El mandarín Xi seduce a Italia y resucita a Marco Polo

Estados Unidos (EU) se desgarra con el resultado de la investigación del fiscal especial Robert Mueller, mientras China se insinúa triplemente en Italia, en el principado de Mónaco (Ciudad-Estado a carta cabal y paraíso fiscal estratégico) y Francia.

Ocho siglos después al descubrimiento de la entonces encapsulada civilización china por el veneciano Marco Polo, ahora el mandarín Xi conecta con Europa a sus "Tres Rutas de la Seda" –terrestre, marítima y del Ártico (https://bit.ly/2CuUAqX)– primordialmente con Italia, pese a la hostilidad de EU y la Unión Europea(UE).

Se dice fácil, pero Italia, miembro del cada vez más agónico G-7 y la disfuncional OTAN, es el primer país europeo a vincularse con el supremo proyecto geoeconómico de infraestructura del siglo XXI que cuenta con el apoyo militar geoestratégico de Rusia.

Según Global Times, la audaz conectividad de Italia con las rutas de la seda del siglo XXI constituye "una ruta pragmática para estimular su economía" (https://bit.ly/2YkmFdY).

El portal chino comenta que la economía de Italia no se ha recuperado de la crisis financiera de 2008 ni de la crisis europea de la deuda, por lo que acoge con agrado las inversiones de China que básicamente busca “puertos de encrucijada ( hub ports)” en Europa para recibir "contenedores de larga escala", como es el caso del puerto de Pireo (Grecia), adquirida por Cosco de China.

Israel, con el primer Netanyahu, principal aliado de Trump en el mundo, ya cedió dos de sus tres principales puertos a China (https://bit.ly/2RdRAUY), mientras Pekín coloca su mira en los puertos italianos de Génova y Trieste.

En China están conscientes del endurecimiento de la postura de la UE que tilda a Pekín de "competidor económico en búsqueda del liderazgo tecnológico y un rival sistémico (sic) que promueve modelos alternativos de gobernanza". ¿Cuál es el problema de que exista la multipolaridad de corte ecuménico plural sin apartheid tecnológico?

Le Monde, muy cercano a la cancillería francesa, informa que los gobiernos italiano y chino firmaron un protocolo de acuerdo "no vinculante" de 29 contratos –de 2 mil 500 millones de euros a un potencial de 20 mil millonesde euros– para el "ingreso de Italia en las nuevas rutas de la seda", pese a "las inquietudes de Bruselas y Washington".

Los principales contratos son descolgados por Ansaldo (turbinas) y el Grupo Danieli que participara con mil 100 millones de euros a la construcción de una siderúrgica en Azerbaiyán– que, a mi juicio, conecta las rutas de la seda con la Unión Económica Euroasiática del zar Vlady Putin (https://bit.ly/2HINfbF).

Hoy Alemania ostenta siete veces más exportaciones que las de Italia a China que apenas llegan a 13 mil millones de euros cuando existe mucha duplicidad europea, quizá para aplacar la ira trumpiana, en referencia a los intercambios de Alemania y Francia con China: el comercio bilateral de Pekín y París ha alcanzado niveles récord cuando las exportaciones francesas agrícolas, farmacéuticas y de cosméticos crecen en forma exponencial (https://bit.ly/2U4GRBe).

Después de la visita un tanto cuanto inesperada del mandarín Xi a Mónaco, acudirá a Francia, donde participará en "una reunión inédita con el presidente Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker", según Le Monde, que afirma el escepticismo de Macron sobre el acuerdo entre China e Italia y la "acción europea uniforme de Merkel frente a Pekín" (https://lemde.fr/2Wk1TcA).

Asia Times vaticina que el mandarín Xi descolgará "magnos acuerdos con el presidente galo Macron", donde pesará la sombra de la debacle de Boeing que aprovechará la aeronáutica europea de Airbus (https://bit.ly/2USzav3).

¿Se adelanta Italia a la virtual balcanización de la UE, que empiezan a enunciar los medios alemanes (https://bit.ly/2CCjaWK), o a la inevitabilidad del Zeitgeist (espíritu del tiempo) del siglo XXI con la predominancia de la "asociación estratégica" de China (superpotencia geoeconómica) y Rusia (superpotencia "hipersónica" militar)?

¿El mar Mediterráneo convertido en mare sinicum?

http://alfredojalife.com

@AlfredoJalifeR_

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
Domingo, 24 Marzo 2019 05:34

La represión ya está en marcha

La represión ya está en marcha

Para contener a los 3.000 manifestantes de París, hubo muchos policías y símbolos como el recurso al Ejército francés.


El nombre del partido presidencial La República en Marcha se volvió ayer “La Represión en Marcha”. Los chalecos amarillos que, en toda Francia, participaron en la décima novena jornada de manifestaciones pusieron al frente de sus marchas ese cartel en signo de repudio al denso operativo policial con el que, esta vez, el Ejecutivo decidió impedir que se repitieran los saqueos de la semana pesada. Para contener a los 3.000 manifestantes de París hubo no sólo muchos policías sino, además, muchos símbolos. El más pesado es el recurso al Ejército francés. Los incendios y las depredaciones del sábado 16 de marzo en la Avenida de los Campos Elíseos, la convergencia entre los chalecos amarillos más radicales y los Black Blocs y la destrucción de las insignias bandera de las marcas del lujo mundial (el restaurant Le Fouquet’s, de Hugo Boss, Lacoste, Nespresso, Foot Locker, Longchamp, Zara) desencadenaron una purga inédita entre los altos mandos policiales, la prohibición de manifestar en ciertos barrios de París y otras ciudades así como la implementación de un red represiva sin precedentes. A medio día, más de 5.000 “controles preventivos” habían sido realizados por las fuerzas del orden. Capitales provinciales como Niza, Toulouse o Burdeos prohibieron a los chalecos toda manifestación en los centros donde se encuentran las boutiques de lujo. En París, los Campos Elíseos, los alrededores del Palacio presidencial y de la Asamblea Nacional fueron vedados a los manifestantes por los 6.000 miembros de las fuerzas de seguridad desplegados en París.


La imagen más impactante es, sin embargo, la presencia del Ejército francés cuya primera misión, el operativo Centinela diseñado en 2015 para proteger de los ataques terroristas los lugares públicos, fue ampliada ahora a la represión. El muy cuestionado Ministro de Interior, Christophe Castaner, dictó la consigna “impunidad cero”. La democracia macronista ha sido incapaz de resolver la crisis de los chalecos amarillos y terminó desplazando al Ejército para resguardar los símbolos de la ostentación y la riqueza. La imagen del gobierno se ha ido degradando a la par de la de los chalecos amarillos. El movimiento paga el tributo de las escenas de violencia y destrucción que las manifestaciones dejan a su paso. En los últimos días, una encuesta de opinión realizada por Odoxa demuestra la erosión de los chalecos: el 58% de los encuestados considera que la violencia le ha restado mucho crédito a los chalecos amarillos mientras que un 55% anhela que se terminen las manifestaciones. Las cifras son igualmente adversas para el gobierno. 76% cree que el Ministro de Interior no podrá mantener el orden público, 70% siente que Emmanuel Macron es igualmente incapaz y 67% piensa lo mismo del Primer Ministro Édouard Philippe. Cuatro meses de crisis debilitaron a todos los actores. El movimiento comenzó el 17 de noviembre con dos identidades permanentes: una, a lo largo de la semana, con la ocupación de las rotondas: la otra, el sábado, con las manifestaciones en las ciudades. Los intentos oficiales de desactivar la tensión no se completaron. Incluso si los chalecos se dividieron y fueron perdiendo impacto y respaldo (en un momento 76% de la población los apoyaba), la onda amarilla prosiguió su ruta. El telón que tapaba la Francia desértica se desplomó. El decorado de la felicidad liberal quedó al desnudo y, desde entonces, los chalecos han ido sembrando su propia agenda ante la impotencia política del gobierno y el presidente.


“Emmanuel Macron, el vértigo autoritario”, escribe el portal de información Mediapart. Unos 350 universitarios firmaron este fin de semana un texto contra “el grave peligro que corre la población con la política del gobierno”. La derecha, en cambio, se posiciona en contra de los chalecos amarillos. Uno de sus portavoces más camaleónicos, el filósofo Bernard-Henry Lévy, acusa a los chalecos de encarnar un “nihilismo mortífero”. Ese “vértigo” se explica por la obsesión de evitar que los sectores más duros del movimiento hagan causa común con los Black Blocs, tal y como ocurrió a mediados de marzo. Con el paso de las semanas, los grupos políticos radicales se mezclaron con los chalecos amarillos. El último que subió al escenario fue Black Bloc. Estos radicales vestidos de negro y pasamontañas están constituidos por una mezcla de antifascistas, anarquistas y los llamados autónomos. En un bar de París, uno de los Black Bloc explica a PáginaI12 que la situación insurreccional creada por los chalecos amarillos resultó un terreno de acción propicio y, sin que haya habido ninguna coordinación previa, “se plasmó en la calle de forma irremediable porque nadie acepta que la respuesta a una demanda social sea la represión salvaje”. Julien es un Black Bloc miembro del llamado “Comité invisible” que en 2007 publicó un famoso ensayo, “La Insurrección que viene” (La Fabrique Edition). Este libro, en sus primeras línea, constata que “cualquiera sea el ángulo desde el que se lo mire, la situación presente no tiene salida”. Por ello postula que la “insurrección no es sólo necesaria, sino también ineluctable”. A su manera, para ellos, los chalecos amarillos han sido el tambor que activó el nacimiento de esa insurrección.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Ecuador de Lenín Moreno es una tierra sin ley

Es casi inexplicable lo que acaba de ocurrir en Ecuador. Faltando apenas cuatro días para las elecciones, el Consejo Nacional Electoral del país sudamericano decidió que cada voto en blanco debería ser contado como si fueran tres votos y así aumentar exponencialmente las posibilidades de anular la inminente victoria de los candidatos de izquierda para el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, organismo responsable de los concursos de mérito y oposición para todas las autoridades de control como fiscales, jueces, contralor, etcétera.

Lenín Moreno convocó un referendo en abril de 2018 con el objetivo de destituir y nombrar a dedo a las más altas autoridades del país, incluyendo jueces y fiscales. Ese procedimiento es una violación al Estado de derecho, ya que está explícito en la Constitución vigente que esos cargos deben ser ocupados mediante concurso público de méritos y oposición. El objetivo era nombrar un personal próximo a Moreno que iniciara una persecución política al presidente Rafael Correa y a importantes miembros de su gabinete con el objetivo de matar políticamente la Revolución Ciudadana. La misión de observadores de la OEA indicó que ese referendo fue realizado sin el dictamen de la Corte Constitucional, lo que reafirma su inconstitucionalidad. Para estos gobiernos neoconservadores, que llegaron a las presidencias de los países liderados por proyectos de cuño popular, la implementación de un proyecto neoliberal sólo se puede lograr a partir del atropello a la legalidad con el apoyo de las empresas privadas de comunicación. Y eso se explicita en Ecuador de manera exageradamente vergonzosa.


Parte del plan de Moreno era convocar elecciones para que fuera la sociedad quien eligiera a los nuevos miembros del Consejo de Participación Ciudadana. Lo que Moreno no se esperaba era que con una inmensa ventaja los candidatos de la izquierda estuvieran para ser electos. El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social es una función del Estado que permitirá frenar en cierta forma la persecución judicial contra la izquierda ecuatoriana. Y lo que todo indica es que usarán cualquier subterfugio ilegal, amoral e inconstitucional para no permitir que la voluntad de la gente sea una amenaza para sus planes.


Fue así que Moreno entregó la sede de Unasur, que es un edificio público y no es propiedad del Ecuador, a una universidad privada de sus aliados políticos, pisoteando acuerdos y leyes internacionales, con la certeza de que no enfrentarán a la justicia nacional ni internacional. Moreno ha entrado a la historia de la región con acciones reprochables. Así como desapareció Unasur, un organismo de integración regional indispensable para enfrentar el poder político y económico del Norte. Moreno también atropelló las negociaciones para un acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional. Durante el proceso que avanzaba en firme, por obedecer órdenes de Estados Unidos suspendió la mesa y expulsó a los equipos negociadores. Jamás se había visto que un país garante y sede de las negociaciones para un acuerdo de paz actuara de esa manera. A partir de la suspensión se generó una grave crisis que ha postergado indefinidamente el fin del conflicto con los elenos.


Y qué decir del caso Julian Assange, en el que Moreno ha dicho públicamente que lo quiere entregar. Ha suspendido durante meses todos los derechos de que Assange gozaba como refugiado del Ecuador. Prohibió la visitas, acceso vía telefónica, al Internet, a libros, revistas etcétera. Assange está en una condición que emula a los detenidos ilegales por Estados Unidos en la base de Guantánamo. Su objetivo es forzar a que Assange se quiebre y salga de la embajada para ser detenido por el Reino Unido. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha reafirmado que el Ecuador no puede entregarlo y debe resguardar su integridad física.


En Ecuador no hay un Estado de Derecho y se ha transformado en una tierra sin ley.

Por Amauri Chamorro. Comunicólogo .

Publicado enInternacional
Justicia de Brasil ordena el arresto de Temer, acusado de corrupción

Río de Janeiro. Desde el último día del año pasado, cuando terminó su mandato presidencial y perdió el derecho al fuero, la duda no era si Michel Temer y algunos de sus ministros serían detenidos, sino cuándo sucedería, ya que existen 10 juicios por corrupción contra el ex presidente.

Además de Temer fueron detenidos Wellington Moreira Franco, su brazo derecho y ex ministro de Minas y Energía, y Joao Baptista Lima, coronel retirado de la policía militar de Sao Paulo, acusado de ser su testaferro desde hace 40 años en un esquema de corrupción. Los tres se encuentran en prisión preventiva por tiempo indeterminado, de acuerdo con la legislación brasileña.


La defensa presentó ya un recurso en segunda instancia, y según medios jurídicos, es probable que haya una decisión favorable al ex mandatario.


La prisión preventiva a Temer ocurre en un momento propicio para el gobierno. La noticia concentrará la atención durante los próximos días, justo cuando la popularidad del ultraderechista Jair Bolsonaro, el capitán que lo sucedió en el cargo, se desploma a velocidad vertiginosa. Apartarse de los reflectores será, aunque sea por algún tiempo, un alivio.


Además, la noticia sirve para rescatar la imagen de la operación Lavado Rápido (Lava Jato) y la de su mentor, el ex juez y actual ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, quien se encuentra sumamente desgastado.


Hasta hace poco ídolo de la clase media, de los grupos hegemónicos de comunicación y de los dueños del capital, encargado de encarcelar e impedir que Luiz Inácio Lula da Silva contendiera en las elecciones presidenciales, Moro fue nombrado superministro.


Sin embargo, rápidamente perdió fuerza al sufrir sucesivas derrotas. La más reciente se dio cuando fue duramente criticado en público por el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, precisamente el día anterior a las prisiones.


A propósito, puede que sea coincidencia, pero vale la pena recordar que Moreira Franco está casado con la suegra de Maia. La orden de prisión firmada por el juez de primera instancia de Río de Janeiro, Marcelo Bretas, tiene fecha del pasado viernes.


Esta nueva erupción se da a pocos días de que el Supremo Tribunal Federal impuso varias limitaciones al establecer que los casos de uso de dinero ilegal en campañas políticas sean llevados por la justicia electoral. Bajo esa acusación, la operación Lavado Rápido cometió una vasta serie de arbitrariedades.


Además, sus integrantes impidieron que Lavado Rápido se apoderara, para crear una fundación privada, de unos 630 millones de dólares de un acuerdo entre la estatal Petrobras y la justicia de Estados Unidos. Desatado el escándalo, el máximo tribunal actuó con inusual velocidad.


El juez Bretas, al ordenar el arresto de Temer, trató de pasar al electorado bolsonarista el mensaje de que, pese a las presiones, la operación Lavado Rápido sigue combatiendo la corrupción.


Es verdad que en el caso de Temer y los demás detenidos, al contrario de lo que pasa en la situación del ex presidente Lula, sobran las pruebas. Las acusaciones se remontan a los tiempos en que Temer era diputado local en Sao Paulo, y siempre fueron conocidos sus intereses en el puerto de Santos, que controló durante décadas. Las pruebas van desde grabaciones de audio hasta filmaciones que no dejan lugar a dudas, como la de su entonces asesor especial Rodrigo Rocha Loures, corriendo por la calle arrastrando una valija con unos 200 mil dólares. Según la fiscalía, se trataba de la cuota semanal del esquema de sobornos destinada al entonces presidente.


Ya instalado en el poder gracias a un golpe institucional, Temer no sólo mantuvo la costumbre de cobrar sobornos, sino que la amplió enormemente.


Sin embargo, la noticia, que sirvió de alivio para el ultraderechista Bolsonaro, podría traerle problemas.


Las relaciones de su gobierno con el Congreso andan mal y la escandalosa prisión de Temer y Moreira Franco servirá para elevar el precio de cada diputado a cambio del apoyo a las reformas pretendidas por Bolsonaro.


Es natural que el capitán presidente pretenda capitalizar los beneficios de los arrestos de ayer ante la opinión pública, pero para aprovecharlos tendrá que demonizar una vez más a la clase política, justo cuando más la necesita.


La Bolsa de Valores se desplomó, el dólar y el euro se dispararon, la difusa opinión pública aplaudió. Ahora, a ver qué pasa. Todo depende del tiempo que Temer y compañía sigan presos.

 

Publicado enInternacional
Mentiras, manipulación, silencios de los medios de comunicación dominantes

Es un hecho indiscutible la limitada proporción de noticias internacionales en los principales medios de comunicación. Esto no se debe a la extrema concentración del poder de decisión en el ámbito de la política exterior: ¡los intereses económicos y estratégicos son demasiado decisivos para estar sujetos al control popular más elemental! Las "democracias" más avanzadas son hemipléjicas y enfermas: las cumbres de los Estados y algunos expertos son las únicas "calificadas" y los ciudadanos de a pie no tienen nada que aportar, ni siquiera cuando se les consulta: en 2005, el "No" francés a la "Constitución" europea no contaba. Perturbaba a las autoridades públicas y privadas y contradecía a todos los medios de comunicación que habían pedido un "Sí".


Los medios de comunicación tradicionales, sin complejos y más allá de la cuestión europea, mienten, distorsionan, se esconden con más o menos sutileza, para alinearse (cuando no son adquiridos a través del reclutamiento selectivo de sus editorialistas) con los intereses de los grupos que los financian. El resultado es un grave desconocimiento de la opinión pública sobre la realidad de las relaciones internacionales y un confinamiento mental de los ciudadanos en su recinto nacional. ¿Cómo sorprenderse de los periódicos retornos del chovinismo estrecho, del nacionalismo arrogante, a menudo acompañado de racismo, en el seno de las grandes potencias? En efecto, los poderes "enseñan" el desprecio del otro y a desear el poder mucho más que la solidaridad transnacional (1)!


La paradoja es profunda en una época de globalización deseada por el mundo de los negocios y sus auxiliares estatales, lo que significa que ninguna economía nacional ni ningún pueblo puede escapar de la injerencia extranjera y del impacto de los intereses multinacionales en todas partes: cualquier régimen, sea cual sea, sufre una especie de "mestizaje". El Estado más apegado a la soberanía nacional y el pueblo más patriótico son víctimas de un entorno internacional desfavorable y se transforman, a pesar de ellos, por la penetración de intereses que no son los suyos propios. Esto es particularmente cierto en el caso de los raros bastiones que pretenden formar parte de un socialismo a menudo dañado por sanciones de todo tipo (embargos, congelación de activos financieros, discriminación comercial, presiones políticas e ideológicas, etc.) que pueden llegar hasta el sabotaje y la intervención militar.


Los principales medios de comunicación occidentales guardan silencio sobre lo que les abruma de los regímenes que les desagradan debido al equilibrio de poder: la presentación de Corea del Norte durante más de medio siglo llega hasta la caricatura más resumida. Lo mismo es cierto para el chavismo en Venezuela, como lo ha sido en el pasado en Vietnam y Cuba! La desinformación es la regla: el simplismo malsano prevalece en la lucha entre un "campo" y el otro, en una niebla mantenida por la charla incesante sobre "valores" e "ideas". La adhesión a la ideología de los administradores capitalistas, junto con una "incultura de moda y descarada, parlanchina y narcisista", como escribe A. Accardo (2), caracterizan a algunos especímenes de escuelas de periodismo que producen conocimientos técnicos más que conocimientos. No todos los periodistas lo hacen, pero, en una situación precaria, casi todos aceptan que les dejen atados con la correa de los "jefes" (3).


Los medios de comunicación dominantes, ya se trate particularmente de canales de noticias en continuo, de emisoras de radio privadas o públicas, o de la prensa escrita, con una etiqueta casi oficial (en Francia, por ejemplo, algunos periódicos están a su vez "mediatizados" por la radio y la televisión, como Libération, Le Figaro, Valeurs Actuelles, etc.), son herramientas para la producción de un pensamiento conforme, a pesar de su aparente diversidad, que parece más o menos "de moda", ¡fuente de un servilismo "voluntario"! Lo internacional es un terreno de información particularmente "eficaz" para producir un consenso muy favorable a las potencias establecidas: sin referirse directamente a los choques políticos internos, favorece un enfoque basado en ellos con un fuerte coeficiente ideológico neoliberal, incluso tendiente al fascismo. Hablar de "otro lado" es una excelente manera de influir en "casa": ¡por qué privarse de atacar a Chávez sin reservas si se alcanza a Mélenchon al mismo tiempo! Durante décadas, cualquier crítica a la URSS permitió poner en tela de juicio a los partidos comunistas occidentales, que no podían hacer mucho al respecto.


Una evaluación binaria basada en las nociones (primaria y cuasi religiosa) del Bien y del Mal, confirmada regularmente por las corrientes doctrinales americanas, se utiliza casi sistemáticamente para cualquier cuestión internacional. La transposición al orden interno es evidente: los medios de comunicación dominantes sirven al Bien y los que no están de acuerdo se encuentran en el campo del Mal.


Por último, toda la información macroeconómica se inscribe en el marco exclusivo del capitalismo y de su gestión: los problemas específicos del socialismo, que se consideran "contranatura", nunca se rechazan de una manera global. Las controversias sólo están permitidas en los medios de comunicación dominantes en el único sistema aceptado, es decir, la economía de mercado y su lógica, de la que nadie puede escapar bajo pena de desastre social. No habría alternativa y la historia económica no tiene cabida: está acabada. La prueba de este fin de la evolución ha sido el fracaso de otros experimentos, por lo que resulta absurdo querer reproducirlos "en casa": tomar en cuenta las múltiples agresiones económicas y financieras sufridas por la URSS, Cuba, Chile, Corea del Norte, Venezuela, etc. está completamente fuera de lugar!


Denunciar la escasez "en otro lugar" (o en algunos casos el éxito de una medida particular que debería adoptarse "en casa") es la manera de evitar propuestas de oposición en nuestra propia economía! Incluso si los contextos extranjeros son muy diferentes y racionalmente no transponibles. El concepto de "modelo" o modelo rechazable se ve así favorecido en la mente de las personas. Todos los "expertos" (seleccionados) convocados por los editores lo confirman en todo momento.


Las reglas seguidas


La información internacional a través de los medios de comunicación dominantes está sujeta a ciertas reglas de "eficacia" propagandística, aunque las redacciones se defienden declarándose "ofendidas" y víctimas de un populismo inaceptable cuando son desafiadas.


Sin embargo, una breve explicación de los métodos utilizados es difícilmente eludible para quienes son de buena fe.


El descriptivismo prevalece sistemáticamente. Los acontecimientos del día no tienen raíces ni historia. El "flash" o destello privilegiado, que busca la emoción, excluye la explicación. Se utiliza la imagen simbólica (por ejemplo, el niño herido en las ruinas de un bombardeo) o el testimonio individual escogido, que sería suficiente para tener sentido.


No se tiene en cuenta el tiempo largo: la cuestión kurda, por ejemplo, ¿no se remonta a las secuelas de la Primera Guerra Mundial, y no plantearía la responsabilidad de los vencedores de 1918? ¿No tendría la cuestión palestina casi setenta años de antigüedad, al igual que la cuestión coreana (incluida la devastadora guerra de 1950-1953), y estas últimas décadas no tendrían ningún impacto en los acontecimientos actuales?


Cada evento mediático martilleado uno o más días consecutivos, con una fuerte intensidad para impregnar las mentes, de repente desaparece para dar paso a otro que a su vez se borra a sí mismo: no hay seguimiento. El objetivo no es hacer que la mente entienda, sino "impresionarla" para crear la opinión deseada por las autoridades.


Uno puede imaginar el daño intelectual que tal método produciría en el campo de la pedagogía escolar!


Cada día, hay muchos eventos dentro o entre los 200 o más estados que comparten el planeta. Los medios de comunicación dominantes hacen "su mercado", en relación con la agenda interna monopolizada por las autoridades públicas y privadas, con el fin de influir en la opinión pública, ya sea para reforzar una idea general recibida o para actuar sobre un tema específico que necesita ser abordado. Por ejemplo, se elegirán acontecimientos que refuercen la hostilidad hacia China o Rusia o que demuestren que la policía argelina puede jugar a la porra como los franceses y que no podemos detenernos en las condenas del gobierno francés pronunciadas por las Naciones Unidas o el Parlamento Europeo con ocasión de la represión de los Chalecos Amarillos en París.


Los acontecimientos no son escogidos a diario por su interés intrínseco, su novedad, su mayor o menor alcance, sino por su "utilidad" en la batalla local del momento (social, ideológica, institucional, etc.). Se trata de ilustrar con una imagen internacional "significativa" lo que es "apropiado" pensar en el orden interno: el ejercicio mediático, de perfecta mala fe, ¡pretende ser ante todo "pedagógico"!
En el orden internacional, las redacciones tienen una gran "libertad": la mayoría de los ciudadanos son incapaces de verificar sus declaraciones, a diferencia de lo que se puede afirmar en el orden interno. En la masa de eventos que ocurren en todos los continentes, donde los ciudadanos tienen algún medio de evaluación, siempre hay algunos que pueden ser identificados y desarrollados para legitimar cualquier causa!


Ninguna de ellas se impone objetivamente en detrimento de todas las demás! Le toca a los periodistas "responsables" (4) a ser hábiles, capaces de elegir bien los hechos y a los "conocedores" que ofrecerán un poco de música de objetividad, el encauzar bien los debates, desestabilizando eventualmente al invitado equivocado por excepción y deliberadamente, para hacer creíbles a los "buenos" pensadores invitados "regulares" porque su posición es conocida de antemano!


Obviamente se excluye que los dominantes estén dominados, aunque sea accidentalmente (de ahí la rareza de la cobertura televisiva o radiofónica de un Bourdieu (en el pasado), un Onfray o un Badie (hoy), o más generalmente un gran número de académicos capaces (siempre que se les solicite) de enfrentarse a los "suscriptores" del estilo Minc, Finkelkraut, B-H. Lévy y otros Zémour o Ménard y una cohorte de falsos expertos más o menos economistas o políticos de fundaciones y organizaciones fantasmas, cuando se necesitan!


La repetición es otra regla cuando el hecho tratado es potencialmente "persuasivo". La información audiovisual continua permite realizar un verdadero "bombardeo" de la opinión pública, que sólo puede ser sensible a ella. A esta crítica de esta insistencia partidista, se responde que otras informaciones (no "ejemplares" para el sistema) se han dado también en el espíritu pluralista que es la doctrina oficial. Pero no está claro si esta información "secundaria" sólo se emitió después de las 23 horas, una o dos veces, en la parte inferior de la pantalla, con o sin imágenes, ¡a diferencia de las "principales"!


Así, la intensidad más o menos repetitiva y el dominio de los horarios y de la puesta en escena crean las condiciones para el respeto ficticio de una pseudo-"objetividad", que es altamente reivindicada por los profesionales de los medios de comunicación mentirosos! Sin embargo, el pluralismo no es esta "objetividad" inaccesible, sino una honestidad elemental que tiene en cuenta tantos acontecimientos internacionales como sea posible, dándoles un contenido explicativo.


El hecho de que en los diferentes canales de televisión y radio la selección de noticias internacionales sea estándar no sería prueba de un deseo de formatear la opinión, sino, por el contrario, de respeto por una "verdad" única frente a los vendedores de "noticias falsas", es una broma triste. Bastaría para demostrarlo la historia de las diversas falsas "verdades" ampliamente difundidas y repetidas, por ejemplo las relativas al ejército iraquí y sus "armas de disuasión masiva" o la "masacre" de Bengasi por los mercenarios del Sr. Gaddafi, causa de la destrucción de Libia por parte de Francia y la OTAN.


Los acontecimientos internacionales "preferidos" por los principales medios de comunicación no son movimientos populares cuando portan demandas sociales, a menos que ocurran en países "enemigos". En lo que se pone énfasis no es el pueblo, sino sus líderes que serían "buenos" o "malos"!


Esta personalización de la vida internacional se persigue al extremo y los enfrentamientos se resumen en "guerras de cabezas" de personalidades con sus pequeños y grandes defectos, o por el contrario sus virtudes, portadoras de altos "valores": los intereses materiales en juego nunca ocupan los titulares, en beneficio de una especie de psicologización de los problemas. Es obviamente "más simple" y más convincente transformar los conflictos internacionales en un cuasi-querella de vecindad entre individuos (Trump/Putin, por ejemplo), que probablemente se resolverá si hay un cambio de personajes!


Un hecho nunca es "puro". Siempre es "tratado" por el informante que crea la impresión que obtiene "el informado". El tono del comentarista, las palabras que utiliza, posiblemente la música de fondo que acompaña a la imagen, la proximidad de otra información que la contamina, distorsionan la cruda realidad a la que es difícil acceder. Una "buena" redacción es por función manipuladora: los adjetivos calificativos se utilizan con oportunidad (para un líder detestado que no se descuidará en llamar "dictador"), la ironía bienvenida (especialmente para los pequeños estados del Sur cuyos aspectos pueden parecer folclóricos), la precaución austera requerida (si se trata del Vaticano o Israel). El estilo debe llegar a causar indignación (por violaciones de los derechos humanos en un país no occidental o por guerras destructivas cuando no son "justas", por ejemplo las de Rusia (y no las de una coalición pro-occidental como en Yemen) cuyos "daños colaterales" deben ser admitidos....


Hay que conseguir disociar como si se tratase de naturalezas totalmente diferentes las "dictaduras" de las "democracias", las guerras "justas" y otras guerras, las intervenciones "humanitarias" y el uso de la fuerza armada, las elecciones de los aliados y las (siempre cuestionables) de los otros.... Es necesario ser "sencillos", evitar la noción de contradicción, negarse a aceptar la complejidad de la realidad, los obstáculos a una "sana" comprensión de las relaciones internacionales en favor del mantenimiento de un orden establecido, menos malvado gracias a un Occidente que trabaja constantemente por el progreso de la Humanidad!


Para los medios de comunicación dominantes, un lanzador de piedras contra la policía en París, o contra la policía de la Sra. Park (ahora en prisión) en Seúl (5) es un matón, pero un ciudadano lúcido y valiente si es "gaseado" en Argel (6) o Caracas! Un manifestante asesinado o herido en París no es más que un "error" resultante de un comportamiento individual en el contexto del mantenimiento del "orden republicano"; en países poco apreciados como Venezuela, ¡es el resultado de la naturaleza represiva de las potencias!


Estas prácticas llevan necesariamente a un creciente descrédito en los medios de comunicación dominantes (el 10% de los franceses siguen confiando en ellos), ya sea el Pravda al final de la URSS o la BFMTV bajo la presidencia de Macron. Sin embargo, tienen el "deber" de superar, a través de una serie de desviaciones, su falta de principios, la inconsistencia de sus juicios de valor y el debilitamiento de la cultura democrática de muchos periodistas, a menudo seleccionados por su adecuación a las "normas" aceptadas y su servilismo oportunista (7)!


Algunas ilustraciones


En el orden interno, lo social es el objeto de toda censura y autocensura: ¡las reivindicaciones necesariamente presupuestables contradicen la lógica de un capitalismo inescrupuloso que no cede nada cuando se trata de dinero!


En el orden internacional, también se neutraliza todo lo relacionado con las transacciones financieras, la "optimización" fiscal, los fenómenos de concentración, la competencia que nunca es libre y siempre es falseada! Es necesario creer en una sociedad internacional "equilibrada", a través del "libre juego de las leyes del mercado", es decir, la mejor manera de asegurar el crecimiento y el progreso. Por lo tanto, el núcleo del sistema está cuidadosamente protegido por los medios de comunicación dominantes.


El orden de la Unión Europea es, pues, objeto de todas las "precauciones" mediáticas: cualesquiera que sean las críticas que algunos hagan, la Unión Europea, la Comisión y el BCE se benefician de una gran autocomplacencia mediática: esto se constató cuando el Estado griego se opuso a ello, así como con ocasión de Brexit y de las disputas italianas. En Francia, el episodio del "No" en el referéndum de 2005, a pesar del apoyo pleno y casi unánime de los medios de comunicación al "Sí", seguido de una manipulación parlamentaria, fue presentado de forma caricaturesca.


El tratamiento de los paraísos fiscales y de la evasión fiscal es muy complaciente: los medios de comunicación sólo critican a unas pocas "ovejas negras de cuello blanco", pero el sistema de fraude "legal" tolerado por los Estados nunca se lleva a juicio. Los casos de los "Paradise papers" o "Panama papers" han sido despolitizados al máximo y las propuestas de medidas vinculantes no han sido apoyadas.
Los periodistas sometidos a las clases decadentes y corruptas tienen, como ellos, miedo de la verdad, como dijo Jaurès ya en 1904. Pertenecen a este "centro extremo", en el corazón de la ideología sigilosa del sistema mediático, una opción que permite sucesivamente a todos los mítines (tanto a Sarkozy, como a Hollande y Macron, este último omnipresente en todas sus facetas en todos los canales), expresión de un mundo "nuevo" perfectamente similar al antiguo. Al adornarse con la finura de la "moderación" en las cuestiones financieras más "delicadas", los medios de comunicación dominantes salvaguardan el liberalismo financiero y su lugar al margen de toda controversia política.


Para estos observadores "honestos", que son periodistas en los medios de comunicación dominantes, el mundo está dividido sin matices entre dos tipos de Estado, dos tipos de sistemas socioeconómicos, liderados por dos tipos de líderes: los "buenos" (los Estados Unidos, incluso con Trump, el capitalismo y los responsables alemanes, británicos,...) y los "malos" (Rusia, China, Irán, así como Putin, los líderes del PC chino, etc.). Los medios de comunicación no entran en matices: ¡ellos nunca logran nada, están en crisis permanente y "nos" amenazan peligrosamente! En resumen, todo estaría bien en el mundo si no existieran.


El delirio a veces alcanza nuevas cotas: ¡sólo en lo que respeca a las últimas décadas se podría hacer una colección entera de los absurdos acumulados contra Corea del Norte o Libia!


Por ejemplo, los medios de comunicación occidentales han anunciado repetidamente la muerte del régimen de Pyong Yang y han esgrimido la amenaza que representa para la paz mundial, que se refleja en el interminable desfile militar en todas las pantallas, que es claramente la única actividad de los fanáticos norcoreanos. A este espectáculo edificante se le añaden los comentarios televisivos y radiofónicos de los "expertos" más analfabetos sobre los horrores sin parangón del régimen norcoreano hasta el cambio de rumbo de Trump.


La evolución de los Estados Unidos en esta materia ha invertido la desinformación europea que, por lo tanto, ha cambiado de tono y... de "expertos", ¡sin recordarnos los daños económicos, políticos y humanos causados por 70 años de embargo!


El Sr. Gaddafi, comparado con un peligroso loco, y la Jamahiriya Libia no fueron tratados mejor hasta que la guerra en Sarkozy y B-H. Levy destruyera todo el país, que sigue hundido en el caos ocho años después! Los medios de comunicación de hoy en día prefieren el silencio casi total sin el menor arrepentimiento.


Por otra parte, la más mínima sacudida positiva en Arabia Saudí, como el permiso de conducir para mujeres, es aclamada como un salto democrático hacia adelante. A eso conduce el binomio dólares y petróleo!


En África (especialmente en el África francófona), donde se multiplican las elecciones presidenciales amañadas, los medios de comunicación occidentales dominantes muestran discreción: ¡la indignación por el fraude electoral se enfoca en otras direcciones! Los medios de comunicación deben ser cautelosos con Bolloré, y con algunos grupos importantes como Total, que tienen un fuerte interés en estas tierras difíciles y que, por lo tanto, se muestran complacientes con las autoridades locales más corruptas (8).


Cuando las tropas de la OTAN han destruido todo Oriente Medio y continúan haciéndolo con Arabia Saudí en Yemen, se "explica" que estas guerras se libran de acuerdo con el derecho humanitario, lo que no es el caso de los rusos en Siria, por ejemplo, "aliado incondicional" del verdugo en Damasco. Los periodistas no tienen que preguntarse por el coste de las "guerras justas", sino sólo por el coste de las intervenciones rusas o iraníes, ¡cuya mala conducta es obvia!


La nueva dictadura brasileña no preocupa a los periodistas sudamericanos. Por otro lado, la Venezuela chavista merece todas las acusaciones, aunque el régimen bolivariano, antes de experimentar la crisis actual en gran medida debido a las políticas estadounidenses, sacó a miles de venezolanos de la pobreza.


Está claro para los medios de comunicación que no se debe dar crédito a ninguna experiencia de orientación socialista porque no hace falta decir que ninguna "debe" tener éxito.
Desde Allende hasta Maduro, pasando por el régimen cubano, se proclamó mediáticamente que el fracaso estaba programado! Todos eso sirve igualmente para golpear a la izquierda occidental cuando ésta se muestra solidaria.


Finalmente, cuando el tema es demasiado sensible para ser juzgado sin precaución (como en el caso del problema de los migrantes o el conflicto entre Pakistán (aliado de Estados Unidos) e India (un contrafuego a China), los principales medios de comunicación buscan su mercado en la manada de intelectuales occidentales y en la "cultura de Wall Street", aunque tengan poco que decir: la cháchara moderna y moderada de los afortunados expertos elegidos ahorra tiempo a los periodistas, a los que se recomienda mantener una postura "neutral" y moderada.


En términos más generales, las líneas estratégicas de los medios de comunicación dominantes satisfacen las preocupaciones de las autoridades públicas y privadas que también son dominantes en Occidente.


Necesitado de enemigos, el sistema mediático cultiva un espíritu de "guerra fría" y un mundo unipolar centrado en Occidente, contra cualquier progreso de una multipolaridad que, sin embargo, sea favorable a los intercambios y al mantenimiento de una paz equitativa.


Nunca se pone en tela de juicio a la OTAN (a diferencia de las Naciones Unidas), a pesar del papel primario desempeñado por el solo Estados Unidos y su unilateralismo agresivo (800 bases militares en todo el mundo). Por el contrario, cuenta con el apoyo de los medios de comunicación, como hemos visto con la crisis ucraniana, la reintegración de Crimea en Rusia y la agresión polaca o báltica contra el Kremlin.
En cuanto a los derechos humanos y las cuestiones humanitarias, se tratan de manera muy diferente según los casos.


A veces ocupan lo esencial hasta el punto de subordinar cualquier otro problema; se olvidan cuando las potencias que los violan se asocian con Occidente, como es el caso de la Turquía de Erdogan, ese pivote de la Alianza Atlántica, incluso cuando masacra al pueblo kurdo. Lo mismo ocurre con los derechos de los migrantes, que son olvidados como seres humanos, relegados al trasfondo de un proteccionismo omnipresente.


Estas orientaciones generales no excluyen expresiones específicas de posiciones críticas que sugieren que no hay monolitismo, una ilusión que tiene el "mérito" de reforzar la credibilidad de un pensamiento coherente pero renovado, si lo comparamos, por ejemplo, con la época gaullista de los primeros días de la V República Francesa. La pseudo "élite" que ejerce su hegemonía a través de los medios de comunicación tiene, hay que reconocerlo, la capacidad de innovar y de ofrecer variaciones de opinión pública que le permitan perdurar (9).


Así, día a día, se desarrolla continuamente una desinformación que formatea, utilizando el desvío de lo internacional, a los ciudadanos para que adopten una posición "políticamente correcta" en el orden interno. Este es el único propósito de la limitación de tiempo y espacio que se da a las relaciones internacionales. Esta intensa propaganda es para la "llamada sociedad democrática, como dice Noam Chomsky, lo que la porra es para el estado totalitario"! Si bien la porra es dolorosa, la práctica de los medios de comunicación occidentales tiene la "virtud" de fabricar en cadena tontos ignorantes que es difícil de curar.


Parafraseando a G. Bachelard afirmando que "no hay ciencia sino es crítica", podemos concluir que "no hay información auténtica si no es crítica", es decir, en una ruptura con el Estado y el dinero.
Pero, ¿cómo se puede lograr esto?


Dentro del marco del sistema, es obvio que el realismo prohíbe cualquier solución.


Pero el "realismo", respondió Bernanos, "es el sentido común de los cabrones.


¡A eso hemos llegado!

Por 

Robert Charvin
Investig'Action

 

Notas


1. Podemos recordar cómo los "boatpeoples" vietnamitas y anticomunistas fueron "aplaudidos", a diferencia de los refugiados chilenos, por ejemplo, expulsados por Pinochet, acogidos por los comunistas y los progresistas europeos.
2. A. Accardo. Para un socio-análisis del periodismo. Agone. 2017.
3. Véase A. A. A. Lancelin. El pensamiento tomado como rehén. Armarse intelectualmente contra los medios de comunicación dominantes. Les Liens qui Libèrent. 2018.
4. Esta categoría muy privilegiada y muy restringida, adquirida por el sistema, debe distinguirse de la masa de periodistas más o menos precarios que no pueden ejercer realmente su profesión (la mitad de los periodistas franceses cobran el salario mínimo y son totalmente dependientes de su empleador).
5. El movimiento popular en Corea del Sur, que de manera masiva y pacífica logró imponer la dimisión de la Sra. Park en 2017, ha sido prácticamente ignorado en Europa. El "ejemplo" era "peligroso"!
6. Como es tradicional para los gobiernos franceses y los medios de comunicación, la posición frente a los acontecimientos en Argelia es la de "dos hierros en el fuego": se garantiza el futuro, sea cual sea, absteniéndose de optar claramente por una u otra fuerza (véase la "cautela" durante la guerra civil entre islamistas y el ejército en la década de 1990 o durante las elecciones presidenciales de abril de 2019).
7. Cuando los periodistas más "eminentes" (los únicos responsables del discurso dominante) son cuestionados por sus seguidores, su cortesía y su agresividad (incluso en la función pública) contra los opositores, tienden a unirse, aprovechando el silencio forzado de sus colegas más precarios. Luego denuncian la "conspiracionismo" y el "populismo", sin dar ninguna definición. Este corporativismo se prefabrica en las escuelas de periodismo donde se enseña un cierto "saber hacer" sin necesidad de una cultura crítica.
8. Las críticas son mucho más fuertes cuando se trata de países más alejados de Europa, como Sudán o Argelia, por ejemplo. Por lo tanto, existe una visión muy diferente de las prácticas internas idénticas de los Estados según su orientación externa. Ver R. Charvin. "¿Nueva "Guerra Fría" o nuevo tipo de beligerancia? "en Relations Internationales (París), n° 108. Enero-Marzo 2017.
9. Afortunadamente, "La historia es un cementerio de élites", como escribe Thomas Bo Homore (Elites and Society. Londres. Watts. 1964).

Publicado enSociedad
Cunningham refuta el juego de guerra de la Rand sobre el triunfo de Rusia // China vs EU

Es sano dialéctica y mentalmente aportar válidas antítesis, como la de Finian Cunningham, anterior editor científico de la Royal Society of Chemistry de Cambridge (Inglaterra), quien refuta el "juego de guerra" de Rand en el que Rusia y China propinan una paliza a Estados Unidos (EU) (https://bit.ly/2TKL1yB).

Finian Cunningham no toma en serio los "juegos de guerra" de Rand, "íntimamente vinculada al Pentágono", y juzga que en caso de enfrentar una derrota militar "los gobernantes de EU y sus jefes del Pentágono no vacilarían en presionar los botones nucleares", lo cual pudiera "quizá presagiar el fin del planeta".

El químico irlandés Finian Cunningham levanta las cejas sobre el timing del escenario de la Rand cuando "Trump propone en forma coincidente un nuevo presupuesto federal para 2020 y el Pentágono busca una mayor rebanada del pastel fiscal de lo que usualmente devora": Trump planea elevar el gasto militar anual a 750 mil millones de dólares (¡muy cercano al PIB de México!), con un “incremento récord de 34 mil millones de dólares, cuya mayor parte de su financiamiento adicional pertenece al rubro de "defensa misilística".

Según Cunningham, el "alarmismo" de la Rand "intenta aterrorizar a la opinión pública de EU para aceptar otra inyección colosal de dinero al complejo militar industrial del Pentágono" y a los "inversionistas de Wall Street".

En forma significativa, la Rand se (con)centra en los misiles hipersónicos de Rusia y China, lo cual juzga como "risible repetición de un viejo ardid".

Cunningham rememora que la Rand fue establecida hace 71 años al inicio de la guerra fría con la ex URSS con uno de sus fundadores: el general Curtis LeMay, quien fue el jefe del Comando de la Fuerza Aérea de EU y estuvo a cargo del "bombardeo estratégico" de Japón que llevó al lanzamiento de las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki.

La insanidad mental del general LeMay llegó a grados de desear bombardear Cuba durante la crisis de los misiles de 1962, además de ser ferviente promotor de lanzar bombas nucleares "preventivas" (sic) contra la URSS.

El general LeMay no distaba mucho de la sicosis, desde el punto de vista humanista, del general McArthur quien pregonó lanzar una alfombra de bombas nucleares en Norcorea.

La Rand suele vender la idea de la "brecha de misiles y bombas" que supuestamente tenía EU con la ex URSS: una "completa ficción (sic) que reconoció el mismo ex presidente Johnson".

Según Cunningham, "EU siempre ha tenido mayor poder de fuego cuantitativo (sic) que la URSS o China" y hoy "casi tres décadas después de la guerra fría nada ha cambiado mucho" cuando lo "absurdo ha llegado al grado de que EU gasta más dinero en su rubro militar que el resto de los otros 15 principales países combinados": el "presupuesto anual del Pentágono es tres veces mayor a la asignación de China y 10 veces más a lo gastado por Rusia".

Igual que el estratega ruso Andrei Martyanov (https://bit.ly/2CbHXjy), Finian Cunningham asienta que el "desarrollo militar de Rusia y China es más eficiente (sic) que el de EU". ¡La mega corrupción del complejo-militar de EU es legendaria!

Finian Cunningham arguye que en una "hipotética guerra convencional", Rusia o China serían un tremendo desafío para EU y concluye que "la mayor amenaza a la seguridad nacional de EU no es Rusia ni China", sino su "propia maquinaria de guerra parasitaria, insaciable e incompetente (sic) que es fundamental para el capitalismo trasnacional de EU".

Justamente entre los "inversionistas de Wall Street" se encuentra Boeing que acaba de sufrir un descalabro bursátil con sus averiados aviones vendidos a Indonesia y Etiopía.

En coincidencia con el reporte de la Rand y su desestimación por Finian Cunningham, el portal trotskista WSWS desmenuza que el nuevo presupuesto de Trump está destinado para librar una "plena guerra" mediante su incremento de 4.7 por ciento, en particular, en el rubro de Operaciones de Contingencia Foránea (OCO, por sus siglas en inglés): casi 100 mil millones de dólares más (un total de 164 mil), lo que "seguramente encenderá la alarma (sic) en Teherán, Moscú y Pekín" (https://bit.ly/2TJ5iEO).

¿Cuál será la "plena guerra" que prepara Trump: Venezuela, Irán o Norcorea?

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Miércoles, 20 Marzo 2019 05:36

EE.UU. presiona sobre Venezuela

EE.UU. presiona sobre Venezuela

Las presiones diplomáticas y económicas se renovaron este lunes y ayer con la ocupación de tres sedes diplomáticas.

 

Donald Trump repitió en Washington lo que ya es el clásico “todas las opciones están sobre la mesa” al referirse a Venezuela. A su lado estaba Jair Bolsonaro, quien había dicho que era necesario “liberar a Venezuela” pero ratificado lo que ya se sabía, la negativa a enviar soldados en una eventual intervención militar. 

Durante el mismo día desde Roma, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, también afirmó que “todas las opciones están sobre la mesa”. Agregó luego: “Decimos que EE.UU. ha elegido el camino para ejercer presión diplomática y económica sobre el régimen para el futuro pacífico de Venezuela”. Sus declaraciones se dieron luego de la reunión con el viceministro de relaciones exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, donde, como se preveía, no hubo acuerdo entre ambas partes.


Las presiones diplomáticas y económicas se dieron durante este lunes y martes. En el primer caso tuvo lugar la acción ilegal de ocupaciones de tres sedes diplomática de Venezuela en EEUU, en Washington y Nueva York. En simultáneo el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, recibió a la enviada por Juan Guaidó, a quién reconoció como embajadora y recibió sus credenciales.


En la cuestión económica el Departamento del Tesoro norteamericano sancionó ayer a la empresa estatal Compañía General de Minería de Venezuela (Minerven) encargada del oro, un bien que fue nacionalizado en el año 2011. Las sanciones aplicadas prohíben a cualquier persona o compañía estadounidense realizar negocios con Minerven. Así se cumplió la amenaza de Abrams del 12 de marzo, al afirmar que EE.UU. preparaba “nuevas y significativas sanciones contra Venezuela”.


El nuevo ataque se enmarca dentro de la cronología de los ataques contra Venezuela, que, como señala la investigadora Pascualina Curcio, han generado U$S 114.302 millones de pérdidas. De ese total, 21.450 millones han sido producidos por las medidas coercitivas unilaterales, como, entre otras cosas, los bloqueos financieros, embargos comerciales, y el robo de activos de Citgo anunciado por John Bolton en el mes de enero. Los 92.852 restantes corresponde a lo que se ha dejado de producir como consecuencia del ataque a la moneda y su impacto sobre la inflación y la producción nacional.
Trump afirmó al lado de Bolsonaro que habrá “sanciones más duras”, y reiteró su llamado “a los miembros del ejército venezolano de terminar su apoyo a Maduro, que en realidad no es más que una marioneta de Cuba”.


“Todas las opciones” ha resultado hasta el momento la profundización del ataque sobre la economía, la conformación de un gobierno paralelo construido desde Washington, la demonización mediática coordinada entre grandes medios, el intento de ingresar a territorio venezolano el 23 de febrero, ataques paramilitares a cuarteles de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), el saboteo eléctrico que dio lugar al apagón que duró más de 72 horas en algunas partes del país. ¿Qué otras opciones? Esa es la pregunta a la que buscan respuesta quienes conducen el proceso golpista, es decir los hombres designados por Donald Trump.


Hasta el momento no se han dado tres elementos que podrían haber cambiado el curso de los acontecimientos a favor de su objetivo: un quiebre de la Fanb, un levantamiento popular inducido por las dificultades económicas y actos como el saboteo, y el apoyo masivo, policlasista, a Guaidó. El “cese de la usurpación” no parece posible sin esas variables.


Significa que para avanzar en el objetivo del derrocamiento necesitan implementar otro tipo de acciones, de opciones, junto a las que ya están en proceso permanente de ejecución y continuarán, en particular la económica y el intento de quebrar la Fanb. Es en ese punto donde ingresa la hipótesis bélica. El factor armado que podría tomar varios formatos.


Se puede pensar en una combinación de grupos armados que realicen acciones de saboteo sobre la industria petrolera con el fin de dinamitar la producción, el intento de desestabilizar un territorio particular –como el estado Táchira o Zulia–. Las posibilidades son varias, los actores también: bandas criminales paramilitarizadas, estructuras paramilitares importadas de Colombia, fuerzas mercenarias privadas previamente formadas en guerras de Medio Oriente.


Estas opciones serían “inorgánicas”, es decir dirigidas desde EE.UU. sin ser reconocidas como tales. La opción de una intervención abierta asumida como tal, resulta menos probable por el momento, tanto por falta de consenso dentro de EE.UU., como en la región. Tampoco es probable la conformación de una coalición continental, un peso que recaería mayoritariamente sobre Colombia, tomando en cuenta las declaraciones de Bolsonaro, que expresan la negativa de las Fuerzas Armadas de Brasil, que ya habían trascendido.


Una hipótesis es que este final de mes sea utilizado para agotar las opciones que ofrece Guaidó, quien prometió recorrer el país y regresar con una movilización nacional a Caracas. Si no logra un mayor apoyo ni conmoción interna, entonces podría comenzar la fase anteriormente analizada. Eso sería en caso de que los operadores norteamericanos mantengan la decisión de acelerar el ataque para buscar la caída o el acorralamiento de Maduro. La otra opción, a la cual parecen proclives, por ejemplo, en el partido demócrata, es no ir más allá de los ataques económicos y el aislamiento diplomático/comunicacional. En ese caso el escenario se prolongaría en estas variables actuales.

 

Publicado enInternacional
Airbus y Boeing: política industrial y mercado

La industria aeronáutica está pasando por un mal momento. Los dos gigantes que controlan el mercado mundial de aviones de pasajeros, Boeing y Airbus, enfrentan dificultades financieras, económicas y tecnológicas. Boeing acaba de recibir un duro golpe, pues dos accidentes de aviación en menos de cinco meses involucraron su modelo B 737 Max 8. Eso condujo a todos los países en los que operan aerolíneas con estas naves a suspender los vuelos con esos aparatos y a mantenerlos en tierra mientras se terminan las investigaciones sobre las causas de esos percances.

El impacto sobre el valor de las acciones de Boeing no se hizo esperar, con una caída superior a 14 por cientoen unas cuantas horas, lo que representó una pérdida de 33 mil millones de dólares. La serie 737 Max ha sido ya durante varios años el producto principal de Boeing en el mercado y se han vendido más de 15 mil aparatos de esta serie, aunque sólo se han entregado 10 mil 444. Del modelo Max, que es el más moderno y ahora se descubre que está plagado de problemas en los sistemas de control automático del estabilizador horizontal, se han vendido 5 mil 05 y se han entregado 375. El precio promedio de un avión serie Max es de unos 120 millones de dólares. Un colapso en los pedidos futuros del 737 Max sería un fuerte descalabro para la empresa.

En tanto, Airbus, el archicompetidor de Boeing, ha experimentado su propia serie de problemas. En 1990 anunció el lanzamiento de un programa para construir un avión de pasajeros jumbo capaz de destronar al clásico 747 de Boeing en el mercado de aviones de gran capacidad. El nuevo Airbus 380 comenzó a producirse en 2000 y para 2005 se realizó el primer vuelo del avión con dos pisos y capacidad para 550 pasajeros (bajo ciertas configuraciones el A380 puede transportar 650 pasajeros). El costo total del programa alcanzó la cifra de 10 mil millones de euros: los gobiernos de Francia, Alemania y Reino Unido dieron créditos a Airbus por más de 6 mil millones de euros.

El costo de desarrollar una nueva familia de aviones es tan elevado que una compañía como Airbus se estaba jugando el pescuezo en este proyecto. Al principio el ritmo de ventas parecía anunciar el éxito del proyecto, pero muy rápido los costos de operación se fueron revelando demasiado altos para las aerolíneas y los nuevos pedidos se fueron haciendo cada vez más difíciles de conseguir. Sólo la fidelidad de una compañía, Emirates, permitió mantener el proyecto de la familia del A380 sobre la línea de flotación. La estrategia de esa aerolínea ha estado basada en los súper-jumbo de Airbus para dominar el mercado de vuelos intercontinentales.

Pero el problema del Airbus A380 no está solamente en los costos de operación. También comenzó a revelarse que era difícil llenar los asientos de este avión, lo que agravó el perfil de rendimiento. En síntesis, los pronósticos sobre flujo de pasajeros fueron desmentidos por la realidad y las compañías de aviación prefirieron comprar aviones más pequeños y de mejor rendimiento. El 14 de febrero el conglomerado Airbus anunció el final de la producción del súper-jumbo y varias compañías (incluyendo Air France) han incluso comenzado a deshacerse de los aparatos que operan.

Es posible que los problemas técnicos del 737Max 8 sean resueltos en poco tiempo por los ingenieros de Boeing en su planta maestra en Seattle. De hecho, la compañía ya anunció que los sistemas de pilotaje automático serán remplazados por completo. Y también es probable que el costo de retirar al enorme A380 del mercado pueda ser superado por Airbus. Pero es importante tomar en cuenta algunas lecciones que se derivan de la dinámica de este duopolio. La realidad es que sin los subsidios que han recibido ambos consorcios ninguno de ellos hubiera podido desarrollarse. El año pasado la Organización Mundial de Comercio (OMC) anunció el fallo de un panel de controversias en el que Airbus fue encontrado culpable de recibir subsidios que la OMC había prohibido en 2016 por parte de varios gobiernos de la Unión Europea.

Boeing clamó victoria, pero la verdad es que todavía falta la decisión de un panel en otra demanda contra el consorcio estadunidense que recibe astronómicos subsidios por parte del Departamento de Defensa. Desde hace décadas Boeing ha recibido un subsidio a través del apoyo del Pentágono para su línea de aviones cisterna de aplicación militar (el KC35 y el más moderno KC46). La plataforma para estos aviones tanque y los componentes que comparten con los demás aparatos de Boeing permiten al consorcio beneficiarse del apoyo que reciben sus aviones de uso militar.

Si Boeing y Airbus se disputan hoy la hegemonía del mercado mundial eso se debe a una decidida y clara política industrial, no a las veleidades de la mano invisible del mercado. Sin los subsidios y apoyos estatales que ambos consorcios han recibido simplemente no hubieran podido ajustarse a un mercado tan errático.

Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
Sodoma: homosexualidad e hipocresía en la Iglesia

Frederic Martel publicó un libro en que sostiene que 80 por ciento del clero de la curia romana es homosexual. Paradójicamente esta mayoría homosexual en Roma es homófoba. La utilizada como una máscara para encubrirse. El 21 de febrero en Roma, justo en el inicio de la cumbre antipederastia convocada por el papa Francisco, se presentó este libro titulado Sodoma, traducido a varias lenguas. Tuve la oportunidad de estar presente en la sala internacional de periodistas donde el autor explicó la naturaleza de su investigación. Cuatro años de trabajo, mil quinientas entrevistas, 30 países visitados, 80 investigadores de apoyo y traducción en diversos países y 14 abogados que lo defiendan de posibles demandas. Sin duda, el libro es no sólo una bomba, sino un éxito editorial por un enfoque no explorado. Su lanzamiento internacional es orquestado como un producto global. Es fruto de una paciente investigación cualitativa que despierta sorpresas en su contenido y cierto morbo, en los países católicos, como secuela de los escándalos de abuso sexual de clérigos a menores.

Sodoma, título del libro, fue una ciudad situada a orillas del mar Muerto según los textos del Antiguo Testamento. Junto a Gomorra, fue destruida por Yavhé. Sodoma, según los relatos, era lugar de perversión, vicios y perdición, castigada con violencia divina por una implacable lluvia de fuego y azufre.

La tesis central del libro es la incongruencia del discurso homófobo de los más altos jerarcas de la Iglesia católica de cara a su práctica y vida homosexual. El posicionamiento público de los jerarcas romanos contradice su comportamiento secreto y privado. Hay una suerte de hipocresía patológica, según el autor, pues existe una discordancia profunda entre su rechazo tajante y visceral ante todo lo homosexual con sus propios secretos íntimos. Mientras más críticos son con la homosexualidad, más lujuriosa es su vida oculta como gays, opina el autor. ¿Cómo explicar que cardenales homosexuales ataquen con todo al papa Francisco? Un gay friendly, es decir, tolerante y hasta condescendiente con los homosexuales. Sin embargo, el investigador francés no vincula la homosexualidad con el abuso pederasta del clero. Nos introduce a una manera alternativa para interpretar los laberintos vaticanos del poder. Martel reinterpreta a lo largo de sus más de 600 páginas la renuncia de Benedicto XVI, la crisis de Vatileaks, la lucha de poder entre camarillas y redes de clérigos homosexuales, entre otros episodios. Reinterpreta con nuevos parámetros los pontificados de Paulo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Circulan en la lectura personajes siniestros como Marcial Maciel, Fernando Karadima (Chile), Alfonso López Trujillo, cardenal colombiano que le declaró la guerra frontal a la teología de la liberación. También aparecen como cabezas de clóset homosexual los secretarios de Estado Angelo Sodano y Tarcisio Bertone. Retrata las redes de complicidades palaciegas que son consecuencia, entre la corrupción, la cobertura y el chantaje. Hay relatos abrumadores de una extraña relación de atracción-repulsión de actores eclesiásticos que se han envilecido.

En la conferencia de prensa en el centro histórico de Roma, diversos vaticanistas lo encararon, reprochando la falta de seriedad y rigor en su investigación. Es un análisis de entrevistas y hasta chismes, muchos sin posibilidad de corroborar. Con humor, Martel respondió que sólo un investigador gay como él podría hacer un trabajo de tal envergadura porque conoce los códigos de las comunidades homosexuales. Recapituló que recibió información en entrevistas de 41 cardenales, 52 obispos, 45 nuncios apostólicos, periodistas, embajadores extranjeros y más de 200 sacerdotes y seminaristas para develar el secreto mejor guardado en la Iglesia: la homosexualidad como sistema dominante. Incluso se ufanó de haber usado la seducción para adquirir información, aportación "novedosa" a la metodología científica. Y reprochó a los vaticanistas: "Ustedes no entienden nada de lo que ocurre en el Vaticano", o peor, son cómplices de los secretos de alcoba de los altos monseñores.

Bajo esta lupa, Martel analiza la crisis de vocaciones sacerdotales. Antes el sacerdocio era una salida digna para un joven homosexual. Con la apertura y mayor comprensión social a la condición, ahora la Iglesia resulta poco atractiva. Porque se ha convertido en un espacio de homosexualidad unas veces casta, otras veces, la mayoría manifiesta y promiscua, pero siempre teñida de homofobia

En el diario Francés Le Figaro, el dominico Thierry-Dominique Humbrecht ofrece una lectura crítica del libro. Reconoce revelaciones impactantes, pero ante todo increpa que es un trabajo militante. Un periodista miembro de la comunidad gay reprocha al Vaticano y a la Iglesia vivir no sólo una identidad homosexual retorcida, es decir, esquizofrénica, escondida y reprimida, sino también una sistemática agresión a las comunidades gays reales que viven con libertad su condición. El dominico reconoce que Martel pretende forzar a la Iglesia a evolucionar sobre la homosexualidad.

Martel, en Sodoma, nos introduce a las entrañas del Vaticano con diferentes claves de lectura. Ahí su originalidad. Exhibe espesuras fangosas desconocidas de la institución eclesiástica y un embarazoso sistema. Bajo una ley no escrita, lo que él llama "el código Maritain", clave que posibilita comprender los cimientos, actitudes y comportamientos de los actores no sólo del Vaticano, sino de muchas Iglesias locales. La Iglesia mexicana no escapa de esta investigación provocación. No sólo existe Maciel, no es él un accidente aislado, hay muchos otros actores agazapados en el clóset. Seguro vendrán nuevas pesquisas.

Publicado enSociedad
" "El capitalismo está poniendo en riesgo la existencia misma del planeta, pues las desigualdades sociales son más lacerantes que nunca. Ante esto la izquierda tiene que recuperar un discurso contundente, radical, que frene este avance de la derecha porque la solución no puede venir de ahí; de hecho, va a empeorar las cosas", afirma Arnaldo Otegi".Foto Luis Castillo

El líder abertzale fue el artífice de la renuncia de ETA a la violencia // Sostiene que el procés catalán es irreversible y no tiene otra solución que su independencia // En el País Vasco la cuestión del referendo pactado será una constante en los próximos años, subraya

 

Como los independentistas catalanes, los abertzales anhelan llegar en un futuro a la creación de una república vasca, y Arnaldo Otegi, coordinador del partido Euskal Herria Bildu (EH Bildu) y artífice de los pactos que culminaron con la renuncia de Euskadi Ta Askatasuna (ETA) a la lucha armada, la define en términos muy llanos, inspirados por los independentistas irlandeses: "Una república de iguales".

Convencido de que el procés catalán es "irreversible" y que no tiene otra solución más que su independencia o el referendo pactado, considera que en Euskadi en los próximos años la cuestión de la consulta popular va a ser una constante.

Otegi, que pasó 14 años de su vida en la cárcel (tiene 60), cubre una apretada agenda de actividades en Ciudad de México estos días. En entrevista con La Jornada analiza las razones por las que la desaparición de ETA y las armas de la ecuación vasca no llevaron la esperada normalización a la vida política en la región. Habla también de sus orígenes, su familia materna y paterna, su juventud influida por la Iglesia católica y su decisión de militar en el independentismo de izquierda. Y de cómo los abertzales, como él, tienen en su horizonte el saber que algún día pueden caer presos. "La diferencia entre vascos y catalanes es que nosotros ya sabemos de lo que es capaz el Estado".

Fue bajo el liderazgo de Arnaldo Otegi que la principal fuerza política del independentismo vasco tuvo la visión y el empeño de forjar por décadas una estrategia de acuerdos y negociaciones entre el gobierno español y la organización armada ETA. Tras numerosas rupturas, ofensivas y entradas y salidas del dirigente de la cárcel, culminó con el anuncio del grupo de cesar definitivamente su actividad armada (2011) y de disolver todas sus estructuras (2017).

Desde entonces el partido que dirige, EH Bildu –que en décadas pasadas adoptó diversos nombres para sortear las ofensivas judiciales en su contra: Herri Batasuna, Batasuna, Euskal Herritarok, Sortu, Bildu– ha llegado a ser la segunda fuerza electoral, "con entre 20 y 25 por ciento de los votos", después del Partido Nacionalista Vasco (PNV, conservador). “Y esta tendencia va a seguir. En el País Vasco y en Navarra los partidos abertzales (independentistas) van creciendo y los nacionalistas españoles van decreciendo”.

Catalanes y vascos; misma meta, caminos distintos

–En Cataluña los resultados electorales de los partidos independentistas y el retroceso de los nacionalistas españoles fue uno de los factores que empujaron con mucha fuerza el proceso, ¿cierto?

–Si, lo que hizo Cataluña, a la postre, fue poner en crisis al Estado y puso en el contexto internacional sobre la mesa el debate real. Es un debate democrático, un debate en el que catalanes, vascos y otras naciones tenemos una posición de fortaleza, que es que la solución tiene que ser un referendo pactado.

"En el proceso catalán ya no sólo se habla de soberanistas y españoles, sino que habla de construir una realidad política para que la vida de la gente mejore. Y yo creo que este es el camino por el que el independentismo y el nacionalismo vascos también tienen que tener cita. La única posibilidad que tenemos, por relación de fuerzas, de construir una alternativa en el País Vasco, es siendo una república independiente. Seguir atados al gobierno y al Estado español es seguir atados a unas fuerzas que son terriblemente reaccionarias y que no nos llevan al siglo XXI sino al siglo XIX."

–Hay diferencias entre Cataluña y el País Vasco. Una de ellas es la presencia masiva, en las calles, de los independentistas catalanes. Esto no se han visto todavía en el País Vasco; no en esas dimensiones.

–No todavía, pero en el País Vasco se ha dado un fenómeno importantísimo para el independentismo y es que nosotros llevamos 40 años sembrando unos valores que ahora se han vuelto mayoritarios. Por ejemplo, se están dando enormes movilizaciones de jubilados que defienden sus pensiones. Y en el debate de fondo que se trasluce es: si seguimos perteneciendo a España nuestras jubilaciones van a estar en riesgo, si las gestionamos aquí, no.

“Hay una explosión del movimiento feminista vasco, centenares de miles de mujeres ocupando las calles. Están habiendo manifestaciones masivas demandando la libertad de los presos, en favor del derecho a decidir, en favor de la autodeterminación. Todo eso está ahí. En el momento en que todo esto conecte con la idea de la república veremos la masividad del movimiento como ocurrió en Cataluña, en demanda de la república.

–¿Cómo imaginan una república vasca?

–Nosotros la resumimos en una forma muy fácil de entender: una república vasca de iguales. Me gusta esta idea que es de los independentistas irlandeses: una república de iguales.

–¿Qué posibilidades existen de que en el País Vasco se llegue a un referendo?

–Nosotros hemos alcanzado con el PNV un acuerdo en torno a unas bases de un nuevo estatus político. Las grandes construcciones sociales no pueden estar sólo suscritas por los partidos políticos, sino que tienen que estar firmados por la gente. Hace tiempo tenemos una convicción: no podemos ir a Madrid a negociar como partidos, sino como pueblo. Vamos a preguntar a la gente si está de acuerdo. Si la gente en votación dice que está de acuerdo, ya no iremos a Madrid con el texto de unos partidos, sino con el texto de la gente.

"Por eso nosotros pensamos que la cuestión del referendo va a estar presente en la vida política vasca en los próximos años. Con los acuerdos que sean necesarios, con la paciencia que sea necesaria, pero los vascos también vamos a votar qué queremos ser."

"Los vascos sabemos de lo que es capaz el Estado español"

–En el procés catalán se vive la reacción represiva del Estado español, que ha terminado con una docena de los líderes y artífices de la proclamación de la república independiente en la cárcel. ¿No es un foco rojo para el País Vasco?

–La diferencia entre vascos y catalanes es que nosotros ya sabemos de lo que es capaz el Estado. A los compañeros catalanes les decíamos: no tengan ninguna duda de que aunque el proceso sea democrático el Estado va a responder con violencia. Al principio no nos creían. Hoy saben que es así.

–Muchos no quisieran ver a Otegi preso de nuevo…

–Yo tampoco (risas).

–Hablemos de sus años en la cárcel…

–En distintos periodos en total he estado 14 años de mi vida en la cárcel. En el más reciente estuve seis años y medio (entre 2009 y 2016). Ellos tuvieron un objetivo. Sabían que estábamos potenciando un cambio de estrategia en la lucha independentista, que queríamos sacar la lucha armada de la ecuación política vasca, algo que a ellos no les interesaba y lo que hicieron fue sacarnos seis años y medio de circulación.

“Hace algunas semanas el Tribunal Judicial de Estrasburgo determinó que ese fue un juicio injusto. En la experiencia de los vascos, pasar por la cárcel siempre ha estado dentro de nuestro horizonte. El objetivo es quebrar nuestra moral y nuestros principios. Pero nosotros siempre hemos aprovechado la cárcel para estudiar. Para la familia siempre es más duro. Yo les digo a los militantes abertzales: los funcionarios cuando terminan su carrera política muchas veces tienen al final un premio: algún buen puesto en algún consejo de empresa, algo así. A nosotros lo más probable es que nos toque la cárcel. Pero tenemos algo que ellos no tienen: el cariño de la gente.”
Una familia típica y Franco como suma de los miedos

Arnaldo Otegi Mondragon, nacido en Elgoibar, Guipúzcoa, viene de lo que llama "una familia típica en el País Vasco", un padre ligado al nacionalismo vasco, de familia religiosa, más bien conservadora, y una madre de familia republicana, anarquista. "Se conjugan las dos vertientes: por eso soy independentista y de izquierda".

Desde su infancia, el caudillo Francisco Franco representó "la encarnación de todos los miedos de mi familia y de todo mi sector. Fue el que bombardeó Guernica, el que prohibió nuestra lengua, el que prohibió nuestros símbolos nacionales y fue con quien nos hicimos antifascistas, por lo que empezamos a luchar en defensa de nuestro país".

Inició su militancia independentista por la vía de la cultura, del aprendizaje de su lengua. Y también por la histórica conexión entre cierto sector de la Iglesia católica vasca y su formación a la sombra de las juventudes obreras vascas propiciadas por los curas. “Ahí nos formamos en la historia –cosa que agradeceré siempre– estudiando desde los romanos hasta ETA, en las historias del socialismo, Cuba, Vietnam, las ideas del mundo”. Estudió filosofía y derecho.

–Ha escrito mucho sobre la actual crisis del Estado español…

–Es que es imposible entender lo que pasa en el Estado español si no se entiende que vive una crisis estratégica profunda. Son tres los factores que han llevado al Estado a esta situación. El primero, una crisis económica profunda. La última crisis demostró que España no tiene una economía competitiva frente a los mercados internacionales y con los niveles de endeudamiento y de corrupción brutales no tiene solución estratégica. Es un Estado que no puede aguantar una segunda crisis, que ya está en ciernes en todo el planeta.

“Lo segundo es que la ofensiva independentista catalana pone a prueba el régimen constitucional que se instala en el 78, la reforma franquista. El tema catalán hace saltar todas las costuras de una estructura territorial que no reconoce la plurinacionalidad del Estado español ni el derecho a la autodeterminación y que ya no tiene encaje en términos democráticos.

"Y el tercer factor es la desaparición de la lucha armada de ETA, que se había convertido en ese enemigo interno que permitía ocultar todas las grandes deficiencias del gobierno."

–¿Por qué el fin de la lucha armada debe representar un factor de crisis y no lo contrario, la oportunidad de transitar por una vía de normalización?

–Porque el Estado español construyó un gran edificio político y jurídico antiterrorista que se le cae con la desaparición de ETA. Entonces tiene que entrar en el juego del debate político; pero ahí no tiene una propuesta que hacer. Cuando en la mesa lo que está es el debate de las ideas, ellos no tienen otra idea que mantener unido al Estado español por la fuerza. Y esto es lo que le lleva a esta crisis.

–Es notorio el avance de la extrema derecha, en parte como continuidad del franquismo pero con nuevos elementos. ¿Cómo entender el posicionamiento del partido Vox?

"¿Dónde están los franquistas? En Vox"

–Eso que llamaron transición democrática sin ruptura con el franquismo para nosotros son dos cosas: impunidad con los crímenes del franquismo y defensa a ultranza de la unidad de España y la propiedad privada. Hubo una época en que nos preguntábamos ¿dónde están todos esos que apoyaban a Franco? Estaban en el Partido Popular. Pero ahora surge Vox porque en el contexto de la crisis económica y financiera, de la incertidumbre total, hay sectores que buscan certidumbres. A Vox lo apoya gente que siente incertidumbre por la migración, por la crisis económica, porque se rompe la unidad de España. Son sectores que no tienen certidumbre en el trabajo, en el futuro de sus hijos. Si la izquierda no ocupa esos espacios, los va a ocupar la extrema derecha.

–Es un fenómeno que se ve más en el sur de España. ¿Sucede lo mismo en el norte, en el País Vasco?

–No, somos un pueblo con una gran tradición antifascista. La diferencia es que la izquierda vasca y catalana fueron antifascistas. La española, no.

–El movimiento abertzale ha llamado a establecer alianzas con los partidos nacionalistas de todas las regiones y todas las ideologías. Esto incluye al Partido Nacionalista Vasco (PNV). ¿Cómo va esta estrategia?

–Hemos estado haciendo llamados a las grandes alianzas y lo que nosotros hemos llamado "acuerdos de país". Es evidente que las grandes naciones se construyen sobre estos grandes acuerdos. Independientemente de si gana la derecha o la izquierda, deben existir mínimos que no se puedan tocar: un sistema educativo progresista, laico, igualitario; un acuerdo sobre la vertebración del país; acuerdos sobre la política energética. Desgraciadamente hoy hay líderes del PNV que decían que sin ETA el trabajo entre los abertzales (independentistas) y los nacionalistas iba a ser posible, han desplazado su política de alianzas hacia el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Pero nosotros vamos a seguir insistiendo.

–Hace poco menos de un año sale el Partido Popular (PP) del gobierno y llega Pedro Sánchez. ¿De qué manera cambia el clima político del país con el PSOE en la presidencia?

–La izquierda abertzale dio su voto en favor de la moción de censura al PP porque nosotros siempre vamos a dar nuestro voto gratis contra la derecha autoritaria. Es una cuestión de principio. Dicho esto, hay que recordar que nuestra experiencia, ya muy larga, con el PSOE, no es muy gratificante. El PSOE no tiene mucha palabra. Entró a la transición diciendo que España no entraría a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y nos metió; ha hecho reformas económicas contrarias al interés de la gente y respecto al problema vasco siempre ha mostrado una cara de flexibilidad en el exterior pero en el interior siempre ha sido tímido a la hora de las decisiones. Por ejemplo, decía que ya sin ETA los presos políticos ya no tendrían razón de ser y no ha sido así. Nuestra expectativa hacia ellos no es muy halagüeña.

–En el contexto europeo también hay un deslizamiento hacia la derecha. ¿Cómo afecta esto a partidos del signo como EH-Bildu?

–Yo veo a las izquierdas muy despistadas, instaladas en la defensa de valores culturales, de libertades civiles, democráticas, con algunos avances como los que se han consolidado en la lucha por los derechos LGTBI. Pero creo que lo que debe recuperar la izquierda es su discurso sobre el mundo, volver a lo fundamental. Para mí es que el capitalismo está poniendo en riesgo la existencia misma del planeta, que las desigualdades sociales son más lacerantes que nunca. Ante esto la izquierda tiene que recuperar un discurso contundente, radical, que frene este avance de la derecha porque la solución no puede venir de ahí; de hecho, va a empeorar las cosas.

Publicado enInternacional
Página 1 de 204