Las mejores fotos de la semana: Animadoras norcoreanas, un auto espacial y el carnaval de Brasil

Desde un lujoso automóvil flotando en el espacio hasta acróbatas que hacen los trucos en el aire, estas curiosas, pintorescas y llamativas fotos tomadas en distintos rincones del mundo a lo largo de los últimos siete días, no le dejarán indiferente.

 

Patrick Robinson, un jugador de Philadelphia Eagles celebra la victoria de su equipo en el partido final de Philadelphia Eagles contra los New England Patriots en el Super Bowl en Minnesota, Estados Unidos. Chris Wattie, Reuters

 

Una mujer participa en el movimiento "Ceu na Terra" (Cielo sobre la Tierra) durante el carnaval en Río de Janeiro, Brasil. Pilar Olivares, Reuters.

 

Un peluquero le corta la barba a un hombre en una peluquería callejera improvisada en Daca, Bangladés. Mohammad Ponir Hossain, Reuters.

 

Un peluquero le corta la barba a un hombre en una peluquería callejera improvisada en Daca, Bangladés. Mohammad Ponir Hossain, Reuters.

 

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, firma un documento con otro miembro de la misma entidad, Randal Quarles, en Washington, EE.UU. Aaron P. Bernstein, Reuters.

Un hombre lava un elefante en el río Yamuna en Nueva Delhi, India. Adnan Abidi, Reuters.

 

Un soldado del Ejército Libre Sirio en suburbios de Al-Bab, Siria. Khalil Ashawi, Reuters.

 

El murciélago ratonero grande (Myotis myotis) liberado en Francia. Olivier Farcy, Reuters.

 

Un hombre saca un perro del lodo y las piedras después de la inundación en Tiquipaya, Bolivia. Danilo Balderrama, Reuters

 

Un oso polar en el parque zoológico de Gelsenkirchen, Alemania. Roland Weihrauch, AFP

 

Participantes en el baile anual de la Ópera de Viena danzan durante un ensayo, Austria. Heinz-Peter Bader, Reuters

 

El esquiador estonio Martti Nomme realiza salto durante un entrenamiento en los JJ.OO. en Pyeongchang, Corea del Sur. Dominic Ebenbichler, Reuters

 

Un orangután llamado Damai de 14 años se esconde entre virutas del papel en el parque zoológico de Osnabrück, Alemania. Friso Gentsch, www.globallookpress.com

 

El automóvil eléctrico Tesla Roadster rojo con un maniquí a bordo navega en el espacio tras ser lanzado por el cohete Falcon Heavy, Reuters

 

Performance del artista conceptual ruso Andrey Kuzkin en el que imita a un árbol cerca de la Filarmónica del Elba en Hamburgo, Alemania, Daniel Reinhardt, AFP

 

Un participante espera el comienzo de carnaval 'Loucura Suburbana' en Río de Janeiro, Brasil. Mauro Pimentel, AFP

 

Dos turistas esperan a su conductor en un taxi rosa en La Habana, Cuba, Ramon Espinosa, AP

 

Un avión Airbus A-321 de una aerolínea rusa despega con una puesta de sol de fondo. Nina Zotina Sputnik

 

Un obrero se desliza por un trazado de esquí en Pyeongchang, Corea del Sur. Charlie Riedel, AP

 

Animadoras de Corea del Norte apoyan a un esquiador en Pyeongchang, Corea del Sur. Julie Jacobson, AP

 

El papa Francisco saluda a los actores del Circo Medrano en la Ciudad del Vaticano, Franco Origlia, Gettyimages.ru

 

Un hotel derrumbado a medias tras el terremoto en Hualien, Taiwan. Tyrone Siu, Reuters

 

Gatos de raza Van Turco en su comedor en el Van Cat Research Center en Van, Turquía, el 8 de febrero de 2018. Los felinos de esta famosa raza turca son unos de los gatos domésticos más antiguos conocidos, ya que vivieron en la región del lago Van en el este de Turquía durante siglos. Chris McGrath, Gettyimages.ru

Publicado enFotorreportajes
Martes, 26 Septiembre 2017 16:31

¡Feliz cumpleaños, familia Confiar!

¡Feliz cumpleaños, familia Confiar!

 

 XXXXXCon orgullo, buenas anécdotas, momentos difíciles vividos a lo largo de su existencia-construcción –claramente superados– y nuevos retos por enfrentar, cumple 45 años la Cooperativa Financiera Confiar. Este 13 de septiembre, la celebración de sus ticinco –cómo diría cualquier persona que no quiere revelar su edad– le correspondió a los asociados, ahorradores y amigos que viven en la ciudad de Bogotá. Una velada con la mejor tradición musical latinoamericana y todo el calor humano de sus asociados y funcionarios.

 

 “Una atalaya de confianza y servicios de ahorro y crédito”

 

 A las 6:00 menos cuarto, las largas filas a la entrada del Centro Internacional de Bogotá, daban evidente muestra del cariño con que muchos de quienes han hecho posible el actual sitial de la Cooperativa, la asumen. Cientos, miles, que a lo largo de estos 45 años, o en parte de ellos, han visto realizado un sueño de solidaridad y confianza, de trazar un camino común para otra economía posible y, como no, para otra sociedad pintada con otros colores.

 

Con boleta en mano, a partir de las 6 pm, cada uno ingresó al auditorio, iluminado tal como lo precisaba la velada, decorado con arreglos florales y con los instrumentos musicales dispuestos a la espera de los artistas invitados. En la puerta del Centro de Convenciones, empleados y directivos de la Cooperativa brindando un saludo o un apretón de manos a cada una de las personas que iba ingresando. En las sillas, pequeños cuentos relacionados con el ahorro, una carta en agradecimiento por parte de Confiar y el suplemento de economía solidaria Caleidoscopio, que circuló con el periódico desdeabajo, fueron los obsequios que cada persona se llevó.

 

¿Por qué ir a la celebración de los 45 años de Confiar? ¿Qué representa esta para los ahorradores y afiliados? Carlos Duque, un pensionado que actualmente se dedica a colaborar con el proceso cooperativo de distintas asociaciones en Colombia, además de ser socio de Confiar, expresó que los 45 años cumplidos por ésta representan un quiebre o ruptura con ciertas líneas económicas que obstaculizan el crecimiento de una economía solidaria y cooperativa. Precisó también que el cooperativismo en Colombia debe “lograr una integración fuerte, permanente y bien desarrollada que contribuya a mantener esas bases de las cooperativas para que no las vayan a destruir, y que éstas se pongan en una forma organizativa técnica a la altura de cualquier institución financiera del país”.

 

“Porque el futuro es Confiar”

 

Cerca de 2.000 personas logró convocar la ceremonia; 45 años no se cumplen a diario y menos con tantos logros y victorias, como los que ostenta la Cooperativa. La música entonada por el Trio Portillo de la Luz y la agrupación Morichal, animó el auditorio del Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada hasta casi las 9:00 de la noche, el ambiente fue de fiesta, de agradecimiento y fraternidad. Algunas parejas no aguantaron y se tomaron como pista de baile parte del lugar, la música fue un goce para todos. 

 

Al cierre del evento, poco a poco, las personas fueron desocupando el auditorio, muchos de ellos aún con el ritmo musical en sus cuerpos, pero todos agradecidos por la velada. Confiar garantizó el transporte de regreso de quienes llegaron procedentes desde las distintas y distantes localidades de la ciudad, así como de los municipios cercanos a Bogotá donde tiene alguna agencia. 

 

XXXXX 
Kaugsankamalla muiurisunchi / Mientras vivamos bailaremos

Colores, plumas, tambores y armónicas se tomaron el centro bogotano el martes 28 de febrero, ¿la razón? La celebración del carnaval del perdón, o en la lengua de quienes lo festejaron “Kalusturrinda” o “Atun Puncha”.

 

Transcurría la cotidianidad del martes a las 9 de la mañana. Un día parecido a cualquier otro laboral. En la calle personas caminando de acuerdo a su tiempo y afán para cumplir con sus obligaciones diarias; vendedores ambulantes, rebuscadores del diario intentando calmar las culebras que les esperan; estudiantes y transeúntes revisando sus celulares; policías al acecho; gente con traje de oficina y otra con traje de miseria, apoyados sobre el asfalto. De pronto, como de la nada, gana eco el sonido de tambores que rompen con esta monotonía y con la “normalidad” que llena la rutina cotidiana. Como hipnotizados, unos y otros de los que por allí pasaban suspenden su actividad o dejan a un lado el afán que aligera sus piernas, para observar la marcha de indígenas que, con coloridos plumajes, caminan juntos, llenado el espacio con sus gritos de alegría. Su primer destino: la Catedral primada.

 

Iglesia emplumada

 

Reconstruyendo la tradición de su región, Valle de Sibundoy (alto Putumayo), los Ingas iniciaron la celebración de su día grande con una misa en la Catedral primada, ubicada en la Plaza de Bolívar. El sonido de los tambores, cascabeles y dulzainas fue continuo, el padre celebró la eucaristía en medio de más de 100 indígenas vestidos con sus atuendos tradicionales, donde resaltaban los tejidos de colores y símbolos ininteligibles, collares con dientes de tigre, coronas de plumas de guacamayas y capisayos (similar a una ruana pero de colores). Al finalizar este tiro, todos salieron a la Plaza de Bolívar para seguir bailando y jugando, para celebrar esta fiesta milenaria.

 

Ortiga, chicha y cabeza de gallo

 

Ya ubicados en la Plaza, los tambores no pararon de sonar hasta la mañana siguiente. El baile y la música tienen un ritmo constante y repetitivo. La melodía bailada fue la misma, y en medio de ella se jugó con ortiga, ganaron espacio otros juegos tradicionales –como la carrera de banderas–, la chicha no faltó y se gritó con emoción. Casi a las 12 del medio día inició el recorrido por La Candelaria rumbo al antiguo cabildo Inga, ubicado por la sexta con cuarta, cerca a la Casa de Nariño. El recorrido también sorprendió a las personas que por allí transitaban, entre ellas varios gringos que tomaban fotos y que se encontraron con que en el ambiente había otra lengua, la Inga, que proviene del Quechua hablante.

 

Al caminar se juntan más personas. Llegaron otros pueblos indígenas y en un momento ya sumaban más de 200. El cabildo antiguo se encuentra abandonado, es una casa que solo tiene fachada, pues dentro está lleno de maleza y paredes destruidas. En medio del pastal estaba construido el castillo de donde colgaba un gallo viejo con las patas arriba. Mientras la gente se acomodaba para el acto que seguiría, se ofreció chicha y se escucharon las palabras de los taitas y mamas quienes hicieron un llamado al fortalecimiento cultural, el rescate de la lengua tradicional, de la simbología y de la medicina. Asimismo, intervino el nuevo gobernador quien invitó a revivir ese espacio que se encuentra caído y abandonado. Luego de estas palabras, se procedió al ritual de quitarle la cabeza al gallo que colgaba del castillo, para lo cual se formó una fila de aspirantes (hombres y mujeres) quienes tuvieron 5 saltos para lograr quitarle la cabeza. Luego de varios intentos por parte de distintos concursantes, un joven logra quedarse con el animal descabezado.

 

La fiesta siguió en toda su intensidad, y la gente se movió hacia el nuevo cabildo para continuar celebrando, según su calendario, el fin de año e inicio y bienvenida del nuevo. En este espacio la comida abundó, también la bebida, compartiendo también entre los allí presentes hasta el amanecer.

 

Así terminó una noche diferente en el centro de Bogotá, noche que se conectó con los tambores que sonaban, igualmente y a la misma hora, en el Valle de Sibundoy; una noche que siguió la herencia de los antepasados del Putumayo.

 

Publicado enEdición Nº233
Rusia exhibe poderío militar a 71 años del Día de la Victoria

Moscú.


Con una exhibición de poderío militar y un sentido homenaje a los familiares que ofrendaron su vida para derrotar a los agresores nazis, Rusia recordó este lunes el 71 aniversario del Día de la Victoria.


La capitulación incondicional de la Alemania hitleriana, por la diferencia de dos husos horarios entre Berlín y Moscú, correspondió aquí al 9 de mayo, fecha que desde entonces constituye la celebración más entrañable para cualquier ruso, debido a que en este país no hay familia que no haya perdido al menos un miembro en esa conflagración.


Desclasificados los archivos, de acuerdo con los datos oficiales 27 millones de soviéticos perdieron la vida en la Gran Guerra Patria, como se denominan en Rusia los casi cuatro años –del 22 de junio de 1941 al 9 de mayo de 1945– que el pueblo soviético soportó con heroísmo en la Segunda Guerra Mundial, hasta que su ejército pudo izar la bandera roja en la parte más alta de las ruinas del Reichstag, uno de los principales símbolos del régimen nacionalsocialista, en la capital alemana.


Algunos historiadores –sumando soldados caídos en el frente, población civil y víctimas del régimen estalinista– aseguran que la Unión Soviética perdió en esos años cerca de 30 millones de personas, 10 millones más que los reconocidos por las autoridades antes de la glasnost (transparencia) impulsada por Mijail Gorbachov a partir de 1985.


Desde la Plaza Roja de Moscú, y tras guardar un minuto de silencio en memoria de quienes murieron para hacer posible derrotar el nazismo, el presidente Vladimir Putin, en tono conciliador, ofreció a la comunidad mundial “juntar fuerzas para luchar contra la amenaza global que es el terrorismo”.


Afirmó: “debemos derrotar a este enemigo común, y Rusia está abierta a cooperar con otros estados para lograr este fin, dispuesta a trabajar para crear un sistema internacional de seguridad moderno y equilibrado”.


Conforme a la tradición, a las diez en punto de la mañana comenzó en ese escenario emblemático el desfile de casi 10 mil militares de las diferentes ramas de las fuerzas armadas de Rusia, seguido de una muestra del armamento más moderno (carros blindados, tanques, sistemas de artillería, misiles) del ejército sin faltar helicópteros artillados, cazas y bombarderos que sobrevolaron el centro de esta capital, entre ellos varios que fueron utilizados en Siria.


Aviones rusos empleados durante la operación en el país árabe también formaron parte del armamento mostrado en Yekaterimburgo, en los Urales. Y en la propia Siria, las tropas rusas efectuaron un simbólico desfile en su base en la región de Latakia, según las agencias noticiosas.


Por la tarde, no menos de 400 mil personas, portando la mayoría fotografías de sus familiares que combatieron en la guerra, casi todos ya fallecidos, participaron en una marcha –por la céntrica calle Tverskaya, desde la estación de trenes de Bielorrusia hasta la Plaza Roja– en homenaje a sus seres queridos.


En primera fila, con la foto de su padre, Putin hizo el recorrido del “regimiento inmortal”, iniciativa ciudadana que surgió en la ciudad siberiana de Tomsk y que se llevó a cabo por segundo año consecutivo en Moscú y otras ciudades del país.


Al no ser fecha redonda este aniversario, no hubo desfiles militares en otras repúblicas de la antigua Unión Soviética y sólo el presidente de Kazajstán, Nursultán Nazarbayev, vino a Moscú para estar junto a su homólogo ruso en la Plaza Roja.


En Kiev, enfrentada Ucrania a Rusia, el presidente Petro Poroshenko depositó una ofrenda ante la tumba del soldado desconocido, mientras en Minsk el mandatario Aleksandr Lukashenko recordó que Bielorrusia fue la primera república soviética en recibir el golpe de los agresores nazis y reiteró, al evocar las lecciones de la guerra, los lazos fraternales de su pueblo con rusos y ucranios.


Por la noche, con fuegos artificiales en el cielo de Moscú concluyó para los rusos no sólo esta celebración, sino también una extraoficial semana de vacaciones y excelente tiempo –hoy la temperatura llegó a 25 grados sobre cero, inusual para esta época del año– a partir de la Pascua ortodoxa, que este año cayó en primero de mayo.

Publicado enInternacional
Martes, 23 Octubre 2012 20:05

El día de Colón en el país de Colón

El 12 de octubre es la fecha para que Europa festeje y América llore. Ellos dicen que nos descubrieron, como si nosotros fuésemos un fenómeno de la naturaleza, como si nosotros no fuéramos conscientes de nuestra existencia hasta que ellos nos la hicieron notar. Aquí nunca hemos necesitado espejos para reconocer que existimos. Que ellos lo piensen no es lo más terrible; el desastre está en que los americanos también lo creamos. Los americanos nos vemos a través de la mirada del invasor.

Seamos piadosos con los saqueadores. Con un esfuerzo de nuestra amplia imaginación, adoptemos por un momento su posición. Con nuestros pies descalzos puestos en sus botas pudiéramos hablar de ciertos descubrimientos. Y lo que ellos realmente descubrieron fueron tesoros, tierras fértiles, mercancía, riquezas incontables que solventaron el afianzamiento del capitalismo. Su mirada estrecha sólo encontró objetos y recursos. Allí donde había gente, cultura, religión, Europa veía artículos de uso. Ojos invasores encandilados ante la abundancia, como si esta no tuviera dueño. Un continente compitiendo entre sí para tomar la porción más grande del botín.

Qué destino el nuestro

Nos bautizamos con sus nombres lejanos, nombres judíos, latinos y anglos. Practicamos las religiones que ellos nos impusieron con su aburrida catequesis. Adoramos a sus dioses moribundos y sus santos indolentes. Sujetaron nuestra lengua con su gramática y la aprendimos bien para que entiendan nuestros insultos –aunque preferimos usar la lengua para besar y cantar. Nos envolvemos con sus vestidos, nos organizaron a su medida y nos empequeñecimos al tamaño de su moral.

No soy nasa ni wayúu ni mapuche ni tupí; no soy un nativo americano mas soy americano. Desde aquel amargo 12 de octubre, este continente es cosa diferente de lo que era: es la nueva casa para todos los pueblos del mundo. Mi bella madre América fue violada por mi canalla padre español; somos los criollos, los hijos bastardos; tal es mi linaje de vástagos abusados, herederos de la infamia hasta que de ella nos libraron nuestros rebeldes cuando cometieron el justo crimen del parricidio.

Nuestra verdadera historia, la que verdaderamente podemos llamar nuestra y es la que narra el destino en nuestras propias manos, comenzó hace 200 años, cuando de nuestro pueblo esclavo surgieron hombres y mujeres libres. Sólo a partir de allí podemos iniciar el relato de la historia americana –antes de esto hay otra historia que debe ser recuperada y tejida a la nuestra. Lo que esos viejos rebeldes lograron con la independencia política de nuestras comarcas fue la fundación de una nueva América. Si bien nuestras independencias son una libertad parcial hecha a la medida del pensamiento europeo –como ha sido siempre, ellos piensan y nosotros hacemos–; si bien la independencia no es aún libertad, sus luchas abrieron el camino a ella. Para completar aquella proeza, nosotros, las gentes de hoy, debemos persistir en nuestra lucha y nuestro trabajo en el campo político, económico, cultural e incluso religioso.

América debe pensarse a sí misma. De este suelo nutritivo a todas las semillas también brotaran vigorosas filosofías. Debemos romper con las taras y los paradigmas que el colonizador implantó en nosotros. Cuando nos emancipemos de ellas como sociedades y como individuos, ganaremos mayor carácter en nuestras identidades. Es posible que en esa búsqueda encontremos nuestra medida del tiempo, o decidamos nuestro propio nombre y nuestra propia forma de organización. ¿Por qué vivir en un calendario defectuoso que inventó Roma en lugar de la lectura exacta de las estrellas que hicieron los pueblos precolombinos? ¿Por qué seguir llamándonos con el nombre de un navegante florentino? ¿Por qué continuar dividiendo nuestros pueblos en Estados? ¿Por qué concentrarnos en ciudades con moldes extranjeros?

Aquellas y otras aceptaciones nos acarrearon la historia escrita por mano ajena; sin embargo, llevaremos nuestro nombre de América y contaremos los años y las eras como se lleva una cicatriz sobre la piel. Nuestras fronteras –quizá ni haga falta borrarlas– se desdibujan finalmente como polvo bajo los pies de quienes las cruzan cotidianamente como si no estuvieran ahí. Ellas existen para remarcar nuestras similitudes, como juego didáctico de la imaginación, a lo sumo como ejercicio protocolario. Nuestros límites son débiles –y deben serlo aún más– para mantener a raya nuestros abrazos. Y acerca de nuestro urbanismo, yo me lo tomo con mayor seriedad y replico la queja del uruguayo Pedro Figari: “Las urbes se han hibridizado. Hay parises, madrides, romas, vienas y hasta berlines por estas comarcas, en tanto que la ciudad americana, de pura cepa, y aun de media cepa, está por verse; y hasta parece ser de realización utópica”1.

Es tiempo de que América sea descubierta por los americanos; y en cuanto suceda, esta será la tierra donde se cumplan las utopías. Unirnos los pueblos americanos, romper con los meridianos de poder colonizadores, romper con el lazo que tantas veces ha sido nudo en nuestro cuello ¡Cambiar nuestro centro, crear muchos centros en nuestra América! Nuestras letras deben ser libres, nuestro arte debe ser libre, nuestra filosofía debe ser libre; nuestra política, nuestra economía, y aprender nuestra historia primero.

Nuestra independencia no puede ser una simple administración política manipulada por algunas familias de buen nombre que trafican mafiosamente con el seudopoder robado al pueblo. Nos negamos a una independencia con soberanía de cartón para pose ante las cámaras y vitrinas, para la presunción de la oligarquía criolla; una independencia endeble cuando el poder se sustenta ahora sobre la economía. América debe enseñarle al mundo el orden estricto: es la política lo que debe gobernar la economía; es la filosofía el punto de partida de toda política verdadera y debe ser el amor el empuje de nuestra filosofía.

Basta de conocer a la Amazonas por Nat Geo, al Caribe por agencias de turismo, a la Patagonia por postales y revistas, a México por telenovelas tediosas, a las Antillas por los informes meteorológicos ¿Por qué sabemos más de Miami que de Quito, por qué sabemos más de París que de Rio, por qué sabemos más de Londres que de Santiago? América debe ampliar su diálogo; nuestras naciones, nuestros pueblos, deben conocerse todavía más, intercambiar todavía más, problematizar nuestra realidad común.

Homenaje a lo nuestro

Si queremos celebrar a nuestros rebeldes, olvidemos el patriotismo anual con sus perezosas fechas festivas y las fachadas tricolores. Por su memoria, por sus vidas, por nuestro futuro, continuemos la lucha por la libertad. Creer que somos libres es el peor error de nuestro tiempo, error que nos encadena de vuelta al servicio de nuevas coronas y bandas de poder ¡El mayor homenaje a nuestros héroes esta en superarlos!

El invasor moderno ya no necesita cruzar el océano para llegar a nosotros; el invasor de hoy está en nuestra propia tierra, presionando sobre nuestras fronteras; intenta despojarnos incluso de nuestro nombre común, apropiárselo para el solo. Pero hoy también ese invasor, que se mantuvo puro y se cuidó de conservar sus rasgos étnicos intactos, está padeciendo de lo que hace más extraordinaria a América: el mestizaje. Ni siquiera el avance arrasador de las 13 colonias fue incapaz de mantenerse intacto. En el seno de las metrópolis yanquis continúan creciendo sus minorías; en sus propias tierras se amalgaman cientos de pueblos del mundo; los castizos se resisten a ver contaminada su gran nación pero ignoran que este mundo no está hecho para purezas. El mestizaje salvará a Estados Unidos.

Hasta tal día somos lo que acordamos en llamar América Latina, término de eurocentrismo desfachatado e impreciso ¿Se entenderá un ciudadano afrancesado de Quebec con un francés isleño de Martinico, tanto o más que como lo haría un hispanohablante cubano? En el lenguaje aún hacen falta mil batallas de emancipación, nuestro nombre nace de la ambición hegemónica de los países subdesarrollantes. Debemos incluir a los otros pueblos también colonizados y de habla anglosajona; debemos nombrar a los pueblos originales dueños eternos de estas tierras y esta agua; debemos hallar un nombre que nos describa más allá de los referencias lingüísticas y de la falsa genética de una raza desaparecida; debemos encontrar un nombre que no reseñe las lenguas romances sino el espíritu de nuestras palabras, alzar la vista hasta lo más lejano del horizonte cultural de nuestra patria grande; tenemos el desafío de hallar un nombre que describa al conjunto multicolor de naciones cuyo pasado no viene únicamente de Europa porque viene también de África, del Medio e incluso del Lejano Oriente, y, cómo no, una voz enterrada y silenciada aquí mismo en nuestro suelo que no espera ser exhumada, pues ella sube por las raíces de los árboles y se despliega con la agitación del viento cuando mece sus copas.

Parece ilógico que este llamado a la unión latinoamericana surja desde el país de Colón, el país que está sumido en el peor conflicto interno de la región, conflicto que a la vez nos ha atrasado y nos ha truncado parcialmente la participación en importantes dinámicas de Latinoamérica; un conflicto que tiene como mayor mal propiciar la intervención del Tío Sam. O quizás es precisamente esta realidad lo que le exige a este desprestigiado país que replique los deseos americanistas de grandes figuras y pueblos ejemplares del pasado y el presente continental.

¿Y qué será América para el mundo? Como el autor de la raza cósmica, “creemos en nuestra América no tanto por lo que es sino porque los otros han traicionado el propósito universal, humano. Y nuestra América, especialmente ante el fracaso yankee, es la única esperanza del hombre. ¡Ay de las gentes, todas, si también fracasamos nosotros!”2.

No deseamos la derrota ajena; nuestro triunfo es el triunfo humano. No seremos una sola voz americana sino la sinfonía donde armonizarán todas las notas, todos los instrumentos. No queremos ser un continente monocromo; queremos el contraste de todas las pieles; ser puerto libre para todos los mitos, todos los cuentos, todas las danzas, todas las comidas. Somos el continente que le enseñará al mundo que el ser humano se enriquece cuando lo comparte todo.

Recordar no es resucitar el pasado. No buscamos revancha ni justicia porque sabemos que no les alcanza para pagar el daño. Queremos ser arquitectos del mundo y robar su admiración. Ante el viejo y el nuevo colonizador, América continuará resistiendo a su extinción, y luchando por su libertad y su autonomía. Ante un mundo occidentalizado y dividido, América propone un mundo sensible y fraterno. Quien rompa este contrato será deglutido. “Sólo la antropofagia nos une”3. ¡Abrir nuestras fronteras para que bailen nuestros pueblos en la fiesta de la revolución!

1 Pedro Figari. “El gaucho”, publicado en la revista Pegaso 10, abril de 1919.
2 José Vasconcelos. “Palabras iniciales”, publicado en la revista La Antorcha 1, abril de 1931.
3 Oswald de Andrade. “Manifiesto antropófago”, publicado en Revista de Antropofagia 1, mayo de 1928.

Publicado enEdición 185
Domingo, 10 Mayo 2009 17:29

Pete Seeger continúa inspirándonos

Fue una gran fiesta. Dieciocho mil personas llenaron el Madison Square Garden el domingo por la noche para celebrar los primeros 90 años de vida de Pete Seeger.

El legendario cantante de folk es una historia viviente de las luchas populares del siglo XX por los derechos de los trabajadores, los derechos civiles, el medio ambiente y la paz. En el escenario se sucedieron actuaciones y homenajes poderosos y apasionados, que resaltaron la huella duradera que Seeger imprimió en nuestra sociedad.

Bruce Springsteen abrió su actuación con un homenaje a Pete, diciendo “Cuando Pete y yo viajamos a Washington para la asunción del Presidente Obama, me contó toda la historia de ‘Venceremos’, cómo pasó de ser una canción del movimiento obrero a ser adoptada por el movimiento por los derechos civiles, gracias a la inspiración de Pete. Y ese día, mientras cantábamos ‘Esta tierra es tu tierra’, miré a Pete. El primer Presidente negro de Estados Unidos estaba sentado a su derecha. Pensé en el increíble viaje que Pete había hecho… Cuando crecí en la década de los 60, un pueblo deteriorado por los disturbios raciales, hizo que ese momento fuera casi increíble. Y a Pete todavía le quedaban 30 años más de lucha y activismo verdadero. Estaba tan feliz ese día. Fue como que… Pete, viejo, tú sobreviviste a todos esos malditos. Vos los sobreviviste. Fue tan lindo. Tan lindo”.

Springsteen recordó que el único comentario que Pete le hizo sobre su actuación en la toma de posesión fue:
“’Bueno, sé que quiero cantar todos los versos [de ‘Esta tierra es tu tierra’]. Quiero cantar todos los versos que Woody [Guthrie] escribió, especialmente los dos que siempre quedan afuera… sobre la propiedad privada y la oficina de socorro’… Y pensé, por supuesto, eso es lo que Pete ha hecho durante toda su vida: canta todos los versos todo el tiempo, especialmente aquellos que nos gustaría excluir de nuestra historia como pueblo”.

Los versos que suelen ser censurados son:

(CANCION)

En las plazas de la ciudad,
bajo la sombra del campanario,
en la oficina de socorro, vi a mi pueblo.

Mientras esperaban de pie, hambrientos,
yo me paré ahí silbando,
esta tierra fue hecha para tí y para mí.
Un alto muro trató de detenerme.
Un cartel enorme allí decía “propiedad privada”,
pero del otro lado no decía nada.
Ese lado fue hecho para tí y para mí.

El compromiso incondicional de Seeger con la justicia social lo llevó en 1955 ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses (HUAC, por su sigla en inglés), de la Cámara de Representantes. Le dijo al HUAC; “Me indigna muchísimo y muy profundamente la implicancia de ser llamado ante este comité que considera que, de algún modo, porque mis opiniones quizá difieran de las suyas, yo sea menos estadounidense que cualquier otra persona”. Seeger fue incluido en la lista negra y no apareció en televisión durante cerca de 15 años, hasta que cantó en “The Smothers Brothers Comedy Hour”.

Seeger me contó su experiencia: “The Smothers Brothers era un gran éxito televisivo en CBS. Y mucho antes, el año anterior, creo que fue en la primavera del 67, CBS dice, ‘¿Qué podemos hacer por ustedes? Están en la cima. ¿Qué podemos hacer para hacerlos felices?’ Y ellos dijeron ‘Déjennos traer a Seeger al programa. Y CBS dijo, ’Bueno, lo pensaremos’. Finalmente, en octubre dijeron: ‘Está bien, pueden traerlo’. Y canté la canción ‘Waist deep in the Big Muddy, the big fool says to push on’. La cinta fue grabada en California, enviada por avión a Nueva York, y en Nueva York, recortaron la canción. Los Smothers Brothers fueron a los medios de prensa y dijeron, ‘CBS está censurando nuestros mejores chistes. Censuraron la mejor canción de Seeger.’ Y lograron mucha publicidad. Y las discusiones continuaron durante noviembre, diciembre y enero. Finalmente, a fines de enero del 68, CBS dijo: ‘De acuerdo, de acuerdo, puede cantar la canción’”.
Canción

La canción habla de un capitán del Ejército que se ahogó mientras le ordenaba a sus soldados que se metieran más profundo en el río; una metáfora obvia de la participación de Estados Unidos en Vietnam.
En 1949, Pete Seeger y el maravilloso cantante de ópera y actor negro Paul Robeson—cuyo nombre había sido eliminado de las “listas negras”—realizaron un concierto en Peekskill, Nueva York, un pueblo al norte del Estado, con presencia activa del Ku Klux Klan. Durante el concierto, un grupo violento apedreó al público. Cientos de personas resultaron heridas. Pero Pete tomó las piedras utilizadas en el ataque y las incorporó a su estufa a leña, para que las piedras que tenían la intención de herir, ahora simplemente protegieran el fuego.

El Río Hudson, del que se dice es una de las corrientes de agua más contaminadas del mundo, ha sido muy importante en la vida de Pete. En 1966, co-fundó la organización ambientalista Hudson River Sloop Clearwater, que utiliza un hermoso bote de madera y realiza una celebración anual para involucrar y educar a la gente sobre la necesidad de limpiar el río Hudson y de proteger el medio ambiente. Actualmente, hay un movimiento para nominar a Pete Seeger al Premio Nobel de la Paz.

El domingo por la noche en el Madison Square Garden, Pete estaba en el centro del escenario tocando el banjo. Su voz ahora es más débil, luego de 70 años de cantarle la verdad al poder. Pete sólo recitaba las letras de las canciones, pero desde la platea resonaban las voces de las dieciocho mil personas del público, que cantaban con fuerza. Ese es el legado de Pete. Eso es lo que continuará.

————————————

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

Amy Goodman es presentadora de “Democracy Now!”, un noticiero internacional diario de una hora de duración que se emite en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en 200 emisoras en español. En 2008 fue distinguida con el “Right Livelihood Award”, también conocido como el “Premio Nobel Alternativo”, otorgado en el Parlamento Sueco en diciembre.

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Publicado enInternacional
La Astrofísica, la nueva Astronomía, nació a mediados del siglo XIX, cuando Kirchhoff y Bunsen anunciaron las leyes de la espectroscopia, que conectaban, por primera vez, la luz emitida por un cuerpo con sus propiedades físico-químicas y sir John Frederick Herschel introdujo la fotografía como soporte físico de las observaciones astronómicas.

El paso de la luz solar a través de un prisma y su dispersión en diferentes bandas coloreadas muestra una sucesión de rayas oscuras, muy similar a un código de barras, características de los diferentes elementos y compuestos químicos que ha atravesado en su camino hacia el observador, mientras que el color que presenta la mayor intensidad luminosa del espectro es representativo de la temperatura del cuerpo emisor. ¿Cuál es la naturaleza de las estrellas?, ¿qué temperatura tienen?, ¿de qué están hechas las nebulosas?, dejan de ser preguntas retóricas abandonadas a la especulación, para convertirse en variables físicas capaces de ser medidas a través del espectro luminoso de estos objetos.

Escrutando los cielos

Durante milenios el ojo ha sido la única antena utilizada por el hombre para escrutar los cielos. El iris, la córnea, el cristalino y el globo ocular forman un sistema óptico de gran adaptabilidad, y la retina, aunque limitada al rango de colores que forman el arco iris, es un estupendo detector con un amplio rango dinámico que nos permite ver objetos a contraluz y disfrutar de la Vía Láctea en las noches sin Luna, pero desde un punto de vista astronómico presenta algunos inconvenientes: no puedes exponer un tiempo superior a la décima de segundo y nadie excepto el observador puede "ver" la imagen formada en su retina. Así, el hombre sólo alcanza a ver las estrellas de la sexta magnitud a simple vista, y sólo puede compartir sus observaciones una vez éstas han sido transformadas y elaboradas por su cerebro.

La introducción del telescopio mejoró el sistema óptico pero no cambió nuestro detector. Cualquier descripción de un objeto celeste obtenida antes de 1840 es una interpretación pictórica o verbal de una única imagen retinal. La placa fotográfica cambió drásticamente el panorama; la imagen del cielo se fijaba con una emulsión sobre un sustrato de cristal, y cualquier otro astrónomo podía ver, horas o años después, la misma porción de cielo observada. La placa, por otro lado, representaba un nuevo método de almacenamiento de información más compacto y duradero, contenía cientos de objetos celestes cuyas posiciones relativas y brillos aparentes podían medirse en cualquier momento y no necesariamente a pie de telescopio; nos podíamos llevar el trabajo a casa.

Un buen ejemplo lo tenemos en el proyecto La Carte du Ciel de principios del siglo XX, un cartografiado del cielo realizado por distintos observatorios distribuidos por todo el mundo, entre los que se encontraba el Real Observatorio de la Armada . Las placas tomadas en San Fernando (Cádiz) todavía se conservan y han dado lugar, recientemente, a un nuevo catálogo astrométrico derivado de un reanálisis de sus datos.

John Herschel y Charles Darwin

John Herschel impulsó el desarrollo de la fotografía astronómica descubriendo nuevas técnicas de fijación e incorporando la nueva tecnología a la vieja astronomía, pero fue, sobre todo, un científico moderno y un líder intelectual en su tiempo. Nombrado miembro de la Royal Society de Londres en 1813, con sólo 21 años, por sus originales trabajos en Matemáticas, incorporó el estudio sistemático del hemisferio Sur a la astronomía europea, completando varios catálogos del cielo norteño con los objetos observados desde Ciudad del Cabo. Allí se interesó vivamente por la historia natural, lo que le llevó a considerar el problema del origen de las especies como "el misterio de los misterios" y a publicar el capítulo de Geografía Física en la octava edición de la Enciclopedia Británica, donde expuso sus ideas acerca de la evolución. Obtuvo cinco medallas de la Royal Society, la orden de caballero, la presidencia de la British Association y de la Royal Astronomical Society y descansa junto a sir Isaac Newton en la abadía de Westminster. En 1830 ya había plasmado la esencia de su pensamiento científico en la obra A preliminary discourse on the study of the natural philosophy. (Un discurso preliminar sobre el estudio de la Filosofía Natural).

Un ejemplar de este libro cayó en manos de un estudiante de Cambridge llamado Charles Darwin, quien algunos años después proclamó en su Autobiography que ningún otro libro excepto la Personal Narrative de Alexander von Humboldt le había influido tan profundamente en su formación como naturalista. Darwin fue herscheliano en su construcción del origen de las especies, teniendo su selección natural el marchamo de vera causa de la evolución y aplicando la argumentación de analogía en su análisis de los procesos de selección natural y artificial. Pero sobre todo fue un entusiasta admirador del pensador, del filósofo de la ciencia, lo que le llevó a escribir en el prefacio del libro Sobre el origen de las especies, cuyo ciento cincuenta aniversario celebramos este año: "Estos hechos me parecieron arrojar un poco de luz sobre el origen de las especies, ese misterio de los misterios como ha sido llamado por uno de nuestros mayores filósofos".

Una ley a tontas y a locas

Herschel estaba incluido en la lista de los primeros receptores del Origen de las especies, quienes recibieron su ejemplar acompañado de una carta de presentación por parte del autor. Sin embargo, la respuesta del astrónomo no fue lo entusiasta que Darwin esperaba, como se deduce de la carta que escribió al geólogo Charles Lyell: "Me ha llegado por otros canales, que Herschel dice de mi libro 'que es una ley hecha a tontas y a locas (higgledy-piggledy)'. No sé que quiere decir con exactitud pero evidentemente es muy despectivo".

El diseño inteligente de Herschel chocaba frontalmente con el materialismo filosófico de Darwin, quien en su carta de agradecimiento al recibo de la Geografía Física del primero escribe: "[... no puedo ver ningún diseño en las variaciones estructurales de los animales en su estado natural, donde aquellas que fueron útiles para el animal se preservaron, y aquellas otras inútiles o perjudiciales fueron eliminadas. Pero debo pedirle disculpas ya que esto le incomoda".

Estos hombres se encontraron en Ciudad del Cabo cuando el Beagle, comandado por el capitán Fitz Roy atracó en ese puerto al final de la primavera de 1836. Para Darwin fue una fecha memorable, tal como recuerda su diario, y representa uno de esos momentos singulares y felices en la historia del pensamiento humano. El científico europeo más brillante de aquellos tiempos, impulsor de la Nueva Astronomía, maestro de filósofos, junto a un, todavía desconocido, joven naturalista que le profesaba una profunda admiración, en una remota escala de uno de los viajes que más han influido la historia de la ciencia y en presencia de un aristócrata de la Marina, genuino representante del imperio y precursor fallido del pronóstico meteorológico. No puedo pensar una mejor imagen para sintetizar este año que estamos celebrando; unámonos a la reunión, alcemos nuestra copa de Jerez y brindemos con y por estos caballeros.

EMILIO J. ALFARO NAVARRO 21/04/2009. Iinvestigador del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía y presidente de la Sociedad Española de Astronomía

Publicado enInternacional
Domingo, 08 Marzo 2009 07:01

¿La letra con sangre entra?

Los mecanismos opresores de la vida de las mujeres comenzaron a denunciarse en décadas anteriores. Los movimientos de mujeres y el feminismo cerraron filas y avanzaron en la construcción de sus denuncias y en la promoción de políticas públicas. Así fueron cayendo paulatinamente –si bien no para todas las mujeres– las legislaciones discriminatorias y limitantes.
 
La opresión –palabra del siglo quince que viene del latín exprimir, estrujar y apretar– es de aparición tardía en su significación actual, políticamente relevante para indicar el sojuzgamiento al cual se somete a personas y poblaciones que carecen de defensa. Hoy, un paradigma de la opresión del género mujer reside en matarlas, golpearlas, esclavizarlas mediante la trata sexual, abusarlas y violarlas desde que son niñas.
 
Esas prácticas no constituyen novedad. Lo paradojal reside en que, a la par de los derechos que se conquistan, se evidencia como dato internacional la persistencia de violencias delictivas contra las mujeres.
 
¿Existirá un aumento de violencias o ahora se habla más de ello? Es la duda que nos plantean cada vez que se asesina a una mujer o que se viola a una niña. Me pregunto cuánto importa saber cuál es la respuesta, acerca de la proporcionalidad histórica de los delitos, porque esta índole de preguntas desenfoca la gravedad del tema buscando referencias en épocas anteriores. Conocer estos datos sin duda interesa y resulta sumamente valioso para quienes construyen estadísticas comparativas, pero de dudosa eficacia cuando se trata de analizar ideologías referidas al género mujer. Sabemos que las acciones concretas en el aquí y ahora, como proponen y sostienen las convenciones internacionales referidas a las distintas formas de violencias contra las mujeres y la necesidad de erradicarlas y prevenirlas, han contribuido a alentar las denuncias de las víctimas y a incentivar la prevención, o sea, instalaron una manera de pensar y de impulsar legalidades.
 
Asistimos al contraste vital entre el reconocimiento jurídico y vital de los peligros y riesgos que las distintas formas de violencia abarcan. Y las violencias concretas masculinamente desatadas contra las mujeres.
 
No estamos frente a nuevas formas de opresión –las históricas se mantienen impertérritas para millones de mujeres–, sino ante la práctica de atacar sus cuerpos al costo de sus propias vidas. Siempre sucedió de ese modo y aún peor: las quemaban en hogueras públicas acusándolas como brujas.
 
Pero no existía un pensamiento legal acerca de sus derechos a la libertad y a la dignidad, principios que probablemente constituyen fuente de inspiración actual para violadores, golpeadores y femicidas. Cada vez les resulta más difícil tolerarlo.
 
Los ataques a las mujeres localizados en sus cuerpos no inauguran un estilo, lo consagran como oposición triunfante frente al reconocimiento legal de nuestros derechos. Configuran delitos contra la libertad, la dignidad y la integridad de la persona.
 
Podremos continuar ganado espacios legales y políticos mientras un universo masculino enarbola su violencia como cliente de las mujeres esclavizadas en la trata, viola diariamente a niñas y adolescentes y mata a sus compañeras “en raptos pasionales” o porque la joven secuestrada para divertirse no soportó la sobredosis de droga que le habían suministrado para “utilizarla” entre varios (In memoriam Catamarca). O el atacante se sumerge en la negación –tolerada por quienes debieron juzgarlo– de su violencia fecundante (en el Nombre de Romina).
 
¿Acaso mi tesis sostiene que se incrementan estas violencias sobre los cuerpos de las mujeres porque un sector de la masculinidad no tolera los avances en el logro de derechos y el aumento de denuncias, debido a que se han achicado o perdido varios miedos que silenciaban a las víctimas? Y cada vez con mayor frecuencia se enfrenta jurídica y policialmente al violador y al golpeador?
 
La idea no alcanza para diseñar una tesis, sólo autoriza una doméstica correlación, por una parte los todavía insuficientes avances de los derechos del género y por otra nos informamos de los delitos que se ensañan en los cuerpos de las mujeres atacados con distintas estrategias.
 
La perspectiva es objetable porque también podría oponer la ganancia de los derechos frente a las expresiones que diariamente escuchamos en radio y tevé ejerciendo violencia verbal a raudales, con frecuencia contra las mujeres cuyo trabajo técnico las posiciona inevitablemente en esos ámbitos. A las que se viola simbólicamente en el crudo abuso de poder. No se ataca sus cuerpos sino su inteligencia y capacidad profesional, es otra manera de intervenir activamente en la estructura de las violencias.
 
Violencias que además del propio placer buscan activar –para nosotras– la identidad de la víctima: enseñarnos, de una buena vez (y si fuera posible para siempre), quiénes son los que pueden y mandan; aprendizaje que conviene llevar a cabo según la conocida admonición: “la letra con sangre entra”.
 
Cuando el delito se llama femicidio, se espera que la lección sirva para otras, que no aprenden lo necesario, puesto que las muertes de mujeres en manos de varones ilustra las noticias con insoportable frecuencia.
 
Esta tradicional forma de violencia hoy puede recortarse políticamente en la categoría de las opresiones; esta posición nos permite evaluar de manera más refinada los enjuiciamientos a los responsables y las estrategias preventivas. Así como interpretar la sugestiva aplicación de sanciones redentoras –o la indiferencia ante falta de legislaciones actualizadas–, así como la naturalización de algunos de sus delitos (violaciones y abusos) que promueven el lugar de víctima mujer, políticamente necesario para muchos para quienes homicidas, violadores y clientes son los mediadores activos de las políticas de opresión. Está en juego nuestra libertad, nuestra integridad personal y nuestra dignidad en cada una de las defensas que ensayamos cuando de nuestros derechos se trata. Y siempre pendiente escuchamos las voces definitivamente apagadas de quienes ya no están o, en silencio obligado, cada día, gritan.

 Por Eva Giberti
Publicado enInternacional

Querido Comandante;

General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de Cuba, probablemente el compañero Fidel nos esté viendo, así que un inmenso abrazo solidario y latinoamericano para él ;

Queridos comandantes, combatientes de esta gesta heroica: la Revolución Cubana, la liberación cubana, el hito más importante en la historia de América Latina en el siglo XX y ejemplo para el planeta entero;

Queridos funcionarios del gobierno cubano;

Ministras y ministros y funcionarios del gobierno ecuatoriano que me acompañan en esta visita;

Señores representantes de los medios de comunicación social;

Queridas hermanas y hermanos cubanos, ecuatorianos, latinoamericanos y planetarios, para todos ustedes un inmenso abrazo (Aplausos):

Hoy, 8 de enero de 2009, cuando, por invitación de la Revolución Cubana estamos presentes en representación del pueblo ecuatoriano y de su Revolución Ciudadana, vale la pena preguntarse: ¿Cuándo comenzó la Revolución Cubana?

¿Quizá el 26 de julio de 1953, cuando Fidel, comandando a la Generación del Centenario, tatuó para la historia el Cuartel Moncada?

¿Fue acaso el 25 de noviembre de 1956, cuando el Granma zarpó de Veracruz con 82 guerrilleros?

¿O mucho antes, la madrugada del 11 de abril de 1895, cuando José Martí y su grupo de patriotas desembarcaron en Playitas de Cajobabo para iniciar la Guerra Necesaria y terminar con el yugo español?

Quizá sea mejor pensar que esta Revolución, esperanza y destino de Nuestra América, empezó en las luchas contra el colonialismo, con el referente mayor de nuestra vocación emancipadora simbolizada por el Libertador Simón Bolívar.

Porque Manuela Sáenz y Antonio José de Sucre; porque José Martí y Emiliano Zapata; porque Eloy Alfaro y Augusto César Sandino; porque Manuel Rodríguez y José Carlos Mariátegui; porque Antonio Maceo y Máximo Gómez, y porque todos los patriotas del continente se consagraron a la liberación de nuestra Patria Grande cobijados por la imagen y la bandera de Bolívar.

Debemos reconocer, entonces, que la Revolución se inició cuando Fidel¼ Raúl, el Che, Haydée, Camilo, y los revolucionarios cubanos siguieron el sendero y las huellas profundas de una lucha histórica.

Seguir esas huellas significaba y significa, en cualquier tiempo, ser honestos, ser transparentes, y decir siempre la verdad, como lo hizo el Libertador, cuando dijo:

"Dichosísimo aquel que corriendo por entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto."

Hace cincuenta años, en este mismo sitio, cobijado por el Libertador, Fidel dijo:

"Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia: la tiranía ha sido derrocada. La alegría es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil.

"Decir la verdad es el primer deber de todo revolucionario —manifestó Fidel. Engañar al pueblo, despertarle engañosas ilusiones, siempre traería las peores consecuencias, y estimo que al pueblo hay que alertarlo contra el exceso de optimismo.

"¿Cómo ganó la guerra el Ejército Rebelde? Diciendo la verdad. ¿Cómo perdió la guerra la tiranía? Engañando a los soldados.

(...) "Y por eso yo quiero empezar —o, mejor dicho, seguir— con el mismo sistema: el de decirle siempre al pueblo la verdad" —manifestaba Fidel, en este mismo sitio, hace cincuenta años.

Esa antorcha ética, y la mayor devoción por las legítimas aspiraciones del pueblo cubano y del pueblo latinoamericano, permitieron que esta Revolución esté vigente, con altivez, con dignidad, en la defensa de los bienes más preciados que un pueblo persigue: la libertad y la soberanía.

Este pueblo maravilloso, el pueblo cubano, pueblo heroico, le ha enseñado al mundo que la revolución tiene un destino. Que es un proceso del espíritu, que lo forja la voluntad humana y que, una vez en marcha, no encuentra poder capaz de detenerla, por poderoso que se crea.

Hoy, cincuenta años después, ese lejano 1 de enero de 1959, o aquel 8 de enero de hace medio siglo, ya son fechas gloriosas para todos los movimientos revolucionarios del mundo. Pero no lo serían, si el movimiento que desembocó en ella se hubiese concebido simplemente como el momento culminante de la insurrección contra la injusticia, el despotismo y la corrupción.

El combate contra esa injusticia, contra ese despotismo y contra la corrupción es eterno, y no termina jamás.

Es por esto que el 1 y el 8 de enero de hace cincuenta años son gloriosos. Y son majestuosos, porque a partir de entonces, el pueblo cubano ha instruido al mundo que una revolución se construye desde cada amanecer, y también, a partir de la enseñanza que nos deja cada equivocación.

Este proceso es ejemplar porque fue capaz de conquistar la verdadera independencia nacional, la libertad, la soberanía, y la libre determinación del pueblo cubano.

Este proceso es extraordinario porque logró el restablecimiento de los derechos humanos para todos los cubanos y cubanas. Es el reconocimiento del respeto a la dignidad plena del ser humano como primer derecho constitucional.

La Revolución Cubana hizo realidad la prédica de sus líderes: los cubanos y cubanas saben que ningún compatriota será abandonado a su suerte bajo ninguna circunstancia.

La Revolución Cubana no tiene muertos ocultos en el escaparate de su historia, y jamás practicó ni torturas ni desapariciones.

La Revolución Cubana ha eliminado la discriminación racial y la de la mujer, al tiempo que ha ejercido la defensa de los derechos de la infancia y la amplia protección de los derechos de la familia cubana.

La declaración de Cuba como Primer Territorio Libre de analfabetismo en América, en 1961, sigue siendo un ejemplo para nuestros pueblos, y esa misma convicción convirtió los cuarteles en escuelas, y le dijo a los cubanos: "lean, no crean", democratizando así el acceso al mundo del libro y sus fantasmas.

Cuba multiplicó más de 11 veces el número de médicos. De 6 286 que había en 1958, el país pasó a 72 416 médicos en el 2007, es decir, 1 médico por cada 155 habitantes. Cuba es el país con la mayor tasa de médicos por habitante del planeta, y América Latina ha sido beneficiaria de una política responsable, enraizada en el humanismo y la solidaridad.

Hemos asistido, con orgullo latinoamericano, a la práctica de una política exterior de principios, basada en los pilares del derecho internacional: la igualdad entre las naciones, la libre determinación y el respeto mutuo, así como en la defensa de la justicia social y la dignidad de todos los seres humanos del planeta, en especial, los derechos de los pueblos del Tercer Mundo.

De esta tierra latinoamericana venimos para expresar nuestra más profunda solidaridad con el proceso revolucionario cubano.

Desde la línea ecuatorial, de ese territorio que cobijó las luchas bolivarianas, hemos llegado hasta Ciudad Libertad para expresar nuestro júbilo por estos cincuenta años. Y lo hacemos con la misma convicción que nos llevó a consagrar, en nuestra propia tierra, una de las Constituciones más avanzadas de la América Latina.

Venimos de este continente afianzado y reverdecido por la memoria social que nos permite un ajuste de cuentas con la historia.

Ese ajuste de cuentas empieza por la auténtica reivindicación del pueblo indígena, expoliado, explotado, humillado, ofendido, y, como paradoja, también usado y manipulado. Por eso hoy, el Estado ecuatoriano es plurinacional, es intercultural, y persigue la igualdad en la diversidad, es decir, el más auténtico ejercicio de la verdadera democracia¼ De igual manera con el pueblo afro-ecuatoriano, que como el cubano es tambor y bandera de nuestra Patria.

Hace tantos años, dos demócratas de mi pueblo, Eloy Alfaro y Federico Proaño, fueron destinatarios del homenaje de José Martí.

Alfaro, al decir del Apóstol, era uno de los pocos americanos de creación, y, sus combatientes del litoral, los montoneros, hermanos de los mambises, cimentaron esa tierra ecuatorial que hoy emerge y se levanta.

Sobre nuestro luchador insurgente, Federico Proaño, Martí dijo:

"Para los enemigos del albedrío del hombre, y de su franco empleo en América, Proaño no tenía más que uña y diente. Y su pluma, fina y fuerte, esbozaba de un rasgo, iluminaba de un revuelo, clavaba de un picotazo, se abría, como en dos alas, ante las majestades del hombre y de la Naturaleza."

Y la historia sigue. La Revolución Cubana contó con un mártir ecuatoriano, el periodista y patriota Carlos Bastidas Argüello, asesinado en mayo de 1958 por los sicarios de Batista.

A Carlos Bastidas rendimos hoy tributo, por ser digno representante de la altivez y sacrificio de nuestros pueblos .

Y, en homenaje a esta Revolución, cimentada en los más nobles principios decantados a lo largo de la historia de la humanidad: solidaridad, universalidad, unidad, independencia y, sobre todo, dignidad, hoy demandamos y exigimos¼ el fin del criminal bloqueo, etnocidio premeditado por los poderes de siempre (Aplausos), esos mismos poderes que han sometido a la más perversa injusticia a René González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, patriotas que, quizá como consuelo, y como lo ha dicho Silvio Rodríguez: "debemos comprender que lo que sufren, son los zarpazos de una bestia, contra una luz insoportable" (Aplausos).

Afortunadamente, América Latina no pertenece hoy a ningún imperio.

Los herederos de José Artigas, José de San Martín, Rosa Campuzano, Miguel de Hidalgo, y también de Rigoberta Menchú, Camilo Torres, Leonidas Proaño, Hebe de Bonafini y Chico Mendes, no creemos en el pensamiento único, porque nuestra identidad tiene el rostro de todos y de todas.

Nosotros honramos la esencia de la Revolución Cubana por considerarla trascendental para la evolución de la Humanidad.

Porque consideramos que sus principios son fundamentales para alcanzar el bienestar de nuestros pueblos.

Al honrar esta revolución, repetimos las palabras pronunciadas hace cincuenta años por el Comandante Fidel Castro, palabras que hoy hacemos nuestras:

"Desde ahora, ya se acabaron los agasajos y las ovaciones; desde ahora¼ a trabajar, mañana será un día igual que otro cualquiera, y todos los demás igual, y nos acostumbraremos a la libertad."

Nosotros, desde nuestro Ecuador andino, desde el Guayas y el Chimborazo, desde la patria de Alfaro y Manuelita, nos sumamos a este festejo por la justicia y por la dignidad.

Nosotros, en el mayor ejercicio de la soberanía, denunciamos, como ustedes, una deuda externa ilegítima, ilegal e inmoral.

Para nosotros, socialistas de mente y corazón, la revolución jamás será triste, siempre será una fiesta, porque será el festejo de la igualdad entre hombres y mujeres; porque será el ejercicio de la solidaridad entre los seres humanos y la tierra.

Y así, nosotros festejamos la Revolución Cubana con las palabras del poeta Fayad Jamís:

"Por esta libertad

de canción bajo la lluvia,

habrá que darlo todo,

hasta la sombra

y nunca será suficiente".

Con las sombras protectoras de Bolívar y Martí¼

Con esta entrada renaciente de Fidel en Ciudad Libertad¼

Y con la memoria del Che, decimos, con dignidad y corazón¼

¡Hasta la victoria siempre!

¡Que viva Cuba!


¡Que viva Ecuador!


¡Que viva América Latina!

*Palabras del presidente de Ecuador en el acto en ocasión del 50 aniversario de la Revolución Cubana, el 8 de enero de 2009, tomado de Cubadebate

Publicado enInternacional
Sábado, 10 Enero 2009 07:07

¡Cuba está de vuelta!

En medio de una crisis económico/financiera que parece empeorar día con día, de la continuada catástrofe militar y política por todo Medio Oriente, y de la anticipación global de la presidencia de Obama, se le otorga muy poca atención mundial a un importante suceso geopolítico ocurrido a mediados de diciembre de 2008. ¡Cuba está de vuelta!

Cuatro reuniones latinoamericanas ocurrieron en Salvador de Bahía, Brasil. Por orden de número de países involucrados, fueron reuniones del Mercosur, Unasur, el Grupo de Río, y la primera Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC). El promotor fue el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; el héroe de las reuniones fue Cuba. Lula lo llamó un “huracán ideológico”.

Revisemos qué fue lo que ocurrió. El Mercosur es un arreglo entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay para contar con un mercado común, al cual se está uniendo Venezuela. Los presidentes de estos cinco países anunciaron que absorberían todas las exportaciones de Bolivia, cuyos aranceles preferenciales fueron cancelados en septiembre por Estados Unidos con el pretexto bastante infundado de que Bolivia no hacía lo suficiente para combatir el tráfico de drogas.

Esta acción del Mercosur obtuvo el respaldo de Unasur, la unión de todos los 12 países sudamericanos (más México y Panamá como observadores). Algo aún más importante es que Unasur accedió a la propuesta de Brasil de que se cree un Consejo de Defensa Sudamericano. Dado que apenas en mayo pasado Unasur postergó su propuesta (con la que Estados Unidos no está contento), el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, alabó la decisión como una “buena sorpresa”. Dijo que ésta encarnaba la idea de una América Latina para los latinoamericanos, un rechazo puntual del lema clásico de la Doctrina Monroe que pregonaba una “América para los americanos”.

El verdadero suceso principal ocurrió el 16 de diciembre en la reunión del Grupo de Río. Este grupo, un foro político latinoamericano creado en 1986 y que en 2008 incluyó a 22 países, admitió “por unanimidad” a Cuba como miembro. El presidente de México, Felipe Calderón, quien presidía la reunión, dio la bienvenida al “pueblo hermano” de Cuba, representado por el presidente Raúl Castro, ante un auditorio que ovacionó de pie. El foro condenó con presteza el embargo estadunidense contra Cuba y exigió que éste terminara a la brevedad.

Calderón y Castro sostuvieron una reunión privada diseñada para limar las “asperezas” de la relación entre los dos países, ocurridas debido a las acciones del predecesor de Calderón, Vicente Fox. Después de la reunión, Castro dijo que las relaciones eran ahora “magníficas”. Los dos anunciaron que intercambiarían visitas oficiales durante 2009.

La reunión culminante fue la cumbre de los 33 presidentes latinoamericanos y del Caribe, la primera en llevarse a cabo nunca. Los únicos tres presidentes que no llegaron, pero que sí encontraron excusas para enviar sustitutos, fueron Álvaro Uribe, de Colombia; Alan García, de Perú, y Elías Antonio Saca, de El Salvador; últimos amigos firmes de Estados Unidos en América Latina. Brasil fue tan intenso en conseguir la máxima participación posible que envió aviones militares para transportar a los presidentes de los países más pobres de Centroamérica y el Caribe a la reunión.

La importancia de la reunión estuvo en las exclusiones. Ni Estados Unidos ni las antiguas potencias coloniales, España y Portugal, fueron invitados. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que la reunión marcaba el fin de los “gobiernos títeres” en América Latina.

No fue accidental el sentido de oportunidad de esta reunión. La quinta Cumbre de las Américas está programada para el próximo abril en Trinidad. Esta es una estructura lanzada por el presidente Clinton en 1994. Los mismos jefes de Estado serán invitados, excepto que habrá dos más –Estados Unidos y Canadá– y uno menos, Cuba.

Es probable que ahí Obama se enfrente con los argumentos y las propuestas surgidas en la reunión de Brasil. La primera es incluir a Cuba, revocando su suspensión de la Organización de Estados Americanos. Lula afirmó que, para poder mejorar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, es Estados Unidos quien debe dar el primer paso y levantar el embargo. Una segunda propuesta es revisar las considerables deudas nacionales. Ecuador ya anunció una moratoria de los pagos de deuda subsecuente diciendo que, después de pagar durante 28 años, sigue debiendo la misma cantidad. “Historia tétrica”, dijo el presidente Correa.

Castro dijo que está listo para entablar conversaciones directas con Obama. “Si el señor Obama quiere discutir, discutiremos… Es cada vez más difícil mantener a Cuba aislada”. De hecho, Lula fue más allá en su desafío a Obama. Dijo que su presidencia sería en verdad histórica sólo cuando levante el bloqueo a Cuba. Entretanto, lo que solía ser el traspatio de Estados Unidos –América Latina– se abre más y más a otras potencias mundiales. Rusia, China e Irán todos han incrementado su papel en América Latina en formas significativas.

El país más reciente en entrar es Francia. El presidente Nicolas Sarkozy hizo una visita oficial a Brasil el 22 y 23 de diciembre. Los dos países no sólo acordaron incrementar sus lazos comerciales sino también los militares, lo que es muy importante. Francia ayudará ahora a la armada de Brasil a construir cinco submarinos de “nueva generación”, entre ellos uno de energía atómica, primer submarino de ese tipo en América Latina. Más aún, Francia accedió a brindar a Brasil la tecnología necesaria para que en un futuro éste pueda construir más submarinos por su cuenta. Francia también le ayudará a construir los llamados helicópteros pesados, de los cuales intenta convertirse en exportador.

La pelota cubana, la pelota ecuatoriana y la pelota brasileña están ahora en la cancha de Obama. Tiene hasta abril para mostrarnos cómo va a responder.

Por, Immanuel Wallerstein

Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional