El fallido golpe en Turquía y las conexiones con Estados Unidos
El presidente Erdogan se ha sumado a sus compatriotas que sospechan que el fallido golpe de Estado no fue solo obra de un grupo de militares, sino que los golpistas actuaron de acuerdo con potencias extranjeras. La prensa turca ha publicado algunas informaciones que apuntan en esta dirección.

 

 


JERUSALÉN.- Los medios turcos han sugerido desde el primer momento del fallido golpe de Estado del pasado viernes la existencia de una posible conexión entre los militares golpistas y potencias extranjeras. Se ha mencionado en más de una ocasión a Estados Unidos, e incluso al “sionismo”, en alusión a Israel, aunque no se han aportado pruebas más allá de ciertos vínculos que podrían ser circunstanciales.

 

Pero el miércoles, en una entrevista con Al Jazeera, el presidente Recep Tayyip Erdogan se sumó a las teorías de la conspiración hablando de algunos “países”, en plural, que podrían haber impulsado el golpe. Naturalmente, Erdogan declinó especificar a qué países se refería aunque dijo que la fiscalía está investigando esta posibilidad.

 

“Puede haber otros países implicados también. La organización terrorista gülenista tiene también otra mente superior, si podemos decirlo así, y llegará el tiempo en que se descifrarán las conexiones (...) No creo que sea necesario esperar mucho tiempo”, declaró Erdogan.

 

De sus palabras se deduce que el presidente turco sigue pensando en Fethullah Gülen, el predicador religioso que reside en Pensilvania y que mantiene buenas relaciones con Estados Unidos, lógicamente, y con Israel, a través de importantes organizaciones sionistas, algunas de ellas controvertidas, de Estados Unidos.

 

Ankara ha solicitado esta semana de manera oficial la extradición de Gülen. Los dos países cuentan con un acuerdo de extradición que se remonta a 1981, aunque distintos expertos consideran que es muy difícil que el presidente Barack Obama dé la luz verde a la entrega de Gülen por distintos motivos.

 

La acusación de “traición” que los turcos han colgado a Gülen no figura como motivo de extradición en el mencionado acuerdo. Además recientemente, en una entrevista publicada en abril por la revista americana Atlantic, Obama calificó a Erdogan de “fallido y autoritario”, y no tendría mucho sentido que ahora entregara a Gülen, tanto si el predicador está realmente implicado en el golpe como si no lo está.

 

La de Wadah Khanfar, ex director de Al Jazeera y presidente del Foro al Sharq, ha sido una de las múltiples voces que han expresado su convencimiento de que el fallido golpe ha sido dirigido, o al menos alentado, desde el extranjero. “Un golpe de esta magnitud no habría sido capaz de nada sin consultar o notificar a los americanos” previamente, ha declarado Khanfar.

 

En Moscú, un diputado de Rusia Unida ha manifestado que el presidente Vladimir Putin “está convencido” de que detrás de los golpistas está Estados Unidos. Curiosamente, Rusia podría ser uno de los países que más beneficiados por el fracaso del golpe. Putin, que ha mantenido un alejamiento de varios meses con Erdogan a causa de la crisis siria, llamó rápidamente a Erdogan para expresarle su apoyo.

 

Los medios turcos han destacado que en la noche del viernes, inmediatamente después de que los militares salieran a la calle, el secretario de Estado John Kerry formuló una confusa declaración diciendo que esperaba que la unidad y la estabilidad de Turquía no se echaran a perder. Solo más tarde, cuando ya se intuía que el golpe no se iba a consumar, la Casa Blanca se expresó a favor de la democracia y aclaró que Kerry también estaba a favor de la democracia.

 

Otro punto de cierta relevancia que las autoridades turcas están investigando está relacionado con la enorme base militar de Incirlik, que se encuentra a menos de cien kilómetros de la frontera de Siria y donde, según ha publicado esta semana la revista New Yorker citando a un general americano, Estados Unidos guarda alrededor de medio centenar de bombas atómicas.

 

Los americanos usan la base de Incirlik para bombardear al Estado Islámico en Siria e Irak pero no está claro para qué son necesarias tantas bombas atómicas en esa localización. El domingo, dos días después del golpe, el jefe de la base, el general Bakir Arkan, fue detenido por su presunta implicación en el golpe.

 

Un día antes, el sábado por la mañana, es decir apenas unas horas después de que los golpistas salieran a la calle, la embajada de Estados Unidos en Ankara publicó un comunicado urgente en el que se afirmaba que las autoridades turcas “están prohibiendo la entrada y la salida de la base de Incirlik y han cortado la electricidad”.

 

La prensa ha publicado que en Incirlik había golpistas y el mismo hecho de que el jefe de la base fuera detenido al día siguiente indica que eso era cierto. La base es compartida por el ejército turco y el ejército americano, y a muchos turcos les resulta difícil explicar que los americanos de la base no supieran nada de lo que se tramaba.

 

Aún más, las autoridades turcas prohibieron el sábado todos los vuelos previstos por los americanos, y también por los turcos, y solo autorizaron la reanudación de los vuelos el domingo, cuando la sublevación se había sofocado definitivamente.

 

Todos estos hechos han servido para que la opinión pública turca sospeche que el golpe no fue obra de un grupo de militares disgustados con el autoritarismo de Erdogan sino que fue cuidadosamente planeado con asistencia del exterior, y que solamente fracasó cuando las multitudes favorables a Erdogan salieron a la calle.

Publicado enInternacional
Un documento secreto revela la estrategia de la CIA en Ecuador

Un informe desclasificado demostró el trabajo de la CIA durante décadas en Ecuador y sus intentos de desestabilizar a Rafael Correa.

 

En el programa "Es Noticia" que se transmite por Telesur, se revelaron documentos que muestran el entramado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. en Ecuador. A esto se sumó un nuevo material desclasificado por medios ecuatorianos. Militares, políticos y medios de comunicación están involucrados en un entramado que pone de manifiesto la injerencia estadounidense en América Latina.


La vendedora de alfombras


Sania Elias Zaitoum El Mayek era una ciudadana libanesa que arribó a Ecuador durante los años '80. A partir de allí pasó a ser Leila Hadad Pérez, con un documento falso que decía que había nacido el 13 de febrero de 1950 en Otavalo (Imbabura).


Según explicó el diario El Telégrafo su misión era “controlar y dirigir” la inteligencia de la Policía y las Fuerzas Armadas (FF.AA.) ecuatorianas. "Incluso, hay testimonios de que ella realizaba movimientos de cargos de oficiales superiores y subalternos", reveló el medio ecuatoriano.


Conocida como la agente ‘Swat’ de la CIA abrió en Quito un salón de belleza y posteriormente un almacén de venta de alfombras que le servían como fachada.


Sin embargo para 2007, luego de algunos incidentes públicos que incluso hicieron que se sospechara de su verdadero trabajo, perdió el control. De acuerdo al documento desclasificado el comandante de la Policía de aquel entonces, Bolívar Cisneros, mantuvo una posición “incomprensible” para los planes de la agente. “Leila nunca elaboró un perfil real del General Cisneros", agrega el texto y apunta que "se tiene evidencia que Cisneros ordenó la detención de Leila en su salida del país hacia los EE.UU. meses atrás”.


La CIA no se detiene


Sin embargo, el hecho de tener que retirar a una de sus principales agentes no detuvo el accionar de la Agencia. Mario Pazmiño, entonces director de inteligencia del Ejército de Ecuador, siguió reportando a la base en Miami.
El documento sostiene que la tarea de Pazmiño era crear confrontación al interior de las FF.AA. y “alimentar elementos colaboradores de la Embajada Americana e incrustados también en las FF.AA., instituciones civiles (Comisión anticorrupción, Fiscalía, etc.) y hasta la prensa”.


Tras el ataque a Angostura, perpetrado en marzo de 2008 por el Ejército colombiano contra una célula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Pazmiño fue relevado de su cargo por fallas de información. En ese ataque murió el dirigente guerrillero Raúl Reyes y Pazmiño acusado de no haber transmitido a tiempo su conocimiento del ataque.
El "peligro" de Correa y la base de Manta


Cuando Rafael Correa se postuló para la presidencia en 2007, en un cable posteriormente difundido por Wikileaks la embajadora de EE.UU. en el país andino, Linda Jewell, informó: “Si bien ninguno de los candidatos devolverá la relación bilateral a los días felices (...) ninguno de los principales contendientes afectaría a los intereses USA tan a fondo como Correa".


Una de las principales preocupaciones norteamericanas era que se reforzara el "eje chavista" y el posible desmantelamiento de la base de Manta, lo que finalmente se hizo efectivo en 2009. La retirada de la base, ordenada por el nuevo jefe de Estado provocó que “el manejo de la inteligencia se debilite”, según revela el informe.


Por esto, desde que asumió la presidencia y dio comienzo a la Revolución Ciudadana la CIA intentó desestabilizar al gobierno de Correa. El texto se propone generar “una crisis militar, social y política" para fomentar "el mismo escenario que en Venezuela". Además explicíta que "una crisis en lo militar pondría en apuros al Gobierno”.


Finalmente, en relación a los medios de comunicación plantea "tener presente que, la actuación de Ecuavisa por parte de Carlos Vera, se produce con facilidad" así como también el diario Expreso captó "la idea de caotizar al gobierno con una crisis".


La respuesta del gobierno


Mediante una serie de mensajes en su cuenta de Twitter, este lunes Rafael Correa denunció esta operación y como sigue actuando la CIA en el país.

Publicado enInternacional
Turbulencia en Brasil no deja ver el futuro de Rousseff

Este martes se confirmó que cualquier previsión relacionada con el futuro de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, puede perder sentido rápidamente; tal es la volatilidad del ambiente político. En un escenario turbulento y confuso resulta muy difícil adoptar tácticas de emergencia, y las estrategias de ambos bandos se revelaron, hasta ahora, insuficientes para definir con anticipación los resultados buscados. Ni siquiera Lula da Silva, negociador extremamente hábil, logró conquistar terreno mínimamente seguro, al menos hasta ahora.


Luego de la derrota sufrida el lunes, cuando por 38 votos a favor y 27 en contra la Comisión Especial de la Cámara de Diputados recomendó aprobar la destitución de la presidenta, gobierno y oposición tratan de trazar los pasos siguientes. El resultado, aunque esperado, dejó un sabor amargo a los oficialistas, que esperaban una distancia menor.


El enfrentamiento entre Rousseff y el vicepresidente Michel Temer es de antagonismo explícito y virulento. Temer conspira con la desenvoltura de quien sabe que no hay cómo recuperar el diálogo ni la convivencia, sea cual fuere el resultado. Con eso, las posturas se hicieron más radicales.


Los cabilderos de Dilma siguen presionando a los legisladores indecisos. El gobierno ofrece, como moneda de cambio, puestos y cargos si logra mantenerse. La oposición insinúa lo mismo en una nueva presidencia.


Nadie confía en nadie, ni quien ofrece ni quien se compromete. La velocidad a que suceden los acontecimientos sirve de combustible para mantener la temperatura política en elevadísimos niveles.


Ya no se trata de un panorama un tanto movedizo que cambia cada dos o tres días: la verdad es que Brasil vive momentos frenéticos, y el escenario turbulento puede llegar a cambiar dos o tres veces en un solo día.


Hasta el lunes por la mañana, por ejemplo, la sensación general era que el gobierno había logrado contener la marea opositora. El resultado en la Comisión Especial de la Cámara de Diputaods, pese a lo esperado, fue una cubetada de agua fría. Por más que Lula da Silva reitere, como hizo en un acto multitudinario aquella noche en Río, que lo que importa es la votación en el pleno, creció, principalmente entre los partidos medios y pequeños que se decían indecisos, la sensación de que la derrota de Rousseff se acerca más.


Ayer, dos defenestraciones fortalecieron el optimismo de los que defienden el golpe institucional: el Partido Progresista (PP), que cuenta con 47 diputados –la cuarta bancada en la cámara baja– y el Partido Republicano Brasileño (PRB), que ocupa 22 escaños, rompieron con el gobierno.


Sin embargo, las peculiaridades insólitas del escenario político brasileño atropellan cualquier lógica: lo decidido ayer no significa, necesariamente, que el golpe institucional sumó 69 votos. Una cosa es lo que determina el partido y otra lo que hacen los honorables diputados. A cambio de algún puestito o un carguito mínimamente relevante, algunos o muchos legisladores pueden muy bien votar en apoyo a la mandataria. Y es precisamente sobre eses supuestos independientes que los negociadores de Rousseff se lanzan con manos ávidas.


Un detalle interesante: el PP es el partido con mayor número de involucrados en las investigaciones de la Operación Lavado Rápido, que combate la corrupción llevada a cabo por las constructoras en estatales. Y el PRB responde directamente a la Iglesia Universal, la más rica y poderosa de las sectas evangélicas, cuya influencia en el Congreso es grande. ¿Qué clase de identidad política o ideológica pueden tener con el PT?


La verdad es que nadie puede prever nada a estas alturas del temporal: ni los que preconizan el golpe institucional, ni el gobierno.


Así, cada bando traza su línea de acción. El presidente de la Cámara de Diputados y vigoroso defensor del golpe, Eduardo Cunha, determinó que la votación decisiva empiece a las dos de la tarde del domingo. Primero llamará a votar los diputados del sur, más propensos a la destitución. Con eso pretende presionar a los indecisos, ya que el principal respaldo al PT está en las bancadas del norte y noreste.


Cunha eligió el domingo porque pretende llenar las calles del país con los que defienden el golpe. La Globo, emisora abierta que integra el mayor conglomerado de comunicación de América Latina, transmitirá la votación en directo. Por primera vez en décadas no habrá futbol en un domingo brasileño: cualquier arma sirve para presionar a los diputados a votar la destitución de Rousseff. Los 54 millones y medio de votos obtenidos en 2014 valen menos que el deseo de alcanzar por el golpe institucional el poder que les fue negado en las urnas.


Sin embargo, y en una demostración de creciente movilización, el PT, los movimientos sociales y agrupaciones cercanas al partido también se lanzarán a las calles. Habrá presión de los dos lados.


El horizonte permanece indefinido. Y si no hay consenso ni en una dirección ni en otra, queda claro que, gane quien gane, será muy difícil alcanzar niveles mínimos de gobernabilidad para sacar el país de la profunda crisis en que se encuentra, con la peor recesión en más de medio siglo, con proyecciones alarmantes para la economía y con el Congreso paralizado.
Lo más inquietante es que, de aquí al domingo, semejante panorama puede empeorar aún más.

Publicado enInternacional
Viernes, 18 Marzo 2016 07:31

Brasil: sin izquierda y sin rumbo

Brasil: sin izquierda y sin rumbo

Una de las principales características del caos sistémico es la opacidad y la imprevisibilidad de los escenarios geopolíticos y políticos, globales y locales, fruto en gran medida de las transiciones en curso y de la superposición de diversos actores que influyen/desvían el curso de los acontecimientos. En suma, una realidad hipercompleja en la que es posible visualizar las grandes tendencias, pero no es tan sencillo comprender la coyuntura. En todo caso, una realidad resistente a las simplificaciones.


Los recientes sucesos en Brasil, la detención de Lula y su posterior nombramiento al frente del gabinete ministerial, y las manifestaciones del pasado domingo, parecen precipitar los acontecimientos. Sin embargo, no será sencilla la destitución de la presidenta Dilma Roussseff para poner fin al gobierno del Partido de los Trabajadores (PT), ya que la oposición también está afectada por la falta de credibilidad. Lo que se terminó en Brasil fue un periodo más o menos prolongado de estabilidad política y económica, ya que no existe una coalición capaz de estabilizar el país.


Veamos las que creo que son las tendencias principales, con sus respectivas contratendencias.


La primera es que resulta evidente que existe una potente ofensiva destituyente contra el gobierno y el PT, por parte de las derechas: los grandes medios, el capital financiero brasileño e internacional, Estados Unidos y, según parece, una parte del aparato judicial. La operación Lava Jato (Lavado Rápido) sería parte de esta ofensiva que se acentúa a medida que el escenario global se polariza.


Sin embargo, diversos analistas cercanos a la izquierda opinan lo contrario y no miden la actuación de la justicia por los impactos políticos. El sociólogo Luiz Werneck Vianna sostiene que “la naturaleza de la operación Lava Jato es republicana y su función es denunciar el contubernio entre la esfera pública y la esfera privada” (http://goo.gl/XnMEDo). Agrega que quienes denuncian al Lava Jato como maniobra de la derecha defienden pequeños intereses y que la relación entre lo público y lo privado había llegado a extremos que clamaban una intervención.


La segunda tendencia es la disolución de las izquierdas. Hay personas que dicen cosas que parecen de izquierda, pero no existe fuerza social y política con valores y actitudes de izquierda. El más importante intelectual de izquierda brasileño, el sociólogo Francisco de Oliveira, sostiene que no hay lucha de ideas y de posiciones políticas, apenas desfiles callejeros, y que la izquierda no tiene capacidad de convocatoria. “La izquierda está sin rumbo –dice–. Yo mismo soy de izquierda y estoy sin rumbo” (http://goo.gl/67nxKq).


Un síntoma de la inexistencia de izquierda es la incapacidad de autocrítica, no sólo por los políticos y dirigentes, sino también por los llamados intelectuales que, en su inmensa mayoría, culpan de todo a la derecha y a los medios y son incapaces de tomar en cuenta los datos que contradicen su análisis. El pasado domingo los manifestantes, que se supone son de derecha, abuchearon y echaron a los principales dirigentes de la oposición, el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, y el senador Aecio Neves, del Partido Social Demócrata Brasileño, al grito de ladrones y oportunistas.


¿Cómo encajan estos hechos en el análisis simplista de los intelectuales de izquierda? Las denuncias más demoledoras contra Lula y Dilma (y buena parte de los políticos de derecha) provienen de Delcidio Amaral, senador por el PT, elegido por Dilma para liderar el Senado. Antes había sido ministro de Minas y Energía bajo Itamar Franco (1994 y 1995) y director de Petrobras bajo Fernando Henrique Cardoso (2000 y 2001), y es considerado experto en negocios turbios (Página 12, 16/3/16). Este es el tipo de personas que el PT recluta desde que ocupa el gobierno.


No hay izquierda porque el PT se encargó de aniquilarla, política y éticamente. Lula fue durante años el embajador de las multinacionales brasileñas. Entre 2011 y 2012 visitó 30 países, de los cuales 20 están en África y América Latina. Las constructoras pagaron 13 de esos viajes, la casi totalidad Odebrecht, OAS y Camargo Correa (Folha de Sao Paulo, 22/3/13). Es apenas una cara del consenso lulista. La otra es la domesticación de los movimientos.


Es cierto que hay una contratendencia desde abajo marcada por un nuevo activismo social, que se manifestó en 2013 con el Movimento Passe Livre, luego con las ocupaciones de los sin techo, el nuevo activismo feminista y más recientemente con la ocupación de cientos de colegios secundarios. Pero estos movimientos ya no obedecen a la vieja lógica (correa de trasmisión de los partidos), sino a nuevas relaciones sociales, entre las que destaca la autonomía de los partidos y los sindicatos, la horizontalidad y el consenso para tomar decisiones.


La tercera tendencia es el fin de la hegemonía de los diversos actores políticos o sociales. Una sociedad sin hegemonía quiere decir una sociedad caótica, desordenada, en la que ninguna instancia tiene legitimidad ni capacidad para determinar los rumbos que se toman. Para la izquierda institucional y electoral, y para los profesionales del pensamiento, esto es un horror, un peligro del que se debe huir. Para quienes apostamos al autogobierno de pueblos y comunidades, es una posibilidad real de expropiar a los expropiadores, ya que es la antesala de un colapso sistémico.


Con dos condiciones. Una, que no se crea que el viejo mundo caerá sin afectarnos. Seremos parte del naufragio, estaremos en peligro, tanto como los sectores populares. Esto no es ni bueno ni malo, es el precio a pagar para tener la posibilidad de crear un mundo nuevo.


La otra es que no existe la menor certeza. Lo previsible es el Estado, las instituciones, las multinacionales. El colapso es una apuesta, pero no un juego, en el que ponemos el cuerpo y nos arriesgamos a perderlo todo, para imprimirle un cambio de rumbo a la humanidad.

Publicado enInternacional
Jueves, 03 Marzo 2016 05:59

Bomba política contra Dilma

Bomba política contra Dilma

En las “delaciones premiadas” de once altos ejecutivos de la constructora Andrade Gutiérrez, se admite que la empresa donó unos dos millones y medio de dólares de manera ilegal a la campaña de 2010 de Rousseff.


El conturbado y turbulento escenario político brasileño vio explotar el martes una bomba cuyo poder nadie puede, al menos por ahora, mensurar: se supo que en las “delaciones premiadas” de once altos ejecutivos de Andrade Gutiérrez, segunda mayor constructora del país, se admite que la empresa donó cinco millones de reales (al cambio de la época unos dos millones y medio de dólares) de manera ilegal a la campaña que en 2010 culminó con la elección de Dilma Rousseff.
La “delación premiada” es un beneficio concedido a presos que colaboren con las investigaciones. No es considerada prueba definitiva por los tribunales, sino una contribución decisiva para que las investigaciones avancen sobre terreno sólido. Si no se comprueba lo que el “delator” relató, las penas a que eventualmente sea sometido se agravan. Si se comprueba, las penas son substancialmente reducidas.


De comprobarse, el caso que involucra directamente a la actual mandataria no tendrá consecuencias jurídicas, una vez que se refiere a la elección de un mandato que ya terminó. Pero significará un golpe prácticamente fatal para su gobierno, que siempre reiteró que no hubo “caja dos”, o dinero ilegal, en sus dos campañas, la de 2010 y la de 2014. Ahora mismo el Tribunal Superior Electoral analiza denuncias del principal partido de la oposición, el PSDB, de que hubo recursos originados en coimas y desvíos de dinero de estatales en la campaña de 2014.


Los ejecutivos de la Andrade Gutiérrez dicen haber cubierto deudas de la campaña de 2010 a través de contratos forjados con una empresa que trabajó en aquellas elecciones. Se trató de un recurso contable para justificar los gastos, porque los servicios jamás fueron prestados a la constructora: por detrás de la apariencia legal, lo que hubo fue dinero ilegal para cubrir gastos electorales.


Ahora, le toca a la Policía Federal, que actúa como cuerpo de policía judicial, comprobar las denuncias. Pero, explotada al extremo por los medios hegemónicos, especialmente la televisión, la noticia es arrasadora para una presidente ya prácticamente inmovilizada por el torbellino político.


Es la primera confesión directa indicando que hubo ilegalidad en la elecciones de Dilma Rousseff desde que se desató la Operación Lavado Rápido. Dicen los delatores que la constructora atendió a pedidos de uno de los tres coordinadores de la campaña. José Eduardo Cardozo, que el pasado lunes renunció al Ministerio de Justicia ha sido uno de los tres.
Por la noche del martes corrían rumores en Brasilia de que “hay mucho más” en las delaciones de los ejecutivos de la Andrade Gutiérrez, y que se harán nuevas revelaciones “cuando la Justicia juzgue conveniente”.


Otro blanco de la campaña incesante contra el gobierno y el PT, el ex presidente Lula da Silva, principal figura del escenario político brasileño, también se ve muy presionado por la alianza entre la policía judicial, los medios de comunicación y un juez provinciano de primera instancia, Sergio Moro, quien muestra, con intensidad creciente, claros síntomas de padecer de una aguda hipertrofia del ego: nada parece seducirlo más que prender sin acusación formal hasta que el preso acepte hacer la ‘delación premiada’. La extrema urgencia de Moro en investigar al gobierno y al PT es el contrapunto exacto a la infinita lentitud con que se mueve cuando los sospechosos son de partidos de la oposición.


El lunes por la noche se admitió formalmente que Lula da Silva está bajo investigación de la “Operación Lavado Rápido”. El motivo: averiguar si no recibió “ventajas indebidas” mientras ocupó la presidencia. No se aclara qué tipo de ventaja, ni cómo, ni cuándo. Poco importa: como ya quedó hartamente evidenciado, lo que interesa es desgastar su imagen hasta inviabilizar una eventual postulación en las elecciones del 2018.


A Lula, se lo acusa de todo. Quieren pruebas de que efectivamente profirió las charlas y conferencias por las cuales cobró honorarios de las constructoras que ahora se encuentran bajo investigación para comprobar si participaron, y hasta qué punto, en el esquema de coimas en la Petrobras. También se acusa a Lula de haber utilizado su imagen y sus contactos, luego de haber abandonado la presidencia, para favorecer empresas brasileñas –especialmente del sector de la construcción– en los países donde tenían intereses, principalmente en Africa y América latina. O sea, se acusa a Lula de hacer lo que hacen muchísimos ex mandatarios en todo el mundo, defendiendo intereses de empresas de sus respectivos países, empezando por Fernando Henrique Cardoso, su antecesor en la presidencia brasileña. Por fin, que es dueño de un departamento que no es suyo, y de una finca que es de uno de sus mejores y más antiguos amigos.


Hay fuerte preocupación, en Brasilia, por los desdoblamientos tanto de la acusación contra Dilma Rousseff como por las investigaciones sobre Lula da Silva. La turbulencia continúa a sacudir el escenario, y, con ella, permanece la parálisis de un gobierno elegido por 51 millones de brasileños y ahora cercado por todos los lados por una oposición que no se resigna a la derrota. Más: una oposición que cuenta con la solidaridad de un juez que hace de la justicia un espectáculo y un instrumento político a su favor.

Publicado enInternacional
Lunes, 23 Noviembre 2015 06:09

Petróleo, drogas y secuestros

Petróleo, drogas y secuestros

Los jihadistas recaudaron desde junio de 2014 –cuando Mosul cayó en su poder– unos 1220 millones de dólares. A esa suma llegaron producto de extorsiones, secuestros, saqueos de bancos y la venta de petróleo.


Los recursos con qué se financia el Estado Islámico (EI) desde su creación son muy diversos. Petróleo, donaciones privadas, tráfico de obras de arte, secuestros extorsivos, tráfico de drogas, trata de mujeres, el cobro de impuestos en los territorios que domina o el comercio de algodón, no importa cual fuere su origen ilícito o su fachada en apariencia legal. Los jihadistas utilizan camionetas Toyota último modelo como se ve cuando desfilan con sus fusiles kalashnikov en alto y en su cruzada virtual contra los infieles se apoyan en compañías de Silicon Valley, según acaban de denunciar los activistas y hackers de Anonymous. Estas situaciones llevaron a que las empresas sospechadas de mantener vínculos con el Califato desmintieran cualquier relación.


CloudFlare, valuada en mil millones de dólares según la agencia Bloomberg, es una startup especializada en la seguridad y accesibilidad de Internet, con base en Estados Unidos. En su declaración de guerra virtual contra el terrorismo, Anonymous la señaló como soporte de varias páginas vinculadas al Estado Islámico. Matthew Prince, su CEO, respondió que "albergar sitios vinculados al EI no es de ninguna utilidad para nosotros. Imagino que esta gente habrá pagado con tarjetas de crédito robadas y ése es un punto negativo para la empresa". A CloudFlare la acusaron de proteger, al menos, unas cuarenta webs relacionadas con los jihadistas.


Algo semejante ocurrió en octubre pasado con Toyota, la automotriz japonesa. Sus modelos Hilux y SUV Land Cruiser suelen aparecer en las imágenes triunfalistas del EI en Irak y Siria. Esas 4 x 4 cayeron por decenas en manos del Estado Islámico. Según quién lo cuente, fueron donadas por millonarios sauditas o qataríes o entregadas por el Departamento de Estado de EE.UU. y el gobierno británico, afirma el Instituto Ron Paul para la Paz y la Prosperidad fundado en 1970.


¿Cómo llegaron después a la zona controlada por el califato? Según el sitio español Mil21, "las flotas de todoterrenos Toyota que abastecen a miles de jihadistas son descargadas en puertos de Turquía para su posterior envío a Siria e Irak a través de la frontera turca. Una vez que llegan a puerto, los vehículos son almacenados en carpas con las llaves puestas y los depósitos llenos hasta que son recogidos por los islamistas".


La misma fuente señala que "el Departamento del Tesoro de Estados Unidos llegó a pedir explicaciones a la marca japonesa, contestando los responsables de Toyota que siempre vendían a empresas de países legalmente establecidos y no eran responsables de que sus vehículos fueran posteriormente modificados para montar armamento en la plataforma posterior".


Ed Lewis, director de política pública y comunicaciones de la sucursal de Toyota en Washington, citado por ABC News, comentó: "Es imposible para cualquier fabricante de automóviles controlar perfectamente cómo los vehículos pueden ser objeto de apropiación indebida, robo o revendidos por terceros independientes". En 2014, la multinacional japonesa comercializó alrededor de 820 mil vehículos solo en países de Medio Oriente.


"Toyota tiene una política estricta de no vender vehículos a potenciales compradores que puedan usarlos o modificarlos para llevar a cabo actividades paramilitares o terroristas. Hemos establecido procedimientos con el fin de impedir que nuestros productos sean utilizados para un uso militar no autorizado", agregó Lewis.


Más allá de los casos recientes de CloudFlare y Toyota, las fuentes de financiamiento del Estado Islámico son diversificadas. La Rand Corporation, un think tank de la Fuerza Aérea de Estados Unidos con poderosos intereses en la industria militar, sostiene que los islamistas recaudaron desde junio de 2014 –cuando Mosul, la segunda ciudad iraquí cayó en su poder– unos 1220 millones de dólares. A esa suma llegaron – según Rand– producto de extorsiones, secuestros, saqueos de bancos y la venta de petróleo.


Algo muy distinto piensa Daniel Estulin, un escritor nominado al Pulitzer y ex agente de contrainteligencia ruso. Autor de un libro reciente sobre el tema, Fuera de Control, publicado por Planeta, dice que "Estados Unidos y sus socios, arman, financian y protegen al Estado Islámico" con el objetivo de controlar Oriente Medio, Asia Central y el norte de Africa. También detalla que "nos encontramos ante una iniciativa liderada por Estados Unidos para azotar la región por medio del Estado Islámico y sus fuerzas asociadas, con el fin de acabar totalmente con la estabilidad y la capacidad de Siria, Irak e Irán de coordinar cualquier acción militar, económica o política significativa".


En la guerra de la información que desató Anonymous contra ISIS, los activistas virtuales filtraron datos personales de sus integrantes y de las empresas que les darían cobertura. CloudFlare es la más poderos

a de ellas. Se estima que sus acciones cotizarán en la bolsa en 2017. Entre sus clientes más grandes están Goldman Sachs Group y el Bank of America.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Daniel Estulin: "Reino Unido es 
la base central del terrorismo internacional"

El escritor, exespía del KGB, presenta un libro en el que denuncia que detrás del yihadismo del EI hay un plan de la élite británica, norteamericana y saudí —"los tres grandes estados terroristas"— para crear un nuevo orden mundial.



MADRID.- Los jueces del Supremo de la República Checa lo propusieron para el Nobel de la Paz, pero la semana pasada se quedó compuesto y sin novia. En 2014, este exagente del contraespionaje ruso reconvertido en narrador del desconcierto se quedó sin el Pulitzer y convencido de que nunca se lo van a dar.

Primero fue La verdadera historia del Club Bilderberg en el que denunciaba la existencia de un gobierno invisible formado por la élite mundial. Ahora, en Fuera de control, asegura que esos mismos poderes fácticos —con la Corona británica al frente— son los creadores y promotores del Estado Islámico. 

Afirma que el objetivo es crear un nuevo orden mundial y que, tras la desestabilización de Irak y Siria, vendrán Irán y Rusia. Y no le tiembla el pulso ni en Twitter a @EstulinDaniel, soviético —que "no lituano"— confeso admirador Vladimir Putin.


Con estas cosas que cuenta ¿se puede dormir bien por las noches?
Como un niño. Al fin y al cabo, me pueden matar sólo una vez. Dos no pueden.


¿Por qué? ¿Qué cuenta 'Fuera de Control'?
El libro demuestra cómo Occidente creó, financió y desató el terror del Estado Islámico en el mundo. Olvida todo lo que te han contado hasta ahora. Lo que nos venden como verdad es el cinismo en estado puro.


Tendrá pruebas para demostrarlo...
En el libro hay 704 fuentes de información, pero tengo más de 70.000 páginas de documentos oficiales. El libro comienza asegurando que "la guerra contra el terrorismo" de George W. Bush es una "invención". Es una quimera, no existe. Es un cuento para asustar a la población.


¿También el atentado contra las Torres Gemelas?
No me gusta entrar en ese terreno. Si te contara la verdad me llamarían conspiranoico.


Cuéntemela. ¿Quién atentó contra el WTC?
¿Alguna vez miraste en el diccionario lo que significa ground zero? La zona cero es el punto de explosión atómico o nuclear. Con eso lo digo todo.


Pero ¿por qué atentarían los poderosos occidentales contra el símbolo del poder financiero?
¿Y por qué cambiar lo que funciona? El autoatentado del Reichstag permitió a Hitler y Goebbels justificar el control de los partidos políticos, la persecución de los judíos y la entrada en la II Guerra Mundial.


Sin embargo, lo que usted denuncia nunca apareció en la prensa norteamericana ¡que se tiene por una de las más libres del mundo!
Porque los medios de comunicación forman parte de la élite mundial. Ningún medio es libre. El Chase Manhattan Bank controla más del 5% del NY Times. Ningún medio norteamericano es libre.


Dice 'Fuera de Control' que el objetivo es crear un nuevo orden mundial, "la Nueva Edad Media".
Desmontaron Yugoslavia, la URSS; en la India crearon Pakistán para que actuase como buffer zone contra los intereses soviéticos; Sudan era un país y ahora son dos; quieren hacer lo mismo en Irak... Cualquier territorio tiene el sello británico, made in England, de control supranacional del mundo entero.


¿También el atentado contra las Torres Gemelas?
No me gusta entrar en ese terreno. Si te contara la verdad me llamarían conspiranoico.


Cuéntemela. ¿Quién atentó contra el WTC?
¿Alguna vez miraste en el diccionario lo que significa ground zero? La zona cero es el punto de explosión atómico o nuclear. Con eso lo digo todo.


Pero ¿por qué atentarían los poderosos occidentales contra el símbolo del poder financiero?
¿Y por qué cambiar lo que funciona? El autoatentado del Reichstag permitió a Hitler y Goebbels justificar el control de los partidos políticos, la persecución de los judíos y la entrada en la II Guerra Mundial.


Sin embargo, lo que usted denuncia nunca apareció en la prensa norteamericana ¡que se tiene por una de las más libres del mundo!
Porque los medios de comunicación forman parte de la élite mundial. Ningún medio es libre. El Chase Manhattan Bank controla más del 5% del NY Times. Ningún medio norteamericano es libre.


Dice 'Fuera de Control' que el objetivo es crear un nuevo orden mundial, "la Nueva Edad Media".
Desmontaron Yugoslavia, la URSS; en la India crearon Pakistán para que actuase como buffer zone contra los intereses soviéticos; Sudan era un país y ahora son dos; quieren hacer lo mismo en Irak... Cualquier territorio tiene el sello británico, made in England, de control supranacional del mundo entero.


¿Israel qué pinta?
Muchísimo. En 1992, el informe Ynon hablaba de la necesidad de rehacer Oriente Medio para que Israel pudiera extenderse. Eso se hace debilitando a los estados. Puedes hablar de revoluciones, de primaveras árabes, pero quienes sacan beneficio de estas debilidades regionales son Israel y Arabia Saudí, que tienen enemigos comunes como Irán.


¿Pero qué gana Occidente del caos?
El infierno en la tierra es fantástico para la élite supranacional que puede crear su nuevo orden. Desmontan los estados; después viene Al Qaeda, el EI; a continuación el ejército norteamericano, las ONG... Y finalmente las grandes empresas encargadas de la reconstrucción. Desestabilizan para poder controlar después a nivel supranacional.


¿Cuál es el papel de Rusia?
Rusos y chinos saben que los poderes fácticos supranacionales no van a parar en Siria. Después vendrá Irán y, a continuación, Rusia. Es obvio. Pero imagínate un mundo sin Rusia en medio. Es el país que está haciendo de balanza entre absolutamente todo.


¿Y el papel de España?
España nunca pintó nada en ningún lugar. Siempre ha sido África del Norte. En cualquier país serio se piensa en España como un país de putas y gambas. Que un país use el negocio de las drogas y la prostitución para colorear su PIB ya lo dice todo.


¿Por qué dejó usted el KGB?
Estuve 12 años, pero entré en la época más oscura de Rusia. Me marché cuando nos quedamos sin apoyo, con armas que no tenían balas, cuando llamábamos para pedir ayuda y no nos cogían el teléfono... Me quemé y me marché.


¿Y el exespía lituano que opina de su excolega Vladimir Putin?
No soy lituano, soy de la República Soviética de Lituania. Me encanta Putin. Ha devuelto el orgullo que le pisaron al país en los años 90, cuando el 40% de la población lo perdió todo de un día para otro.


¿Qué viene tras el Club Bilderberg y el "yihadismo occidental"?
El libro que sale ahora no lo empecé ayer; tiene detrás muchos años de investigación. Creo que la parte oscura de las grandes entidades financieras puede ser un tema interesante. ¡Hay tanto que no conocemos!


¿Por qué 'Fuera de control'? ¿Porque a 'los malos' se les puede ir de las manos?
Se les va a ir de las manos, como se les ha ido todo siempre de las manos.


¿No le preocupa que le llamen conspiranoico?
Así me definían cuando salió El Club Bilderberg hace 10 años. Después me nominaron al Pulitzer y al Nobel de la Paz. Duermo bien porque tengo claro que ya he ganado mi hueco como un investigador serio que juega en la Liga de Campeones.


Entenderá que cueste creerle...
Nada de esto tiene sentido si lo miras con la perspectiva de una persona sana de mente. Hay que dejar la escala de valores en la nevera, cerrarla y mirar sin prejuicios. Es la única forma de entender una cosa como esta.

Publicado enInternacional
Lunes, 28 Septiembre 2015 10:51

La libertad de la literatura

La libertad de la literatura

La ficción es una de esas pocas áreas de libertad que existen en nuestros días, y desde donde cabe oxigenar espacios nuevos y frescos de pensamiento y vida.


Hubo una época en la que las distinciones entre géneros no existía. Bueno, en realidad, ha habido dos momentos así. La Grecia antigua, en particular durante el período arcaico, no establecía distinciones entre los géneros literarios y, por derivación, estéticos y de pensamiento. El otro momento fue durante el Quattrocento. Entre ambas épocas y después del Renacimiento, hasta nuestro días, han imperado las distinciones de géneros literarios y, por tanto, de la realidad misma.


La más reciente novela de U. Eco, Número cero, 2015, es un divertimento que pone de relieve la libertad de la ficción. Eco juega con un personaje secundario, a decir verdad, alrededor de un proyecto truncado desde el inicio y que jamás verá la luz pública, con un equipo gris de editorialistas y periodistas, alrededor de un momento cualquiera de la Italia contemporánea. Y Eco juega con las teorías de la conspiración —la CIA, el Vaticano, la organización Gladio, la OTAN, la masonería, el terrorismo de estado y la mafia, las Brigadas Rojas y los comunistas, y en cada caso nombres propios en un campo y en otro.


El más importante autor de la semiótica contemporánea —de lejos más prolífico y agudo que R. Barthes o J. Kristeva, para mencionar de pasada dos nombres—, acude, una vez más, a la literatura para permitirse a sí mismo un jugueteo —con la verdad y la realidad. Así: "la", en singular y definida.


Los científicos son gente seria —en ocasiones demasiado serios, acaso rayando ese espíritu de pesantez de que hablaba Pessoa—, y en la tradición de la corriente principal de pensamiento (mainstream science) —esto es, la ciencia normal; esa que produce gente normal—, se abocan a una idea, hoy por hoy ya caduca. La idea de que existe y es posible una sola verdad. "La" verdad, como dicen ellos, y repiten los demás. Y concomitantemente, claro, "la" realidad.


La ficción es una de esas pocas áreas de libertad que existen en nuestros días, y desde donde cabe oxigenar espacios nuevos y frescos de pensamiento y vida. Eco sabe que lo que dice sobre los acontecimientos que marcan desde la muerte de Mussolini hasta bien entrados los años 1980 es cierto. Y que puede decirlo sin necesidad de aportar evidencias ni pruebas, certezas ni demostraciones.


"La" verdad no sabe —y sus áulicos, albaceas y fideicomisarios tampoco— de matices, gradientes, opacidades, claroscuros, trompe–oeuil, dobles sentidos, ambigüedades, ambivalencias, silencios dicientes, mentiras blancas y tantas otras formas que constituyen y abundan en la vida diaria. Y así, la ciencia que hace de "la" verdad su patrimonio, se pierde una gama, profunda y rica de realidades y posibilidades.


Hubo un momento —¡dos!— cuando no se establecía distinciones entre la lírica y el drama, la tragedia y la comedia, la prosa y el verso; en fin, entre la filosofía y la ciencia, o entre las artes y la filosofía, por ejemplo. Fueron dos momentos cuando la ciencia y la filosofía —o lo que se les aproxima— no eran contenidos teóricos, sino formas de vivir el mundo y la vida. Épocas prolíficas como pocas. Antes y después de que imperara el análisis —que es, por definición, compartimentación, división, fragmentación—, y por derivación, jerarquización y exclusión. Debemos poder dejar de analizar.


Combinado con humor plano tanto como intelectual, elementos bien adobados de cultura y erudición, Eco suelta sus verdades y las cobija bien con los mil pliegos que tiene la ficción. Al escritor no le importa que sus enunciados sean verdaderos, con tal de que sea plausibles y verosímiles, razonables, convincentes y divertidos. Siempre resuena desde las artes y la buena literatura aquello, según lo cual: si non è vero è ben trovato. Al fin y al cabo la vida no se funda en la verdad ni depende tampoco de ella. La vida se hace posible ante todo como libertad y sus modos: autonomía, independencia, y no en última instancia, autarquía (siendo aquí generosos).


Hay que decir las cosas, y ya decirlas tiene su valor, un claro principio de coraje. Pero hay que saber decirlas, esto es, narrarlas. Esta es la diferencia entre el sentido común y el arte. Aquel es chabacano y burdo, y siempre habrá que transformarlo radicalmente. Éste otro, en contraste, es libre como ninguno, sutil, fino.


Ya las figuras de los trovadores, los aedos —esos mismos que Platón y Aristóteles que de muchas cosas sabían pero jamás de libertad, odiaban y proscribían de sus Liceo, Academia y República—, los juglares e incluso los bufones eran portadores de verdades como las de la vida misma: y no era jamás lo suyo demostrarlas o aportar evidencias. A todos ellos les bastaba con poder decir las cosas sin ataduras, aunque siempre con algo de riesgo.
Y riesgo es el que tiene uno de los personajes de la novela de Eco: Braggadocio —un nombre por sí mismo hilarante—; el personaje en quien Eco pone en su boca todas las verdades acerca de las cochinadas de los poderes, sus intereses y las manos untadas de sangre, siempre, por definición. No en vano, coherentemente, Braggadocio terminará apuñalado por la espalda en un callejón de esos que existen en las ciudades o que se inventan los autores.


El establecimiento, según parece, exige sentido de pertenencia, lealtad, fidelidad y otras formas eufemísticas de autoenajenación. Y el establecimiento —y todo lo que "eso" pueda significar—, nada castigo más fuerte que el criterio propio, la libertad y la independencia. Pide filiaciones y estudia con minucia redes y codependencias.


La vida auténtica se quiere libre, sin ataduras. Existen, allá afuera, varias puertas de libertad. Sin la menor duda, la literatura es una de ellas.

________________________________________
COLETILLA: Justamente, en un momento en el que el primer ministro japonés acaba de escribir una carta a todas las universidades japonesas prohibiendo las humanidades y las ciencias sociales, en nombre de producir profesionales y científicos con habilidades "pertinentes" para sus crisis. Afortunadamente los dos rectores de las más importantes universidades ya le contestaron con su negativa. Y el mundo sensato alrededor del mundo se unió a la necesidad de esos espacios de libertad e independencia: las humanidades, y con ellas, las ciencias humanas y las sociales.

Publicado enCultura
Bandas paramilitares, narcotráfico, y poder político y económico en Colombia y la frontera con Venezuela

En Sevilla, pueblo al norte del departamento del Valle del Cauca, Colombia, Artemo, joven comerciante de carnes, al comienzo de una noche cualquiera se despidió de su socio y de la última vecina de la cuadra que le acababa de comprar una libra de asadura, o cacheo, o desperdicios, la incierta combinación de vísceras de res, corazón, hígados, intestinos, etc., que se fríen en su propia grasa y es indicada para elevar los niveles de colesterol. La pobreza no permite ningún miramiento en dietas.

Artemo tenía una hija a la que amaba y una ex mujer a la que no odiaba demasiado. Más o menos tranquilo en cuanto a los afectos, por dentro lo carcomían las difíciles condiciones económicas. No debía una gran suma, pero la que tenía era suficiente para trasnocharlo. El monto adeudado no estaba lejos de sus alcances, pero las condiciones del préstamo sí bastaban para hacerle trizas la tranquilidad a cualquiera.

Al día siguiente, Artemo no abrió el negocio a las 6 de la mañana, como de costumbre. Tampoco lo hizo a las 8, o a las 9, o más tarde. Al mediodía, su socio, luego de llamarlo en vano varias veces al teléfono celular, fue hasta la casa, a unas cuadras. Un rato después de no conseguir ninguna respuesta a sus llamados, se tomó el atrevimiento de empujar la puerta con fuerza e ingresar. Halló a Artemo en el cuarto del fondo colgado de una viga del techo. Hacía varias horas que se había suicidado, según dictaminó el médico forense. No dejó mensajes o nota alguna.

Una semana antes, Artemo había recibido una amenaza seria. Se lo comentó al socio, en secreto. Si no pagaba la deuda junto a los copiosos intereses que se habían venido sumando con cada día de retraso, le matarían la hija, la ex mujer, y los padres, y luego él, en tal orden. Tanto Artemo, como el socio eran conscientes de que no se trataba de una broma o una exageración. Así, o casi así, habían hecho con Antonio, y con Marco, y con otros conocidos que de la noche a la mañana habían caído en la espiral sin fondo de los préstamos "gota a gota", que controlan con mano de hierro las bandas paramilitares de la región.

A nuestro personaje le habían prestado 400 mil pesos, menos de 150 dólares, unos meses atrás, para salir de algún atolladero. Pagó día tras día los altísimos intereses del 10% diario durante un buen tiempo, pero las cosas se complicaron y empezó el retraso con las cuotas, intereses que fueron acrecentando la obligación inicial, hasta que la cifra se salió de los márgenes en pocas semanas.

En Colombia, la estructura paramilitar de otros tiempos ha evolucionado hacia formas más sofisticadas de penetración y control social: Las llamadas "Bandas criminales", que no son otra cosa que entidades atomizadas, pero organizadas y coordinadas, de los paramilitares, dominan una extensa gama de los negocios y el comercio del país. En unos participan activamente, en algunos más son una especie de armazón parasitario, mas insoslayable.

Es un andamiaje de bandidos que ya no opera sólo desde arriba, apropiándose de los recursos de la salud, la educación o de la riqueza de los megaproyectos económicos, como hace años, sino que empieza carcomiendo la bases más elementales de la sociedad. Afecta desde la esquina, la cuadra más pobre, el negocio informal, el establecimiento medio surtido, asciende por la buseta del barrio, el mini mercado, la peluquería de medio pelo, hasta llegar a las estructuras del contrabando organizado, como algunos comercios de los San Andresito, cuyos comerciantes protestan en masa y a pedrada limpia ante la sola amenaza del gobierno de legalizarlos, la distribución de partes de automotor, alimentos, electrodomésticos, los almacenes de cadena, aquello que mueve dinero en el país. Es decir, todo.

Lo cierto es que son pocas las actividades económicas, transacciones, flujos de dinero, cultivos, establecimientos, legales e ilegales, que hoy en día pueden permanecer al margen de la acción criminal organizada del cruce entre paramilitarismo y narcotráfico. Operan en los pequeños pueblos de la Costa Atlántica y en las ciudades intermedias del interior, en los pueblos polvorientos de los Llanos Orientales y en la propia capital de la república, en las aldeas insondables del Chocó y en las dos o tres esquinas para mostrar de Medellín. Por supuesto, tienen tomadas las fronteras, y, de manera particular, los extensos límites con Venezuela, históricos, activos, fulgurantes, indivisibles, que superan los 2.200 kilómetros.

Controlan la piratería, el contrabando de mercancías, gasolina y personas, el tráfico de drogas, la especulación monetaria, la compraventa de bolívares y pesos y la fachada de las casas de cambio, son prestamistas y usureros. El estado colombiano, en los tiempos de Álvaro Uribe, como es bien sabido, no sólo fue permisivo, sino que auspició y fortaleció el paramilitarismo. La justicia se acercó a los tentáculos políticos, pero dejó indemne la estructura económica, la misma que causa estragos al interior del país, y que afecta de modo sensible a Venezuela. Las ganancias son exorbitantes. Y donde las hay, los hay.

Las fronteras de Colombia han estado en situación de tensión desde los tiempos de la Independencia. Hemos perdido territorios por descuido, se han vuelto a correr los mojones en silencio, las hemos violado para asesinar guerrilleros "en caliente", decimos hacerlas respetar para despertar falsos sentimientos de patria, como son todas las conmociones patrióticas del ex presidente mencionado. Los habitantes de esas distantes tierras son colombianos negados. Y son invasores los venezolanos o brasileños o ecuatorianos que cruzan de los puentes para acá. En Cúcuta, en Leticia, en Ipiales, la misma cosa.

La situación no ha cambiado. Los departamentos de frontera colombianos son pobres y abandonados. Los fronterizos paisanos sobreviven sin políticas de generación de empleo digno, sin acceso a la educación y con un sistema de salud aun peor que el del resto del país, lo cual es difícil de imaginar. No les llegan los planes de vivienda que apenas si asoman por Bogotá, Medellín, Cali o Barranquilla.

Ningún gobierno colombiano ha generado políticas sociales para los habitantes de las fronteras. De acuerdo con estudios del Departamento Nacional de Planeación y del PNUD, los 12 departamentos y 70 municipios fronterizos, que a lo largo de 6.301 kilómetros le dan casi la vuelta a Colombia, exhiben, con contadas excepciones, indicadores por debajo de la media nacional y muy lejos de los de la capital.

El cierre de la frontera decretado por el gobierno Venezolano es una medida que obliga a discutir la política social y económica del Estado colombiano en estas zonas. No es una crisis nueva ni única. Es un problema de hace muchos años, cuya solución siempre se ha esquivado. Según cifras oficiales, la actual campaña anti contrabando del gobierno venezolano, que lleva un año, ha dejado 1.185 detenidos, 176 trochas inhabilitadas y 19.000 toneladas de productos confiscadas. Las cifras se incrementaron en los días recientes. Pero es un problema profundo, entre dos pueblos hermanos, cuya atención debe ser integral, y asumida de manera responsable y mancomunada por ambos gobiernos. Lo que no se ha hecho.

La alianza entre paramilitarismo, narcotráfico y poder político es vieja en Norte de Santander, el departamento limítrofe con el eje de penetración regular más importante entre los dos países. Data, al menos, de 1999, cuando la Casa Castaño le encargó a Salvatore Mancuso el control del Bloque Catatumbo. El poderoso Clan Barriga (conformado por los hermanos Carlos Emiro, ex senador, Pedro Luis, multimillonario empresario de la construcción y de fábrica de asfalto, quien según la ONG Progresar era el jefe de finanzas del "Bloque Catatumbo", y Rafael, alias "Toyota", que amasó su gran fortuna como contrabandista prototipo de carros robados en Venezuela), tuvo vínculos estrechos con "El Iguano", reconocido comandante paramilitar, y con el asesinado narcotraficante Luís Pérez Mogollón, alias "El Pulpo". (1)

Si los tres mosqueteros eran cuatro, los tres apóstoles del Clan Barriga fueron cinco o más. También figuraba el extraditable Yensy Miranda Dávila, beneficiario del programa Agro Ingreso Seguro del gobierno del expresidente Álvaro Uribe, acusado por el juez Baltasar Garzón de efectuar envíos masivos de cocaína colombiana hacia Europa, a través de Venezuela, con escala en Guinea Bissau, en África. (2)

En la lista de beneficiarios directos, concurrentes, allegados y pupilos de estos vínculos perversos, existen dirigentes y líderes nacionales, regionales y locales, hubo y hay senadores y ex senadores, representantes y ex representantes, ex gobernadores y el actual gobernador, ex alcaldes, secretarios de gobierno y hacienda, secretarios de todas las carteras, funcionarios y funcionarias de todas las pelambres, contratistas, terratenientes de la palma aceitera, concesionarios de la explotación de yacimientos petrolíferos y de la veta de carbón ubicada entre Sardinata y La Gabarra, en fin.

Muchos de los nombres presuntos, condenados o vinculados a investigaciones figuran en investigaciones previas, denuncias y artículos, desde 2006. El régimen de terror llevado a cabo contra testigos e investigadores no ha permitido mayores avances (3). Pero hay verdades irrefutables: "La oleada paramilitar en El Catatumbo nortesantandereano dejó cerca de once mil campesinos (as) asesinados. Más de ciento treinta mil desplazados y pasan de ochocientos los desaparecidos registrados" (4).

Las bandas criminales del paramilitarismo y del narcotráfico vieron una oportunidad excelsa en la frontera con Venezuela. La han aprovechado de la manera excesiva y despiadada que saben hacerlo. Es un problema para Venezuela, cuyas pérdidas sólo en cuanto al contrabando de gasolina se estima que supera los 200 millones de dólares anuales. Una de las puntas del iceberg.

Pero, ante todo, es un problema para Colombia y de los colombianos, que también son víctimas del esquema implantado e implementado por el enlace entre los paramilitares, los narcotraficantes y la dirigencia política, que se desborda por las fronteras.

La ilegalidad es una moda repentina en este país, que de pronto pone a circular la alharaca mediática para incrementar audiencias, el golpe de pecho de algún funcionario despistado, un prelado de súbito moralista o un incómodo opositor de izquierda. Porque no solamente está inserta en un negocio específico o en la sustancia de uso ilícito, sino que, sobre todo, está enquistada en los endebles articulados de unas leyes hechas con el firme propósito de que no se cumplan, o se cumplan a medias, o se cumplan de acuerdo con la ocasión y el marrano.

Nunca se estableció con claridad si Artemo se suicidó o si lo suicidaron. Si lo hizo con mano propia o si fue con un poco de ayuda de sus amigos prestamistas. Tomó un dinero que la usura no le permitió cancelar, pero también pudo no ser así. De igual modo, habría llegado un buen vecino con el fin de garantizarle que su local no sería incendiado, o él asesinado a tiros una mañana, o la hija secuestrada al salir del colegio, a cambio de lo cual debería abonar a diario una suma ponderada de acuerdo con sus ingresos, o un tantico por encima. Trances delincuenciales como este no se daban antes en Venezuela. Ahora avanzan, como en una oleada, de occidente a oriente.

En todo caso, la justicia colombiana se da por bien servida con cualquier teoría más o menos creíble sobre la muerte de Artemo, con tal de evitarse embrollos, líos en los que el propio juez puede terminar optando entre suicidarse y quitarse la vida.

Notas:

(1) "El negocio de la droga en el bloque Catatumbo". La República. Bogotá, 28 de abril de 2013. http://www.larepublica.co/economia/el-negocio-de-la-droga-en-el-bloque-catatumbo_37429

(2) "Otro Extraditable recibió AIS." Noticias UNO. Bogotá, 24 de octubre de 2009. http://noticiasunolaredindependiente.com/2009/10/24/noticias/extraditable-con-ais/

(3) Cepeda Castro, Iván. "Los campos de exterminio y las fosas comunes en El Catatumbo." Derechos Humanos en Colombia. Bogotá, 1 de julio de 2006. Equipo Nizkor. http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/catacumbo1.html

(4) Meneses Reyes, Carlos. "El clan Barriga: Parapolítica y negocios en Norte de Santander". Portal Rebelión. 10 de marzo de 2014. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181817

 

Por Juan Alberto Sánchez Marín es periodista y director de cine y televisión colombiano. Colaborador en Hispantv.com

Publicado enColombia
Acusa Maduro a EU y Exxon de conspiración

De la Redacción

 

Luego de que la cadena de televisión estadunidense CNN se adjudicó un error en la difusión de información falsa sobre saqueos en Venezuela, en la red social Twitter se hicieron virales las etiquetas #CNNmiente y #CNNVzlaSeRespeta. En un frente que involucra a otro grupo multinacional, el mandatario denunció un complot opositor, en el cual está coludida la empresa petrolera Exxon.


Con mensajes de rechazo, venezolanos y tuiteros de otras partes del mundo condenaron la campaña criminal que ha impulsado el canal estadunidense.
El pasado viernes, cuando la televisora cometió y admitió el error, el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó que se abrirá una investigación contra el canal de noticias, al que llamó terrorista, alegando la difusión de presuntas falsas informaciones sobre supuestos saqueos y violencia, informó la agencia Afp.


En ocasión de los recientes hechos, mediante los cuales el canal de televisión extranjero CNNE (CNN en español) difundió presuntas falsas informaciones respecto de supuestos saqueos y violencia en la ciudad de Maracay, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ha iniciado un procedimiento administrativo sancionatorio, señala un comunicado.


Aunque la misiva no ofrece detalles respecto del alcance o tipo de sanción, en 2014 el canal colombiano de televisión NTN24, emitido en Venezuela por suscripción, fue sacado del aire tras ser criticado por las autoridades.


El Ministerio de Información venezolano señaló en un comunicado que "una vez más la cadena televisiva CNN miente sobre Venezuela y justifica por la vía del 'error humano', la 'equivocación', su línea editorial dirigida a atentar contra la paz del pueblo venezolano".


Para Caracas, CNN participa en una campaña orquestada, criminal y terrorista, que usa el recurso audiovisual para engañar e incitar a la violencia, todo lo cual podemos demostrar fehacientemente con pruebas irrefutables de cada uno de los casos.


El Ministerio de Información mencionó entre sus críticas a CNN la presunta incitación al magnicidio contra el fallecido presidente Hugo Chávez en 2007 y otro caso de supuesta violencia en Maracay durante las protestas de 2014, que sacudieron varias ciudades de Venezuela y dejaron 43 muertos.
CNN en Español reconoció el viernes en Facebook que cometió un error al informar de presuntos hechos violentos en Maracay.


"El jueves, en el programa Encuentro, pusimos al aire un texto equivocado que hablaba de conato de saqueos en la ciudad de Maracay. CNN no tiene información de que este jueves se produjera ningún saqueo en establecimientos en Venezuela. Fue un error que tenemos que reconocer", afirmó la empresa estadunidense en el perfil de Encuentro.


Desde el año pasado Maduro ha acusado a CNN en Español de no tener equilibrio y ser un laboratorio de mentiras y guerra sicológica contra Venezuela, para lo cual pidió a la justicia de su país que actuara.


En tanto, según la agencia Xinhua, Maduro aseguró este sábado que candidatos a legisladores de la oposición y funcionarios de la embajada de Estados Unidos confabulan para entorpecer la lucha de su gobierno por la soberanía del Esequibo ante Guyana.


Tengo pruebas, las mostraré en su momento, de cómo algunos candidatos de la derecha, con funcionarios de la embajada estadunidense y de Exxon Mobil, conspiran contra Venezuela en nuestra lucha por la Guayana Esequiba, afirmó el jefe de Estado.

Publicado enInternacional