Los multimillonarios, la sociedad y la historia

Con regularidad asistimos a noticias alimentadas por diversas fuentes acerca de las listas de multimillonarios. Un millonario se considera a aquel que tiene como mínimo un millón dólares. Un multimillonario es todo aquel que tiene por lo menos mil millones de dólares. Ésta vez el turno le corresponde a la Revista Forbes, una acuciosa seguidora y generadora de esta clase de rankings.

 

En el más reciente escalafón de los multimillonarios, en la lista aparecen con ligeras variaciones, básicamente los mismos. Con movilidad, hacia arriba o hacia debajo de uno que otro nombre. Pero sin que haya cambios dramáticos.

 

En el caso de Colombia, acontece exactamente lo mismo. Los nombres destacados son los de Luis Carlos Sarmiento (grupo AVAL), Alejandro Santodomingo (el heredero del clan de los Santo Domingo, propietario de Valórem, antes conocido como Grupo Empresarial Valores Bavaria), Jaime Gilinski (del grupo Gilinski, justamente), y Carlos Ardila Lulle (conocido por sus propiedades en medios –RCN– y varios sectores industriales estratégicos).

 

Lo que no destacan estas clasificaciones son los sectores económicos que representan los más multimillonarios del mundo, así como tampoco la forma como se han acumulado estos capitales. Lo cual desborda ampliamente, claro, a un artículo descriptivo de esa clase.

 

Como quiera que sea, tres reflexiones saltan a la vista inmediatamente, así: a) ¿constituye eso, en cada caso, un motivo de orgullo nacional? ¿Algo así como un motivo de orgullo patrio, a la manera de los premios Nobel, los científicos, cantantes o deportistas que de tanto en tanto conjugan emociones y voluntades sociales? Difícilmente. Ni siquiera en el periodismo económico se exaltan estos liderazgos como un tema importante para el desarrollo de un país.

 

En la misma línea, b) se traducen esos nombres en algo así como un motivo para identificar el crecimiento, la calidad de vida, la dignidad o la sensibilidad social de aquellos nombres? El capitalismo es un sistema literalmente despiadado, con nulos desarrollos acerca de política social o humanitaria. Los logros que ha conseguido la sociedad a lo largo de la historia –seguridad social, educación gratuita, apoyo a la ciencia y la tecnología, y otros más– se deben a reclamaciones justas por parte de sus trabajadores, llevadas a cabo en muchas ocasiones en el curso de varios años e incluso décadas, y como dádivas que buscan mejorar las condiciones laborales pero sólo con la finalidad de garantizar más y mejor crecimiento del capital.

 

El motivo básico consiste en distinguir crecimiento económico y desarrollo económico y social y, en esta misma línea, justamente la tercera consideración:

 

c) más fuertemente aún, la acumulación de inmensos capitales no oculta, y por el contrario, se corresponde con el más grande de todos los defectos del capitalismo en general y del capitalismo financiero en particular: la inequidad. Bien entendidos los problemas de inequidad representan la cara más sensible y dramática de todos los temas, problemas y retos relativos a la justicia –la justicia humana. La justicia de un sistema político, o económico. La historia del capitalismo es la historia misma mediante la cual los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, ampliando los márgenes o las distancias de equidad entre los seres humanos.

 

En términos rasos y simples, los multimillonarios acumulan una tal cantidad de dinero que no es posible gastar en una sola vida –por lo menos no de manera razonable, esto es, humanamente.

 

Las listas seguirán saliendo, con seguridad. A nivel mundial, a nivel continental o nivel nacional. Pero ello no alterará para nada los tres pilares mencionados.

 

Desde una óptica radicalmente distinta, a la luz, por ejemplo de los nuevos planteamientos aportados por Francisco desde Roma, ser multimillonario es evidente señal de un pecado capital. Pero eso es pedir demasiado. Ni siquiera los nuevos atisbos de la teología de la liberación han llegado a tanto. A la luz de la más humana de las sensibilidades, listas y escalafones semejantes no generan absolutamente ningún motivo de orgullo, sino la mayor indignidad habida cuenta de las necesidades reales, los márgenes de miseria y pobreza, en fin, los grados y modos de la violencia económica del capitalismo. ¿Indignidad? Sí, un motivo para el levantamiento social.

 

Algunos datos:

 

El salario mínimo en Colombia para 2014 es de 616.000 pesos (aprox. 308 USD). La fortuna de Sarmiento Angulo es de 12.400 millones de dólares.
4 multimillonarios tiene Colombia, en una población de 44 millones, en los que, de acuerdo con cifras oficiales 14.662.000 personas viven pobreza y 4.596.000 en miseria ("pobreza extrema").

Las fortunas sumadas de los cuatro multimillonarios colombianos es de 14.900 millones de dólares mientras que la deuda externa de Colombia llegó en octubre de 2013 a 90.424 millones de dólares.

Publicado enEdición Nº200
Causas y consecuencias de que un país tenga super-ricos

La revista de negocios estadounidense Forbes publica información periódicamente sobre los super-ricos del mundo, considerando como tales a aquellas personas que ingresan más de 50.000 millones de dólares al año. El Institute for Policy Studies de Washington D.C., EEUU, y la revista económica Dollars and Sense han publicado una reseña basada en los datos de Forbes que da una imagen certera de la distribución de los super-ricos (Robin Broad y John Cavanagh, "The Rise of the Global Billionaires", Enero/Febrero 2014). Y lo que se observa de una manera muy clara es el cambio desde los años noventa en la distribución de los super-ricos. Desde después de la II Guerra Mundial, los super-ricos se concentraban en EEUU, Europa Occidental y Japón. La situación actual, sin embargo, es muy diferente. EEUU continúa siendo el país con un mayor número de super-ricos (442), un número que en proporción sobre el total de super-ricos del mundo no ha variado a lo largo de los últimos años. Estos 442 representan alrededor del 31% de todos los super-ricos del mundo. Ahora bien, donde ha habido un cambio enorme ha sido en la República de China (122) y Rusia (110), que pasaron de no tener ninguno a ser el segundo y tercero en tener super-ricos. Alemania es el cuarto país (58), seguido de India (55), Brasil (46), Turquía (43), Hong Kong (39) y el Reino Unido (38). Estos datos muestran el número de super-ricos, pero no señalan el nivel de riqueza que alcanza cada super-rico. Si miramos estos datos, podremos ver que el individuo más rico del mundo, el Sr. Carlos Slim (73.000 millones), vive en México (un país donde la pobreza es muy extensa), seguido de Bill Gates en EEUU y Amancio Ortega en España (57.000 millones), uno de los países con una mayor tasa de desempleo y una mayor tasa de pobreza en la OCDE.


El significado de estas cifras va más allá de los números señalados, pues que existan super-ricos quiere decir que hay una enorme concentración de la riqueza, ya que cuando hay super-ricos –la cúspide de la pirámide– quiere decir que hay también ricos y casi ricos. En otras palabras, es un indicador de que aquel país tiene una enorme concentración de la riqueza y, por lo tanto, grandes desigualdades.


El segundo significado de la existencia de super-ricos es que también hay muchos superpobres. En realidad, desigualdad quiere decir, en la mayoría de casos, gran pobreza. En realidad, los primeros –los super-ricos– no se pueden explicar sin los segundos –los superpobres–. Es decir, los primeros gozan de enormes riquezas precisamente porque los no ricos tienen menos riqueza. La riqueza de los primeros ha sido extraída de los segundos. Soy consciente de que esta expresión choca con la sabiduría convencional que asume que la desigualdad es una cosa, y otra lo es la pobreza. La evidencia, sin embargo, de que las dos son dos lados de la misma moneda es clara. Si analizamos, por ejemplo, la distribución de las rentas que existen en un país, podemos ver que estas derivan o bien de la propiedad (es decir, de la riqueza, o sea, de la posesión de recursos que generan renta) o bien del trabajo. Pues bien, la gran división en las sociedades es entre el primer grupo de propietarios y gestores de las mayores cantidades de propiedad, y los que trabajan para poder vivir. Estos últimos son, por cierto, los productores de la riqueza, de cuya distribución depende su grado de concentración. Cuando la renta generada por esta producción va predominantemente a los rentistas del capital, es cuando nos encontramos con el gran número de super-ricos, los cuales han copado esta abundante riqueza debido a que han expropiado la riqueza y la renta derivada del mundo del trabajo. No es por casualidad que aquellos países en los que hay más super-ricos, sean también aquellos en los que hay más pobres y superpobres.


Y lo que ocurre en cada país, ocurre a nivel internacional también. De esta situación se derivan varias observaciones:


1. No hay países pobres. En realidad, algunos de los países llamados pobres tienen una gran cantidad de super-ricos. El argumento de que la riqueza que se acumula en la cúspide filtra hacia todos los otros estamentos de la sociedad no se ajusta a la realidad.


2. La pobreza no se debe a la falta de recursos de un país, sino al control de estos recursos por parte de los super-ricos del país, que siempre están en alianza con los super-ricos de otros países.


3. Es denunciable que en España, donde uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza, exista un grado de concentración de la riqueza tan elevado, lo cual se podría resolver fácilmente redistribuyendo los recursos, hoy en propiedad de los super-ricos.


4. Su pobreza está basada en su falta de control de la propiedad de los super-ricos, que estos utilizan para su propio enriquecimiento en lugar de asignarla a mejorar las condiciones de vida de la mayoría de la población.


5. El incremento de las desigualdades se debe principalmente a factores políticos y, muy en especial, al enorme poder que los super-ricos tienen sobre los Estados, que son los que están imponiendo políticas públicas que los favorecen.


6. El enorme desprestigio de la Unión Europea y de los gobiernos de sus países miembros se debe precisamente a este hecho: la enorme influencia de los super-ricos (bien sea de la banca o de la gran patronal) sobre los políticos.


Una última observación. Se me dirá (ya se me ha dicho), que el hecho de que el tercer super-rico del mundo sea español no tiene nada que ver con el elevado porcentaje de pobreza y/o el alto nivel de desempleo. Esta postura ignora que el Estado que facilita que haya super-ricos es el mismo que favorece los salarios bajos, la política fiscal regresiva, el escaso desarrollo del Estado del Bienestar y la limitadísima capacidad redistributiva del Estado. Hay, pues, una relación directa entre los primeros y los segundos, por mucho que este hecho evidente se intente ocultar. Así de claro.

Publicado enInternacional
Multimillonarios elevaron su riqueza en 524 mil mdd en 2013

Mientras la economía mundial desaceleró su crecimiento y el número de desempleados siguió más alto que antes de la recesión de 2008-2009, los multimillonarios del mundo aumentaron todavía más sus fortunas en 2013, mostraron datos de organismos internacionales y de un índice elaborado por el servicio informativo Bloomberg.


Las 300 personas más ricas del planeta, de acuerdo con una clasificación de Bloomberg, aumentaron sus fortunas el año pasado en un monto conjunto de 524 mil millones de dólares, cantidad que, comparativamente, equivale a poco menos de la mitad del valor de la economía mexicana, que es de 1.2 billones de dólares.


Las mayores ganancias provinieron de la industria de la tecnología, que se disparó 28 por ciento durante el año. De las 300 personas que aparecen en el ranking final sólo 70 registraron una pérdida neta durante el periodo de 12 meses.


El crecimiento en las fortunas de los 300 hombres y mujeres más acaudalados del mundo ocurrió mientras la economía mundial desaceleró su crecimiento en 2013, según el Fondo Monetario Internacional. El organismo anticipó para el año pasado un aumento del producto interno bruto mundial de 2.8 por ciento, menor al registrado en 2012, que fue de 3.1 por ciento.


Según la Organización Internacional del Trabajo, en 2013 hubo 201.5 millones de desempleados en el mundo, cifra superior en 31.8 millones a la registrada en 2007, el año previo a que la economía cayó en recesión por la crisis financiera provocada por grandes grupos financieros de Estados Unidos.


En el listado hay cuatro mexicanos: Carlos Slim, principal accionista de América Móvil y Teléfonos de México, entre otras empresas, segunda fortuna mundial, con 73 mil 800 millones de dólares al cierre del año, mil 400 millones menos que al finalizar 2012. Lo sigue Alberto Bailleres, número 58 del listado, accionista de la minera Peñoles, de El Palacio de Hierro y del Grupo Nacional Provincial, con 15 mil 600 millones de dólares, 4 mil 400 millones menos que al concluir 2012.


En tercer sitio entre los mexicanos, Bloomberg ubica a Sara Mota de Larrea, viuda de Jorge Larrea que posee 36 por ciento de las acciones del minero Grupo México (su hijo, Germán Larrea, posee otro 16 por ciento), con una fortuna de 11 mil millones de dólares, 700 millones menos que al finalizar 2012. El cuarto puesto es ocupado por el propietario de Tv Azteca, Ricardo Salinas, con 9 mil 900 millones de dólares, mil 600 millones de dólares menos que al concluir 2012, de acuerdo con Bloomberg.


El valor neto de las fortunas de los 300 hombres y mujeres más ricas del planeta sumó 3.7 billones (millones de millones) de dólares al cierre de 2013, según dicha firma.


La fortuna de los 300 multimillonarios equivale a dos tercios del producto interno bruto de todos los países de América Latina y el Caribe que, de acuerdo con el Banco Mundial, es de 5.6 billones de dólares.


Los 300 multimillonarios poseen una riqueza que supera en 2.6 veces el valor de la economía de los países del África al sur del Sahara, donde viven 910 millones de personas, cuyo producto interno bruto es de 1.4 billones de dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial.


Los ricos fueron más ricos en 2013 y lo serán todavía más en 2014, según John Casimatidis, el multimillonario fundador del conglomerado de bienes raíces y energía Red Apple Group Inc, citado en un reporte divulgado en la ciudad de México por Burson Martseller, a propósito del índice de multimillonarios de Bloomberg.


Bill Gates, fundador y presidente del consejo directivo de Microsoft Corp, fue el mayor ganador el año pasado. La fortuna del magnate de 58 años se incrementó en 15 mil 800 millones de dólares hasta alcanzar 78 mil 500 millones de dólares, la mayor del planeta. Las acciones de Microsoft, la mayor empresa de software, subieron 40 por ciento.


Gates recobró el título como la persona más rica del mundo. Su fortuna se ha beneficiado también de un repunte en posiciones accionarias de Canadian National Railway Co y de la empresa productora de productos sanitarios Ecolab, que crecieron 34 por ciento y 45 por ciento, respectivamente, según reporte de Burson Martseller.


El índice de multimillonarios de Bloomberg es elaborado a partir de la evolución diaria de los precios en los mercados accionarios y datos sobre el desempeño de las diferentes economías, de acuerdo con su página electrónica.


Las acciones globales se dispararon en 2013 para lograr su mejor ganancia desde 2009; el Índice MSCI World avanzó 24 por ciento para cerrar el 31 de diciembre en mil 661.07 puntos. El Índice Standard and Poor's creció 30 por ciento para cerrar en mil 848.36, su mayor ganancia anual desde 1997. El Stoxx Europe ganó 17 por ciento para cerrar en 328.26 unidades.

Publicado enInternacional


Londres, 8 de enero. El inversionista estadunidense Bernard Madoff movió casi 160 millones de dólares de sus propios activos a su firma con base en Gran Bretaña en 2007, de acuerdo con documentos que Reuters obtuvo este jueves.

Madoff, acusado por las autoridades de Estados Unidos de realizar un fraude hasta de 50 mil millones de dólares, movió activos mediante la asignación de dos paquete de nuevas acciones en Madoff Securities International Ltd, una firma británica que él controlaba.

En octubre de 2007 Madoff compró 49.9 millones de acciones nuevas a 100 peniques en la firma británica por 49.9 millones de libras, indicaron los documentos, el equivalente a 100 millones de dólares, en esa época, y a 75 millones de dólares, de acuerdo con el tipo de cambio de este jueves.

Además, el mes previo también recibió 6.25 millones de nuevos títulos a 10 dólares cada uno como pago por terminar un préstamo de 62.5 millones de dólares que había hecho a la firma británica en 2000.

La Oficina de Fraudes Serios (SFO, por su sigla en inglés) indicó que había comenzado a investigar las operaciones de Madoff en ese país, concentrándose en las víctimas locales y en los delitos que pudo haber cometido allí.

La SFO señaló en un comunicado que la decisión de investigar llegó luego de que se le dio un reporte interino de Grant Thornton, liquidadores provisionales en Gran Bretaña.

Madoff Securities International Ltd, con base en Mayfair, Londres, un centro de fondos de cobertura, fue autorizado por la Autoridad de Servicios Financieros de Gran Bretaña y actualmente está siendo liquidada.

La firma era casi enteramente controlada por Madoff, quien poseía la amplia mayoría de los títulos con derecho a voto.

Sus cuentas de 2007, el último periodo que completó la firma, muestran que la venta de acciones por casi 50 millones de libras contribuyeron a un incremento general en su posición de efectivo de 82 millones de libras a 96.3 millones de libras a fines de diciembre de 2007.

Se identificaron 830 mdd en activos líquidos

Madoff, que cumple arresto domiciliario en su departamento de lujo en Manhattan, fue apresado y acusado el mes pasado, luego de que las autoridades dijeron que confesó el fraude por el que pagaba a los primeros inversionistas con el dinero de los nuevos inversionistas.

Un fideicomisario de la estadunidense Securities Investor Protection Corp (SIPC), que ayuda a recuperar su dinero a los inversionistas que tenían cuentas en corredurías quebradas, ha identificado más de 830 millones de dólares en activos líquidos ligados a la firma de inversión de Madoff, que pueden ser recuperados y está buscando más.

Un registro del escritorio en el despacho de Madoff reveló que había firmado cheques por más de 173 millones de dólares listos para ser enviados, declararon fiscales estadunidenses.

El comunicado del gobierno indicó que los cheques fueron descubiertos por los investigadores después de su arresto y acusación del 11 de diciembre.

Además, señaló que Madoff envió por correo joyas y relojes a fines de diciembre, lo que “demuestra una persistente intención de beneficiar a sus cercanos a expensas de sus víctimas”.

El juez Ronald Ellis decidirá si el envío de paquetes con valores por parte de Madoff viola una orden judicial y es argumento suficiente para revocar su fianza, pero no se sabe cuándo tomará la decisión.

 

Publicado enInternacional
Página 3 de 3