Activos soberanos como garantía de compra: las insólitas exigencias que Pfizer habría puesto a los Gobiernos de América Latina para venderles vacunas

La farmacéutica estadounidense habría pedido eximirse de responsabilidades ante posibles resultados adversos en el uso de los fármacos, según una investigación periodística realizada por The Bureau of Investigative Journalism y Ojo Público.

 

Una publicación de la organización periodística The Bureau of Investigative Journalism (TBIJ), en conjunto con el medio peruano Ojo Público, revela que Pfizer, la farmacéutica multinacional con sede en EE.UU., impuso condiciones abusivas a Gobiernos de Latinoamérica al momento de negociar millonarias compras de vacunas contra el covid-19. 

La investigación afirma que, entre las exigencias de la empresa, se pidió colocar en forma de garantía activos soberanos de países, incluyendo propiedades públicas, como embajadas y bases militares, o reservas de bancos federales. Esto, como forma de resguardo ante eventuales demandas por posibles resultados adversos tras la aplicación de las dosis. Frente a ello, una fuente anónima calificó la postura de Pfizer como una "intimidación de alto nivel".

"Una exigencia extrema"

El caso de Argentina, donde los diálogos quedaron truncados, fue uno de los más llamativos. Es que, aunque sea común que los fabricantes de vacunas planteen condiciones para eximirse de la mayor cantidad de responsabilidades legales posibles, desde el Gobierno de Alberto Fernández sostienen que la firma norteamericana se pasó del límite.

"En lugar de ceder en algunos puntos, Pfizer exigía más y más"

En junio, empezaron las conversaciones, y el Congreso aprobó una ley especial para que se indemnizara a Pfizer en caso de demandas civiles, a pedido de la contraparte. Igualmente, para la clase política argentina la compañía sí debía ser responsable ante cualquier conflicto por negligencia o malicia, algo que el grupo privado rechazaba. "En lugar de ceder en algunos puntos, Pfizer exigía más y más", le dijo un funcionario argentino al medio ya citado.

Entre los inesperados planteos, la farmacéutica le solicitó al país que contratara un seguro internacional ante eventuales conflictos. Y en diciembre, llegó la condición que terminó resquebrajando la negociación: pidieron que Argentina colocara sus activos en forma de garantía, algo que podía incluir inmuebles estratégicos y fondos del Banco Central. "Era una exigencia extrema que solo había escuchado cuando había que negociar la deuda externa, pero tanto en ese caso, como en este, la rechazamos inmediatamente", comentó un miembro de la administración peronista. 

De forma pública, el entonces ministro de Salud, Ginés García González, ya había expresado"Pfizer se portó mal con Argentina". En efecto, el país sudamericano fue usado como sede para los ensayos clínicos de la vacuna, pero hoy la ciudadanía no puede contar con ese producto para combatir la pandemia por la falta de acuerdo. 

"Abusivos"

Según la publicación, un conflicto similar se produjo en las negociaciones entre Pfizer y Brasil. Al 'Gigante de Sudamérica' le habrían planteado que, además de disponer de activos soberanos, tendría que depositar dinero en una cuenta bancaria del extranjero para crear otro fondo de garantía. Estos requisitos fueron definidos como "abusivos" por el Ministerio de Salud. Igualmente, el ente regulador brasileño ya aprobó el uso de estas inyecciones a gran escala, aunque la compra está trabada. 

De todos modos, en América Latina y el Caribe Pfizer logró vender su vacuna a nueve países: Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, México, Panamá, Uruguay y Perú, aunque los detalles de los acuerdos no se hicieron públicos.

Desde Lima, fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores confirmaron que los planteos de Pfizer fueron distintos a los de otros laboratorios, a pesar del pacto logrado. Por eso, las negociaciones del convenio para adquirir 9,9 millones de dosis —se requieren dos aplicaciones— se extendieron por más de seis meses, en medio de pactos de confidencialidad. Finalmente, el precio se fijó en 12 dólares por cada inyección, es decir, 24 por la vacuna completa. 

Por otro lado, Perú cedió parte de su soberanía y aceptó que ante controversias, otra jurisdicción pueda ejecutar decisiones de un tribunal arbitral. "Un Estado, por regla general, no se somete a que otro Estado pueda decidir sobre la confiscación de su propiedad", subrayó el abogado especialista Eduardo Iñiguez.

Con este marco, son varios los políticos latinoamericanos que se quejan por una presunta mala fe de la compañía para negociar con países no desarrollados. Consultado para esta investigación, Pfizer manifestó: "A nivel mundial, también hemos asignado dosis a países de ingresos bajos y medianos bajos a un precio sin fines de lucro, lo que incluye un acuerdo de compra anticipada con Covax para suministrar hasta 40 millones de dosis en 2021".

Entre tanto, esa empresa espera vender este año vacunas contra el coronavirus a un valor total de 15.000 millones de dólares. BioNTech, la firma asociada a Pfizer, ya recibió subvenciones del Gobierno alemán por alrededor de 445 millones de dólares. 

Publicado:24 feb 2021 17:49 GMT

Publicado enInternacional
Recreación artística del fenómeno experimentado por esos cuerpos celestes.Foto Igfae

El evento de esos astros, también llamados transparentes, explicaría la mayor colisión masiva de agujeros negros

 

Madrid. Una fusión de estrellas de bosones, conocidas por algunos astrónomos y astrofísicos como estrellas transparentes, podría explicar la colisión de agujeros negros más masiva jamás observada, que produjo la onda gravitacional GW190521, y probar la existencia de la materia oscura.

Es la conclusión del trabajo de un equipo internacional de científicos, liderado por el Instituto Gallego de Física de Altas Energías (Igfae) y la Universidad de Aveiro.

Las ondas gravitacionales son olas en el tejido del espacio-tiempo que viajan a la velocidad de la luz y cuya existencia fue predicha por Albert Einstein en en su teoría general de la relatividad. Estas ondas se originan en los eventos más violentos del universo, llevando consigo la información sobre dicho origen.

Desde 2015, el ser humano puede observar e interpretar ondas gravitacionales gracias a los detectores Advanced LIGO (Livingston y Hanford, Estados Unidos) y al detector Virgo (Cascina, Italia). Hasta ahora, éstos han observado alrededor de 50, originadas durante las fusiones de dos de los entes más misteriosos del universo –agujeros negros y estrellas de neutrones–, que nos han permitido saber más acerca de estos objetos.

Pese a todos los descubrimientos acumulados en sólo seis años, el potencial real de las ondas gravitacionales va mucho más allá. En el futuro, podrían permitirnos observar nuevos tipos de objetos celestes y dar pistas sobre problemas fundamentales de la ciencia como, por ejemplo, la naturaleza de la materia oscura. Esto último, sin embargo, podría haber ocurrido ya.

Onda gravitacional

En septiembre de 2020, las colaboraciones científicas LIGO y Virgo, anunciaron la onda gravitacional GW190521. De acuerdo con el análisis realizado, esta señal era compatible con la fusión de dos agujeros negros de 85 y 66 veces la masa del Sol, lo que dio lugar a uno final de 142 masas solares. Este último es el primero de una nueva familia de agujeros negros: los de masa intermedia. Tal descubrimiento reviste gran importancia, pues dichos agujeros negros eran considerados una especie de eslabón perdido entre dos familias ya conocidas: los de masa estelar que se forman por el colapso de una estrella y los supermasivos que se esconden en los centros de las galaxias, incluyendo nuestra Vía Láctea.

Hoy, parte de los científicos de LIGO y Virgo publican que esa señal no la produjeron dos agujeros negros, sino dos estrellas transparentes hechas de partículas nunca observadas que son billones de veces más ligeras que un electrón. Se llaman bosones ultraligeros y en teoría pueden ser la explicación a uno de los mayores enigmas del universo: ¿qué es la materia oscura?, ese misterioso componente que constituye 27 por ciento del universo mientras la materia conocida compone sólo 5 por ciento?

En el artículo publicado en Physical Review Letters, un equipo de científicos liderado por Juan Calderón Bustillo, en el Igfae, centro mixto de la Universidad de Santiago de Compostela y la Xunta de Galicia, y Nicolás Sanchis-Gual, investigador posdoctoral en la Universidad de Aveiro y en el Instituto Superior Técnico, de la Universidad de Lisboa, propusieron un nuevo origen para la señal GW190521: la fusión de dos objetos exóticos conocidos como estrellas de bosones.

Esos cuerpos son objetos hipotéticos que constituyen uno de los principales candidatos para formar lo que conocemos como materia oscura. Asumiendo ese tipo de colisión, el equipo fue capaz de estimar la masa del constituyente fundamental de esas estrellas, una nueva partícula conocida como bosón ultraligero, billones de veces más ligera que un electrón.

Fueron teorizadas a finales de los años 50 y descritas en mayor detalle en la década posterior. Se trataría de astros hechos de partículas que no emiten luz, pero en lugar de ser un gran punto oscuro en el firmamento serían transparentes a nuestros ojos. Hasta ahora no se ha podido comprobar su existencia debido a que falta la tecnología necesaria y modelos que expliquen bien su comportamiento.

Japón creó el ministerio de la Soledad para abordar el cuidado de la salud mental

En 2020 hubo más de 20 mil suicidios

Japón designó un "Ministro de la Soledad" para abordar el cuidado de la salud mental, debido a que en el último tiempo se registró un aumento, por primera vez en 11 años, de las tasas de suicidio. El gobierno nipón busca afrontar de modo integral este problema, que se agudizó con la pandemia de Covid-19, que suscitó la pérdida de empleos y fuertes políticas de aislamiento en el país asiático.

Es así que, el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, nombró a Tetsushi Sakamoto como Ministro de la Soledad, para sumarse a su gabinete y dedicarse a seguir esta problemática. El flamante funcionario estará a cargo también de combatir la caída de la tasa de natalidad y de revitalizar las economías regionales, según informó The Japan Times.

Asimismo, el gobierno japonés también estableció un grupo de trabajo que busca abordar el problema de la soledad en varios ministerios, incluso investigando su impacto.

De acuerdo a cifras preliminares publicadas por la Agencia Nacional de Policía, poco más de 20.000 personas se quitaron la vida en 2020 en Japón, 750 más que el año anterior, marcando el primer aumento interanual en 11 años. La suba se atribuye, en gran medida, a un aumento de suicidios entre mujeres.

"Las mujeres están sufriendo más el aislamiento (que los hombres) y el número de suicidios está en una tendencia creciente", dijo Suga a Sakamoto, durante la presentación oficial del nuevo ministro. "Espero que identifiquen problemas y promuevan políticas de manera integral", añadió el mandatario.

La soledad es un problema de salud mental recurrente en Japón que se conoce como "hikikomori", pero ha aumentado el último año debido a las medidas de distanciamiento social establecidas por la pandemia de coronavirus, y al parecer provocó que los suicidios hayan aumentado por primera vez en más de una década.

"Espero realizar actividades para prevenir la soledad social y el aislamiento y proteger los lazos entre las personas", expresó Sakamoto.

Además, el nuevo ministro de Soledad dijo que planea realizar un foro de emergencia a fines de febrero para escuchar las preocupaciones de las personas que enfrentan la soledad y el aislamiento.

Publicado enInternacional
Francia garantizará productos menstruales para estudiantes

La ministra de Educación Superior, Frédérique Vidal, adelantó que en las próximas semanas se instalarán máquinas que ofrecerán tampones, toallas sanitarias y otros artículos.

 

El Gobierno de Francia anunció que los productos menstruales serán gratuitos para la población estudiantil a partir de septiembre, con el objetivo de combatir las dificultades económicas que tienen muchas personas para afrontar aquellos gastos.  

La ministra de Educación Superior, Frédérique Vidal, adelantó que en las próximas semanas se instalarán máquinas que ofrecerán tampones, toallas sanitarias y otros artículos en residencias de estudiantes y servicios de salud universitarios. 

En ese sentido, la funcionaria agregó que el Gobierno se propuso hacer que la protección de período sea "completamente gratuita" para todos al comienzo del próximo año académico en septiembre, con la instalación de 1.500 distribuidores. 

Un estudio de la Asociación Federativa de Estudiantes de Poitiers y la Asociación Nacional de Estudiantes Parteras realizado en febrero reportó que un tercio de las estudiantes necesitan ayuda para comprar esos insumos para la menstruación.

Afectados por la crisis económica derivada del coronavirus y las restricciones de movilidad, numerosos estudiantes franceses tienen que acudir a la beneficencia de los bancos de alimentos de las ONGs y asociaciones.

En diciembre, el presidente Emmanuel Macron había prometido abordar el tema de la pobreza de época, cuando impulsó la creación de un "cheque psicólogo" para los estudiantes con dificultades y la posibilidad de comer dos veces al día por un euro en los restaurantes universitarios.

Al comentar sobre la difícil situación de las mujeres sin hogar, el máximo mandatario señaló en ese momento que "el hecho de tener su período en la calle y no poder comprar algo para protegerse y preservar su dignidad" se suma a la humillación que sufrieron.

La medida para hacer que la protección sanitaria sea gratuita para los estudiantes se produce en medio de un creciente enfoque en la pobreza juvenil luego de imágenes impactantes de bancos de alimentos inundados por estudiantes con dificultades debido a la pandemia covid-19.

Muchas y muchos jóvenes dicen que están luchando para llegar a fin de mes después de perder trabajos de medio tiempo en cafés y restaurantes que han estado cerrados durante meses debido a la crisis de salud.

La situación en otros países

En Argentina, un proyecto de ley integral de menstruación sostenible presentado por los diputados del Frente de Todos, Nicolás Rodríguez Saa y Lucas Godoy, contempla la entrega gratuita por parte del Estado, obras sociales y prepagas de insumos ecológicos y saludables para la gestión menstrual, además de antiinflamatorios, y la incorporación de la menstruación en la educación sexual.

Por su parte, la organización Economía Feminista lanzó en 2017 la iniciativa MenstruAcción, que alertó sobre el factor de desigualdad que implica la natural e inevitable llegada mensual del ciclo, un gasto que pagan las mujeres en un contexto donde ganan, en promedio, un 30% menos que los varones.

Otros países también están experimentando con la gratuidad de insumos para la menstruación. Escocia se convirtió en noviembre de 2020 en el primer país del mundo en aprobar la distribución gratuita de toallas higiénicas en los establecimientos públicos, abriendo un camino que inspiró a las feministas y activistas contra la pobreza de todo el mundo a abordar también el tema de la pobreza de época.

Asimismo, Nueva Zelanda anunció el 18 de febrero que experimentará a partir de junio, y durante tres años, la distribución de esas protecciones periódicas gratuitas en los colegios, mientras que en Inglaterra los productos de período gratuito están disponibles en todas las escuelas primarias y secundarias.

Publicado enInternacional
Perseverance inicia su búsqueda de vida microbiana en Marte

Acaban de escuchar una ráfaga de viento en la superficie de Marte, captada por el micrófono y enviada de regreso a la Tierra, expresó este lunes un extasiado Dave Gruel, ingeniero principal del subsistema de cámara y micrófono de la secuencia de entrada, descenso y aterrizaje (EDL, por sus siglas en inglés) de la misión al planeta rojo, en una conferencia de prensa en la sede del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA en California.

El video de unos tres minutos, aunque sin sonido porque el micrófono no funcionó, muestra la parte del descenso en que se abren los paracaídas a fin de reducir la velocidad para posarse sobre una superficie amarronada y rocosa.

El equipo de ingenieros que mostró el video, audios e imágenes del planeta rojo afirmó que todos los sistemas están funcionando para comenzar la misión tras un viaje de siete meses.

El Perseverance, del tamaño de un automóvil Mini Cooper, arribó con éxito el jueves en Marte y apenas posó sus ruedas en la superficie envió dos primeras fotografías del cráter Jezero, de entre unos 3 mil 800 y 3 mil 900 millones de años; se cree que en el pasado era un antiguo lago y delta de un río que se secaron.

El robot buscará señales de antigua vida microbiana analizando el suelo y las rocas del cráter. La mayoría de las cámaras que lleva son a color, pero también se toman imágenes en blanco y negro para aprovechar otros datos, explicó Hallie Gengl, ingeniera del JPL y quien encabeza el equipo de sistemas de datos de los instrumentos.

La nave también posee dispositivos que le permitirán prepararse para la exploración futura del planeta rojo, incluida una máquina del tamaño de una batería de automóvil que intentará producir oxígeno a partir del dióxido de carbono marciano.

También tiene un taladro y otros instrumentos para recolectar muestras de rocas y del suelo marcianos, a fin de almacenarlos en tubos sellados para que los recoja una futura misión, posiblemente con humanos, para transportarlos de regreso a la Tierra.

Adosado al robot, un pequeño helicóptero de 1.8 kilos llamado Ingenuity, con cámaras a color y video, intentará explorar la superficie cercana navegando por la delgada atmósfera del planeta.

Por otra parte, Robert Zubrin, fundador y presidente de la organización Mars Society y autor del libro Alegato a Marte (The Case for Mars, 1996), calificó de ambicioso el plan de Elon Musk de enviar a un millón de colonos al planeta rojo hacia 2050.

Pero sí podemos enviar para esta fecha a un millar de personas a Marte y crearán las capacidades industriales y agrícolas para asegurar la vida de muchas más. Cuanta más gente vaya y nazca allí, más rápido se expandirá nuestra presencia: para 2070 seremos una ciudad que en 2100 tendrá un millón de habitantes o incluso más, vaticinó Zubrin.

A la pregunta de si será posible evitar las víctimas humanas en la colonización de Marte, el científico señaló que siempre hay un riesgo en la exploración, pero las grandes cosas no se logran sin empuje.

Remató con la expresión del primer cosmonauta del planeta, Yuri Gagarin: ¡Vámonos!

El interés hacia la colonización del planeta rojo se reavivó estos días gracias al arribo de Perseverance.

Una técnica de reprogramación celular permitiría a los soldados de EE.UU. regenerar sus heridas como 'Wolverine' de X-Men

Una tecnología basada en la reprogramación celular curaría heridas más de 5 veces más rápido de lo natural.

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU. junto con la Universidad de Míchigan exploran una tecnología basada en la reprogramación celular que permitiría sanar las heridas más de 5 veces más rápido de lo que el cuerpo humano las cura de forma natural.

Así, los efectivos estadounidenses podrían obtener habilidades curativas 'semejantes' a las de 'Wolverine', el superhéroe de Marvel Comics asociado con los X-Men, quien puede regenerar sus células al ser herido. El ente científico de la rama militar compartió cómo avanza la investigación.

¿Qué es la reprogramación celular y cómo trata las heridas?

Esta técnica básicamente reprograma el genoma de una célula humana por ejemplo, una célula de la piel, para convertirla en un tipo de célula diferente (muscular, sanguínea o cualquier otro tipo). La reprogramación se efectúa gracias a las proteínas llamadas factores de transcripción que 'activan y desactivan' varios genes dentro de las células para regular los procesos de división, crecimiento, así como la organización y la migración celular.

A nivel práctico, se supone que los factores de transcripción se aplicarían mediante un 'vendaje' que se aplica como un espray directamente a las heridas, para que las células musculares expuestas se conviertan en células cutáneas superficiales. Así las células reconfiguradas cubren la herida y esta se cura más rápido.

Algoritmo matemático 

Para identificar con precisión cuáles son los factores de transcripción que hacen cambiar de tipo a las células, el equipo de científicos elaboró un algoritmo guiado por los datos proporcionados por un microscopio de imágenes de células vivas, que determina las proteínas correctas y pronostica los puntos del ciclo celular donde aquellas pueden afectar mejor al cambio deseado.

"Es raro que las matemáticas ofrezcan resultados tan prometedores con tanta rapidez. La investigación matemática básica suele tardar décadas en convertirse en modelos que puedan aplicarse a una tecnología", señaló Frederick Leve, uno de los autores de la investigación. 

Si se logra aplicar esta tecnología a gran escala, "revolucionará el Ejército del Aire en los próximos años", reza el comunicado oficial.

Publicado: 21 feb 2021 12:48 GMT

Lunes, 22 Febrero 2021 05:47

Si me vacuno, ¿me salvo?

Si me vacuno, ¿me salvo?

En las estadísticas secretas o encubiertas de la pandemia, tampoco se lleva registro de la cantidad de personas insultadas, relegadas o incluso amenazadas por la actitud escandalizante, para aquellos presas del miedo, de rechazar toda intención de vacunarse, tengan la edad que tengan y la actividad que lleven a cabo. Su franqueza o su escrupuloso sentido de la verdad les impide responder con un simple "ya me inscribí" o "ya me vacuné", pero es aconsejable recurrir a este tipo de respuestas para tranquilidad de unos y otros.

Comprobado cada día que en el supuesto combate a la pandemia de Covid-19 han sido peores, mucho peores, los remedios aplicados que la enfermedad, al haber semiparalizado a la mayoría de las personas y alterado la vida en el planeta para salvarnos de morir, al menos a causa de ese virus. Al día de hoy se calculan 2 millones 500 mil fallecidos en un mundo con 7 mil 700 millones de seres humanos, y en México ha habido poco más de 180 mil muertos en una población total de 128 millones, siempre con registros relativamente confiables, ya que al satanizado virus se atribuyen fallecimientos que nada tienen que ver con éste.

Esas cifras evidencian que la sociedad enfrenta, hace casi un año, una pandemia económica-político-mediática antes que una enfermedad infecciosa letal a escala mundial. Otros datos confirmadores de la sobredimensionada pandemia se dan en Estados Unidos, donde desde 2017 la tasa de mortandad ha sido constante, al registrar unos 234 mil fallecimientos mensuales. Si en 2020 murieron 236 mil cada mes, la pandemia cobró 2 mil decesos mensuales por Covid-19; sin embargo, se indujo un severo trastorno en todo el planeta. Antes de la pandemia y con un añejo sistema de salud insuficiente, a casi nadie le importaba el número de muertos por enfermedades de elevada incidencia como diabetes, cardiovasculares, hipertensión, obesidad y cáncer y menos se tomaban precauciones, pero desde hace un año demasiados debemos quedarnos en casa y preocuparnos a diario de cuántos mueren por Covid.

Al vacunarse, las personas, adultos mayores o no, muy probablemente disminuyan miedos, estrés y depresión, lo que ayudará a fortalecer su sistema inmunológico y los riesgos de contagio. La mala noticia es que aún no se ha inventado la vacuna que nos salve de morir cuando La Puntual decida aparecérsenos, por lo que esperanza y cura siguen siendo relativas.

Publicado enSociedad
Lunes, 22 Febrero 2021 05:39

Filosofía de la salud

Filosofía de la salud

Una sociedad enferma se lucra incluso con las enfermedades

Mientras la salud (o las enfermedades) de los pueblos sean un negociado de mercachifles en el que estén prendidos como vampiros muchos laboratorios, universidades, instituciones gubernamentales, hospitales y médicos… mientras existan personas y pueblos enteros sin seguridad médica… mientras reinen los hábitos y las manías patológicas que inoculan las mafias publicitarias en contra de la salud pública… viviremos una injusticia monstruosa que se ha naturalizado como parte del decorado miserable de las sociedades divididas en clases. Todos los días, durante las madrugadas, las filas de personas a las puertas de los hospitales, en espera de una consulta, padecen listas enromes de violaciones a los derechos humanos mientras, por ejemplo, la industria farmacéutica (13 de los 20 más voraces) instalada en Puerto Rico, recibe beneficios fiscales caimánicos y mueve saludables fortunas en el orden de 60 000 millones de dólares.

El capitalismo entrena a los médicos, a las enfermeras y a los trabajadores de la salud como se entrena a un ejército de mercenarios vendedores de análisis cínicos, estudios diagnósticos, cirugías, medicamentos y terapias. Las materias y reflexiones humanísticas, la conciencia social, brillan fulgurosamente por su ausencia y precariedad. Les uniforman las cabezas con aspiraciones y sueños burgueses (estereotipados hasta las náuseas) para que exhiban impúdicamente su lealtad convenenciera a los negocios de dueños de los laboratorios que ya antes entrenaron a sus jefes. «Pfizer es actualmente la mayor compañía farmacéutica, y se reporta 45 mil millones de dólares de rentabilidad. Las empresas multinacionales entre ellas Glaxo Smith Kline, Merck & CO., Bristol-Myers Squibb, AstraZeneca, Aventis, Johnson & Johnson, Novartis, Wyeth y Eli Lilly, acapararon el 58,4% del mercado alrededor de 322 mil millones de dólares en ganancias».1

Hay que ver los desplantes de prepotencia y petulancia que pasean muchos jefes de sección, de guardia, de departamento… en cada clínica, hospital o laboratorio frente a las enfermeras, los estudiantes y los trabajadores que deben aprender primordialmente a convertir su humillación en buenas calificaciones, diplomas, nombramientos especiales o premios… como la asistencia a congresos, la publicación de «papers» y los regalitos de los laboratorios. No nos asustan, ni silencian, los medicuchos que se envuelven con enjambres terminológicos y estadísticos par inmolarse en el reino de la erudición archi-especializada y donde no sólo no se aceptan las denuncias más obvias sino que éstas son vistas como desplantes de «mal gusto». De esos bonzos demagogos, tecnócratas y burócratas, están repletas las academias y asociaciones de especialistas… y muchos hospitales. No todos, claro… claro. Pero. Muchos estudiantes son adiestrados con excelencia «técnica» para sustentar la servidumbre de clase que justifica el negocito y justifica también algunas dádivas de la filantropía médica que, con su ética mesiánica, beneficia a algunos pobres en hospitales para pobres y con burocracia para pobres.

¿Es esto muy exagerado?

Los médicos, las enfermeras y los trabajadores de la salud suelen ser amaestrados para que adopten, como suyas y originales, ideas reaccionarias y conductas mediocres. Su heroicidades se reduce a ser serviles y mansos con el negocio y llevar al reino de su individualismo las glorias de las cuentas bancarias y los bienes terrenales. Su heroicidad tiene por alma mater una vanidad inmisericorde entrenada diariamente en el campo de concentración a que someten a sus «pacientes» y a los familiares de ellos. Muchos «doctorcitos» se hacen pagar su magnanimidad con agradecimientos eternos, y halagos, gracias a extorsionar a todo mundo con el viejo truco de regatear información, hablar con tono didáctico y condescendiente, jugar a que el tiempo nunca les alcanza y sacarse de la manga soluciones milagrosas. Muchas bajo el método de la escopeta… algún perdigón le pegará a la perdiz. Cuantos más medicamentos ensayen… mejores regalitos mandarán los laboratorios. Existe un ranquin internacional de premios en hoteles, líneas aéreas y merchandising variopinto. Lo aprenden los médicos, las enfermeras y los trabajadores de la salud desde las primeras lecciones.

Sueñan con infectarnos la vida con saliva de burócratas serviles a la carnicería neoliberal son «doctores» de inoculados de epidemia usurera entre los mercados farmacéuticos caldo infecto de la demagogia neoliberal el peso de la miseria y el crimen, el hambre, el desempleo, la injusticia galopante. Nosotros lo pagamos. Ellos se autonombran «doctores» para esconder su prepotencia y suficiencia de ignorantes funcionales indolentes a la miseria, desnutrición, hospitales destruidos, escuelas desvencijadas, podredumbre y hediondez a diestra y siniestra. Depresión, mal humor, desesperanza, hartazgo, tristeza, melancolía rabia… furia… odio. Cansancio y soledad, trabajadores humillados. Ancianos victimados con indolencia… enfermos carcomidos por la burocracia. Los niños miran atónitos el futuro que les heredamos. Es una Monstruosidad. Vivimos infestados de negligencia. Los más pobres están más desprotegidos, no están bien alimentados, no pueden ir al doctor, imposible pagar medicamentos y en general no tienen posibilidad de atender su salud. No es poca cosa.

Nosotros sabemos que la guerra contra la medicina corrupta debe ser una guerra contra el capitalismo, también. El negocio de los laboratorios farmacológicos ha sacado una tajada monstruosa. Y no hemos visto lo peor. Sabemos que las corporaciones fabricantes de medicamentos son dueñas de la seguridad de miles o millones de personas. Reina el cinismo. Sabemos que la crisis sanitaria expresa la irracionalidad capitalista. Los monopolios imponen sus negocios como si fuesen políticas de salud e imponen condiciones de mercado para especular con medicamentos y precios. Son dueños de la salud de millones de seres humanos.

¿Y el pensamiento ético en materia de salud?

Está claro que la pachanga obscena de comerciar con las enfermedades, al alcanzar sumas millonarias en cualquier moneda, requiere gerentes gubernamentales encargados de legalizar la tranza e idear mecanismos creativos para sacarle más jugo a las víctimas. Por eso construyen hospitales cuyo sello de clase garantiza un modelo de consumo perfecto para el nivel de corrupción alcanzado por los «doctorcitos» y sus compinches. Por ejemplo construyen hospitales para consumir los mil y un productos que, encarecidos a precio de gobierno, mejor convengan a las empresas proveedoras; por ejemplo gastarán a manos llenas los impuestos de los pueblos para congraciarse con empresas fabricantes de aparatologías y artículos de toda índole, para, recurrentemente, tapizar la ruta de las entregas con diezmos a granel para los intermediarios; por ejemplo pondrán salas de espera, quirófanos, habitaciones, pasillos, oficinas y salas de urgencias… al servicio de la lógica «fordista» aplicada a la atención médica. Todo esto tributario de desentenderse rápido de los «pacientes» para que no engorden los gastos que pudieran amenazar la pachanga de las corruptelas. Hoy, en la obscenidad extrema del sistema de corrupción médica, los pacientes son obligados a llevar a los hospitales sus sábanas, tenedores, agua, vendas y bacinicas… no hay muchos médicos protestando por eso.

Muchos médicos, y sus compinches, gustan de celebrar cifras de eficiencia y atención a los pacientes. Se embriagan en estadísticas exitosas que desbordan gráficas powerpoint, libros, tratados y enciclopedias. Si cada página editada con guarismos triunfalistas implicara a una persona atendida con eficiencia… no habría crisis sanitaria en el mundo. Y la medicina habría dejado de ser una industria burguesa para ser un derecho socialista inalienable.

En la cúspide del alma mater en los médicos medicamentalizados (es decir con la mente puesta en ayudar a vender medicamentos muchos de ellos innecesarios) están los laboratorios farmacéuticos anudados todos en una red multinacional de inversionistas que, cómo en todo comercio, rigen sus tareas por las leyes capitalistas de la oferta y la demanda. ¿Nos sorprendería saber cuántas veces han inventado epidemias, pandemias y contagios para hacer circular millones de vacunas, jeringas, pastillas, cremas o ungüentos? La base material capitalista de esta industria mundial sustenta una cúspide ideológica -metodológica- vestida de «ciencia» en la que se han protocolizado operaciones técnicas con operaciones financieras donde los que ganan son los dueños del negociado. ¿Se ofenderán mucho con este retrato?

¿Es poco filosófico?

No son pocos los médicos que viven de mentir y de mentirse. Fabrican fantasías y explicaciones desopilantes para ganar la «confianza» de sus pacientes-clientes. Si hubiese una colección mundial sobre las fantasías inventadas por muchos médicos sobre el comportamiento del organismo humano, y su relación con los químicos prescritos, tendíamos una enciclopedia del horror monumental. La «filosofía» burguesa de la «industria de salud» ha producido durante su historia un monstruo insaciable enredado con las más deplorables anécdotas de corrupción e impunidad. Lo que menos les importa es la erradicación de las enfermedades porque tal cosa disminuye los ingresos farmacéuticos. No importa que muchos de los productos «médicos» (de quirófanos, farmacias, hotelería hospitalaria y toda la parafernalia) no tengan eficacia probada… lo importante es cubrir las metas mensuales en materia de ventas y cobros. Es esa su «filosofía» y punto.

Su «filosofía» no se compromete con una lucha efectiva contra las enfermedades que agobian a los trabajadores, lo que importa son las regalías y el secuestro de las patentes para gozar de exclusividad en el usufructo de una enfermedad y más si se vuelve epidemia. Sin importar (hay casos de infamias insondables) cuán tóxicas sean para las personas las medicinas, las operaciones o los tratamientos, ni sus consecuencias colaterales, las enfermedades asociadas ni la muerte (que el capitalismo también ha convertido en negocio)

Su «filosofía» también consiste en invertir millonadas, para esconder bajo el tapete, los planes de negocios relativos a la investigación que ellos llaman «científica». No es el bien social lo que determina inversiones ni lo que determina las políticas sanitarias… es descarnadamente, la búsqueda de beneficios financieros privados para un puñado de monopolios alcahueteados por los gobiernos serviles. Si para eso hay que manipular y falsificar datos, si para eso hay que publicar revistas, organizar congresos y entregar «premios nobel»… no se detendrá una industria tan pesada. No tendrá pruritos metodológicos o morales, una industria deshonesta que se disfraza con la palabra Ciencia para esconder su «filosofía» de los negocios.

La lista de ligerezas y errores con que se maneja la fabricación industrial de medicamentos es enorme. Hay denuncias y debates que generalmente se esconden porque afean el panorama. La industria farmacéutica tiene controles sobre la inmensa mayoría de publicaciones especializadas y las revistas de divulgación científica. La industria farmacéutica gasta fortunas en publicidad y en regalos para sus médicos favoritos. Se trata de una dictadura del negocio farmacéutico.

Los médicos son la tercera causa de muerte en los EE.UU.: causan 250.000 muertes por año.2 No todos, claro, no todos.

¿Está todo tan mal?

Contamos con Cuba, por ejemplo. Algunas tareas indispensables para superar las patologías generadas por la industria médico-farmacéutica del capitalismo deberían pasar a estas horas por la expropiación, sin pago, y bajo control obrero, de todo el negociado obsceno que hoy deambula impunemente por el mundo. No hay alternativas. El capitalismo es un delito3 y una maquinaria infernal de producir crisis ecológica, enfermedad y muerte. A estas horas es preciso reformular todas nuestras concepciones teórico-metodológicas en materia de salud y de políticas socialistas de salud. Aprovechar los mejores logros, los que son realmente útiles y liberarlos de las garras del capitalismo. Reformular nuestras ideas y preconcepciones sobre el organismo humano sus interdependencias con la naturaleza toda, su desarrollo y su situación actual. Reformular la investigación científica y los principios mismos de la actividad médica adaptados a la realidad concreta y las urgencias de esta etapa. Transformar los modelos de enseñanza y la educación médica en todos sus niveles. A estas horas es inexcusable garantizar la salud y los servicios en condiciones que permitan soberanía política en políticas concretas, democracia médica revolucionaria, erradicación del rezago médico y de las enfermedades de la pobreza. Prevención socialista y planificación, educación y la cultura de la salud, empleo digno para los trabajadores de la seguridad social… afincar una Filosofía socialista de la salud que privilegie la vida digna como un derecho concreto e inalienable. Vincular el problema de la salud con la preservación de los ecosistemas. Garantizar condiciones materiales de existencia, justas y democráticas. Los más avanzados descubrimientos de la medicina no pueden ser propiedad privada de un puñado de capitalistas. El movimiento obrero debe exigir su nacionalización inmediata al lado de la nacionalización de los grandes bancos, los latifundios y los monopolios que someten nuestras vidas a la dictadura del Capital. Sólo una economía socialista planificada racionalmente podrá desarrollar la riqueza de los conocimientos en materia de salud para ponerlos realmente al servicio de la humanidad y su desarrollo. Eso será realmente curativo.

22 febrero 2021

Notas

1http://www.militante.org/medicinas-laboratorios-monopolios-y-nuestra-salud
2http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_industryweapons02.htm
3 Antonio Salamancahttp://www.aporrea.org/ideologia/a97634.html
Publicado enSociedad
Los datos nacionales son incompletos, pero la información disponible sugiere que las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos están en camino de alcanzar un máximo histórico. Foto: AP / Lynne Sladky

Las sobredosis de drogas mataron a unas 83,544 personas durante un período de 12 meses que finalizó en julio de 2020, un récord que coincide con la pandemia de COVID-19, que según los expertos ha creado una gran cantidad de estrés y obstaculizado los servicios de tratamiento.

Eso es casi un aumento del 25% con respecto al año que terminó en julio de 2019, cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron 68,023 muertes por sobredosis.

Pero el número de muertes el año pasado podría estar más cerca de 86,000, dijeron los CDC esta semana, citando el problema de la falta de información causada por datos incompletos.

Mientras tanto, la cantidad de llamadas a la línea directa de crisis nacional administrada por la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias aumentó el año pasado en más de un 700% desde 2019, según el portavoz de la agencia Christopher Garrett.

“Durante la pandemia, más personas experimentan ansiedad. Más personas están experimentando depresión. Y una de las formas en que las personas afrontan la depresión y la ansiedad es tomando drogas ”, dijo la Dra. Nora Volkow , directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. “Y si eres adicto a los opioides oa cualquier droga, lo que estás viendo es una escalada, un aumento en el consumo de drogas en general para las personas adictas o no. Pero para los adictos, un consumo creciente, y en los que se encuentran en recuperación, aumentan las recaídas en el consumo de drogas.

"Lo que hemos sabido desde el principio es que entre las personas que sufren una sobredosis, uno de los factores que contribuye es la depresión", dijo el Dr. Volkow . "Y en muchos casos, sabemos que algunas de estas muertes están motivadas por un deseo consciente de básicamente sufrir una sobredosis o por hacerlo pasivamente".

Según un desglose estado por estado de los datos de los CDC, 22 jurisdicciones informaron un aumento de más del 25% en las muertes por sobredosis de drogas de julio de 2019 a julio de 2020. El Distrito de Columbia vio el mayor aumento en las sobredosis fatales de drogas con un aumento de casi el 57%. La ciudad reportó 483 muertes a julio de 2020, frente a 308 en 2019.

Dos estados, Dakota del Norte y Carolina del Norte, informaron leves caídas de alrededor del 2% en las muertes por sobredosis de drogas. Alaska no informó cambios.

William Stauffer , director ejecutivo de la Alianza de Organizaciones de Recuperación de Pensilvania, dijo que muchas personas en recuperación a largo plazo han comenzado a consumir sustancias nuevamente y menos buscan ayuda durante la pandemia.

"Lo que comenzamos a ver como el golpe de la pandemia de COVID-19 fue mucho aislamiento social, y en la comunidad de recuperación, muchas personas dependen del apoyo que reciben de las conexiones en persona que obtienen de otras personas en las reuniones", él dijo. "En la comunidad de recuperación, hemos visto a más personas que experimentan problemas de salud mental a medida que experimentan elementos de desesperación".

El Sr. Stauffer , quien también se encuentra en recuperación a largo plazo, ha pasado más de 30 años ayudando a otras personas con trastornos por uso de sustancias.

"El consumo de alcohol ha aumentado, las tasas de sobredosis han aumentado", dijo, "y sabemos que el uso de estimulantes como la metanfetamina está aumentando".

La interrupción de los servicios de tratamiento durante la pandemia podría ser uno de los mayores contribuyentes al aumento de las muertes por sobredosis de drogas, dijo el Dr. Volkow .

La naloxona puede revertir rápidamente las sobredosis de opioides, pero los protocolos de aislamiento relacionados con la pandemia han dejado a muchas personas sin que nadie las observe o administre el medicamento. Esto ha provocado más muertes por sobredosis en el hogar, dijo el Dr. Volkow .

Los protocolos de distanciamiento social dificultaron que las personas al comienzo de la pandemia acudieran a las clínicas para recibir metadona, un medicamento para tratar la adicción a los opioides. A medida que los sistemas de salud se inundaron de pacientes con COVID-19, también se hizo más difícil obtener exenciones para la buprenorfina, un medicamento recetado que se usa para tratar la dependencia de heroína y metadona.

La pandemia cerró o limitó las horas para los programas de servicio de jeringas, lo que podría afectar el acceso a la atención y el tratamiento para el trastorno por uso de sustancias, dijeron los CDC. El suministro de drogas ilícitas también podría haberse interrumpido debido a la pandemia. Eso aumenta los riesgos de abstinencia y uso de medicamentos contaminados o medicamentos a los que tienen menor tolerancia.

Además, las personas pueden tener miedo de buscar ayuda médica para la adicción, y los espectadores de una sobredosis pueden ser reacios a administrar naloxona o tomar otras medidas para salvar vidas debido al temor a la exposición al COVID-19, dijo la agencia de salud.

“Los pacientes han retrasado su atención, los proveedores a menudo reprogramaron y pospusieron las visitas y los pacientes que temen COVID evitaron salir. Esto ha resultado en condiciones sin tratar o sin tratar. A veces, esto ha dado lugar a presentaciones más graves en las salas de emergencia ”, dijo Garrett.

Para abordar algunos de estos problemas, las clínicas comenzaron a suministrar metadona para un mes en lugar de requerir visitas diarias y comenzaron a ofrecer exenciones para la buprenorfina a través de citas de telesalud, dijo el Dr. Volkow .

Los opioides y los opioides sintéticos parecen constituir la mayor parte de las muertes por sobredosis de drogas, según muestran los datos de los CDC. Casi 61,300 muertes por sobredosis de drogas, alrededor del 73%, involucraron opioides. Los opioides sintéticos, excluida la metadona, estuvieron involucrados en el 58% de las sobredosis. Otras drogas incluyeron psicoestimulantes como la anfetamina, en aproximadamente el 24% de los casos, la cocaína en casi el 23%, la heroína en casi el 17%, los opioides naturales y semisintéticos en el 15% y la metadona en casi el 4%.

Mientras la nación intenta controlar el COVID-19, la Dra. Volkow dijo que espera que las muertes por sobredosis de drogas disminuyan este año y agregó que podría depender de la rapidez con que actúe el país.

“En este momento, un desafío importante es implementar las vacunas a la mayor cantidad de personas posible, y eso ha sido más difícil de lograr de lo que esperábamos inicialmente”, dijo, y señaló la complicación de las variantes del coronavirus. "La gente ha perdido sus casas, ha perdido sus trabajos, y ese es un nivel de estrés que, incluso si usted controla por no estar tan preocupado de estar infectado, en realidad exacerba sus resultados".

"En 2021, espero que podamos comenzar a obtener mejores números que los de 2020, pero esto sucederá solo si enfocamos los recursos estratégicamente para intervenir y ayudar realmente a aquellos que son más vulnerables", dijo el Dr. Volkow .

El Sr. Stauffer dijo que le preocupa que la pandemia se habrá persistente, efectos a largo plazo, contribuyendo a otra década de los problemas con el abuso de sustancias.

Este último año ha sido más una lucha para él personalmente que en el pasado, dijo, incluso con 35 años de recuperación en su haber.

Aunque la idea de consumir sustancias no se le ha pasado por la cabeza, Stauffer dijo que definitivamente tuvo que centrarse más en el cuidado personal.

Las muertes por sobredosis de drogas disminuyeron en 2018, la primera vez que se registra. En diciembre de 2018, los CDC registraron 67,850 muertes por sobredosis de drogas en comparación con casi 70,700 a fines de 2017.

La disminución de las muertes por heroína y analgésicos recetados contribuyó a la ligera caída, pero el aumento de las muertes por fentanilo, cocaína y psicoestimulantes los contrarrestó.

El número de muertes por sobredosis de drogas aumentó en 2019. Un total de 71,130 personas murieron por sobredosis de drogas durante un período de 12 meses que terminó en diciembre de 2019, según muestran los datos de los CDC.

Las muertes por sobredosis han aumentado continuamente desde 1990, cuando se informaron 8.413 muertes. En los últimos años, los opioides, en su mayoría opioides sintéticos (distintos de la metadona), han actuado como el "principal impulsor" de las muertes por sobredosis de drogas, según los CDC.

22 febrero 2021

(Tomado de The Washington Times / Traducción Cubadebate)

Publicado enInternacional
Una calle en llamas en Puerto Príncipe después de una protesta contra el presidente Jovenel Moise el pasado 14 de febrero. VALERIE BAERISWYL / AFP

El mundo después de la covid

 

El máximo riesgo de crisis política es a los dos años del pico de la pandemia

 

Verano del 2022. Justo cuando los gobiernos piensan que lo peor ya ha pasado tras llevar a cabo una campaña exhaustiva de vacunas y paquetes billonarios de reactivación económica, el mundo, de repente, se enciende. Hay batallas campales en cientos de ciudades entre manifestantes y policías antidisturbios vestidos al estilo de Robocop . Imágenes de edificios en llamas se proyectan en millones de pantallas de televisión. Los gobiernos caen en elecciones tumultuosas.

No es la próxima entrega de la serie distópica Years and years sino un escenario que dibuja lo que podría pasar tras la pandemia a partir de un análisis realizado por los sesudos técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

 “Desde la plaga de Justiniano en el siglo VI y la Peste Negra del siglo XIV hasta la gripe española del 1918, la historia está trufada de ejemplos de epidemias que tienen fuertes repercusiones sociales: transforman la política, subvierten el orden social y provocan estallidos sociales”, afirman Philip Barrett y Sophia Chen en su informe Las repercusiones sociales de las pandemias (enero del 2021). Y el periodo tras la covid no tiene por que ser muy diferente.

¿Por qué? Una posible explicación es que una pandemia “pone de manifiesto las fracturas ya existentes en la sociedad: la falta de protección social, la desconfianza en las instituciones, la percepción de incompetencia o corrupción de los gobiernos”, sostienen los técnicos del FMI.

A partir de un análisis de millones de artículos de prensa publicados desde 1985 en 130 países, el FMI ha elaborado un índice de malestar social que permite cuantificar la probabilidad de una explosión de protestas como consecuencia de la pandemia. Los técnicos relacionan los casos de estallidos sociales con 11.000 diferentes acontecimientos ocurridos desde las años ochenta. Estos incluyen desastres naturales como inundaciones, terremotos o huracanes, así como epidemias.

Utilizando complejas ecuaciones algebraicas, los expertos descubren “una relación positiva y significativa” entre desastres y estallidos sociales. Concretamente, “existe una relación positiva entre los estallidos sociales y las epidemias”, afirman Barrett y Chen en su informe.

Como suele ocurrir con los estudios económicos, la relación entre desastres y protestas es algo que tal vez mucha gente, sin necesidad de ecuaciones matemáticas, entenderían intuitivamente. Pero lo interesante del análisis del FMI es la relación cronológica que identifica entre las epidemias y los estallidos sociales. Hay un importante efecto retraso. Muchos meses, hasta dos años, separan el momento álgido de la epidemia de las rebeliones.

Efectivamente, ha habido pocas protestas durante esta pandemia. Más bien, en los últimos meses “el numero de manifestaciones físicas de malestar social ha caído a su nivel mas bajo en casi cinco años”. La excepción es el movimiento Black Lives Matter tras el asesinato a manos de policías de George Floyd en Minneapolis, que desencadenó una oleada de protestas en EE.UU.

Pero mas allá de este resultado inmediato pacificador de las epidemias, “a más largo plazo, la frecuencia de estallidos sociales se dispara”, se sostiene en el informe del FMI, de tono mucho más frío y distanciado que la información que analiza sobre disturbios en millones de indignados artículos de prensa a lo largo de las décadas.

A partir de la información obtenida sobre diferentes clases de protesta, los investigadores del FMI demuestran que, con el tiempo, “el riesgo de disturbios y manifestaciones contra el gobierno va en aumento” . Es más, “sube el riesgo de graves crisis políticas (acontecimientos que pueden derribar gobiernos), que normalmente ocurren en los dos años posteriores a la epidemia grave”, resumen los técnicos de la institución multilateral de sede en Washington.

El informe llega a la conclusión de que “el malestar social era elevado antes de la covid y se ha moderado durante la pandemia pero, si la historia nos sirve de guía, es razonable esperar que, conforme la pandemia se disminuya, los estallidos sociales emergerán de nuevo”.

Otro informe del FMI titulado Cómo las pandemias conducen a la desesperación y al malestar social (octubre del 2020), de Tahsin Saadi Sedik y Rui Xu, utiliza metodología similar para determinar con precisión este efecto retraso. “Las epidemias severas que provocan elevada mortalidad aumentan el riesgo de disturbios y manifestaciones antigubernamentales”, explican. Estos “eventos pandémicos generan un riesgo de desorden civil significativamente más elevado después de 14 meses”. Cinco años después de la pandemia todavía existe un “efecto cuantitativamente significativo sobre la probabilidad de estallidos sociales”. Los brotes de ébola en el Oeste de África entre el 2014 y el 2016, por ejemplo, “provocaron un aumento de la violencia civil superior al 40% al cabo de un año y su efecto sobre el malestar social persistía varios años después”.

Aunque la chispa de la violencia no tiene por qué estar relacionada con la pandemia, el trauma social y el impacto socioeconómico de la crisis sanitaria está detrás de las
repetidas instancias de protestas.

Pero la pandemia tampoco es la causa inicial sino un catalizador. El primer eslabón del efecto dominó es la desigualdad y la percepción de injusticia, explican los analistas del FMI. “Los resultados de nuestro estudio indican que la desigualdad elevada está relacionada con más estallidos sociales (…) y el malestar social será mayor cuanto más elevada la desigualdad de renta al inicio”, sostienen.

Las pandemias detonan la bomba de relojería “porque reducen el crecimiento económico y elevan la desigualdad” y crean “un círculo vicioso en el que el crecimiento más lento, la subida de la desigualdad y el aumento de malestar social se refuerzan el uno al otro”.

 

Andy Robinson

Madrid

21/02/2021 00:02Actualizado a 21/02/2021 08:42

Publicado enInternacional