Santos y el ELN retoman el diálogo en La Habana

El gobierno colombiano planea alcanzar un cese de fuego con la guerrilla antes de las elecciones del 27 de mayo. El mandatario admite que no sería posible llegar a un acuerdo final antes del fin de su mandato, en agosto.

 

El gobierno de Colombia y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) retomaron ayer sus conversaciones en La Habana, Cuba. El ejecutivo de Juan Manuel Santos espera alcanzar un cese al fuego antes de las elecciones presidenciales del 27 de mayo, dijo el ayer el jefe de su delegación negociadora.


En El Laguito, un exclusivo recinto en el oeste de la capital cubana destinado a dignatarios, negociadores y garantes, se dio inicio al quinto ciclo de conversaciones, que había quedado suspendido en abril cuando Ecuador decidió retirarse como sede de los diálogos. “Este quinto ciclo de reuniones busca acordar un cese al fuego más robusto, que permita llegar a las elecciones en absoluta paz y ponga fin a secuestros, extorsiones, reclutamiento de niños, y ataques a la infraestructura”, expresó Gustavo Bell, jefe de la delegación del gobierno de Colombia. En una declaración a la prensa, Bell recordó, además, que otro de los objetivos de este ciclo es buscar mecanismos para incluir la participación de la sociedad en el proceso.


Santos ya había admitido que no sería posible llegar a un acuerdo final antes del término de su mandato, en agosto. Los esfuerzos del mandatario por mantener las conversaciones en busca de lo que ha denominado la paz completa en Colombia, podrían verse entorpecidos si la derecha, opuesta a estas negociaciones– y que lidera los sondeos–, gana las presidenciales.


Bell dijo que espera que en estas conversaciones pueda llegarse a un momento determinado en que sea la misma sociedad colombiana la que pida y le de continuidad a los diálogos independientemente del gobierno que sea elegido el 27 de mayo.


Por su parte, el jefe negociador del ELN, Pablo Beltrán, reiteró la disposición de su organización para sacar la violencia del conflicto y dejó claro que ninguna adversidad va a hacer que se levanten de la mesa. Según dijo, son conscientes de que el único camino viable para una solución política en Colombia es que la vía del diálogo salga adelante.
Sin embargo, el enviado del ELN expresó su preocupación por lo que ve como las dificultades e incumplimientos que enfrenta la aplicación del acuerdo de paz que desarmó y transformó en un partido político a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). “De un año a otro ha crecido 20% el asesinato de líderes sociales y opositores y, pese a los reclamos, en vez de contenerse o neutralizarse, toda esta situación va configurando un genocidio de la oposición que actúa en la legalidad”, sostuvo Beltrán. “Comprenderán la preocupación nuestra, porque si a nosotros se nos invita a dejar las armas y a hacer la lucha política en la legalidad, pero nos está esperando ese escenario, deben entender de que no son muchas certezas las que nos esperan”, añadió.


Además de las delegaciones de ambas partes, estaban presentes en la reunión representantes de los países garantes: Brasil, Chile, Noruega y Venezuela. “Alcanzar la paz en Colombia constituye un anhelo histórico de toda la región de América Latina y el Caribe, y el Mundo”, dijo el garante cubano, Iván Mora, que presidía la mesa de conversaciones.
No obstante, el mandatario colombiano, expresó ayer que el proceso de paz de su país es algo que llevará tiempo. “Establecer la paz es como construir una catedral. Para ello se necesita un fundamento sólido y después muy muchos ladrillos”, dijo Santos en un panel que tuvo lugar en el marco del Congreso Anual de los Católicos de Alemania en la ciudad de Münster. Asimismo, destacó que el mayor desafío del proceso será el de convencer a las víctimas para que perdonen a quienes les hicieron daño. “Esto lleva mucho tiempo”,estimó el jefe de Estado colombiano, quien acudió a la jornada católica por invitación Adveniat, una institución de ayuda de los católicos de Alemania para Latinoamérica.


Tanto el gobierno como el ELN se mostraron dispuestos a conseguir un cese al fuego mejor al que lograron en octubre de 2017 y que se extendió por 101 días, hasta enero de 2018, en medio de críticas mutuas de incumplimientos. Al término de aquella tregua el gobierno colombiano denunció una inmediata ofensiva del ELN, que tiene unos 1.500 combatientes.


Las negociaciones se desarrollaban en Quito desde febrero de 2017, pero Ecuador renegó oficialmente como sede y garante el 20 de abril tras inusitados ataques y secuestros realizados por disidentes de las disueltas FARC en su territorio. Ahora La Habana tomó la posta.


La isla caribeña, también acogió durante cuatro años los diálogos de paz con las FARC, que culminaron a finales de 2016.


Cuba tiene los requisitos necesarios para que las negociaciones fluyan: experiencia en el tema, cercanía geográfica, confidencialidad y seguridad, características que destacaron tanto el gobierno colombiano como las FARC durante sus diálogos.


Guerrilla con orígenes cristianos, el ELN nació en 1964 bajo la influencia de la revolución cubana y de uno de sus líderes, Ernesto Che Guevara.


La isla socialista, que estrena a Miguel Díaz-Canel como presidente y sucesor de los hermanos Fidel y Raúl Castro, ya acogió ocho rondas de conversaciones entre el gobierno de Colombia y el ELN entre diciembre de 2005 y agosto de 2007, aunque sin éxito.

Publicado enColombia
Lunes, 16 Enero 2017 06:35

Buen diálogo de Santos y el ELN

Buen diálogo de Santos y el ELN

El gobierno de Juan Manuel Santos y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla en importancia de Colombia, hablaron ayer sobre la posibilidad de impulsar indultos, durante la tercera jornada de reuniones exploratorios que desarrollan en Ecuador con miras a fijar el establecimiento de una fase pública de negociación. “#DelegaciónELNHoy Ambas partes realizaron movimientos para facilitar la concreción de los indultos”, escribió el ELN en su cuenta de Twitter sin entrar en más detalles. Y agregó que en “esta tarde se reunirán las comisiones de las delegaciones para trabajar asuntos técnicos”. Por la mañana, el grupo guerrillero había informado que se instaló la tercera jornada de conversaciones, con presencia de los países garantes, “en buen ambiente de trabajo”.


La jornada terminó con comentarios positivos por parte de los dos sectores. “Hoy tuvimos en Ecuador fructífera reunión con delegación del ELN. Esperamos avanzar para poder abrir mesa de negociaciones prontamente”, escribió el sábado el jefe del equipo negociador de Colombia, Juan Camilo Restrepo, en su cuenta de Twitter al término del encuentro. También el ELN se pronunció en su cuenta de esa red social: “Finalizó positivamente la reunión de hoy. Con muy buen ánimo se continuarán reuniones entre las dos delegaciones”.


Ambas partes publicaron una fotografía en la que, según la guerrilla, figuran integrantes de la delegación del gobierno, delegación del Ejército de Liberación Nacional y países garantes. Los contactos debían comenzar el jueves pasado, avanzanpero fueron aplazados para el viernes por motivos logísticos, según el ELN. Las sesiones exploratorias se desarrollan en medio de un gran hermetismo, sin información del lugar de las reuniones ni mayores detalles.


Si el acercamiento entre el gobierno colombiano y la guerrilla culmina con éxito, los contactos darían paso a una fase pública de negociaciones orientada a poner fin al conflicto armado que enfrentó por 52 años a ambas partes. La no liberación del ex congresista Odín Sánchez, en poder de la guerrilla desde hace ocho meses, bloqueó el inicio de la fase pública de la negociación el 27 de octubre, fecha en la que ambas partes iban a sentarse a negociar en Quito. Odín Sánchez Montes de Oca fue secuestrado en abril en el departamento del Chocó, noroeste de Colombia, luego de canjearse por su hermano Patrocinio, quien permaneció en manos de la insurgencia durante dos años y medio.

Publicado enColombia
Martes, 25 Octubre 2016 17:32

Crece el porcentaje

Crece el porcentaje

La foto del momento en el cual delegados del Gobierno y del Eln informan la etapa pública de su agenda negociadora, desde el próximo 27 de octubre en Quito, es una buena noticia. La exigencia con actores juveniles en varias ciudades –que el Acuerdo con las Farc no se dilate–, evidencia un brote de disposición social para la discusión pública acerca del presente y futuro del país, es justo: esencia del método a tres bandas puesto en puja por el Eln. La foto pone de presente la ausencia de dos caras: Frank Pearl, del Gobierno, y Antonio García, del Eln.

 

En el tema de paz, Santos pone basa con la familia. En el caso de las Farc, la avanzada fue su hermano, con el Eln es su cuñado Mauricio Rodríguez, quien asumió los gajes de un segundo acercamiento. En tanto, la firma anunciada en marzo pasado de una agenda guía de la negociación quedó congelada, ante la intempestiva exigencia oficial de que la conversación no tomaría curso sino hasta cuando el Eln liberara a los civiles que tenía bajo su poder. Imposición no aceptada por los insurgentes, ya que no era parte de la hoja de ruta firmada entrado el tercer mes del 2016.

 

Seis meses debieron pasar para que el Gobierno aceptara la postura del Eln: “los gestos de buena voluntad deben ser de las dos partes, no solo de una de ellas”. Entre tensiones y conversaciones reservadas, asumidas por Mauricio Rodríguez, con la encomienda de Santos de recomponer el ambiente producto de la emboscada por él liderada, Rodríguez buen componedor, en condición provisional, encabezó la idéntica delegación gubernamental, junto con el general (r) Eduardo Herrera Berbel, José Noé Ríos y Jaime Arévalo. Pablo Beltrán –tercero en jerarquía del Eln, tras Nicolás Rodríguez Bautista, Gabino (Comandante, encargado político) y Antonio García (Comandante, encargado militar)– encabeza el lado insurgente, acompañado por Aureliano Carbonel, Gustavo Martínez, Bernardo Téllez y Consuelo Tapia. Uno de ellos, responsable militar en la Serranía de San Lucas y otro, con responsabilidad en el frente internacional. El ambiente lució distensionado.

 

Tal vez, el resultado del plebiscito y el Acuerdo logrado con las Farc por parte del gobierno Santos y la comunidad internacional, así obliga. O tal vez, el igual a igual en cuanto a la liberación por parte del Eln de los arroceros Pablo Emilio Sánchez Vargas y Ricardo Castellanos, y de presos de la fuerza levantada en armas por parte del gobierno, así lo permitía. Avance por redondear antes del 27 de octubre, con la puesta en libertad, entre otros, por parte del Gobierno, de Juan Carlos Cuellar Victoria y Eduardo Martínez, detenidos en la cárcel de Bellavista de Medellín.

 

De esta manera, aunque así no se reconozca en público, el primero de los ítems acordados para iniciar la negociación en Ecuador –gestos humanitarios– ya tomó un inicio. El otro acordado –participación ciudadana–, tendrá concreto, a través de un itinerario y mapa que indique temáticas, municipios, y fechas donde se concite a la sociedad civil a discutir y presentar propuestas. Ideas y medidas para resolver y avanzar en la concreción de vida digna en sus territorios.

 

Discordias en Palacio

 

Cuando el pasado 1 de abril Frank Pearl llegó a la Casa de Nariño para presentarle a Santos el texto de agenda suscrito con el Eln, quedó frío. El Primer mandatario manoteó de inconformidad. Entre razones, explicaciones e interrogantes, el desautorizado delegado oficial dejó sentada su renuncia a encabezar la delegación oficial. Desde aquel día, hasta el pasado 10 de octubre, cuando de nuevo las partes comparecieron en público, las veces que Pearl respondió a preguntas sobre esta negociación, fue de manera esquiva y personal.

 

Esta realidad, sumada al desconocimiento –de hecho– por parte del Gobierno del acuerdo firmado el 30 de marzo en Caracas, llevó al Eln a cambiar la cabeza de su delegación. Reservó a Antonio García para otro momento. ¿Aparecerá de nuevo el 27 de este mes? ¿Así lo exigirá su contraparte? ¿Mantendrá su cautela la organización insurgente?

 

Puede preverse que en Quito habrá rostros nuevos. Al menos, en la delegación oficial. El bajo perfil de la delegación que asistió el 10 de este mes, permite preverlo. ¿Vencerá Humberto de La Calle sus reticencias, ante la reiterada oferta de Santos? ¿Asumirá esta delegación Gustavo Bell? ¿A quién pondrá Santos para desprevenir a su contraparte. Para convencerla de que la negociación no caerá en los juegos comunicativos a que la sometió el Gobierno en los últimos seis meses?

 

La iniciativa

 

Sea cual sea la decisión y maniobra oficial, es conocido el contrato que firmó con una firma especializada para que diseñe una propuesta que de curso al ítem de participación ciudadana. La pretensión de Juan Manuel Santos con este contrato es agresiva: estructurar un plan para concretar tal participación en no menos de 1.000 municipios. Un plan que aboque a su contraparte a un esfuerzo imposible de cumplir. Aventajar con la realización de asambleas ciudadanas que superen y no coincidan con las que emanen de los municipios donde los insurgentes tengan alguna ascendencia. Confrontadas las memorias de unos y otros eventos, ¿cuál lectura prevalecerá? El pulso no será ni simple ni sencillo.

 

El tiempo durante el cual sesionará la Mesa, tampoco es posible determinarlo. Santos aspira a precisar acuerdos en el menor tiempo. Para él, con el sol a cuestas, parte del avance en La Habana debe refrendarse y reducir la discusión a pocos puntos. El deseo puede más que la razón, ¿qué dirá el Eln?

 

Son conocidas sus críticas al acuerdo firmado por las Farc, de lo cual puede deducirse, por tanto, que hará respetar todos y cada uno de los puntos de la agenda. La parte oficial está obligada a una nueva discusión sobre justicia, verdad, víctimas, armas, etcétera, que, sumada a la agenda ciudadana, permite concluir que la discusión ni será sencilla ni de pocos meses. En el correr de los mismos, con las luces que arroje la renegociación de los Acuerdos de La Habana, exigidos por los promotores del No en el plebiscito del pasado 2 de octubre, podrá visualizarse si el 2017 será el año definitivo para la paz en Colombia, o si el mismo vaya más allá, incluso del año 2018, año electoral y por lo tanto obstáculo politiquero para un suceso tal. En medio de esos avances, tensiones y porvenires, un sector de la Iglesia Católica hace gestiones para que la agenda con el Eln no sufra más interrupciones, y para que se abran otras negociaciones.

 

Los tiempos del deseo no parecen coincidir con los de la realidad, en la cual también existe el Epl, con una posible agenda de negociación, así como la necesaria discusión para el sometimiento de los paramilitares. Paquete por resolver en algún momento. En estas circunstancias, tal vez la exploración de la paz llegue hasta el 19, con una memorable conmemoración del Bicentenario. Doscientos años atrás las armas sentaron la base para la independencia, la soberanía, la libertad, proceso de difícil concreción. Doscientos años después, las armas dan paso al diálogo para cerrar el ciclo de confrontación armada abierto desde hace varias décadas, por acción de la exclusión y represión oficial, y por reacción y lucha por su vida y derechos el campo popular.

 

¿Podrán encontrar piso real, ahora sí, la independencia, la soberanía, la libertad, pero además, la justicia, la democracia, y un liderazgo regional necesario para impulsar la integración en pos de otra oportunidad para Nuestra América?

Publicado enEdición Nº229
¿Cesará Israel de apoyar a los yihadistas?

Después de la reconciliación de Turquía con Israel y Rusia, ¿cómo quedará la impresentable agenda yihadista (http://goo.gl/QAWWRN)?

La reacción de la trasnacional yihadista ha sido tremenda durante una semana de terror en Estambul, Bangladesh, Bagdad y hasta Arabia Saudita (http://goo.gl/PSH45Q).

¿Quien está detrás de los yihadistas? El investigador estadunidense Wayne Madsen –ex teniente de la Armada y especialista en ciberseguridad del Departamento de Estado y la NSA– en su libro Desenmascarando a los yihadistas de ISIS: la chocante verdad (https://goo.gl/zS8I0A )” consagra una parte especial al apoyo de Israel a los yihadistas, apuntalados también por "los más cercanos aliados de EU en Medio Oriente, Turquía y el mismo EU".

The Times of Israel reportó que el ejército de Israel “apoya a los yihadistas de ISIS del Califato islámico en Siria (http://goo.gl/GO1pth)”.

El hoy defenestrado ministro de Defensa Moshe Yaalon –sustituido por Avigdor Lieberman, ex guarura de cabaret– confesó que "Israel ha abastecido con ayuda a los rebeldes sirios" para proteger a la secta de los drusos (nota: secta monogámica esotérica del Islam que forma parte del ejército sionista), con el fin de "derrocar al presidente sirio, Bashar al Assad".

Yaalon reveló que ayudan a los yihadistas en Siria bajo dos condiciones: "que no se acerquen a la frontera y que no toquen (sic) a los drusos".

El rotativo israelí comenta que la "ayuda médica de Israel a los rebeldes sirios" abarca a "algunos que presumiblemente combaten junto al frente Al Nusra, afiliado con Al Qaeda". ¡No, bueno!

EU y su clientela regional estimula a la principal facción de Al Qaeda que opera en Siria, en su mutación terrorista Al Nusra, rebautizada de "moderada" para que Washington le brinde armas abiertamente (http://goo.gl/oh3E2t).

El portal Washington’s Blogs afirma que "Israel actúa como la fuerza aérea de los yihadistas" (http://goo.gl/8v0QPQ), por lo que "bombardea Siria en forma repetitiva". Y se pregunta: "¿Por qué EU combate del mismo lado de los terroristas?"

El interés de Israel por los drusos de Siria se debe a que son los moradores de las Alturas del Golán, anexadas por Israel, y así controlar el agua del mar de Galilea y monte Hermon (http://goo.gl/sHCgtI).

Desde su base de espionaje en el monte Hermon ocupado, Israel ha desquiciado el sistema de comunicaciones del ejército sirio, según Wayne Madsen.

Suena degradante que la "oposición siria" esté dispuesta hasta a regalar las Alturas del Golán a cambio del dinero y la ayuda militar israelí (http://goo.gl/tN7ugQ).

Jacky Hugi, analista de la radio del ejército israelí, critica el "juego peligroso e irresponsable, que equivale a jugar con el fuego, de seleccionar a los enemigos de Assad y apuntalar su colapso" (http://goo.gl/bfVIDK).

No se puede entender el apoyo de Israel a los yihadistas sin la connivencia de EU, que también apuntala a ISIS, según Wayne Madsen.

Un anterior comandante de Al Qaeda confiesa que "los yihadistas del ISIS trabajan para la CIA".

Kurt Nimmo, del portal Infowars, comenta que los “grupos yihadistas forman parte del plan "tabula rasa" para balcanizar (¡supersic!) Medio Oriente” (http://goo.gl/L1qADy).

Nimmo señala que Nabil Naeem, fundador del Partido Islámico Democrático Yihad y anterior comandante de Al Qaeda, confesó a la estación Al Maydeen –televisora panárabe con sede en Beirut– que los "presentes afiliados de Al Qaeda, incluyendo a los yihadistas de ISIS, trabajan para la CIA".

A juicio de Nimmo, el “conflicto está diseñado para constituir "una guerra sin fin" que agote los recursos (¡supersic!) sauditas y sus riquezas, así como agotar los recursos de Irán y sus riquezas, como sucedió durante los días de Saddam en Irak” y su guerra con Irán. Peor: Nabil Naeem identificó a Ayman Al Zawahiri (nota: sucesor de Osama Bin Laden) como "operador de la CIA" y "doble agente que recibe órdenes de EU".

Thomas Friedman, polémico columnista israelí-estadunidense del New York Times, pregunta "si no se debe armar a los yihadistas del ISIS para contrarrestar la influencia iraní" (http://goo.gl/DeSSCC).

El general David Petraus, ex director de la CIA, sugiere que EU debe armar a Al Qaeda con el fin de "derrotar a los yihadistas del ISIS" (http://goo.gl/tNwjnB).

¿Se trata de mantener el incendio volcánico en las fronteras del RIC (Rusia, India y China) –los tres competidores geoeconómicos de EU– por el caleidoscopio de todos los grupos terroristas islámicos controlados de cerca o lejos por la CIA/MI6/Mossad?

El mayor general Herzi Halevy, jefe del espionaje israelí, durante la conferencia Herzliya, martilló que "Israel no desea que la situación en Siria acabe con la derrota de los yihadistas de ISIS" (https://goo.gl/tViWcK ).

Ya en enero de 2016, el todavía ministro de Defensa Moshe Yaalon, ante el Instituto de Estudios Nacionales de Seguridad (INSS), sentenció que "había seleccionado a Daesh/ISIS frente a Irán en el conflicto sirio".

Para Sibel Edmons –anterior traductora de la FBI–, la CIA y la OTAN empezaron a reclutar y entrenar gente en la base de la OTAN en Turquía para escenificar ataques terroristas en Siria con el fin de derrocar a su gobierno, lo que dio lugar al nacimiento de los yihadistas de ISIS (http://goo.gl/vaAc40).

Según las estrujantes revelaciones de Edmons, "la unidad Gladio de la CIA/OTAN fue la reclutadora", lo cual “constituyó el entrenamiento y la génesis de la marca comercial ( brand) ISIS”.

La “operación Gladio –red de guerrillas de la CIA en Italia– implantó una unidad clandestina de retaguardia de la OTAN durante la guerra fría, en caso de una invasión del Pacto de Varsovia” (http://goo.gl/s9bNmD).

Recientes documentos desclasificados por el gobierno de EU evidencian "el apoyo occidental (sic) para la creación de los yihadistas" (http://goo.gl/8uPn53).

Judicial Watch devela documentos comprometedores de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) que exponen cuatro hechos seminales: 1) "los sala­fistas, los Hermanos Musulmanes, y Aqi (Al-Qaeda en Irak) son las principales fuerzas que libran la insurgencia en Siria"; 2) "Occidente (sic), los países del Golfo y Turquía apoyan la oposición; mientras Rusia, China e Irán apoyan al régimen" (nota: de Bashar al Assad); 3) "hay que entrenarlos del lado iraquí, además de recibir a los refugiados en Siria"; 4) "si la situación se desenmaraña allí (nota: en Siria) existe la posibilidad de establecer un califato salafista declarado o sin declarar en la parte oriental de Siria (Hasaka y Der Zor) y esto es exactamente (¡supersic!) lo que desean los poderes que apoyan a la oposición, con el fin de aislar al régimen sirio que es considerado la profundidad estratégica de la expansión chiíta (Irak e Irán)", y 5) "ISIS podría también declarar un Estado Islámico mediante su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria, lo que creará un grave peligro en relación con la unificación (sic) de Irak y la protección de su territorio".

A mi juicio, los "yihadistas constituyen el instrumento geoestratégico del Pentágono para la nueva cartografía de Medio Oriente" (http://goo.gl/eKadaJ).

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Jueves, 31 Marzo 2016 11:17

La paz sobre la mesa en Ecuador

La paz sobre la mesa en Ecuador

Un nuevo proceso de paz se abre en Ecuador y con ello la posibilidad que el Eln se suba al denominado “bus” de la paz. Existirán diferencias fundamentales entre este proceso de paz y el desarrollado en Cuba entre el Gobierno y las Farc, la más importante de ellas tiene que ver con la participación ampliada de la sociedad civil dentro del desarrollo de los acuerdos. Algunas dudas generadas por la alocución presidencial del 30 de marzo comienzan a generar inquietudes y especulaciones. Colombia confía en que puedan despejarse, que se extinga otra de los focos del conflicto que arde desde hace más de 50 años.

 

El 26 de diciembre del 2016 el diario Gara del país Vasco publicó una entrevista en modalidad escrita concedida por Nicolás Rodríguez Bautista “Gabino”, comandante del Eln. En esta entrevista el jefe del grupo guerrillero anunciaba: “Como afirmó recientemente el comandante Antonio García, ‘la agenda entre el gobierno y el Eln ya está acordada’. La paz es un asunto muy importante para toda Colombia y el Eln está firmemente comprometido con ella. Somos optimistas, sin desconocer las dificultades”. Revelador anuncio que dejaba entrever el hecho que las conversaciones iban por buen camino y en pocos meses podría precipitarse la instalación pública y formal de la mesa de conversaciones entre el Gobierno y el grupo insurgente.

El anuncio llegó el 30 de marzo de 2016 con la alocución del presidente Juan Manuel Santos. En su intervención en horas del medio día señaló: “[...] colombianos, me dirijo a ustedes para compartir un anuncio muy importante en el tema de la paz. Después de muchas e intensas sesiones de discusión hemos firmado un acuerdo marco con el Ejercito de Liberación Nacional (Eln) que nos permite dar paso a la fase pública de las conversaciones [...]”. Dicho acuerdo significa que ha sido concertados los puntos que tendrá la agenda de negociación establecida en la mesa de negociaciones. Empieza un proceso similar en sus propósitos pero diferente en cuanto a la forma al llevado a cabo en Cuba entre el Gobierno y las Farc.

Así lo confirmó el Presidente cuando habló de las diferencias fundamentales entre ambos procesos de paz en relación con las características políticas y organizativas disimiles entre las agrupaciones guerrilleras, el Presidente precisó: “Ahora bien, las conversaciones públicas a las que daremos inicio con el Eln tienen una naturaleza muy distinta al proceso de La Habana porque el Eln y las Farc son organizaciones muy diferentes, y porque estamos en un momento con otras características. En lugar de pasar un largo tiempo redactando en la mesa acuerdos detallados punto tras punto queremos promover procesos de participación de la sociedad en las regiones que sirvan de base para acordar con el Eln medidas que contribuyan a la construcción de la paz”.

Santos agregó que se buscará llegar a los cuerdos necesarios para que el Eln pueda transformarse en una organización política sin armas; fue incisivo al señalar que no van a duplicarse ni las medidas ni la institucionalidad requerida para la paz, esto quiere decir que las discusiones del Eln no van a requerir de una nueva comisión de la verdad, ni un nuevo tribunal para la paz, ni procedimientos adicionales, precisó el mandatario: “Los procesos con las Farc y el Eln son distintos, pero el fin del conflicto es uno solo. Por eso el acuerdo sobre la agenda que hemos logrado con el Eln dice expresamente que en estos puntos se encontrarán mecanismos de coordinación con la mesa de La Habana”. Inicia entonces un proceso de paz que contará con la activa participación de la ciudadanía colombiana, uno de los lunares del proceso de negociación llevado a cabo con las Farc criticado por el hecho que las discusiones sobre el modelo de país entabladas en la mesa, no ha tenido mayor participación la sociedad civil que tienen por objeto.

Según el documento “Acuerdo de diálogos para la paz de Colombia entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional”, seis serán los puntos a tratar en la agenda establecida: 1. La participación de la sociedad en la construcción de la paz: donde serán definidos los mecanismos de participación de la ciudadanía en el proceso de conversación entre Gobierno e insurgencia formulando iniciativas y propuestas que van a ser tenida en cuenta en el proceso; 2. Democracia para la paz: serán escuchadas propuestas de los ciudadanos para la resolución idónea de conflictos sociales , como mejorar la convivencia en el país; 3. Transformaciones para la paz: serán recogidas propuestas especificas para que en la regiones más afectadas por el conflicto sean llevados a cabo planes y programas que pretenderán cimentar un desarrollo más justo y equitativo; 4. Víctimas: a través de este punto serán fijados mecanismos para el reconocimiento a las víctimas, el tratamiento y resolución de los conflictos con base en la verdad, la justicia y la reparación, compromisos de no repetición y no olvido.

El quinto punto fue titulado “Fin del conflicto armado”: bajo este punto va a ser discutido la finalización del conflicto en las siguientes dimensiones: A. definición de la futura situación jurídica del Eln y sus integrantes, B. condiciones y garantías de seguridad para el Eln, C. Condiciones y garantías para el ejercicio de la política del Eln, D. La privación de libertad de los miembros del Eln procesados o condenados, E. Esclarecer el fenómeno del paramilitarismo para que no se repita, F. Dinámicas y acciones humanitarias, G. Cese del fuego y hostilidades bilateral para la terminación del conflicto armado, H. Acuerdo sobre las armas del Eln para poner fin al conflicto. El sexto y último punto fue denominado “Implementación”, está dirigido a materializar los cambios que permitan pasar del conflicto armado a la paz guardando las siguientes salvedades: A. La fase de implementación estará dirigida por un Plan General de Ejecución (PGE) construido sobre cada punto de la agenda, B. Mecanismos de control, seguimiento y verificación serán ejecutados sobre el PGE. En ellos participarán el Gobierno, el Eln, la sociedad y la comunidad internacional, C. El PGE contempla las siguientes dimensiones: jurídica, política, social, económica y diplomática, D. El acuerdo de refrendación consolida lo pactado y lo proyecta hacia el futuro, E. cuando se firme el acuerdo final se dará inicio el PGE.

La mesa central de conversaciones será instalada en Ecuador, país donde se desarrollarán las negociaciones. En Venezuela, Chile, Brasil y Cuba, también se llevarán a cabo sesiones, países que junto a Noruega serán los garantes de las conversaciones. La Mesa estará integrada por delegaciones, que a su vez estarán integradas hasta por 30 representantes. En cada sesión podrán participar hasta 10 personas por delegación (5 principales y 5 suplentes). Estas delegaciones van a acordar un reglamento de funcionamiento de la Mesa para su fase pública. El proceso de negociación tendrá sus propios instrumentos de comunicación: pagina web, comunicados y boletines, etcétera.


Claros y oscuros del proceso

El proceso de negociaciones entre Eln y Gobierno permite develar un aspecto positivo: la extensa participación de la ciudadanía en que se encuentra sustentado. Es este uno de los principales eslabones del acuerdo que tendrá como sede principal de la mesa a Ecuador. Según lo detallado por el presidente Santos y por el comunicado de la Mesa desde Venezuela, este proceso sí contará con mecanismos específicos para que la ciudadanía pueda incidir en las negociaciones que se encaren. Y no una participación como quien es invitado a la cena, sino como quien organiza el mismo banquete. Sin embargo, quedan dudas respecto a la agilidad de los mecanismos necesarios para asegurar la participación colectiva, la necesidad que sean capaces de asegurar la rapidez del proceso porque es evidente que la fase pública de las negociaciones tendrá que adaptarse a la contingencia del 2018, año en que el actual gobierno entregará su mandato.

Tampoco son claros los mecanismos de coordinación (cuáles y cómo) entre la mesa de Ecuador y la de La Habana. Hay serios interrogantes respecto a la casi forzosa necesidad que la guerrilla del Eln acepte la institucionalidad (como los tribunales de paz) estructurada en el proceso de negociaciones en curso en tierras cubanas. En caso de irreconciliable desacuerdo, ¿Cómo se podría proceder? Además de lo anterior, al establecer la coordinación entre las mesas, ¿qué pasaría con los tiempos de negociación?, ¿es posible que continúen dilatándose los acuerdos finales? Preguntas que urge responder.

El bache de la jornada resaltó en la condición impuesta, en forma de emboscada mediática, por el presidente Santos, al esgrimir como condición para el inicio en firme de las negociaciones la entrega por parte del Eln de todos los secuestrados bajo su poder; exigencia que, como puede deducirse, no había sido expueta en la fase privada de las negociaciones, tampoco en el documento firmado por las partes para dar inicio en Ecuador a esta Mesa. Otra de las muestras de la “astucia” del Gobierno y de sus acostumbradas estrategias mediáticas para sembrar nuevas condiciones “por debajo de la mesa”.

Las esperanzas de los colombianos y colombianas florecen en un nuevo proceso de negociación con esta organización insurgente, que también negociará en medio de las balas y las explosiones, y en medio del accionar ideológico de los medios de comunicación.


Cronología de los acercamientos

 

2012 - 2013

Entre 2012 y 2013 se dan los primeros asomos de la posibilidad de que el Gobierno y esta guerrilla entablen una conversación con el propósito de poner sobre la mesa las condiciones para iniciar un proceso de paz. Santos, por su parte, plantea al Eln la posibilidad de conformar una mesa alterna a la de las Farc, con diferentes delegados y representantes. A finales de 2013 el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno iniciaron la fase exploratoria de los diálogos para la posible negociación de la paz entre ambos actores.

 

2014

 

En enero de 2014 inició el acercamiento exploratorio para darle cuerpo a lo que sería el proceso de paz entre Eln y Gobierno. La exsenadora Piedad Córdoba dio a conocer en la mañana del martes 10 de junio de ese año en el Club de Ejecutivos de Bogotá, en una rueda de prensa del movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz, un comunicado del comando del Eln en el que se informaba que el Gobierno de Colombia y esa guerrilla entablaron desde enero de ese año un "acercamiento exploratorio" para iniciar lo que sería un proceso de paz entre ambas partes. En la rueda de prensa también se dijo que como países garantes estarían Venezuela, Cuba, Brasil y Noruega.

El comunicado decía:

“Las delegaciones del Gobierno Nacional y del Eln informan que:

1. EL Gobierno Nacional y el Eln han iniciado una fase exploratoria de conversaciones el pasado enero de 2014, luego de una serie de contactos y reuniones que tuvieron lugar desde 2013. El Objetivo de esta fase exploratoria es acordar el diseño de una agenda y el diseño del p12roceso que haga viable el fin del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera para Colombia.

2. Las delegaciones acordaron que la agenda de conversaciones incluirá los puntos de víctimas y participación de la sociedad. Los demás puntos están por acordar.

3. Expresan a Colombia y a la Comunidad Internacional la voluntad recíproca de continuar con la fase12 exploratoria que permita acordar una agenda y establecer una mesa de conversaciones para llegar a la firma de un acuerdo final.

4. Las delegaciones darán a conocer periódicamente y de común acuerdo los avances y resultados de esta fase exploratoria.

5. Las delegaciones agradecen a los gobiernos de la República Federativa de Brasil, la República de Chile, la República de Cuba, la República de Ecuador, el Reino de Noruega y la República Bolivariana de Venezuela, la buena voluntad y el compromiso que han expresado en el acompañamiento y garantías de este proceso.

6. Las delegaciones hacen un llamado al pueblo colombiano para que se una al propósito común de lograr el fin del conflicto y construir un país en paz y equidad”.

Los diálogos de paz confidenciales continuaron en abril y mayo de 2014 y tuvieron epicentro en el país vecino de Ecuador. Así lo confirmó el mandatario ecuatoriano Rafael Correa a través de declaraciones realizadas ese año en el mes de agosto.

"Por obvias razones fueron reuniones confidenciales. Fueron muy exitosas, el gobierno colombiano está muy agradecido", aseguró. [...] “eso permitió que se avance mucho en las conversaciones de paz con el Eln y pronto esas conversaciones ya empiecen a ser abiertas, formales, con una metodología como la de las Farc”.

Luego, el 1 de julio el Eln indicó que sólo se concretará el proceso de paz si hay participación del pueblo. El grupo insurgente se volvería a pronunciar el 28 de agosto cuando manifestó que estaría dispuesto a asumir la responsabilidad por sus actos en el conflicto armado.

 

2015

 

Nuevamente, el 7 de enero el Eln anuncia la posibilidad de dejar las armas, dependiendo de la “voluntad de paz” del Gobierno Nacional. El 26 de de ese mismo mes Nicolás Rodríguez Bautista se mostró proclive a instalar una segunda mesa de negociación con el gobierno, paralela a la existente con las Farc.


A mediados de mayo el jefe negociador del Gobierno con las Farc en La Habana, Humberto de la Calle, reiteró el llamado al Eln para iniciar conversaciones públicas. Tras dos años de negociación, parecía que la posibilidad de formalizar los diálogos se iba desvaneciendo. Sin embargo el 5 de agosto el comandante del Eln, admitió que los avances de la fase exploratoria de los diálogos con el Gobierno estaban a punto de concluir.
En septiembre las esperanzas de acordar la paz con el Eln sufren un resbalón cuando el funcionario de la gobernación de Norte de Santander, Ramón José Cabrales Camacho, fue secuestrado por este grupo armado. Luego de mes y medio de perpetrado éste, el Ministerio de Defensa y el presidente Santos condicionan los diálogos a la liberación del secuestrados.


El 2 de noviembre, por medio de una carta a la Conferencia Episcopal, el Eln pidió la intervención de la iglesia Católica para lograr un cese de hostilidades. 4 días después son secuestrados tres ingenieros y un soldador en el corregimiento de Monterrey, en Simití, sur de Bolívar. Horas después fueron liberados, al mismo tiempo que Gabino asegura que ya se acordó la agenda de negociación con el Eln.

 

2016

El Comando Central dice el 4 de enero que la agenda está lista. Un mes después el frente José Antonio Galán secuestra al cabo del Ejército Jair de Jesús Villar tras enfrentamiento en Segovia, Antioquia; el cabo sería liberado el 20 de marzo. El 8 de febrero ‘Pablito' del Eln en el Arauca y territorios aledaños, adelanta acciones militares que parecieran indicar que no estaría sintonizado con el proceso en marcha. El 11 de febrero el Arzobispo de Cali pide tregua bilateral para liberar a los secuestrados del Eln.

El 30 de marzo el Eln anunció el comienzo de los diálogos abiertos con el Gobierno de cara al inicio del proceso de paz entre ambas partes.

Publicado enColombia
Miércoles, 03 Febrero 2016 07:06

Ultimátum de Santos al ELN

Ultimátum de Santos al ELN

"Al ELN se le está acabando el tiempo para ser parte de la solución política del conflicto armado en Colombia", dijo el representante del gobierno desde la Casa de Nariño. Las conversaciones exploratorias llevan más de dos años.

 

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) recibió un contundente ultimátum del gobierno colombiano para abrir unas negociaciones similares a las que mantiene con las FARC. La advertencia del Ejecutivo encabezado por el presidente Juan Manuel Santos llegó apenas días después de que la organización rebelde reavivara la posibilidad de anunciar la instalación formal de la mesa.


El encargado de dar la advertencia fue el jefe de la delegación del gobierno en los diálogos exploratorios de paz con el ELN, Frank Pearl. "Al ELN se le está acabando el tiempo para ser parte de la solución política del conflicto armado en Colombia", dijo desde la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo. La reacción del gobierno, que por su contundencia no tiene precedentes en los dos años de encuentros exploratorios que ambos mantienen, llega tras el último comunicado de los "elenos", que este domingo aseguraron que si todavía no se ha abierto un proceso formal de paz es porque el Ejecutivo no quiere.


Según la versión de los insurgentes, su delegación de paz está preparada desde noviembre pasado para acudir al ciclo donde debe darse por concluida la fase confidencial de estas conversaciones y dar inicio a su fase pública, cita que carece de fecha. Los rebeldes aseguran que esto todavía no fue fijado porque la delegación del gobierno no quiso definir esos asuntos. "La iniciativa de la resolución de aspectos operativos está en manos de la delegación del gobierno", agregó el ELN en un comunicado publicado el domingo, que cayó como un baldazo de agua fría en el gobierno.


Pero el gobierno va a otro ritmo. El primero que salió a desmentir la acusación fue Santos, quien aseguró que su gobierno no está dilatando el inicio de los diálogos públicos. "Nosotros, desde hace ya algún tiempo, estamos pidiéndoles que se facilite una serie de reuniones que tenemos todavía por delante para pasar de la fase pública y estamos esperando concretar esas fechas por parte de ellos", había dicho el mandatario el lunes.


Y ayer Pearl fue categórico al afirmar que desde finales del año pasado el gobierno planteó opciones claras para confirmar los diálogos, aunque sin haber obtenido respuesta. "No es cierto que el ELN esté dispuesto y listo para continuar las conversaciones de la fase exploratoria", puntualizó el representante del Ejecutivo. "Llamo a la guerrilla a tomar decisiones de fondo y cambiar las palabras y los comunicados ambiguos e inútiles por hechos claros y concretos de paz."


Este cruce de declaraciones es el último episodio de un proceso confuso del que pocas cosas se saben con certeza. Se conoce, por ejemplo, que las delegaciones de paz de ambas partes se reunieron por lo menos en seis ocasiones en Ecuador, y Quito suena con fuerza para ser la sede de las eventuales negociaciones, algo que fue respaldado por el presidente de ese país, Rafael Correa. "Estamos a las órdenes de Colombia y del presidente Santos", afirmó Correa a mediados del pasado diciembre.


El resto de los detalles sobre esa etapa confidencial se fueron conociendo a cuentagotas a través de comunicados y declaraciones del ELN, que desde hace meses se declara dispuesto a abrir unas conversaciones similares a las que el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desarrollan desde hace más de tres años en La Habana.


Casi para terminar el año llegó la información que parecía definitiva para considerar un inminente proceso de paz: el líder de la guerrilla, Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, reveló que la agenda de negociación ya estaba acordada. "El atranque está en cómo concretar asuntos operativos para la fase pública. Tenemos confianza en que por fin llegue ese momento comenzando el año venidero", dijo el líder insurgente al diario del País Vasco Gara. Incluso se especuló con la posibilidad de que el ELN se integrara a las negociaciones con las FARC después de que Gabino se reuniera en Cuba con el líder rebelde, encuentro que se conoció en mayo del año pasado. Sin embargo, en una entrevista publicada este domingo por la revista colombiana Semana, Timochenko dijo que, por el momento, esa posibilidad parecía lejana. "Desafortunadamente, hace rato no ha habido forma de comunicarnos con ellos."

Publicado enColombia