Paros, negociaciones y otros conflictos en ciernes

Los paros y protestas de diferentes sectores sociales, son el pan diario de la realidad colombiana, expresión meridiana que las solicitudes respetuosas, pliegos, concertaciones, poco operan. La "democracia" funciona pero por acción popular directa. Aquí, una breve radiografía de lo que está en curso.


Sindicato petrolero saldrá a paro antes del 26 de marzo


Como desaprobación de los 600 trabajadores despedidos del Instituto Colombiano de Petróleo (ICP) en Barrancabermeja, la Unión Sindical Obrera (USO) determinó llevar a cabo un paro nacional petrolero para antes del 26 de marzo, día en que se reunirán los accionistas de Ecopetrol para recibir el informe del presupuesto anual y conocer las inversiones de la estatal petrolera para este año.


Otra de las razones esgrimidas por el sindicato para el anunciado paro es el rechazo a la posible privatización de la empresa, plasmada en el Artículo 241 del Plan Nacional de Desarrollo que acaba de presentar el gobierno Santos al Congreso de la República, intención que el Ministro de Trabajo negó así*: "No es cierto que desde el Ministerio tengamos la intención de privatizar Ecopetrol, les hemos dicho: discutamos junto con el Ministerio de Minas, Hacienda y Planeación y evitemos el paro".


En cuanto a los despidos masivos realizados por Ecopetrol, Garzón afirmó que no ha firmado solicitudes formales de autorización para ejecutar los despidos colectivos. A lo que la USO responde que la postura del Ministro justifica la masacre laboral, debido a que [...] omite el contexto laboral en relación a la tercerización e informalidad laboral que no permite bajo la premisa de la temporalidad terminar masivamente los contratos de trabajo, y no tiene en cuenta la Ley 50 de 1990 en su artículo 67, que plasma la protección en caso de despidos colectivos y el requerimiento de la solicitud de autorización previa del Ministerio de Trabajo".


Por lo pronto, la Unión Sindical lleva a cabo reuniones para concretar la fecha exacta en la que desatará el paro, mientras continúan los despidos masivos de los trabajadores petroleros en las instalaciones de la Icp y en plantas como las de Pacific Rubiales Energy en el Meta.


Corteros de caña y el ingenio Risaralda firmaron acuerdo


Desde el lunes dos de marzo los corteros de caña de La Virginia anunciaron que dejarían sus actividades por la falta de la formalización de su trabajo, por el privilegio que el Ingenio le estaba dando al corte de caña mecánico y el despido de corteros afiliados a los sindicatos, más la discriminación que estos estarían sufriendo dentro de la empresa.


Tras tres días de protesta y luego de la violenta arremetida del Esmad en la madrugada del día 3 que dejó varios lesionados entre los corteros, entre ellos uno en estado de coma, en la madrugada del cinco de marzo se firmaron los acuerdos entre el Ingenio y los trabajadores en paro, por lo cual, regresó la tranquilidad a la zona. Luis Pedraza, presidente de la Cut y miembro de Sintrainagro, le dijo a desdeabajo que se logró la formalización laboral y que frente a la mecanización del corte de caña "Se acordó un sistema de asignación de tareas que no discrimine a los trabajadores sindicalizados, porque les estaban asignando porciones de corte que no les garantizaban más de 40 mil pesos semanales [...]".


Dijo Pedraza, que "[...] lograron el reintegro de cinco trabajadores que habían sido despedidos en el mes de diciembre del año pasado, por actividades de carácter sindical. Y la empresa se comprometió a participar conjuntamente con el sindicato y el viceministerio del trabajo en una reunión en la que se establecerá la seguridad jurídica para el cumplimiento de los acuerdos y el sistema administrativo y jurídico que se implementará para hacer efectiva la transición de contratos de término fijo a contratos directos y de manera indefinida". Agregó que en un término de dos meses y medio debe finiquitarse la formalización.


Otro de los temas que fueron abordados concierne con la situación de Carlos Ossa Trejos, trabajador en coma luego de los enfrentamientos entre el Esmad y los protestantes. Medios de comunicación señalaron que fue un machetazo en la cabeza lo que le provocó ese estado, pero Pedraza le dijo a desdeabajo que fue un gas lacrimógeno que le cayó en la cabeza.


"La empresa y el sindicato conjuntamente con el Ministerio (Trabajo) harán las respectivas acciones para que el compañero obtenga una pensión por invalidez. Y además el Ingenio se comprometió a asignar una cuantía económica de carácter humanitario para ayudar a la familia del trabajador", afirmó Pedraza.


Resaltó el presidente de la Cut que los trabajadores aseguran que miembros del Esmad estaban dotados con machetes, "estamos investigando quién les asignó esa herramienta [...] con la que lesionaron a algunos trabajadores", agregó.


Los camioneros siguen varados


Desde inicios del mes en curso estaba anunciado que los camioneros volverían a sentarse en la mesa de negociaciones con el Ministerio de Transportes en Bogotá. Aunque, según un comunicado de la ATC, ya se han logrado cosas aún no se ha acordado uno de los puntos más importantes en materia económica: el establecimiento de un flete mínimo.


El gremio afirma que el Ministerio no tiene las herramientas ni el apoyo requerido para darle solución a sus problemas, por lo cual la inmovilización de camiones continúa.


Día decisivo para los pequeños mineros


Luego de varias mesas de trabajo entre representantes del Gobierno y los líderes de pequeños mineros, largas jornadas de discusión sin acuerdos palpables, se acordó que la fecha para definir los acuerdos será el 6 de marzo.


Los pequeños mineros esperan que a esta cita sí lleguen los ministros de Ambiente, Defensa y el presidente de la Agencia Nacional de Minería. Se rumora que aún hay grandes diferencias entre las partes y que si las mismas no encuentran canales efectivos para ser solucionadas las calles será el recinto que ahora llenaran hombres y mujeres que buscan en el subsuelo y los ríos su sustento.


Tensiones y problemas venideros


En el norte del Cauca continúa la tensión entre los indígenas y el Esmad. Los enfrentamientos bajaron en intensidad, el Esmad redujo sus provocaciones, pero la exigencia de tierra y respeto a sus derechos humanos por parte de los indígenas no encuentra solución efectiva.


Debe recordarse que "la liberación de la madre tierra" en las haciendas Granadita, García arriba, Miraflores y Quebradaseca, donde están los cultivos del ingenio azucarero Manuelita, han causado por lo menos 75 heridos.


Empresas de energía


Mientras tanto, el tema de Isagen, con el anuncio del Ministro Cárdenas de sacarla de nuevo a subasta pública, volvió a la palestra nacional. Un bien estratégico de inmensa importancia para el país, empresa propietaria de embalses y generadoras de energía en diversos departamentos del país, así como propietaria de extensos terrenos de reserva natural, autosuficiente y rentable, se disponen a venderlo para financiar las llamadas vías de 4 Generación (4G), o como dicen en la calle "plata para sus socios y amigos", una acción demencial que desnuda el carácter del Gobierno y del régimen político encabezado por Juan Manuel Santos.


Desde el 4 de marzo y hasta el miércoles 15 de abril se hará la precalificación de los candidatos a quedarse con una de las empresas más importantes del país. Con el anuncio su acción reaccionó al alza en la Bolsa de Valores en la sesión del día 4 de marzo.


Al mismo tiempo y desde hace varias semanas, con la solicitud de atributos especiales para reforma la estructura del ente administrativo de la capital paisa, crecen los rumores sobre la intensión de privatizar una parte de las Empresas Públicas de Medellín, la empresa más querida por los pobladores de Medellín. La tensión crece en ese territorio y desde ahora diversas organizaciones y equipos humanos preparan demandas para impedir que esto suceda. Alternativas como un Cabildo Popular para discutir tal posibilidad, se barajan en diversos espacios de la ciudad.


¿Será que bajo el manto de la paz posible Santos logrará sacar adelante la agenda neoliberal impuesta por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos –Ocde?

 

*Entrevista realizada recientemente en el programa "Pregunta a Yamid", http://youtu.be/VP0cgzjo-nU

 

Artículos relacionados

El Esmad arremete contra corteros de caña en huelga

Miércoles 4 de marzo de 2015

"Estamos acá hasta que se apague el sol"

Martes 3 de marzo de 2015

Medellín, los antidemocráticos súper poderes de Aníbal

Martes 3 de marzo de 2015

USO instala carpas de resistencia en la entrada del ICP de Bucaramanga

Martes 3 de marzo de 2015

Continúan las negociaciones en el paro camionero

Viernes 27 de febrero de 2015

"Con austeridad el país no logrará superar la inequidad social

Periódico desdeabajo, Edición Nº 210, febrero 20 - marzo 20 de 2015

La venta de Isagen, una práctica para privatizar

Periódico desdeabajo, Edición Nº 210, febrero 20 - marzo 20 de 2015

Primera marcha del paro de pequeño y medianos mineros, ¿continuará?

Jueves 19 de febrero de 2015

En Colombia, pequeños mineros en paro

Miércoles 18 de febrero de 2015

2015, ¿otro año de movilización social en Colombia

Martes 10 de febrero de 2015

 

Publicado enColombia
Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, (CHCV)

 

Introducción


Desde 1958 hasta la organización de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, (CHCV), por parte de la Mesa de Conversaciones de La Habana, funcionaron en Colombia numerosas comisiones de estudio e investigación sobre el fenómeno de la violencia (doce de carácter nacional y tres locales), así como algunas comisiones extrajudiciales para casos específicos, creadas por decisiones gubernamentales, sin que ninguna de ellas haya tenido el carácter de una Comisión de la Verdad.


A diferencia de todas ellas, la CHCV tiene como origen un Acuerdo entre los representantes del Gobierno Nacional y los delegados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, adoptado el 5 de agosto de 2014 por la Mesa de Diálogos de La Habana, en el marco del Acuerdo y de la agenda suscritos por las partes para adelantar las conversaciones de paz. La Comisión fue conformada por doce expertos y dos relatores, con la misión de producir un informe sobre los orígenes y las múltiples causas del conflicto, los principales factores y condiciones que han facilitado o contribuido a su persistencia, y los efectos e impactos más notorios del mismo sobre la población.


Dicho informe (integrado por los ensayos de los expertos y dos relatorías), se definió por la Mesa de Diálogos, como un "insumo fundamental para la comprensión de la complejidad del conflicto y de las responsabilidades de quienes hayan participado o tenido incidencia en el mismo, y para el esclarecimiento de la verdad", como "un insumo básico para una futura comisión de la verdad", y como una contribución a la discusión del punto 5 de la agenda de negociación sobre víctimas.


Cada uno de los integrantes de la Comisión participó con total independencia y autonomía académicas. La labor de los expertos se concretó en ensayos de autoría individual que constituyeron el insumo principal de la actividad desarrollada por los relatores.


Como podrán apreciar, dadas las características de las reflexiones producidas por los expertos, que respondieron a la misión encomendada a partir de sus personales perspectivas teóricas, con formas de abordaje muy específicas y de diferente alcance, los relatores acordamos producir también en forma separada nuestros respectivos informes, en los cuales, como se podrá apreciar, se evidencia la riqueza ofrecida por la pluralidad de visiones. Su redacción final tuvo en cuenta, en cuanto fue posible, las observaciones y sugerencias formuladas por los consultores.
Confiamos en que la alternativa que hemos elegido como relatores contribuya a enriquecer un debate que estará siempre abierto para al análisis socio-político, y sea, además, útil para las deliberaciones de la Mesa de Conversaciones y para la ilustración general de la opinión pública. En pocas palabras, que contribuya al mejor entendimiento del conflicto que es, finalmente, condición necesaria para su superación.

 

Para ver el informe completo, descargue el PDF adjunto.

Publicado enColombia
Dos "proletarias" bogotanas en la selva de cemento y digital

Alba es una menuda y bella mujer que trabaja como ejecutiva en una red de servicios varios de Bogotá. Se codea con sus iguales en los centros comerciales, bancos, fondos de pensiones y demás instituciones gubernamentales y privadas. Vive en un edificio de 18 pisos en un conjunto residencial por los alrededores de Suba. Rosa –por el contrario– es una robusta, gruesa y hermosa hembra que habita en uno de los numerosos barrios del sector del 7 de agosto y sobrevive vendiendo café tinto y desayunos entre las 3:30 y las 10 am. Ambas llegaron a Bogotá, muy jóvenes, casi niñas, huyendo de la violencia de los años 80s. La primera de la violencia intrafamiliar y la otra, del conflicto armado.


Alba tiene la piel blanca, es "finita" en todo el sentido de la palabra, es heredera de estirpes españolas que se ubicaron en los Santanderes, región en donde se creó desde la época de la colonia una clase campesina que conservó sus rasgos hispánicos y evitó la relación matrimonial y de parentesco con comunidades indígenas. Rosa es trigueña y con rasgos indígenas. Proviene de la región cundi-boyacense, más exactamente de Chitaraque, y es fruto del mestizaje entre español y muisca que le dio vida a los campesinos paperos, cebolleros y lecheros que protagonizaron recientemente el Paro Nacional Agrario de 2013. Ambas tienen alrededor de 35 años, son madres de hijos adolescentes fruto de amores juveniles. Las dos se baten día a día en las calles de la Capital y deambulan por mundos aparentemente diferentes y lejanos.


Rosa empuja con sus piernas un triciclo de carga en donde lleva 20 termos con café, chocolate, milo y agua de panela, además de arepas, panes, queso, envueltos y toda clase de bocadillos que sirven para organizar un desayuno proletario. Sus clientes son los lavadores de autos de las carreras 24 y 30 de ese sector de la ciudad, los repartidores de prensa, los conductores de taxi y de vehículos de carga que cumplen su jornada de "trasnocho" en las horas de la mañana, cientos de trabajadores y estudiantes que desde las 4:30 am inician sus jornadas de trabajo o estudio y encuentran en su triciclo un desayuno rápido y barato. Cuenta que "se acuesta con las gallinas" a eso de las 6 de la tarde para levantarse a las 2 de la mañana a preparar sus elementos de trabajo y sus productos comestibles, que prepara en una hora y media.


Alba se sube en el alimentador de Transmilenio que desde su barrio la lleva al Portal de Suba, de donde en 50 minutos llega al sector de la calle 72 entre la Avenida Caracas y la carrera séptima. Allí funcionan grandes centros comerciales como el Granahorrar y Avenida Ciudad de Chile donde es ejecutiva y asiste también a los centros administrativos del Estado por los alrededores de la Plaza de Bolívar o el CAM de la 26 con 50. Hace su trabajo utilizando como principal herramienta su "Smartphone". Está todo el día "conectada" y "con acceso a la red". Ese es su medio natural. Se mueve en el Facebook y Twiter como pez en el agua, usa diferentes programas de computador para trasladar información a un ritmo frenético usando sus finos dedos que digitan su celular como si tocara una sinfonía clásica en un diminuto piano.


En la actualidad paga junto a su segundo esposo un apartamento en un conjunto residencial y tiene una vida de "clase media baja". Tiene pocos amigos en el "conjunto" en donde la "vida hacia arriba", el "mundo vertical" que se comunica por ascensores, impide una relación más cercana y estrecha entre sus habitantes, que muy de vez se encuentran en actividades organizadas por las juntas administradoras que intentan infructuosamente "construir comunidad". No lo consiguen porque cada familia o individuo tiene una vida activa por fuera del conjunto residencial o dentro de sus apartamentos; se mueven en sus autos o motocicletas con gran rapidez, su sitio preferido es el Centro Comercial más cercano, aunque muchas veces las necesidades económicas los obligan a abastecerse de bienes de consumo en los barrios populares aledaños donde pululan pequeños negocios que tienen "servicio a domicilio" para responder a los pedidos por teléfono provenientes de los "edificios de apartamentos".


Rosa vive de arriendo en dos piezas de una antigua casa de habitación construida durante la primera época de expansión de Bogotá en los años 50s y 60s del siglo pasado. Comparte esa casa con otras 4 familias y por ahora su principal preocupación es financiar la educación universitaria de su hijo que estudia bachillerato en un colegio público. Él aspira a entrar a la Universidad Nacional, a la Distrital o a la UNAD, pero tiene también como alternativa de estudio algún curso técnico o tecnológico en el SENA, "la universidad de los pobres". Ella mantiene una buena relación con la vecindad tanto de la casa como del barrio en donde el "mundo horizontal" – viviendas de máximo 3 pisos – permite un intercambio más fluido y permanente entre sus moradores. Algo de "comunidad" existe en esos barrios.


Alba y Rosa son el prototipo de millones de mujeres trabajadoras que a veces se encuentran por las calles de la capital de la República pero que no son, ni se reconocen, del mismo sector de clase. Una tiene como meta ascender en el mundo "acomodado", debe vestir bien, a la moda, aspira a que sus hijos la superen y se conviertan en exitosos profesionales y se esfuerza a diario para estudiar y capacitarse en su trabajo. Sabe de su origen humilde pero tiene en mente dejar ese mundo atrás, aunque de vez en cuando vuelve a su pueblo cuando muere algún familiar pero, lo siente ya muy lejano. Sus hijos son citadinos y no tienen el más mínimo vínculo con la región donde nació y se crió su madre.


La otra, es decir Rosa, tiene las mismas aspiraciones que Alba, pero por el trabajo que ejerce siente que hace parte de la economía popular que sobrevive y se desarrolla en medio de una resistencia sorda y callada a la invasión de centros comerciales y "plazitas campesinas modernas" que tienden a reemplazar a las antiguas tiendas tradicionales de barrio. No viste a la moda, se identifica como vendedora ambulante, ya está vinculada a la red internet pero sólo como medio de comunicación y sólo tiene un celular sencillo – una "flecha" -, para comunicarse con sus familiares campesinos que se resisten a desplazarse a la selva de cemento. Todavía conserva muchas costumbres campesinas y cuando puede va con sus hijos a la vereda, a visitar a los abuelos, en donde se sienten a gusto al encontrar todavía un "sitio propio".


Ellas son un ejemplo de la principal revolución que se ha operado en el mundo durante el siglo XX y lo que va del siglo XXI. La mujer se ha vinculado al mundo productivo de una forma veloz y se va liberando de costumbres y hábitos coloniales que la hacían esclava de la familia. Ese proceso aún no termina y muchas son cabeza de familia o tienen que llegar a sus hogares a trabajar hasta altas horas de la noche. Pero también hacen parte de un "nuevo proletariado" que se diferencia radicalmente de los trabajadores de la era "fordista" del siglo XX. Hacen parte de fenómenos sociológicos que recién empiezan a estudiarse por las universidades y los institutos de investigación.


Hay que hacerlo con consistencia y sistematicidad.

Publicado enColombia
Despegan 100 días de movimiento social por la paz

La terminación de conflicto social y armado colombiano como resultado de los diálogos y consensos entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc, es una realidad cada día más cierta.

No obstante, sus adversarios, los promotores y beneficiarios de la guerra y la violencia, hacen hasta lo imposible para que la paz no sea un hecho que favorezca a la mayoría de los colombianos.

Un aspecto esencial del afianzamiento del proceso de paz, es el más amplio concurso de todos los estamentos y manifestaciones de la sociedad civil y sus núcleos característicos.

Desde el inicio de los diálogos de La Habana, y desde mucho tiempo atrás, varios han sido los esfuerzos para construir un poderoso movimiento social que sirva de soporte a las actividades orientadas a superar la guerra nacional, prolongado por más de cinco décadas.

Al respecto, hay que considerar sobre dicha materia, los siguientes elementos analíticos, que recojo del reciente texto elaborado por el científico social español Manuel Castells, Redes de indignación y esperanza: Los movimientos sociales en la era del Internet (http://bit.ly/1AfuxsN), que me parecen pertinentes para enriquecer el trabajo de millones de activistas y voluntarios de la paz.

Para Castells, el big bang de un movimiento social, en nuestro caso el de la paz, empieza con la transformación de la emoción en acción. De acuerdo con las formulaciones de la teoría de la inteligencia afectiva, las emociones más trascendentales para la movilización social y el comportamiento político son el miedo (una emoción negativa) y el entusiasmo (una emoción positiva). Los orígenes de los movimientos sociales se encuentran en las emociones de los individuos y en sus interconexiones a partir de la empatía cognitiva.

Esas motivaciones positivas y negativas, señala el autor, se relacionan con dos sistemas de motivación básicos, resultado de la evolución humana: aproximación y evitación. El sistema de aproximación esta relacionado con el comportamiento de búsqueda de objetivos que dirige el individuo a experiencias satisfactorias. Los individuos se muestran entusiasmados cuando se movilizan por un objetivo que les importa. Esta es la razón por la que el entusiasmo esta directamente relacionado con otra emoción positiva: la esperanza. La esperanza proyecta el comportamiento hacia el futuro. Como una de las características diferenciadoras de la mente humana es la capacidad para imaginar el futuro, la esperanza es un ingrediente fundamental para apoyar la acción de búsqueda de objetivos. No obstante, para que surja el entusiasmo y la esperanza, los individuos tienen que superar la emoción negativa resultado del sistema de la evitación: la ansiedad. La ansiedad es la respuesta a una amenaza externa sobre la que la persona amenazada no tiene control. Por lo tanto, la ansiedad lleva al miedo y tiene un efecto paralizante. La superación de la ansiedad en un comportamiento sociopolítico a menudo es resultado de otra emoción negativa: la ira. La ira aumenta con la percepción de una acción injusta y con la identificación del agente responsable de ella. Las investigaciones neurocientíficas han demostrado que la ira esta asociada a un comportamiento que asume riesgos. Cuando la persona supera el miedo, las emociones positivas se imponen a medida que el entusiasmo activa la acción y la esperanza anticipa la recompensa de la acción arriesgada.

No obstante, para que se forme un movimiento social, la activación emocional de los individuos debe conectar con otros individuos. Para ello se requiere un proceso de comunicación de una experiencia individual a los demás. Para que un proceso de comunicación funcione, hay dos requisitos: la consonancia cognitiva entre emisores y receptores del mensaje y un canal de comunicación eficaz.

La empatía, agrega, en el proceso de comunicación esta determinada por experiencias similares a las que motivaron el estallido emocional original. En concreto: si muchas personas se sienten humilladas, violentadas, explotadas, excluidas e ignoradas, estarán dispuestas a transformar su ira en acción en cuanto supere el miedo. Este miedo lo superan mediante la manifestación externa dela ira en forma de indignación cuando tienen noticia de que alguien con quien se identifican ha sufrido algo insoportable. Esta identificación se consigue mejor compartiendo en una forma de compañerismo que se crea en el proceso de comunicación. La segunda condición para que las experiencias individuales se conecten y formen un movimiento es, por tanto, la existencia de un proceso de comunicación que propague los acontecimientos y las emociones asociadas a los mismos. Cuanto mas rápido e interactivo sea el proceso de comunicación, mas probable es que se forme un proceso de acción colectiva, arraigado en la indignación, impulsado por el entusiasmo y motivación por la esperanza.

Históricamente los movimientos sociales han dependido de la existencia de mecanismos de comunicación específicos: rumores, sermones, panfletos y manifiestos, divulgados de persona a persona, desde el pulpito, la prensa, o por cualquier medio de comunicación disponible, En nuestra época la comunicación multimodal con redes digitales de comunicación horizontal es el medio de comunicación mas rápido, autónomo, interactivo, reprogramable y autopropagable de la historia. Las características de los procesos de comunicación entre individuos comprometidos con el movimiento social determinan características organizativas del propio movimiento social: cuanto mas interactivo y autoconfigurable sea la comunicación, menos jerárquica es la organización y mas participativo el movimiento. Por eso los movimientos sociales en red de la era digital representan una nueva especie de movimiento social.

Las ideas, las ideologías y propuestas programáticas consideradas tradicionalmente como la materia de la que esta hecho el cambio social, son materiales indispensables para el paso de la acción impulsada por las emociones a la deliberación y la construcción de proyectos de cambio. Su incorporación a la practica del movimiento también es un proceso de comunicación, y la forma en que esta construido este proceso determinan el papel de estos materiales ideacionales en el significado, evolución e impacto del movimiento social. Cuanto mas se generen las ideas dentro del movimiento a partir de la experiencia de sus participantes mas representativo, entusiasta y prometedor será aquel, y viceversa.

Para que las redes de contrapoder que expresan los movimientos sociales prevalezcan sobre las redes de poder incorporadas en la organización de la sociedad, tendrán que activar las conexiones entre distintas redes de cambio social, por ejemplo, entre redes prodemocracia y redes de justicia económica, redes feministas, redes ambientalistas, redes indígenas, redes de afros, redes LGBTI, redes de paz, etc.

La paz es una esperanza que ha calado en lo mas profundo de la sociedad colombiana. Pero se requiere que la misma se generalice mediante un potente movimiento social que exprese el repudio a la violencia y que se desprenda de la ansiedad y el miedo provocado por los actos sangrientos de los poderosos dueños del poder en sus diversas manifestaciones.

Los 100 días por la paz, que se extenderán entre el 7 de septiembre y el 10 de diciembre del 2014, día de los Derechos Humanos, cristalizaran una gran corriente y movilización social de apoyo a los diálogos de La Habana entre el Gobierno y las Farc. Es necesario ampliar su divulgación a través de los medios de comunicación y de las redes sociales par que cobre la envergadura y el vigor de un gigantesco movimiento de masas.

La acción convergente, de acuerdo con lo planteado por Luis Sandoval, uno de los mas destacados y prestantes lideres de este proceso, coordinador del Consejo Nacional de Paz, desde la pluralidad social y política y desde todas las regiones y territorios, surge como expresión de una dinámica de movimiento social de paz, ante la necesidad de pleno apoyo a las conversaciones de paz para la terminación del conflicto interno armado con todos los movimientos insurgentes, de tal manera que se abra camino la construcción de paz con democracia, justicia social, vida digna y reconciliación.

La acción convergente de 100 días por la paz, dice Sandoval, se propone: i) Apoyar plenamente los diálogos de La Habana con las Farc y la exigencia de inicio sin dilación de los diálogos de paz con el ELN. No levantarse de la mesa hasta pactar la paz; ii) Buscar que gobierno e insurgentes en la Mesa de La Habana y en los diálogos exploratorios con el ELN consideren y decidan el cese bilateral de fuegos y hostilidades, y el desescalonamiento del conflicto con la suscripción de acuerdos humanitarios, comenzando por el desminado de zonas y municipios especialmente vulnerables a este fenómeno; iii) Demandar y apoyar la plena vigencia de los derechos de las victimas asegurando la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición en la perspectiva de la reconciliación de todos los colombianos; iv) Adelantar una eficaz acción pedagógica y comunicativa entre la ciudadanía con miras a la cultura de paz, la validación de los acuerdos y e cumplimiento e implementación de los mismos.

Desde la Corporación Participar estamos promoviendo una red de Voluntarios de la paz que integre millones de ciudadanos en el propósito de superar el conflicto social y armado.

Nuestro aporte serán las Cumbres y Convergencias por la paz en Norte de Santader, Suba (Bogotá), Córdoba, Quindío, Cauca y Putumayo.

Publicado enColombia
Sábado, 06 Septiembre 2014 08:19

"Peor que la guerra es la posguerra"

"Peor que la guerra es la posguerra"

"Nosotros preferimos en ese contexto no hablar de paz, porque el conflicto no ha sido resuelto en su esencia y no va a serlo en tan poco tiempo. Israel no ha cambiado de política hacia nosotros", reflexiona en esta entrevista Ahmad Yacoub, escritor palestino residente en Gaza.


—Hace ya una semana, el 26 de agosto, se firmó un alto el fuego en principio permanente entre Israel y Hamas. ¿Se puede hablar ya de paz en la zona?
—Para nada. No hay paz aún. No es más que un alto al fuego, y la gente en Gaza no está confiada en que sea en realidad algo permanente. El acuerdo es por un mes, y no se sabe si después van a retomar los bombardeos o no. Es precisamente una de las características permanentes de la situación en Gaza: la incertidumbre, cuándo se producirá un nuevo ataque. Nosotros preferimos en ese contexto no hablar de paz, porque el conflicto no ha sido resuelto en su esencia y no va a serlo en tan poco tiempo. Israel no ha cambiado de política hacia nosotros.


Una prueba de ello es el anuncio por el gobierno de Israel, realizado esta misma semana, es decir apenas unos pocos días después del cese del fuego, de que expropiará otras 400 hectáreas en Cisjordania para construir allí nuevos asentamientos. Es una de las cosas que no han cambiado: Israel va a seguir ocupando tierras palestinas en Cisjordania y en Jerusalén. Es una política de corte casi que ideológico, impulsada fundamentalmente por partidos de colonos que forman parte del gobierno, a los cuales el primer ministro Biniamin Netaniahu necesita para mantenerse en el poder. Lo que ellos quieren en realidad, y esta política forma parte de ello, es que los palestinos nos vayamos de aquí, que nos vayamos hacia Egipto, hacia Jordania o hacia cualquier otro lugar del mundo y quedarse ellos con todas estas tierras. No es verdad, no lo han probado aún, que acepten la formación de dos estados, uno israelí y otro palestino, en los que podamos vivir ambos pueblos en iguales condiciones y con similares derechos y autonomía.


—¿Ha comenzado la reconstrucción de Gaza?
—No puede comenzar, porque el bloqueo de Israel sigue vigente en los hechos. Se ha levantado sólo parcialmente, para el ingreso de medicinas, leche, alimentos, personal humanitario, para evacuar a los heridos y que llegue asistencia humanitaria, pero sólo eso. Israel no deja entrar materiales de construcción, como cemento y otros, que ellos sospechen que puedan ser utilizados con fines militares, como dicen. Y lo mismo sucede en la frontera con Egipto. En definitiva, a pesar de toda la propaganda y lo que se afirma, el bloqueo continúa, y la reconstrucción no ha podido empezar. Sigue todo igual.


La guerra es fea pero lo peor es la posguerra. Ahora se puede ver muy bien el tamaño de la catástrofe, del genocidio de que fue víctima la población de Gaza en los 51 días que duraron estos ataques. No sólo por los muertos y los heridos, que ya sería mucho, sino por la dimensión de la destrucción. En algunos barrios no quedó nada en pie. Y cuando digo nada es realmente nada. Después del cese del fuego hice un recorrido por toda la ciudad, visitando amigos y familiares, y lo que vi es indescriptible. Me causó depresión, tristeza, me causó asco. Eran escenas propias de las que podíamos ver en las películas sobre la Segunda Guerra Mundial. Es como si hubiera pasado un tsunami, un terremoto. Sobre un edificio de un barrio de la ciudad de Gaza, por ejemplo, los aviones israelíes lanzaron barriles de tnt de cinco toneladas de peso. ¡Cinco toneladas sobre un mismo edificio! Hay que poder imaginarse lo que es eso. Es obvio que sólo quedaron escombros. Y era un edificio en el que vivía gente común, no combatientes. En la misma zona una cuadra completa de casas fue borrada del mapa.


La desolación, todo eso hecho polvo, es muy desmoralizante. Te da la dimensión de la tragedia, y también de las reacciones que puede despertar. ¿Qué piensan los israelíes que pueden generar con actos así? Sólo más violencia.


Lamentablemente, el tratamiento de esta tragedia por la mayor parte de los medios de comunicación internacionales –estoy hablando fundamentalmente de los canales de televisión– está muy alejado de la realidad. Primero esos medios comenzaron tomando la propaganda israelí y hablaron de una "guerra" entre dos bandos de características similares: uno que lanzaba cohetes y otro que lanzaba bombas y se equilibraban. Cuando ya no pudieron sostener esta ficción, no mostraron el nivel de destrucción en Gaza: lo ocultaron o lo minimizaron. Yo convocaría a los periodistas del mundo entero amantes de la verdad a que vengan a la Franja con sus cámaras, que se paseen por las calles libremente, y muestren lo que ven. Todo lo que ven, sin restricciones.


—Uno de los objetivos de la ofensiva israelí, decía usted en una entrevista anterior con Brecha (véase edición del 8-VIII-14), era "debilitar la unidad palestina", lograda con la formación de un gobierno de "unidad nacional" en la Franja de Gaza entre Al Fatah y Hamas. ¿Lo logró?
—Pienso que no. Lamentablemente es cierto que se están dando discusiones internas por cosas menores: quién va a conducir la reconstrucción, quién controlará las fronteras, quién pondrá los funcionarios y asuntos así. Son discusiones de escasa calidad. Pero hasta ahora no han pasado de eso. Para nosotros es esencial mantener la unidad nacional. Desde que comenzó el bloqueo a Gaza, en 2007, hemos sufrido divisiones, conflictos internos, enfrentamientos. Fueron épocas muy duras a las que no queremos volver. Tal vez la agresión israelí en vez de dividir consiga unificar. Sería nuestro deseo.

Publicado enInternacional
Sábado, 30 Agosto 2014 00:00

Qatar se saca de la manga un rehén de EU

Qatar se saca de la manga un rehén de EU

Una vez más, el hada madrina de Medio Oriente irrumpe en escena. Qatar, la nación que supuestamente pagó 40 millones de libras para liberar a 13 monjas del cautiverio en Siria, hace cinco meses –de ser cierto, las monjas más caras del mundo–, una vez más ha logrado lo imposible, y en esta ocasión presenta un escritor estadunidense salido de los desiertos de Siria.


Peter Theo Curtis, secuestrado hace casi dos años, al parecer en la ciudad turca de Antakia, se deshacía en elogios por el trato recibido. Todo ha sido perfecto: la comida, la ropa, ahora hasta tengo amigos allá, dijo en el video obligatorio.


¿Quién pagó por ello? La pista surgió cuando la igualmente predecible fuente qatarí confió que Curtis fue entregado a representantes de la ONU. Qatar deseaba liberar a los cautivos por razones humanitarias, dijo la fuente. Todo es cuestión de comunicarse con las personas indicadas en Siria.


¿Quiénes eran esas personas indicadas? Las monjas, encarceladas en la población fronteriza de Yabroud, no podrían haber sido liberadas en marzo pasado sin las agencias de seguridad libanesas y el presidente Bashar Assad, de Siria. Y él es el hombre al que tenemos que odiar –o teníamos que odiar más hasta que el Isil, dedicado a derrocar al mismo Assad, nos odió más que a él–, cuyo propio régimen es ahora el único de los últimos bastiones contra el horripilante califato de Abu Bakr Bagdadi.


Los qataríes tienen un juego muy interesante. Por una parte, dicen a Assad que son importantes en Siria. Assad está bien consciente de esto, puesto que Qatar ha estado arrojando millones de dólares a los rebeldes moderados que intentan derribar a su gobierno –moderados que ya no existen–, pero cuyos sucesores han estado haciéndole algunos favores al propio Assad en fechas recientes.


Sin la influencia de Qatar –no ensuciemos nuestros pensamientos con un solo dólar en efectivo–, las monjas no habrían sido liberadas y el ejército de Assad se habría visto obligado a abrirse paso hacia la población fronteriza de Yabroud en marzo. Y ahora de pronto –luego de la atroz decapitación de James Foley– aparecen los qataríes para decir que su minúsculo emirato puede arreglar la liberación de un rehén estadunidense.


Dos aspectos deben resaltarse. Los sauditas no lograron liberar a un rehén estadunidense en el califato –fueron los qataríes–, y durante varios meses los qataríes no han escupido mucho veneno hacia el régimen de Assad. ¿Podría ser que en bien de la paz en Medio Oriente y de la paz de espíritu de Obama –que significa evitar otra deblacle estadunidense en la región–, la vieja hada madrina busque ponerse una vez más en el centro del escenario? Esto enfurecería a los sauditas –algo que los qataríes hacen muy a menudo– y una vez más colocaría al emirato de Qatar, rico en petróleo, como un aliado confiable de Washington, así como un aliado potencial de Assad.


Los cínicos se irán de la lengua, desde luego. Es una lástima, por ejemplo, que el emir no pueda mostrarse tan influyente cuando se trata de liberar a sus propios periodistas de Al Jazeera de su prisión en Egipto, de manera tan mágica como parece haber sacado a Peter Curtis del cautiverio. Peter Greste y sus colegas, enchironados en la cárcel de Tora, en las afueras de El Cairo, deben estarse preguntando cuándo aparecerán las llaves tintineando en la cerradura.


Me temo que todavía no. Después de que Qatar apoyó al presidente Mohamed Mursi de Egipto en vez de a su némesis, el mariscal de campo/presidente Abdel Fatah Sisi, Al Jazeera quedó vetada. Por eso los reporteros están en prisión después de una farsa de juicio. Y no es probable que los sauditas, que apoyan a los salafistas partidarios de Sisi en Egipto, acudan al rescate de los reporteros de Al Jazeera.
Todo se reduce, pues, a de qué lado está cada quien... y de qué lado cada quien quiere ser visto. Y de cuánto dinero tiene cada quien.
Hasta ahora, Qatar parece contar con la atención de los rebeldes de Jabhat al-Nusrah de Siria (o les llena la cartera), que para nada son moderados, más bien casi Al Qaeda, pero (aún) no acogidos del todo por el califato.


Por supuesto, las autoridades en Doha pueden negar al instante que se haya dado algún intercambio de dinero. Cuando uno es un Estado del Golfo que sostiene milicias armadas, no necesita pagar por la liberación de un rehén, en especial si ya pagó los honorarios de los secuestradores.


Y si los chicos del Nusrah le dan un respiro a Assad, se ponen rudos contra el califato y vomitan un rehén o dos, bueno, a los ojos de Occidente, será dinero bien empleado.


© The Independent
Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Sábado, 23 Agosto 2014 22:58

Víctimas, punto central en la Agenda

Durante los pasados 3-5 de agosto sesionó en Cali, en el Centro de Eventos Valle del Pacífico, el Foro Nacional de Víctimas. En su día final, casi al unísono, las delegaciones del Gobierno y de las farc emitieron el comunicado Nº40, que instaló las discusiones en desarrollo en La Habana desde el 12 de agosto. Puntos tan decisivos como la visita de las víctimas a capital de Cuba. y la conformación de una Comisión histórica del conflicto y sus víctimas, resaltan el carácter que tendrán los siguientes ciclos de conversación, que puede pasar de un cara a cara bilateral, hacia un relativo diálogo trilateral.

 

Del Foro Nacional a La Habana

 

El turno fue para las víctimas. En el reciente Foro realizado en Cali, con el cual las partes pretenden abrir e incluir en sus debates al conjunto de la sociedad colombiana, la agenda de paz de La Habana llega a puntos espinosos. La convocatoria y asistencia fue amplia: un total de 1.457 personas fueron registradas, procedentes de los 32 departamentos que integran el país.

 

Para el debate de la temática, fueron constituidas mesas temáticas, así: el reconocimiento de las víctimas, la responsabilidad frente a ellas, los derechos de distinto tipo que les han negado, el esclarecimiento de la verdad, reparación, garantías de protección y seguridad, garantías de no repetición, el principio de reconciliación, enfoque de derechos, además de un punto central: su participación en la Mesa de La Habana. Los anteriores son los puntos de acuerdo definidos por las partes en negociación esbozados en el comunicado conjunto Nº 37* que debían debatirse en el cuarto foro de participación ciudadana coordinado por la ONU y la Universidad Nacional, por medio del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz.

 

En el Informe General del Foro Nacional de Víctimas quedó claro que "En general se presentaron propuestas tendientes a ampliar el universo de quienes deben ser considerados víctimas, reconociendo a un número mayor de personas y hechos victimizantes. Así, se solicitó reconocer a todas las víctimas, individuales y colectivas, con independencia del actor que ocasionó la vulneración (Fuerzas militares, farc, paramilitares y otros grupos armados al margen de la ley como las Bacrim)".

 

En contravía a ese planteamiento inicial que tuvieron las víctimas en el Foro, en la Mesa las delegaciones tienen disputas ante la idea de ampliar el universo de víctimas, pues, por un lado la guerrilla sugirió que los prisioneros políticos fueran catalogados como tal, mientras que el Estado plantea que los miembros de la fuerza pública heridos, secuestrados o asesinados y sus familias puedan ser catalogados como víctimas, dada su participación dentro del conflicto.

 

Además, existe ahora un punto significativo de debate que está relacionado con el mecanismo de selección y participación que tendrán las víctimas que irán a la Mesa de conversaciones a sustentar las propuestas que tienen acerca de este punto decisivo en la negociación. Según el comunicado No. 39, ambas delegaciones acuerdan que "Los criterios principales para la selección de las delegaciones son el equilibrio, el pluralismo y la sindéresis, que se deben ver reflejados en la composición de cada una de las delegaciones. En particular las delegaciones deben reflejar todo el universo de violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH que se hayan presentado a lo largo del conflicto interno, teniendo en cuenta los diferentes sectores sociales y poblaciones, y el enfoque regional".

 

Ahora bien, habría que interrogarse si con el desarrollo del conflicto, la pregunta central que deben hacerse ambas delegaciones se encamina hacia la consecución de una representatividad en la Mesa. Esto es, si deben existir mayores representantes de las víctimas del Estado o de las ocasionadas por las farc. Tensión evidenciada en artículo de El Espectador, cuando el Partido Liberal "le pidió al Gobierno Nacional priorizar la presencia de las víctimas de las FARC en la mesa de negociaciones de La Habana". Incluso, discuten sobre la posibilidad de un equilibrio justo, que no resulta ser claro para quién, puesto que la capacidad decisoria al respecto descansa exclusivamente en los negociadores.

 

El debate es duro y no promete resultados claros en esta ronda de conversaciones, aunque sí la fragmentación de las víctimas, oponiéndolas entre sí, reduciendo la importancia que pudieran tener aquellas que sufrieron la acción de un victimario distinto o el rigor del conflicto desde todos los actores armados en disputa.

 

El lugar de las víctimas y el nuevo ciclo de negociaciones

 

El punto de víctimas, número 4 de discusión en la Mesa de La Habana y el número 5 en el "Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", tiene una relevancia determinante en el curso que puedan tomar los Diálogos. Durante el primer día del Foro Nacional, el coordinador de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, resaltó que el "tema de víctimas es el más importante y más difícil de la agenda. Con el tema de víctimas se define el modelo de justicia transicional, una arquitectura integral de medidas para asegurar la verdad, la justicia, la reparación, la no repetición y la reconciliación". Sin duda, este tema desborda los puntos de acuerdo sobre política de desarrollo agrario integral, participación política y solución al problema de las drogas ilícitas, ya que sin un reconocimiento del lugar que tuvo la guerra dentro de la población civil, no es posible solventar las consecuencias más profundas que tuvo la confrontación entre las partes negociadoras.

 

Aún más, cuando el centro de atención en el tema de discusión no está exclusivamente en el gobierno y la insurgencia, sino que implica un nuevo actor, diverso, heterogéneo e independiente en su composición, que incluso interpela la Mesa y lo ya acordado. En definitiva, las víctimas no se negocian, porque no son un botín político para la negociación. No se trata pues, de ubicar quién es el victimario mayor, sino asumir que a la Mesa llega una voz que exige ser escuchada en su entera complejidad, sin desequilibrar hacia ningún lado.


Por primera vez, desde el 2012, los Diálogos de Paz tienen la posibilidad de pasar del acuerdo bilateral, hacia una experiencia relativa trilateral del diálogo. La figura gris y hermética que ha tomado hasta el momento la Mesa, puede verse modificada cuando la delegación de víctimas llegue a La Habana, buscando trascender la vida secreta que asumió el curso de las negociaciones. Aunque, vale decir, que esto no significa que la llamada sociedad civil vaya a ser tenida en cuenta, sino, simplemente, que con ella llega una apelación al sentido común, donde otra voz será tenida en cuenta. Queda la duda, entonces, de ¿por qué previamente no fue posible que existieran delegaciones que representaran sectores distintos en torno a los temas ya tratados en la Mesa?

 

El 12 de agosto arrancó el nuevo ciclo de conversaciones en La Habana, que tiene como temas iniciales la mencionada delegación de víctimas y lo que serán los esbozos constitutivos de la Comisión histórica del conflicto, que servirá para develar los orígenes, causas y consecuencias de la confrontación, desde distintas lecturas de reconocidos intelectuales.

 

Esta Comisión, si bien no determinará el rumbo del proceso, sí colaborará en "la comprensión de la complejidad del conflicto y de las responsabilidades de quienes hayan participado o tenido incidencia en el mismo, y para el esclarecimiento de la verdad", según lo precisa el comunicado conjunto Nº 40. Sin embargo, es claro que cualquier resultado que arroje el informe no podrá eximir de responsabilidad a ninguna de las partes a lo largo del conflicto.

 

* https://www.mesadeconversaciones.com.co/comunicados/comunicado-conjunto-la-habana-junio-7-de-2014

 


 

Algunas cifras

 

Según el informe "¡Basta ya!" del Centro Nacional de Memoria Histórica –Cnmh– en los últimos 54 años el conflicto armado causó 220 mil asesinatos, 5.712.000 desplazados, casi 2.000 victimas por violencia sexual, y 39.058 secuestros, a través de modalidades como masacres, "ataques terroristas", pescas milagros y campos minados.


Este ejercicio de victimización genera polémicas alrededor, tanto del origen social, político y económico del conflicto, como de las modalidades de guerra degradada instaladas en el país, operadas por actores insurgentes, paramilitares –relacionados con el Estado-, y de la misma fuerza pública. ¿Quién violentó? ¿Cómo lo hizo? ¿Bajo el mando de quién? ¿Con qué justificación y apoyado por quiénes logro hacerlo? ¿Cuáles eran las razones con las que los victimarios auto justificaban su acción? Todas estas son parte de las preguntas determinantes para lograr debelar toda la verdad y nadar en las tormentosas, pero necesarias aguas de la realidad de un conflicto armado que la historia oficial se encargó de enmarañar y desvirtuar en sus raíces, formas, proyecciones, prolongaciones y realidad actual.

Publicado enEdición Nº 205
Sábado, 23 Agosto 2014 11:32

Optimismo en lograr la paz

Optimismo en lograr la paz

El gobierno colombiano y las FARC cerraron ayer un ciclo de conversaciones de paz, que para las partes están entrando en un momento decisivo y generan esperanzas para lograr un acuerdo y poner fin a más de 50 años de conflicto armado. El jefe de la delegación del gobierno de Colombia que negocia la paz con la guerrilla, Humberto de la Calle, confió en que la guerrilla pueda incorporarse a la vida política y civil tras el conflicto. En tanto, las FARC también se mostraron optimistas ante los resultados obtenidos durante esta etapa de conversaciones. "Ha caído el telón de un ciclo de conversaciones en La Habana, pletórico de sucesos que han avivado el fuego de la esperanza", declaró el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Iván Márquez. El diálogo se reanudará a principios de septiembre.


Según una fuente cercana a la negociación, por primera vez desde que se inició el diálogo en noviembre de 2012 un equipo técnico, seleccionado por el gobierno y conformado principalmente por altos mandos militares, participó ayer en las reuniones y se sentó cara a cara con los guerrilleros, con los que "intercambió documentos". El objetivo de este equipo es avanzar en el siguiente punto de la hoja de ruta sobre el cese del fuego definitivo, fin de hostilidades y abandono de las armas.


De la Calle precisó que todavía no se está negociando ese extremo, sino que se están limitando a preparar "posibles mecanismos futuros que sólo entrarían en vigor en el momento en que lleguemos a un acuerdo final".


El ex vicepresidente de Colombia destacó la especial trascendencia de este ciclo, ya que por primera vez se contó con la presencia en la mesa de negociaciones de La Habana de víctimas, académicos independientes y de militares en activo, a través de sus respectivas comisiones. En la cuestión funcional, la comisión de militares estará bajo la responsabilidad de dos negociadores designados por el presidente Juan Manuel Santos cuando comenzaron las conversaciones: los generales retirados Jorge Enrique Mora y Oscar Naranjo.


"La puesta en marcha de estos tres mecanismos busca dinamizar los tiempos de la mesa y lograr avanzar en acuerdos para la terminación definitiva del conflicto armado", subrayó. "Para poner fin al conflicto, las partes enfrentadas deben discutir los procedimientos para terminar la guerra de tal forma que las FARC hagan su tránsito a la vida civil sin armas y con garantías de seguridad para ellos, pero también para todos los colombianos y en particular para las comunidades de las regiones", precisó De la Calle. Para avanzar en esa discusión, el jefe de la delegación gubernamental indicó que "por razones obvias" tienen que estar los militares y policías activos, algo que ha sucedido "en todos los procesos de paz serios y exitosos del mundo". De la Calle también se refirió a la Comisión Histórica sobre el Conflicto y sus Víctimas, que se instauró este jueves, con la presencia de "doce expertos del más alto nivel académico" y dos relatores que elaborarán un informe final "objetivo", que muestre "la riqueza y la pluralidad de las visiones", dijo.


Esta comisión no contará ni con los testimonios de víctimas ni establecerá responsabilidades individuales, ya que su labor "no sustituye ni predetermina" la de una futura Comisión de la Verdad, que se crearía después del fin del conflicto. De la Calle afirmó que la verdad es un "derecho" de todos los colombianos, especialmente de las víctimas, e "innegociable", pero "no hay una verdad única" del conflicto.


"Como delegados del gobierno representamos a todos los colombianos y es nuestro deber asegurar que esa riqueza de visiones se vea reflejada en estos trabajos que se elaborarán con total independencia y autonomía", aseguró. En este ciclo de conversaciones, también participó por primera vez desde el inicio del diálogo, en noviembre de 2012, un grupo de víctimas, tanto de las FARC como del Estado, los paramilitares y otros grupos armados.


Ninguna de las partes quiso comentar cómo se desarrolló el encuentro entre los militares de la comisión y los negociadores de las FARC ayer por la mañana; sin embargo, Márquez expresó que había dado un mensaje a los uniformados: "Esperamos que en los ratos de trabajo conjunto que tendremos podamos compartir con el ser humano que está más allá del camuflado, del rango y de la rigidez del reglamento".

El gobierno y la guerrilla desarrollan conversaciones desde fines de 2012 en la capital cubana con base en una agenda establecida de seis puntos. Actualmente se discute el resarcimiento a las víctimas, luego de haber llegado a acuerdos sobre los problemas de la tierra, la participación política y el combate al narcotráfico.


Nacidas en 1964 como una guerrilla campesina y actualmente con unos 7000 combatientes, las FARC recibieron en los últimos años sus golpes más duros –en parte por la estrecha colaboración militar y económica de Estados Unidos con Colombia–, entre ellos la muerte de Raúl Reyes, en 2008, durante un bombardeo de las tropas colombianas en territorio ecuatoriano, y la muerte del jefe Alfonso Cano, en otra operación militar, en 2011.

Publicado enColombia
Sábado, 23 Agosto 2014 11:23

Hamas ejecutó a 18 "traidores"

Hamas ejecutó a 18 "traidores"

Milicianos de Hamas ejecutaron ayer a 18 palestinos acusados de colaborar con Israel, un día después de que tres altos mandos militares del brazo militar de la organización islamista fueron rastreados por la inteligencia israelí y asesinados. Según el sitio web Al Majd, cercano a Hamas, siete fueron asesinados frente a una mezquita tras la oración del mediodía por "colaboracionismo". La agencia palestina Maan aclaró que los otros once ya habían sido ejecutados bajo los mismos cargos. En tanto, un disparo de mortero desde la Franja de Gaza causó la muerte a un niño en el sur de Israel, lo que suscitó advertencias del primer ministro Benjamin Netanyahu: "Hamas pagará un alto precio por este ataque. El ejército y los servicios de inteligencia intensificarán sus operaciones".

Los once presuntos colaboradores palestinos fueron asesinados en una comisaría de Gaza y habían sido condenados por los tribunales locales. "La resistencia reforzó su lucha en el terreno contra los colaboracionistas", explicó Al Majd, que aseguró que los responsables de la seguridad de la Franja proseguirán con los ajusticiamientos que dicten los denominados "tribunales revolucionarios".


"Estaban del lado de Israel, dieron información sobre la ubicación de los túneles y trampa para tanques, así como información sobre los hogares de los luchadores, del lugar desde donde lanzamos los cohetes", expresaron las Brigadas Azedim al Qasam, brazo armado del movimiento islamista, en las redes sociales. "El resultado de estas colaboraciones es la muerte de miles de personas en Gaza", argumentaron.

La batalla entre israelíes y palestinos se reanudó el martes, después de que ambas partes se acusaran de romper un alto el fuego de seis días que había permitido negociar en Egipto para hallar una salida al conflicto. Desde entonces, las milicias palestinas lanzaron más de un centenar de cohetes e Israel eliminó a tres altos mandos de Hamas, mostrando el alcance de su inteligencia militar. El miércoles atacaron la casa de Mohamad al Deif, líder de las brigadas ligadas a Hamas, que al parecer sobrevivió, aunque su esposa, su bebé de siete meses Alí y al menos otras tres personas murieron. El jueves, en un bombardeo similar en Rafah, perecieron Muhamad Abu Shamala, Raed al Attar y Mohamad Barhum, tres de los principales comandantes de la milicia en el sur. Hamas juró venganza y aseguró que este tipo de acciones "lo único que hacen es fortalecer la determinación a seguir luchando".


Bajo la ley palestina, la colaboración con Israel es castigada con la muerte, pero todas las órdenes de ejecución deben ser aprobadas por el presidente antes de que puedan llevarse a cabo. Sin embargo, Hamas ya no reconoce la legitimidad del presidente palestino Mahmud Abbas.
En tanto, al menos 38 palestinos murieron en los últimos días en bombardeos de la aviación israelí sobre Gaza, cuatro de ellos ayer por la mañana en el centro de la Franja. El vocero del Ministerio de Salud de Gaza, Ashraf al Qedra, precisó que dos personas murieron en un bombardeo sobre el campo de refugiados de Nusairat y los otros dos en Deir al Balah.

Con estas muertes, asciende a 2090 el número de palestinos muertos desde el 8 de julio, cuando comenzó la operación israelí Borde Protector. "Entre los muertos hay 561 niños, 255 mujeres y 98 ancianos", según datos del Ministerio de Salud, que acusó a Israel de haber matado a 86 familias.

Por su parte, el Ministerio de Interior de Israel aseguró que el país lanzó más de 20 mil toneladas de explosivos por tierra, mar y aire, la mayor parte fabricados en Estados Unidos, el más grande exportador de armas del mundo. El diario israelí Haaretz informó ayer que la ofensiva militar le cuesta 60 millones de dólares diarios a Israel, lo que la hace la más cara de los últimos diez años. Este miércoles, se pasó la barrera de los 2500 millones de dólares por 41 días de combate, lo que superó el gasto de la guerra del Líbano de 2006. Pero, como destacó el diario, ésta todavía no está terminada. "Aun así, el ejército gastó menos dinero por día en los combates contra Hamas que contra Hezbolá", agregó la publicación, que precisó que los costos diarios de la actual ofensiva descendieron desde que hace unas semanas concluyó la operación terrestre.


Las cifras fueron cuestionadas por el Tesoro israelí, que indicó que el costo real sería de unos 565 millones de dólares más que el citado por el diario. "Fuentes de Defensa indicaron que la discrepancia se debe a que ellos incluyen también el costo del material bélico dañado y de los equipos que se necesitan para restaurar la capacidad militar previa a la emergencia. Eso supone unos 281 millones de dólares", afirmó Haaretz.
"El asunto del gasto de Defensa ya era objeto de discusión antes de la guerra, cuando el ejército pidió 2660 millones de dólares extra para 2015, lo que elevó su presupuesto anual por encima de los 17.400 millones de dólares", explicó el diario. Aunque los expertos creen que el gasto no debilitará la economía, sí temen que ésta deba hacer sacrificios en los próximos tres años a costa de los derechos sociales. "Las demandas del ejército son tan grandes que los funcionarios del Tesoro –subrayó Haaretz– temen que el presupuesto de los próximos tres años relegue el gasto civil por las necesidades militares".

Publicado enInternacional
Viernes, 22 Agosto 2014 11:05

Avanza la negociación en La Habana

Avanza la negociación en La Habana

Con la instalación de la Comisión histórica del conflicto y sus víctimas avanzan las negociaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC en La Habana, Cuba, en el cuarto de cinco puntos. Esta semana, además, se ponen en marcha la comisión de cese del fuego o del fin del conflicto, así como la comisión de género. Ayer se dio inicio a la que, según sus integrantes, "no es una comisión de la verdad", pero que es uno de los primeros pasos hacia una de este tipo en Colombia.


Al mismo tiempo arribaron a la isla un grupo de militares "del más alto nivel", según declaró el presidente Juan Manuel Santos, encabezado por el jefe de estado mayor conjunto de las fuerzas militares de Colombia, general Javier Flórez. Flórez es justamente quien dirige los operativos en contra de la guerrilla, por lo que es histórico que él mismo que combate con las armas se siente ahora a dialogar frente a frente con sus perseguidos: la guerrilla más antigua del continente que consiguió, por ahora, un logro en este punto del proceso con la aceptación por parte del gobierno de instalar la Comisión histórica del conflicto y las víctimas.


El propósito de la comisión es investigar los causas y contexto que "han facilitado o contribuido a la persistencia del conflicto" que ya dura más de cincuenta años, así como analizar "los efectos e impactos más notorios del conflicto sobre la población", es decir, tratar sobre las víctimas, tema central del cuarto punto que se negocia hasta hoy en La Habana. La comisión está acompañada por dos relatores: Eduardo Pizarro León Gómez, director de la desaparecida Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación creada a partir de la negociación de paz con los paramilitares en 2005, y Víctor Manuel Moncayo, ex asesor del Centro Nacional de Memoria Histórica, agencia del gobierno colombiano.


Los doce comisionados son profesores universitarios, investigadores independientes y columnistas que por décadas se han dedicado a escudriñar el porqué y las consecuencias de la prolongada guerra en Colombia. Provienen de diversas áreas del conocimiento como la ciencia política, la historia, la sociología, la antropología, entre otras, y son: Renán Vega, Francisco Gutiérrez, Darío Fajardo, Sergio De Zubira, María Emma Wills, Vicente Torrijos, Jairo Estrada, Alfredo Molano, Jorge Giraldo, Gustavo Duncan y el sociólogo francés Daniel Pecaut, ampliamente criticado por la guerrilla en el último mes.


María Emma Wills, la única mujer que integra la comisión, aclaró a los medios que "esto no es una comisión de la verdad, somos una comisión histórica, esto es más proponer unos hilos interpretativos sobre el conflicto armado desde miradas muy plurales". Los comisionados defendieron el carácter intelectual y académico de las investigaciones que producirán en cuatro meses, primero de manera individual, y luego como colectivo.

La comisión que se instaló ayer al mediodía en La Habana, "no obedece ni a las expectativas del gobierno ni a los enfoques de las FARC. Es absolutamente independiente", según el profesor Jairo Hernando Estrada, quien agregó que "hay que entender el trabajo de la comisión en el contexto de una negociación del gobierno nacional y la guerrilla de las FARC, con el propósito de avanzar hacia la solución política del conflicto y caminar la senda de la reconciliación".


Profundidad y concisión son dos elementos esperados en todos los informes que se deberán dar a conocer antes del fin de 2014. Por lo tanto, se ha inferido que las negociaciones de paz, de las que sólo queda un punto por negociar, no culminarán en este año, como lo dijo alias Timochenko, comandante de las FARC hace una semana.


Entre tanto, desde Colombia se criticó duramente la primera visita de militares a La Habana encabezada por el general Flórez. Este militar con más de 37 años de carrera participó de los operativos que acabaron con alias Alfonso Cano, Raúl Reyes y el Mono Jojoy. Para la derecha es una humillación que los militares encaren la palabra con sus enemigos. El presidente Santos respondió recordando que la responsabilidad de conseguir la paz es suya y no de las diversas delegaciones que viajan a Cuba. "El proceso requiere tolerancia, requiere ecuanimidad, requiere capacidad de perdonar, capacidad de reconciliación; todos debemos hacer un esfuerzo en esa dirección", aseguró Santos pidiendo respeto por las fuerzas militares, que hoy se instalará en la Comisión de cese del fuego o Fin del conflicto.

 

Publicado enColombia