Blum, les envío un comunicado avisándoles de eso que ellos llaman un “vuelo humanitario”. El ente administrativo dejó en las manos de las aerolíneas comerciales la decisión de cobrar el monto de dinero que se les antojara, como ha sucedido con otros miles de colombianos confinados en diversidad de países, quienes han pagado por su derecho de regresar al país.

Alex Betancourt y Luis Guillermo Londoño no perdieron la fe y lograron reunir el dinero de los pasajes por medio de una recolecta realizada vía internet. La donación fue tanta que alcanzaron a ayudar para pagarle el pasaje a Yennifer Guarin una colombiana que se encontraba sola en la ciudad de Bombay, y contó en vídeo que circuló por redes sociales que había pasado días sin comer y sufriendo intentos de violación, relato que refuta el fallo de la tutela.

“La solidaridad no estuvo en cuarentena en Colombia, desde allí nos aportaron energías, gestiones, oraciones y dinero para poder pagar el vuelo. Y tampoco en India, las personas con las que no nos entendíamos a través del lenguaje, nos dieron la posibilidad de estar a salvo allá, gracias a su nobleza. Por eso la solidaridad se queda allá en India”, narró Alex desde Nueva Delhi, antes de despegar en el avión que lo traerá de vuelta a casa.

Los cerca de 60 colombianos localizados en distintos puntos de India comenzaron a llegar a Nueva Delhi por buses gestionados por la Embajada de Colombia. Uno de esos buses salió desde Bombay y se demoró cuatros días en llegar a su destino. En aquel bus venía Jennifer Guarín, que junto con los demás colombianos y los conductores del bus pararon varias veces a preparar la comida puesto que los restaurantes están cerrados por la cuarentena. En medio de esas pequeñas cosas, la camaradería se afinó y la felicidad aumentaba por estar más cerca al vuelo de regreso a casa. Y ahí está la “colombianada” cuenta Alex Betancourt, porque alguien en un momento, no se sabe de dónde, sacó un paquete del conocido “bon bon bum” y empezó a compartirlos. (Foto 2)

 

Jennifer Guarín junto con demás colombianos y los conductores del bus compartiendo la comida mientras iban para Nueva Delhi.

 

Le preguntamos a Alex, entonces, ¿qué enseñanza le dejó esta travesía que no resultó ser la de encumbrarse en bicicleta por el Himalaya, sino vivir una pandemia durante 55 días en India?

“Nos tenemos que reinventar como seres humanos y como sociedad. No vale de nada vivir adelante y solo, sin servir, porque, más tarde que temprano, se necesitará de las otras personas. En estos momentos donde el asunto es vital, solo es posible sobrevivir si la misma raza se conecta para cuidarnos entre sí. La pandemia nos ha enseñado que la rutina en nuestro diario vivir debe ser un tesoro y no un castigo”, dijo el viajero y además con nostalgia agregó que de las remembranzas que no olvidará de esta aventura será la nobleza de las personas de India que le brindaron ayuda.

Es una alegría para el equipo desdeabajo la noticia que Alex Betancourt y su compañero de viaje Luis Guillermo Londoño, así como demás connacionales que llenan una parte del avión regresen a Colombia, razón que alienta más a nuestro equipo periodístico a seguir con la campaña por el retorno de todos los connacionales confinados allende las fronteras nacionales, así como de lucha por los derechos vulnerados a miles de colombianos alrededor del mundo.

Ingrese en el siguiente enlace para conocer vídeos, audios, testimonios y artículos relacionados al cubrimiento especial de colombianos atrapados alrededor del mundo Repatriación Ya. 

https://www.desdeabajo.info/component/k2/item/39323-repatriacion-ya.html

 

Publicado enColombia
 En vídeo, el ciberespionaje a Assange en la embajada de Ecuador en el Reino Unido. EPV

Julian Assange fue espiado las 24 horas del día durante su estancia en la embajada de Ecuador en Londres en la que permaneció refugiado durante los últimos siete años. Documentos, vídeos y audios a los que ha tenido acceso EL PAÍS muestran que la empresa de defensa y seguridad privada española Undercover Global S. L., encargada de proteger la legación diplomática en el Reino Unido entre 2012 y 2018, dedicó a sus hombres a captar toda la información posible del ciberactivista, en especial de sus abogados y colaboradores.

Varias cámaras de vídeo grabaron, con audio desde diciembre de 2017 a marzo de 2018, decenas de entrevistas del fundador de Wikileaks con sus letrados y visitantes en las que se trató de su estrategia de defensa. Los dispositivos recogieron varios planes secretos para sacarlo de la embajada y llevarlo a Rusia o Cuba, proyectos secretos que finalmente no se ejecutaron por la negativa del activista australiano que los consideraba “una derrota”.

La actividad febril y obsesiva de los vigilantes de UC Global S. L. sobre “el huésped”, como le denominan en sus notas, se intensificó durante el Gobierno de Lenín Moreno que recientemente entregó al activista a las autoridades británicas. Su antecesor, Rafael Correa fue quien dio refugio a Assange y lo acogió durante siete años en la legación diplomática.

Monitorizar todos los movimientos del activista, grabar sus conversaciones y recoger su estado de ánimo era la tarea diaria y cotidiana de los empleados de seguridad en la embajada. Pero la obsesión por conocer los secretos más íntimos de su objetivo llevó al equipo realizar a sus espaldas una prueba grafológica, plasmada en un informe de seis páginas, y a tomar una muestra de las heces de un bebé en un pañal para comprobar si era hijo de Assange y de una de sus más fieles colaboradoras. Labores de inteligencia que nada tenían que ver con la pretendida protección del invitado y refugiado en la embajada.

El equipo de seguridad de la empresa española, con sede en Puerto Real, (Cádiz) redactaba cada día un parte confidencial que se remitía a su propietario David Morales, un exmilitar formado en la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. Los detalles que se recogían en estos informes son una muestra del interés de esta empresa por acumular toda la información posible sobre el hombre que se enfrenta a 18 cargos por revelar miles de cables secretos del Departamento de Estado de EE UU, así como información secreta sobre las guerras de Irak y Afganistán.

“Muchísima exaltación y nerviosismo en el huésped tras la comunicación de indulto a Manning (la soldado acusada de filtrar a Wikileaks documentos secretos)”, recoge el informe del 17 de enero de 2017; “Julian está aportando mucha información. El invitado no para de apuntar en su agenda. Se nota tensión en la sala. El invitado tapa en todo momento su agenda con las manos. Stella se asoma por la puerta de la sala pensando que pudiera haber alguien escuchando”, escribe el vigilante sobre la visita de Walaman Adan Robert el 12 de enero de 2017;

El parte del  21 de enero de 2017 arranca así: "15: 30-18: 28.Pamela Anderson. Se pasan información por notas. Se hacen fotos dentro de la sala de reuniones. En todo momento está el distorsionador (de voz) encendido” ; “Aproximadamente desde las 21:00, tanto el huésped como Stella, están trasladando cosas del dormitorio (ropa, colchón, maletas etc) a la habitación de la entrada. Son las 23:35 y siguen”, señala el informe del 5 de febrero del mismo año.

Una de las personas que más interés despertó a los vigilantes de la empresa española fue Andy Müller-Maguhn, un conocido hacker alemán, al que en una de sus visitas se fotografió el interior de su bolsa de viaje y en especial los números de sus teléfonos móviles.

Si los vigilantes estaban obsesionados con captar cualquier detalle sobre el “huésped” que se produjera en el “hotel” (la embajada), el fundador de Wikileaks también lo estaba por no ser espiado. Cada vez que se reunía con sus abogados y visitas el encuentro no comenzaba sin que Assange encendiera el distorsionador de voz oculto en una lámpara. Pero este no impedía que los audios instalados en la cámara lo grabaran todo. En algunos vídeos se aprecia como el ciberactivista apuntaba sus notas en una carpeta levantando su tapa para que no se captara su escritura.

La paranoia de Assange con ser espiado le llevó a citar a alguno sus visitantes en el cuarto de baño de señoras, un lugar que consideraba seguro. Un informe firmado por el vigilante José Antonio el 15 de enero de 2017 lo recoge así: “11:18 Aitor Martínez (abogado español) porta maletín, un teléfono y un portátil. 11:20 huésped, Stella y Aitor Martínez se dirigen al aseo de señoras donde hacen la reunión. 13: 00 salida de aseo de señoras”. Unos días antes, el día nueve otro vigilante informa de la reunión del activista con sus abogados Melynda Taylor, Jennifer Robinson, Aitor Martínez y Baltasar Garzón.

David Morales, propietario y director de UC Global S.L.  declina responder si su empresa espió a Assange. "Toda la información es confidencial y pertenece el Gobierno ecuatoriano. Nuestra empresa fue subcontratada por el Gobierno de Ecuador. Nos limitamos a realizar un trabajo. No puedo comentar nada de lo que hicimos allí, no puedo dar ningún detalle", afirma en conversación telefónica.  ¿Espiaron ustedes al señor Assange? "Tenemos nuestras normas éticas y morales y no se vulneró ninguna de ellas", asegura.

El interés de las reuniones de Assange con sus letrados no decayó cuando el Gobierno de Lenín Moreno canceló el contrato con UC Global S. L. que se mantuvo desde 2012 hasta la primavera de 2018 y delegó la seguridad de su embajada en la empresa ecuatoriana Promsecurity. Las cámaras de vídeo siguieron grabando todas las reuniones y, al menos, en una ocasión personal de la embajada o del nuevo equipo de seguridad fotografiaron la carpeta del abogado Aitor Martínez en un receso de su entrevista con el activista australiano.

Con esas fotografías, así como con decenas de vídeos y audios grabados en la legación diplomática durante esta nueva etapa se intentó extorsionar desde Alicante al fundador de Wikileaks si no pagaba tres millones de euros. La Audiencia nacional investiga el caso y dos de los presuntos extorsionadores fueron detenidos.

El Reino Unido acaba de aprobar la entrega a EE UU del ciberactivista. Las autoridades norteamericanas esgrimen contra él 18 cargos por difusión de material clasificado.

Madrid 9 JUL 2019 - 03:29 COT

Publicado enInternacional