Miércoles, 29 Abril 2020 09:20

Carta a uno o una dragoneante.

Carta a uno o una dragoneante.

Un llamado a la desobediencia por la vida y la dignidad

 

 Eres un o una dragoneante del Inpec. Tu uniforme es azul, de un camuflado que te podría dar invisibilidad dentro de un mar cristalino y profundo. Sin embargo tu lugar de servicio, o de trabajo, es gris, y el azul rey solo se encuentra en las rejas.

¿Qué relación tienes con esos barrotes? Eres el encargado o encargada de que cumplan su función de retener cuerpos, almas, vidas de otras personas que probablemente, como tu, no hacen parte de la población más adinerada de este país.

Si llevas varios años de servicio probablemente has conocido más de una prisión, y cientos de personas allí sometidas. Quizá has cambiado mucho desde que usaste el uniforme por primera vez, y desde que ejerciste por primera vez la “custodia y vigilancia” de otro ser humano.

Hay una canción que dice: “carcelero, carcelero, no eres persona decente, tu oficio es el más rastrero y tu corazón no siente”; pero no es verdad, tu corazón sí siente, quizá se ha endurecido en tantos años de entrenamiento real, porque el sistema está diseñado para eso, como se comprobó desde los años 70 del siglo XX con el experimento de Stanford. Pero siente, siente seguramente muchas cosas: en este momento quizá siente miedo de que te contagies del Covid-19 porque tu empleador, porque eso es el Estado, un empleador desconsiderado y déspota, no un padre, ni un dios, ni un buen amigo, no te ha dado ni los implementos, ni la preparación y apoyo, ni el espacio idóneo de trabajo para que tu vida no corra peligro. Aunque no es un miedo nuevo. ¿A cuántos compañeros no has tenido que enterrar porque ustedes son la cara visible de la espada castigadora de la sociedad? El verdugo… Una hermosa película de 1963 dirigida por Luis García Berlanga representa lo que también y tan bien mencionó Tólstoi en su escrito “No me puedo callar”. Ese es tu trabajo.

Un trabajo mal pago, a menos que puedas tener el dinero para pagar los cursos de ascensos. Y es que el miedo que te acompaña es el miedo de la guerra, porque tu formación es la de una o un soldado, aunque el resto de las Fuerzas Armadas no suela reconocértelo. Y las armas hacen parte de tu vida, y tienes orden de disparar y permiso para matar a esas personas con las que día a día convives.

Así que cada día, al terminar tu trabajo, no sientes la alegría de haber ayudado a que el mundo sea un mejor espacio para todas las personas y las generaciones futuras, sino que respiras con alivio por estar viva o vivo, por no haber terminado involucrado o involucrada en ningún problema, por no haber tenido que avergonzarte del comportamiento de algún o alguna compañera a quien el corazón se le ha puesto tan duro que a veces, en algunos momentos, no le reconoces, pero a quien quieres, porque le conoces más allá de su uniforme.

También respiras de alivio de que el virus aún no haya llegado a tu prisión, o al menos a ti. Respiras con alivio porque el día de hoy no tuviste que sacar un cadáver, y quizá hasta pudiste presenciar el abrazo de dos personas que se quieren y se vuelven a unir después de mucho tiempo.

Claro que tienes corazón, y es un corazón tan fuerte que sigue latiendo a pesar de pasar horas y horas en un lugar diseñado para generar sufrimiento, y dinero, y poder, pero no para ti, sino para otros que nunca conocerás.

Tu jornada es larga, y aunque te prometan una pensión temprana, ¿cuántos años pasarás curando tantas heridas en tu alma? ¿Y tantos odios injustos hacia ti? Porque si hubieses nacido en un país escandinavo, las personas privadas de la libertad no verían en ti a quien se encarga de garantizar sus sufrimientos, sino un apoyo, una persona preparada para un trabajo de servicio. En lugar de armas y enseñanzas en contención física, te habrían dado herramientas de diálogo, de gestión pacífica de conflictos, de contención emocional; y contarías con elementos y un equipo de trabajo lleno de posibilidades.

Claro que has aprendido muchas cosas. Sólo que de ti realmente pocas cosas dependen, aunque la población que te dicen que llames PPL te hable a veces como si de ti dependiera todo, tu sabes que no así, que tu rango de actuación es limitado, que debes seguir órdenes… Aunque es verdad que aún puedes decidir muchas cosas. Seguramente, si mañana te ganases la lotería, un premio gordo, renunciarías inmediatamente a tu trabajo, aunque probablemente ahora sí podrías hacer algo muy útil: crear una fundación para ayudar a las personas a dejar sus ataduras con la drogadicción, o para generar empleo y apoyo psicosocial a las personas que salen de la cárcel (personas pospenadas), o aún mejor, para que muchas familias y especialmente niños y niñas pudieran acceder a recursos económicos, culturales y educativos que les permitieran romper el círculo del delito y la exclusión social.

 

Pero aunque es bueno soñar, y quizá esto lo puedas realizar algún día, volvamos al presente. Mañana tendrás que vestir de nuevo tu uniforme, quizá incluso aunque tengas fiebre y otros síntomas preocupantes. Vas a agregar una prenda adicional, quizá comprada de tu propio sueldo: un tapabocas, e irás a prisión… Y tu familia, así como la de las personas presas, se quedará esperando que salgas de allí bien, tu al final de la jornada, los otros al final de la condena…

Y si el Estado sigue teniendo a tantas personas en hacinamiento, promoviendo la violencia, la deshumanización, con condiciones indignas, sin acceso a medios de aseo, en desconexión con sus familias, sin posibilidades de prevención alguna del contagio del Covid-19, ni mucho menos de su atención, y las personas presas se rebelan, ¿tu vas a seguir prestando tu cuerpo para que se confunda con un barrote? ¿Vas a permitir que te usen de carne de cañón?

 

Y si el Estado no hace nada, y los y las presas se amotinan, intentan huir, y les tienes en la mira, tu dedo en el gatillo: ¿vas a disparar?

Publicado enColombia
Cierre inmediato de la Cárcel de Villavicencio

La noticia, tardía, confirma lo que tanto se temía: el pasado 10 de abril el Instituto nacional penitenciario y carcelario (Inpec) confirmó la muerte de un exrecluso que estaba en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Villavicencio y que había recuperado su libertad el 1 de abril. Con retraso de tres días el Inpec confirmó el deceso, producido en el Hospital Departamental de Villavicencio, donde el exrecluso de 63 años ingresó el mismo día que recibió la boleta de libertad. El centro de salud confirmó el 7 de abril que perdió la vida producto de infección con Covid-19. ¿Cuántos contagiados y muertos necesita el Inpec y el gobierno nacional para clausurar de inmediato este centro de encierro y de muerte? ¿Cuántos presos más habrán muerto por el virus a nivel nacional y la opinión pública aún no está enterada de ello?

En particular en este primer muerto producto del Covid-19, el interno se sintió mal los días finales de marzo y el 31, ante su agravamiento, le autorizaron al amanecer el traslado al Hospital Departamental, donde le brindaron oxígeno para regresarlo a la prisión hacia medio día. Un día después, por coincidencia, le llega la boleta de libertad, la que no pudo disfrutar pues debió internarse de nuevo en el Hospital, del cual salió el 5 de abril pero sin vida

Una realidad de espanto. Normalmente en una cárcel, por la manera como están construidas, no existe espacio suficiente para guardar distancia entre presos, los cuales comparten un patio pequeño para su movilidad y mínimo esparcimiento, así como un comedor estrecho donde un preso se sienta a ingerir el alimento hombro a hombro con sus compañeros de desgracia. Así mismo son las duchas, sin espacio suficiente para guardar distancia entre quienes allí pasan sus días.

Realidad sufrida por miles a lo largo del país y por lo cual semanas atrás la población reclusa levantó su voz de protesta y la exigencia de deshacinar estos centros del horror, así como brindar prisión domiciliaria transitoria para todos los sindicados. La respuesta que recibieron fue el asesinato de 23 prisioneros en la Cárcel Nacional Modelo de Bogotá, más de 80 heridos y el posterior traslado –como castigo– de varios reclusos, tanto hombres como mujeres, para alejarlos de sus familias.

Mientras mujeres y hombres confinados tras barrotes demandaban medidas humanitarias y de emergencia, el Inpec declaraba la emergencia carcelaria y el Gobierno entrega un proyecto de decreto para reglamentar la manera en que haría efectiva el traslado a sus sitios de vivienda u otros espacios de vida a las personas presas a las que les abrieran las puertas de las prisiones. Ni uno ni otro han servido para nada, ya que la emergencia solo ha sido utilizada como paraguas para reprimir a quienes protestan, y el borrador de decreto, empantanado en trasladar a otros sitios de detención a sindicados, pero también condenados mayores de edad y enfermos, no ha logrado el consenso del poder.

Un decreto, valga enfatizar, en el cual se siente la ausencia de voluntad política, así como la aceptación y aplicación de la misma legalidad del Estado colombiano, expresada por sus jueces así: “[…] sobra recordar el carácter procesal, excepcional y preventivo que gobierna en el régimen democrático la imposición de una medida de aseguramiento de detención preventiva, más aún cuando se ordena en un establecimiento de reclusión, teniendo en cuenta su calidad provisoria y no sancionatoria, además que no puede perseguir fines de prevención general ni especial y, mucho menos retributivos o de resocialización” (*)

Jurisprudencia posterior a la Sentencia T-388 de 2013 (M.P. María Victoria Calle C.), en la cual la Corte Constitucional reclamó a los legisladores y a los jueces que: “Las medidas de aseguramiento deben ser excepcionales” […]. "Como parte de una política criminal y carcelaria respetuosa de un estado social y democrático de derecho, las entidades del Estado, sin importar la rama a la cual pertenezcan, deben tomar las medidas adecuadas y necesarias para evitar un uso indebido o excesivo de las medidas de aseguramiento que impliquen la privación de la libertad de una persona. El Estado tiene que tomar todas las acciones que correspondan para evitar que sea una realidad el adagio popular según el cual ‘la condena es el proceso’. Los abogados expertos en el litigio advierten que las medidas de aseguramiento mal administradas convierten el proceso penal en una manera de imponer una pena privativa de la libertad, hasta que se constate que no se pudo demostrar la culpabilidad de la persona. Bajo el orden constitucional vigente el proceso penal no puede convertirse en una manera de imponer, de facto, una condena arbitraria a una persona".

La cadena toma forma

Si había un infectado, y las condiciones de vida en los penales son tan precarias, deben estar infectados muchos más. En efecto, el sábado 11 de abril a las 2:25 en su cuenta de twitter el Inpec informa de un segundo preso infectado y de su traslado al Hospital Departamental. El diario El Tiempo informa ese mismo día en su página web que un hombre de 78 años fue trasladado de urgencia el 5 de abril al mismo hospital para morir dos días después. Un tercer interno también fue trasladado al centro de salud y allí permanece en tratamiento.

Una información entregada de manera tardía a la opinión pública, y a cuentagotas, reflejo de una administración de justicia que no garantiza los derechos humanos de todas las personas que han caído en prisión, las cuales pierden derechos como locomoción, derechos políticos, pero no el resto de derechos conquistados por la humanidad, en sus luchas contra la opresión.

De manera también tardía, el 10 de abril el Inpec en comunicado de prensa informó que inició el protocolo de emergencia de salud, no lo hizo a nivel nacional, solo para la prisión de Villavicencio, donde ejecutarán las siguientes medidas:

  • “Los adultos mayores y pacientes con patologías previas fueron trasladados a una zona de aislamiento primario especial, donde van a ser monitoreados por personal de la salud para hacer un proceso de búsqueda activa, con el fin de monitorear casos sospechosos.
  • Los demás internos del Establecimiento también se encuentran aislados, bajo el procedimiento de búsqueda activa de cualquier síntoma, con el fin de ser atendido de manera inmediata.
  • El día de mañana se realizará un consejo de seguridad municipal, a fin de establecer otras medidas frente al tema.
  • La Agencia Nacional de Epidemiología realizará el día de mañana un cerco epidemiológico en el Establecimiento para identificar la ruta de contagio de esta persona.
  • Se solicitó apoyo al Instituto Nacional de Salud para realizar la prueba de COVID - 19 a los funcionarios del Cuerpo de Custodia y Vigilancia que trabajan en el Establecimiento y los Privados de la Libertad que tuvieron contacto con la persona contagiada.
  • Se asignaron recursos para comprar de manera inmediata elementos de bioseguridad a todos los funcionarios del Establecimiento”.

Éstas medidas están bien, pero deben aplicarse en todos los presidios, junto con la expedición del decreto que ordene el traslado a sus sitios de vivienda o lugares de paso para las 36.367 personas sometidas a prisión pese a solo estar sindicadas. Una medida que, como complemento, ayudará al deshacinamiento que reina en estos sitios, sobrepoblados en un 52 por ciento.

Unas medidas que mientras cierran este penal, tienen que ir más allá. De inmediato, por ejemplo, deben someter a toda la guardia a la prueba de coronavirus, personal que puede ser el conducto por el cual ingresó el virus al lugar del encierro.

El encierro como castigo no puede prolongarse hasta la muerte. Garantizar los derechos humanos de toda la población reclusa es obligación para el Estado colombiano.

Lea el especial de desdeabajo: Para toda la población carcelaria. Prisión domiciliaria transitoria, Ya!

*Corte Suprema de Justicia, Sala Penal, Acción de Tutela, expediente STP 14283-2019, radicado 104983 de octubre 15 de 2019, Magistrados Patricia Salazar Cuéllar y Luis Antonio Hernández Barbosa.

https://www.desdeabajo.info/component/k2/item/39331-para-toda-la-poblacion-carcelaria-prision-domiciliaria-transitoria-ya.html

 

Artículos relacionados

Ineficaz emergencia carcelaria contra coronavirus en Colombia

Jueves, 09 Abril 2020

Casa por cárcel para la totalidad de personas sometidas a prisión en condición de sindicadas
Viernes, 03 Abril 2020

Colombia ¿La justicia es ciega? Emergencia carcelaria. Gobierno reprime y segrega a presos
Martes, 24 Marzo 2020

La masacre del aislamiento
Lunes, 23 Marzo 2020

Masacre en la cárcel Modelo de Bogotá dejó 23 o más presos asesinados
Domingo, 22 Marzo 2020

 

Publicado enColombia
"No disparen, estamos desarmados": el asesinato de un indígena a manos del Ejército desata indignación en Colombia

Uno de los testigos narró que miembros de la Tercera Brigada del Ejército comenzaron a dispararles a los jóvenes, que formaban parte de la Guardia Indígena, pese a que se encontraban desarmados.

Una operación del Ejército colombiano en la zona rural de Jamundí, en el Valle del Cauca, dejó a un joven indígena muerto y otro herido, en lo que algunos testimonios señalan como una ejecución extrajudicial

Omar Gusaquillo y Diego Alexis Vega formaban parte de la Guardia Indígena que hacía vigilancia nocturna, debido al robo de ganado en esta zona rural de Jamundí, al suroeste de Colombia, que históricamente ha tenido presencia de grupos guerrilleros y narcotraficantes.

Según narró Diego en su primera declaración, a las 05:45 horas (tiempo local) de este jueves, cuando los jóvenes se preparaban para darse un aseo personal en una casa, fueron sorprendidos por elementos de la Tercera Brigada del Ejército, quienes les gritaron: "¡Quietos, manos arriba!". 

Visiblemente asustados, Omar les respondió: "No disparen, estamos desarmados. Somos de la Guardia Indígena". Inmediatamente después de que los jóvenes de la comunidad nativa Kiwe Nasa se identificaron, el Ejército comenzó a dispararles, pese a que tienen jurisdicción en esta zona rural, según información difundida por Semana. 

Como resultado del operativo militar, Ómar resultó muerto y Diego herido, por lo que fue trasladado a un hospital.  

¿Falso positivo?

Medios locales reportan que el Ejército habría señalado a Omar como miembro de una organización criminal y aseguraron que en la vivienda donde murió se encontró un uniforme camuflado, un radio teléfono amarillo y un arma de fuego.

Sin embargo, algunos vecinos de la zona dijeron a Semana que el Ejército trató de montar un "falso positivo", como se le conoce a los casos, bajo el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2006 y 2006-2010), en los que miembros del Ejército presentaban como guerrilleros 'dados de baja en combate' a jóvenes asesinados extrajudicialmente.

Lina Tabares, integrante de la organización de derechos humanos Tesa Paz, denunció que las manos de Omar tenían rastros de tierra, lo que según ella representa "una clara prueba de que el cadáver lo arrastraron". Los vecinos de la zona montaron un cordón humanitario para impedir que la escena fuera modificada

"Cruel asesinato"

La Organización Regional Indígena del Valle del Cauca (Orivac) rechazó el "cruel asesinato" de Omar Guasaquillo.

"Vuelve la zozobra de muertes, amenazas, al territorio colombiano, en especial al Valle del Cauca", denunció Orivac en un comunicado, en el que también acusa al Gobierno de Iván Duque de su falta de compromiso con los acuerdos de paz firmados con las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). 

En lo que va del Gobierno de Iván Duque, que comenzó el 7 de agosto de 2018, 102 líderes y lideresas indígenas han sido asesinados, según datos de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

La ONIC hizo un llamado al Gobierno de Duque a retomar el Acuerdo de Paz firmado en 2016.  

Publicado: 6 sep 2019 02:42 GMT

Publicado enColombia