Jueves, 07 Noviembre 2013 05:57

Democracia y colaboración

Democracia y colaboración

El espionaje al que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) ha sometido a los jefes de Estado de Brasil y México es de extrema gravedad. Nada, absolutamente nada, puede justificar la escucha de llamadas telefónicas y la injerencia en correos electrónicos de presidentes de dos países amigos. Son acciones que han vulnerado la seguridad de ambos Estados y principios absolutamente fundamentales del derecho internacional. Todavía más grave es que las autoridades de EE UU hayan intentado justificar esta agresión aduciendo que estaban "protegiendo" los intereses de Brasil y de otros países.


Al irse teniendo más información sobre las acciones de la NSA ha quedado claro que en Brasil no solo se espió a la presidenta Dilma Rousseff, sino a Petrobras, nuestra compañía petrolífera, lo cual pone en cuestión que el espionaje tuviera que ver con necesidades de seguridad nacional, una pretensión ya de por sí inaceptable.


Esta injerencia en los asuntos internos de Brasil y las engañosas explicaciones proporcionadas han escandalizado tanto al pueblo como al Gobierno brasileños. Rousseff preguntó abierta y directamente al presidente Barack Obama por el asunto, posponiendo una visita de Estado a EE UU prevista para octubre. Ella y el conjunto del país esperan una explicación convincente y acorde con la gravedad de la situación. El Gobierno brasileño está abordando este caso con la madurez y la responsabilidad que caracterizan a Rousseff y a nuestra diplomacia. Sin embargo, no cabe subestimar las repercusiones que este asunto puede tener para las relaciones brasileño-estadounidenses si no se solventa adecuadamente.


Imaginemos el escándalo y la conmoción que suscitaría en Estados Unidos que un país amigo hubiera interceptado ilegalmente, con el pretexto que fuera, las comunicaciones privadas de su presidente

 

¿Qué induce a un país como Estados Unidos, una nación tan orgullosa de su democracia y su respeto al Estado de derecho, a vulnerar el ordenamiento democrático y las leyes de otros países? ¿Qué induce al Gobierno estadounidense a creer que puede y debe actuar de forma tan insensata contra un país amigo? ¿Qué induce a las autoridades estadounidenses a creer que no es moral o políticamente cuestionable demostrar tal falta de respeto hacia el jefe de Estado o las instituciones y empresas de Brasil, o de cualquier otro país democrático?
Quizá lo más inexplicable sea que esta flagrante ofensa haya ocurrido en una época de excelentes relaciones bilaterales entre Brasil y Estados Unidos. Desde hace tiempo, Brasil tiene en alta estima las relaciones con EE UU. En la última década nuestros Gobiernos, con excelentes resultados, se han esforzado en fomentar e intensificar la interacción económico-política entre Brasil y Estados Unidos. Hemos mantenido buenas relaciones institucionales y un diálogo personal de calidad con los líderes de EE UU. De hecho, basándonos en intereses comunes, promovimos una alianza estratégica con ese país, al tiempo que tomábamos medidas para la integración latinoamericana y ampliábamos nuestros lazos con África, Europa y Asia.


Con ese objetivo en mente, no dudamos en enfrentarnos a la desconfianza y el escepticismo con que muchos brasileños veían a Estados Unidos, actitudes relacionadas con el trauma producido por la implicación directa de ese país en el golpe de 1964 y su apoyo constante a la dictadura militar brasileña (que también se otorgó a otras dictaduras del continente). Nunca dudamos de que profundizar en el diálogo y ampliar los lazos económico-políticos con Estados Unidos era la mejor manera de pasar esa sombría página de las relaciones interamericanas y de dejar atrás la política de injerencia autoritaria.


Ahora, para preservar los muchos avances realizados en las relaciones brasileño-estadounidenses durante las últimas décadas, lo que se necesita es una explicación creíble de las acciones de la NSA y una disculpa de Estados Unidos. Posteriormente, lo imprescindible será un cambio definitivo de actitud que ponga fin a esas prácticas abusivas.

 

Estados Unidos debe comprender que nuestros países no podrán mantener una deseable alianza estratégica si uno de los socios muestra una actitud conspirativa. Desde luego, un comportamiento ilícito e irrespetuoso no ayuda a desarrollar la confianza entre pueblos y Gobiernos.


Un episodio como este pone de relieve el empobrecimiento de la gobernanza internacional, en la que las instituciones y las decisiones son con frecuencia pisoteadas por países que confunden sus propios intereses con los del conjunto de la comunidad mundial.
Ahora, más que nunca, debemos superar el unilateralismo, sea el de Estados Unidos o el de cualquier otro país, y crear instituciones auténticamente multilaterales, capaces de orientar al mundo hacia el imperio del derecho y no la ley del más fuerte. El mundo actual es completamente distinto al surgido tras la II Guerra Mundial. Además de la independencia de muchos países de África y Asia, hemos visto que varios países del sur se han modernizado e industrializado, alcanzando importantes avances sociales, culturales y tecnológicos. Es decir, se han hecho más relevantes en el panorama mundial. Los países que están fuera del G8 tienen en torno al 70% de la población mundial, representando alrededor del 60% de su economía. Sin embargo, el orden político global sigue siendo tan exclusivo como en los primeros años de la guerra fría. La mayoría de los países del mundo son excluidos de los auténticos procesos de toma de decisión.
Por ejemplo, hoy no tiene sentido que en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no haya un miembro permanente de África o Latinoamérica. O que India no pertenezca a él. El Consejo de Seguridad solo será totalmente legítimo y democrático, y aceptado por todos, cuando tenga miembros de todas las regiones del planeta que no se limiten a defender sus propios intereses geopolíticos y económicos, sino que representen realmente las demandas de paz, democracia y desarrollo de la población mundial.


El episodio de espionaje de la NSA también pone el acento en otra necesidad esencial: la de contar con una gobernanza democrática de Internet que ayude a que esa red global sea un ámbito de libertad, creatividad y cooperación, no una herramienta para el espionaje.

 

Luiz Inácio Lula da Silva fue presidente de Brasil y en la actualidad promueve iniciativas globales desde el Instituto Lula. Se le puede seguir en facebook.com/lula.

Publicado enInternacional
India lanza con éxito su primera misión a Marte

India se ha convertido en la cuarta potencia espacial capaz de ir a explorar Marte, tras Rusia (URSS), Estados Unidos y Europa. Su primer satélite con destino al planeta rojo, el MOM, ha sido lanzado a las 14.38 hora local (9.08 GMT) desde el centro espacial Vikram Sarabhai, en Sriharikota (Estado de Andhra Pradesh). La nave lleva equipos para observar rasgos de la superficie marciana, su morfología y mineralogía, así como la atmósfera. Pero el objetivo principal de la Mars Orbiter Mission (MOM) es el desarrollo tecnológico y ensayo de una nave capaz de realizar el viaje interplanetario y la inserción en órbita en Marte, así como de la gestión de las comunicaciones y de los sistemas de navegación, según explica la Organización India de Investigación Espacial (ISRO, por sus siglas en inglés). Si todo va bien en el lanzamiento, puesta en órbita y viaje, la nave debe llegar a su destino en septiembre de 2014.

 

La estructura del MOM y su configuración de propulsión son similares a las de la sonda Chandrayaan 1, el primer robot indio operado con éxito en la Luna (de 2008 a 2009) con las mejoras necesarias para esta nueva misión, según explica Space.com.


La nueva sonda interplanetaria india tiene una masa en el lanzamiento de 1.340 kilos y parte en un cohete PSLV XL. Entre los instrumentos científicos de a bordo, la MOM lleva un sensor de metano, una cámara y un par de espectrómetros. Con la cámara está previsto no solo fotografiar la superficie de Marte, sino también sus dos lunas Deimos y Fobos.


También con destino a Marte, para ponerse en órbita allí, saldrá dentro de un par de semanas (18 de noviembre) una nueva misión de la NASA, Maven (Mars Atmosphere and Volatile Evolution), para tomar datos especialmente de la alta atmósfera del planeta rojo.

 

Alicia Rivera Madrid5 NOV 2013 - 10:25 CET

Publicado enInternacional
"Estados Unidos ha minado la confianza internacional"

Es uno de los ideólogos de la Revolución Ciudadana de Rafael Correa y uno de los hombres fuertes y con mayor influencia en el Gobierno de Ecuador. El canciller Ricardo Patiño (Guayaquil, 1955) ha acompañado al presidente ecuatoriano durante toda su carrera política y, quién sabe, si podría ser su sucesor si el mandatario finalmente opta por no presentarse a su cuarta reelección.

 

Antes de asumir la cartera de Relaciones Exteriores fue el titular de otros tres ministerios, entre ellos el de Economía y Finanzas. Es una de las voces más autorizadas de toda América Latina para analizar pasado, presente y futuro de la región. Lleva más de un año negociando con Reino Unido para conseguir un salvoconducto que permita a Julian Assange salir de su encierro en la embajada ecuatoriana en Londres.
Durante una entrevista en Madrid, Patiño carga contra el "cinismo" de las potencias internacionales y de los organismos financieros y aplaude la valentía del extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU Edward Snowden que ha vuelto a sacar a la luz, como ya hiciera el fundador de Wikileaks, las vergüenzas de Washington.


Ecuador fue el primero en ofrecer asilo político a Snowden tras salir de Hong Kong


El espionaje de EEUU es gravísimo. Ha hecho que cambiemos nuestra forma de trabajar en las cancillerías. Lo que nos lleva a meses atrás cuando la Administración de Barack Obama alegaba que había impulsado toda esta patraña, porque esto es una vergüenza mundial, para proteger a EEUU y al mundo del terrorismo. ¿Qué tiene que ver el teléfono de la señora Merkel con el terrorismo? ¿Hay alguna relación entre el teléfono del papa Francisco con el terrorismo? El nivel de contradicción al que ha llegado el sistema de espionaje de EEUU ya no tiene límites. EEUU se ha llevado por delante todas las normas internacionales, las relaciones entre los países. No se vio claramente en septiembre en la Asamblea General de Naciones Unidas, pero yo creo que es necesario, y en América Latina estamos trabajando en ello, lograr una condena adecuada contra lo que ha sucedido. Mira qué importante fue la información que Snowden desveló, el mundo le debe un tributo.
¿Qué tipo de condena o qué medidas se pueden tomar contra el espionaje de Washington?

 

No te puedo adelantar, es muy difícil imaginar lo que se pueda hacer, pero espero que el nivel de reacción e indignación permita que EEUU no quede impune. El espionaje ha generado una vergüenza mundial, un nivel de desconfianza en el mundo entero. EEUU se defiende diciendo todos los países espían, eso es falso. Cierto es que todos tenemos que tener un nivel razonable de información política, pero no todos los países espían los teléfonos de los presidentes del mundo. El planeta se merece un tipo de medidas contra el espionaje.


¿EEUU ha demostrado su desprecio a la soberanía nacional de aliados y no tan aliados?


Yo creo que sí. Ha demostrado su falta de respeto. Ha minado algo que es muy importante que es la confianza internacional, ya no de los que ellos llaman sus enemigos, sino también sus aliados, los más cercanos a ellos.


Las revelaciones de Snowden han puesto contra las cuerdas a la Administración estadounidense, como ya hiciera Julian Assange, refugiado desde hace más de un año en la legación ecuatoriana en Reino Unido. Ante el estancamiento de su situación, ¿se plantean emprender acciones legales contra las autoridades británicas?


Todavía no hemos tomado la decisión, pero sí hemos empezado a estudiar la posibilidad de presentar una demanda contra Reino Unido ante organismos internacionales ya que después de más de un año se han cerrado todas las ventanas para poder llegar a un acuerdo diplomático y las autoridades británicas rechazan conceder un salvoconducto a Assanse. Hay que ver también a qué Corte podemos acudir. Sabemos las presiones y los niveles de influencia que se tienen en todos lados. Por ahora, nosotros insistimos ante el Gobierno de Reino Unido que tienen la obligación de otorgar el salvoconducto y esperamos que en algún momento que lo hagan, que recapaciten y se den cuenta del nivel de afectación que está teniendo sobre el derecho de Assange de tener una vida libre, con dignidad. Sin que se haya realizado un juicio ni se hayan presentado pruebas, Assange prácticamente ya ha cumplido casi un año y medio de la posible condena que pudiera imponerle la Justicia sueca. Espero que reino Unido se dé cuenta de la significación histórica para el país de lo que está haciendo: impedir la libertad de una persona que ofreció un espacio para que el mundo se enterara de las atrocidades que miembros de las fuerzas armadas estadounidenses cometieron en algunos lugares del mundo. Alguna repercusión histórica tiene que haber.


¿Cuánto tiempo más podrá aguantar así Assange?

 

Antes de concederle el asilo, le aclaramos con él las implicaciones que esto podía tener. Él lo sabe. Nos dijo que prefería estar en la embajada los años que sean necesarios, envejecer en ella, antes de estar en Guantánamo, antes de estar sometido a la justicia de EEUU. Cuando le visité le vi con buen ánimo, seguramente ver las repercusiones de su trabajo, las comunicaciones que mantiene a través de las vías informáticas, le permite mantener un estado de ánimo suficientemente alto. Por supuesto que estamos preocupados por los riesgos del encierro para su salud. Nosotros hemos hecho saber a las autoridades británicas el perjuicio que están haciendo al concepto mismo de libertad de expresión.


Uno de sus motivos de su visita a España es tratar la situación de la población ecuatoriana en el país, especialmente afectada por los desahucios


Son problemas muy grandes y muy graves. Hay que ir más allá de los números. Hay quien puede pensar que 10.000 familias no son muchas, sin embargo el drama de una familia ya es demasiado. Imagínate decenas de miles de casos de gente que después de comprarse una vivienda y traerse a su familia, pierde el empleo con la crisis, que es culpa de otros, y las expectativas con ello de tener ingresos. Pero además de eso, tiene que entregar la casa, y además de eso se queda con la deuda. Estamos dando asesoría, todavía limitada, ofrecer protección, se encuentran en una situación muy complicada, a pesar de que hay muchos ecuatorianos que se sostienen gracias a la movilización y al trabajo de las distintas plataformas y organizaciones. También están estudiando la posibilidad de emprender acciones legales.


¿Acciones legales contra quién?


Contra los responsables de la crisis y contra los responsables de los desalojos y de las cláusulas abusivas de las hipotecas. La banca es la responsable de todo esto, no hay ninguna duda. También hay algunos otros cómplices de la crisis, otros que también han actuado, pero fundamentalmente es una responsabilidad del sistema financiero y de determinados bancos que actuaron con la más absoluta irresponsabilidad, calcando la crisis inmobiliaria anterior en EEUU. Esos responsables no pueden ser los que finalmente se vayan a sus casas con millones, en algunos casos con miles de millones, tranquilos, a pasar su vejez mientras dejan a decenas de miles de familias en la quiebra más absoluta. Esto no podemos aceptarlo y estamos estudiando la posibilidad de respaldar las demandas de las organizaciones de ecuatorianos afectados por la crisis hipotecaria que, nosotros como Gobierno, por supuesto, respaldamos.

 

La crisis ha potenciado el retorno de ecuatorianos a su país e incluso ha empezado a cambiar el panorama: ahora son los españoles los que buscan futuro en Ecuador


Eso no nos preocupa. Nos sentimos obligados a ofrecerles las mejores condiciones posibles cuando regresen. Estamos tratando de hacer lo mejor posible para que puedan reintegrarse a la sociedad ecuatoriana entendiendo la crisis. Lo que es menos esperado es la cantidad de españoles que están yendo a Ecuador. Se ha duplicado la colonia española en muy pocos años. Nosotros incluso hemos invitado a miembros de la comunidad académica internacional. Estamos trabajando en un intenso plan de mejoramiento de la calidad de la educación ecuatoriana, creando cuatro nuevas universidades estatales, y nosotros no tenemos suficiente personal capacitado en Ecuador para darle el mayor nivel de excelencia a la universidad.

 

Los muchos profesores españoles sin trabajo pero que tienen formación son recibidos con mucho gusto. También recibimos muchos médicos. Necesitamos reforzar la planta profesional médica en nuestro país y para ello requerimos muchos especialistas para la intensidad de trabajo que está desarrollando Ecuador, que ha triplicado el presupuesto en los seis años, a diferencia de lo que hacen otros países, en Educación y en Sanidad. Porque se aumenten los recursos, la cantidad de dinero, el sistema necesariamente mejora en su calidad, lo que se necesita es el talento humano adecuado.


¿Hay alguna receta alternativa a la austeridad en la que está inmersa España y el resto de Europa?


Siempre insistimos en no considerarnos un ejemplo de nada, pero nuestras experiencias sí podrían ser una referencia. Al llegar a la campaña electoral en 2006, anunciamos expresamente que nos desligaríamos del tutelaje del sistema financiero internacional, que parecía que era el destinado a poner orden y a supuestamente lograr relanzar el desarrollo de nuestros países. Hemos demostrado en la práctica que eso no es así.


Uno de nuestros principales éxitos es habernos liberado del tutelaje del FMI -Fondo Monetario Internacional- y del Banco Mundial. Era increíble el nivel de exigencia para que Ecuador dictara políticas macroeconómicas nefastas que condujeron a nuestro país a la crisis, no sólo económica, sino también a un desastre social. No sólo se perjudicó la calidad de vida de la población, sino que también el pueblo ecuatoriano empezó a perder la esperanza y, cuando hay desesperanza, mucha gente empieza a pensar en dictaduras. Lo mejor que hicimos fue haber escogido un Gobierno democrático que tuviera autonomía en su toma de decisiones y ese es uno de los principales mensajes que podemos ofrecer: por favor, libérense del tutelaje del FMI y del Banco Mundial. La receta para el desastre está en el FMI, no hay país que haya podido levantar cabeza con su apoyo. Con el FMI no hay ninguna esperanza. Son vulgares cobradores de los banqueros internacionales.
¿Cómo valora la política de recortes del Gobierno de Mariano Rajoy?


No quiero hacer comentarios. Eso corresponde a la decisión soberana del Gobierno español. En lo que afecte a los ecuatorianos nosotros estamos estableciendo los diálogos correspondientes. Nosotros tenemos nuestro propio criterio, como ya he comentado sobre los organismos internacionales reguladores. Hemos hecho las cosas de manera distinta, pero respetamos la decisión soberana del Gobierno español.
Ahora Ecuador está inmerso en un litigio contra la empresa Chevron por la contaminación por petróleo de la Amazonía, la mayor que ha sufrido la región


El Gobierno no participó en el juicio que iniciaron las comunidades amazónicas. Nunca nos involucramos. Pero en 2011, la empresa Chevron demandó al Estado ecuatoriano ante la Corte Permanente de La Haya para que le fueran devueltos los 19.000 millones de dólares por los que inicialmente fueron condenados. Argumentan que en algún documento del Gobierno de 1998 se liberó de culpa a la por aquel entonces Texaco diciendo que ya habían limpiado todo lo que habían contaminado, lo que es mentira. Chevron no solo inició una demanda contra Ecuador, sino que inició una campaña mundial de desprestigio contra nuestro Gobierno, contra la Justicia ecuatoriana, que es la razón por la que nosotros hemos salido a defender el prestigio de nuestro país.

 

Hasta ahora no habíamos emprendido ninguna acción legal, pero ahora no tenemos otra alternativa, no lo podemos tolerar. Como ha dicho el presidente Correa nuestra alma más letal es la verdad. El proceso judicial en Ecuador todavía no ha terminado, todavía no sabemos cuál va a ser el resultado. Mientras, seguiremos con nuestra propia campaña para desvelar la verdad del caso y para pedir el respaldo y la solidaridad internacional ante la agresión de una empresa gigantesca que ha tenido la costumbre de someter a países y comunidades. Aquí se ha equivocado de país.


Precisamente, las explotaciones petroleras anunciadas después de que la Iniciativa Yasuní-ITT no pudiera seguir adelante parece que ha revivido el enfrentamiento entre la población indígena y el Gobierno


Esa idea de enfrentamiento es más que nada una percepción limitada por alguna información que sale de nuestro país. La mayor parte de las comunidades indígenas de la Amazonía respaldan la decisión del Estado ecuatoriano. Lo han dicho enfáticamente a través de manifestaciones públicas y privadas. ¿Por qué? Digamos que hay una gran diferencia entre lo que hicieron los anteriores Gobiernos y lo que ahora hacemos nosotros. Hemos tomado una clara decisión. El principal beneficiario de la explotación petrolera son ahora las comunidades amazónicas, antes lo único que les quedaba era la contaminación y la basura como en el caso de Texaco-Chevron. Las comunidades amazónicas y sus autoridades saben la importancia para superar la pobreza de los recursos procedentes del petróleo. Lo único que vamos a perjudicar es a apenas una milésima parte del territorio del Yasuní. Eso va a permitir al Estado ecuatoriano recibir recursos, que no lo va a recibir nuestro Gobierno, lo van a recibir los próximos Gobiernos, para poder seguir combatiendo, como estamos haciendo, la pobreza, la miseria y poder lleva a Ecuador hacia un desarrollo sostenible.


Desde diferentes focos se hace especial hincapié en las críticas internas que recibe el Gobierno. ¿Se puede decir que el presidente Correa y el Ejecutivo ecuatoriano está pasando por una crisis de confianza?


Absolutamente no. Las últimas encuestas, y que no las hace el Estado ecuatoriano, las hacen empresas privadas y empresas internacionales, revela que Correa es de los dos presidentes de toda América, incluido EEUU, con mayor nivel de aceptación, de credibilidad y de popularidad tras el presidente Medina de República Dominicana. La gestión del presidente Correa tiene el 84% de aprobación cuando entramos en el séptimo año de Gobierno. Esto es inédito. Son números difíciles, incluso, de entender. Algunos dicen que hacemos trampa, no, nosotros no hacemos las encuestas.


¿Qué futuro le augura a América Latina y a alianzas y organismos regionales como ALBA y UNASUR sin la presencia de una figura tan relevante como Hugo Chávez?

 

Yo diría que absolutamente necesario e importante, extraordinario líder, pero no imprescindible porque si no estaríamos condenados a no poder seguir adelante. Imprescindible son los pueblos, el liderazgo colectivo. Chávez fue extraordinario, todo hay que decirlo, un hombre de una visión y una valentía, un ejemplo para todos nosotros, pero nadie es imprescindible. Tenemos que rellenar ese hueco que ha dejado Chávez especialmente para América Latina. Su empuje siempre permitió el crecimiento de los procesos de integración. Estamos convencidos de que el presidente Maduro también tiene la capacidad de llenar se vació. De todas formas la pérdida de Chávez es un bache. Los procesos, básicamente tres, el ALBA, UNASUR y CELAC, que tenían su huella se ven afectados, ciertamente, pero estamos seguros de que una acción colectiva nuestra, de los pueblos, va a permitir que eso continúe a pesar de algunos momentos de limitación que tenemos.

 

Publicado enInternacional
Sábado, 02 Noviembre 2013 08:15

El cerco internacional a la Argentina

El cerco internacional a la Argentina

El que se informa sobre la Argentina por la prensa internacional no logra explicar cómo los gobiernos de los Kirchner han logrado elegirse, reelegirse y siguen siendo el partido más fuerte en el país. Como pasa con los gobiernos progresistas de América latina, son diabolizados por los grandes conglomerados mediáticos internacionales, ayudados por intelectuales y periodistas de nuestros propios países, que se anidan en los espacios que les regalan para hablar mal de nosotros.

 

Nada que ver con los tratamientos que esos mismos medios dieron a la feroz dictadura militar argentina y a los gobiernos fracasados de Raúl Alfonsín y de Carlos Menem, que dejaron el país destruido para los Kirchner. Ningún reconocimiento sobre la larga reconstrucción de la economía y las sociedades desechas que heredaron de sus alabados antecesores.


Primero, silencio, incredulidad sobre la recuperación del país. Después, campaña contra la renegociación de los papeles de la deuda argentina, reproducción de los ataques de los medios opositores y, finalmente, guerra total, cerco, difamación del gobierno de Cristina Kirchner y de la Argentina.


La renegociación de la deuda fue un éxito, de ahí la ofensiva, apoyada en el 8 por ciento que no han aceptado renegociar, para buscar algún tipo de punición a la Argentina, para intentar demostrar a otros países –como Grecia, por ejemplo– que esa postura soberana tiene precio. Hay un cerco internacional a los créditos de parte de la banca internacional, que se suma al cerco mediático. Este es el que apalanca las otras formas de cerco. Difunde la idea de un país desgobernado, sin dirección política, cerca del "fin de ciclo", que las derechas latinoamericanas propagan todo el tiempo. Hacen de sus deseos realidad, agregando todas las formas de oposición, de derecha y de ultraizquierda, para sustituir su falta de plataforma y de liderazgos alternativos.


Es un cerco cobarde, porque busca no dejar espacios para análisis alternativos, para la comparación con lo que era el país antes de los gobiernos de los Kirchner y en lo que se ha transformado en esa década. El historiador británico Eric Hobsbawm considera que el paso de la URSS a Rusia y la explosión de la política de convertibilidad en la Argentina han propiciado los dos más grandes retrocesos históricos del mundo en las últimas décadas.


Un país que ha perdido su autosuficiencia energética con la privatización de YPF, promovida en pocos días por el gobierno Menem. Un país que había renunciado a tener políticas fiscales con la política de paridad entre el dólar y el peso. Un país que sufrió el terror de la dictadura militar, la más grande cantidad de víctimas de muertos y desaparecidos que hemos tenido, que tuvo los efectos sumamente negativos de la explosión de la bomba de la convertibilidad.


Pero a los buitres –financieros, políticos y mediáticos– les interesaba lo que hacía la dictadura y no la resistencia del pueblo argentino. Les interesaba el perdón a los militares y no la investigación de sus crímenes. Les interesaba el modelo de paridad de Menem y no las luchas del pueblo en contra de sus efectos dañinos. No les interesan la reconstrucción del país, la reanudación del crecimiento económico, la disminución de la desigualdad y de la miseria. Les interesaba la política de "relaciones carnales" con Estados Unidos y no la política soberana y de dignidad nacional.


No les interesa lo que piense el pueblo argentino y los pueblos de los países hermanos. Les importa lo que piensen la banca internacional y las potencias imperialistas. Por eso tienden un cerco cobarde a la Argentina y al gobierno de Cristina. Un cerco que cabe a todos los que conocen lo que realmente ha pasado en el país en esta década, luchar con todas sus fuerzas para aclarar, para informar, para rebatir. Romper el cerco financiero, político y mediático que tienden los mismos que han estado con la dictadura militar, con los gobiernos que han pactado con el FMI y han fracasado, con el modelo neoliberal que los gobiernos de los Kirchner luchan para superar definitivamente.

Publicado enInternacional
Sábado, 02 Noviembre 2013 08:11

Extraña decisión del tribunal de La Haya

Extraña decisión del tribunal de La Haya

Existe una sombra de duda en el Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya. Hay muchas preguntas sobre la razón por la cual los jueces, al menos en público, han exigido que se juzgue en Europa a Saif el-Islam Kadafi, hijo del difunto Muammar, pero han aceptado que el despiadado jefe de seguridad del dictador, Abdalá Senussi, sea procesado en la caótica Libia, acosada por las milicias.

 

¿Será porque la corte no quería molestar a las anárquicas autoridades libias insistiendo en que se juzgara a ambos hombres en La Haya? ¿O habrá un propósito más siniestro: evitar que Senussi revele detalles en La Haya acerca de su íntima relación con los servicios de seguridad occidentales cuando manejaba las relaciones entre Kadafi, la CIA y el MI6?


Ben Emmerson, quien es el abogado de Senussi en Gran Bretaña –y, por casualidad, el relator especial de la ONU en contraterrorismo y derechos humanos–, ha descrito como "perturbadora e inexplicable" la decisión del tribunal, emitida este mes, de no juzgar a Senussi en La Haya, puesto que existe "abrumadora evidencia de que el sistema libio de justicia está en colapso total y es incapaz de realizar procesos justos".


Si bien no hizo presunciones acerca de las razones de esta decisión en la audiencia preliminar, Emerson declaró a The Independent que cuando los abogados de Senussi demandaron saber si operativos del MI6 lo habían interrogado durante su estancia en Mauritania –antes de su ilegal rendición a Libia–, el secretario del exterior William Hague rehusó responder. Senussi fue deportado a Libia, según varios parlamentarios libios, luego que los mauritanos recibieron un soborno de 200 millones de dólares, cuando ese Estado debió entregarlo al tribunal de La Haya. Y en todo el tiempo que Senussi ha estado cautivo en Trípoli, Emmerson y los otros abogados del acusado no han recibido permiso de verlo.


La hija de Senussi, Anoud, de 20 años, ha descrito a The Independent cómo vio a su padre en prisión en Libia, "con huellas de golpes en los ojos y la nariz, muy débil y con menos de 35 kilos de peso". Luego de llegar a Libia, a finales de 2012, Anoud fue encarcelada bajo cargos de usar un pasaporte falso, pero, luego de ser liberada, fue secuestrada en camino al aeropuerto, "por su propia seguridad", por hombres armados. La soltaron ilesa una semana después, y dijo no estar segura de quiénes fueron sus captores, aunque hubo versiones de que se trató de policías libios que la arrebataron a otros agentes de seguridad.


"Cuando vi a mi padre, no me permitieron estar sola con él ni pude hablarle fuera del alcance de los guardias", comentó. "Lo amenazaron con lastimarlo si hablaba del trato recibido. No habrá cárcel segura para mi padre en Libia con el gobierno actual, el cual es impotente para hacer cualquier cosa." Anoud vive actualmente en El Cairo.


Nadie duda que Senussi es un hombre que guarda muchos secretos, ni de su fama de haber sido uno de los verdugos más fieros y leales de Muammar Kadafi. Se busca procesarlo por crímenes de lesa humanidad, y no hay duda de que la tortura de exiliados libios –quienes se rindieron a Libia con ayuda del MI6 y otros agentes de seguridad occidentales, luego del "pacto en el desierto" de Tony Blair con Kadafi– quedó a su cargo. Senussi era, de hecho, el receptor de las rendiciones y de la información relativa a exiliados libios que Occidente entregaba a Kadafi.


Activistas de derechos humanos consideran a Senussi el encargado de la caja negra de la relación secreta entre el MI6, la CIA y el régimen de seguridad de Kadafi. Y mientras más tiempo permanezca preso e incomunicado en Libia, sin poder reunirse con sus abogados internacionales ni hablar con libertad ni siquiera a su hija, así como susceptible de ser sometido a un "juicio" fraudulento en Libia –suponiendo que en verdad se lleve a cabo–, los secretos del MI6 y de la CIA probablemente sigan seguros. Un proceso abierto en La Haya podría revelar por completo la escandalosa relación entre los esbirros de Kadafi y las agencias de inteligencia británicas y estadunidenses.


Ben Emmerson está escandalizado por el predicamento de Senussi: "Todos los investigadores internacionales han encontrado evidencia de tortura sistemática, secuestros e incluso asesinatos dentro de las cárceles libias, y el propio primer ministro libio fue rehén de milicias armadas", declaró el abogado en El Cairo luego de reunirse con Anoud, a principios de este mes. Hasta el ministro libio del exterior señaló, acerca de ese incidente, que "en ausencia de un sistema de justicia funcional, fuerte y humano en Libia, estas cosas pueden ocurrir en cualquier momento". El primer ministro confesó que Libia "no es un Estado fallido: el Estado de Libia aún no existe".


Emmerson advirtió que una fotografía de Senussi tomada en su más reciente comparecencia ante el tribunal libio, el 3 de octubre –ocho días antes de que el TPI rehusó procesarlo en La Haya– mostró que "ha perdido peso en forma significativa y el rostro parecía amoratado".
Había estado detenido 14 meses en Libia "sin acceso a un abogado, pese a sus repetidas peticiones en ese sentido".


"Bajo cualquier norma, es una violación perturbadora y absolutamente inaceptable del debido proceso", afirmó Emmerson. "Nosotros, el equipo de defensa de la CPI, hemos sido impedidos por las autoridades libias de tener cualquier contacto con Senussi. Es asombroso que Libia simplemente se haya negado a permitirnos, como sus defensores que somos, consultar con nuestro cliente de alguna manera."
La CPI ha decretado que Libia "no está en aptitud de juzgar a Saif Kadafi", dijo Emmerson. "Se debe aplicar la misma norma a Senussi, quien está acusado en el mismo juicio que Said Kadafi en Libia."


Grupos de derechos humanos sospechan que el TPI, ansioso de mantener su prestigio luego de las críticas de estados africanos de que se concentra sólo en acusados de África, teme también que si apela al Consejo de Seguridad de la ONU –del cual Estados Unidos es miembro con derecho a voto- para que el juicio de Senussi se lleve a cabo en La Haya, la petición sea denegada.


Emmerson y sus colegas han presentado una apelación en La Haya para impedir que continúe el procedimiento en Libia.


Muchos en Libia creen que Senussi fue responsable de la masacre de más de mil prisioneros en la prisión de Abú Salim, en 1996, y ha sido condenado en ausencia en Francia por su presunto papel en el ataque con bomba a un avión comercial francés, en el cual perecieron 170 personas.


Senussi se casó con la hermana de la esposa de Kadafi. Durante la insurrección de 2011, en la que el propio Kadafi murió a manos de los rebeldes, Senussi fue acusado por la muerte de opositores al régimen en Bengasi.


The Independent

 

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Sábado, 02 Noviembre 2013 08:06

Ofrece Snowden una colaboración con Alemania

Ofrece Snowden una colaboración con Alemania

El ex técnico de la CIA Edward Snowden ofreció a Alemania su cooperación para esclarecer todos los detalles de las escuchas estadounidenses denunciadas recientemente, en una carta difundida ayer por un diputado alemán (ver aparte). El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, recalcó que, desde el principio, la postura de Berlín ha sido cooperar con Estados Unidos para aclarar lo sucedido, dejando implícito que prefiere primero agotar esta vía. Más tarde, la Casa Blanca reiteró que Snowden debía regresar a Estados Unidos para afrontar cargos en su contra por espionaje. Copias de esta misiva fueron distribuidas a la prensa por el parlamentario alemán de los verdes, Hans-Christian Ströbele, quien se entrevistó el jueves con Snowden en Moscú y recibió el documento de manos del ex técnico para que se lo trasladase al gobierno de la canciller Angela Merkel, a la fiscalía federal y al Parlamento.

 

En su reunión en Moscú, Snowden afirmó a Ströbele que estaba dispuesto a testificar ante la fiscalía alemana o una comisión de investigación del Bundestag (Cámara baja alemana) en relación con los programas de espionaje de Estados Unidos que él destapó. No obstante, un hipotético viaje de Snowden a Alemania para declarar en calidad de testigo ante una comisión de investigación parlamentaria o ante la fiscalía general es legalmente complejo. Además de ser apátrida –luego de que Washington le retirara su pasaporte–, Estados Unidos ya envió al gobierno alemán una petición de extradición preventiva contra el joven informático. Snowden solamente podría viajar a Alemania de una forma segura si antes Berlín y Moscú acuerdan los términos legales del desplazamiento y siempre que el gobierno alemán se comprometa a darle asilo, con lo que evitaría su extradición.


Por otro lado, el abogado de Snowden dijo ayer que su cliente podría ser interrogado por fiscales alemanes en Moscú. "Snowden no irá a Alemania. Esto no es posible porque no puede salir de las fronteras de Rusia", dijo el abogado Anatoly Kucherena. "Si lo hace, puede perder su asilo temporario que Rusia le dio por un año, el 1º de agosto pasado", agregó. Pero el letrado consideró que, dentro del marco de los acuerdos internacionales, Snowden puede dar testimonio en Rusia, aunque esto debería ser decidido por las autoridades alemanas.
"Los crímenes de los que (Snowden) está acusado son muy serios, y nuestra visión es que lo correcto para él sería regresar a Estados Unidos", indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. "La posición de Estados Unidos es la de siempre", insistió Carney al repetir que la revelación no autorizada de información clasificada llevada a cabo por Snowden había dañado la seguridad nacional.


La carta llega a la semana siguiente de conocerse denuncias de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense pinchó durante años el celular de la canciller alemana, Angela Merkel, quien pidió explicaciones por teléfono al presidente norteamericano Barack Obama. Diarios alemanes aseguraron además, en base a documentos que dijeron haber obtenido de Snowden, que la NSA capturó millones de metadatos de comunicaciones en Alemania.


La comisión de secretos oficiales se reunirá la semana que viene para que Ströbele informe sobre su conversación de tres horas con Snowden. El 18 de noviembre, el pleno del Bundestag abordará este asunto y, con bastante probabilidad, aprobará la creación de una comisión de investigación –el organismo ante el que Snowden se ofrece a declarar– que han exigido ya tres de los cuatro grupos en la Cámara baja (socialdemócratas, verdes y la izquierda), a falta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel.


Ströbele consideró que Snowden es el mejor testigo que puede declarar ante esta comisión, ya que conoce la estructura interna de los servicios secretos de Estados Unidos, conoce su funcionamiento y puede interpretar los documentos en su poder como sólo un trabajador de la NSA puede hacerlo. Asimismo, el parlamentario destacó que el ex técnico de la NSA le reiteró en varias ocasiones que no quiere aparecer como enemigo de Washington, sino como defensor de los derechos ciudadanos, y que lo mejor sería comparecer ante una comisión parlamentaria en Estados Unidos. "Snowden me animó a decir que está muy interesado en explicar toda esta historia no por él mismo, sino para denunciar las violaciones de derechos cometidas por los servicios secretos", afirmó.


 

A quien corresponda

 

Por Edward Snowden


Me dijeron que le escribiera a usted con respecto a su investigación sobre el espionaje masivo.


Soy Edward Joseph Snowden, ex empleado como experto técnico de la agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA).


En el curso de mi servicio a esas organizaciones, fui testigo de sistemáticas viol¡aciones a la ley por parte de mi gobierno, lo que me creó el deber moral de actuar. Como resultado de las informaciones sobre esas preocupaciones, me enfrenté a una severa y sostenida campaña de persecución que me obligó a separarme de mi familia y mi hogar. Actualmente estoy viviendo en el exilio bajo el otorgamiento de un asilo temporario en la Federación Rusa de acuerdo con la ley internacional.

 

Estoy alentado por la respuesta a mi actuación de expresión política, tanto en Estados Unidos como en otros lugares. Los ciudadanos de todo el mundo, así como los altos funcionarios –incluyendo a los Estados Unidos– han juzgado la revelación de un inexplicable sistema de vigilancia total como un servicio a la opinión pública. Esas revelaciones sobre el espionaje han generado muchas propuestas de muchas leyes y políticas para dirigirlas a anteriores abusos ocultos a la confianza pública. Los beneficios a la sociedad de este creciente conocimiento son cada vez más claros, así como los supuestos riesgos se han mitigado.


Aunque el resultado de mis esfuerzos se ha demostrado positivo, mi gobierno continúa tratando el disenso como deserción y busca criminalizar el discurso político con cargos de delitos graves que no admiten defensa. Sin embargo, decir la verdad no es un crimen. Confío en que con el apoyo de la comunidad internacional, el gobierno de Estados Unidos abandonará esta conducta dañina. Espero que cuando las dificultades de esta situación humanitaria se hayan resuelto, podré cooperar en aclarar de manera adecuada y legal ese estado de cosas en relación con esas informaciones publicadas por la prensa, en especial en lo referente a la verdad y la autenticidad de los documentos, como apropiados y de acuerdo con la ley.


Espero poder hablar con usted en su país cuando se resuelva la situación y le agradezco sus esfuerzos en salvaguardar las leyes internacionales que nos protegen a todos.

Publicado enInternacional
Obama y el Congreso intentan apagar escándalo por espionaje

Entre el creciente escándalo por el espionaje masivo y las fallas fundamentales en el sistema para impulsar la reforma de salud parece que poco funciona bien en Washington estos días.


El gobierno de Barack Obama y el Congreso federal continúan tratando de controlar el impacto político y diplomático de las revelaciones de los programas de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), tanto aquí como en el extranjero, con una combinación constantemente cambiante de justificaciones y explicaciones, desde "no sabíamos" hasta "son programas vitales que han protegido al mundo del terrorismo".


Pero cada explicación provoca más problemas. Si el presidente no sabía que se espiaba a los mandatarios "aliados" de Alemania, México, Brasil, Francia, Italia y, aparentemente, hasta el Vaticano, ¿quién está a cargo? Y si estos programas son para propósitos antiterroristas, ¿por qué están en la mira organizaciones y gente como Ángela Merkel, Dilma Rousseff, Enrique Peña Nieto y el Papa, así como, al parecer, la Organización de Naciones Unidas. Como reveló ayer la agencia Reuters, también el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).


Ahora no son sólo los defensores de las libertades civiles y los gobiernos de otros países, sino las principales empresas de Internet las que están denunciando las operaciones, después de que se reveló esta semana que la NSA intervino los cables de fibra óptica de los centros de datos en el extranjero de Google y Yahoo. Seis de las principales empresas de este ramo –Facebook, Google, Apple, Yahoo, Microsoft y AOL– enviaron una carta a cuatro legisladores elogiando un nuevo proyecto de ley que contempla suspender la recaudación en bruto de llamadas de millones de estadunidenses, nuevos límites para el acceso a comunicaciones privadas por Internet, entre otras reformas (copia de la carta).


La Casa Blanca ha buscado distanciarse de los encargados de inteligencia señalando que el presidente no estaba enterado de las dimensiones de esos programas y que, por tanto, ha ordenado evaluaciones a fondo de éstos, con el objetivo de "equilibrar" las necesidades de seguridad nacional con las garantías de privacidad de los ciudadanos.


Mientras tanto, Obama y su equipo han asegurado a sus "aliados" que ya no son ni serán vigilados (nunca admiten que lo fueron). El jueves se informó que la Casa Blanca ordenó suspender el monitoreo contra el FMI y el BM, siguiendo una orden parecida sobre limitar el espionaje de la ONU.


Ayer, el secretario de Estado, John Kerry, siguiendo ese guión, señaló: "El presidente y yo nos hemos enterado de algunas cosas que han ocurrido de varias maneras, en piloto automático, porque la tecnología existe y la capacidad está ahí. En ciertos casos, algunas acciones han llegado demasiado lejos y vamos a intentar asegurar que no ocurra en el futuro", dijo en una videoconferencia durante un foro en Londres.
Por su parte, el Congreso ha realizado audiencias con los jefes de inteligencia y promovió dos proyectos de ley por el escándalo. Uno de éstos, impulsado por la senadora demócrata Dianne Feinstein, sólo contempla cambios cosméticos. El segundo es más ambicioso. Alentado por el presidente del Comité Judicial Patrick Leahy y el representante republicano Jim Sensenbrenner –uno de los autores de la Ley Patriota, que autorizó este tipo de programas–, prohibiría el monitoreo masivo de llamadas y de comunicaciones por Internet de los estadunidenses.
Pero la respuesta de la Casa Blanca y de los legisladores ha enfurecido a los directores de inteligencia. El general Keith Alexander, jefe de la NSA, subrayó ayer irritado que los políticos son los que establecen las directrices de las misiones de monitoreo de la NSA. "Nosotros, las agencias de inteligencia, no elaboramos los requisitos. Los que formulan las políticas elaboran los requisitos", declaró. Recordó que la NSA recaudó datos de inteligencia de líderes políticos cuando éstos solicitaron información sobre "las intenciones de liderazgo" de otros países, reportó The Guardian.


El director de Inteligencia Nacional, James Clapper, afirmó ante el Congreso que la Casa Blanca estaba enterada, en términos generales, del espionaje realizado por la NSA en el extranjero.


Salud


El guión no es tan diferente en el otro frente de batalla que enfrenta la Casa Blanca: el fracaso casi completo de la etapa inaugural de su nuevo sistema de seguros de salud, el corazón de la reforma de salud, que para Obama es la corona de su presidencia. El servicio por Internet, para que millones de ciudadanos obtengan seguros de salud con la reforma, sufrió un colapso desde el primero de octubre, cuando se estrenó. Desde entonces se han descubierto múltiples fallas en lo que se prometía iba a ser un sistema de Internet facilísimo para todo ciudadano, impidiendo el registro de la mayoría que lo ha intentado.


La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, y los voceros de la Casa Blanca han insistido en que Obama no estaba enterado de los problemas con el sitio HealthCare.gov.


"Para ser un hombre inteligente, Obama profesa saber muy poco de un gran número de cosas que están ocurriendo en su gobierno", comentó Dana Milbank, columnista político del Washington Post, en referencia a los asuntos de espionaje y el sistema de seguros de salud.
No sorprende que tanto el presidente como los legisladores hayan sufrido ante la opinión pública. Según la encuesta más reciente de NBC News/Wall Street Journal, el nivel de aprobación de Obama se desplomó a su nivel más bajo: 42 por ciento, con 51 por ciento reprobando su gestión. Mientras tanto, 63 por ciento desea expulsar a los legisladores (el número más alto jamás registrado) y 74 por ciento cree que el Congreso está empeorando los problemas en lugar de resolverlos.

Publicado enInternacional
La creciente resistencia a las guerras de Obama con aviones no tripulados

"Antes no temía a los aviones no tripulados, pero ahora, cuando los veo sobrevolar, me pregunto: ¿seré la próxima víctima?". Este es el testimonio de Nabila Rehman, una niña de 9 años de edad del noroeste de Pakistán, que resultó herida en un ataque estadounidense con avión no tripulado hace un año, en la pequeña localidad de Ghundi Kala. Nabila vio a su abuela, Mamana Bibi, volar en pedazos en el ataque. Su hermano, Zubair, también resultó herido. Su caso ha vuelto a centrar la atención en el polémico programa de asesinatos selectivos que se ha vuelto central en la política exterior y en la estrategia de guerra del Presidente Barack Obama a nivel mundial.

 

"Tenemos un mensaje muy simple para Estados Unidos: ¿Cómo justifican matar a una abuela? ¿En qué modo eso nos hace más seguros?" Mustafa Qadri planteó esta pregunta en el programa de noticias de "DemocracyNow!". Qadri es el autor de un nuevo informe de Amnistía Internacional titulado "¿Seré la próxima víctima? Los ataques de Estados Unidos con aviones no tripulados en Pakistán" (Will I Be Next?' U.S. Drone Strikes in Pakistan).


Nabila y su hermano Zubair, que tiene 13 años, son parte del creciente número de víctimas de ataques con aviones no tripulados, pero su situación es especial, ya que lograron comparecer ante el Congreso estadounidense junto a su padre, Rafiq ur Rehman, para brindar testimonio acerca del ataque y de cómo destruyó a su familia. Su historia es relatada en un nuevo documental que se lanzará esta semana en forma gratuita en Internet, denominado: Unmanned: America's Drone Wars, realizado por Brave New Films y Robert Greenwald. En el documental, Rafiq, un maestro de enseñanza primaria, describe así lo ocurrido el día del ataque:


"Antes de que ocurrieran los ataques, disfrutábamos de la vida. Eran las 14:45 del 24 de octubre de 2012. Después de finalizar las clases ese día, me dirigí al pueblo a comprar insumos escolares". Cuando regresó, le dijeron que su madre había muerto. Había un cráter donde estaba su jardín. Su madre estaba recolectando ocra con los niños. "Ahí es donde mataron a mi madre. Como se suele decir, era un tesoro de plegarias. Solía contarle mis problemas. Ella me consolaba y me hacía olvidar mis preocupaciones. Mi familia ha quedado destruida desde que mataron a mi madre". En total, nueve niños resultaron heridos como consecuencia del ataque. El ataque siguió el parámetro típico: hubo un ataque inicial, seguido de otro dirigido contra quienes se acercaron a socorrer a los heridos.


Este es el testimonio de Zubair, de 13 años de edad, ante el Congreso: "Cuando el avión no tripulado lanzó el primer ataque, la tierra tembló y se levantó un humo negro. Se sentía en el aire un olor tóxico. Corrimos, pero minutos más tarde el avión volvió a disparar. La gente del pueblo acudió a ayudarnos y nos llevaron al hospital. Pasamos la noche sufriendo una gran agonía en el hospital, y a la mañana siguiente, me operaron".


Atacar a socorristas es un crimen de guerra. Mustafa Qadri, de Amnistía Internacional, explicó: "Por ejemplo, un grupo de trabajadores de una localidad muy pobre cerca de la frontera con Afganistán, fueron blanco de un ataque. Estaban dentro de una carpa y ocho de ellos murieron en el acto. Los ataques también son dirigidos contra las personas que acuden a rescatar a las víctimas o a buscar a los sobrevivientes. Los testigos y las víctimas que sobreviven a los ataques nos cuentan con lujo de detalles acerca del terror, del pánico que sienten cuando los aviones no tripulados los sobrevuelan. El informe incluye otros casos de personas que son asesinadas por acudir a rescatar a las víctimas. Esos casos pueden constituir crímenes de guerra. Se trata de una acusación muy grave. Hay pruebas suficientes para demostrar [que se trata de crímenes de guerra]. Debido al secretismo que rodea a este programa, a que se trata de una zona muy remota, solamente podremos llegar a la verdad cuando Estados Unidos comience a sincerarse y explique cuál es la justificación de estas matanzas".
El propio Presidente Obama defiende sistemáticamente la precisión y la legalidad del programa de asesinatos selectivos. Sin embargo, su propia heroína de la defensa de los derechos humanos, Malala Yousafzai, de 16 años de edad, lo confrontó recientemente al respecto. Malala es la joven estudiante paquistaní a la que un grupo de talibanes armados disparó a la cabeza por apoyar públicamente la educación de niñas y mujeres. Muchos pensaron que ganaría el Premio Nobel de la Paz este año. Si bien la Casa Blanca no hizo públicos sus comentarios, Malala emitió una declaración acerca de su visita a la familia Obama, en la que sostiene: "También expresé mi preocupación de que los ataques con aviones no tripulados estimulan el terrorismo. Personas inocentes mueren en estos ataques, y esto provoca resentimiento entre la población paquistaní. Si centráramos nuestros esfuerzos en la educación lograríamos un gran impacto".


Cada vez hay mayor resistencia a la guerra con aviones no tripulados del Presidente Obama. En el norte del estado de Nueva York, cinco activistas que se oponen a los ataques con aviones no tripulados fueron absueltos, en lo que significó un fallo sorprendente, tras haber sido juzgados por bloquear la entrada de la base aérea Hancock Field, de la Guardia Nacional, cerca de Syracuse, en Nueva York. El grupo Code Pink está organizando una conferencia nacional en Washington D.C. el 16 y 17 de noviembre, denominada "Aviones no tripulados en el mundo: proliferación y resistencia". Al menos un piloto de avión no tripulado, Brandon Bryant, ex operador de sensores del programa 'Predator' de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, habló acerca del horror de matar a civiles inocentes y el síndrome de estrés postraumático que sufrió como consecuencia. Bryant dijo: "Nos dieron permiso para disparar contra esas personas y el modo en que reaccionaron realmente me hizo dudar de su participación. La gente de allí, los residentes locales, tienen que protegerse del Talibán del mismo modo que lo hacemos nosotros como miembros de las fuerzas estadounidenses. De modo que creo que probablemente estaban en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Me han acusado de usar imágenes poéticas para describirlo, pero yo vi a este tipo desangrarse, el tipo que estaba atrás. Su pierna derecha fue mutilada en el ataque y se desangró a través de la arteria femoral. Vi eso en la pantalla de la computadora. Estaba pixelado, pero se podía ver que era un ser humano. Y se podía ver lo que estaba haciendo y el cráter provocado por el avión no tripulado, del misil Hell Fire. Y probablemente se pudieran ver las partes del cuerpo del tipo dispersas a su alrededor".


A pesar de que tan solo cinco miembros del Congreso (todos demócratas) asistieron a escuchar el testimonio de la familia Rafiq, las palabras del joven Zubair han quedado registradas. Se trata de un doloroso testamento sobre la política de los denominados "asesinatos selectivos" con aviones no tripulados impulsada por el Presidente Obama. Zubair afirmó: "Ya no me gusta el cielo azul. De hecho, ahora prefiero el cielo gris. Los aviones no tripulados no vuelan cuando el cielo está gris. Y por un breve período de tiempo, disminuye la tensión mental y el temor se calma, pero cuando el cielo se despeja, los aviones no tripulados regresan, y con ellos el miedo".

 

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.



Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Ignacio Ramonet: "Venezuela vive un golpe de Estado a cámara lenta"

Madrid, (dpa) - Ignacio Ramonet volvió a Venezuela en septiembre, seis meses después de la muerte del protagonista de su último libro, "Hugo Chávez. Mi primera vida", fruto de más de cien horas de entrevistas con el líder bolivariano a lo largo de cinco años

.

Su impresión, fue la siguiente tras aterrizar en Caracas: "Hay una situación que recuerda a la que había en Chile en vísperas del golpe de Estado de 1973 que derrocó a Salvador Allende".

 

"Un golpe de Estado en cámara lenta", insiste en entrevista con dpa Ignacio Ramonet (1943), periodista y catedrático de origen español, afincado en Francia, y actualmente director de la versión en español de periódico "Le Monde diplomatique".

 

El objetivo, mantiene, es "desorganizar la administración" venezolana "y crear un malestar social" de cara a las elecciones municipales del próximo 8 de diciembre, llamadas a convertise en termómetro político y social del país.

 

"Es una situación de gran tensión. Si se lee la prensa de los meses que precedieron al golpe de Estado de Chile, la idea era la misma, la de un gobierno que no sabe gobernar. Hoy sabemos que era un lento golpe de Estado que esperaba la intervención del ejército", afirma.

 

Ramonet ha sido siempre un fiel defensor del Chávez democrático y la Venezuela progresista y de ello deja constancia en su último libro, publicado el 17 de octubre en España y Latinoamérica (en Venezuela hace ya tres meses), a pesar de las críticas de la comunidad internacional y de algunos sectores del país.

 

Sin embargo, su referéndum para reformar la Constitución en 2007 fue tremendamente polémico. "Sí, y lo perdió", matiza. "Perdió y reconoció que había perdido. Se le calificó de tirano, de autócrata, pero él reconoció su derrota y no modificó la Constitución".

 

Chávez fue, en su opinión, el germen de un movimiento que rescató a la población más humilde y que se extendió a lo largo de una década por países como Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador o Uruguay.

 

Los orígenes de uno de los presidentes más populares y polémicos de América Latina están en las casi 700 páginas de la obra de Ramonet. En ellas, el propio líder va revelando lo que el autor denomina "la fábrica de Chávez": su infancia, su familia, su formación, sus raíces culturales, sus preocupaciones.

 

"No he querido hacer un libro sobre el Chávez gobernante, sino sobre el Chávez que la gente desconoce", asegura el periodista.

 

Ramonet asegura, "era un jefe: un hombre extremadamente exigente, capaz de enfadarse seriamente con sus colaboradores. Sabía lo que quería y hacia dónde iba. Por eso fue un líder tan carismático".

 

miércoles 30 de octubre de 2013 04:04 PM

Publicado enInternacional
Sábado, 26 Octubre 2013 07:35

La pugna sunita-chiíta divide al mundo

La pugna sunita-chiíta divide al mundo

La histórica y profundamente trágica división entre sunitas y chiítas en el mundo musulmán tiene repercusiones en todo el planeta. La guerra civil en Siria, la cobarde alianza estadunidense con las autocracias del Golfo sunita y el recelo sunita (e israelí) contra el chiíta Irán afectan incluso el trabajo de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

 

El petulante rechazo de Arabia Saudita, la semana pasada, a tomar su lugar entre los miembros no votantes del Consejo de Seguridad, acción sin precedente entre los miembros de la ONU, llevaba la intención de expresar el disgusto de la monarquía dictatorial por la negativa de Washington a bombardear Siria después del uso de armas químicas en Damasco, pero también reflejó los temores sauditas de que Barack Obama pudiera responder a la intención iraní de mejorar sus relaciones con Occidente.

 

El príncipe Bandar Bin Sultán, jefe de la inteligencia saudita –gran cuate del presidente George W. Bush durante sus 22 años de embajador en Washington–, acaba de sonar su tambor de hojalata para advertir a los estadunidenses que su país dará un giro importante a sus relaciones con ellos, no sólo por no haber atacado Siria, sino porque no ha logrado forjar un acuerdo justo de paz entre Israel y Palestina.

 

En qué pueda consistir tal giro importante –salvo la usual baladronada saudita sobre su independencia de la política exterior estadunidense– fue un secreto que el príncipe se abstuvo de revelar. Israel, desde luego, nunca pierde la oportunidad de publicitar –con bastante acierto– lo mucho que coinciden en estos días sus políticas hacia Medio Oriente con las de los acaudalados dignatarios del golfo Arábigo.

 

El odio hacia el régimen chiíta-alauita, un indeclinable recelo hacia los planes nucleares iraníes y un temor general a la expansión chiíta están convirtiendo las monarquías sunitas árabes en aliadas vergonzantes del Estado de Israel, al que tantas veces han jurado destruir. Es de imaginarse que el príncipe Bandar no desearía difundir tal noción.

 

Además, la más reciente contribución estadunidense a la paz de Medio Oriente podría ser la venta de misiles y otras armas por 10 mil 800 millones de dólares a Arabia Saudita y al igualmente sunita Emiratos Árabes Unidos, entre ellos bombas GBU-39 –que llevan el lindo mote de devasta-búnkeres–, las cuales podrán usar contra el chiíta Irán. Israel, por supuesto, posee esos mismos armamentos.

 

En el mundo árabe se debate mucho si el lastimero señor Kerry –cuya risible promesa de un ataque increíblemente pequeño a Siria lo convirtió en el hazmerreír de Medio Oriente– entiende hasta qué grado compromete a su país con el bando sunita en el conflicto más antiguo del islam. Su respuesta a la negativa saudita de tomar su lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU ha sido casi igual de extraña.

 

Luego de comer el lunes en París, en la casa del ministro saudita del exterior, Saud al-Faisal, Kerry señaló, por conducto de sus acostumbrados funcionarios anónimos, que valoraba el liderazgo de las autocracias en la región y compartía el deseo de Riad de desnuclearizar Irán y poner fin a la guerra en Siria. Pero su insistencia en que el presidente sirio Bashar Assad y su régimen deben abandonar el poder significa que un régimen sunita tomaría el poder en Siria y su deseo de desarmar Irán, por teórica que sea su amenaza nuclear, aseguraría el dominio del poderío militar sunita en Medio Oriente, desde la frontera afgana hasta el Mediterráneo.

 

Pocos caen en cuenta de que Yemen constituye otro de los campos de la batalla Arabia Saudita-Irán en la región.

 

El entusiasmo saudita por los grupos salafistas en Yemen –incluido el partido Islah, el cual se dice que está financiado por Qatar, aunque niega recibir apoyo externo– es una razón por la cual el régimen posterior a Saleh en Saná ha estado apoyando a los rebeldes chiítas zaiditas hutis, cuyas provincias de origen, Sada, Al Jawf y Hajja, bordean Arabia Saudita. Según los sauditas sunitas, los hutis son apoyados por Irán.

 

La monarquía minoritaria sunita en Bahrein, respaldada por los sauditas y, desde luego, por los complacientes gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña y aláteres, también acusa a Irán de coludirse con la mayoría chiíta de la isla. Extrañamente, en sus comentarios el príncipe Bandar acusó a Barack Obama de no apoyar la política saudita en Bahrein, que implicó el envío de tropas a la isla para ayudar a reprimir a los manifestantes chiítas en 2011, cuando de hecho el silencio de Washington ante la violencia paramilitar del régimen fue lo más cerca que pudo llegar de ofrecer su aval a la minoría sunita y al rey de Bahrein.

 

En suma, un idilio occidental con el islam sunita: un amor que en definitiva no puede decir su nombre en el golfo Arábigo, donde democracia, moderación, asociación y dictadura descarada son intercambiables, lo cual no reconocerán Washington, Londres ni París (como tampoco Moscú o Pekín). Pero ni qué decir que existen algunos ribetes irritantes –e incongruentes– en esta pasión mutua. Los sauditas, por ejemplo, culpan a Obama por permitir el derrocamiento del decadente Hosni Mubarak en Egipto. Acusan a los estadunidenses de apoyar a Mohamed Mursi, de la Hermandad Musulmana, cuando fue electo presidente –las elecciones no son terriblemente populares en el Golfo–, y ahora los sauditas lanzan dinero al nuevo régimen militar egipcio. Assad en Damasco también ofreció sus felicitaciones a los militares egipcios: después de todo, ¿acaso ese ejército no se propuso evitar, como el propio Assad, que extremistas religiosos llegaran al poder?

 

Es justo, pues, siempre y cuando recordemos que en realidad los sauditas apoyan a los salafistas egipcios que cínicamente dieron su apoyo a los militares, y que esos salafistas financiados por Riad se cuentan entre los más fieros opositores a Assad.

 

Gracias a Kerry y sus colegas europeos la ausencia de cualquier memoria institucional en el Departamento de Estado, en la Oficina del Exterior británica o en el Quai d'Orsay significa que nadie necesita recordar que 15 de los 19 asesinos en masa del 11-S eran también salafistas y –por favor, sobre todo olvidemos esto– que todos eran ciudadanos sunitas de Arabia Saudita.

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional