Domingo, 16 Marzo 2014 06:16

Vaporosos golpes suaves

Vaporosos golpes suaves

Aunque la práctica del golpe de Estado puede rastrearse hasta la antigua Roma, su conceptualización actual deriva de la expresión francesa coup d' État, surgida en el siglo XVII para definir la decisión del rey de arrogarse poderes extraconstitucionales y ejercer la represión contra sus opositores. Con el tiempo, el concepto se fue ampliando para abarcar también la usurpación más o menos violenta del poder por parte de un actor externo, generalmente los militares, con grados variables de apoyo social y cobertura institucional. Quizá debido a la sempiterna estabilidad institucional británica, la expresión no tiene traducción al inglés (se usa el galicismo coup), aunque sí, por supuesto, al alemán (putsch).

Pero no nos desviemos. Si en su acepción tradicional el golpe de Estado definía la toma del poder a través de medios extrainstitucionales, la realidad latinoamericana actual, con situaciones de conflicto político y crisis institucional en países como Honduras, Paraguay, Ecuador, Bolivia y Venezuela, es más resbalosa, y sólo puede ser capturada mediante un cuidadoso diagnóstico caso por caso. En Honduras, dos de los tres poderes del Estado, el Parlamento y la Corte Suprema, resistían la intención de Manuel Zelaya de reformar la Constitución hasta que, sin recurrir a los canales institucionales adecuados, por ejemplo iniciando un proceso de juicio político, lo detuvieron de madrugada en calzoncillos y lo obligaron a exiliarse. El actor decisivo de esta película fueron los militares, que lideraron todo el operativo y se ocuparon de proteger al gobierno transitorio, que condujo al país hasta las siguientes elecciones. En Paraguay, el Congreso desplazó del poder a Fernando Lugo en un trámite exprés que lo privó de cualquier posibilidad razonable de defensa, y designó en su reemplazo al vice, elegido en la misma boleta y a la vez cabeza de la conspiración.


Ambos casos, que implicaron una ruptura clara del hilo constitucional, son obviamente distintos del amotinamiento de un sector de la policía ecuatoriana en reclamo de mejoras salariales en 2011, de la crisis de los prefectos del 2012 en la Argentina o de los episodios recientes de Venezuela, todos los cuales fueron calificados por un sector u otro de los respectivos gobiernos como intentos de golpe de Estado.
Detengámonos un momento en la Venezuela de estos días, que es un buen ejemplo de la complejidad de este tipo de situaciones. Allí, una serie de protestas estudiantiles en demanda de seguridad derivó en una seguidilla de hechos de violencia que ya causaron unos veinte muertos de ambos bandos. Contribuyeron al desastre el renovado protagonismo de los sectores más radicales de la oposición, que habían quedado relegados tras el ascenso de Henrique Capriles pero que volvieron a adquirir fuerza luego del amplio triunfo chavista en las elecciones municipales del año pasado. En Venezuela, cada vez que el gobierno parece invencible se fortalece la oposición más intransigente, partidaria de desplazar al oficialismo por cualquier medio. Pero la situación sería incomprensible si no se considerara también la reacción represiva del gobierno, que utilizó a la policía para evitar manifestaciones, que alentó a sus seguidores a desarmar las barricadas por la fuerza ("apagar la candela", en palabras de Maduro) y que hasta mantiene detenido a un dirigente opositor (que, por otra parte, había formulado declaraciones claramente sediciosas). En una sociedad que ostenta índices de criminalidad centroamericanos, grupos armados violentos operan con autonomía tanto del lado oficialista como del opositor, y no es sencillo determinar quién disparó primero en cada caso. Todo esto en el contexto de un modelo que combina una evidente legitimidad popular con no menos evidentes signos de deterioro económico y, en menor medida, social (54 por ciento de inflación y 1,2 de crecimiento el año pasado).


Volviendo al planteo más general, digamos que resulta difícil determinar la línea exacta que separa el ejercicio democrático de la oposición, que incluye por supuesto el derecho a manifestarse en las calles y organizarse en las redes sociales y los medios de comunicación, todas cosas que han sido confundidas con intentos de desestabilización, del simple golpe de Estado. Y también resulta complicado identificar la frontera precisa que divide la obligación del gobierno de garantizar el orden en las calles, lo que incluye el uso proporcionado de la fuerza y la detención, con todas las garantías, de eventuales sediciosos, de la represión antidemocrática y la persecución ilegal a los opositores.


Esta dificultad se acentúa por dos cuestiones. La primera es que las situaciones a las que nos referimos rara vez cuentan con un actor protagónico. El éxito del hit interpretativo de Carta Abierta, el famoso "clima destituyente", radicaba justamente en que no hablaba de los militares o la CIA, sino de un vaporoso clima, que no era exactamente golpista sino sutilmente destituyente. Más tarde, en una buena nota en Página/12, Horacio González se refería a los golpes sin rostro, sin líderes y "sin programa más que el descrédito sistemático del gobierno". Desde la vereda de enfrente, Henrique Capriles responde a las acusaciones del chavismo con el siguiente argumento: "Los civiles no dan golpes de Estado, los dan los militares". La pregunta que une ambos planteos podría formularse en estos términos: ¿hasta dónde un golpe sin sujeto es realmente un golpe?


La segunda dificultad analítica refiere al carácter ambiguo del tipo de gobierno que se ha consolidado en algunos países latinoamericanos, que por supuesto no puede ser descripto como autoritario, pero que indudablemente incluye un debilitamiento del componente republicano, y en menor medida también del componente liberal, propio de cualquier democracia. A ello se suma, en Venezuela, la muy novedosa eliminación del freno más importante que históricamente encontraron las democracias presidencialistas para prevenir las tentaciones autoritarias: el límite temporal al ejercicio del poder por la misma persona (como se sabe, Venezuela es el único país sudamericano con reelección indefinida). Se trata de un límite crucial: los mandatos largos generan efectos nocivos en el oficialismo, pues el control del aparato estatal implica siempre un desequilibrio a su favor que luego se hace muy difícil de romper, como demuestra la experiencia de algunas provincias argentinas feudalizadas cuyos gobernadores se imponen con porcentajes soviéticos de votos. Pero la reelección indefinida afecta también a la oposición, que puede convencerse, con o sin motivos, de que nunca le llegará el turno, lo que a su vez lleva que se agote su necesaria "paciencia democrática" y aumenten las chances de las derivas autoritarias, como sucede en Venezuela. Por eso la alternancia es buena en sí misma.


Desde un punto de vista más histórico, señalemos que las situaciones de conflicto político y tensión institucional están en el germen de muchos de los gobiernos del giro a la izquierda latinoamericano, cuyo origen es menos diáfano de lo que habitualmente se admite. Pensemos si no en Ecuador, donde el ascenso de Rafael Correa estuvo precedido por la destitución de ¡tres presidentes!, todos ellos elegidos de manera perfectamente democrática. Correa no tuvo ninguna reponsabilidad en estos sucesos, pero no puede decirse lo mismo por ejemplo de Evo Morales, cuyo camino al poder, que también incluyó la renuncia anticipada de dos presidentes surgidos de elecciones, fue resultado de una mezcla de acción institucional (triunfos electorales, gestión municipal en las alcaldías del Chapare, construcción parlamentaria de alianzas) con métodos extrainstitucionales (bloqueos, barricadas, puebladas). En algunos países, los golpes duros se combinan con golpes suaves: es el caso de Venezuela, que sufrió dos intentos del primer tipo (el que hizo Chávez en 1991 y el que le hicieron en 2002) y una cantidad difícil de estimar del segundo.


Finalicemos con un comentario de estilo. La complejidad de las situaciones actuales se confirma por la dificultad para encontrar fórmulas adecuadas para definirlas. Recurrimos entonces a curiosas expresiones adjetivadas y hasta autocontradictorias, como "golpe parlamentario", "golpe institucional" o "golpe suave". Quizá deberíamos revisarlas, porque ¿puede ser "parlamentario" un golpe de Estado? ¿Puede ser "institucional"? ¿Acaso un "golpe suave" no es lo mismo que una caricia? Ocurre que, aunque la secta de los semiólogos insista con que las palabras pueden crear realidad, lo que oscuramente definen como función performativa de la lengua, lo cierto es que en general el lenguaje corre detrás de los acontecimientos y que muchas veces, como ahora, demora en alcanzarlos.

Publicado enInternacional
Miércoles, 12 Marzo 2014 06:37

América Latina 2014: ojo con las derechas

América Latina 2014: ojo con las derechas

En el periodo 1999-2013, varios pueblos del continente empezaron a revertir los estragos del capitalismo salvaje y el cepo del Consenso de Washington, alcanzando notables logros políticos, mejoras económicas sustantivas, gran movilidad social y entusiastas reafirmaciones de lo nuestroamericano.


Sendos triunfos políticos y diplomáticos tuvieron lugar en el primer bimestre del año: 1) la exitosa cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), celebrada en La Habana y 2) el bochorno de Estados Unidos y Canadá, cuando ninguno de sus aliados más firmes respaldó la abyecta propuesta de Panamá para que la desacreditada OEA metiera sus narices en la llamada crisis de Venezuela.
El innegable y trascendental proceso de unidad política subregional dibuja, no obstante, algunos nubarrones en sus horizontes. Porque ahí están, fogoneados por el máximo común divisor y las vírgenes vestales del Partido Mediático Universal (PMU), las bandas opositoras de distinto pelaje que, con creciente agresividad y violencia, despliegan las nuevas modalidades sediciosas del viejo golpismo desestabilizador.


La revista The Economist de Londres advierte que Argentina, Bolivia y Venezuela son los tres países más proclives a explosiones sociales durante 2014. Y como diría un lúcido politólogo ecuatoriano, la línea que separa a esas bandas opositoras es menos una frontera que una zona de ¬integración.


Con discursos a modo y ajustándolos a cada realidad en particular, el abanico neogolpista criollo carga contra los gobiernos satanizados por el imperio, endosándoles el cúmulo de flagelos que sólo ellos, dicen, podrían conjurar: inseguridad, inflación, corrupción, narcotráfico, crimen organizado, siga usted.

A los unos enardece el estatismo o populismo de tales gobiernos, y a los otros que apenas vayan más allá del progresismo. Sin embargo, es posible que también los descoloque algo más perturbador aún: la posibilidad de defender y refrendar el liderazgo democrático y popular con las reglas de la democracia formal.


Reglas que, sobra decir, las derechas jamás respetaron, en tanto las izquierdas nunca supieron qué hacer exactamente con ellas. Fuera de esto, ambas conservan la fe. Las primeras porque el fascismo siempre será una opción. Y las segundas por creer que el socialismo está escrito en las tablas del buen revolucionario.


De ambas hay que cuidarse. En un dibujo de los moneros Daniel Paz y Rudy ( Página 12, 10/3/14), el periodista pregunta a un opositor su opinión acerca del pedido de madurez cívica expresado por la presidenta Cristina Fernández. El opositor responde: "¿Madurez? Imposible... nosotros estamos con Capriles, no con Maduro".


Con otro sentido del humor, el supermarxista neoyorquino James Petras asegura que el presidente de Bolivia, Evo Morales, sería el más radical de los conservadores y el más conservador de los radicales. En tanto, según el alemán Heinz Dieterich (teórico del socialismo del siglo XXI), el conflicto de Venezuela se libra "...entre la facción neoliberal-pro imperialista (López-Capriles) y la facción socialdemócrata (Ma¬duro-Cabello)... por el control del plusproducto petrolero".


En los entresijos de esas opiniones aparecen nítidas líneas de frontera y varias zonas de integración. Focalicemos el lente en los recientes comicios municipales de Ecuador.


¿A causa de qué el partido del presidente Rafael Correa (Alianza País) perdió la estratégica ciudad de Quito a manos del joven y desconocido político Mauricio Rodas, formateado ideológicamente en México? Como es lógico, sólo después del escrutinio aparecen con claridad las causas de un revés electoral.


Con respaldo de la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) y la USAID, Rodas constituyó y dirigió en México la Fundación Ethos, en cuyo consejo de asesores figuran conocidos centuriones de la democracia latinoamericana, a saber:


Jorge Quiroga, ex presidente de Bolivia; el venezolano antichavista Ricardo Hausmann (ex jefe del Banco Interamericano de Desarrollo); Moisés Naim, editorialista de El País de Madrid y ministro de Venezuela cuando promovió el paquete de medidas del FMI que llevó al Caracazo (mil muertos, 1989); el anunciante y tecnócrata mexicano Carlos Elizondo Mayer Serra; los empresarios Alejandro Ramírez Magaña (dueño de Cinépolis) y Agustín Coppel y, faltaba más, el gran demócrata con adjetivos: Enrique Krauze.


En todo caso, y a pesar de que la popularidad de Correa no ha mermado, parece que sus advertencias no fueron oídas con atención: Entendamos lo que está en juego: no es el servicio a la ciudadanía. Es la punta de lanza para tratar de parar a la revolución ciudadana.
En efecto, durante el periodo 2012-13, el personal de la CIA en Ecuador se duplicó. La embajada de Estados Unidos en Quito cuenta con por lo menos 100 diplomáticos, y el propio Correa denunció que todas las embajadas cuentan con uno o dos agregados militares, pero en Ecuador hay más de cincuenta.

Publicado enInternacional
Lunes, 17 Febrero 2014 06:09

Una vida en la mentira

Una vida en la mentira


Escrito por La teología moral se hace una sola con los valores democráticos, y éstos una sola cosa con las políticas públicas y privadas en gran escala. Vivir una vida en la mentira: la total patología.

La ética es un campo ingenuo e inocuo. Necesario ciertamente, pero incauto y tímido. La ética es la ciencia ficción del mundo cotidiano.
Ante las acusaciones públicas y mundiales de pederastia y la solicitud por parte de Naciones Unidas de informar y entregar a los curas pederastas, el Vaticano —ese mismo de Francisco, el jesuista— hace silencio. Y ese silencio es una forma de mentir.


Ante los medios de comunicación y la comunidad internacional, el presidente disminuye todos los efectos del espionaje y las chuzadas y, sabedor de los tiempos fatuos que vuelven ligera a la memoria, deja pasar la cosa a un segundo plano. Y se sienta con su familia a hablar de sus cosas y del mundo. Como si nada.


O aquel político que en época electoral declara unas cosas abiertamente en la primera vuelta pero luego dice absolutamente todo lo contrario en la segunda vuelta para querer ser favorecido con los votos.


Un militar asesino, en toda la palabra, ha logrado un ascenso gracias a falsos positivos. Y duerme en su cama, en una guarnición militar, conocedor de la unidad de cuerpo y de la fortaleza de la formación doctrinal. El resto le importa un bledo.


Un banquero sabe que las ganancias del sector financiero son muy superiores a las del sector productivo en cualquiera de sus formas gracias a la usura legalizada por el Estado. Usura que obliga a los usuarios de los bancos a pagar muchas veces más un crédito o una compra, y ellos acumular un capital que no podrán gastar en una vida: ni la suya ni la de sus familias. Y por otra parte, se llena la boca hablando de paz, justicia, responsabilidad social empresarial y democracia. Una patología institucionalizada.


Un exministro de agricultura ha favorecido la corruptela y el paramilitarismo distribuyendo ingresos, haciendo préstamos ilegales, permitiendo componendas favoreciéndose a sí mismo y a los otros: mientras abraza a su pequeño hijo en el juzgado donde se decide su suerte. Una mentira abrazando a una pequeña creatura, hasta ahora inocente.


Un profesor universitario es acusado de plagio por sus estudiantes en un doctorado en ciencias sociales y humanas de una prestigiosa universidad pública. El profesor acusa incomprensión y falta menor, y los directivos de la Universidad no se dan por enterados. Y claro, los estudiantes viven con miedo y zozobra. Acaso porque el profesor, entre otras cosas, le entrega puntajes a su Facultad y a su unidad académica.


Un equipo español oculta el precio de un habilidoso jugador, en blanco y negro, como una forma de lavar dinero, en medio de una crisis económica profunda de la cual el país no puede salir. Y su reyezuelo, mientras se divierte en safaris en África con la amante de turno, les habla tembloroso a sus ciudadanos de unidad y fortaleza, ignorando las corruptelas de su hija favorita. La mentira campeando en palacio, en los medios y en las calles.


Un presidente ha auspiciado el paramilitarismo en todas sus formas y su hermano ha sido directamente implicado por internos conocedores, y ambos mienten con descaro y no se les tuerce la cara.


Los casos se multiplican día a día, en todas las escalas: mundial, nacional, departamental, local u hogareña. La mentira es la forma de vida de la mayoría de los hombres públicos. La inmensa mayoría.


Pues bien, existe en inglés una distinción básica muy útil: aquellos que son "giver" y los que son "taker". Esto es, lo que quitan, piden y roban, y los que ofrecen, ayudan, sirven. De manera muy amplia, la casi totalidad de empresarios, militares, políticos, sacerdotes de todo color, administradores y líderes son del segundo tipo. Gente que vive en la mentira —en toda la acepción de lo que le preocupa a la ética. O, desde el punto de vista científico, a su complemento, la psiquiatría.

Estos son los que enferman al mundo y vuelven a la gente descreída y egoísta; por acción, o por reacción. Los adalides de los valores todos, los mecenas del nihilismo. En una palabra: los hombres de Davos. O del Vaticano. O del poder. En fin, hombres y mujeres que son y representan la quintaesencia del capitalismo, en toda la acepción de la palabra: político y económico, cultural y axiológico.


Ya lo señalaba con descaro Goebbels: una mentira repetida mil veces termina por convertirse en una verdad. Patología social, pandemia mental. O como lo sostenía ese colombiano representante de la extrema derecha, invitando a los suyos contra sus opositores y detractores, Gilberto Alzate Avendaño: "¡Calumnia! ¡Calumnia que algo quedará!".


Lo verdaderamente incomprensible, desde el más sano de todos los sentidos comunes es, ¿cómo es posible vivir en la mentira? ¡Es tal el grado crónico y crítico de la enfermedad que no les da remordimiento de ninguna clase, que pueden mirar de frente a las cámaras de fotografía y televisión, mientras dicen lo que dicen que es lo que hacen!


¿Cómo hay gente a la que no se le dilatan las pupilas ni tartamudean, ni les tiemblan las manos ante la mentira, el engaño, la corrupción y la muerte? Que eso sucede ya no es tema , en absoluto de la ética, sino de la más refinada psiquiatría.


Esos agentes del poder —los "takers", esto es, los tomadores de decisiones como eufemísticamente les gusta denominarse a sí mismos—, enferman a la sociedad a través de sus medios: los de comunicación, los pulpitos, las empresas y los gobiernos. Y hacen de los ciudadanos psicópatas: que oscilan entre dos mundos antagónicos e irreconciliables. Y que en los colegios imprimen cochinadas como educación cívica, educación ciudadana, cultura ciudadana, religión, y demás asignaturas semejantes.


La teología moral se hace una sola con los valores democráticos, y éstos una sola cosa con las políticas públicas y privadas en gran escala. Vivir una vida en la mentira: la total patología.


Pues bien, como con acierto sostenía Nietzsche —entre otros—, derrumbar esas escalas de valores no es solamente un acto de valentía, sino, más radicalmente, es un acto de salud (¡y sanidad!) y una afirmación de la vida. Y la afirmación de la vida pasa por señalar que el núcleo mitocondrial de la ética es la psiquiatría. En los tiempos que corren, en la realidad de todos los días.


Afirmar la vida y hacerla posible: esto es una sola y misma cosa con denunciar esa anomalía cultural congénita que es la vida en la mentira. Vivir una vida buena es algo que se dice fácilmente, pero es extremadamente complicado. Significa despertar ese instinto natural de rechazo al olor nauseabundo de la mentira y el engaño.


Porque desde el punto de vista legal conocen todos los trucos para dilatar los procesos jurídicos y la identificación de responsabilidades. Porque, como se dice popularmente, el que hace la ley hace la trampa. Vivir una vida en la mentira es para todos ellos el reino de la impunidad, el paraíso. El más artificioso de los paraísos. Mientras les dura su tiempo...

Publicado enColombia
Miércoles, 06 Noviembre 2013 06:52

Mitos usuales sobre la economía

Desarrollos recientes en la economía mundial refutan a diario mitos que circulan ampliamente en la región y el país como verdades absolutas. Entre ellos.


1. Se debe desregular para potenciar la economía


La Justicia americana está acordando con el principal Banco de Estados Unidos una multa de 13.000 millones de dólares. Será la mayor de la historia. Se debe a sus manejos en el mercado de hipotecas y otras prácticas dañinas.


Un jurado federal encontró responsable a otro gran banco, The Bank of America, por prácticas fraudulentas en el mercado de hipotecas antes de la crisis del 2008/9. Los fiscales piden 849 millones de dólares de sanción, y acusaron criminalmente a uno de los operadores.
Las Justicias de Gran Bretaña, EE.UU., Suiza y Hong Kong están investigando a operadores de cinco bancos líderes de dichos países por manipular operaciones de cambio, un mercado que genera cinco trillones de dólares diariamente. Por lo pronto los bancos han puesto en vacaciones forzadas a doce de sus operadores.


Prosigue la investigación judicial sobre la adulteración deliberada de la tasa Libor, la tasa de referencia de gran parte del sistema financiero mundial. Se acuerdan, en base a ella, 30 trillones de dólares de préstamos y el 70 por ciento de las operaciones a futuro. Han aceptado ya su responsabilidad dos bancos líderes, uno inglés y otro holandés, y prosiguen las investigaciones sobre otros doce. El presidente del organismo regulador de EE.UU., Gary Gensler, dice que las maniobras para falsear los datos en favor de las ganancias para los bancos llevaron a que "la tasa Libor sea ficción más que realidad".


Todo esto, más otras operaciones similares, fueron posibles por la desregulación de los mercados parafinancieros. Llevó a las burbujas de hipotecas basura, y derivativos basura, y fue fundamental en la gran crisis económica del 2008/9, que hizo caer la economía mundial y aún continúa. Los intereses en juego siguen oponiéndose a ella y practicando un activo lobby para impedir que las nuevas regulaciones sancionadas se apliquen en la práctica.


Uno de los principales ideólogos de la desregulación, Alan Greenspan, presidente de la FED durante años, señala (The Financial Times, 27/10/13) respecto de las fallas de los modelos predictivos aplicados: "El modelo falló. El modelo de la FED falló, el del FMI falló, estoy seguro de que el del Goldman Sachs también se equivocó".


Declara que "hay un problema tramposo que no sabemos cómo solucionar, y sobre el que ni siquiera hablamos, que es el ascenso inexorable de lo que significan las finanzas, y los seguros sobre las finanzas, sobre el producto bruto". Está aludiendo a la financialización de la economía mundial. Se sorprende con que "esperábamos que con la crisis de 2008 ello cambiaría, y bajó por un pequeño tiempo, pero después volvió a pesar del hecho de que las finanzas tienen una terrible reputación". Su entrevistador Gillian Tett resalta que "está desencantado con Wall Street y con los extremistas del libre mercado financiero, no obstante haberlos defendido durante muchos años".
La realidad muestra que es imprescindible un Estado que regule activamente, en protección del interés colectivo.
2. La austeridad paga


Se trataría de una cuestión de paciencia histórica. Los pueblos deben entender que las políticas de austeridad los van a conducir finalmente a economías pujantes y estables. Han pasado más de cinco años de su aplicación en Europa y el sufrimiento prosigue pese a los "cantos de sirena" sin evidencia empírica.


Según los últimos datos de EuroStat, la tasa de desempleo en los 17 países de la Eurozona es 12,2 por ciento. En España es 26,6 por ciento y en Grecia 27,6 por ciento. Recientes estudios de la Universidad Bocconi de Milán y de la Universidad de California muestran que los costos de los gruesos ajustes en el gasto público llevaron a caídas abruptas de la actividad económica en todos los lugares donde se están aplicando, creando círculos económicos viciosos que se retroalimentan. Fueron buenos para los grandes acreedores, muchos actores clave de la financialización, pero fatales para la gente y la economía.


Entre muchos otro casos, relata The New York Times (1/11/13), Argyris Athanassiuss, 24 años, se graduó de economista en la Universidad de Atenas, hace dos años. El único trabajo que consiguió es cuidar a los bebés de amigos de sus padres, que se condolieron de él. Thanasis Stamatapoulos, 46 años, vendedor en un comercio de artículos eléctricos, fue despedido hace un año. Dice: "Todos despiden, nadie toma. Me presenté en la panadería de mi pueblo, me rechazaron".


La "Austeritis" tiene asimismo costos gravísimos en términos de racismo y xenofobia. Crecen los partidos neonazis en Grecia y Hungría y la extrema derecha en Francia. Su consigna, "la culpa la tienen los inmigrantes y las minorías", está prendiendo en sectores desesperados de la población.


La ola delirante de persecución a los once millones de gitanos lo testimonia. Como en la Edad Media, se ha difundido la brutal versión de que "raptan niños". La policía de Irlanda sacó dos niños gitanos de sus hogares para tomarles el ADN. Los devolvió porque daba que sus padres eran legítimos. Gergely, director de una organización que defiende los derechos humanos de los gitanos, dice ante los atropellos: "Imaginen si los chicos fueran morenos y los padres blancos. ¿Los hubieran sacado de sus familias?".
3. Las políticas públicas antipobreza no dan resultado


El mito repite en América latina y otros lugares que son mero "asistencialismo". Que son un dispendio de recursos y favorecen la indolencia.


La promercado revista británica The Economist muestra (26/10/13), por el contrario, los efectivos resultados de los programas de transferencia condicionada que, señala, "aparecieron en primer lugar en América latina y se extendieron alrededor del mundo".
Las evaluaciones son contundentes, y de allí su diseminación internacional. Bolsa Familia, de Brasil, protegió en los últimos 10 años a más de 50 millones de pobres. Los hijos de las 13,8 millones de familias beneficiadas mejoraron sus tasas de aprobación escolar, y redujeron las de deserción, por encima de los promedios del país.


La Asignación Universal por Hijo apoyó en la Argentina, en sus tres años de existencia, a 3,5 millones de niños desfavorecidos. Combinado con un fuerte aumento de la inversión en la creación de escuelas en las áreas pobres, y de la ampliación de los servicios en salud, mejoró sustancialmente las tasas de aprobación escolar y de salud.


En ambos casos, más otrosen la región, la política pública concentró sus aportes en la madre, y exigió a la familia asegurar la escolaridad y las exigencias en salud.


Las familias respondieron. Los recursos están siendo invertidos, de acuerdo con todas las observaciones practicadas, en bienes imprescindibles. Las madres son administradoras ejemplares. Se crea además un círculo virtuoso. Los bienes se compran en pymes que a su vez emplean y demandan.


En ambos programas, y otros similares, hay un énfasis en integrar finalmente al mercado de trabajo, con avances considerables.
¿Por qué la proliferación de estos y otros mitos? ¿A quién le conviene que el Estado sea débil y no regule, que se sigan aplicando las políticas de austeridad, a pesar de sus impactos regresivos, y desacreditar sistemáticamente políticas públicas sociales, aunque den claros resultados?


Las cifras hablan. En la actual economía mundial, la participación del uno por ciento más rico sigue creciendo, con fuerte base en la financialización de la economía, las operaciones monopólicas y el debilitamiento del Estado.


La participación ciudadana ha abierto en América latina otros caminos derrumbando mitos. Hoy más del 55 por ciento de la población de la región vive en países que están practicando reformas sociales profundas, y están avanzando en otros.


Hay mucho más por hacer, pero el 99 por ciento está en control creciente de su destino.


* La más reciente obra del autor, Etica para empresarios, ha sido publicada en inglés y está en proceso de publicación en mandarín, en China.

Publicado enInternacional
¿Colapso de la globalización y surgimiento del nacionalismo?
Uno de los signos inequívocos de la decadencia occidental” a los dos lados del Atlántico norte –en plena crisis financiera, económica, social, política, energética, alimentaria, ambiental: es decir, “crisis multidimensional y civilizatoria”– es la ausencia de una rigurosa crítica cartesiana y su sustitución por la intoxicación masiva de una crapulosa propaganda hollywoodense que propalan los oligopólicos multimedia: engendros de la plutocracia que controla la desregulada globalización financierista que ha caído en un solipsismo cacofónico.


De allí que los conceptos antitéticos al modelo de la globalización imperante sean marginales en el mejor de los casos y gocen de mínima difusión, ya no se diga penetración, y hasta parezcan descabellados para la aplastante mayoría de una ciudadanía global más desinformada que nunca, paradójicamente, pese a su hiperconectividad.


No hay que hacerse ilusiones: lo seguro es que la plutocracia financierista que controla el oligopolio multimediático global cesará su desinformación de corte goebbeliano cuando fenezca el modelo que defienden sus egoístas intereses singulares. El zar ruso Vlady Putin confiesa que la situación financiera global se encuentra fuera de control y el almirante Stavridis, de EU, comenta que el mundo tiene parecido a 1914 en los Balcanes, mientras Chris Hedges, premio de periodismo Pulitzer, se aventura una vez más a sentenciar temerariamente –para los parámetros del ocultismo multimediático de corte hollywoodense en EU– “El colapso de la globalización” (Truthdig, 28/3/11) y que refrendó en una reciente intervención en Tv (YouTube, 30/4/12).


El extenso análisis de Hedges es vibrante, de corte periodístico, y su principal argumento radica en llamar en EU “a despertar del autoengaño colectivo para realizar actos sostenidos de desobediencia civil (¡supersic!) contra el Estado de las trasnacionales plutocráticas” para impedir “ser propulsados a una catástrofe (sic) global”.


Cita a John Ralston Saul, quien demostró puntualmente que “cada promesa de la globalización ha sido una mentira”. A mi juicio, el canadiense Ralston, presidente de PEN International, es uno de los óptimos pensadores humanistas del mundo, quien sorprendió gratamente con su libro El colapso del globalismo y la reinvención del nuevo mundo, donde plantea desde 2005 el retorno del nacionalismo. El argumento nodal del enorme Ralston (muy subvaluado) en su profético libro de hace ocho años es que la globalización se desvanece en pedazos contradictorios y que los ciudadanos retoman la bandera de los intereses nacionales frente a los fracasos del manager (el director empresarial) quien es más bien un “tecnócrata” incapaz de conducir a las sociedades.


Hedges no dice nada nuevo, pero condensa magistralmente todas las críticas conocidas contra la plutocracia global que ha devastado a las clases medias de EU y del mundo, ya no se diga empobrecido aún más a los desposeídos.


Mi crítica amable quizá consista en que le faltó la disección del mundo plutocrático en la fase de la desregulada globalización financierista y que se concentra en el poder de la bancocracia, específicamente de los 13 banksters de Wall Street (ver libro al respecto de Simon Johnson, ex director de Economía del FMI). La misma crítica amigable se puede hacer a Joseph Stiglitz y a Paul Krugman, quienes han fustigado juiciosamente los defectos económicos de la globalización, pero que, en forma extraña, nunca abordan el cáncer financierista consustancial de la desregulada globalización posmoderna y cuyas metástasis han alcanzado todos los rincones del planeta.


A mi juicio, para entender la verdadera dimensión de la crisis multidimensional / civilizatoria se debe abordar el cáncer financierista que explayan excelsamente Andy Coghlan y Debora MacKenzie (New Scientist, “Revealed: the capitalist network that runs the world”, 19/10/11).


Habría que reconocer que el libro del difunto Giovanni Arrighi –asiduo invitado al solvente Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, de la escuela braudeliana de pensamiento que sigue otro ilustre pensador, Wallerstein– El largo siglo XX (Verso, 1994), demuestra cómo las crisis financieras constituyen la fase constante de los ciclos del intermitente colapso capitalista desde el siglo XVII (modelos: genovés, holandés, británico y estadunidense). Vale la pena citar algunas frases lapidarias de Hedges, quien cataloga las revueltas que cunden en el planeta como “el presagio del colapso de la globalización”: “Presagian un mundo donde los recursos vitales, incluyendo alimentación y agua, empleo y seguridad, son más escasos y difíciles de obtener. Presagian la creciente miseria de centenas de millones de personas que se encuentran atrapadas en estados fallidos sufriendo la escalada de la violencia y la pobreza paralizante. Presagian crecientes controles draconianos y la fuerza usada para proteger a la élite plutocrática que orquesta nuestro fallecimiento (¡supersic!)”. ¿No servirá el concepto hollywoodense de “Estado fallido” para dividir al mundo con una visión neofeudal tecnoamurallada entre el castillo tecnocrático de la plutocracia y sus alrededores relegados? A mi juicio, el muy trillado “estado fallido” es un muro conceptual que separa al uno por ciento de la plutocracia global del resto de la humanidad desahuciada.


Hedges arremete contra “los capitalistas plutocráticos, quienes han tomado el control de nuestro dinero, alimentos, energéticos, nuestra educación, nuestra prensa, nuestro sistema de salubridad y nuestra gobernación como enemigos (¡súpersic!) mortales a ser vencidos”.


A propósito, en fechas recientes fue publicado un estudio en EU que exhibe la estrepitosa pérdida de credibilidad de sus desinformadores multimedia.


Comenta Hedges que “una alimentación adecuada, agua limpia y una básica seguridad se encuentran ya inalcanzables a quizá la mitad de la población mundial”.


Fustiga la “utopía del mercado que debe determinar la conducta humana y permite que las trasnacionales y las firmas de inversión continúen su asalto especulando con materias primas para elevar el precio de los alimentos” y “permite que la industria de guerra absorba la mitad (¡supersic!) de todos los gastos del Estado, generando billones de déficit, y lucrando con conflictos en Medio Oriente, que no tenemos oportunidad de ganar y permite que las trasnacionales evadan los controles más básicos y las regulaciones para cimentar en su lugar un neofeudalismo global”. A mi juicio, nos encontramos en un paradójico “feudalismo tecnológico”: una humanidad retrocedida a la Edad Media, mientras la plutocracia financierista controla fines y medios con una pasmosa tecnología jamás soñada.


Contundente, Hedges sentencia que “la última gente que debería estar a cargo de nuestro abastecimiento alimentario o de nuestra vida social y política, sin mencionar el bienestar de los niños enfermos, son los capitalistas plutocráticos y los especuladores de Wall Street”. Amén.


alfredojalife.com

@AlfredoJalife

Publicado enInternacional
La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó en segunda instancia la aspiración de Televisión Nacional de Chile (TVN) de cobrar al monopolio de cable VTR por la difusión de su señal pública abierta de cobertura nacional.
La tercera sala del tribunal rechazó la apelación de una sentencia de primera instancia del 2 de octubre de 2006 y ratificó el fallo anterior. El canal público TVN llevó el caso a la justicia en 2002 y ahora se propone
acudir a la Corte Suprema para revertir el fallo.

El Observatorio de Medios Fucatel, en la práctica el único que existe en Chile, informó hoy que la Corte acogió sus observaciones para negar la demanda de TVN, que aspira al reconocimiento judicial a su pretendido
derecho de cobrarle a VTR por incluir la señal abierta en su oferta de canales por cable.

La  Corte estimó que la televisión abierta es un servicio de interés público de acceso universal y que al incluirla en su parrilla, el cable operador proporciona un medio técnico que contribuye a difundir sus contenidos a un número indeterminado de hogares [que de lo contrario no recibirían o recibirían con mala calidad la señal del Canal Nacional], explicó Fucatel.

Adicionalmente, la Corte sostuvo que no quedó demostrado un aprovechamiento económico de VTR por esta actividad y que la inclusión de TVN no reviste el carácter de “retransmisión”, sino que es una “redifusión simultánea, íntegra e inalterable que se hace de la señal de la Televisión Nacional y este acto no significa un acto de explotación".

Aunque la Corte Suprema dirá la última palabra, la sentencia llegó justo cuando el Senado está a punto de votar el proyecto de ley que introduce en Chile la tecnología de Televisión Digital Terrestre. Durante los debates, el lobby de los propietarios de canales de televisión abiertos, agrupados en la organización empresarial Anatel, solicitaron al Parlamento que la nueva legislación establezca ese derecho a cobrar a los operadores de cable operadores por la redifusión de sus contenidos.

La sentencia de la Corte afirma que "es un hecho no discutido en el proceso que Televisión Nacional de Chile, televisión abierta, tiene una concesión gratuita e indefinida, a cambio de su obligación de servicio de interés
público, cual es que se permita a todos los habitantes del país la posibilidad de disponer de un servicio de televisión".

El Observatorio se pronunció por la regulación de esta materia, "pero no necesariamente disponiendo que sea factible el cobro a los cable-operadores, sino a partir de reglas de mejor trato", señaló una nota de prensa de Fucatel. "Siendo así, los operadores de cable deberían dar igual trato a todos los operadores de TV abierta, con independencia de sus condiciones específicas".

TVN contra-ataca

Mauro Valdés, director ejecutivo de TVN, dijo a El Mercurio: "¿TVN podría transmitir por una de sus señales un canal de VTR sin tener contrato? No. ¿Y podría cualquier persona armar un negocio de discoteca sobre la base de una señal de radio? Eso es lo que está haciendo hoy VTR y otros operadores de TV paga al cobrar a sus clientes por la TV abierta de este país".

"Discrepamos completamente de este fallo pues, entre otros defectos, introduce el concepto de 'redifusión' que no existe en la legislación, y que en realidad es una 'retransmisión' como lo ha señalado la propia Subsecretaría de Telecomunicaciones en dictámenes recientes y que fueron ignorados por la resolución de la Corte", añadió Valdés. "TVN es dueña de su señal y no necesita de VTR para llegar a sus millones de telespectadores. VTR tiene contratos pagados con muchos canales y usa sin autorización la señal de TVN, la que les permite aumentar su audiencia y obtener las utilidades más millonarias de toda la industria. Esto viola el derecho de propiedad intelectual".

Para Valdés, "VTR es una multinacional que está abusando en Chile de una situación que no ocurre en los otros países de la OECD, donde opera el sistema “may carry” que establece que las señales de cable deben tener el
consentimiento para retransmitir señales públicas. Esto busca que empresas como VTR no lucren con contenidos que no producen ellos. Esto es fundamental para proteger la producción televisiva, especialmente la nacional, y para evitar perjuicios en la calidad técnica de la señal". Añadió que "VTR está realizando un gigantesco lobby en el Congreso Nacional para justificar lo inexplicable, porque la verdad es que cobran a sus usuarios por contenidos que son gratuitos, lo que explica las enormes utilidades que tiene esa multinacional".

Televisión chatarra

La decisión de la Corte no atañe a la señal de cable “24 Horas”, también de TVN y dedicada exclusivamente a emitir noticias, programas informativos y entrevistas. VTR compite con esta señal de TVN con la explotación del canal de cable-noticias CNN-Chile, fundado en alianza con Turner Broadcasting Systems (TBS), matriz de la cadena estadounidense CNN y parte del mega conglomerado mediático Times Warner AOL. La división TBS Latinoamérica también opera el canal de televisión abierta ChileVisión, que en su origen perteneció a la Universidad de Chile, fue vendido al venezolano Gustavo Cisneros y adquirido más tarde por Sebastián Piñera, quien lo traspasó al holding comunicacional norteamericano cuando ya estaba instalado en la presidencia del país.

El cable VTR, asimismo, ofrece señales informativas de numerosas televisoras extranjeras privadas y públicas, como CNN en inglés, DW de Alemania, RAI de Italia, TVE de España, BBC del Reino Unido (en inglés) y, por aparentes razones ideológicas contradictorias con la diversidad y la libertad de expresión, rehúsa incluir en su parrilla canales como el árabe Al-Jazeera y la venezolana Telesur, estación internacional de noticias que también entrega su señal gratis y cuyos contenidos informativos ofrecen una óptica completamente distinta a la alineación incondicional de las grandes cadenas y servicios informativos mundiales a las políticas globales de EEUU, Unión Europea, OTAN, FMI, Banco Mundial, etc., y a la visión unilateral de los países más ricos del planeta respecto a las causas profundas de la crisis financiera mundial en curso y el empobrecimiento atroz de Grecia por aceptar préstamos con altas tasas de interés para comprar armas a Alemania y Francia a fin de “disuadir” a Turquía, que aspira a ingresar a la Unión.

Las noticias y comentarios de la televisión local omiten, justifican o muestran asépticamente a las víctimas civiles de los bombardeos diarios en Libia, Pakistán, Afganistán, o cualquier otro lugar del mundo en que hay
despliegue militar de los países desarrollados. Toda la televisión abierta y por cable que puede verse en Chile ofrece propaganda política internacional desembozada, con una visión totalitaria, sesgada y excluyente. Incluso “la tele” deforma temas locales, mediante la distorsión constante de la “información” sobre movilizaciones populares, de jóvenes, estudiantes y trabajadores. En otras ocasiones facilitó sus videos a las policías para
identificar a quienes protestan y, a menudo, ofrece “cobertura en vivo” de diferentes acciones y/o montajes policiales, asumiendo a priori un pretendido rol “justiciero” sobre personas que algunas veces resultan
inocentes, en un trabajo de propaganda propio de departamentos de relaciones públicas.

Así, los manifestantes muestran cada vez más hostilidad a la “labor informativa” de las cámaras de televisión, generalmente secundadas por periodistas bisoños que en su “formación” no alcanzaron a aprender el idioma español. Salvo algunas honrosas excepciones -como el periodista y sociólogo Alejandro Guillier, de “24 Horas”-, la gran mayoría de los entrevistadores y “analistas” coinciden con la óptica gubernamental, estigmatizan, peyorizan y satanizan toda clase de protestas y disidencias sociales. Enmarcan livianamente las manifestaciones en la crónica roja del día y ponen el mayor énfasis en lo desórdenes públicos y actos vandálicos, que se dan incluso en celebraciones deportivas, y omiten explicar las causas más profundas de los conflictos. Tampoco indagan la raíz social del vandalismo, que cada vez expresan con mayor frecuencia diferentes sectores de la sociedad chilena distintos a los estudiantes, y se someten dócilmente a los lineamientos de la política comunicacional del gobierno. Un tratamiento idéntico reciben las noticias respecto a Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Ecuador, Argentina, y otros países como Irán, al igual que las manifestaciones populares en España, Grecia, Reino Unido, Irlanda y, últimamente, Perú, donde el 28 de julio asumirá la presidencia Ollanta Humala, cuyo signo progresista inquieta a EEUU y al capital chileno invertido en ese país, 10.000 millones de dólares desde 1990.

Monopolio: VTR+Directv= John C. Malone

VTR, que también provee Internet y telefonía, pertenece en 80% a Liberty Global Inc. (de Estados Unidos), a través de VTR GlobalCom, y en 20% a Corp Rec S.A., del Grupo Álvaro Saieh (de Chile), propietario de Copesa (diarios La Tercera, La Cuarta, La Hora y otros medios), el banco CorpBanc, supermercados Unimarc y el 10% de la controvertida multitienda La Polar, entre otros grandes negocios. Según datos de 2010, VTR controla el 65,5% del mercado de TV cable (y el 34,4% de Internet).

En el 34,5% del segmento del mercado del cable que VTR deja “libre” en Chile actúa mayoritariamente DirectTV Chile (anunció para 2010 una cobertura de 16% de la TV pagada), con televisión directa del satélite al usuario a través de antena parabólica y decodificador, sin cable físico. Y desde 2006, DirectTV Chile pertenece al grupo Liberty Media Internacional Inc. Ambos consorcios (Liberty Global y Liberty Media Internacional) están controlados por el mismo accionista dominante: el empresario estadounidense John C. Malone. De esta manera, el monopolio VTR compite en Chile consigo misma, con el beneplácito del llamado Tribunal de la Libre Competencia. También aspira a ingresar pronto al negocio de la telefonía móvil.
Publicado enInternacional
Jueves, 16 Septiembre 2010 08:00

Desinformar sobre la economía de Venezuela

Si quiere un ejemplo perfecto de obediencia de los medios de comunicación a la versión oficial, no busque más allá de los pronósticos de catástrofe económica para Venezuela.
 
La inmensa mayoría de los medios de comunicación se suele ver arrastrada por la marea cuando el gobierno de Estados Unidos lleva a cabo alguna campaña política o de relaciones públicas importante en el ámbito de la política exterior. Pero casi en ningún otro caso la situación es tan monolítica como con Venezuela. Incluso durante los preparativos de la Guerra de Iraq hubo un número importante de periodistas y editorialistas que no aceptaron la versión oficial. Sin embargo, en lo tocante a Venezuela, los medios de comunicación se parecen más a un jurado compuesto por doce miembros con un único cerebro.

Desde que la oposición venezolana decidió hacer campaña para las elecciones de septiembre con el tema de la elevada tasa de homicidios de Venezuela, la prensa internacional se ha visto inundada de reportajes sobre el asunto, algunos de ellos tremendamente exagerados . En realidad, se trata de un logro propagandístico sorprendente de la oposición venezolana. Si bien en términos de audiencia la mayor parte de los medios de comunicación venezolanos sigue siendo propiedad de la oposición política local, la prensa internacional no. Por lo general, para que arranque una campaña mediática de semejante magnitud es preciso encontrar algún tipo de gancho informativo, aunque se trate de un dato como el asesinato número diez mil o una declaración política de la Casa Blanca. Pero, en este caso, lo único que hizo falta fue la decisión de la oposición política venezolana de que el asunto de los homicidios sería su principal tema de campaña... y la prensa internacional se abalanzó sobre la cuestión .

El lema «sólo malas noticias, siempre malas noticias» ha prevalecido de forma abrumadora incluso durante la época de expansión económica de Venezuela, que entre los años 2003 y 2008 ha batido todos los récords. La economía creció como nunca , la pobreza se redujo a más de la mitad y hubo grandes conquistas en cuestiones de empleo. El gasto social real por persona se multiplicó por más de tres y la atención sanitaria gratuita se amplió a millones de habitantes. Hará falta mucho esfuerzo para encontrar estos datos básicos expuestos en un artículo periodístico importante, pese a que los economistas de las organizaciones internacionales que se ocupan de las estadísticas apenas discutan su veracidad.

En mayo, por ejemplo, un organismo vinculado a Naciones Unidas, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) descubrió que entre los años 2002 y 2008 Venezuela había reducido la desigualdad más que cualquier otro país de América Latina, lo que la situaba como el país con una distribución de la renta más equitativa de toda la región. El dato todavía espera ser mencionado en la prensa internacional de primera línea.

Venezuela entró en recesión en el año 2009, y es fácil imaginar que, desde ese momento, la prensa ha prestado mucha más atención a la evolución del PIB del país que cuando Venezuela crecía más deprisa que cualquier otra economía del continente. Entonces, en el mes de enero, el gobierno devaluó la moneda, y la prensa pronosticó un aumento desaforado de la inflación: nada menos que hasta del 60 por ciento para este año . La denominada «estanflación», la suma del estancamiento de la recesión y el incremento de la inflación, pasó a ser el concepto de moda.

La inflación «descontrolada» no se produjo; de hecho, con los datos de los últimos tres meses la inflación, cuya proyección anual la haría ascender al 21 por ciento, es considerablemente más baja que antes de la devaluación. He aquí otro indicador más de que los economistas que emplean como fuente los medios de comunicación dominantes han puesto barreras a la comprensión del funcionamiento real de la economía de Venezuela.

Ahora parece como si Venezuela hubiera salido de la recesión en el segundo trimestre del año en curso. Con el ajuste anual estacional, la economía creció un 5,2 por ciento en el segundo trimestre. En el mes de junio, Morgan Stanley preveía que la economía se contraería un 6,2 por ciento este año y un 1,2 por ciento el próximo. Las predicciones a largo plazo del Fondo Monetario Internacional (FMI) auguran para Venezuela pesimismo y fatalidad: decremento del PIB per cápita durante los próximos cinco años. Es preciso señalar que el FMI planteó a los autores del libro Dow 36,000 una especie de concurso para realizar pronósticos imaginativos, repletos de estimaciones a la baja reiteradas, inexactas y estrambóticas de la economía venezolana para la fase de expansión.

Todo esto puede parecer normal si lo comparamos con la cobertura informativa dada a la economía más poderosa del mundo, la de Estados Unidos, donde la inmensa mayoría de los medios de comunicación pasaron por alto, sin que se sepa cómo, las dos mayores burbujas bursátiles de la historia del mundo: la del mercado de valores y, a continuación, la burbuja inmobiliaria. Pero hubo excepciones importantes al respecto (por ejemplo, The New York Times en 2006). Con Venezuela... bueno, se hace uno la idea.

Como es natural, el crecimiento sostenido de Venezuela no está garantizado; dependerá de que el gobierno formule y respete el compromiso de mantener los elevados niveles de demanda agregada. En ese sentido, su situación inmediata es semejante a la de Estados Unidos, la Eurozona y muchas otras economías más desarrolladas, cuya recuperación económica es ahora mismo lenta e incierta.

Venezuela dispone de las reservas de divisas adecuadas, cuenta con superávit comercial y de la balanza por cuenta corriente, sus niveles de deuda pública exterior son bajos y, si lo precisa, tiene cierta capacidad de endeudamiento exterior. Todo esto ha quedado patente hace muy poco, en el mes de abril, con la suscripción en China de un crédito de 20.000 millones de dólares (aproximadamente, el 6 por ciento del PIB de Venezuela). Así, es extremadamente improbable que se encuentre con escasez de divisas. Por consiguiente, puede utilizar el gasto y la inversión públicos todo lo que sea necesario para garantizar que la economía crezca lo bastante para hacer aumentar el empleo y los niveles de vida, como hacía antes de la recesión de 2009. (En Estados Unidos el gobierno podría actuar igual, incluso, con más facilidad; pero no parece verse venir por el momento.) Esta situación puede seguir así muchos años.

Al margen de lo que suceda, podemos esperar recibir cobertura de los medios informativos de una de las partes de la historia. De modo que no lo olvide: aun cuando lea The New York Times u oiga hablar de Venezuela en la emisora NPR, no deja de recibir información de Fox News. Si quiere acceder a algo más ponderado, tendrá que buscarlo en internet.

Por Mark Weisbrot
guardian.co.uk

Traducido para Rebelión por Ricardo García Pérez
Publicado enInternacional
Jueves, 28 Mayo 2009 08:42

¿Cuál libertad de prensa?

Los llamados medios de comunicación masiva constituyen hoy el arma principal del imperio contra las luchas sociales y los gobiernos populares y progresistas. Sus loas a la libertad de prensa son de dientes para fuera puesto que en lugar de la información veraz y diversa favorecen la noticia y el pensamiento troquelados. Artífices de la esclavitud y la enajenación de las conciencias, sus contenidos son banales, sesgados, eurocéntricos, racistas, culturalmente empobrecedores y distorsionadores de la realidad. Más neoliberalismo es su receta para remediar la crisis del capitalismo.

Excelsos demócratas, han sido actores protagónicos de la desestabilización contra los gobierno de Hugo Chávez y Evo Morales, de la agresión yanqui/uribista a Ecuador y convertido en dogma de fe las mágicas revelaciones de las computadoras del jefe guerrillero Raúl Reyes. Los medios de desinformación masiva (MDM), nombre que se han ganado a pulso, son los arietes principales del sistema dominante en la inducción del terror con el fin de desmovilizar la lucha popular y promover la represión del pensamiento crítico y de la protesta social.

No es casual su feroz animadversión hacia los gobiernos de Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia, e incluso los más moderados de Argentina, Nicaragua, Honduras, Paraguay y Guatemala. En fin de cuentas estos han contribuido a crear en América Latina y el Caribe, junto a los de Brasil, Uruguay, los del Caricom y en alguna medida Chile, un panorama político mucho más favorable a la independencia, la unidad e integración regional y las luchas populares. La Alba y Unasur son sus frutos y ni los gobiernos de derecha han podido separarse del todo de esta corriente regional.

Si el ejemplo de Cuba en solitario alarmaba tanto a los paladines de la democracia y el libre mercado, la aparición de un equipo de líderes latinocaribeños que no se subordina incondicionalmente a Estados Unidos se ha vuelto intolerable para ellos. No ha de extrañar el proyecto que desarrollan para desarticularlo por distintas vías, cuyo componente fundamental son los MDM.

La batalla por los auténticos cambios democráticos y sociales se decide, en última instancia, en el terreno de las ideas, y los MDM participan en ella como escuadras de choque de la derecha, mientras los medios alternativos no han adquirido el desarrollo necesario para contrarrestarlos. La cultura dominante parte con ventaja en esta batalla pues el sentido común de gran parte de las sociedades está moldeado por instituciones que, o son dominio exclusivo de las clases opresoras, o están a su servicio, o reciben gran influencia de sus ideas: el Estado, el sistema educacional, la jerarquía eclesiástica, las clases medias, las tradiciones conservadoras, los aparatos represivos, la inmensa mayoría de los partidos políticos y, por supuesto, los MDM son, como regla, reproductores de aquel sentido común, aunque como se ha demostrado, esto puede sufrir cambios dramáticos como consecuencia de las luchas populares y de los cambios sociales.

La alta peligrosidad de los MDM radica en que en las últimas décadas su influencia se ha vuelto omnipresente en la cotidianidad debido a la flexibilidad de las nuevas tecnologías y a la concentración de la propiedad sobre ellos por seis grupos internacionales, predominantemente estadunidenses, y apenas tres regionales en Latinoamérica, siempre ligados a oligopolios trasnacionales de otras ramas. Para esta minúscula elite la libertad de prensa equivale a la impune dictadura que ejerce sobre los contenidos de los MDM.

Los presidentes Rafael Correa, Hugo Chávez y Evo Morales han coincidido en catalogar a los MDM como instrumentos de desinformación y desestabilización. Correa ha afirmado que en cuanto asuma la presidencia de Unasur en julio abogará por legislaciones nacionales que protejan a los ciudadanos y a los gobiernos contra esas prácticas. Es una iniciativa valiente, que para prosperar necesita el acompañamiento de las fuerzas populares en una intensa batalla de ideas. Ante todo es crucialmente importante demoler el mito de la inexistente libertad de prensa, que sólo podrá alcanzarse cuando la propiedad de los MDM se democratice y los pueblos conquisten el derecho de decidir y supervisar sus contenidos. Es a partir de esa premisa que se iniciará el tránsito de la etapa de los MDM a la de los Medios de Difusión Democráticos(MDD).

Ángel Guerra Cabrera
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
¿Qué es la gripe? Es una grave enfermedad respiratoria contagiosa causada por los virus de la gripe. Millones de personas en Estados Unidos padecen gripe cada año. La mayoría suele estar enferma una semana aproximadamente. Algunas personas (especialmente los niños pequeños, las mujeres embarazadas, los ancianos y las personas con problemas crónicos de salud) pueden ponerse muy enfermas y muchos mueren por la gripe.

Centro para el Control y Prevención de la Enfermedad [1]

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aumentó su nivel de alerta de pandemia a un nivel 5 en una escala de 6. La fase 5 de la OMS significa que “hay una propagación continua entre humanos del virus en al menos dos países y que es inminente un brote de la enfermedad a nivel global... Indica también un aumento de los esfuerzos para producir una vacuna ... Se han confirmado casos humanos en México, Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Israel, Nueva Zelanda y España".

Según los informes, la OMS tomó la decisión después de que “un bebé de 23 meses muriera [de gripe porcina] en Texas tras haber viajado desde México para recibir tratamiento médico”. Según los informes, la gripe porcina se ha confirmado en 11 de los estados de Estados Unidos. Se han citado las palabras de altos cargos sanitarios de la OMS en Ginebra y Washington afirmando que “es poco probable que se detenga la propagación del virus”. Los medios de comunicación se han puesto a pleno rendimiento con muy pocos análisis y revisión de las pruebas, y han centrado la atención en los más de 2.400 casos de gripe no específica en México.

    “la propagación mundial es inminente”...

    “todos los países deberían activar planes de preparación”,

    “La peor crisis sanitaria a la que se enfrenta el mundo desde hace 90 años...”

Al día siguiente de que la OMS decretara la fase 5 de la alerta, un científico vinculado con el Centro para el Control y Prevención de la Enfermedad de la Unión Europea insinuó, sin pruebas, que la pandemia podía afectar “de manera benigna” a entre un 40% y 50% de la población de la UE (véase europeanvoice.com, 30 de abril de 2009). El profesor Neil Ferguson, un miembro del grupo de trabajo de la OMS sobre la gripe porcina, afirmó que “el 40% de las personas en Reino Unido podrían infectarse en los próximos seis meses si el país se viera afectado por la pandemia”.

“No sabemos qué dimensiones tendrá la epidemia en los próximos dos meses ... Es casi seguro que aunque desaparezca en las próximas semanas (lo que puede ocurrir) tendremos una epidemia estacional en otoño” .

“Podemos esperar que hasta entre un 30% a un 40% de la población enferme en los próximos seis meses si verdaderamente se convierte en pandemia. Puede que tengamos una cantidad importante de personas infectadas, pero, si a mí me gustara apostar, diría que durará poco porque avanzamos hacia el verano”. El profesor Ferguson afirmó que los 152 muertos en México probablemente suponen una proporción relativamente pequeña del número total de infectados que podría llegar a decenas o cientos de miles” (Daily Express, 1 mayo de 2009).

Los reportajes de los medios de comunicación están distorsionados. Se transforman las realidades. Las declaraciones de los políticos no están respaldadas por pruebas médicas y científicas. Las declaraciones del profesor Ferguson carecen de fundamento. No se ha molestado en confirmar el número de casos de gripe porcina en México “confirmados por el laboratorio”. ¿Entre el 30% y el 40% de la población de Gran Bretaña? ¿Hasta el 50% de los 500 millones de habitantes de la Unión Europea? ¿En qué se basan estas afirmaciones? Según los reportajes, el 27 de abril sólo había un caso de gripe porcina en toda la UE: “El primer caso confirmado en Europa de gripe porcina se diagnosticó en España. La ministra de Salud del país lo confirmó el lunes por la mañana, después de que se le hicieran pruebas a un hombre que había vuelto recientemente de México” BBC, 27 de abril de 2009 [2]).

Debilitar el movimiento de protesta social


Declaraciones de esta naturaleza sobre la “inevitable propagación” de la enfermedad crean, bastante deliberadamente, una atmósfera de temor, inseguridad y pánico. También sirven para distraer la atención de la gente de la devastadora crisis económica global que está llevando al mundo a la pobreza y al paro generalizados, por no mencionar la guerra en Oriente Medio y el tema más general de los crímenes de guerra de la OTAN-EEUU. La Verdadera Crisis Global está marcada por la pobreza, el colapso económico, los conflictos étnicos, la muerte y la destrucción , la derogación de los derechos civiles y la desaparición de los programas sociales del Estado. El anuncio por parte del UE de la pandemia de gripe porcina inevitablemente sirve para debilitar el movimiento de protesta social que se ha extendido por Europa. En México las medidas de emergencia contra la gripe porcina que han “cerrado” zonas urbanas enteras se consideran en general un pretexto del gobierno de Felipe Calderón para frenar la creciente desconformidad social con una de las administraciones más corruptas de la historia mexicana. En México se suspendió el desfile del 1 de mayo, que iba dirigido contra el gobierno de Calderón.

El balance de la OMS


El grupo consultivo de la OMS ha señalado 148 casos confirmados por laboratorio en todo el mundo de gripe porcina, incluyendo 8 muertos, apenas una pandemia:

    “29 de abril de 2009 – La situación sigue evolucionando rápidamente. A las 18:00 GMT del 29 de abril de 2009 nueve países han informado oficialmente de 148 casos de infección de gripe A/H1N1. El gobierno de Estados Unidos ha informado de 91 casos confirmados por laboratorio, con una muerte. México ha informado de 26 casos confirmados de infección incluyendo siete muertes.

    Los siguientes países han informado de casos confirmados por laboratorio sin muertes: Austria (1), Canadá (13), Alemania (3), Israel (2), Nueva Zelanda (3), España (4) y Reino Unido (5).

    En la página web de la OMS (WHO.org) se podrá disponer diariamente de más información”.

En una declaración del 29 de abril, la directora general de la OMS, la dra. Margaret Chan confirmó que:

    “Basándome en valoraciones de toda la información disponible y tras varias consultas a expertos, he decidido pasar el actual nivel de alerta de pandemia de gripe de la fase 4 a la 5.

    Las pandemias de gripe se deben tomar en serio precisamente debido a su capacidad de propagarse rápidamente a cada país del mundo.

    ... La OMS seguirá la pista a la pandemia a los niveles epidemiológico, clínico y viriológico.

    ... He apelado a los países donantes, a UNITAID, a la Alianza GAVI, al Banco Mundial y a otros para movilizar recursos ”.

Una mina de otro para los grupos de empresas farmacéuticas


La OMS ha identificado a la gran empresa farmacéutica como solución para la crisis:

“Yo [la Directora-General de la OMS] me he puesto en contacto con las compañías que fabrican antivirales para evaluar la capacidad y todas la opciones de aumentar la producción. También me he puesto en contacto con fabricantes de la vacuna de la gripe que pueden contribuir a la producción de una vacuna para la pandemia”. La pandemia de la gripe porcina constituye una mina de oro corporativa para el grupo de empresas de biotecnología. La UE ya ha dado luz verde para trabajar con la gran empresa farmacéutica para desarrollar una vacuna contra la gripe porcina.

Estudio de la prueba


Los datos utilizados para un nivel 5 de alerta mundial son extremadamente escasos. La OMS no sólo afirma que “es inminente un brote mundial de la enfermedad”, sino que también distorsiona los datos de mortalidad de México referentes a la pandemia gripe porcina. Según la declaración oficial de la directora general de la OMS, la dra. Margaret Chan, el 29 de abril: “Hasta el momento han muerto 176 personas en México”. ¿De qué? ¿De dónde ha obtenido esas cifras? Según el ministerio de Sanidad mexicano, 159 personas murieron de gripe, de los cuales sólo siete corroborados por análisis de laboratorio se debieron a la variedad H1N1 de gripe porcinas (véanse los detalles más abajo). Como documentó William Engdahl, los síntomas de la gripe porcina no son específicos, se parecen a los de las gripe común (véasehttp://www.mondialisation.ca/index.php?context=va&aid=13456).

La opinión científica contradice la declaración oficial de la OMS:

    “Los científicos que estudian el virus están llegando al acuerdo de que esta variedad híbrida de la gripe (al menos en su forma actual) no parece que vaya a ser tan fatal como las variedades que causaron algunas pandemias anteriores. De hecho, el actual brote de virus H1N1 que emergió en San Diego y el sur de México a finales del mes pasado, puede que no haga tanto daño como los brotes corrientes de gripe que se dan cada invierno sin tanta fanfarria.

    Cada vez más pruebas preliminares de los laboratorios genéticos, modelos epidemiológicos y las simples matemáticas sugieren que en el actual brote probablemente se eviten los peores escenarios ” (Los Angeles Times, 30 de abril de 2009, http://www.latimes.com/features/health/la-sci-swine-reality30-2009apr30,0,3606923.story)

México

La gripe es una enfermedad común. Anualmente hay millones de casos de gripe por toda América. “Según el Diario de la Asociación Médica Canadiense, la gripe mata al año hasta a 2.500 canadienses y a unos 36.000 estadounidenses. En todo el mundo, la cifra de muertes atribuidas anualmente a la gripe es de entre 250.000 y 500.000” (Thomas Walkom,The Toronto Star, 1 de mayo de 2009, http://www.latimes.com/features/health/la-sci-swine-reality30-2009apr30,0,3606923.story) La mayoría de los casos de gripe en México de los que se ha informado no muestran la variedad A/H1N1. Según los reportajes de la prensa, la mayoría de los casos mexicanos de gripe porcina son “sospechosos”: no han sido confirmados por un análisis de laboratorio. El ministro mexicano de Sanidad, José Ángel Córdova confirmó que “había 2.498 casos graves de neumonía atípica asociada a las condiciones de la gripe” ...[que] “podrían estar relacionados con el virus A/H1N1”. De estos 2.498 casos de gripe, murieron 159, de gripe o de dolencias relacionadas, pero sólo de estas muertes tenían relación con al gripe porcina, según la declaración oficial del ministro de Sanidad. Estas cifras corresponden al modelo general de gripe observado en México en años anteriores. “En un año normal entre 6.500 y 7.500 mexicanos mueren de enfermedades como la neumonía” (Ibid).Los 159 casos de los que se ha informado “se han achacado al brote”, pero los informes de laboratorio sugieren que la gripe porcina sólo fue la causa de 7 de los 159 casos.

Por ejemplo, en el pueblo de Veracruz, La Gloria, hubo un brote de infecciones respiratorias agudas; de los 450 casos, se hicieron pruebas de gripe porcina y sólo uno resultó ser positivo (esto es, una ratio de 1/450).

Los reportajes de prensa son invariablemente sesgados. Citan 152 o 159 muertos por el virus H1N1 cuando, de hecho, sólo siete de estas muertes están asociadas a la variedad A/H1N1 de la gripe porcina según el ministerio de Sanidad. Las otras muertes se pueden asociar a casos de gripe ordinaria y/o a factores relacionados, pero parece que los reportajes raramente hacen la diferencia. Además, no se dan detalles de resultados de laboratorios referentes a estos siete casos.

En Estados Unidos sólo un laboratorio en todo el país tiene capacidad para confirmar la identidad del virus, a saber, el Centro para la Prevención y Control de la Enfermedad, situado en Atlanta [3]. ¿Cuántos laboratorios de Mexico tiene capacidad para identificar el virus? Según los reportajes, se están enviando las muestras al Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológico de México, que los envía a los laboratorios del gobierno en Estados Unidos y Canadá. Esto sugiere que no hay análisis de laboratorio que documenten el relativamente grande número de casos sospechosos. Según declaraciones del ministerio, los análisis de laboratorio de las 159 muertes se están realizando en laboratorios mexicanos con ayuda del CPCE de Atlanta que enviará los resultados.

Estados Unidos


En Estados Unidos se ha informado de 109 casos del virus (a 30 de abril de 2009), de los cuales sólo cinco fueron hospitalizados. EL Centro Estadounidenses para el Control de la Enfermedad confirmó que un bebé de 23 meses de Texas había muerto del virus de la gripe porcina tras estar hospitalizado y ser examinado clínicamente.

Casos humanos estadounidenses de infección de gripe porcina( a fecha de 30 de abril de 2009, 10:30 AM ET)

Estados   
      
Arizona           
California         
Indiana           
Kansas           
Massachusetts         
Michigan           
Nevada           
New York           
Ohio           
South Carolina           
Texas   
 
TOTAL   
Cifra de casos confirmados por el laboratorio

1
14
1
2
2  
1
1
50
1
10
26     

109 casos 
Muertos











1
 
1 muerto

Cifras de la OMS http://www.who.int/csr/don/en/

Desinformación de los medios de comunicación

Los reportajes de prensa señalan que “se ha informado de que cientos de niños en edad escolar de Nueva York han enfermado con “lo que se sospecha que es gripe porcina” . Sin embargo, no había pruebas confirmadas por laboratorios de la incidencia del brote de la gripe porcina H1N1. Lo más probable es que los niños padecieran gripe, lo cual es frecuente en el mes de abril. “Todos los casos eran leves, ningún niño fue hospitalizado, ninguno estaba gravemente enfermo”, afirmó el dr. Frieden. Altos cargos de Sanidad llegaron a su conclusión preliminar tras efectuar pruebas virales de muestras de la nariz o la garganta a ocho alumnos, lo que les permitió eliminar otras variantes de la gripe”.

Se hicieron pruebas a niños en edad escolar de Queen's, pero las pruebas no fueron concluyentes: entre esos “cientos de niños en edad escolar”, no había informes de laboratorio que llevaran a identificar positivamente el virus de la gripe. De hecho, los reportajes son contradictorios: según ellos, el CPCE de Atlanta “es el único laboratorio del país que puede confirmar positivamente un nuevo brote de gripe porcina, que ha sido identificado como H1N1” (NYT, 25 de abril de 2009)

La gripe es una enfermedad común. La identidad del virus sólo se puede identificar por medio de un examen de laboratorio.

Es revelador que el CPCE de Atlanta esté desempeñando un papel clave en la identificación del virus para varios países de latinoamericanos, incluyendo México, Guatemala, El Salvador y Costa Rica. El 30 de abril, el gobierno estadounidense estableció un laboratorio CPCE en México. En otras palabras, la agencia gubernamental estadounidense está monopolizando la dirección de las pruebas de laboratorio, los datos y los análisis.

[1] http://www.cdc.gov/

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/aprenda_ingles/2009/04/090427_aprenda_griporcina.shtml

[3] http://www.latimes.com/features/health/la-sci-swine-reality30-2009apr30,0,3606923.story

Enlace con el original: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=13433


Michel Chossudovsky
Global Research
Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

Publicado enInternacional
Página 9 de 9