Viernes, 23 Junio 2017 17:20

“En Buenaventura despertamos”

“En Buenaventura despertamos”

“¡Cuando se juntan la seminola y el negro
el hombre blanco
el hombre blanco pierde el sueño!”

 

Changó el gran putas.
Manuel Zapata Olivella.

 

Temprano en la mañana del 6 de junio de 2017, los bonaverenses salieron a las calles de su ciudad a ‘recoger el mugre’, a limpiar los escombros y las cenizas que dejaron los enfrentamientos contra el ejército negro –o Esmad– durante los 22 días de resistencia y lucha, que antecedieron a la gran celebración de ese día: “Se suspende el paro de Buenaventura”.

 

 

“¡El pueblo no se rinde carajo!”, y no se rindió a pesar de la represión sádica a manos del escuadrón de la muerte, de la presión del Gobierno y de la flaqueza de muchos que perdían las esperanzas.

 

Una vez conocido el acuerdo para levantar el paro, la fiesta fue programada para las 3 de la tarde en la plaza central del puerto. De a pocos fueron llegando, unos en familias, otros con amigos o solos. Alegres comentaban la gran hazaña; una vez más David venció a Goliat: los 22 días de incertidumbre dieron fruto.

 

“Muy buenas tardes ¡Buenaventura! Quiero agradecer al señor arzobispo de Cali, quien durante los días del paro cívico nos dio una mano como garante y ayudó avanzar en las conversaciones, y hoy, en este día de fiesta, este día histórico, viene acompañarnos en esta ceremonia”, dijo monseñor Héctor Esparza Quintero entre los gritos y aplausos de todos los allí reunidos.

 

Buenaventura, tierra de marimbas y tambores; de vírgenes y santos, celebró los acuerdos logrados con una santa eucaristía. Música autóctona a cargo del grupo Buscajá puso a bailar a propios y extraños, pues la algarabía no era para menos, “¡El pueblo no se rinde carajo!”

 

Día D: 16 de mayo

 

“Buenaventura se respeta, o si no, la hacemos respetar, ¡carajo!”1. El Comité del Paro Cívico informó al país, que Buenaventura cesaba sus actividades, esta vez no era un simple llamado de atención al Gobierno, era un advertencia clara y directa a la élite política y económica de Colombia, de que un pueblo indignado emergía desde el olvido para reclamar lo que por derecho le corresponde.

 

“De muchas maneras le hemos dicho al gobierno central que nosotros hacemos parte de Colombia y no nos han escuchado. Por eso la comunidad de Buenaventura tomó la decisión de entrar en paro cívico indefinido. Buenaventura es el principal puerto marítimo de Colombia y les interesa sólo por las mercancías que por aquí entran al resto del país, no por las personas que habitamos la ciudad”, afirmó Miyela Riascos, lideresa social y representante de la ciudadanía en la mesa ejecutiva del paro.

 

En un principio la demanda de los impulsores del paro cívico fue la declaración de emergencia social, económica y ecológica para el municipio. Una multitud de voces –entre ellas las de 48 organizaciones sociales, políticas y gremiales–, reclamaron agua, educación, salud y mejores oportunidades laborales. Con manifestaciones culturales afrocolombianas, bailes, colores y toda la sabrosura del pueblo bonaverense, salieron desde entonces todos los días a las calles a exigir, de manera pacífica, sus derechos como pobladores del puerto más importante del país. Por su parte, la alcaldía de Buenaventura bajo el mandato de Jorge Eliecer Arboleda –quien se ha visto envuelto en escándalos de corrupción– en una entrevista radial aseguró “el paro de Buenaventura no durará más de 3 días”. Inconsciente del eco de sus palabras, ayudó a despertar a un gigante dormido, un pueblo ofendido que aguantaría hasta las últimas consecuencias.

 

La cosa iba en serio

 

Conforme pasaban los días, más fuerzas se unieron a la demanda de mejores condiciones de vida, sumando 147 organizaciones distribuidas en 40 puntos de concentración. Taxistas, ‘moto-ratones’, conductores de ‘carpatias’ (Jeep’s), comerciantes, trabajadores informales, pescadores industriales y artesanales, lancheros y coteros cesaron sus actividades, demostrándole a Colombia que, más allá de los ingresos económicos individuales está el bienestar colectivo, y que sin importar el valor económico que representa el puerto para el país, había una causa justa de un pueblo históricamente marginado.

 

Acción social multiplicada con el paso de los días, hasta reunir la fuerza necesaria para realizar lo único que haría flaquear al gobierno central: impedir el paso de los camiones y tractomulas hacia y desde el puerto. Para ello los pobladores ubicaron bloqueos estratégicos donde vigilaban día y noche los posibles movimientos de los transportadores de carga. Acción efectiva y de alto impacto. En tan sólo dos días los empresarios y el gobierno sintieron el duro golpe de la interrupción del flujo de mercancías. Con cada día de paro las pérdidas económicas aumentaban exponencialmente. Empezaba a flaquear la mano de la burguesía. Y de su vocero de turno. Al no poder romper la voluntad de los inconformes y víctima de su ineptitud, Santos no tardó en enviar al Esmad y al Ejército Nacional para impartir el caos y recuperar el control de la Vía Buenaventura. Negociar no estaba en sus planes.

 

¡A las malas no! ¡El pueblo se respeta carajo!

 

Más que un paro era un carnaval al mejor estilo afrocolombiano; un grito unificado e imponente aclamaba: ¡El pueblo no se rinde, carajo! Y las movilizaciones cada día convocaban a más personas a la fiesta. Y de repente...

 

“...por obra de magia apareció el Esmad,
policías disfrazados de Robocop,
escuadrón móvil para la opresión,
lanzando gases lacrimógenos
contra la población”2

 

Mientras los noticieros mostraban el paro como un acto de vandalismo que afectaba gravemente la canasta familiar y la economía del resto de los colombianos, en el puente del Piñal y en La Delfina las comunidades indígenas y afro se enfrentaban a los gases y granadas lanzados por el Esmad de manera indiscriminada. Niños y ancianos fueron atacados en sus viviendas y los jóvenes fueron asediados en las calles, mientras el Gobierno no presentaba propuestas concretas para darle salida a la problemática.

 

El 19 de mayo, a tres días de haber declarado la parálisis de su ciudad, las agresiones a la población por parte del Esmad aumentaban; para el Gobierno era más importante la entrada y salida de la mercancía represada que la calidad de vida de quienes habitan está parte del país. Mientras tanto, la comunidad y el Comité del Paro Cívico trabajaban en mesas temáticas discutiendo propuestas concretas para cada uno de los 9 puntos de su pliego de exigencias (Ver Recuadro 1), sin que el Gobierno reconociera la magnitud de la problemática ni cediera en su repetitivo “no hay recursos”. El 25 de mayo fue más allá, al rechazar en alocución pública la exigencia ciudadana de declaración de emergencia social, económica y ecológica para Buenaventura.

 

Según Javier Torres, representante de la Flota de Cabotaje del Pacífico, el argumento del Gobierno para rechazar la declaración de la emergencia era el temor a que la Corte Constitucional tumbara la iniciativa, ante lo cual propuso “otras alternativas distintas a la emergencia, pero resulta que ya perdió la confianza del pueblo, porque cuanto se ha acordado bajo comités y actas no nos ha funcionado, pero la emergencia sí nos garantiza la destinación de recursos para solucionar los problemas de Buenaventura. De lo contrario es muy difícil creer, especialmente porque no estamos negociando frente a cualquier gobierno”. La desconfianza en las palabras del gobierno fue un aspecto importante para su resistencia.

 

En paralelo, los enfrentamientos entre los pobladores y la mal llamada fuerza pública, aumentaban los reportes de violación a los derechos humanos en el marco del paro, de tal manera que Todd Howland, Alto comisionado de derechos humanos en Colombia, facilitó un espacio de conversación el 2 de junio en la sede de la Procuraduría en la capital del país, entre los delegados del Comité y el Gobierno, en la cual se abordó lo relacionado con la violación de derechos humanos en el marco del paro.

 

Mientras el ambiente ganaba, supuestamente en distención, horas antes de la cita en cuestión, clandestinos, bajo la oscuridad de la madrugada, el Esmad y el Ejército Nacional custodiaron una caravana de camiones que intentaban salir del puerto con mercancía. La ira de los porteños no se hizo esperar, dejando como resultado un camión incendiado y familias afectadas por los gases y balas de goma. Rendirse no hacía parte de la agenda de lucha puesta en marcha desde el 16 de mayo.

 

Paro cívico: día 17

 

Un viaje directo desde Bogotá u otra ciudad hasta Buenaventura era imposible, la única alternativa –corridos 17 días de paro– , era los transbordos: un primer recorrido hasta Cali, para abordar allí un microbús hasta Dagua (ninguna empresa de transporte en Cali se atrevía a entrar a Buenaventura), donde los ‘carpatia’ prestaban servicio hasta el corregimiento de Cisneros, donde el paro ya se sentía con fuerza, y de aquí hasta la entrada de Buenaventura en otro vehículo, el que solo partía cuando llenaba su cupo, lo cual no ocurría antes de dos horas.

 

Una vez en El Gallinero –entrada al municipio– la travesía debía continuar en moto. Todo el que pretendiera entrar a la ciudad debía confiar en la destreza de los ‘moto-ratones’. El precio a pagar concordaba con las elevadas sumas impuestas por los transportadores desde Dagua hasta el casco urbano del puerto. En promedio 8 mil pesos por pasajero, lo que incluía los diversos ‘peajes’ por sortear en los bloqueos instalados a lo largo de sus calles, así como el riesgo que afrontaba conductor y usuario al tratar de ingresar a la ciudad.

 

Buenaventura despertó: orígenes de un plan maestro

 

“[...] 400 millones de dólares vamos a invertir [...] vamos a construir una ciudad industrial, para que genere más empleo, más inversión, para que Buenaventura se convierta en ese eje de la Alianza del Pacífico. Para que Buenaventura que ha sido abandonada no por años, ni décadas sino por siglos; desde que la descubrieron hace 500 años, al terminar la guerra salga del abandono”3.

 

¿Dónde quedó la ciudadela industrial? ¿Dónde quedaron los miles de empleos nuevos? Como a niños inocentes, Santos convenció a miles de bonaverenses para así ganar las elecciones de 2014, esto con la promesa de la paz para el país y la inversión de 400 millones de dólares para construir una supuesta ciudadela industrial en el puerto, que generaría empleos estables. Santos se quedó en el Palacio de Nariño, la terminación del conflicto empezó a negociarse pero nada avizoraba –ni entonces ni ahora– el nuevo mega-proyecto que cambiaría la suerte de Buenaventura.

 

Por esta promesa, y por otras más sin cumplir, algunos líderes sociales iniciaron la que sería una agenda continua de reuniones clandestinas que, poco a poco, consolidaron un plan de acción que delimitaría el protocolo de lo que a futuro sería el paro del 16 de mayo. Desde las casas se conformó el Comité del Paro Cívico de Buenaventura, el mismo que se encargaría de proyectar el número de organizaciones vinculadas, de los tiempos y del presupuesto que la movilización demandaría.

 

La lucha era contra el tiempo, pues a medida que pasaba, los ánimos decaían y los esfuerzos parecían en vano. Tres años de discusiones, análisis y estudios de su capacidad de acción dieron paso a un monumental levantamiento colectivo de todos los sectores que integran el puerto.

 

Cara a cara con el Gobierno

 

Al final el Gobierno tuvo que ceder. Aquellos que ‘sólo iban aguantar 3 días’ hicieron sentar a tres ministerios (ambiente, educación e interior) en las mesas de trabajo propuestas por el Comité para negociar uno por uno los puntos de cada pliego. Como la declaración de la emergencia social, económica y ecológica del puerto fue rechazada por el Gobierno, surgió la propuesta de la creación de una Ley Fondo Autónomo Exclusivo para Buenaventura. (Ver Recuadro 3)

 

Este fue el eje principal de todas las mesas negociantes. Las organizaciones representantes optaron por el Fondo Autónomo porque consideraron que pueden hacer una veeduría efectiva del manejo de los recursos pactados. La elaboración de las mesas facilita la supervisión de la inversión de los dineros. Logrado esto, el Comité acordó la suspensión del paro por un mes; tiempo en el que el Gobierno tendrá que legislar vía Fast Track la implementación de lo acordado.

 

1 https://www.desdeabajo.info/colombia/31535-buenaventura-se-respeta-o-si-no-la-hacemos-respetar-carajo.html
2 Canción Fucking Esmad del artista local Junior Jein: https://www.youtube.com/watch?v=-PiSHiKxG88
3 Discurso de Juan Manuel Santos, campaña electoral 2014

 


 

Recuadro 1*

 

“No todos los puntos significan plata sinonormatividad y legislaciones”

 

Declaración de emergencia económica, social y ecológica de Buenaventura.
Por salud de calidad, con hospital de segundo y tercer nivel.
Por la educación pertinente y de calidad.
Por el agua y saneamiento básico.
Por nuestro territorio, porque esta tierra es nuestra.
Por el ambiente sano y la salvación de nuestras riquezas naturales.
Por empleo digno y vida decente de nuestros trabajadores
Por justicia y atención a las víctimas de la violencia
Por recreación y espacio para esparcimiento, deporte y cultura.

* https://www.desdeabajo.info/colombia/31593-aqui-no-se-rinde-nadie.html

 


 

Recuadro

 

Junio 3: Tocando puerto

 

Del calor de la ciudad se habla bastante, pocos pensarían que el de sus gentes es más envolvente. Dijeron caos, dijeron violencia; pero había fiesta y jolgorio. Comparsas, silbatos, trompetas y tambores de una comunidad celebrando la vida y la insurrección, justa y necesaria.

 

Transcurría un día normal de protesta encabezada por las lideresas vinculadas al Paro Cívico. Buenaventura abría sus puertas:

 

-Por donde se mire hay un poco de lo que cualquier economista llamaría subdesarrollo: calles resquebrajadas, casas improvisadas, a medio construir, drenajes sin canalizar y otras cosas más. Pero más que pobreza aquí se percibe voluntad y anhelo de cambio. Después de haber padecido décadas de exclusión e indiferencia oficial, Buenaventura dijo “no más” y apostó todo por la lucha honrada, por la protesta pacífica para exigir lo que por derecho la oligarquía colombiana le ha negado.

 

Décadas de exclusión que fueron suficientes para colmar la paciencia de la ciudadanía que ni siquiera goza, a plenitud, de los derechos básicos (energía eléctrica, acueducto, alcantarillado, gas domiciliario, salud, recreación, deporte, atención oportuna en un hospital de 3 y 4 nivel), y solo recibe promesas de que tendrán oportunidad de empleo, así como los soñados derechos hasta sólo conocidos en la parte financiera de la ciudad, así como en televisión.

 

Un mar de contrastes. Una tierra donde puede sentirse el calor sofocante y húmedo del trópico, la brisa tibia del Pacífico y la frescura de las cientos de fuentes hídricas que bañan al municipio, así es Buenaventura. Su gente sólo tiene acceso a su propia agua dos horas al día, mientras que en el puerto y en los establecimientos comerciales y financieros en el bulevar, el líquido fluye 24/7. En las casas, hay que recoger el agua y atesorarla, pues es bastante cara. En las principales ciudades del país, lo común es una ducha, en Buenaventura para bañarse es esencial la totuma. ¿Por qué? En San Cipriano, famoso sitio turístico, hay tres acueductos diferentes para cada grupo de usuarios: el que va a las comunas, el que surte al puerto y el que nutre al centro de la ciudad.

 

Es “curioso” que el grueso de la población ocupada recurra a empleos informales en el comercio y en el transporte, y que la única opción de empleo considerable que ofrezcan los muelles sea para coteros tercerizados que no cuentan, muchas veces, con seguridad social alguna. Es “curioso” que el Dane insista en que la tasa de desempleo en Buenaventura asciende al 18 por ciento, cuando los mismos porteños saben que la desocupación alcanza, por lo menos, al 40 por ciento del total de personas prestas a trabajar.

 

Insólito, pero muy comentado por sus habitantes, es el hecho de que casi la totalidad de los locales comerciales del centro de la ciudad son de propietarios blancos-mestizos, locales que otrora pertenecieran a afrocolombianos. Asimismo, es frecuente escuchar que los cargos públicos rara vez son ocupados por personas afro y que, por lo general, los cargos administrativos en el sector privado son asignados a personas blancas-mestizas. Resulta difícil, entonces, no suponer un marcado racismo en las relaciones sociales cotidianas.

 

La falta de empleo explica, en gran medida, que el 64 por ciento de la población urbana viva en condiciones de pobreza, que el 91 por ciento de los habitantes rurales sean considerados pobres y que el 9 por ciento viva en la miseria. Pero esas cifras sólo resaltan las carencias, más no las ambiciones de estas personas acostumbradas a conseguir en el mar todo lo que necesitan. Bien reza el dicho “rico es aquel que menos necesita”; Buenaventura exige justicia, exige respeto. Necesita un trato al menos igual al brindado a los demás centros económicos del país, nada más.

 

Exigen una oportunidad para la vida. Así debe ser, también, para evitar que el precio del abandono lo sigan pagando los jóvenes, quienes al concluir su bachillerato encuentran pocas opciones de futuro: Estudiar en el Sena, enrolarse en el Ejército, ser un trabajador informal o formar parte de las bandas criminales y del narcotráfico. Quienes optan por una formación técnica y tecnológica encuentran con amargura que 20 de cada 100 jóvenes logran concluir sus estudios y conseguir un trabajo bien remunerado, de ellos, menos de la mitad acceden a carreras universitarias y obtienen un título profesional.

 

Buenaventura disimula bien las tensiones políticas, económicas y culturales que la inundan, producto de años de enfrentamientos entre la guerrilla, el Estado y el paramilitarismo, en abierta disputa por la posición geoestratégica que representa y la riqueza mineral que aguarda debajo de su tierra. Por eso, al recorrer las calles de esta tórrida ciudad, se encuentran infinidad de personas de múltiples orígenes del litoral pacífico que, huyendo de la violencia, llegaron al puerto buscando mejor fortuna. Aquí, cerca del 50 por ciento de los habitantes han sido víctimas del conflicto.

 


 

Recuadro 2

 

En Buenaventura habitan –según proyecciones del Dane– poco más de 407 mil habitantes, sin embargo, instituciones como el Sisbén aseguran que en la ciudad hay más de 500 mil. Así las cosas, al menos 230 mil personas están en capacidad de trabajar. De ellas, por lo menos 110 mil ejercen este derecho de manera informal y unas 80 mil trabajan como obreros o empleados particulares; unos 40 mil no cuentan con ningún tipo de trabajo.

 

De los cerca de 500 mil habitantes, el 88,5 por ciento es afrocolombiana, el 10 por ciento es blanca-mestiza y menos del 1 por ciento es indígena. El 94 por ciento de la población vive en la cabecera urbana, el resto en el área rural continental e insular. Aunque más del 90 por ciento de los habitantes cuentan con energía eléctrica, ningún hogar tiene acceso a gas natural, apenas el 60 por ciento de las viviendas tienen sistema de alcantarillado y tan solo el 85 por ciento cuentan con acueducto, eso sí en malas condiciones y apenas dos horas al día.

 

Sin embargo, lo último que quieren en Buenaventura es que el resto del país y del mundo los mire con compasión, pues no se sienten pobres, todo lo contrario, son conscientes de las capacidades de su gente.

Publicado enEdición Nº236
Sábado, 18 Octubre 2014 08:48

El espejo de Ayotzinapa

El espejo de Ayotzinapa

Las atrocidades contra los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Atyozinapa, que el 26 de septiembre dejaron seis personas asesinadas, 20 heridos y 43 jóvenes normalistas desaparecidos luego de haber sido detenidos por la policía que los cazó salvajemente, aliada y/o parte de un cártel de narcotraficantes; se ha convertido en un gigantesco espejo de la realidad en México.

El dolor y la indignación recorren el país y se expresan en múltiples manifestaciones y protestas. Siguen creciendo las denuncias y solidaridades internacionales, inclusive cuestionamientos al gobierno por parte de instituciones internacionales y hasta la demanda de europarlamentarios de suspender la renovación de acuerdos comerciales con México, por la violación de derechos humanos y la falta de garantías individuales.


Son muchos los temas que esta masacre sacó a la luz, evidenciados a través de prensa y medios independientes. Entre ellos, la colusión de diferentes niveles de gobierno y policía con narcotraficantes; la podredumbre y complicidad por acción u omisión de los partidos políticos, incluido el PRD, partido al cual pertenecía el alcalde local que ordenó la masacre y al que aún pertenece el gobernador estatal; el racismo y desprecio contra los jóvenes, campesinos, indígenas; la impunidad con que actuaron los asesinos, seguros de que este horrendo crimen no iba a tener trascendencia porque a nadie le importarían los atyozinapos, como llamó despectivamente el alcalde de Iguala a los hijos de campesinos que van a ese internado rural.


Pero en lugar de indiferencia, el horror que despertó el crimen contra los normalistas de Atyozinapa parece haber rasgado irreparablemente el telón de encubrimientos, no sólo sobre lo que realmente pasó en Iguala, sino también porque se entretejió inevitablemente con muchas denuncias anteriores que dan cuenta del sinnúmero de atropellos que vive el México de abajo desde hace décadas. Muchos de éstos se han presentado en las audiencias temáticas del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), tribunal ético internacional que está sesionando a través de su capítulo México desde 2011 y tendrá su sesión final en noviembre 12-15 de este año.


Justamente, a pocos días de la matanza de estudiantes, se realizaba la audiencia del TPP sobre educación, cuyo jurado internacional condenó en su fallo al Estado mexicano y sus distintos órdenes de gobierno, instituciones, e instancias responsables por los crímenes de lesa humanidad perpetrados en contra de la comunidad estudiantil de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero. Delitos que incluyen homicidios, ejecución, desaparición forzada, torturas y detenciones ilegales en agravio de los estudiantes. El tribunal consideró además que existe una persecución política que en forma permanente sostiene el Estado mexicano hacia los estudiantes y las instituciones educativas que conforman el normalismo rural. (Tatiana Coll, La Jornada, 11/10/14). Esta audiencia recogió testimonios de normalistas de varios estados sobre la campaña de desprestigio y criminalización que contra ellos realiza el duopolio televisivo, generando un clima de linchamiento y justificación de la represión, situación que comparten con los actores de muchas otras luchas sociales del país, tal como se denunció también en la audiencia temática del TPP sobre Desinformación, censura y violencia contra los comunicadores el 17-19 de septiembre.


Casi un año antes, Raúl Álvarez Garín y Félix Hernández Gamundi presentaron en la audiencia del TPP Represión a movimientos sociales y defensores de los derechos humanos, en la acusación general que abarcó varias décadas –incluidas la masacre de Tlatelolco, El Charco, Aguas Blancas, Acteal y otras, "más de 5 mil casos documentados de agresiones, (...) asesinatos políticos, masacres, ejecuciones extrajudiciales, torturas, apremios ilegítimos, desapariciones forzadas y persecuciones o asesinatos políticas por militancia política. Se refirieron a esto como asesinatos crueles, innecesarios y alevosos, caracterizado por la indefensión de las víctimas." (dictamen en tppmexico.org). Igualmente, en las audiencias del TPP sobre guerra sucia, sobre migración y sobre feminicidios, que se realizaron en septiembre 2014, se repiten las denuncias de agresiones, matanzas e impunidad, conformando un escenario de guerra contra los pobres, especialmente mujeres, contra campesinos e indígenas y contra todos los que protestan por sus derechos, por defender sus territorios, agua, culturas, como ahora los yaquis y muchos otros.


En la audiencia del TPP sobre devastación ambiental, noviembre 2013, el jurado internacional que analizó más de 140 casos, dictaminó que existe una desviación de poder que ha provocado la devastación ambiental del país. Los delitos presentados son encuadrables en la categoría de crímenes de lesa humanidad, tal y como están definidos en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, en tanto se verifican en el marco de un ataque generalizado y sistemático en contra de la población civil mexicana. (www.afectadosambientales.org). Para comprender el vasto significado de esta sentencia, recordemos que esta Corte tiene como misión juzgar crímenes de genocidio, guerra y de lesa humanidad.


Los jurados de las diferentes audiencias anotaron que además de las agresiones, existen en todas partes acciones colectivas y comunitarias de resistencia, de creación y solidaridad, contra y pese a los ataques. Ahora, en Ayotzinapa, coexisten nuevamente y se expanden más allá de muchas fronteras, dentro y fuera del país. Cuenta Gloria Muñoz que a la entrada de la escuela hay un letrero que dice Ayotzinapa, cuna de la conciencia social (Ojarasca 210), lo cual cada día adquiere más significados. ¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!


*Investigadora del Grupo ETC

Publicado enInternacional
Miércoles, 30 Octubre 2013 08:26

Susan George: "Van a por la democracia"

Susan George: "Van a por la democracia"

Lo promulga en cada conferencia: "Hay que dejar de ser tan educados y decirles a los políticos de la austeridad que estamos más que indignados". La presidenta de la junta del 'think tank' Transnational Institute charla con Números Rojos sobre Europa, la crisis y cómo pasar a la acción.


Pocas personas disfrutan tanto como Susan George (Ohio, 1934) de desnudar el cinismo de las grandes corporaciones y los gobiernos al servicio del capital. George, quien no se despeina al declarar que no es economista sino activista y voz incómoda para las injusticias, retó a los poderosos con su blasfemo "Informe Lugano" que, junto con otros 13 títulos de los que es autora, sigue su lema de "estudia al rico, el pobre ya sabe qué va mal".
Los líderes europeos han invocado la austeridad como el 'hada madrina' que solventará los problemas financieros. ¿Qué le parece esa tendencia?
¡Que no es nada más que una fantasía! Los alemanes lo llaman "austeridad expansiva", algo totalmente absurdo porque, obviamente, la austeridad no puede conducir a una economía al crecimiento. Pero no creo que ese sea el problema esencial.


¿Cuál sería entonces?

Creo que hay un grupo, compuesto por el BusinessEurope, la Mesa Redonda Europea de Industriales y los mercados financieros, que ha decidido rejuvenecer el capitalismo deshaciéndose de muchas de las leyes y protecciones de los trabajadores, cosas por las que el modelo europeo y la gente han luchado durante décadas. Así que, si los dirigentes no hacen nada, seguirán yendo en la misma dirección. Por eso, hablar de crecimiento e inversión no nos beneficia, ya que puede que haya inversiones, pero estarán dedicadas más que nada a productos financieros. Quienes mueven los hilos de los mercados quieren libertad total y, hasta ahora, han sabido conservarla. Supongo que ya habrán empezado a especular sobre Grecia, porque lo que está pasando allí es totalmente desconocido. No veo cómo van a solucionarlo y solo espero que puedan hacerlo sin demasiadas pérdidas, y sin tener que recurrir a un 'divorcio' de Europa. Eso, además de arrastrar a otros gobiernos, podría repetir en la propia Grecia otra 'Dictadura de los Coroneles', cuando el ejército tomó el mando –en 1967– y, con él, los fascistas. ¿Quién sabe? Cosas así son de esperar, sobre todo después de ver a Aurora Dorada –partido de ultraderecha– en el Parlamento... Es un momento muy duro.


¿Puede llegar ese punto en el que los políticos supriman la democracia para sacar adelante las reformas que planean?

Está claro que van a por la democracia, a por los derechos humanos, a por todo lo que los trabajadores han conseguido. Va a ser un fascismo moderado o duro. Ahí es adonde nos quieren llevar si es necesario y si nosotros se lo permitimos. ¿Han prohibido ya las manifestaciones en España?
Aún no, pero quieren reformar el código penal para que la resistencia pacífica pueda ser penada con dos años de cárcel.


Bueno, eso es claramente un paso más hacia el fascismo. Si la resistencia pacífica se castiga con dos años de cárcel, estamos ante una clara violación de los derechos humanos. Incluso podría ser anticonstitucional, al menos en Estados Unidos o Francia.

¿Estamos probando ahora en Europa las recetas neocolonialistas que en los 70 y 80 aplicaron el FMI y el Banco Mundial en América Latina y África?

Pero no es la única razón por la que el sur tiene problemas, aunque es totalmente cierto que llevan sometidos a ajustes estructurales desde los 80. Se les obligó a aceptar programas de austeridad, mediante los cuales colegios y hospitales dejaron de ser gratis; tuvieron que exportar en lugar de concentrarse en la economía y producción locales; tuvieron que ganar dinero para pagar su deuda, ya que nadie, excepto el FMI, quería prestarles. Estamos básicamente ante la misma historia en la que los inocentes pagan y los culpables no. La diferencia es que en este caso en Europa se parte de una posición mucho más favorable que la del sur.

Es una historia muy conocida, con la única diferencia de que ahora no hace falta encubrir nada y pueden llegar mucho más lejos debido a la crisis, porque la gente está asustada, porque los gobiernos no sirven para nada, porque los mercados financieros tienen tantísimo poder ahora mismo que pueden hacer lo que quieran, a no ser que les paremos los pies. Pero, ¿cómo? Quién sabe, quizás la única forma sea mediante una huelga general que dure semanas. Tal vez la política que llevamos –o llevo– haciendo durante años no sirva para nada. No sé, pero nos encontramos ante un momento muy serio.


Internet ha jugado un papel crucial en los movimientos sociales, ¿deberíamos tenerlo más en cuenta como herramienta?

Creo que cuando haya eventos importantes tendríamos que organizar acciones de soporte en los demás países. Tenemos que reforzar el sentido de ser europeo. Así, si hay una gran acción, debería haber un comité que informe a todo el mundo y otro que recoja ideas y cosas que se pueden hacer como, por ejemplo, reuniones delante del banco nacional de cada país y acciones mediáticas. No hace falta que haya miles de personas, pueden ser simplemente flashmobs, pero tienen que mostrar que sabemos lo que está pasando; informar a la población y decirles: "Mirad, todos somos europeos, estamos unidos". Esto de coger aviones, como hago yo, para ir a las conferencias, no puede hacerlo todo el mundo. La gente tiene un trabajo y no puede permitírselo, por eso debemos contar con un sistema con el que podamos mostrar nuestra solidaridad con otra gente desde nuestros países.


¿Y eso se puede hacer eficientemente desde internet?

Es una buena herramienta, pero también creo que la gente solo es capaz de darse cuenta de lo que quiere cuando se encuentra cara a cara con los otros. Solo pueden programarse demandas en internet con gente a la que conoces muy bien, no con grupos enormes, y creo que la democracia directa no permite conseguir ninguna demanda cuando se aplica en grandes grupos como, por ejemplo, los 'indignados', u Occupy, en los que todo el mundo puede hablar y durante el tiempo que quiera.


¿Considera el decrecimiento como una alternativa viable?

Tiene buenas ideas pero, al igual que todos estos programas que dicen "yo sé qué es lo mejor para la sociedad y para el futuro, voy a contártelo y tienes que hacerlo", no me parece el mejor punto de vista. Algunas cosas tienen que crecer, otras no y otras tienen que detenerse. Yo apoyo la economía de estado estable, que Herman Daly explicó muy bien en los 80, por lo que no necesito otra doctrina económica y los decrecentistas viven en un mundo bucólico, creen que podemos volver atrás y criar gallinas. Le tengo mucho cariño a algunos de sus defensores, como Serge Latouche, a quien conozco desde hace años, y creo que algunas de sus ideas son buenas, pero también pienso que muchas cosas tienen que crecer: el conocimiento y la ciencia, la democracia en la economía, etc.


susan3Un estudio del Credit Suisse Institute dice que en 2050 el 70% de la población vivirá en ciudades. ¿Es sostenible esa perspectiva de vida?
Bueno, ya estamos al 50% y, a no ser que se tome una decisión consciente de proteger la agricultura local y detener el crecimiento de los enormes latifundios de monocultivos, la respuesta es que sí, que vamos a comer menos y peor, que casi todos lo haremos, aunque habrá mercados de lujo para la gente que pueda permitírselo. El proyecto de Bill Gates para África –que promueve el monocultivo de soja– va a echar a montones de pequeños agricultores de sus tierras que, probablemente, emigren a las afueras de las ciudades. En Estados Unidos ya hace mucho tiempo que se está echando a los agricultores y hoy solo un 2% de la población se dedica a trabajar la tierra. Lo mismo ha pasado en México, Indonesia, India, etc., a causa de la 'Revolución verde' –que fomenta el monocultivo–. Y lo mismo va a pasar en África, donde los agricultores van a tener que realizar grandes inversiones, con lo que solo los más prósperos sobrevivirán. Se han realizado algunos experimentos interesantes, como en Brasil, para intentar organizar enormes ciudades como São Paulo. Pero creo que decir que la gente vivirá en las ciudades es una forma de simplificar las cosas demasiado. La gente va a vivir en poblados chabolistas y habrá cantidades enormes de pobres. Los disturbios que se produjeron en 2008 debido a la subida del precio de la comida sucedieron en 30 países distintos porque se importa demasiada comida. Y estos disturbios, que estaban por todas partes, no sucedieron en las ciudades, sino en las afueras de las mismas, donde la gente es pobre y no puede pagar alimentos más caros.

Stephen King se sumó a Warren Buffet, el multimillonario que pidió a la Hacienda estadounidense que le subieran los impuestos. ¿Son necesarias más voces como estas que, dentro de los grupos de ricos, piden una mejor distribución de la riqueza?
Desde 1980 se han ido rebajando los impuestos a quienes más ganan. Se trata de una transferencia de valor, de riqueza, de abajo a arriba. No se aplican los mismos impuestos a los ingresos financieros que a los salarios y el trabajo. Si trabajas, recibes un salario por el que tendrás que pagar unos impuestos a un porcentaje determinado en Estados Unidos, pero si te dedicas a las inversiones, lo que haces es sentarte delante del ordenador, después vendes unas acciones y pagas menos impuestos por esos ingresos que por tu salario. Por eso la gente que, como Warren Buffet, saca su dinero del dinero, no paga los mismos impuestos que la gente que saca su dinero de su salario, trabajando de nueve a seis. Y todo esto forma parte del mismo patrón.

¿Ha llegado el momento de dejar de ser tan políticamente correctos con los responsables de todo esto?

Evidentemente, hay que controlar la parte violenta, pero realmente tenemos que estar más enfadados y decir lo que está pasando sin tapujos. Y cada vez que esta gente nos diga que la austeridad puede ayudar a crear empleo, simplemente tenemos que decirles que eso no son más que tonterías. Tenemos que manifestarnos, dejar muy clara nuestra posición. Los 'indignados' españoles forman parte de este movimiento, aunque no han dejado muy claro qué es lo que quieren, pero también entiendo que muchos son muy jóvenes, que para muchos de ellos esta es la primera vez que participan en algo y hay que darles un tiempo.

Sin embargo, en España el movimiento 15M ha pasado a la acción en cuestiones concretas. Por ejemplo, ha evitado numerosos desahucios.
Muy bien, es el tipo de acción que estoy recomendando. Pero, dejando claro que no soy una experta en todo, no creo que los 'indignados' contasen con una lista, algo como: "Mira, estas son las diez cosas que queremos y las queremos ya".

Publicado enInternacional
Multitudinaria manifestación de indignados en Lisboa

Mareas de manifestantes corearon consignas y pancartas contra la troika –la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI)– y el gobierno nacional, ondeando banderas de Portugal.

 

Más de un millón de portugueses ganaron ayer las calles de Lisboa en protesta contra los recortes y la política de ajuste del gobierno. Profesores, jubilados, trabajadores de la sanidad, políticos y grupos feministas se sumaron a las manifestaciones convocadas por los indignados lusos en Portugal, movilización rotulada como la más multitudinaria de los últimos dos años.

 

Mareas de manifestantes corearon consignas y pancartas contra la troika –Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI)– y el Ejecutivo, y ondearon banderas lusas con una franja negra como símbolo de luto por la crisis que atraviesa el país. Gritos como "Passos a la calle", "el pueblo unido jamás será vencido" o "Grecia llegó aquí" se unieron a lemas contra la troika como "fuera de aquí, FMI" o "entroikados y revoltados". Las manifestaciones transcurrieron sin incidentes relevantes, aunque hubo al menos dos detenidos en Oporto e insultos y tensión en Lisboa entre un grupo de manifestantes y agentes de policía. La protesta fue convocada principalmente a través de las redes sociales pero también, por primera vez, a través de carteles y propaganda en las calles de las principales ciudades lusas. El lema de la expresión popular fue "O Povo é quem mais ordena" (El pueblo es el que manda), uno de los versos del himno de la revolución lusa de 1974, que derrotó a la dictadura fundada por António de Oliveira Salazar y se convirtió otra vez en símbolo del descontento ciudadano. La canción fue coreada al final de la marcha, en la plaza del Terreiro de Paco, la más grande de la capital lusa, y en una veintena de ciudades de Portugal, así como en otras fuera del país, como Barcelona, Madrid, Boston, Londres, París, Atenas y Estocolmo.

 

A través de esta manifestación, los indignados denunciaron que el primer ministro, Pedro Passos Coelho, cedió la soberanía nacional ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) que, en mayo de 2011, a petición del anterior gobierno socialista, prestaron a Portugal 78 mil millones de euros para evitar su bancarrota. Esta vez, la marcha por las calles de la capital portuguesa coincidió con la presencia de representantes de la troika, que realizan la séptima evaluación al programa de asistencia financiera, y que exigen una polílica de ajuste que el gobierno aplica. Varios gremios profesionales y grupos civiles se han sumado a las denominadas mareas sectoriales para participar en la protesta.El principal sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP), también movilizó a sus afiliados, según declaraciones de su líder, Armenio Carlos. Participaron igualmente diputados de los partidos de la izquierda portuguesa –el Socialista, el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista–, así como los presidentes de las tres principales asociaciones profesionales de militares. Los organizadores calcularon que salieron a la calle en todo el país más de un millón de personas y, aunque las autoridades lusas no dieron datos sobre las manifestaciones, las emisoras de radio y televisión locales consideraron las de ayer como las más multitudinarias registradas en el país.

 

El Ejecutivo conservador ganó las elecciones anticipadas un mes después y puso en marcha un duro programa de austeridad, con ajustes y reformas para cumplir los acuerdos suscritos. Veinte meses después, la coalición conservadora de gobierno soportó dos huelgas generales y varias multitudinarias protestas ciudadanas y sindicales, por lo que sufre un gran desgaste en popularidad y las encuestas la sitúan por detrás del Partido Socialista en las intenciones de voto. Portugal tiene datos económicos que empeoran constantemente, lo que ayuda a comprender la alta adhesión a la protesta: la tasa de desempleo se disparó al 17,6 por ciento, el doble que hace tres años, y el Producto Bruto Interno (PBI) sufrió una caída del 3,8 por ciento, la peor en varias décadas, en el último trimestre de 2012. El gobierno no hizo comentarios sobre la marcha de ayer, pero la semana pasada Passos Coelho ratificó su determinación de mantener las políticas de austeridad.

 

Publicado enInternacional
Colombia. Movilización popular de la multitud indignada
Esta es la Agenda de acciones y el pliego de reivindicaciones de la multitud indignada que se organiza y se movilizará en los primeros días de octubre y a lo largo del último trimestre del año. Los derechos de las más diversas expresiones de las clases populares de nuestro país apalancan su movilización y la potencia de su lucha por una verdadera democracia, por la justicia  social, por la paz y contra el modelo neoliberal extractivista del señor Santos.

Hay que sumar, reunir y coordinar todas las luchas de nuestro pueblo, por mínimas que ellas sean. No puede ser que la oligarquía santouribista desvie los objetivos centrales y estratégicos de la lucha popular y revolucionaria.

Que se expresen y sientan los plantones, el mítin, la marcha, la manifestación, el artículo de prensa, el programa de radio,  la conferencia, el debate, en fin todas las manifestaciones de la inconformidad, de la protesta, del reclamo de todos, sin excepción y con optimismo y fuerza. Ese es el camino de los derechos del pueblo.

Que el señor Santos y sus "jugadas politiqueras" no engañen al pueblo. Menos sus encuestas de recuperación de popularidad,  verdadero popurri de la demagogia oficialista.

Pongo a disposicion la Agenda de la movilizacion. Hay que difundirla y hacerla conocer por todos los rincones.

Más accion de masas y menos politiquería y clientelismo de caudillos que frustran la constitución de subjetividades más potentes.


Agenda


Los obreros, trabajadores, campesinos, estudiantes, cristianos, intelectuales, mujeres, jóvenes, indígenas, afrodescendientes, pobladores de los barrios y demás sectores sociales y populares, realizaremos del 4 al 12 de octubre de 2012 una JORNADA NACIONAL DE INDIGNACION.

El deterioro paulatino de la calidad de vida y la pérdida sistemática de derechos, garantías y libertades democráticas son las razones fundamentales para manifestar nuestro rechazo e indignación contra las políticas neoliberales y de globalización implementada por el imperialismo, las clases dominantes colombianas y el régimen de Juan Manuel Santos.
  • - Indignación por la entrega del territorio nacional a los consorcios internacionales para el desarrollo de mega proyectos mineros, energéticos, agroindustriales y petroleros.
  • - Indignación por la entrega de bases militares al ejército de los Estados Unidos.
  • - Indignación por convertir el derecho a la salud y la educación en una mercancía.
  • - Indignación por el despojo de tierras y el desplazamiento forzado de millones de colombianos.
  • - Indignación por el asesinato, desplazamiento, amenaza e intimidación de los dirigentes sindicales, sociales, indígenas y populares, además de la criminalización a quien opina diferente y no está de acuerdo con las políticas impuestas.
  • - Indignados con la guerra, las masacres generalizadas, los desplazamientos forzados, los asesinatos de jóvenes en campos y ciudades.

Por estas y muchas otras razones realizaremos las siguientes acciones de protesta en todo el territorio nacional que articule las diferentes iniciativas del movimiento social y popular.

4 DE OCTUBRE
 - Movilización por el trabajo digno impulsada por las Centrales Sindicales y el Comando Nacional Unitario.
- Movilización Nacional de la MANE por un billón mas para la Universidad publica.

8 DE OCTUBRE
- movilización por la paz e instalación de la mesa social con la consigna Vamos por la Paz con una Agenda Social.
- Jornadas de agitación en las Universidades del País y rueda de prensa nacional de la MANE.

9, 10 y 11 DE OCTUBRE

- Campamentos por el derecho a la salud en Bogotá y demás regiones del país.
- Jornada nacional por el derecho fundamental a la Salud y la Seguridad social en Bogotá, nos movilizaremos en varias localidades (San Cristóbal, Suba, Usaquén, entre otras), y convocamos desde ahora, para el 11 de octubre a la jornada que iniciará frente a las instalaciones del Ministerio del Trabajo (Carrera 14 No. 99-33), para ir luego a la sede de Acemi (Calle 104 A N. 21-47) y terminar frente a la dirección de Saludcoop (Avenida Calle 116 Nº 21 – 37).

12 DE OCTUBRE
- Movilización de la MANE, estudiantes indignados movilizándose por una    educación para un Nuevo país.
-  Paro Nacional.
- Eventos y acciones del movimiento indígena y agrario

Otras acciones que estatemos impulsando

17 DE OCTUBRE
-Movilización Nacional de la MANE para presentar la exposición de motivos y articulado del Proyecto de Ley Alternativa de Educación Superior.

19 DE OCTUBRE
-Marcha y festival  por la defensa del agua, la vida y el territorio – Ibagué (Tolima).

20 Y 21 DE 0CTUBRE
Encuentro Nacional de Estudiantes de Secundaria.

26 DE OCTUBRE
Cabildo Nacional de Vivienda.

30 DE OCTUBRE
-Marcha territorial por la salud y la seguridad social. (Localidad de Suba - Bogotá)

TODO OCTUBRE
-Por la defensa del territorio del rio Magdalena y el Macizo Colombiano, respaldo a la recuperación de tierras en el proyecto minero-energetico del Quimbo – Huila.

10 DE DICIEMBRE
-Encuentros y movilizaciones para reivindicar que el Gobierno garantice el respeto y ejercicio pleno de los Derechos Humanos fundamentales del pueblo colombiano.


Publicado enColombia
Martes, 21 Febrero 2012 15:52

¿Daremos los colombianos este paso?

Cógela suave, nos dice el bacán

Escuchar la radio y ver la televisión, que es lo que hace más del 90 por ciento de los colombianos, o leer la prensa, sea ésta periódico o revista, actividad de una “inmensa minoría”, es una acción de tristeza-indiferencia, en razón de la cotidianidad a la cual por décadas nos hemos acostumbrado todos los colombianos.

¿Por qué tanta indiferencia o resignación en Colombia cuando en muchos países la característica de 2011 fueron los levantamientos de la sociedad civil contra diferentes expresiones de poder? Efectivamente, los colombianos tenemos indiferencia y resignación a todo. Pareciera que se nos ha pegado la frase del bacán barranquillero, que ante cualquier calamidad nos aconseja: “No joda, cogela sueva”. Y efectivamente, suave la cogemos los colombianos.

Suave, mientras las regalías del carbón de La Guajira se la reparten los políticos guajiros en asocio con las trampas de la Comisión Nacional de Regalías; en Barranquilla se acentúa la compra de votos y jurados de votación; en Montería se perpetúa el posparamilitarismo; en Medellín el Sindicato Antioqueño se enriquece y en las Comunas manda ‘el jefe’; Bogotá huele a políticos perfumados en medio de contratistas costeños apoderados del cartel de la contratación; en Cali el negro Martínez se quiere blanquear; y en Putumayo se sueña todavía con DMG.

Nadie protesta, y nadie propone un alto o caminata contra la corrupción. De pronto un periodista, y ¡quien lo creyera!, la WRadio saca las notas sobre la corrupción. Después viene la entrevista con Sharon Stone y la música deleitosa, y entonces nada pasa y de pronto vuelve otra vez algún chisme farandulero.

El país de rumba mientras se derrumba


A Colombia se le ha admirado mucho en Latinoamérica y se dice que su democracia es la más estable de la región. Mientras en los años 60 y 70 del siglo pasado el Cono Sur y Centro América eran tomados por duras represiones militares en asocio con los Estados Unidos, aquí cada dos años se realizaban elecciones. En medio de la botella de ron, el sancocho y la compra de votos, transcurría nuestra democracia. Como vemos, casi nada ha cambiado. A diferencia de ayer, hoy los presupuestos son más abultados y el índice de obras por hacer o por no hacer es mayor, razón por la cual las curules se han vuelto onerosas.

Cada elección que trascurre en cualquier municipio del país es la disputa por los presupuestos, y por ende por la contratación. Incluso, ya hay mafias nacionales alrededor de los partidos políticos tradicionales, por lo cual nadie quiere quedarse por fuera de la nomina oficial, lo que facilita que se constituyan alianzas como la Unidad Nacional de Santos, donde liberales y conservadores, tan igual como en los tiempos del Frente Nacional, se reparten los puestos públicos y la contratación. Hasta Gustavo Petro hizo su acuerdo sobre lo fundamental en Bogotá, incluyendo a godos y cachiporros. Como vemos, todo está tan igual como hace 50 o 70 años.

¿Cómo entender, por ejemplo, que en el Concejo de Bogotá siga gran parte de los cabildantes de hace 20 años, y que un Señor como Severo Correa, que no habla y por ende no propone nada en absoluto a favor del Distrito Capital, sea uno de los grandes negociadores entre el Cabildo capitalino y el alcalde que llega? Pero peor aún, que al Concejo de Bogotá llegue un señor como Roger Carrillo, destituido por un contrato dudoso en el ISS Pensiones e investigado por un multimillonario acuerdo en calidad de Auditor del ISS Pensiones a favor de personas que al parecer presentaron documentos falsos en Santa Marta, y amén, obligara a los funcionarios del ISS Pensiones, que él metió a dicha entidad en su momento, a que le hiciera reuniones financiadas con sus pobres salarios a cambio de mantenerlos en sus puestos de trabajo? Hasta con Carrillo parece que negocia la administración Petro. Nos preguntamos: ¿Con personajes como los citados se sentará Antonio Navarro Woolf a negociar eso que en ciencia política se llama gobernabilidad?

Lo que podríamos llamar el bloque de poder dominante en Colombia ha sabido combinar estrategias y tácticas para controlar el poder, sin que exista peligro a su alrededor, siendo las principales las siguientes:
  • • Fomento de una cultura popular alrededor de la distracción.
  • • Ajuste con represión sostenida en medio de trampas electorales.
  • • Búsqueda de enemigos detractores, como el comunismo internacional y las farc.
  • • Cooptación o compra de líderes sociales y políticos.
  • • Ausencia de contendor político.


Cuánto vales que yo te compro


El mejor exponente de cuánto vales es Luis Eduardo Garzón o Lucho Garzón. Fue maoísta recalcitrante, militante del Partido Comunista línea soviética, del Frente Social y Político, del Polo Democrático Independiente, del Polo Democrático Alternativo, dirigente sindical de la USO y Presidente de la CUT. No aguantó al final. Claudicó y hasta bailó con Álvaro Uribe, apoyando a Enrique Peñalosa en su aspiración a la Alcaldía de Bogotá en 2011. Otro caso es Angelino Garzón, maestro del sofisma, que viste como pobre para amasar como rico, dividiendo al movimiento social. Angelino fue del Partido Comunista línea soviética, la Unión Patriótica, la Alianza M-19, pastranista, uribista, aliado del negro Martínez en el Valle del Cauca, y hoy es santista.

Publicado enEdición 177
Eduardo Galeano: La neutralidad es imposible, somos indignos o indignados

El escritor uruguayo Eduardo Galeano afirmó hoy a su llegada a La Habana que la neutralidad es imposible en un mundo que se divide entre indignos e indignados.

 
O se es indigno o indignado, recalcó en breve diálogo con la prensa a su llegada a esta capital, tras más de 10 años de ausencia, invitado por Casa de las Américas, cuyo 53 Premio Literario inaugurará el próximo lunes.
 

La crisis que sufre el planeta ha llevado a muchos a aceptar lo inaceptable obligándolos a la indignidad. Es por eso, agregó, que surgen movimientos, como el de los indignados, que de pronto se vuelven peligrosamente contagiosos en todos los países.

 
No hay quien pueda con la capacidad de contagio que tiene la indignación, subrayó refiriéndose a los movimientos sociales surgidos en varias naciones para expresar sus reclamos en protesta contra la desigualdad y el desempleo.

 
A su juicio en todas partes se respira una energía de cambios que busca manifestarse. Las izquierdas, opinó, están en todos lados. Los procesos de cambios que de veras se dan, crecen lentamente de abajo hacia arriba y de adentro hacia fuera. A veces son silenciosos, casi secretos, pero existen en todas partes.

 
Vuelvo a Cuba sin haberme ido porque esta isla siguió siempre viva dentro de mí, en mis palabras, en mis actos y mi memoria, una memoria viva de todo lo que de ella recibí, aseveró.
 

Nunca oculté mi admiración por esta Revolución, ejemplo de dignidad nacional y solidaridad en un mundo donde el patriotismo es un derecho negado a los países pequeños y pobres, destacó.
 

Nunca conocí en mi vida un país tan solidario como este, ninguna Revolución tan ofrendada a los demás como esta, expresó.
 

Al referirse a su relación con Casa de las Américas, mi Casa, dijo, destacó que en los inicios fue un amor poco correspondido. Recuerdo como escribí Las venas abiertas… para llegar a tiempo al concurso literario. Tanto esfuerzo y perdí en el certamen, rememoró.

 
Laureado luego en tres ocasiones, regresa a la institución para presentar su libro Espejos, una historia casi universal, Premio Honorífico de Narrativa José María Arguedas 2011.

 
Es un texto, comentó, en el que ofrezco una tentativa de ayudar a la recuperación del arcoiris terrestre que contiene más colores y fulgores que el celeste.

 
Quería ayudar a recuperar esos colores perdidos porque estamos ciegos, mutilados por una largísima tradición de racismo, de machismo, elitismo, de militarismo y de otros ismos que nos impiden descubrirnos en toda la plenitud de nuestra belleza posible, apuntó.

 
A una pregunta sobre si creía que el presidente estadounidense, Barack Obama, había leído su libro Las venas abiertas de América Latina, que el gobernante venezolano, Hugo Chávez, le obsequió en 2009, durante la Cumbre de Trinidad y Tobago, respondió que fue un acto simbólico.

 
No creo que lo haya leído. Fue, afirmó, una manera de decirle a Obama que existen otras voces distintas a las que esta acostumbrado a oír de sus asesores.

 
Sobre cómo ve a América Latina expresó que hoy está caminando. Yo también camino, caminar es un ejercicio imprescindible, creo que las ciudades se conocen o se reconocen con los pies, se leen con los pies.
 

Lo mismo ocurre con los procesos colectivos, agregó, cuando se viven como se deben vivir las cosas, se camina, se anda. Así uno entra en otro, concluyó.

 
(Con información de Prensa Latina)


 

 

Publicado enInternacional
Bhopal, India, 7 de junio. Un tribunal indio halló culpable este lunes de negligencia a la filial india de la firma estadunidense de químicos Union Carbide y condenó a siete de sus empleados a dos años de prisión por uno de los peores accidentes industriales del mundo, el cual mató a miles de personas en 1984.

La planta de Union Carbide en la ciudad de Bhopal, en el centro del país, liberó gases tóxicos por accidente; el gobierno dice que alrededor de 3 mil 500 personas fallecieron. Activistas, quienes consideraron que las sentencias son muy leves, afirman que 25 mil personas perdieron la vida inmediatamente después y en años posteriores.

Siete ex empleados indios fueron sentenciados a dos años de prisión y multados con 100 mil rupias (unos 2 mil 100 dólares), en un juicio que los activistas han seguido desde hace un cuarto de siglo.

El tribunal también multó a la ex unidad india de Union Carbide con 500 mil rupias (10 mil 600 dólares).

Cientos de manifestantes, muchos con pancartas en las que se leía cuelguen a los culpables y son traidores a la nación, trataron de irrumpir en el juzgado, pero la policía los detuvo.

Ram Prasad, habitante de 75 años, dijo: El castigo no es suficiente. Perdí a mi hijo y a mi hermano menor, y mi padre y yo seguimos teniendo pesadillas.

El empresario Keshub Mahindra, presidente de Union Carbide India al momento de la tragedia, quien ahora vive en Estados Unidos, fue la persona de más alto rango condenada.

Los sentenciados pueden apelar ante un tribunal superior, proceso que en India puede llevar muchos años.

No fue un castigo ejemplar que evite que otras corporaciones repitan el desastre de gas de Bhopal, expresó Rachna Dhingra, activista.

El veredicto en Bhopal afecta sólo a las autoridades indias de la ex filial india de Union Carbide, mientras se han presentado casos diferentes contra la compañía y sus funcionarios en el extranjero.

Éste es un caso de gran transcendencia en un país de mil 200 millones de personas, en su mayoría pobres. Subraya los retos de cómo garantizar que las mejoras sanitarias y las regulaciones de seguridad mantengan el ritmo de una economía en rápido crecimiento, ahora la tercera de Asia en tamaño.

Union Carbide llegó a un acuerdo con el gobierno indio por sus responsabilidades en 1989, al pagar 470 millones de dólares antes de que la adquiriera la firma estadunidense Dow Chemical.

A primera hora del 3 de diciembre de 1984, cerca de 40 toneladas métricas del tóxico isocianato de metilo se filtraron a la atmósfera y el viento las llevó hacia barrios humildes situados en las inmediaciones.

Activistas y trabajadores sanitarios sostienen que las 100 mil personas que fueron expuestas al gas continúan sufriendo las consecuencias hoy día.

Entre las enfermedades que padecen destacan cáncer, ceguera, dificultades respiratorias, desórdenes inmunológicos y neurológicos, y problemas reproductivos en las mujeres. De igual forma, defectos en los recién nacidos cuyas madres fueron expuestas.

Los activistas aseguran que miles de toneladas de desechos tóxicos no han sido adecuadamente eliminadas en la fábrica de pesticidas, ahora abandonada, y que se filtran hacia aguas subterráneas. El gobierno niega que el líquido esté contaminado.

Reuters
Publicado enInternacional