MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

Prensa Diputados – 05/08/2020.- El pleno de la Cámara de Diputados aprobó con modificaciones el Proyecto de Ley 219/2019-2020.

Todo parece indicar que su uso es más generalizado que lo evidente, pero hasta el 26 de enero de 2021 no había logrado en Colombia un eco mediático.

En efecto, aquel día los medios oficiosos de comunicación le dieron eco a una conversación que Natalia París, reconocida como modelo, DJ y publicista, sostenía con alguno de sus amigos y en la cual le invitaba a una rumba en un yate. Cuestionada por un periodista por estar invitando en medio de la pandemia a reuniones donde puede generarse infección con el covid-19, su respuesta fue espontánea y franca: (no pasa nada) “Yo tomó dióxido de cloro”.

Su confección no pasó en vano. Como cascada le llovieron rayos y centellas: por un lado, algunos periodistas la trataron de irresponsable por tomar un líquido que no es reconocido por la autoridad médica como remedio para tratar nada; por otro lado, un día después la Superintendencia de Industria y Comercio le ordenó dejar de promocionar el mencionado líquido.

Al mismo tiempo, por redes circularon numerosos comentarios, unos valorando el derecho que tiene la gente a darse opciones para su salud cuando el Estado no responde de manera pronta y adecuada ante una crisis como la que estamos viviendo; pero, además, en cuanto a reconocer y valorar el saber popular, que no puede ser desconocido por una supuesta autoridad científica o de otro orden que en mucho de lo realizado ante la actual crisis pandémica ha demostrado improvisación, desconocimiento y sometimiento ante los interés económicos de los grandes conglomerados farmacéuticos. Por su parte, otros descalificaban el uso de medicamentos no avalados por la autoridad científica.

Paralelamente a estas respuestas, también circularon las de quienes usan y defienden el uso del dióxido de cloro como oportuna solución alternativa para prevenir el contagio infeccioso por covid-19, como para su tratamiento. Una de ellas partió de la doctora Claudia Cepeda, vicepresidenta de la Coalición Mundial de la Salud capítulo Colombia, y en la cual expresa:

“Estamos trabajando fuertemente por defender a nuestros ciudadanos, tenemos presencia en 45 países y somos un poco más de 7.500 médicos en diferentes ramas y en Colombia estamos agendados 440. Alrededor de 800 profesionales de la salud, 350 profesionales en otras áreas inscritos y registrados en la comusav (sede Colombia).


Entre los métodos alternativos, todos ejercemos el consumo del dióxido de cloro (CDS), lamentablemente ninguno lo formula por las prohibiciones y amenazas por parte del gobierno, pero nadie nos puede prohibir contar nuestra historia personal. Mi familia, mis amigos y yo tomamos dióxido de cloro (CDS), pero debo compartir que desde la comusav mundial tenemos una curva científica seria y estructurada, la misma que el invima no ha querido aceptar, nuestros médicos científicos han solicitado en repetidas ocasiones al ministro de salud, al invima, para que abran la investigación sobre el oro líquido para nuestra salud “dióxido de cloro” (CDS), ellos han hecho caso omiso, y sus comunicados carecen de soporte científico, han hecho que nuestros centros hospitalarios violen incluso tratados que se firmaron a favor de los Derechos Humanos como el de Helsinki, el cual se supone está por encima de las Constituciones de todos los países (donde todos los ciudadanos del mundo tienen derecho de implementar sus propios remedios cuando el Estado no está en condiciones de suministrarlo). hoy estamos viviendo esta difícil situación. […]


[…] Hoy no podemos tapar el sol con un dedo, el dióxido de cloro (CDS) no Lo podrán detener, ya que sin temor a equivocarme más de 5 millones de personas en mi país consumimos el preciado oro líquido, tengo amigos que lo toman desde hace 13 años, otros desde hace 10 años, […].


Debo contar que no es una pócima milagrosa. Es una carga de oxígeno puro que le damos a nuestro organismo. Yo era una paciente oxígeno dependiente, requería cipac para dormir; hoy gracias a Dios no lo necesito, tomo dióxido de cloro (CDS), y como yo tengo varios testimonios que soportan lo mencionado.


Tengo testimonios de personas curadas de cáncer, VIH, lupus, niños autistas y más de 1.000 casos soportados con historias clínicas, y ni hablemos de las enfermedades cardíacas y del sistema respiratorio. Tantas enfermedades que han sido superadas gracias a Dios y al dióxido de cloro CDS […].”


En Suramérica

De acuerdo a lo retomado por algunas publicaciones de circulación periódica en el país, en las citadas declaraciones de Natalia París, ella también aludió al beneficio en salud pública logrado en Perú por el uso de CDS, que, de acuerdo a la modelo, sirvió para salvar miles de vidas.

Algo similar sucedió en Bolivia, donde el amplio uso por parte de su población llevó a su Cámara de Diputados el 2 de agosto de 2020 a la aprobación de un proyecto de ley que “[…] regula la elaboración, comercialización, suministro y consentido del dióxido de cloro de manera preventiva y como tratamiento para pacientes de coronavirus”.

La aprobación en cuestión evidencia que el dióxido de cloro es una opción para la salud a la cual acude la gente desde hace tiempo, pero que en la actual coyuntura ganó mayor reconocimiento por los efectos arrojados ante la creciente ola de infectados y muertos por la infección producida por el coronavirus.

La solución alternativa para la salud también ganó espacio en Ecuador, al punto que el 9 de julio de 2020 el impulsor pionero del CDS, Andreas Ludwin Kaleker, fue invitado a participar en un debate sobre esta expectativa para la salud pública en sesión de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional de este país, para explicar su potencialidad y valorar la posibilidad de asumirla para contener la creciente del covid-19. En la sesión, donde no hubo acuerdo para su reconocimiento y comercialización, se informó de la realización en Guayaquil, entre el 27 de marzo y 10 abril, de un ensayo con CDS que incluyó un grupo de 104 voluntarios entre 18 y 80 años de edad, y verificado por una organización afin a la que reúne a los médicos alternativos reunidos en la Asociación ecuatoriana de médicos expertos en medicina integrativa (aememi). Tal ensayo, realizado en pleno pico de la pandemia en la capital costera de Ecuador, no fue aceptado como prueba científica por no regirse a los parámetros de la OMS.

En la misma sesión, Kaleker dijo contar con por lo menos 6 mil casos comprobados de resolución positiva de crisis de salud por covid-19.

Una realidad tal tiene asiento también en Colombia con el uso de moringa y otros brebajes caseros, como los procesados a partir de jengibre y otras hierbas, todas con propiedades de estimular las defensas del cuerpo, o el consumo periódico de aspirina para diluir la sangre y con ello impedir su coagulación, facilitando así la oxigenación del cuerpo.

Como es conocido, estos y otros recursos se volvieron más comunes por estos días, no solo en barrios populares sino también en cárceles, espacios donde la salud como fundamental derecho humano es burlada cotidianamente. Estamos ante realidades desconocidas por las prestadoras de salud pública, que abandonaron la prevención y el trabajo de salud territorializado con lo cual ni conocen ni dialogan con los saberes populares.

Pero igualmente estamos ante el seguimiento y el manejo dado por los medios oficiosos a estos medicamentos populares que, para el caso del dióxido de cloro, son descalificados sin argumentos de peso, simplemente amparados en las siglas de la Organización Mundial de Salud, la cual funge como incuestionable autoridad mundial.

Lo cierto de todo esto es que nuestra sociedad debiera reclamar que el Ministerio de Salud y el Invima inviten al personal médico que defiende el uso del CDS a que sustenten y comprueben su eficacia, sin desconocer de primerazo sus argumentos ni criminalizar la comercialización de una forma de enfrentar la infección por covid-19. Al fin y al cabo, como debieran defender los actores sociales alternativos, la ciencia en todo caso no es neutra y responde a poderosos intereses, como lo vemos por estos días en el negociado creado con las vacunas para paliar la citada crisis de salud pública.

El debate está abierto y lo peor que pudiera suceder es desconocerlo, minimizarlo, despacharlo con calificativos y/o criminalizarlo, amenazando con cancelar licencias a quienes defienden posturas diferentes de las difundidas por los grandes medios de comunicación y la OMS.

 

 

Para suscripción:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=179&search=suscri

Publicado enEdición Nº276
Prensa Diputados – 05/08/2020.- El pleno de la Cámara de Diputados aprobó con modificaciones el Proyecto de Ley 219/2019-2020.

Todo parece indicar que su uso es más generalizado que lo evidente, pero hasta el 26 de enero de 2021 no había logrado en Colombia un eco mediático.

En efecto, aquel día los medios oficiosos de comunicación le dieron eco a una conversación que Natalia París, reconocida como modelo, DJ y publicista, sostenía con alguno de sus amigos y en la cual le invitaba a una rumba en un yate. Cuestionada por un periodista por estar invitando en medio de la pandemia a reuniones donde puede generarse infección con el covid-19, su respuesta fue espontánea y franca: (no pasa nada) “Yo tomó dióxido de cloro”.

Su confección no pasó en vano. Como cascada le llovieron rayos y centellas: por un lado, algunos periodistas la trataron de irresponsable por tomar un líquido que no es reconocido por la autoridad médica como remedio para tratar nada; por otro lado, un día después la Superintendencia de Industria y Comercio le ordenó dejar de promocionar el mencionado líquido.

Al mismo tiempo, por redes circularon numerosos comentarios, unos valorando el derecho que tiene la gente a darse opciones para su salud cuando el Estado no responde de manera pronta y adecuada ante una crisis como la que estamos viviendo; pero, además, en cuanto a reconocer y valorar el saber popular, que no puede ser desconocido por una supuesta autoridad científica o de otro orden que en mucho de lo realizado ante la actual crisis pandémica ha demostrado improvisación, desconocimiento y sometimiento ante los interés económicos de los grandes conglomerados farmacéuticos. Por su parte, otros descalificaban el uso de medicamentos no avalados por la autoridad científica.

Paralelamente a estas respuestas, también circularon las de quienes usan y defienden el uso del dióxido de cloro como oportuna solución alternativa para prevenir el contagio infeccioso por covid-19, como para su tratamiento. Una de ellas partió de la doctora Claudia Cepeda, vicepresidenta de la Coalición Mundial de la Salud capítulo Colombia, y en la cual expresa:

“Estamos trabajando fuertemente por defender a nuestros ciudadanos, tenemos presencia en 45 países y somos un poco más de 7.500 médicos en diferentes ramas y en Colombia estamos agendados 440. Alrededor de 800 profesionales de la salud, 350 profesionales en otras áreas inscritos y registrados en la comusav (sede Colombia).


Entre los métodos alternativos, todos ejercemos el consumo del dióxido de cloro (CDS), lamentablemente ninguno lo formula por las prohibiciones y amenazas por parte del gobierno, pero nadie nos puede prohibir contar nuestra historia personal. Mi familia, mis amigos y yo tomamos dióxido de cloro (CDS), pero debo compartir que desde la comusav mundial tenemos una curva científica seria y estructurada, la misma que el invima no ha querido aceptar, nuestros médicos científicos han solicitado en repetidas ocasiones al ministro de salud, al invima, para que abran la investigación sobre el oro líquido para nuestra salud “dióxido de cloro” (CDS), ellos han hecho caso omiso, y sus comunicados carecen de soporte científico, han hecho que nuestros centros hospitalarios violen incluso tratados que se firmaron a favor de los Derechos Humanos como el de Helsinki, el cual se supone está por encima de las Constituciones de todos los países (donde todos los ciudadanos del mundo tienen derecho de implementar sus propios remedios cuando el Estado no está en condiciones de suministrarlo). hoy estamos viviendo esta difícil situación. […]


[…] Hoy no podemos tapar el sol con un dedo, el dióxido de cloro (CDS) no Lo podrán detener, ya que sin temor a equivocarme más de 5 millones de personas en mi país consumimos el preciado oro líquido, tengo amigos que lo toman desde hace 13 años, otros desde hace 10 años, […].


Debo contar que no es una pócima milagrosa. Es una carga de oxígeno puro que le damos a nuestro organismo. Yo era una paciente oxígeno dependiente, requería cipac para dormir; hoy gracias a Dios no lo necesito, tomo dióxido de cloro (CDS), y como yo tengo varios testimonios que soportan lo mencionado.


Tengo testimonios de personas curadas de cáncer, VIH, lupus, niños autistas y más de 1.000 casos soportados con historias clínicas, y ni hablemos de las enfermedades cardíacas y del sistema respiratorio. Tantas enfermedades que han sido superadas gracias a Dios y al dióxido de cloro CDS […].”


En Suramérica

De acuerdo a lo retomado por algunas publicaciones de circulación periódica en el país, en las citadas declaraciones de Natalia París, ella también aludió al beneficio en salud pública logrado en Perú por el uso de CDS, que, de acuerdo a la modelo, sirvió para salvar miles de vidas.

Algo similar sucedió en Bolivia, donde el amplio uso por parte de su población llevó a su Cámara de Diputados el 2 de agosto de 2020 a la aprobación de un proyecto de ley que “[…] regula la elaboración, comercialización, suministro y consentido del dióxido de cloro de manera preventiva y como tratamiento para pacientes de coronavirus”.

La aprobación en cuestión evidencia que el dióxido de cloro es una opción para la salud a la cual acude la gente desde hace tiempo, pero que en la actual coyuntura ganó mayor reconocimiento por los efectos arrojados ante la creciente ola de infectados y muertos por la infección producida por el coronavirus.

La solución alternativa para la salud también ganó espacio en Ecuador, al punto que el 9 de julio de 2020 el impulsor pionero del CDS, Andreas Ludwin Kaleker, fue invitado a participar en un debate sobre esta expectativa para la salud pública en sesión de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional de este país, para explicar su potencialidad y valorar la posibilidad de asumirla para contener la creciente del covid-19. En la sesión, donde no hubo acuerdo para su reconocimiento y comercialización, se informó de la realización en Guayaquil, entre el 27 de marzo y 10 abril, de un ensayo con CDS que incluyó un grupo de 104 voluntarios entre 18 y 80 años de edad, y verificado por una organización afin a la que reúne a los médicos alternativos reunidos en la Asociación ecuatoriana de médicos expertos en medicina integrativa (aememi). Tal ensayo, realizado en pleno pico de la pandemia en la capital costera de Ecuador, no fue aceptado como prueba científica por no regirse a los parámetros de la OMS.

En la misma sesión, Kaleker dijo contar con por lo menos 6 mil casos comprobados de resolución positiva de crisis de salud por covid-19.

Una realidad tal tiene asiento también en Colombia con el uso de moringa y otros brebajes caseros, como los procesados a partir de jengibre y otras hierbas, todas con propiedades de estimular las defensas del cuerpo, o el consumo periódico de aspirina para diluir la sangre y con ello impedir su coagulación, facilitando así la oxigenación del cuerpo.

Como es conocido, estos y otros recursos se volvieron más comunes por estos días, no solo en barrios populares sino también en cárceles, espacios donde la salud como fundamental derecho humano es burlada cotidianamente. Estamos ante realidades desconocidas por las prestadoras de salud pública, que abandonaron la prevención y el trabajo de salud territorializado con lo cual ni conocen ni dialogan con los saberes populares.

Pero igualmente estamos ante el seguimiento y el manejo dado por los medios oficiosos a estos medicamentos populares que, para el caso del dióxido de cloro, son descalificados sin argumentos de peso, simplemente amparados en las siglas de la Organización Mundial de Salud, la cual funge como incuestionable autoridad mundial.

Lo cierto de todo esto es que nuestra sociedad debiera reclamar que el Ministerio de Salud y el Invima inviten al personal médico que defiende el uso del CDS a que sustenten y comprueben su eficacia, sin desconocer de primerazo sus argumentos ni criminalizar la comercialización de una forma de enfrentar la infección por covid-19. Al fin y al cabo, como debieran defender los actores sociales alternativos, la ciencia en todo caso no es neutra y responde a poderosos intereses, como lo vemos por estos días en el negociado creado con las vacunas para paliar la citada crisis de salud pública.

El debate está abierto y lo peor que pudiera suceder es desconocerlo, minimizarlo, despacharlo con calificativos y/o criminalizarlo, amenazando con cancelar licencias a quienes defienden posturas diferentes de las difundidas por los grandes medios de comunicación y la OMS.

Publicado enColombia
La inteligencia artificial llega a un problema matemático sin solución

Un sencillo problema de inteligencia artificial se ha topado con una pregunta sin respuesta matemática porque está vinculada a las paradojas lógicas de hace 80 años del científico Kurt Gödel.

Matemáticos que estaban trabajando en un problema de aprendizaje automático llegaron a la conclusión de que la cuestión de la “capacidad de aprendizaje”, si un algoritmo puede extraer un patrón de datos limitados, está vinculada a una paradoja conocida como la hipótesis del continuo.

Gödel, de origen austriaco, demostró que la afirmación no puede probarse como verdadera o falsa, utilizando un lenguaje matemático estándar. El resultado más reciente sobre la cuestión apareció publicado en Nature Machine Intelligence.

“Para nosotros fue una sorpresa”, dice citado por Nature, Amir Yehudayoff, del Instituto de Tecnología Technion-Israel en Haifa, coautor del artículo.

Este especialista dice que aunque hay una serie de preguntas técnicas de matemáticas que se sabe que son igualmente “indecidibles”, no esperaba que este fenómeno apareciera en un problema relativamente simple en el aprendizaje automático.

Los investigadores a menudo definen la capacidad de aprendizaje en términos de si un algoritmo puede generalizar su conocimiento. El algoritmo recibe la respuesta a una pregunta de “sí o no”, como “¿esta imagen muestra un gato?” para un número limitado de objetos y luego tiene que adivinar la respuesta para los nuevos objetos.

Yehudayoff y sus colaboradores llegaron a su resultado mientras investigaban la conexión entre capacidad de aprendizaje y “compresión”, lo que implica encontrar una manera de resumir las características principales de un gran conjunto de datos en uno más pequeño. Los autores descubrieron que la capacidad de la información para comprimirse de manera eficiente se reduce a una cuestión en la teoría de conjuntos: colecciones matemáticas de objetos, como los conjuntos en los diagramas de Venn.

En particular, se relaciona con los diferentes tamaños de conjuntos que contienen infinitos objetos.

Teoría de conjuntos

Georg Cantor, fundador de la teoría de conjuntos, demostró alrededor de 1870 que no todos los conjuntos infinitos son creados iguales: en particular, el conjunto de números enteros es “más pequeño” que el de todos los números reales, también conocido como el continuo. (Los números reales incluyen los números irracionales, así como los racionales y los enteros). Cantor también sugirió que no puede haber conjuntos de tamaño intermedio, es decir, más grandes que los enteros pero más pequeños que el continuo. Pero no pudo probar esta hipótesis de continuidad, y tampoco lo hicieron muchos matemáticos y lógicos que lo siguieron.

Sus esfuerzos fueron en vano. Un resultado de 1940 de Gödel (que fue completado en la década de los 60 por el matemático estadunidense Paul Cohen) mostró que la hipótesis del continuo no se puede probar ni verdadera ni falsa a partir de los axiomas estándares (las afirmaciones que se consideran verdaderas) de la teoría de conjuntos, que se toman comúnmente como la base de todas las matemáticas.

El trabajo de Gödel y Cohen sobre la hipótesis del continuo implica que pueden existir universos matemáticos paralelos que sean compatibles con la matemática estándar, uno en el que la hipótesis del continuo se agrega a los axiomas estándarés y, por lo tanto, se declara verdadero y otro en el que se declara falso.

En su reciente artículo, Yehudayoff y sus colaboradores definen la capacidad de aprendizaje como de hacer predicciones sobre un gran conjunto de datos mediante el muestreo de un pequeño número de puntos de datos.

El vínculo con el problema de Cantor es que hay infinitas formas de elegir el conjunto más pequeño, pero se desconoce el tamaño de ese infinito.

Los autores continúan demostrando que si la hipótesis del continuo es cierta, una pequeña muestra es suficiente para realizar la extrapolación. Pero si es falso, ninguna muestra finita puede ser suficiente. Así muestran que el problema de la capacidad de aprendizaje es equivalente a la hipótesis del continuo. Por lo tanto, el problema de la capacidad de aprendizaje también se encuentra en un estado de limbo que sólo se puede resolver eligiendo el universo axiomático.

El resultado también ayuda a proporcionar una comprensión más amplia de la capacidad de aprendizaje, dice Yehudayoff. “Esta conexión entre la compresión y la generalización es realmente fundamental si quieres entender el aprendizaje”.

 

Martes, 23 Diciembre 2008 09:02

Hormigas

El que sigue es un problema maravilloso para pensar. Permítame sugerirle lo siguiente: lea el enunciado y entreténgase buscando la respuesta. No hace falta que la encuentre rápido. Más aún: ni siquiera hace falta que la encuentre. Lo único que tendrá valor será recorrer los caminos en la búsqueda de la solución. Si usted lee la respuesta, sin haber intentado avanzar por las suyas, se pierde de disfrutar el trayecto.

El problema: en una barra de un metro de longitud, hay 100 hormigas anónimas (en el sentido de que son indistinguibles unas de otras). Por ahora, están quietas. Sin embargo, se sabe que a partir de un determinado momento todas las hormigas van a caminar a la misma velocidad: un metro por minuto.

Algunas caminan para un lado y otras para el otro. Pero la regla que siguen es la siguiente: cuando dos hormigas chocan, ambas dan vuelta y salen caminando en el sentido contrario al que traían.

Por supuesto, me apuro en decir que todo es ficticio y que voy a hacer de cuenta de que las hormigas no tienen espesor, cada una de ellas ocupa un solo punto de la barra sobre la que están caminando. Es decir, son condiciones ideales (e inconseguibles).

Como decía más arriba, supongo que todas las hormigas están quietas y que van a salir caminando en alguna dirección, todas al mismo tiempo.

Aquí van entonces un par de preguntas:

Si en los bordes de la barra no hay nada que las detenga, es decir, cada vez que una de ellas llega a cualquiera de los bordes se cae. Entonces, ¿cuánto tiempo tiene que transcurrir desde el momento que empiezan a caminar hasta que se caen todas? ¿Depende de la posición inicial?

Ahora le toca a usted. Yo sé que es tentador leer lo que sigue acá abajo, pero no lo haga sin haberle dedicado un rato a pensar cómo hacer para contestar las preguntas. En todo caso, siga leyendo el diario por otro lado.


Solución

Cuando yo tengo un problema de estas características lo que me resulta útil es empezar pensando en casos particulares o más sencillos. En este caso, yo empezaría reduciendo el número de hormigas y ver si eso ofrece alguna idea de cómo abordar el caso general.

Voy a suponer entonces que uno tiene nada más que dos hormigas. Si las dos caminan en la misma dirección, al final, antes de completar un minuto, se caen las dos. En todo caso, tardarán exactamente un minuto, si alguna de las dos estaba en un extremo del palo y empieza a caminar hacia la otra punta. En cualquier otro caso, se caen antes del minuto.

En cambio, si caminan en dirección contraria..., en el momento de enfrentarse, como cada una sale para el otro lado del que venía caminando, uno podría pensar que en realidad es como si fueran transparentes: ¡se atraviesan como si no existiera la otra!

Antes de avanzar con la lectura, convénzase de que me siguió con el último razonamiento. Va de nuevo: cuando las dos hormigas chocan, da lo mismo que cada una se dé vuelta y empiece a caminar para el otro lado, que pensar que en realidad se cruzaron como si la otra no hubiera existido.

Como usted advierte, esta manera de modelar el problema, es decir, de olvidarse de que arrancan en distintos sentidos, es muy útil, no solamente para el caso cuando uno tiene sólo dos hormigas, sino para cuando uno tenga cien, como en el problema original.

¿No le dan ganas ahora de seguir pensando el problema usted? Es que con el modelo que le propuse en el párrafo anterior quizá pueda avanzar sola/solo sin tener que leer lo que sigue.

De todas formas, para contestar la pregunta, ahora tenemos una herramienta nueva: cada vez que se enfrentan dos hormigas, en lugar de “chocar” y dar vuelta, da lo mismo pensar que se atraviesan como si fueran transparentes. Pensando el problema de esta forma, me parece que la respuesta está cada vez más cerca.

En todo caso, la escribo acá: alcanza con un minuto porque como todas las hormigas caminan a un metro por minuto, arranquen desde donde arranquen, como ya nada las va a detener y uno puede hacer de cuenta de que nunca cambian la dirección, porque cruzan de largo, entonces, en un minuto, ¡se caen todas!

Más aún: las hormigas se van a caer todas a lo sumo en un minuto independientemente de cuál haya sido la posición inicial de la que partieron.

Moraleja: aunque usted no lo crea, esto también es hacer matemática. Imaginar modelos para poder pensar problemas es no sólo hacer matemática, sino matemática fina. Y justamente de eso se trata. De disfrutar de pensar.

Por, Por Adrián Paenza

* El autor intelectual de este problema es Matías Graña, profesor del Departamento de Matemática de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, además de coguionista del programa Alterados por Pi, que se emite por el canal Encuentro.
 

Publicado enInternacional
Wolfgang Gehrcke, diputado del partido La Izquierda, recibe con un breve paseo por los inmensos pasillos del Bundestang, el Parlamento alemán, para un encuentro también breve. Explica que la sala donde debate con sus pares está vacía porque no es semana de sesiones. Su partido cuenta con 53 asientos (de 656) y está formado por ex comunistas y socialdemócratas desencantados como Gehrcke. Hoy la socialdemocracia cogobierna con la derecha y Alemania está en recesión desde noviembre. Y como si fuera poco, El capital, de Marx, es éxito en las librerías.

Este político que peina canas proviene del estado de Baviera y militó en el comunismo cuando estaba prohibido en la parte occidental de Alemania y su posición política era afín a la del Este. Gehrcke preside la comisión parlamentaria para la cooperación entre su país y América latina y como tal, está al tanto de la realidad que existe del otro lado del Atlántico.

–¿Qué es lo que la izquierda tiene para ofrecer en momentos en que fracasan las recetas de mercado?

–Es obvio que el mercado no soluciona los problemas de la sociedad. Podría mentir y decir que vi venir esta crisis, pero lo cierto es que me sorprendió como a todos. Demuestra que se necesita controlar el mercado y la actuación de los bancos. El sector financiero requiere de limitaciones para evitar estos problemas. El punto conflictivo es que los bancos por definición están para darles créditos a las personas y las empresas, darle liquidez a la economía y están invirtiendo en una especulación sin correlato en el sector económico, que toma dimensiones no controladas. Hay otros tipos de negocios netamente especulativos: se trata de cantidad enorme de dinero y los que manejan el capital tienen interés en que los precios suban a cualquier costo. En consecuencia, hay más escasez de alimento y hambre en el mundo. Quisiera que los ricos fueran menos ricos, y los pobres menos pobres.

–Entonces, abandonó el comunismo por completo...

–Es parte de ser realista, de ver que estamos bajo este sistema. .

–¿Cómo ve el proceso que vive América latina con Evo Morales, Cristina Fernández y Hugo Chávez?

–Admiro a Evo Morales, porque por primera vez gobierna una mayoría indígena. Por primera vez se pueden expresar los diferentes idiomas y formas de pensar. Con el gobierno actual de Bolivia esto se puede manifestar, aunque sea muy distinto desde el modelo europeo. El gobierno de Cristina Kirchner no me parece socialista, aunque coopera mucho con Chávez y Evo. A propósito, estuvo aquí la diputada más joven de Argentina, Victoria Donda, y me conmovió la historia sobre su identidad.

–¿Cree que lo que sucede en nuestra región puede ser tenido en cuenta por la izquierda europea?

–Claro que es tenido en cuenta. Mis compañeros son afines a uno u otro líder socialista. Insisto, yo admiro a Morales. Además, estuve involucrado en las negociaciones de paz en Guatemala. A mis pares de la izquierda allí les pedí que se relacionaran mejor con la comunidad indígena. Apoyé a Alvaro Colom en su candidatura, pero ahora no estoy muy de acuerdo con las políticas que lleva adelante.

–¿Por qué?

–Estoy convencido de que si no logra una mayor participación de la población indígena, los problemas no se van a solucionar en Guatemala. Existen otras posibilidades emergentes. Me impresiona el joven movimiento que se da actualmente en Paraguay con Lugo, que rompió con los 61 años de hegemonía del Partido Colorado. Y en marzo es esperable que gane la izquierda en El Salvador.

 Por Mercedes López San Miguel
Desde Berlín
Publicado enInternacional