EE UU sale reforzado de la crisis con 54 de las 100 empresas más grandes

Si hay un claro ganador de la Gran Recesión ese es EE UU. Es cierto que la economía americana no acaba de alcanzar su crecimiento potencial, pero circula con una marcha más que el resto. Además, su tejido productivo ha sabido evolucionar como ningún otro desde la vieja industria al negocio del conocimiento. Estos dos factores han reforzado hasta niveles jamás vistos su dominio en la lista de las 100 mayores compañías del mundo por capitalización bursátil. Si en 2007, antes del estallido de la crisis, las empresas europeas y chinas amenazaban el cetro americano, hoy su dominio es aplastante. Hace ocho años EE UU solo tenía 34 compañías entre las 100 más valiosas, mientras que hoy acapara el 54% de los puestos.


"Hay varios motivos para explicar el triunfo de las empresas americanas", dice Robert Tornabell, profesor del departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de Esade. "El primero es la estructura de la financiación. En EE UU las empresas recurren más a la Bolsa, lo que las permite crecer más rápido, mientras en Europa todavía hay mucha dependencia de los préstamos bancarios. Además, EE UU ha apostado claramente por el sector de las ideas, que ya supone el 32% de su economía", describe Tornabell.


La supremacía del capitalismo americano es aún mayor en los primeros puestos de la clasificación: las 10 mayores empresas por valor en Bolsa son estadounidenses (en 2007 solo tenía a cuatro compañías en el top ten). Apple se ha consagrado como la empresa más valiosa del mundo con una capitalización que roza los 700.000 millones de dólares. El ascenso de la firma de Cupertino (California) ha sido fulgurante ya que en 2007 solo era la 34ª. Además, desde el fallecimiento de Steve Jobs en octubre de 2011, el equipo gestor liderado por Tim Cook ha doblado el valor en Bolsa de la compañía gracias al lanzamiento de nuevos productos.


Apple es solo la punta del iceberg del peso que ha ganado el sector tecnológico en la lista de los mayores grupos del mundo. El centro del poder corporativo se ha desplazado de Wall Street a Silicon Valley. Cinco de las diez compañías más capitalizadas son tecnológicas (Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon) y suman 16 representantes entre las 100 más grandes del mundo (seis más que en 2007).


"Al analizar las razones del dominio americano se podría señalar que la economía estadounidenses es más dinámica y se ha recuperado mejor que Europa. Pero lo relevante es que muchas empresas americanas que ahora están entre las 100 mayores, como Google o Facebook, no lo estaban hace 10 años. Esa capacidad de innovar y generar nuevos modelos de negocios con alto potencial de crecimiento es el principal impulsor de la economía de EE UU", según Esteban García Canal, catedrático de Organización de Empresas en la Universidad de Oviedo y director de IUDE Business School.


Purga bancaria


El sector financiero sigue siendo el que más miembros acumula en el gotha capitalista. Sin embargo, la crisis ha hecho una limpia radical y su peso específico ha caído de 29 a 19 representantes. Solo aquellos bancos que supieron pescar en las aguas revueltas tras la quiebra de Lehman Brothers, haciéndose con rivales a precios de ganga, se mantienen en el escalafón. La primera entidad por valor en Bolsa es Wells Fargo (280.210 millones), que se reforzó con la compra de Wachovia y ahora está en el décimo puesto. Algo parecido le ocurre a JPMorgan Chase (14ª) que absorbió en su momento a Bear Stearns. En cambio, la banca británica y de Europa continental ha sido prácticamente expulsada de la clasificación. La difícil digestión inmobiliaria, la complejidad de hacer dinero con tipos en mínimos históricos y el aumento regulatorio son factores que pesan como una losa para las entidades del Viejo Continente.


Otro de los perdedores de la convulsión en la aristocracia empresarial a la que asistimos en los últimos años es el sector energético. La caída de la demanda por el menor crecimiento económico se ha juntado con el desarrollo de la técnica del fracking. La consecuencia de este cóctel es la partida de póquer que juegan los principales productores de petróleo, con Arabia Saudí a la cabeza, con el consiguiente desplome del precio del barril de crudo por debajo de los 50 dólares. El número de empresas energéticas ha pasado en ocho años de 22 a solo ocho, lo que sitúa su peso específico en niveles del año 2000, cuando el mercado solo tenía ojo para las puntocoms.


Por el contrario, uno de los sectores en claro auge es el farmacéutico, así como todos los negocios vinculados al área de la salud. En su caso se combinan dos factores clave en el despegue: por un lado el envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida; y por otro la obsesión por ganar tamaño gracias a las fusiones y adquisiciones. En un mundo global un principio de oro consiste en acumular escala con rapidez para así prevenir la entrada de nuevos competidores, debilitar a rivales sensibles al precio y acumular cuota de mercado. Las farmacéuticas han sido grandes depredadores en las últimas dos décadas y ya acumulan 17 miembros en entre las 100 mayores empresas del mundo, erigiéndose como el segundo sector más representado. Johnson & Johnson es la octava mayor compañía del planeta, seguida por las suizas Novartis y Roche, 16ª y 17ª respectivamente, y Pfizer en el puesto 19.


El despertar chino


La otra gran tendencia en la clasificación de las 100 mayores empresas del mundo junto con el reforzamiento del dominio americano es el ascenso de las empresas chinas. En 1993 —primer año en el que hay datos de capitalizaciones en Bloomberg— solo había dos empresas chinas (con sede en Hong Kong, eso sí) en el listado y ahora hay 11 compañías. La crisis no ha pasado factura a la representación del gigante asiático -cuenta con el mismo número de empresas que en 2007—, aunque el pinchazo bursátil de este verano ha hecho que retrocedan varios puestos. Entre las 20 mayores empresas del mundo figuran Industrial & Commercial Bank of China, Petrochina, China Mobile y Alibaba. El gigante asiático del comercio electrónico salió a Bolsa en septiembre de 2014 y ya es la 18ª empresa del mundo por valoración.


Al contrario de la resistencia de las corporaciones chinas, la Gran Recesión ha expulsado del listado a la mayor parte de compañías de países emergentes que hace ocho años empezaban a hacerse un hueco en la élite empresarial. "Algunos países como México, Brasil e India tienen algunas empresas grandes, pero ninguna como las chinas. En cualquier caso, diría que el efecto de China es sobre todo porque tienen un mercado doméstico protegido en el que son muy grandes", explica Mauro Guillén, profesor de The Wharton School.
Países emergentes
Por su parte, Robert Tornabell subraya el impacto que la caída de las materias primas ha tenido en la valoración de las empresas de países emergentes: "En América Latina el ciclo bajista de las commodities ha lastrado a aquellas multinacionales como Vale o Petrobras que habían crecido al calor de la demanda de China".


En descargo de las empresas de los países en desarrollo hay que recordar que muchas aún no cotizan en Bolsa, pues son de propiedad familiar o estatal. Su impacto en la economía mundial, por lo tanto, se puede mejor en aquellos rankings que se basan no tanto en la capitalización y sí en otros parámetros como las ventas, y ahí el peso de este grupo de compañías aumenta a gran velocidad. Un ejemplo de este ascenso se ve en la lista Fortune 500. En esta clasificación, que reúne a las 500 mayores empresas del mundo por facturación, el número de compañías cuya sede está en algún país emergente ha pasado de 21 en el año 2000 a 132 en 2014 (95 de ellas son chinas).


El dominio de EE UU y la irrupción de China en la clasificación de las 100 mayores empresas del planeta por valor en Bolsa contrasta con el estancamiento, cuando no la crisis, de las corporaciones japonesas y europeas. Japón era la economía líder de esta lista en 1993: tenía la empresa más valiosa —Nippon Telephone & Telegraph—, siete de las 10 mayores empresas tenían su sede en la isla, y acumulaba un total de 24 sociedades entre las 100 primeras. Actualmente, Japón solo tiene cuatro representantes el club y para encontrar a su primera empresa (Toyota) hay que bajar hasta el puesto 20. Por su parte, Europa ha diluido notablemente su peso desde que estalló la crisis: Reino Unido ha pasado de 12 a nueve representantes; la presencia de compañías alemanas ha caído de siete a cinco; Italia, que en 2007 sumaba tres miembros en el listado, ahora no tiene ninguno; mientras que Francia pasa de nueve grupos a cuatro.


"Entre finales de los años 70 y principios de los 80 se produce un cambio de paradigma tecnoeconómico vinculado a la digitalización, lo que tiene importantes ramificaciones para la microelectrónica, las telecomunicaciones, la informática y la biotecnología. El grueso de dicha revolución se ha gestado en EE UU. La pérdida de peso de las empresas europeas y japonesas se debe, además de a la pérdida de liderazgo tecnológico, al menor dinamismo y potencial de crecimiento de sus economías", dice el catedrático Esteban García Canal.


En el caso de las empresas españolas su progresión se ha visto cortada. En el año 1993 ninguna compañía del país europeo estaba entre las 100 mayores del mundo por capitalización. En 2000, justo antes del estallido de la burbuja tecnológica, ya había una corporación en el listado (Telefónica). El intenso proceso de internacionalización de las empresas nacionales tuvo reflejo en su cotización bursátil y en 2007, justo antes de que se desencadenase la Gran Recesión, había hasta cuatro grupos españoles (Telefónica, Banco Santander, BBVA e Iberdrola) en el listado. En cambio, al hacer un repaso a la clasificación actual solo figuran dos nombres españoles, Inditex (56) y Banco Santander (98). Telefónica ha caído al puesto 146, BBVA al 183 e Iberdrola al 229. Es muy destacable en todo caso la ascensión de Inditex, ya que en solo ocho años el grupo textil ha escalado desde el puesto 316 al 56, superando la capitalización de empresas como McDonald's, Nike, L'Oréal, LVMH, Bayer o British Petroleum, entre otras.


Valor geopolítico


El valor estratégico para un país de tener un buen número de multinacionales entre las mayores del mundo es evidente. Al exsecretario de Defensa de EE UU Charles Wilson, cuando en 1953 fue propuesto para el cargo por el presidente Eisenhower, se le atribuye la famosa frase: "Lo que es bueno para General Motors [había sido directivo en la compañía] lo es para Estados Unidos". La importancia geopolítica sigue siendo ahora tan importante o más que entonces. "Las multinacionales tiene un alto valor porque ayudan a proyectar la imagen, la capacidad financiera, y la influencia del país. Esto es especialmente cierto en sectores como la energía, las infraestructuras y los servicios financieros", apunta Mauro Guillén. Además, hay que contar con el "efecto sede", como recuerda Esteban García Canal: "Aunque se trata de compañías multinacionales con presencia en todo el mundo, lo cierto es que sus actividades con más peso en el valor añadido se suelen realizar en el país donde tienen su sede central y donde, por lo tanto, hay mayores empleos de calidad, lo que redunda en beneficio de la economía de ese país en su conjunto".


El problema es que no es fácil contar con empresas líderes. La volatilidad en la composición de la lista de las 100 mayores empresas del mundo es cada vez mayor. Hace una década era impensable que compañías con apenas uno o dos años de vida bursátil copen las primeras posiciones, hoy es una realidad en casos como Facebook o Alibaba. Por otro lado, los fallos de gestión se penalizan sin misericordia y empresas punteras hace unos años como Gazprom o Nokia han salido del listado. "Las subidas y bajadas en la clasificación son ahora más acusadas porque la economía global no perdona", señala Guillén. "La capitalización bursátil reflejan las expectativas de los inversores y en cuanto una empresa deja de tener expectativas de crecimiento o surgen dudas sobre su gestión, las acciones baja, porque el capital se dirige a otro sitio. El caso más reciente lo tenemos en Volkswagen", recuerda García Canal.


Desde 1993 solo dos compañías logran mantenerse en el top ten de la clasificación: Exxon Mobil y General Electric. La primera es heredera del cártel petrolífero de las siete hermanas. Por su parte, el conglomerado industrial es un caso único en Wall Street debido a su apuesta por la estabilidad en la gestión. En tres décadas solo ha tenido dos consejeros delegados: Jack Welch y Jeff Immelt. Este último sigue en el cargo a pesar de que no pudo tener peor estreno: dos días después de asumir el puesto dos aviones propulsados por motores fabricados por su compañía derribaban las Torres Gemelas.

Publicado enEconomía
Resistencia popular contra el acaparamiento corporativo del agua

En el 15º aniversario de las protestas de Cochabamba, Bolivia, la resistencia popular al control corporativo del agua continúa expandiéndose en todo el mundo, abarcando desde la re-municipalización de los servicios públicos de agua privatizados, la acción directa contra bloqueos injustos al agua y la recolección de aguas pluviales, mientras el acceso al vital elemento se entroniza como derecho humano fundamental.


En enero de 2000, el pueblo de Cochabamba cerró la ciudad en protesta contra la privatización de su sistema de agua municipal, que rápidamente duplicó y triplicó las facturas de este recurso indispensable para la vida. En febrero de ese año, Jim Shultz, el corresponsal de Pacific News Service, irrumpió con la historia en la prensa estadounidense con sus informes de primera mano sobre los enfrentamientos entre la policía antidisturbios y los manifestantes en la llamada "guerra por el agua", que hoy se extiende entre los agricultores locales contra los rancheros o la industria inmobiliaria, pero también implica a nuevos "barones corporativos del agua", como Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Citigroup, el Grupo Carlyle y otras mega corporaciones de inversión que están comprando derechos de agua en todo el mundo a un ritmo sin precedentes.


Según un reportaje de Ellen Brown, publicado en Nation of Change, "el acaparamiento de agua se refiere a situaciones donde los protagonistas más poderosos son capaces de tomar el control, o de relocalizar en su propio beneficio los recursos hídricos, a expensas de los anteriores usuarios locales anónimos, o de los ecosistemas en que se basan los medios de vida de tales usuarios". Se trata de la captura del poder de tomar decisiones en torno al agua, incluyendo el poder de decidir cómo y para qué propósitos se utilizan los recursos hídricos, ahora y en el futuro.


Diversos autores y activistas del agua identifican cinco motivos "interrelacionados" en la actual "nueva ola de acaparamiento de agua":


–Cambios en los mercados mundiales de alimentos provocan un renovado interés en la adquisición de tierras y recursos hídricos para la producción agrícola.


–El aumento de precios y la preocupación de haberse llegado a un periodo de "pico petrolero" dieron lugar a la aparición de los agro-combustibles que utilizan grandes cantidades de agua durante todo el ciclo de producción.


–La creciente demanda mundial de materias primas sustenta la continua expansión de las industrias extractivas y proyectos de minería a gran escala, en particular, la fracturación hidráulica o "fracking".


–La gestión de mercado basada en los recursos hídricos, especialmente la privatización de los sistemas y servicios de agua, pone en peligro el acceso al agua para los grupos pobres y marginados en muchos países en desarrollo.


–La financierización (control del capital financiero) de las empresas de agua, infraestructuras y el propio recurso.


Muchas corporaciones de noticias ofrecen cobertura de diversos ángulos de la escasez de agua, incluyendo la muy publicitada sequía de California y sus posibles remedios, pero nunca tienen en cuenta esos cinco motivos centrales del acaparamiento de agua y cómo se entrelazan.


Los esfuerzos corporativos para privatizar los derechos de agua concitan una robusta resistencia popular en las comunidades de todo el mundo, que afirman su derecho a decidir cómo se utilizan los recursos hídricos. Durante los últimos quince años en 35 países se han registrado 180 casos de lucha social por la "remunicipalización", o hacer regresar el control del agua desde la propiedad privada a la pública, informó Victoria Collier en CounterPunch. "De España a Buenos Aires, Cochabamba a Kazajstán, Berlín a Malasia, la privatización del agua está siendo rechazada de manera agresiva", informó.


En oposición al modelo público-privado de rápido crecimiento (PPP), descrito como "un eufemismo de marketing para la privatización", comunidades de Japón, Países Bajos, India, Costa Rica, Brasil y otras naciones que ahora están promoviendo el modelo de asociaciones públicas-públicas (PUPs) para evitar que las grandes empresa tomen el agua y desarrollar "soluciones públicas sin fines de lucro, impulsadas por las necesidades de infraestructura de agua".


Mientras crece el movimiento por la remunicipalización, las protestas en ciudades de Estados Unidos como Detroit y Baltimore, muestran cómo algunas formas de control del agua ostensiblemente públicas siguen siendo profundamente conflictivas. Como informó Collier, desde el verano de 2014 los residentes de Detroit vienen participando en la acción directa para resistir cortes de agua municipal que desproporcionadamente afectan a sectores de bajos ingresos, en su mayoría residentes afroamericanos. En Detroit, las tarifas de agua aumentaron en 119 por ciento en la última década y el nivel de pobreza es de más o menos 40 por ciento. En consecuencia, muchos residentes no podían darse el lujo de pagar sus facturas de agua. Aguas de la Ciudad y el Departamento de Alcantarillado comenzaron a cortar los servicios de agua residenciales, a veces sin ninguna comunicación previa a los hogares. Food & Water Watch informó: "Las extensas desconexiones de servicios están estrechamente vinculadas al plan del Gestor de Emergencias Kevyn Orr de privatizar o corporativizar el sistema de agua y alcantarillado". Notoriamente, la municipalidad eximió del corte a muchas empresas que también tenían facturas de agua vencidas. Unas 40 empresas adeudan aproximadamente 9,5 millones de dólares en facturas atrasadas, pero no fueron objeto de cortes.


A partir de octubre de 2014, Aguas de Detroit y el Departamento de Alcantarillado habían cortado el servicio de agua a unos 27.000 residentes de la ciudad. Sin embargo, como informó Larry Gabriel, de YES! Magazine, "la acción progresiva de las bases hizo retroceder la acción agresiva del municipio y sus contratistas".


Los residentes de Baltimore enfrentan desafíos similares desde la primavera (marzo-junio) de 2015, ya que su ciudad amenazó con cortar el servicio de agua a unos 250.000 hogares, en perjuicio de aproximadamente 750.000 residentes. En abril 2015, un comunicado de prensa de Food & Water Watch afirmó que "Baltimore está repitiendo los errores de Detroit" y que la desconexión de los servicios de agua plantean "una verdadera amenaza para la salud pública". En mayo de 2015, el Baltimore Sun informó que el cumplimiento de la orden municipal de cortar el suministro por facturas de agua sin pagar era "marcadamente desigual al eximir a las empresas que adeudan las mayores cantidades mientras los residentes enfrentan cierres sumarios. The Sun citó a Charly Carretero, director del grupo de defensa Familias Trabajadoras de Maryland: "Si la ciudad puede dejar sin agua a 1.600 familias trabajadoras, pero no se ha cortado aún ninguna cuenta comercial, creo que dice mucho acerca de dónde provienen sus prioridades". De acuerdo con el Sun, más de 350 cuentas comerciales, categoría que incluye a empresas, organizaciones no lucrativas y oficinas gubernamentales, adeudan cuentas por un total de 15 millones de dólares en facturas de agua pendientes de pago.


La acción directa y otros esfuerzos de la comunidad estaban aún en curso en Detroit y Baltimore cuando este volumen (Censored 2016) fue a prensa.


La práctica de recolección de agua de lluvia, cada vez más amplia y sofisticada, muestra otra forma en que la gente común y las comunidades locales pueden recuperar el control de su agua. A la luz de una población en crecimiento, el cambio climático y la proyectada escasez de agua a largo plazo, muchas ciudades y sus habitantes están repensando el uso de este recurso. Como informara Madeline Ostrander en YES! Magazine, la ciudad de Los Ángeles importa actualmente más del 85 por ciento de su agua, sin embargo, cada año Los Angeles drena miles de millones de decalitros de agua de lluvia desde el océano.

Nuevos líderes están dando un paso adelante para ofrecer a tiempo nuevas técnicas para satisfacer necesidades locales urgentes, incluyendo TreePeople, que se asoció con la ciudad de Los Ángeles para volver a escribir su plan de gestión de aguas pluviales, a fin de desarrollar la distribución del agua de lluvia recolectada y transformar el paisaje de la ciudad. TreePeople y otras organizaciones, entre ellas The River Project, están mostrando cómo al restaurar la capacidad natural del paisaje de reducir la velocidad, filtrar y almacenar agua se podrían resolver muchos problemas y reducir bastante la dependencia de Los Angeles de fuentes externas de agua. The River Project es pionero en el enfoque de "acupuntura urbana" para la sostenibilidad del agua a lo largo de la cuenca del río Los Ángeles. En asociación con el Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles y de la Comisión Costera de California, el proyecto promueve el programa "Water LA" (Agua de Los Ángeles), que capacita a las comunidades para diseñar e instalar en el hogar sistemas de aguas grises. Por efecto de estos esfuerzos, los propietarios de Los Ángeles ahora pueden obtener de manera simple y a bajo costo tanto los permisos como los sistemas de flujo por gravedad que van desde sus lavaderos, bañeras, fregaderos o lavabos.


La recogida de aguas pluviales y sus impactos positivos no se limitan a las grandes ciudades como Los Ángeles. En el otoño (marzo –junio) de 2015, Rajendra Singh, activista india, fue galardonada con el apreciado Premio del Agua de Estocolmo por su trabajo por el empoderamiento de los agricultores pobres mediante la reactivación de los conocimientos tradicionales y por guiar a la gente en la construcción de pequeños estanques de agua de lluvia. Durante los últimos treinta años, Singh ha ayudado a las comunidades locales a revivir cinco ríos y mil aldeas están utilizando estas técnicas. Cuando el Banco Mundial afirma que países como la India necesitan continuar la construcción de grandes represas, la vida de Singh proporciona evidencia de robustas alternativas sostenibles.

Traducción Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno, jurado internacional de Proyecto Censurado.

Proyecto censurado

Fuentes:


Ellen Brown, "California Water Wars: Another Form of Asset Stripping?," Nation of Change, March 25, 2015, www.nationofchange.org/2015/03/25/california-water-wars-another-form-of-asset-stripping .
Victoria Collier, "Citizens Mobilize Against Corporate Water Grabs," CounterPunch, February 11, 2015, www.counterpunch.org/2015/02/11/citizens-mobilize-against-corporate-water-grabs .
Larry Gabriel, "When the City Turned Off Their Water, Detroit Residents and Groups Delivered Help," YES! Magazine, November 24, 2014, http://www.yesmagazine.org/issues/cities-are-now/when-detroit-s-citizens-fought-for-their-right-to-water.
Madeline Ostrander, "LA Imports Nearly 85 Percent of Its Water—Can It Change That by Gathering Rain?," YES! Magazine, January 5, 2015, http://www.yesmagazine.org/issues/cities-are-now/los-angeles-imports-nearly-85-percent-of-its-water .
Estudiantes investigadores : Antonio Arenas and Nguyet (Kelley) Thi Luu (San Francisco State University).
Evaluador academico : Kenn Burrows (San Francisco State University).
Nota:
Las 25 noticias más censuradas están publicadas en castellano en: https://mapochopress.wordpress.com

Publicado enSociedad
Miércoles, 21 Octubre 2015 06:45

Fuga de capitales a escala global

Fuga de capitales a escala global

Las grandes multinacionales son las mayores responsables de maniobras para sacar ganancias de países en desarrollo sin pagar los impuestos correspondientes. "Estamos un paso atrás de los abogados, contadores y banqueros", admiten expertos en la materia.


La elección de Indonesia para realizar la conferencia "Muchas voces, un propósito", donde participan organizaciones especializadas en investigar los flujos financieros ilícitos y la evasión de impuestos –como Tax Justice Network, Latindadd, Global Witness y New Rules, entre otras–, no fue casual. Entre 2003 y 2012, los fondos fugados desde el país asiático alcanzaron los 187 mil millones de dólares. Los datos lo convierten en el octavo más relevante del mundo en padecer esta problemática y el segundo del sudeste asiático de acuerdo a las estimaciones publicadas a fines del año pasado por Global Financial Integrity. El ranking realizado con una metodología conservadora que mide fundamentalmente los abusos en materia de comercio exterior subfacturación de exportaciones o sobrefacturación de importaciones está encabezado por China, Rusia, México, India y Malasia. Argentina se ubica en el puesto 50 sobre un total de 145 países relevados.


"Estamos un paso atrás de los abogados, contadores y banqueros, tenemos que mejorar mucho para seguir de cerca los movimientos del sistema financiero", lamentó ayer Porter McConnell, directora de FTC, la organización que reúne organizaciones de la sociedad civil, gobiernos e investigadores/expertos de todo el mundo.


La avenida Jalan Tharin es la principal de Yakarta. Prácticamente no hay peatones en las veredas y sorprende la escasez de locales a la calle. En esa zona céntrica donde se realiza el evento abundan los edificios corporativos, oficinas de gobierno, hoteles y shoppings. Los centros comerciales son enormes y abundantes, existen alrededor de 170 malls en toda la ciudad que ofrecen refugio para las altas temperaturas que ayer alcanzaron los 36 grados. Las modernas construcciones desaparecen a pocos metros de las avenidas para dejar lugar a un universo de calles y callejones humildes desbordados con puestos de comida indonesa muy barata, estacionamientos para motos y pequeños mercados.


Según las estimaciones presentadas ayer, todos los años la salida de flujos financieros ilícitos desde los países en desarrollo alcanza al billón de dólares. "Los flujos financieros ilícitos tienen un impacto significativo sobre el desarrollo al socavar la capacidad de recaudación del los estados y la posibilidad de que esos fondos sean invertidos en infraestructura. Los fondos provienen de la corrupción y el crimen organizado, pero son las corporaciones las que tienen el rol más importante en la movilización de esos recursos, que son poco controlados por los gobiernos", explicó Alex Cobham, director de investigación del TJN.


Las distintas organizaciones que forman parte de Financial Transparency Coalition (FTC) discutieron la necesidad de crear marcos regulatorios o incluso la legalización del pago de incentivos para facilitar que los "arrepentidos" o "soplones", considerados ladrones desde el sector corporativo y muchas veces perseguidos por la Justicia, contribuyan a transparentar el sistema financiero. Esos individuos constituyen un insumo imprescindible para desnudar cómo operan los bancos a la hora de fugar capitales y facilitar la evasión fiscal de sus clientes utilizando paraísos fiscales, cuentas imposibles de rastrear y complejas estructuras societarias.


Algunos de los principales exponentes recientes son Hervé Falciani del HSBC o Stéphanie Gibaud del UBS. A ellos se sumó este año Antoine Deltour, quien participó del evento en Yakarta por teleconferencia. El ex empleado de la multinacional de servicios PricewaterhouseCooper contó cómo su decisión de sustraer 28 mil documentos antes de renunciar dejó al descubierto más de 340 empresas como Pepsi o Deutsche Bank que alcanzaron acuerdos tributarios secretos con Luxemburgo que les permitían minimizar el pago de impuestos alrededor del mundo. Deltour está acusado por robo y violación del secreto fiscal.

Publicado enEconomía
Miércoles, 07 Octubre 2015 06:29

Motores económicos del deterioro ambiental

Motores económicos del deterioro ambiental

¿Cuáles son los motores de la degradación ambiental? Esta es una pregunta recurrente en todos los debates sobre medio ambiente. En esta discusión aparece con frecuencia el papel de las grandes corporaciones internacionales, en especial las directamente vinculadas al lobby de los combustibles fósiles. Hoy la mentira de la compañía Volkswagen para hacer aparecer a sus vehículos como más eficientes y menos contaminantes nos recuerda la importancia de afinar el análisis sobre las causas y motores de la degradación ambiental.


En 2005 se publicaron los resultados de la Evaluación de ecosistemas del milenio (EEM), ejercicio patrocinado por Naciones Unidas para estudiar los principales ecosistemas en el mundo. El principal resultado fue descubrir que en la segunda mitad del siglo XX la actividad humana había alterado los ecosistemas del mundo como nunca antes en toda la historia. Alrededor de 60 por ciento de los servicios de los ecosistemas del mundo están siendo degradados o explotados de manera insostenible.


Al tratar el tema de las causas o motores de este proceso de degradación, el estudio consideró varios enfoques alternativos. Después de discutir brevemente problemas de escala, horizontes temporales y esquemas de jerarquización, la EEM se decidió por clasificar en motores directos e indirectos a las fuerzas que impulsan la degradación ambiental. Los motores directos, según la EEM, son aquéllos que de manera inmediata contribuyen al deterioro ambiental: apertura de carreteras, obras de infraestructura, plantaciones comerciales en lugar de bosques, incendios, etcétera. Los motores indirectos, siempre según la EEM, son el crecimiento económico y el aumento de la población. Y en unas cuantas páginas, el EEM dispuso de estos dos fenómenos.


Desde 2005 la gran mayoría de las organizaciones internacionales que trabajan sobre el deterioro ambiental han adoptado esta clasificación. Es también la opinión de mucha gente y casi se ha vuelto un lugar común citar estas dos causas del deterioro ambiental. Pero un examen rápido de lo que está detrás de estos motores revela que las cosas son más complicadas.


Para empezar, el crecimiento económico no ha sido un proceso regular. Entre 1945-1975 la tasa de crecimiento en la mayoría de los países fue alta, pero entre 1975-2000 el ritmo de crecimiento se redujo casi por la mitad. Además, las crisis se multiplicaron y el crecimiento descansó cada vez más en episodios de inflación en los precios de algunos activos clave (fenómenos llamados burbujas). Hoy se anuncian años de estancamiento en la economía mundial y la pregunta obligada en el contexto de una reflexión sobre los motores del deterioro ambiental es directa: ¿el estancamiento económico es bueno para el medio ambiente?


Pidiendo disculpas a los lectores, hacemos abstracción momentánea de los temas claves de la desigualdad y la pobreza, dos variables afectadas negativamente por la crisis; pasamos a ver qué pasa en materia de deterioro ambiental. En algunas industrias contaminantes cuya contribución al deterioro ambiental se encuentra fuertemente correlacionada con el ritmo de actividad, es posible que la contracción económica haya reducido su aportación negativa. Pero, al mismo tiempo, es posible que la crisis haya retrasado la adopción de nuevas y más eficientes tecnologías. En otros casos, como en el de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el panorama es más complicado. En la Unión Europea las emisiones han mantenido su tendencia a la baja, pero no por la crisis, sino porque varios países adoptaron una política industrial y un régimen regulatorio que claramente definieron como prioridad la transición hacia las energías renovables. En países como Estados Unidos, las emisiones han seguido creciendo a pesar de la crisis, aunque a un ritmo más lento, precisamente porque no hay una política energética que asegura o acelere la transición hacia un perfil bajo en combustibles fósiles.


En cuanto al aumento de población, típicamente identificado como el otro motor del deterioro ambiental, hay que decir que la tasa de crecimiento demográfico ha mantenido una tendencia a la baja y hoy apenas supera el uno por ciento. Sigue en aumento el número de países que atraviesa por su transición demográfica (proceso en el que las tasas de mortalidad y de natalidad decrecen casi a la par). Hoy el principal fenómeno demográfico es el de la urbanización. Y eso trae consigo cambios importantes en materia de patrones de consumo y acceso a mercados.


Hablar de crecimiento y de población en general no ayuda gran cosa. Es más importante comenzar a hablar de la macrocefalia e inestabilidad del sector financiero mundial, de la concentración de poder de mercado en casi todas las industrias del planeta, de los crecientes niveles de desigualdad y de la evolución de variables económicas como tasas de rentabilidad y salarios. Sin entrar en este nivel de análisis muy poco vamos a entender sobre los motores del deterioro ambiental.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enMedio Ambiente
En medio de secretos, firman EU y 11 países acuerdo transpacífico

Los ministros de Comercio de 12 naciones del Pacífico, entre ellas México, alcanzaron un acuerdo sobre un amplio pacto comercial que reducirá las barreras arancelarias y establecerá estándares comunes, informó un alto cargo cercano a las negociaciones. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reaccionó de inmediato a la noticia y expresó, según el portal Rusia Today (RT): No dejaremos a países como China escribir las reglas de la economía global.


En México, el presidente Enrique Peña Nieto celebró la conclusión de las negociaciones del ATP, al calificarlo de acuerdo de vanguardia con el que México fortalece su integración comercial con el mundo.


A través de su cuenta de Twitter @EPN, el mandatario escribió: El Acuerdo de Asociación Transpacífica se traducirá en mayores oportunidades de inversión y empleo bien remunerado para los mexicanos.


A su vez, Obama declaró: No podemos permitir que países como China escriban las reglas de la economía global. Nosotros debemos escribir esas reglas, abriendo nuevos mercados a los productos estadunidenses, estableciendo altos estándares para la protección de los trabajadores y preservando nuestro medio ambiente, citó RT.


El mandatario señaló que la asociación transpacífica elimina más de 18 mil impuestos sobre las mercancías procedentes de Estados Unidos, garantiza el empleo y la protección de medioambiente.


El gobierno de Obama ha promovido el acuerdo como parte de una estrategia para aumentar la influencia estadunidense en las zonas de gran crecimiento en Asia y para contrarrestar la influencia creciente de China, que ahora no forma parte del acuerdo pero podría incorporarse más adelante.


El ambicioso pacto, que trasciende las barreras comerciales, define normas laborales y ambientales y protege la propiedad intelectual de las corporaciones multinacionales. Se propone estimular el comercio entre Estados Unidos, Canadá, México, Chile, Perú, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Brunei, Malasia, Singapur y Vietnam.


El acuerdo podría remodelar industrias e influir desde los precios del queso hasta el costo del tratamiento para el cáncer. El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (ATP) tiene efectos en 40 por ciento de la economía mundial y podría presentarse como un legado del presidente Obama, si es ratificado por el Congreso.


Obama dijo en Washington que el acuerdo nivelará el campo de juego para los trabajadores y empresas de su país. Aseguró que los estadunidenses tendrían meses para prepararse para el pacto antes de que lo promulgue.


Aplaudió las conclusiones del acuerdo y destacó que incluye compromisos laborales y ambientales más fuertes que cualquier otro acuerdo, promueve una Internet abierta y refuerza las relaciones estratégicas con sus socios y aliados en la región.


La Casa Blanca destacó asimismo que el ATP promoverá los más altos estándares de transparencia y anticorrupción de la historia, pues obliga a los países a ratificar o aceptar la Convención de Naciones Unidas Contra la Corrupción.


A su vez, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, anticipó que el ATP generará ganancias significativas en comercio e inversiones globales, aunque señaló que es necesario conocer todos los detalles antes de emitir una evaluación integral.


Aunque consideró necesario conocer todos los detalles del ATP antes de emitir una evaluación integral, Lagarde dijo esperar que el acuerdo facilite el camino a "una nueva generación de esfuerzos de integración comercial profunda.


Aliento a otros países a renovar sus esfuerzos para completar las negociaciones actuales y a la comunidad internacional en general para rencender las iniciativas comerciales multilaterales para asegurar un sistema de comercio global congruente, señaló.


Pacto controvertido
El ATP ha sido motivo de controversia debido a lo secreto de las negociaciones que se han realizado en los últimos cinco años y la amenaza percibida por una serie de grupos de interés, desde los trabajadores de la industria automotriz en México a las granjas productoras de leche en Canadá.


La ronda final de negociaciones en Atlanta, que comenzó el miércoles, se había estancado por la interrogante sobre cuánto tiempo debería permitirse un monopolio de medicamentos biotecnológicos de última generación, hasta que Estados Unidos y Australia alcanzaron una solución. Los equipos negociadores han estado enfrentados sobre el periodo mínimo de protección de los derechos de datos utilizados para producir medicamentos biológicos.


Estados Unidos buscaba un lapso de 12 años de protección para alentar a las farmacéuticas a invertir en costosos tratamientos biológicos, como para combatir el cáncer. Australia, Nueva Zelanda, y grupos públicos de salud querían cinco años para reducir los costos y la carga de programas médicos subsidiados por el Estado.


Por separado, Estados Unidos, México, Canadá y Japón también concordaron en las normas que rigen el comercio de vehículos, que dictan cuántas partes de un coche deben ser fabricadas dentro del ATP para calificar con el estatus de libre de impuestos.


El Acuerdo de Asociación Transpacífica fue convenido después de negociaciones maratónicas en Atlanta durante el fin de semana. Creemos que contribuye a definir las reglas del curso para la región Asia-Pacífico, afirmó el representante comercial estadunidense Michael Froman.


El primer ministro japonés Shinzo Abe saludó el acuerdo básico como una política visionaria para todas las naciones participantes que comparten valores y tratan de crear una zona económica libre y justa.


El acuerdo todavía debe ser aprobado por el Congreso de Estados Unidos, donde existe fuerte oposición. El presidente Barack Obama debe aguardar 90 días después del acuerdo para firmar el pacto y solo entonces el Congreso empezará a debatirlo.


Se lograron balances adecuados en temas sensibles: Guajardo


México logró los balances adecuados en los temas sensibles para la industria del país durante las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (ATP), que concluyeron este lunes en Atlanta, aseveró el titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal.


El funcionario declaró: México logró los balances adecuados entre los intereses ofensivos y las sensibilidades en áreas como la cadena autopartes-automotriz, textil-vestido y productos agropecuarios como arroz, productos cárnicos, y el sector lácteo, temas que habían demorado la conclusión de las conversaciones entre los 12 ministros de los países integrantes del ATP.


Señaló que cada uno de los gobiernos representados en Atlanta mostró voluntad política, pragmatismo y flexibilidad en las conversaciones. México y las 11 naciones restantes hicieron historia al concluir un acuerdo con un nivel de ambición, amplitud y estándares nunca antes alcanzados.


Para México, según el secretario de Economía, el acuerdo abre oportunidades de negocio para el sector productivo en seis mercados de Asia-Pacífico (Australia, Brunei, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam), la región que tendrá el mayor crecimiento económico en los próximos 25 años.


ESTADOS UNIDOS SELLA UN AMBICIOSO ACUERDO DE LIBRE COMERCIO CON ONCE PAISES DEL PACIFICO


Un tratado que disputa el poder chino


La incorporación al Tratado de Asociación Transpacífico supone sumarse a la estrategia de contención y balance de la influencia de Beijing en la región asiática, advierten los expertos. México, Chile y Perú se sumaron al acuerdo.

 

Estados Unidos llegó a un consenso con once naciones del Pacífico para implementar un ambicioso tratado de libre comercio. El acceso preferencial a un mercado de 800 millones de personas es el plato fuerte que esperan saborear los países del Tratado de Asociación Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), cuyo grupo se completa con Australia, Brunei, Canadá, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam, mesa a la que fueron invitados tres países latinoamericanos: México, Chile y Perú. La negociación final, que llegó a buen puerto después de que Estados Unidos y Japón, las dos mayores economías del grupo, lograran acortar la brecha entre sus intereses, sienta las bases para aprobar el pacto transpacífico, alianza resultante de las negociaciones que tienen lugar, desde el miércoles en Atlanta, Georgia, donde se esperaba dar forma a los últimos detalles para poner en marcha el convenio.


El ministro japonés de Política Económica y Fiscal, Akira Amari, y el representante de Comercio de Estados Unidos, Michael Froman, participaron en las conversaciones que levantarán las barreras al comercio entre las principales economías del Pacífico. El acuerdo del TPP, cuyas negociaciones comenzaron en 2008 y fue remarcado como una señal de la importancia de la región Asia-Pacífico, alcanza al 40 por ciento de la economía mundial.


Si bien las puertas de buena parte del Pacífico quedarán abiertas de par en par para los socios del pacto, liderado por Washington y Tokio, cierto es que más allá de que los gobiernos involucrados celebraron el histórico convenio –del cual China quedó excluido–, también existen sectores que disparan algunas alarmas. Asuntos como la propiedad intelectual, patentes de medicinas y la posibilidad de que empresas demanden a los Estados cuando sientan que sus intereses son perjudicados (así como menores requisitos en las reglas de origen en la industria automotriz, un sector muy importante para México), son los que generan ciertas inquietudes.


Ulises Granados, coordinador del programa de estudios Asia-Pacífico del Instituto Tecnológico Autónomo de México, manifestó que existe una posición de mucho optimismo, a nivel oficial, en Chile, Perú y México. "Ninguno de los tres gobiernos creo que hablará públicamente sobre los grandes peligros", señaló el especialista.


El presidente estadounidense, Barack Obama, que presionó para que avanzase el acuerdo del TPP, y otro con la Unión Europea, alcanzó una victoria esta primavera al conseguir que el Congreso aceptara tramitar sendos pactos comerciales por la vía rápida, con lo que sólo podrán aprobarlos o rechazarlos, pero no enmendarlos. No obstante, no se espera que el pacto pueda someterse a voto en el Congreso hasta por lo menos el próximo año.


Por el momento no se conocen los detalles del acuerdo anunciado ayer, después de siete años de negociaciones que tuvieron lugar en la más absoluta de las reservas y entre reclamos de mayor transparencia por parte de organizaciones de la sociedad civil.


Para la economista colombiana Alicia Puyana, doctora por la Universidad de Oxford y académica de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en México, es muy difícil pronosticar cuáles serán los efectos del TPP, porque no se conocen todavía los detalles. "Se negoció con mucho secreto", dijo. Sin embargo, estudios sobre distribución de beneficios estiman que, por el lado de la liberalización comercial, no es mucho, porque ya prácticamente todos los países tienen aranceles sumamente bajos.


De hecho, Chile y México figuran entre los países del mundo con mayor número de tratados de libre comercio con otras naciones. En el caso de Chile, ya tenía acuerdos con todos los países del TPP. Para la industria automotriz mexicana, que exporta mayormente a Estados Unidos, un tema clave es si se van a rebajar los requisitos de origen en importaciones desde otros países. "El sector está realmente preocupado", señaló Granados. Durante las negociaciones, productores de acero de México, Estados Unidos y Canadá pidieron que el TPP no otorgue ventajas a productores cuya principal cadena de suministro esté fuera de la región del TPP, por ejemplo, en el rubro de las autopartes. Para Puyana, todo indica que los efectos más importantes se sentirán en la industria de la propiedad intelectual, patentes y, por sectores, en agricultura, donde ganaría algo Estados Unidos, y consideró que los países que compiten con el país del Norte en el sector agrícola se van a perjudicar.


Hace dos años, antes de ser funcionario, el actual ministro de Agricultura de Chile, Carlos Furche, señaló los alcances del acuerdo en el documento "Chile y las negociaciones del TPP: análisis del impacto económico y político". Furche consideró que, más allá de lo comercial o los temas de propiedad intelectual e inversiones, el pacto podía tener consecuencias políticas y estratégicas. "No se trata de una iniciativa políticamente neutral. La incorporación al TPP supone sumarse a una estrategia más global de contención y balance de la influencia de China en la región asiática, impulsada por Estados Unidos", consideró entonces.

Publicado enEconomía
Sábado, 03 Octubre 2015 06:41

Queremos comedores no comederos

Queremos comedores no comederos

Sólo seis empresas: Monsanto, DuPont-Pioneer, Syngenta, Dow, Bayer y Basf, controlan 63 por ciento del mercado global de semillas comerciales, 75 por ciento del de agrotóxicos y 75 por ciento de su investigación y desarrollo en el sector privado. Juntas controlan 100 por ciento de las semillas transgénicas comercializadas (ETC, 2015).


Las cifras son abrumadoras, pero las empresas van por más. El 30 de septiembre se retomó en Brasil una iniciativa para legalizar la tecnología Terminator, semillas que se vuelven estériles en segunda generación. Con esto, las empresas se aseguran que los agricultores se vean obligados a comprarles semilla siempre. Si Brasil lo aprobara, tendrá un efecto dominó sobre muchos otros países.


En México, centro de origen del maíz, esas empresas no se conforman con porcentajes aún mayores que la media global. Monsanto y DuPont-Pioneer ya venden 95 por ciento de las semillas de maíz híbrido. Pero aquí, como en el mundo, la mayoría de las semillas y variedades siguen en manos de los campesinos, sus creadores, que producen 55 por ciento del maíz que se consume en México. Por eso las empresas quieren avanzar sobre ese sector, sea contaminándolos con transgénicos o haciendo que pierdan sus semillas haciéndolos adictos a híbridos y agrotóxicos. Ambos son negocios para las mismas compañías.


Varias de esas empresas lanzaron una alianza protransgénicos, con el objetivo de manipular la opinión pública, intentado cambiar su imagen de meros conquistadores comerciales a actores sociales. Viendo la lista de sus aliados, queda claro que los beneficiados con estas semillas frankenstein son ellas y unas pocas megaempresas más, las mismas que están transformando el país en un gigantesco comedero de comida chatarra y basura, en desmedro de los alimentos sanos y frescos, de las comunidades, campesinos y culturas que los producen y de la enorme riqueza y diversidad culinaria y cultural del país.


Los transgénicos no son para alimentar a personas: se producen mayoritariamente para forrajes industriales de cerdos, pollos y vacas criados por grandes empresas en confinamiento, condenados desde el nacimiento hasta la muerte, a vivir en hacinamiento, bajo el efecto de antivirales, antibióticos e insecticidas, conviertiéndose en centros de producción de enfermedades, como gripe porcina y aviar, con alta contaminación de agua, suelos y aire. Su segundo destino, en Estados Unidos, es alimentar autos. El resto va para comida industrial cargada de residuos de agrotóxicos, que no alimenta, sino que produce obesidad y diabetes, en una gama de productos industrializados, muchos de los cuales, salvo por la imagen en el empaque, serían irreconocibles como comida.


Coherente con quienes están haciendo negocio con esa destrucción de la salud, el ambiente y las culturas; la nueva alianza protransgénicos en México está constituida por representantes de los mismos rubros: Monsanto, Syngenta, DuPont-Pioneer, Dow, Bayer y otras presentaciones de las mismas, como Agrobio, asociación civil, cuyos miembros son esas empresas, AMSAC (Asociación Mexicana de Semilleros Asociación Civil), donde esas mismas empresas son los miembros dominantes, junto a 19 asociaciones de grandes criadores industriales de animales y actividades agropecuarias (varias estatales, algunas nacionales, que incluyen a las anteriores). También hay comerciantes de agrotóxicos, fabricantes de forrajes industriales, y ANTAD, que representa a grandes tiendas de autoservicio, donde, nuevamente, se hace negocio vendiendo comida industrializada y chatarra. La repetición y cruce de miembros y patrocinios de esta alianza es nutrido.


Es cínico que estas empresas digan que México podría ser autosuficiente plantando maíz transgénico, porque ya importa la tercera parte de su consumo nacional de maíz, afirmación que usan mucho, pero es falsa.


Efectivamente, México importa aproximadamente 10 millones de toneladas anuales de maíz amarillo, sobre un uso de maíz en territorio nacional de unas 30 millones de toneladas. Pero aunque este maíz entre al territorio, no es para consumo nacional, sino para el negocio de empresas trasnacionales.


México consume 11 millones de toneladas de maíz en tortillas y otros usos culinarios y produce más de 22 millones de toneladas anuales de maíz: no sólo es autosuficiente, produce el doble de lo que necesita para alimentación. El resto se usa en derivados industriales (4 a 5 millones de toneladas) y forrajes. Es el aumento constante de cría industrial de animales en confinamiento rubro en el que trasnacionales dominan porcentajes cada vez mayores de mercado eliminando a pequeños criadores que demanda maíz amarillo, por lo que el gran volumen de importaciones va para ellos. Se podrían criar menos animales en pequeña escala, con diversidad de forrajes, como siempre se hizo, favoreciendo el combate al cambio climático, la salud humana y animal, generando muchas fuentes de trabajo.

Pero las importaciones de maíz a México son un negocio de trasnacionales, no una necesidad nacional. Como explica Ana de Ita, de Ceccam, después de desmantelar la Conasupo, empresas como Cargill, Corn Products International, ADM y grandes engordadores de animales y fabricantes de raciones pasaron a controlar las importaciones de maíz, y lo compran donde les sea más barato, que es en Estados Unidos por subvenciones y volumen. A productores nacionales de maíz muchas veces les queda producción sin vender, e incluso se exporta maíz desde México al mismo tiempo que se importa.


Se trata de todo lo contrario de autosuficiencia: el objetivo de estas empresas es industrializar todo, terminar con cualquier producción sana e independiente de alimentos, para controlar ellas desde las semillas hasta los supermercados.


*Investigadora del Grupo ETC

Publicado enMedio Ambiente
Domingo, 20 Septiembre 2015 05:52

La geopolítica del agua del siglo XXI

La geopolítica del agua del siglo XXI

Un impactante análisis de Peter Engelke, becario del Atlantic Council, y de Russell Sticklor, investigador del Stimson Center, contempla las guerras del agua como el próximo gran detonador de conflictos globales, en el influyente portal The National Interest (http://goo.gl/EUXIF9).


Aunque pertenecen a escuelas ultraconservadoras de Estados Unidos –similares en su irredentismo trasnacional a los polémicos Aspen Institute y Wilson Center (que prohijó con el ITAM el regalo del petróleo de México a Estados Unidos)–, Peter Engelke y Russell Sticklor abordan la geopolítica del agua para el siglo XXI, análoga a la del petróleo que configuró la geopolítica del siglo XX: el agua tiene el poder de reordenar (¡supersic!) las relaciones internacionales en el siglo presente y su geopolítica mundial emergente es complicada ya que los recursos de agua fresca (http://goo.gl/1rrWWq) están distribuidos en forma desigual en todo el planeta.


Juzgan que existen grandes potencias acuíferas dotadas con enormes reservas renovables como Brasil, Rusia, Estados Unidos, Canadá y China (¡supersic!), que conforman los primeros cinco del ranking mundial de la CIA (https://goo.gl/6PKx7A).


Consideran que, pese a ello, aun dentro de estos inmensos países, la asequibilidad no es uniforme, ya que en el sur de Brasil, la parte occidental de Estados Unidos, el norte de China y otras subregiones, confrontan intenso estrés acuífero. Nada es perfecto.


Señalan que en número los países carentes de agua superan a las grandes potencias hidráulicas: una creciente lista de países que sufren la tormenta perfecta (¡supersic!) de un rápido crecimiento poblacional, agotamiento de recursos, pobre gobernación (sic), estancamiento económico e impactos de cambio climático inquietantes en medio de una aridez crónica.
Los países más frágiles en materia acuífera están concentrados en un significativo cinturón estratégico que va del norte de África a través del Medio Oriente y el cuerno de África hasta las partes oriental, sureña y central de Asia (http://goo.gl/naFKGg).


Es en este cinturón de países naturalmente áridos o semiáridos donde la escasez de agua tiene el mayor potencial de infligir un grave daño.


Señalan que el estrés acuífero se entiende mejor como un precursor de conflictos y apuntan el ejemplo de tres países islámicos: Siria, Yemen y Pakistán, que pertenecen al célebre arco de crisis geopolítico.


El arco de la crisis fue un concepto muy socorrido por Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama (http://goo.gl/Z3U4z), el cual regresa ahora bajo el esquema de la crisis global del agua (https://goo.gl/XVknZK).


En referencia a la martirizada Siria, los autores aducen que entre 2006 y 2010, fue golpeada duramente por la sequía, que arrasó con el modo de vida rural y causó desplazamientos internos significativos, que a su vez ayudaron a espolear la olla que hizo bullir y desembocó en una guerra civil que eventualmente se desparramó a Irak.


Aquí discrepo, ya que la atroz guerra ilegal de Estados Unidos y Gran Bretaña en Irak provocó masivas migraciones y desplazamientos que alcanzaron a Damasco. Más bien es la confluencia de las dos guerras consecutivas de Irak por el nepotismo dinástico de los Bush (padre e hijo) y la guerra civil en Siria la que confluyó para crear todas las turbulencias desde la antigua Mesopotamia (que significa tierra entre dos ríos: el Éufrates y el Tigris) hasta la costa nororiental del Mar Mediterráneo.


Peter Engelke y Russell Sticklor citan a investigadores, consultados por The New York Times (NYT), quienes vinculan el conflicto sirio a la sequía empeorada por el cambio climático (http://goo.gl/ePzJbY).


A propósito, hace cinco años, antes que el NYT, apunté que Siria era el teatro de la primera revuelta árabe por el agua y el cambio climático (http://goo.gl/BTQp9).


Peter Engelke y Russell Sticklor juzgan que en los recientes dos años, los yihadistas de Daesh/ISIS han contemplado el acceso al agua y su control como un objetivo estratégico primario de su campaña, y han expropiado presas hidroeléctricas, canales de irrigación, depósitos de agua, acueductos/gasoductos y otras infraestructuras de agua para cimentar sus adquisiciones territoriales.


Arguyen que el agua ha jugado un papel importante en el colapso en curso de Yemen, donde "décadas de mal manejo lo han dejado –uno de los países más escasos en agua del mundo– con una infraestructura dilapidada de agua, reservas subterráneas acuíferas severamente agotadas, y altas tasas de ineficiencia de uso de agua". ¿Qué le dejan a la Bolivia del DF y Edomex (http://goo.gl/YhRJuD)?


Saná, la capital de Yemen, puede convertirse en la primera capital del mundo moderno en carecer funcionalmente de agua, posiblemente (sic) tan temprano como 2025. ¿Antes que la Bolivia mexicana?


Aportan el ejemplo de Pakistán y su galopante crecimiento poblacional, con patrones de lluvia cambiantes que amenazan su perspectiva acuífera.


Citan al Daily Times, de Pakistán, que pronostica que su población masiva casi se duplicará en los próximos 36 años (nota: casi 200 millones y una pirámide demográfica similar a la de México) y cuya demanda de sus acuíferos limitados se intensificará en una forma que es casi inimaginable (http://goo.gl/MZ9yQ9).


Pakistán, potencia nuclear con 120 ojivas, es ya uno de los países con mayor escasez de agua en el planeta, lo cual reconfigura la región (léase: el subcontinente indio de mayor población planetaria) cuando muchos grupos militantes pakistaníes por largo tiempo hostiles a India han suplantado sus protestas sobre el control de Cachemira por India con más protestas específicas sobre el acceso al más valioso recurso de Cachemira: el agua.


Peter Engelke y Russell Sticklor concluyen que existen otros países que se unirán a la triada de Siria, Yemen y Pakistán y enfrentarán una combinación similar de estrés acuífero e inseguridad política y social, como Irak y otros países proclives (¡supersic!) a conflictos y de significado geopolítico como Irak, Irán (¡supersic!), Afganistán, Egipto, Libia, Nigeria y Somalia". ¿Y la Bolivia mexicana de la metrópoli, que va desde Iztapalapa hasta Ciudad Neza?


No es precisamente la aplicación interesada de la fétida ley Korenfeld (http://goo.gl/MZ9yQ9) –que favorece los intereses de Israel en detrimento de México y pretende privatizar hasta el agua de lluvia y utilizarla para el letal fracking– lo que resolverá el severo estrés acuífero de la metrópoli mexicana.


A juicio de Peter Engelke y Russell Sticklor es todavía más preocupante (¡supersic!) que pesos pesados globales como China, India y el mismo Estados Unidos enfrenten incómodos futuros, dados los contrastes entre la demanda pronosticada del agua y las exprimidas (sic) fuentes de abastecimiento.


No siempre la carencia de agua estimula los conflictos; también su superabundancia, como el caso singular del Líbano: motivo del apetito de saqueo acuífero de Israel en el río Litani (http://goo.gl/XL2jJE).


Un tema convergente en el arco de crisis (http://goo.gl/pwdd2d) es la expropiación del agua subterránea palestina por el Estado racista y de apartheid de Israel (http://goo.gl/0W6K6o).


http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
"Si Venezuela cierra la frontera, Colombia tiene productos venezolanos para nueve meses"

En una entrevista publicada el pasado 10 de julio por noticiasbarquisimeto, reveladora del fenómeno del lavado de dinero que se efectúa en Venezuela a través del contrabando hacia Colombia, como del saqueo que está sufriendo la economía bolivariana producto del accionar de mafias, que incluso llegan a determinar la dinámica cotidiana del Bolívar, Juan Carlos Tanus, representante de colombianos en Venezuela, se anticipa a la crisis que hoy viven estos dos países. Su lectura permite comprender lo que oculta o no quiere reconocer el gobierno colombiano, así como la imperiosa necesidad que tiene Venezuela de solucionar esta situación.

 

El representante de colombianos en Venezuela, Juan Carlos Tanus (JCT) estuvo como invitado en Somos Televisión, y allí converso con el Periodista José Israel González (JIG) sobre los temas del "bachaqueo", el contrabando de productos hacia Colombia y el manejo desde Cúcuta del llamado Dólar Today.

 

JIG. ¿Qué está pasando en Venezuela que se están llevando nuestros productos?
JCT. Bueno, la gran realidad es que hay una población en Colombia que consume los productos que llegan de contrabando del territorio venezolano. Grandes mafias logran tener una infraestructura económica, financiera y criminal en la frontera, y lógicamente articulan. Cerca de 3.500 personas se fortalecen día a día con el escenario del contrabando. Pero estos son trabajadores de 25 grandes mafias que operan en el corredor fronterizo. Hemos demostrado que no solamente los productos subsidiados son apetitosos para los contrabandistas, cualquier producto en Venezuela con la fijación empobrecida del Bolívar en la frontera va a ser llamativo. ¿Por qué? Porque resulta que mientras tenga la facultad un grupo de cambistas en Colombia de darle valor al bolívar, nunca se va acabar la posibilidad de tener los mismos pesos en Colombia

JIG: ¿Cómo funciona esto?
JCT. En Colombia la resolución ocho del año 2000, creó la figura de las casas de cambio, que son doce estructuras fortalecidas consolidadas en Colombia, que operan con una legislación establecida de la resolución ocho, pero además tienen el control de la superintendencia financiera, esta misma resolución creó los profesionales de la compra y venta de las divisas, llamados "cambistas", que se constituyen como empresas a partir de hacer un oficio y una declaración en la cámara de comercio, se inscriben y ya son inmediatos cambistas.

JIG. ¿Cómo hacen la conversión?
JCT. La resolución ocho le dio facultades para quienes intervengan en el proceso de la compra y venta del Bolívar, sean los que fijen el valor. Entonces, hay 5 grupos económicos mafiosos vinculados al paramilitarismo en Cúcuta, que determinan todos los días antes de las 4 de la tarde cuanto va a costar el día siguiente, ¿Cómo lo hacen? Sencillo, ponemos un ejemplo de 10 mil pesos, con 10 mil pesos en Colombia se pueden comprar hoy 2 kilos de arroz, con 10 mil pesos en Venezuela, cambiados con el Bolívar empobrecido, se puede comprar aquí hasta 60 kilos de arroz.

JIG. ¿Dónde lo compro?
JCT. En cualquier parte, compras en San Cristóbal, en Maracaibo.

JIG. ¿Con pesos o con Bolívares?
JCT. No, con bolívares.

JIG. 60 kilos de arroz, ¿Cuántos bolívares doy?

JCT. Seria 10 mil pesos colombianos entre 6.

JIG. ¿Dónde lo convierto?
JCT. En Cúcuta.

JIG.- ¿Quién me da los bolívares?
JCT. Los cambistas, que regularmente no saben de manera legal cuanto es el movimiento en bolívares, porque la legislación no les permite que se declare, no los obliga a declarar cuanto bolívar se mueve a diario.

JIG. ¿Esa persona que cambio 10 mil pesos a bolívares, va a Venezuela y compra el arroz?
JCT. Eso es correcto. Compra arroz, lo lleva a la frontera, luego lo pasa a Colombia, y va a vender 60 kilos de arroz a un promedio de 4.700 pesos. Ahí esta el gran negocio.

JIG. Pero si gaste 10.000 pesos.
JCT. Correcto, el gran secreto esta en tomar el pesos colombiano, convertir en bolívares pero con el cambio empobrecido del Bolívar, que se fija en la frontera, traer los bolívares acá, comprar cualquier producto. Mire los estudios indican que el 62% de los productos son venezolanos.

JIG. ¿Cuándo vendo, cobro en pesos?
JCT. Eso es correcto

JIG.- ¿Qué hago con ese peso?
JCT. Lo vuelvo a convertir.

JIG. Ahora bien ¿Qué tiene que ver eso con el bendito DolarToday?
JCT. Fíjese, hay dos cosas importantes que debemos tener en cuenta como referencia. La primera, DolarToday hizo un acuerdo los cambistas en Cúcuta, y a partir del año 2012 lo toman como referencia para la asignación de DolarToday,

JIG.- ¿DolarToday como hace para ponerse de acuerdo con estas mafias colombianas?
JCT. Simplemente revisan. En Colombia la tasa representativa del mercado, para efecto del dólar, la determina la superentendía financiera, esta semana tuvo un pico de 2.628, luego bajo a 2.550.

JIG. Entonces primero verifican como está el peso?
JCT. Primero ven cuánto vale un dólar en Colombia, que vale 2.500 pesos, esos 2.500 pesos lo dividen en cambio empobrecido del Bolívar que lo asigna una mafia, y ella le va a dar el resultado. Ustedes en sus casas lo pueden hacer, un dólar en Colombia vale 2.500 pesos, y eso lo dividen en 6 y es el valor empobrecido del Bolívar, eso le va a dar una tendencia en Dólar Today. Este acuerdo está enmarcado dentro de una acción de guerra, porque el movimiento del Bolívar hace parte de la dinámica que tiene la guerra económica que se ha sustentado en Colombia, que lógicamente tiene un enorme impacto, y que hoy la fijación de los productos y servicios en gran parte de la frontera y hacia el interior del país, son determinados por DolarToday y el Bolívar en Cúcuta.

JIG.- ¿Cómo paso yo esa mercancía para Colombia y cómo Colombia permite que ingrese?
JCT. Bueno, digamos, de aquí para allá tiene la complacencia de las estructuras que cuidan frontera, eso no se puede desconocer, GNB y algunos otros.

JIG. ¿Eso funciona igual para la gasolina?
JCT. Debe funcionar igual. Donde si estamos públicamente convencidos de la participación de los organismos es en Colombia, porque usted puede revisar en los videos, la policía reconoce que detiene, que los ve pasar, que convive con ellos, pero no los pueden detener, porque es parte de la economía del día a día.

JIG. Si eso llega a Colombia quiere decir que alguien de Venezuela lo dejo pasar...
JCT. Claro. Por una parte hay que tener en cuenta José Israel, que Cúcuta, Maicao y Arauca dejaron de recibir producto de las remesas. Cuando Venezuela corta las remesas con Colombia, Cúcuta dejó de recibir un millón quinientos mil dólares, mensuales. ¿Qué hicieron las estructuras mafiosas? Tomaron ese dinero, lo convirtieron en bolívares y lograron hacer una socialización del bachaqueo.

JIG. ¿Bienvenida clase social bachaquera?
JCT. La cultura en el norte santardeniana, la cultura Guajira, los pobladores de frontera, el tema del contrabando es una cotidianidad, porque es una forma de vida, es una forma de trabajo, siempre e incluso sociológicamente quienes lo realizan reconocen que no son contrabandistas, que ellos no violan ninguna normativa, ellos simplemente son comerciantes que compran barato, que utilizan algunos métodos, buenos, regulares, malos, para llevar el producto y venderlo.

JIG. Los guajiros hemos conocido toda la vida eso, pero no tenia influencia directa en la economía.
JCT. Por eso insistimos en la socialización. El contrabando y el bachaqueo se dan, a partir que se producen ingresos de las mafias, producto de las remesas. Esa acción del contrabando ya genera una estructura de orden social. Usted puede encontrar familias completas dedicadas a este proceso, hacen la cola, sacan el dinero, hacen la cola, luego lo llevan y se vende a un mayorista, hay un centro de acopio que dependiendo del tipo de producto moviliza el transporte para la frontera. Ahora esto es una modalidad de contrabando, pero también hay otra modalidad, que es las grandes transnacionales. Con 10 mil pesos en Colombia compro dos kilos de arroz, y aquí compro 60. Al llevarlo allá, cuanto no se me va a multiplicar, cuando al día siguiente traiga el resto del dinero. Hay que multiplicar 60 unidades con el valor de compra del producto en Colombia, eso va a dar muchísimo dinero, entonces con esos recursos lógicamente el circuito del contrabando va a ser multiplicador, porque genera una cantidad circulante, claro, enorme.

JIG. Por eso, ¿quién va a querer trabajar en una empresa con una economía informal así?
JCT. Por eso en Colombia el desempleo es altísimo.

JIG. ¿El desempleo formal?
JCT. En el departamento de la Guajira, que es cuando nosotros hablamos de la socialización del bachaqueo, el 57% de su población es pobre, muy pobre, y cuando sumamos todo lo que pasa por contrabando por la Guajira, se queda menos del 2% del contrabando porque, además, un kilo de arroz de contrabando si se lo fuesen a vender a la población con el 50% del valor del precio en Colombia, uno diría "puede ser", pero son 100 pesos por debajo del valor que se consigue el producto nacional o el importado legalmente por Colombia, significa que 25 grandes mafias colombianas se llevan los recursos para otros departamentos, o incluso van al exterior para incluirse en otro tipo de negocio.

JIG. ¿Están identificadas estas 25 mafias colombianas?
JCT. Sin señalar algunas aquí, hay proyecciones por departamentos, algunos grupos económicos vinculados, algunos factores políticos vinculados a ellos: en el caso del norte de Santander hay de a dos o tres.

JIG. ¿EL gobierno colombiano no hace nada?
JCT. El gobierno lógicamente no hace nada porque debe parecer ilógico, el Ministro del Interior y Justicia está ligado al desarrollo político del norte de Santander. Su hermano Andrés Cristo es Senador de la República. Parte de su electorado, parte de las finanzas que se recaudan para su actividad política proviene de la economía informal y, dígame, ¿de dónde se surte?, se nutre de la economía cucuteña. ¿Cómo conseguir entonces que los productos que van para una campaña se puedan bloquear con una ley antricontrabado o con una defensa de los grandes negocios?

JIG. Es decir, indirectamente financiamos campañas electorales en Colombia?
JCT. No solo campañas, hemos señalado con documentos en mano, que Venezuela mitiga los efectos que produce la ausencia de petróleo y políticas públicas en Colombia, y Venezuela sigue atendiendo el tema de la salud, de la educación, de la vivienda, de miles de colombianos que viven en este país, que le correspondería al gobierno colombiano. Las grandes mafias financian candidaturas. Ñuna Romero es el candidato del Partido Liberal a la alcaldía de Cúcuta, fue asesor económico y de negocios del embajador colombiano en Venezuela, Y hoy aspira a ser el alcalde de Cúcuta, pero además es el presidente de la Asociación de Cambistas, es el que preside a la estructura que empobrece a Venezuela.

JIG. ¿El poder político en Colombia ampara la mafia?
JCT. El circuito esta dado por una expresión política organizada, el proceso de los cambistas, el proceso de los comerciantes, el paramilitarismo y el narcotráfico, es un círculo.

JIG. ¿Ya desplazo ser bachaquero al tema del narcotráfico?
JCT. Aun no, porque resulta que la fortaleza del narcotráfico no es Venezuela, son los países, en caso concreto, Estados Unidos, y hay un proceso de lavado que llega a la frontera, y lógicamente el contrabando lo que hace es lavar el dinero del narcotráfico, es decir todavía no lo va reemplazar, pudiese hacerlo en ese sector fronterizo, pero el contrabando sigue facilitando el lavado de activos por esa parte.

JIG. ¿El dinero del bachaqueo, del contrabando sirve para lavar el dinero del narcotráfico?
JCT. Sí, claro, porque yo tomo un millón de dólares, lo convierto a Bolívar empobrecido, por la maquinaria de la frontera, ya yo no soy un narcotraficante, yo soy un contrabandista de la colombianidad, que es tener estatus, que en Colombia es ser un tipo inteligente, que burla la justicia, que tiene buenas relaciones políticas, que la vida es capaz de identificar. Todavía la oligarquía no ha dado instrucciones de que tienen activa esa profesión, mientras que el tema del narcotráfico sí. Son enemigos encontrados en el poder, es una realidad que vive hoy la frontera porque los gobiernos no han querido sacar la resolución ocho del año 2000. Pastrana negoció con el Bolívar la aplicación de esta resolución, un gran negocio, primero para mantener el control del Bolívar, porque que ocurriría: si un migrante que ahorra aquí 10 mil bolívares en tres meses, para enviar a Colombia se lo pagarán a como el Banco de la República lo paga hoy, el Banco de la República en Colombia paga 219 pesos por un Bolívar, eso es de manera oficial, y estos señores cambistas en la frontera le dan a ese migrante, óigase bien, 60 mil pesos por 10 mil bolívares, cuando el Banco le da dos millones ciento noventa mil, el valor del Bolívar en el Banco de la República son 219 pesos,

JIG. ¿Las transnacionales participan en el contrabando?
JCT. Claro, las que producen en Venezuela. Si usted revisa lo de aquel gran contrabando, si bien hemos señalado que a partir de la eliminación de las remesas con destino Colombia hay una socialización del bachaqueo que permanece, antes de eso las trasnacionales que producen en Venezuela tienen grandes movimientos al corredor fronterizo, no es el bachaqueo de 100 kilos, 80 kilos 40 kilos, son toneladas o gandolas completas que fue el de 22 toneladas de productos. Ponemos un ejemplo concreto de la Colgate-Palmolive: en Colombia se ha detectado producto de la Colgate-Palmolive que en el interior del producto dice elaborado estado Carabobo y la cajita de cartón dice en Jumbo-Cali departamento Valle del Cauca, dice que es hecha aquí, entonces qué ocurre por las toneladas, por lo que se ve en la frontera, y no sólo la frontera, mire, los cálculos que tenemos es que en Colombia un 60% de la población, óigase bien, consume algún producto de contrabando de origen venezolano; y le vamos a dar la siguiente información: en la costa norte colombiana –desde la Guajira hasta el departamento de Córdoba– está surtida por productos del contrabando, que si se cerrará la frontera hoy los contrabandistas tendrían, por lo menos, nueve meses para sostener el stock en este corredor, por eso nosotros creemos que el tema del bachaquero no es lo que le da la consistencia el contrabando, ya están las trasnacionales que producen en Venezuela detrás de ella.

JIG. ¿Qué tiene esa ley anti contrabando, y el problema que los bachaqueros en Colombia la protestan?
JCT. Bueno, los bachaqueros en Colombia que están en contra de la ley, son las grandes estructuras que han controlado el contrabando históricamente, porque también el presidente Santos y los autores de esta normativa, que es un sector que está enfrentado a Santos en la frontera, también pretenden con ello resolver una situación interna. Con ello aspiran a mejorar el nivel de empleo en la capital, aspiran a bajar dos puntos porcentuales el índice desempleo en Cúcuta, porque resulta que la ley anti contrabando pone, como tope, 12 mil 100 dólares para calificarlo de contrabajo. Si yo tengo una que llega a costar 12 mil ciento 1 dólar, se declara contrabando, pero si muevo unos 12 mil dólares no hay contrabando.

JIG. Es un tema de mayor interés del lado venezolano que del lado colombiano, y sin embargo no han podido?
JCT. No, incluso yo creería que no va a ser posible si no hay intervención del gobierno colombiano, y se llegue a un acuerdo entre Caracas y Bogotá para resolverlo; hay que eliminar la resolución 8 del año 2000; hay que ponerle un mayor control y no se puede determinar un techo de contrabando tan altísimo como el que acaba de aprobar la ley. Yo creo que aquí hay que trabajar un gran acuerdo entre los dos gobiernos para controlar la frontera. Ahora, esto no es fácil por todo lo que significa recibir entre 8 mil y 12 mil millones de dólares al año producto del contrabando en toda la frontera. Eso inhibe a cualquier Presidente.

Entrevista publicada el 10 de Julio de 2015 en www.noticiasbarquisimeto.com

Publicado enColombia
Lunes, 24 Agosto 2015 06:22

Los piratas de los montes

Los piratas de los montes

La biopiratería es la práctica en la que grandes empresas patentan recursos utilizados por pueblos indígenas para comercializar. Esta actividad es amparada por el sistema mundial de patentes, aunque múltiples tratados internacionales intentan limitarla.


"En la naturaleza está nuestro alimento y nuestra medicina", es una de las principales consignas que esgrimen los pueblos indígenas en sus múltiples reclamos por territorio en América latina. La ayahuasca, la maca peruana, la kava y el frijol amarillo son algunas de las hierbas que integran su dieta y forman parte de sus remedios tradicionales desde hace siglos. Sin embargo, las grandes corporaciones multinacionales hoy se apropian de esos recursos sin compartir los beneficios.
La actividad en la que los grandes laboratorios se adueñan de los recursos naturales y de los saberes de los pueblos indígenas alrededor del mundo es conocida como biopiratería, y a través del sistema de patentes que prima en el mundo occidental, estos piratas cuentan con una gruesa armadura.


El reconocido genetista y presidente de la Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética (Unesco), Víctor Penchaszadeh, opina que "los países centrales, que controlan la economía mundial y las reglas que ellos imponen a través de la Organización Mundial de Comercio, son los que impulsan a sus corporaciones trasnacionales a apropiarse de los recursos biológicos de los países periféricos, para su beneficio económico, político y militar".


La Organización Mundial del Comercio, en sus Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Adpic), establece en su artículo 27 que "las patentes podrán obtenerse por todas las invenciones, sean de productos o de procedimientos, en todos los campos de la tecnología, siempre que sean nuevas, entrañen una actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial (...) las patentes se podrán obtener y los derechos de patente se podrán gozar sin discriminación por el lugar de la invención, el campo de la tecnología o el hecho de que los productos sean importados o producidos en el país".


Este tipo de legislación protege a quien patenta un nuevo producto; el problema radica en que los pueblos indígenas no establecen sus criterios de esta forma. "El sistema de patentes es un invento de los países del norte para proteger los derechos de las empresas de los países del norte. La propiedad comunitaria de la tierra y los conocimientos tradicionales propios de los pueblos originarios no se protegen por medio de patentes. Simplemente es un sistema que no sirve", manifiesta Claudio Iglesias Darriba, abogado especialista en marcas colectivas y funcionario del Ministerio de Cultura de la Nación.


Para proteger a los pueblos indígenas de los biopiratas, la Argentina cuenta con un extenso marco legal y está suscripta a numerosos pactos internacionales. Uno de los más celebrados es la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada por la Asamblea General en 2007, y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (1992), que brega por la protección de los recursos genéticos y de la utilización de esos recursos por parte de las comunidades indígenas.


"La legislación es bastante completa, pero no hay que olvidar que estamos luchando con un sistema de patentes muy arraigado con leyes que funcionan perfectamente en los países del norte y sería ilusorio pensar que podemos reemplazarlas", advierte Iglesias Darriba y diferencia a quienes con "esfuerzo y trabajo patentan una marca" de los "monopolios que se manejan de forma ilícita".


Siguiendo esta lógica, Penchaszadeh se muestra cauto: "La Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética se guía en sus acciones por los lineamientos de la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos de la Unesco de 2005. De esta manera se opone a la biopiratería. Sin embargo, si bien sus acciones contribuyen a difundir la necesidad de que los estados continúen avanzando en medidas colectivas contra la biopiratería, no dispone del poder ni los medios para limitarla".


El tesoro del pirata


La kava (Piper methysticum) era tradicionalmente utilizada por los grupos indígenas de las islas del Pacífico como desintoxicante para aliviar el estrés, pero luego de que varios laboratorios la patentaron en la década del '90, hoy es vendida en múltiples formas en tratamientos para la caída del cabello por empresas de cosmética. Los indígenas de las islas del Pacífico nunca participaron de las ganancias que genera.


El cupuaçu (Theobroma grandiflorum) es un árbol pequeño localizado en la selva tropical brasileña cuya fruta ha sido alimento para habitantes indígenas y para animales. La compañía japonesa Asahi Foods la patentó y registró el nombre de la planta como una marca para varias clases del producto en Japón, en la Unión Europea y en Estados Unidos.


La lista continúa y pueden nombrarse cientos de casos en el mundo, pero la biopiratería no se limita al patentamiento de recursos naturales, ya que también se hace de los conocimientos ancestrales de los pueblos originarios para el tratamiento de esos recursos.


La antropóloga, doctora en Ciencias Naturales e investigadora principal del Conicet María Leila Pochettino explica que "un país puede tener una planta que se puede utilizar para curar el cáncer, otro país tiene el desarrollo tecnológico y pueden hacer un convenio, desarrollan el medicamento y los beneficios se comparten. El problema es que las comunidades originarias que experimentaron con las plantas a lo largo de milenios no forman parte de un país, o los países en donde se asientan no les reconocen sus derechos".


Limitar la biopiratería a nivel nacional también genera complicaciones, debido a que muchos pueblos originarios extienden su territorio por sobre las fronteras de los países. Por ejemplo, la gran nación mapuche se extiende entre Chile y Argentina, mientras que los guara- níes se asientan entre Argentina, Paraguay y Brasil.


De la península de Florida hasta el norte argentino crece una planta que fue utilizada históricamente por los grupos indígenas para infecciones urinarias, para combatir parásitos y para tratar patologías en la piel, entre otros usos. Los laboratorios se enteraron, pero le dieron otro uso. "Hace unos diez años, tuvo siete patentes en Estados Unidos para medicamentos inmunoestimulantes, que se usan para tratamientos de cáncer y sida. Entonces, ¿quiénes son los poseedores de los saberes o de estas plantas?", se pregunta Pochettino.


Hoy, los científicos que trabajan en los grandes laboratorios ya no recorren los montes en busca de plantas desconocidas, sino que los desarrollos están basados en la manipulación genética de especies ya conocidas, para encontrar nuevos usos y optimizar recursos.


Memorias del despojo


La búsqueda en la naturaleza a la solución de los problemas de salud, alimento y abrigo es remota. Las célebres expediciones de Marco Polo o Darwin en busca de nuevas plantas y animales conformaron lo que se conoce como bioprospección. Sin embargo, sería erróneo presentar a la bioprospección como el antecedente de la biopiratería ya que esta última supone la protección jurídica a los biopiratas por parte de los países industrializados.


Uno de los ejemplos más emblemáticos de biopiratería es el caso del caucho (Hevea brasiliensis). A finales del siglo XIX, el inglés Henry Wickham seleccionó las mejores semillas de aldeas indígenas para llevárselas de contrabando a Inglaterra. La consecuencia fue desastrosa: en 1919, Brasil, que había disfrutado del comercio del caucho, sólo abastecía la octava parte del consumo mundial. Medio siglo después, Brasil compraba en el extranjero más de la mitad de caucho que necesitaba.
Según Iglesias Darriba, "en Estados Unidos, históricamente, fueron los privados los que instaron al desarrollo mientras que el Estado se limitó a consentir a través de los registros que pudieran llevar adelante estas prácticas sin la suficiente averiguación de los antecedentes del caso". En Europa, en cambio, "son empresas subsidiadas por los propios estados en las antiguas colonias las que se encargaron del despojo de recursos", completa.


Con respecto a los tratados y convenios internacionales firmados con el fin de limitar los alcances de la biopiratería, Pochettino opina que son insuficientes por no haber contado con la participación de los pueblos indígenas. "Yo creo que lo central es que estas comunidades tengan participación en cada uno de los convenios que se firmen de ahora en adelante, que estén al tanto de lo que se espera y de cómo se van a utilizar los saberes que poseen y la biodiversidad", reflexiona.
De esta manera, a pesar de que el extenso marco legal intenta limitar la biopiratería, el modelo extractivista continúa vigente. Pero la lucha constante de los pueblos indígenas no cesa y aquella histórica consigna en la que expresan que en la naturaleza está su comida y medicina sigue impregnando sus pancartas y el color de sus wiphalas.

Jueves, 06 Agosto 2015 06:42

Esclavos de la tecnología

Esclavos de la tecnología

Es difícil imaginar la coexistencia de una edad de piedra y una edad digital en nuestros tiempos, pero en algunas partes de la República Democrática del Congo (RDC) ni siquiera se conoce el papel, como si ahí el mundo siguiera siendo de piedra, mientras que en Estonia el papel es parte de la historia del siglo XX. Piensa en un niño que sobrevive cavando la tierra con sus manos para sacar piedras y después compáralo con una niña que ya no utiliza el papel porque su vida se lleva a cabo en línea. La segunda parece más cercana a nuestra realidad, ¿o no? Pues no.


La RDC es uno de los países más necesitados, pero con uno de los subsuelos más ricos del planeta. Sus minerales, en especial el coltan, son vitales para el progreso y la maduración de la edad digital. Analistas de seguridad ya advierten que el coltan es un mineral estratégico. Y 80 por ciento de las reservas mundiales se encuentran en la RDC.


Para extraer el coltan en la RDC se emplean hombres, mujeres y niños. Un ser humano tiene que abrir los ojos con el alba y, sin desayunar, subir un monte fangoso para llegar a una mina abierta y con sus manos desenterrar ese mineral.


Al anochecer estos mineros, que son en realidad lugareños, regresan a su aldea con las manos y bolsas llenas de coltan. Reciben su recompensa de casi 10 pesos, que apenas les alcanzan para alimentarse con cerveza, arroz y sakasaka. Este es su único alimento del día, todos los días de la vida.


Las propiedades del coltan, la piedrita negra que a diario se extrae en la RDC, han mejorado la superconductividad, el efecto ultrarrefractario (soporta temperaturas muy elevadas), la capacidad de almacenar y liberar energía eléctrica y resistir la corrosión y la alteración en general de los aparatos electrónicos: celulares, GPS, satélites, pantallas de plasma, armas teledirigidas, consolas, drones, laptops, etcétera. En pocas palabras, el coltan está en todos los aparatos que nos conectan con el mundo y también en los robots, satélites y naves espaciales que nos pretenden conectar a otros. Pero en la RDC desconocen estos avances.


En contraste, Estonia, un país que se independizó en 1992 y con contados recursos naturales, decidió invertir tanto en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que para 1996 todas las escuelas tenían computadoras; para 2000, los impuestos se pagaban en línea; en 2002, el gobierno introdujo la tarjeta de identidad electrónica (e-ID), versión digital de cada ciudadano; en 2007, todas las e-ID estaban vinculadas a celulares, y para 2014 los estonios votaron vía celular o computadora por los miembros del Parlamento Europeo.


Hoy Estonia es considerada la primera sociedad digital. La única en el universo. En este país, las personas tienen una identidad virtual gracias a dos ingredientes cruciales en su infraestructura digital: la llamada X-Road y la e-ID. La X-Road es un sistema cerrado que conecta todos los componentes descentralizados de Internet. O sea, es el conducto que permite a las bases de datos de los sectores público y privado interactuar y operar en armonía. La e-ID contiene toda la información del ciudadano que instituciones de gobierno y privadas (hospitales, bancos, gimnasios, escuelas, etcétera) hayan acumulado. Es un sistema nacional para verificar la identidad de una persona en línea.


En la RDC la existencia rudimentaria destina al minero a una vida desconectada del resto del mundo al esclavizarlo a la necesidad del progreso y, en el mismo huso horario, en Estonia la gente no puede vivir fuera de la tecnología, como si estuviera esclavizada a los beneficios del progreso.


Esta brecha digital cada vez se extiende más, distanciando de tal manera a sociedades y comunidades que sus propios fundamentos se vuelven ajenos e irreconocibles. Europa ya determinó que Internet es un derecho humano, mientras en algunos lugares de África ver a niños trabajar en minas es normal. ¿Cómo conciliar esto? Es imposible. Ni siquiera hemos resuelto eso de la lucha de clases sociales y ya se nos viene otra lucha encima, la de las clases digitales.

 

Por Alexander Naime Sánchez-Henke, sociólogo

Publicado enInternacional