Legisladores de EU presentan proyectos para legalizar producción y venta de mariguana

Nueva York, 5 de febrero. Legisladores federales presentaron hoy proyectos para legalizar y regular la producción y venta de mariguana, como parte de un esfuerzo más amplio de congresistas de ambos partidos para reformar las leyes federales sobre esa droga en Estados Unidos.

 

Las dos iniciativas de ley que fueron introducidas hoy son las primeras de varias que formulan demócratas y republicanos en el Congreso, informa la organización Drug Policy Alliance. Para muchos, esto muestra una creciente voluntad política para reformar las leyes sobre mariguana, sobre todo después de que varios estados han promulgado leyes para legalizar y/o despenalizar la mariguana y permitir su uso médico.

 

Los proyectos de ley presentados hoy por el representante federal, Earl Blumenauer, del estado de Oregon, y su colega, Jared Polis, de Colorado, llevarían a nivel federal algunos elementos que se han aprobado en estados como Washington y Colorado, donde se legalizó el uso recreativo personal de la mariguana, algo que contraviene la ley federal.

 

El proyecto de Blumenauer busca imponer un impuesto federal sobre la venta de ese enervante. El de Polis propone regular la mariguana de la misma forma que el gobierno regula el alcohol (como prohibir la venta a menores), y también obligaría a los productores a obtener una licencia federal; sería prohibido el traslado del producto de un estado donde su venta es legal a uno donde sigue prohibido y la supervisión de mariguana sería trasladada de la DEA a la agencia federal renombrada Buró de Alcohol, Tabaco, Mariguana y Armas de Fuego. Pero sobre todo, permitiría que cada estado establezca su propia política sobre mariguana sin la intromisión de las autoridades federales.

 

Partes de estas propuestas fueron impulsadas antes por el influyente representante demócrata liberal, Barney Frank, de Massachusetts, y el ultraconservador libertario republicano, Ron Paul de Texas.

 

Los promotores argumentan que la policía dedica enormes recursos y las prisiones se siguen llenando por delitos no violentos relacionados con el uso personal de la mariguana, todo por una sustancia que una mayoría de los estadunidenses opina que debería ser legalizada según sondeos nacionales y tal como se ha comprobado en algunos referendos estatales.

 


Aunque pocos pronostican que estas iniciativas prosperarán a corto plazo, señalan que la dinámica política está cambiando, incluye indicaciones de que algunos líderes de ambos partidos han expresado su disposición a evaluar algunos cambios en torno a la mariguana y el cáñamo.

 

De hecho, el presidente del Comité Judicial del Senado, el demócrata Patrick Leahy, ha indicado que realizará audiencias sobre el tema de reformar las leyes federales de mariguana. Por su parte, el líder republicano de la cámara alta, Mitch McConnell comentó recientemente que es hora de permitir que los granjeros estadunidenses cultiven cáñamo (él representa el estado agrario de Kentucky), algo actualmente vetado por las leyes sobre prohibición de todas esas plantas.

 

Un sondeo reciente de Rasmussen registró que un 56 por ciento de los encuestados apoya la regulación de la mariguana de una manera parecida a como se maneja el control de alcohol y tabaco. Hasta la fecha, 18 estados y Washington DC han legalizado el uso médico de la mariguana, 15 estados han despenalizado su uso por adultos, y en noviembre de 2012 los votantes en Washington y Colorado convirtieron a sus estados en los primeros en legalizar el uso recreativo de la droga y regular su producción y venta como se hace con el alcohol.

 

“El pueblo estadunidense claramente apoya una reforma a la política sobre mariguana y el Congreso debería promulgar una legislación para reflejar eso. Con un número creciente de estados que legalizan la mariguana para uso médico y no médico, este es un tema que no puede ser ignorado, y este es el año para cambiar la ley federal”, declaró Bill Piper, director de asuntos nacionales para la Drug Policy Alliance, organización independiente que ha encabezado, con otros, la reforma de las políticas antinarcóticos dentro y fuera de Estados Unidos.

Publicado enInternacional
OMS-Cuba: La biotecnología como instrumento contra el cáncer

El cáncer es la segunda causa más frecuente de muerte en Cuba, después de las enfermedades cardiovasculares. Se calcula que cada año mueren unas 21 000 personas de cáncer en la isla y se diagnostican más de 31 000 nuevos casos de esta enfermedad.


 
«El cáncer es una de las principales causas de fallecimiento en Cuba. Esto se debe en parte a que las personas viven más años, pero también a que han adoptado estilos de vida poco saludables. Demasiadas personas abusan del alcohol, tienen una dieta poco saludable y consumen tabaco», dice el Dr. José Luis Di Fabio, Director de la Oficina de la OMS en Cuba. «Los tipos de cáncer más frecuentes en el hombre son el de próstata y el de pulmón, mientras que en la mujer predominan el de mama y el cervicouterino».


 
PLAN NACIONAL INTEGRAL CONTRA EL CÁNCER


 
Para hacer frente al cáncer, Cuba ha seguido las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y ha puesto en marcha un plan nacional integral contra el cáncer que garantiza el acceso universal a todos los niveles de la atención sanitaria – desde la prevención del cáncer hasta el diagnóstico, el tratamiento y los cuidados paliativos. El plan se apoya en un sólido sistema de atención primaria de salud que permite que los médicos vean a sus pacientes con regularidad y detecten los problemas de salud en una fase temprana. Las personas de quienes se sospeche que padecen cáncer son derivadas a centros especializados para que se les realice un diagnóstico y se les proporcione un tratamiento adecuado.


 
INVERSIÓN IMPORTANTE EN BIOTECNOLOGÍA


 
Para apoyar estos esfuerzos, el Gobierno ha realizado una importante inversión en biotecnología. Los investigadores y científicos cubanos han realizado recientemente progresos significativos en su búsqueda de nuevos tratamientos contra el cáncer e instrumentos para mejorar el diagnóstico y la prevención.


 
En 2008, por ejemplo, el Ministerio de Salud registró una primera vacuna terapéutica para el cáncer de pulmón avanzado, desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular (CIM) de La Habana, uno de los establecimientos pioneros en la esfera de la biotecnología de Cuba que está especializado en tratamientos y vacunas contra el cáncer. A principios de 2013 se ha patentado una segunda vacuna contra este mismo tipo de cáncer.


 
«La biotecnología es esencial para lograr que el cáncer deje de ser una enfermedad mortal y se convierta en una enfermedad crónica», dice el Dr. Agustín Lage Dávila, Director General del CIM. «Nuestros medicamentos hacen que la quimioterapia y la radioterapia sean más eficaces y menos tóxicas. Esto nos ayuda a lograr nuestro objetivo fundamental: aumentar la esperanza y la calidad de vida de nuestros pacientes».


 
EL NIMOTUZUMAB: UN MEDICAMENTO CONTRA EL CÁNCER


 
El Centro también ha elaborado un medicamento contra el cáncer denominado nimotuzumab, con el que se tratan tumores avanzados, por ejemplo cerebrales y de la cabeza y cuello.


 
El nimotuzumab es un «anticuerpo monoclonal» humanizado que se une a determinadas moléculas específicas de las células cancerígenas. La diana del anticuerpo es una proteína que puede provocar la división y el crecimiento incontrolados de las células. Actualmente, el medicamento está siendo objeto de ensayos clínicos en el Japón y Europa.


 
APOYO POLÍTICO Y FINANCIERO CONSTANTE


 
Incluso en tiempos de crisis económica, el Gobierno de Cuba ha seguido brindando un apoyo político y financiero constante a la biotecnología. En los últimos 20 años ha invertido en torno a US$ mil millones en investigación y desarrollo.


 
En la actualidad, la industria biotecnológica cubana posee unas 1200 patentes y comercializa productos farmacéuticos y vacunas en más de 50 países. Las exportaciones están aumentando considerablemente y generan unos ingresos anuales de varios cientos de millones de dólares.


 
«Actualmente se están investigando más de 90 productos en más de 60 ensayos clínicos. Se espera que estas cifras aumenten», dice el Dr. Di Fabio. «El enorme beneficio derivado de esta inversión en biotecnología de la salud es que se están produciendo medicamentos más asequibles para luchar contra enfermedades cuya incidencia está aumentado de forma exponencial en los países de ingresos bajos y medianos».

 

 5 febrero 2013


 
(Con información de OMS)

Publicado enInternacional
La Comisión Europea y Monsanto ocultaron la alta toxicidad del glifosato

La Comisión Europea aprobó el uso del glifosato sabiendo, como también lo sabía Monsanto, que causa defectos de nacimiento, algo que se ocultó a la gente. Este herbicida debiera ser prohibido, dicen la Dra. Eva Sirinathsinghji y la Dra. Mae-Wan Ho.

 

Un informe escrito por un grupo internacional de científicos e investigadores de la organización no gubernamental Open Earth Source (OES), revela que los estudios realizados por la empresa Monsanto, ya en la década de 1990, mostraba que el glifosato causa defectos de nacimiento. A pesar de ello, la Comisión Europea aprobó el uso de este herbicida con pleno conocimiento de aquellos estudios.

 

El glifosato es el ingrediente activo del herbicida Roundup de Monsanto y de otras formulaciones comerciales. Su uso causa gran preocupación por los efectos nocivos que los estudios científicos vienen señalando desde hace varios años, entre los que se incluyen alteraciones endocrinas, daño en el ADN, toxicidad reproductiva y en el desarrollo, neurotoxicidad, cáncer y defectos de nacimiento ( véase [[2] Glyphosate Toxic and Roundup Worse, SiS 26; [3]Death by Multiple Poisoning, Glyphosate and Roundup, SiS 42; [4] Ban Glyphosate Herbicide Now. SiS 43; [5] Lab Study Establishes Glyphosate Link to Birth Defects, SiS 48).

 

El herbicida Roundup de Monsanto es el más vendido en todo el mundo y su uso se ha incrementado de manera exponencial. Monsanto ha introducido cultivos modificados genéticamente (OGM) tolerantes al glifosato, tales como los RR (Roundup Ready) de la soja. En la actualidad, casi el 80% de la producción mundial de soja se obtiene en los Estados Unidos, Brasil y Argentina, y en año 2009, la soja RR representaba el 91%, el 99% y el 71% respectivamente de la superficie total de soja de esos países. Desde 1997, la producción de soja RR ha aumentado de 5 a 30 millones de hectáreas, eso sólo en los Estados Unidos (1). Se ha encontrado que en la soja quedan residuos de glifosato, hasta 10 veces más alta que la dosis que provoca malformaciones fetales en los embriones de pollo y de rana.

 

Con el uso generalizado de los herbicidas y la aprobación por parte de la UE del uso del glifosato en los cultivos transgénicos tolerantes a este herbicida, se observa la urgente necesidad de una revisión adecuada del herbicida, para ser consecuentes con la nueva normativa más estricta sobre el uso de los pesticidas aprobada por la UE en junio de 2011. De hecho, la revisión estaba prevista para el año 2012, sin embargo se ha retrasado la revisión del glifosato y otros 38 plaguicidas al año 2015 (1). Por otra parte, la revisión de 2010 se hizo bajo la antigua normativa, menos estricta. La razón oficial que se ha dado para este retraso es que tienen demasiada carga de trabajo. Esto significa que la seguridad del glifosato no podrá ser revisada bajo la nueva normativa hasta el año 2030.

 

Retrasar esta revisión ha sido cuestionada en una demanda contra la CE por Pesticides Action Network Europe y Greenpeace. Los coautores del informe realizado por Open Earth Source (OES) también han solicitado que se lleve a cabo una revisión del sistema sin más demoras, y se retire del mercado el glifosato y Roundup.

 

Evidencias de defectos de nacimiento en los estudios realizados por la Industria y en los independientes

 

El informe de la OES revela que en los estudios llevados a cabo por la Industria en la década de 1990 ya se mostraba la letalidad embrionaria y los defectos de nacimientos en los animales de laboratorio, entre los que se incluía dilatación del corazón en los conejos a bajas dosis de glifosato. A dosis más altas, ya se señalaron deformaciones en los estudios independientes realizados desde los años 1980.

 

Monsanto ha contestado negando sus propias conclusiones (6): "Las autoridades reguladores y los expertos independientes de todo el mundo coinciden en que el glifosato no causa defectos adversos reproductivos en animales adultos o defectos de nacimientos en las crías de estos adultos expuestos al glifosato, incluso a dosis más altas que por exposición ambiental o laboral".

 

Sin embargo, los "expertos independientes" de los que habla Monsanto están sumidos en conflictos de interés, tanto a nivel económico como profesional, y basan casi por completo sus investigaciones en los estudios realizados por la Industria (1).

 

Estudios independientes han revelado vínculos con el cáncer, alteraciones genéticas y alteraciones endocrinas, así como defectos en el desarrollo, por ejemplo, anomalías craneofaciales y vertebrales en ratas (7), deformidades de la boca, alteraciones oculares y de la cola, curvada en los renacuajos de la rana (8). Los estudios más recientes realizados por el Dr. Andrés Carrasco y sus colegas muestran una relación entre el glifosato y el ácido retinoico, señalando un desarrollo embrionario anormal (5,9).

 

Sorprendentemente, estos y otros numerosos estudios citados en el Informe de la OES fueron desestimados por la Comisión Europea (CE) y la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria (BVL), que es la responsable de la coordinación entre la Industria y la CE. La conclusión de la BVL, comunicada a la CE a través del Informe de 1998 "Proyecto de Informe de evaluación" (DAR), fue que "no hay evidencias de teratogenicidad" para el glifosato.

 

El Proyecto de Informe de Evaluación contiene pruebas indiscutibles

 

El Informe alemán de 1998, DAR, fue crucial para que el glifosato fuese aprobado por la UE, al señalar en sus conclusiones que el "glifosato no tiene efectos teratogénicos", si bien también se decía en sus conclusiones que a dosis más altas causaba "osificación reducida y una mayor incidencia de trastornos esqueléticos o de los órganos internos" en los fetos de las ratas y de los conejos. Además, agregaba que los estudios realizados por la Industria sobre el glifosato a dosis altas mostraba un reducido número de fetos viables en las camadas de ratas y conejos, con un aumento de los defectos congénitos. Las anomalías esqueléticas encontradas por la Industria en los primeros estudios son consistentes con los hallazgos más recientes en las investigaciones de Andrés Carrasco y al (5,9). Sin embargo, estas anormalidades no se tuvieron en cuenta por motivos espurios, tales como que las altas dosis que envenenaron a las madres (dosis tóxicas) no eran dosis pertinentes para la evaluación de los riesgos humanos, ya que la madre se puede envenenar con cualquier sustancia pudiendo alterar el desarrollo del feto y causar defectos de nacimiento. Esta absurda suposición es impugnada por la literatura científica independiente, y algo muy debatido incluso por la propia Industria.

 

Puedes ver fotografías de lechones tomadas por el criador de cerdos Borup Pedersen, alimentados con soja transgénica, y en los que pueden observar distintos tipos de malformaciones. (Véase: http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2012/04/30/dinamarca-se-relaciona-la-soja-transgenica-con-danos-en-la-cria-del-cerdo/

 

Una historia de manipulaciones y engaños por parte de los reguladores alemanes y de la UE

 

Como resulta evidente en el informe de Alemania de 1998, DAR, se manipularon las evidencias científica mediante diversas estratagemas que llevaron a mentir, con un total desprecio por el principio de precaución.

 

Los animales expuestos al glifosato en los estudios presentados por la Industria muestran efectos frente a los animales no expuestos, y eso en dosis tan bajas como 20 mg por kg de peso corporal. Tanto es así, que la Dirección de Seguridad de Pesticidas del Reino Unido (PSD) apoya la teratogénesis del glifosato (1): "Considerados de forma aislada, ninguno de los hallazgos de los estudios sobre los efectos teratológicos en los conejos sería motivo de preocupación. Sin embargo, se observa en general la incidencia de un mismo patrón".

 

Alemania, por su parte, recurrió a incluir a los grupos de control "históricos" dentro de los estudios no publicados ( y por lo tanto irrelevantes), que tuvo el efecto de aumentar la variación y por lo tanto la de anular cualquier significación estadística de los experimentos realizados por la Industria. La Dirección de Seguridad de Pesticidas del Reino Unido (PSD) terminó por pedir a Alemania que pusiese a su disposición los datos de los controles anteriores, pero no está claro si la PSD vio esos datos, o, si los vio, cómo respondió. Y hasta la fecha, esos datos de control históricos siguen ocultos al público.

 

En el informe de la Open Earth Source (OES) se comenta: "El uso de los datos históricos en lugar de los controles concurrentes añade variables a un experimento que tiene por objeto el control de las variables, ocultando los efectos teratogénicos del glifosato, y evita cualquier conclusión en este sentido. Es por eso que el uso de los datos históricos de control es un asunto controvertido. En la práctica no está permitido en Evaluación Toxicológica en animales y en otros estudios para la aprobación de los plaguicidas".

 

Los controles válidos para un experimento exigen que sean animales de la misma cepa genética, de la misma edad, criados en el mismo ambiente y estudiados al mismo tiempo que los animales tratados. Además, "la manera en que los animales serán examinados y evaluados, y los datos registrados, debe hacerse de la misma forma".

 

El Informe de la OES afirma: "Si esas prácticas de utilizar los controles históricos se descubrieran en un estudio científico independiente se consideraría un fraude científico".

 

En resumen, la Industria y los reguladores cometieron una serie de manipulaciones en las pruebas científicas para favorecer la aprobación del uso del glifosato.

 

La Industria (incluyendo a Monsanto) conocía desde la década de 1980 que el glifosato causa defectos de nacimiento en los animales en altas concentraciones.

 

La Industria también sabía desde 1993 de los efectos a bajas y medias dosis.

 

El Gobierno alemán conocía que el glifosato causa defectos de nacimiento, por lo menos desde el año 1998, año en que envía el Informe DAR a la CE.

 

El Panel de Expertos de la CE que realizó la revisión científica, ha sabido desde el año 1999 que el glifosato causa defectos de nacimiento.

 

La CE sabe desde el año 2002 que el glifosato causa defectos de nacimiento, año en que la Dirección General de DANCO (Sanidad y Protección de los Consumidores) publicó el Informe final del examen para la aprobación del glifosato.

 

A lo largo de todos estos años está información se ha ocultado al público y los trabajos de los científicos independientes sobre los efectos teratogénicos del glifosato y Roundup han sido ignorados, rechazados, o incluso denigrados.

 

El LOAEL (nivel más bajo de efectos adversos observables) del glifosato se estableció en Alemania en 60 mg por kilogramo de peso corporal y día, por lo menos 3 veces superior al indicado por la Industria hasta la fecha, a través de un juego de prestidigitación que sólo consideraba la "exposición crónica" en la "especie más sensible", que era la rata, mientras que los estudios independientes señalaban un LOAEL de sólo 5 mg por kg de peso corporal para los trastornos endocrinos y daños hepáticos en las ratas. El LOAEL se utiliza para establecer la ingesta diaria admisible (IDA), que es de 1/100 del LOAEL. Por consiguiente, la IDA actual de 0,6 mg por kilogramo y día es al menos 10 veces mayor que los niveles establecidos en el momento de fijarse.

 

La mala ciencia protegida por la Industria posee pautas y directrices cuestionables

 

Además de la manipulación absoluta de las pruebas científicas, la Industria ha erigido un escudo eficaz para su mala ciencia bajo el disfraz de "Buenas prácticas de Laboratorio" (GLP), unas pautas y directrices establecidas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), una organización no científica. Esta Guía de Buenas Prácticas ha sido ya fuertemente criticada en un documento firmado por 30 científicos (10). que señalan que las GLP "no especifican nada acerca de la calidad del diseño de la investigación, las habilidades de los técnicos, la sensibilidad de los ensayos, o ya sean los métodos empleados, bien estén al día o sean ya caducos". La Comunidad Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aceptan ambos las directivas GLP y la investigación independiente que no se ajuste a ellas puede ser ignorada para los propósitos de evaluación. Por lo tanto, la investigación del equipo del Dr. Andrés Carrasco y otros estudios independientes que muestran daños causados por el glifosato o Roundup fueron rechazados en razón de que los sistemas de prueba no estaban validados y consideraron los estudios "inapropiados e irrelevantes a efectos de evaluación de riesgos en la salud humana" (porque los realizaron en animales no aprobados, que son las ratas, los ratones y los perros, por ejemplo). En otras palabras, no realizaron la investigación de acuerdo con las normas GLP. Como observa el Informe de la OES (1): "Esto plantea la pregunta ¿por qué financian los Gobiernos investigaciones científicas si luego ignoran los resultados en casi todas las evaluaciones de riesgo?".

 

De hecho los estudios de toxicidad según las normas GLP han sido criticados por el uso actualizado de protocolos que utilizan unas dosis muy altas, en niveles cercanos a la intoxicación y que pueden tener poca relación con los niveles de exposición en el medio, y los animales de prueba mueren antes de llegar a la vejez, enmascarando la mayor parte de las enfermedades en desarrollo. En resumen, las pruebas realizadas según los protocolos GLP rara vez encuentran toxicidad.

 

Comparando los NOAEL (niveles sin efectos adversos observables) de la Industria y de los estudios independientes sobre docenas de sustancias químicas, los estudios independientes detectan importantes efectos tóxicos a niveles muy inferiores a los de la Industria. Sin embargo, los reguladores siguen ignorando hasta la fecha los estudios independientes en favor de los de la Industria, debido a que cumplen con las directrices GLP de la OCDE. Su rechazo a las recientes conclusiones del equipo de Carrasco es indefendible, por su no adhesión a la Guía de Buenas Prácticas, como se señala en el informe de la OES ( ver también 5).

 

Por otra parte, la OCDE estableció en el mes de septiembre unos rígidos criterios, científicamente incorrectos, sobre la respuesta de las dosis en las pruebas toxicológicas. No tienen en cuenta efectos como la interrupción endocrina y otros efectos que se observan a dosis bajas más que a altas, lo que invalida la suposición de que existe una dosis segura según la cual no hay toxicidad significativa.

 

El nuevo reglamento de la UE sobre pesticidas tiene el potencial de poner fin a la tiranía de las normas GLP al insistir en los estudios científicos independientes revisados por pares en la evaluación de los plaguicidas. Sin embargo, la nueva normativa obliga a la Industria a hacer su propia búsqueda de Literatura científica en la preparación de un archivo sobre los plaguicidas, dando así el control total a los estudios de la Industria, que son los que seleccionarán para su inclusión y así reforzar la tiranía de las normas GLP.

 

Pruebas en humanos ante el aumento de las preocupaciones por los efectos en la salud

 

Debido a las evidentes restricciones para realizar experimentos en seres humanos, los datos sobre la toxicidad del glifosato en las personas son difíciles de obtener en un laboratorio. Sin embargo, sí se han obtenido resultados a partir de los estudios realizados en líneas celulares humanas. Un experimento realizado por el científico francés Giles-Eric Séralini y sus colegas en el año 2009, encontró que Roundup causaba la muerte de las células umbilicales, de las células embrionarias y de la placenta en sólo 24 horas (3,11).

 

Además, con el uso generalizado del glifosato en países como Argentina y Canadá, las pruebas de que se están produciendo daños en los seres humanos están aumentando. Un gobierno local de Argentina recoge en un documento ( o véase este otro Informe: http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2012/07/30/informe-del-primer-encuentro-nacional-de-medicos-de-pueblos-fumigados/) que se han triplicado el número de cánceres infantiles entre 2000 y 2009, y cuadriplicado el número de defectos de nacimiento en las zonas donde se utilizan agroquímicos (véase referencia [12] Argentina's Roundup Human Tragedy, SiS 48). Carrasco señala en su estudio (9): "Los resultados obtenidos en el laboratorio son compatibles con las malformaciones observadas en los seres humanos expuestos al glifosato durante el embarazo".

 

Un estudio epidemiológico en Ontario, Canadá, también ha encontrado altos niveles de nacimientos prematuros y abortos espontáneos en las mujeres que pertenecen a familias agricultoras que utilizan plaguicidas, incluyendo el glifosato.

 

La respuesta de la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria (BVL) a esos problemas fue de que eran irrelevantes para la situación de Europa, así como ya existen planes para aumentar los cultivos tolerantes al glifosato. "Aunque hay indicios de un aumento de las malformaciones debido a la amplia exposición a los plaguicidas en América del Sur, las autoridades de estos países son responsables de propiciar la realización de más investigaciones en profundidad. Teniendo en cuenta que las condiciones de aplicación son muy distintas y existen incertidumbres en cuanto a la exposición humana a los efectos de los productos fitosanitarios, los resultados de este tipo no deben llevarnos de forma automática a preocuparnos por la seguridad de los herbicidas a base de glifosato en Europa".

 

Preocupaciones adicionales

 

Un informe publicado recientemente por el científico estadounidense Dr. Don Huber, profesor emérito de la Universidad de Purdue, advirtió de la aparición de un nuevo agente patógeno asociado a los cultivos transgénicos tolerantes al glifosato ( (véase [13] Emergency! Pathogen New to Science Found in Roundup Ready GM Crops?) y ( Los científicos advierten sobre la relación entre un nuevo y peligroso patógeno y Roundup de Monsanto)

 

En una carta escrita dirigida al Secretario de Agricultura de Estados Unidos, expresa su preocupación por la aparición de este agente patógeno, muy abundante en los cultivos transgénicos, y que al parecer está asociado a enfermedades devastadoras en los cultivos y altas tasas de infertilidad y abortos involuntarios en los animales. Esta es una nueva preocupación que se suma a la urgencia de revisión por parte de la UE del uso del glifosato y los cultivos transgénicos.

 

Conclusión y recomendaciones

 

Los autores del informe de la OES concluyen que: "La actual aprobación del glifosato y Roundup es científicamente insostenible". Recomiendan la inmediata retirada del glifosato hasta que una nueva revisión rea realizada, con una amplia variedad de pruebas actualizadas, de forma independiente y con los datos disponibles para el público.

 

Estamos totalmente de acuerdo con la conclusión y la recomendación.

 

Referencias

1. Antoniou M, Habib M, Howard CV, Jennings RC, Leifert C, Nodari RO, Robinson C, Fagan J. Roundup and birth defects: Is the public being kept in the dark? Earth Open Source, 2011.

2. Ho MW and Cummins J. Glyphosate toxic and Roundup worse Science in Society 26, 12, 2005.

3. Ho MW and Cherry B. Death by multiple poisoning, glyphosate and Roundup. Science in Society 42 , 14, 2009

4. Ho MW. Ban glyphosate herbicides now. Science in Society 43, 34-35, 2009.

5. Ho MW. Lab study establishes glyphosate link to birth defects. Science in Society 48, 32-33, 2010.

6. Beyond the Rows, A blog by Monsanto, St. Louis, United States of America, 9 June 2011, accessed 11 July 2011,http://www.monsantoblog.com/2011/06/09/june-2011-earth-open-source-report-on-roundup/

7. Dallegrave E, Mantese FD. et al. 2003. The teratogenic potential of the herbicide glyphosate-Roundup in Wistar rats. Toxicol Lett 142(1-2): 48

8.  Lajmanovich RC, Sandoval MT, Peltzer PM. 2003. Induction of mortality and malformation in Scinax nasicus tadpoles exposed to glyphosate formulations. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 70, 612–18.

9. Paganelli A, Gnazzo V, Acosta H, Lopez SL and Carrasco AD. Glyphosate-based herbicides produce teratogenic effects on vertebrates by impairing retinoic acid signalling. Chem Res Toxicol, August 9. http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/tx1001749

10. Myers JP, Vom Saal FS. et al. Why public health agencies cannot depend on good laboratory practices as a criterion for selecting data: The case of bisphenol A. Environmental Health Perspectives 2009, 117, 309–15.

11. Benachour N, Séralini GE. 2009. Glyphosate formulations induce apoptosis and necrosis in human umbilical, embryonic, and placental cells. Chem Res Toxicol 22: 97–105.

12. Robinson C. Argentina's Roundup human tragedy Science in Society 48, 30, 2010

13. Ho MW. Emergency! Pathogen new to science found in Roundup Ready GM crops? Science and Society 50, 10-11, 2011.

 

Publicado enInternacional
140 países acuerdan vetar el uso de mercurio por su impacto en la salud

En los años 50 surgió una extraña enfermedad neurológica en la ciudad japonesa de Minamata, situada en la costa. Cientos de personas sufrían movimientos involuntarios, debilidad muscular, problemas auditivos y del lenguaje. Además, madres sin síntomas daban a luz a niños enfermos. En 1968, Japón anunció que había descubierto la causa: intoxicación por mercurio a través del pescado y marisco contaminado. El origen estaba en los vertidos de una gran planta petroquímica y el mal fue bautizado como enfermedad de Minamata.
El mercurio comenzó a morir lentamente entonces y el sábado en Ginebra más de 140 países cerraron un pacto mundial para restringir su uso. En una de las primeras convenciones ambientales desde Kioto, acordaron prohibir a partir de 2020 el mercurio en baterías, lámparas, relés y cosméticos además de controlar las emisiones de plantas térmicas, cementeras y químicas, entre otras. El pacto incluye el abandono progresivo del uso de mercurio en odontología. Sí se permitirá el uso como conservante en vacunas y en otros dispositivos en los que no hay sustitutos.
El tratado —que se llamará Convención de Minamata— deberá ahora ser ratificado por los Estados para que entre en vigor, lo que ocurrirá entre 2015 y 2018.


Las emisiones de mercurio tocaron techo en los 70, pero desde 2000 se han estabilizado. Mientras se reducían en los países desarrollados aumentaban en los emergentes —el sudeste asiático ya supone el 40% de las emisiones—. Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) calcula que se emiten al año 1960 toneladas de mercurio por actividades humanas (475 proceden de procesos industriales para quemar carbón). El auge de la minería del oro también ha aumentado el uso de esta sustancia, que se usa a pequeña escala para separar el mineral de la roca.


El informe del Pnuma estima que unas 1.000 toneladas al año acaban en el mar. En los primeros cien metros del océano, la concentración de mercurio se ha duplicado en el último siglo. Ese mercurio tiene una enorme vida en el medio ambiente y a menudo se acumula en algunos peces grasos con larga vida.


En 2011, El Gobierno español recomendó a embarazadas y menores de tres años no comer emperador ni atún rojo por el alto contenido en mercurio, considerado un neurotóxico. En 2003, el Instituto Español de Oceanografía realizó un completo estudio en el que halló altos niveles de mercurio en muestras de marrajo, pez espada y tintorera en aguas en las que pescaba la flota española. El informe fue declarado confidencial y el Gobierno lo ocultó durante siete años, hasta que la Audiencia Nacional le dio la razón a la ONG Oceana y obligó publicarlo.
El mercurio se obtiene del cinabrio, un mineral abundante en Almadén (Ciudad Real). Aunque las minas están cerradas desde 2002 por la caída del precio y por la toxicidad, de ahí se ha extraido buena parte del mercurio utilizado en la historia.


El acuerdo llega tras cuatro años de negociaciones que se prolongaron toda la noche del sábado. Achim Steiner, director ejecutivo del Pnuma, declaró: “Todos los ciudadanos se beneficiarán de la decisión tomada en Ginebra, especialmente los mineros artesanales y sus familias, la gente del Ártico y las próximas generaciones de madres y sus hijos”. Michael Bender, de la coalición de ONG contra el mercurio, consideró que el acuerdo “es un gran logro” aunque criticó que tiene “controles débiles sobre las emisiones de grandes fuentes como las centrales térmicas de carbón”.


Las emisiones de mercurio no caerán drásticamente, pero sí que se reducirán gradualmente. El pacto demuestra que los países son capaces de ponerse de acuerdo en asuntos sectoriales, como lo fue el Protocolo de Montreal, firmado hace 25 años para reducir el uso de los CFCs, compuestos muy usados entonces en frigoríficos y aerosoles y que estaban dañando la capa de ozono.


Sin embargo, conseguir un tratado internacional vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que sustituya en 2020 al Protocolo de Kioto resulta mucho más complejo. La emisión de gases de efecto invernadero está ligada a la energía (transporte, generación eléctrica), pero también a la deforestación y la agricultura. Así que un tratado tendría impacto en toda la economía. Por ello hay quien aboga por abordar el problema desde distintos pactos que vayan atajando las emisiones en cada sector.

 

Por Rafael Méndez Madrid 19 ENE 2013 - 18:42 CET

Publicado enInternacional
Viernes, 18 Enero 2013 07:37

La búsqueda del olvido

La búsqueda del olvido

“El deseo de medicarse es tal vez el rasgo principal que distingue al hombre de los animales”
Sir William Osler


“Toda adicción es mala, ya sea la droga, el alcohol, la morfina o el idealismo”
Carl Jung


“Mitsubishis”, “007”, “Palomas”, “New Yorkers”, “Amanecer de California”, “M&Ms”, “Amenazas Dennis”, “Ruibarbo y natillas”, “Bolas de nieve”, “Mariposas azules”, “McDonalds”, “Flatliners”, “Tréboles”, “Cisnes”, “Golondrinas”, “Turbos”, “Cuatro fases”, “Refrescos”, “Corazones de amor”, “Acertijos”, “Elefantes rosas”, estos son algunos de los atractivos nombres de marca con que aparece el éxtasis en el mercado ilícito de las drogas en Gran Bretaña a comienzos del siglo XXI. Los ingredientes de la pequeña píldora varían de acuerdo con el color, el tamaño y los pictogramas inscritos en ella. La diversidad de marcas demuestra el vigor de este negocio y el dinamismo de su mercado.


El negocio internacional de las drogas ilícitas genera anualmente 400,000 millones de dólares, según estimaciones recientes de las Naciones Unidas. Esto representa 8% de todo el comercio internacional, aproximadamente el mismo porcentaje que el turismo y la industria del petróleo. Sin embargo, muchas de las principales sustancias involucradas en este negocio ilícito han sido empleadas durante miles de años para tratar el dolor físico o los trastornos nerviosos, y también para el placer.


Este libro investiga cómo los que una vez fueron medicamentos legales se convirtieron en el producto del mayor negocio ilícito del mundo.
La embriaguez no es contraria a la naturaleza ni tampoco es una aberración. La absoluta sobriedad no es un estado natural o primario en el hombre. Las drogas se ingieren, se fuman, se inyectan y se aspiran de modo diverso. Aunque a veces políticos y periodistas hablen o escriban sobre ellas como si todas tuvieran las mismas características genéricas, las drogas pueden clasificarse en categorías bien delimitadas, con diferentes poderes y efectos.


Los narcóticos alivian el dolor, provocan euforia y crean dependencia física. Los más conocidos son el opio, la morfina, la heroína y la codeína.
Los hipnóticos ocasionan sueño y estupor; por ejemplo, el cloral, el sulfonal, los barbitúricos y las benzodiacepinas. Su uso es adictivo y puede tener efectos perjudiciales. Los mismos efectos secundarios pueden ser provocados por los tranquilizantes, cuyo propósito es reducir la ansiedad sin ocasionar sueño.


Los estimulantes ocasionan excitación y aumentan la energía física y mental, pero crean dependencia y pueden ocasionar trastornos sicóticos. La cocaína y las anfetaminas son los principales estimulantes, pero también está la cafeína, el tabaco, el betel, el té, el café, el chocolate, el qat y el pituri, entre otros.


Los embriagantes se obtienen mediante síntesis química: el alcohol, el cloroformo, el éter, la bencina, los disolventes y otros reactivos volátiles.
Los alucinógenos ocasionan perturbaciones complejas en la percepción visual, auditiva y otras, y posiblemente también trastornos sicóticos agudos. El alucinógeno más empleado es el cannabis (la mariguana). Otros son el LSD, la mescalina, ciertos hongos, el beleño y la belladona.
Hace sólo tres décadas que los investigadores empezaron a comprender correctamente la acción de estas sustancias. El cerebro humano transmite impulsos eléctricos a través de las fibras nerviosas que conectan entre sí dos células nerviosas o neuronas. Estas células son la base de la actividad nerviosa del cerebro. La transmisión de la señal de una célula a otra involucra a los neurotransmisores, que no son más que impulsos de moléculas portando una señal química determinada. Los neurotransmisores excitan o inhiben la emisión en las células nerviosas, y son reconocidos individualmente por las proteínas especializadas que se encuentran en la membrana celular de las células receptoras. Las sustancias químicas neurotransmisoras se liberan en cantidades diminutas: la serotonina, que provoca que la gente se sienta satisfecha; la dopamina, que despierta sensaciones de placer, y la noradrenalina son neurotransmisores esenciales en la acción de muchas drogas controvertidas. Por ejemplo, si el uso de la cocaína y las anfetaminas puede ser placentero es porque hace que los neurotransmisores liberen noradrenalina y dopamina. La morfina actúa sobre tres receptores diferentes –que responden al nombre genérico de receptores de opiáceos–, los cuales no fueron descubiertos hasta la década de 1970. En esa misma década se descubrió que un grupo de neurotransmisores, llamados genéricamente endorfinas, actuaban como receptores de opiáceos y detenían el dolor sensorial y emocional.


Resulta fácil explicar estos hechos; pero no así las pasiones que las drogas despiertan. La gama de sensaciones abarca desde la risa tonta y la indiferencia hasta el profundo terror de la corrupción, la violencia, la contaminación y la muerte. A menudo las drogas son un recurso para quienes están aburridos, tristes o enojados, es decir, son parte del repertorio de necesidades y estados de ánimo propios del ser humano. La gente las emplea para apartarse de un medio ambiente brutal, como bálsamo contra la culpa y la angustia o como un truco para fastidiar a los mayores. Los opiáceos le dan a uno la posibilidad de reinventarse a sí mismo como un ser superior, distante y despiadado. Proporcionan un control aparente pero también una degradación real. Sirven a quienes ven la existencia como un enemigo implacable. Al ingerirse juntos estimulantes, alucinógeneos, tranquilizantes y analgésicos proporcionan toda exacerbación posible, desde el ímpetu amoroso hasta los deseos de muerte, deseos de apertura y clausura, de reconstrucción y demolición, de energía externa e implosión interna, de búsqueda de un destino y negación del futuro. Las drogas están llenas de abrumadoras incongruencias y contradicciones, e ilustran la máxima del físico danés Niels Bohr (1885-1962), según la cual las verdades profundas se reconocen por el hecho de que lo contrario también es una verdad profunda, a diferencia de las trivialidades, en las que los contrarios son un absurdo. Toda sustancia que tiene el poder de hacer bien, tiene asimismo el poder de hacer mal.


El “estar en la droga” puede presentarse como un apetito depravado, una desdichada obsesión, un consuelo de escapistas; o como una búsqueda de visiones trascendentales y de excitación mística. Los consumidores de drogas emplean códigos cifrados e inventan sus propias mitologías fabulosas. Del consumo de drogas puede decirse que es una búsqueda de protocolos utópicos o la ruta segura hacia un desierto de la ética. Los efectos secundarios tóxicos parecen un juego para algunos consumidores. Muchos de ellos son puestos bajo vigilancia y se les rehuye como parte de una clase social subterránea y peligrosa; pero a unos pocos (como las estrellas del rock, las modelos del momento o los poetas) se les concede un estatus aristocrático.


Este libro es la historia del consumo de drogas y, por tanto, una historia de los extremos emocionales. Su narración abarca cinco siglos de adictos y consumidores: monarcas, ministros, grandes escritores y compositores, soldados heridos, médicos estresados, amas de casa oprimidas, trabajadores exhaustos, hombres de negocios con gran poder, tarambanas, trabajadoras del sexo, estrellas del pop, perdedores en ciernes, adolescentes angustiados, escolares rebeldes, víctimas del gueto y jóvenes felices en mitad de una juerga. El escenario de los últimos capítulos son las ciudades y suburbios de Estados Unidos, Londres y París, así como casi cualquier parte del mundo, especialmente Sudamérica, Europa del Este, el noroeste de África y el sureste asiático. Aunque es ante todo una historia de gentes y lugares, también es la historia de un pésimo concepto: la prohibición.


Este libro muestra cómo las políticas prohibitivas han convertido medicamentos legales, aunque peligrosos, en el mercado negro más lucrativo y mejor organizado del mundo. La prohibición ha sido, esencialmente, una técnica de colonización cultural informal de Estados Unidos. Ya en 1875 la ciudad de San Francisco reaccionó con una ordenanza prohibitiva frente al auge del consumo de opio por jóvenes de clase media en las casas de opio frecuentadas por trabajadores chinos y alguno que otro personaje del bajo mundo. Otras ciudades y estados del oeste de Estados Unidos aprobaron legislaciones similares durante 1876-1890. Estas leyes fueron las primeras en tratar como delincuentes a quienes consumían drogas –la gente que administraba o frecuentaba las tiendas de opio–, en lugar de controlar el suministro de las sustancias. Al consumo de opio por delincuentes sociales o adolescentes rebeldes en Estados Unidos siguió el consumo igualmente ilícito y recreativo de la cocaína en las ciudades estadunidenses en la década de 1890. El uso social de la cocaína por personajes del bajo mundo y delincuentes juveniles que se enfrentaban con las tensiones de la adolescencia comenzó a transformar nuestra imagen de los consumidores de drogas en unos excéntricos con un vicio específico, en la de criminales maliciosos y enemigos peligrosos de la sociedad. La ley estadunidense de Exclusión del Opio de 1909 comenzó a cambiar el hábito, comparativamente inocuo, de fumar opio por el uso intravenoso, y más destructivo, de la heroína. La ley estadunidense de Narcóticos de Harrison de 1914 aportó el modelo legislativo para la prohibición de las drogas en el mundo occidental. Hacia principios de la década de 1920, la concepción del narcómano estaba dejando de ser la de una víctima de clase media con una adicción adquirida accidentalmente por el uso de un medicamento para convertirse en la de un criminal pervertido que empleaba narcóticos (o estimulantes) para su placer. Las políticas de la Agencia Federal de Narcóticos promovieron el auge de los bajos fondos y de las subculturas criminales. Proporcionaron a los delincuentes un producto nuevo con el que traficar tras la implantación de la Ley Seca. La ortodoxia oficial de Estados Unidos no pasaba de ser una verdad a medias, muy generalizada, que suprimía el hecho objetivo de que algunos consumidores de drogas lograban controlar su hábito, conservar un buen empleo y triunfar en la vida, mientras imponía al resto de los narcómanos el papel de criaturas degradadas y moribundas que la sociedad les exigía representar. Las actitudes y políticas estadunidenses que la ley Harrison generó fueron torpes y contraproducentes.


EU reclama liderazgo mundial


Estados Unidos reclama el liderazgo mundial de las guerras antidrogas desde 1909, y su legislación prohibicionista ha aportado el modelo de los acuerdos internacionales para el control de las drogas. Las políticas prohibicionistas estadunidenses han ido ganando terreno hasta convertirse a escala global en las guerras contra las drogas, asociadas desde 1969 con las administraciones Nixon, Reagan y Bush padre. El enfoque estadunidense puede resumirse así: exige la rendición incondicional de traficantes, vendedores, adictos y ocasionales consumidores por diversión. Esta rendición aún no se ha producido. Las políticas prohibicionistas estadunidenses han fracasado una y otra vez y continúan fracasando. A pesar de su falta de éxito. El Departamento Estadunidense Antidrogas (DEA) ha convencido a los gobiernos de todo el mundo de que posee una experiencia inigualable. Las sucesivas administraciones de Washington han engatusado a los Estados europeos para que adopten estas tácticas fallidas, y las han impuesto en el Tercer Mundo.


En Gran Bretaña, antes de 1914, el suministro de drogas era controlado por las leyes de Farmacia, pero no estaba severamente reprimido. Al comienzo de los combates en Flandes, las mujeres de la alta sociedad introducían granos de morfina partidos por la mitad entre los pañuelos y libros que se les enviaban a los soldados en el frente. En los catálogos de los grandes almacenes figuraban aun las tabletas de morfina y heroína. Dejando a un lado las legislaciones emergentes de tiempos de guerra, en Gran Bretaña las leyes contra la posesión ilícita de drogas datan de 1920, y sus problemas con la moda del uso recreativo de las drogas no comenzaron hasta 1950. Los momentos más críticos en la evolución del escenario de las drogas en Gran Bretaña ocurrieron cuando las autoridades británicas adoptaron las estrategias punitivas estadunidenses a mediados de la década de 1970 y a principios de la de 1980. El mal comportamiento o la rebeldía de los jóvenes británicos que comenzaron a imitar las gracias de los jóvenes estadunidenses fue un elemento secundario durante estas etapas.
He aquí algunos hechos que demuestran lo que pueden lograr 80 años de prohibición.


● El Programa de las Naciones Unidas para el Control de Drogas informó en 1997 que 141 millones de personas habían consumido mariguana durante el año anterior (cerca del 3% de la población mundial). Había 30 millones de consumidores de anfetaminas, 13 millones de consumidores de cocaína y 8 millones de consumidores de heroína.


● La producción mundial de opio se triplicó y la de coca se duplicó entre 1985 y 1996.


● Entre el 10% y el 15% de la heroína ilícita y el 30% de la cocaína ilícita resultan interceptados. Los traficantes de drogas obtienen márgenes de beneficios brutos de hasta 300%. Sería necesario interceptar por lo menos el 75% de los cargamentos ilícitos de droga antes de que los traficantes dejaran de obtener beneficios.


● Un kilogramo de heroína en Pakistán costaba una media de 2,720 dólares en 2000. El mismo kilogramo puede ser vendido por 129,380 dólares en Estados Unidos.


● Un kilogramo de base de coca en Colombia cuesta por término medio 950 dólares estadunidenses. Su precio en Estados Unidos en 1997 era aproximadamente de 25,000 dólares, y el precio en las calles oscilaba entre 20 y 90 dólares el gramo.


● Las Naciones Unidas informaron en 1999 que durante la década anterior los precios de la cocaína y la heroína en Europa occidental, alterados por la inflación, cayeron el 45 y el 60%, respectivamente. Las cifras en Estados Unidos registraron una caída del 50% para la cocaína y del 70% para la heroína.


● Llegados al final del siglo XX, encarcelar a los infractores de las leyes antidrogas le cuesta a Estados Unidos 8,600 millones de dólares al año.


● A pesar del aumento del presupuesto federal de Estados Unidos para la guerra contra las drogas, de 1,650 millones de dólares en 1982 a 17,700 millones de dólares en 1999, más de la mitad de los adolescentes de los Estados Unidos han probado alguna droga ilícita antes de terminar la enseñanza secundaria.


● Se estima que 14.8 millones de estadunidenses consumían drogas ilícitas en 1999. El mayor número de consumidores de drogas ilícitas se dio en 1979, cuando la estimación fue de 25.4 millones.


● El 10.9 % de jóvenes de 12 a 17 años en Estados Unidos había consumido drogas ilícitas durante los últimos 30 días en 1999. Una vez más, la cifra fue mayor en 1979, con el 16.3%.


● Se calcula que, en 1999, 208,000 estadunidenses consumían heroína: tres veces la cifra registrada en 1993. La edad media de los consumidores de heroína en el momento de su primera dosis es de 21 años.


● Unas 991,000 personas usaban inhalantes en Estados Unidos en 1998. Esta cifra había aumentado el 154% desde 1990. En 1998 el 62% de quienes usaban inhalantes por primera vez tenían entre 12 y 17 años.


● Como mínimo, 45 millones de europeos (el 18% de las personas entre 15 y 64 años) han probado la mariguana al menos una vez; 15 millones han consumido mariguana durante los últimos 12 meses.


● En la Unión Europea, hasta el 5% de las personas de entre 16 y 34 años ha consumido anfetaminas y/o éxtasis, y el 6% ha probado la cocaína al menos una vez; pero la experiencia de la heroína la ha tenido menos del 2% de los jóvenes adultos de Europa.


● La mayoría de las muertes relacionadas con el uso intensivo de las drogas en Europa involucra a los opiáceos, combinados frecuentemente con alcohol o con sedantes. Algunos gobiernos europeos hablan de un número significativo de muertes entre los adolescentes, producto de la inhalación de sustancia volátiles, pero en toda Europa son poco comunes las muertes como consecuencia de la cocaína, las anfetaminas y el éxtasis.


● Las diferencias en las estadísticas del consumo de drogas en los países miembros de la Unión Europea indican que hay poca relación directa entre el consumo de drogas ilícitas y la política nacional: los países parecen tener similares índices de consumo con frecuencia moderados, independientemente de tener o no una legislación restrictiva.


● Respecto a la posesión de drogas ilícitas, Gran Bretaña tiene un régimen mucho más severo que la mayoría de los países de Europa, pero asimismo tiene uno de los mayores índices de consumo. El 40% de sus adultos jóvenes ha consumido mariguana (el más alto porcentaje de Europa junto con Dinamarca); el 16% de sus adultos jóvenes ha probado las anfetaminas, y el 8% el éxtasis.


● Cerca del 25% de la población británica ha probado alguna sustancia ilegal en algún momento entre los 16 y los 69 años: esto representa aproximadamente 10 millones de personas.


● El consumo de drogas entre los jóvenes de Gran Bretaña ha venido incrementándose hasta principios de la década de 1990, pero actualmente ha decrecido.


Abstinencia forzosa y tratamiento punitivo, ineficaces


Este es un libro de historia, no de controversia contemporánea; pero presenta pruebas que contradicen muchas de las presunciones de los prohibicionistas. Sugiere que no es la droga en sí lo que conduce al narcómano a delinquir, sino el ansia de la droga. No es el suministro de una droga lo que convierte al consumidor en un delincuente, sino la ilegalidad de ese suministro. La abstinencia forzosa y el tratamiento punitivo de los consumidores son, por lo general, ineficaces. Los suministradores de drogas jamás se han quejado de los riesgos impuestos por las fuerzas del orden, dado que un mayor riesgo siempre supone un mayor beneficio potencial. Puede que las sanciones establecidas contra el tráfico de drogas sean bienintencionadas, y puede que tengan éxito en determinado momento o lugar, pero a la larga su función primordial es la de un incentivo comercial. La prohibición crea una oportunidad irresistiblemente lucrativa para los empresarios que estén dispuestos a moverse en la ilegalidad. Es una política de idealistas que no logran comprender que el consumo de drogas es muchas veces el reflejo de otros ideales del hombre: la humana perfectibilidad, el anhelo de un instante perfecto, la paz que concede el olvido.


Por Richard Davenport-Hines, miembro de la Royal Historical Society, ganador del Wolfson Prize de Historia y colaborador habitual de The New York Times, The Sunday Times y The Independent. Ha publicado, entre otros libros, Gothic: Four Hundred Years of Excess, Horror, Evil and Ruin (2000), Vice: An Anthology (1994) y Sex, Death and Punishment: Attitudes to Sex and Sexuality in Britain since the Renaissance (1990).
Con autorización de las editoriales Turner y Fondo de Cultura Económica, se reproduce el prólogo del libro La búsqueda del olvido, historia global de las drogas, 1500-2000

Publicado enInternacional
Evo califica la legalización del acullico como un triunfo de la unidad boliviana

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó este lunes en un masivo acto en Cochamba (centro del país) que el reconocimiento del masticado de coca por parte de la comunidad internacional “es un triunfo de la unidad del pueblo boliviano y la revolución democrática y pacífica” que encabeza.


 
El primer mandatario resaltó en un acto en apoyo a la decisión de la Organización de las Naciones Unidas de admitir como legal el masticado de coca (acullico) que esto es un triunfo de “la unidad del pueblo para defender su cultura, medicina y alimento, que está representado en la hoja de coca”.


 
Además remarcó que el reingreso del país a la Convención de Viena sobre estupefacientes bajo la reserva de que se acepte al acullico es “una misión cumplida para las futuras generaciones”.


 
Agregó que esta “es una victoria de la identidad boliviana que se consigue cuando hay unidad y claridad ideológica, programática y cultural” y subrayó que cuando “los derechos son violados por tratados internacionales, los pueblos se levantan”.


 
“Durante muchos años, Estados Unidos y los gobiernos neoliberales de nuestro país intentaron eliminar el cultivo y masticado de la hoja de coca después de que se los prohibiera en 1961 y decidieran erradicarlos en 25 años. Sin embargo, ahora la comunidad internacional reconoce como una actividad lícita el consumo y cultivo de hoja coca, lo que significa una victoria de esta revolución cultural que llevamos a cabo”, indicó.


 
“Uno de los logros de esta revolución pacífica fue lograr esto, nunca Bolivia se había atrevido a cambiar los tratados internacionales. Los distintos gobiernos de las dictaduras o democracia pactada no denunciaron sino que atacaron con los protocolos para acabar con la hoja de coca en toda la región andina”, recordó.


 
En ese sentido, resaltó, que durante la batalla por que el masticado o acullico sea declarado legal murieron muchas personas y fueron heridas otras tantas para que la hoja de coca deje ser considerada como un veneno o estupefaciente y sea tenida en cuenta como parte de la vida y cultura del pueblo boliviano.


 
Destacó como otro logro que el cultivo también sea aceptado por la comunidad internacional, hecho que antes era “utilizado por la DEA norteamericana para mandar a nuestras fuerzas militares y policiales, lo que fue eliminado cuando llegamos al gobierno para terminar con nuestra sumisión al imperialismo norteamericano”.


 
“Hoy nuestros campesinos controlan el límite del cultivo de la hoja de coca para evitar que sean utilizados para cocaína”, observó luego de remarcar que la lucha contra el narcotráfico del Estado boliviano es reconocida, incluso, por ONG internacionales.


 
Morales también sostuvo que antes los productores de hoja de coca y los consumidores eran calificados como narcotraficantes y drogadictos. “Ahora dejarán de ser considerados como criminales”, expresó.


 
Jornadas de júbilo


 
Multitudinarias marchas y actos en esta capital y en Cochabamba dieron inicio este lunes a la jornada de regocijo por el retorno de Bolivia a la Convención de Viena y la despenalización del masticado de hoja de coca.


 
Elaboradores de la hoja en La Paz y representantes de organizaciones sociales se concentraron frente a la oficina de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) para una gran marcha hacia el centro de la ciudad.


 
El corresponsal de teleSUR en Bolivia informó que “en La Paz productores de coca de Los Yungas marcharon por el centro de la ciudad y obsequiaron la hoja a los transeúntes”.


 
Durante el acto para festejar la despenalización del masticado de la hoja de coca en Cochabamba, el mandatario boliviano, Morales, aseguró que la concentración de este lunes es un éxito a nivel local e internacional.


 
“Me han informado que en esta concentración hay tres kilómetros de concentración, es decir que logramos que esta batalla se libre no solo a nivel nacional, sino a nivel internacional”.


 
“Saludamos la participación a nivel internacional. Queremos mantenernos unidos como hermanos y así seguiremos”, aseguró el jefe de Estado boliviano.


 


Añadió que su gobierno siempre ponderará la decisión del pueblo por encima de cualquier otro interés.
 
“Por algo hemos ganado tantas elecciones, porque hemos decidido combinar conciencia con lucha para la liberación de los pueblos, no solo en Bolivia sino en América Latina y esto no ha sido casualidad”, recordó Morales.


 
“Que viva el pueblo boliviano, la lucha por nuestra identidad. Misión cumplida ante el pueblo y las nuevas generaciones que están por venir”, concluyó el acto el mandatario boliviano.

 

14 Enero 2013


 
(Con información de Telesur)

Publicado enInternacional
Domingo, 13 Enero 2013 07:40

Silencio

Silencio

El nuevo mandato de Chávez en Venezuela empezó el jueves con una movilización masiva, un fuerte gesto de apoyo de los aliados latinoamericanos y un respetuoso silencio de los demás países ante la inusual transición. Chávez estuvo presente en toda la ceremonia a través de su silencio estremecedor. Durante una década los venezolanos se habían acostumbrado a escucharlo, verlo y leerlo todo el tiempo. Aun cuando iba a Cuba a tratarse por el cáncer que le descubrieron hace un tiempo, siempre llamaba por teléfono desde La Habana a los programas amigos, empezando por La Hojilla, o irrumpía con sus tuits picantes en las tardes caribeñas o mandaba alguna que otra foto con el otro comandante. Pero ahora lleva un mes sin dar señales, desde que fue operado en La Habana por cuarta vez en un año y medio, el 10 de diciembre pasado.

 

Desde entonces los principales funcionarios del gobierno venezolano han peregrinado a la capital cubana para regresar con proclamas de unidad y lealtad al líder. Pero el verdadero estado de salud de Chávez sigue siendo un secreto de Estado muy bien guardado en la isla que gobiernan los Castro.

 

Si bien el gobierno venezolano ha difundido 26 partes médicos, no sé sabe qué tipo de cáncer tiene Chávez ni para qué se le practicó la última operación. Los partes no mencionan la palabra cáncer, sino que hablan de “células malignas” sin aclarar dónde fueron localizadas. Ultimamente se sumó una “insuficiencia respiratoria” por una “infección pulmonar grave” pero los partes no dicen si esto significa que recibe o ha recibido asistencia respiratoria mecánica.

 

Al vacío informativo y la ausencia de actos y palabras de un líder acostumbrado a llenar el espacio mediático se suma el desplazamiento desde Caracas a La Habana del proceso de toma de decisiones del gobierno venezolano. Todo lo cual genera dudas y ansiedad, tanto en el chavismo como en la oposición. Por ejemplo, el martes pasado la Asamblea recibió una carta avisando que el presidente, por consejo médico, no asistiría a la jura del jueves. La carta, que leyó el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, no llevaba la firma de Chávez sino la del vicepresidente Ejecutivo, Nicolás Maduro. El mismo Maduro ha dicho que Chávez está consciente y en pleno uso de sus facultades mentales. Pero si está en condiciones de ser presidente, ¿por qué no puede firmar una carta?

 

Lo razonable entonces sería decretar al menos la “falta temporal” de Chávez, artículo 234 de la Constitución, que le permite al menos 90 días de licencia con permiso de la Asamblea, renovables por otros 90 más, para recuperarse de su problema de salud. Pero no es lo que resolvió la cumbre del chavismo reunida en La Habana la semana pasada. Allí se resolvió que va a seguir como vicepresidente ejecutivo Nicolás Maduro, el heredero político designado por Chávez.

 

El mandato de Maduro termina el 10 de enero y, a diferencia de Chávez, Maduro no ha sido reelecto, sino que su cargo debe ser refrendado por un decreto que por ahora el presidente no parece en condiciones de firmar. Pero (en estricto orden cronológico) con el guiño de La Habana, el aval de la Asamblea legislativa dominada por el chavismo y el apoyo formal del Tribunal Supremo de Justicia de mayoría automática chavista, Maduro legitimó su permanencia a cargo del Ejecutivo.

 

A su vez la oposición, agrupada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), dijo que respetará el fallo aunque no esté de acuerdo. Uno sospecha que el fallo será acatado no por un estricto apego a los principios republicanos por parte de la MUD, sino porque a la oposición le conviene que se estire la transición presidencial, habida cuenta de que viene de sufrir palizas electorales a nivel nacional, en octubre y diciembre, a manos de las fuerzas del chavismo.

 

En el plano internacional la continuidad de Maduro recibió apoyos de países clave. El sentimiento no fue unánime, pero ningún país salió a cuestionar el arreglo de continuidad del gobierno que, en los hechos, más allá del liderazgo espiritual del comandante Chávez, encabeza Maduro. Brasil fue el primero en dar el visto bueno a través de declaraciones del asesor internacional de la Presidencia, Marco Aurelio García, quien había viajado a La Habana el 31 de diciembre. “En ese punto (si el presidente no puede jurar) hay un vacío constitucional y la interpretación que está siendo dada es que asume el vicepresidente”, dijo el veterano diplomático, cuidando cada una de sus palabras.

 

Otros gobiernos fueron más enfáticos en su apoyo a Maduro. El boliviano Evo Morales y el uruguayo José Mujica asistieron en persona a la jura virtual del 6 de enero. También asistieron los presidentes de Nicaragua, Haití, Dominica y el vicepresidente de Cuba, representantes de cuatro países que reciben petróleo venezolano a precio muy subsidiado por decisión del gobierno de Chávez. Argentina y Ecuador mandaron a sus cancilleres. Los presidentes de Argentina y Perú, Cristina Fernández y Ollanta Humala, viajaron a Cuba para visitar a la familia de Chávez, aunque no tuvieron acceso al presidente enfermo. También se pronunció a favor de la continuidad de Maduro el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en base a que los tres poderes del Estado venezolano ya se habían pronunciado al respecto, coincidiendo en el aval al interinato del vicepresidente.

 

Por otra parte, los gobiernos de Chile, Colombia, México y Panamá, entre otros, tomaron distancia. Al igual que Brasil, no mandaron representantes a la jura virtual del 10 de enero. En la misma sintonía se mostraron Estado Unidos y la Unión Europea, con sendas declaraciones de prescindencia sobre los acontecimientos que se desencadenaron en Venezuela a partir del agravamiento de la enfermedad de Chávez.

 

La continuidad de Maduro al frente del Ejecutivo puede leerse como una señal de desconfianza hacia Cabello, quien es la persona que debería asumir, según la Constitución, ante la ausencia de Chávez. O sea, es Cabello quien debería reemplazar a Chávez durante su “falta temporaria” y es Cabello quien debería llamar a elecciones en 30 días si se diera el caso de “falta total”.

 

Pero es difícil saber quién desconfía de quién. Puede ser que Maduro desconfíe de Cabello porque el delfín de Chávez hizo gran parte de su carrera política en el sector gremial y en la Cancillería venezolana y no tiene el poder territorial ni el predicamento entre los empresarios, los políticos y los militares que tiene Cabello, un ex compañero de armas de Chávez, que además fue gobernador de Miranda, ministro de Obras Públicas, presidente interino y actualmente es vicepresidente del partido.

 

Mientras Maduro intenta instalar su figura desde un lugar incómodo, mezcla de emisario, reemplazante y sucesor, Cabello parece sobreactuar su lealtad al proyecto y su subordinación a Maduro.

 

Fue Cabello el primero en plantear que “la voluntad popular está por encima de la Constitución” al proponer que se postergue la jura del presidente pocas horas después de la operación en Cuba. Y fue Cabello quien, cuatro semanas después, invitó a las masas a llevar boinas y llenar las plazas, porque ellos representarían a Chávez en la jura virtual. Y fue Cabello quien abrazó a Maduro en público no menos de media docena de veces en la última semana para que nadie piense que están peleados. Pero cuanto más destacan la humildad y subordinación del omnipresente Cabello, más agrandan su figura. Cabello como contrapartida de Maduro, el gobernador populista con peso propio contra el cuadro disciplinado que depende del dedo de su líder. Es entendible que alguien como Cabello genere desconfianza en Caracas y más aún en La Habana. Está claro que la isla apuesta a la continuidad de los subsidios petroleros venezolanos y parece que Maduro ofrece más garantías de esa continuidad que un ex gobernador millonario identificado con la boliburguesía.

 

El nuevo mandato de Chávez empieza con dudas y ansiedad, sobre todo por la deteriorada salud del joven presidente que ha dominado la vida pública de Venezuela y de toda la región durante la última década. Pero también por lo que pueda pasar en este nuevo período, si es que ya no está pasando.

 


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Miércoles, 26 Diciembre 2012 08:06

Comida chatarra, promesas vanas

Nestlé, la mayor compañía de alimentos del mundo, tiene formas creativas de llegar a los rincones más recónditos del planeta. Una es trabajar con personas como Flavia Medeiros, microdistribuidora de Sao Paulo, quien vende a brasileños que a primera vista no parecen tener el dinero o la inclinación para comprar productos Nestlé. El almacén de la señora Medeiros está retacado de cereales, yogures, dulces, leche sabor chocolate y fórmulas infantiles de esa marca. Sus reclutas locales venden los productos puerta a puerta, a menudo con pagarés proporcionados por la empresa. En un programa hermano, la firma tiene un gran barco navegando por el Amazonas, donde vende comida empacada y helado a los habitantes de las riberas. Esas técnicas provocan apoplejía a algunos promotores de la salud.

 

Para las compañías de alimentos y bebidas, las crecientes tasas de obesidad representan un acertijo. Obligadas a generar ganancias para sus accionistas, todas las grandes empresas del ramo se esfuerzan por vender más productos en todo el mundo. Muchos productos chatarra son muy redituables, pero las compañías no quieren ser fustigadas por engordar a sus consumidores. El espectro de la regulación gubernamental gravita sobre ellas. Muchas firmas están en conflicto, pues siguen pregonando productos chatarra mientras proclaman elaborados planes para mejorar la nutrición. Insisten en que ayudarán a reducir las tasas de obesidad, pero hay razón para dudarlo.

 

En la década pasada las ventas de productos empacados en el mundo han crecido 92%, a 2.2 billones de dólares este año, según el bufete Euromonitor. En Brasil, China y Rusia las ventas han triplicado o cuadriplicado su nivel de 2002. Muchas empresas ofrecen tanto productos dañinos como saludables, como los yogures Greek de Nestlé.

Otra cuestión son los refrescos. Coca-Cola y PepsiCo controlan cerca de 40% del mercado mundial de bebidas gaseosas (ver tabla). Las ventas de refrescos en el mundo se han más que duplicado en la década pasada, a 532 mil mdd; en India, Brasil y China se han más que cuadruplicado. Es problemático, dado que esas bebidas representan al menos 20% del aumento de peso en EU entre 1977 y 2007, según la investigadora Gail Woodward-Lopez y sus colegas en la Universidad de California en Berkeley.

 

Estas cifras impresionantes van en aumento. Nestlé adquiere firmas locales en China y adapta su cartera al mercado de ese país: como a muchos chinos el café les parece demasiado amargo, la empresa ofrece Smoovlatte, bebida de café que sabe a helado derretido. Kraft, gigante de la alimentación, se dividió en dos en octubre: Mondelez International, la nueva empresa que ahora fabrica las famosas galletas Oreo, busca dominar el mercado de las golosinas. Planea elevar su inversión en mercados emergentes, que ya representan 44% de sus ingresos.

 

También las cadenas de comida rápida se han extendido con rapidez en mercados en desarrollo. McDonald's tiene presencia en 119 países. Yum Brands, dueña de KFC, Taco Bell y Pizza Hut, deriva 60% de sus ganancias del mundo en desarrollo, y queda mucho potencial de crecimiento. El jefe ejecutivo de esa firma, David Novak, explica que tienen 58 restaurantes por cada millón de estadunidenses, en comparación con apenas dos por cada millón de personas en mercados emergentes.

 

Pero al tiempo que se expanden, las compañías luchan por mostrar que toman en serio el problema de la obesidad. La Alianza Internacional de Alimentos y Bebidas (IFBA, por sus siglas en inglés), grupo de 10 gigantes que incluye a Coca-Cola, Mondelez y Nestlé, ha prometido a escala mundial que hará productos más saludables, los publicitará con responsabilidad y promoverá el ejercicio. Las promesas son más específicas en países ricos, donde las tasas de obesidad son más altas y el escrutinio más completo. En Inglaterra 21 empresas han acordado un pacto de responsabilidad con el Departamento de Salud, que las compromete a ayudar a las personas a consumir menos calorías. En EU, el mercado más grande y más celosamente observado, 16 compañías han prometido reducir 1.5 billones de calorías de sus productos de aquí a 2015 (cantidad basada en un cálculo grosso modo de lo que el estadunidense debe reducir en promedio de su dieta para ser saludable). Y prácticamente toda empresa tiene un plan propio para mejorar la nutrición, en algunos casos más robusto que otros.

 

Existen tres enfoques generales: eliminar ingredientes dañinos, añadir mejores o presentar nuevos productos. Kraft dice que de 2005 a la fecha ha creado 5 mil productos más saludables, ya sea mejorando la receta de los que estaban en el mercado o lanzando nuevos. Coca-Cola ha reducido 9% el número promedio de calorías en sus productos de 2000 a la fecha y sigue estudiando nuevos endulzantes de bajas calorías, además de los que ya emplea. Jonathan Blum, nombrado en marzo pasado jefe de nutrición en Yum Brands, afirma revisar sistemáticamente lo que se ofrece en los restaurantes en lo relativo a los que llama sus tres pilares: variedad, transparencia y contenido nutricional. Nestlé, en particular, quiere ser vista como una compañía de alimentos saludables. Es una estrategia básica de negocios, explica Janet Voûte, directora global de relaciones públicas de la empresa, quien antes trabajaba en la Organización Mundial de la Salud. La firma ha establecido un instituto para combinar la investigación nutricional y biomédica, con la esperanza de crear alimentos que rindan beneficio medicinal. Nestlé examina todo su catálogo para asegurarse de que sus productos sean más saludables y sabrosos que los de sus competidores directos.

 

El esfuerzo por ofrecer productos más sanos es obstruido por dos factores principales. Primero, hay poco acuerdo sobre cómo definir la comida saludable y la comida chatarra. Una zanahoria es saludable sin duda y una bebida gaseosa no, pero la distinción no siempre es tan obvia. Una compañía puede reducir el contenido de azúcar de una galleta, pero eso no la hace más saludable. Una hamburguesa puede ser densa en energía, como definen los nutricionistas, con un montón de calorías incorporadas, pero tiene cierto valor nutricional. Ni siquiera una galleta Oreo, una bomba de grasa y azúcar, condena al consumidor a la obesidad si se come de vez en cuando.

 

La incertidumbre sobre cuáles alimentos son saludables y cuáles no dificulta medir cuánto avance ha tenido la industria. Nestlé tiene un detallado sistema de perfiles nutricionales para determinar si un producto es apropiado para una dieta saludable, y afirma que 74% de sus productos pasan la prueba. Una barra pequeña de chocolate Kit-Kat llena el requisito.

 

Virtuoso, pero todavía no

 

El segundo problema de la industria alimentaria es de tiempo. Las compañías dicen querer ofrecer productos más sanos a largo plazo, pero tienen la responsabilidad ante sus accionistas de elevar las utilidades a corto plazo. Al tiempo que desarrollan productos nutritivos, seguirán comercializando bebidas gaseosas y frituras hasta que los consumidores dejen de comprarlos. Las ventas de productos buenos para el consumidor –que Euromonitor define como alimentos que han sido modificados para contener menos azúcar, grasa o sal que otros similares– se han más que duplicado en la década pasada. Aun así, el año pasado representaron apenas 7% de las ventas de bebidas y alimentos empacados. Blum, del consorcio Yum, advierte contra hacer demasiados cambios en poco tiempo. No es una carrera, expresa. Los consumidores dicen que quieren comer más sano, pero su conducta tiende a ser un tanto diferente. Y añade: Estamos orgullosos de la comida frita, somos fanáticos de la sartén.

 

PepsiCo ha llevado a cabo el más tumultuoso experimento de la industria. Indra Nooyi, quien llegó a la dirección de esa empresa de refrescos y frituras en 2006, se lanzó a vender productos más saludables. Contrató a Derek Yach, quien había trabajado en el sector de tabaco y alimentación en la OMS, y trazó metas ambiciosas para reducir sal, grasas saturadas y azúcar añadida a los productos de la empresa. En 2010 PepsiCo declinó anunciar sus bebidas durante el Supertazón, y optó por lanzar una campaña de mercadeo sobre causas sociales. Los accionistas comenzaron a rebelarse. Querían que PepsiCo diera todo su apoyo a productos que ganaran dinero, saludables o no.

 

Así pues, Nooyi ha tenido que recular. En febrero PepsiCo no sólo se anunciará en el Supertazón, sino que patrocinará el espectáculo de medio tiempo. En una entrevista en CNBC, cadena de televisión estadunidense especializada en negocios, en septiembre, se presentó como fanática del futbol americano. "No se puede ver un juego en una madriguera masculina sin Doritos, Pepsi y Lay's", aseguró.

 

El doctor Yach dejó PepsiCo en octubre para encabezar un nuevo centro de investigación en el grupo Vitality, que organiza programas de incentivos a la salud. Pocas semanas después de su partida, declaró que tanto los inversionistas como los defensores de la salud tendrán que mostrar más paciencia. Durante décadas la investigación se centró en el sabor, no en la nutrición, así que hablamos de cambios muy radicales. Para que las inversiones en alimentos saludables tengan éxito, los ejecutivos necesitan darles mucho tiempo y apoyo mercadológico.

 

Algunos quieren ver un avance más rápido y normas más estrictas. Kelly Brownell, de la Universidad Yale, supone que las empresas seguirán promoviendo comida chatarra. Están bajo presión para vender tanto como sea posible, y la investigación de Yale muestra que los niños se inclinan más por los alimentos azucarados que por los saludables. Marion Nestle, de la Universidad de Nueva York (sin conexión con Nestlé), cree que las firmas de alimentos no cambiarán a menos que el gobierno las obligue. Tienen las manos atadas. Sólo pueden hacerlo en forma muy limitada, por la preocupación por el valor de los accionistas a corto plazo.

 

El doctor Brownell sostiene que la industria alimentaria ha seguido el guión de las compañías tabacaleras, que ponen énfasis en la responsabilidad personal y financian investigación en salud. Hasta ahora las promesas de hacer productos más saludables y limitar la publicidad han ayudado a evitar la adopción de leyes, pero no todos están contentos con eso. En ningún lugar del mundo donde se haya intentado la autorregulación se ha demostrado que tenga éxito para resolver este problema, afirma Barry Popkin, de la Universidad de Carolina del Norte.

 

Boyd Swinburn, de la Universidad Deakin, en Melbourne (Australia), se preocupa en particular por el prominente papel que las compañías de alimentos desempeñan en la elaboración de planes de los políticos para combatir la obesidad. Varias dependencias del gobierno de EU han sopesado lineamientos voluntarios para limitar la venta de productos chatarra a los niños, pero el intenso cabildeo ha impedido que la idea prospere. Las empresas de alimentos están entre quienes presentan sus ideas a la OMS, la cual orienta a los países sobre políticas de alimentación, mediante el proceso de diálogo público de la organización. Por ejemplo, alentaron a la OMS a presentar un menú de políticas posibles sobre comercialización de alimentos, en vez de una prescripción única. Las firmas han dado también dinero a la rama estadunidense de la organización, la cual, a diferencia de sus equivalentes en otras partes del mundo, no tiene reglas que prohíban tales donativos.

 

Eso pone a temblar a algunos en la sede de la OMS en Ginebra. Pero Voûte, de Nestlé, cree que la mayoría de las empresas de alimentos actúan de modo inapropiado. Los defensores de la salud quieren que las dietas cambien, y las empresas pueden ayudar. Respetamos que existen áreas donde hay conflictos de intereses, señala, pero hay otras en las que hay convergencia de intereses. En abril Nestlé y la Federación Internacional de Diabetes (FID) anunciaron que cooperarían en educación y prevención sobre diabetes. Este enfoque es una receta para más negocios como los de siempre, más obesidad y más diabetes, aseguraron el doctor Swinburn y otros 14 destacados académicos en la revista médica británica The Lancet. No se trata de tabaco, replica Ann Keeling, de la FID. Es algo que hicimos con mucha consideración.

 

La gran pregunta para la industria alimentaria es si puede continuar ganando dinero a la vez que recorta calorías. El primer informe de avance en la promesa de las compañías de retirar 1.5 billones de calorías de la dieta estadunidense deberá presentarse el año próximo. El evaluador, designado por una fundación independiente, es el doctor Popkin. Él juzgará qué productos se han vuelto más sanos, en qué proporción, y si los consumidores simplemente han cambiado de productos más nutritivos a otros menos sanos. Pero su definición de saludable no es la mía, advierte.

 

El doctor Popkin también se preocupa de que la industria cambie sus prácticas en países ricos, pero no en los pobres. Los refrescos de dieta constituyen 22% de las ventas de Coca-Cola por volumen en Europa y casi una tercera parte en EU, pero sólo 6% en América Latina. Otro informe que debe publicarse el año próximo podría arrojar cierta luz sobre esto. El Wellcome Trust y la Fundación Gates patrocinan un estudio sobre el papel de las empresas alimentarias en combatir el exceso de nutrición y la desnutrición en países ricos y pobres. Si resulta que las empresas han actuado con lentitud, los gobiernos tendrán mayor incentivo para tomar el asunto en sus manos.

 

Traducción de textos: Jorge Anaya

 

Publicado enInternacional

En EEUU hay 25.000 muertes anuales debidas a armas de fuego. Tales muertes representan el 80% de todas las muertes por armas de fuego que ocurren en los 23 países más ricos del mundo. Una de las causas de esta situación es el fácil acceso a todo tipo de armas de fuego, incluidas aquéllas que se utilizan en las fuerzas armadas y en la policía de aquel país, destinadas a matar al que se dispara. En muchos Estados sólo se requiere mostrar el carnet de conducir (equivalente al DNI en EEUU) para poder comprar tal tipo de armas. La justificación legal de tal facilidad de acceso es el famoso derecho, garantizado por la Constitución Estadounidense, a que cualquier ciudadano pueda armarse hasta los dientes, si así lo desea. Tal derecho se aprobó en un momento histórico, durante la Revolución Americana que tuvo lugar contra el Imperio Británico, a fin de dar poder a la ciudadanía, transformada en un ejército popular frente al enemigo externo o frente al dictador que podría surgir en el nuevo país establecido por tal Revolución. El objetivo de tal derecho nunca fue facilitar al ciudadano el poder atacar a otro persiguiendo sus propios intereses. Pero su permanencia se debe a una cultura enormemente violenta, promovida por los medios de mayor difusión. Sin ir más lejos, vean los videojuegos de los niños e infantes estadounidenses que como componente de la "americanización del mundo" se han ido extendiendo a otros lugares, incluyendo España. En EEUU, un niño al dejar la escuela primaria ya ha visto 8.000 asesinatos y más de 100.000 actos de violencia en sus videos y juegos. Un tanto semejante ocurre en España, donde tales videos no son prohibidos (sí que lo son en Suecia, Suiza, Francia, Venezuela, Australia y Alemania). Una situación semejante aparece en la violencia gratuita que se da en las películas estadounidenses, en las cuales es más fácil ver el pecho de una mujer golpeado y/o cortado en un acto violento que acariciado en un acto erótico. La moralidad estadounidense es enormemente tolerante respecto a la violencia. Es una parte intrínseca de la cultura hegemónica imbuida en sus raíces.

 

¿Por qué esta violencia en la cultura mediática del país?

 

La respuesta facilona a esta pregunta es que la reproducción de la violencia en los medios se debe a las fuerzas del mercado, es decir, que la violencia es lo que le gusta a la ciudadanía. La insuficiencia de tal respuesta se pone de manifiesto en dos hechos. Uno es que, según este argumento, los medios estarían llenos de actividades eróticas, pues hay evidencia de que hay más gente a la que le gusta ver actos eróticos que actos violentos. La moralidad imperante, sin embargo, no permite lo primero, y sí permite lo segundo. Es más, las encuestas muestran que la mayoría de la población considera que la cultura transmitida por los medios es excesivamente violenta, sin que ello haya determinado el descenso de los actos de violencia en los programas, por ejemplo, de televisión, donde paradójicamente la violencia es más acentuada en los programas orientados a los infantes y niños que en los orientados a los adultos. Los estudios de análisis del contexto temático en los programas televisivos hechos por investigadores del Departamento de Salud Mental de la Johns Hopkins University no dejan lugar a dudas.

 

Otras respuestas también insatisfactorias incluyen el atribuir la cultura de violencia a la propia historia de EEUU, que se basó en el exterminio de la población indígena. Los famosos "westerns" en que los cowboys (los héroes) matan a los indios (los malos) tipificarían esta idealización de la violencia. Pero la validez de esta explicación queda cuestionada por el hecho de que otros países –tales como Australia y Canadá- hayan estado basados en el genocidio y, sin embargo, no exista la cultura de violencia que existe en EEUU. Incluso el imperio español se basó también en un genocidio de la población indígena de las Américas sin que ello haya creado una cultura de violencia en la sociedad española (excepto en la idealización de tal "labor civilizadora" supuestamente realizada por el imperio español).

 

El darwinismo social y la enorme inseguridad

 

Sin negar la gran urgencia de eliminar el acceso de la población a las armas de fuego, una de las mayores causas del elevado nivel de violencia existente en EEUU es una enorme inseguridad, dentro de un capitalismo salvaje, con escasa protección social, en la que el miedo está ampliamente generalizado. Es el darwinismo social, que tiene su máxima expresión en aquel país.

 

El establishment intelectual y mediático español ha pasado en los últimos treinta años de una actitud hipercrítica de EEUU, viendo este país como un país de 310 millones de "imperialistas", fuente de todos los males en el mundo, al polo opuesto, es decir, a una idealización de EEUU. El padre español que en su juventud gritaba "Yankees go home" sueña con enviar a su hijo ahora a una universidad estadounidense. Hoy la falta de actitud crítica hacia la sociedad estadounidense caracteriza los medios de mayor difusión, desechándose como antiamericanismo cualquier actitud que pueda percibirse como izquierdista. He sido reconocido por el Gobierno Federal Estadounidense como uno de los científicos que más ha contribuido al bienestar y calidad de vida del pueblo estadounidense. Espero, pues, que no se me catalogue por los reproductores de la sabiduría convencional española como antiamericano.

 

Dicho esto, no hay plena conciencia entre el establishment intelectual mediático español de la enorme inseguridad y falta de protección social del ciudadano medio de EEUU. Derechos sociales y laborales que son considerados básicos y elementales en la mayoría de países europeos, continúan sin existir en EEUU. El 43% de pacientes terminales (es decir, en la situación de tener que enfrentarse a la muerte) indican que están preocupados por cómo ellos y sus familiares pagarán las facturas médicas (Ann. Internal Medicine, 2000, Volume 132:451).

 

Por si este dato no fuera poco, les cito otro. El hecho de que EEUU sea uno de los países con el menor número de días perdidos debido a huelgas no se debe al mayor grado de satisfacción del trabajador o del empleado con su empresa, sino al miedo e inseguridad que este trabajador tiene en su puesto de trabajo. El empresario puede despedirle cuando quiera (en caso de que no esté cubierto por un convenio colectivo, que cubre sólo a un 11% de la población laboral) y cuando el trabajador es despedido pierde, además del salario, su cobertura sanitaria y la de su familia (consecuencia de que el trabajador consigue su seguro sanitario a través de su trabajo, un sistema que es utilizado por el empleador para disciplinar y controlar su fuerza de trabajo. Despedir a un trabajador significa no sólo la pérdida del salario, sino también la pérdida de la atención médica de su familia).

 

Éste es un indicador, entre muchos otros, del grado de inseguridad de las clases populares, dentro de un sistema altamente competitivo en el que la seguridad brilla por su ausencia. Son una inseguridad y competitividad darwiniana promovidas en los medios de mayor difusión. Y todo ello dentro de un contexto político que configura y reproduce unas enormes desigualdades por clase social, por raza y por género que rompen la cohesión social. EEUU confirma el hecho bien documentado de que a mayor desigualdad y menor cohesión social, mayor es la violencia existente en un país.

 

Y ahí está el quid de la cuestión. En este capitalismo sin guantes (como es el capitalismo estadounidense que ofrece escasa protección social), la violencia y la represión son funcionales para el sistema. La pena de muerte está generalizada en Estados Unidos. La promoción de la violencia es parte de esta cultura del miedo, inseguridad y competitividad sin frenos.

 

Son las sociedades con menos desigualdades las que tienen menos violencia y más cohesión social, promoviéndose valores de solidaridad, cooperación y altruismo, todos ellos valores opuestos al individualismo feroz, egoísmo, narcisismo y competitividad exagerada que lleva a esta situación que hemos visto en EEUU estos últimos días. Ni que decir tiene que en tal suceso vimos actos de solidaridad, sacrificio y entrega, como los realizados por los maestros de aquella escuela. Pero, como bien dijo un rabino judío de aquella comunidad, "estamos sufriendo las consecuencias de la cultura tan violenta que acabará con todos nosotros, a no ser que cambiemos la sociedad".

 

25 dic 2012

Por Vicenç Navarro, catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Publicado enInternacional

El profesor Didier Sicard recibió hace seis meses un encargo de François Hollande para elaborar un informe sobre “el final de la vida” y hoy ha entregado al jefe del Estado un documento que se considera el primer paso hacia una ley de eutanasia, que el Gobierno socialista planea enviar al Parlamento en junio de 2013. El informe, adelantado hoy por Le Monde, afirma sin ambages que es preciso abrir vías legales para regular la asistencia médica que ayude a “terminar la vida con dignidad”, enfatiza que es necesario “cumplir las esperanzas y expectativas de los ciudadanos sobre el fin de la vida”, certifica que el 56% de los franceses desea recibir “ayuda médica para mejor morir”, y propone dos soluciones llamadas a suscitar viva polémica.

 

La primera es interrumpir los tratamientos y aplicar la sedación terminal (opiáceos que conducen al coma y a la muerte) “siempre que el paciente lo solicite de forma reiterada”, y la segunda es que el Estado “asuma la responsabilidad, si la sociedad desea ir en esa dirección”, de regular el suicidio asistido y ayudar a los “enfermos incurables y conscientes” que deseen dejar de vivir.

 

Citando los casos de Suiza y el estado de Oregón, el estudio afirma que el suicidio asistido quedaría reservado “a las personas afectadas por una enfermedad degenerativa e incurable en estado terminal a quienes la perspectiva de vivir su vida hasta el final les pueda parecer insoportable”. El informe afirma que si se adoptara esta propuesta, la responsabilidad no puede ser dejada en manos de las asociaciones militantes del derecho a morir, sino que deben ser “el Estado y los médicos quienes se ocupen de facilitar los medicamentos y de acompañar al enfermo”.

 

El informe descarta sin embargo la eutanasia activa, legal en países como Bélgica y Holanda, y que consiste en pedir a los médicos “un gesto radical” que produzca la muerte de un paciente, ya que estima que esto “franquearía la barrera de lo prohibido”.

 

Hollande ha reaccionado deprisa a las recomendaciones de la comisión científica reunida en torno al profesor Sicard, y el Elíseo ha solicitado el parecer del Comité Consultivo Nacional de Ética sobre tres puntos específicos: las instrucciones anticipadas de los pacientes por escrito (que el informe pide regular mejor); "las condiciones estrictas para permitir a un paciente consciente y autónomo, afectado por una enfermedad grave e incurable, ser acompañado y asistido en su voluntad de poner él mismo fin a su vida”, y las condiciones para “hacer más dignos los últimos momentos de un paciente cuyo tratamiento haya sido interrumpido por los médicos tras una decisión tomada por él mismo o por su familia”.

 

Elaborado con las opiniones de nueve especialistas (un filósofo, un jurista, varios médicos) que han realizado debates por todo el país y 80 entrevistas directas, el informe es un alegato contra la sordera de la clase médica actual hacia las necesidades de los pacientes terminales. “Entre el 80% y el 90% de los franceses desea una legislación de la eutanasia. Se trata de una petición profunda de gente que no quiere verse sometida en ese periodo de extrema vulnerabilidad a una medicina sin alma”, afirma Sicard, quien añade que su misión ha detectado “el malestar, la cólera, la obsesión (de los franceses) por verse abocados a un final de la vida insoportable, a sufrir o ver sufrir a sus allegados”.

 

El estudio revela además la existencia de desigualdades entre enfermos en el acceso a los cuidados paliativos en función de si la muerte se produce en hospitales privados o públicos, donde expira la mayoría de la población. Los médicos de la red pública, afirma Sicard, suelen privilegiar la técnica, consideran la muerte “como un fracaso”, apenas escuchan a los enfermos que desean dejar de vivir y ponen el acento en la atención paliativa sin abrazar “la cultura de mitigar el olor”.

 

Sicard denuncia también una tendencia creciente a lo que llama “el dejar morir", una interpretación laxa de la actual ley sobre el final de vida (la ley Leonetti) que consiste en aliviar el dolor del enfermo en peligro de muerte sin tener intención real de ayudarle a morir. “Privilegiar las sedaciones ligeras y cortas, en el interés del médico que no quiere ser acusado de eutanasia, puede ser de una gran crueldad contra las personas”, afirma el estudio. De ahí procede la principal recomendación: cuando una persona pide expresamente interrumpir todo tratamiento susceptible de prolongar su vida, hace falta, tras una decisión colegiada, “darle la posibilidad de un gesto realizado por un médico que acelere la llegada de la muerte”. La Academia de Medicina ya advirtió el 12 de diciembre de que “ningún médico será autorizado a dar la muerte”.

 

El informe no preconiza una nueva legislación sino abrir un periodo de reflexión y aprobar un reglamento de “buenas prácticas” del ejercicio médico que complete la ley actual. “La muerte”, ha dicho el profesor Sicard a Le Monde, “es el momento de la vida en que la autonomía de la persona debe ser más respetada”.

Publicado enInternacional