La Casa Blanca está dispuesta a permitir ese tipo de incursiones en la región de Alepo, en el norte de Siria, para apoyar a los insurgentes que luchan contra el régimen del presidente Bashar Assad que intentan hacerse de las armas de destrucción masiva, informaron hoy medios israelíes. Time cita como fuentes a dos miembros de los servicios secretos que guardan el anonimato.

 

Los medios israelíes hacen eco hoy de información del diario británico The Times, el cual señala que podría haber más ataques.

 

Los reportes sobre una ofensiva aérea israelí en Siria la noche del miércoles no esclarecen muchos detalles de la acción. Siria e Irán responsabilizaron a Israel del ataque contra un centro de investigación cerca de Damasco y amenazaron con represalias. En la acción murieron dos personas y cinco resultaron heridas.

 

Fuentes de servicios de seguridad occidentales indicaron que el ataque se dirigió contra un convoy que llevaba misiles antiáereos a la milicia Hezbolá en el sur de Líbano, enemiga de Israel. Tampoco se descarta que se realizaran dos embestidas.

 

La cúpula israelí no confirma ni desmiente las acusaciones.

 

El líder de la oposición siria se reunió este sábado con funcionarios de Estados Unidos, Rusia y la Organización de Naciones Unidas (ONU) en una conferencia en Munich que podría convertirse en una inusual oportunidad para superar sus diferencias sobre cómo poner fin a la guerra civil en Siria.

 

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden; el jefe de la Coalición Nacional Siria, Moaz Alkhatib; el enviado de Naciones Unidas, Lakhdar Brahimi, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, sostuvieron reuniones, pero aparentemente no todos en la misma mesa, como esperaba la oposición siria.

 

Biden lamentó la falta de consenso internacional –particularmente entre Washington y Moscú– sobre cómo resolver la crisis siria. Sin embargo, dijo que nadie podía durar sobre "la situación cada vez más desesperada del pueblo sirio y la responsabilidad de la comunidad internacional para tratar esa situación".

 

Fuerzas del gobierno y rebeldes se enfrentaron nuevamente en varias áreas de Siria, incluyendo los alrededores de la capital Damasco, pero no hubo informes sobre víctimas fatales, según activistas y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

 

Mientras Lavrov sostuvo la postura rusa de no exigir la salida del gobierno de Assad, Biden subrayó la necesidad de hacer a la oposición siria "más inclusiva y cohesionada". Agregó que la Casa Blanca está "convencida de que el presidente Assad, un tirano resuelto a colgarse al poder, ya no es apto para liderar al pueblo sirio y debe irse".

 

Rusia, principal proveedor de armas de Siria, ha bloqueado tres resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el conflicto de 22 meses en el país, que ha acabado con la vida de más de 60 mil personas.

 

Dpa y Reuters

 

Publicado enInternacional
Sábado, 02 Febrero 2013 07:44

¿Qué hace Francia en Malí?

¿Qué hace Francia en Malí?

El año 2013 ha comenzado, en Francia y en la región del Sahel, al son de los cañones. El 11 de enero, el presidente François Hollande, envió urgentemente a Malí un cuerpo expedicionario para detener un ofensiva yihadista que amenazaba con abalanzarse sobre Bamako. De manera simultánea, en Somalia, las fuerzas especiales francesas lanzaban una operación para intentar rescatar a un agente secreto tomado como rehén desde hacía tres años por las milicias islamistas shabab, que terminó en fiasco. Unos días más tarde, cerca de la ciudad argelina de In Amenas, en la frontera con Libia, un comando salafista ocupaba un complejo gasístico y ejecutaba a varias decenas de extranjeros antes de que Ejército argelino lo aniquilara.

De un extremo al otro, repentinamente, el Sahara está ardiendo. ¿Cuáles son las causas de tal situación? En primer lugar se halla la reivindicación nacionalista tuareg. Los tuaregs, u “hombres azules”, no son ni árabes ni bereberes. Son los habitante históricos del Sahara, del que controlan, desde hace miles de años, las rutas caravaneras. Pero el reparto entre las potencias coloniales fragmentó su territorio a finales del siglo XIX. Y cuando las independencias, en los años 1960, los nuevos Estados saharauis les negaron el reconocimiento, aunque sólo fuera el de una autonomía territorial.


Razón por la cual, concretamente en el norte de Malí (denominado Azawad por los tuaregs) y en Níger, los dos países donde se sitúan las principales comunidades tuaregs, aparecieron muy pronto movimientos armados de reivindicación nacional. Se produjeron grandes rebeliones tuaregs en 1960-1962, después en 1990-1995, en 2006 y de nuevo en 2007. En cada ocasión, conducidas por los Ejércitos maliense y nigerino, las represiones fueron feroces. Huyendo de las masacres, numerosos combatientes tuaregs se enrolaron entonces, en Libia, en el seno de la Legión tuareg del coronel Muamar el Gadafi…


La segunda causa de la situación actual se encuentra en la guerra civil argelina de principios de los años 1990. Tras la anulación de las elecciones de diciembre de 1991, virtualmente ganadas por los islamistas del Frente Islámico de Salvación (FIS), esta guerra vio enfrentarse a las Fuerzas Armadas argelinas contra los insurgentes del Grupo Islámico Armado (GIA). Una organización muy aguerrida en la que había numerosos combatientes que volvían de Afganistán –Ronald Reagan los calificó de “Freedom fighters”– donde, junto a los muyaidines, habían hecho la guerra a los soviéticos con el apoyo de Estados Unidos… El conflicto argelino costó la vida a unas 100.000 personas. Terminó con la victoria de las autoridades argelinas y la rendición de las guerrillas islamistas. Sin embargo, una fracción disidente, el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), decidió proseguir la lucha armada. Acosado por las fuerzas argelinas, buscó entonces refugio en la inmensidad del Sahara, prestó lealtad a Osama Ben Laden y a Al Qaeda en 2007, y adquirió el nombre de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Sus principales acciones consisten, desde entonces, en secuestrar a extranjeros a cambio de importantes rescates. Su terreno de caza se sitúa en el Sahel, región árida y semidesértica que se extiende desde Senegal hasta Chad, pasando por Mauritania, Malí, Burkina Faso y Níger. De hecho, fue una katiba (brigada) del grupo Al Muwakaún Bidam (“los que firman con su sangre”), fundado por un ex-dirigente de AQMI, el argelino Mojtar Belmojtar, alias “el Tuerto”, quien atacó el complejo gasístico de In Amenas y asesinó a decenas de extranjeros.
Por último, la tercera causa es el ataque de las fuerzas de la OTAN contra Libia, en 2011, y el derrocamiento del coronel Gadafi. Para conseguir este objetivo, Francia y sus aliados (en concreto Qatar) no dudaron en armar a los movimientos islamistas hostiles a Gadafi.

Movimientos que obtuvieron la victoria sobre el terreno. Con tres consecuencias: 1/ el desmoronamiento y la descomposición del Estado libio, que sigue siendo presa, hoy en día, de las luchas mortíferas entre provincias, milicias y clanes; 2/ la distribución del arsenal militar de Gadafi entre los movimientos yihadistas del conjunto del Sahel; 3/ la vuelta a Malí de una parte de la Legión tuareg sobrearmada y entrenada.


También hay que tener en cuenta el telón de fondo socioeconómico. Malí, al igual que los demás países del Sahel, figura entre los Estados más pobres del mundo. La mayoría de su población vive de la agricultura. Durante estos últimos años, las reducciones de las ayudas al desarrollo decididas por los países ricos han afectado particularmente al país. Su principal producción, el algodón, se derrumbó a causa de las políticas de dumping que practica el primer exportador mundial, Estados Unidos, así como por las sequías que sufre de manera regular el Sahel a causa del calentamiento global. Por otra parte, las políticas neoliberales y las privatizaciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) han conducido a la reducción de los presupuestos sociales destinados a educación y sanidad. La pobreza y el malestar social se han agravado. Esto ha presionado particularmente a una parte de los jóvenes a buscar una vía de salvación en la emigración, mientras que otros, ante tanta angustia social, son más sensibles a las llamadas de los salafistas que les ofrecen, sin mayor dificultad, armas, poder y dinero.


Este es el contexto que hallaron los tuaregs de la antigua Legión de Gadafi a su retorno al norte de Malí provenientes de Libia. Por eso no tuvieron dificultades para reclutar. Y decidieron integrarse en el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA). De enero a abril de 2012, lanzaron ataques contra las guarniciones malienses de las principales ciudades de la región (Tombuctú, Gao y Kidal). Mal equipado, el Ejército maliense se descompuso y se batió en retirada. Humillados y exasperados por el abandono del Gobierno, un grupo de jóvenes oficiales dirigidos por el capitán Sanogo se sublevaron. Tomaron el poder en Bamako el 22 de marzo de 2012. Pero, boicoteados por los países vecinos y las grandes cancillerías internacionales, estos golpistas se mostraron incapaces de enderezar la situación. De hecho, Malí, como Estado, se desmoronó.


Mientras tanto, en el norte de Malí, el MNLA proclamaba la “independencia” de Azawad y se aliaba con dos organizaciones islamistas radicales –provenientes de AQMI– que preconizaban la instauración de la sharia: el grupo salafista Ançar Dine y el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO). Estas dos organizaciones –que disponen de muchos más medios financieros gracias a la ayuda que les aportaría Qatar (1), a los rescates pagados (entre otros por España) a cambio de rehenes occidentales y tráficos diversos (droga, contrabando)– terminaron por apartar a los tuaregs del MNLA.


Naciones Unidas condenó la secesión de Azawad, pero se movilizó con demasiada lentitud. Hubo que esperar al 20 de diciembre de 2012 para que, a petición de Francia, la ONU decidiera finalmente crear la Misión Internacional de Apoyo a Malí bajo Liderato Africano (AFISMA, por sus siglas en inglés), la cual se ha confiado a los países de la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (CEDEAO, por sus siglas en francés), que deberá “reconstituir la capacidad de las Fuerzas Armadas malienses” para recuperar el control del norte de Malí. Francia aseguró que sostendría este proyecto, pero François Hollande se comprometió a no enviar tropas: “Soy terminante –declaró el presidente francés–, no tendremos tropas de tierra” (2). Por su parte, los representantes de las fuerzas políticas, sociales y religiosas de Malí, reunidos en Uagadugú (Burkina Faso) para entablar conversaciones sobre el futuro de su país, se opusieron a la intervención de fuerzas militares de la CEDEAO. De todas formas, una eventual reactivación de la reconquista militar del norte de Malí no estaba prevista antes de septiembre de 2013… Este dato no escapa a los salafistas de Ançar Dine. No sólo son, sobre el terreno, los más fuertes, sino que tienen ahora la certeza de que nadie los atacará en los próximos nueve meses. Así pues, deciden aprovechar la oportunidad. Y lanzan una operación de una temeraria audacia. Varios miles de ellos, poderosamente armados, a bordo de unas 300 furgonetas pick-up, se abalanzan por sorpresa, el 9 de enero de 2013, sobre la ciudad de Konna, cerrojo estratégico en el camino hacia Bamako. Vencen al Ejército maliense, que se bate en retirada dejándoles el campo libre hacia la ciudad de Mopti. Y, sobre todo, hacia el cuartel general de operaciones del Ejército de Malí que se halla instalado en el aeropuerto de Sevaré, el único donde pueden aterrizar aviones de gran capacidad, indispensables para una eventual reconquista del norte.


Ahí es cuando Francia, sin esperar la llamada de auxilio del presidente interino maliense Dioncunda Traoré, decide intervenir. François Hollande ordena que las tropas de elite del Ejército francés situadas previamente en Níger intervengan inmediatamente. Transportadas en aviones Transall C-160 y apoyadas por helicópteros de combate, estas tropas atacan inmediatamente a las columnas islamistas y detienen en seco su avance hacia Mopti y Bamako.


Así comienza la operación Serval, con la participación de unos 2.500 soldados franceses calurosamente acogidos por una gran parte de la población maliense. El objetivo declarado de esta operación ha evolucionado a lo largo de los días. Antes de su puesta en marcha, François Hollande afirmaba, tal y como vimos, que Francia no intervendría “en ningún caso” (3). Al haber intervenido finalmente desde el 11 de enero, el presidente minimizó el alcance de la operación explicando que se trataba “esencialmente de bloquear la progresión hacia el sur de terroristas criminales” y, factor determinante, de “proteger a los aproximadamente 6.000 residentes franceses en Malí”. Pero después, el 18 de enero, François Hollande reconoció una intención mucho más ambiciosa: darse “el tiempo necesario para que el terrorismo sea vencido en esta parte de África”. Por último, el 20 de enero, el ministro francés de Defensa admitió claramente: “El objetivo es la reconquista total de Malí” (4).


En realidad, los verdaderos objetivos de Francia permanecen confusos. En efecto, París ha explicado que la operación Serval no hace sino responder a una llamada de ayuda por parte de Bamako. Pero, dado que el Gobierno maliense procede de un golpe de Estado, su legitimidad para requerir ayuda es discutible (5).


El otro argumento es que los salafistas de Ançar Dine aplican la sharia en Tombuctú, destruyen monumentos antiguos y “cortan manos”. Y que eso es “intolerable”. Cierto. Pero, cuando los salafistas se comportan de ese modo simplemente obedecen a la doctrina wahabí que el “gran aliado de Occidente”, Arabia Saudí, difunde, con la ayuda de Qatar –país igualmente wahabí–, en el conjunto del mundo musulmán, y particularmente en el Sahel, a golpe de millones de euros... Sin embargo, Francia tiene las mejores relaciones del mundo con Arabia Saudí y Qatar, que incluso son sus aliados actualmente en Siria para apoyar a los insurgentes islamistas y salafistas…


París no dice palabra de otros dos argumentos que probablemente hayan contado a la hora de activar la operación Serval. Uno es económico y estratégico: el control duradero de Azawad por organizaciones salafistas habría entrañado, en mayor o menor plazo, una ofensiva sobre el norte de Níger, donde se hallan las principales reservas de uranio explotadas por la empresa gala Areva y de las cuales depende todo el sistema nuclear civil de Francia. París no puede permitirlo.


El otro es geopolítico: cuando, por primera vez en la historia, Alemania domina Europa y la dirige con mano de hierro, Francia, al exhibir su fuerza en Malí, quiere mostrar que continúa siendo, por su parte, la primera potencia militar europea. Y que hay que contar con ella.

 

Por Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatiqu

 

Notas:

(1) Léase el artículo “Notre ami’ du Qatar’ finance les islamistes du Malí”, Le Canard enchaîné, París, 6 de junio de 2012. Léase asimismo: Ségolène Allemandou, “Le Qatar a-t-il des intérêts au Mali?”, France 24, París, 21 de enero de 2013 www.france24.com/ fr/20130121-qatar-nord-mali-groupes-islamistes
(2) Entrevista con François Soudan, Jeune Afrique, París, 22 de octubre de 2012. http://www.jeuneafrique.com/Article/JA2701p010-011.xml1/
(3) Cf. France Info, 13 de noviembre de 2012. http://www.franceinfo.fr/economie/les-principales-declarations-de-la-conference-de-presse-de-francois-hollande-801247-2012-11-13
(4) Declaraciones de Jean-Yves Le Drian, 19 de enero de 2013, en la emisión televisiva “C politique” de la cadena France 5.
(5) Cf. Le Monde, París, 23 de enero de 2013.

Publicado enInternacional
Viernes, 01 Febrero 2013 06:04

Contra la ocupación

Contra la ocupación

El establecimiento de colonos en territorios palestinos ocupados constituye un crimen de guerra, según la definición utilizada por la Corte Penal Internacional. Así lo señaló ayer una comisión internacional auspiciada por Naciones Unidas. “Estos crímenes corresponden de lleno a las provisiones legales del artículo 8 del estatuto de la Corte Penal Internacional, que es el de crímenes de guerra”, explicó la jurista francesa Christiane Chanet, presidenta de la comisión que investiga el impacto de los asentamientos israelíes.

 

El grupo, que completan las juristas Asma Jahangir (Pakistán) y Unity Dow (Botsuana), presentó en Ginebra un extenso informe sobre los hechos que ha conseguido documentar, durante seis meses de trabajo, a pesar de que el gobierno de Israel le negó cualquier cooperación y autorización para entrar en los territorios palestinos.

 

En sentido de derecho puro, el establecimiento de colonias israelíes en suelo palestino se considera un crimen de guerra, explicó Chanet, quien subrayó que esto no implica que la Corte Penal Internacional (CPI) vaya a decidir que tiene jurisdicción en este caso en vista de que Palestina no es un Estado reconocido.

 

“Transferir a su propia población a un territorio ocupado va contra el derecho a la libre determinación, y si estamos ante un mapa vemos cómo los asentamientos rompen la continuidad de la tierra palestina”, indicó Chanet en una rueda de prensa.

 

Unas 250 colonias judías fueron levantadas en Cisjordania y Jerusalén Este desde 1967, con o sin autorización oficial, y se calcula que hay 520.000 colonos que residen allí. Según el informe encargado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la última década la población de colonos creció a un ritmo anual mucho más alto (5,3 por ciento) que la población en Israel (1,8 por ciento).

 

El documento del organismo internacional consideró que desde aquel año los gobiernos israelíes “dirigieron abiertamente, participaron y tuvieron un control pleno sobre la planificación, construcción, desarrollo, consolidación y promoción de los asentamientos” en Palestina, creados para el exclusivo beneficio de los israelíes judíos, y que su existencia reposa en un sistema de total segregación entre los colonos y la población palestina local.

 

Recordó además que esos asentamientos implican que los palestinos tienen restringida su libertad de movimiento, pierden el acceso a los recursos naturales, sufren la demolición de sus viviendas y la destrucción de árboles. Entre las especies que desa-parecen están los olivos, que por generaciones han constituido la principal fuente de ingresos para muchas familias palestinas. Todo ello ocurre con el total conocimiento y complacencia del gobierno, dijo la presidenta de la comisión.

 

“En cumplimiento del artículo 49 de la Cuarta Convención de Ginebra, Israel debe poner fin a todas las actividades de asentamiento sin condiciones previas”, manifestó la francesa Christine Chanet.

 

Por su parte, Israel criticó las conclusiones de la comisión internacional auspiciada por la ONU. “El Consejo de Derechos Humanos se distinguió, tristemente, por su aproximación sistemáticamente sesgada y unilateral hacia Israel. Este último informe es otro desafortunado recordatorio de ello”, afirmó a través de un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí.

 

El ministerio insistió en que la única forma de resolver todos los asuntos pendientes entre Israel y los palestinos, incluido el asunto de los asentamientos, es a través de negociaciones sin condiciones previas y aseguró que “medidas contraproducentes”, como este informe sólo sirven para poner trabas a los esfuerzos para encontrar una solución sostenible al conflicto israelí-palestino.

Publicado enInternacional
Jueves, 31 Enero 2013 06:28

Siria denuncia bombardeo israelí

Siria denuncia bombardeo israelí

El ejército sirio anunció que la aviación israelí atacó un objetivo militar, ubicado entre Damasco y la frontera libanesa, por primera vez en dos años de conflicto en Siria. “Un avión de combate israelí violó nuestro espacio aéreo al amanecer (del miércoles), y bombardeó directamente un centro de investigaciones sobre el mejoramiento de la resistencia y la autodefensa en la región de Jomrayah, en la provincia de Damasco”, afirmó el ejército en un comunicado publicado por la agencia oficial Sana. El ejército sirio indicó que dos empleados del lugar murieron y que cinco resultaron heridos. El centro de investigación tuvo importantes daños y el edificio fue parcialmente destruido.

 

El texto agregó que grupos terroristas intentaron en vano, en varias ocasiones y durante los últimos meses, ingresar y controlar el lugar. El régimen afirma que, desde que comenzó hace 22 meses la revuelta contra Bashar al Assad, lucha contra terroristas armados financiados desde el extranjero. “Este ataque prueba a todos que Israel es el motor, el beneficiario y a veces el actor de actos terroristas contra Siria y su pueblo, en coordinación con los países que apoyan el terrorismo, dirigidos por Turquía y Qatar”, continuó el ejército. El comunicado explica además que los aviones de combate israelíes ingresaron a Siria volando por debajo de la altura detectada por los radares.

 

Según señalaron habitantes asentados en los alrededores de Damasco, seis misiles habían impactado el martes a las 23.30 hora local (18.30 hora de Argentina) en un centro de investigación de armas no convencionales en Al Hameh, ubicado a unos 15 kilómetros al noroeste de Damasco.

 

En tanto, el jefe de la coalición opositora siria, Ahmed Moaz al Jatib, causó sorpresa al afirmar que estaba dispuesto a negociar, bajo ciertas condiciones, con representantes del régimen de Damasco. “En señal de buena voluntad para una solución política a la crisis y para abrir el camino a un período de transición que ponga fin al derramamiento de sangre, anuncio que estoy dispuesto a negociaciones directas con representantes del régimen sirio en El Cairo, en Túnez o en Estambul”, afirmó Jatib.

 

El jefe de la coalición opositora puso dos condiciones previas: la liberación de las 160.000 personas arrestadas durante la revuelta contra el régimen y la renovación de los pasaportes de los sirios en el extranjero, por parte de las embajadas, para que no sean detenidos a su regreso al país.

 

A pesar de asegurar que se trataba de una opinión personal, estas declaraciones provocaron el rechazo de una parte de la oposición, en especial del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal componente de la Coalición. El CNS subrayó en un comunicado que estas declaraciones no reflejan de ninguna manera la posición de la Coalición y que van en contra de sus principios fundadores, que rechaza discutir con el régimen. Al Assad había propuesto, a principios de enero, un diálogo nacional para poner fin al conflicto que sacude al país, añadiendo que no discutiría con aquellos que se levantaron en armas contra el régimen.

 

La oposición había rechazado inmediatamente esta propuesta y puso como condición a todo diálogo la renuncia del presidente sirio. Mientras tanto, 102 personas murieron ayer, entre ellos 35 civiles, según una organización no gubernamental siria. El conflicto dejó más de 60.000 muertos desde marzo de 2011, según datos suministrados por Naciones Unidas.

 

Ayer, en una reunión auspiciada por la ONU en Kuwait, unos 60 países participantes prometieron donar un total de 1500 millones de dólares en ayuda humanitaria a los sirios.

Publicado enInternacional

Arío revuelto… Cuando así fluyen las cosas, los aventureros del imperialismo entrepeneur, con dudosas chapas académicas, se pasean por los países del otrora llamado “tercer mundo” seduciendo a políticos, intelectuales y gobernantes dispuestos a pagar por “ideas modernas”, que en realidad son cuentos para cazar bobos.

 

En Mauritania (agosto 2008) y Madagascar (marzo 2009), el economista Paul Romer (promotor mundial de las charter cities, o ciudades virtuales “llave en mano” con estatutos tipo Hong Kong), estuvo a punto de vender su distopía urbana, hasta que esos golpes de Estado hostiles a la “comunidad internacional” le frustraron el negocio.

 

Sin embargo, tras el cuartelazo que en junio de 2009 derrocó al presidente de Honduras Manuel Zelaya, el optimista Romer volvió a la carga. Y para su dicha, se encontró con un presidente, un Congreso y una clase dominante tan celosa de las ideas esclavistas del filibustero William Walker que en la frente, grabada a fuego, llevan la frase del magnate bananero Sam Zemmurray: “en Honduras, una mula cuesta más que un diputado”.

 

A Vicente Sáenz (1896-1963), intelectual y patriota costarricense que vivió y murió en México, nunca le gustó “esa vieja frase, ya troquelada, en boca de inescrupulosos capitanes de industria. La usó también, como invento propio, Lincoln G. Valentine al referirse a Nicaragua y miembro de la dinastía que ha venido explotando en Honduras la Rosario Mining Company” (Democracia y tiranías en el Caribe, de William Krehm, Editorial Parnaso, Buenos Aires, 1957, p. 135).

 

Mas cabe preguntar: ¿hay otra para ilustrar mejor la vocación entreguista y antipatriótica del Partido Nacional (sic, en el poder), cuyos diputados, recogiendo las “ideas modernas” de Romer, volcaron sus bancas en favor de la llamada “Ley de Regiones Especiales de Desarrollo” (RED), popularmente conocidas como “ciudades modelo” (2011)?

 

Las protestas contra las RED empezaron a hacerse sentir. En septiembre pasado, poniendo las barbas en remojo, Romer anunció que se retiraba del proyecto de las RED. Simultáneamente, el periódico inglés The Guardian publicaba la carta que le dirigió al presidente Porfirio Lobo, en la que afirma que no existían las condiciones para la “Comisión de Transparencia”. Comisión formada por el gobierno de Lobo, y en la que Romer era la única estrella. En el blog Pasaport del sitio Foreign Policy, apareció un artículo firmado por Joshua Keating: “Some complications for Honduras Hong Kong”.

 

Un mes después, la Corte Suprema declaró que la ley era “inconstitucional”. Entonces, el mismo Congreso que en 2009 convalidó el derrocamiento de Zelaya, defenestró la Sala de lo Constitucional al tiempo de preservar al único magistrado que no votó en contra de las “ciudades modelo”.


Por consiguiente, al pueblo hondureño le va quedando claro que las charter cities conllevan algo más que espacios urbanos y exclusivos para ricos (como de los tantos que abundan en México), ciudades cerradas y artificiales como el plástico Paseo Cayalá de la ciudad de Guatemala, o un megashopping, como el alucinante Dragon Mart, que se las trae en Cancún.

 

Carentes de legitimidad histórica, económica, cultural y social, las charter cities de Romer conllevan, en líneas generales, el sarcástico gerrymandering, término inventado por los periodistas de Massachusetts a inicios del siglo XIX, y que las ciencias políticas adoptaron después para fustigar las manipulaciones partidarias con fines electorales.

 

Las charter cities hondureñas tampoco serían “blancas”, como la mítica de posible origen maya que el inglés Theodore Morde aún buscaba en 1939, y al encontrar una de ellas la llamó “Ciudad perdida del dios mono”.

 

De concretarse, las “ciudades modelos” que los políticos hondureños piensan construir con o sin Romer, se convertirán en una suerte de bantustanes, como los inventados por los racistas sudafricanos, pero al revés: for white only. ¿Acaso el propio término bantustán no fue utilizado por los críticos del apartheid en oposición a homeland (patria)?

 

En La guerra de Nicaragua, con prosa fluida, William Walker adelantó que el “verdadero objetivo” de su causa “… era establecer (en Nicaragua), una república militar y dividida en tres castas: la de los blancos de habla inglesa, compuesta de naturales del sur de Estados Unidos, que serían los dueños de la tierra; la de los esclavos para cultivarla, formada de negros e indios de pura raza, y la de los mestizos, verdaderos parias que debían ser despojados y destruidos sin piedad, entendiéndose por mestizos todos los demás centroamericanos”.

 

Agrega: “…la esclavitud negra tendría en Nicaragua una doble ventaja. A la vez que proporcionaría mano de obra para la agricultura, tendería a separar las razas y a destruir a los mestizos, causantes del desorden que ha reinado en el país desde la independencia” (Educa, Costa Rica, 1972, p. 253).

 

Me parece que frente a la hipocresía de los políticos hondureños, es cosa de agradecer la honestidad de aquel filibustero que con serenidad aceptó la pena máxima que, por motivos elementales de dignidad nacional, y así como el de México con Maximiliano, el digno pueblo hondureño le reservó.

Publicado enInternacional
Cuba, al frente de la unidad latinoamericana

El presidente de Cuba, Raúl Castro, se comprometió a “construir un espacio de soberanía, concertación, solidaridad y cooperación” al asumir ayer la titularidad pro témpore de la Comunidad de Estados de América latina y el Caribe (Celac), completando el primer pase de manos desde la creación de este organismo, a fines de 2011. Así, la isla abandonó definitivamente el aislamiento que sufría desde la década del ’60 por la fuerte influencia que los Estados Unidos ejerció durante el último medio siglo sobre todo el continente y que, a partir del rechazo al ALCA en 2005, comenzó a dejarse atrás. La asunción de Castro fue el momento más destacado de la cumbre celebrada ayer en Santiago, donde todos los países miembro reafirmaron su voluntad de fortalecer la integración regional, logrando un “necesario equilibrio entre la unidad y la diversidad.”

 

Uno de los momentos más emotivos de la jornada fue la lectura por parte del vicepresidente venezolano Nicolás Maduro de una extensa carta enviada por el mandatario de ese país, Hugo Chávez, a sus pares, en la que afirma que “la Celac es el proyecto de unión política, económica, cultural y social más importante en nuestra historia contemporánea” (ver aparte). El reclamo argentino sobre la soberanía de Malvinas y el Atlántico Sur obtuvo una vez más “el más firme respaldo” de los treinta y tres países miembro, incluyendo varias islas caribeñas que forman parte del Commonwealth británico, mientras que el pedido de Bolivia a Chile por una salida al mar generó un entredicho entre Evo Morales y Sebastián Piñera que no llegó, de todas formas, a empañar el clima del plenario. También se decidió la incorporación del país más vulnerable de la región, Haití, en tanto presidente pro témpore de Caricom, a la mesa directiva, que deja así de ser una troika para volverse un cuarteto.

 

Luego de dos días de cumbre conjunta entre la Celac y la Unión Europea –donde afloraron algunas diferencias en el seno continental respecto, principalmente, de la postura ante la regulación de mercados, donde los países de la llamada Alianza del Pacífico (Chile, Perú, Colombia y México) se mostraron más cerca de la postura europea que el eje que gira alrededor de Argentina y Brasil e incluye a Ecuador, Venezuela y Bolivia–, la reunión de ayer sirvió para volver a encontrar puntos en común y ratificar la voluntad de todos los países americanos al sur del Río Bravo de conformarse con voz propia en el escenario internacional.

 

Así quedó reflejado en el punto quinto de la Declaración de Santiago, donde los países firmantes reafirman “que la puesta en funcionamiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) constituye un hito en la historia de América latina y el Caribe al agrupar en forma permanente a los 33 países de la región en un mecanismo de diálogo y concertación, que se va conformando como un foro y actor político, para avanzar en el proceso de integración política, económica, social y cultural, logrando el necesario equilibrio entre la unidad y la diversidad.”

 

El paso de manos entre el anfitrión Sebastián Piñera, primer presidente pro témpore del organismo, y Castro, su sucesor, no estuvo exento de chicanas: ambos mandatarios representan, quizás, los dos extremos del arco ideológico presente en la Celac, y se notó en los últimos minutos de la ceremonia. Al hacer efectivo el traspaso, el chileno resaltó que “dentro de los objetivos” del organismo está “defender la democracia y las libertades”. Con humor, Castro le contestó a su turno: “No se preocupe, voy a estar al frente sólo un año”, y agregó que “a Chile no vuelve a tocarle hasta dentro de treinta y tres”, debido al sistema rotativo anual adoptado por el bloque.

 

Sacando ese intercambio, el momento de mayor tensión del día se vivió luego de que el mandatario boliviano y Piñera volvieran a cruzarse por el reclamo del primero de negociar una salida al mar para su país. Luego de que Morales ofreciera cambiar gas barato a cambio de acceso al Océano Pacífico y denunciara incumplimientos del “injusto” tratado de 1904, que estableció las fronteras definitivas, el anfitrión respondió con énfasis remarcando que “Chile no está dispuesto a cortar o dividir su territorio y eso no se le puede pedir a ningún país del mundo”. Morales, por su parte, en una última respuesta, comparó la situación con la del canal de Panamá y la de las islas Malvinas. “Cuando un tratado viola derechos humanos, no hay tratado que resista”, señaló. La disputa fue un nuevo round tras el encontronazo que también protagonizaron ambos mandatarios el año pasado, en Cádiz, en ocasión de la Cumbre Iberoamericana.

 

Entre los asuntos que se destacaron como prioritarios para el bloque de cara a este año, figuran “avanzar en rebajas de aranceles para lograr una mayor integración, resolver los problemas energéticos que tienen muchos países y fortalecer la coordinación para enfrentar situaciones de crisis económicas como las conocidas durante los últimos cinco años a nivel mundial”, destacó Piñera. La lucha contra el narcotráfico, la ayuda humanitaria ante desastres naturales, los emprendimientos científicos tecnológicos y las grandes obras de infraestructura que faciliten la comunicación interna del bloque también fueron parte del temario.

 

Por último, se anunció como novedad que la troika que hasta ahora funcionaba como mesa directiva de la Celac, conformada por el país que ejerce la presidencia, su predecesor y su sucesor (Cuba, Chile y Costa Rica), ahora incorporará un nuevo miembro: el titular pro témpore de Caricom, la comunidad que engloba a los países del Caribe, “para darle más peso al eslabón más débil de la cadena”, según explicó a Página/12 un diplomático argentino. En este caso, el honor corresponde a Haití. También se decidió por unanimidad que, luego de que los “ticos” tengan su turno al frente del organismo, en 2014, el honor recaerá en Ecuador. Para entonces, el grupo quedará completo ya que se reincorporará Paraguay, que este año tendrá elecciones democráticas que servirán para reemplazar al actual mandatario, Federico Franco, quien accedió al poder tras el golpe de Estado institucional orquestado contra Fernando Lugo, motivo por el cual ese país fue excluido de todos los foros continentales.

Publicado enInternacional
Irán envió con éxito un mono al espacio y lo recuperó sin daños

Irán envió este lunes un mono al espacio a bordo de una cápsula Pisgham (Pionera) y lo recuperó sano y salvo después de su aterrizaje, lo cual constituye, según las autoridades, un gran paso adelante en el proyecto de un vuelo espacial tripulado antes del año 2020.

 

“Irán lanzó el lunes con éxito una cápsula bautizada Pisgham con un mono dentro a 120 kilómetros de altitud y recuperó el cargamento sin daños”, anunció un comunicado de la Organización de la Industria Aeroespacial del ministerio de Defensa iraní.

 

“Es un gran paso para nuestros expertos y nuestros científicos”, se congratuló el ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, en declaraciones a la televisión estatal.

 

“Este éxito es el primer paso hacia la conquista del espacio y abre la vía a otras pruebas”, declaró Vahidi. El ministro no precisó el lugar del lanzamiento ni del aterrizaje.

 

Las imágenes difundidas por los medios iraníes muestran a un pequeño simio atado a un asiento de metal e instalado en un cohete Kavoshgar-5 en una plataforma de lanzamiento.

 

Teherán anunció a mediados de enero su proyecto de enviar un mono al espacio a principios de febrero, en el contexto de las celebraciones del 34 aniversario de la victoria de la revolución islámica de 1979.

 

Este lanzamiento era presentado como una primera etapa antes de enviar “un hombre al espacio dentro de cinco a ocho años”.

 

El proyecto preveía enviar un mono a 120 km de altitud en un vuelo balístico suborbital de unos 20 minutos en una cápsula de 285 kilogramos, lanzada por un cohete Kavoshgar-5.

 


El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, afirmó en varias ocasiones que su país esperaba llevar a cabo un vuelo espacial tripulado antes de 2020.

 

En octubre de 2011, el viceministro de Ciencias, Mohammad Mehdinejad-Nouri, afirmó que los vuelos humanos “eran una prioridad estratégica” de su país.

 

Irán ya envió tres satélites al espacio desde 2009, así como una “cápsula” con una rata, tortugas e insectos en febrero de 2010.

 

Un anterior intento de enviar un mono al espacio en 2011 terminó en fracaso, que Teherán reconoció a regañadientes sin informar la razón.

 

“Como todos los objetivos no se alcanzaron, ese vuelo no fue anunciado”, dijo Mehdinejad-Nouri en esa ocasión.

 

 

El último lanzamiento exitoso de Irán fue el 3 de febrero de 2012, cuando puso en órbita, con su cohete Safir, un pequeño satélite de observación de 50 kilos, bautizado Navid, al cumplirse el 33 aniversario de la revolución.

 

En cambio, las autoridades iraníes anularon en mayo de 2012, sin dar explicaciones, el lanzamiento del satélite experimental Fajr.

 

El programa espacial iraní es observado atentamente por las potencias occidentales, debido a sus posibles implicaciones militares.

 

Sospechan que Irán aspira a desarrollar cohetes balísticos capaces de transportar municiones convencionales o nucleares, por lo cual han condenado todos los lanzamientos de satélites iraníes.

 

Afp

Publicado enInternacional

Ha sido muy ilustrativa la confesión de las partes interesadas desde Libia hasta Argelia, pasando por Malí, lo cual nos evita el relevo de exponer evidencias irrefutables, como reza el sacrosanto apotegma penal aplicable a los jihadistas de Al-Qaeda, quienes están siendo usados como carne de cañón en la prístina agenda geopolítica/geoeconómica de la OTAN, encabezada por Estados Unidos, con el fin de hacer prosperar triplemente sus objetivos en:1-Noráfrica/Sahara/Sahel: pletórica en materias primas, sobre todo, gas, uranio y oro. 2-La parte oriental del mar Mediterráneo (Gaza/Líbano/Chipre/Siria): pletórica en gas y 3-la región del golfo Pérsico: sobresaturada en hidrocarburos.

 

Bajo la Lupa (18/09/11) planteó la hipótesis de la “guerra del gas” que se libra en la costa oriental del Mediterráneo (desde Gaza hasta Siria), mientras que Réseau Voltaire (08/05/12) ha expuesto que detrás de la conflagración en Siria se encuentra “el centro de la guerra del gas en el Medio Oriente”.

 

La entrevista de Michael Maloof (MM), experto del Pentágono en la fase del bushiano Ronald Rumsfeld, al cada vez más imprescindible Russia Today (17/01/13), esclarece el empantanamiento de Francia como consecuencia de la intervención en su anterior colonia Malí que se puede convertir en su “Afganistán”.

 

MM hasta presagia un epílogo “trágico (sic)” al presidente Hollande y confiesa sin tapujos el papel que jugó el Comando de África (AfricaCom) de Estados Unidos en la “formación y entrenamiento (¡súper-sic!)” de los tuaregs –legendarios nómadas del Sahara/Sahel–, quienes luego “desertaron” extrañamente para aliarse a salafistas, quienes practican una lectura integrista del Corán, y a la franquicia de Al-Qaeda en el Maghreb (AQIM, por su sigla en inglés).

 

“Maghreb” significa la parte occidental del mundo árabe en contraposición de “Al-Mashrek”: su parte oriental. ¡Qué parecido con la telenovela del cártel de Los Zetas en México que repite el mismo guión, quizá del mismo autor! El “experto” pronostica que AQIM, a partir de sus reductos en Libia/Malí/Argelia, emprenderá “ataques a Europa (¡súper-sic!)”.¿Al-Qaeda en la Torre Eiffel?

 

Nolens volens (sin querer queriendo) y en forma tangencial, MM advierte que también Rusia se encuentra amenazada debido a “sus inversiones en la región”. Su panorama es ominoso: “situación peligrosa (sic) que rebasa a Malí per se. Puede afectar a Noráfrica entera (¡súper-sic!) y penetrar a Europa”. ¡Uf !

 

¿Se trata de represalias anglosajonas por la repatriación del oro europeo de las arcas de la Reserva Federal? ¿Forma parte de la desatada “guerra de las divisas” entre el dólar y el euro por la prevalencia hegemónica en Occidente ante el ascenso irresistible del renminbi chino?

 

Malí exhibe siete fronteras incandescentes donde la franquicia AQIM se mueve increíblemente a sus anchas con precisión de alta tecnología Argelia (potencia gasera), Níger (pletórico en uranio), Burkina Fasso, Costa de Marfil, Guinea, Senegal y Mauritania.

 

La prensa china está preocupada y vislumbra detrás del nuevo montaje hollywoodense en Noráfrica/Sahara/Sahel un sabotaje deliberado a las cuantiosas inversiones de China en el continente africano. ¿Arrecia la guerra geoeconómica de la OTAN contra los BRICS en el continente africano?

 

The Jerusalem Post (22/01/13), muy cercano a los caducos neoconservadores straussianos/bushianos, revela perturbadoramente que la toma de la planta gasera de BP (again) en Amenas (Argelia), en la frontera con Libia, por la brigada de corte hollywoodense Khaled Abu Al-Abbas, rama de los jihadistas de AQIM,“fue coordenada por un canadiense (¡súper-sic!)” de apodo Chedad, lo cual arrojó 81 muertos en los enfrentamientos con el ejército argelino. ¿Un “canadiense” de la anglósfera ?

 


Mas allá del sensible factor humanitario, para el análisis geopolítico se decanta que la planta de marras exporta 10 por ciento del gas argelino a Europa (Stratfor; 21 y 25/01/13). Stratfor advierte que el gas norafricano desde Libia hasta Argelia ha sido puesto en jaque por AQIM.

 

El rotativo británico Morning Star (22/01/13) reporta que el canciller William Hague admitió que los “terroristas (sic)” portaban armas británicas (¡super-sic!) provenientes de la suculenta venta armas por Gran Bretaña al régimen de Khadafi, ulteriormente depuesto en Libia (pletórica en gas y agua fresca, sin contar sus evaporadas reservas de oro hoy controladas “contablemente” por la ocupación de la OTAN).

 

El portal de France 24 (22/01/13) pregunta si el diminuto emirato árabe del Golfo, Qatar, “alimenta la crisis en el norte de Malí”, donde los nómadas de la legendaria tribu de los tuaregs –que se mueven al ritmo de las arenas en el Sahara/Sahel norafricano– han instalado la república independiente del Azawad (el norte de Malí: abundante en oro) en conjunción con los salafistas/jihadistas que han impuesto la ley coránica integrista de la Sharia.

 

Mas allá de su exigüidad geográfica y militar, llama poderosamente la atención el papel preponderante que juega Qatar (tercera potencia mundial de gas natural y primer ingreso per cápita del planeta) en varios focos incandescentes del Medio Oriente con sus generosos financiamientos a los grupos salafistas/jihadistas y hasta los poderosos Hermanos Musulmanes en Egipto, Siria, Jordania, Gaza, Libia, Túnez etcétera. Qatar en sí solo es todo un tema a escudriñar.

France 24 cita al geopolitólogo Mehdi Lazar, “especialista del tema Qatar”, quien en la revista L’Express expone que “Malí posee inmenso potencial en gas y petróleo” y en su región norte –la secesionista Azawad– tiene “ricos yacimientos de oro y uranio (¡súper-sic!)”

 

A juicio de Thierry Meyssan (TM), director de Réseau Voltaire (21/1/13), la teatralidad de la intervención gala tienen como fin “apoderarse del oro y uranio de Malí” y “abre la vía a la desestabilización de Argelia”. TM es muy severo con su país natal: “la técnica de injerencia francesa es una repetición de la administración Bush: utilizar a los grupos islámicos para crear conflictos, luego intervenir e instalarse bajo el pretexto de resolver los conflictos”. ¿Será? ¿Existe tanta perfidia en el mundo? ¿Estamos ante un juego de trampas múltiples: Argelia cae en la trampa de Francia, que a su vez cae en la de Estados Unidos?

 

La evaluación estratégica del presidente ruso Putin y su canciller Lavrov expone que los eventos norafricanos son consecuencia de la intervención de Occidente en Libia y Siria. Se perfila una exquisita guerra por las materias primas, en particular de los hidrocarburos, que afecta la retaguardia y el abastecimiento de Rusia (como exportador) y China (como importador).

 

El más alto nivel de la cúpula de la OTAN no oculta su desprecio por el asesinato masivo de islámicos, como acaba de proferir el príncipe Harry, nieto de la reina Isabel de Inglaterra, quien afirmó que “matar musulmanes es tan divertido como jugar a los videojuegos” (librered.net 25/01/13).

 

Para la misántropa herejía neoliberal imperante en la OTAN lo relevante es el control de las materias primas cotizables; no la suerte de los humanos –tanto mejor si son islámicos, indígenas, mexicanos o latinos– sin cotización bursátil.

 

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
Domingo, 27 Enero 2013 05:30

Alistan “nueva alianza estratégica”

Alistan “nueva alianza estratégica”

Santiago, 26 de enero. Los jefes de Estado y de gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión Europea (UE) pusieron en marcha este sábado la primera de dos jornadas de una cumbre encaminada a construir “una nueva alianza estratégica”, al cabo de la cual aprobaron la Declaración de Santiago y el plan de acción común para el periodo 2013-14.

 

La Declaración de Santiago, el documento final de la cumbre suscrito por los representantes de 60 países asistentes, se pronuncia por evitar el proteccionismo y promover el comercio entre Europa y América Latina y el Caribe. Se estableció en el documento celebrar la próxima cumbre de la Celac-UE de 2015 en Bruselas.

 

Al inaugurar la reunión, el presidente chileno, Sebastián Piñera, llamó a las delegaciones de las naciones presentes a integrar una alianza estratégica económica y social. “Somos una comunidad que representa a 60 países, un tercio de los habitantes del mundo, un tercio del producto mundial; tenemos una tremenda responsabilidad con nuestra región y el mundo”, afirmó.

 

“El tema que nos convoca es la construcción de una nueva alianza estratégica para lograr el desarrollo sustentable en base a inversiones de calidad tanto en lo ambiental como en lo social”, dijo Piñera en la ceremonia de apertura en el centro de eventos Espacio Riesco, rodeado de un inédito despliegue de seguridad con más de 5 mil carabineros.

 

El gran ausente

 

La Celac, que aglutina a las naciones americanas salvo Estados Unidos y Canadá, fue constituida en Caracas en diciembre de 2011 a instancias del presidente venezolano, Hugo Chávez, gran ausente a causa de su convalecencia en Cuba. Pero ahora le ha tocado a Chile efectuar esta cita con la UE, la más grande que haya organizado esta nación en su historia.

 

Si bien Piñera dijo que 43 por ciento de las inversiones extranjeras en América Latina provienen de Europa, esto se ha frenado últimamente debido a la crisis que afronta la mayor economía del planeta. Sin embargo, reconoció que las inversiones vienen de pocos países, como España, Gran Bretaña y Francia, y son pocos los receptores, como Argentina, Brasil y Chile.

 

En esta séptima cumbre, Europa abogó ante empresarios y mandatarios latinoamericanos por un compromiso político sólido para frenar el proteccionismo y pidió un marco jurídico transparente para las inversiones, de acuerdo con la intervención del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

 

En la cumbre paralela empresarial, indicó que “es fundamental garantizar un marco jurídico transparente y estable que respete las normas internacionales y evite la arbitrariedad”, de modo que se evite el proteccionismo y se promueva la liberalización. Se trata de constituir socios estratégicos, dijo, frente a los desafíos del desarrollo y crecimiento económico sostenidos.

 

Destacó el acierto del surgimiento de la Celac como “un paso importante en el proceso de integración regional”, y dijo que estrechar los lazos entre la economía más grande del mundo, Europa, y algunas de las economías en más rápida expansión situadas en América Latina, “redundará en interés de todos nosotros”.

 

Documento final

 

Como se sabe, Venezuela, Argentina y Bolivia han expropiado en los últimos años empresas foráneas, incluidas europeas, y Caracas se retiró del Centro Internacional para la Resolución de Disputas sobre Inversiones del Banco Mundial. Entre los mayores conflictos por esa razón los han tenido Argentina y Bolivia con firmas y el gobierno de Madrid.

 

De hecho, Venezuela exigió que una mención al derecho de los estados a las expropiaciones fuera incluida en el documento final del encuentro, dijo un funcionario venezolano.

 

“La expropiación es un mecanismo que tienen los estados para intervenir en la economía, como lo son los subsidios. Éste es uno de los puntos que hemos defendido como un mecanismo de los estados para el bienestar común de la sociedad”, señaló una fuente de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), que integran Cuba, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y las Granadinas.

 

La Declaración de Santiago reitera “nuestro compromiso con evitar el proteccionismo en todas sus formas”. Apoya una “inversión productiva que respete del todo los aspectos económicos, sociales y ambientales constitutivos del desarrollo sostenible”.

 


Asimismo, “rechaza toda medida coercitiva de carácter unilateral con efectos extraterritoriales que sean contrarias a la ley internacional y a las reglas comúnmente aceptadas del libre comercio”, y condena en particular la ley estadunidense Helms-Burton, que fortaleció el embargo estadunidense contra Cuba, el cual cumplió medio siglo.

 

El presidente cubano, Raúl Castro, participa de la cumbre y asumirá por un año la presidencia pro tempore de la Celac a partir de este lunes.

 

En otro punto se acordó “fortalecer el mecanismo de coordinación sobre drogas entre la Celac y la UE”, y se reafirma “nuestro compromiso con la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos como están expuestos en la Declaración Universal de Derechos Humanos”.

 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, había expresado su deseo de que Europa se una al debate tendiente a una revisión de la estrategia de la lucha antidrogas, como lo han reclamado otros gobernantes latinoamericanos y especialistas de la región, que consideran un fracaso la guerra de 40 años contra el narcotráfico impulsada por Estados Unidos.

 

En la declaración final se insistió en la relevancia de asociaciones estratégicas de cara a la crisis económica y financiera y las exigencias de los pueblos, la adopción de políticas que promuevan el comercio y las inversión entre países de la Celac y la UE. Inversiones productivas que se cumplan plenamente e integren las dimensiones económicas, sociales y ambientales de desarrollo sustentable.

 

Morales critica el librecambismo

 

Evo Morales, presidente de Bolivia, criticó el modelo de libre mercado e insistió en su “diplomacia de los pueblos” para hallar solidaridad y complementariedad de los países de la región. Dijo que “estamos acá para compartir nuestras experiencias de trabajo permanente en defensa de la vida, por la igualdad y la dignidad en la unidad de nuestros pueblos”.

 

Señaló que “cuando nos sometemos al mercado, hay problemas de carácter económico y social, mientras sigue creciendo la pobreza”. Morales abogó por reducir las “profundas asimetrías” entre países y de continente a continente.

 

Por lo demás, América Latina reprocha a Europa sus gigantescos subsidios a la agricultura, lo que representa uno de los puntos que bloquean las negociaciones para un tratado de libre comercio UE-Mercosur, integrado por dos grandes potencias agrícolas como Brasil y Argentina.

 

Por eso, ante los llamados de Europa a abrir los mercados, Argentina ha adoptado barreras proteccionistas para mantener su nivel de reservas internacionales, al tener cortado el crédito internacional desde el default en su deuda externa en 2001. Lo mismo ha hecho Brasil, la mayor economía de América Latina, imponiendo barreras comerciales a la importación de productos europeos. La presidenta argentina, Cristina Fernández, antes de la cumbre calificó de “hecho histórico” que Cuba asuma la presidencia pro tempore de la Celac. “Marca una nueva época, una América Latina y el Caribe “muy unidos”, y pese a las “diferencias” y “distintas visiones” en la región se mantiene una “concepción de progreso y de inclusión social”.

 

Fernández indicó que el Mercosur emprenderá en el último trimestre de este año una oferta a la UE ante el demorado acuerdo de libre comercio. Sin embargo, acotó que el pacto no deberá perjudicar a las industrias del bloque sudamericano.

 

La canciller alemana, Angela Merkel, consideró que la región puede jugar un papel importante en la recuperación de España y Portugal, que atraviesan el peor momento de sus graves crisis, tras una reunión que tuvo con Piñera.

 

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, declaró que llegaba después de haber estado en Cuba con el presidente Hugo Chávez, de quien traía un mensaje para esta cumbre, referido a un “conjunto de propuestas fundamentales”. Asimismo, dijo que entregó sus felicitaciones al pueblo de Chile por la organización de esta cumbre, así como a los estados que conformaron la Celac.

Publicado enInternacional
Domingo, 27 Enero 2013 05:13

Transformaciones de América latina

Transformaciones de América latina

En estos primeros años del siglo XXI convergen profundos cambios en nuestros países y en el mundo. En América latina, y particularmente en Sudamérica, se advierten nuevas tendencias en los siguientes campos.

 

La cuestión social: las grandes desigualdades que históricamente caracterizan a nuestros países, son reconocidas como el principal problema y un obstáculo fundamental al desarrollo. Las políticas para atender a los sectores vulnerables, erradicar la pobreza, educar e impulsar la cohesión social, ocupan actualmente una prioridad en las políticas públicas.

 

Calidad de los liderazgos: la prioridad de la cuestión social tiene profundas consecuencias políticas. Históricamente, sociedades que registran una profunda fractura, entre las minorías que concentran el poder económico y las mayorías populares, generan liderazgos que reproducen los privilegios y asimetrías establecidas y acumulan poder como agentes de intereses extranjeros. Desigualdad, subdesarrollo y dependencia están estrechamente asociados. Han surgido nuevos liderazgos en nuestros países que privilegian la resolución de la cuestión social y, consecuentemente, asumen un comportamiento distinto respecto de la gestión de la economía y sus relaciones externas.

 

Instituciones: la democracia se ha consolidado y esto confiere la estabilidad institucional necesaria para el desarrollo económico y social.

 

Las ideas: las nuevas tendencias implican la renovación de las ideas sobre el desarrollo económico y las relaciones internacionales. El fracaso de la estrategia neoliberal en América latina y el resto del mundo ha restablecido la vigencia del pensamiento desarrollista y las visiones de Raúl Prebisch, Celso Furtado y otros pensadores latinoamericanos. Es, en efecto, indispensable no subordinarse a la ideología promovida por los centros de poder internacional y analizar la realidad desde nuestras propias perspectivas.

 

Desde éstas, vuelven a plantearse ideas que constituyen el gran aporte del pensamiento latinoamericano a la estrategia de desarrollo económico. Entre ellas, las siguientes:

 

n La formación de un sistema económico y social avanzado exige articular la explotación de los recursos naturales con su industrialización e incorporación de valor agregado y tecnología. Las estructuras productivas reducidas a producir y exportar productos primarios desembocan en el subdesarrollo, la dependencia y la exclusión social.

 

n La presencia de las filiales de las empresas transnacionales es positiva, pero debe ser complementaria, no sustitutiva, del protagonismo del empresariado local. El aporte externo es útil cuando contribuye a la apertura de nuevos mercados, la transferencia de conocimientos, los equilibrios en los pagos internacionales y la integración de cadenas de valor de creciente valor agregado y tecnología. De otro modo, la dependencia del capital extranjero reduce el ahorro interno y la tasa de inversión. Culmina con niveles insostenibles de deuda externa, desequilibrios inmanejables y la subordinación a la irracionalidad de la especulación financiera. Vivir con lo nuestro, abiertos al mundo, en el comando de nuestro destino, es indispensable para el ejercicio efectivo de la soberanía y del derecho de construir un sendero propio en el orden global.

 

n El desarrollo económico es un proceso de transformación de la economía y la sociedad fundado en la acumulación de capital, conocimientos, tecnología, capacidad de gestión y organización, educación, capacidades de la fuerza de trabajo y de estabilidad y permeabilidad de las instituciones, dentro de las cuales la sociedad transa sus conflictos y moviliza su potencial de recursos. El desarrollo es acumulación en este sentido amplio y la acumulación se realiza, en primer lugar, dentro del espacio propio de cada país.

 

La cohesión social, la impronta nacional y social de los liderazgos, la democracia y el pensamiento crítico capaz de ver el mundo desde nuestras propias perspectivas, constituyen la densidad nacional. En estos primeros años del siglo XXI se ha fortalecido la densidad nacional de nuestros países. Una de sus consecuencias es la revalorización de la importancia de la integración regional que se refleja en el notable acercamiento de los contactos políticos entre los gobiernos, el fortalecimiento de esquemas de integración como el Mercosur y la creación de un nuevo espacio de convergencia, la Unasur.

 

El contexto mundial

 

Lo que está en crisis en la actualidad no es la globalización, que es una consecuencia inevitable del avance de la ciencia y la tecnología. La crisis es del neoliberalismo y de los estados neoliberales, cuya impotencia para administrar las fuerzas de la globalización provoca descalabros, como los que hemos vivido en nuestra propia experiencia y suceden, actualmente, en otras latitudes.

 

En China y otros países emergentes de Asia, el dinamismo de sus economías obedece, precisamente, a que no se han sometido al canon ni al Estado neoliberal. Prevalecen en estos países estados nacionales, capaces de administrar la globalización e impulsar el desarrollo. Las turbulencias y asimetrías en el orden mundial contemporáneo reflejan la coexistencia de “estados nacionales” en los países emergentes y “estados neoliberales” en el antiguo centro hegemónico.

 

Los latinoamericanos no tenemos, al menos todavía, mayor influencia en la resolución de los problemas del orden global. Sin embargo, disponemos de una capacidad decisiva para determinar si estamos, en ese orden, ejerciendo nuestro derecho al desa-rrollo o nos resignamos a reproducir nuestra histórica condición periférica.

 

Administrar la globalización es una condición necesaria para desplegar el potencial de desarrollo de nuestros países y ocupar una posición simétrica, no subordinada, en las relaciones internacionales. Para tales fines es imprescindible la gobernabilidad de la economía. Todos los países que despliegan exitosamente su potencial de desarrollo dentro del orden global mantienen una fuerte solvencia fiscal, superávit en sus balances de pagos en cuenta corriente, elevadas reservas internacionales genuinas no fundadas en deuda, sistemas monetarios asentados en la moneda nacional, tipos de cambio que sustentan la rentabilidad de la producción de bienes transables sujetos a la competencia internacional.

 

La integración

 

Nuestros países no han alcanzado, todavía, altos niveles de desarrollo económico y social. Sin embargo, en el plano de la cultura, son potencias de primera magnitud. El desafío consiste en poner la realidad económica y social a la misma altura de los niveles alcanzados en la cultura.

 

La integración es un instrumento fundamental para impulsar el desarrollo nacional de nuestros países y fortalecer su posición conjunta en el orden mundial. La integración se despliega en tres planos: las políticas nacionales, las reglas del juego de la integración y la proyección conjunta hacia el resto del mundo.

 

La clave del éxito de la integración no radica en la delegación de soberanía a órganos supranacionales comunitarios. La experiencia de la Unión Europea alcanza para demostrar cómo la cesión de soberanía termina subordinando a las partes más débiles al poder hegemónico de los más fuertes. Mucho peor, cuando en el régimen comunitario, como sucede en la Unión Europea, prevalece el paradigma neoliberal.

 

Nuestra integración no radica en la cesión de soberanía, sino en la construcción solidaria de la soberanía que nos falta en la ciencia y la tecnología, el desarrollo industrial y la inclusión social. En materia financiera, en tiempos recientes, se han dado pasos positivos en tal sentido, a través del desendeudamiento externo, la acumulación de reservas internacionales y los controles de los capitales especulativos. La integración consiste entonces en la complementación de las soberanías nacionales a través de reglas realistas de la integración.

 

Las diferencias actuales de dimensión de las economías no deben inducir a la suposición de que el destino de la integración es reproducir, en el espacio regional, una relación centro-periferia, entre un centro industrial y una periferia principalmente proveedora de alimentos y materias primas. El mejor socio es el plenamente desarrollado.

 

Tenemos así por delante el desafío de construir una relación viable, mutuamente conveniente, para lo cual es necesario profundizar el desarrollo industrial y tecnológico, integrar las cadenas de valor de la producción primaria con la participación creciente de componentes provenientes de nuestro propio acervo, impulsar el protagonismo de las empresas nacionales y regionales para el acceso conjunto a los mercados internacionales.

 

La emergencia de China, y otros nuevos centros dinámicos en la economía mundial, es un hecho positivo porque amplía las fronteras de la proyección internacional de América latina. Pero plantea el riesgo de reactivar el antiguo modelo centro-periferia que, en el pasado, nos subordinó a la situación de proveedores de productos primarios e importadores de manufacturas y capitales.

 

Es necesario avanzar, simultáneamente, en los tres planos de integración: construir, a partir de la fortaleza de las densidades nacionales, una densidad bilateral, mercosureña y sudamericana, fundada en la inclusión social, la eficacia de los liderazgos, la consolidación de la democracia y el pensamiento crítico. Cada país tiene la globalización y la integración que se merece, en virtud de la fortaleza de su densidad nacional.

 

Cuanto más se consoliden las situaciones nacionales más fluidos serán los intercambios, cuanto más flexibles y realistas las normas mejor serán las respuestas frente a los cambios en las situaciones nacionales y, finalmente, cuanto más solidaria sea la proyección conjunta en el escenario global, más libertad de maniobra tendrán las políticas nacionales y comunitarias.

 

Por Aldo Ferrer, profesor emérito. Universidad de Buenos aires. Embajador argentino en Francia. Este texto es una reproducción de los pasajes salientes de la exposición Transformaciones de América latina en la última década, en el contexto mundial, realizada el 21 de enero de 2013, en el Encuentro con Intelectuales sudamericanos “Caminos progresistas para el desarrollo y la integración regional”, realizado en el Instituto Lula de San Pablo

Publicado enInternacional