"Los precios de la comida basura son bajos porque cultivamos monopolios industriales con nuestros impuestos"

"La agroecología va mas allá del producto ecológico, porque une al productor con la soberanía alimentaria, la justicia social y un sueldo digno", dice Vandana Shiva, filósofa y activista de la agroecología.


"Si queremos verdaderamente ser dueños de nuestras vidas, hemos de ser dueños de nuestras semillas. Los biopiratas las acumulan todas por su importancia estratégica"

El 15M le pilló en el despacho de Zapatero. Su consejo al presidente fue que bajara a la calle a dialogar, a escuchar. Vandana Shiva era la única mujer en aquel grupo de asesores. Los demás desaconsejaron rotundamente su propuesta.


En India las mujeres profesionales y universitarias ya no llevan sari, sin embargo ella, en medio de su agenda internacional de élite, aun siendo una intelectual, viste como visten las campesinas más pobres. Es una mujer menuda con una tremendo confianza en sí misma y en ser la voz de los vencidos por la industria agrícola mundial.
Han pasado cuatro décadas desde que empezó a predicar cosas consideradas insólitas en su tiempo. Ahora, tanto en su país como en el resto del mundo, se la lee y escucha con fervor en salas abarrotadas de un público que, gracias a su esfuerzo, ya conoce a la perfección conceptos agrarios y bioéticos, de soberanía alimentaria, de justicia social y, sobre todo, de justicia ambiental.


Shiva ha acuñado términos como biopiratería, agroecología y democracia de la tierra, y se ha convertido en la pesadilla de los gigantes de la ingeniería genética (en particular Monsanto), luchando por la protección de la biodiversidad mundial y por los campesinos que se suicidan o se arruinan a causa de ellos. Ha triunfado contra la piratería del arroz Basmati, del árbol Neem y del trigo en India, así como en la reducción del número de suicidios de campesinos en Kerala, India.


Mientras en su país muchos la descalifican como "antiprogreso", ella se mueve con agilidad entre universidades, gobiernos, ONG y activistas. Tiene un premio Right Livelihood, es autora de 22 libros, y fundadora de muchas redes políticas (muchos son bancos de semillas), además de su granja instituto Navdanya.


Capitan Swing acaba de publicar en España Quién alimenta realmente al mundo. El fracaso de la agricultura industrial y la promesa de la agroecología. Actualmente se bate contra el gigante que ha emergido de la fusión de Bayer y Monsanto.


Científicos del entorno de National Geographic parecen estar adelantando el final del deshielo de los polos a una horquilla entre 4 y 10 años, eso es...


Eso no es el futuro, como nos dicen, ni una pesadilla, eso es nuestro presente. No queremos verlo pero así es. Por eso insisto en que lo primero que puede revertir sus consecuencias es preservar la biodiversidad de la tierra. Y no disminuir la biodiversidad, como hacemos con el modelo extraccionista y de producción industrial de alimentos en el que aún seguimos. El camino a seguir es aumentar la resiliencia de los ecosistemas preservando su equilibrio natural. Sin diversidad genética no podemos sobrevivir al cambio climático.


La agricultura ecológica comenzó buscando un modelo socioagroalimentario, pero ahora parece importar más el aspecto saludable y el reciclado, dejando atrás reducir el transporte kilométrico y la explotación económica. Cuando llega a las ciudades el producto ecológico todavía es caro y a veces ha dado la vuelta al mundo. ¿Qué lo diferencia del modelo agroecologico?


La producción ecológica no es un producto, es un proceso con retorno para la tierra y la comunidad. El modelo agroecológico es la aplicación de la visión ecológica a la economía. Necesitamos que ambas partes, las comunidades que producen y las redes honorables que distribuyen, sean reconocibles por la otra. El comer y el mercado se han de encontrar y permanecer unidos, esto es imprescindible para que se dé el cambio que asegure la biodiversidad y la fertilidad de la tierra y el acceso al alimento de todas las comunidades planetarias.


Lo agroecológico va mas allá del producto ecológico, porque une al productor con la soberanía alimentaria, la justicia social y un sueldo digno. Va más allá de producir sin residuos. Por ejemplo el cultivo hidropónico no es más ecológico por no consumir terreno, pues es altamente dependiente de la química y se hace en bandejas de porexpan. Pero la industria lo está adoptando a grandísima escala y dice que es más ecológico, pero son plantas que no tocan la tierra y están pensadas por el hombre en su totalidad desde una idea de carencia.


En mi libro desmitifico cada uno de los principios del modelo industrial y las falsas creencias, como que los pesticidas son imprescindibles, que nos llevan a una destrucción planificada de nuestra existencia. Uno de ellas es que la tierra escasea. Los cultivos hidropónicos, hechos sin tierra, no pueden darnos la cosecha mundial que necesitamos. Pero la tierra fértil esta siendo destruida por la agricultura industrial que es un sistema que niega la fertilidad de la tierra y defiende que sólo con fertilizantes químicos es capaz de producir. Con el agua pasa lo mismo. No escasea, la hemos destruido. Por eso Bill Gates ha sido convencido para repetir el modelo fallido de la Revolución Verde en África.


Si la producción ecológica supone absorción de gases invernadero, ¿reconocerlo lo desvirtuaría para hacer bonos de aire puro?


La agricultura industrial rompe muchos ciclos y uno de ellos es el de la emisión de gases y absorción de las emisiones. Absorbe menos carbodióxidos, cosa que sí hace la agricultura ecológica que sirve para absorber y cerrar el ciclo. Desde que publiqué Soil not oil, he sido contactada por algunos gobiernos y debo decir que el más proclive a promover esta idea es Alemania.


Estoy a favor de que se promocione la agricultura ecológica como la solución, pero estoy en contra de hacer bonos ecológicos y que los pequeños agricultores sean controlados por la filosofía de Wall Street, porque la Bolsa produciría explotación y para crear certificados limpios aparecerían granjas gigantes que requieren mucha demanda de petróleo, como ya hemos visto en Kioto.


Yo prefiero pensar en grandes zonas del mundo proclamando que no van a emitir, zonas libres de emisiones, apoyadas por la economía pública. Respecto a la contaminación producida por las granjas cárnicas industriales, creo que toda persona no vegana debiera declarar públicamente su rechazo a la existencia de estas granjas.


La reciente fusión de Bayer y de Monsanto ha provocado el repentino control del 35% del mercado global de semillas de maíz, el 28% de las de soja, el 70% de las de algodón y el 69% de las tolerantes a herbicidas.


Solo la firma de la fusión ya ha subido el precio de todas las semillas un 5,5%, y las de algodón un 20%. Si queremos verdaderamente ser dueños de nuestras vidas, hemos de ser dueños de nuestras semillas. Nos estamos quedando sin semillas, los biopiratas las acumulan todas por su importancia estratégica.
Hoy la concentración de poder es de tres grandes empresas mundiales que monopolizan este bien de la humanidad. Hemos de preguntarnos ¿quiénes son los grandes zares y quiénes los nuevos siervos? Si miramos el caso de el inexplicable uso del veneno glifosato en Europa, la razón detrás de esta victoria solo se llama poder económico e influencia política.


Monsanto también ha comprado la gran base de datos Clime Data, que le proporciona algoritmos y patrones del clima. Plantix es una aplicacion informática que detecta plagas, y proporcionando una foto de la planta te indica qué producto aplicar, cuando 200.000 personas mueren al año por el efecto de los pesticidas. Seguimos exportando pesticidas y devastación.


Dice usted que el 75% de las enfermedades crónicas viene de la comida industrial.


Cuando la comida contiene todos sus micronutrientes, la gente no tiende a enfermar. Cuando el sistema que los produce no se autocuestiona los métodos abusivos que utiliza para crear alimento barato, la enfermedad es una consecuencia inmediata y epidémica de tanta avaricia.


Seguimos colonizando y toxificando sobre falsas premisas y nuestra tierra no está muerta, está bien viva. Hoy incluso sabemos que sus raíces soportan y llevan nutrición a todo el ecosistema mas allá de 12 kilómetros por debajo del suelo. La supuesta Revolución Verde, que dio una segunda vida a la industria armamentística de la II Guerra Mundial, poniéndola otra vez en circulación en forma de productos químicos para la tierra, es la base ideológica de nuestra catástrofe ambiental, climática y de salud humana.
Un ejemplo es que la agricultura química industrial es dependiente de los subsidios públicos europeos. Los precios de la comida basura son bajos porque cultivamos monopolios industriales con nuestros impuestos sin saberlo. Lo que recibimos a cambio son enfermedades crónicas.


El coste real de lo que comemos se ha camuflado detrás de sus precios tan baratos durante mucho tiempo, pero el número de enfermedades que están aflorando y el coste que eso supone para la sanidad de nuestros países sigue interesando a las grandes fusiones de industrias alimentarias y farmacéuticas.


Amazon acaba de comprar Whole Foods, que fue el supermercado pionero en comercializar alimento ecológico en EEUU, y tiene la red de consumidores específicos para el sector que ya quiere comer orgánico mas grande del país. El mercado se está asegurando también a los que no quieren comer su comida basura.


En mi red de agricultores en India (Navdanya) los agricultores ganan 10 veces más, por el simple hecho de ser dueños de sus semillas y tener un mercado propio y una comunidad de apoyo.


Acaba usted de presentar ante la Comisión India de la Competencia sus últimas objeciones contra el efecto de la fusión de Monsanto y Bayer para la soberanía y alimentación mundiales y para los derechos de los campesinos indios y de todo el mundo.


No es difícil hacer la revolución. La lucha de la gente contra el poder es la lucha de la gente contra el olvido. Cuando era estudiante y durante 11 años después, dos compañeros de universidad y yo conseguimos que una gran multinacional agrícola se doblegara ante nuestro sencillo poder de resistir. La verdadera revolución es decir al mundo que, aunque hayamos cruzado los límites, esta es nuestra casa y la de las futuras generaciones por venir. Rechazar extinguirnos es la más alta de las revoluciones.

 

Artículos relacionados

 

"Los pequeños agricultores y las mujeres producen el 70% de lo que comemos; lo demás son productos tóxicos sin nutrientes"

Lucía Villa, 25 de enero de 2018

 

Democracia de la Tierra y los Derechos de la NaturalezaDemocracia de la Tierra y los Derechos de la Naturaleza

Suplemento Caleidoscopio, 24 de noviembre de 2017

 

“El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”

Vandana Shiva, 22 de noviembre de 2017

 

Son claras las falsas ventajas de transgénicos: Vandana Shiva

Angélica Enciso, 26 de agosto 2016

Publicado enMedio Ambiente
Martes, 23 Enero 2018 05:59

Los ultra ricos

Los ultra ricos

“En 2017 establecimos un nuevo récord: registramos 2043 fortunas de más de 10 dígitos, una cifra superior a las 1810 del año pasado.” Con una mirada ideológica opuesta a la ONG Oxfam, la revista Forbes también da cuenta del avance de los ultra ricos. “En total, las fortunas de los multimillonarios se estiman en 7,7 billones de dólares, otro récord, lo que equivale a 1,2 billón de dólares más que el año pasado. Los mercados de valores en auge, el mayor precio en los productos básicos y el emprendimiento llano al estilo old fashioned fueron los factores que marcaron el debut de 195 multimillonarios en el listado de este año”, describió Forbes.

Forbes pone nombre y apellido a las 20 personas más ricas del mundo. Si el ranking se extendiera hasta las 42 personas con más dinero, ese stock de riqueza equivaldría a las posesiones materiales de 3700 millones de personas. En el puesto número uno de los más ricos está Bill Gates (Microsoft, Estados Unidos) con 86 mil millones de dólares. Le sigue Warren Buffett (Berkshire Hathaway, Estados Unidos), con 75.600 millones de dólares y Jeff Bezos (Amazon.com, Estados Unidos), con 72.800 millones. Completan el podio de los diez más ricos Amancio Ortega (Zara, España), con 71.300 millones; Mark Zuckerberg (Facebook, Estados Unidos), con 56 mil millones; Carlos Slim Helú y familia (Telecom, México), con 54.500 millones; Larry Ellison (Oracle, Estados Unidos), con 52.200 millones; Charles Koch (Koch Industries, Estados Unidos), con 48.300 millones y Michael Bloomberg (Bloomberg LP, Estados Unidos), con 47.500 millones de dólares.

Publicado enEconomía
Sábado, 13 Enero 2018 07:02

Boeing a la caza de Embraer

Boeing a la caza de Embraer

La principal empresa aeronáutica del mundo, la estadounidense Boeing, pretende comprar la tercera del sector, la brasileña Embraer, que es la empresa clave del incipiente complejo industrial-militar del Brasil. El gobierno posee una acción de oro (Golden share) que puede bloquear la venta, lo que ha abierto un fuerte debate en el país.

 

Uno de los momentos más críticos surgió el 26 de diciembre, cuando el CEO de Embraer, Paulo Cesar Silva, difundió un mensaje a la directiva de la empresa en el que pretendía tranquilizar a los brasileños. "Cualquiera sea el formato del acuerdo, el objetivo será el éxito y el crecimiento de la compañía y la preservación de los puestos de trabajo".


El directivo no despejó las principales dudas. Si habrá fusión con la Boeing, si se producirá la absorción de la empresa brasileña por la estadounidense o si se llegará a algún tipo de acuerdo menor que involucre aspectos secundarios, como la fabricación conjunta de algunos modelos. El futuro de Embraer es, de alguna manera, el futuro de la industria brasileña, la más poderosa del sur del planeta y de América Latina.


El tema central en debate es quién controlará la empresa. Embraer, siglas de Empresa Brasileña de Aeronáutica, fue fundada en 1969 por el Ministerio de Aeronáutica del gobierno militar de la época, con el objetivo de conseguir autonomía en la producción de aviones comerciales y dominar las tecnologías de vanguardia. En la década de 1990 sufrió una crisis que redujo su capacidad de producción y fue privatizada en 1994.


El gobierno brasileño conservó la "acción de oro" que equivale al 1%, con capacidad para vetar decisiones, sobre todo las relacionadas con secretos tecnológicos. El control de Embraer pasó a tres grupos brasileños, los fondos de pensiones Previ y Sistel, y el grupo de inversiones Bozano.


Bajo el gobierno de Lula, en 2006, hubo una nueva distribución de acciones a favor del capital brasileño, de modo que el estatal BNDES controla alrededor del 20%, el fondo del sindicato de la banca estatal Previ el 16,4% y un grupo privado el 11%, aunque actualmente la presencia estatal sigue siendo minoritaria.


En 2016 Embraer facturó siete billones de dólares, casi el 60% en aviación comercial y el 15% en el área de Defensa. Tiene dos fábricas en Sao Paulo, 18.000 empleados y figura entre las tres principales exportadoras del país desde hace dos décadas. Es vanguardia mundial en aviones ejecutivos y en aviones de hasta 150 asientos. En los últimos cinco años, invirtió cinco mil millones de dólares en el avión comercial E-2 y en el carguero KC-390 destinado a sustituir a los míticos Hércules de EEUU.


Las razones para la fusión de ambas empresas o la compra por Boeing de Embraer se relacionan con los cambios en el mercado de aviones regionales. Tiempo atrás el fundador y ex presidente de Embraer, Osiris Silva, dijo a la revista Istoé que aunque Embraer está bien situada, están ingresando otras empresas en el mismo segmento, lo que la llevará a realizar enormes inversiones si pretende mantener su lugar.


Boeing tiene interés en el mercado de aviones regionales, el que crece con mayor velocidad. Pero allí debe competir con las empresas que están ingresando, como la rusa United Aircraft, la japonesa Mitsubishi y la china Comec. El avión más pequeño de Boeing, el 737-700 con más de 140 asientos, "no consigue aprovechar el crecimiento de la demanda entre compañías aéreas de bajo costo y el incremento del número de aeropuertos menores que no reciben aviones de gran tamaño", como acaba de señalar el diario empresarial Valor.


La europea Airbus está mejor posicionada en ese segmento, pero además acaba de llegar a un acuerdo con la canadiense Bombardier, la cuarta empresa de aviones comerciales del mundo y competidora directa de Embraer. En esta coyuntura la opción de Boeing era desarrollar un avión regional nuevo, ya que en 2006 cerró la línea de producción del 717 con cien asientos, precisamente porque había perdido espacio en el mercado por la pujanza de Embraer.
Lo que Boeing pretende es hacerse con la capacidad de innovación y el conocimiento de Embraer de los aviones regionales. "La brasileña partió de una participación cero en 2000, para alcanzar los 1.700 aviones en operación apenas 17 años después". Boeing tiene interés en el dominio de software de Embraer y en su equipo de ingenieros que es mucho más joven que los suyos.


Pero el gran tema es cuál será el papel de EEUU en la Embraer. Entre 2001 y 2016 la empresa recibió préstamos de 30.000 millones de dólares (85.000 millones de reales) para ampliar su producción, exportar más y destinar a innovación. Es la segunda empresa brasileña que más dinero recibió del BNDES, el banco estatal de fomento.
El problema es que Embraer empezó a trasladar su producción a EEUU, con la instalación de un centro de ingeniería avanzado en Florida y la fabricación de la totalidad de aviones ejecutivos. En paralelo, casi todas de las exportaciones de productos manufacturados de Brasil a EEUU son aviones de Embraer, con un 60% del valor total producido en EEUU (turbinas y otras partes). Por eso la página militar Defesanet asegura que Brasil exporta "productos norteamericanos financiados por el contribuyente brasileño".


Por otro lado, el centro de desarrollo Uber-Embraer, que desarrollará alternativas al transporte urbano, se quedará en EEUU con financiación brasileña, pero para emplear jóvenes ingenieros norteamericanos.


El especialista polaco Tomasz Hypki, de la Agencia del Aire Altair, sostiene que el ministerio de Defensa está "alimentando un cáncer que destruye las industrias aeroespaciales y de defensa polacas, al promover la cooperación militar con EEUU".


Hypki se pregunta: "¿Porqué los funcionarios del ministerio no extraen conclusiones sobre lo que sucedió en Canadá, Turquía, Argentina, República Checa o Gran Bretaña? En todos esos lugares, las empresas locales tuvieron que ser salvadas después de su bancarrota luego de un período de estrecha cooperación con EEUU, y sus presupuestos tuvieron grandes pérdidas de billones de dólares".


Al parecer el futuro de Embraer puede ser muy similar al de las empresas de esos países. Si así fuera, décadas de empeño en el desarrollo de una gran empresa nacional serían echados por la borda.

Publicado enInternacional
Estados Unidos vuelve a permitir las investigaciones que pueden producir virus letales

La Administración de Trump levanta una moratoria de Obama a la financiación de experimentos con gérmenes peligrosos


Los experimentos de riesgo vuelven a los laboratorios de Estados Unidos. El Gobierno de Donald Trump ha levantado esta semana una moratoria a la financiación de investigaciones que pueden incrementar el peligro y el contagio y los gérmenes. En otras palabras, abre la puerta a una serie de ensayos controvertidos que pueden convertir los virus en un arma letal, algo que llevaba prohibido desde 2014 por de Barack Obama.


La medida desbloquea la manipulación y refuerzo de patógenos como el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS), gripe o el síndrome respiratorio agudo y severo (SARS) y extiende este tipo de métodos a otros virus como el ébola. Los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en sus siglas en inglés) anunciaron la decisión el pasado martes y recalcaron que estas investigaciones solo podrán llevarse a cabo previa consideración de un grupo de expertos de la agencia, que deben concluir que los méritos científicos y beneficios potenciales justifican el riesgo.


Los defensores de este tipo de experimentos (conocidos como gain-of-function en la jerga científica) ponen el acento en su mayor capacidad de hallazgo y desarrollo de vacunas, mientras que los detractores se llevan las manos a la cabeza por el peligro que supone cualquier error o fuga de virus de semejante calibre. La moratoria de Obama llegó, de hecho, en un momento de mucha polémica sobre este asunto, el mismo año en se supo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades habían expuesto de forma accidental a los trabajadores de su laboratorio de Atlanta a un brote descontrolado de ántrax.
El director del NIH, Francis Collins, resaltó este martes que las investigaciones de este tipo se recuperan tras un proceso de deliberación de tres años llevado a cabo por expertos del sector público y privado.

“Tenemos la responsabilidad de asegurar que la investigación con agentes infecciosos se lleva a cabo de forma responsable”, afirmó Collins, que dirige esta agencia pública desde 2009, al inicio de la era Obama.
Además, durante el tiempo que duró la moratoria, 10 de los 21 proyectos que quedaron paralizados obtuvieron una dispensa para seguir adelante extremando la seguridad porque se consideraron excepcionales. Se trataba, en concreto, de unos experimentos sobre el MERS y la gripe. Para Collins, el nuevo marco de trabajo aporta garantías adicionales que “maximizan el beneficio” y minimizan el riesgo.

 

Washington 22 DIC 2017 - 12:40 COT

Lunes, 18 Septiembre 2017 08:05

Una reforma agraria al revés

Una reforma agraria al revés

La investigadora Silvia Ribeiro, una de las mayores investigadoras latinoamericanas, sostiene que Argentina y Brasil tienen el 21 por ciento del consumo de agrotóxicos. Seis multinacionales gigantes se reparten el mercado de semillas.

 

La amenaza que implica la fusión de las grandes empresas (como Bayer-Monsanto), el rol de la ciencia al servicio de las compañías, el peligro de los nuevos transgénicos y la necesidad de más agricultura campesina-indígena. Algunos de los temas que trabaja desde hace treinta años Silvia Ribeiro, una de las mayores investigadoras latinoamericanas sobre el agronegocio. Y una definición de los países de la región: “Han perdido soberanía por su dependencia extrema a un puñado de empresas biotecnológicas”.


Investigadora del Grupo ETC (Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración), Ribeiro fue una de las disertantes en el Encuentro Intercontinental Madre Tierra, una sola salud, organizado en Rosario por la materia Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Médicas.


–¿Cómo evalúa la situación del agro en la región?


–América latina está dividida en dos en la situación agrícola. Está la república unida de la soja (Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Brasil) y el resto. Hay que recordar que luego de 20 años de transgénicos, sólo diez países tienen el 90 por ciento de la producción. Quiere decir que los transgénicos nunca llegaron a ser el fenómeno omnipresente que nos quieren hacer creer.


–¿Cuáles son las características de estos países dominados por el modelo transgénico?


–La estructura agrícola ha sufrido un proceso de concentración corporativa y de reforma agraria al revés, concentró la tierra en menos manos. A eso hay que sumarle las enfermedades provocadas por los agrotóxicos. Un dato elocuente es que Argentina y Brasil tienen el 21 por ciento del consumo global de agrotóxicos. Si Monsanto-Bayer quieren poner condiciones inaceptables, las va a poder poner por el nivel de vulnerabilidad altísimo del país al depender de esas compañías. Han perdido soberanía por su dependencia extrema a un puñado de empresas biotecnológicas. El resto de América Latina se parece más a la media mundial. La mayor parte de alimentos la siguen produciendo los pequeños agricultores urbanos, campesinos, la pesca artesanal. El 70 por ciento del mundo se alimenta mediante la agricultura familiar y hay que profundizar ese camino.


–¿Cómo es el proceso de “megafusiones” de las empresas transgénicas?


–Una referencia es que hace veinte años Monsanto no tenía semillas y hoy es la más grande del mundo. Hace treinta años había más de 7000 empresas de semillas. Y ahora Monsanto tiene el 25 por ciento del mercado de todo tipo de semillas. Lo que ha pasado es que en 20 años se han dado más de 200 fusiones. Que terminan en lo que llamamos las seis gigantes genéticos. Son Monsanto, Syngenta, Dupont, Dow, Basf y Bayer. Estas empresas dominan el mercado mundial de semillas. Y todas son productoras de venenos. Primero concentran el mercado y luego comienzan las megafusiones. Monsanto-Bayer, Syngenta-ChenChina, Dow-Dupont controlan más del 60 por ciento del mercado total de semillas (no solo transgénicas) y el 71 por ciento del mercado de agrotóxicos. Cifras descabelladas. Ninguna oficina antimonopolio debiera aprobar esas fusiones.


–¿Cuál es el riesgo?


–Controlan precio, innovación e impacta en las políticas agrícolas. Países que están con un alto grado de agricultura industrial, como Argentina, pasan a estar en situación de vulnerabilidad. Incluso en términos de soberanía. Estas empresas tienen un poder de negociación que es mucho más que de negociación, es de imposición sobre un país, incluso con leyes a medida.


–Empresas y medios están con una campaña sobre los “nuevos transgénicos”. Ustedes remarcan críticas.


–Le llaman edición genómica. Cuenta con una gran maniobra de propaganda para no pasar por ninguna ley de bioseguridad.


–¿De qué se trata y qué riesgos implica?


–El desconocimiento que hay sobre las funciones del genoma es bastante amplio. Ahora nos quieren hacer creer que lo que hacen con los genes es como cambiar un texto, con pequeños cambios, que no impactaría en el sentido total. Y eso es mentira. Un ejemplo para entenderlo es como si tomaras los diez mandamientos en un idioma que no conocés, y le sacas una palabra, un “no”. Ellos te dicen que no implica nada. Pero es fundamental, modifica todo el sentido.


–¿Es una manipulación genética que no se conoce cómo impactará?


–Hay un desconocimiento muy grande no solo de para qué sirven los genes, se conocen algunas funciones, y no las interacciones entre sí ni las interacciones de los genes por razones externas, como ambientales. El genoma no es un mapa estático. El grado de incertidumbre es muy alto y claro que tampoco se sabe su impacto en la salud y el ambiente.


–¿Cuáles son estas nuevas tecnologías transgénicas?


–Son varias. La estrella es una que descubren en 2012, Crispr (“Repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas”). Una manera muy burda de explicar es que se trata de un GPS con un par de tijeras. Crispr es un GPS que te lleva a una parte específica del genoma, y Cas9 son las tijeras. Es una modificación genética con impactos impredecibles.


–¿Implica más transgénicos?


–Con estas nuevas tecnologías pueden producir cualquier tipo de transgénico. Resistencia a herbicidas, silenciar genes, agregar genes distintos. Lo quieren usar tanto en alimentos como en salud. Ellos dicen que es previsible, pero es todo lo contrario. Incluso con estas tecnologías pueden eliminar especias que ellos consideran molestas, como el amaranto, que no pueden controlar con los agrotóxicos. Monsanto y Dupont son los que más están impulsando.


–¿Cuál es el rol de la ciencia en este modelo?


–Con los científicos críticos ha habido una caza de brujas brutal. Dos ejemplos son (Gilles-Eric) Seralini en Francia y Andrés Carrasco en Argentina. El ataque mediático, económico y político es feroz con las voces críticas.
–¿Y sobre la ciencia dominante?


–En términos de política científica dominante es una ciencia mercenaria, vendida a los intereses de las corporaciones. Es una tecnociencia que busca resultados para las empresas.
–¿La opción?
–La parte esperanzadora que tiene que ver con este congreso, donde hay cada vez más personas, de muchas partes del mundo, críticas. Y también hay esperanza porque los campesinos están decididos a quedarse en la tierra que siempre vivieron.

Publicado enInternacional
Resistencia a los antibióticos, la oculta responsabilidad de las grandes farmacéuticas

Está en el origen, anualmente, de 25.000 muertes en la UE (en 2050, si no se adoptan medidas, podría causar más fallecimientos que el cáncer) y 1.500 millones de euros en pérdidas económicas. La Comisión Europea anunció el pasado 29 de junio un plan para afrontar la resistencia a los antibióticos. Entre los factores que explican el incremento de esta resistencia a los antimicrobianos, la institución comunitaria cita su uso “excesivo” e “inadecuado” en la medicina, su “abuso” en la veterinaria, las deficientes condiciones higiénicas en centros sanitarios o en la cadena alimentaria y la falta de sensibilización suficiente entre las poblaciones.


De hecho, según el Eurobarómetro de junio de 2016, más de la mitad de los europeos (57%) desconocen que los antibióticos no son eficaces contra los virus; y un 44% no saben que carecen de efecto frente a la gripe y los resfriados. Esta resistencia de los microorganismos a un fármaco que, teóricamente, debería destruirlos, es un fenómeno que ocurre hasta cierto punto de modo natural; cuestión diferente son las disfunciones que generan factores como el uso y la comercialización masiva señalados por la UE.
Asimismo la Comisión Europea constata, durante los últimos años, el aumento de las infecciones que presentan resistencias a la politerapia y los tratamientos de último recurso; menciona como ejemplo los carbapenémicos (antibióticos para el tratamiento de la neumonía), cuya tasa de resistencia pasó del 6,2% en 2012 al 8,1% en 2015. Pero el problema trasciende el territorio europeo. Cerca de 700.000 personas fallecen cada año en todo el mundo por infecciones resistentes a los antibióticos.


En el estado español, el pasado 30 de marzo el Ministerio de Sanidad suspendió la autorización para comercializar 17 medicamentos, tras la recomendación de la EMA (Agencia Europea de Medicamentos). Entre los productos retirados del mercado figuraban el “Tadalafilo”, de la empresa Aurovitas; y tanto el “Amlodipino/Valsartán” como el “Naproxeno”, de la compañía Aurobindo. En abril de 2014 el grupo farmacéutico indio Aurobindo adquirió la compañía Actavis Spain, que tomó entonces la denominación Aurovitas. Según su página Web, esta empresa farmacéutica comercializa en el mercado español marcas y genéricos para el tratamiento del sistema nervioso central, digestivo y cardiovascular, entre otros.


En los discursos, campañas e iniciativas institucionales suele omitirse la responsabilidad de la industria farmacéutica. “Aurobindo contamina”; “Aurobindo responde: la resistencia a los antibióticos no espera”; “Aurobindo dispara la resistencia a los antibióticos”. Los carteles de protesta aparecieron en la sede de la mencionada empresa en Madrid, a primeros de abril; la acción pretendía denunciar las responsabilidades de la industria farmacéutica y, en concreto, de este grupo empresarial indio. En un comunicado que explicaba el acto reivindicativo, Ecologistas en Acción apuntó a esta compañía, con sede en la ciudad india de Hyderabad, como “la más contaminante” por el historial de vertidos que registran sus factorías en este país.


Para la elaboración de antibióticos, Aurobindo importa materias primas de factorías –contaminantes- radicadas por ejemplo en China. Además, se la considera “muy bien relacionada” con gigantes estadounidenses de la industria farmacéutica, como Mckesson y CVS Health, y cuenta con una densa red de filiales –como Aurovitas- para su acceso a Europa.


Precisamente los activistas denunciaban que las factorías de India y China, en las que se producen la mayoría de antibióticos distribuidos por el mundo, “no tratan adecuadamente los residuos o los vierten sin ningún control a ríos y lagos”; estos abocamientos favorecen la proliferación de superbacterias, cepas bacterianas que se han vuelto resistentes a los antiinfecciosos. El factor de la contaminación industrial se revela capital, según el documento “Resistencia a los antibióticos: Cómo la contaminación de las fábricas de medicamentos en India y China está disparando la aparición de las superbacterias”, realizado por Changing Markets y Ecostorm, difundido en España por Ecologistas en Acción en abril de 2017. El informe explica que el volumen enorme de antibióticos que arrojan las fábricas con sus vertidos, añadidos a la escorrentía que proviene de los residuos generados por granjas y residuos humanos, llegan a los ríos y plantas de depuración; esto supone “un excelente caldo de cultivo para las bacterias resistentes a los antibióticos”.


Pero en la época del comercio transoceánico y los viajes a escala global, la cuestión trasciende a los dos gigantes asiáticos: “Una vez creadas las superbacterias, pueden expandirse rápidamente por el planeta”. Ello no obsta para que en India puedan constatarse de manera singular algunos de los impactos. Así, estudios citados por Changing Markets y Ecostorm apuntan que cerca de 60.000 recién nacidos fallecen anualmente en India por el efecto de las bacterias resistentes a los antibióticos “de primera línea”. Además, el informe “Estado de los antibióticos en el mundo” (2015), del Center for Disease Dynamics, Economics and Policy (CDDEP) pone de manifiesto casos de patógenos como el “Klebsiella pneumoniae”, que puede provocar neumonía, meningitis o infecciones en la sangre; es uno de los numerosos patógenos cuya tasa de resistencia a los fármacos ha aumentado en India, al pasar del 29% en 2008 al 57% en 2014.


Los carteles contra la actividad de Aurobindo son la síntesis de diferentes informes e investigaciones. Entre otras, la realizada en junio de 2016 por la agencia de investigación periodística Ecostorm, con la supervisión de la Universidad de Cambridge. ¿Con qué resultados? Del análisis de las tomas de agua, se desprende unos “altos niveles” de bacterias resistentes a los medicamentos en las fábricas de antibióticos de Hyderabad, Nueva Delhi y Chennai, en India. De los 34 lugares analizados, en 16 se hallaron bacterias resistentes a los antibióticos; llama la atención la existencia de cuatro puntos, en los que pudo constatarse la resistencia a los tres principales antibióticos: cefalosporinas, carbapenemos y fluoroquinolonas. El informe de Ecostorm cita nombres de concretos de compañías. Entre las fábricas analizadas, figuran tres propiedad de las compañías indias Aurobindo, que emplea a 15.000 personas en 30 países y ha incrementado sus beneficios un 800% en la última década; Orchid Chemicals, que ha firmado acuerdos con empresas de 70 países; y la empresa Asiatic Drugs and Pharmaceuticals, ubicada al suroeste de Nueva Delhi y especializada en la producción de sustancias farmacéuticas activas (APIs ); tras la investigación sobre el terreno, el informe las califica como “focos de resistencia”. Los antibióticos producidos por estas empresas se exportan directa o indirectamente a la Unión Europea (Gran Bretaña, Francia o Alemania) y Estados Unidos.


Otra circunstancia de interés es que el 50% del consumo total de antibióticos se concentra en la cría de animales para la alimentación. Sin necesidad de que haya contraído enfermedades, se utilizan para que el ganado crezca de modo acelerado. Aunque no ocurre así en la UE, que prohibió el uso de los antiinfecciosos como suplemento alimenticio para animales en 2006, recuerda el informe difundido por Ecologistas en Acción. En el ámbito europeo se han venido utilizando, en la ganadería intensiva, como mecanismo preventivo. En India los antimicrobianos se utilizan sin limitaciones, al igual que en otros países, en las granjas intensivas. Así, el CDDEP apunta que en pollos y aves de corral del país asiático se ha detectado una tasa de resistencia a la sulfadiacina del 100% (se trata de un antibiótico que la Organización Mundial de la Salud considera esencial para el ser humano).


Mientras esto ocurre, las fábricas de antibióticos en India continúan campando a sus anchas. La investigación de Changing Markets y Ecostorm se hace eco de estudios académicos que revelan cómo las concentraciones de antimicrobianos en el entorno de la ciudad de Hyderabad (donde se ubican la mayor parte de fábricas de medicamentos de India) y el río Musi, que la recorre, es mil veces superior a las que se hallan habitualmente en ríos de países del Norte; las muestras tomadas en río por los investigadores permitía observar “la espuma de los efluentes en la superficie”. El informe se refiere asimismo al complejo industrial Patancheru Bollaram, en la periferia de Hyderabad, que se halla en estado “crítico” por la contaminación. Un estudio de 2014 centrado en el lago Kazipally, próximo a Patancheru, reveló que por razones como los vertidos de las farmacéuticas los genes resistentes son hasta 7.000 veces superiores a los de un lago de Suecia.


En China un estudio de Yezli y otros autores de 2012, del que se hacen eco Changing Markets y Ecostorm, ya apuntaba la tendencia creciente a la resistencia a los antimicrobianos: un aumento, como media, del 22% en seis años, mientras que en un periodo de tiempo equivalente el incremento en Estados Unidos se situó en el 6%. Los investigadores atribuyen el crecimiento al uso “incorrecto” de los antibióticos, así como a los ingresos que supone la venta de medicamentos para los hospitales en la potencia oriental; pero también al desarrollo de la cría intensiva de la ganadería y al impacto sobre el medio ambiente de las farmacéuticas.

Publicado enSociedad
Miércoles, 19 Julio 2017 18:31

Política de papel... de papel moneda.

Política de papel... de papel moneda.

Dice el conocido refrán que a caballo regalado no se le mira el colmillo. Eso mismo debieron pensar el presidente Santos y su opositor Oscar Iván Zuluaga en la campaña electoral del 2014 cuando los funcionarios de la constructora Odebrecht, a través de su “Departamento de Operaciones Estructurales”, les propusieron financiar parte de sus campañas presidenciales.


El dinero no aparece de la nada, es la respuesta, seguramente, ante las gestiones de ambas campañas para asegurarse los recursos necesarios para vencer en las justas –¡en igualdad de condiciones!, como reza la norma.


Cuatro años han trascurrido desde aquellas intrigas político-financieras, donde quedaba amarrado el gobierno –bajo la administración que fuera– a otorgarle ventajas en las licitaciones de diversidad de obras para mejorar o crear infraestructura a la empresa brasileña. Y solamente ahora, por filtraciones provenientes desde el gobierno de los Estados Unidos, en su disputa por contener el crecimiento económico y político de Brasil, es que nuestra sociedad se entera de algo que todo el mundo sospecha o da por echo: las campañas electorales contaron con financiación espuria.


Así lo confirmó el pasado 13 de julio la Fiscalía General de la Nación, al dirigirle al Consejo Nacional Electoral, en vísperas del vencimiento de términos para esta investigación, un conjunto de pruebas que confirman este hecho: ambas campañas violaron las normas que prometieron respetar y defender, ambas campañas, con sus candidatos a la cabeza, son la expresión meridiana de la podredumbre que carcome a la democracia realmente existente en las sociedades capitalistas, ambas campañas –con sus candidatos a la cabeza– son la expresión de un poder que funciona de espaldas a la sociedad, en procura de sus intereses y los de su clase y, por tanto, en contra de las mayorías nacionales.


La tajada para la campaña del hoy Presidente fue de un millón de dólares, ingresados a través de la sociedad panameña Paddington y la empresa colombiana Sancho BBDO, quienes realizarían una encuesta de opinión pública en las principales ciudades del país. Por su lado Zuluaga legaliza la entrada de su rebanada de 1,6 millones de dólares por medio de un contrato de publicidad a cargo del publicista brasileño Duda Mendonça.
Las dos campañas violaron normas y códigos y una de ellas ganó, recibiendo el legado de administrar el país, ¿lo ha hecho con los mismos criterios y ética que rigieron su campaña a la presidencia? De ello no hay duda: por siglos las clases dominantes se han valido de todo tipo de artimañas, componendas, intrigas, armas, etcétera, para acceder y controlar el poder, el cual termina siendo el instrumento para concretar todos sus intereses y los de su clase, por lo cual siempre han gobernado de espaldas y en contra de los intereses de las mayorías de cada país.


¿Tiene solución esto? ¿Es posible que la democracia realmente esté al servicio del pueblo? Experiencias como la Comuna de París en el siglo XIX y el funcionamiento de los Soviets en los orígenes de la revolución rusa indican que la única manera de que así sea es que el ejercicio del gobierno sea un asunto cada vez más colectivo, abierto a la supervisión de toda la sociedad, en cuya acción el funcionario que hace las veces de Presidente asuma que es un objeto temporal de un proceso público, no indispensable ni eterno, por lo tanto, que tales funciones administrativas deben ser rotatorias, en un ejercicio de funciones donde la política termina siendo un instrumento colectivo para que la sociedad toda asuma en sus manos la discusión, diseño y definición última de todos aquellos asuntos que le competen. Es decir, una política para politizar, para movilizar, para comprometer, para integrar el cuerpo social en tanto todos sus integrantes entienden que su opinión y voto es decisivo para el bienestar de todos y no de unos pocos. Y no como sucede ahora, una política para aislar, desmotivar, desmovilizar, sembrar escepticismo, ocultar, engañar.


Mientras la democracia realmente existente vive este giro, presenciamos y estamos atentos a las maniobras de las agencias de espionaje estadounidenses para destruir el proyecto brasileño de potencia regional. Maniobras, que como en el caso del brujo que al conjurar sus hechizos y desatar todo tipo de energías pierde el control sobre los mismos, que van descabezando, además de todos aquellos a quienes están dirigidas sus energías, también a los aliados temporales y/o ocasionales: en Argentina Macri está en la mira, en México diversos funcionarios de primer orden también, en Perú dos expresidentes andan a las escondidas y uno más pasó a prisión. Y en Colombia Santos también está enfocado, mientras el principal candidato del Centro Democrático teme que su carrera presidencial está descarrilada.


Así, con intrigas y filtraciones, el gobierno del Norte vuelve y recompone las piezas de su geopolítica regional, situando en su justo nivel a cada una de sus “aliados”, “amigos”, recordándole a todos y cada uno de ellos que están bajo su dominio, y que no está dispuesto a perder el control de su territorio regional –su patio trasero–. Muchos golpes de Estado, duros o suaves, está dispuesto a propiciar o concretar para que tal doctrina no pase al olvido.


En ese juego, ¿qué pasará con Santos y con el Centro Democrático?

Publicado enColombia
Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé, las empresas que más contaminan al planeta

El cambio climático contribuye a alterar los patrones meteorológicos, así como al incremento de las tormentas, las inundaciones y las sequías. Esto afecta negativamente a las reservas de alimentos, provocando un aumento de sus precios y generando más hambre y pobreza.


Los diez grandes gigantes de la industria alimentaria emiten juntos una cantidad de gases de efecto invernadero mayor que la mayoría de países del mundo, según denunció la organización Oxfam en un informe en el que pide a estas empresas un mayor compromiso para reducir su impacto ambiental.


La organización asegura que las emisiones combinadas de Associated British Foods, Coca-Cola, Danone, General Mills, Kellogg, Mars, Mondelez International, Nestlé, PespiCo y Unilever totalizan 263,7 millones anuales de toneladas de gases causantes del efecto invernadero, cifra equivalente a las del vigésimo quinto Estado más contaminante del mundo y superan a las de Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos.


Negligencia ante las emisiones agrícolas


Juntas, las “10 Grandes” emiten 263,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero; más que Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos. Las emisiones derivadas de sus actividades ascienden a 29,8 millones de toneladas. Del total de las emisiones, aproximadamente la mitad proceden de la producción de materiales agrícolas en sus cadenas de suministro. No obstante, los objetivos de reducción fijados por las empresas no incluyen estas emisiones. Así, Oxfam considera que las empresas están siendo especialmente negligentes en relación a las emisiones agrícolas.


El cambio climático contribuye a alterar los patrones meteorológicos, así como al incremento de las tormentas, las inundaciones y las sequías. Esto afecta negativamente a las reservas de alimentos, provocando un aumento de sus precios y generando más hambre y pobreza. Especialistas en la materia predicen que para el año 2050, 50 millones de personas más padecerán hambre a causa del cambio climático.


El cambio climático y su relación con el aumento del precio de los alimentos


Algunas de las “10 Grandes” ya han admitido que el cambio climático les está perjudicando económicamente. Unilever ha señalado que pierde 415 millones de dólares anualmente, mientras General Mills ha afirmado que, sólo durante el primer trimestre de este año fiscal 2014, ha perdido 62 días de producción debido al empeoramiento de las condiciones climáticas extremas como consecuencia del cambio climático. Oxfam prevé que el precio de algunos de los principales productos de estas empresas, como Corn Flakes de Kellogg’s o Kix de General Mills, podrían dispararse hasta un 44% en los próximos 15 años debido a este fenómeno.


Oxfam señala que el sistema alimentario es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales y que éstas aumentan a medida que la demanda de alimentos incrementa. Especialistas apuntan a que si el mundo pretende evitar superar el umbral de calentamiento “de seguridad” de 2ºC, para el año 2050 las emisiones derivadas de las actividades agrícola y forestal deben reducirse a 0 y, de hecho, convertirse en un “sumidero de carbono” para así eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera. Sin embargo, la tendencia general es la contraria.


“Muchos de los gigantes del sector de la alimentación y las bebidas simplemente cruzan los dedos esperando que el cambio climático no afecte al sistema alimentario y a que otros lo arreglen. Las ’10 Grandes’ generan más de mil millones de dólares cada día y tienen un gran poder para influenciar las cadenas agroalimentarias globales. La industria debe hacer mucho más para conseguir erradicar el hambre en el mundo a la vez que transforman sus métodos de producción”, subraya la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima.


Oxfam señala a Kellogg’s y General Mills como las dos peores empresas en materia de cambio climático y emplaza a que lideren al sector hacia unas políticas y prácticas más responsables. Oxfam sugiere que podrían hacer públicos los datos acerca de sus emisiones agrícolas y los nombres de sus proveedores más contaminantes, establecer objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro y hacer un llamamiento a empresas y Gobiernos a hacer frente a la crisis climática.


La investigación de Oxfam concluye que:


– Todas las “10 Grandes” reconocen la necesidad de reducir las emisiones agrícolas indirectas en sus cadenas de suministro y siete de ellas miden y publican sus emisiones anualmente a través del proyecto Carbon Disclosure Project (excepto Kellogg’s, General Mills y Associated British Foods);


– Sólo Unilever y Coca-Cola han fijado objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro, pero ninguna de las diez se ha comprometido claramente a reducir sus emisiones agrícolas conforme a objetivos específicos.


– Ninguna de las “10 Grandes” obliga a sus proveedores a establecer objetivos de reducción de emisiones.


– Las diez principales empresas de alimentación y bebidas han establecido objetivos para reducir las emisiones derivadas de sus actividades, pero a menudo estos objetivos carecen de base científica y no reflejan la contribución real de estas empresas al problema.


– Varias de estas diez empresas se han comprometido a acabar con la deforestación en sus cadenas de suministro de aceite de palma en un plazo de tiempo muy ambicioso, pero sólo Mars y Nestlé han ampliado estas medidas a otras materias primas que también provocan deforestación y el cambio del uso del suelo.


– Una empresa indonesia que vende aceite de palma a Cargill, proveedor de Kellogg’s, General Mills y otros gigantes de la industria agroalimentaria, está presuntamente involucrada en una quema de terrenos forestales para producir aceite de palma que originó un importante incendio que, por sí sólo, provocó la emisión de tantos gases de efecto invernadero como los que emiten 10,3 millones de coches en un año.


“La industria agroalimentaria tiene el imperativo moral y la responsabilidad empresarial de incrementar de manera significativa sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático”, afirma Byanyima. “Las ’10 Grandes’ no están utilizando todo su poder de forma responsable y sufrirán las consecuencias. Kellogg’s y General Mills, en especial, no están asumiendo sus responsabilidades. Estas empresas debería liderar la lucha para evitar que, como consecuencia del cambio climático, más personas sean víctimas del hambre. Es hora de que dejen de estar de brazos cruzados.


Información complementaria


PepsiCo Reino Unido se ha comprometido a reducir las emisiones procedentes de sus cadenas de suministro agrícolas en un 50% en cinco años. Si las “10 Grandes” replicasen esta medida, para el año 2020 emitirían, aproximadamente, 80 millones de toneladas menos de las que emitirán si no modifican sus políticas.

 

Publicado enMedio Ambiente
¡Que brille el oro!, pero bajo las montañas

“Cuando los labios sonríen, 

la pelea empieza a ganarse”.

Manuel Mejía Vallejo

 

La alegría fue la protagonista el pasado 26 de marzo cuando los habitantes del municipio de Cajamarca, Tolima, sentaron un precedente a través de una consulta popular, al decirle no a la explotación minera en su territorio. En este caso la multinacional derrotada, la mismísima Anglo Gold Ashanti (AGA), multinacional surafricana con presencia en diversidad de países donde su estela es de destrucción de la naturaleza, obligando al desplazamiento de sus pobladores al ver cambiado el uso del suelo de donde lograban lo básico para subsistir.

 

Como es sabido, el resultado fue contundente: 5.565 (97,84%) cajamarc unos votaron en contra y solo 68 (1,2%) a favor. Pese a las disputas jurídicas y políticas que determinarán la expulsión definitiva de estas prácticas extractivas en esta región, la frase de Manuel Mejía parece palpar lo que se avecina en todo el país: Una pelea que ya empezó a ganarse.

 

Primera vuelta: suroeste antioqueño

 

Parte del suroeste antioqueño está asentada sobre una zona denominada el Cinturón de Oro de Colombia (COC), una de las más grandes betas de oro descubiertas recientemente en el país.

 

Su extensión asombra a unos y abre el voraz apetito de los negociantes de la vida. Como una serpiente pitón, su cuerpo se extiende desde Marmato (Caldas), siguiendo un flanco de la cordillera occidental hasta terminar en Antioquia en la desembocadura del río San Juan en el Cauca, recorrido que comprende los municipios de Caramanta, Valparaíso, Támesis, Jericó, Tarso, Pueblorrico, Andes y Jardín (ver mapa 1).

 

 

mapa 1 p2

 

 

El brillo de El Dorado sigue encegueciendo luego de cinco siglos. Es así como en la actualidad el 90 por ciento del suroeste antioqueño está solicitado y titulado para exploración minera por parte de empresas transnacionales (ver mapa 2), “entre las que se encuentran la Anglo Gold Ashanti AGA (Sudáfrica), Solvista Gold (Canadá), Continental Gold (Canadá), Tolima Gold (Canadá), Colombian Mines Corporation (Canadá), B2Gold (Canadá), entre otras más”1. Una vez destruido el campo, ¿comeremos metales? ¿Y el paisaje? ¿Y el medio ambiente?

 

mapa 1 p3

 

 

La empresa con mayor número de títulos mineros en la región es la Anglo Gold Ashanti AGA, entre los cuales cuenta con el proyecto Quebradona, que comprende un total de 12.699 ha2, a través de cinco títulos mineros.

 

Este proyecto, legalizado bajo la razón social de Minera Quebradona Colombia S.A, filial de AGA, está ubicado en mayor proporción en jurisdicción del municipio antioqueño de Jericó, extendido en su área rural a lo largo de 19.180 hectáreas, de las cuales 7.600 fueron adjudicadas con licencia de exploración minera (ver mapa 3).

 

 

mapa 2 p3

 

 

 

La empresa tiene su campamento de operaciones en la vereda Quebradona (corregimiento de Pablocabildo) desde donde avanza, año 2010, con perforaciones exploratorias, las mismas que en la actualidad se encuentran en fase de estudio avanzado3. El proyecto se concentra en un importante yacimiento de oro en el que se encuentran además minerales asociados como cobre, plata, molibdeno, zinc y otros metales.

 

La comunidad en alerta

 

No pocos han sido los reclamos de quienes habitan este municipio ante la llegada a sus territorios de esta gigante de la minería, y sobre todo si tenemos en cuenta el pasado sombrío/poco fiable de esta empresa4. El pasado 11 de abril AGA “nuevamente de manera inconsulta e ilegítima intentó instalar en este mismo municipio, corregimiento de Palocabildo, nuevas plataformas de perforación minera. Frente a este hecho, miembros de la comunidad, en su mayoría campesinos y vecinos del lugar, reaccionaron de manera pacífica pero firme en defensa de sus derechos [...] impidiendo que se realizaran dichas actividades”.

 

Según pobladores del municipio, donde pretenden explorar es la zona donde nacen el 80 por ciento de las fuentes hídricas que abastecen a Jericó. Siendo éste, junto con Támesis, una de las mayores potencias hídricas a nivel departamental. “Se nos metieron como pedro por su casa, no nos consultaron, no nos tuvieron en cuenta para nada”, manifiesta Hernando García, campesino de Palocabildo. Desde que llegó AGA al suroeste antioqueño, “amparado en varios títulos mineros otorgados en Bogotá, han desconocido a las comunidades presentes en el territorio, pasando por encima de los instrumentos constitucionales de planificación y ordenamiento municipal”. Desconocimiento que ha generado un rechazo unánime por parte de movimientos y organizaciones ambientales y sociales, campesinos, finqueros, políticos y académicos.

 

Mil y más razones

 

“El regalo más grande que me vas a dar en la vida, mi Señor, no es plata; la lotería que yo te pido es que cuando esté vieja, me vaya a morir a Jericó!”5. Este anhelo de una de las protagonistas del documental: Jericó, el infinito vuelo de los días, parece empañarse con los pronósticos que se avecinan en la región, por lo menos así lo manifiestan sus pobladores. El temor se extiende.

 

La multinacional maniobra con palabras. Enfatiza, una y otra vez, en que las formas de hacer minería han cambiado: “Hemos aprendido a gestionar, reducir y mitigar los impactos de nuestra actividad [...] La buena minería genera riqueza y bienestar bien distribuidos y acelera el difícil camino del desarrollo sin tener que dañar la cultura ni el ambiente”. Probablemente sea verdad que sus prácticas hayan mejorado luego de los daños generados en diferentes partes del mundo, ciertamente, pero lo que no parecen entender (o no quieren entender) el gobierno, en alianza con multinacionales, es que nadie los ha invitado, y que no es grata su presencia en esta región; así lo manifiesta un líder campesino del corregimiento de Palocabildo. “No los queremos aquí perturbando nuestras tierras, nuestra tranquilidad, nuestras familias y nuestra unidad”.

 

La riqueza efímera

 

Para nadie es un secreto que el oro es un “activo refugio”, es decir “en tiempos de incertidumbre, inversionistas suelen colocar capital en este metal en lugar de arriesgarlo en acciones y bonos volátiles”. Es un bien de oferta y demanda que juega en los mercados internacionales, su precio fluctúa de acuerdo a las estrategias de bancos y organismos internacionales “que al usarlo como refugio financiero seguirán generando una demanda y por ende precios atractivos entre tanta inestabilidad macroeconómica internacional”.

 

Si bien es un metal precioso, en todo el sentido de la palabra6, su uso es bastante limitado: “Según el Consejo Mundial del oro solo 7% de la demanda se usa para producir materiales electrónicos y prótesis dentales. Además, menos de una décima parte tiene valor industrial”. El resto es destinado a joyería y a engrosar los anaqueles subterráneos, donde no brillará ante los ojos de nadie. Y como si fuera poco, con las reservas existentes de oro podría abastecerse la demanda industrial de este metal por 186 años7.

 

Según afirma Jorge Giraldo, decano de Ciencias y Humanidades de la Universidad Eafit de Medellín, la minería a gran escala no es una importante fuente generadora de empleo, “la única manera de generar empleo es generando encadenamientos industriales; si nosotros sacamos el oro y lo mandamos para el exterior, sin generar una industria alrededor de la producción del oro, pues eso finalmente no deja nada, no deja capacidades, no deja un sector industrial nuevo instalado, no deja empleo”.

 

Sin embargo, hay familias jericoanas que le han brindado la bienvenida a la multinacional. La situación económica así lo propicia. El campo en Colombia es un modelo prospero para muy pocos, la mayoría de la población campesina en el país es pobre. AGA llegó generando empleo, más de 200 puestos directos y con salarios superiores a lo que gana un jornalero. Razón por la cual los finqueros entran en preocupación, como lo expresa Edgar Correa, caficultor jericoano, “el campo se está quedando sin trabajadores, muchos quieren irse para las minas”.

 

Todo lo cual no deja de ser una bonanza efímera. En palabras de Alfonso Cardona, investigador de la Ong Conciudadanía: “dedicarse a estas actividades (mineras) es muy transitorio, porque cuando pasa la fase exploración y viene la explotación minera, generalmente no es la gente de los pueblos la que puede ser empleada, sino que vienen técnicos de otras partes”.

 

¿De la cultura del campo, a la cultura minera?

 

En suma, hasta ahora la llegada de la multinacional AGA a la región ha generado, además de afectaciones ambientales, conflictos entre las comunidades. Las estrategias que emplean, según cuenta Sergio Steven Ruiz, es convencer a las comunidades de los beneficios de la minería a través de la compra de insumos a los campesinos, materiales para las escuelas, bonificaciones, etcétera. lo que es aceptado en algunas veredas y rechazado en otras, lo que propicia una ruptura entre la comunidad, y por ende en el tejido social.

 

Manipulaciones, tensiones y rupturas comunitarias que es solo el comienzo de lo que podría venir de imponerse la pretensión de la multinacional en el municipio pues, como es conocido, los cambios culturales trascienden en la medida que se fortalezca la posición minera. Según cuenta el sociólogo Luis Fernando Moncada, puede entenderse un cambio cultural a partir de las nuevas actividades económicas: “Las relaciones que se establecen con las formas de producción, establecen también las formas de vida de las comunidades. La identidad, que es la relación de la comunidad con su ambiente, se ve inmediatamente afectada”, de lo que podemos deducir que estamos ante el riesgo de un inevitable cambio cultural en la región. Y enfatiza Fernando Moncada, “Si se permite que entre la minería, nosotros nos quedaríamos sin pueblo, abría que cambiarle de nombre”.

 

“Es que nosotros queremos vivir como siempre hemos vivido”, dice Sandra Gómez, campesina de la vereda Alacena, quien ve una contradicción en el gobierno al afirmar que el subsuelo le pertenece, mientras que los campesinos no pueden hacer uso de la primera capa vegetal, la que les da vida y tienen por derecho. “Es lo que uno no entiende, al campesino nuestro le decimos que no puede tocar un árbol porque está violando el Distrito de manejo especial e integrado8, pero a unos mineros sí le entregan los títulos para que revuelquen la tierra”, dice Juan Martín Vélez, ex alcalde de Támesis.

 

Contradicción entre minería y agricultura que también resalta cuando se recuerda que desde administraciones pasadas, el Plan Desarrollo de los pueblos de la provincia de Cartama9, entre otros municipios del suroeste antioqueño, han coincidido en prevalecer su vocación “agroambientalmente sostenible y ecoturística”. En un comunicado publicado a raíz de lo ocurrido el 11 de abril ya mencionado, cuando AGA intentó poner en marcha nuevas plataformas de perforación, la comunidad de Jericó y Támesis, dejaron en claro, una vez más, su rechazo a la actividad “minero invasora”, resaltando el valor del agua y la vida por encima del cobre y el oro. “No somos únicamente maximizadores de poder y de dinero, primordialmente deseamos la felicidad”; Tal es el caso de Yolanda, campesina vinculada a un proyecto agroecológico de Semillas de Agua, quien expresa: “Esto no genera mucha plata, porque ser productor agroecológico no es para hacer plata, es para ser feliz, pero eso usted no lo refleja en la economía del país”.

 

“¿Podrá un gobierno crear agua por ley?”

 

Desde que llegó la “locomotora minera” a esta región, tomó cuerpo un sentir mayoritario que proclama la vida por encima del oro. Sentir palpable en cualquier calle o parque de los municipios afectados; la consigna que prevalece es clara: ¡nuestra riqueza es verde, nuestro oro es el agua! Sin embargo, el tren gubernamental, aliado del gran capital internacional, continúa su curso, y el malestar de las comunidades va en aumento.

 

Como quedó constatado en Cajamarca, la sociedad no está quieta, se da mañas, resiste, como una prueba más de “que la conciencia del buen vivir puede derrotar el afán de enriquecerse”.

 

El Gobierno tampoco deja de maniobrar, buscando que sus negocios de riqueza inmediata y pobreza futura pululen. Así lo dejó claro Germán Arce, actual ministro de Minas y Energía, quien ante el resultado arrojado por la consulta popular en Cajamarca sentenció: “El Gobierno presentará al Congreso un proyecto de ley para evitar los choques entre autoridades nacionales y locales por proyectos petroleros y mineros e impedir que las consultas populares los prohíban”. Lo más grave de todo, según lo expresado por Robinson Mejía, líder de la triunfante consulta popular es que “el Ministro de Minas esté insinuando pasar el proyecto por ‘Fast Track’ para evitar el debate y esto iría contra lo formulado por la Corte Constitución en el acto legislativo para la paz”.

 

Según expertos en derecho constitucional, cada vez son más claras y estrictas las leyes a favor de los derechos de las comunidades y autoridades municipales: “De acuerdo a lo establecido por la Corte Constitucional los municipios deben ser consultados frente al desarrollo de este tipo de proyectos que generan alto impacto en el territorio”. Por su parte, la Constitución Política de 1991, contempla la consulta popular como un mecanismo de participación legal de las comunidades.

 

Concientes de los riesgos que esto implica, las comunidades del suroeste antioqueño tejen hilos de resistencia. Ambientalistas, campesinos, indígenas, finqueros, movimientos sociales, estudiantes, académicos, autoridades municipales, entre otros, se articulan a lo largo de la región. “Se está pensando en hacer consultas populares simultáneas en varios municipios, también se está pensando en una revisión de los planes de ordenamiento territorial para que se hagan en los municipios con orientaciones comunes para la protección de las aguas y el medioambiente; y también se está pensando en presentar proyectos de acuerdo municipales que prohíban la megaminería”, dice José Fernando Jaramillo, coordinador de la Mesa Ambiental de Jericó, sin dejar de advertir que esto es sólo un camino de los muchos que es necesario explorar y poner en práctica.

 

Fortalezas por fortalecer

 

¿Minería sí? ¿Minería no? Para despejar la duda hay que hacer la aclaración de que hay minería de minería, así como hay territorios de territorios: historia, composición del suelo, tradición comunitaria, entorno, ecosistema, etcétera, esto y mucho más hay que valorar a la hora de enfrentar tal posibilidad.

 

Retomando algunos de estos aspectos, relacionados en el curso de esta nota, es claro que la minería prevista para esta región no es ni necesaria ni ambientalmente viable, son más los perjuicios que los beneficios que traería a la región.

 

Aquí hay un potencial ecosistémico inmenso, con bellos paisajes, abundante agua, producción agropecuaria, integración comunitaria. Si el interés de los gobernantes es por potenciar la región, ¿por qué no proceden desde estas cualidades del territorio?

 

La experiencia reciente de la humanidad, que padece el cambio climático sin comprenderlo en toda su dimensión, nos lo está mostrando: mejorar la condición de vida de los campesinos, indígenas y demás pobladores del campo, como preservar el medio ambiente de los intereses del mercado, resulta prioritario en la actualidad. Así asumimos y así aportamos a la humanidad como un todo. Mientras tanto, mientras se logra una sintonía entre gobierno y comunidades es indispensable seguir luchando, esbozando esa sonrisa que viene creciendo, por la pelea que ya empezó a ganarse!

 

1 Cinturón Occidental Ambiental (COA).
2 Representaciones sociales del agua en un conexto de conflicto socioambiental por exploración minera-corregimiento de Palocabildo Jericó-Antioquia http://www.bdigital.unal.edu.co/56230/1/8026236.2016.pdf
3 Durante esta fase el objetivo y alcances es evaluar el valor potencial, establecer un plan para la fase de perfectibilidad, realizar estudios geotécnicos, hidrogeológicos y metalúrgicos, además de definir y considerar aspectos tales como volúmenes a remover, producción del yacimiento, la viabilidad socio ambiental, infraestructura y especificaciones de los equipos a utilizar (AGA, 2015).
4 En enero del 2011 le otorgaron a AGA el premio a la empresa más irresponsable del mundo, debido a la contaminación de pozos y ríos, y el envenenamiento de personas en Ghana, África (Greenpeace).
5 Documental: Jericó, El infinito vuelo de los días. https://www.youtube.com/watch?v=tpWN9L0LFGI
6 “El oro, en latín aurum, se refiere al resplandor, a la luz, a dorar, dorado, áureo” Museo del Oro, Banco de la República.
7 El alto precio del oro, un metal inútil. http://sostenibilidad.semana.com/opinion/articulo/oro-un-metal-inutil-que-tiene-un-alto-precio/37424
8 Cuchilla Támesis–Jardín (más de 9.000 ha protegidas).
9 Támesis, Jericó, Caramanta, Fredonia, La Pintada, Pueblorrico, Santa Bárbara, Montebello, Tarso, Valparaíso, Venecia.

 


 

Recuadro 

 

Riesgos ambientales y humanos*

 

Es dentro de esta dinámica que el pasado 29 de abril sesionó en el corregimiento de Palermo, municipio de Támesis, el foro: “Impactos de la megaminería en Jericó y Támesis”. El evento, organizado por el colectivo Mesa Técnica Suroeste de Antioquia, tuvo como objetivo informar acerca de la afectación del proyecto minero Quebradona en el territorio de ambos municipios. Acá parte de lo dicho por algunos de los participantes:

 

Jorge Eduardo Cock Londoño, exministro de Mina y Energías, advirtió sobre el riesgo de llevar a cabo una explotación minera a cielo abierto en esta región, pues no hay antecedentes que corroboren las buenas prácticas de la minería moderna, “no es lo mismo hacer minería en territorios desérticos, en tierra pelada, que pelar tierras como las del suroeste antioqueño para hacer minería”. Tierras que por demás son fértiles, con tradición e historia, vocación y potencial agrícola y turístico.

 

El exministro también advirtió sobre los riesgos generados por las sustancias tóxicas utilizadas en la minería de metales y la gravedad de los accidentes que se producen por fugas en las lagunas de lixiviación, algunos de los cuales han llegado a contaminar cientos de hectáreas adyacentes.

 

Por su parte Julio Fierro, docente e investigador de la Universidad Nacional, adviertió sobre los riesgos de extinción de los acuíferos y contaminación por arsénico: “En la minería subterránea todos los socavones se constituyen como en unos atractores del agua de toda la montaña, por lo que esta tendería a secarse (ver imagen de cuencas en riesgo)”. Tal es el caso de proyectos viales como el de La Línea, Boquerón del Sumapaz y La Miel en Colombia, entre otros.

 

También mencionó que el proyecto Quebradona, en 15 años de producción, podría generar cerca de 150 millones de toneladas de desechos durante, cifra equivalente a la cantidad de desechos urbanos que generaría la ciudad de Medellín durante 200 años, a la tasa del 2016.

 

Para ejemplificar el riesgo de liberación de arsénico en un proyecto como este, explicó los resultados de un estudio que muestra que la presencia de arsénico en el suelo es cinco veces más alta en distritos arroceros cercanos a una explotación minera de Anglo Gold Ashanti en Ghana, África, que en otros distritos arroceros de ese país, por fuera de la zona de influencia de la actividad minera.

 

*   Resumen presentado por Mesa Técnica Suroeste de Antioquia. Morro de Agua.

Publicado enEdición Nº235
La expresidenta surcoreana, arrestada por corrupción



Park Geun-hye, destituida por orden judicial hace tres semanas, está acusada de delitos de soborno y abuso de autoridad

Tres semanas. Es el escaso tiempo que ha transcurrido para completar la caída en desgracia de la expresidenta surcoreana Park Geun-hye. Exactamente 21 días después de que el Tribunal Constitucional aprobara su destitución por abuso de poder y corrupción, otra corte, la del Distrito Central de Seúl, ha ordenado este viernes su encarcelamiento. Con la mirada fija en un punto en el horizonte y un gesto amargo en el rostro, esta madrugada la exjefa de Estado quedaba ingresada en prisión.


Tras una audiencia el jueves en la que Park había declarado durante cinco horas para defender su inocencia, el juez Kang Bu-yeong dio la razón a los fiscales que reclamaban la prisión preventiva para la expresidenta, acusada de soborno, abuso de autoridad, coerción y filtración de secretos de Estado. “Está justificado y es necesario detenerla, pues los cargos principales están justificados y existe el riesgo de que se destruyan pruebas” si permaneciese en libertad, indica la sentencia emitida a primeras horas de la mañana.


El encarcelamiento de Park marca un nuevo hito en un escándalo de corrupción que ha monopolizado la política surcoreana en los últimos cinco meses. Park, de 65 años, es sospechosa de haber ayudado a su amiga Choi Soon-sil, apodada la “Rasputina surcoreana”, a presionar a las principales empresas del país para que entregaran fuertes sumas de dinero a cambio de favores políticos. Entre estas cantidades se encuentran 38 millones de dólares en donaciones y contratos procedentes de Samsung, el principal conglomerado surcoreano.


Choi ya ha sido arrestada y se encuentra en el mismo centro de detención en el que ha quedado ingresada Park. También ha quedado encarcelado allí uno de los hombres más poderosos del país, el heredero y vicepresidente de Samsung Electronics, Lee Jae-Yong.


Park es la tercera de los jefes de Estado surcoreanos que han ido a prisión, tras los dictadores militares Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo, declarados culpables de corrupción en 1995. Si los tribunales confirman su culpa, la expresidenta afronta hasta diez años de prisión.


Tras la destitución de Park han quedado convocadas elecciones para el 9 de mayo en la cuarta economía asiática. El favorito en esos comicios es Moon Jae-In, del Partido Democrático y al que la expresidenta derrotara en la convocatoria de 2012 por un amplio margen.


Desde aquellas elecciones mucho han cambiado las tornas. La opinión popular comenzó a volverse en contra de la hija del antiguo dictador militar Park Chung-hee en abril de 2014, cuando el transbordador “Sewol” se hundió costando la vida a 304 personas, la mayoría de ellos niños en una excursión escolar. La entonces presidenta tardó horas en ponerse al frente de las operaciones, sin que nunca haya quedado claro qué la mantuvo ocupada durante ese lapso.


Pero fue el descubrimiento de un miniordenador propiedad de Choi el pasado octubre lo que colmó la paciencia del público. Las fotos y documentos que contenía ponían de relieve el control que esta empresaria tenía sobre la presidenta. A partir de entonces y durante semanas manifestaciones masivas de ciudadanos reclamaron cada semana la destitución y encarcelamiento de la jefa de Estado.


Su sustituto tendrá ante sí una delicada tarea. En el norte, el régimen de Kim Jong-un ha lanzado varios misiles de medio alcance en lo que va de año y los expertos creen que prepara una nueva prueba nuclear. En el terreno interno, la población se encuentra dividida por la instalación en su territorio de un escudo antimisiles de fabricación estadounidense, el THAAD, que el gobierno actual y Washington sostienen que busca impedir un posible ataque desde Corea del Norte. Pero China y Rusia se oponen al despliegue, al considerar que ese sistema puede utilizarse contra su propio territorio. China lleva a cabo un boicot no declarado contra productos surcoreanos y viajes turísticos a ese país.

 

Pekín 30 MAR 2017 - 23:55 COT

Publicado enInternacional