Lunes, 26 Mayo 2014 07:55

UKIP, la nueva fuerza inglesa

UKIP, la nueva fuerza inglesa

Desde Londres

 

El terremoto UKIP en las elecciones europeas cambió el tablero político británico. Al cierre de esta edición, el eurófobo, thatcherista y antiinmigración partido liderado por Nigel Farage se situaba primero con un 29 por ciento del los votos, desplazando a la oposición laborista y a los conservadores del primer ministro David Cameron a una lucha cabeza a cabeza por el segundo y tercer puestos. Lejos, en el quinto lugar, detrás de los verdes, quedaron los liberaldemócratas que ingresaron en la duda hamletiana sobre qué hacer con su líder, el viceprimer ministro Nick Clegg: si echarlo por la borda antes de las elecciones generales de mayo o mantenerlo para no cambiar de caballo a mitad del río.


El Reino Unido elegía 73 eurodiputados de los 766 escaños que conforman el Parlamento Europeo. El mensaje fue claramente euroescéptico. En 2009, los conservadores habían salido primeros con un 27,7 por ciento de los votos, el UKIP segundo con un 16,5 por ciento y el entonces gobernante laborismo, tercero, con un 15,7 por ciento, mientras que los liberaldemócratas obtenían un 13,7 por ciento de los votos. Cinco años más tarde, el UKIP se alza con el premio mayor.


El voto protesta es típico en las euroelecciones. Pero si a este resultado se añade el de las municipales también el jueves, hay una clara tendencia que ubica al UKIP como la nueva fuerza en el escenario político británico, dominado durante todo el siglo XX y lo que va del XXI por conservadores, laboristas y, en tercer lugar, liberaldemócratas.


El partido del excéntrico Nigel Farage le ha ganado votos a los conservadores por el lado más ideológico, a los laboristas aprovechando el miedo a la inmigración de la clase trabajadora y a los liberal demócratas como voto protesta. El UKIP es thatcherista y furibundamente antieuropeo, propone separarse de la Unión Europea y una libertad de mercado a rajatabla, además de promover una agenda conservadora en lo social, es decir, está perfectamente ubicado para representar el sur del país, donde se concentra, con la excepción del multicultural Londres, lo más rancio a nivel nacional. Pero el UKIP no se limitó a este voto por derecha.


Con su discurso antiinmigratorio consiguió representar las ansiedades de un sector de la clase trabajadora que ve peligrar sus puestos por la "invasión" de rumanos, búlgaros y polacos. Esto se vio claramente en Rotherdam, un bastión rojo en el norte del país, que ha votado por el laborismo toda la vida y que en las municipales del jueves, eligió nueve concejales del UKIP impidiéndole al laborismo gobernar con mayoría propia. "El país está lleno. Calculo que hay en Rotherdam 10 mil inmigrantes. Más de los que podemos tener", indicó al dominical The Observer Ben Middleton, un desempleado de 30 años de Rotherdam.


Los liberaldemócratas solían ser el voto protesta antes de formar una coalición del gobierno con los conservadores después de las últimas elecciones generales de 2010. Hoy son el "establishment" y el voto descontento que quiere golpear al gobierno y a la "clase política"; se canalizó al UKIP. Pero además el UKIP ha procurado moderar y acallar a los elementos más estrafalariamente reaccionarios de su partido y presentarse como moderados, rechazando una alianza en el Parlamento europeo con el Frente Nacional de Marie Le Pen.


Nadie tiene muy claro cómo remediar este avance. Una respuesta es que el éxito del UKIP se da en elecciones municipales y europeas gracias al voto protesta y el abstencionismo, pero que esta ecuación cambia en elecciones generales. Esta visión sugiere hacer la plancha y esperar a que se calme la turbulencia marcada por el ascenso del UKIP. Los partidos ya no parecen muy convencidos de esta especie de pedido al cielo para que no llueva más. "¿Qué hacer?", se pregunta Andrew Ramsley, uno de los más importantes comentaristas políticos británicos; "hay muy poco consenso. Nick Clegg intentó un debate televisivo con Nigel Farrage y no funcionó. David Cameron intentó ignorarlo, insultarlo, descalificarlo e imitarlo. Tampoco dio resultado. Tampoco parece muy creíble que de golpe el Laborismo empiece a pedir un referendo sobre la pertenencia a Europa", concluye.


El descontento con la política tiene su papel. En las elecciones de 1951 un 80 por ciento de los británicos fue a las urnas. En las de 2010, sólo un 65 por ciento. La crisis financiera de 2008, la austeridad de la Coalición Conservadora-liberaldemócrata y la sensación de que los políticos se han desentendido de la población envueltos por la burbuja parlamentaria londinense han contribuido a este desprestigio de los partidos tradicionales.


El laborismo ha intentado resolver esto con una serie de iniciativas que se asemejan a un programa de gobierno. El congelamiento de las tarifas de gas y electricidad, el ataque contra formas extremas de flexibilización laboral, el aumento del salario mínimo, la protección de inquilinos y un ambicioso proyecto de construcción de hogares populares forman parte de una agenda dirigida a calmar las ansiedades de la clase trabajadora, pero en un momento de descrédito de la política y los políticos tiene un problema: con la desconfianza reinante nadie cree las promesas que hacen los políticos en sus programas.

Publicado enInternacional
Jueves, 28 Noviembre 2013 07:57

"No cuestionan el modelo económico"

Hugo Moldiz

El director del semanario La Epoca señaló que a la derecha boliviana no le conviene poner en duda la política de inclusión del gobierno, que es exitosa. En cambio, la oposición desarrolla la idea de que "Bolivia es un narco-Estado".

 

Ante el éxito del modelo económico actual, la derecha boliviana está utilizando nuevas estrategias para desgastar al presidente Evo Morales, advirtió Hugo Moldiz, director del semanario La Epoca, analista político e intelectual próximo al gobierno. Invitado por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini para cerrar las jornadas "El legado político e ideológico de Hugo Chávez", accedió a dialogar con Página/12 sobre los retos de Morales y el futuro del Estado plurinacional.

 

"La derecha no va a cuestionar el modelo económico boliviano porque es exitoso y un cuestionamiento de ese modelo le haría perder votos. No va a cuestionar la política de inclusión, porque eso significaría, en el imaginario colectivo, volver a la política de la racialización. Lo que se va a hacer es desarrollar algunas líneas de opinión", afirmó. Entre ellas, la idea de que Bolivia es un narco-Estado, que el gobierno es complaciente con la corrupción y que el presidente está dispuesto a desconocer la Constitución para presentarse a un nuevo mandato.


"Esto juega con la subjetividad de la población, porque nadie apoyaría a un gobierno vinculado con el narcotráfico", sostuvo Moldiz. Como ejemplo citó el caso del general René Sanabria, que fue detenido en Panamá por llevar un cargamento de droga hacia los Estados Unidos: "Es decir, el general Sanabria fue convertido de colaborador de la DEA en narcotraficante. La pregunta es si la DEA desconocía sus pasos o los conocía y sacó provecho, como en su momento el caso Irán-contra, o si Sanabria es parte del plan que estamos empezando a advertir".


En relación con la corrupción, aseguró que el gobierno de Morales es el que más militantes propios ha encarcelado por actuar fuera de la ley.
Moldiz también defendió la postulación del presidente a un tercer mandato. "La legislación comparada establece que cuando hay un cambio de Constitución comienza una nueva época. Y el presidente Morales fue a su primera elección con la vieja Constitución, por tanto el 2009 es su primera elección con la nueva Constitución y bajo el nuevo Estado. La derecha dice que no es así. Van a decir entonces que Evo Morales es un candidato ilegítimo", dijo.


Al mismo tiempo, Moldiz consideró que el tema de la persecución política se está convirtiendo en una fachada que trata de posicionar un discurso político y encubrir delitos cometidos en el cumplimiento de las funciones públicas. "Mario Cossío, Manfred Reyes Villa y Roger Pinto han sido procesados por delitos de corrupción en el ejercicio de sus funciones. Y sus procesos han sido abiertos incluso por sectores no oficialistas. En el caso de Pinto ha sido denunciado por funcionarios del Departamento Pando que lo denunciaron por la apropiación ilegal de recursos económicos, cuando ejercía las funciones de prefecto (gobernador)", explicó en relación con los tres opositores que recibieron asilo político en Paraguay, Estados Unidos y Brasil, respectivamente.


A diferencia de lo ocurrido en 2008, cuando el Oriente boliviano estaba el borde de la insubordinación y se erigía como bastión contra el oficialismo, ahora el presidente Morales y su partido –el Movimiento Al Socialismo, MAS– han crecido considerablemente en esa región. "Ese cambio en el Oriente boliviano tiene que ver con dos cosas: por un lado, haber demostrado que este modelo es exitoso, que esos rumores de expropiación del sector eran fantasmas alimentados por una oposición interesada y que tenía la idea de un tipo de socialismo que correspondió al pasado. La idea de que todo tenía que pertenecer al Estado nunca pasó por la mente del gobierno. Y lo segundo es la derrota política y moral de la ultraderecha en 2008", dijo Moldiz, quien recordó que el objetivo en aquel año era dividir al país para generar un proceso de desestabilización.


"A diferencia de lo que ocurría con Europa del Este, ahora hemos demostrado que no hay un solo proyecto no capitalista, hay diferentes proyectos no capitalistas, llámese 'buen vivir' o 'socialismo del siglo XXI'", destacó Moldiz como uno de los principales logros de Morales, en particular, y de los diferentes líderes sudamericanos en general. Además, señaló que el mandatario boliviano sintetiza la lucha por una igualación social, no sólo desde la clase, sino también desde lo nacional y cultural. "Este país era un apartheid, donde la política, el Estado, la cultura, todo estaba racializado. Esto es algo que los sectores conservadores se niegan a admitir. Eso ha sido roto por el liderazgo sólido del presidente Morales", agregó.


Moldiz sostuvo que ahora el Estado plurinacional deberá avanzar en otros temas, estructurales y culturales, como la cuestión de la tierra y el matrimonio igualitario. "El matrimonio es un tema que no va a poder ser ignorado por el impulso que está viniendo de otras partes del mundo y por el impulso igualitario del proceso boliviano. La democracia intercultural no es sólo entre pueblos indígenas, lo intercultural es también admitir que hay otras diversidades, como las sexuales, que deben tener la protección del Estado", apuntó. "En 2009, lo importante era que se aprobara la Constitución. Porque era a todo o nada y uno puede correr el riesgo de quedarse con nada. El tema tierra, el tema matrimonio igualitario, seguramente serán tratados en el próximo gobierno", concluyó.


Entrevista: Patricio Porta.

Publicado enInternacional
Jueves, 22 Agosto 2013 15:55

La antiética del estigma

Un nuevo proceso de negociaciones abierto entre Gobierno y un sector de la insurgencia, abre la posibilidad de aclarar una larga historia de violencia y terror. Una oportunidad para superar el estigma con el que se ha marcado, y se continúa señalando, a todo aquel que se opone al poder vigente, pero también para correr el velo sobre el terror de Estado, y el uso de la violencia por parte de su contrario, con sus nefastos efectos sobre la memoria colectiva. Una mirada al pasado con fuerza y retos presentes.

 

Con frecuencia se habla del conflicto armado de la época actual como continuación del que tuvo lugar en la década de los 50 del siglo XX, la llamada Violencia. Sin embargo pocos se ocupan de argumentar en dónde reside esa línea de continuidad. La mayoría se limita a citar el nombre de alguno o, a lo sumo, algunos, de los líderes históricos de la guerrilla de autodefensa de los 50 que murieron de viejos, ostentando títulos como los de "el guerrillero más antiguo" del mundo.

 

Este es un aspecto, pero en verdad, el estigma es el elemento más importante de esa línea de continuidad porque garantiza la renovación permanente de la guerra; tal y como opera hoy en día en Colombia es el resultado de la Inquisición de Laureano Gómez, que veía en judíos y masones a los corruptores de la catolicidad hispanizante y franquista; inmediatamente después Rojas Pinilla pierde el apoyo de los EEUU, en parte a causa de su intento de sumarle al estigma vigente el rasgo del protestantismo: dejó sin embargo para el Frente Nacional el rasgo del comunismo como articulador con la estrategia de guerra fría. Lo que tienen de común denominador esos rasgos del estigma es que aluden a rivales religiosos de la catolicidad y/o son ateos. Pasadas unas décadas se repite este fenómeno con el de terrorismo, aportado por la doctrina Bush, al cual se adhiere Uribe. Como no se construye ni se borra de un día para otro ni constituye un discurso coherente, el estigma no es despreciable.

 

En el 2013

 

El gobierno de Santos estigmatiza a un líder de los campesinos del Catatumbo1, como miembro de las farc; la exigencia de los manifestantes al respecto de las zonas de reserva campesina2, que coincide con la de la insurgencia en la mesa de negociaciones de La Habana, constituiría la prueba. La autonomía necesaria para que la erradicación de cultivos ilícitos no deje a los campesinos en una situación absolutamente precaria3 justifica su resistencia pero al mismo tiempo delata la inmovilidad negociadora del gobierno, propia de su prolongada sumisión en el mismo tema.

 

Pero aunque esto no es poco hay mucho más. Días después, la comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia es amenazada con impedírsele el ejercicio de sus funciones por haber criticado la actuación de la fuerza pública en el Catatumbo; aunque el gobierno parezca retractarse casi de inmediato, prolongándole la autorización para que opere durante un año más, la estigmatización había sido hecha, los medios de comunicación dominantes tuvieron insumos suficientes para hacer la tarea y la opinión que responde al estigma como un reflejo condicionado quedó satisfecha.

 

Otra expresión del mismo fenómeno. Cuando las protestas se extienden a regiones donde no opera la insurgencia armada de izquierda, la estigmatización apela de nuevo a la figura de la infiltración en este caso de políticos del mismo signo; es el caso de los vínculos entre un dirigente gremial de los cafeteros y mineros con un senador del Polo4. Es el estigma elaborado durante el Frente Nacional que sumó a los rasgos precedentes el de que los movimientos sociales tenían que ser "cívicos", es decir apolíticos. Aunque ya se entreveía una negociación con los campesinos del Catatumbo, la secuencia estigmatizante se repite por cuarta vez en menos de un mes: diez heridos y cuatro capturados acusados de formar parte de pertenecer "a las redes de apoyo de las farc"5. Sin embargo el no uso del adjetivo "terrorista" es un indicio de regresión6 al período que va desde el primer intento de negociaciones de paz de Belisario Betancur (1982) hasta el dado en el Caguán (1998), en el que la insurgencia armada era vista como consecuencia de las desigualdades sociales; no se trata de la visión laureanista de que la violencia y la guerra constituirían la marca indeleble del "inepto vulgo". Forma esta de regresión que implica una forma de olvidar.

 

La forma de olvidar que sigue al fin de la violencia de los años 50 es la de una amnistía –por parte del gobierno de Rojas Pinilla– del terrorismo practicado por la para-policía chulavita y respondido en términos similares por la "chusma". A las guerrillas que no se acogen les es retirada su filiación política de conservadores o liberales que hasta entonces la prensa partidista utiliza, para ser renombradas con el apelativo único de "bandoleros", los cuales arrastrarán el peso muerto de la crueldad con la que se había librado la confrontación bipartidista. Es algo similar a lo ocurrido con el cambio, en el pasado reciente, de la denominación de "guerrilla" a la de "terroristas" y actualmente con la sindicación a las farc de crímenes de lesa humanidad. El cambio de nombre y la transferencia7 de los autores es una forma del olvido, la que puede estarse fraguando en la mentalidad de los colombianos, revestida del lenguaje científico propio de la época, el reforzamiento del estigma bajo la forma de un fatalismo del ser colombiano, que permitiría ocultar al sujeto que hay en el perpetrador y resaltar en cambio sus rasgos genéticos o culturales8.

 

La respuesta de la insurgencia de que, empezando por el propio Estado, nadie es inocente9 y por consiguiente sería mejor olvidarse de responsabilidades y culpas, es paradójica porque forma parte de las salidas expres que en otros temas rechaza. La mayor beneficiaria de un examen ético y, por consiguiente, político del conflicto sería la misma insurgencia. Entre otras razones porque el estigma al que ha sido sometida no saldría bien librado en un examen integral y comparativo del conflicto armado, que debe contar con la participación de la academia en esa área de su especialidad que es la precisión conceptual. Sin embargo la academia no pronuncia fallos; con ocasión de otros conflictos la salida ha pasado por autoridades morales como fueron los casos de los tribunales Russell y Sábato.

 

Aportes a la conceptualización

 

La caracterización del otro como encarnación del mal propia del estigma facilita su eliminación sin distinguir entre formas caballerescas o atroces. Forman parte de esas generalizaciones apelativos en boga, como los de víctimas y victimarios, en la medida en que contribuyan a la igualación de conductas y actividades de la guerra. ¿Víctimas de qué? O ¿Cómo fueron victimizad(a)os? No son preguntas de segundo orden. De allí a la afirmación de que "Todos los actores del conflicto armado son iguales porque violan los derechos humanos" no hay sino un paso. De la misma manera el abuso de expresiones, como la de "terrorismo" –nunca fueron rigurosamente definidas por parte de aquellos que la implantaron a nivel imperial ni nacional–, indica que se está en el camino de la construcción del estigma. La precisión de la noción de terrorismo como familiar de la de crueldad, que aquí se intenta parte de la idea de que al ser humano lo aterroriza más una muerte deliberadamente prolongada, llena de dolor por el atropello y el destrozo causados al cuerpo y a la psiquis, sin ninguna compasión y con evidente complacencia por parte de los que la causan, que la muerte misma10.

 

Pareciera que la práctica de la crueldad es una manifestación exclusiva de condiciones psíquicas particulares del victimario, sin embargo tanto criminales seriales como los colectivos requieren de privacidad o dominio territorial. El criminal colectivo de la masacre suele contar con una elaboración también perteneciente a un colectivo a menudo mayoritario, consolidada en el tiempo: el estigma, articulado de esta manera a la crueldad. A veces el estigma se asocia a regímenes de Estado tal y como ocurrió con ocasión de la "solución final" del nazismo o con el terrorismo de Estado de las dictaduras militares del Cono Sur de América en los años 80 del siglo XX. Entre esas dos situaciones tiene ocurrencia la Violencia en Colombia de los años 50, caracterizada como de "frágil legitimidad o debilidad del Estado"11. La inoperancia del estigma constituye la "frágil legitimidad" y la creación de fuerzas armadas paralelas que practican el terror compensan la "debilidad".

 

Ética, guerra y paz

 

Hay analogías bien documentadas entre la mentalidad de los políticos partidarios a ultranza de la solución armada de los años del Frente Nacional, que crearon la denominación de "Repúblicas independientes" para los reductos de autodefensa campesina, y sus pares de hoy en día que esgrimen argumentos similares contra las zonas de reserva campesina12. Si se parte de la idea, tal vez ingenua, de que en la reconstrucción de la verdad histórica del conflicto reside una de las posibilidades de restarle eficacia al dispositivo mortífero del estigma, habría que compensar el déficit que existe en la documentación del campo de los estigmatizados. Desde estudios tempranos como el de "La violencia en Colombia" de Fals Borda, Umaña y el padre Guzmán, hasta otros recién aparecidos, la crueldad impacta con gran intensidad, especialmente a los observadores extranjeros13.

 

Sin embargo el acto cruel por excelencia, la masacre, ha caracterizado a la contrainsurgencia, mientras que el del secuestro lo hace con la insurgencia. Lo dicen las cifras14, como siempre a su manera no necesariamente la mejor. Es así como el concepto más usual de masacre tiene que ver con la cantidad de víctimas, es decir lo objetivo verificable, pero no a los aspectos subjetivos de crueldad y terror. La política de auto restricción de la crueldad tenía un contenido ético concomitante con lo político; en efecto las más conocidas de las guerrillas liberales del Tolima (denominadas por los sobrenombres de sus jefes, Desquite, Sangrenegra) practicaban sistemáticamente la violación de las mujeres del contrario político pero cuando empiezan a hacerlo con las del propio son rechazadas por la población que inicialmente las veía como sus defensoras naturales15.

 

Para entonces ya habían aparecido, en guerrillas y regiones que constituyen el germen de las actuales farc16, restricciones formales ante actos de crueldad A pesar de que amnistía e indulto en la violencia de los 50 se aplicaron a prácticamente todos los contendientes y actos, los decretos 1823 y 2062 de 1954 se preocuparon de excluir para esos efectos a aquellos "cuyos caracteres de atrocidad revelen una extrema insensibilidad moral"17, por lo menos en el papel. No se conocen casos en los que haya sido alguien condenado en virtud de esa excepcionalidad.

 

Sin embargo, dicha salvedad legal es indicativa del consenso ético que, así sea en el papel, siempre ha estado presente en el repudio a la crueldad. Transcurridos 42 años y en un medio geográfico y cultural distante los datos existentes acerca de las violaciones efectuadas por el actor de la guerra (farc) que sigue la línea del de Yacopi y otro relativamente nuevo (eln), sugieren que se ha mantenido una prohibición semejante. El acto del secuestro –que no el de la retención de prisioneros de guerra concepto más apropiado para el caso de militares capturados en combate– merecería ser objeto de un examen igualmente somero al de la masacre, así sea por ser característico de la guerrilla: lo dicen las cifras18. Algunos actos como el de amarrar al secuestrado, parecen estar en la lógica de impedir la fuga pero también en la del castigo cruel. Sin embargo el retorno de secuestrados –bajo poder guerrillero durante diez o más años– evidencia que, a pesar de lo duro de la situación a que fueron sometidos, no se produce en ellos el trauma físico o mental propio de la masacre, la tortura o la violación. Forma parte del secuestro una operación análoga de estigmatización a la de la masacre, que se ve en expresiones consagradas del catecismo de una izquierda rudimentaria como la de prescribir a los nuevos adeptos el "odio de clase".

 

Epílogo

 

La existencia de algunos programas oficiales de memoria histórica –de reciente apertura– parecieran introducir cambios en esta situación pero su impacto no es muy significativo por razones que tienen que ver con el estigma y el miedo que éste remueve. El estigma no se manifiesta exclusivamente al nivel de lo público sino en la ruptura de la tradición oral entre generaciones de la población desplazada y entre ésta y la población receptora. Una salida del tipo Tribunal Rusell o Sábato es digna de consideración. Además es de esperarse que la realidad colombiana cree mecanismos nuevos, que por lo menos nos dejen la ilusión de no repetición.

 

A este último respecto creemos que es el tiempo de abordar por parte de los nietos la historia familiar, hasta la generación de los abuelos, de manera sistemática, es decir desde el sector educativo, como un programa nacional. Constataríamos, sobre todo los habitantes de las ciudades, que la guerra no es una realidad lejana y ajena sino que tarde o temprano atraviesa la historia familiar y personal de la mayoría de los colombianos. Tal vez si esta generación se sensibiliza en ese sentido la siguiente pueda retomar la historia de nuestro doloroso presente.

 

Notas

 

1 http://www.semana.com/nacion/articulo/farc-niegan-infiltracion-catatumbo/350069-3
2 "...nunca se había producido un acuerdo de esta magnitud y mucho menos dando prioridad a la población rural. "Mientras en acuerdos anteriores, se daba prelación a las garantías y los beneficios a los miembros de los grupos armados dispuestos a desmovilizarse." http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/index.php/noticias/1418-ique-tan-importante-es-el-acuerdo-agrario-en-los-dialogos-de-paz
3 Periódico Desde abajo.
4 http://www.semana.com/nacion/articulo/oscar-gutierrez-defiende-acusa-santos/351359-3
5 http://www.elespectador.com/noticias/nacional/protestas-de-mineros-continuan-disturbios-y-detenciones-articulo-437897
6 En el sentido de que se constituye en un retorno a un camino sin salida o con una salida conocida por lo frustrante.
7 Utilizamos la expresión "transferencia" en el sentido psicoanalítico de poner en el otro lo propio.
8 "...los extremos inhumanos a que se llegó en materia de ejercicio de la violencia en periodos y regiones concretas del país, sobre todo, en las coyunturas 1950-1960 y 1990-2000, por ejemplo, sugieren que... debe haber entrado algo "intrínsecamente maligno" capaz de posibilitar esos "productos sociales" tan perversos." Es decir, que estamos ante la posible y "peligrosa" hipótesis de la sociedad colombiana como potencialmente victimaria. http://fundacionecopais.blogspot.com/
9 Es controvertible o susceptible de alguna discusión (el tema de lesa humanidad y el impedimento para participar en política) porque nosotros podríamos decir que la ilegalidad ha capturado al Estado colombiano, entonces no podrían hacer política. http://www.elespectador.com/noticias/paz/el-fiscal-atraviesa-palos-al-proceso-de-paz-ivan-marque-articulo-433677#comments
10 Derrida Jacques. Estados de ánimo del psicoanálisis. Paidós 2000.
11 El texto citado -Bandoleros, gamonales y campesinos. Gonzalo Sánchez, Donny Meertens. p. 9- no alude directamente a la crueldad si se hace a las condiciones generales de existencia del "bandolerismo", particularmente a la búsqueda de dominio territorial.
12 A este respecto el artículo de Héctor-León Moncayo en el Periódico Desde abajo es bastante ilustrativo.
13 "hay una dimensión, dijo, que me impacta: cuando vemos como se atacan los derechos humanos en Colombia, y veo muchos ataques en el nivel mundial, -estuve en Asia, en Palestina, en Africa, en Chechenia, lo que me impacta de la situación colombiana no es solamente la violencia y la pobreza, o los desplazamientos masivos, es la crueldad. (Subrayado nuestro) En Palestina...no se descuartiza la gente". "El Tiempo" a finales del 2009 por Francoise Zimeray, Embajador de Francia. Citado en: http://fundacionecopais.blogspot.com, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
14 "El informe ¡Basta ya! Colombia: memorias de guerra y de dignidad, del Grupo de Memoria Histórica, contiene estos y otros datos tan escalofriantes como el que sigue: en las últimas tres décadas se perpetraron 1.982 masacres. En el 59% de los casos los responsables de semejante brutalidad fueron los paramilitares, un 17% correspondió a las gue-rrillas y en el 8% los perpetradores fueron agentes del Estado." http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/220000-colombianos-han-muerto-55-anos-de-violencia-articulo-435591.
15 Bandoleros, gamonales y campesinos. Gonzalo Sánchez, Donny Meertens. p. 19.
16 "Como se han encontrado cadáveres sin orejas, todos deben saber que aquí no se puede hacer lo mismo. Los comandantes de guerrilla darán cuenta, al Comando General de cualquier guerrillero que corte orejas o haga mutilaciones en el cadáver de un hombre enemigo." Yacopí el Comando General del Cuartel de San Luis a la fecha de enero 15 de 1953 Ibíd.
17 Citados en La violencia en Colombia. Germán Guzmán, Orlando Fals, Eduardo Umaña. p. 351.
18 De nuevo las cifras no hablan por sí solas: en efecto el concepto de secuestro se confunde, en Colombia especialmente, pero al parecer en el DIH, con el de los militares puestos en prisión como resultado de un combate o toma de instalaciones. "De los más de 27.000 secuestros perpetrados entre 1970 y 2010, la mayoría fueron realizados por las Farc. ...entre 1996 y 2002 se cometieron 16.040 plagios, de los cuales 8.578 fueron realizados por las farc y los demás por el eln" http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/220000-colombianos-han-muerto-55-anos-de-violencia-articulo-435591

Publicado enEdición 194
EE UU presiona en la sombra para frenar la normativa de privacidad europea

La Unión Europea y Estados Unidos libran una batalla incruenta por el control de la privacidad. Conscientes de que el manejo de datos personales constituye la mayor fuente de riqueza y poder en estos días, autoridades y empresas estadounidenses llevan casi dos años presionando contra la regulación europea de protección de datos. El proceso, la mayor campaña de lobby que se recuerda en Bruselas, ha cobrado una nueva dimensión tras conocerse que, además de intentar persuadirlos, EE UU ha espiado a sus socios europeos. Una afrenta a la que Europa ha respondido tímidamente. EL PAÍS reconstruye las presiones secretas ejercidas y revela la capacidad de influencia sobre un dossier que, pese a considerarse prioritario, corre el riesgo de no ver la luz en esta legislatura europea.


 
EE UU decidió apostar fuerte ante los primeros indicios de que la nueva regulación europea de protección de datos podía dañar sus intereses. A finales de 2011, poco después de que la Dirección General de Justicia remitiera un borrador al resto de departamentos de la Comisión Europea, el texto llegó misteriosamente a manos del Gobierno estadounidense. En apenas unos días inundaron los despachos de la Comisión con una detallada respuesta a ese intento por proteger la privacidad de los ciudadanos europeos.


 
“Se espera que estos comentarios les sean útiles cuando consideren la revisión de la directiva europea de protección de datos. Gracias por tenerlos en cuenta”. Esta impersonal pero persuasiva frase pone fin a la carta reservada de nueve folios que la Comisión Federal de Comercio, el organismo estadounidense que vela por la competencia y los derechos del consumidor, hizo circular en los despachos de los directores generales de la Comisión en diciembre de 2011. Faltaba un mes para que el Ejecutivo comunitario anunciara su propuesta y los representantes estadounidenses decidieron trasladar sus cuitas a sabiendas de que los número dos de los comisarios debían pronunciarse en el plazo de 15 días. Conscientes de que el tono empleado excedía los usos oficiales, la misiva —bajo el nombre de “nota informal”— se presentó sin membrete oficial.

 


Pese al anonimato, el texto no pasó desapercibido. Las opiniones comunitarias recogían en buena medida la inquietud estadounidense, según los documentos a los que ha tenido acceso este diario. Algunos de los departamentos más relevantes (Competencia, Interior, Fiscalidad, Mercado Interior, Comercio y la Oficina contra el Fraude, entre otras) emitieron valoraciones negativas, centradas en la idea de que la nueva regulación entorpecería los intercambios entre Europa y otros países.


 
Convencido de que esas objeciones favorecían los cambios en el texto definitivo, EE UU contraatacó en enero con otra carta reservada de 15 folios, esta vez emitida por la Embajada estadounidense ante la UE (también sin membrete). “Hemos oído informaciones de que, tras el proceso de interconsultas, [el borrador] puede experimentar una revisión más amplia antes de ser adoptado. Saludaríamos la revisión más amplia y las consultas”, reza, sin ambages, el documento.


 
La gestación del paquete de protección de datos es la historia de una presión soterrada que ha revolucionado los usos habituales del lobby en Bruselas. Con más o menos matices, la veintena de voces que han accedido a participar en este reportaje —la mayoría con exigencia de anonimato— admiten que las grandes firmas estadounidenses (Google, Microsoft, Facebook, etcétera) maniobran para que la norma europea no cercene su principal negocio: nutrirse de los datos de quienes navegan y explotarlos con fines comerciales. Junto a ellas, la Embajada estadounidense ante la UE y la Cámara de Comercio han llamado a todas las puertas comunitarias para defender sus intereses. Ambas han declinado hablar con este diario.


 
El resultado de este asedio fue que la propuesta final de la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, suavizaba algunos elementos controvertidos. Más allá de los cambios, la verdadera victoria de EE UU es haber logrado neutralizar hasta el ridículo la indignación europea que emergió al conocerse en junio que el Ejecutivo de Obama había espiado a empresas y ciudadanos extranjeros (entre ellos europeos), así como el corazón mismo de Bruselas y de algunos Estados miembros. La Comisión se arredró y precisamente hoy, un mes después de lo ocurrido, arranca en Bruselas una ronda formal entre los dos bloques para aclararlo.


 
Las pocas respuestas contundentes que se abrieron paso, como la amenaza francesa de paralizar el acuerdo de libre comercio que negocian ambas potencias, se vieron superadas por la realidad. Varios países, entre ellos la propia Francia, decidieron cerrar su espacio aéreo al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, ante la sospecha de que el gran revelador del espionaje, Edward Snowden, viajaba dentro. La voz de alarma resultó falsa y los países tuvieron que disculparse.

 


“La Embajada estadounidense en Bruselas es muy activa, canaliza muchos intereses comerciales”, asegura un alto cargo de la UE. Otra fuente europea recuerda que el embajador, William Kennard, proclamó el dossier de protección de datos como su prioridad número uno. “No es muy diferente de lo que los diplomáticos europeos hacen en Washington cuando hay una legislación que afecta a Europa. Hablan con miembros del Congreso y de la Administración. Eso es lo que hacen los diplomáticos y es algo bueno”, se defiende Kennard en un comunicado enviado por sus responsables de prensa.


 
Más allá de las misivas, lo que la diplomacia estadounidense considera habitual incluye, en este caso, otros contactos (llamadas directas a miembros de la Comisión o desayunos organizados en la Embajada estadounidense), según fuentes implicadas en el proceso. La mayoría no dejan rastro, pues el personal de la Comisión no tiene obligación —como sí tienen los europarlamentarios— de consignar con quién se reúne.


 
Pasada la primera criba del Ejecutivo comunitario, a principios de año, el lobby se desplazó hacia el Parlamento y los Estados miembros, que deben pactar ahora un texto común. En la Eurocámara la presión se vuelve más transparente porque las enmiendas de los diputados son públicas.


 
El responsable del informe sobre la regulación de protección de datos, Jan Philipp Albrecht, detalla las sutiles estrategias del lobby: contactan con los eurodiputados (o con sus asistentes), los invitan a desayunos, almuerzos de trabajo o jornadas informativas donde expresan sus puntos de vista sobre la regulación. Este eurodiputado asegura haber recibido a unas 200 personas en el último año, entre empresas, despachos de abogados y otros representantes. “Apple, Amazon… toda la industria es muy activa”, asegura. Albrecht lamenta que ese sector se haga oír mucho más que los consumidores. Otra fuente europea asegura haber recibido quejas de la industria por las trabas que la regulación impone a trazar perfiles del consumidor con fines publicitarios.


 
La huella corporativa se detecta fácilmente en la página web de Lobbyplag, un proyecto independiente que reclama transparencia en este proceso. La organización aporta las propuestas de enmiendas presentadas por 43 organizaciones (Amazon, Facebook, Microsoft, la Federación Europea de Banca y hasta Telefónica) a los eurodiputados. Y compara esos textos con las enmiendas finalmente introducidas. Hay casi 200 coincidencias probadas. No es casualidad que el reglamento de protección de datos haya cosechado un récord de enmiendas en la Eurocámara: 4.000.


 
Los dos únicos españoles que aparecen en la lista son Antonio López-Istúriz y Pilar del Castillo, ambos del Partido Popular Europeo. López-Istúriz, algunas de cuyas enmiendas coinciden con las de la Federación Europea de Banca o la empresa Ebay, niega haberse reunido con nadie de la industria —“se puede comprobar en los registros”— y asegura que las propuestas que ha recibido proceden de la Embajada española ante la UE. “Estamos aquí para defender los intereses españoles”, argumenta.


 
Menos evidentes —y probablemente más eficaces— resultan otras influencias. La baronesa Sarah Ludford, representante británica del grupo de los liberales, almorzó a mediados de junio en Estrasburgo con el embajador estadounidense William Kennard. “No fue un encuentro secreto, sino un almuerzo informal y amistoso que me ofreció como despedida [Kennard ha dejado Bruselas]”, se defiende Ludford, a la que muchos de sus compañeros atribuyen dilaciones en el proceso y recelos con esta legislación. La baronesa admite los retrasos, pero los atribuye a que no existe “un buen clima de confianza entre los grupos políticos”.


 
El resultado es que, 18 meses después de que Reding hiciera público su plan, la norma de protección de datos está lejos de ver la luz. Cada institución responsabiliza a las demás, con un sorprendente doble discurso. Al final, la victoria del lobby puede traducirse en la inacción: si el Consejo y el Parlamento no se apresuran, la normativa quedará pospuesta hasta después de las elecciones europeas, en mayo de 2014.

 

Por Lucía Abellán Bruselas 21 JUL 2013 - 17:35 CET

Publicado enInternacional
La Corte Suprema hace historia: dos pasos adelante y uno atrás

La Corte Suprema de Estados Unidos anunció esta semana tres fallos históricos, dictaminados por cinco votos a favor y cuatro en contra. Con el primero, se revocó una parte sustancial de la Ley de Derecho al Voto, lo cual habilita a que en estados del sur se sancionen leyes electorales retrógradas que pueden privar del derecho al voto a la creciente cantidad de votantes de color. Los otros dos fallos dejaron sin efecto la Ley federal de Defensa del Matrimonio, conocida como Ley DOMA, una parodia legal que en el derecho federal definía el matrimonio como válido únicamente entre un hombre y una mujer; y la Proposición 8 de California, que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para quienes luchan por la igualdad y los derechos civiles, estos tres fallos constituyen una brutal derrota y dos contundentes victorias.

 

"Lo que hizo la Corte fue destrozar el corazón mismo de la Ley de Derecho al Voto de 1965", dice el Congresista de Georgia John Lewis sobre el fallo de la Corte Suprema en relación a la Ley de Derecho al Voto del pasado martes. "Se trata de un importante revés. Tal vez no haya personas golpeadas hoy en día. Tal vez no se les niegue el derecho a participar o a registrar su voto. Tal vez no los cacen con perros de la policía o los aplasten con caballos. Pero en los once estados de la vieja Confederación, e incluso en algunos estados que no forman parte del sur, ha habido un sistemático y deliberado intento por retrotraernos a otra época".

 

Lewis, de 73 años de edad, está al frente de la delegación del estado de Georgia en el Congreso. De joven lideró el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC, por su sigla en inglés), y fue el orador más joven de la Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, liderada por Martin Luther King Jr. hace cincuenta años. Recientemente recordó un momento clave de la lucha por los derechos civiles durante un programa de "Democracy Now!":

 

"El 7 de marzo de 1965, algunos de nosotros intentamos marchar de Selma a Montgomery, Alabama, para demostrarle al país que la gente quería votar... En Selma, Alabama, en 1965, tan solo un 2,1% de la población negra en edad de votar figuraba en los registros de votación. El único lugar donde uno podía intentar registrarse era en un tribunal donde había que pasar un denominado examen de 'alfabetización'. Y, allí, le decían a la gente una y otra vez que seguramente no iban a poder aprobar el examen."

 

Lo que le sucedió a aquellos manifestantes mientras intentaban cruzar el Puente Edmund Pettus en Selma forma parte de la historia de las manifestaciones de Estados Unidos. Lewis continuó: "Llegamos a la cima del puente y vimos una multitud de policías del estado de Alabama con sus uniformes azules, pero continuamos marchando. Llegamos a acercarnos lo suficiente como para escucharlos. Entonces vimos que se ponían las mascarillas anti-gas y luego se acercaron a nosotros y nos golpearon con sus cachiporras y látigos y nos aplastaron con sus caballos. Un oficial de la policía estatal me golpeó en la cabeza con su porra y sufrí una conmoción cerebral en el puente. No sentía mis piernas. Sentí que iba a morir. Creí ver la muerte".

 

John Lewis recibió golpes en la cabeza y fue uno de los diecisiete heridos de gravedad de aquel día. Se recuperó y continuó luchando. Pocos meses después, el Presidente Lyndon Johnson promulgó la Ley de Derecho al Voto.

 

En aquel momento, Johnson expresó: "Hoy este triunfo de la libertad es tan inmenso como cualquier victoria que se haya obtenido alguna vez en cualquier campo de batalla. Esta ley abarca muchas páginas pero el espíritu de la ley es simple. Según valores claros y objetivos, donde sea que estados y condados utilicen normas, leyes o exámenes para negar el derecho al voto, los mismos serán abolidos".

 

A lo largo de su carrera, John Lewis se ha forjado una consolidada trayectoria en la lucha por los derechos civiles, no sólo en pro de los afro-estadounidenses, sino en pro de todos aquellos que son discriminados.

 

Lo cual nos lleva al segundo fallo clave emitido por la Corte Suprema esta semana. La Corte determinó la inconstitucionalidad de la Ley de Defensa del Matrimonio, que a nivel federal define el matrimonio como únicamente válido entre un hombre y una mujer. En apoyo a este fallo hubo otro, también aprobado por cinco votos contra cuatro, que fundamentalmente deja sin efecto la tristemente célebre Proposición 8 de California, que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo. Muy pronto, será legal que parejas homosexuales contraigan matrimonio en el estado con mayor población del país.

 

Allá por 1996, cuando se debatía la Ley DOMA, con el Presidente Bill Clinton como uno de sus principales defensores y amplio apoyo entre las filas de ambos partidos en el Congreso, John Lewis se pronunció en contra de la ley con la misma pasión que demostró en la lucha por el derecho al voto. En aquel momento, Lewis afirmó en la Cámara de Representantes: "Este proyecto de ley es una bofetada a la Declaración de Independencia. Priva a hombres y mujeres homosexuales del derecho a la libertad y a la búsqueda de la felicidad. El matrimonio es un derecho humano básico. No pueden decirle a la gente que no se puede enamorar. No daré mi espalda a otro estadounidense. No voy a oprimir a mi camarada ser humano. He luchado muy duro y durante mucho tiempo contra la discriminación por raza o color como para no luchar ahora contra la discriminación por orientación sexual". Tras el fallo en relación a la inconstitucionalidad de la Ley DOMA de esta semana, Lewis reiteró que "es mejor amar que odiar".

 

Para John Lewis, en temas de derechos humanos no se pueden hacer concesiones, son indivisibles. Siguiendo su ejemplo, la gente debería canalizar la alegría que siente hoy ante las victorias del matrimonio igualitario hacia una renovada lucha por el derecho al voto, por la igualdad para todos.

 

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2013 Amy Goodman

 

Texto en inglés traducido por Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 750 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 400 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

 

Publicado enInternacional
Ex Presidentes basura: historias paralelas de Colombia y España

Hay veces en que cobra un curioso desarrollo una conocida anécdota de la política soviética. Cuenta las dos cartas que habría escrito Nikita Jrushov a su sucesor, Leonidas Brezniev con motivo de su forzada dimisión. Cartas de amor entre Presidentes, escritas en aquel momento de enormes tribulaciones que condujeron a la sustitución del Presidente soviético que golpeó en la Tribuna de la ONU con un zapato muchas décadas antes de que Chávez dijera que allí mismo olía a azufre. Las cartas que legó Jrushov a su sucesor venían con instrucciones. “Cuando no veas ya ninguna salida, abre la primera carta. Cuando regrese otra situación insuperable, abre la segunda”.


 
 Al parecer, así lo hizo pasado un año. Se encontró apenas una línea con resonancias de bolero: “Échame a mí la culpa. Toda.”. Las cosas volvieron a su cauce con aquel bálsamo. Meses después, arreciaron de nuevo los problema, y como quiera que la primera carta había funcionado, abrió Brezniev la segunda, igual de contundente e igual de escueta: “Escribe dos cartas y entrega el cargo”. Ha envejecido mal esta leyenda, porque ahora parece que los antiguos Presidentes no escriben cartas a sus sucesores, sino que van a un plató de televisión a que los entrevisten periodistas mercenarios, o escriben 140 caracteres en twiter para recordar a sus herederos que esto de la política tiene mucho de cártel -con reglas fijas y obligatorias, donde si cae uno, todos los demás van detrás-. A confidente –que decir arrepentido sería exagerado-, nadie supera a un Presidente de Gobierno.


 
En Colombia, el Presidente Santos, que llegó a ser el “mejor amigo” de Chávez y que parecía avanzar en la solución del conflicto con las FARC gracias a la ayuda de Venezuela, se ha dejado doblar el brazo por el narcopresidente Uribe y el guantanamovicepresidente norteamericano Joe Biden. Patética renuncia que va a ensombrecer su mandato. Ya las FARC han publicado un comunicado expresando su enorme preocupación por la maniobra de Santos. Parece que hay políticos, acá y allá, a los que les gusta que haya siempre en activo grupos terroristas.


 
 Santos pertenece a lo más rancio de la oligarquía colombiana y las presiones arrecian. La puesta en marcha de la Alianza del Pacífico, iniciativa respaldada por EEUU para rearticular a los países que no participan del nuevo impulso democratizador de América Latina, ha sido vista como un momento para volver a jugar a la desestabilización de Venezuela. Colombia parece querer volver a ese momento donde quería ser la Israel latinoamericana. Por los papeles de wikileeks supimos que todo era una oferta de Uribe a sus padrinos norteamericanos. Mucho hablar de Colombia, mucho hablar de España, cuando la patria la tienen en Suiza.


 
 Recientemente, Uribe, apoyado por la golpista prensa colombiana sigue dándole alas a la insostenible queja de Capriles de que existió fraude en las elecciones. De ahí que no deje de insultar públicamente a Santos reprochándole haber ido a los funerales de Chávez, haber declarado luto nacional y, después, hacer acudido a la toma de posesión del Presidente Maduro. Uribe sigue peleando por su impunidad, pues sabe que, en cualquier momento, puede terminar en una cárcel gringa como le ocurriera a Noriega en su día.


 
 Los Estados Unidos de Obama, que siguen pensando que América Latina es su patio trasero –expresión recuperada recientemente por el Secretario de Estado, John Kerry-, han visto ahora la oportunidad de insistir en los ataques a Venezuela, aprovechando que el Presidente Maduro tiene por delante la tarea de reconstruir el bloque de poder que logró Chávez en sus 14 años de gobierno y que ahora necesita remozarse con el nuevo equipo. ¿Conclusión? Que los enormes avances en la paz en Colombia, con unos acuerdos recién discutidos en La Habana entre el Gobierno y las FARC que incluían, por fin, elementos de reforma agraria, pueden irse al traste por el deshonesto gesto de Santos de lavarle la sucia cara a Capriles recibiéndole en Bogotá. Una bofetada en la cara de un Maduro que con enorme generosidad ha hecho lo posible y lo imposible para que se terminara la guerra civil en Colombia.


 
 ¿Cómo se defiende la democracia con estos enemigos? Es muy difícil salvaguardarla cuando optas por la vía electoral –y de momento no hay otra- y los viejos poderes, apoyados por los Estados Unidos –los del golpe en Honduras y en Paraguay- están con todo su poder real intacto poniendo constantemente palos en las ruedas. En Cuba, los actores del viejo régimen se fueron a Miami. En Venezuela siguen con sus bancos, sus empresas, sus medios de comunicación, sus contactos internacionales, sus universidades, sus jueces, esperando la ocasión para desmontar todo lo construido. Recuerda mucho a lo que pasó con la victoria de la CEDA en la II República. Primero, se dedicaron a dificultar constantemente la tarea de los gobiernos republicanos progresistas. Y cuando ganaron las elecciones de 1933 –por la desunión de la izquierda-, decidieron desmontar todo lo logrado en esos primeros años. Desembocó en la revolución de Asturias.


 
 Cuando hablamos de contrarrevolución en el Reino de España o en América Latina, aparece, casi siempre, Aznar (y su Fundación FAES). Que al igual que a Uribe, le preocupa terminar en la cárcel. Toda la red Gürtel, todo el entramado de Bárcenas, todos los sobresueldos, los imputados Fabra, Camps, Barberá, la bajo sospecha Esperanza Aguirre, el alegre Miguel Ángel Rodrígez y sus cocktails subiditos de grado, el jaguar en el garaje de Ana Mato, los fraudes de Urdangarín y su presunta socia o el ático de Ignacio González, es decir, el corazón de toda la trama corrupta que asola al Reino de España son de su época. Esa que -Rajoy y Soraya Saenz de Santamaría dixit- ya no es la de ellos. Rajoy seguramente no olvida la humillación que le infligió Aznar cuando dijo públicamente que el notario fue la segunda opción  después de que Rato declinara.


 
Los Presidentes como Aznar, que están en política con una mirada lucrativa, no escriben la primera de las cartas echando una mano. De la misma manera que las presiones de Uribe buscan un salvoconducto, la entrevista –ya a cualquier cosa llamamos entrevista- a Aznar que tanto revuelo ha causado, no era una amenaza de regresar, sino un aviso de las consecuencias de tirar de la manta. Asuntos propios. Pero golpean a nuestras débiles democracias. A Aznar, el que nos metió en la guerra de Irak aun sabiendo que no había armas de destrucción masiva, sólo le interesa su bienestar. Como a su señora, Ana Botella, la que dejaba un rato el spa en Portugal para venir en avión para informar unos minutos sobre las adolescentes muertas en el Madrid Arena. Sabemos que en la actual política cartelizada, las únicas cartas que se mandan algunos Presidentes son parecidas a las que manda la Cosa Nostra a los que no pagan. Al Presidente Santos parece que le da lo mismo también la esperanza, sobre todo para las zonas rurales, que supone la aprobación hace unos días del primer punto de las negociaciones entre la guerrilla y el gobierno.


 
La práctica totalidad de los casos de corrupción que conocemos no tienen nada que ver con el periodismo de investigación. Salen a la luz porque alguien que estaba en el asunto ha tirado un poco de la manta –lo justo- al no recibir su parte del pastel. De lo contrario, seguiríamos comiéndonos el empalagoso relato de la feliz pareja ejemplar, Urdangarín y la Infanta, y la enorme prole a alimentar que  hay detrás. Y, por supuesto, el Hola seguiría haciendo fotorreportajes de esas mansiones de Sissi que contentan a los humildes cuando las ven en el papel couché en las revistas y las viven como si fueran cartas de amor dirigidas al honrado pueblo.


 
El comportamiento del narcopresidente Uribe -una parte importante de su partido está siendo juzgada por sus conexiones con los paramilitares- y del mentiroso Aznar ponen en zozobra sus países. Esto es así porque forman parte de esa cartelización de la política que ha hurtado tanto en Colombia como en España la democracia. Cúpulas cooptadas, rehenes del dinero y de la geopolítica norteamericana y sostenidas por ese entramado global que reclama una mayor dosis de modelo neoliberal que jalean medios de comunicación venales. Y una parte de la población, envenenada por esos medios y la parte que le corresponde a la iglesia, los ve como soluciones. Bonito panorama.


 
 Todavía es una tarea pendiente que los pueblos cambien las revistas del corazón por los cuadernos de quejas. Antes de la Revolución Francesa también había más interés por los vestidos de María Antonieta que por su cuello.

 

Publicado el 2 junio, 2013 por Juan Carlos Monedero

Publicado enColombia
Impulso al neoliberalismo en cumbre de la derecha internacional en Argentina

En el contexto de diversas manifestaciones de repudio transcurre en Rosario, provincia de Santa Fe, una cumbre de la derecha internacional bajo los auspicios de la Fundación Libertad, a la que asisten, entre otros, el peruano Mario Vargas Llosa y el ex presidente del gobierno español José María Aznar, quienes impulsan el regreso del neoliberalismo a la región y califican de "populistas" y "totalitarios" a los gobiernos más progresistas de América Latina.

 

La Fundación Libertad (FL), que tiene su sede principal en Rosario, ciudad estratégica como polo de recursos alimentarios, está ligada estrechamente a la Fundación Heritage, a la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID), a la National Endowment Foundation (NED) que traducen para la región como Fundación para el Desarrollo de la Democracia, aunque han participado en todos los golpes de Estado, (fracasados o no), como se ha demostrado en varios países de América Latina, especialmente en Venezuela y Bolivia.

 

La FL trabaja en unidad con la Fundación para el Análisis Económico Social (FAES), que preside Aznar, la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), de Vargas Llosa, y otras europeas.

 

"Fundamentalistas utilizados por Washington"

 

Es como llaman aquí un "cónclave de los popes del fundamentalismo ultraderechista, que utiliza Washington para sus proyectos de desestabilización de gobiernos".

 

"Los herederos de (los dictadores chileno Augusto) Pinochet y (español, Franciso) Franco, los golpistas que fracasaron en Bolivia y Venezuela, los voceros del poder económico global, los referentes del neoliberalismo iberoamericano y el fascismo internacional se reúnen aquí como lo hicieron en 2008 convocados por la FL, institución estrechamente ligada al Departamento de Estado estadunidense", señala un comunicado en repudio al Encuentro del Fascismo y la Derecha Mundial, firmado por personalidades como Adolfo Pérez Esquivel, Otilio Borón y Horacio González, movimientos políticos, sociales y humanitarios, entre otros.

 

Rosario está gobernada por los socialistas que lideran el ex gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, del Frente Amplio Progresista, que ha participado personalmente como invitado en la Cumbre de 2008, cuando se producía el paro (de cuatro meses) de las patronales del campo, acusadas de intentar la destitución del gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

Binner, que ha hecho diversas alianzas, sorprendió hace unos días por su apoyo a Henrique Capriles, el candidato de la oposición venezolana.

 

El paro patronal de 2008 en rechazo a las retenciones decididas por el gobierno en la millonaria exportación de soya, fue apoyado por la mayoría de los asistentes a la reunión.

 

Ahora, además de mantener el discurso de la urgencia del retorno al neoliberalismo, derrotado por los pueblos en América Latina, están en una campaña de desacreditación de los presidentes "populistas" o "totalitarios" y traen un tema, como es la supuesta defensa de la libertad de expresión, cuando aquí se ha votado una ley democratizadora de la información como es la de Medios Audiviosuales de Comunicación, esencialmente antimonopólica.

 

No es casual tampoco la presencia de Marcel Granier, presidente de RCTV, la cadena venezolana que propulsó el fallido golpe a Chávez en 2002, entre otros actos. Ahora añaden su condena al proyecto de democratización de la justicia en Argentina que ha "horrorizado" a Vargas Llosa, quien ha hablado de un viraje hacia el "totalitarimo de izquierda" de la presidenta Fernández de Kirchner.

 

Pero el repudio mayor que se expresa en manifestaciones en Rosario y Buenos Aires es a la entrega de reconocimiento como ciudadano ilustre a Mario Vargas Llosa en el Consejo Municipal rosarino.

 

Durante esta reunión se hablaría del lanzamiento de un Partido Popular latinoamericano, precisamente bajo los fundamentos doctrinarios del derechista y franquista Partido Popular de España.

 

Por supuesto que Aznar no hace referencia a la dramática situación de su país y su partido bajo severas investigaciones por corrupción y otros delitos.

 

Los discursos giran en torno a insultantes consideraciones sobre el fallecido ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, y los gobernantes Evo Morales, de Bolivia; Rafael Correa, de Ecuador, y la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que ya fue atacada por Vargas Llosa y otros que preconizan que este gobierno propone una "dictadura de izquierda".

 

En realidad llegaron para hacer una defensa corporativa del Grupo Clarín, el único con posición monopólica que se ha negado a adaptarse a la Ley de Medios, paralizando su aplicación en diversos sectores amparados por jueces amigos que renuevan en forma constante las medidas cautelares.

 

"Con seguridad ninguno de estos personajes anacrónicos abordará la profunda crisis del capitalismo globalizado neoliberalmente que oprime hoy a los pueblos de Europa, ni del fracaso de sus políticas en América Latina y el Caribe; tampoco harán referencia a las acciones bélicas que destrozan a los pueblos de África y Medio Oriente. Sí, tratarán temas de desestabilización, golpes de Estado, desinformación, campañas de calumnias contra dirigentes populares, organizar a las fuerzas fascistas locales y cómo repartir los importantes fondos que Estados Unidos destina en la región para esos fines", exponen los comunicado de persoanlidades y organizaciones sociales que repudian esta cita de la derecha.

 

Además de las manifestaciones en Rosario, en Buenos Aires habrá una marcha de la juventud de varios movimientos sociales y jóvenes afines al gobierno de esta capital, donde el empresario derechista Mauricio Macri los recibirá nada menos que en el teatro Colón, lo que ha despertado indignación en diversos sectores sociales. Macri preside aquí la Fundación Pensar, ligada a las fundaciones de Estados Unidos mencionadas y a las europeas que acompañan a éstas en toda la región, como la Frederich Nauman y otras. La lista muestra a casi un centanar de estas fundaciones que a la vez tienen una red de ONG.

 

Stella Calloni

Publicado enInternacional
Miércoles, 21 Marzo 2012 06:18

En Lima se reúne la derecha latinoamericana

En Lima se reúne la derecha latinoamericana

La Fundación Internacional para la Libertad que preside el escritor  Mario Vargas Llosa y que agrupa a  políticos e intelectuales de la derecha latinoamericana ha organizado un cónclave político denominado “América Latina, Oportunidades y desafíos”, que se desarrollará hoy martes 20 de marzo,  en los exclusivos ambientes de Universidad de Lima  donde se darán cita ex jefes de Estado que tuvieron la responsabilidad de aplicar las políticas neoliberales diseñadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial,  en varios países de nuestra América.


La convocatoria queda deslucida al leer la invitación en la que aparecen  los nombres de cinco ex Jefes de Estado de triste recordación por los pueblos latinoamericanos pues desde la presidencia exhibieron conductas reñidas con la ética, la verdad y la justicia, es decir, políticos cuestionados y solicitados algunos de ellos  por los tribunales internacionales  por violaciones recurrentes a los derechos humanos  contra  pueblos que vivieron  en vilo durante sus años de gobierno. Serán estos personajes quienes revisen el momento que vive América Latina en crisis mundial y pasen revista  a los gobiernos democráticos y populares que ellos han denominado “neopopulismo”.


En los últimos días hemos visto cómo algunos de los invitados han hecho uso y abuso de los medios de comunicación para criticar a sus anchas a los gobiernos que consideran opuestos a su pregonada “libertad” que defienden.  Es el caso de Alberto Lacalle, ex mandatario de Uruguay y líder del partido de derecha PAN creado en 1836 y que junto al Partido Colorado compartieron el poder en nombre del sistema bipartidista, por largos años.   En la entrevista que el diario La República realizó aLacalle,  éste  ataca al gobierno de izquierda del Presidente José  Mújica y otros de la región suramericana. Así refirió al Presidente actual: “No tiene costumbre de trabajo continuado, las propuestas las formula sin preparación, y después que las formula no las sigue nadie (…). Es un gobierno ideologizado de izquierda, y  él es pragmático. Prefiero un sistema político democrático y de libertades que se equivoque, a una dictadura y  tupamaros que se equivocan”.  Al finalizar,  sopesó el momento y  arremetió  contra el gobierno socialista de Venezuela al considerar  a Chávez como una amenaza para la estabilidad política de América. Con odio de clase señaló: “Chávez es un azote... ¡Qué horror! América Latina más se caricaturiza a sí misma, porque después creen que todos somos iguales”. 


Mario Vargas Llosa ha invitado a uno de los  ex Presidente más intolerantes que se recuerda, Álvaro Uribe Vélez, que ejerció el gobierno de Colombia por ocho años y que mantuvo relaciones accidentadas con los gobiernos de Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Impulsor del paramilitarismo en Colombia para la detención, desaparición y asesinato de centenares de dirigentes sindicales, periodistas y estudiantes por lo que está siendo investigado,  promotor de diversas acciones belicistas como la Operación Fénix de las Fuerzas Armadas colombianas dentro del territorio ecuatoriano en la que murieron  dirigentes  de las  FARC,  impulsor de bases militares en territorio de Colombia  para el uso de las tropas norteamericanas con el fin de controlar, vigilar y monitorear América Latina.


Otro de los asistentes a la citada  cumbre es Vicente Fox, ex mandatario mejicano del PAN, actualmente  acusado por graves hechos de corrupción al rebelarse expedientes secretos que muestran que tras seis años de gobierno, una empresa familiar llegó a convertirse en una de las compañías productoras de software más poderosas de México, con ingresos que alcanzan casi 100 millones de dólares; Jorge Quiroga, ex Presidente de Bolivia, formado con los preceptos curriculares de los Estados Unidos y heredero político del dictador Hugo Bánzer, justificó el Plan Cóndor,  operativo de represión anti-izquierdista de los años 70 y  Alberto Lacalle, ex Presidente del Uruguay, operador del brutal paquetazo neoliberal de 1990 similar al de Fujimori y Menem.


Todos este “connotado” elenco de políticos de la burguesía se unirán a Carlos Alberto Montaner Suris, conocido vocero imperialista con prácticas constantes  contra  la Revolución cubana dirigidas por la CIA, disidente que apuesta pública y secretamente por una invasión norteamericana para resolver, dice, el problema cubano, es bueno señalar que a partir de los años ochenta, intenta cambiar su imagen  e ingresa al mundo político cultural  donde comienza a  promover  congresos de intelectuales disidentes en Europa y América Latina en  su propósito de movilizar a personalidades contra Cuba. 


En este nefasto escenario,  la derecha mediática peruana estará  representada,  nada mas ni nada menos  que por  los periodistas Juan Carlos Táfur, Rosa María Palacios y Augusto Alvarez Rodrich


Precisemos,  la Fundación Internacional para la Libertad creada por Vargas Llosa,  nace en la Casa América, en la ciudad de Madrid, en octubre de 2002, en una coyuntura particular en América Latina. Recordemos que en ese año un golpe de Estado impulsado por la derecha venezolana intentó eliminar  del  poder al Presidente Chávez, pero fracasó. Pero para  males  de la estrategia extranjera, aparecen en el escenario latinoamericano nuevos líderes democráticos y socialistas,  es el caso de Lula Da Silva quien en octubre del 2002 gana las elecciones en Brasil y López Obrador en México que gana la elección para la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.


Es cierto que la derecha latinoamericana al filo de la crisis mundial se muestra inquieta, teme perder su poder y desde varios frentes,  como es el caso de la Fundación Internacional para la Libertad,  conspira de forma abierta o encubierta contra los gobiernos democráticos y populares de América Latina que avanzan, rescatan y difunden los ideales de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña con UNASUR y CELAC, dejando atrás a la Organización de los Estados Americanos (OEA) que desde su creación estuvo bajo la influencia directa de Estados Unidos.


En estos días, ha circulado un pronunciamiento con el nombre “No honra a la democracia” que los firman un grupo de intelectuales peruanos, sostienen  que el cónclave  “América Latina, Oportunidades y desafíos” no enaltecen la vida  ética y democrática en el Perú. 


Sostengo personalmente que en esta coyuntura, dicho cónclave  no es fortuito,  su realización tiene un profundo interés cual es dividir y confundir la conciencia de los pueblos de América Latina, como antes lo hiciera  la oligarquía  latinoamericana,  junto a Inglaterra y los Estados Unidos, hace doscientos años.  Hoy, la derecha en América Latina intenta cambiar el nuevo escenario latinoamericano; reglar al Presidente Ollanta Humala a fin de alejarlo del pueblo que lo llevó al poder;  impedir la victoria electoral del presidente Chávez  en el afán remoto de que la derecha gane las elecciones el 7 de octubre de 2012  y persistir y fortalecer  la maquinaria de guerra contra Siria e Irán.


Lima, 20 de marzo de 2012.
Linda Lema Tucker es socióloga y escritora peruana.
 

Publicado enInternacional
(Carta Maior-Sin Permiso).- Dilma Roussef ha dado en estas últimas semanas un espectacular giro a la derecha en su política económica: Anuncia la privatización de los principales aeropuertos del país y la derogación de la hoja de pago para la previsión social, conforme a una vieja reivindicación de la patronal, y su base parlamentaria aprueba cambios en el Código Forestal que favorecen al agronegocio y comprometen el futuro del medio ambiente.

¿Qué país es éste? La paternidad de la frase es normalmente atribuida al antiguo dirigente del partido de gobierno en la época de la dictadura militar, el Arena, Francelino Pereira. En 1976, en la condición de líder del gobierno el general Geisel, lanzó la pregunta en un evento en San Pablo. El mote fue inmediatamente apropiado por la oposición a la dictadura y después terminó vuelto título de libro, de película y por ahí va. En realidad, refleja bien una mezcla de ira, indignación, sorpresa y hasta incluso la confesión de ignorancia con respecto a la esencia misma de nuestra forma de ser, de estar y de obrar.

Al final se trata de una formación social que nos sorprende a cada instante. Muchas veces, de manera positiva, presentando soluciones innovadoras y ofreciendo a sus ciudadanos y al resto del mundo aspectos que nos enorgullecen de la condición de nuestra brasilidad. Desgraciadamente, entre tanto, por otro lado no son pocas las situaciones en que los fenómenos de la dinámica política nos llenan de perplejidad e indignación.

Para quien haya estado un poco ausente del país en los últimos tiempos – poca cosa, no más de dos semanas – los hipotéticos titulares que siguen, serían una señal de grave modificación en la escena política brasileña. "El gobierno anuncia la derogación de la hoja de pago para la previsión social, conforme a una vieja reivindicación de la patronal". "Base parlamentaria del gobierno aprueba cambios en el Código Forestal que favorecen al agronegocio y comprometen el futuro del medio ambiente". "Ministro de la Casa Civil declara que la multiplicación por veinte de su patrimonio, es lícita, pues ocurrió cuando estaba fuera del gobierno". "Presidente anuncia privatización de los principales aeropuertos del país".

A ver, a ver, ¡déjame intentar entender mejor! ¿Quiere decir que un gobierno presidido por el Partido de los Trabajadores toma la iniciativa, motu proprio, de presentar al Congreso Nacional una medida para viabilizar esa antigua reivindicación de la patronal brasileña como la exoneración de la hoja de pagos como la fuente de financiamiento del sistema de la previsión social?

Además de esto, el gobierno presiona a las Centrales sindicales de su base parlamentaria para que acepten apoyar políticamente la medida, apenas con la promesa de que no habrá pérdida para las futuras generaciones de jubilados y pensionados. ¿Y se conforman con a mención de estudios que garantizan que una eventual alícuota del 2 por ciento, sobre un hipotético procedimiento de cálculo de la facturación de las empresas, dará cuenta de tales necesidades?

O sea, ¿esto significa que un modelo nacido hace más de 80 años y operando con algunas alteraciones a los largo de todo ese período va a sufrir semejante cambio estructural, como si fuese tan sólo una pequeña reforma en los jardines de un fondo de quintal? Un cambio hecho en ritmo de urgencia, sin ningún debate y solamente para agradar a los empresarios que adoran reclamar por sus altos costos, pero que no se disponen a discutir mecanismos de distribución de las ganancias. Un peligroso paso rumbo a lo desconocido, paradojalmente propuesto y apoyado por aquellos que sólo habrían de perder con el riesgo de esa iniciativa intempestiva.

Enseguida, los partidos de base del gobierno – incluyendo una parcela significativa del los diputados del PT – resuelven aliarse a los representantes de los sectores más conservadores del empresariado y del núcleo dirigente del agronegocio, para aprobar uno de los cambios más retrógrados para la política medioambiental de nuestro país. Todo eso como el resultado de un proceso que tiene su inicio hace un tiempo, con una iniciativa que todos imaginaban individual, aislada, de un diputado del PCdoB, Aldo Rebelo. Hace algunos meses, el ex presidente de la UNE, resolvió asumir la relatoría del Proyecto de Ley de modificación del Código Forestal. Con el desarrollo de las negociaciones, él sorprende a todos los observadores al iniciar una colaboración orgánica y altamente sintonizada con la senadora Katia Abreu.

Una sorprendente empatía política del parlamentario comunista con aquella que viene a ser nada más ni nada menos que la presidenta de la Confederación Nacional de Agricultura, la entidad que lucha por la defensa de los grandes negocios del campo y del llamado "agrobussines".

El proyecto de Ley, que fue aprobado por la Cámara de Diputados el 24 de mayo pasado, es escandaloso en la protección de los que siempre violaron las leyes ambientales estableciendo mecanismos de amnistía y moratoria. Más que eso, el texto que aún debe ser discutido en el Senado, camina en contramano de todo lo que viene siendo hecho en Brasil durante los últimos años en términos de actualización de nuestra legislación y prácticas ambientales. Por atrás de la falsedad del discurso contra los "ambientalistas extranjeros, que quieren impedir a Brasil desarrollarse" y supuestamente contra las "propuestas de las ONGs extranjeras operando en nuestro territorio contra los intereses de nuestro pueblo", el proyecto abre todas las fronteras para profundizar todavía más las prácticas extractivistas y agrícolas que deterioran el medio ambiente, estimulan la tala descontrolada de las áreas de preservación y la foresta, para permitir la continuidad del ciclo de la desforestación/pecuaria extensiva/monocultura de la soja y de otras variedades del mismo género.

El desafío que se presenta para las fuerzas progresistas es el acometer la tarea (¡difícil, es importante admitirlo!) de construir un nuevo paradigma de desarrollo sustentable que incluya la posibilidad para Brasil de crecer económicamente, generar empleo, aumentar su renta y también preservar su patrimonio ambiental. Sin embargo, se cayó en la peligrosa trampa del camino más fácil. Gustaría saber lo que piensan los estudiantes universitarios, tan preocupados con el futuro del planeta y siempre ávidos por alternativas a ese modelo exhaustivo, al respecto del silencio de la UNE (Unión Nacional de Estudiantes) frente a ese proceso tan cargado de irresponsabilidad política.

En el mismo período, sale la información de que el patrimonio del ministro Jefe de la Casa Civil se había multiplicado por veinte en un periodo de cuatro años, justamente cuando estaba apartado del Poder Ejecutivo y sólo ejercía su mandato de diputado federal por e Partido de los Trabajadores. A los pocos días, nuevas informaciones no desmentidas daban cuenta de que aquel, que tendría que actuar como representante de los obreros y asalariados en la Cámara de Diputados, había recibido por medio de su empresa de consultoría casi 10 millones de reales en apenas los dos meses que van de las elecciones de octubre pasado y su nominación como ministro, al comienzo de este año. Y lo más paradojal es que los argumentos se fundamentan en la historia de personajes que ocuparon cargos semejantes anteriores a él, la gran mayoría compuesta por empresarios, banqueros, poderosos cabilderos y representantes del capital financiero.

Para quien que ocupa el más importante cargo del gobierno de Dilma, el paso por los organismos de decisión del gobierno en el área de la economía "proporciona una experiencia única que da enorme valor (sic) a esos profesionales" y presenta enseguida una larga lista de banqueros tucanos para justificar su procedimiento. Como si fuese a decir que "si ellos así se comportaron, ¿por qué yo no podría también hacerlo?" Yo, aquí en mi profunda ingenuidad, me arriesgaría a decir que tal vez sea por cuestiones que tengan que ver con aspectos relevantes, tales como la noción de ética y la defensa de los intereses de las clases antagónicas… Incluso a título de comparación, con el actual salario mínimo de 545 reales, un trabajador brasileño demoraría exactamente 1.411 años, cinco meses y seis días de trabajo (considerando el aguinaldo inclusive) para ganar lo que el ministro recibió en apenas 60 días de consultoría.

Por último, la presidenta acaba de anunciar su intención de promover la privatización de algunos de los principales aeropuertos el país: Guarulhos (SP), Viracopos (SP) y Brasilia (DF). El argumento presentado es el de la urgencia para cumplir con el cronograma previsto para la Copa del Mundo de 2014, con la suposición implícita de que el sector privado tendría las condiciones para cumplir mejor tales plazos. A INFRAERO, empresa pública federal actualmente responsable por el funcionamiento de los aeropuertos, quedaría asociada al capital privado hasta el 49 por ciento de las acciones de las llamadas Sociedades de Propósito Específico (SPEs), que seria creadas para la gestión de los emprendimientos. Con esto, se repite la vieja fórmula de nuestro capitalismo tupiniquim, donde todo el poder de decisión de las ganancias queda en el sector privado, mientras el Estado está para ser llamado a socorrer financieramente, en caso de necesidad urgente.

El gobierno, que debería supuestamente actuar en defensa de los intereses de la mayoría de la población trabajadora, opta por implementar políticas púbicas contrarias a todo lo que sus integrantes siempre defendieron antes e la llegada al poder federal. Y lo más sorprendente, es que el gobierno pasa a poner en práctica medidas favorables a los grandes grupos económicos y financieros, que hace mucho tiempo presionaban por más apertura de esa ganga, para aumentar el horizonte de sus aplicaciones patrimoniales y la rentabilidad de sus negocios.

Aún conmovido por la perplejidad, yo incorporo las dudas de un hipotético estudiante de historia en un futuro y allá en el distante Uzbequistán. Dentro de medio sigo, en 2061, él estaría interesado en analizar y explicar el proceso político que vivió ese exquisito gigante de América del Sur, en ese cambio del milenio. Realmente, ¡un arduo desafío! Y retomo la pregunta del título: al final, ¿qué país es éste?

Por Paulo Kliass, analista político brasileño y columnista habitual de Carta Maior. Traducción para www.sinpermiso.info: Carlos Abel Suárez.
Publicado enInternacional
Sábado, 12 Febrero 2011 08:57

Ron Paul y el anarquismo de derecha

Escandalizado por la miseria que había encontrado en las clases bajas de la poderosa Francia, Thomas Jefferson le escribió a Madison que ésta era producto de la “unequal division of property” (“división desigual de la propiedad”). La riqueza de Francia, pensaba Jefferson, estaba concentrada en muy pocas manos, lo que provocaba que las masas vivieran desempleadas y mendigando. También reconoció que “la igual distribución de la propiedad es impracticable”, pero las grandes diferencias producen miseria. Si se quería preservar el proyecto utópico de la libertad en América, ya no solo por justicia, era urgente asegurar que las leyes dividiesen las propiedades obtenidas por herencia para ser equitativamente distribuida a los descendientes (Bailyn 2003, 57). Por esta razón, en 1776 Jefferson abolió en su estado las leyes que privilegiaban herederos y estableció que toda persona adulta que no poseyera 50 acres (20 hectáreas) de tierra, las recibiera del Estado, ya que “la tierra pertenece a los vivos, no a los muertos” (58).

Alguna vez Jefferson sostuvo que si tuviese que elegir entre un gobierno sin periódicos y los periódicos sin gobierno, elegía esto último. Como la mayoría de sus pares fundadores, fue famoso por otras ideas libertarias, por su anarquismo moderado y por una colección de otras contradicciones.

Quizás hoy en día Ron Paul sea una especie de encarnación posmoderna de aquel presidente y filósofo ilustrado. Quizás por eso mismo haya sido desplazado por Sarah Palin en la definición de lo que es ser un buen conservador. Además de médico, representante texano y uno de los líderes históricos del movimiento Libertario, probablemente Paul sea el verdadero fundador del inexistente Partido del Té (Tea Party).

Si algo ha diferenciado en las últimas décadas a los republicanos neoconservadores de los demócratas liberales, es su fuerte intervencionismo internacional con reminiscencias mesiánicas o sus tendencias a legislar contra el matrimonio homosexual. Por el contrario, si algo ha caracterizado la fuerte crítica y la práctica legislativa de Ron Paul ha sido su propuesta de eliminar el banco central de EE.UU, su oposición a la intromisión del Estado en la definición de lo que es o debe ser un matrimonio y su oposición a todo tipo de intervencionismo en los asuntos de otros países.

Un momento ilustrativo fue el debate del partido Republicano en Miami, en diciembre de 2007. Mientras el resto de los candidatos se dedicaron a repetir frases prefabricadas que levantaron los aplausos y el entusiasmo del público hispano de Miami, Ron Paul no perdió la oportunidad para repetir sus incómodas convicciones.

Ante la pregunta de María Elena Salinas sobre cómo tratar con el presidente de Venezuela, Ron Paul simplemente contestó a favor de dialogar con Chávez y con Cuba. Obviamente los abucheos resonaron en toda la sala. Sin esperar a que la tribuna se calmara, contraatacó: “Pero déjenme decirles por qué, por qué tenemos problemas en Centro América y en América del Sur: porque hemos estado metidos en sus asuntos internos desde hace mucho tiempo, nos hemos metido en sus negocios. Nosotros creamos a los Chávez de este mundo, hemos creado a los Castro de este mundo, interfiriendo y creando caos en sus países y ellos han respondido sacando a sus líderes constituidos…”.

Los abucheos terminaron con la línea argumentativa del tejano, hasta que le preguntaron de nuevo sobre la guerra en Irak: “no tuvimos razones para meternos ahí, no declaramos la guerra […] Tengo un punto de vista diferente porque respeto la Constitución y escucho a los padres fundadores que nos dicen: quédense afuera de los asuntos internos de otras naciones.”

En política interna, el movimiento Libertario comparte varios puntos con los neoconservadores. Por ejemplo la idea de que las desigualdades son producto de la libertad entre diferentes individuos con habilidades e intereses diferentes. De ahí que la idea de “distribución de la riqueza” sea entendida por los seguidores de Ron Paul como un acto arbitrario, de injusticia social. Para otros neocons, es simplemente un producto del adoctrinamiento ideológico de los socialistas como Obama. Acto seguido, no pierden oportunidad de señalar todos los libros de Karl Marx que Obama estudió, aparentemente con pasión, en Columbia University y todas las reuniones de los “Socialist Scholars Conference” a las que acudió (Radical-in-Chief: Barack Obama and the Untold Story of American Socialism, Stanley Kurtz). No obstante, según la perspectiva de los libertarios, todo esto caería dentro de los derechos de cualquiera, como fumar marihuana, siempre y cuando no intente imponérselo a los demás. Cosa que en un presidente sería por lo menos difícil.

La vaca sagrada de los neoconservadores norteamericanos es la libertad (ya que para ellos el liberalismo es una mala palabra) como si se tratase de una escancia independiente de la realidad. Para lograrla, basta con eliminar o reducir todo lo que se llame Estado y Gobierno. Menos el ejército. De ahí la afición de algunos por las armas en manos de los individuos: para ser usadas contra el poder intruso de los gobiernos, sean propios o ajenos.

Los fanáticos de la libertad absoluta no consideran o le restan importancia al hecho de que para ser libres se necesita una determinada cuota de poder. Para Jefferson y para el Che, el dinero era solo un mal necesario, producto de la corrupción de la civilización y frecuente instrumento robo. Pero en nuestro tiempo (ya lo sabían los griegos de Pericles) el poder radica en el dinero. Basta, entonces, tener más dinero para ser, en términos sociales (no existenciales) más libre que un obrero que no puede disponer del mismo grado de libertad para educar a sus hijos o para tener tiempo libre que estimule su desarrollo humano y su creatividad intelectual.

En el otro extremo, en gran parte de América latina, hoy en día la vaca sagrada es la “distribución de la riqueza”, Estado mediante. Con frecuencia no se considera o se le resta importancia al hecho de que también la producción puede estar mal distribuida. Aquí los parámetros culturales son cruciales: hay individuos y grupos que crean y trabajan por el resto que luego clama por la injusticia de no obtener los beneficios que se merecerían si existiera la justicia social. Lo que es como si un mentiroso se escondiese detrás de una verdad para salvar y perpetuar sus vicios. Para esta posición, cualquier mérito es sólo el resultado de un sistema opresivo que, incluso, no permite a los perezosos salir de su pereza. Así, la pereza y el robo se explican por la estructura económica y la cultura de la opresión que mantiene a grupos enteros en la ignorancia. Lo cual no deja de ser cierto hasta cierto punto pero no es suficiente para demostrar la inexistencia de eternos haraganes y otros escasamente dotados para el trabajo físico o intelectual. En todo caso no debería haber redistribución de la riqueza si primero no hay redistribución de la producción. Lo que en parte sería también una redistribución de las ganas de estudiar, de trabajar y de hacerse responsable de algo.

En la actualidad los Estados son males necesarios para proteger la igual-libertad. Pero al mismo tiempo son el principal instrumento, como creían aquellos revolucionarios americanos, para proteger los privilegios de los más poderosos y alimentar el vicio moral de los más débiles.


Febrero 2011
Jacksonville University

Publicado enInternacional