Lunes, 09 Septiembre 2019 06:23

¿Más allá de la ganancia?

¿Más allá de la ganancia?

A mediados de agosto el poderoso grupo de cerca de 200 presidentes y directores de las más grandes empresas de Estados Unidos, que forman a título personal el grupo de cabildeo llamado The Business Roundtable, emitió una declaración de propósitos en la que propone replantear la prioridad de la llamada "primacía del accionista".

Este objetivo coloca como fundamento la idea de que las empresas deben servir de modo prioritario a los dueños del capital. Se situó firmemente como credo de la gestión empresarial a partir de un artículo de Milton Friedman (The NYT Magazine, 3/9/70) que se titulaba, sin titubeos, "La responsabilidad de los negocios es acrecentar sus utilidades".

Pues ahora los miembros de este grupo de superélite declaran que tal objetivo es sólo uno, pues añaden a clientes, trabajadores, proveedores y las comunidades donde operan. Del gobierno no se dice nada.

Esta declaración no puede ser más que sumamente controversial. Un asunto, entre muchos otros, lo ilustra. Un artículo de The Atlantic (agosto de 2019) señala que, según los datos de la Reserva Federal, en los últimos nueve años las corporaciones han destinado recursos del orden de 3.8 billones de dólares (según nuestra medida) para recomprar sus propias acciones, lo que supera a cualquier otro inversionista, sean individuos, fondos mutuales y de pensiones o inversionistas extranjeros, combinados todos ellos.

El argumento convencional es que mediante la recompra disminuye el número de acciones en el mercado, lo que incrementa el precio de cada una de ellas y beneficia a los accionistas que permanecen.

Pero un estudio ha mostrado que son precisamente quienes dirigen las empresas los que más se han beneficiado de las recompras. Se observó que, en promedio, venden en esos momentos muchas más de sus acciones que en situaciones normales y se aprovechan así del mayor precio que en el corto plazo ellos mismos provocan cuando anuncian la recompra.

Así es que la flamante declaración que propone circunscribir la primacía de los accionistas fue recibida con gran escepticismo de todas partes.

Este asunto se inserta en un debate que data de la década de 1950 en Estados Unidos.

En términos generales puede enmarcarse en la disputa de la relación asimétrica que existe en términos del control efectivo de una corporación, o sea, entre quienes administran y quienes son dueños de las acciones.

La situación indica que de modo creciente quienes están a cargo del management ejercen el control, frente a un amplio conjunto de accionistas con una capacidad efectiva diluida. Este es el caso del Business Roundtable, que son enormes empresas públicas que listan sus acciones en la bolsa de valores.

Una de las reacciones ante este control es la del llamado activismo inversor, que alienta la influencia de los accionistas en el comportamiento de una empresa ampliando sus derechos como dueños de una parte del capital. Esto tiene que ver con la debilidad que usualmente enfrentan los accionistas minoritarios en una empresa.

Una de las formas en que se ha planteado la cuestión del control y fin social de las empresas ha puesto de relieve la transición que ha ocurrido desde lo que se consideraba como los encargados de la organización hacia los que preferentemente realizan las transacciones.

Este cambio ha sido impulsado hasta el extremo por el proceso de financiarización, que implica el uso extendido del endeudamiento en las empresas superando con creces al capital del que disponen, es decir, el apalancamiento. Y también el hinchamiento de los mercados financieros mediante operaciones cada vez más especulativas, como se manifestó en la crisis de 2001 y de modo más profundo en 2008. Ésta ha provocado que buena parte del poder económico esté hoy asentado en las grandes empresas financieras, lo que repercute ineludiblemente en el uso del capital con una mayor centralización y concentración.

La declaración del Business Roundtable se inserta en las crecientes críticas al sistema de producción y distribución: la deslocalización de la actividad económica, la preminencia de los servicios, la precariedad del empleo y, en general, de la ocupación y la enorme brecha de la desigualdad.

Consignemos el hecho por ahora. La iniciativa exhibe cuando menos el debate sobre las contradicciones del desenvolvimiento social en curso. Probablemente sea sólo una llamarada de petate.

Publicado enEconomía
Lunes, 08 Julio 2019 06:01

El Mundial de la reivindicación

 Las jugadoras de Estados Unidos festejan el título. S. Gollnow GTRES

 

Francia marca un antes y un después, con récords de audiencias televisivas, figuras destacadas, la promesa de la FIFA de más inversión y el auge de España

 

 

 “Habrá un antes y un después de esta Copa del Mundo. Ha sido fenomenal, excepcional, la mejor de la historia”, dijo Gianni Infantino, presidente de la FIFA, el viernes en Lyón en un encuentro para hacer balance del Mundial de Francia. En total, según la FIFA, más de mil millones de telespectadores en el mundo han seguido los partidos y la afluencia a los estadios ha sido superior al 74% (los precios iban de nueve a 83 euros, la entrada más cara para la final), con sedes como Niza y Montpellier que en muchos casos no han llegado a media entrada.

La FIFA ya había dado luz verde a un aumento del dinero destinado a los premios, con 30 millones de dólares (algo más de 26 millones de euros) para los 24 equipos, pero la diferencia continúa siendo enorme respecto al fútbol masculino (356 millones de euros para las 32 selecciones que disputaron el Mundial de Rusia). De ahí que Infantino, según contó el viernes, prometió el doble para la cita de 2023 (la sede se elegirá en 2020). También quiere elevar a 1.000 millones de euros la inversión global de la FIFA destinada al desarrollo del fútbol femenino. El próximo Mundial (hay nueve sedes candidatas) medirá también el alcance de ese compromiso. Por si acaso, Megan Rapinoe, delantera de Estados Unidos, dejó claro el sábado, víspera de la final, que las mujeres no sienten “el mismo respeto que los hombres por parte de la FIFA”. Se mostró indignada por que hayan coincidido el mismo día la final femenina y la Copa América.

El Mundial, este Mundial, arrancó sin la estrella Ada Hegerberg. La noruega, actual Balón de Oro, decidió renunciar a esta cita por discriminación. En 2017 anunció que no acudiría a Francia si no se igualaban las condiciones con las que compite la selección masculina: dinero, infraestructuras, planificación, alojamiento... El Mundial prosiguió con la reivindicación de Marta. La brasileña de 33 años, que se ha convertido en la máxima goleadora en la historia de los torneos superando a Klose (17 por 16 tantos), hizo un llamamiento a las nuevas generaciones después de caer eliminada en octavos contra Francia. “No vais a tener una Marta para siempre, una Cristiane, una Formiga... Y el fútbol femenino depende de vosotras para sobrevivir. ¡Valórenlo!”, dijo.

En Francia ganó Estados Unidos, sí. Una vez más. Van cuatro en ocho ediciones, pero el fútbol europeo ha llamado a la puerta para decir que aquí está, que ha empezado su despegue. Poco a poco da señales de acercamiento al imperio del fútbol femenino mundial. Siete de las ocho mejores selecciones han sido europeas (Holanda, Inglaterra, Noruega, Alemania, Suecia, Francia e Italia) y, por primera vez, no ha habido ninguna representante de Asia. La sorpresa de Italia —llegó hasta cuartos—, el crecimiento de Holanda, la consolidación de Inglaterra y la fuerza de la anfitriona han supuesto un revulsivo para unos Mundiales que hasta ahora habían sido dominados por Norteamérica y Asia (y con alguna incursión de Brasil o Australia). Europa se ha puesto, por fin, las pilas, y las apuestas de las ligas domésticas han sido clave. España, que cayó en octavos contra Estados Unidos en su segunda participación, también se aferra a eso. Del despegue o no de la nueva Liga impulsada por la Federación dependerá su crecimiento: o se estanca o termina de explotar.

Afición ha creado el fútbol femenino. A David Beckham se le vio en la grada siguiendo a Inglaterra; Italia fue recibida por el presidente de la República, Sergio Mattarella, nada más aterrizar en Roma; a las españolas había una nube de periodistas y seguidores esperándolas en Barajas después de caer contra Estados Unidos... A Francia, para cubrir el Mundial de la selección de Jorge Vilda, se desplazaron 22 medios de comunicación: en Canadá 2015 fueron cuatro, en la Eurocopa de 2017, seis. La apuesta de GOL, la cadena que compró los derechos televisivos del torneo, ha llevado al canal al mejor dato en junio desde que nació hace tres años, con un 1,2% de share (alcanzó el 12,8 en los octavos contra Estados Unidos con 1.320.000 espectadores).

El Inglaterra-Estados Unidos, según datos de la FIFA, batió el récord de audiencia en Reino Unido de un duelo de fútbol femenino con 8.819.000 espectadores. El Suecia-Alemania, con 7.900.000, fue lo más visto en Alemania el 30 de junio: la mayor audiencia en fútbol femenino desde 2013 y la máxima registrada en un Mundial femenino desde 2011. El Francia-Estados Unidos lo vieron el 56% de los espectadores (11.800.000) en la tele francesa. El Holanda-Japón de octavos lo vio un cuarto de los holandeses: 3.535.000, más que la final de la Europa League (3.250.000). La semifinal de la Oranje contra Suecia fue lo más visto en Holanda con un récord de 5.015.000 personas.

En 2023, Infantino quiere ampliar a 32 el número de participantes. Las sedes que han presentado su candidatura para albergar el próximo Mundial son Australia, Brasil, Argentina, Bolivia, Colombia, Japón, Sudáfrica, Corea del Sur (con un eventual proyecto conjunto con Corea del Norte) y Nueva Zelanda. El presidente de la FIFA también manifestó su deseo de crear una Copa del Mundo femenina de clubes a partir de 2020 con el objetivo de dar más visibilidad al fútbol femenino; en marcha también está el proyecto de una Liga de Naciones femenina. El telón de Francia se baja con estas promesas y una aroma de reivindicación y revolución.

Por Eleonora Giovio

Lyon 8 JUL 2019 - 02:54 COT

Publicado enSociedad
Miércoles, 06 Marzo 2019 06:51

Se desinflan las empresas del fracking en EU

Se desinflan las empresas del fracking en EU

El canibalismo del fracking supone cinco graves problemas: 1. Derroche del agua escasa; 2. Obsceno financierismo (https://bit.ly/2SfXSDP); 3. Tóxica geopolítica; 4. Depredación ambiental; y 5. Daño a la salud –provocación de sismos y uso de secretas sustancias químicas letales, algunas de ellas cancerígenas (https://bit.ly/2SLAeig).

Wall Street Journal (WSJ) se atraganta cuatro de los cinco problemas y se concentra tangencialmente en el financierista, sin abordar su daño ambiental.

En sendos artículos de Bradley Olson y Rebecca Elliott, al que se agregó en el último Christopher Matthews, WSJ expone lo anticipado tanto por Bajo la Lupa (https://bit.ly/2QlHUdZ) como por la connotada investigadora de EU, Bethany McLean (https://bit.ly/2TA9zd2).

McLean expuso el “fracaso financiero de la Reserva Federal con el espejismo del fracking” (https://bit.ly/2XFFcB9), en referencia a la "burbuja financierista" que operó geopolíticamente detrás de la "fracturación hidráulica" para extraer gas/petróleo de esquisto/lutita y colocar a EU en forma artificial por delante de Rusia y Arabia Saudita como "principal productor de petróleo del mundo".

La advertencia de los tres reporteros del WSJ es relevante ya que el influyente rotativo forma parte del conglomerado de Fox News: uno de los pocos aliados que conserva el presidente Trump.

En un primer artículo, WSJ asevera que los “fracturadores (frackers) enfrentan una dura realidad conforme los inversionistas Wall Street se retiran” (https://on.wsj.com/2NsI7s1) después de que durante "casi una década pierde dinero la industria del gas/petróleo de esquisto/lutita".

Confiesa que las "infusiones frecuentes de capital de Wall Street han sostenido el auge (sic) del gas/petróleo de esquisto/lutita".

En realidad, se sabe que la Reserva Federal estimula(ba) a los bancos de inversiones a ser muy laxos en sus empréstitos a la industria naciente que benefició al eje Texas/Oklahoma.

Según Dealogic, tales empresas petroleras "colectaron en 2018 casi la tercera parte de 2012", mientras que WSJ admite que el impulso financiero "ayudó a convertir a EU en una superpotencia energética" y en el "mayor productor de petróleo del mundo antes que Rusia y Arabia Saudita con casi 12 millones de barriles al día", lo cual, además, confirió a EU una artificial "independencia energética", al disminuir en forma dramática sus importaciones del Medio Oriente (https://on.wsj.com/2Tprzqn).

Siete días más tarde, un segundo artículo del WSJ afirma que "más empresas de gas/petróleo de esquisto/lutita amenazan el futuro del auge (sic) del petróleo de EU" al "agregar un mayor número de pozos" (https://on.wsj.com/2TuoOUE).

Ahora le echan la culpa a que los "nuevos pozos perforados cerca de los antiguos, generalmente extraen menos petróleo y gas y pueden dañar la producción", lo que ha llevado a que los “fracturadores ( frackers) reduzcan el número de sitios planificados y recorten la previsión de producción total”. ¡Lo que hace la depredadora desesperación por obtener más petróleo!

WSJ concluye que la industria del gas/petróleo del esquisto/lutita "obliga a la industria en vías de maduración a repensar su futuro".

El problema no es el número de pozos, ni su contigüidad, sino su curva propia de maduración que es de corto plazo, en promedio de cinco años, en comparación con la curva del petróleo convencional que sería de 20 años en promedio.

Ahora que el fracking entró a su fase de franco declive, es probable que EU se concentre a explotar la parte "mexicana" de las pletóricas reservas de petróleo del Golfo de México –que en la Cámara de Representantes de Mississippi pretenden cambiar de nombre por el de "Golfo de EU" (https://bit.ly/2IQMi2f) –y en el Mar Caribe, en la región de Zulia/Lago Maracaibo donde Trump, con el fin de no ser defenestrado, entabló nuevas alianzas con los neoconservadores straussianos del dinástico nepotismo petrolero de los Bush: el israelí-estadunidense Elliott Abrams, John Bolton y el cubano-estadunidense Marco Rubio.

El desplome del fracking tendrá severas repercusiones geopolíticas.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

 

Publicado enInternacional
¿Cuba, reorganización de las reformas o pasos atrás?

A pesar de que el gobierno cubano ha repetido una y otra vez que la suspensión de las licencias para trabajadores autónomos es una medida temporal para reestructurar el sector privado, mucha gente teme que se prolongue en el tie


La suspensión de licencias para ejercer el trabajo autónomo cayó como un balde a agua fría sobre la sociedad cubana. A pesar de que el gobierno ha repetido una y otra vez que se trata de una medida temporal para reorganizar el sector privado, mucha gente teme que se prolongue en el tiempo. Alejandro, un lector del sitio oficial Cubadebate, comenta: “Ya veremos si el carácter temporal de la suspensión de las nuevas autorizaciones es como las cooperativas, que hace más de 3 años que no se abre ninguna”.
En esa misma página web, un representante del Ministerio del Trabajo trata de defender la medida, mientras la gran mayoría de los lectores la cuestionan. Yosjan, por ejemplo, advierte que “Cuando llegue la próxima alza del turismo en Cuba vamos a ver muchas calles y barrios de la Isla ocupados por casas de campaña y mochileros. La infraestructura hotelera del país no es suficiente para cubrir la cuota de turismo prevista”. Y no es una exageración, ya algunos turistas han tenido que dormir en los parques de Viñales y Trinidad.


Entre las razones para la suspensión de licencias, la fundamental es que los trabajadores autónomos compran insumos en el mercado negro, la mayor parte de los cuales proviene del robo en las empresas estatales. Otro lector, Emigdio, responde al Ministerio del Trabajo que “Llevamos desde antes de la primera autorización de licencia por cuenta propia hablando de la necesidad del mercado mayorista, y uds, los que dirigen este país, no se pronuncian ni toman una sola medida”.


El problema de fondo es que se autorizó el trabajo de herreros, chapistas y carpinteros, por ejemplo, sin abrir mercados donde pudieran comprar los insumos que requieren para desarrollar sus oficios. Inevitablemente el hierro, la madera o los gases para soldar salen, de forma ilegal, de las empresas del Estado. Otro tanto ocurre con los sastres quienes muchos casos se dedican a vender prendas de vestir, entradas al país de contrabando.


Estos problemas son muy antiguos y se han agudizado desde la apertura económica impulsada por el actual gobierno, cuando los trabajadores autónomos pasaron de 100 mil personas a casi 600 mil, convirtiéndose en el 12% de la fuerza laboral y ganando, como promedio, 3 veces más que los empleados estatales. Lo autónomos crearon 2500 restaurantes y bares particulares en pocos años, mientras las habitaciones de alquiler privadas para turistas llegaron a la cifra de 22 mil, una cuarta parte del total disponibles en la isla.


El Presidente Raúl Castro aseguró el pasado mes en el Parlamento que “no hemos renunciado al despliegue y desarrollo del trabajo por cuenta propia, ni a proseguir el experimento de las cooperativas” pero advirtió también “que el ritmo y la profundidad de los cambios” estarán “condicionados por la capacidad que tengamos de hacer las cosas bien”. Sin lugar a dudas era el preámbulo de lo que acaba de ocurrir, de hecho la resolución gubernamental fue firmada días antes de la reunión parlamentaria.
El rápido crecimiento del trabajo autónomo y de las pequeñas empresas (aun ilegales) podría ser lo que hizo sonar las alarmas. Las autoridades han sido claras al afirmar que el sector privado debe tener un peso menor que el estatal y recalcar también que no se permitirá la concentración de las riquezas. Además, algunos políticos se oponen a la apertura de mercados mayoristas porque eso significaría vender más barato a los que mayor poder adquisitivo tienen.


El debate es muy complejo en una sociedad en la que, durante décadas, las diferencias sociales fueron mínimas. Hoy la brecha entre ricos y pobres crece y, sobre todo, se hace evidente dado que quienes más ganan ya no tienen que ocultar sus privilegios. Aun así, Cuba está muy lejos de enfrentar la realidad de América Latina, donde conviven algunas de las mayores fortunas del mundo con unos altísimos niveles de pobreza extrema, desnutrición y no acceso a servicios básicos de salud o educación.
El debate está sobre la mesa. Para poder dedicarse a los temas centrales, el Estado necesita ceder a los particulares muchas de las actividades económicas menores. Así puede además reducir el número de empleados públicos, que actualmente representan casi el 90% de la población laboralmente activa. La apuesta fue abrir el trabajo autónomo y en un futuro las pequeñas y medianas empresas privadas. Sin embargo, temen que esto provoque una mayor concentración de las riquezas y aumenten las diferencias sociales.

Publicado enInternacional
Latinoamérica es la región del mundo con mayor proporción de riqueza en paraísos fiscales

El 27% de los grandes patrimonios de la zona se encuentra depositado en países 'offshore', frente al 1% de EE UU y Canadá

 

Los paraísos fiscales tienen un filón con las grandes fortunas latinoamericanas. El 27% de la riqueza privada total de América Latina está depositada en países que ofrecen un tratamiento impositivo favorable para los más acaudalados, lo que le convierte en la región del mundo con mayor proporción de capitales privados en estas naciones, por delante de Oriente Medio y África (23%) y de Europa del este (20%). Y a años luz de Europa Occidental (7%), Asia-Pacífico (6%) y Estados Unidos y Canadá (1%), según un estudio presentado este miércoles por Boston Consulting Group, una de las mayores consultoras estratégicas del mundo.


El fracaso de la amnistía fiscal aprobada en Brasil a finales de 2015 —cuyo efecto sobre la repatriación de capitales ha sido "inferior de lo que se preveía"— ha impactado negativamente a las cifras totales de América Latina, según los autores del informe. "En lugar de repatriar dinero, muchos hogares brasileños revelaron riquezas depositadas en paraísos fiscales y optaron por dejarlas allí", subrayan. Brasil es la primera economía latinoamericana y cuna de algunas de las mayores fortunas de la región. Cuatro de las 100 personas más acaudaladas del planeta tienen nacionalidad brasileña. Y una treintena de personas de esa nacionalidad tiene más de 1.000 millones de dólares de patrimonio, el doble que en México y tres veces más que en Chile.


En el próximo lustro, los técnicos de Boston Consulting Group esperan que el patrimonio de grandes fortunas latinoamericanas depositado en paraísos fiscales aumente a un ritmo del 5% anual, ligeramente por debajo de la media global (3,7%) y solo por detrás de Asia-Pacífico (6%) y Oriente Medio y África (6%).


Según los datos del consultora estadounidense, de entre las jurisdicciones que ofrecen ventajas fiscales para las grandes fortunas, en 2016 los preferidos por los más acaudalados del mundo fueron Suiza (con 2,4 billones de patrimonio), el Caribe y Panamá (1,3), Reino Unido (1,3), Singapur (1,2) y Jersey y Guernsey e Irlanda (1,1).
Más patrimonio en manos privadas


El año pasado, la riqueza total de América Latina en manos privadas repuntó un 9% hasta los 5,4 billones de dólares. Y la tendencia al alza se mantendrá en los cinco próximos años, en los que crecerá a una tasa media anual del 6,3%. En 2016, el crecimiento del dinero en manos privadas latinoamericanas fue el segundo más alto de todo el mundo, solo por detrás de Asia-Pacífico (9,5%). Y tuvo origen —fundamentalmente— en la revalorización de las inversiones existentes. Por países, Colombia registró la mayor tasa de crecimiento (14%) por delante de Brasil y México (10% en ambos casos).


Dentro del segmento de personas con un patrimonio superior a los 250.000 dólares, los más beneficiados en Latinoamérica el año pasado fueron quienes tienen una fortuna de entre 20 y 30 millones de dólares, que vieron como sus inversiones crecer a un ritmo del 13%, seguidos por aquellos que tienen entre uno y 20 millones y por quienes poseen un patrimonio superior a los 100 millones de dólares. En todos los casos, el principal factor de crecimiento fue el buen comportamiento de las Bolsas de valores, pese a que la forma de ahorro preferida (más de la mitad del total) siguen siendo los depósitos y el dinero líquido.

Publicado enEconomía
Sábado, 22 Agosto 2015 07:53

Buenas ganancias para Merkel

Buenas ganancias para Merkel

Según un estudio del IWH, de Alemania, el Estado alemán no sólo se benefició a través de sus bancos y corporaciones, también ahorró unos 100 mil millones de euros en intereses desde 2010, "gracias al rescate de Grecia".


Desde Londres


La aprobación del rescate a Grecia por el Parlamento alemán este miércoles no debería sorprender. El estereotipo del sacrificado y precavido alemán que se hace cargo de las deudas del vago y dispendioso griego ha servido para consolidar el poder de la canciller Angela Merkel y ocultar la realidad en juego. Esta realidad quedó a la vista poco antes del pronunciamiento parlamentario alemán, cuando Grecia anunció la venta de los derechos de operatoria de 14 aeropuertos regionales a una compañía germana, Fraport AG. La empresa de los precavidos alemanes es la primera beneficiaria de los compromisos de privatización que asumió el gobierno de Alexis Tsipras con la pistola en la cabeza durante las negociaciones con la Eurozona en julio.


Los dos rescates previos (2010 y 2012) tenían una lógica similar aplicada al sector financiero. Los préstamos salían de los acreedores, pasaban por el Estado griego y servían para pagar su deuda con los bancos alemanes y de otros países desarrollados, evitando así una nueva crisis financiera. En ese momento, la petición de auditoría de la deuda contraída por Grecia desde la creación del euro terminó en el canasto de las buenas intenciones. Comprensible. Un poco más de la cuarta parte de la deuda pública griega se originó en adquisiciones de equipamiento militar a Francia, Alemania o Estados Unidos. Hoy el ex ministro de Defensa griego Axi Tzochatzopolous está cumpliendo 20 años de cárcel por el negociado con un grupo armamentista germano, Ferrostaal, para la adquisición de submarinos Type financiados por los bancos europeos "rescatados" de los "irresponsables despilfarros" de Grecia.


Un nuevo estudio del Halle Institute for Economic Research (IWH) de Alemania muestra que el Estado alemán se benefició no sólo a través de sus bancos y corporaciones sino de manera mucho más directa. Según el IWH el gobierno de Angela Merkel ahorró unos 100 mil millones de euros en intereses desde 2010 "gracias al rescate de Grecia". Este ahorro le ha permitido a Alemania tener el presupuesto equilibrado que les exige a Grecia y otros países de la Eurozona. En otras palabras, lejos de perjudicarse, Alemania ha sido la principal beneficiaria de la crisis griega. Página/12 dialogó con Reint Gropp, director del IWH.


–¿Cómo se produjo este ahorro alemán gracias a Grecia?
–Cuando hay turbulencias financieras los grandes inversores buscan la seguridad de sus portafolios, ya que hay reglas para cuanto riesgo pueden tomar y se produce una fuga hacia la calidad, es decir, hacia la inversión más segura. Esta fuga hizo que los inversores buscaran refugio en los bonos alemanes. Con la mayor demanda de bonos alemanes, bajó el interés que paga el Estado alemán por estos préstamos. Es un mecanismo básico de estas crisis financieras como se vio con Argentina y muchos otros países, incluidos los de la Eurozona. En base a este mecanismo hemos podido calcular que, desde el comienzo de la crisis griega en 2010, Alemania ha ahorrado unos 100 mil millones de euros gracias a la baja de las tasas de interés, equivalente a un 3 por ciento del Producto Bruto Interno alemán.


–Según este cálculo, cada vez que Grecia tenía problemas, Alemania ahorraba dinero.
–Eso es lo que vimos desde 2010 en adelante. Las malas noticias en Grecia eran buenas para Alemania y viceversa. El día de la elección de Syriza en enero el beneficio automático para Alemania fue una caída del interés de sus bonos del 0,3 por ciento. Este fue el resultado de un día, pero es un proceso que no empezó con Syriza sino que se viene dando desde el comienzo de la crisis. De manera que hicimos un cálculo acumulado del ahorro que obtuvo Alemania desde 2010. Desde ya que con la crisis los inversores no sólo huyeron de Grecia: también huyeron de España, Portugal, incluso Italia. Alemania se benefició de todos ellos. Pero el mayor beneficio lo obtuvo del país con la crisis más profunda, es decir, Grecia.


–Con esta lógica, ¿no les convendría a las finanzas alemanas que el Parlamento germano rechazara el rescate acordado con Grecia?
–De ninguna manera. Sería una interpretación muy extrema de nuestro análisis, porque lo que hemos hecho es aislar una consecuencia particular de la crisis, el comportamiento del sector financiero, pero esto no constituye toda la economía. La crisis misma de la Eurozona no es una buena noticia ni para Alemania ni para la Eurozona, ni para el mundo. El euro es muy importante tanto para Alemania como para Grecia.


–En todo caso, otros países desarrollados como Estados Unidos o Francia también deben haber ganado con esta fuga hacia la calidad.
–No analizamos este tema con la misma profundidad, pero sí vimos que países como Estados Unidos, Holanda y Francia se beneficiaron de una manera similar, aunque en menor medida, con esta crisis griega. Curiosamente Suiza no se benefició. No sé bien por qué, quizá porque se trata de un mercado de deuda más pequeño. En todo caso, el efecto en todos estos países desarrollados fue menor que en Alemania.


–Si el rescate actual fracasa y Grecia termina en default, Alemania tendrá que cubrir su parte del rescate. ¿Cómo sería la cuenta final entre lo que Alemania ha prestado en los distintos rescates y lo que ganó gracias a la menor tasa de interés?
–Alemania seguiría beneficiándose. El cálculo es simple. El ahorro en interés es de unos 100 mil millones de euros. Una vez que se desgaja la exposición de Alemania en los distintos mecanismos de rescate –el Mecanismo de Estabilidad Europeo o el Banco Central Europeo– se ve que ha contribuido con unos 90 mil millones de euros. Así que incluso si Grecia incurre en default y no se puede recurrir a ninguno de los colaterales de la deuda, Alemania seguiría beneficiándose en unos 10 mil millones de euros.


–Alemania se ha presentado como ejemplo de probidad fiscal al exigir un ajuste a Grecia y otros países de la Eurozona. Una sorprendente conclusión de su estudio es que este presupuesto equilibrado germano se debió en realidad a la crisis griega.
–Es cierto. Con estos 100 mil millones de euros, el Estado alemán ha ahorrado alrededor de un 3 por ciento de su PBI. De manera que en gran medida el presupuesto equilibrado alemán se debe a la crisis griega. En otras palabras, Alemania tendría un déficit fiscal si no fuera por la crisis griega.

Publicado enInternacional
Viernes, 01 Noviembre 2013 08:12

Bajar salarios no es bueno

Bajar salarios no es bueno

La revista Social Europe Journal acaba de publicar un artículo, "How Quarterly Capitalism Stifles Investment And Wages", escrito por George Tyler, que muestra la falsedad de los argumentos utilizados por los economistas liberales que acentúan la necesidad de bajar los salarios como la mejor manera de salir de la crisis actual, mediante el aumento de la productividad y de la competitividad, incrementando las exportaciones. El autor presenta evidencia del error de este supuesto.

 

Para ello compara los salarios por hora de los trabajadores en EEUU con los salarios por hora de los trabajadores de los países nórdicos de Europa, los cuales son mucho más elevados que los primeros. En realidad, los trabajadores del norte de Europa reciben por hora diez dólares más que los estadounidenses, lo cual es una cifra más que respetable. Y a pesar de ello, la productividad es mucho mayor en los países nórdicos que en EEUU.


George Tyler muestra las causas de este diferencial. Una de ellas es que las empresas nórdicas invierten mucho más que las estadounidenses. Y lo mismo ocurre en cuanto a investigación y desarrollo (I+D). Las nórdicas invierten más que las estadounidenses en dicha actividad.


Otra causa del diferencial de productividad es el mayor nivel educativo de la ciudadanía (resultado de tener mejores escuelas públicas en los países nórdicos) y, dato también importante, estos países tienen mayor inversión de las empresas en el propio trabajador y mejores relaciones laborales dentro de la empresa. La participación del trabajador (individual y colectivamente) en la gestión de las empresas es mucho mayor en las empresas nórdicas que en las estadounidenses, donde tal participación es casi nula. Previsiblemente, el trabajador se siente más cómodo e identificado con la empresa en los primeros que en EEUU. La estabilidad laboral en las empresas estadounidenses es mucho menor.


Añádase a ello que el empresariado estadounidense controla no solo los salarios, sino también el nivel de beneficios sanitarios que el trabajador y su familia tienen, con lo cual, cuando el primero despide al segundo, este pierde la cobertura sanitaria de él y/o ella y de su familia. Este es el mayor sistema de control que el empresariado de EEUU tiene sobre sus empleados. El impacto disciplinario de esta medida es enorme y explica que EEUU sea el país de la OCDE que tiene menos días perdidos como resultado de huelgas y paros laborales. Tal situación no ocurre en los países nórdicos, donde los servicios sanitarios son públicos, en lugar de privados.


Otra causa de que la productividad sea mayor en los países nórdicos que en EEUU es la actitud del mundo empresarial, muy fijada en conseguir el máximo nivel de beneficios en un tiempo corto. Esta orientación "cortoplacista" contrasta con una visión más a largo plazo del empresariado nórdico. Tyler muestra como la orientación de conseguir beneficios empresariales lo más pronto posible se consigue con una baja inversión, con unos salarios bajos, y con insatisfacción laboral, que el empresario intenta contener con las medidas disciplinarias citadas anteriormente. Este es el tipo de comportamiento empresarial más común también en España, que explica que España sea también un país, como EEUU, que tiene menor productividad horaria que los países nórdicos.


Es un síntoma del enorme poder del mundo empresarial en los medios de comunicación así como en las instituciones políticas, que todo el enfoque en aumentar la productividad haya sido en España el de bajar los salarios. Y mientras, los beneficios empresariales se están disparando en España, mientras que la economía y productividad en el país continúan estancadas. Esta es la consecuencia de lo que solía llamarse poder de clase, que ahora no se denomina así por considerarse "anticuado".

 

Artículo publicado en Sistema Digital, jueves 31 de octubre de 2013

Publicado enInternacional
Martes, 28 Diciembre 2010 08:39

Cuestión de tiempo

“Queremos devolverle a la gente, lo que le pertenece a la gente”, declaró el presidente de Goo-gle, Erich Schmidt, en una conferencia a la que asistió Página/12 en San Francisco. Era septiembre, otoño en el Primer Mundo, hacía calor, y la conferencia TechCrunch explotaba de empresas de la nueva economía. Pero la frase de Eric Schmidt no pretendía ser un acto de beneficencia para con los asistentes, la verdadera obsesión era “devolverle” a los usuarios de Internet el bien más preciado de los tiempos modernos: el tiempo de espera. Eso que uno hace entre que tipea la búsqueda en Google y el buscador lo trae de vuelta. ¿Para qué esperar unas milésimas de segundo, cuando se puede no esperar nada? En fin, cuando Eric Schmidt habla, tiene la prepotencia de quienes construyen el presente. El contexto de aquella frase que parecía un acto de mera buena voluntad, no podía ser mejor. Google presentó durante el último semestre del año algunos servicios que aceleraron los tiempos de búsqueda de manera notable: Google Instant, Instant Preview y Real Time Search, y que revelan la obsesión de gran jugador de la web por entender la forma en que la gente piensa sus necesidades.

En los últimos diez años, Google inauguró un modelo exitoso basado en el costo cero para el usuario, lo que le permitió desarrollar una política de software de código abierto y apostar a los desarrollos comunitarios. Así, entre otra larga serie de motivos, logró ser la marca más valiosa del mundo tecnológico: según la consultora BrandZ, el gigante de Mountain View vale 114.260 millones de dólares (14 por ciento más que el año pasado), por encima de IBM, Apple y Microsoft. Tiene una facturación pública de 23 mil millones de dólares (97 por ciento son ingresos publicitarios) y ganancias por ocho mil millones. En términos de perfil de negocio, Google es un gran recolector de publicidad, y aunque experimenta diversas líneas de investigación, el “motor” de su crecimiento sigue siendo la “búsqueda”.

Estas últimas mejoras son parte de la obsesión de Google por acortar los tiempos: con Google Instant, mejora presentada en septiembre, el buscador ya no necesita esperar a que el usuario termine de escribir la búsqueda, sino que completa los términos que el usuario escribe con las posibilidades más probables y arroja resultados en tiempo real. Mientras que la mejora Instant Previews, anunciada en noviembre, le permite al usuario observar las páginas antes de ingresar a ellas. Para usar el “Preview” sólo basta con hacer click en una lupa ubicada junto al título de cualquier resultado y a partir de allí, basta con detener el mouse sobre cualquier otro resultado para tener una vista previa.

Unos meses antes, en agosto de 2010, Google buscó ganar un lugar en la información en tiempo real (en Argentina se puede acceder a google.com.ar/realtime) en un esfuerzo por capturar el universo Twitter, que ya tiene más de 80 millones de tweets por día, y su base de usuarios sigue creciendo. Algunos analistas piensan que durante 2011, Google intentará una serie de compras (intentó comprar Groupon, y su oferta fue rechazada), entre ellas intentará comprar a Twitter, una empresa con crecimiento exponencial pero con un endeble modelo de negocio.

Como si fuera un organismo vivo, Google aprende de sus usuarios también de manera veloz. ¿Cómo es posible encontrar las diferencias entre búsquedas como “New York” en la cual claramente buscará información sobre la ciudad, “New York Times” que buscará información sobre el prestigioso diario neoyorquino o “New York Time Square” que traerá información sobre el famoso teatro-centro deportivo de la Gran Manzana. Este año, (cuando ninguno de estos lanzamientos todavía se había realizado) un artículo de febrero de 2010 de la revista Wired desmenuzó por primera vez públicamente algunos esbozos de cómo funciona el algoritmo de Google, uno de los secretos mejor guardados, tal vez más que la fórmula de la Coca-Cola. El artículo de Steven Levy desmenuzó lo que el navegante promedio suele preguntarse: ¿cómo hace Google para traer exactamente lo que uno necesita? Pues no es una tarea sencilla y depende de una larga serie de variables, que aquí intentaremos –seguramente sin suerte– resumir.

Lo que el director de búsquedas Udi Manber describió es, entre otras cosas, la evolución de una idea originada por Sergey Brin y Larry Page en la Universidad de Stanford, que era un ranking organizado por cantidad de links y la calidad de los mismos. En agosto de 2001, se incorporaron nuevos algoritmos para mejorar las búsquedas. En 2003, Google incorporó su primera patente que le daba mayor peso a los sitios más autorizados, y a mediados de ese año, Google pudo actualizar la indexación constantemente. En junio de 2005, permitió analizar los pedidos de manera individual (una búsqueda personalizada para cada usuario), a fines de ese año incorporó mejoras que permitieron una mejor comprensión de la búsqueda, y en mayo de 2007 integró las búsquedas de Google Search, Google News y Book Search. En diciembre de 2009, Google incorporó los primeros esbozos de Real-Time.

A pesar de tener el 65 por ciento del mercado de las búsquedas, Google no duerme en sus laureles y sabe que siempre puede haber un nuevo big player al acecho: Facebook y Bing parecieran ser sus mayores competidores. De cualquier modo, sus ingenieros saben que su sistema distribuido y la capacidad para experimentar en tiempo real con millones de usuarios diariamente le permite tener un laboratorio “al vuelo”. Así, Google realiza pruebas en el momento en que se liberan nuevas líneas de código: cada una de las búsquedas que se realizan cada segundo son parte del propio laboratorio de Google. Hoy Google puede saber, dice Manber, si la palabra “bio” se refiere a “biografía” o se refiere a “biología” dependiendo del contexto y de la experiencia del usuario en milésimas de segundos. ¿Podrá Google saber lo que queremos con sólo mirar una pantalla conectada a Internet? Quién sabe. En la mente de Eric Schmidt nada parece imposible.

Por Mariano Blejman

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@cult_digital / @blejman
Publicado enInternacional
Así que General Motors de nuevo tiene miles de millones de dólares de ganancias. Y si se aprende algo del pasado, sabemos lo que eso quiere decir: es hora de algunos despidos.

O quizás no. Allá por las décadas de 1980 y 1990, cuando GM consistentemente reportaba gigantescas ganancias, simultáneamente despedía a decenas de miles de obreros en mi ciudad natal de Flint y el resto de Michigan.  En estos momentos parece que la única persona que van a despedir es al Director General Edward Whitcare. (Tan solo la semana pasada Whitcare decía que no tenía planes de marcharse por el momento –es una ironía que el ex presidente de los Boy Scouts de Estados Unidos no estuviera Simpre Listo.)

Pero si aún no están despidiendo gente, tampoco están contratando.

Durante la primera mitad de 2010, GM tuvo ganancias por 2.200 millones de dólares; sin embargo, según The Wall Street Journal solo han agregado 2 000 empleos en toda Norteamérica, con lo que aumentaron su fuerza de trabajo de 113.000 a 115.000.

Y lo que es cierto para GM es cierto para el país. El gobierno se apareció con billones de dólares en efectivo y garantías para impedir que las corporaciones norteamericanas colapsaran debido a su propia estupidez, miopía y avaricia. Y funcionó –para las corporaciones norteamericanas. Puede que ustedes no se dieran cuenta que les estaban ejecutando la hipoteca, pero las ganancias para los 500 más ricos de la revista Fortune ya casi son normales. Aumentó hasta 391.000 millones en 2009, un incremento de 335 por ciento con relación a 2008. Y las 500 mayores corporaciones no financieras están sentadas ahora sobre 1,8 billones en efectivo, más que en cualquier otro momento en los últimos 50 años. (Eso es lo que la prensa de los negocios siempre dice, que están “sentadas” en el dinero –aunque por lo que sé, eso no es literalmente cierto.

Eso es lo que debemos tener en cuenta cuando hablamos de GM y otras compañías que han aceptado la dádiva gratuita. No se trata del constante barajar de los tipos blancos de traje. ¿Qué significa que el nuevo Director General de GM es Daniel F. Akerson, un director ejecutivo del Grupo Carlyle? Probablemente que GM va a ser dirigida por algunos que nos agarrarán por los huevos y que no les importa desdeñar la ley y la decencia básica norteamericana.

Para comprender qué está sucediendo, tenemos que dirigir la mirada  a las esencias, tal como hacen ellos. Y las esencias dicen que todo el mundo de los negocios ha ideado la manera de ganar una enorme pila de dinero sin emplearnos para trabajar para ellos. No estoy seguro de cómo beneficia esto a esas compañías a largo plazo. ¿Será que los mismos robots que fabrican la mayoría de las cosas ahora también están programados para comprarlas?

Pero el resultado final es el siguiente: tenemos que enfrentarnos al hecho de que la mayoría de los directores generales de Estados Unidos  no desean que la economía “mejore”. Porque para ellos,  no puede estar mejor -las ganancias les salen por las orejas, mientras que con 9,5 por ciento de desempleo toda su fuerza de trabajo tiene demasiado temor como para pedir un aumento de 25 centavos la hora. Estarían felices de que las cosas permanezcan como están ahora.  Para siempre.

Pero a pesar de lo mala que es la mala noticia, la buena noticia es aún  mejor. Millones de personas se dan cuenta ahora de que necesitamos otro Nuevo Trato. Tenemos que hacer la reingeniería de la civilización norteamericana, y para eso va a hacer falta mucha gente.

¿Saben que Portugal obtiene ahora 45 por ciento de su electricidad a partir de fuentes renovables –un aumento de 28 por ciento en comparación con hace sólo cinco años? ¿O que Scientific American descubrió que podríamos eliminar todo el uso de combustible fósil para 2030?  ¿O que el viento en las grandes alturas podría suministrar por sí solo 100 veces la cantidad de energía que actualmente usa el mundo entero? Y lo mejor, podemos darnos el lujo de hacer el cambio -¡porque somos ricos! ¿Recuerdan esos 1,8 billones en las cuentas bancarias de nuestras corporaciones? Sin embargo, mientras el resto del mundo se dirige al futuro, nosotros estamos sentados aquí. Lo único que funcionará para llevarnos allí es lo que ha funcionado anteriormente: igual que hicimos en la década de 1930 y en la de 1960, tenemos que perderle el temor al 1 por ciento más rico y hacer que nos teman a nosotros. Es la única forma de que suelten el agarre al cuello de este país, lo suficiente como para permitirnos que nos salvemos nosotros y los salvemos a ellos también.

Una cosa es cierta: Obama no va a hacer esto por nosotros. ¿El Congreso? Olvídenlo.

Si queremos para nosotros y nuestros hijos una vida que valga la pena, tendremos que buscarla nosotros mismos. No podemos seguir esperando a que llegue la caballería. Y eso es porque nosotros somos la caballería.

Y desde el último piso de la torre de GM en el centro de Detroit, debiéramos hacer que escuchen el tronar de las patas de nuestros caballos.

Por Michael Moore
Progreso Semanal
Publicado enInternacional
Martes, 17 Agosto 2010 06:40

EU: más ganancias, menos empleos

A los estadunidenses les encantaban las historias de éxito en los negocios. Una de las muchas rarezas de la actual recuperación económica es que ese entusiasmo tradicional está ausente. Las empresas del país han repuntado en forma impresionante: los resultados trimestrales muestran que las ganancias están de nuevo muy cerca de los niveles históricos alcanzados antes de la declinación de finales de 2008. Según ciertos cálculos, la tasa de recuperación de las utilidades es la más alta desde la gran depresión.

Pero nadie parece complacido. No lo están los inversionistas, que no han logrado elevar el precio de las acciones como hubiera ocurrido a estas alturas de ciclos económicos previos. Tampoco los políticos, que se quejan de que las firmas guardan el efectivo y no crean empleos. Robert Reich, economista de Berkeley y secretario del Trabajo con Bill Clinton, lo expresa así: se ha llegado al fondo: las altas utilidades empresariales ya no conducen a un mayor empleo. Presenciamos un gran divorcio entre las ganancias y los trabajos.

Las firmas de EU cosechan las recompensas de duras medidas tomadas luego que los mercados financieros se derrumbaron, en septiembre de 2008. Cuando la economía entró en espiral descendente, las empresas se dieron cuenta de que necesitaban construir con rapidez reservas de efectivo. Ya no podían confiar en que los mercados aportaran siquiera financiamiento básico cuando lo necesitaran. Entonces redujeron costos, en especial capital de inversión y laborales, mediante una desagradable mezcla de despidos, reducciones de jornadas y recortes salariales. El temido alud de bancarrotas no ocurrió.

Sin embargo, la deslucida reacción del mercado de valores a esta mejoría de resultados refleja el creciente escepticismo de los inversionistas de que las ganancias aumenten en una economía que avanza a trompicones. Es normal que las utilidades caigan más que la economía en términos porcentuales durante un estancamiento, y que se recobren con rapidez una vez que empieza la recuperación. Pero aun en una recuperación fuerte la tasa de desempeño de las utilidades se reduce pronto. Por ello los inversionistas se preocupan por lo que ocurrirá en una economía que hasta Alan Greenspan, el ex presidente de la Reserva Federal, teme que pudiera estar en camino de una doble inmersión.

El mercado de valores podría estar pasando por alto un importante cambio estructural en la economía, sostiene Larry Hathaway, economista del banco UBS. En un documento reciente, se queja de que las ganancias no reciben respeto porque los inversionistas prefieren verlas como un fenómeno enteramente cíclico. De hecho, la proporción del PIB que representan las utilidades parece crecer todo el tiempo, de modo que hasta una recuperación cíclica menor de lo esperado puede generar utilidades desproporcionadas. Pese a la severidad de esta detención económica comparada con las de principios de las décadas de 1980 y 1990, esta vez las utilidades empresariales tocaron fondo en un 8% del PIB frente a cifras previas de alrededor de 6 y 7.5%, respectivamente. Ahora han llegado a 11% del PIB en EU. La tendencia no se limita a ese país; otras economías industriales de primer nivel, como Japón, GB y Alemania, están ya de nuevo arriba de su promedio de los 20 años pasados en la proporción de utilidades en el PIB.

Hathaway atribuye esto a tres razones. Una, las altas ganancias provenientes de economías en desarrollo, que tienen una fuerte recuperación y han ayudado a que las exportaciones estadunidenses crezcan a una tasa anual de 17%. Dos, la relativa abundancia de fuerza laboral, que ya ha conducido a que los costos por unidad de trabajo en EU desciendan al ritmo más rápido de los años de posguerra. Tres, un enfoque renovado en manejar con eficiencia la capacidad excedente, más que en invertir en aumentar las ganancias.

Castigos y recompensas

El mercado ya castiga a firmas que invierten en crecer y recompensa a las que se empequeñecen hacia su núcleo redituable, afirma Mike Green, director de Tenex Capital Management, despacho especializado en restructurar empresas en problemas. Las aerolíneas son un ejemplo. Al reducir la frecuencia de vuelos en muchas rutas han disminuido el número de asientos vacíos, lo cual las ha ayudado a evitar los desastres financieros del pasado. Cuando Delta informó recientemente a sus inversionistas que pretendía un modesto incremento de su capacidad, el precio de sus acciones descendió, aunque en fechas recientes ha reportado utilidades saludables. En contraste, los inversionistas aplaudieron a la gerencia de Harley Davidson por dejar claro que un repunte de ganancias no significaría un retorno a su antigua estrategia de inundar el mercado con pesadas moticicletas. En cambio planea más recortes de empleos.

Este enfoque en mejorar la eficiencia sin invertir en crecimiento durará un tiempo, predice Green. En particular, la burbuja de quiebras de hace un año apenas empieza a rendir fruto. En comparación con anteriores olas de restructuraciones, ahora se trató más de generar eficiencias operativas reduciendo empleos y capacidad, que de restructurar los balances financieros.

Aún hay más por hacer, considera Hal Sirkin, del Boston Consulting Group. Un área obvia es adquisiciones, en la que cada vez más empresas vuelven a exprimir a sus proveedores, pues consideran que la primera ronda de negociaciones después de la crisis financiera no llegó lo bastante lejos. Muchos de esos proveedores también han reducido sus costos en los 18 meses pasados y aún no trasladan sus ahorros. Sirkin también prevé que las fusiones de empresas se acelerarán.

Por supuesto, este gran encogimiento no puede durar para siempre, pero no muestra signos de aminorar. Y el gran divorcio de ganancias y empleos podría permanecer mucho tiempo. De ser así, las empresas estadunidenses que tengan éxito serán cada vez menos populares.

Fuente: EIU

Traducción de texto: Jorge Anaya
Publicado enInternacional
Página 1 de 3