Sábado, 13 Diciembre 2014 06:44

La lucha por el clima en el corazón del mundo

La lucha por el clima en el corazón del mundo

LIMA, Perú–Lima, la capital de Perú, se ha convertido en una ciudad de renombre culinario, que atrae aficionados al turismo gourmet de todo el mundo, que llegan para degustar platos que van desde el famoso ceviche a los productos típicos de la región andina. Esto quizá la convierta en un lugar apropiado para lo que se ha convertido en un auténtico ritual anual móvil, la serie de cumbres itinerantes organizadas por Naciones Unidas en diversos puntos del planeta para hacer frente a la crisis del cambio climático. El encuentro de este año, conocido como "COP 20", la 20ª Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto, será la última reunión con participación de presidentes y primeros ministros antes de la cumbre sobre cambio climático de diciembre de 2015, que se llevará a cabo en París.


Una de las expectativas para el encuentro de París es lograr una extensión del Protocolo de Kyoto; un nuevo tratado mundial legalmente vinculante para limitar el calentamiento global a un aumento de la temperatura promedio mundial de solo dos grados Celsius. Por ende, todos los ojos están puestos en París. Pero si el problema está en los detalles, es aquí en Lima donde los detalles se están elaborando. No se puede decir "clima" sin decir "Lima".


En primer lugar, es necesario comprender el contexto, y conocer quién fue invitado a participar del debate y quién no. En el interior, la cumbre se lleva a cabo de forma ordenada, con la policía de la ONU monitoreando todo y un aire enrarecido de decoro diplomático. No hay una sensación de urgencia en las salas de audiencias, lo cual es sorprendente, ya que la ciencia es clara: el mundo se calienta rápidamente y, si no se hace algo al respecto, pronto tendremos un cambio climático irreversible y catastrófico.


La cumbre oficial se lleva a cabo en una base del ejército peruano, conocida con el inquietante nombre de "El Pentagonito". En esta zona militarizada, la cumbre climática de la ONU se produce en una especie de "Pueblo Potemkin" e incluye ceremonias formales y protestas intermitentes previamente aprobadas.

El simbolismo no pasa desapercibido para muchos de los peruanos organizados por la justicia climática. Wilfredo Saavedra Marreros, presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, declaró a Democracy Now!: "La COP 20 no es más que una suerte de engaño, muchachos; es una farsa, nosotros lo concebimos así. Se han reunido los representantes de los Estados del mundo en un lugar que está manchado con sangre. En el Pentagonito, ese resguardo militar, allí se han asesinado extrajudicialmente a hermanos nuestros, los han quemado, los han desaparecido".


Afuera, en las bulliciosas calles de Lima, una ciudad de más de ocho millones de habitantes con atascos de tráfico interminables, los movimientos sociales organizan su propia "cumbre de los pueblos" contra el cambio climático en un parque público de la ciudad. El diez de diciembre, Día de los Derechos Humanos, miles de personas marcharon por las calles en demanda de medidas concretas para revertir el cambio climático.

Pascoe Sabido, del grupo Corporate Europe Observatory (CEO, por su sigla en inglés), participa de la organización de actividades tanto dentro como fuera de la COP 20. Publicó junto con otros grupos un informe titulado "Corporate Conquistadors: The Many Ways Multinationals Both Drive and Profit From Climate Destruction" (Conquistadores empresariales: varias formas en que las multinacionales impulsan y se benefician de la destrucción del clima). En una de las instancias de adentro, Sabido y otros activistas participaron de una reunión patrocinada por las gigantes petroleras Shell, Chevron y otros intereses de la industria de los combustibles fósiles. "Había montones y montones de personas muy enojadas intentado protestar contra la presencia de la industria de los combustibles fósiles en estas conversaciones", me dijo Pascoe. "Hace veinte años que existen estas negociaciones y no se ha logrado avanzar hacia el acuerdo ambicioso y justo que necesitamos para frenar el cambio climático. Una de las grandes razones es la presión agresiva de la industria de los combustibles fósiles, tanto en el ámbito nacional como aquí en las negociaciones internacionales".

Otro activista presente en la COP 20 es el líder ambiental nigeriano Nnimmo Bassey, quien dijo: "Antes de partir de Nigeria me tomaron la temperatura dos veces para determinar si tenía fiebre alta o ébola. Ahora bien, la temperatura del planeta Tierra se ha elevado a un punto de 0,8 grados por encima de los niveles preindustriales. Si la Tierra tuviera que pasar por el mismo proceso... hubiera sido puesta en cuarentena, porque se habría determinado que tenía fiebre alta o ébola. Pero no podemos poner en cuarentena a la Tierra. Tenemos que encontrar a quienes están atacando el clima y ponerlos en cuarentena a ellos".

También es importante tener en cuenta quién no está presente en la COP 20. Yeb Sano fue el principal negociador de Filipinas el pasado año. Para sorpresa de muchos, fue retirado de la delegación de este año y se encuentra en su hogar, mientras su país se ve devastado por otro tifón más, el Hagupit. Sano tuiteó: "Pueden silenciar mi boca. Pero no pueden silenciar mi alma". Sano convulsionó la COP 19 de Varsovia, Polonia el año pasado. En ese momento, Filipinas estaba siendo azotada por el tifón Haiyan. Sano no sabía si su familia había sobrevivido. En un emotivo discurso pronunciado en una sesión plenaria de la cumbre, preguntó: "Si no somos nosotros, ¿entonces quiénes? Si no es ahora, ¿cuándo? Si no es aquí, entonces ¿dónde?". Muchos activistas en defensa del clima de Filipinas piensan que la presión concertada por parte los gobiernos europeos y de Estados Unidos provocaron la destitución de Sano, ya que se estaba convirtiendo en un defensor enérgico de la justicia climática para el Sur Global.


Atossa Soltani, fundadora de la organización sin fines de lucro Amazon Watch, me dijo que, a pesar de todas las deficiencias de la cumbre, igual se alegra de que este encuentro mundial se haga aquí, en Perú, donde más del 60% del país (un área del tamaño de Texas) es de selva tropical. "Es la primera COP que se realiza en un país amazónico. Y la selva amazónica es realmente importante en el debate sobre el cambio climático. No solamente porque la deforestación es una gran fuente de emisiones, sino también porque la selva tropical del Amazonas es la máquina de lluvia del planeta. Esta selva genera los ríos voladores que básicamente brindan lluvia fértil para el continente entero y el resto del mundo. Es el corazón del planeta, que bombea humedad y vapor al resto. Esa es la importancia de esta COP: poner el Amazonas en el mapa, llevar los derechos indígenas fundamentales al centro del debate, y pedir el fin de la era de los combustibles fósiles. Es por eso que estamos aquí".
________________________________________
© 2014 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Ines Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enMedio Ambiente
Miércoles, 10 Diciembre 2014 08:40

Asesinato de un ecologista en la cumbre del clima

Asesinato de un ecologista en la cumbre del clima

En las cumbres del clima que organizan los grandes gobiernos nunca se arregla el clima, pero para solaz del populacho casi siempre aparece algún cadáver indígena y amazónico. No hay nada como el asesinato de un indígena para despertar de su bostezo a presidentes, ministros, petroleros y gasistas cuando se aburren en las cumbres del clima. Pero no se despiertan. Como no se despierta José Isidro Tendentza, 47 años, que fue hallado muerto a orillas del río Chuchumbletza, en la provincia de Chinchipe, sur de Ecuador, frontera con Perú, el 3 de diciembre. El cadáver de José Isidro Tendentza estaba semienterrado y tenía los pies, el cuello y las manos atados con una cuerda azul. José Isidro Tendentza se dirigía a Lima. Y no por turismo. En Lima se celebra estos días una cumbre internacional sobre cambio climático organizada por la ONU. Y en la alternativa Cumbre de los Pueblos, el indígena shuar José Isidro Tendentza iba a presentar una denuncia contra la compañía minera Ecuacorriente ante el Tribunal de los Derechos de la Naturaleza. Quizá la denuncia de José Isidro también se encontró a orilla del río Chuchumbletza atada con una cuerda azul, que es el color de la bandera de la ONU.


Ayer, el centro de noticias de la ONU nos informaba de cómo va la cumbre del clima: "El secretario general de la ONU requirió a los Estados parte de la Convención del Cambio Climático (COP20) a arribar a un borrador equilibrado, bien estructurado y coherente que sirva de base sólida para las negociaciones con miras a un acuerdo sobre el tema el próximo año en París. Ban Ki-moon asistió hoy al segmento de alto nivel de la Conferencia sobre Cambio Climático que se lleva a cabo en Lima, Perú".


Ni una palabra sobre José Isidro Tendentza, 47 años, hallado muerto a orillas del río Chuchumbletza en la provincia de Chinchipe, sur de Ecuador, frontera con Perú, el 3 de diciembre.


Post en la página de Greenpeace de la activista Tatiana Nuño al llegar el lunes a Lima: "No os podéis imaginar cuál ha sido mi cara, cuando apenas una hora después de aterrizar en Lima, donde he venido para asistir a la cumbre de cambio climático de Naciones Unidas (COP), me entero de que la empresa petrolera Shell, organiza hoy lunes un evento dentro de la misma titulado algo así como: ¿Por qué desinvertir en combustibles fósiles, cuando un futuro de bajas emisiones de las energía fósiles es ya una realidad?".
Razones que Greenpeace alegaba en enero de 2013 contra Shell, esa deliciosa empresa que anteayer nos ilustró sobre ecología en Lima de manos de la ONU:


1. Shell no tiene ni idea de cuánto cuesta una marea negra y la limpieza del vertido. En marzo de 2012, el coordinador de emergencias de Shell en el Ártico, Peter Velez, admitió que Shell no había evaluado los costes de limpieza de un vertido en el Ártico. Los accionistas de esta empresa quedan por tanto, expuestos a enormes pérdidas financieras


2. La gabarra de Shell, el Arctic Challenger, no ha sido evaluada como "segura" por el gobierno de los EEUU, según los estándares de la Guardia Costera norteamericana. Este barco, el Arctic Challenger tiene 36 años y no podría soportar los temporales extremos del Ártico.

3. La Guardia Costera no confía en los dispersantes que Shell podría utilizar en el caso de un derrame de petróleo. En una entrevista el comandante de la Guardia Costera de los EE.UU. expresó sus dudas sobre el impacto de dispersantes en Alaska en caso de un derrame de petróleo, diciendo: "No estoy seguro de cómo se comportarán los dispersantes en las frías aguas de Alaska". Shell ha incluido el uso de dispersantes como una parte importante de su plan de respuesta a derrames de petróleo en el Ártico.


4. El buque de perforación de Shell encalló en Alaska hace pocos meses. El 15 de julio un barco de Shell de perforación, el Discoverer Noble, encalló en un puerto relativamente protegido y tranquilo de Alaska. Tanto el Discoverer Noble como el Kulluk son plataformas viejas y oxidadas y no la flota puntera de la que Shell se jacta. El Dicoverer fue construido en 1966.


5. Los buques de perforación de Shell se incendian. Como así ha ocurrdo con el Discoverer Noble.


6. El sistema que debe tapar un posible vertido de las plataformas de Shell ha fallado durante la fase de pruebas. En diciembre se reveló que ante un posible derrame de petróleo de Shell, el sistema de contención que supuestamente van a tener en el Ártico, no pudo aguantar ni siquiera la fase de pruebas.


7. El vicepresidente de la rama de Shell en Alaska ha admitido que "habrá derrames de petróleo".


8. El 31 de diciembre de 2012, la plataforma petrolera, la Kulluk, encalló frente a la costa de Alaska mientras era remolcada de vuelta al puerto de Seattle. Iba a ser una operación normal. Shell iba a transportar la plataforma de perforación Kulluk a puerto después de una malísima temporada de extracción en verano. Pero ocurrió: la plataforma acabó encallando frente a la isla de Sitkalidak, cerca de Kodiak, en Alaska.


Pero nos queda la esperanza: "El secretario general de la ONU requirió a los Estados parte de la Convención del Cambio Climático (COP20) a arribar a un borrador equilibrado, bien estructurado y coherente que sirva de base sólida para las negociaciones con miras a un acuerdo sobre el tema el próximo año en París".


Estas declaraciones tan concretas y urgentes me dejan enormemente tranquilo.


No digamos ni una palabra más sobre José Isidro Tendentza, 47 años, hallado muerto a orillas del río Chuchumbletza en la provincia de Chinchipe, sur de Ecuador, frontera con Perú, el 3 de diciembre.


José Isidro Tendentza iba a hablar contra esta gente, pero esta gente ya ha hablado.

Publicado enMedio Ambiente
Latinoamérica busca un nuevo modelo de crecimiento económico

Latinoamérica busca un modelo. Acabada la época de la bonanza, de los crecimientos regionales del 5%, la zona ha puesto su mirada en el futuro y le ha asaltado la duda. ¿Y ahora qué? Esa es la pregunta que, como un dardo, cruza los pasillos y conciliábulos de la Cumbre Iberoamericana que se celebra en la tropical Veracruz (México). Ninguna respuesta ha logrado unanimidad, aunque en el horizonte de las discusiones se apunta a una doble fórmula: reformas estructurales de calado y un fuerte impulso de la calidad educativa. Es la receta de Veracruz.

"Tenemos que entrar en una segunda generación de políticas públicas para volver al crecimiento. Estamos ante un fin de ciclo en el entorno internacional, y la única forma de afrontarlo es con una revolución de la productividad y una explosión de la innovación", afirma la titular de la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan.


Ante la brusca desaceleración y el inminente fin de la financiación barata vía dólar, los mandatarios latinoamericanos siguen con atención la evolución de España y México, dos países que han acometido reformas profundas, y en algunos casos, desgarradoras. Aunque alabados por los organismos internacionales, especialmente el Fondo Monetario Internacional (FMI), ninguno puede lucir aún la vitola del triunfo. En el caso mexicano, la agenda económica ha culminado la fase legislativa, pero sin lograr la reacción esperada: el crecimiento del PIB sigue por debajo de la media de los últimos 20 años, y hasta 2015 no superará la barrera psicológica del 3%. Y en España, si bien Rajoy esgrime con orgullo el mayor crecimiento de la zona euro, (1,7% en 2015 según el FMI, el 2% o más según el Gobierno), aún ostenta el triste récord de desempleo, con un 23,64%.


No se trata de un cuadro tranquilizador. Pero a ojos de países que han visto agotarse el boom de las materias primas y renacer el espectro de las tensiones sociales, la búsqueda de políticas fuertes se ha vuelto acuciante. El riesgo de desacoplarse de las nuevas corrientes internacionales de prosperidad late cada día más fuerte. "No hemos sabido sacar provecho a la riqueza acumulada en estos años, no se invirtió donde se debía, en educación, en infraestructuras y en innovación. Y existe el peligro de perder otra vez la oportunidad. Hay que abrirse al mundo", ha señalado el presidente de Costa Rica, el historiador Luis Guillermo Solís, para quien el camino a seguir es meridiano: "Hay que apostar por las transferencias de tecnología, acabar con la monogamia mercantil y encadenarse a la economía global".

 

Esta necesidad de apertura económica coincide con un fortalecimiento de las opiniones públicas, cada vez más exigentes e informadas. La transparencia, en opinión de los expertos, se ha convertido en una necesidad. No sólo para frenar la corrupción, que gangrena el 7% del PIB latinoamericano, sino para liberar el potencial económico. Un reto al que, según Grynspan, solo se puede responder con una agenda urgente que tenga en su base una apuesta educativa fuerte, de mejora de la calidad. "El cambio se está produciendo a una velocidad sin precedentes, está en marcha una revolución con las tecnologías digitales. No serán los recursos naturales los que decidan el futuro iberoamericano, sino el capital humano", ha afirmado en Veracruz la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, cuya entidad invertirá 945 millones de dólares en cuatro años en un programa de apoyo a proyectos universitarios en el área. El avance educativo, sin embargo, choca con muro fuertemente asentado en Latinoamérica: la desigualdad. Sólo el 9% de los alumnos procedentes del 20% de la población más pobre accede a la universidad, frente al 50% del 20% más pudiente. "Es tremendo, supone que la desigualdad se transmite por generaciones", dijo el secretario general de la OCDE, José Angel Gurría.


Pero la receta de Veracruz para acabar con esta lacra no es del gusto de todos. En el continente se está abriendo una inmensa brecha. Las ausencias en la Cumbre Iberoamericana (a última hora de este lunes, las de Brasil, Argentina, Venezuela, Bolivia y Nicaragua) marcan el perímetro de esta fractura. Brasil, con una configuración económica muy personalizada, anda enfrascada en su propio laberinto. Argentina se tambalea devorada por la recesión. Y la crisis de Venezuela se acelera tanto como sus propuestas de resolución la distancian sin remedio del eje más liberal, una de cuyas representaciones más significativas es la Alianza del Pacífico, formada por México, Colombia, Chile y Perú (36% del PIB latinoamericano). Este espacio, que ha eliminado los aranceles al 92% de los productos, está demostrando una inusitada vitalidad hasta el punto de que ya planea su expansión comercial a los países asiáticos. Unos y otros andan en direcciones opuestas.


Este distanciamiento en los ejes latinoamericanos augura una época de fricciones. Nadie duda de que sea imposible la homogeneidad en la conducción económica de un área de 605 millones de habitantes (10% del PIB mundial), pero los mandatarios saben del poder curativo de las sinergias. "El crecimiento de la economía y los intercambios comerciales entre los países de Iberoamérica son condiciones indispensables para lograr mayores cotas de bienestar, una mejor distribución de riqueza y luchar contra la lacra del desempleo", ha señalado el Rey de España en Veracruz. O dicho en palabras de la secretaria general Iberoamericana: "Si quieres ir rápido, ve solo; pero si quieres ir lejos, hazlo acompañado".

Publicado enEconomía
Domingo, 30 Noviembre 2014 11:25

Multilatinas

Multilatinas

Desde comienzos de los noventa se ha consolidado la presencia creciente de las denominadas "empresas multinacionales de naciones emergentes" (Emne). Aquí un análisis de las multinacionales latinoamericanas bajo una perspectiva histórica.


Las empresas multinacionales surgieron a fines del siglo XIX en el marco de la primera globalización, se expandieron a partir de la segunda posguerra y en la década de 1980 se constituyeron en uno de los vectores clave de la integración de la segunda economía global. En su mayoría provienen de las naciones más desarrolladas, pero desde comienzos de los noventa se ha consolidado la presencia creciente de las denominadas "empresas multinacionales de naciones emergentes" (Emne). Entre ellas hay un fuerte predominio asiático pero también una representación no despreciable de firmas latinoamericanas –las "multilatinas"–, que en 2011 figuraban con nueve entre las 100 mayores Emne.


Si bien las Emne han incrementado drásticamente su presencia en la economía global desde la década de 1990, la internacionalización de empresas de países emergentes se inició varias décadas antes. Diversos autores han contribuido a la identificación de distintas oleadas de inversión extranjera directa (Ied) proveniente de países emergentes: la primera se inició durante la década de 1960 y tomó mayor impulso en los setenta. Fue protagonizada principalmente por empresas de Hong Kong, Brasil, Singapur e India, y en menor medida por firmas de Corea del Sur, Taiwán, Argentina, México y Venezuela. Se trató fundamentalmente de inversiones destinadas a naciones vecinas, con la finalidad principal de eludir barreras a la importación y de abastecer a los mercados internos de los países de destino, que en general tenían un nivel de desarrollo menor. La segunda oleada tuvo lugar en la década de 1980, y fue protagonizada por empresas asiáticas provenientes de Hong Kong, Taiwán, Singapur y Corea del Sur. Su finalidad predominante fue mantener la competitividad de las firmas en los mercados locales y externos. La tercera oleada se produjo a partir de la década de 1990. Desde entonces se fue ampliando significativamente la presencia de las Emne en el escenario internacional. Entre 1990 y 2009 el estoc de Ied proveniente de economías emergentes se multiplicó por 18, y su participación en el total se duplicó, pasando del 7 al 14 por ciento. Además de los cambios cuantitativos, fue modificándose el destino de las inversiones de las Emne, que incrementaron su presencia en los países más desarrollados.


El contexto de la segunda globalización explica en parte la expansión de las Emne. La emergencia de una economía mundial integrada, en la que las empresas multinacionales toman sus decisiones de inversión, proporciona las bases para su florecimiento. La liberalización del comercio internacional provee una plataforma fundamental para su desarrollo. En paralelo a la apertura de los mercados, la economía global funciona como una red caracterizada por interacciones directas entre las empresas, configurando una networked global economy.


La revolución de la tecnología de la información y las comunicaciones ha reducido los costos e incrementado los beneficios de la internacionalización, facilitando la deslocalización de actividades. La segmentación de los procesos productivos, favorecida por el cambio tecnológico, ha contribuido a la conformación de cadenas globales de valor. Las políticas públicas, por su parte, han generado economías más abiertas y desreguladas, incentivando los intercambios de bienes y capitales.


En los países emergentes las políticas de apertura y desregulación, generalizadas desde los noventa, redundaron en escenarios más competitivos, que impulsaron a su vez estrategias ofensivas por parte de firmas locales frente al avance de empresas multinacionales que disputaban sus mercados internos. Muchas empresas de países emergentes fueron forzadas a adoptar –para poder sobrevivir– estrategias innovadoras que incluyeron la internacionalización, profundizando tendencias previas o iniciando la expansión más allá de sus fronteras. Los tratados regionales, por su parte, también actuaron como vectores de la internacionalización de las Emne, en particular en lo que concierne a las multinacionales latinoamericanas. Al mismo tiempo, el retiro de las "empresas multinacionales de naciones desarrolladas" (Dmne, por sus siglas en inglés) de algunos sectores maduros de actividad abrió oportunidades que fueron explotadas por las Emne, que en numerosos casos adquirieron a sus competidoras de los países más desarrollados. En el universo de las multilatinas se encuentran empresas líderes mundiales en la minería (la brasileña Vale) y en las industrias del cemento (la mexicana Cemex), del acero (la brasileña Gerdau, las argentinas Tenaris y Ternium), del petróleo (la brasileña Petrobras) y de alimentos (la brasileña Jbs Friboi en carnes, la argentina Arcor en golosinas).


Pero más allá de los impulsos provenientes del contexto, la evidencia histórica indica que la internacionalización de las Emne ha sido también posible gracias al desarrollo de capacidades competitivas que les han permitido posicionarse como jugadoras relevantes en el mercado mundial.


Si bien las multinacionales asiáticas son claramente predominantes entre las Emne, las latinoamericanas, denominadas también multilatinas o translatinas, han ido ampliando su presencia en los rankings internacionales desde fines de la década del 90.


El auge de la Ied desde Latinoamérica en las últimas dos décadas ha sido facilitado por diversos factores de contexto, a nivel tanto internacional como nacional. En lo que concierne al escenario internacional, las multilatinas se han visto beneficiadas, al igual que las Emne en general, por la liberalización y el auge de los intercambios de bienes, servicios y capitales en el contexto de la segunda economía global, al igual que por la revolución de las Tic. Algunos autores han puesto el énfasis en su posibilidad de acceder a los mercados internacionales de capitales, que les permitió reducir el costo del financiamiento y facilitó las adquisiciones en el exterior. En cuanto a los contextos locales, los países latinoamericanos fueron implementando, en diversos momentos y con distintos ritmos, reformas estructurales que implicaron la liberalización y desregulación de sus mercados, la apertura externa y la privatización de las empresas públicas entre la década del 70 y la del 90. Las reformas fueron acompañadas en algunos países por el desarrollo de mercados de capitales locales (como en el caso de Chile), o bien por la oferta de crédito público destinado a sostener la expansión de los campeones nacionales (como en Brasil desde la década de 2000). Contemporáneamente a la liberalización y apertura de las economías, se establecieron tratados de libre comercio, tanto en América del Norte –el Nafta– como en América del Sur –el Mercosur.


La globalización y las reformas estructurales significaron tanto oportunidades como desafíos para las empresas latinoamericanas. La estabilización de las economías locales y la rea­nudación del crecimiento, tras la "década perdida" de 1980, implicaron la reactivación de la demanda, del crédito y de la inversión. La privatización de empresas estatales, por su parte, abrió a las firmas privadas la posibilidad de acceder a sectores antes reservados al Estado o de adquirir empresas estatales con las cuales previamente competían. Pero al mismo tiempo los mercados internos se hicieron mucho más competitivos y atractivos para las empresas multinacionales en plena expansión en el marco de la globalización. El promedio anual de la inversión extranjera directa en Latinoamérica y el Caribe, medido en millones de dólares, pasó de 20.205,8 en 1991-95, a 70.638,9 en 1996-2000.2 En 2007 cruzó por primera vez la barrera de los 100.000 millones de dólares, y en 2013 superó los 188.000 millones de dólares.3


El ingreso masivo de Emne en América Latina implicó la venta de gran cantidad de firmas locales, pero significó asimismo la consolidación de las empresas latinoamericanas que fueron capaces de competir con grandes jugadores internacionales tanto en sus mercados internos como a nivel internacional.
La Ied procedente de países latinoamericanos creció significativamente desde comienzos de los noventa. Su flujo anual fue en promedio de 10.735 millones de dólares entre 2005 y 2010, alcanzando en 2012 los 49.133 millones de dólares.4 Desde 1999, como ya mencionamos, las multilatinas comenzaron a figurar en los rankings de las 100 mayores empresas multinacionales publicados en el World Investment Report de Unctad.


* Docente en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de San Andrés (Argentina).


 

1. Esta comunicación es una síntesis del trabajo de la autora Multinacionales latinoamericanas en perspectiva comparada. Teoría e historia, Universidad de los Andes, Bogotá, 2014. En el trabajo original se pueden consultar todas las referencias que lo sustentan, dado que esta versión no contiene notas al pie.


2. La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2005. Cepal, Santiago de Chile, Onu. 2006.


3. La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2013. Cepal, Santiago de Chile, Onu. 2014.


4. La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2012. Cepal, Santiago de Chile, Onu. 2013.

Publicado enInternacional
Lunes, 24 Noviembre 2014 06:32

El grafeno quiere salir del laboratorio

El grafeno quiere salir del laboratorio

En 1859, cuando Edwin Drake perforó el primer pozo de petróleo en Pensilvania (EE UU), es probable que no pudiese imaginar el mundo que se construiría sobre aquel líquido viscoso. Hasta 1888 no se comercializaron los primeros automóviles de gasolina y hasta 1909 no se desarrolló la tecnología que dio comienzo a la era del plástico. Aquella materia prima interesó desde el principio, pero la tecnología transformó su significado para el mundo.


Hace una década, en un laboratorio de la Universidad de Manchester (Reino Unido), dos hombres nacidos en la Unión Soviética realizaron un descubrimiento cuyo alcance también acabaría por sorprender a sus autores. Andréy Geim, director del laboratorio de nanotecnología de la Universidad, le propuso a su pupilo Konstanin Novoselov que investigase los residuos del trabajo de otros investigadores. Estos, para estudiar el grafito, limpiaban sus capas superficiales pegando cinta adhesiva y tiraban como depilándolo de imperfecciones. Novoselov observó que lo que quedaba pegado eran capas de grafeno, un material de un solo átomo de grosor con unas propiedades que desde entonces no han parado de dar sorpresas. Más resistente que el acero, mejor conductor que el cobre y al mismo tiempo flexible, pronto se empezó a considerar como un material milagro.


La fiebre del grafeno no ha parado de subir en los últimos años y todos quieren participar de esta promesa. Por el momento, Europa lidera la publicación de artículos científicos sobre el material, es la región que más aporta a su conocimiento. Sin embargo, Corea del Sur, China y Japón le sacan mucha ventaja a la hora de asegurar las patentes, la propiedad intelectual para aprovechar el valor de esos conocimientos cuando se empiecen a utilizar para producir teléfonos móviles, baterías o paneles solares. Además, desde el descubrimiento de este derivado del grafito, se han incorporado otros materiales bidimensionales con características excepcionales que multiplican las posibilidades de este campo. Para no perder esa carrera por el control del grafeno y sus primos, la Unión Europea anunció en 2013 el lanzamiento de la iniciativa Graphene Flagship, un proyecto que pretende unificar los esfuerzos de los principales equipos humanos del continente, desde los investigadores más básicos hasta grandes compañías. Con 1.000 millones de euros y 76 centros de investigación académicos y empresariales de 17 países, es el mayor programa de I+D de la historia de la UE.


El alcance y los objetivos de esta propuesta han quedado detallados en un documento que se publicará en las próximas semanas en la revista Nanoscale. Las posibilidades, aunque de momento son solo eso, podrían colocar el grafeno en casi todos los ámbitos de la vida. "La alta conductividad eléctrica del grafeno y su gran área de superficie por unidad de masa hace de él un material interesante para el almacenamiento de energía", se apunta en el informe, liderado por el Andrea Ferrari, investigador de la Universidad de Cambridge y presidente del Consejo Ejecutivo de la Graphene Flagship.

Además de permitir baterías más ligeras y con más capacidad, sería posible cargarlas en minutos en lugar de las horas que se necesitan ahora. Esa cualidad no solo liberaría a los usuarios de los teléfonos inteligentes de la amenaza de la batería baja, también podría tener un gran impacto en el desarrollo de los coches eléctricos y con ellos, de las energías renovables. Estos automóviles podrían incorporar baterías muy finas distribuidas por toda la estructura del automóvil, evitando ocupar la gran cantidad de espacio que requiere las actuales. También se podrían cargar en minutos en lugar de horas, mejoras convertirían este tipo de vehículos en una alternativa más atractiva a los impulsados por combustibles fósiles. Esta es una de las aplicaciones del grafeno menos lejanas porque la versión del material que se necesita, con cavidades y defectos, no necesitaría tanta maestría.


"Lo interesante de estas grandes iniciativas es que se coordinan esfuerzos, y se evita que en distintas partes de Europa se haga lo mismo y permite una conexión directa con la industria", explica Frank Koppens, investigador del Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona (ICFO) y uno de los autores de la hoja de ruta para el grafeno. Además de acelerar el paso del laboratorio al mercado, la conexión con la industria "ofrece información sobre sus necesidades, algo que también ayuda a mejorar la investigación fundamental", añade. Koppens descubrió el año pasado una nueva cualidad extraordinaria del grafeno, su gran capacidad para transformar los fotones de la luz en electrones. Si este fenómeno se pudiese mantener a gran escala, este material se convertiría en un gran recurso para construir paneles solares.
Superordenadores ecológicos

No muy lejos de Koppens, también en Barcelona, trabaja otro de los cerebros que lideran esta carrera para trasladar a la vida cotidiana los superpoderes que el grafeno muestra en el laboratorio. Stephan Roche, investigador ICREA en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología, es colíder del área de espintrónica del Flagship. Esta tecnología emergente pretende utilizar las cualidades del grafeno para explotar el espín (rotación) de los electrones. Hasta ahora, los circuitos que se encuentran en los ordenadores o los móviles se imprimen sobre silicio, el material sobre el que se construyó la revolución informática. Permitiendo el paso o no de electricidad a través de esos circuitos, es posible codificar en sistema binario la información con la que buscamos ofertas en Internet o enviamos mensajes de texto. El sistema permite aplicaciones fantásticas, pero, como hacen patentes los ordenadores cuando se calientan y sus ventiladores silban, requiere un consumo de energía importante.

En el grafeno, los electrones se mueven con mucha más libertad, 200 veces más rápido que sobre el silicio, consumiendo mucha menos energía y produciendo menos calor. Además de los descubrimientos de investigadores como Roche, en el grafeno es contemplable manipular el espín de los electrones, una característica magnética de las partículas que, como en el caso de la interrupción o no del paso de la energía sobre el silicio, permitiría codificar información. "Nunca se ha podido construir un dispositivo con estas características porque hasta ahora no se ha conseguido actuar en el espín a temperatura ambiente en ausencia de corriente eléctrica", explica Roche. Hacerlo permitiría introducir mucha más capacidad de cálculo en menos espacio y con una fracción del consumo energético.


Como sucedió en el caso del petróleo y con otros avances científicos, es posible que la tecnología realmente transformadora llegue cuando el grafeno se encuentre con un saber que aún no se ha alcanzado. Los participantes en el Graphene Flagship están convencidos de que en cualquier caso este impulso económico —importante para la ciencia, pero muy pequeño si se compara con casi cualquier gran inversión de la UE— servirá para abonar ese tipo de encuentros entre el grafeno, sus primos y las tecnologías sobre las que se construirá el siglo que viene.

Acuerdo Transpacífico: consolidación de un sistema abusivo de patentes

Las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP) siguen su curso sigilosamente y con una falta absoluta de transparencia. En mayo de este año se llevó a cabo la reunión para discutir el borrador del capítulo sobre propiedad intelectual. Los temas principales se relacionan con el régimen de patentes, diseños industriales, marcas, derechos de autor y denominaciones geográficas. Este artículo se concentra en el papel que desempeña el sistema de patentes en el ATP. El siguiente artículo examinará con mayor detalle la relación entre el capítulo de patentes y el derecho a la salud y el medio ambiente.


El régimen de patentes está en el corazón de la evolución del capitalismo industrial. Se basa en una idea sencilla: para que una empresa pueda recuperar los costos de desarrollar nuevos productos o procesos, es necesario otorgarle un monopolio en la explotación de sus inventos. A cambio, la empresa titular de la patente se obliga a divulgar su invento. De este modo, cualquier persona o empresa que quiera utilizar el invento tendrá que acudir a negociar los términos bajo los cuales pueda hacer uso comercial del invento, pero la sociedad en su conjunto se verá beneficiada porque habrá mayor difusión de innovaciones.


Esta narrativa es falsa y engañosa. Primero, el gasto en lo que se denomina investigación y desarrollo experimental no es un costo, es una inversión para desarrollar comercialmente nuevos productos o procesos y capturar las rentas asociadas a la introducción de una innovación. El periodo durante el cual una empresa puede capturar exclusivamente esas rentas depende de muchos factores y, en especial, del monto de las inversiones necesarias para poner en marcha la explotación del invento. Lo único que hacen las patentes es prolongar la duración del plazo en que una empresa captura rentas monopólicas.


Segundo, es engañosa porque el sistema de patentes no es lo que induce a las empresas a innovar. El motor de la inversión en el capitalismo es la competencia intercapitalista y cualquier empresa industrial lo sabe: si una compañía deja de innovar, sus competidores le quitarán el mercado y acabarán por llevarla a la bancarrota. El sistema de patentes tampoco garantiza la difusión de la innovaciones. La gran mayoría de las patentes otorgadas en el mundo nunca llegan a ser objeto de explotación comercial. Además, los abogados de patentes han llegado a dominar lo que se llama el arte de no divulgar, con lo que se cancela la función de las patentes para difundir innovaciones.
Para el capitalismo industrial contemporáneo, el sistema de patentes es un poderoso instrumento para preservar las rentas monopólicas asociadas a cualquier innovación. Por esa razón el régimen mundial de propiedad intelectual se transformó radicalmente a través de su vinculación con los acuerdos comerciales, comenzando con la introducción de este tema en la ronda Uruguay de negociaciones multilaterales que desembocó en la creación de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 1995. Eso condujo al Acuerdo sobre aspectos de propiedad intelectual relacionados con el comercio (TRIPS), uno de los más importantes acuerdos en el marco de la OMC. En el caso de México, los negociadores del país accedieron a modificar la legislación sobre patentes para hacerle un traje a la medida a las empresas canadienses y estadunidenses aun antes de comenzar a negociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).


El capítulo sobre propiedad intelectual del ATP consolidará los logros de las grandes corporaciones trasnacionales en el sistema mundial de patentes. Por eso lo primero que encontramos en el ATP es la referencia al TRIPS de la OMC. Todos los países enfrascados en las negociaciones del ATP son miembros de la OMC y por lo tanto están obligados en los términos de su acuerdo sobre propiedad intelectual. Es decir, nos encontramos aquí un sistema de patentes fortalecido con esteroides: los plazos de duración de las patentes se han ido aumentando y el campo de patentabilidad se ha ido extendiendo, admitiendo cada vez menos excepciones.


El ATP aplicará, por lo tanto, un régimen en el que la vida de las patentes será de veinte años por lo menos a partir del momento de solicitud. Esta larga duración de las patentes tiene efectos negativos sobre cualquier proyecto de industrialización y, por lo tanto, constituye uno de los peligros más graves que entraña el ATP.


El campo de patentabilidad es amplio, abarcando todos los campos de la tecnología, siempre y cuando se cumplan los tres criterios tradicionales del régimen de patentes (que el invento no esté en el dominio público, sea resultado de actividad inventiva y tenga aplicación industrial). El TRIPS señala que las partes pueden excluir de la patentabilidad a sectores relacionados con la salud humana y animal, así como a plantas y animales (distintos de microorganismos). Pero estas excepciones no han sido suficientes para cuidar el derecho a la salud, un tema eminentemente de derecho público, con el de los intereses privados de las corporaciones en la industria farmacéutica. El protocolo de reformas al artículo 31 del TRIPS, aprobado en 2005, no altera este estado de cosas. La crisis del VIH (y ahora la del virus del ébola) revelan de manera trágica las deficiencias de este sistema y lo insuficiente de sus reformas.


Al igual que los demás acuerdos comerciales, el ATP está siendo construido en respuesta a los intereses de las grandes empresas trasnacionales y no en función de las necesidades de un desarrollo económico digno de los países involucrados. El capítulo sobre patentes del ATP es una prueba de todo esto. No sólo consolida un abusivo sistema de patentes construido como obsequio para las grandes corporaciones trasnacionales. También introduce mecanismos que afectarán el conocimiento tradicional de pueblos y comunidades y otros que pueden perjudicar el medio ambiente. En el próximo artículo examinamos estos otros importantes aspectos del ATP.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enInternacional
Sábado, 06 Septiembre 2014 08:34

A la sombra del Estado

A la sombra del Estado

En el primer mes de campaña electoral en Brasil, los distintos partidos recibieron 100 millones de dólares de donaciones de los grandes empresarios. No por nada: la mayoría de ellos tiene relaciones carnales con el Estado, mantenidas a lo largo del tiempo. Un caso paradigmático es el del grupo Odebrecht.

 

Marcelo Odebrecht es casi el prototipo del gran empresario brasileño: forma parte de una exitosa familia que comenzó con una pequeña empresa y hoy es una de las mayores multinacionales de la construcción. "Es necesario mejorar la comunicación entre gobierno y sociedad, para soltar el espíritu animal de los empresarios", dice este hombre de negocios, convertido en uno de los más poderosos de Brasil, ceo de la Organización Odebrecht, que en 2013 facturó 43.000 millones de dólares (poco menos que el pbi de Uruguay), tiene 160 mil empleados en cuatro continentes y negocios en áreas como ingeniería, construcción, química y petroquímica. Odebrecht sostiene que es una "obligación de los empresarios" influir en las decisiones de los gobiernos, siempre que lo hagan "con transparencia", y que "no deben criminalizarse las donaciones a las campañas electorales", porque igual se harían pero "en la oscuridad" (Folha de São Paulo, 31-VIII-14).


Odebrecht defiende incluso el papel del Estado en la economía: "Si Estados Unidos, que todos usan como referencia, tuviera empresas estatales del peso de Eletrobras o Petrobras, o un banco del tamaño del Bndes, los empresarios estadounidenses harían igual que los brasileños". De ese modo justifica los préstamos estatales a las grandes empresas y los beneficios fiscales que los dueños de las empresas les piden al Estado. "El tamaño del Estado no es decisión de este gobierno. Es una decisión de la sociedad, tanto que no veo a ningún candidato queriendo privatizar Petrobras o el Banco do Brasil."


RELACIONES NO PELIGROSAS. Los primeros miembros de la familia Odebrecht llegaron a Brasil en 1856 en ancas de una oleada de inmigración alemana. El ingeniero Norberto Odebrecht asumió la empresa de su padre y fundó una constructora en 1944 en Bahía, cuyo crecimiento se vio facilitado por la escasez de materiales importados a causa de la Segunda Guerra Mundial. Casi cuatro décadas después Emilio sucedió a su padre, y en 2008 Marcelo, con sólo 40 años, fue elegido presidente de Odebrecht, convertida en una de las principales multinacionales brasileñas.


Como todas las grandes empresas, Odebrecht creció en tres momentos decisivos para el país: el despegue industrial de la década de 1950, el milagro económico del régimen militar en las décadas de 1960 y 1970, y el actual período, en el que Brasil se lanza como potencia global. En las tres instancias fue el Estado el que impulsó obras de infraestructura que llevaron a Odebrecht a colocarse como la principal constructora brasileña y la primera empresa mundial en construcción de obras hidroeléctricas.


La empresa se expandió y se ramificó, convirtiéndose en un grupo económico. Sólo en Angola tiene 40 mil empleados. En 1979 ingresó en la petroquímica con Braskem, una de las mayores del mundo en ese ramo, con 31 plantas en Brasil y Estados Unidos y un centro de investigaciones en Pensilvania. Aunque su fuerte siguen siendo las obras de infraestructura, en 2007 se expandió al área de biocombustibles con eth-Bioenergía, donde invirtió 3.000 millones de dólares con el objetivo de procesar 45 millones de toneladas de caña en 2015 y liderar el sector. Hoy apunta a producir plásticos a partir de etanol, en vez de petróleo.


Una de las peculiaridades de la multinacional es la aplicación de la "tecnología empresarial Odebrecht", creada por el fundador, que consiste en fomentar "el emprendedurismo" interno, la delegación de poder en sus socios y la diseminación de conocimientos en la red empresarial. De sus trabajadores demanda que se comporten como empresarios-socios y no como empleados. Odebrecht creó foros para la difusión de conocimiento generado en la empresa a través de las "comunidades de conocimiento", definidas como "ambientes virtuales de intercambio por medio de redes computarizadas". El crecimiento internacional de la empresa se ha visto potenciado por el esfuerzo puesto en desarrollar una cultura organizacional que le permite sacar mayor provecho de sus empleados, articulada a través del Departamento de Conocimiento e Información para Apoyar el Desarrollo de Negocios. El actual presidente del grupo reconoce la deuda del empresariado con el legado estratégico de la Escuela Superior de Guerra, en declaraciones al periódico de la Asociación de Graduados de la esg: "La difusión en sus cursos de la doctrina de planificación del Estado de la esg viene contribuyendo efectivamente al proceso de desarrollo nacional".


En efecto, buena parte del empresariado crecido durante el segundo gobierno de Getúlio Vargas (1951-1954) y bajo el régimen militar (1964-1985) fue influenciada por la doctrina de seguridad y la geopolítica castrense, que postulaba la expansión de las fronteras hacia el océano Pacífico. Hoy los empresarios siguen el mismo trillo, pero no lo llaman geopolítica sino negocios: más del 50 por ciento de las subsidiarias de las empresas brasileñas están en América Latina, y hasta el 70 por ciento de sus ingresos provienen del exterior. Cuatro de cada diez empleos de las constructoras están más allá de las fronteras brasileñas.


DONAR Y RECIBIR. En 2011 Odebrecht creó el área de Defensa y Tecnología, al amparo de la Estrategia Nacional de Defensa diseñada por el gobierno de Lula en 2008, que incluye acuerdos estratégicos con Francia para la fabricación de submarinos convencionales y nucleares. En su página web, el peculiar relato de Odebrecht insiste en que la empresa "contribuye con el Estado y las fuerzas armadas en el desafío de asegurar la autonomía tecnológica necesaria para garantizar la soberanía nacional".


El área de defensa representa un porcentaje creciente de los ingresos de la empresa. En estos momentos está levantando un enorme astillero en la bahía de Itaguaí (en Rio de Janeiro), donde en pocos meses comenzará la construcción del primer submarino nuclear del país. A través de su subsidiaria Mectron, Odebrecht fabrica misiles antirradiación, siendo una de las tres empresas del mundo poseedoras de la tecnología para hacerlo, además de proveer misiles a la Armada, y satélites y cohetes a la Agencia Espacial.


Los gastos militares del Estado vienen creciendo y son una fuente de ingresos segura para las grandes empresas, que acceden a tecnologías de punta que luego transfieren a bajo costo al área civil. De ahí que todas las constructoras tengan por lo menos un pie en el área de defensa. Nada de esto es gratuito, por cierto. Si las grandes empresas crecieron al amparo de los programas desarrollistas del Estado, desde la edificación de Brasilia hasta las grandes hidroeléctricas, los vínculos no son sólo estrechos sino de mutua conveniencia.


Cuestionado porque su empresa construyó el puerto de Mariel, en Cuba, beneficiándose de un préstamo millonario del Bndes, Marcelo Odebrecht respondió en una columna de opinión: "El Bndes no invirtió en Mariel. El Bndes financió las exportaciones de cerca de 400 empresas brasileñas, en un valor equivalente al 70 por ciento del proyecto. Si el puerto será de gran importancia para el socialismo cubano, fue el capitalismo brasileño el que más ganó hasta ahora" (Folha de São Paulo, 9-II-14).


Ciertamente, el capital brasileño se beneficia, y mucho, de los emprendimientos económicos del Estado. Esa es una de las razones por las que en el primer mes de campaña los partidos recibieron donaciones superiores a los 100 millones de dólares. De los diez mayores donantes, cinco son constructoras como Odebrecht (Gazeta do Povo, 31-VIII-14). En las elecciones de 2010, 54 por ciento de los parlamentarios electos –de todos los partidos– recibieron donaciones de las constructoras, las mismas que levantaron los estadios del Mundial, construirán equipamientos para los Juegos Olímpicos de 2016 y se beneficiaron con las grandes obras de infraestructura del Programa de Aceleración del Crecimiento.


 

Marina la liberal


Mário Augusto Jakobskind desde Rio de Janeiro


Cuando falta un mes para las presidenciales del 5 de octubre los sondeos más recientes sólo dan posibilidades de pasar a la segunda vuelta a dos de los 11 candidatos: la actual mandataria Dilma Rousseff y Marina Silva, postulante del Partido Socialista. Aécio Neves, del psdb, que hasta la aparición en escena de Silva figuraba como segundo en las encuestas, quedó casi por fuera.


Silva se presenta como representando a "lo nuevo" en la política brasileña, pero en realidad aparece rodeada de viejos personajes de la escena, y su línea económica no se distingue demasiado de la del liberal Neves, que la acusa, no sin razón, de haber clonado su programa de gobierno.


De hecho, Silva se rodeó de economistas como André Lara Resende, hoy residente en Londres y uno de los más allegados asesores del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, así como de Eduardo Gianetti da Fonseca, apóstol del neoliberalismo. Una de las banderas de Marina es la autonomía del Banco Central, clásica reivindicación liberal. Por otro lado, admitió que dejará de priorizar el Mercosur, para buscar acuerdos bilaterales, un cambio radical en la política exterior del país respecto a la última década. Su compañero de fórmula, el gaúcho Beto Albuquerque, apuesta en la misma dirección, y bastante más allá: son conocidos sus lazos con los representantes más fuertes del agronegocio y con el gran empresariado brasileño. En su campaña, Marina dice no aceptará apoyos de empresas armamentistas, pero ese es precisamente uno de los principales respaldos con que contó Albuquerque para llegar a ser diputado federal. Asimismo, una de las figuras más cercanas a Silva es Neca Setúbal, heredera del Banco Itaú, el más poderoso grupo financiero brasileño, y también el ex diputado federal del psdb Walter Feldman, otro hombre ligado a los mayores sectores económicos del país.


Por otra parte, la candidatura de Marina prácticamente liquidó a la del pastor evangélico Everaldo, que aparecía en los debates "hablando con Dios" y defendiendo un Estado mínimo. Los evangélicos, que mueven a decenas de millones de personas, se han volcado hacia la ex dirigente verde, pero le han advertido que se deje de paparruchas como coquetear con el voto de minorías como los homosexuales. Marina debió sacar de su programa toda alusión a la posibilidad de reconocer el matrimonio igualitario, por ejemplo, apenas fue "advertida" por Silas Malafaia, el más conservador de los pastores evangélicos.

Publicado enInternacional
Sábado, 23 Agosto 2014 11:28

La carne que se come al mundo

La carne que se come al mundo

Se gastan más de 15 mil 500 litros de agua para producir un solo kilogramo (kg.) de carne vacuna. Para producir un kg. de maíz, con sistema de riego, se necesitan 31 veces menos: unos 500 litros de agua. Para producir papas, 255 litros y zanahorias 131 litros por kilogramo. 70 por ciento del agua dulce disponible a nivel global se usa en agricultura, y de ese volumen las tres cuartas partes lo gasta la agricultura industrial, aunque los alimentos que produce solamente llegan a 30 por ciento de la población global. Son datos del Atlas de la Carne, editado en 2014 en castellano por la Fundación Heinrich Böll, en colaboración con varias otras organizaciones.


Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO), producir mil calorías de alimentos en forma de cereales requiere aproximadamente medio metro cúbico de agua. Producir la misma cantidad como carne requiere cuatro metros cúbicos y para lácteos, más de seis metros cúbicos. Son apenas promedios ya que la forma de crianza hace que el gasto sea muy diferente: una vaca criada industrialmente y en confinamiento usa muchísima más agua que una vaca en pastoreo al aire libre. Lo mismo se repite con otros animales de consumo: la cría campesina y de traspatio de cerdos, aves, cabras, usa una mínima parte del agua de los enormes volúmenes que se gastan para las instalaciones de cría industrial, que cada vez son más grandes y están literalmente consumiendo la mayoría del agua y de la tierra cultivable del planeta.

No se trata de que los animales beban tanta agua o usen tanta tierra: la mayoría del consumo de agua se debe a que los animales en confinamiento consumen de más en más solamente granos y forrajes producidos industrialmente, cuya producción exige enormes volúmenes de agua y energía. La gran mayoría de la soya y maíz transgénico producido en el mundo es para este fin. Según WWF, para producir un solo kg. de carne, se usan en promedio 6.5 kg. de granos, 36 kg. de forrajes y 15 mil 500 litros de agua.

A esto hay que agregar que la industria de cría de animales es un factor importante de contaminación de fuentes de agua superficiales y subterráneas, por fósforo y nitratos, provenientes del estiércol y fertilizantes. El estiércol, que en libre pastoreo es un abono que ayuda a los suelos y la fertilidad, se transforma en un enorme problema al fermentar anaeróbicamente en grandes piletas e instalaciones en cría industrial confinada. Ya la sobre-fertilización es un problema mayor que la falta de abono. Las filtraciones a mantos freáticos llegan también a manantiales y pozos, haciendo el agua no potable. Según el Atlas de la Carne, si las autoridades comprobaran los niveles de nitrato, las personas deberían dejar de beber esa agua, pero esto no ocurre en muchos lugares.

La industria pecuaria se come también la vasta mayoría de la tierra agrícola del planeta. De los 14 mil millones de hectáreas de tierra cultivada en el planeta, un tercio se utiliza para producir forrajes. Si se consideran también oleaginosas, paja, henos, ensilados, pastas de semillas de colza, uva y soya que van a los comederos, las tres cuartas partes de tierras cultivadas se dedica a alimento animal. Según el PNUD, el 78 por ciento (¡!) de todas las tierras agrícolas del planeta se dedican a la cría animal, entre producción de piensos, forrajes y pasturas.


En promedio mundial –con grandes diferencias entre regiones– más de la mitad de los cereales cultivados se usa para alimento animal. En África tal cifra es impensable, allí las personas consumen más de 80 por ciento de los cereales y el ganado se alimenta en tierras de pastoreo. La voracidad por tierras para producción animal es también una causa de deforestación en muchas partes del mundo. Se considera el mayor factor de deforestación de la Amazonia brasileña, que se agrega al avance brutal de la siembra de soya transgénica –para alimentar ganado en otras partes del mundo– sobre el Cerrado, un ecosistema único de sabana tropical, cuya destrucción erosiona también la Amazonia.


La cría industrial confinada de animales usa y disemina, además, una cantidad ingente de químicos y tóxicos. Por las condiciones de hacinamiento y para hacerlos crecer más rápido, usan un enorme volumen de antibióticos y antivirales, los mismos que son de uso humano. En muchos casos, agregan los antibióticos a la comida para favorecer el engorde. Este uso es ilegal en Europa y algunos otros países, pero al alegar razones veterinarias, la industria sortea las restricciones. La Organización Mundial de la Salud señala a esta industria como uno de los principales factores de creación de superbacterias multiresistentes, mayor resistencia en virus y creación de nuevas enfermedades que afectan a los humanos, como gripe aviar y gripe porcina.


El consumo de carnes diversas, locales, campesinas, de libre pastoreo, sin químicos y en pequeñas cantidades es un buen complemento alimentario. Pero nada de lo que proviene de esta pujante industria trasnacional de cría animal y sus derivados cumple estas condiciones. Por el contrario, a la par que devora y envenena nuestras tierras, aguas y bosques, nos enferma e impide la producción campesina y el consumo saludable.


 

Publicado enMedio Ambiente
Miércoles, 02 Julio 2014 05:47

Un trabajoso paso adelante

El pasado jueves 26 de junio, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra, sometió a votación una iniciativa de Ecuador y Sudáfrica tendiente a crear un grupo de trabajo para elaborar "un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas". La propuesta tenía como objetivo avanzar en el armado de un marco legal regulatorio del comportamiento de las grandes corporaciones para impedir los abusos o las violaciones a los derechos humanos producidos por sus actividades. Los considerandos del proyecto se apoyaban en las numerosas resoluciones y normas de las Naciones Unidas relativas a la protección de los derechos humanos e, indirectamente, en una propuesta ventilada en el seno de esa organización en los '70.


En aquella oportunidad, la inercia todavía latente de los procesos de descolonización en Asia y Africa y el surgimiento de gobiernos progresistas y de izquierda en América latina (el Chile de Allende, la Asamblea Popular de Juan J. Torres en Bolivia, la Revolución Peruana de Velasco Alvarado y la presidencia de Luis Echeverría en México) hicieron posible la construcción de un amplio consenso en el seno de la ONU relativo a la necesidad de someter a las empresas transnacionales a reglas de carácter universal, más allá de las que pudieran adoptar los Estados, en muchos casos demasiado débiles para resguardar la soberanía nacional. De ahí que esa iniciativa diera origen a ásperas controversias, agravadas por los efectos de la llamada "crisis del petróleo" de 1973, entre el bloque de gobiernos del capitalismo avanzado –liderado por Estados Unidos y secundado por los países europeos y Japón– y el por entonces Grupo de los 77 más los países que por entonces conformaban el campo socialista. Las tácticas dilatorias de los primeros, sumadas a la esclerosis burocrática de los organismos de Naciones Unidas, precipitaron el abrupto fin de las negociaciones cuando, con la elección de Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en Estados Unidos, las burguesías metropolitanas pasaron a la ofensiva, derrotaron a los movimientos y fuerzas políticas que desde Mayo de 1968 acosaban la dominación del capital y eliminaron de la agenda de la ONU el proyecto. Hasta ahora.


La propuesta discutida en Ginebra retomó, con las necesarias actualizaciones, algunas de las preocupaciones que motivaron aquel intenso debate de los '70. Sólo que en este caso, y en el seno del CDH, la iniciativa fue puesta a votación y aprobada, por escaso margen, pero aprobada al fin. Votaron a favor de la propuesta de Ecuador y Sudáfrica un total de 20 países, con 14 votos en contra y 13 abstenciones. Lo preocupante del caso es que de los 9 países de América latina y el Caribe que integran el CDH sólo dos acompañaron con su voto la iniciativa ecuatoriana: Cuba y Venezuela. Desgraciadamente, Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México y Perú se abstuvieron. En cambio Argelia, China, Filipinas, India, Indonesia, Pakistán, Rusia y otros acompañaron la resolución al paso que, previsiblemente, Estados Unidos, los países europeos y Japón votaron por la negativa. ¿Cómo pudieron los representantes de esos seis países de América latina y el Caribe no solidarizarse con una iniciativa del Ecuador y Sudáfrica, víctimas de brutales saqueos a manos de las transnacionales, como lo prueba de manera espeluznante el desastre ambiental y humano dejado por la Chevron en la Amazonía ecuatoriana? ¿O es que pueden ser tan ingenuos (para no utilizar un término más ofensivo) como para suponer que la catástrofe producida en ese país es un desafortunado accidente que para nada refleja el modo de actuación de las grandes empresas, sobre todo en los países de la periferia? Puede ser comprensible que Chile, Costa Rica, México y Perú –países seducidos por el canto de sirena y las engañifas de la Alianza del Pacífico y sumamente proclives a obedecer las órdenes de la Casa Blanca– se hayan plegado al mandato de Estados Unidos y sus aliados. ¿Pero cómo explicar que también lo hayan hecho Argentina y Brasil?
Para comprender los alcances de esta iniciativa, nada mejor que reproducir las declaraciones de Stephen Townley, el representante de Estados Unidos ante el CDH. Conocido el resultado de la votación, dijo que "Estados Unidos no participará en esta iniciativa de crear un grupo de trabajo con los propósitos ya establecidos y alentaremos a otros miembros del CDH a actuar de la misma manera." "Alentaremos" quiere decir, en este caso, "presionaremos", tal como su país lo hiciera para impedir la creación de la Corte Penal Internacional. Como diría el maestro Noam Chomsky, ¡he ahí una clase práctica de lo que Washington entiende por democracia! Si se vota lo que EE.UU. quiere, su resultado es aceptado; en caso contrario, la "regla de la mayoría" se arroja al cesto de la basura y el imperio declara su repudio a la nueva norma y promueve la generalización de su desobediencia. En otras palabras: Washington se opone ex ante a cualquier proyecto de regulación de las transnacionales y de protección de los derechos humanos aun sin saber cual habrá de ser su contenido y si finalmente se concretará en un tratado o convenio internacional. Previsiblemente, los peones europeos siguieron la voz del amo y con impúdica deshonra se apresuraron a declarar lo mismo, arrojando por la borda los últimos restos de la tradición democrática europea.


Para concluir: una victoria muy importante y que pese a la deplorable deserción de algunos países de América latina y el Caribe cuenta con el aval de la constelación de actores que en la vida práctica están dando a luz un nuevo orden internacional crecientemente multipolar y en el cual la hegemonía de Estados Unidos se encuentra cada vez más menoscabada. Asombra la deserción de Brasil, apartándose de sus socios del Brics que en su totalidad votaron a favor de la propuesta de uno de sus miembros, Sudáfrica, lo que pone de relieve, por enésima vez, la clásica anfibología de Itamaraty: estamos en el Brics, pero subrepticiamente votamos con Estados Unidos. Sorprende y mucho consterna la defección de la Argentina, que tiene más de un motivo para preocuparse por el tema dada la creciente importancia que la explotación de los recursos mineros e hidrocarburíferos tiene en su actual estrategia económica y la sintonía política existente con el gobierno de Rafael Correa. Confiemos en que esta vez, a diferencia de lo ocurrido el siglo pasado, una nueva versión del código de conducta de las transnacionales pueda ser aprobado y llevado a la práctica para poner fin a sus interminables tropelías. Y que los países latinoamericanos que la semana pasada se abstuvieron –sobre todo Argentina y Brasil– replanteen su postura y colaboren activamente en las labores de la comisión que estará encargada de preparar la nueva normativa. Fue un pequeño, pero significativo paso adelante. La mejor prueba de esto es la desaforada reacción de los representantes del poder de las transnacionales, que no ahorrarán esfuerzos para frustrar la concreción de la digna y valiente iniciativa propuesta por Ecuador y Sudáfrica.


* Director del PLED, Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini

Publicado enInternacional
Domingo, 29 Junio 2014 06:26

Jihad petrolera global

Jihad petrolera global


¿Quién encabeza la jihad global, Al Qaeda o ISIL?, pregunta Hani Nesira, del Instituto de Estudios Al Arabiya, publicado por Al Arabiya News, controlado por Arabia Saudita (http://english.alarabiya.net/en/perspective/alarabiya-studies/2014/06/19/Who-leads-global-Jihad-al-Qaeda-or-ISIS-.html).


El Estado Islámico de Irak y el Levante (Siria/Líbano), cuyas siglas en inglés son ISIL y en árabe Daesh, que controla grandes porciones de territorio de Irak y Siria, ostenta un portal muy bien montado en las redes sociales, donde alardea sus hazañas.


Mustapha Ajbaili, de Al Arabiya News, explaya cómo ISIL/Daesh conquistó las redes sociales (http://english.alarabiya.net/en/media/digital/2014/06/24/How-has-ISIS-conquered-social-media-.html) y hasta publicita su jihadología en la revista online El Reporte del Estado Islámico.


El pasado 22 de junio los jihadistas colocaron un nuevo sitio, ISIL en Arabia Saudita, lo cual ha intrigado a los analistas que endosan a la monarquía saudita el padrinazgo de la guerrilla sunita.


Según Hani Nesira, ISIL/ Daesh florece en medio de estados fallidos con el fin de crear su propio Estado y cree ser capaz de liderar la jihad global, a diferencia de Al Qaeda, que se enfoca en el enemigo distante en lugar del enemigo cercano.


Considera que el liderazgo central de Al Qaeda se ha debilitado y es incapaz de apoyar a sus afiliados, lo cual reputa a ISIL/Daesh, con su expansión constante (sic) y sus éxitos (sic) en contextos caóticos a escalas nacional, regional e internacional, para superar a Al Qaeda y tomar el liderazgo de la jihad global.


El enfoque operativo de ISIS/ Daesh es geográfico, con el fin de establecer un Estado interconectado, la "media luna ISIS/ Daesh", que se extiende desde la histórica ciudad de Diyarbakir (sureste de Turquía), al borde del río Tigris, e incluye Raqqah (norte del centro de Siria), Mosul y Nínive (ambas en Irak). ¡Cómo sabe ISIL/ Daesh de geopolítica!

Hani Nesira comenta que los líderes de ISIL/ Daesh no son tan exhibicionistas en los multimedia como su contraparte (sic) de Al Qaeda. ISIL/ Daesh opera mejor las redes sociales que Al Qaeda.


Hani Nesira comenta varias diferencias entre las dos agrupaciones sunnitas ISIL/ Daesh y Al Qaeda, entre las que destaca la proclividad de la primera a asestar el anatema de apóstatas ( takfir) tanto a los sunitas, quienes no siguen su línea radical, como a todos los 300 millones de chiítas de los mil 600 millones de la umma, el universo islámico (casi la cuarta parte del planeta) –del cual 80 por ciento es sunita–, cuyo crecimiento demográfico y poligámico es sustancialmente juvenil.


Al Qaeda maniobró más bien en la región de Afganistán/Pakistán (AfgPak), mientras que "las operaciones suicidas de ISIL/ Daesh son efectuadas exclusivamente en Irak y Siria y no han conducido a operaciones aguijón en contra de Occidente o Estados Unidos, en línea con el concepto de ISIL/ Daesh, que se considera a sí mismo como un Estado (¡supersic!) y no una organización como los talibanes (nota: que operan en AfgPak).


Hani Nesira deberá actualizarse una semana después de su exposición, ya que ISIL/ Daesh "conminó a Líbano a prepararse para más ataques suicidas, según el mismo Al Arabiya News" (http://english.alarabiya.net/en/News/middle-east/2014/06/27/ISIS-warns-Lebanon-to-prepare-for-more-suicide-attacks.html), lo cual confirma la tesis de su contraparte, el periódico Al-Akhbar, muy cercano al Hezbolá chiíta libanés (http://english.al-akhbar.com/content/isis-declares-war-lebanon).

Nada de qué asombrarse después de que el mismo general Martin Dempsey, jefe de las fuerzas armadas conjuntas de Estados Unidos, había expuesto los vasos comunicantes entre Irak, Siria y Líbano en su célebre ecuación 2, 2, 2, 1 (http://www.jornada.unam.mx/2014/05/18/opinion/012o1pol).


Hani Nesira afirma que ISIL/Daesh carece de ética (sic) y parece depender de las creencias ideológicas del extremo jihadismo salafista, que aboga por la adherencia primigenia de los predecesores.


Imran Khan, del blog Al Jazeera –controlado por Qatar (http://blogs.aljazeera.com/blog/middle-east/iraq-whose-oil-it-anyway), a quien la prensa de Irán acusa de financiar a los sunitas de ISIL/ Daesh–, señala que la región kurda semiautónoma del norte de Irak ha exportado petróleo a Turquía contra los deseos del gobierno central iraquí (nota: del atribulado primer ministro chiíta Nuri Al Maliki).


Imran Khan reporta que el gobierno central de Bagdad presentó una demanda legal contra Turquía después de que Estambul anunció que el petróleo de la región kurda era vendido en los mercados internacionales –cuya primera entrega fue a Israel

(http://www.haaretz.com/news/middle-east/1.600206 )– y sentencia que el petróleo para Irak es su horizonte de vida, cuando sus ventas constituyen 95 por ciento de su presupuesto y controlar su exportaciones de petróleo significa controlar el país.

Imran Khan recuerda que con la ayuda de las sanciones y de la imposición de una zona de exclusión aérea por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia en 1991, los kurdos de Irak empezaron a construir una economía independiente. Es el petróleo el que ha financiado tal proceso.
Hoy los kurdos controlan 25 por ciento del petróleo de Irak cuando poco se habla de los yacimientos en Mosul y en la provincia de Nínive hoy bajo la férula de ISIL/Daesh.


Según Jeremy Bender, de Business Insider (25/6/14), Turquía estima entre 100 mil y 120 mil barriles de petróleo al día que fluyen desde Kurdistán, mientras 2.3 millones de barriles de petróleo se encuentran almacenados en el puerto turco de Ceylan.


Kurdistán planea incrementar sus exportaciones a 250 mil barriles al día en julio mediante sus contratistas ExxonMobil y Chevron.


Hoy las ganancias kurdas son colocadas en una cuenta de banco en Turquía, mientras el israelí Aaron Klein imputa que los miembros de ISIL fueron entrenados por instructores estadunidenses en una base secreta en Jordania, además de Turquía, cerca de la base aérea de Incirlik (http://www.wnd.com/2014/06/officials-u-s-trained-isis-at-secret-base-in-jordan/ ), lo cual no dista de la estrujante acusación del senador del Partido Republicano Rand Paul, uno de los líderes del Tea Party, quien reclamó a su país "haber creado el paraíso jihadista en Siria, Libia e Irak (http://rt.com/usa/167892-rand-paul-qaeda-iraq/ )"

.
El analista Claude Salhani publica en el portal Oil Price (23/6/14) un mapa prospectivo de la jihad petrolera global de ISIS/Daesh (http://www.alfredojalife.com/?p=1174), y se pregunta si es una coincidencia de que casi (sic) todos los países que este grupo radical islámico aspira gobernar sean productores de petróleo.


Las regiones negras del mapa, idéntico al color de la bandera de ISIL/Daesh, se extienden de los océanos Atlántico y Pacífico e incluye todo el norte de África, Nigeria y Camerún en África occidental, y Chad, Sudán, Etiopía y Somalia en la costa oriental del continente, atravesando los mares Mediterráneo y Rojo, para englobar el mundo árabe entero.


Se deduce que los estados fallidos, abundantes en estratégicas materias primas como el petróleo, constituyen la carne de cañón para las neobalcanizaciones geopolíticas y las nuevas regionalizaciones geoeconómicas.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional