Comunicado de Ecuador frente a las amenazas de Reino Unido de asaltar nuestra Embajada en Londres
El Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración informa que esta mañana la Embajada del Reino Unido ha entregado una Ayuda Memoria en la cual directamente amenaza al Gobierno del Ecuador con tomar acciones para arrestar al señor Julián Assange en las instalaciones de la Embajada del Ecuador en Londres, decisión que el Gobierno británico pretende respaldar en una norma de carácter interno como es la Ley de Instalaciones Diplomáticas y Consulares de 1987.
 
Para el Gobierno del Ecuador la posición que ha asumido el Gobierno británico es inadmisible tanto desde el punto de vista político como jurídico, ya que la misma constituye un acto hostil e inamistoso por parte de un Estado con el cual el Ecuador mantiene tradicionales relaciones de amistad y cooperación, por lo cual el diálogo y la concertación entre los dos países ha sido siempre la manera de desarrollar dichas relaciones y resolver las diferencias mutuas, en un plano de igualdad jurídica, soberanía y respeto mutuo.
 
El Gobierno del Ecuador desea expresar a la opinión pública que la actitud británica constituye una violación de expresas normas del derecho internacional que obligan a los Estados a solucionar sus diferencias apelando a los medios de solución de conflictos previstos en el derecho internacional y que consideran que los locales de las misiones diplomáticas son inviolables de manera que sin la autorización expresa del jefe de Misión ninguna autoridad del Estado receptor puede irrumpir en los mismos, sin cometer una gravísima violación de expresas obligaciones internacionales consignadas en tratados que rigen las relaciones entre naciones civilizadas, pues, esta conducta es incompatible con los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y que, por tanto, afecta a los derechos e intereses de la comunidad internacional en su conjunto, la cual condena el voluntarismo y la imposición como formas de conducirse en las relaciones internacionales.
 
El ingreso no autorizado de cualquier autoridad británica al recinto de la Embajada del Ecuador sería una violación flagrante del artículo 22 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, así como del Artículo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas que prohíbe expresamente a los Estados el uso de la fuerza y la amenaza del uso de la fuerza, así como de los principios consagrados en el derecho internacional, como es el caso de la no injerencia; el respeto a la soberanía y el de fiel cumplimiento de los tratados internacionales.
 
La Cancillería considera pertinente reiterar que los locales de las misiones diplomáticas gozan de inmunidades reconocidas ampliamente por la comunidad internacional. Por tanto, y según un principio de humanidad que incide en todo el derecho internacional moderno, en ningún caso es lícito penetrar en el local de la Embajada para arrestar a un refugiado político.
El asilo diplomático es una excepción a las inmunidades generalmente reconocidas al edificio de la misión diplomática y a los agentes diplomáticos, en cuanto se refiere a sus funciones, y tal excepcionalidad no se interrumpe cuando se trata del ingreso en el local de la misión diplomática de quienes buscan asilo por motivos políticos, de manera que, de un modo inequívoco, en tales circunstancias prevalece el principio humanitario, inclusive por encima de las leyes, pues, el asilado debe ser acogido y la sede diplomática respetada por el Estado territorial, aún si no hubiese convención alguna que amparara tal derecho y regulara esta situación.
 
El Gobierno del Ecuador se encuentra estudiando un pedido de asilo, y para eso ha llevado adelante conversaciones diplomáticas con los Gobiernos de Reino Unido y de Suecia.
 
Sin embargo, hoy hemos recibido, por parte del Reino Unido, la amenaza expresa y por escrito de que podría asaltar nuestra Embajada en Londres si el Ecuador no entrega a Julian Assange.
 
Ante esto, el Ecuador, como un Estado de derechos y justicia, democrático y pacífico, manifiesta lo siguiente:
 
1.Que el Ecuador rechaza en los términos más enérgicos la amenaza explícita de la comunicación oficial británica;
2.Que una amenaza de estas características es impropia de un país democrático, civilizado y respetuoso del Derecho, y no puede ni debe volver a repetirse. En caso de que dicha conducta persista, el Ecuador tomará las medidas de respuesta adecuadas de acuerdo al Derecho Internacional;
3.Que la medida anunciada en la comunicación oficial británica, si se concretase, será interpretada por el Ecuador como un acto inamistoso, hostil e intolerable y, además, como un atentado a nuestra soberanía, que nos obligaría a responder con la mayor contundencia diplomática;
4.Que tal acción supondría un flagrante irrespeto de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, así como de las normas de Derecho Internacional Público de los pasados cuatro siglos;
5.Que la misma constituiría un peligrosísimo precedente, porque abriría la puerta a la violación de un espacio declarado inviolable, como lo es todo local de representación diplomática de cualquier país del mundo;
6.Frente a una situación que afecta al conjunto de Estados americanos, el Gobierno del Ecuador solicitará inmediatamente la convocatoria del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de UNASUR, y solicitará al Secretario General de la OEA la convocatoria a una Asamblea General Extraordinaria, eventos de los que esperamos una respuesta común ante esta amenaza a un Estado americano;
7.Que la protección que el Ecuador brinda al señor Assange se lleva a cabo en base a principios universales, y al respeto a los Derechos Humanos y que, por tanto, ninguna amenaza o acción de fuerza unilateral puede hacer que nuestro país renuncie a estos principios. 
 
COMUNICADO No. 041
 
Publicado enInternacional
Capitalismo y apartheid mundial: desde Palestina al mundo entero
El matrimonio entre el capitalismo y el proyecto imperial, racista y violento de los poderosos del mundo- el cual se implementa aquí en Palestina por el régimen apartheid israelí-, es el mismo proyecto que está en marcha en diferentes regiones alrededor del mundo. Es un proyecto dirigido y financiado por una sociedad global  de corporaciones, empresas y políticos, quienes se lucran con el sufrimiento y la opresión de los pueblos marginados.

Compañías israelíes de vigilancia, como *Elbeit*, uno de los dos principales proveedores de sistemas electrónicos de detección a lo largo del Muro Apartheid israelí, obtuvo contrato para proveer este tipo de sistemas para el muro entre EEUU y México. La ilegitimidad del Muro Apartheid en EEUU-México- cómplice en la violación del derecho a la vida de los migrantes del Sur quienes huyendo de la mirada represiva de esta construcción monstruosa y violenta arriesgan sus vidas en el desierto, miles de ellos muriendo cada año-, todavía no es aceptada a nivel internacional. Un norteamericano jamás se preguntaría si su vida está en riesgo, pues atraviesa libremente el muro sin mucha inconveniencia.

Elbeit también es responsable por la construcción de aviones teledirigidos, usados por el ejército israelí en Gaza y Cisjordania, aviones también usados para patrullar la frontera México-EEUU. En el 2008 Elbeit ganó un contrato de $22.5 millones con la fuerza aérea mexicana, y un contrato de 44.5 millones de euros  con el ejército británico para suministrar su tecnología de vigilancia en Afganistán. En otras palabras, Elbeit se está enriqueciendo con la criminalización de los pueblos del Sur Global.

*Motorola*, por ejemplo, empresa global de telecomunicaciones y tecnología, provee sistemas de vigilancia en decenas de asentamientos israelíes, que son ilegales bajo el derecho internacional. Culpable del mismo crimen es la compañía de tecnología *HP*, la cual provee los mecanismos de identificación y de control en los retenes militares a lo largo del Muro Apartheid, también proveyendo equipo y servicios a las fuerzas militares israelíes. Increíblemente Motorola y HP continúan capitalizándose con impunidad.

Contratos similares tienen las firmas *ADS* y *Magna BSP*, compañías israelíes, con el gobierno mexicano  y también con empresas militares estadounidenses.  El ejército israelí se entrena en EEUU en detección de túneles fronterizos. Las relaciones con la industria de vigilancia fronteriza de EEUU son bastante estrechas.

La industria militar estadounidense es culpable de armar a los gobiernos militaristas alrededor del mundo, como sucede en Colombia.  El Plan Colombia, una política colombo-estadounidense para combatir la infame ‘guerra contra el terrorismo y el narcotráfico’, causante de 5 millones de desplazados y miles de muertos, es principalmente financiado por EEUU, al igual que en México donde más de 50.000 personas han muerto en estos últimos años por estas políticas que generan violencia contra la ciudadanía. Estas políticas impuestas por el Norte y financiadas por sus señores capitalistas criminalizan y asesinan a los ciudadanos del Sur.

Similar es el convenio corporativo-militar entre Israel y Colombia, pues desde hace 20 años Israel es uno de los países que más suministra a Colombia junto con EEUU.  La empresa de inteligencia militar, *Global CST*, propiedad de un ex-general israelí tiene contratos de $10 millones de dólares en Colombia. No es mera coincidencia la interconectividad entre estos sistemas corporo-militaristas que, a punta de sangre inocente, dibujan sus fronteras, crean sus leyes y extraen sus ganancias.

También están involucradas las empresas de agua, como *Eden Springs*, compañía que hace ganancias del agua extraída de tierras confiscadas palestinas y sirias, agua que se vende en el continente europeo. El *Grupo Mehadrin* es la empresa agrícola israelí más grande que exporta cultivos a Europa, cultivos que usan grandes toneladas de agua para su producción masiva, proveyendo de agua a campesinos israelíes y millones de metros cúbicos de agua potable para el consumo domestico en Israel de los más de 19 pozos que controla.

*Merekot* es otra empresa que ha violado los derechos del agua desde 1950, expropiándose de toda la infraestructura de agua en Palestina. Ésta corta constantemente el suplemento de agua a aldeas palestinas y en cambio abastece de agua a los asentamientos ilegales. Todo esto mientras al pueblo palestino se les niega el derecho al agua, pues la mayoría de palestinos solo consumen 50 de los 100 litros diarios recomendados por la Organización Mundial de Salud. Ciudadanos israelíes, al contrario, consumen 300 litros de agua diarios en promedio.

------------

Estos son tan solo algunos ejemplos que demuestran la imposibilidad de separar el capitalismo global de los sistemas violentos, imperialistas, y racistas que rigen en muchas regiones del mundo: sistemas que hacen parte de un sistema global apartheid e imperial. Estas empresas llegan a tener más derechos que los ciudadanos comunes pues para ellas las fronteras no existen en este mundo globalizado. Pueden explotar los recursos naturales en cualquier parte del mundo, pueden enriquecerse mientras asesinan a los pueblos del Sur Global sin temor a ser juzgados por la ley, pues todo lo hacen “legítimamente”; las leyes inhumanas del sistema capitalista son fielmente obedecidas por los poderosos.

Este sistema político, económico e ideológico se sostiene no gracias a sus políticas “democráticas y justas”- lema con el que este proyecto se vende al mundo-, sino que es sostenido ilegítimamente mediante la violación de los derechos humanos, la criminalización de los pobres del Sur Global, y la destrucción de la Madre Tierra en cada esquina del globo terráqueo con el único fin del enriquecimiento.



Publicado enInternacional
Miércoles, 15 Agosto 2012 08:14

Israel exporta su guerra a América Latina (I)

Israel exporta su guerra a América Latina (I)
En la ofensiva sionista contra los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y el Mercosur (a más de su presencia abierta o solapada en la Alianza del Pacífico –Colombia, Chile, Perú, México y los de América Central–, sobresalen varios hechos interconectados, a saber:

2005. Brasil (mayo): Cumbre árabe-sudamericana, convocada por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva. En Brasilia, los líderes sudamericanos y árabes piden reformas a la carta de la ONU, critican a los países ricos y a Israel, y dan su apoyo a los derechos de Palestina.

2006. Venezuela/Bolivia (enero): tras la llamada “segunda guerra del Líbano”, ambos países rompen relaciones con Israel. Por su lado, Costa Rica y El Salvador (firmes aliados del Estado sionista) mudan sus embajadas de Jerusalén a Tel Aviv, donde están ubicadas todas las representaciones latinoamericanas.

2007. Chile (marzo): visita de la funcionaria Dorit Shavit, jefa de la División para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores, para coordinar con el gobierno de Michelle Bachelet (en el marco de la oposición de Israel al retorno de los refugiados) la radicación de un centenar de palestinos de Irak en el país cordillerano.

2008. Colombia (agosto): undécimo Encuentro de Dirigentes y Comunidades Judías Latinoamericanas y del Caribe en Cartagena, donde se divulga el infundio de que la organización libanesa Hezbolá “usa indígenas para penetrar en América Latina”.

Simultáneamente, en Caracas, el presidente Hugo Chávez atiende a una delegación del Congreso Judío Mundial (AJC, por sus siglas en inglés), encabezada por Ronald S. Lauder.

Buenos Aires (diciembre): la delegación del AJC es recibida por el presidente Néstor Kirchner, lleva el propósito de cerrar las investigaciones del caso AMIA (1994), y celebrar en lo oscurito un acuerdo similar al caso Lockerbie (1988). Kirchner se niega.

2009. Venezuela (enero): a raíz del genocidio en Gaza, el gobierno de la revolución bolivariana rompe por segunda vez sus relaciones diplomáticas y comerciales con Tel Aviv. Chávez califica a Israel de “Estado que practica el genocidio y persigue inhumanamente a los palestinos”.

Días después (30 de enero), la sinagoga de Maripérez, en Caracas, es saqueada por desconocidos. En tanto, el gobernador Henrique Capriles Radonsky contrata fuerzas de seguridad israelíes para entrenar a la policía del estado de Miranda. Y en Miami, el vicedirector del AJC, Juan Dircie, ataca a Chávez en un acto de judíos venezolanos que exclaman: “queremos quedarnos a vivir en Venezuela”.

De visita en Argentina, Dircie declara que el presidente Hugo Chávez manifiesta “antisemitismo a ultranza” y que en Venezuela se espera “un atentado como el ocurrido en Buenos Aires (1994), y hasta que el gobierno lo propicie directamente”.

Tegucigalpa (mayo): en la cumbre de presidentes de la OEA de San Pedro Sula, el “observador” israelí Dani Ayalon (viceministro de Relaciones Exteriores) niega su autoría en el informe que circula entre las delegaciones. El documento afirma que Venezuela y Bolivia venden uranio para el programa nuclear de Irán.

En los días siguientes, varios ministros del gabinete de Benjamín Netanyahu, son recibidos por los gobiernos de Panamá, Costa Rica y Honduras. A finales de septiembre, tras el golpe que derrocó al presidente Manuel Zelaya, trasciende que la embajada de Israel en la capital hondureña fue el escenario de un intenso movimiento diplomático con representantes de la oposición.

Por su parte, Andrés Pavón, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, denuncia que el presidente fantoche, Roberto Micheletti, contrató especialistas privados israelitas para asesorar a las fuerzas armadas en técnicas de represión y en la actitud que deben asumir contra los manifestantes.

Brasil/Argentina/Perú/Colombia (julio y noviembre): sendas visitas del ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, y el presidente de Israel, Shimon Peres. En Colombia, Peres asegura: “Chávez pronto desaparecerá”.
2010. Nicaragua/Ecuador (junio): el gobierno sandinista condena el ataque del Ejército israelí a la “flotilla de paz” que llevaba ayuda humanitaria a la población de Gaza y rompe relaciones con el estado sionista. Por igual motivo, el presidente Rafael Correa llama a consultas a su embajador en Tel Aviv.

En agosto, dos senadores del lobby anticubano (Bob Menéndez, de Nueva Jersey, y Marco Rubio, de Florida) envían sendas cartas a los gobiernos de Colombia, Panamá y Costa Rica, pidiéndoles que se opongan en la ONU al reconocimiento de un Estado palestino.

En diciembre, los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) reconocen a Palestina como un Estado libre e independiente.

2011. Buenos Aires (noviembre): primer encuentro mundial de organizaciones sionistas convocado fuera de Israel. Asisten el viceprimer ministro Dan Medidor, Keren Kayemet Leisrael (Fondo Nacional Judío) y 250 delegados de Estados Unidos, Europa, Israel, Australia y Argentina (ver mi artículo de la semana pasada, “De sionistas y judíos”, La Jornada, 8/8/12).

Publicado enInternacional
Miércoles, 15 Agosto 2012 08:08

Westfalia mediática

Westfalia mediática
Hace veinte años el mundo era uno solo. La Historia había terminado gracias a la fisión nuclear Fukuyama. La televisión global única bombardeaba guerras sin sangre que para muchos no habían tenido lugar. CNN era el espejismo de los hechos –con hache de Hollywoood–. Lo que decía mostrando era verdad –con ve de victoria–. Las academias estudiaban el “efecto CNN” sobre las relaciones exteriores del hegemón global y sobre las opiniones del votante estadounidense acerca de un mundo lejano que creía (y quería) dominar. Pero la Historia siempre vuelve. Y hoy entramos en una nueva Westfalia que tiene su propia dimensión mediática, esta vez global, cada vez con más actores.
Existe a nivel planetario una lucha soberano-mediática: hay organizaciones periodísticas nuevas que “militan” por causas geopolíticas nacionales. No está claro si existe algún “independiente”.

Primero fue el mundo árabe. El atentado del 11 de septiembre abrió el siglo XXI con una imagen total y transparente que al mismo tiempo obturaba la razón por emoción visual violenta. Al Jazeera, menos con su creación en 1996 que con su surgimiento como actor global durante las guerras post 11-S, es en parte resultado comunicacional de la trinchera mediática planetaria hacia la que Occidente empujó al mundo árabe. Una vez fuera del no man’s land, Al Jazeera lanzó su canal angloparlante y se posicionó como un actor de estatura mundial en el campo del periodismo audiovisual: 65 equipos periodísticos en todo el mundo alrededor del globo y alcance a más de 100 países.
La academia occidental, entonces, comenzó a hablar de “el efecto Al Jazeera”. De repente la aldea global se había convertido en una guerra de aldeas.

Esa guerra se ha intensificado e incorporado a nuevos actores del concierto de naciones que componen la nueva Westfalia del siglo XXI. El periodismo y la comunicación constituyen terrenos de batalla claves para la disputa geopolítica y ninguno de los jugadores quiere quedarse rezagado. La puesta en cuestión del dominio establecido por las cadenas de Estados Unidos y Europa implica también una revisión de la noción de periodismo tal como lo conocemos en la modernidad occidental. Liu Ge, la editora jefe de China Central Television, CCTV, dijo hace poco en una entrevista con el Columbia Journalism Review (http://www.cjr.org/feature/ sino_the_times.php?page=all ): “Occidente cree que las malas noticias son siempre buenas noticias. En China creemos que hay que equilibrar las noticias con la responsabilidad social con el objetivo de no provocar tensiones en nuestras sociedades”.
CCTV es una empresa del Estado capital-comunista chino y Liu es miembro del PCCh. Hace dos años, el gobierno chino invirtió 8,7 mil millones de dólares para “trabajo de publicidad exterior”. Con parte de ese efectivo, CCTV lanzó un canal global en inglés y la agencia de noticias china Xinhua se expandió rápidamente a 107 países, con más de 10.000 empleados en todo el mundo.

“Ninguna organización mediática carece de agenda”, sigue Liu. “Ni la BBC ni CNN afectarían los intereses nacionales. No esperen que CCTV vaya en contra de los intereses chinos.”

Un cuarto actor global proveniente de Rusia completa la Westfalia periodística planetaria. Russia Today o RT, según su branding, tiene como misión “mostrar una perspectiva del mundo desde Rusia”. Financiada por el Kremlin, RT llega a 200 millones de personas en los cinco continentes. Los críticos dicen que su militancia es lindera con la propaganda: militante total. RT se fundó en 2005, el mismo año en el que nació la pan-latinoamericana Telesur, impulsada por Caracas y con apoyo de otros países de la región, entre ellos Argentina. Este año, RT puso al aire una serie de entrevistas conducidas por el enfant terrible del establishment occidental: Julian Assange.

Hace unos meses, Hillary Clinton le dijo a una comisión del Senado estadounidense que el mundo estaba inmerso en una “guerra informativa”. Y Estados Unidos, agregó, la está perdiendo. Hillary mencionó a Al Jazeera, CCTV y RT como los ganadores del momento. Si la superestructura comunicacional fuese reflejo de la estructura de poder del mundo, Occidente estaría en rápida declinación. ¿Lo está? Los nuevos actores periodísticos globales, en definitiva, se esfuerzan por hablarle al mundo en inglés, al menos por ahora. Todavía está por verse si en la nueva Westfalia global, el periodismo liberal de Occidente, los “independientes”, sobrevivirá al avance de los bárbaros “militantes”, esos que creen que el Estado no es el principio de todos los males del mundo.


Por Marcelo J. García (@mjotagarcia), coordinador del Departamento de Comunicación de la Sociedad Internacional para el Desarrollo, Capítulo Buenos Aires (www.sidbaires.org.ar).

Publicado enInternacional
Fue en la década de los últimos ochenta cuando el gobierno de EEUU empezó a canalizar ayuda hacia los rebeldes muyahaidines en Afganistán como parte de una guerra por poderes de EEUU contra la URSS. Se les presentaba, en las mentes de los dirigentes de la Guerra Fría estadounidenses, una rara oportunidad de sangrar a los soviéticos, de darles una oportunidad para que saborearan la clase de derrota que los vietnamitas, con ayuda soviética, habían infligido a Washington una década antes. En 1989, tras años de sangrientos combates, el Ejército Rojo salió renqueando y derrotado de Afganistán. EEUU viene combatiendo a sus antiguos apoderados afganos y progenie desde finales de 2001. Ahora, tras años de sangrientos combates, parece que EEUU está contemplando retirar el grueso de sus fuerzas y utilizar una vez más una serie de subrogados para asegurar sus intereses allí. (La subrogación es término empleado en Derecho relacionado con la delegación o reemplazo de obligaciones hacia otros, es un tipo de sucesión. Se trata de un negocio jurídico mediante el cual una persona sustituye a otra en una obligación. NR)

 
Desde Asia y África hasta Oriente Medio y las Américas, la administración Obama se decanta cada vez más por un tipo de guerra multifacética y de mínima presencia. Se acabaron ya, al menos por el momento, los días de las invasiones a escala total en el continente euroasiático. En su lugar, Washington está ahora planeando confiar más ampliamente en los ataques con los aviones no tripulados y en las fuerzas de operaciones especiales para combatir de forma barata a los dispersos enemigos globales. El aspecto fundamental de esta nueva forma de guerra estadounidense es la externalización de las labores de combate, de las que se encargarán sus apoderados locales por todo el mundo.

 
Aunque EEUU está ya actualmente implicado en una guerra abierta por poderes, apoyando a una fuerza africana integrada por varias naciones para que combata a los militantes islamistas en Somalia, está sentando las bases para utilizar de forma amplia fuerzas que les sustituyan en el futuro, entrenando a soldados “nativos” para que lleven a cabo las misiones, incluyendo aquellas que implican una guerra abierta. Con todo esto en mente y bajo los auspicios del Pentágono y del Departamento de Estado, el personal del ejército estadounidense está ahora participando de forma casi constante por todo el mundo en ejercicios conjuntos y misiones de entrenamiento con el objetivo de fomentar alianzas, crear coaliciones y disponer de fuerzas sustitutas que apoyen los objetivos de la seguridad nacional estadounidense.

 
Aunque utilizan métodos ligeramente diferentes dependiendo de la región de que se trate, la estrategia básica es global: EEUU entrenará, equipará y asesorará a fuerzas indígenas -por lo general de naciones pobres y subdesarrolladas- para que combatan (y mueran) cuando EEUU no quiera hacerlo. En tal proceso se contará con una fuerza estadounidense, tan pequeña como sea posible, incluyendo operativos de las fuerzas especiales y apoyo aéreo, para que ayuden a esos subrogados. Al igual que en el caso de los aviones no tripulados, la guerra por poderes parece ofrecer una solución fácil a problemas complejos. Pero como muestran los treinta años de debacle de Washington en Afganistán, los costes finales pueden ser inimaginables o inimaginablemente altos.
 
Empecemos por el propio Afganistán. Durante más de una década, EEUU y sus socios de coalición han estado entrenando fuerzas afganas de seguridad en la esperanza de que asumieran la guerra allí para defender los intereses estadounidenses y de sus aliados mientras retiraban a la fuerza internacional comandada por EEUU. Sin embargo, a pesar de un gasto de casi 50.000 millones de dólares para ponerlas velozmente en marcha, el Ejército Nacional Afgano y otras fuerzas de seguridad han ido frustrando , año tras año, todas y cada una de las expectativas.

 
Una de las variantes del plan estadounidense, de la que se ha hablado muy poco, ha sido un ejército por poderes controlado por la CIA. Durante años, la Agencia ha entrenado y utilizado seis milicias clandestinas que actúan cerca de las ciudades de Kandahar, Kabul y Jalalabad, así como en las provincias de Khost, Kunar y Paktika. Al trabajar con las Fuerzas Especiales de EEUU y estar controlados por los estadounidenses, estos “Equipos Contraterroristas de Persecución” actúan evidentemente al margen de cualquier supervisión del gobierno afgano y se sabe bien que han realizado incursiones transfronterizas en Pakistán, ofreciendo a sus patronos estadounidenses uno de los beneficios clásicos de la guerra por poderes: la negación plausible.

 
Este esfuerzo clandestino ha ido también complementado por la creación de una fuerza de seguridad indígena masiva y convencional. Aunque oficialmente bajo control del gobierno afgano, estas fuerzas policiales y militares dependen casi completamente del apoyo financiero de EEUU y los gobiernos aliados hasta casi para poder existir.

 
En la actualidad, oficialmente, las fuerzas nacionales afganas de seguridad se componen de más de 343.000 efectivos, pero solo el 7% de las unidades de su ejército y el 9% de las unidades policiales alcanzan un nivel alto de eficacia. En cambio, después de más de una década de ayuda occidental a gran escala, el 95% de sus reclutas siguen siendo analfabetos funcionales .
 
No resulta sorprendente que toda esa fuerza masiva, entrenada por contratistas privados exageradamente retribuidos, por los ejércitos europeos occidentales y estadounidense, y apoyada por los avanzados sistemas de armamento de EEUU y las fuerzas de la coalición, haya sido incapaz de acabar con una variopinta insurgencia apenas armada, de tamaño modesto y menos que popular. Una de las pocas tareas en que esta fuerza por poderes parece tener gran habilidad es en disparar contra las fuerzas aliadas y estadounidenses, muy a menudo contra sus propios entrenadores, en ataques cada vez más comunes de “ verde sobre azul “.

 
Para colmo de males, esta fuerza de matar de la coalición de tan pobre desempeño resulta muy costosa . Comprados y pagados por EEUU y su coalición de socios, cuesta mantenerla cada año entre 10.000 y 12.000 millones de dólares en un país cuyo PIB es de tan solo 18.000 millones . A largo plazo, una situación así es insostenible.

 
De regreso al futuro

 
Utilizar suplentes extranjeros no es nada nuevo. Desde los tiempos antiguos, los imperios y las naciones-estado han utilizado tropas extranjeras y fuerzas indígenas para emprender la guerra o les han apoyado cuando se ajustaban a sus objetivos políticos. En los siglos XIX y XX, la táctica devino de rigueur para potencias coloniales como la francesa, que utilizó fuerzas senegalesas, marroquíes y de otros países africanos en Indochina y en más lugares, y la británica, que utilizó gurkas nepaleses para emprender contrainsurgencias en lugares que fueron desde Iraq y Malasia a Borneo.

 
Para cuando EEUU empezó a apoyar a los muyahaidines en Afganistán, había ya experiencias importantes de la guerra por poderes y sus peligros. Tras la II Guerra Mundial, EEUU adoptó ansiosamente sustitutos extranjeros, por lo general en países pobres y subdesarrollados, en nombre de la Guerra Fría. Esos esfuerzos incluyeron el intento de derrocar a Fidel Castro a través de una fuerza de apoderados cubanos que se estrelló e incendió en Bahía de Cochinos; la creación de un ejército Hmong en Laos que finalmente perdió allí ante las fuerzas comunistas y la financiación de una guerra francesa en Vietnam que fracasó en 1954, creando después un ejército masivo en Vietnam del Sur, que fue aplastado en 1975, por nombrar tan solo unos cuantos intentos fallidos.

 
Un fracaso más reciente de subrogados se produjo en Iraq. Durante años tras la invasión de 2003, los responsables políticos estadounidenses estuvieron recitando un mantra estándar: “Cuando los iraquíes sean capaces de valerse por sí mismos, nos retiraremos”. El pasado año, esos iraquíes básicamente les echaron.
 

Entre 2003 y 2011, EEUU bombeó decenas de miles de millones de dólares en la “reconstrucción” del país, de los cuales 20.000 millones fueron a construir las fuerzas de seguridad iraquíes . Esa mega-fuerza de cientos de miles de soldados y policías se creó desde cero para apuntalar a los sucesores del gobierno que EEUU derrocó. Fueron los estadounidenses y sus socios de la coalición quienes entrenaron a esa fuerza, pero todo se acabó en diciembre de 2011.
 

A pesar de los esfuerzos de la administración Obama para dejar miles o decenas de miles de soldados en Iraq para los años venideros, el gobierno iraquí rechazó los manejos de Washington y mandó empacar al ejército estadounidense. Hoy, el gobierno iraquí apoya al régimen de Asad en Siria y tiene una cálida y cada vez más estrecha relación con el enemigo desde hace bastante tiempo de EEUU: Irán . Según la agencia de noticias semioficial iraní Fars , los dos países han estado discutiendo incluso cómo ampliar sus vínculos militares .
 
Guerras africanas en la sombra
 
A pesar de toda la experiencia de los miles de millones de dólares absorbidos por ejércitos por poderes que no fueron sino un fracaso, que se largaron o se convirtieron en enemigos, Washington está actualmente trabajando en sus planes para llevar a cabo guerras por poderes en todo el planeta, aunque quizá en estos momentos lo hagan de forma más agresiva en África.
 

Con el Presidente Obama, las operaciones en África se han acelerado más allá de las más limitadas intervenciones de los años de Bush . Entre ellas encontramos la guerra del pasado año en Libia; la expansión de una red cada vez mayor de depósitos de abastecimiento, bases de pequeño tamaño con campo aéreo; una campaña regional con aviones no tripulados que ejecuta misiones fuera de Djibuti, Etiopía y las Seychelles en el archipiélago del Océano Índico; una flotilla de 30 buques en ese océano para apoyar operaciones regionales; una afluencia masiva de dinero en efectivo para operaciones de contraterrorismo por todo África Oriental; una posible guerra aérea al viejo estilo llevada a cabo a escondidas por la región utilizando aviación tripulada; y una fuerza expedicionaria de operaciones especiales (reforzada por expertos del Departamento de Estado ) enviada para ayudar a capturar o matar al líder del Ejército de la Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés), Joseph Kony y sus altos comandantes. (Algunos expertos consideran esta misión contra Kony como una tapadera para desarrollar una guerra por poderes entre EEUU y el gobierno islamista de Sudán -al que se acusa de ayudar al LRA- y a los islamistas en general). Y todo esto arañando tan solo en la superficie de los planes y actividades de expansión rápida de Washington por la región.

 
En Somalia, Washington se ha involucrado ya en una campaña militar y de la CIA con múltiples frentes contra los militantes islamistas Al-Shabaab , que incluye operaciones de inteligencia, entrenamiento de agentes somalíes, una prisión secreta, ataques de helicóptero y asaltos de comandos . Ahora está también apoyando una guerra clásica por poderes utilizando subrogados africanos. EEUU se ha convertido, como señalaba recientemente Los Angeles Times en “la fuerza impulsora de los combates en Somalia”, mientras entrena y equipa a soldados de a pie africano para que luchen contra los militantes Shabaab para que las fuerzas estadounidenses no tengan que hacerlo. En un país donde hubo más de 90 estadounidenses muertos y heridos en la debacle de 1993 ahora conocida por la abreviatura “Black Hawk Down” [la caída del halcón negro], en la actualidad se ha subcontratado a soldados africanos para que combatan y mueran.
 

A primeros de año, por ejemplo, la Fuerza de elite de los marines Recon, del Grupo de Trabajo 12 de Tierra, Mar y Aire para Objetivos Especiales (o, como si fuera el trabalenguas de un acrónimo, el SPMAFGTF-12, por sus siglas en inglés) entrenó a soldados de la Fuerza de Defensa Popular de Uganda. Esa fuerza, proporciona a su vez la mayoría de los soldados para la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISON, por sus siglas en inglés) que actualmente se dedica a proteger al gobierno que EEUU apoya en la capital del país, Mogadiscio.

 
Esta primavera, marines del SPMAGTF-12 entrenaron también a soldados de la Fuerza de Defensa Nacional de Burundi (BNDF, por sus siglas en inglés), el segundo mayor contingente en Somalia. En abril y mayo, miembros del Grupo de Trabajo Raptor, 3º escuadrón, del Regimiento de Caballería 124 de la Guardia Nacional de Texas, tomaron parte en una misión de entrenamiento por separado con la BNDF en Mudubugu, Burundi. El SPMAGTF-12 también ha enviado a sus entrenadores a Djibuti, otra nación implicada en la misión somalí, para que trabaje allí con una unidad de elite.
 

Al mismo tiempo, tropas del ejército estadounidense han tomado parte en el entrenamiento de miembros del ejército de Sierra Leona a los que preparan para su despliegue en Somalia a finales de año . En junio, el comandante del ejército para África de EEUU, el general de división David Hogg habló alentadoramente del futuro de las fuerzas de Sierra Leona junto a otro de los aliados de EEUU, Kenia, que invadió Somalia el pasado otoño (y acaba de incorporarse a una misión allí de la Unión Africana). “Os uniréis a las fuerzas keniatas en el sur de Somalia para sacar a los Shabaab y a otros malhechores de Somalia y pueda verse libre de la tiranía y el terrorismo y de todos los males que vienen con ellos”, dijo. “Sabemos que estáis listos y entrenados. Os equiparemos y realizaréis esta misión con honor y dignidad”.

 
Sin embargo, tener preparados ejércitos para desplegarlos en Somalia es solo una parte de la historia cuando se trata de entrenar a fuerzas indígenas en África. Este año, por ejemplo, los marines viajaron a Liberia para dedicarse a enseñar técnicas de control de disturbios al ejército de ese país como parte del esfuerzo del Departamento de Estado en la reconstrucción de sus fuerzas de seguridad.

 
De hecho, el coronel Tom Davis del Mando para África de EEUU (AFRICOM, por sus siglas en inglés) dijo recientemente a TomDispatch que su mando ha realizado o ha planificado 14 ejercicios importantes de entrenamiento conjunto para 2012 y que se prevé una cifra similar para 2013. Los esfuerzos de este año incluyen operaciones en Marruecos, Camerún, Gabón, Botswana, Sudáfrica, Lesoto, Senegal y Nigeria, incluyendo, por ejemplo, el Western Accord 2012 , un ejercicio multilateral en el que participan fuerzas armadas de Senegal, Burkina Faso, Guinea, Gambia y Francia.

 
Todo esto, sin embargo, no llega a abarcar totalmente la amplitud de las misiones de formación y asesoramiento estadounidenses en África. “Dirigimos algún tipo de entrenamiento militar o de compromiso o actividades entre ejércitos con casi todos los países del continente africano”, escribió Davis.

 
Los apoderados de Estados Unidos

 
En los momentos actuales, África puede ser el principal lugar para desarrollar la guerra por poderes, al estilo estadounidense, pero no es en absoluto el único lugar donde EEUU está entrenando fuerzas indígenas para que ayuden a EEUU a lograr sus objetivos de política exterior. Este año el Pentágono redobló también sus operaciones en América del Centro y del Sur, así como en el Caribe.

 
En Honduras, por ejemplo, pequeños equipos de soldados estadounidenses están trabajando con las fuerzas locales para reforzar allí la guerra contra la droga. Trabajando desde la Base de Operaciones de Avanzada Mocoron y otros campamentos remotos, el ejército estadounidense está apoyando las operaciones hondureñas a través de los métodos que perfeccionó en Iraq y Afganistán. Las fuerzas estadounidenses han tomado parte también en operaciones conjuntas con las tropas hondureñas en el marco de una misión de entrenamiento denominada Beyond the Horizon 2012 , mientras los Boinas Verdes han estado ayudando a las fuerzas de Operaciones Especiales hondureñas en operaciones contra el contrabando. Además, una cada vez más militarizada Agencia Antidroga envió un equipo asesor de apoyo para despliegues en el extranjero, creado originalmente para desbaratar el comercio del opio en Afganistán, para ayudar a los Equipos de Respuesta Táctica de Honduras, la unidad de elite de ese país contra el narcotráfico.

 
La militarización y despliegue extranjero de los operativos para el refuerzo de la ley de EEUU ha sido también evidente en Tradewinds 2012 , un ejercicio de entrenamiento efectuado en junio en las Barbados. Allí, miembros del ejército y de las agencias de refuerzo del derecho civil de EEUU se unieron con sus homólogos de Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Dominica, la República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, St. Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Surinam, así como Trinidad y Tobago, para mejorar la cooperación en “complejas operaciones de seguridad multinacional”.

 
Mucho menos visibles han sido los trabajos de entrenamiento de las Fuerzas de Operaciones Especiales en Guyana, Uruguay y Paraguay. En junio, tropas de operaciones especiales tomaron también parte en las Fuerzas Comando, una “competición” de ocho días de duración en la que las fuerzas de elite de 21 países, incluyendo las Bahamas, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay se enfrentaron en pruebas de aptitud física, puntería y capacidades tácticas.

 
Este año, el ejército de EEUU ha dirigido también ejercicios de entrenamiento en Guatemala, patrocinado misiones de “creación de colaboración” en la República Dominicana, El Salvador, Perú y Panamá, alcanzando un acuerdo para llevar a cabo otras 19 “actividades” con el ejército colombiano en el próximo año, incluyendo ejercicios militares conjuntos.
 

“ Eje principal” por poderes


 
La cobertura del muy publicitado “eje principal” estratégico de la administración Obama en Asia se ha centrado en la creación de más bases y nuevos despliegues navales por la región. El ejército (que ha cambiado la palabra “eje principal” por “ reequilibrio “) está, sin embargo, también planeando y llevando a cabo numerosos ejercicios y misiones de entrenamiento con aliados regionales. De hecho, según se ha informado, solo la Marina y los marines se implican cada año en más de 170 ejercicios bilaterales y multilaterales con las naciones de Asia-Pacífico.

 
Uno de los mayores ejercicios tuvo lugar en y alrededor de las Islas Hawai desde finales de junio hasta primeros de agosto. Apodado RIMPAC 2012 , el ejercicio concentró más de 40 buques y submarinos, más de 200 aviones y 25.000 soldados de 22 naciones, incluyendo Australia, India, Indonesa, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur, Corea del Sur, Tailandia y Tonga.

 
Casi 7.000 efectivos estadounidenses se unieron también a 3.400 soldados tailandeses, así como a personal militar de Indonesia, Japón, Malasia, Singapur y Corea del Sur como parte de los ejercicios Cobra Gold 2012 . Además los marines estadounidenses tomaron parte en Hamel 2012 , un ejercicio de entrenamiento multinacional que contó con miembros de los ejércitos de Australia y Nueva Zelanda, mientras otras tropas estadounidenses se unían a las fuerzas armadas de Filipinas en el Ejercicio Balikatan .

 
Los efectos del “eje principal” son también evidentes en el hecho de que la India , en otro tiempo neutral, mantiene ahora más de 50 ejercicios militares con EEUU cada año, más que cualquier otro país del mundo. “Nuestra colaboración con la India es un aspecto clave de nuestro nuevo equilibrio en Asia-Pacífico y creemos que también de una mayor seguridad y prosperidad en el siglo XXI”, dijo el Secretario Adjunto de Defensa Ashton Carter en un reciente viaje al subcontinente. La amplitud de tal colaboración es evidente en el hecho de que la India está tomando parte en el esfuerzo “por poderes” de EEUU en Somalia. En los últimos años, la Marina india aparece como “importante contribuyente” en el esfuerzo internacionalcontra la piratería frente a la costa de ese país africano, según Andrew Shapiro, del Buró para Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado.

 
Paz por poderes

 
Bangladesh, el vecino de la India, ofrece una ventana más a los esfuerzos estadounidenses de preparar fuerzas por poderes para que sirvan a sus intereses.

 
A primeros de año, fuerzas estadounidenses y bangladeshíes tomaron parte en un ejercicio centrado en la formación logística, de planificación y táctica, que recibió el nombre en clave de Shanti Doot-3 . La misión fue excepcional porque formó parte de un programa del Departamento de Estado, apoyado y ejecutado por el Pentágono conocido como Iniciativa Global de Operaciones por la Paz ( GPOI , por sus siglas en inglés).
 

Puesta en marcha por vez primera con George Bush, la GPOI proporciona financiación, equipamiento y asistencia logística y entrenamiento a las naciones con problemas de liquidez para lograr que sus ejércitos se conviertan en “mantenedores de la paz” por todo el planeta. Con Bush, el programa se estableció de 2004 a 2008 y se gastaron más de 374 millones en entrenar y equipar tropas extranjeros. Con el Presidente Obama, el Congreso ha financiado el programa con alrededor de 393 millones de dólares, según cifras proporcionadas por el Departamento de Estado a TomDispatch.

 
En un discurso de primeros de año, Andrew Shapiro, del Departamento de Estado, dijo en Washington DC a una audiencia que la “GPOI está centrando sobre todo gran parte de sus esfuerzos en apoyar la formación y equipamiento de mantenedores de la paz que se desplieguen a… Somalia”, y ha proporcionado “equipamiento a los países allí desplegados por valor de decenas de millones de dólares”. En un escrito aparecido en un blog entró en más detalle alabando los esfuerzos de EEUU para entrenar a tropas de Djibuti que sirvan como mantenedores de la paz en Somalia e indicando que EEUU había proporcionado también a la empobrecida Djibuti equipamiento de radar y lanchas para patrullar fuera de la costa. “Djibuti es también importante para nuestros esfuerzos de combatir la piratería”, escribió, “porque está en la línea del frente de las amenazas marítimas, incluyendo la piratería en el Golfo de Aden y las aguas circundantes”. Djibuti y Bangladesh son apenas nada. Bajo los auspicios de la GPOI, EEUU se ha asociado con 62 naciones de todo el planeta, según las estadísticas proporcionadas por el Departamento de Estado. Esos apoderados en fase de entrenamiento son, lo que no resulta sorprendente, algunas de las naciones más pobres en sus respectivas regiones, cuando no de todo el planeta. Incluyen a Benin, Etiopía, Malawi y Togo en África, Nepal y Pakistán en Asia, y Guatemala y Nicaragua en América.

 
El rostro cambiante del imperio

 
Con las operaciones militares en curso en Asia, África , Oriente Medio y Latinoamérica , la administración Obama ha adoptado un programa de seis puntos para una guerra de huella ligera confiando en gran medida en las operaciones de las fuerzas especiales, aviones no tripulados, espías, socios civiles, guerra cibernética y combatientes subrogados. De todas las facetas de esta nueva forma de guerra, el entrenamiento y utilización de subrogados ha sido de lo que menos se ha hablado, aunque se considera que la dependencia de fuerzas extranjeras es uno de sus ganchos comerciales fundamentales. Como Andrew Shapiro, del Departamento de Estado, dijo en un discurso este año: “A menudo se aprecia poco la importancia de esas misiones para la seguridad de los EEUU… Por decirlo claramente: cuando esos mantenedores de la paz se desplieguen significa que es mucho menos probable que las fuerzas estadounidenses tengan que intervenir”. Es decir, para dejarlo aún mucho más claro: más muertos locales, menos muertos estadounidenses.

 
Sin embargo, no hay pruebas de tal sabiduría tradicional. Y los fracasos a la hora de aprender de la historia a este respecto han sido desastrosos. El entrenamiento, asesoramiento y equipamiento de una fuerza por poderes en Vietnam hundió cada vez más profundamente a EEUU en ese maldito conflicto, provocando decenas de miles de muertos estadounidenses y millones de muertos vietnamitas. El apoyo a los subrogados afganos durante su batalla de toda una década contra la Unión Soviética llevó directamente a la actual década, más de una década, de la guerra de EEUU en Afganistán.

 
Justo ahora, EEUU está de nuevo entrenando, asesorando y dirigiendo ejercicios conjuntos por todo el mundo con la guerra por poderes en su mente y el concepto de “consecuencias no buscadas” desaparecido en Washington. Queda por ver si los apoderados de hoy terminan trabajando por, o en contra, de los intereses de Washington o incluso se convierten en los enemigos del mañana. Pero con tanto entrenamiento por tantas regiones desestabilizadas, y con tantas fuerzas por poderes a las que se está armando en tantos lugares, las posibilidades de que el tiro les salga por la culata son mayores cada día.

 
Nick Turse es editor asociado de TomDispatch.com. Laureado periodista, sus trabajos se han publicado en Los Angeles Times, The Nation y, con regularidad, en TomDispatch. Es autor de varios libros, el más reciente de los cuales es: Terminator Planet: The First History of Drone Warfare, 2001-2050 (con Tom Engelhardt). Pueden seguirle en Tumbrl.


Nick Turse
Tom Dispatch
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

14 Agosto 2012 

 
Fuente: http://www.tomdispatch.com/post/175580/tomgram%3A_nick_turse%2C_tomorrow%27s_blowback_today/#more

Publicado enInternacional
Lunes, 13 Agosto 2012 06:46

Dura advertencia de Netanyahu a Irán

 Dura advertencia de Netanyahu a Irán
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, manifestó ayer que Irán es la amenaza más grande que enfrenta Israel. A su vez, insistió, como lo hizo recurrentemente durante las últimas semanas, en que su país no aceptará por ningún motivo que la República Islámica avance en la producción de material bélico nuclear. La posibilidad de que Teherán desarrolle esas armas supone una amenaza particular y diferente en alcance y sustancia, por lo que no se puede permitir que esto suceda, dijo el premier al inicio de la reunión semanal del consejo de ministros. Las declaraciones de Netanyahu se producen mientras su gobierno y el de Estados Unidos no logran acercar posiciones sobre cómo reaccionar frente a la supuesta amenaza nuclear iraní. Durante el fin de semana, el diario israelí Yediot Ahronot reveló que el premier y su ministro de Defensa, Ehud Barak, están decididos a atacar Irán antes de las elecciones presidenciales norteamericanas del 6 de noviembre.


Irán asegura que la tecnología nuclear que desarrolla –y que es impugnada fuertemente por las potencias mundiales, encabezadas por Estados Unidos– sólo persigue fines pacíficos vinculados a la producción de energía. Ayer, sin embargo, un alto funcionario israelí afirmó que Teherán logró avances significativos en el montaje de una ojiva nuclear sin que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tenga conocimiento de esa iniciativa, informó el periódico israelí Haaretz.


Según el diario israelí, los mayores progresos iraníes son en la producción y ensamblaje de una ojiva nuclear, mientras sus ingenieros trabajan en el desarrollo de otros componentes, que incluirían el armado del fusible y los detonadores nucleares. No obstante, el gobierno israelí evitó pronunciarse sobre esa información y pidió que no se extraigan conclusiones apresuradas, según señaló el secretario del Consejo de Ministros, Zvi Hauser.


“Hay demasiadas atribuciones de manipulación, y hay muchas cosas que son lo que son, para bien y para mal”, explicó el funcionario. Mientras tanto, los oficiales consultados en Washington coincidieron en que, por lo que a Estados Unidos concierne, Irán todavía no se decidió a fabricar una bomba atómica. Y que, en cualquier caso, su tecnología actual está a años de obtener estos resultados. Paralelamente, las Fuerzas Armadas de Israel empezaron a probar un sistema de alerta contra ataques de misiles a través de mensajes de SMS (Sistema de mensajes de textos a través de teléfonos móviles).


Las pruebas empezaron ayer, confirmó un vocero israelí. No obstante, negó que el proyecto tenga que ver con un eventual ataque de ese país contra las instalaciones nucleares de Irán. “Se trata sólo de una práctica de rutina”, subrayó el portavoz, del que no trascendió su nombre. En caso de un ataque contra Irán, expertos cuentan con el consiguiente lanzamiento de misiles y cohetes contra Israel desde el país persa, desde el sur del Líbano por parte de Hezbolá, y desde la Franja de Gaza. El alerta de SMS –en hebreo, árabe, ruso e inglés– sería enviado en caso de ataque de manera automática sólo a teléfonos móviles en zonas cercanas al previsible lugar del impacto, según el portavoz militar. El sistema completo (destinado a alertar sobre la caída de misiles) entraría en funcionamiento a partir del próximo mes.


En contra de la escalada belicista y de las amenazas de Netanyahu contra Irán, cientos de israelíes se movilizaban al cierre de esta edición para expresar ante el gobierno de Tel Aviv su oposición a un posible ataque contra Irán. La multitudinaria marcha tuvo como epicentro el edificio en el que vive el ministro de Defensa Ehud Barak en la capital israelí. Los manifestantes que llegaron hasta allí lanzaron consignas contra el funcionario y el primer ministro, a quienes pidieron que renuncien antes de poner en peligro la vida de ciudadanos israelíes.


Por su parte, la prensa israelí había informado el viernes que Barack Obama y Netanyahu iban a presionar a favor de un ataque israelí en la segunda mitad del año para evitar que Irán fabricara armas atómicas. Esas especulaciones cobraron fuerza cuando el premier señaló que el país persa representa una importante amenaza para Israel. De acuerdo con una encuesta del diario Maariv, el 40 por ciento de los israelíes apoyaría un ataque de Israel a Irán, mientras que el 35 por ciento preferiría que lo haga primero Estados Unidos.

Publicado enInternacional
Caos en Siria: se insinúa el “Kurdistán”
El caos sirio afecta e infecta a cuatro de sus vecinos (Turquía, Líbano, Jordania e Irak), mientras Ephraim Halevy, ex director del Mossad, advierte que las próximas semanas (¡súper-sic!)” el primer ministro Netanyahu se dispone atacar Irán en forma unilateral sin la anuencia de EU (The Jerusalem Post, 4.8.12), lo que perturbaría a Israel y a la región en una “guerra de 100 años”.


Por lo pronto, Israel, país bélico, lleva ya en pie de guerra contra todos sus vecinos 64 años, desde su creación.


¡Cómo se parece el coetáneo Medio Oriente al medioevo europeo con sus “guerras de 100 y 30 años”!


Israel se apresta a su “guerra de 100 años” contra sus vecinos (árabes, turcos y persas), mientras las denominaciones islámicas de sunitas y chiítas –en los mundos árabe e islámico– han destapado la Caja de Pandora teológica y sectaria que puede desembocar en una “guerra de 30 años”, al estilo medieval europeo y sus luchas entre católicos y protestantes.


El enfoque multidimensional en los multiniveles global, regional y local optimiza la visibilidad de los eventos.


En el ámbito global/regional asistimos a la fractura tectónica geopolítica de lo que se puede expresar en forma metafórica, sin perder de vista matices y sutilezas, como “6 contra 3” que se (con)centra en esta coyuntura en Siria: “los 6” –EU, Gran Bretaña (GB), Francia (que empieza a desmarcarse), Turquía (en problemas con los kurdos), Arabia Saudita (AS) y Qatar (US $160 mil per cápita: el mayor del mundo) –y “los 3”– Rusia, China e Irán.


La recaptura tanto de la capital Damasco como de Alepo (mayor población y centro comercial de Siria) por las huestes alawitas (grupo minoritario y esotérico del chiísmo) del alicaído régimen de Bashar Assad conlleva dos consecuencias inmediatas: 1. Otorga relativa oxigenación al régimen para negociar y, 2. Baja los humos intransigentes a la heteróclita coalición de rebeldes –contaminados por la presencia de mercenarios jihadistas/Al-Qaeda, como divulgó Thierry Meyssan director de Réseau Voltaire– para buscar un gobierno de transición aceptable para “los 6” , “los 3” y el mosaico etnoteológico local.


Habíamos advertido desde el año pasado, ubicados en la frontera siria, que dentro de la hipercomplejidad no lineal de la implosión del mosaico étnico teológico en Siria se podía perfilar el resurgimiento del nacionalismo kurdo, lo cual está sucediendo y angustia al gobierno turco con su peor pesadilla: la creación de Kurdistán.


Con nuestra malhadada experiencia personal de la guerra civil libanesa en 1975 –que 37 años más tarde ha reunificado asombrosamente a sus tirios y troyanos– lo peor es tomar partido en un conflicto fraterno, por lo que mi postura consistirá en analizar crudamente la real politik y su geopolítica, mientras reclamo la conciliación y concordia de las partes, como ideal humanista de una voz solitariamente desértica.


Como consecuencia del caos sirio, la etnia de los kurdos no-árabes de origen persa (10 por ciento de su población) y de religión sunita –curiosamente marginados por los rebeldes del Consejo Nacional Sirio de sus conciliábulos rijosos– aprovecharon el vacío del poder en el norte de Siria, frontera con Turquía –provincia de Al-Hasaka y el norte de Alepo (Adam Michalski; Journal of Turkish Weekly, 2.8.12)–, para controlar una importante franja de territorio que se ha conectado geográfica, religiosa y étnicamente con la parte autónoma del norte de Irak: pletórico en petróleo en la región de Kirkuk y que ExxonMobil explota unilateralmente contra la decisión central del gobierno del premier chiíta Nur-Al Maliki en Bagdad, aliado de Irán.


Más allá de las tensiones que se han generado entre Turquía y tres de sus vecinos –Rusia (en el Mar Negro), Irak e Irán: cruciales para su abastecimiento vital gasero (Yigal Schleifer; eurasianet.org, 19.7.12; y Pepe Escobar, 6.7.12)–, lo cual pone en tela de juicio la idílica teoría del canciller turco Ahmet Davutoglu sobre el advenimiento del “neootomanismo” y los “cero (sic) problemas” con los vecinos, el agravamiento del caos sirio ha desembocado en la sorprendente “liberación” (en el doble sentido libertario y físico) de la etnia kurda en la frontera sirio-turca.


El virtual Kurdistán, cuya erupción es susceptible de balcanizar a varios países que han integrado artificialmente a sus moradores (Siria, Turquía, Irak, Irán y hasta Armenia) es una nación sin país formal, es decir, una bomba letalmente implosiva: entre 30 y 40 millones de habitantes dependiendo de quien realice las “encuestas” (Turquía, 25 por ciento; Irak, 23 por ciento; Irán, 10 por ciento, y Siria, 10 por ciento)


El Tratado de Sèvres de 1920 que se repartió el féretro del imperio otomano, como corolario de los acuerdos secretos coloniales de Sykes-Picot de GB y Francia (1915/16), reconoció la entidad kurda que luego escamotearon los británicos, codiciosos del petróleo de Kirkuk (as usual) en el norte de la antigua Mesopotamia.


Los entusiastas kurdos proclaman que el virtual Kurdistán tendrá cuatro capitales: Diyarbakir (Turquía), Erbil (Irak), Qamishli (Siria) y Mahabad (Irán). Falta ver si no vuelven a ser sacrificados en los altares geopolíticos por sus patrocinadores israelí-anglosajones, como ha sucedido en el pasado.


Ofra Bengio; Haaretz, 3.8.12) –cabeza del Programa de Estudios Kurdos del Centro Moshe Dayan de la Universidad de Tel Aviv– indaga la probabilidad de una “salida al mar” del virtual Kurdistán, específicamente de la región autónoma del norte de Irak (y su región petrolera de Kirkuk): “un corredor que alcance el mar Mediterráneo significaría un importante estímulo a sus aspiraciones de independencia”.


Cabe señalar las excelentes relaciones entre Israel y una sustancial parte del virtual Kurdistán, lo cual le conviene para abastecerse de petróleo, desmembrar más a los mundos árabe e islámico y colocarse como cuña en el norte del Medio Oriente.


A nivel local, los máximos beneficiados son hasta ahora los kurdos norteños de Siria quienes obligan tanto al desfalleciente régimen como a los rebeldes sectarios a tomar en cuenta sus también legítimas demandas y envían poderosas reverberaciones a sus correligionarios separatistas en Turquía, donde libran una lucha armada de 30 años en Anatolia (nacimiento de los ríos Tigris y Eúfrates).


El israelí Bengio se frota las manos y comenta que ahora Turquía comparte mil 200 kilómetros de frontera (frente a los anteriores 800 kilómetros) con el virtual Kurdistán y aduce que Ankara contempla dos soluciones: “creación de una zona de amortiguamiento en la frontera del Kurdistán sirio y el acomodamiento con sus propios kurdos turcos”. Concluye que hay que olvidar el previo trazado de las fronteras frente a la presente fluidez en donde la situación de los kurdos ha mejorado ostensiblemente a grado tal de tener a la mano el acceso otrora impensable al mar Mediterráneo”. ¿Caos sirio teledirigido?


A mi juicio, quien más saldría perjudicado con la emergencia del Kurdistán sería Turquía, cuyos políticos susurran y lamentan sotto voce la puñalada trapera que han recibido de sus “aliados” de la OTAN.


¿Que se esperaban cuando cunde la grave crisis financiera noratlántica, gangrenada en crisis alimentaria, al unísono del maratón por los recursos energéticos?


http://Alfredojalife.com

Twitter: @alfredojalife

Publicado enInternacional
“Teníamos dignidad; ésta es nuestra tragedia”
Campamento Bourj-el-Baranjen, Beirut. La tragedia de Siria comenzó 10 años antes de que naciera. Sus padres fueron echados de su hogar en Haifa –en esa parte de Palestina que se convirtió en Israel– y huyeron a Líbano en 1948, y luego a Siria en 1982. Nuestro padre, Dios bendiga su alma, me puso por nombre Siria y a otra hermana la llamó Palestina”, dice, sentada en el rincón de una choza donde impera un calor sofocante, en el mayor campo de refugiados de Beirut. Un abanico lucha contra el aire polvoso, a 35 grados Celsius.


Palestina, la hermana de Siria, escucha con ojos entrecerrados, asintiendo, pero con rostro inexpresivo la mayor parte del tiempo. Las dos visten de negro.


Siria –el país– era un lugar agradable cuando Siria la refugiada llegó allí con su joven marido, huyendo de la guerra civil libanesa. En los primeros años de Hafez Assad –con qué rapidez los occidentales y los enemigos árabes de Siria olvidan esto– se garantizaron hogares, derechos iguales como ciudadanos, empleo y servicios hospitalarios gratuitos al medio millón de palestinos que vivían bajo el régimen baazista: mejores condiciones de las que ofrecía cualquier otra nación árabe.


“El gobierno era estricto, pero nos trataba igual que los sirios”, dice Siria. “En Siria éramos neutrales.”


Ella inició su familia –tiene cinco muchachos y dos chicas, dice– en el campo de refugiados de Deraa, la ciudad del sur de Siria donde estalló la revolución, hace 18 meses, cuando agentes del gobierno torturaron y dieron muerte a un sirio de 11 años por pintar consignas contra el gobierno en un muro.


“Luego de 1982 fueron años hermosos y teníamos una vida bonita”, recuerda. “Nos trataban bien y con dignidad, y mis hijos sentían que pertenecían a Siria, no a Líbano, de donde venían sus padres. Mis hijos se casaron con sirias.” Aún no habla de su tragedia.


Um Asán expresa asentimiento. Tiene 48 años; es la hermana menor y madre de cinco hijos y cinco hijas. Se estableció en el campo de refugiados de Tel al-Zataar, en Beirut, que fue sitiado por la milicia cristiana Tigre de Dany Chamoun en 1975.


“Mis dos hermanos murieron en la masacre al año siguiente”, dice. “Se llamaban Nimr y Korfazé.” Habla sin emoción. Nimr, irónicamente, quiere decir “tigre”en árabe. Un tigre muerto por un tigre. Ella y su familia se mudaron a Deraa en 1981; sus recuerdos son los mismos de Siria. “Una vida segura; como palestinos, todo estaba disponible para nosotros, cualquier oportunidad de trabajo; los hospitales eran gratuitos.” Su sonrisa no dura mucho.


“Las cosas comenzaron a ponerse mal hace 18 meses. Nos trataban bien, pero comenzaron los tiroteos en Deraa y nosotros simpatizábamos con los ciudadanos sirios. Tratábamos de llevarles medicinas y ayudar a los heridos. Luego los rebeles armados invadieron nuestro campamento el mes pasado y se murmuró que los sitios querían que los palestinos dejáramos nuestros hogares.


“Algunos se fueron, otros se quedaron. Llegaron los helicópteros y comenzaron a bombardear las casas. Yo corrí con mi familia tan rápido que dejé la llave en la casa y la puerta sin cerrojo. Cuando regresé por un instante, encontré la casa destruida y todos nuestros muebles y pertenencias saqueados, robados por los rebeldes, por el régimen, hasta por nuestros vecinos.”


Siria se ha quedado en silencio mientras Um Asán hace su relato. “El gobierno creyó que había palestinos entre los manifestantes y detuvo a algunos. Se llevaron a uno de mis hijos a prisión y lo torturaron durante dos o tres semanas. Luego murió por las torturas.” La habitación queda en silencio.


Así pues, le sobreviven cuatro de los cinco hijos que mencionó al principio, observo en voz baja. “No, ya lo desconté del número total”, dice. “Tengo cinco hijos vivos; tenía seis.” Los que le sobreviven están ahora en una escuela y una mezquita en una aldea de las afueras de Deraa. Todos tienen documentos de identidad libaneses. Ella vino a Beirut para encontrar los documentos y llevárselos de nuevo a Siria, para que sus hijos e hijas puedan entrar en Líbano.


Los palestinos de Siria han recibido buen trato de los oficiales fronterizos libaneses; les permiten entrar en el país luego de registrar sus nombres y edades. Ahmed Mustafá, quien compila detalles de todos los refugiados palestinos que llegan a Beirut desde Siria, dice que hay 80 familias registradas en Bourj el-Barajné, 70 en Sabra y Chatila –lugar de la matanza cometida por milicianos cristianos aliados de Israel en 1982– y 10 en el pequeño campamento Mar Elías. Trescientas familias palestinas más llegadas de Siria se han asentado en el enorme campamento de Ein el-Helweh, en las afueras de Sidón, y otras 60 en Rashidieh, a escasos 30 kilómetros de la frontera israelí.


Ehud Barak, ministro israelí de Defensa, dice que su país no aceptará refugiados de Siria. Los palestinos de Siria –hay más de medio millón– creen que el comentario de Barak estaba dirigido a ellos. El hogar de los palestinos seguirá siendo territorio prohibido.


Um Jaled llegó de Deraa esta semana, pero su tragedia empezó, desde luego, 23 años antes de que naciera, cuando su abuelo, comerciante de camellos, huyó con su familia –incluido el padre de ella, entonces de 8 años– del suburbio de Tir al-Haifa, en lo que hoy es la ciudad más grande del norte de Israel: primero a Jordania y luego a Egipto, donde vivía la familia de su abuela. Cuando ésta murió, la familia se trasladó al suburbio de Doumar, Damasco, y luego al campamento palestino de Yarmouk. Um Asán tenía 17 años. Ahora tiene 10 hijos; su marido se fue a Europa hace cuatro años para buscar empleo. Ella huyó de Damasco hace apenas cuatro días y su historia es tan instructiva como trágica.


“Supongo que teníamos simpatías por los manifestantes en las calles y nos preocupaba que mataran personas indefensas en las calles. El comando general del Frente Popular para la Liberación de Palestina estaba con el régimen, pero algunos de sus oficiales no. Incluso algunos del Frente Palestino de Liberación (parte de las fuerzas armadas sirias) no están con el régimen. La violencia empezó en Yarmouk hace dos semanas. Hombres del FPL llegaron para proteger el campamento. Cayeron proyectiles; no sabemos quién los lanzó. Luego helicópteros sirios sobrevolaron la zona y dejaron caer panfletos en los que se vía la foto de un niño sonriendo, y el pie decía: “Si quieres mantener la sonrisa de tu hijos, desaloja la zona”.


Nueva ironía. En 1982, la fuerza aérea israelí dejó caer panfletos casi iguales sobre zonas civiles de la sitiada Beirut, los cuales decían: “Si valoras las vidas de tus seres queridos, vete de Beirut Occidental”. ¿Será que las autoridades sirias aprenden de los israelíes?


“Luego llegaron tanques sirios a la calle Araba y comenzaron a disparar. Un vecino mío, Maafeq Sayed, estaba en la zona de Araba y fue herido en el cuello por un francotirador y murió. Su madre dijo que la televisora gubernamental afirmó que era un terrorista. El hospital del gobierno lo registró como víctima de ataque al corazón. Los palestinos del comando central no devolvieron los disparos.


“Luego hubo rumores de que los alauitas del ejército sirio iban a masacrarnos. Algunas mujeres fueron asesinadas en la zona de Asali, cerca del campamento de Yarmouk. Llegaron palestinos a rescatar a personas atrapadas en sus hogares. Luego hubo más rumores de que habían llegado matones con cuchillos para asesinar a los alauitas.”


El viernes de la semana pasada cayeron proyectiles en todo Yarmouk; hubo 20 palestinos muertos y 54 heridos, 18 de los cuales perdieron miembros. Entre las víctimas hubo mujeres y niños. Um Asán vendió los muebles de su familia y se marchó a vivir con amigos en Beirut, rogando por que su marido –ahora refugiado sin empleo en la ciudad sueca de Malmo– tenga posibilidad de ayudarla. Ella insiste en que la vida era buena antes del conflicto en Siria. “Teníamos dignidad –dice–. Pero ésta es nuestra tragedia.”


Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Sábado, 11 Agosto 2012 07:28

Peligran pasado y futuro de Siria

Ahora que el gobierno sirio alardea de su control total de Damasco –hasta el momento va ganando la batalla final” que anunciaban los rebeldes–, al menos se podría evitar a esa capital la destrucción cultural que tiene lugar en gran parte del resto del país. Krak des Chevaliers, el glorioso castillo de las Cruzadas, ha sido atacado con proyectiles luego que los rebeldes se refugiaron en él; tropas sirias han ocupado el castillo de Palmira y bombardeado la ciudadela de Al-Mudiq, y saqueadores han arrancado con buldózer los bellos mosaicos romanos de Apamea. Pero los tesoros de Damasco continúan intactos.


Es de suponer que los salafistas, entre los opositores armados al régimen de Assad, no tendrán escrúpulos para destruir la tumba de Saladino y el manto de seda verde con que fue cubierta por el káiser Guillermo, ni el que según la leyenda es el cuerpo decapitado de Juan el Bautista junto a la mezquita de los Omeyas, “construida en el aire” en la Ciudad Vieja de Damasco. Pero el problema de todas las autocracias de Medio Oriente –y no olvidemos a los nada democráticos señores del Golfo– es que deben inscribir su presencia en la historia de su país.


Ninguna institución hace esto con más asiduidad que la Biblioteca Assad, vasta fortaleza de piedra ocre frente a la cual hay una escultura sedente en hierro del presidente Hafez Assad –padre del presidente Bashar– en un vasto sillón de hierro y con un libro muy grande también de hierro abierto en la mano derecha. La Biblioteca Assad no está precisamente en la ruta turística, pero yo he estado dentro de sus 22 mil metros cuadrados de galerías de concreto y he rondado por sus 19 mil 300 manuscritos originales que se remontan al siglo XI; sus 300 mil volúmenes, su centro de cómputo y las salas donde se restauran manuscritos antiguos con la más moderna tecnología. Hasta libros prohibidos por el régimen están abiertos para estudiantes sirios. Entre ellos están, sobra decirlo, las obras de Michel Aflaq, el cofundador secular-socialista del partido Baaz que murió en el exilio en Irak, pero cuya memoria evocará poco amor entre los opositores armados al régimen actual.


La Biblioteca Assad tiene un director de “actividades culturales” –un leve tufo a Europa oriental impregna este título–, y cuando él me acompañó a recorrer las galerías, hace años, se podía entender cómo el régimen intentaba vincular al partido Baaz con los antiguos califatos: una colección completa de los discursos de Hafez Assad desde 1970, junto con un juego computarizado de cada filme sirio y palestino desde 1948 y una masa de literatura árabe de los siglos XII y XIII. En el departamento de manuscritos, a 15 centímetros de mi rostro, había una obra filosófica de Bin al-Marzubán al-Azerbaiyani, escrita en el oeste de Irán en 1066. Mientras en Gran Bretaña Haroldo se preparaba al martirio a manos de Guillermo de Normandía, Azerbaiyani terminaba su texto, el cual, nueve siglos después, sería colocado en una base de datos en la Biblioteca Assad.


Llené mi cuaderno con estos retazos de historia en éste, el más baazista de los monumentos. Una traducción del Corán al francés, de 1649; una Biblia de 1671 en latín y árabe, un diccionario árabe de 500 años de antigüedad, los discursos reunidos del califa Alí, fechados en 1308, y un estudio de 1466 de cómo un guerrero árabe debe jinetear su caballo al tiempo que lucha con lanza y espada. Como escribí más tarde, la Biblioteca Assad tiene la clara intención de dar una continuidad que conecte al califato con el Baaz, a las antiguas filosofías islámicas con Hafez Assad y su familia, con el mismo cuidado con que las mujeres del archivo pegan las páginas arrancadas de los libros del siglo XV.


Y podemos, supongo, reflexionar en cómo la “batalla por la historia de Siria” –cito a Bashar, claro– se ha librado muchas veces antes, cómo la crueldad de masas existía en una sociedad culta y refinada, cómo la exégesis árabe de caballeros armados fue estudiada por nuestros propios reyes y caballeros. Ricardo I, claro, conocía bien estas tierras, mientras Eduardo II –asesinado cobardemente a la edad de 43 años– habría encontrado cierta espantosa relevancia en las atrocidades de la tragedia siria; Ricardo III y Enrique VIII no creían más en la democracia y los derechos humanos que el rey Abdalá de Arabia Saudita.


Pero eso fue entonces, como dicen, y esto es ahora, y cuando los inocentes mueren en lo que el mundo –excepto el gobierno sirio– llama una guerra civil, la historia toma un papel secundario, salvo por su utilidad en manos de propagandistas y merolicos. Y regresamos a la vieja y lacerante pregunta: ¿cómo nos atrevemos a temer por los tesoros de la historia cuando los jóvenes de Siria se desangran y mueren, cuando cuerpos amortajados de niños son sepultados en Alepo? ¿Qué valen los baluartes de Krak des Chevaliers contra el tormento de Idlib y Homs y –por unos días– Damasco?


Pero la herencia siria –que es nuestra también– sí importa. Será el patrimonio de los futuros pobladores de Siria, sea quien fuere el vencedor de esta deplorable, sucia y cínica batalla de hoy. Su mensaje de renovación cultural y de persistencia teológica y persuasión filosófica es tan relevante ahora como hace 900 años. Quien “gane” –y las guerras civiles rara vez tienen triunfadores claros– debe estudiar esos manuscritos para aprender sobre la locura humana. Incluyendo la propia.


Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Viernes, 10 Agosto 2012 07:06

El ejército de Siria recupera Alepo

El ejército de Siria recupera Alepo
Los cinco tanques cubrieron las esquinas de la plaza Salaheddine, disparando a los combatientes rebeldes que trataban de abrirse paso en las calles laterales, desesperados por tratar de recapturar el terreno que habían perdido; su tarea era dificultada por los helicópteros de guerra atacando desde arriba. Esta no era la primera ocasión que las fuerzas del régimen intentaban romper la impasse en la línea del frente de Alepo enviando blindados. Pero esta vez se han quedado más que antes, tratando de abrir un camino para que lleguen las tropas y fuercen su camino a sectores de la ciudad en manos de los revolucionarios.


Al anochecer, con el cielo encendido por resplandores ámbar de los disparos y el sonido de las armas de fuego retumbando en los edificios, no está claro si las fuerzas del presidente Al Assad podrían ganar una significante ventaja en la batalla por la segunda ciudad más grande de Siria. Los combatientes de la oposición –en autos, camiones, algunos en motocicletas y motonetas– entraban a raudales por las tres direcciones para echar al enemigo, totalmente conscientes de lo que estaba en juego.


Los rebeldes usaban granadas lanzadas con misiles, que han demostrado ser efectivas contra los blindados, y Kalashnikov, mientras corrían de puerta en puerta. Hasta el momento parecían haber detenido a los tanques por lo menos, pero la sensación general era que los fuerzas del régimen podrían adelantarse una vez que tuvieran más soldados en el lugar.


“Tenemos a los tanques en una trampa, ésta era una táctica deliberada”, gritó Abu Mohammed Jaffar, un comandante rebelde, dirigiendo a sus hombres por un callejón. Sus próximas palabras, en voz cansada, eran más cercanas a la realidad: “No podemos dejar que se dispersen; si lo hacen, les cortarán el camino a nuestros hombres en las calles del frente de Salaheddine. No habrá nada que los detenga de llegar al centro que tiene calles anchas. Será difícil luchar con tanques en un lugar así”.


El régimen comenzó su ataque más pesado hasta ahora en Salaheddine por la mañana; tanques y carros blindados entrando después de salvas de artillería. No se había capturado al barrio a las pocas horas, como afirmaba la TV estatal siria. Aun con su presencia en la plaza, las fuerzas del gobierno controlaban sólo una parte del distrito. Sin embargo, la penetración de la defensa rebelde, que había soportado ataques sostenidos durante 11 días, fue la primera indicación de que las tropas y los blindados que Damasco había reunido estaban teniendo un efecto positivo para el ejército sirio.


La televisión estatal también declaró que “docenas de terroristas habían resultado muertos y muchos más capturados”. Las pérdidas rebeldes era altas, aunque no tanto como afirmaba Damasco. Por la mañana, entre 14 y 19 habían muerto, según distintos informes. Uno de los muertos era un médico, una pérdida especial para los rebeldes, ya que el personal médico trabajando en hospitales provisorios en el campo estaba estirado hasta el límite. Su trabajo es peligroso, y no sólo porque están trabajando en una zona de combate. Los cuerpos carbonizados de tres jóvenes médicos fueron encontrados después de haber sido arrestados por el Mukhabarat, la policía secreta, por tratar a “terroristas”.


The Independent se reunió con el último de los médicos que murió cuando estaba tratando a los heridos en una mezquita la semana pasada. Preguntado por los riesgos obvios que estaba corriendo, el cirujano de 24 años –cuya identidad no fue revelada, para proteger a su familia– había dicho: “He visto tipos más jóvenes que yo muriendo, sufriendo horribles heridas. Yo ni siquiera estoy en el frente de batalla con los conductores de ambulancias; sólo estamos tratando a los heridos, soldados del gobierno, así como los shabaab (combatientes rebeldes). Pero éste es un extraño régimen que cree que los médicos son enemigos”.


El fuego de los francotiradores era particularmente pesado ayer e inusualmente exacto, lo que provocó nuevamente informes, sin evidencia, de que estaban trayendo a entrenados tiradores rusos e iraníes. “Es verdad, absolutamente, hemos interceptado conversaciones en ruso, se les paga miles de dólares”, insistió Hussein Mohammed Abdali, un trabajador de cueros convertido en revolucionario, pero no pudo dar más noticias. “No me han mantenido informado.”


La falta de información de tipo más serio era un problema continuo ayer para los rebeldes. En la calle 10 en Salaheddine, los combatientes de la brigada Abu Gaker, de la ciudad de Al Bab, estaban ocupados en una continua y feroz lucha con el enemigo, habiendo inu-tilizado un tanque con las granadas lanzadas con misiles en una emboscada bien diseñada. Sin embargo, no eran conscientes de los tanques a sus flancos en la plaza, que los separaban potencialmente del resto de la fuerza de la oposición.


“Las comunicaciones no son buenas”, dijo Abu Amar Idlibi, tocando su antiguo walky talky. “Escuchamos que había combates en esa dirección, pero no sabemos exactamente lo que sucede ahí. Nos han dicho que mantengamos esta línea y eso es lo que estamos haciendo.” Mientras hablaba, dos proyectiles impactaron edificios a 25 metros, semidemoliendo uno. “Como puede ver, estamos ocupados aquí; otros tendrán que hacerse cargo de los tanques detrás nuestro. Los ayudaremos, si vemos la noche.”


Por Kim Sengupta *

Desde Salaheddine, Alepo

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional