Viernes, 26 Octubre 2012 06:18

Masacre en ciudad libia de Bani Walid

Masacre en ciudad libia de Bani Walid

La ciudad libia de Bani Walid fue tomada por el Ejército, según varios informes contradictorios recibidos por el canal Rusia Today. El portal digital de la televisora asegura que unas 600 personas murieron presuntamente en los combates del miércoles y más de 1.000 han sido hospitalizadas.

 
Los residentes de la acosada ciudad están haciendo un llamado de ayuda a la comunidad internacional.

 
Las autoridades libias afirmaron que las fuerzas del Gobierno llevaron a cabo un asedio de 20 días antes de tomar control de Bani Walid, el último bastión de los partidarios del régimen de Gaddafi. Fuentes de la ciudad han suministrado información contradictoria, diciendo que las milicias locales eran responsables del estado de sitio y ahora del control de la zona.
 

“Seguimos recibiendo informes contradictorios. Las fuentes de la zona anuncian que el Ejército se retira de la ciudad a pesar de que hemos escuchado de matanzas generalizadas. Fuentes del Gobierno dicen que la ciudad ha caído”, informa Paula Slier, corresponsal de RT en el cercano Líbano.

 
Secuestro del lider tribal


 
Un individuo que se encuentra en Italia y que supuestamente tiene familiares en Bani Walid, habló con RT sobre el estado actual de la ciudad. Identificándose a sí mismo como Alwarfally -en referencia a una tribu de Bani Walid- pidió permanecer en el anonimato para la entrevista.

 
Asegura que contactó con su familia en la ciudad sitiada, y le dijeron que la milicia se retiró, pero solo después de secuestrar a un miembro del consejo de ancianos local, que fue nombrado por los líderes tribales de Bani Walid para gobernar la ciudad después de la caída de Gaddafi.
 

“La milicia secuestró al cónsul de Bani Walid, su salud es mala”, dijo. “Van a llevarlo a Misrata y yo no sé qué va a pasar con él. Es un hombre muy bueno, no tenía nada que ver con lo que ha sucedido, es solo un miembro del consejo en Bani Walid”.
 

Alwarfally también afirmó que cientos de personas murieron durante el asedio de 20 días.

 
“El número es muy grande”, dijo. “El día que [las milicias] llegaron, hubo alrdedor de 70 cadáveres tras los combates. Ayer por la noche hubo 600″. “El número de personas en los hospitales es de más de 1000″, agregó.

 
Ayuda bloqueada


 
El pueblo de Bani Walid ha estado pidiendo la ayuda de la comunidad internacional pero los esfuerzos de colaboración de Moscú fueron detenidos por los Estados Unidos.

 
Washington bloqueó en el Consejo de Seguridad de la ONU el pasado martes un proyecto de declaración propuesto por Rusia para detener la violencia en Bani Walid. La declaración pedía una solución pacífica al conflicto.

 
En su asedio, las tropas tratan de detener a los responsables de la muerte de Omran Shaaban, el hombre conocido por capturar a Gaddafi el año pasado. La tribu Warfalla, que controlaba Bani Walid, fue acusada de secuestrar y torturar a Shaaban.

 
(Tomado de Rusia Today: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/57020-muertos-enfrentamientos-bani-walid)


 25 Octubre 2012

Publicado enInternacional
Viernes, 26 Octubre 2012 06:13

Escalada en la frontera con la Franja

Escalada en la frontera con la Franja
Israel y los grupos armados palestinos mantuvieron contactos en la noche del miércoles, con la intermediación de Egipto, para detener la violencia que se desató en Medio Oriente y que dejó al menos cuatro muertos palestinos y dos heridos graves en Israel en las últimas 24 horas. El alto el fuego debía comenzar a regir a partir de la medianoche del miércoles, según fuentes palestinas e israelíes. “Los egipcios negociaron una tregua entre Israel y los grupos armados palestinos”, precisó una fuente, que pidió el anonimato sin dar más detalles. Autoridades israelíes indicaron que el gobierno recibió mensajes de Hamas, movimiento que se encuentra en el poder en Gaza, exigiendo un alto el fuego. Según la radio pública israelí, las partes estaban cerca de finalizar una tregua. Desde las 19.30 hora local de ayer (17.30 GMT) no se habían registrado lanzamientos de proyectiles desde Gaza, informó el ejército israelí.


Los disparos de cohetes contra Israel –80 en las últimas 24 horas, según el ejército– y los ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza se repitieron desde el martes por la noche. Esa violencia terminó con la muerte de cuatro combatientes palestinos durante el martes y el miércoles. Dos trabajadores tailandeses en Israel resultaron gravemente heridos el miércoles por la mañana por esquirlas de cohetes. Los disparos desde Gaza causaron también daños materiales en zonas habitadas del sur de Israel. Esta demostración de fuerza había comenzado el lunes por la mañana y se intensificó el martes por la noche, poco después de que terminara la visita a la Franja de Gaza del emir de Qatar, el jeque Hamad ben Jalifa al Thani, la primera de un jefe de Estado desde que Hamas tomara el control de este territorio palestino en 2007.


Desde que comenzó la violencia, los ataques israelíes contra Gaza dejaron siete muertos y trece palestinos heridos. El brazo militar de Hamas, las Brigadas Ezzedin al Qasam, y los Comités de Resistencia Populares (CRP), un grupo radical de Gaza, reivindicaron los disparos de cohetes para vengar la muerte de sus combatientes. “Hamas será castigado por lo que ha ocurrido aquí”, aseguró el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, durante una inspección en el sur. Desde comienzos de mes, quince terroristas activos murieron en acción y muchos más fueron heridos”, agregó el ministro.


“No hemos elegido ni tomado la iniciativa de esta escalada pero, si continúa, estamos listos para una acción más larga y profunda”, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al inspeccionar una batería del sistema antimisiles Cúpula de Hierro, cerca de Ashkelon, que según el ejército logró derribar ocho cohetes. “Continuaremos con nuestras operaciones preventivas”, aseguró el funcionario.


En un comunicado difundido ayer, el gobierno de Hamas condenó “la agresión sionista contra la Franja de Gaza, que se generó en las últimas horas”. Además, invitó a los dirigentes árabes a visitar la Franja de Gaza, para confirmar el levantamiento del sitio y la solidaridad con nuestro pueblo en lucha. También reiteró su satisfacción por la visita histórica del emir de Qatar. Horas antes, Fawzi Barhum, vocero de Hamas, cargó las tintas sobre Israel, por los hechos de violencia, al afirmar que “la ocupación (israelí) tiene la responsabilidad de cada gota de sangre en esta escalada de la agresión”.


Los enfrentamientos obligaron al cierre del único punto de paso para las personas entre Gaza e Israel, indicaron fuentes de ambas partes. El negociador palestino, Saeb Erakat, acusó a Israel de “ser responsable por lo que sufre nuestro pueblo en Gaza” y recordó que “debido a su ilegal bloqueo, Israel es una potencia de ocupación en Gaza”. En este sentido, el gobierno de Finlandia invitó ayer a Israel a que cese sin demoras el bloqueo marítimo sobre Gaza, cinco días después de que la marina israelí interceptara un barco finlandés que viajaba rumbo a territorio palestino llevando ayuda humanitaria.


“Finlandia no acepta el bloqueo a Gaza. Debería ser desmantelado sin demoras. Es, al mismo tiempo, una posición común y será reiterada ante la Unión Europea”, adelantó el Ministerio de Relaciones Exteriores finlandés en un comunicado oficial. De acuerdo con la nota, el bloqueo genera repercusiones sobre la situación política en el Medio Oriente y ocasiona sufrimientos inútiles a los civiles de Gaza. El velero Estelle, de bandera finlandesa, llevaba a bordo a dos ciudadanos de esa nacionalidad y a un canadiense, además de tres ciudadanos israelíes. Viajaban también cinco diputados europeos: el español Ricardo Sixto Iglesias, el sueco Sven Britton, el noruego Aksel Hagen y los griegos Vangelis Diamandopoulos y Dimitris Kodelas.

Las fuerzas israelíes detuvieron a toda la tripulación y expulsaron a los extranjeros. Anteayer, dos ciudadanos noruegos esperaban en territorio israelí para ser expulsados hacia su país.

Publicado enInternacional
Ciberseguridad: “momento pre-11/9”, según el Pentágono
Leon Panetta, secretario del Pentágono, advirtió que Estados Unidos (EU) vive un momento cibernético pre-Pearl Harbor 9/11”, cuando cuatro actores –Rusia, China, Irán (¡sic!) e identidades terroristas sin especificar– se disponen a golpear la crítica infraestructura de EU (RT, 12/10/12).


Al respecto, recibí una invitación Webinar/Teleconferencia de Foreign Policy Research Institute: “¿Ciber-Pearl Harbor?” –programada el 24/10/12 con Lawrence Husick y Edward Turzanski: codirectores del Centro del Terrorismo.


Una semana antes, el Centro de Ciencias de la Transición, que preside Heinz Dieterich, convocó a la tercera Jornada de Vanguardia Científica de la UAM-X –en la que se anunció la creación del Centro de Estudios Geoestratégicos– en la que participé con la ponencia “La Internet: el control geopolítico de EU”.


Desde 2009 EU formó un Cibercomando subordinado a su Comando Estratégico con sede en Fort Meade (Maryland). Su función: centralizar el comando de operaciones del ciberespacio, organizar recursos existentes “ciber”, sincronizar la defensa de las redes militares de EU y defender el medio ambiente de la seguridad informática. ¿Forma(rá) parte el “México neoliberal” del Cibercomando de EU como está a punto de serlo al Comando Norte?


Como “protección” y “colaboración en espionaje”, Panetta impulsa la CISPA (Cyber Intelligence Sharing and Protection): propuesta de ley por “orden ejecutiva” sin anuencia del Congreso y de los ciudadanos, lo cual permite compartir el tráfico de información de Internet entre el gobierno de EU y privilegiadas trasnacionales tecnológicas. Su objetivo: indagar ciberamenazas y garantizar la seguridad de las redes contra los “ciberataques terroristas”.


The Electronic Frontier Foundation, American Civil Liberties Union, y Avaaz.org fustigan el orwellianismo de la CISPA y abogan por la privacidad de Internet y el apoyo a las libertades civiles: temen que los poderes discrecionales puedan ser usados para espiar a la población en lugar de perseguir a los hackers.


The US Chamber of Commerce, Facebook (sic) y Microsoft (sic) apoyan la CISPA con el fin de compartir información importante de ciberamenazas.


CISPA es la segunda tentativa para fortalecer las leyes de piratería digital después de que la opinión pública se rebeló contra SOPA (Stop Online Piracy Act).


Según Panetta, CISPA es necesaria para evitar un “Ciber-Pearl Harbor” y define “un momento pre-11/9” cuando EU debe actuar en forma preventiva (sic) para proteger “sus intereses nacionales en el ciberespacio”. Advirtió que los ciberterroristas han desarrollado tecnologías que pueden golpear los centros energéticos de ciudades enteras, descarrilar trenes y contaminar el abasto de agua.


Comentó que EU ha invertido fondos significativos en investigación mediante la National Cyber Security para desarrollar técnicas que detecten el origen de los ataques que con instrumentos cibernéticos pueden tener control de “nodos críticos”.


A su juicio, CISPA sirve para “proteger la democracia (sic) de EU” y obligará a sus empresas a renovar parámetros de ciberseguridad. ¿Se trata de un estímulo económico indirecto como el montaje del “2KY” de Alan Greenspan?


EU posee un banco de 100 mil virus para golpear las ciberredes enemigas. EU e Israel jugaron un rol importante en el desarrollo de los Virus Stuxnet y Flame, que atacaron el programa nuclear de Irán y extrajeron información clasificada.


Dilema del gobierno de EU: justificar la dualidad en su política cibernética (Virus Stuxnet /Flame), mientras defiende su retórica SOPA/CISPA.


La Casa Blanca ha confirmado que hackers ligados al gobierno de China (sic) montaron un ciberataque spear-phishing –que cuenta con “topos” en los objetivos por atacar– que golpeó una red sin clasificar.


El senador demócrata Ron Wyden condenó a CISPA por crear un “complejo ciberindustrial” que permitirá al gobierno y al Big Business lucrar con la información personal (sic) de cualquier ciudadano con conexión a Internet. Arremetió: la industria de ciberseguridad se beneficia del miedo y secuestra los datos privados de los ciudadanos.


El activista del software libre Richard Stallman –quien participó en la UAM-X– comenta que el gobierno de EU es una mayor amenaza que cualquier hacker individual, ya que CISPA abole el derecho de los ciudadanos a no ser perseguidos sin razón y sin orden de cateo. ¡Uf!


Stallman diferencia a CISPA de SOPA: la primera es ciberseguridad, y la segunda fue impulsada por la industria de los multimedia; ambos atentan contra los derechos humanos.


En contraste a CISPA: el Ciberespacio Libre, donde los ciudadanos proponen la nueva Declaración de Internet Libre. Amnesty International, Mozilla, Hackers & Founders firmaron el documento que exige apertura, acceso y privacidad de Internet.


Susanne Posel, de Occupy Corporativism (Ocupa las Trasnacionales, 12/10/12) aborda “los ciberataques a los bancos que inspiran una red tecnocrática secreta (sic) para proteger información financiera”.


Pone en tela de juicio que “un grupo sin nombre y sin rostro de presuntos hackers iraníes haya sido culpado de ciberataques a los bancos de EU: JPMorgan Chase, Bank of America, Wells Fargo, US Bancorp y Citigroup.


Curioso: estos bancos detentan la mayor parte de los “derivados financieros” de EU y el mundo. ¿Se encubre la explosividad letal de los derivados financieros con pretexto de ciberataque terrorista? ¿Se prepara un 11/9 ciberterrorista contra los bancos de Wall Street sin redención?


Joint Chiefs of Staff’s Intelligence Directorate (J-2) acusa que Irán “usa un ciberejército (sic) contra las instituciones financieras de EU en documento “altamente clasificado”: es decir, no se puede mostrar. ¡Es ya y punto!


¿Dispondrá Irán tanta capacidad ciberletal cuando no se puede defender de unos vulgares virus conjuntos de EU/Israel?


Posel aduce que la “confianza en el sistema bancario de EU ha sido mermada conforme los ciberataques complican el problema”, por lo que JPMorgan Chase y Bank of America apoyan los controles CISPA debido a que “facilitan mayor secreto en las instituciones bancarias”. Advierte que operaciones de “falsa bandera” (false flag) ”ocurrirán en nuestro sistema bancario en el futuro cercano”.


Verizon Communications con el gobierno federal mediante la autoridad de National Cybersecurity and Communications Integration Center “perfeccionan los instrumentos de control”.


En la Cumbre de Ciberseguridad se planteó construir una ciberinfraestructura que proteja el comercio (sic). Según Posel, esta red de “cibertecnócratas” privatizarán (¡supersic!) la información bancaria de los clientes en nombre de la seguridad, mientras permiten a los banksters ocultar más sus cuestionables tratos” cuando “los bancos en EU se comunicarán con medios encubiertos (sic) que nunca serán del conocimiento público”. Concluye que “los días de los escándalos bancarios pasaron debido a que sus redes impedirán que sean atrapados”.


¿Goebbels más Orwell al cubo bajo la coartada de ciberterrorismo sino-ruso-islámico para salvar a la agónica bancocracia de EU?


Twitter: @AlfredoJalife

http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
Los jardines del Elíseo, los suelos encerados y los grandes espejos que multiplican desde todos los ángulos el movimiento acompasado y tranquilo de los exclusivos servicios de protocolo e intendencia uniformada de la Presidencia no han cambiado prácticamente desde 1848, cuando este palacio requisado a la aristocracia se convirtió en sede y símbolo de la República. Lo que sí ha cambiado en solo meses —minutos para la historia— es la atmósfera que indefectiblemente se cuela con cada jefe a pesar de los rigores del lugar. Si hasta hace poco era Sarkozy quien recibía a sus visitas con su hiperactividad, sus gafas de sol y una teatralidad gestual que todo lo llenaba, hoy es François Hollande, de 58 años, quien ha incorporado ese toque de seriedad y quietud que le acompaña.
 

Y sin embargo, no es quietud precisamente lo que quiere.

 
Frente a una Alemania que frena los planes de la unión bancaria acordados en junio, claves para España, promete dar la batalla para acelerarlo. Frente a unos países del sur de Europa ahogados por la austeridad, insiste en mantener la bandera desplegada del crecimiento. La batalla que este jueves y viernes librarán los socios europeos promete renovar el viejo enfrentamiento que está lastrando las soluciones a la crisis: aceleración o freno; solidaridad o rigor extremo.
 

Otras cosas, sin embargo, no han cambiado: la unión política, dice Hollande mientras recibe a seis periódicos europeos para esta entrevista, mejor después; de un tratado constitucional, mejor nos olvidamos; y ya puestos, adelante con la Europa a varias velocidades.

 
La primera vez que esta periodista entrevistó a Hollande, en 2004, Zapatero acababa de ganar en España y él visitaba Madrid en busca de inspiración para unos socialistas franceses maltrechos. Lo recuerda bien: “Era un gran tiempo de esperanza en España”.


Y eso, al igual que la atmósfera del Elíseo, también ha cambiado. Hoy, en el mejor de los casos, la esperanza de cambio está en Francia.

 
Pregunta. La Unión Europea (UE) ha sido galardonada con el premio Nobel de la Paz en vísperas de un nuevo consejo europeo, en el que usted participa, que va a intentar, una vez más, salvar el euro. Este premio les da a todos una responsabilidad añadida. ¿Cómo van a salvar el euro y Europa?

 
Respuesta. La concesión del premio Nobel a la UE ha sido a la vez un homenaje y un llamamiento. El homenaje es para los padres fundadores de Europa, por haber sido capaces de construir la paz después de una carnicería. Y el llamamiento es para los gobernantes de la Europa de hoy, para que sean conscientes de que es obligatorio reaccionar. Sobre la salida de la crisis de la eurozona, creo que estamos listos porque tomamos las decisiones acertadas en la cumbre del 28 y el 29 de junio y vamos a aplicarlas con la mayor rapidez posible. Para empezar, arreglando de forma definitiva la situación de Grecia, que tantos esfuerzos ha hecho y a la que hay que garantizar que va a permanecer en la eurozona. Después, respondiendo a las demandas de los países que han hecho las reformas exigidas y deben disponer de financiación a un precio razonable. Por último, poniendo en marcha la unión bancaria. Quiero que todo esto se arregle de aquí a fin de año. Entonces podremos abordar el cambio de nuestros modos de tomar decisiones y la profundización de nuestra unión. Esa será nuestra gran tarea para el comienzo de 2013.


P. Esos países que han hecho esfuerzos, en efecto, con grandes sacrificios para su población, no ven mejoras. ¿Cuánto tiempo cree usted que van a poder resistir sin un cambio de estrategia que permita relanzar el crecimiento?

 
R. Desde mi elección, he hecho todo lo posible para que Europa adopte como prioridad el crecimiento sin poner en tela de juicio la seriedad presupuestaria, que es algo indispensable debido a la crisis de las deudas soberanas. Porque estoy convencido de que, si no damos un nuevo aliento a la economía europea, las medidas de disciplina, por muy deseables que sean, no podrán traducirse en nada. La vuelta al crecimiento significa movilizar financiación a escala europea, y ese es el pacto que aprobamos en junio, pero también mejorar nuestra competitividad y coordinar nuestras políticas económicas. Los países que están en superávit deben relanzar su demanda interior mediante un aumento de sueldos y una bajada de retenciones, es la mejor forma de expresar su solidaridad. No es posible, por el bien de todos, imponer una cadena perpetua a unas naciones que ya han hecho sacrificios considerables si sus poblaciones no ven, en algún momento, los resultados de sus esfuerzos. ¡Hoy es tan importante la amenaza de la recesión como la de los déficits!

 
P. ¿Cómo piensa superar la división que subsiste entre los partidarios de la austeridad y los del crecimiento?


R. Francia tiene la responsabilidad, por ser uno de los grandes países de la UE, de lograr ese compromiso entre el desendeudamiento y el crecimiento, para transformar la perspectiva. Creo que hay dos instrumentos imprescindibles. El primero es la confianza. Cuanto antes salgamos de la crisis de la eurozona, es decir, antes podamos arreglar la situación griega y antes consigamos financiar a tipos de interés razonables las deudas de los países bien gestionados, antes regresarán los inversores a la eurozona. Disponemos de todos los medios para actuar: el Mecanismo Europeo de Estabilidad, reglas de intervención del Banco Central Europeo. Utilicémoslos. El segundo instrumento consiste en dar coherencia a la política económica europea. Hemos definido un pacto de crecimiento, y ahora debe ponerse en práctica. Algunos dirán que 120.000 millones de euros es demasiado poco. Pero lo que cuenta es que se gasten deprisa y bien. El presupuesto europeo es un factor de estímulo de la economía, sobre todo a través de los fondos estructurales. Ahora bien, yo propongo que vayamos más lejos, que movilicemos recursos suplementarios. La tasa sobre las transacciones financieras va a ser objeto de una cooperación reforzada. Once países la han aprobado. Me gustaría que el producto de esta tasa se destine en parte a proyectos de inversión y en parte a un fondo de formación para los jóvenes. El papel de Francia debe consistir en decir sin descanso a nuestros socios que la austeridad no es una fatalidad.
 

P. Dice usted que estamos cerca de la salida de esta crisis. Para remotivar a los ciudadanos de Europa, para “devolverle la magia”, ¿Qué idea de Europa apoya usted? ¿Una Europa federal? ¿Una Europa de naciones?


R. El debate no es el mismo que a comienzos de los años sesenta: la Europa de las patrias, la federación... Entonces había seis países, después ocho, después 12, hoy somos 27 y pronto seremos 28 con Croacia. Europa, al cambiar de dimensión, ha cambiado de modelo. Mi postura es la de una Europa que avance a varias velocidades, con diferentes círculos. Podemos llamarlos la vanguardia, los Estados precursores, el núcleo duro, no importa, lo que cuenta es la idea. Tenemos una eurozona con un patrimonio que se denomina moneda única y que requiere una nueva forma de gobernar. Esta eurozona debe asumir una dimensión política. Estoy a favor de que el eurogrupo, que reúne a los ministros de Finanzas, refuerce sus poderes, que el presidente del eurogrupo tenga un mandato reconocido, claro y suficientemente largo. También soy partidario, y así se lo he dicho a mis colegas de la eurozona, de una reunión mensual de los jefes de Estado y de Gobierno de estos países. Acabemos con esas cumbres “a la desesperada”, esas cumbres “históricas”, esas citas excepcionales. Y que en el pasado no han logrado más que éxitos efímeros. Los mercados actúan todos los días, las decisiones de las empresas son instantáneas. Europa no puede seguir yendo con retraso. El Consejo de la zona euro permitirá coordinar mejor la política económica y tomar, país por país, las decisiones apropiadas. Y eso no excluye a los demás países. Los que quieran incorporarse a la eurozona estarán vinculados a nuestros debates. Pero algunos países no lo desean: están en su derecho. Ahora bien, ¿por qué van a venir entonces a decir cómo hay que dirigir la eurozona? Es una pretensión que no me parece que responda a nuestro deber de ser coherentes. Además de todo eso, está esa Europa de los 27, pronto 28 y en el futuro más. Es un espacio político de solidaridad, un gran mercado, una voluntad de convergencia económica, social, cultural. Me gustaría darle una nueva dimensión para la juventud, la universidad, la investigación, la energía. Pero esta Unión amplia no puede impedir cooperaciones reforzadas, las que quieran entablar unos Estados determinados entre sí, con desembolsos de recursos aparte del presupuesto europeo. Es el caso de la tasa sobre las transacciones financieras


P. Algunos hablan de crear un embrión de parlamento de la eurozona que esté aparte. ¿No corre la UE el riesgo de quedar reducidos a los países del euro, una Europa de dos velocidades?
 

R. Ya hay una Europa de varias velocidades. Pero el Parlamento Europeo tiene la vocación de representar a toda Europa y, si la eurozona se estructura aún más, es perfectamente capaz de definir procedimientos democráticos reforzados dedicados a los países miembros de la eurozona dentro del Parlamento Europeo.
 

P. Para una Europa más integrada con la unión política, quizá incluso una política de defensa, ¿no es necesario un nuevo tratado constitucional que se someta a referéndum?

 
R. Creo recordar que en 2005 intentamos esta solución y que no dio los resultados esperados... Porque, antes de lanzarse a una mecánica institucional, los europeos deben saber qué es lo que quieren hacer juntos. El contenido debe importar más que el marco. Se invoca con frecuencia el obstáculo institucional para no tomar decisiones. No se me escapa que quienes más hablan de unión política han sido a veces los más reacios a tomar las decisiones urgentes que la harían ineludible.
 

P. ¿Los alemanes?

 
R. No. Han hecho en varias ocasiones propuestas sinceras sobre la unión política que no han encontrado acogida. Hoy estamos de acuerdo. Francia defiende la “integración solidaria”: cada vez que demos un paso hacia la solidaridad, la unión, es decir, el respeto a las reglas comunes en torno a una gobernanza, debe avanzar. La unión bancaria, que nos conducirá a tener una supervisión cuyo órgano será el banco central, y que permitirá una resolución de las crisis e incluso una recapitalización de los bancos, es una competencia muy importante. Esta solidaridad no puede producirse sin controles democráticos, y la unión bancaria, que pretende controlar los aspectos financieros, será una etapa fundamental de la integración europea.
 

P. ¿Qué capacidad real tiene Francia de convencer a Alemania y los países más reacios para que se siga ese camino?
 

R. Tomamos decisiones conjuntas en el Consejo Europeo de junio. Y hubo unas indudables consecuencias positivas: la calma volvió a los mercados. El BCE contribuyó aclarando sus modalidades de intervención. Es decir, por lo que a mí respecta, todo el Consejo europeo del 28 de junio, nada más que el Consejo europeo del 28 de junio, pero aplicado con la mayor rapidez posible. El objetivo es regularizar todo de aquí a fin de año. Ya nadie piensa que el euro vaya a desaparecer ni que la eurozona vaya a estallar en pedazos. Pero la perspectiva de que va a conservar su integridad no es suficiente. Ahora debemos salir de la crisis económica.


P. ¿Entonces, la unión política no es para ahora?

 
R. La unión política será después, es la etapa que seguirá a la unión presupuestaria, la unión bancaria, la unión social. Dará un marco democrático a lo que hayamos conseguido en materia de integración solidaria.

 
P. ¿Para cuándo prevé usted esta unión política?
 

R. Después de las elecciones europeas de 2014. El futuro de la Unión será el gran reto de esa consulta. Es la condición para movilizar a los ciudadanos y elevar los índices de participación en torno a un auténtico debate, el del futuro de Europa. Los partidos europeos tendrán que presentar sus propuestas, en contenido, marco institucional y personalidades, de tal manera que les permita llegar, en especial a la presidencia de la Comisión Europea.

 
P. Se oyen muchas voces contra el objetivo de reducir el déficit al 3% del PIB. Claude Bartolone [presidente de la Asamblea Nacional francesa] ha llegado a calificarlo de “absurdo”. ¿Es posible llegar a un acuerdo europeo para aplazarlo un año?

 
R. No todos los países están en la misma situación. Y dependerá mucho de nuestras decisiones en materia de disciplina presupuestaria y crecimiento. Esta discusión se desarrollará en 2013. Pero, por lo que respecta a Francia, he fijado el objetivo de reducción del déficit en un 3% para 2013 y de restablecimiento del equilibrio de las cuentas públicas en 2017. Por una razón sencilla: de 2007 a 2012, la deuda pública en Francia pasó del 62% del PIB al 90%. Prolongar esa tendencia no sería sostenible. Además, el objetivo, a escala Europea, es armonizar los tipos de interés en la eurozona. La política monetaria y la política presupuestaria deben coordinarse. No se puede admitir que en un mismo espacio monetario haya países que se financien al 1% a 10 años y otros al 7%.

 
P. Su elección creó enormes expectativas. ¿Qué le diría a un griego en paro, que no tiene dinero para ir al médico?

 
R. Que voy a hacer todo lo posible para que Grecia permanezca en la eurozona y tenga los recursos indispensables de aquí a fin de año sin que sea necesario imponer nuevas condiciones aparte de las que ya ha ha aceptado el Gobierno de Samaras. Pero también me dirijo a españoles y portugueses, que están pagando caros los desaguisados cometidos por otros: ha llegado la hora de ofrecer una perspectiva que no sea solo la de la austeridad. España debe poder conocer las condiciones concretas para acceder a las financiaciones previstas por el Consejo Europeo del 28 de junio. No tiene sentido seguir añadiendo lastre. Francia es el nexo de unión entre la Europa del norte y la Europa del sur. Rechazo la división de Europa. Si Europa se reunificó no fue para caer a continuación en el egoísmo, el sálvese quien pueda. Nuestro deber es fijar reglas comunes en torno a principios de responsabilidad y solidaridad. Como francés, hago todo lo posible para que los europeos sean conscientes de que pertenecen a una misma comunidad.

 
P. ¿Se lo dice también a Angela Merkel?

 
R. Ella lo comprende a la perfección. La prueba es que ha ido a Atenas.


P. ¿Les preocupa la resistencia creciente en Alemania a la solidaridad con los países del sur?
 

R. ¡Pero la solidaridad es cosa de todos, no solo de los alemanes! Los franceses, los alemanes y todos los europeos, en el marco del Mecanismo Europeo de Solidaridad (MES). Dejemos de pensar que hay un solo país que paga por todos los demás. No es verdad. A cambio, soy consciente de la sensibilidad de nuestros amigos alemanes ante el problema de la deuda. Quien paga debe controlar, quien paga debe sancionar. Estoy de acuerdo. Pero la unión presupuestaria debe lograrse mediante la mutualización parcial de las deudas, a través de los eurobonos. Sé también lo que pesan los recuerdos de la hiperinflación, transmitidos de generación en generación en Alemania. Las modalidades de intervención del BCE evitan todo peligro de ese tipo, porque acude en apoyo de las decisiones tomadas en el seno del MEE. ¿Y que es el MEE, sino los Estados? Es decir, el BCE no va a emitir moneda para ayudar a los países endeudados. Contribuirá a dar más eficacia a la política monetaria. Asimismo he tenido en cuenta los argumentos democráticos planteados en Alemania. Reconozco que los parlamentos deben poder autorizar los compromisos exigidos a los Estados tanto en el marco de la unión presupuestaria como en el de la unión bancaria. Estos principios comunes nos permitirán construir una solidaridad. Pero no hay tiempo que perder. Francia está lista.
 

P. En esta Europa de varias velocidades, ¿qué lugar ocupará el eje París-Berlín? ¿Es el primer círculo?

 
R. Es el eje lo que permite la aceleración. Y, por tanto, el que también puede ser el freno si no se pone de acuerdo. De ahí la necesidad de esa coherencia entre Francia y Alemania. Tenemos la obligación de estar unidos; pero eso exige tener un sentido elevado de los intereses europeos y, por tanto, del compromiso. En mi opinión, no debe ser una relación exclusiva. Europa no se decide entre dos. La amistad francoalemana debe agregar, asociar, reunir. Por eso tengo cuidado de no crear divisiones entre países supuestamente grandes y pequeños, entre países fundadores y países que se nos unieron después. Europa necesita a todos, no es solo una relación entre Gobiernos. Las instituciones comunitarias, Comisión y Parlamento, deben desempeñar su papel. Y apela además a una ambición. La visión que se confió históricamente a Francia y Alemania. Si nosotros pudimos unirnos, cómo no vamos a ser capaces de conseguirlo entre todos. Es lo que recordaremos durante las ceremonias del 50º aniversario del Tratado del Elíseo.

 
P. En su relación personal con Angela Merkel, ¿qué ha aprendido de ella?

 
R. Es una persona clara, que dice las cosas... Eso permite ganar tiempo. Y yo tengo la misma actitud. Después, desde nuestros respectivos puntos de partida, buscamos el mejor punto de encuentro. Es más fácil con puntos de partida explícitos que con puntos de partida ambiguos y no podemos reprochar a Merkel que sea ambigua. No tenemos el mismo calendario, a mí me eligieron hace cinco meses y la canciller tiene sus elecciones dentro de 10, pero eso nos hace no aplazar las decisiones.
 

P. ¿Y usted, qué le aporta?

 
R. Pregúntenselo a ella. Creo que es consciente de que la alternancia en Francia ha creado una nueva situación. Es muy sensible a las cuestiones de política interior y a las exigencias de su Parlamento. Lo entiendo y lo respeto. Pero todos tenemos nuestra propia opinión pública. Nuestra responsabilidad común es que prevalezca el interés de Europa.



P. Se supone que usted es europeísta, pero, durante la campaña, solo habló del “sueño francés”, nunca del “sueño europeo”. ¿Qué apego personal tiene a Europa?

 
R. El ideal europeo está contenido en el sueño francés. Desde siempre. Los revolucionarios de 1789 imaginaron una nación abierta a todos los ciudadanos de Europa. Victor Hugo fue el primero que habló de unos Estados Unidos de Europa. Después de la carnicería de 1914-1918, Aristide Briand ya defendía la idea de Europa en nombre de la paz. En el momento de la liberación, tanto para Jean Monnet como para Charles de Gaulle, construir Europa era reconstruir Francia. François Mitterrand concibió su presidencia en nombre de Europa. Esa es la perspectiva a la que me adhiero yo. Lo que deseo para mi país es que recupere el orgullo y la capacidad de renovar la promesa republicana dirigida a la juventud. ¿Por qué soy europeo? Porque Europa nos permite llegar a eso. Y si se produce una fractura entre Europa y la patria, entonces el peligro será perder al mismo tiempo la cohesión nacional y el ideal europeo.

 
P. ¿Es lo que sucedió en 2005 con el referéndum?

 
R. Fue una seria advertencia. Y no se hizo caso. El reto actual es recuperar la confianza en nosotros mismos y en Europa. Lo que nos amenaza no es la nación, es el nacionalismo. No es Europa, es la falta de Europa.

 
P. ¿Se arriesgaría a que Gran Bretaña abandone Europa?

 
R. Quiero un Reino Unido plenamente involucrado en la construcción de Europa, pero no puedo decidir por los británicos. He visto que por el momento les gustaría estar más apartados. Los británicos están vinculados por compromisos que asumieron en su día. No pueden desentenderse. Ahora, por lo menos, hay que reconocerles que lo dicen a las claras. No están ni en la eurozona ni en la unión presupuestaria. Por mi parte, no quiero obligarles.

 
P. ¿Cuál es la mayor amenaza que pesa sobre Europa?

 
R. La de que ya no la queramos. La de que se considere, en el mejor de los casos, una mera ventanilla a la que acudamos, unos en busca de fondos estructurales, otros de política agrícola y un tercero en busca de un cheque, y en el peor de los casos, un reformatorio. Tiene que dar sentido a su proyecto y eficacia a sus decisiones. Pero, a pesar de todo, Europa sigue siendo la más bella aventura de nuestro continente. Es la primera potencia económica del mundo, un espacio político de referencia, un modelo social y cultural. Merece que reaccionemos para renovar la esperanza.

 
P. ¿Ha pasado lo peor?

 
R. Lo peor, es decir, el temor a la ruptura de la eurozona, sí, creo que ha pasado. Pero lo mejor no ha llegado todavía. Tenemos que construirlo nosotros.

 
Entrevista realizada por:

 
Sylvie Kauffmann (Le Monde), Angelique Chrisafis (The Guardian), Berna González Harbour (EL PAÍS), Jaroslaw Kurski (Gazeta Wyborcza), Alberto Mattioli (La Stampa) y Stefan Ulrich (Süddeutsche Zeitung)


Por Berna González Harbour París 17 OCT 2012 - 11:05 CET

Traducción: María Luisa Rodríguez Tapia

Publicado enInternacional
Martes, 16 Octubre 2012 06:19

AL-Medio Oriente: lazos crecientes

AL-Medio Oriente: lazos crecientes
La tercera cumbre de jefes de Estado y gobierno de naciones sudamericanas y árabes (ASPA), celebrada en Perú a principios de octubre, confirmó el creciente interés de países de ambas regiones por estrechar vínculos comerciales y desarrollar la inversión y la cooperación tecnológica. En la reunión, concebida originalmente por el ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, participaron 11 de los 12 miembros de Unasur y 20 de la Liga Árabe.


La reunión dio testimonio del continuo interés de Sudamérica por diversificar socios comerciales, y del deseo de Medio Oriente de ganar acceso a fuentes alternativas de productos estratégicos, por ejemplo agrícolas y minerales. El comercio entre ambas regiones se ha expandido constantemente en años recientes, y hoy asciende a 30 mil millones de dólares (mdd), contra 11 mil (mdd) en 2008. Es probable que esta tendencia continúe, apuntalada por esfuerzos por explorar formas más estructuradas de cooperación bilateral, incluida la conclusión de acuerdos de libre comercio y el impulso a la inversión directa de compañías de Medio Oriente en Sudamérica, así como la expansión del tráfico aéreo entre las dos regiones (con la apertura de rutas nuevas y más frecuentes).


Los que abren camino


Brasil, Argentina y Perú han estado a la vanguardia de esta expansión. El comercio entre Brasil y países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) creció 31% en 2011 y llegó a 12 mil mdd; Brasil exporta carne, azúcar y metales a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, principalmente. El comercio entre Argentina y Medio Oriente llegó a 300 mdd en 2011 y la inversión directa árabe en territorio argentino ascendió a 500 mdd en los dos años pasados. Perú exportó casi 8 mdd en minerales y productos agrícolas a EAU e importó una cantidad más o menos equivalente en 2011. También ha firmado acuerdos de cooperación con el CCG, integrado por Bahrein, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (EAU).


Aerolíneas del GCC (como Emirates y Etihad, de EAU, así como Qatar Airways) abren rutas o exploran hacerlo, sobre todo a esos tres países. La presencia diplomática y empresarial sudamericana en Medio Oriente también se ha expandido, al instalarse más embajadas y compañías en países del golfo.


Aparte de la cumbre de ASPA, líderes árabes han emprendido una ofensiva para enamorar a América Latina (AL) en otros foros, incluida la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado. En particular, los ministros del Exterior del CCG se reunieron con sus contrapartes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) por primera vez el 29 de ese mes para explorar vías de incrementar el comercio y la inversión, así como la cooperación económica entre las dos regiones.


El desarrollo de vínculos de países sudamericanos con socios no tradicionales como los países de Medio Oriente se da en el contexto del estancamiento en Europa y Estados Unidos y el descenso del dinamismo en China (que representó 19.6% y 8.5% de las importaciones y exportaciones totales de la región en 2011). AL es rica en bienes agrícolas (los países del golfo importan 90% de los alimentos que consumen) y minerales, y el GCC en particular puede aportar a AL capital para financiar infraestructura y otros proyectos necesarios para fortalecer su competitividad y su potencial de crecimiento.


Por ejemplo, se espera que Brasil, México, Perú y Colombia emprendan importantes inversiones en infraestructura (en particular para tránsito masivo y proyectos de gas natural) por unos 136 mil mdd este año. Si se consolidan, la incipiente relación entre las dos regiones tiene el potencial de ser mutuamente benéfico y extenderse a zonas como la inversión directa y la cooperación tecnológica, lo cual apoyará la competitividad latinoamericana.


Traducción de textos: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Cómo el Pentágono fracturó la conferencia americana de Defensa
Al negarse a tratar el reclamo argentino de soberanía sobre las islas Malvinas ocupadas por Gran Bretaña e insistir con el empleo de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior contra las denominadas nuevas amenazas y desafíos multifacéticos, el Pentágono fracturó la Décima Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, que sesionó la semana pasada en Punta del Este, Uruguay. Los desacuerdos fueron tan marcados que ni siquiera llegó a considerarse en la plenaria ministerial la propuesta impulsada por Estados Unidos para que la Junta Interamericana de Defensa (JID) pasara a ser la Secretaría Ejecutiva y la Memoria Institucional de la Conferencia de Ministros de las Américas. En cambio, su rol se tratará junto con el de todo el Sistema Interamericano de Defensa en una próxima conferencia que convocará la OEA.


Un aliado fiel


En la guerra de 1982, Estados Unidos fue el aliado decisivo del Reino Unido al suministrarle bases, apoyo logístico, Inteligencia y misiles de última generación. Ese apoyo deslegitimó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), según cuyo texto Estados Unidos debería haber apoyado a la Argentina ante un ataque extrahemisférico con el eventual despliegue y uso de la fuerza contra el agresor. A raíz de ello menos de la mitad de las naciones de la región son miembros del TIAR. El ministro argentino de Defensa, Arturo Puricelli, pidió que los países asistentes se declararan preocupados por “la creciente militarización del Atlántico Sur y la realización de ejercicios que incluyen el disparo de misiles como los que se están llevando a cabo en las Islas Malvinas” y que reiteraran “su firme respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía”, de acuerdo con lo expresado por la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en diciembre de 2011. Apoyaron la declaración Bolivia, Brasil, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. En cambio Chile, Colombia y México se pronunciaron en favor de la soberanía argentina pero sin referirse a la militarización británica de la región. Esto marcó una clara diferencia con Estados Unidos y Canadá, que se negaron a tratar el tema porque sostienen que no corresponde a este foro. Estados Unidos sigue privilegiando así su alianza estratégica con el Reino Unido. Canadá fue aún más lejos: esa ex colonia inglesa que aún reconoce como su soberana a la reina británica se refirió al territorio en disputa como Falkland Islands y sentó que lo considera un asunto bilateral sobre el que “sólo los habitantes” de las islas “tienen el derecho de determinar su propio futuro”. El mínimo consenso reflejado en la Declaración Final sostiene que las naciones del continente americano tienen carácter pacífico y voluntad de “promover la paz y la cooperación en el Atlántico Sur” y que reconocen la importancia de la Declaración que la Asamblea General de la OEA firmó este año, para continuar examinando “la cuestión de las Islas Malvinas hasta su solución definitiva” por tratarse de un tema de “permanente interés hemisférico”. O sea, poco menos que nada: hay un problemita y nos preocupa.


Ejecuciones extrajudiciales


En el único día que dedicó a la conferencia antes de partir para un encuentro más importante de la OTAN, el jefe del Pentágono, Leon Panetta, dijo que era difícil distinguir si las amenazas transnacionales a la paz y la estabilidad son asuntos de Defensa o de Seguridad Interior y que el empleo de militares para mantener el orden interno “no puede ser una solución de largo plazo”. No cuantificó si hablaba de años, décadas o siglos, pero dijo que entretanto su país apoyará a quienes apliquen esa solución, por supuesto con el siempre declamado “respeto a los derechos humanos y a las competencias de las autoridades civiles”. Uno de los países que votaron junto con el Pentágono por el empleo militar en cuestiones ajenas a la Defensa fue Guatemala, donde tres días antes del comienzo de la conferencia las Fuerzas Armadas ejemplificaron qué ocurre cuando los militares con sus armas letales se vuelcan a las tareas policiales, al matar a seis campesinos y desaparecer a otros que protestaban contra las altas tarifas de luz y el capítulo sobre derechos indígenas en la reforma constitucional que impulsa el gobierno del general Otto Pérez Molina. Como es natural, el embajador de los Estados Unidos en Guatemala condenó el empleo de los militares y nueve de ellos fueron detenidos por “ejecuciones extrajudiciales”, el primer caso desde el proceso de paz. Los campesinos formaban un piquete que cortó la ruta Panamericana, que lleva a México. Los militares fueron enviados para asegurar el derecho a la libre circulación de personas y bienes. El primer detenido por decisión judicial fue el coronel Juan Chiroy Sal, subjefe del Escuadrón de Seguridad Ciudadana del Ejército, quien al mando de ochenta hombres con armas de guerra desoyó la recomendación de las Fuerzas Especiales Policiales (FEP) de no acercarse al área de concentración. Aunque al principio el gobierno dijo que las tropas no estaban armadas, la evidencia fílmica y fotográfica lo refutó. Se recogió en el lugar un centenar de casquillos disparados desde ocho fusiles de asalto Galil.


Los desastres del Pentágono


La Conferencia fue organizada sobre tres ejes temáticos. El primero fue “Desastres Naturales, Protección al Medio Ambiente y la Biodiversidad” y también dio lugar a una votación dividida en la que la Argentina, Brasil y Venezuela se opusieron a la posición del Pentágono. La propuesta firmada por Chile pero que fue distribuida a varios asistentes por la delegación de Estados Unidos, “visualiza a las FF.AA. como un actor principal de los dispositivos de asistencia humanitaria internacional”, según el cuestionamiento argentino, que considera a la capacidad militar “un componente más de la oferta nacional”, cuyo uso y aprovechamiento depende de las autoridades civiles, igual que la coordinación de la respuesta humanitaria internacional. Si resulta necesario, esas autoridades, que en la Argentina dependen del Ministerio del Interior, pueden apelar “al apoyo logístico de las Fuerzas Armadas”. El punto 12 de la Declaración Final reflejó el desacuerdo entre las dos posiciones que confrontaron en la Comisión de Trabajo respectiva. Dispone aceptar la propuesta de Mecanismos de Intercambio de Información sobre Capacidades de Apoyo a Desastres Naturales, “para su eventual adopción” y dice que los ministros de Defensa la someterán “al estudio de las autoridades nacionales responsables de cada Estado con competencias primarias en la materia” y que la participación de cada país en ese mecanismo “será voluntaria, de conformidad con su propio ordenamiento jurídico”. También resuelve poner el tema a consideración de “las organizaciones a nivel hemisférico, regional y subregional que tienen competencia sobre los asuntos de desastres naturales”. Junto con Estados Unidos apoyaron esta posición Canadá, México, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago. Además de la Argentina, Brasil y Venezuela votaron en contra Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Surinam, y se abstuvieron Uruguay y Guyana. La propuesta alternativa, que la Argentina y Brasil defendieron en comisión, no mencionaba la eventual adopción del mecanismo sino apenas “su estudio”. La Cancillería argentina también había advertido al Ministerio de Defensa sobre un párrafo de la propuesta chilena de Estados Unidos sobre el despliegue o empleo de “unidades o medios que tengan una capacidad mínima de siete días de operación con autosuficiencia”. En la práctica ésta podía ser una puerta de acceso para la eventual presencia en el territorio nacional de tropas estadounidenses “con un accionar autónomo”. Como queda claro en el propio punto, lo que se aprobó no es obligatorio, lo cual hace previsible que no sólo quienes votaron en contra se abstengan de entregar información para que el Pentágono la centralice. La discusión fue tan ardua que antes de votar se pasó a un cuarto intermedio, luego del cual el país anfitrión, Uruguay, presentó una tercera propuesta, en un último y fallido intento de impedir que la desavenencia quedara expuesta. La votación fue nominal y constó en el acta a pedido de la Argentina. Como se puede apreciar en sus resultados, Estados Unidos consiguió el apoyo de sus socios en el tratado de libre comercio de Norteamérica, Nafta, de casi todos los países de Centroamérica y el Caribe, del bloque del Pacífico salvo Ecuador, y de Paraguay, recién suspendido en el Mercosur como resultas de lo que sus socios definieron como quebrantamiento del orden democrático, por la destitución del presidente Fernando Lugo sin las garantías del debido proceso. Mientras, la Argentina se alineó con Brasil y con los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). La Declaración Final dispone “conmemorar” los 70 años transcurridos desde la creación de la JID y los 50 del Colegio Interamericano de Defensa. Perú había propuesto “felicitar a la JID por su aniversario y desempeño”, pero el amor no daba para tanto.


Seguridad y/o Defensa


Esto refleja los disensos que empantanaron la discusión del Eje Temático III, que a su vez se dividía en dos subtemas: “Seguridad y Defensa” y “Futuro de la Misión y Funciones del Sistema Interamericano de Defensa”. La Declaración Final se refiere sin discriminar a Defensa y Seguridad, reconoce que ambas son “responsabilidad de los Estados y de la sociedad en su conjunto” (es decir, no sólo de las instituciones armadas) y reafirma “la importancia de la conducción política sobre estos asuntos”, lo cual marca algunos cambios en la región desde que finalizó la guerra fría y pasaron a considerarse inadmisibles los gobiernos militares. Los puntos cruciales al respecto son el 9 (“Los desafíos en defensa y seguridad así como la cambiante realidad de nuestros tiempos requieren una evaluación permanente de los instrumentos y mecanismos de cooperación apropiada entre los Estados”) y 10 (“La Conferencia de Ministros de Defensa considerará los temas prioritarios de las agendas regionales que resulten de interés para los sectores de defensa bajo una óptica integral y en el marco de la cooperación y complementariedad, teniendo en cuenta la importancia del carácter multidimensional de la seguridad para algunos Estados”). En el debate en comisión, se reconoció la coexistencia de distintas visiones y definiciones políticas y conceptuales acerca de la seguridad y la defensa, “según las percepciones de riesgos y amenazas” de cada país y se aclaró que el grupo de trabajo no había intentado definir los conceptos de seguridad y defensa sino delimitar los ámbitos respectivos que podrían ser abordados por los ministros, ya que “la seguridad pública corresponde principalmente a otras instancias hemisféricas y a las particularidades de la arquitectura institucional de cada país”. Si bien existen esas diferencias, los ministros deben aplicar “los criterios de cooperación, visión integral y respeto a las normas de cada Estado, teniendo en cuenta la importancia del carácter multidimensional de la seguridad para algunos Estados”. Además, “los ministerios de Defensa de las Américas, a través de sus Fuerzas Armadas, actúan conforme al ordenamiento jurídico de cada Estado, de manera subsidiaria como institución secundaria en apoyo a las otras fuerzas para hacer frente a una amenaza a la seguridad pública”.


En revisión


El punto 6 de la Declaración Final es el que más tiempo de negociación insumió desde los meses previos a la reunión de Punta del Este, incluyendo un viaje a Montevideo y Buenos Aires del académico Frank Mora, el hijo estadounidense de exiliados cubanos que es viceministro del Pentágono para la región. Estados Unidos planteaba el fortalecimiento de la Junta y del Sistema Interamericano de Defensa. La nueva “Política de Defensa para el Hemisferio Occidental”, difundida por el Pentágono una semana antes de comenzar la conferencia de Punta del Este anticipó que Estados Unidos promovería en la OEA y mediante relaciones entre las Fuerzas Armadas “un férreo sistema de cooperación” para la acción colectiva “frente a los desafíos complejos del siglo XXI”, lo cual implica “reformar las instituciones existentes y aprovecharlas a fin de lograr una mayor eficacia y unidad”. En forma explícita se refiere a la Conferencia de Ministros, a la Junta Interamericana de Defensa y a las Conferencias de Ejércitos, Armadas y Fuerzas Aéreas, descriptas como “los foros principales en donde los jefes de las distintas fuerzas del hemisferio dialogan sobre temas como el mantenimiento de la paz, la ayuda humanitaria y respuesta a desastres, ciencia y tecnología, cooperación cívico-militar, el medioambiente y las amenazas emergentes”. En cambio la Argentina se había ofrecido como sede para una conferencia especial que encarara la revisión total del sistema, incluyendo el Tratado, la Junta y el Colegio Interamericano de Defensa, que considera obsoletos. Mora terminó por aceptar que la revisión era inevitable, pero dijo que su país sólo aceptaría que se realizara en la OEA, cuya sede está en Washington y la Argentina lo admitió. En la Comisión respectiva, la Argentina actuó como relator y entre los organismos que propuso evaluar incluyó a la conferencia de Ejércitos Americanos, la Conferencia Naval Interamericana y el Sistema de Cooperación de las Fuerzas Aéreas Americanas, señaladas como instrumentos originados bajo la lógica de la guerra fría. En el último medio siglo esas conferencias constituyeron “un esquema de intercambio y cooperación horizontal militar-militar, en no pocos casos disociadas de las instancias político-institucionales hemisféricas y nacionales en materia de Defensa”, sostuvo en la Comisión el secretario de asuntos internacionales de Defensa, Alfredo Forti. El punto 6 de la Declaración Final acortó las distancias. Dice que la Conferencia solicita “al Consejo Permanente de la OEA que programe y lleve adelante, con la participación de los ministerios de Defensa, reuniones para la discusión sobre el futuro de la misión y funciones de los instrumentos y componentes del sistema interamericano de defensa, incluyendo a la Junta Interamericana de Defensa”. Continuará.

Publicado enInternacional
El neoliberalismo financierista anglosajón arremete contra los BRICS
Ha sido la tónica en fechas recientes la campaña de corte goebbeliano que han desatado los multimedia financieristas anglosajones, en particular la revista The Economist y The Financial Times (FT), contra los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).


Gideon Rachman, uno de los internacionalistas del FT, muy cercano a Israel, los patea en el aire y sentencia que “se encuentran en severos problemas” (11/10/12). Comienza con la “división convencional de las mayores economías del mundo en dos grupos básicos” (jugando con las palabras en inglés): los BRICS y los “enfermos (Sicks)”, es decir, Estados Unidos (EU) y la Unión Europea (UE).


Se mofa del concepto de “desacoplamiento” (decoupling) que versa(ba) sobre el diferente camino que supuestamente habrían tomado los BRICS ante el desmoronamiento económico y financiero en ambos lados del Atlántico norte.


Juzga en forma incorrecta que el “desacoplamiento” quedó hecho añicos con la severa crisis de EU y la UE que los ha contagiado. Aquí podríamos pasarnos horas discutiendo, ya que una cosa es la afectación innegable de la crisis financiero/económica que inició en EU el 15 de septiembre de 2008, y otra es la flagrante indefinición de sus parámetros de medición muy etéreos que se basan en la comparación del PIB, lo cual, justamente derrumban sus asertos tanto en el seno de los BRICS como de éstos frente a la dupla EU/UE.


En el seno de los BRICS el crecimiento del PIB de China e India a 2011 (CIA world factbook) superan a los tres restantes del bloque pentapartita, lo cual exhibe un “desacoplamiento” interno que va desde el 8 por ciento de China hasta el 2 por ciento de Brasil (el menor) que cita Rachman. Hace trampa al ignorar el “desacoplamiento” de los BRICS con la dupla EU/UE (omite mañosamente las cifras) –estos dos últimos respectivamente de un mediocre 1.7 por ciento y 1.6 por ciento: es decir, menores que Brasil.


El promedio del crecimiento hasta 2011 de EU/UE es de 1.65 por ciento frente a 4.7 por ciento promedio de los BRICS, sin contar a Rusia y a Sudáfrica, cuyos datos oculta y que hasta 2011 fueron de 4.3 y 3.1 por ciento respectivamente. El promedio de los BRICS es más del doble que la dupla EU/UE, lo cual exhibe un “desacoplamiento”.


Rachman comenta teológicamente que el bloque pentapartita ostenta “una corrupción (sic) endémica que erosiona la fe en sus sistemas políticos e impone un impuesto (sic) a sus economías”.


Como se dice en México, en materia de “corrupción” la dupla EU/UE no canta mal las rancheras hasta en su publicitado sistema “democrático” electoral cuando el mismo ex presidente Jimmy Carter acaba de fustigar que su país ostenta el “sistema electoral más corrupto (sic) del mundo” frente al “sistema electoral más perfecto del mundo” que es Venezuela”, lo cual, naturalmente, los desinformadores del modelo neoliberal latinófobo ocultan. Este segundo punto de Rachman es muy endeble para sustentar su etéreo “desacoplamiento”. En forma extraña, cita muy laxamente a “un amigo chino” y a un “alto industrialista indio” que no identifica –lo cual es poco profesional– para fustigar a China e India desde la imperfección británica.


Apunta que en China las “tensiones políticas permanecen muy elevadas con el juicio a Bo Xilai” y “un crucial congreso del partido en puerta”. Aduce que para “la pasada generación, la respuesta de China a la incertidumbre política fue siempre la misma: un rápido crecimiento económico”, y conjetura que su baja a 8 por ciento es signo de problemas que reflejan “la caída de la demanda en Europa”, mientras sus “salarios” crecen muy rápido, lo cual mermará su competitividad. Falso: pese a su alza, los salarios manufactureros de China siguen siendo relativamente muy bajos.


Especula que la “desaceleración” de China tiene efectos deletéreos en el restantes BRICS por ser el mayor socio comercial de Brasil, India y Sudáfrica. Utiliza la abrupta caída del crecimiento de Brasil de 7.5 por ciento (2010) a un probable 2 por ciento este año. A mi juicio, es mucho más complejo que el reduccionismo mercantilista y tiene que ver con un aspecto geopolítico y, sobre todo, geofinancierista, debido al secuestro añejo de Brasil por los especuladores israelí-anglosajones de Wall Street y la City.


El megaespeculador George Soros lleva un buen periodo socavando la estabilidad financiera de Brasil, cuya presidenta, Dilma Rousseff, y su ministro de Finanzas, Guido Mantega, han criticado la “guerra de divisas” que libra EU y que ha perjudicado las exportaciones brasileñas debido a sus aún elevadas tasas de interés y a la exagerada revaluación del real. Rousseff no pierde oportunidad en criticar que la crisis financiera global fue made in USA, y esto, naturalmente, lo soslaya la unidimensionalidad procaz de Rachman.


Mediante un vocero clandestino, Rachman manifiesta que India sufre “depresión clínica” y alega que durante el verano padeció “la mayor interrupción eléctrica que ha sufrido el mundo y afectó a 600 millones”. Esta es otra exageración, pues de las catástrofes de cualquier índole nadie se salva: ni de Katrina en EU, ni de Fukushima en Japón, y no se acabó el mundo.


La obsesión de Rachman, adicto al neoliberalismo, se concentra en la falta de “reformas económicas” que evidentemente beneficien al modelo plutocrático global.


Arremete contra Rusia por el retorno de Vlady Putin al poder y considera que la revolución del shale gas (gas de esquisto) en EU “es potencialmente desastroso para Rusia al disminuir el precio global del gas”. Abulta un reporte de su Banco Central que predice un déficit en la cuenta corriente en los próximos tres años y pasa por alto que Rusia tiene un gran margen de maniobra financiera al desplegar una de las menores deudas del mundo y escamotea su probable complementariedad geoenergética con China.


Sobre Sudáfrica, ex colonia británica, Rachman no pierde su atavismo colonial y considera, citando a Jim O’Neill –economista de Goldman Sachs y creador del concepto geoeconómico de los BRICS– que su “economía no es lo suficientemente grande para pertenecer al bloque”. De nuevo peca de reduccionismo simplón, ya que la pertenencia de Sudáfrica se debe a la conexión del eje marítimo con Brasil e India mediante el Foro IBSA. La membresía de Sudáfrica, la mayor economía de su continente, tiene más que ver con su futuro estratégico que con un vulgar mercantilismo.


Su conclusión es rocambolesca y no tiene más remedio que reconocer que aún existe algo peor que los BRICS: los “enfermos (Sicks)”, ya que “la mayoría (sic) de los BRICS crecerán más rápido que los “enfermos” (Leáse: EU/UE) por algunos (sic) años”. No especifica el número de años y admite implícitamente que seguirá existiendo “desacoplamiento” entre los BRICS y la dupla EU/UE, lo cual contradice todo el cuerpo de su claudicante argumentación.


Se sale grotescamente por la tangente y asimila que, pese a todos los horrores y fracturas de los BRICS, su mayor crecimiento “significa que el movimiento del poder económico y político de Occidente al mundo emergente seguirá siendo la gran historia de nuestro tiempo”, lo cual es cierto y expone la esterilidad de la diatriba simplona de GR quien acaba por desmentirse.


@alfredojalife

http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
La península de Corea: el futuro de un nexo geopolítico
Corea ha retornado al escenario mundial como un crucial nexo geopolítico en la década venidera. Esto afectará de formas importantes el futuro de China, Japón, Estados Unidos y tal vez Rusia. No obstante, lo paradójico es que su futuro depende primordialmente de sí misma.


Corea es uno de esos raros especímenes; un país con una muy larga historia como entidad política y cultural, con grados variables de unidad como un solo reino. En los tiempos modernos, fue un Estado independiente hasta que Japón la tornó protectorado en 1905 y luego la anexó en 1910. La derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial terminó su dominación de Corea. En los últimos días de la guerra, las tropas estadunidenses y soviéticas entraron en Corea y se reunieron en el Paralelo 38. Comenzaron a existir dos estados: la República Popular Democrática de Corea (RPDC o Corea del Norte) y la República de Corea (Corea del Sur).


En 1950, las dos Coreas se enfrentaron en una guerra. Cómo empezó la guerra sigue siendo hasta hoy motivo de fiera controversia. Estados Unidos, aprovechando la ausencia de la Unión Soviética en el Consejo de Seguridad, pudo movilizar a Naciones Unidas para que ayudara militarmente a Corea del Sur. Llegaron tropas de 16 países cobijados bajo el paraguas de Naciones Unidas, aunque 80 por ciento del total lo constituyeron tropas estadunidenses. Poco después, las tropas chinas entraron en Corea del Norte en respaldo de ésta contra las tropas de Estados Unidos/Naciones Unidas. Así, la Guerra de Corea se convirtió, además, y eso es lo más importante, en una guerra chino-estadunidense.


Para 1953, la guerra estaba en un estado de estancamiento y los bandos opuestos firmaron un armisticio en un punto casi igual al Paralelo 38. En resumen, la guerra terminó en empate. Técnicamente, la guerra nunca ha terminado. No hay tratado de paz, pero tampoco hay guerra, aunque se mantiene una gran hostilidad y hay escaramuzas de tiempo en tiempo.


En 1957, Estados Unidos renunció a una cláusula del acuerdo de armisticio e introdujo armas nucleares en Corea de Sur, pasando por encima de las protestas de Corea del Norte.


En 2003, en la ola del colapso de la Unión Soviética, Corea del Norte se retiró del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares y emprendió pláticas bilaterales con Estados Unidos buscando un tratado de no agresión. Estados Unidos se negó al diálogo bilateral, pero propuso pláticas de seis parte que incluirían a Corea del Sur, Japón, China y Rusia. En 2006, Corea del Norte anunció una prueba nuclear, y en 2009 reportó que había producido un arma nuclear. En los días que corren algunos intelectuales sudcoreanos designan la situación con un término inventado: “peacelessness”. Dicen que la Península de Corea está en una situación “sin-paz”.


El objetivo estadunidense de lograr que Corea del Norte repudie las armas nucleares no se ha conseguido. Por otra parte, la RPDC ha sufrido por mucho tiempo una aguda escasez de alimentos, que en parte es posible explicar por la insistencia del régimen en darle primacía a sus gastos militares.


El nacionalismo coreano es fuerte en extremo, y tanto el Norte como el Sur alegan buscar la reunificación. Pero, ¿en qué términos? El nivel de sospechas mutuas es alto. Y la actitud de Corea del Sur hacia esta perspectiva divide profundamente a los sudcoreanos.


En 1961, Park Chung-hee encabezó un golpe de Estado y gobernó como dictador hasta 1979, año en que fue asesinado. Park creía que la reunificación era posible y deseable, sólo si implicaba el derrocamiento del régimen de Corea del Norte. En 1980, los estudiantes encabezaron un levantamiento crítico a Estados Unidos y que llamaba a la democratización del régimen. Fue brutalmente suprimido.

Después, las fuerzas conservadoras dominaron la política sudcoreana hasta que un partido de centro-izquierda, encabezado por el disidente de mucho tiempo Kim Dae-jung, ganó las elecciones en 1997. Inauguró la llamada Sunshine Policy [políticas soleadas]. El nombre se refiere a una fábula de Esopo, que ilustra que es más fácil que alguien se quite el saco si brilla el sol que si el viento sopla. Las políticas se centraban en buscar formas concretas de cooperación con Corea del Norte y repudiar todo intento de absorberla. Ganó el Premio Nobel de la Paz en 2000 por esta política, que fue continuada por su sucesor, Roh Moo-hyun, presidente en el periodo 2003-2008.


En 2008, los conservadores ganaron de nuevo la presidencia, en parte debido a que la apertura hacia la RPDC no resultó ser demasiado exitosa y en parte por los escándalos que afectaron al gobierno de Roh. De manera vociferante, el nuevo presidente, Lee Myung-bak, repudió las políticas soleadas y afirmó una política hostil más fuerte que aquella de Estados Unidos.


Parece claro que hoy ni China ni Estados Unidos o Japón o aun Rusia favorecen realmente la reunificación coreana. Todos ellos prefieren el status quo. Sin embargo, en este preciso momento, las fuerzas que favorecen la reunificación en la próxima década parecen repentinamente más fuertes.


Hay dos factores en esta nueva situación. Una son las elecciones que se avecinan en Corea del Sur. Los conservadores han puesto al frente a la hija de Park Chung-hee, Park Geun-hye, que insiste en la justificación total del régimen de su padre.


En la actualidad, las fuerzas de centro-izquierda están divididas entre dos candidatos. Moon Jae-in es el del partido de centro-izquierda y está en favor de renovar la apertura hacia la RPDC. Hay también un candidato independiente, Ahn Cheol-soo, que se presenta a sí mismo como antipolítico, y apela a quienes están descontentos con ambos partidos. Sin embargo, su programa real es virtualmente idéntico al de Moon Jae-in.


Las encuestas muestran que si los dos candidatos de centro-izquierda se mantienen en la carrera, ganará con toda seguridad el aspirante conservador. Las encuestas muestran también que si uno de los dos se retira en favor del otro, probablemente ganarán las fuerzas de centro-izquierda. La probabilidad de que alguno se retire es alta. La cuestión es quién lo hará en favor de quién.


Si las fuerzas de centro-izquierda ganan, ¿cuál será la respuesta en Corea del Norte? Nadie lo sabe. Pero todos han notado que los movimientos iniciales del nuevo líder, Kim Jom-un, parecen ser bastante diferentes de la política de su padre, Kim Jong-il. Él parece más preocupado por proporcionar un ingreso más real para el norcoreano ordinario y estar más abierto a los cambios. Podría dar la bienvenida a un poco de sol que proviniera del Sur.


Si entonces gana la centro-izquierda en el Sur, y el nuevo líder del Norte está de hecho más abierto a los rayos de sol, el mundo podría ver en la próxima década una suerte de confederación del Norte y el Sur, ignorando los reales temores de China y Estados Unidos.


Una Corea reunificada tendrá un impacto importante en la geopolítica del noreste asiático, y de hecho en la geopolítica mundial. Posiblemente mediará entre Japón y China y posibilitará la existencia de una estructura de tres estados. Puede tener por resultado que Corea del Sur, Japón y Taiwán, los tres, se vuelvan potencias nucleares.


Más aún, una Corea unificada se vinculará con el reposicionamiento de Egipto y con la posición geopolítica de Brasil –que es más fuerte que nunca– para establecer la redistribución del poder geopolítico a escala mundial. Y déjenme repetirlo, esto yace en manos de los coreanos mismos.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Jueves, 11 Octubre 2012 06:41

La amenaza haitiana

La amenaza haitiana
Este artículo está dedicado a Jorge Marchini


Como de costumbre, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas repite que mantendrá la ocupación militar de Haití porque debe actuar “en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión”.


¿A quién amenaza Haití? ¿A quién agrede?


¿Por qué Haití sigue siendo un país ocupado? ¿Un país condenado a vigilancia perpetua? ¿Obligado a seguir expiando el pecado de su libertad, que humilló a Napoleón Bonaparte y ofendió a toda Europa?


¿Será por aquello que los esclavistas brasileños llamaban “haitianismo” en el siglo XIX? ¿El peligroso contagio de sus costumbres de dignidad y su vocación de libertad? ¿El primer país que se liberó de la esclavitud en el mundo, el primer país libre, de veras libre, en las Américas, sigue siendo una amenaza?

¿O será porque ésa es la normalidad impuesta por un mundo devoto de la religión de las armas, que destina la mitad de sus recursos al exterminio del prójimo, llamando gastos militares a los gastos criminales?


Las Naciones Unidas gastan 676 millones de dólares en la ocupación militar de Haití. Una millonada para sostener a diez mil soldados, que no tienen más mérito que haber infectado al país con el cólera que mató a miles de haitianos y seguir practicando impunemente violaciones y maltratos a mujeres y niños.


¿No sería mejor destinar ese dineral a la educación? Más de la mitad de los niños haitianos no va a la escuela. ¿Por qué? Porque no pueden pagarla. Casi toda la educación primaria es privada y el Banco Mundial veta los subsidios a la educación pública y gratuita.


¿O no se podría destinar esa fortuna a casas habitables para las más de trescientas mil víctimas del terremoto, que siguen viviendo en carpas provisorias? ¿Provisorias por siempre jamás?


¿O consagrar esos fondos multinacionales a mejorar la salud pública, que todavía depende de la milagrosa solidaridad entre los vecinos de cada barrio y cada pueblo? Afortunadamente, esas tradiciones comunitarias de ayuda mutua siguen generando la misma energía creadora que ilumina las prodigiosas esculturas y pinturas de los artistas haitianos, capaces de convertir la basura en hermosura, pero mucho podrían mejorar si se destinaran a fines civiles los derroches militares.

Publicado enInternacional
Miércoles, 10 Octubre 2012 07:21

El Plan Socialista Simón Bolívar 2013-2019.

El Plan Socialista Simón Bolívar 2013-2019.
Venezuela dio un ejemplo al mundo con el proceso electoral y la jornada comicial del pasado 7 de octubre. Socialismo y bolivarianismo han gestado una Nueva Democracia superior a la democracia neoliberal representativa, parlamentaria y presidencialista;  alienante, pues opera completamente disociada de los ciudadanos integrantes del Estado.


La democracia capitalista es un simulacro de la libertad, que funciona alrededor de los intereses plutocraticos de las megacorporaciones empresariales. El debate electoral americano para escoger el próximo Presidente de Estados Unidos es un ejemplo palmario de la manipulacion llevada a cabo por el dinero de los poderosos para hacer prevalecer sus objetivos de acumulación monetaria. Cada candidato acumula cifras millonarias donadas por particulares y tal es el indicador de su fuerza electoral y en la opinión  No importan los principios ni las propuestas ni los problemas que agobian a los electores. Eso es lo de menos. Lo que trasciende es la incidencia de los poderes económicos y financieros quienes utilizan el Estado para beneficio privado.

 
En su texto El Choque de civilizaciones,  Samuel Huntington, al clasificar las civilizaciones humanas, anoto que el pensamiento del Libertador Simón Bolívar, sentó las bases de una nueva cultura, la cultura bolivariana de la independencia, la soberanía, la integración y la libertad del pueblo latinoamericano. Dicha cultura ha crecido y es la base de nuestra identidad en la globalidad.

 
14 años de Estado socialista bolivariana, bajo el liderazgo del Presidente Hugo Chavez han significado el pleno despliegue de dicha civilización. Los años por venir, hasta el 2020, potenciaran la capacidad popular y de la nación para alcanzar nuevos peldaños en la construcción del modelo de Socialismo del Siglo XXI.

 
En ese sentido, el segundo Plan Socialista Simón Bolívar para el periodo 2013-2019 tendrá un papel estratégico. Este Plan tendrá como base el programa de gobierno que recibió el apoyo mayoritario en la contienda electoral.

 
La revolución no improvisa y lo que viene ahora es construir dicho Plan sobre los cinco ejes centrales programáticos que fueron la base de la batalla ideológica contra el paquetazo neoliberal  del candidato de la MUD, Enrique Capriles.

 
Hay que profundizar y construir la subjetividad del socialismo bolivariano a partir del conocimiento exhaustivo de tales postulados programáticos. Se hace necesaria la reflexión y  practica a partir de los 5 grandes objetivos trazados en el Programa del Presidente Hugo Chavez.

 
Esos grandes objetivos históricos, no sobra repetirlo, son los siguientes:

 
El primero de ellos plantea defender, expandir y consolidar el más preciado bien que ha logrado la Revolución Bolivariana en 13 años: la Independencia.

 El segundo es continuar construyendo el socialismo del siglo XXI para trascender al sistema salvaje y perverso del capitalismo.
Convertir a Venezuela en un país potencia, es el tercer objetivo propuesto.

La conformación de un mundo multicéntrico y pluripolar, para echar abajo el proyecto unipolar del imperialismo que pretende acabar con este planeta, es el cuarto objetivo del proyecto socialista.

Como quinto objetivo está seguir contribuyendo con la salvación de la vida en el planeta.

Es prioritario profundizar el debate de cada uno de estos objetivos. Es lo que le da coherencia al futuro del Socialismo.

 
Cucuta, 9 de octubre de 2012
Publicado enInternacional