Jueves, 06 Junio 2013 06:43

El régimen sirio conquistó Qusayr

El régimen sirio conquistó Qusayr

Se cree que las fuerzas de Bashar al Assad están preparando un asalto a la ciudad más grande de Siria después de haber capturado la estratégicamente importante ciudad de Qusayr con gran respaldo de Hezbolá del Líbano. La pérdida de la ciudad por parte de los rebeldes –que tiene un valor simbólico para ambos lados de la guerra civil del país–, después de tres semanas de fuertes luchas, llega en medio de informes de que el régimen está preparándose para retomar Aleppo. Tal ataque sería con más ayuda de Hezbolá: algunos comandantes de la milicia chiíta afirman que están listos para llevar a miles de hombres a través de la frontera.

 

La oposición mantiene el control de una mitad de la norteña ciudad de Aleppo y una batalla para recapturarla será sangrienta, con la oposición consciente de que un fracaso para mantener sus posiciones sería un retroceso. Grandes franjas del territorio permanecen fuera del control del régimen dos años después del comienzo del levantamiento. Pero las recientes ganancias hechas en tierra han puesto al presidente Assad en una posición más fuerte antes de las conversaciones de paz en un intento de ponerle fin a un conflicto que se ha cobrado 80.000 vidas hasta ahora. El enviado internacional de la ONU para Siria, Lakhdar Brahhimi, dijo que las demoradas conversaciones pueden tener lugar en julio. Los funcionarios estadounidenses y rusos mantuvieron una reunión preliminar ayer en Ginebra, el anticipo de las proyectadas conversaciones.

 

El Consejo Nacional Sirio (CNS), de la oposición, mantiene que ningún cese de fuego es posible mientras el presidente Assad siga en el poder y Hezbolá participe en la lucha. Siguen las expectativas entre los diplomáticos de que el CNS será persuadido de asistir a las conversaciones por sus partidarios en la Liga Arabe y en Occidente. Hay un profundo temor de que fracasen las conversaciones o no tengan lugar, porque se aceleraría el efecto contagio del conflicto hacia los países vecinos. Los residentes en el suburbio de Dahiyah, predominantemente chiíta en Beirut, celebraron después que se conociera la noticia de la caída de Qusayr. El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, ha dado un apoyo inequívoco al régimen de Assad y su participación en Siria probablemente aumente si continúa la lucha.

 

Además, la entrada de la milicia chiíta demarcará aún más la guerra a lo largo de la línea sectaria entre los Alawites, una filial chiíta de donde provienen el presidente Assad y la elite gobernante, y la oposición mayoritariamente sunnita. La ansiedad por continuar con las conversaciones de Ginebra es considerada uno de los motivos por lo que los estadounidenses están pidiendo precaución después de la última afirmación de Francia y Gran Bretaña de que el régimen ha estado usando gas sarín. Los funcionarios en Washington declararon que una evidencia más fuerte sería necesaria para probar que el presidente Assad había cruzado los límites de las armas químicas establecidos por Barack Obama.

 

Mientras, las organizaciones humanitarias pidieron ayuda para las víctimas de armas convencionales en Qusayr. Los médicos dijeron que quedaba poco o nada de medicinas para los heridos graves que no podían irse cuando gran parte de la población huyó de la batalla. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dijo que esperaba poder tener acceso. Hay informes de cientos de personas que han sido heridas según la vocera Rima Kamal a la BBC. Quasyr, que tenía una población de 30.000 personas antes del ataque, era de gran valor para ambos lados. Su captura significa que el régimen tiene un corredor de tierra a la costa mediterránea donde está basada en su mayoría la comunidad Alawita. Antes de las recientes victorias, se especulaba que el presidente Assad retrocedería si caía Damasco.

 

Los rebeldes han perdido ahora su línea de abastecimiento a manos de la frontera libanesa, a sólo 10 kilómetros de distancia, y los pueblos sunnitas en el área son más vulnerables a las acciones del régimen y de Hezbolá. Aunque la mayoría de los combatientes rebeldes en Qusayr eran locales, voluntarios de otras partes del país llegaron para defender la ciudad. Entre ellos había varios cientos de Jabbat Al Nusra, un grupo islamista de línea dura, descripto como una organización terrorista por Estados Unidos. El general Salim Idriss, el jefe del Ejército de la Libertad de Siria de la oposición, había acusado al gobierno libanés de no hacer nada mientras Hezbolá invadía Siria. Ahora hay una gran cantidad de combatientes de Hezbolá en Siria, declaró, diciendo que esto les permitía a los rebeldes llevar a cabo ataques sobre la milicia chiíta dentro del Líbano.

 

 

 Por Kim Sengupta, The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
Arranca debate sobre drogas en la OEA; EU descarta legalización

La 43 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) comenzó hoy un debate en el que países latinoamericanos abogan por nuevas estrategias en la guerra contra las drogas impulsada por Estados Unidos, que durante años ha dejado decenas de miles de muertos, y la postura de Washington que, de entrada, descartó la legalización del consumo como la “solución mágica”.

 

La Asamblea General que comenzó esta noche y que se extenderá hasta el jueves, plantea como punto de partida abordar el tema de las drogas como una cuestión de salud pública y no sólo de seguridad, con el lema “Por una política integral al problema mundial de las drogas en las Américas”.

 

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, al inaugurar el encuentro en una finca cafetalera de Antigua, 45 kilómetros al suroeste de Guatemala, dijo que se trata de “uno de los temas que más preocupan a los ciudadanos de las Américas” y uno de los desafíos “más graves” que enfrentan las democracias en la región.

 

“El carácter histórico de esta asamblea radica en que se inicia un debate que antes no se podía realizar. La fuerza de su convocatoria y del informe de drogas de la OEA es que acaba con un tabú de numerosas décadas”, dijo el secretario general del organismo.

 

“Hoy legitimamos ese debate en forma transparente”, añadió. “Un enfoque de salud pública y la reducción de la violencia del narcotráfico son las principales orientaciones que queremos seguir”.

 

Insulza subrayó que “el problema de las drogas es un desafío a nuestras políticas de salud pública, insuficientes para enfrentar el drama de la drogadicción, lo cual permite que aún se trate a las personas que sufren de esa adicción como delincuentes y no como enfermos que requieren de atención especializada”.

 

Guatemala, el país anfitrión de la 43 asamblea, que se celebra en la ciudad colonial de Antigua, ha logrado congregar a 14 naciones de la región en su iniciativa de superar la visión de la seguridad que ha primado en las últimas décadas y buscar “alternativas”. Incluso ha pugnado por la legalización o la regularización de la venta de ciertas drogas.

 

La representante permanente de Estados Unidos ante la OEA, Carmen Lomellin, ratificó poco antes de la inauguración de la asamblea que su gobierno sigue en contra de la despenalización o regularización de la venta de ciertas drogas para terminar con los mercados ilícitos, aunque sin entrar en la discusión del alto impacto de muertes violentas que el problema acarrea en muchos países.

 

“Estados Unidos da la bienvenida a un debate honesto y abierto sobre el tema, pero debe estar basado en hechos y en la ciencia”, dijo. Si bien afirmó que su país no pretende tener el “monopolio” de la política antidrogas, sostuvo que el marco internacional actual es resultado de “años y años de cuidadosas consideraciones”.

 

La funcionaria argumentó que “las áreas comunes de interés son mucho más que las de disenso”. No obstante, Lomellin indicó que “cada gobierno debe decidir su propia ruta y cómo cumplir con sus obligaciones dentro de las leyes internacionales para proteger a sus ciudadanos de los daños causados por las drogas ilícitas”.

 

La delegación estadunidense está encabezada por el secretario de Estado, John Kerry, acompañado por la subsecretaria para la región, Roberta Jacobson; el subsecretario de la lucha antinarcóticos, William Brownfield; el zar antidrogas Gil Kerlikowske, y Lomellin.
Brownfield advirtió con anterioridad que “nadie va a dictar la legalización a Estados Unidos”.

 

La cita tiene como base para el análisis un informe presentado en mayo por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en el cual se plantean diversos escenarios y rutas de acción, elaborado ante un mandato de la Cumbre de las Américas del año pasado en Colombia.

 

Con la asistencia de los 34 países miembros de la OEA, los cancilleres negociaron en las horas previas a la inauguración de la asamblea el texto final de la Declaración de Antigua Guatemala, que cerrará la reunión el jueves y marcará la ruta futura que tomará el diálogo regional en materia de drogas. Sin embargo, trascendió que las propuestas de Guatemala y otros países sobre regularización de ciertos mercados se han “desvanecido” o de plano han desaparecido.

 

A la inauguración asistió el presidente anfitrión, Otto Pérez Molina, quien desde hace un año impulsa este debate al considerar que la actual lucha antidrogas ha fracasado. Estuvo flanqueado por su par costarricense, Laura Chinchilla, y el mandatario dominicano, Danilo Medina. En total participan además 26 cancilleres, tres viceministros y cinco embajadores permanentes ante la OEA.

 

“Se trata de un debate largamente esperado que nuestros países necesitan para buscar soluciones a un fenómeno que afecta a todos, aunque no por igual. Los más vulnerables pagan la cuota más pesada de la violencia”, afirmó el chileno Insulza. Confió en que esta asamblea sea un punto de partida, al aclarar que “no es para sacar conclusiones”.

 

Aunque la despenalización parecía ganar terreno, aún no hay consenso. Al menos 14 países latinoamericanos están interesados en impulsar una nueva política, entre ellos los de América Central, Uruguay, Colombia y México, a decir del canciller guatemalteco Fernando Larrea.

 

En México, la guerra entre el gobierno y los cárteles del narcotráfico dejaron cerca de 70 mil muertos entre 2006 y 2012. En Centroamérica, de acuerdo con reportes conocidos aquí, cada año se contabilizan unos 20 mil muertos, sobre todo en el triángulo norte que integran El Salvador, Guatemala y Honduras.

 

Con motivo de la reunión, Human Rights Watch abogó por que los países de la región despenalicen el consumo de drogas para reducir la violencia y los abusos de las fuerzas de seguridad contra la población. La organización estimó que la “guerra contra las drogas” ha tenido efectos “nefastos” en materia de derechos humanos.

 

El Informe Sobre Seguridad Ciudadana 2012 de la OEA indica que en el Caribe 68 por ciento de los homicidios son cometidos con armas de fuego; en Centroamérica, 78 por ciento; en América del Norte, 55 por ciento, y en América del Sur, 83 por ciento.

 

De la cocaína confiscada en Estados Unidos, 95 por ciento es de origen colombiano, según analistas, y el flujo promedio hacia el país del norte es de 400 a 600 toneladas anuales. En la actualidad, 80 por ciento de la cocaína destinada a Estados Unidos pasa por Centroamérica y México en rutas aéreas, marítimas y terrestres.

 

Un estudio de la ONU indica que la venta de cocaína mueve cerca de 84 mil millones de dólares en el mundo, el cannabis 141 mil millones de dólares y la heroína unos 55 mil millones.

 

Según el Informe Anual 2011 de ONU, en 2010 unos 230 millones de personas en el mundo consumieron alguna droga ilícita, y entre 75 y 80 por ciento de ellas consumieron mariguana.

 

Afp y Dpa

Publicado enInternacional
Colombia: Santos habla de paz y se prepara para la guerra

ALAI AMLATINA, 03/06/2013.- Parafraseando el verso del poeta Ernesto Cardenal, veo con asombro la noticia de que el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos anuncia que su gobierno solicitará el ingreso a la OTAN.

 

Dice la noticia que “en un acto de ascenso a miembros de la Armada, el Presidente Juan Manuel Santos, sostuvo que Colombia tiene derecho a pensar en grande, ya no a nivel regional, sino a nivel mundial”. La OTAN es una alianza militar, concebida para frenar al bloque soviético durante la guerra fría. En los últimos años la OTAN ha tenido intervenciones neocolonialistas como las bombas humanitarias en Belgrado, Afganistán, el bombardeo a Trípoli en Libia, y ahora, no oficialmente, en Siria. Si ligamos este anuncio a la recepción desmedida a Henrique Capriles y la firma del acuerdo de la Alianza para el Pacífico, no cabe duda que el Presidente Santos no se prepara para fortalecer a UNASUR como el espacio de paz que desean los pueblos de América Latina, sino que se prepara para ocupar el puesto de gendarme local en defensa del libre mercado y de los intereses estadounidenses.

 

¿Hacer la paz en el frente interno para golpear a sus enemigos ideológicos en el frente exterior? Y digo con precisión enemigos ideológicos, porque en materia de comercio o en materia de voluntades de los pueblos, la vocación es la unidad de la Patria Grande. Para qué entrar a la OTAN, si en ninguna parte de los Objetivos de Defensa de UNASUR se dice que hay que buscar alianzas fuera de la región para consolidar la paz en América del Sur. Más bien dice a la letra: a) Consolidar Suramérica como una zona de paz, base para la estabilidad democrática y el desarrollo integral de nuestros pueblos, y como contribución a la paz mundial. b) Construir una identidad suramericana en materia de defensa, que tome en cuenta las características subregionales y nacionales y que contribuya al fortalecimiento de la unidad de América Latina y el Caribe. c) Generar consensos para fortalecer la cooperación regional en materia de defensa.

 

La OTAN no es para fortalecer esta alianza. Estas tres acciones, Alianza del Pacífico, recepción a Capriles y solicitud de ingreso a la OTAN, anuncian vientos antidemocráticos y altamente riesgosos para nuestros pueblos. ¿Surgió el nuevo Santander ante el renacido Bolívar? Cuidado que la espada de Bolívar se ha empuñado para no volverla a dejar caer y la Patria Grande es la aspiración de nuestros pueblos.

 

Por Luis Varese ha sido Representante Adjunto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, en Ecuador y funcionario de la ONU por 20 años.


BOLIVIA, VENEZUELA Y NICARAGUA REPUDIARON LA COOPERACION ENTRE COLOMBIA Y LA ALIANZA ATLANTICA

Santos acordó con la OTAN y abrió la polémica

Bolivia, Venezuela y Nicaragua repudiaron ayer los acuerdos de cooperación entre Colombia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó como una amenaza para el continente que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos vaya a iniciar un proceso de acercamiento a la OTAN. Por su parte, el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, consideró que los planes de Colombia constituyen una puñalada al proceso de integración latinoamericana. Morales pidió además al secretario general de la Unasur, el venezolano Alí Rodríguez, que convoque una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad del bloque para analizar el anuncio hecho por Santos.

 

“Este mes que comienza, el mes de junio, la OTAN va a suscribir un acuerdo con el gobierno colombiano, con el Ministerio de Defensa, para iniciar todo un proceso de acercamiento, de cooperación, con miras también a ingresar a esa organización”, había informado Santos el sábado. Sin embargo, la OTAN aseguró ayer que si bien está interesada en impulsar la cooperación con Colombia, y que está trabajando para ello, el país no cumple con los criterios geográficos para ingresar en un futuro en la Alianza Atlántica. Según establece el Tratado de la OTAN, la adhesión está abierta sólo a Estados del área del Atlántico Norte. A diferencia de su antecesor, Alvaro Uribe, Santos es el primer mandatario en celebrar un acuerdo con la Alianza Atlántica. El tema es de especial sensibilidad si se tiene en cuenta que la seguridad regional está en la agenda de la Unasur.

 

En cambio, la OTAN explicó que está preparando un acuerdo que permitiría el intercambio de información clasificada entre la Alianza y Colombia, que sería el precursor de cualquier posible futura cooperación con el país que los aliados desarrollen a través de la OTAN. Pero a pesar de los impedimentos para convertirse en miembro pleno, Morales recalcó las consecuencias que podrían tener para la región los vínculos entre la alianza militar y Bogotá. “Quiero que sepan: es una agresión, una provocación, una conspiración a gobiernos antiimperialistas, a Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, y no lo vamos a permitir”, sostuvo. Además consideró que la OTAN es utilizada por Estados Unidos y Europa para invadir a otros países y hacerse de sus recursos naturales.

 

“Es una puñalada al corazón de los pueblos de nuestra América, es una decisión a la que no le encontramos ni pies, ni cabeza”, cuestionó Ortega, durante un acto celebrado en la plaza de la Revolución en Managua, con motivo de la visita del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a Nicaragua. “Es inadmisible que un país como Colombia, que es una potencia militar, busque un acercamiento con la OTAN, que es conocida por bombardear, asesinar, destruir a otros pueblos, cuando la región se ha esforzado por propiciar la paz”, agregó. Destacó también que ningún país en América latina aplaudió la decisión de Santos. Nicaragua y Colombia mantienen tensas relaciones luego que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) resolviera el año pasado una disputa limítrofe entre ambos países, en la que reconoció el dominio de Bogotá sobre el archipiélago de San Andrés e islas adyacentes y adjudicó a Managua mayor soberanía en el mar Caribe.

 

Ortega habló sobre el tema tras suscribir varios acuerdos de cooperación con Maduro, quien por su parte exhortó durante su intervención a los países latinoamericanos y del Caribe a fortalecer la unidad y a declarar al continente libre de la intervención de ejércitos extranjeros, extrarregionales y de armas nucleares. “Hay quienes pretenden ahora traer a los ejércitos invasores del mundo para América latina; eso contradice la doctrina y la legalidad internacional sobre la cual se basa la unión en el hemisferio”, advirtió Maduro. “Los promotores de esa iniciativa pretenden enrarecer las aguas de las relaciones políticas entre los gobiernos de la región para emprender una ofensiva feroz e imponer los modelos de dominación que han sido rechazados durante siglos por nuestros pueblos”, añadió, además de manifestar que está en juego la defensa estratégica de los pueblos de América latina y el Caribe.

 

El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ahondó ayer en el asunto al señalar que su país se acercó a la OTAN porque tiene unas fuerzas militares respetuosas del Derecho Internacional. “Así como en otros aspectos el país está pensando en grande, en materia de seguridad también”, señaló.

 

“Cuando internamente Estados Unidos ya no puede dominarnos a países, a gobiernos, a pueblos antiimperialistas, ¿cómo es posible que Colombia pida ser parte de la OTAN? ¿Para qué? Para agredir a Latinoamérica, para someter a Latinoamérica, para que nos invada la OTAN como ha invadido en Europa y Africa”, insistió Morales.

 

La política de Santos es percibida como un capítulo más en las provocaciones hacia la región, que incluye el encuentro con el vicepresidente estadounidense Joe Biden y la reunión que mantuvo con el líder opositor venezolano Henrique Capriles la semana pasada. Con Biden acordó el ingreso de Estados Unidos a la Alianza del Pacífico, el bloque político-comercial que busca hacer contrapeso al Mercosur, como miembro observador. La visita de Capriles, por otra parte, fue entendida como un mensaje a Maduro, en momentos en que la oposición venezolana se encuentra realizando una campaña internacional para desprestigiar al gobierno.

Publicado enColombia
Los viajes cruzados de Obama/Joe Biden y el mandarín Xi a América Latina y el Caribe

Las relaciones en el incipiente orden multipolar son muy complejas y nada lineales, como exhibió la visita del primer indio Manmohan Singh a Japón inmediatamente después al reciente viaje de su homólogo chino, Li Keqiang, a Nueva Delhi, lo cual valió una advertencia de Liu Zongyi, investigador de los Institutos de Estudios Internacionales de Shanghai ( Global Times, 30/5/13). Éste considera que el acercamiento de India con Japón forma parte de su política “mirar al Este”, que los académicos indios admiten que China es uno de sus objetivos.

 

La diplomacia china está muy activa con visitas del premier Li a India, Pakistán, Suiza y Alemania (Bajo la Lupa, 22/5/13)que no han sido todas color rosa, como en Alemania, donde el ofuscado premier chino emitió un “diáfano y fuerte mensaje a Europa: más cooperación, menos proteccionismo” (Xinhua, 28/5/13), en referencia a la investigación comercial de los productos de telecomunicaciones móviles chinos y las tarifas punitivas a sus paneles solares, en los que están en juego miles de millones de dólares de exportaciones de Pekín que ponen en riesgo miles de empleos.

 

Mientras Li regresaba a casa luego de su travesía de altibajos, el presidente Xi Jinping emprendía un periplo al continente americano, posiblemente, para romper el cerco de la Alianza del Pacífico, hija putativa del ALCA, promovida por Estados Unidos (EU). Los nuevos vectores de la geopolítica cruzan por América Latina (AL), objeto de la inusitada seducción simultánea de EU y China.

Tras la visita de Obama a México y a Costa Rica (donde se reunió con los presidentes de SICA), el vicepresidente Joe Biden emprendió otra gira inmediata a Colombia, Trinidad y Tobago (donde se reunió con los miembros del Caricom) y Brasil, con antelación al primer periplo del mandarín Xi a Trinidad y Tobago, Costa Rica y México, que concluirá en una cumbre informal con Obama en California.

 

Llama la atención el traslape de las visitas estadunidenses y chinas a Trinidad y Tobago (potencia gasera del Caribe), Costa Rica (único país centroamericano que tiene relaciones con China) y México, primera frontera del “patio trasero” de EU.

 

Tanto Barack Obama como Joe Biden no han ocultado que su ofensiva diplomática promueve la seguridad energética y el mercantilismo.

 

La nueva seducción de AL por EU es bidireccional: dos miembros de la pro estadunidense Alianza del Pacífico, Ollanta Humala, de Perú, y Sebastián Piñera, de Chile, acudirán próximamente a la Casa Blanca, mien­tras Biden anunció la visita de Dilma Rousseff a Washington en octubre: primera entrevista de un líder brasileño a EU en casi dos décadas. Las áreas de cooperación de EU y Brasil, enunciadas por Biden, se concentrarían en biocombustibles, aviación y energía cuando su comercio de alrededor de 100 mil millones de dólares puede crecer hasta 500 mil millones, curiosamente, con la contraparte de cuantiosas inversiones de Brasil en EU.

 

Joshua Goodman, muy cercano a Israel (Bloomberg, 29/5/13), asevera que “Biden rodea a Xi mientras EU compite con China por los lazos con AL”, lo cual traduce que “las materias primas de AL y su creciente clase media la hacen atractiva como socio comercial de las principales dos economías mundiales”.

 

Goodman cita a Kevin Gallagher, economista de la Universidad de Boston (autor de El dragón en la recámara), quien expone que la política de EU de implementar tratados de libre comercio ha sido controvertida. ¿ Remember la fracasada ALCA bushiano-foxiana, cuya capital operativa era Miami?

 

El grave error de EU ha sido desear imponer la atroz miamización de AL mediante el bushismo bélico de Florida con Roger Noriega, Otto Reich, Mario Díaz-Balart, Ileana Ros-Lehtinen, Marco Rubio y su tóxico portavoz propagandístico The Miami Herald: todos bajo la protección del manto envenenado de Jeb Bush.

 


Evan Ellis, profesor de la Universidad de Defensa Nacional en Washington, aduce que la visita de Xi al inicio de su presidencia a AL y el Caribe refleja la creciente confianza del liderazgo chino que prosigue sus intereses estratégicos sin preocuparse de la reacción de EU, cuyo secretario de Estado, John Kerry, declaró nostálgicamente con desusado ímpetu neomonroísta que AL es el “patio trasero de EU” ( Pravda, 23/4/13). En Trinidad y Tobago, Xi se reunirá con otros países caribeños que incluyen Barbados, Bahamas, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Surinam y Antigua y Barbuda.

 

Yang Qingchuan –Xinhua, 31/5/13– aduce que el itinerario de Xi a América “muestra un abordaje equilibrado” hacia los países desarrollados y en vías de desarrollo, así como un estilo de “diplomacia innovativa (sic)” del nuevo liderazgo chino. Considera que la visita de Xi “no tiene precedentes en su itinerario y en otros arreglos”, y “en lugar de competir con los otros poderes mundiales” por “esferas de influencia”, Pekín busca una “cooperación pragmática para el beneficio mutuo en la construcción de sus relaciones con los países de AL, lo cual conduce a la estabilidad social (sic) de la región y a su crecimiento económico”.

 

A juicio de Yang, la cosmogonía de Xi mostrará en el Caribe y en AL que “prefiere la prosperidad común en lugar de las anacrónicas alianzas”. Yang apunta que las relaciones de China con AL “han entrado ya en el carril del crecimiento rápido con un incremento de 100 veces (¡supersic!) en el comercio bilateral desde 1990”, cuando China se ha convertido en el segundo mayor socio comercial de la región. Por lo pronto, China ha desplazado a EU como el principal socio comercial de Brasil (alimentos y hierro) y Chile (cobre). Ya había destacado en mi libro China irrumpe en AL: ¿dragón o panda? (Editorial Orfila, 2012), las crecientes inversiones financieras de Pekín en la región.

 

Según Yang, la cumbre de Xi y Obama en California tendrá en la agenda de discusión “urgentes temas como los recientes desafíos en la región Asia-Pacífico”, sin dejar de lado la edificación de un “nuevo tipo de relaciones entre dos potencias”, cuando “Was­hington teme que su estatuto global sea eclipsado”, mientras Pekín siempre se pregunta el verdadero propósito de la doctrina Obama y de su “pivote asiático” y su “requilibrio”. No sólo de comercio “acultural” viven los humanos y seduce la primacía del ámbito civilizatorio esbozado por China en sus relaciones multivectoriales en el planeta –ingratamente descuidado por el “México neoliberal itamita”– cuando Xi visitará las magnificentes ruinas mayas de Chichén Itzá para establecer un “diálogo de civilizaciones” con el gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, quien tendrá la oportunidad dorada de forjar un nuevo tipo de creativa colaboración regional con Pekín que vaya más allá de la vulgaridad mercantilista mediante un nuevo tipo de interacción más intensa y perdurable: el “poder cultural”, atributo genuino de China y México, por encima de otros competidores “barbáricos” del “choque de civilizaciones” que se epitomiza en la miamización de AL.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional
La guerra de Hezbolá en Siria podría engullir a Líbano

Sayed Hassán Nasralá ha cruzado el Rubicón. El presidente de Hezbolá, quien hace exactamente 13 años dijo que su movimiento de resistencia no cruzaría la frontera israelí –pues correspondía a los palestinos liberar” Jerusalén–, ha declarado que Hezbolá traspuso la frontera siria. No sólo eso: el fin de semana advirtió que combatiría “hasta el final” para proteger el régimen del presidente sirio Bashar Assad. Hezbolá, afirmó, “ha entrado en una fase completamente nueva”. No necesitaba decirlo.

 

Cuando escuché aquella promesa de Nasralá, hace tantos años, estaba yo en un tejado en la población de Bin Jbeil, en el sur de Líbano. Hezbolá no avanzaría hacia Palestina. Todos suspiramos con alivio. ¿Qué ocurrió? En esos días, Nasralá aparecía en persona, de pie, rodeado de la adoración sus combatientes y sus familias. Ahora vive oculto. ¿Tendrá lo que se conoce como “visión de túnel”? Asegura recibir cartas de familias que le suplican dejar que sus hijos combatan en Siria. ¿Será visión de féretro, entonces?

 

Por supuesto, era inevitable. Apenas el mes pasado descubrí hombres de Hezbolá combatiendo en la mezquita de Sayda Zeinab, en el sur de Damasco. “No diga que me vio aquí”, me dijo uno de ellos, un tipo amigable que tenía colgados retratos de Nasralá y del líder supremo iraní Jamenei en la pared de su oficina. Venía de ese mismo poblado de Bint Jbell.

 

Dos días más tarde Hezbolá admitió que sus hombres “resguardaban” la mezquita fronteriza. Luego reconoció haber sufrido 12 bajas. No sé si mi interlocutor del otro día estaría entre ellas.

 

Durante varios meses, Hezbolá había reconocido en silencio que sus combatientes “protegían” poblados chiítas dentro de Siria cuyos habitantes eran libaneses. Luego comenzó a repatriar cadáveres. Primero uno, luego seis, más tarde docenas.

 

Una vez que Hezbolá entró en la batalla por Qusayr, junto con tropas sirias, un vocero de esta eficiente y despiadada milicia afirmó que sus combatientes iban en camino a la mezquita de Damasco, pero que los habían guiado mal y se encontraron atrapados en el fuego en tierra de nadie. A ver quién le cree. Qusayr –al lado de la carretera a Latakia y la costa siria– dista sus buenos 160 kilómetros al norte de Damasco. Luego llegaron otros 30 cuerpos a Líbano, así que Nasralá sólo dijo lo que tenía que decir. Habló mucho de Palestina y de la mezquita de Al-Aqsa, pero sus hombres avanzaban al este, hacia el interior de Siria, no al sur hacia Palestina, y la historia lo juzgará por ese discurso.

 

Habló, desde luego, de que los “extremistas” que intentan derrocar a Assad son un peligro para Líbano, de que la Siria de Assad es la espina dorsal de Hezbolá “y la resistencia no puede quedarse de brazos cruzados mientras le quiebran la espalda”.

 

Lo que no dijo es que su milicia chiíta combate a sunitas sirios, cuyos correligionarios constituyen 30 por ciento de la población de Líbano. Por eso estalló una fiera batalla entre los sunitas y los chiítas alauitas de la ciudad norteña libanesa de Trípoli el día que Hezbolá entró en la batalla por Qusayr al lado de los hombres de Assad.

 


Dicho en términos simples, éste es el mayor peligro potencial para el pueblo de Líbano, ya no digamos para la soberanía de su Estado sectario, desde la guerra civil de 1975-90.

 

“Si Siria cae en manos de Estados Unidos, Israel y los tafkiris (extremistas sunitas), la resistencia se verá sitiada; Israel entrará en Líbano e impondrá su voluntad.” Eso dijo Nasralá en la enorme pantalla levantada en la ciudad de Mashgara la noche del sábado, en el 13 aniversario de la liberación del sur de Líbano de la ocupación israelí.

 

Lo que quiso decir es que si Assad cae, el apoyo político y el armamento de Hezbolá –que tiene por origen a Irán– llegarán a su fin. Y ya no habrá un Hezbolá que expulse a los israelíes cuando retornen.

 

Antes que estallemos en risa hueca, recordemos que la destrucción de la república islámica de Irán –Estado teológico creado por el ayatola Jomeini en 1979– es hoy por hoy el centro de la política de Washington y Tel Aviv hacia el país un día llamado Persia. La guerra de 2006 entre Israel y Hezbolá fue un intento de destruir al aliado chiíta de Irán en Líbano. La batalla contra Assad –apoyada por Estados Unidos, la Unión Europea y todas esas maravillosas democracias amantes de la libertad en el Golfo– es un intento de acabar con el único aliado árabe de Irán. Una batalla rebelde por Siria, apoyada por Occidente, es en el fondo una guerra contra Irán. No es raro que Hezbolá haya revelado su participación.

 

Si, como Nasralá insiste, Hezbolá es en realidad un movimiento de “resistencia”, ¿por qué no apoya la resistencia contra Assad? Además, si Hezbolá es una criatura puramente libanesa, en lo cual insiste Nasralá, ¿qué derecho tiene de enviar cientos, incluso miles de hombres a lidiar las batallas de Assad?

 

Oficialmente, Líbano se ha “disociado” de Siria. Pero si combatientes de su comunidad musulmana más numerosa han ido a luchar por Assad, ¿cómo queda su reclamo de neutralidad política? Nasralá será el líder de Hezbolá, pero no el presidente de Líbano. Por eso el presidente Michel Sleiman advirtió, apenas un día antes del discurso de Nasralá, que Hezbolá no debe permitir que Líbano sea arrastrado a una guerra de sectas. “¿Cómo puede una nación ofrecer un ejemplo tan magnífico de resistencia y sacrificio –preguntó–, si a la vez promueve diferencias sectarias?” Buena pregunta.

 

En su mensaje, Nasralá prometió a sus partidarios “una nueva victoria”. Macbeth no lo hubiera expresado mejor. La sangre atraerá sangre, dicen.

 

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Ecuador aclaró que no recibiría a Capriles

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, aseguró ayer que su país no recibiría al ex candidato presidencial venezolano Henrique Capriles.”No quiero hacer otros comentarios por consideración a un país hermano, a un gobierno con quien tenemos muy buenas relaciones, que es Colombia”, dijo Patiño en referencia al encuentro que mantuvieron el miércoles el líder opositor venezolano y el presidente colombiano Manuel Santos. “Jamás recibiríamos a una persona que estuvo altamente involucrada con el golpe de Estado del año 2002, que sacó del poder al presidente Hugo Chávez durante unos cuantos días solamente, porque el pueblo venezolano lo restituyó en el poder”, agregó.

 

Para Patiño, Capriles no supo reconocer el resultado de los comicios presidenciales de las elecciones del 14 de abril, que según los datos oficiales ganó Nicolás Maduro por menos de 1,5 punto de diferencia.

 

“Se confirma que desde Bogotá hay una conspiración abierta contra la paz en Venezuela que alcanza los más altos poderes del Estado colombiano”, había afirmado el canciller venezolano, Elías Jaua, tras el viaje de Capriles a Colombia. “Como canciller de Ecuador, diría: ‘Nosotros aquí jamás recibiríamos, jamás recibiremos a un señor que no mantuvo ese comportamiento como un verdadero demócrata y, en segundo lugar, cuyos comentarios y cuyas actitudes posteriores mancharon de sangre al pueblo venezolano’”, recalcó Patiño, en referencia a los hechos de violencia postelectorales y en solidaridad con el gobierno de Maduro.

 

Por su parte, Santos calificó de descabellado pensar que su gobierno pueda estar implicado en alguna conspiración contra Venezuela y estimó que esas afirmaciones deben ser producto de un malentendido. “Es descabellado pensar que el gobierno colombiano esté enterado, o peor aún, que esté apoyando algún tipo de acción para desestabilizar el gobierno de Venezuela”, dijo Santos durante un discurso que dio ayer en la ciudad de Palmira. “Creemos que para el bien de Venezuela y para el bien de Colombia, cualquier malentendido lo podemos resolver civilizadamente, con prudencia, por las vías diplomáticas”, agregó. La canciller colombiana, María Angela Holguín, dijo que su gobierno tratará de manera directa los temas diplomáticos con Venezuela, en sintonía con lo expresado por Santos. “En aras de mantenernos alejados de la diplomacia de micrófonos, que es tan dañina, trataremos este tema de manera directa con el gobierno venezolano”, señaló Holguín.

 

Asimismo, la oposición venezolana calificó de infantil e irresponsable la reacción de Maduro. “Lo que se ha dado fue una reunión entre dos líderes políticos de dos países hermanos”, afirmó el secretario ejecutivo adjunto de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón José Medina. Las declaraciones de Medina están en línea con las formuladas por el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, quien en un comunicado difundido ayer tildó de malcriada la respuesta de Maduro. “Lo de Maduro anoche claramente es la culminación de este proceso en términos absolutamente inaceptables para Colombia y su presidente por la manera en la cual le imputó responsabilidades en hechos que no existen”, señaló Medina. Además, calificó como chantaje el anuncio del gobierno de reconsiderar su participación en las conversaciones entre Colombia y las guerrillas de las FARC en represalia por la reunión entre Capriles y Santos.

 

Maduro, que el jueves por la noche habló de un supuesto plan para envenenarlo, acusó al mandatario colombiano de haber violado el acuerdo de Santa Marta, de agosto de 2010, por el que Santos restableció las relaciones con el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez. “Vamos a mantener el espíritu de ese acuerdo que hicimos allá en la Quinta de San Pedro Alejandrino (en Santa Marta)”, enfatizó Santos. Capriles, por su parte, aseguró que con sus viajes busca llevar a la comunidad internacional la voz de sus millones de seguidores. En el comunicado, la MUD señaló que el ex candidato seguirá viajando y diciendo la verdad. “Tienen el poder, pero no tienen razón ni dicen la verdad, por eso nadie les cree”, consideró Aveledo en referencia al gobierno.

 

La visita de Capriles a Colombia se produce luego de las acusaciones de fraude contra Maduro y en un año electoral que en diciembre tendrá comicios municipales. El 8 de diciembre próximo los venezolanos votarán para renovar las alcaldías, informó ayer la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena. La funcionaria agregó en una conferencia de prensa que el período de postulaciones de candidatos será entre el 5 y el 9 de agosto y que el próximo mes se informará cuándo comenzará la campaña electoral.

 

En los comicios, que fueron desdoblados de las elecciones de gobernador de diciembre de 2012 y en principio se dijo que se harían en junio, estarán en disputa 337 cargos de alcaldes y la renovación de los concejales municipales en igual número de ayuntamientos. Las municipales serán las cuartas elecciones en Venezuela en poco más de un año, tras las presidenciales del 7 de octubre, en las que ganó el mandato 2013-2019 el fallecido presidente Hugo Chávez, y las celebradas el 14 de abril pasado, que eligieron para culminar ese mandato a Maduro, y que fueron objetadas por la oposición política nacional. Entre ambos comicios se celebraron el 16 de diciembre las elecciones regionales, en las que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Chávez y Maduro ganó 20 de las 23 gobernaciones en disputa. Las elecciones municipales y regionales anteriores se desarrollaron conjuntamente en noviembre de 2008 y entonces el PSUV y sus aliados ganaron 17 de las 23 gobernaciones y 267 de las 337 alcaldías.

Publicado enInternacional
El Transpacific Partnership y el Gran Mercado Trasatlántico, instrumentos al servicio de la hegemonía estadunidense

El 23 de mayo se concluyó en Lima (Perú) la 17 sesión de negociación del Transpacific Partnership (TPP) entre 11 países de la ribera del Pacífico (Estados Unidos, Canadá, México, Perú, Chile, Australia, Brunei, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam), que acordaron poner en marcha dentro de pocos meses una amplia zona de libre comercio bajo la batuta de Estados Unidos. La mayoría de los comentaristas, turiferarios beatos del libre comercio, se alegraron de los beneficios esperados de este acuerdo: más crecimiento, más empleos. Una voz disonante se hizo oír, la del embajador Jorge Eduardo Navarrete en La Jornada del 23 de mayo, quien formula una visión crítica de esta asociación transpacífica y pone en evidencia su dimensión política. De hecho, más que un acuerdo comercial es todo un proyecto político que se inscribe en el contexto de un propósito estadunidense más ambicioso: el de tejer acuerdos de asociación con países del Pacífico políticamente afines como Chile, Perú, México, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, y en América Latina aislar a países como Brasil, Argentina, o los del Alba, que proclaman su voluntad de independencia. México se incorporó muy rápidamente al proceso, sin que nadie supiera cuáles fueron las concesiones que le permitieron alcanzar el avance actual de la negociación.

 

Es exactamente el mismo proceso que está en marcha entre la Unión Europea y Estados Unidos, con el nombre de Gran Mercado Transatlántico (GMT).

 

Mediante estos acuerdos Estados Unidos busca imponer su propia legislación y forzar a sus socios a eliminar todas las barreras tarifarias y no tarifarias, denunciadas como obstáculos al comercio. Esta estrategia fue concebida por varios think tanks como el Transatlantic Policy Network (TPN), quienes tratan de proponer estrategias para contrarrestar, con cierta impotencia, el declive de Estados Unidos y de Occidente, progresivamente desplazados por las nuevas gran potencias como el BRICS, y especialmente China. Un muy reciente informe del National Intelligence Council, El mundo en 2030 ( cf. el artículo de Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique edición española de mayo de 2013: http://www.monde-diplomatique.es) confirma el temor de las agencias de inteligencia estadunidenses sobre la pérdida inexorable de influencia de Occidente en el mundo, en beneficio de China y otros países emergentes.

 

Los dos procesos avanzan de manera paralela, pero con dificultades. En Estados Unidos el proyecto TPP se tropieza con la clásica oposición de los republicanos a los acuerdos de libre comercio, y será muy difícil para el presidente Obama obtener una autorización fast track para concluir estos acuerdo en los próximos meses. Por otra parte, varios países, muy cercanos a Estados Unidos, se muestran preocupados por la ofensiva estadunidense porque tienen intereses nacionales que proteger. Es el caso en particular de Japón, quien duda en entrar en este proceso. Sin embargo, es una pieza clave en el dispositivo estadunidense.

 

Del lado europeo, después de un inicio laborioso, las cosas se aceleran. El principio de un acuerdo de libre comercio tras­atlántico fue lanzado en la cumbre Estados Unidos-Unión Europea en Madrid en 1995, como parte de un acuerdo político más amplio, la Nueva Agenda Trasatlántica (NAT), conjunto de declaraciones de principios que establecen el marco de las nuevas relaciones transatlánticas después del derrumbe de la Unión Soviética en 1991. Naturalmente el NAT tenía un componente comercial, pero sobre todo una reafirmación de sometimiento de la UE a la política de seguridad estadunidense, especialmente por medio de la OTAN, estructura político-militar cuyo campo de intervención no para de extenderse más allá del Atlántico norte. En 2007 se pone en marcha la primera institución del GMT, el Consejo Económico Trasatlántico (CET), encargado de armonizar las legislaciones de los dos lados del Atlántico. Su funcionamiento es todo menos transparente. Sin embargo, se ha establecido un diálogo entre los sindicatos (AFL-CIO y confederación de sindicatos europeos), pero son encuentros muy formales. Lo mismo pasa entre asociaciones de consumidores. Un grupo de trabajo sobre medio ambiente nació muerto, disuelto por George Bush, que encontraba que sus propuestas eran demasiado limitantes para las empresas. En junio de 2010 se creó un grupo de estudio sobre “la ciberseguridad y el cibercrimen”. En junio de 2012, un grupo mixto entregó un informe que retoma como base de discusión las exigencias estadunidenses y establece la entrada en vigor del GMT para 2015. Como se trata de un acuerdo comercial (aun si su verdadera intención es política), los 27 estados de la Unión Europea deben negociar entre ellos y con la Comisión Europea un mandato de negociación. La Comisión Europea es el único organismo autorizado a negociar acuerdos comerciales: una vez empezada la negociación los estados miembros ya no podrán oponerse a lo negociado, todo el poder lo tendrá la comisión, cuyas orientaciones ultraliberales y pro-estadunidenses son bien conocidas. Varios países tiene objeciones, Francia en especial, que quiere defender su “excepción cultural”, es decir, el derecho para cualquier país de proteger sus industrias culturales y su producción intelectual y artística. Pero su posición no será de mucho peso a la hora de negociar el mandato, texto de carácter muy general y consensual entre los 27 miembros, lo que deja a la comisión un gran margen de libertad de negociación. El mandato debería estar listo en julio próximo para una conclusión de la negociación en 2015.

 


Estas dos amplias coaliciones detrás de Estados Unidos, el TPP y el GMT, tienen un mismo objetivo estratégico: crear un cerco alrededor de China, e impedir la emergencia de poderes que no sean controlados por los occidentales. La ausencia de China en el TPP tiene como excusa oficial que su moneda, el yuan, no es convertible. Pero nadie se deja engañar, y las autoridades y los medios de comunicación chinos no dejaron de criticar esta ofensiva estadunidense directamente orientada contra ellos.

 

Numerosos gobiernos y parlamentos aceptan sin objetar acercarse a los estadunidenses, aun si comercialmente no es de su interés, pero no es lo mismo con la opinión pública, muy preocupada por estos acuerdos que tendrán fuerte impacto en cuestiones de medio ambiente, de organismos transgénicos, de libertades públicas, de control de Internet y de limitaciones de los derechos sociales. Por estos motivos, estos acuerdos (el TPP y el GMT) se negocian en la discreción más absoluta, por el temor que tienen los gobiernos de provocar reacciones muy violentas en las opinión pública.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Hammond, Manning, Assange y el martillo de hierro de Obama contra la disidencia

Esta semana concluyó el juicio federal contra un activista cibernético y el de otro está por comenzar. Aunque los acusados de estos juicios son dos jóvenes, Jeremy Hammond y Bradley Manning, lo que debería ser juzgado es la creciente amenaza del secretismo con el que actúan el gobierno y las grandes corporaciones.

 

Hammond se enfrentaba a más de treinta años de cárcel acusado de cargos por hackear el sistema informático de una compañía privada de seguridad e inteligencia llamada Strategic Forecasting, o Stratfor, pero aceptó declararse culpable de un cargo de hackeo informático a cambio de una reducción de pena. Según explica su propio sitio web, Stratfor se dedica a "inteligencia geopolítica, previsiones económicas, políticas y militares". Sin embargo, luego de que Hammond y otros filtraran cinco millones de correos electrónicos de los servidores de Stratfor a WikiLeaks, se tornó evidente que la compañía se dedica ampliamente al espionaje de activistas a solicitud del sector empresarial. Coca-Cola contrató a Stratfor para espiar al grupo PETA, Personas por el Trato Ético de los Animales. Dow Chemical contrató a Stratfor para espiar a los activistas que dejaron al descubierto la participación de Dow en el desastre químico de Bhopal, India, en 1984, que se estima tuvo un saldo de ocho mil muertos y miles de heridos.

 

Está previsto que el 6 de septiembre se pronuncie la sentencia de Hammond, que se enfrenta ahora a una pena de hasta 10 años de prisión. Sus abogados solicitaron que se contemple el tiempo de reclusión que ya ha cumplido, 15 meses, algunos de los cuales fueron en aislamiento.

 

Por otra parte, a Bradley Manning le llegará finalmente su turno ante el tribunal militar de Fort Meade, Maryland. Afronta varios cargos vinculados a la mayor filtración de información clasificada de la historia de Estados Unidos. Manning se declaró culpable de hacer mal uso de la información y admitió haber transferido cientos de miles de documentos al sitio web WikiLeaks. Sin embargo, niega el más grave de los cargos, que aún se encuentra pendiente, el de "colaborar con el enemigo". Los fiscales piden cadena perpetua, sin embargo, de ser declarado culpable, el juez podría determinar para Manning la pena de muerte.

 

Los juicios contra Bradley Manning y Jeremy Hammond figuran entre las más notorias de una serie de causas que el gobierno de Obama ha abierto contra informantes y periodistas. El abogado Michael Ratner, presidente emérito del Centro para los Derechos Constitucionales y abogado de WikiLeaks y su fundador, Julian Assange, dijo en la puerta del tribunal tras la comparecencia de Hammond: "Esto es consecuencia del martillo de hierro con el que el gobierno está golpeando a la gente que deja al descubierto los secretos de las corporaciones y del gobierno, en realidad, los secretos de un imperio".

 

Bradley Manning explicó sus acciones y sus motivos en detalladas declaraciones que prestó durante las audiencias previas al juicio. Hay que escuchar con atención porque sus palabras fueron grabadas clandestinamente durante una audiencia: "Pensé que si el público en general, en particular la población estadounidense, tenía acceso a la información que contenían los cables, esto podría provocar un debate a nivel nacional acerca del papel de las fuerzas armadas y de nuestra política exterior en general". La primera publicación efectuada por WikiLeaks del material proporcionado por Manning fue el video que WikiLeaks tituló "Asesinato Colateral". La borrosa grabación, filmada desde un helicóptero de combate, muestra el asesinato de 12 hombres en tierra en Bagdad el 12 de julio de 2007. Dos de los asesinados desde el helicóptero de combate Apache de Estados Unidos eran empleados de la cadena de noticias Reuters, el camarógrafo Namir Noor-Eldeen, de 22 años de edad, y su chofer, Saeed Chmagh, padre de cuatro hijos.

 

Tras la muerte violenta y sin motivo de sus empleados, Reuters pidió explicaciones e invocando la Ley de Libertad de Información solicitó material relativo al ataque, todo lo cual le fue denegado. Manning vio el video mientras se encontraba posicionado en Irak e investigó las circunstancias en que tuvo lugar el ataque. Guardó el archivo de video. Según explicó ante el tribunal: "planeaba entregarlo en las oficinas de Reuters en Londres para ayudarlos a prevenir sucesos como ese en el futuro", dijo.

 

Hammond y Manning se enfrentan a años de prisión y tienen en común su vinculación con WikiLeaks y su fundador, Julian Assange. Assange se encuentra requerido en Suecia para ser interrogado en relación a acusaciones por delitos sexuales, aunque no se han presentado cargos en su contra. Luego de perder su batalla contra la extradición a Suecia por parte de Inglaterra, el gobierno de Ecuador le otorgó asilo político y ha permanecido en la embajada de Ecuador en Londres desde junio pasado. En uno de los correos electrónicos filtrados de Stratfor se hace referencia a la existencia de una imputación formal secreta de Estados Unidos contra Assange: "No publicar. Tenemos una acusación sellada contra Assange. Favor de proteger".

 

Todo esto sucede en medio de crecientes revelaciones acerca de la extraordinaria intrusión por parte del gobierno de Obama en la privacidad de periodistas y el derecho de proteger a sus fuentes. La agencia de noticias Associated Press reveló que el Departamento de Justicia obtuvo confidencialmente dos meses de registros telefónicos de sus periodistas y editores responsables en el marco de un intento por descubrir la fuente de una filtración relativa a una conspiración para un atentado fallido. El corresponsal en jefe para Washington de Fox News, James Rosen, podría ser acusado de formar parte de una conspiración delictiva por presuntamente haber recibido de manos de una fuente información clasificada referente a Corea del Norte.

 

El Presidente Barack Obama y el Fiscal General Eric Holder utilizaron la Ley de Espionaje para acusar a informantes en seis oportunidades, más que todos los presidentes anteriores juntos. El ataque de Obama al periodismo y su implacable lucha contra los informantes representan una seria amenaza a los principios democráticos fundamentales sobre los que se fundó este país.

 

La tarea del periodismo es hacer que quienes detentan el poder rindan cuentas de sus actos. Nuestra tarea es ser el cuarto poder, no es estar al servicio del poder. Déjennos ser.

 

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

 

© 2013 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 750 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 400 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Publicado enInternacional
Tendencias actuales en la geopolítica mundial: el BRICS y la emancipación de Latinoamérica

Se trata del título de mi ponencia en el congreso conjunto de la UAM Xochimilco y la Academia de Ciencias Sociales de China, entre otras entidades de prestigio mundial, que se inició el 28 de mayo en la ciudad de México (http://es.scribd.com/doc/143470357/Programa-4-2013).

 

La dicotomía decimonónica clásica de izquierda/derecha es necesaria pero insuficiente para entender las tendencias geopolíticas, lo cual ha sido distorsionado por la plutocracia del neoliberalismo global centralbanquista que domina el mundo.

 

Hoy la verdadera bifurcación del siglo XXI versa en la colisión entre la globalización y el humanismo.

 

El concepto estratégico “Sudamérica”, más preciado por los estrategas brasileños, se ha movido más a un lulismo que a una “izquierda” ( whatever that means), no pocas veces mercenaria, frente a la entelequia muy etérea de Latinoamérica (LA), más balcanizado que nunca, cuando se ha asentado que el “México neoliberal itamita” pertenece a “Norteamérica” controlada por Estados Unidos, al unísono de su súbdito anglosajón Canadá, extensivo a Centroamérica y al CAFTA.

 

A final de cuentas la colisión es entre EU/OTAN/Israel/Alianza del Pacífico (AP)/TPP (Asociación Transpacífica) contra Brasil/Unasur/BRICS.

 

Asistimos a una triple colisión en la añeja LA entre el neomonroísmo (patrocinado por Estados Unidos, en alianza con Gran Bretaña, España e Israel), el huérfano chavismo bolivariano (que quizá encabece Rafael Correa) y el lulismo.

 

La revista británica The Economist (18/5/13) –muy cercana al gobierno inglés, a la petrolera BP y a los banqueros esclavistas Rothschild– fractura el continente americano en “dos bloques alternativos: la AP, orientada al mercado (sic), y el Mercosur, más estatista (sic)”.

 

Se trata de un abordaje reduccionista muy simplón de corte maniqueo lineal, como acostumbra The Economist, portavoz de la desregulada globalización financierista: donde los buenos, “elegidos de Dios”, por el simple hecho de haber adoptado el modelo agónico del neoliberalismo global anglosajón resultarán “triunfadores” frente a los malos: los “estatistas” del BRICS.

 

The Economist le da vuelo ditirámbico a la séptima cumbre de Cali, adonde acudieron los presidentes de cuatro países de LA: Chile, Colombia, Perú y México, que tienen contemplado concretar un mercado común en un mínimo de siete años y al que pronto se incrustarán Costa Rica y Panamá (Ver Bajo la Lupa, 26/5/13).

 

Lo relevante del reduccionismo mercantilista, que pretende alcanzar nivel de análisis geoeconómico sin lograrlo, es la balcanización de LA entre la AP –controlada por Estados Unidos/Gran Bretaña, al que se unirían España e Israel– frente a Brasil, a quien se pretende aislar debido a su complementariedad geoeconómica con China en el seno del BRICS.

 

La revista británica se burla de la “retórica gaseosa (sic) de las cumbres de LA” cuando “los regímenes izquierdistas (sic) que gobiernan la mayor parte de Sudamérica” peroran sobre la “integración regional” pero con pocos resultados. ¡Pues ni tanto!

 

Compara en forma simplista el PIB combinado de los cuatro miembros fundadores de la AP, “quienes han adoptado la globalización”, frente al gigante brasileño: 2 billones de dólares: “35 por ciento del total de LA y un poco menos (sic) que Brasil, el gigante de la región”. Burda trampa cuando ocultan el segundo y el tercer PIB de Sudamérica: Argentina y Venezuela, sin contar Ecuador y Bolivia.

 

The Economist soslaya que la AP se encuentra bajo la espada de Damocles del neopinochetismo y, como buen vendedor de la privatización a ultranza, abulta la creación de una sola bolsa de valores regional que conjuga a Chile, Colombia y Perú.

 

En la misma forma que los multimedia israelí-anglosajones fustigan al BRICS, la revista propagandística británica arremete contra el Mercosur y cita tendenciosamente las teorías vetustas del entreguista cardosista Luis Felipe Lampreia, ex canciller brasileño, en contra del emergente bloque cuatripartita (Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela), al que desprecia como “bloque político”, como si la política fuera pecado capital para los mercantilistas neoliberales.


The Economist juzga que “bajo la égida de Brasil la mayor parte del bloque antiestadunidense Alba de Chávez está siendo absorbido por el Mercosur”. ¡Qué hipérbole!

 

Si Paraguay, presa de un golpe de Estado “benigno” teledirigido por Estados Unidos, es expulsado del Mercosur y sustituido por Venezuela, ergo, todo el grupo del Alba se incrusta de facto en el bloque cuatripartito.

 

Por lo visto, el reconocimiento de Dilma Rouseff al presidente Nicolás Maduro, mediante una “asociación estratégica”, perturbó a los propagandistas israelí-anglosajones.

 

La crítica británica es feroz en proproción a su imprecisión: “Argentina y Venezuela, los dos principales socios regionales de Brasil, tienen economías controladas por el Estado, de bajo crecimiento, y sus políticas cortejan a la autarquía (¡supersic!)”.

 

Hasta donde nos quedamos, Argentina y Venezuela tienen los mejores crecimientos de LA (incluida la darling de Estados Unidos al sur de su frontera, hoy en estado catatónico comprobable).

 

Les dolió a los propagandistas israelí-anglosajones el triunfo de Brasil en la OMC en detrimento del candidato entreguista filoestadunidense del “México neoliberal itamita”: The Economist llega hasta considerar “irrelevante” al organismo, y da por muerta a la “ronda de Doha”.

 

Suena divertido escuchar las lamentaciones neoliberales de The Economist, que pretende “aislar” a Brasil, y de paso, al BRICS.

 

La revista propagandista británica admite que en LA (AP y Mercosur por igual) no existe el “género de cadenas de abasto regionales que vinculan a China a sus vecinos”, donde las “conexiones de transporte son pobres (sic)”.

 

Es obvio que el depredador financierismo anglosajón que adoptaron sus súbditos en LA los dejó sin infraestructura (léase: puertos y sistemas de transporte).

 

Vienen los ditirambos insustentables de The Economist: “en su corta vida la AP ha demostrado (¡supersic!) ser una pieza brillante (sic) de mercadotecnia (¡supersic!) diplomática”, pero “ahora tiene que agregar sustancia”.

 

La revista afirma que la colisión ya empezó entre la AP y el Mercosur (léase: el BRICS, su gran aliado) y asegura la “defunción del auge de las materias primas”, que curiosamente a quienes, a mi juicio, afectará mayormente es a los miembros de la AP ( v. gr. Chile, tan monodependiente del cobre y que está jugando al fuego con su mayor importador: China) más que a los del Mercosur, ya no se diga el BRICS.

 

Un grave error del abordaje de The Economist, que colisiona a Brasil con la AP, es que deja de lado otros factores de poder, que van más allá de su vulgar mercantilismo que disfraza de falsa “geoeconomía”, y que versan sobre la investigación y el desarrollo (I&D), la tecnología de punta y las relaciones geopolíticas, como refleja Brasil con el continente africano (donde tiene más de 30 embajadas), ya no se diga con India: mediante el eje IBSA (India, Brasil y Sudáfrica) que conecta el Atlán­tico sur al océano Indico.

 

De nueva cuenta surge India como el país a seducir por todos lados: desde el alucinante “Indo-Pacífico” hasta el BRICS.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Miércoles, 29 Mayo 2013 05:51

Respaldo de Rusia para Siria

Rusia criticó ayer a la Unión Europea (UE) por haber acordado armar a la insurgencia siria y confirmó planes para vender a Damasco misiles antiaéreos, en medio del creciente temor a una carrera armamentística alimentada desde el exterior que agrave la ya brutal guerra civil de Siria. Al respecto, el ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, sostuvo que “los misiles son una amenaza” para Israel y advirtió que si la venta se concreta, su país “sabrá qué hacer”.

 

Más de 70.000 personas murieron y millones más abandonaron sus hogares por el conflicto iniciado hace ya más de dos años en Siria, y el poder de fuego de las partes enfrentadas podría aumentar significativamente si los insurgentes reciben armas de países de la UE o el gobierno adquiere los misiles rusos. La decisión del lunes de la UE de levantar un embargo de armas para la oposición siria desató la inmediata condena de Moscú, un aliado de Damasco, que destacó que la movida europea atenta contra los planes de Rusia y Estados Unidos de celebrar una conferencia de paz en Ginebra con representantes de las partes en conflicto.

 

En Siria, el gobierno del presidente Bashar Al Assad acusó a la UE de alentar la violencia y obstaculizar la paz, mientras que la oposición armada siria se quejó de una decisión europea que, según señaló, “no es suficiente y llega demasiado tarde”. En Washington, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, saludó la resolución de la UE, que fue impulsada por el Reino Unido y Francia, aunque insinuó que Estados Unidos sigue siendo contrario a armar a los insurgentes sirios que quieren derrocar a Al Assad. Un día después de mantener conversaciones con su par estadounidense, John Kerry, el canciller ruso, Serguei Lavrov, dijo ayer en París que la decisión de la UE es “ilegítima” y agregó que el suministro de armas a entidades no gubernamentales “va en contra de todas las normas de la ley internacional”.

 

En Moscú, el vicecanciller Serguei Ryabkov declaró a periodistas que el levantamiento del embargo europeo daña las perspectivas de organizar la conferencia en Ginebra, prevista para junio, pero que aún no tiene fecha. El viceministro ratificó además planes de Rusia de vender al gobierno sirio misiles antiaéreos S-300, que pueden usarse contra aviones o para derribar otros misiles, pese a la oposición de Israel –que teme que las armas terminen en manos de grupos hostiles, como Hezbolá–, Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

 

Ryabkov dijo entender las preocupaciones de otras naciones sobre suministrar armas así a Siria, pero agregó que Rusia cree que los misiles “son en gran medida un factor de contención para impedir que algunas cabezas alocadas den a este conflicto un carácter internacional con participación de fuerzas externas”. En una de las pocas ocasiones en que Rusia habla públicamente del tema, Ryabkov dijo que el contrato de venta de los misiles a Siria se firmó hace varios años.

 

Israel reaccionó inmediatamente. “Sabremos qué hacer si Rusia entrega sistemas de defensa antiaérea S-300 a Siria”, advirtió el martes el ministro israelí de Defensa, Moshé Yaalon. “Las entregas no se han producido y espero que no se produzcan. Pero si, por desgracia, los S-300, llegan a Siria, sabremos qué hacer”, afirmó Yaalon. Israel lanzó a comienzos de mayo dos ataques aéreos contra objetivos militares cerca de Damasco, afirmando que quería impedir una transferencia de armas a Hezbolá, movimiento chiíta libanés cercano a Siria, y enemigo acérrimo de Israel.

 

Reino Unido y Francia dijeron el lunes que esperan que la decisión de la UE –que deja en suspenso la posibilidad de armar a la insurgencia hasta agosto– sirva para presionar al gobierno y a la oposición siria para sentarse a la mesa de negociaciones en Ginebra. En respuesta a las críticas de Rusia, la Cancillería británica reiteró que no tiene planes inmediatos de suministrar armas a los rebeldes y expresó su “fuerte desa-probación” al “reconocimiento” de Rusia de que apoya militarmente a Damasco.

 

Con ánimo pacifista, Alemania dijo que no dará armas a la insurgencia siria y que no está al tanto de que ningún otro país de la UE quiera hacerlo en un futuro cercano. Por su parte, la ONG internacional Oxfam condenó la decisión de la UE y expresó temor a una carrera armamentística en Siria. “Lo que se necesitaba era una postura inequívoca de que la UE hará todo lo posible para detener el derramamiento de sangre y evitar una mortal carrera de armas en Siria”, subrayó la responsable de “Armas bajo control” de Oxfam, Anna Macdonald.

 

En Damasco, en tanto, el gobierno de Al Assad dijo que la decisión de la UE es contraria a la búsqueda de una solución política a la crisis y muestra la “hipocresía” del Reino Unido y Francia, según un comunicado de la Cancillería difundido por la agencia de noticias oficial siria SANA. “La resolución de la UE deja al descubierto la falsedad de sus alegaciones y obstaculiza los esfuerzos internacionales para lograr una solución política a la crisis en Siria mediante el diálogo nacional entre los sirios”, señaló la nota

Publicado enInternacional