Las balcanizaciones de la OTAN: Quebec, Escocia, Cataluña, Bélgica, Padania
La profundización de la grave crisis de la desregulada globalización financierista a los dos lados del Atlántico norte –dos de los tres motores de la economía global con China– conlleva como corolario, a escala local, la pérdida de su dominio cupular plutocrático y un reajuste de la correlación de fuerzas con el resurgimiento y/o rebelión de los segmentos oprimidos de la sociedad.


A escala global/regional, el debilitamiento del modelo neoliberal global, al borde del colapso, conlleva la “desglobalización”, con profundas implicaciones centrífugas en la geopolítica que ya habíamos advertido hace 10 años.


El colapso soviético –“catástrofe geopolítica”, según el presidente Vlady Putin– desembocó en su balcanización y en el advenimiento de numerosas repúblicas valetudinarias a quienes buscaron capturar militar y económicamente tanto la OTAN como la Unión Europea (UE).


Dada la coyuntura presente, la bifurcación de la desglobalización opera a diferentes niveles en forma aparentemente contradictoria hacia dos grandes polos de atracción: regionalizaciones y/o balcanizaciones.


Se han acentuado las balcanizaciones –más por motivos geopolíticos que geoeconómicos/geofinancieros–, en regiones de África (Sudán del Sur, Mali) y otras del Transcáucaso (Abjazia, Osetia del Sur), al unísono del reincendio de rescoldos nacionalistas en varias regiones relevantes de la OTAN: Canadá (Quebec), Reino Unido (Escocia, Irlanda del Norte), España (Cataluña), Bélgica (flamencos y valones) e Italia (Liga del Norte/Padania).


Si la desregulada globalización financierista significó el avasallamiento del Estado-nación (concepto que sustituyó al feudalismo teocrático europeo en 1648 con el Tratado de Westfalia), la desglobalización permite su renacimiento –y hasta de impensables subnacionalismos– y la eclosión de nuevas formas de cohesión grupal para la supervivencia cotidiana donde se abrigan los individuos que comparten los mismos anhelos cosmogónicos frente al tsunami de la crisis multidimensional: financiera, económica, energética, alimentaria y civilizatoria.


La eurozona vive su “balcanización financiera” entre el norte pudiente, lidereado por Alemania, y el sur subsidiado a quien epitomizó despectivamente Ambrose Evans-Pritchard, analista vinculado al todavía segundo centro financiero del mundo (la City), como los PIIGS (por sus siglas en inglés: Portugal, Irlanda, Italia, Grecia, España) y en donde tres de ellos exhiben vorágines independentistas.


Las reciente elecciones en Quebec, la provincia francófona y francófila, han reavivado las tendencias centrífugas añejas de la “nueva Francia” para separarse de la parte anglófona y anglófila que va desde Ontario hasta Columbia Británica (pletórica en hidrocarburos).


La superpotencia hidráulica de Quebec, la provincia más extensa de Canadá, con 20 por ciento de su PIB total (como Cataluña en España), ha sufragado dos referendos sobre su “soberanía”(1980/1995), ambos rechazados (el más reciente, por mínimo margen).


Desde la célebre proclama del general De Gaulle: “Vive le Quebec libre”, llama la atención que el cántico independentista no haya amainado durante casi dos generaciones y haya vuelto a resurgir con el reciente triunfo electoral (también muy apretado) del opositor Partido Quebequense, que ostenta una agenda independentista, sumado del partido de izquierda Solidaire.


El desfalleciente Partido Liberal, de corte librecambista, sufre un fuerte revés, cuyo descenso se agudizó con la magna protesta juvenil que aún no ceja, por su carácter meta-electoral.


La Cámara de los Comunes de Canadá, con el fin de apaciguar las veleidades secesionistas, votó una moción simbólica que reconoce el “estatuto particular” de “Quebec como nación (sic) dentro de una Canadá unida”, lo cual se presta a todo tipo de interpretación.


La mayoría de los quebequense se consideran “latinos”, lo cual denota la “nueva fuerza latina” en el corazón anglosajón desde Canadá, dominado por ingleses, hasta Estados Unidos, donde los WASP (blancos protestantes anglosajones) están siendo desplazados por la fuerza biológica “latina”, que tendrá profundas repercusiones culturales en el TLCAN y que demográficamente se puede transmutar en un bloque de mayoría “latina”.


El caso de Bélgica es ampliamente conocido y cada día que pasa se agudiza la separación al parecer inevitable, con o sin la OTAN, entre los flamencos del norte, proclives a Holanda, y los valones francófonos y francófilos del sur.


En Italia, desde 1991, el norte –pudiente y más industrializado que el sur (tildado despectivamente de terun en los circuitos de Milán)– expresa sus veleidades secesionistas de Padania –neologismo geopolítico cuyo significado proviene de la región del valle del Po (Padus en latín)– mediante el partido Liga del Norte, fundado por Umberto Bossi, cuyo centro operativo es Milán (la capital tecno-industrial italiana), que penaliza la “inmigración clandestina” y promueve la disminución de los subsidios (mediante el “federalismo fiscal”) a las regiones sureñas, que juzga parasitarias. En 1996, la Liga Lombarda, que evolucionó en la Liga del Norte, tuvo un intento abortado de independencia que otra vez empieza a recalentarse conforme avanza la crisis financiera de la eurozona.


The Guardian ha consagrado una serie especial sobre los anhelos independentistas de Escocia, con pletóricos recursos petroleros, que cuenta entre sus promotores a Sean Connery (ex James Bond).


El “modelo escocés” es crucial porque es imitativo para Cataluña. Polly Curtis aduce que el premier David Cameron “ha dicho que un referéndum debe ser realizado en los próximos 18 meses”.


Sin entrar en los dédalos vascos, la crisis española ha colisionado a Mariano Rajoy (aliado de José María Aznar López: ambos del impopular PP) con Artur Mas, quien, según el polémico El País (23/9/12), “pasará a la historia por haber sido el primer presidente de la Generalitat desde la recuperación de la democracia que ha lanzado el órdago de reivindicar para Cataluña ‘estructuras de Estado propio’”.


A juicio del rotativo británico con máscara “española” (¿para mejor penetrar en Iberoamérica?), “la independencia de Cataluña comportaría evidentes problemas jurídicos”. ¿Se quedan o salen de la UE?


El País conjetura que Artur Mas “ha sorprendido a propios y extraños al dar el salto al vacío y hacer un jaque al Estado tras la gigantesca manifestación de la Diada”: ha sido “aupado por el sector soberanista de Convergencia conocido como pinyol” con “su apuesta para pasar del catalanismo al soberanismo” durante “la multitudinaria manifestación en Barcelona bajo el lema ‘Somos una nación. Nosotros decidimos’”.


¿No que la desregulada globalización financierista había aniquilado al “Estado-nación”?


alfredojalife.com

@AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Miércoles, 26 Septiembre 2012 06:42

Obama dijo que impedirá un Irán nuclear

Obama dijo que impedirá un Irán nuclear
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abogó ayer por el fin del régimen de Bashar al Assad durante un discurso ante la 67ª Asamblea General de Naciones Unidas, en la que también abordó el plan nuclear iraní y los recientes ataques a embajadas estadounidenses. El líder demócrata, quien aspira a ganar la reelección en noviembre, dijo que su país no permitirá que Irán fabrique un arma nuclear e exigió que Teherán cumpla con el mandato internacional.


Obama destacó el apoyo de su país a las fuerzas de cambio desatadas en la llamada Primavera Arabe, donde –según dijo– “los norteamericanos reconocimos nuestras propias creencias y aspiraciones” en Túnez, Libia, Egipto y Yemen, entre otros países. En ese sentido justificó el rol de su país en la revuelta libia, que terminó con la muerte de Muammar Khadafi. “La intervención en Libia con una coalición amplia y bajo el mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas permitió detener la matanza de ciudadanos”, consideró el mandatario demócrata en su discurso.


Luego fue enfático al advertir que Estados Unidos desplegará las herramientas que considere oportunas para evitar que Irán desarrolle un arma nuclear, y matizó que el tiempo para una solución diplomática no es ilimitado. “No nos equivoquemos: un Irán con armas nucleares no es un desafío que se pueda contener. Eso amenazaría con la eliminación de Israel, la seguridad de las naciones del Golfo y la estabilidad de la economía global”, dijo Obama ante los líderes mundiales reunidos en Nueva York. “Es por eso que Estados Unidos hará todo lo necesario para prevenir que Irán obtenga un arma nuclear”, dijo Obama, durante una breve visita a Nueva York, una pausa en su campaña hacia las elecciones del 6 de noviembre. Ultimamente, Obama recibió frecuentes dardos en relación con su política exterior de su rival republicano, Mitt Romney.


Asimismo, el presidente norteamericano afirmó que acciones como la que causaron la muerte del embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, “constituyen un ataque contra los ideales mismos de la ONU”, y llamó a los países miembro a luchar unidos contra los extremismos. El mandatario demócrata aludió de este modo al ataque al consulado norteamericano en Benghazi, Libia, que causó la muerte del embajador y otros tres estadounidenses, en el marco de las protestas desencadenadas a raíz de la publicación en Internet de un film que parodia al profeta Mahoma, considerado “blasfemo”.


Sin embargo, Obama sostuvo que la violencia puesta de manifiesto en estas protestas durante los últimos días no representa el espíritu de los musulmanes. “Hay que marginar a quienes construyen su política en base al odio a Occidente”, clamó el mandatario, tras precisar que el controvertido film, producido en Estados Unidos, llamado La inocencia de los musulmanes, tampoco representa el sentir estadounidense sobre el Islam.


“Creo que la obligación de todos los líderes en todos los países es hablar de modo contundente en contra de la violencia y el extremismo”, agregó. “Es hora de marginar a aquellos que, incluso cuando no hacen uso de la violencia, usan el odio hacia Estados Unidos, hacia Occidente o hacia Israel como el principio central de su política”, continuó.


“Porque eso sólo les sirve para encubrirse y a veces para formular excusas a aquellos que hacen uso de la violencia”, advirtió. “Los ataques contra nuestros civiles en Benghazi fueron ataques contra Estados Unidos y no debería caber duda alguna de que no descansaremos hasta que hallemos a los asesinos y los llevemos ante la Justicia”, concluyó.


Además del programa nuclear iraní, que las potencias occidentales insisten busca fabricar un arma atómica, algo que niega Teherán, Obama se refirió a la guerra civil en Siria, donde dijo que el régimen del presidente Bashar al Assad debe finalizar. “El futuro no debe pertenecer a un dictador que masacra a su pueblo”, dijo Obama, al reiterar su llamado a la comunidad internacional a actuar para frenar la sangrienta guerra civil, que dura ya un año y medio. “Este es el camino por el que trabajaremos: sanciones y consecuencias para aquellos que persigan, asistencia y apoyo para aquellos que trabajan por el bien común”, señaló.


Tras su discurso ante la Asamblea, Obama tuvo la tradicional reunión de cortesía con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con el presidente de la Asamblea General del organismo, el serbio Vuk Jeremic. Obama y Ban hablaron de la importancia de luchar contra la incitación al odio y a la violencia, así como de proteger la libertad de expresión, informó la oficina del portavoz del secretario general de la ONU. Ambos subrayaron asimismo la importancia de la labor de la ONU para promover la tolerancia y repasaron la situación en Siria, donde es imperativo hacer frente a las necesidades humanitarias de la población. Obama pasó apenas 24 horas en Nueva York para asistir al período de sesiones 67ª de la Asamblea General de la ONU y no tuvo reuniones bilaterales con ningún mandatario extranjero.

Publicado enInternacional
China bota su primer portaaviones en plena escalada de tensión con Japón
Guardacostas de Japón y Taiwán se han enfrentado este martes con cañones de agua en los alrededores de un grupo de islas situadas en el mar de China oriental cuya soberanía ha sido en las últimas semanas motivo de fuertes protestas antijaponesas en China. El enfrentamiento se ha producido después de que decenas de pesqueros y patrulleras taiwaneses se acercaran al archipiélago, conocido como Senkaku por Tokio y como Diaoyu por Pekín, y casi medio centenar de ellos se adentraran en las 12 millas de la zona de exclusión de lo que Japón considera sus aguas territoriales, donde permanecieron varias horas. La escaramuza ha coincidido con una nueva muestra de poderío militar por parte de China, que hoy ha puesto en servicio su primer portaaviones.

 
Taipei, que también reclama el archipiélago, se suma así a un contencioso que ha situado las relaciones entre Pekín y Tokio en su nivel más bajo en las últimas décadas. Las islas Senkaku-Diaoyu están deshabitadas, pero se encuentran cerca de importantes rutas navieras, albergan ricos recursos de pesca y bajo sus aguas yacen recursos petroleros sin explotar.

 
La cadena de televisión pública japonesa NHK ha mostrado imágenes de un guardacostas disparando agua contra un barco de pesca taiwanés, mientras una patrullera enviada por Taipei respondía de la misma forma contra el barco japonés.

 
Taiwán tiene relaciones amigables con Japón, pero ambas partes están enfrentadas sobre los derechos de pesca en la zona. El archipiélago está controlado por Tokio desde 1895, pero tanto Pekín como Taipei aseguran que han heredado la soberanía histórica china sobre las islas, que, según dicen, se remonta a varios siglos. Pekín considera Taiwán parte de su territorio. La propiedad de las Senkaku-Diaoyu se ha convertido en un importante símbolo de identidad y nacionalismo para las tres partes.


Los barcos taiwaneses que se han acercado al grupo de islotes, entre los cuales hay 10 patrulleras forman parte de una flotilla de más de 60 pesqueros que salió el lunes de Taiwan para reivindicar la soberanía sobre el territorio y los derechos de pesca. En ellos, viajan unos 300 pescadores y 60 periodistas. “Haremos todo lo que haga falta para proteger a nuestros pescadores. No descartamos el uso de la fuerza para responder si Japón la utiliza”, ha asegurado Wang Chin-wang, director de la Administración de Guardacostas de Taiwán, en el Parlamento, informa France Presse. En algunas de las patrulleras, viajan agentes de élite armados.

 
La última gran intrusión en las aguas de las islas que administra Japón se produjo en 1996, según el servicio de guardacostas de este país. En aquella ocasión, 41 barcos con activistas de Hong Kong y Taiwán se internaron en las aguas del archipiélago con la intención de reivindicar su soberanía.
 

Tokio ha asegurado que está intentando gestionar el conflicto con Taipei con el mayor tacto posible y de forma pacífica, dadas las buenas relaciones existentes con Taiwán. Una relaciones muy distintas a las que mantiene con China, donde se han producido este mes multitudinarias manifestaciones antijaponesas, después de que el Gobierno japonés comprara tres de las islas en liza a su propietario privado, nacionalizándolas de hecho. Cientos de fábricas y negocios japoneses en China se vieron obligados a cerrar durante varios días tras haber sufrido ataques o en previsión de ellos.

 
El enconamiento de la disputa histórica por las Senkaku-Diaoyu coincide con la entrada en servicio del primer portaaviones chino, en el marco de los planes de modernización de su ejército. El barco, nombrado Liaoning en honor a la provincia en la que se encuentra la importante base naval de Dalian, es un antiguo barco soviético, que fue comprado a Ucrania. Tiene una eslora de 300 metros. Pekín confirmó el año pasado que lo estaba adaptando a sus necesidades, y ha asegurado que será destinado principalmente a formación y otros usos similares. Pero algunos analistas han afirmado que China está desarrollando aviones de combate y barcos de apoyo, que podrían hacer plenamente operativo el barco. La prensa china ha publicado fotos de aviones en su cubierta.
 

“La entrada en servicio del portaviones será de gran relevancia para situar la capacidad de lucha de la armada de nuestra nación en un nivel moderno”, ha asegurado el Ministerio de Defensa. “Será eficaz para defender los intereses de la soberanía nacional, la seguridad y el desarrollo, y para hacer avanzar la paz mundial y el desarrollo común”.

 
Aunque pocos expertos creen que la disputa territorial pueda conducir a un conflicto armado, no hay que descartar la posibilidad de que se produzca un choque violento en el mar, aunque no sea intencionado, que elevaría la tensión.

 
Representantes de los gobiernos de Pekín y Tokio se han sentado hoy en la capital china para suavizar una crisis que amenaza con pasar una elevada factura a las relaciones económicas entre los dos países. En el encuentro, el viceministro de Exteriores Zhang Zhijun ha afirmado a su homólogo japonés Chikao Kawai que “China nunca tolerará ninguna acción unilateral por parte de Japón que dañe la soberanía territorial china”. Zhang ha calificado la compra de las islas de “grave atropello de los hechos históricos y la jurisprudencia internacional”.


Por Jose Reinoso Pekín 25 SEP 2012 - 12:39 CET

Publicado enInternacional
El ataque de Bengasi desbarata la estructura de la CIA en Libia
El ataque lanzado contra el consulado estadounidense en Bengasi, en el que murieron el embajador J. Christopher Stevens y otros tres ciudadanos estadounidenses, supone un duro golpe para las actividades de inteligencia de la CIA en un momento de creciente inestabilidad en Libia.


Entre las dos docenas de estadounidenses evacuados de la ciudad tras el asalto a la misión estadounidense figura una docena de agentes y contratistas de la CIA, que desempeñaban un papel crucial en la vigilancia y recopilación de información sobre una amplia gama de grupos armados en los alrededores de la ciudad.


"Es una pérdida catastrófica", dijo un funcionario estadounidense que ha trabajado en Libia y que habló a condición de guardar el anonimato debido a que el FBI sigue investigando el ataque. "Nos han cerrado los ojos".


Los objetivos de vigilancia de la CIA en Bengasi y Libia oriental incluyen Ansar el Sharia, una milicia que algunos han culpado del ataque, así como presuntos miembros de la rama de Al Qaeda en el norte de África, conocida como Al Qaeda en el Magreb Islámico.


El este de Libia también está siendo azotado por fuertes corrientes cruzadas que los agentes de inteligencia están tratando de controlar. La muerte del embajador Stevens ha prendido la ira pública contra las milicias. El viernes, miles de libios salieron a las calles de Bengasi para exigir que el desarme de los grupos. La composición de las milicias es muy variable, algunas son moderadas, mientras que otras son islamistas ultraconservadoras y otras son partidarias del gobierno del coronel Muamar el Gadafi, el depuesto líder libio.


"La muy arraigada comunidad salafista en la región está sufriendo trastornos significativos, con un acalorado debate entre una corriente que se presta a la integración política y una rama más militante que se opone a la democracia", escribió Frederic Wehrey, analista de políticas de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional que sigue de cerca sigue Libia y visitó allí recientemente, en un artículo publicado este mes, "La lucha por la seguridad en el este de Libia".


Los agentes de inteligencia de Estados Unidos también ayudaban a los contratistas del Departamento de Estado y a funcionarios libios en la búsqueda de los armamentos sacados de los arsenales anteriores de las fuerzas del coronel Gadafi; ayudaban en los esfuerzos para poner en seguridad las armas químicas de los arsenales libios, y ayudaban a entrenar los nuevos servicios de inteligencia de Libia, según contaron funcionarios de la Administración estadounidense.


Altos funcionarios estadounidenses reconocieron el golpe para las actividades de inteligencia, pero insistieron en que estas seguían a través de una variedad de informantes en el territorio libio, y de los sistemas que interceptan las comunicaciones electrónicas y las conversaciones de teléfonos celulares. "EE UU no está ciega en Bengasi y Libia oriental", dijo un funcionario estadounidense.


Portavoces de la CIA, el Departamento de Estado y la Casa Blanca se negaron a comentar sobre el asunto el domingo.


Pocos meses después del inicio de la revolución de Libia en febrero de 2011, la CIA comenzó a construir una presencia significativa, pero encubierta, en Bengasi, cuna de los esfuerzos de los rebeldes para derrocar al gobierno del coronel Gadafi.


A pesar de que la agencia ha estado cooperando con el nuevo servicio de inteligencia libio, el tamaño de la presencia de la CIA en Bengasi sorprendió a algunos dirigentes libios. El viceprimer ministro, Mustafa Abushagur, fue citado en The Wall Street Journal la semana pasada diciendo que había aprendido acerca de algunas de las delicadas operaciones estadounidenses en Bengasi sólo después del ataque a la misión, en gran parte debido al notable número de estadounidenses que se presentaron en el aeropuerto de Bengasi para ser evacuadas.


"No tenemos ningún problema con el intercambio de inteligencia o reunión, pero nuestra soberanía también es clave", dijo Abushagur.


El ataque ha suscitado dudas sobre la idoneidad de las medidas de seguridad en los dos recintos estadounidenses en Bengasi: la misión estadounidense, la principal instalación diplomática donde el embajador Stevens y otro diplomático estadounidense murieron por inhalación de humo tras un ataque inicial, y un anexo a menos de un kilómetro de distancia que abarca cuatro edificios dentro de un recinto con un muro de protección bajo.


El personal de la CIA llevaba a cabo sus misiones secretas desde esos edificios. The New York Times ha aceptado no revelar lugares y detalles de estas operaciones, a petición de funcionarios de la administración Obama, quienes alegaron que la divulgación de esa información podría poner en peligro las futuras actividades y poner en riesgo el personal estadounidense que trabaja en entornos peligrosos.


En Bengasi, ambos recintos eran sedes temporales en una volátil ciudad repleta de militantes, y nunca fueron pensadas para convertirse en las misiones diplomáticas permanentes con las características de seguridad apropiadas incorporados.


Ninguno de los dos estaba fuertemente custodiado, y el anexo nunca fue pensado para ser una "casa de seguridad".


La secretaria de Estado Hillary Clinton anunció la semana pasada la creación de un comité de revisión para examinar los ataques. La junta será dirigida por un veterano diplomático y ex subsecretario de Estado, Thomas R. Pickering.


El FBI. ha enviado investigadores a Bengasi, que sin embargo se han visto obstaculizados en su trabajo por la seguridad y por haber llegado más de un día después de que el ataque se produjo, según altos funcionarios estadounidenses.


Por Helene Cooper / Eric Schmitt (The New York Times) Washington 24 SEP 2012 -
Publicado enInternacional
Domingo, 23 Septiembre 2012 06:00

¿Importa todavía Al Qaeda?

¿Importa todavía Al Qaeda?
En el décimo primer aniversario de lo que ha llegado a conocerse como el 11 de septiembre, Al Qaeda sigue siendo un asunto discutido en repetidas ocasiones, tanto en Estados Unidos (y en el mundo pan-europeo en genera) y en Medio Oriente. El frecuente énfasis principal en Estados Unidos es el modo en que su poder está siendo contenido por acciones militares de muchos tipos, y por tanto hay la idea de que es una amenaza menguante. El énfasis principal en Medio Oriente parece ser el opuesto: que ha sobrevivido a todo lo que se ha hecho para decapitarlo y que continúa representando una amenaza importante para todas las otras fuerzas políticas en la región.


Todo lo relativo a su historia y sus relaciones con los gobiernos y los movimientos es controvertido. Hay muy poco acuerdo, aun en torno a los hechos relacionados con los eventos más importantes. Comencemos por el 11 de septiembre mismo. Primero que nada debemos distinguir tres momentos en tiempo: los seis meses (o algo así) anteriores al 11; el día mismo y el año que siguió (o más o menos) al 11 de septiembre.


La narración plausible más reciente acerca de los seis meses previos al 11 de septiembre parece indicar que la CIA y otras agencias de inteligencia en Estados Unidos alertaban al presidente y a sus asesores de seguridad que Al Qaeda preparaba algún ataque letal. Fueron ignorados. ¿Por qué? Parece que los neoconservadores en el gobierno estadunidense –que eran una secta considerable, incluidos el vicepresidente Dick Cheney y el secretario de Defensa Donald Rumsfeld– negaron su plausibilidad sobre la base de que Al Qaeda no era competente para representar una amenaza importante. Los conservadores decían que las agencias de inteligencia le daban crédito incorrectamente a algo que sólo era un alarde cuyo objetivo era desviar la atención de la amenaza real para Estados Unidos: Saddam Hussein y sus supuestas armas de destrucción masiva.


Hay un cierto número de críticos de izquierda que sugieren que un debate así nunca tuvo lugar al interior del gobierno. Y lo explican diciendo que el 11 de septiembre en realidad fue planeado por el gobierno mismo como forma de movilizar a la opinión pública en favor de una guerra en Irak. Esto por supuesto es teoría de la conspiración. Yo no tengo nada per se contra las teorías de la conspiración. Todo el tiempo hay conspiraciones reales, constantes.


Pero nunca he pensado que ésta sea probable, en lo más mínimo. El argumento lo basan en la improbabilidad inherente de que una organización como Al Qaeda pueda amasar las capacidades técnicas y la planeación táctica necesarias para arreglar los ataques y las explosiones. Éste es por supuesto el mismo argumento que los neoconservadores daban en la otra narración acerca de Al Qaeda.


Francamente pienso, y siempre lo he pensado, que tal argumento es profundamente racista. Implica que aquellos sujetos fanáticos en el tercer mundo, no pueden ser tan listos. Bueno, claro que pueden, y yo creo que pudieron. En cualquier caso, Al Qaeda lo ha estado alardeando desde entonces. Y no hay gobierno alguno hoy, tanto en el mundo paneuropeo como en Medio Oriente, que se arriesgue a jugar a la supuesta incompetencia técnica de Al Qaeda.

El siguiente punto en tiempo es el día mismo. Aquí soy mucho más propenso a darle crédito a la teoría de la conspiración. Hay demasiados puntos dudosos acerca de la respuesta del gobierno estadunidense a los ataques. Los aviones lanzados para contrarrestar los ataques fueron lanzados demasiado tarde. El presidente George W. Bush parece haberse quedado fuera de la cadena de información demasiado tiempo, haciendo que Cheney fuera quien tomó las decisiones de facto. Rumsfeld parece haber preparado casi al instante un procedimiento para vincular a Saddam Hussein con los ataques –lo que no es nada plausible.


En resumen, los neoconservadores sacaron ventaja de los ataques para su tan anhelada y largamente planeada guerra en Irak. En el año que siguió al 11 de septiembre, los neoconservadores triunfaron en el gobierno y efectivamente ahogaron todas las voces disidentes. Obtuvo sus guerras, primero en Afganistán y luego en Irak. El mundo entero, incluido Estados Unidos, sigue sufriendo las consecuencias de estas injustificadas e injustificables guerras.


¿Qué pasó entonces con Al Qaeda? Parece que, al principio, era una pequeña estructura, controlada muy estrictamente por Osama Bin Laden. Los ataques del 11 de septiembre primero y luego las guerras lanzadas por Estados Unidos incrementaron su prestigio en el mundo musulmán lo que atrajo personas a unirse a la estructura. También atrajo a otras organizaciones a que juraran su alianza con Al Queda y se renombraran a sí mismas, sin que en realidad se sometieran a alguna disciplina central.


Estados Unidos y sus aliados de hecho sí comenzaron a matar a muchos cuadros directivos de Al Qaeda, incluido, eventualmente, el propio Osama, Pero Al Qaeda ha demostrado ser hasta el momento un monstruo con cabeza de hidra, que renueva constantemente los cuadros caídos. Y al contrario de ser un símbolo de profundo resentimiento y una inspiración para un califato reconstituido, parece que las fuerzas centrales de Al Qaeda nunca fueron capaces de constituir una red mundial.


La primavera árabe ha creado una nueva apertura para Al Qaeda. Ha debilitado la legitimidad de cada uno de los gobernantes de todo Estado árabe sin excepción. La cuestión es entonces qué fuerzas políticas llegarán al poder. Esto ha conducido a luchas prolongadas al interior de cada uno de estos estados, siendo algunas más sangrientas que otras.


Hoy, la más fuerte oposición a Al Qaeda no es Estados Unidos sino otra fuerzas políticas dentro de estos estados. Estamos apenas en la fase inicial de estas luchas políticas. El ataque de las fuerzas salafistas a la embajada estadunidense en Bengasi, que condujo a la muerte del embajador estadunidense, puede ser sólo el principio de este resurgimiento. Es demasiado pronto para decir que Al Queda haya dejado de ser relevante.


Traducción: Ramón Vera Herrera


Publicado enInternacional
Islas Diaoyu: escalada de China y Japón azuzada por EU
No estamos aún a dos minutos para medianoche del reloj del juicio final” de 1953 –que desde 1947 publica el Boletín de Científicos Estadunidenses–, pero el planeta se encuentra secuestrado por el peligro apocalíptico a solamente cinco minutos del fatídico horario –como en 2007 (con la exacerbación de los contenciosos nucleares de Norcorea e Irán y la irrupción del “cambio climático”)– cuando “los procesos políticos parecen totalmente inadecuados (sic)” y “el potencial para el uso de armas nucleares es alarmante en conflictos regionales en Medio Oriente, noreste asiático y el sur de Asia”.


Mucho peor que la “furia islámica” –que entró en su fase de competencia por el liderazgo de mil 600 millones de feligreses islámicos entre la sunita Pakistán y la chiíta Irán para defender la sacralidad del profeta Mahoma frente a la islamofobia deliberada del choque de civilizaciones que promueven las extremistas agendas bélicas de EU/Israel que se subsumen en el piromaniaco pastor (sic) de coranes: Terry Jones, presunto agente del Mossad–, la escalada entre China y Japón por la propiedad de las islas Diaoyu es susceptible de gangrenarse en una guerra regional y hasta mundial (con participación de EU al lado de Japón, su principal aliado estratégico zonal).


El contencioso de tales islas en el mar del este de China se remonta a la invasión nipona a Manchuria cuyos rescoldos se reincendiaron con la venta reciente de las islas “ocupadas”, en la cosmogonía china tanto de Pekín como de Taiwán, por sus “propietarios” nipones al gobierno de Japón, lo cual ha provocado jingoístas manifestaciones masivas de repudio en las principales ciudades chinas que han obligado a varias fábricas niponas a su cierre, desde Toyota hasta Honda.


El paroxismo, que parece haber amainado, fue alcanzado con la visita a Japón del secretario del Pentágono, Leon Panetta, donde expandió las llamas incandescentes con el despliegue de un segundo sistema-radar del escudo misilístico antibalístico de EU en suelo nipón –al unísono tanto del permiso a los aviones MV-22 Osprey para iniciar sus vuelos en Japón, así como una demanda de Washington contra Pekín ante la OMC por comercio desleal– dizque para protegerle de la amenaza de “Norcorea”, coartada pueril que los estrategas de Pekín no digieren por entender que está dirigido contra China, de acuerdo con el nuevo guión geoestratégico de Obama y su doctrina del “pivote”: replegar al ejército de EU de los teatros de Afganistán e Irak para reposicionarlo en el océano Pacífico para “contener” a China.


La visita posterior de Panetta a China, donde se reunió con el nuevo mandarín Xi Jinping –que habían “desparecido” los propagandísticos multimedia occidentaloides, intoxicados por los teoremas de la industria desinformativa de Hollywood–, disminuyó las tensiones hasta nueva orden.


La escalada se escenifica en medio de comicios en Japón y del cambio generacional del poder en Pekín, salpicado por la extraña muerte del embajador nipón en China a la semana de su arribo.


La revista británica The Economist (22/9/12), vinculada a intereses petroleros anglosajones y a los banqueros esclavistas Rothschild (FT dixit), adopta la postura nipona y se pregunta “si Asia puede embarcarse en una guerra (sic)” por unos arrecifes, lo cual generaliza a “una sucesión de disputas marítimas en el verano entre China, Japón, Sudcorea, Vietnam, Taiwán y Filipinas”. La revista compara “el ascenso de Alemania” con el retorno de China como potencia remergente 100 años más tarde cuando la disputa por unos arrecifes sin habitar puede significar lo mismo que “el asesinato de un archiduque” en los Balcanes. ¡Uf !


El artículo de The Economist sobre el “nacionalismo” de China es una oda a la sinofobia. Vale la pena atender la antítesis china a la postura favorable a Japón que propala laxamente The Economist.


China Daily (20/9/12) expone el punto de vista del nuevo mandarín Xi (aún vicepresidente), quien tildó de “farsa” la “compra” de las Diaoyu por el gobierno nipón y a quien “advirtió no socavar la soberanía territorial” de China durante su trascendental reunión con Panetta.


A juicio de Xi, la “farsa” nipona “desafía abiertamente la Declaración de El Cairo y la Proclamación de Potsdam” (nota: que versan sobre la rendición de Japón y el retorno de territorios a China).


Durante su estadía en China y en sus encuentros con la cúpula civil y militar, Panetta intentó tranquilizar los ánimos exaltados. En particular, “buscó convencer a Pekín de que el pivote estratégico de EU en la región Asia-Pacífico no era contener a China”. ¿Qué significa entonces?


Según Panetta, el requilibrio de EU en la región “es un intento para comprometer a China a expandir su papel en el Pacífico creando un nuevo modelo (¡supersic!) en la relación de las dos potencias”.


O los chinos no lo entienden así, o Panetta no se ha dado a entender convincentemente.


A mi juicio, los tres jugadores en las islas Diaoyu (China, Japón y EU) están calculando las vulnerabilidades y fortalezas en críticos momentos electorales (EU y Japón) y de transición generacional del poder (China: donde los multimedia occidentaloides buscaron indicios de fisuras internas en la “desaparición” de los reflectores de Xi durante 15 días).


El carácter chino obligó por el momento a EU a optar por la “resolución diplomática” que, a mi juicio, debe ser bilateral entre China y Japón sin la intromisión asfixiante de EU.


La preocupación de China se centra en la “presencia creciente de EU que estimula a sus aliados, como Tokio, a comprometerse a conductas provocativas”.


Según la agencia francesa Afp, los analistas (sic) –que no identifica– comentan que “la postura de EU hacia China y Japón es contradictoria y su objetivo fundamental es mantener un papel dominante en las relaciones internacionales”. Es más juicioso este punto de vista francés que las acrobacias peligrosas de EU en la región Asia-Pacífico.


Liu Jiangyong, especialista en estudios japoneses en la Universidad Tsinghua, comenta que la postura de EU de incorporar las islas Diaoyu al Tratado de Seguridad bilateral nipón-estadunidense constituye una “severa interferencia en la soberanía territorial de China”.


Liu Youfa, vicepresidente del Instituto de Estudios Internacionales de China, adujo que el contencioso de las islas Diaoyu, “ilegalmente transferidas por EU a Japón, es una bomba de tiempo para las relaciones bilaterales” entre Washington y Pekín, cuando “EU desea usar el tema para influir en los lazos de China y Japón con el fin de mantener su liderazgo en la región” –algo así como “divide y vencerás”, el apotegma de las balcanizaciones de la dupla anglosajona.


Un benéfico efecto colateral ha sido el acercamiento del “circuito étnico chino”: China, Hong Kong, Macao, Taiwán y Singapur (70 por ciento de chinos).


Racionalmente, a China y a Japón no les conviene una guerra que solamente beneficia a la dupla anglosajona en plena crisis económico-financiera, cuando Pekín es el principal socio comercial de Tokio. El grave problema es que se puede salir del control.


@AlfredoJalife

http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
Chávez con toda la maquinaria, a la caza de votos
♫Por una cabeza…♪ o “demoler a la extrema derecha” como ha ordenado el presidente Hugo Chávez en las tres últimas elecciones, es el interrogante con respecto a la subsistencia de la Revolución «institucional aunque…no desarmada» que se resolverá el 7 de octubre. Hace 50 días la diferencia con el candidato Capriles era (solo) de 8 puntos, según confidencias con mucha reserva en la cúpula chapista. Aun frente a la superioridad moral de un discurso por el socialismo y con el peso en contra de la deuda social, del arrodillarse ante las transnacionales del petróleo antes de 1998 y del golpe de abril de 2003 por parte del sector que representa, ¿por qué y hasta dónde llegará el candidato de la oposición?



…amante de la libertad, pero de una libertad
que sólo acepta por compañeras a la verdad y la justicia.
(Carta de Champagneux, a Francisco de Miranda.
Ambos presos en La Force durante la Revolución Francesa.)


“Chávez no es derrotable”. Al respecto, en su pensamiento y charla, para los militantes y los activistas con desafío por el socialismo, para quienes encuentran acomodo, y para el grueso del chavismo acumulado hasta ahora, no hay un asomo de duda. En apoyo de esa convicción, acuden las cifras oficiales y públicas del Partido Socialista Unificado de Venezuela, PSUV. Con actividad y promesa de votar rojo, en su riguroso detalle y lista, hasta el lunes 10 de septiembre tienen anotados con cédula, teléfono y dirección 6.729.361 sufragantes.

Todos y cada uno, guardan vínculo con los 13.679 comandos y 886.345 patrullas Carabobo que ya cumplieron con la tarea de registrar el «1por10» votantes. Antes, en otro informe sobre el avance y preparación para arribar a estas cifras, Diosdado Cabello, vicepresidente del PSUV y presidente de la Asamblea Nacional, declaró el 5 de junio, que el PSUV había visitado, casa por casa, 1.719.790 hogares y conectado con 2.166.324 ciudadanos mayores de 18 años. Unos datos que indican el ritmo y la velocidad de organización de la campaña “¡Chávez ♥ corazón de mi patria!”. Unos números que, sin embargo, mantienen un interrogante abierto desde el 26 de septiembre 2010. Día de las elecciones para la Asamblea-Congreso cuando una mayoría electoral, sin hacer la diferencia por circunscripciones, produjo un voto castigo o voto de contrapeso que no permitió al PSUV y su líder “obtener las dos terceras partes” que agitó, sin lograr, como una necesidad sustancial para la revolución.

Vistas las cosas, cuando escasamente faltan tres semanas de campaña, y con el aumento del padrón electoral, la cifra de 6.729.361 que tiene volumen y representación visible en las marchas y concentraciones, no sobrepasa el número de simpatizantes con inscripción en el PSUV ni iguala la votación triunfal de 7.309.080 –contra el candidato Rosales en 2006–, que contó entonces, con el apoyo de los gobernadores de Lara y Monagas, quienes hoy ya no respaldan a Chávez. Entonces, resulta grave, no cabe pensar en un número mayor y abigarrado de simpatizantes del chavismo, sordo ante la “polarización”, que guarda su presencia y no participa ni se inscribe en forma activa, ¿qué sólo espera ir a votar el 7? ¿Cuántos son o pueden ser?

Al parecer, el Presidente sin la cita de …soy inmenso, contengo multitudes.1, hace poco advierte y sabe que con la polarización tanto necesaria por la “profundización de la revolución”, como la derivada, por el discurso del poder que aplica2 –con excesos en palabras, sin autocrítica ni decisión colectiva–; su universo de voto no (le) basta para triunfar. Por tanto, en busca de otro segmento de electores, lanzó la consigna “ricachones voten por mi”. Un llamado que no aplauden el millón o millón y medio de los seguidores ‘más que radicales’. Por supuesto, un efecto que el Presidente no pasa por alto. Entonces, a la reciente consigna la acompaña con un mensaje tranquilizador de triunfo para ahora y para largo. Desde ya anuncia su reelección en 2019 con el juicio: “para una revolución, 20 años son nada”.

A diferencia, hace unos años, Chávez extendía sus respuestas para decir que no gobernaría sino hasta 2012. Con base en su fundamento filosófico directriz –arriba solo mencionado– y con la conexión emocional construida con su imagen casi a diario, el 7 de octubre sacará a flote la proporción real y de territorios existente entre “conciencia-poder popular”, “posición política de inercia con el poder” y “clientelismo-beneficio” que en diversos segmentos y posturas agrupan la “muchedumbre” que Chávez cultiva y mueve para efectos electorales.

En busca del triunfo, en un marco del proceso venezolano, con sus avances de gobierno y poder –sin victoria estratégica o de un “hecho constituyente originario”3 como Cuba (1959) y Nicaragua (1978), ni cultural4– están en plena puja: (Chávez) Revolución/capitalismo de estado en expansión ¿en paso a una nueva etapa?, ciclo; dice el Presidente, versus, (Capriles) Capitalismo con aceptación acomodo o/ violación de la nueva constitución. La referencia o denominación “Revolución-capitalismo de estado”, calza en tanto Venezuela en su estructura económica y de clase es usufructuaria y administra –antes que una industrialización–, la nacionalización de la renta petrolera desde 1976, de su comercio internacional sistémico global, que es funcional con el poder financiero mundial y es partícipe de la contaminación ambiental,5 y que determina un contexto de individualidad y consumo, en el cual, ronda que por la riqueza del subsuelo, con nacer, todo venezolano tiene derecho y puede vivir mejor.

Al respecto de las encuestas, unos cincuenta días atrás, un reconocido revolucionario colombiano de la esfera teórica, política y social, que visitó Venezuela, con invitación e intervenciones en una Universidad y un centro de investigación, preguntó, ¿cuál es la estrategia ante una victoria y cuál ante una derrota?, a varios protagonistas y a un miembro de la dirección nacional del PSUV. Éste argumentó sobre el cariño popular al líder, la decisión de “un millón para defenderlo hasta las últimas consecuencias” y contó que “Chávez tiene ocho puntos de ventaja”. Días después, en conversación con un revolucionario de larga trayectoria y miembro del Comando Nacional del Gran Polo Patriótico, confió que un prestigioso operador a quien contratan las principales firmas encuestadoras dejó saber que “tres cuestionarios diferentes arrojaban ocho puntos de diferencia”.

Bajo el signo de interrogación

Capriles en su campaña llama “a debatir”. Pero no, a debatir sobre la corresponsabilidad de su partido Primero Justicia –similar a la Nueva Fuerza Democrática que hace unos años lideró en Colombia Andrés Pastrana– en el intento de golpe del 11 de abril de 20036, que tuvo un resultado de 19 víctimas fatales y 137 heridos y lesionados y, 66 muertos y 436 lesionados durante los días 13 y 14 de abril7. Tampoco, llama a debatir sobre los intereses de la fracción comercial, importadora, de servicios y banca privada de Venezuela, con voceros y acumulación capitalista en: Fedecámaras, el Grupo Financiero de los 13, el Grupo Polar y los Cisneros. Y mucho menos, debatir sobre las condiciones de los trabajadores de Espectáculos SA. y de Salas de sonido y Visión CA que laboran en la Cadena Cinex, heredera del antiguo Circuito Radonsky que en 1999 hizo fusión con Venefilms/y el grupo Blanco.8

Pero, tras catorce años en el gobierno y liderazgo de Chávez o, al menos diez, luego de la victoria y legitimación popular contra el golpe de abril en 2003 y del directo control, dominio y manejo de la renta petrolera por parte del Presidente, y los enunciados de “Plan” o de “Gestión Bolivariana Socialista”, ineficientes en su ejecución y administración algunos; Capriles en su campaña increpa a Chávez: “¡Vamos a debatir sobre los apagones eléctricos! ¡Vamos a debatir sobre el mantenimiento de la infraestructura! ¡Vamos a debatir sobre los centros de salud en desmejora o cierre! ¡Vamos a debatir sobre la inseguridad! ¡Vamos a debatir sobre la realidad interna de los penales y las demoras procesales! ¡Vamos a debatir sobre el empleo para todos! ¡Vamos a debatir sobre la maratón de promesas repetidas! ¡Vamos a debatir sobre los refugios y la ocupación de hoteles! ¡Vamos a debatir sobre el monto de los salarios! ¡Vamos a debatir sobre el petróleo!, yo los reto”.

Asuntos que quedan en el ambiente y la disputa electoral. Los discursos electorales –titulares y en la banca– solo juegan…

Notas

1Canto a mi mismo, de la sección 51. Walt Whitman. Hojas de Hierba.
2 Diferente al esquema clásico de organización con base en el materialismo dialéctico e histórico que en un comienzo manejó en su juventud y consignó en Un Brazalete Tricolor. Vadell Hermanos. 1992, el presidente Hugo Chávez concibe como motor histórico el enunciado «Caudillo-Ejército-Pueblo La Venezuela del Comandante Chávez» que durante varios años intercambió con el autor Norberto Ceresole. Estudios Hispano árabes. Primera edición, 2000.
3 Concepto de Sieyés, teórico de los enunciados constitucionales de la Revolución Francesa y el poder napoleónico. También con referencia en Henri de Saint-Simon.
4 Gustave Le Bon. La civilización de los árabes. “…Al final, cada pueblo posee una constitución mental tan fija como sus caracteres atómicos, de la que derivan sus sentimientos, sus pensamientos, sus instituciones, sus creencias y su arte.”
5 “Rentismo petrolero” que habilita síntomas de ‘legitimación’ y puesta en marcha de conceptos de estado y gobierno o poder prolongado, o sucesorio con relevos, en algunos casos hereditario, por ejemplo, la monarquía saudita y sus adláteres en países vecinos, Putin-Medvéded, Ahmadineyad, Assad, Hussein (†), Gadafi (†).
6 Diferente a Eisenhower contra Arbenz en Guatemala y de Nixon y Kissinger contra Salvador Allende.
7 Diario Ciudad Caracas. pp.10 y 11, 30 de marzo de 2011.
8 "Contra la corriente". Columna de Ernesto Villegas en el semanario Quinto día, 7 de septiembre 2012.

Recuadro

Cifras con un ayer, hoy y mañana

En la historia, hay unas elecciones que tienen más trascendencia que otras. En su diferencia, marcan episodios o el destino de los pueblos por largos años. Así entre otras, en España, la victoria del 14 de abril de 1931 en las elecciones municipales, botó a Alfonso XIII del trono y fue el cimiento que proclamó la República, conquista que a la postre Franco derrotó. En Guatemala, la victoria del excoronel Jacobo Arbenz con la aprobación de su ley de reforma agraria, originó su derrocamiento en 1954, mediante una invasión desde Honduras bajo la orden de Eisenhower en la Casa Blanca de Washington, el secretario de estado John Foster Dulles y su hermano Allen, director de la CIA. Más reciente, en Chile, no fue en su lógica la resistencia armada que definió la salida de Pinochet, sino un referendo que citó y perdió el dictador en 1988.

 
Publicado enEdición 184
Viernes, 21 Septiembre 2012 06:53

Hacia una industria militar sudamericana

Hacia una industria militar sudamericana
Desde la gira del secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, por la región sudamericana en abril pasado, se han profundizado las tendencias que se insinuaban desde tiempo atrás. El Mercosur impulsado por Brasil se afirma cada vez más como potencia económica, política y militar que necesita disputar el espacio sudamericano con Estados Unidos, que sigue considerando la región como su patio trasero.


Recordemos que Panetta consolidó el papel militar de sus dos principales aliados, Chile y Colombia, y que lanzó una suerte de ultimátum al gobierno de Dilma Rousseff para “transformar radicalmente la relación de Brasil y Estados Unidos en el área de la defensa”. En concreto ofrece cierta transferencia de tecnología a la industria militar brasileña, a cambio de la sumisión geopolítica de la potencia emergente (La Jornada, 18 de mayo de 2012).


En poco más de cuatro meses, la “respuesta” regional en el terreno militar (dejo de lado la contraofensiva que supuso el ingreso de Venezuela al Mercosur ante el golpe contra Fernando Lugo en Paraguay) estuvo centrada en dos ejes: la profundización de las alianzas militares sudamericanas y la potenciación del complejo industrial-militar de Brasil.


En el primer aspecto, lo más destacado fueron las maniobras conjuntas entre los ejércitos de Argentina y Brasil denominadas Operación Guaraní, en la provincia de Misiones, cerca de la estratégica Triple Frontera, entre el 23 y el 29 de junio. Participaron mil 200 militares y 210 vehículos de ambos países, con el objetivo de “estrechar lazos de amistad, confianza y cooperación entre los ejércitos de los países” (Defesanet, 30 de junio de 2012).


Según los analistas se registró un hecho “histórico” como la integración en los mismos pelotones de soldados y oficiales de ambos ejércitos, lo que supone la voluntad de unificarse en el combate. Es el segundo año que se realiza la Operación Guaraní, que en esta edición se destacó por la cantidad de personal y material involucrado.


Para evaluar la magnitud del viraje geopolítico que suponen estos ejercicios militares debe recordarse que hasta la década de 1980 la principal hipótesis de conflicto, en cada uno de los países, era la guerra contra el vecino. Se trata de una hipótesis heredada del colonialismo que enfrentó a las coronas de España y Portugal y que se extendió más de siglo y medio después de las independencias, siendo entusiastamente adoptada por las dictaduras de los años 60 y 70.


A principios de agosto Brasil movilizó 10 mil militares en la operación Agata 5, un megaoperativo de seguridad fronteriza que cubrió 4 mil kilómetros, con especial énfasis en la Triple Frontera. Estas operaciones forman parte del Plan Estratégico de Fronteras, lanzado en junio de 2011 por la presidenta Dilma Rousseff (La Nación, 8 de agosto de 2012).


La segunda cuestión que aleja cada vez más al Mercosur de Washington es el fuerte crecimiento de la industria militar brasileña. Los medios especializados señalan que la industria de defensa de Brasil atraviesa un boom y que los empresarios del sector “están felices” y tienen “la voluntad de invertir y crecer”, siguiendo los dictados de la Estrategia Nacional de Defensa aprobada en 2008 (Defesanet, 24 de agosto de 2012).


La Asociación de Industrias de Materiales de Defensa y Seguridad integra 170 empresas, que proyectan duplicar los 25 mil trabajadores que emplea el sector y prevén aumentar las exportaciones de mil 700 a 4 mil millones de dólares para 2020. Los mercados naturales son los países vecinos, con los cuales están en marcha proyectos militares ambiciosos como el carguero KC-390, destinado a sustituir a los C-130 Hércules estadunidenses, en el que cooperan industrias de Argentina, Chile y Colombia en el diseño hecho por la Embraer de Brasil.


El 24 de agosto el Centro de Comunicaciones y Guerra Electrónica del ejército eligió a Embraer para dar los primeros pasos del sistema para monitorear fronteras (Sisfron), con un presupuesto de 6 mil millones de dólares. A diferencia de lo que sucedía hasta ahora, que los radares eran provistos por la multinacional francesa Thales, ahora todos los equipos serán fabricados en Brasil.


Un amplio informe publicado por O Estado de São Paulo (16 de septiembre de 2012) señala que los seis principales proyectos estratégicos de las fuerzas armadas suponen una inversión de más de 60 mil millones de dólares. Además del Sisfron y del carguero militar, incluyen la modernización de la defensa antiaérea con misiles que alcanzan 300 kilómetros, la fabricación de 2 mil blindados de transporte, inversiones en defensa electrónica y la compra de 120 cazas con transferencia de tecnología.


La marina está construyendo los primeros cuatro submarinos convencionales, de un total de 15, y comenzó el desarrollo del primer submarino nuclear, de un total de seis. La flota contará con dos portaviones nuevos, cuenta con uno antiguo, y 106 naves de combate; una parte de ellas serán construidas en los astilleros brasileños. Además se está relanzando la industria espacial, sector en el que Brasil marcha detrás de Venezuela y Argentina.


El mundo está asistiendo a una acelerada carrera armamentista en el contexto de una profunda remodelación geopolítica. A comienzos de septiembre trascendió la fusión entre la inglesa BAE Systems y la europea EADS, dos de las principales empresas de defensa del mundo, ante la crisis de la primera por la reducción del presupuesto militar de su principal cliente, Estados Unidos. Una Unión Europea cada vez más distante de Washington propone crear un ejército europeo sin Gran Bretaña, y establecer “un mercado único para los proyectos de armamentos” (The Guardian, 18 de septiembre de 2012).


América Latina está muy lejos de garantizar su defensa de forma autónoma y las inversiones en armamento siguen siendo las más bajas del mundo. Algo empezó a cambiar. El crecimiento sostenido de la industria militar brasileña, que va camino a situarse entre las 10 mayores del mundo, está llamado a arrastrar a los demás países de la región.

Publicado enInternacional
A mes y medio de las cruciales elecciones en Estados Unidos –donde se juega la bifurcación entre la aceptación de la multipolaridad geoeconómica (Obama) y el revanchismo militar unipolar (Romney)–, el planeta entero entró a una fase ominosa de agudización de las turbulencias (añejas y nuevas): producto de la crisis multidimensional de la globalización neoliberal financierista y del agravamiento de los rescoldos por la posesión de las islas Diaoyu/Diaoyutai entre Japón y China, susceptible de desencadenar una guerra regional y hasta una tercera guerra mundial.


La viciosa islamofobia de Estados Unidos/Israel, al unísono de Gran Bretaña y los circuitos fascistoides de Europa, no es novedosa y proviene desde los blasfemos Versos satánicos del escritor indobritánico Salman Rushdie (exiliado cómodamente en Nueva York con todos los laureles después de su hazaña “literaria”), hace 24 años, pasando por las caricaturas danesas que satirizan al profeta Mahoma, hasta la quema del Corán por el pastor (sic) Terry Jones en Gainesville, Florida (bastión cubano-sionista), adscrito a una exigua Iglesia cristiana “sin denominación”: Dove (sic) World Outreach Center.


Lo novedoso no es la enésima profanación del profeta Mahoma previamente a las elecciones en Estados Unidos –con el probable propósito avieso de torpedear a Obama para beneficiar a Romney, íntimo del premier israelí Netanyahu–, sino lo impactante del repudio masivo en 30 (¡supersic!) países musulmanes que desembocó en incendios a oficinas e intereses de Estados Unidos y al asesinato reprobable de cuatro diplomáticos en Bengasi (Libia) cuya autoría real –aunque reivindicada por Al Qaeda– empieza a ser desenmascarada.


Ironía del destino: el asesinado embajador Chris Stevens fue uno de los cerebros de la invasión a Libia desde Bengasi y había contado para derrocar a Kadafi con el apoyo de yihadistas de Al Qaeda, quienes han instaurado en las penumbras el “califato de Cirenaica”, con tácito soporte de la CIA (para otra agenda de desestabilización meta-medio/oriental).


El video sacrílego surge después de dos cumbres exitosas: 1) la Organización de Cooperación Islámica (OIC, por sus siglas en inglés), de 57 países y mil 300 millones de feligreses, con un asombroso PIB de casi 8 billones de dólares, que lo coloca en tercer lugar en el ranking global, detrás de Europa y Estados Unidos, y antes de China e India (que ya desplazó a Japón del quinto sitio), y 2) el Movimiento de los No Alineados, de 120 países (de 193 de la ONU), en Teherán: 55 por ciento de la población mundial, que aisló de facto a Israel y a Estados Unidos (en ese orden).


Entre varias teorías, propuse en diversos medios que las manifestaciones en Bengasi pudieron haber servido como cortina de humo para una probable venganza de la guerrilla kadafista, que se hubo cobrado la afrenta de la sodomización (Vlady Putin dixit) de su líder por agentes de Estados Unidos en suelo invadido.


El filme sacrílego de autoría mutante de California, sede de la industria cinematográfica propagandística mezclada de pornovideos de Hollywood –supremo poder del lavado de los cerebros valetudinarios a escala global, que los portales islámicos atribuyen bajo “control de israelíes” (radioislam.org/ islam/english/toread/hollyjew.htm)–, fue la gota que derramó el vaso de las permanentes políticas islamofóbicas que promueven Estados Unidos e Israel, cuando el Islam ha sido absurdamente adulterado como “religión de terroristas”.


La secuencia cronológica arroja mucha luz antes, durante y después del “aniversario 11” del 11 de septiembre. Un día antes: las jeremiadas de Netanyahu contra Obama por la ausencia de “líneas rojas” en el contencioso nuclear iraní, que se rehusaron a trazar el Pentágono y el Departamento de Estado. Mismo día 11: exposición del video sacrílego en un talk show egipcio y la consecuente explosividad multitudinaria en África del norte, para expandirse al otro día a 30 países.


Son momentos cuando la primera víctima es la verdad y su “realidad” es sustituida por percepciones y sospechas atávicas. Al principio, The Times of Israel señaló la autoría de un “inversionista inmobiliario israelí-estadunidense” Sam Bacile (que luego resultó apócrifo y trasmutado en “copto” cristiano egipcio), financiado por “100 judíos” (lo cual coloqué en mi tuit a medianoche). Las rectificaciones llegaron tarde, cuando el daño estaba consumado y aún existen sectores islámicos que no han modificado la versión original.


En paralelo a The Atlantic (11/9/12), Ismail Salami, experto en Shakespeare (Press Tv, 14/9/12), cita que detrás de la vulgar película Inocencia de los musulmanes se encuentra el pastor Terry Jones: “agente entrenado por el Mossad (¡supersic!) con la tarea de impulsar una agenda peligrosa en el mundo musulmán. En 2011 quemó ejemplares del sagrado Corán y colocó el video en Internet que provocó una muy fuerte reacción, que llevó a la muerte de nueve personas”.


Justin Raimondo (antiwar.com, 14/9/12) aduce una operación “sionista” para beneficiar a Romney y dañar a Obama.


Taleb a-Sanaa, miembro “árabe” del Knesset (Parlamento israelí), acusó a los “elementos sionistas” de fomentar la islamofobia (The Times of Israel, 17/9/12).


Thierry Meyssan, director de Réseau Voltaire (17/9/12), inculpó a “agentes israelíes (sic)” de “haber manipulado a las masas de Bengasi” para “impedir que Estados Unidos se aleje del dominio sionista”.


Webster Tarpley desmenuza la red que, a su juicio, está detrás de la película con el fin de sabotear la relección de Obama: la “mafia de los mormones” (religión de Romney y Brent Scowcroft, aliado de Kissinger) en la CIA/el partido Likud de Netanyahu/los neoconservadores straussianos/Google, etcétera (Press TV, 16/9/12). ¡Uf !


Kurt Nimmo agrega a dos islamofóbicos profesionales que circulan libremente: Pamela Geller y Robert Spencer (Infowars, 17/9/12). La madeja apenas se desenmaraña.


El video sacrílego confeccionado en California consiguió conectar la mal llamada primavera árabe (que entró en su fase invernal) y su despertar islámico con la furia musulmana, cuyas consecuencias no derivarán en una tercera guerra mundial (situación que se pudiera generar con el “cambio de régimen” por EU/OTAN en Siria e Irán, lo cual provocaría letalmente al RIC: Rusia, India y China), pero que desnudan el fracaso colosal de toda la política árabe e islámica de Estados Unidos, que quedó hecha añicos debido a su secuestro por el lobby israelí (ver libro El lobby israelí y la política exterior de EU, de los politólogos consagrados John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt).


Por azares del destino, la visita del papa Benedicto XVI a Líbano –programada con antelación para apuntalar a los cristianos de Medio Oriente: los grandes perdedores de la “geopolítica” de los paganos hipermaterialistas de “Occidente”– se escenificó durante el paroxismo de la furia islámica y fue recibido con entusiasmo por las jóvenes adolescentes del Hezbolá chiíta vestidas con su “chador”, donde pregonó el diálogo de la civilizaciones en el simbólico microcosmos de los cedros milenarios.


El mundo católico, la mayor denominación de cristianos, se desmarca de la agenda superbélica del choque de civilizaciones y su guerra permanente contra el Islam y la mayoría de los indomables del planeta.


alfredojalife.com

[email protected]

Publicado enInternacional
Miércoles, 19 Septiembre 2012 06:28

España se inquieta por otro Franco

España se inquieta por otro Franco
España dejó entrever que la intervención de Paraguay en la XXII Cumbre Iberoamericana de presidentes, programada para noviembre en Cádiz, todavía está por verse. El gobernante Partido Popular sostuvo ayer que es prematuro e inapropiado especular sobre la participación del país latinoamericano en ese evento. Mediante un comunicado, la embajada en Asunción informó, por su parte, que “la participación de Paraguay en dicha cumbre será objeto de las conversaciones” que el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, mantendrá con el mandatario de Paraguay, Federico Franco, la próxima semana en Nueva York. El canciller paraguayo, Félix Fernández Estigarribia, dijo ayer a la radioemisora Primero de Marzo que el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, le transmitió la inquietud de su gobierno sobre la presencia de Paraguay en dicha cumbre.


“Gracia me dijo que muchas veces la importancia de una cumbre no se mide por los resultados, sino por los asistentes”, relató el canciller Fernández Estigarribia, en alusión a que una presencia de Franco pudiera motivar la ausencia de otros presidentes de la región. Coincidiendo con expresiones del ministro paraguayo, la representación diplomática española afirmó que en su reciente visita a Asunción, Gracia abordó numerosos aspectos de “la extensa y fructífera agenda bilateral”, así como el estado de preparación de la Cumbre Iberoamericana. Los días 12 y 13 de este mes, Gracia estuvo en Asunción, “en el marco de las excelentes relaciones que ambos países mantienen y en todo momento tuvo un carácter público”, aclaró la Embajada de España en un comunicado.


Es sabido que los mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los presidentes del Mercado Común del Sur (Mercosur) manifestaron con contundencia su rechazo al golpe de Estado institucional que sufrió el ex presidente Fernando Lugo. De hecho, Paraguay está suspendido de ambos bloques regionales desde fines de junio pasado. Según trascendió en la prensa local, el gobierno español habría intentado disuadir al sucesor de Lugo, Federico Franco, de asistir a la cumbre, ya que su presencia sería resistida por varios países de la región. Gracia le habría pedido al presidente que no asista a la cumbre, de acuerdo con reportes de diarios paraguayos y la agencia Prensa Latina. Según la información, anticipada también por El País, de Madrid, pero no confirmada por ninguna fuente oficial, la presencia de Gracia en Paraguay se trató con el mayor hermetismo. “La visita del ministro español fue para tratar los temas de la agenda bilateral, entre los que se encontraba la realización de la cumbre en Cádiz”, dijo Fernández Estigarribia.


El asunto preocupa desde hace un tiempo del otro lado del océano. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, José Manuel García-Margallo, adelantó a mediados de julio que no sería bueno que Paraguay asista a la cumbre debido a la compleja situación política en ese país. “Si la situación no mejora, es probable que Paraguay no pueda asistir a la cumbre de Cádiz; es una situación que creo que es mejor para Paraguay, mejor para España, como país organizador, y mejor para el conjunto de países que vamos a asistir”, dijo García-Margallo en una rueda de prensa realizada en Lima, Perú.

Publicado enInternacional