Daniel Estulin: "Reino Unido es 
la base central del terrorismo internacional"

El escritor, exespía del KGB, presenta un libro en el que denuncia que detrás del yihadismo del EI hay un plan de la élite británica, norteamericana y saudí —"los tres grandes estados terroristas"— para crear un nuevo orden mundial.



MADRID.- Los jueces del Supremo de la República Checa lo propusieron para el Nobel de la Paz, pero la semana pasada se quedó compuesto y sin novia. En 2014, este exagente del contraespionaje ruso reconvertido en narrador del desconcierto se quedó sin el Pulitzer y convencido de que nunca se lo van a dar.

Primero fue La verdadera historia del Club Bilderberg en el que denunciaba la existencia de un gobierno invisible formado por la élite mundial. Ahora, en Fuera de control, asegura que esos mismos poderes fácticos —con la Corona británica al frente— son los creadores y promotores del Estado Islámico. 

Afirma que el objetivo es crear un nuevo orden mundial y que, tras la desestabilización de Irak y Siria, vendrán Irán y Rusia. Y no le tiembla el pulso ni en Twitter a @EstulinDaniel, soviético —que "no lituano"— confeso admirador Vladimir Putin.


Con estas cosas que cuenta ¿se puede dormir bien por las noches?
Como un niño. Al fin y al cabo, me pueden matar sólo una vez. Dos no pueden.


¿Por qué? ¿Qué cuenta 'Fuera de Control'?
El libro demuestra cómo Occidente creó, financió y desató el terror del Estado Islámico en el mundo. Olvida todo lo que te han contado hasta ahora. Lo que nos venden como verdad es el cinismo en estado puro.


Tendrá pruebas para demostrarlo...
En el libro hay 704 fuentes de información, pero tengo más de 70.000 páginas de documentos oficiales. El libro comienza asegurando que "la guerra contra el terrorismo" de George W. Bush es una "invención". Es una quimera, no existe. Es un cuento para asustar a la población.


¿También el atentado contra las Torres Gemelas?
No me gusta entrar en ese terreno. Si te contara la verdad me llamarían conspiranoico.


Cuéntemela. ¿Quién atentó contra el WTC?
¿Alguna vez miraste en el diccionario lo que significa ground zero? La zona cero es el punto de explosión atómico o nuclear. Con eso lo digo todo.


Pero ¿por qué atentarían los poderosos occidentales contra el símbolo del poder financiero?
¿Y por qué cambiar lo que funciona? El autoatentado del Reichstag permitió a Hitler y Goebbels justificar el control de los partidos políticos, la persecución de los judíos y la entrada en la II Guerra Mundial.


Sin embargo, lo que usted denuncia nunca apareció en la prensa norteamericana ¡que se tiene por una de las más libres del mundo!
Porque los medios de comunicación forman parte de la élite mundial. Ningún medio es libre. El Chase Manhattan Bank controla más del 5% del NY Times. Ningún medio norteamericano es libre.


Dice 'Fuera de Control' que el objetivo es crear un nuevo orden mundial, "la Nueva Edad Media".
Desmontaron Yugoslavia, la URSS; en la India crearon Pakistán para que actuase como buffer zone contra los intereses soviéticos; Sudan era un país y ahora son dos; quieren hacer lo mismo en Irak... Cualquier territorio tiene el sello británico, made in England, de control supranacional del mundo entero.


¿También el atentado contra las Torres Gemelas?
No me gusta entrar en ese terreno. Si te contara la verdad me llamarían conspiranoico.


Cuéntemela. ¿Quién atentó contra el WTC?
¿Alguna vez miraste en el diccionario lo que significa ground zero? La zona cero es el punto de explosión atómico o nuclear. Con eso lo digo todo.


Pero ¿por qué atentarían los poderosos occidentales contra el símbolo del poder financiero?
¿Y por qué cambiar lo que funciona? El autoatentado del Reichstag permitió a Hitler y Goebbels justificar el control de los partidos políticos, la persecución de los judíos y la entrada en la II Guerra Mundial.


Sin embargo, lo que usted denuncia nunca apareció en la prensa norteamericana ¡que se tiene por una de las más libres del mundo!
Porque los medios de comunicación forman parte de la élite mundial. Ningún medio es libre. El Chase Manhattan Bank controla más del 5% del NY Times. Ningún medio norteamericano es libre.


Dice 'Fuera de Control' que el objetivo es crear un nuevo orden mundial, "la Nueva Edad Media".
Desmontaron Yugoslavia, la URSS; en la India crearon Pakistán para que actuase como buffer zone contra los intereses soviéticos; Sudan era un país y ahora son dos; quieren hacer lo mismo en Irak... Cualquier territorio tiene el sello británico, made in England, de control supranacional del mundo entero.


¿Israel qué pinta?
Muchísimo. En 1992, el informe Ynon hablaba de la necesidad de rehacer Oriente Medio para que Israel pudiera extenderse. Eso se hace debilitando a los estados. Puedes hablar de revoluciones, de primaveras árabes, pero quienes sacan beneficio de estas debilidades regionales son Israel y Arabia Saudí, que tienen enemigos comunes como Irán.


¿Pero qué gana Occidente del caos?
El infierno en la tierra es fantástico para la élite supranacional que puede crear su nuevo orden. Desmontan los estados; después viene Al Qaeda, el EI; a continuación el ejército norteamericano, las ONG... Y finalmente las grandes empresas encargadas de la reconstrucción. Desestabilizan para poder controlar después a nivel supranacional.


¿Cuál es el papel de Rusia?
Rusos y chinos saben que los poderes fácticos supranacionales no van a parar en Siria. Después vendrá Irán y, a continuación, Rusia. Es obvio. Pero imagínate un mundo sin Rusia en medio. Es el país que está haciendo de balanza entre absolutamente todo.


¿Y el papel de España?
España nunca pintó nada en ningún lugar. Siempre ha sido África del Norte. En cualquier país serio se piensa en España como un país de putas y gambas. Que un país use el negocio de las drogas y la prostitución para colorear su PIB ya lo dice todo.


¿Por qué dejó usted el KGB?
Estuve 12 años, pero entré en la época más oscura de Rusia. Me marché cuando nos quedamos sin apoyo, con armas que no tenían balas, cuando llamábamos para pedir ayuda y no nos cogían el teléfono... Me quemé y me marché.


¿Y el exespía lituano que opina de su excolega Vladimir Putin?
No soy lituano, soy de la República Soviética de Lituania. Me encanta Putin. Ha devuelto el orgullo que le pisaron al país en los años 90, cuando el 40% de la población lo perdió todo de un día para otro.


¿Qué viene tras el Club Bilderberg y el "yihadismo occidental"?
El libro que sale ahora no lo empecé ayer; tiene detrás muchos años de investigación. Creo que la parte oscura de las grandes entidades financieras puede ser un tema interesante. ¡Hay tanto que no conocemos!


¿Por qué 'Fuera de control'? ¿Porque a 'los malos' se les puede ir de las manos?
Se les va a ir de las manos, como se les ha ido todo siempre de las manos.


¿No le preocupa que le llamen conspiranoico?
Así me definían cuando salió El Club Bilderberg hace 10 años. Después me nominaron al Pulitzer y al Nobel de la Paz. Duermo bien porque tengo claro que ya he ganado mi hueco como un investigador serio que juega en la Liga de Campeones.


Entenderá que cueste creerle...
Nada de esto tiene sentido si lo miras con la perspectiva de una persona sana de mente. Hay que dejar la escala de valores en la nevera, cerrarla y mirar sin prejuicios. Es la única forma de entender una cosa como esta.

Publicado enInternacional
Lunes, 28 Septiembre 2015 10:51

La libertad de la literatura

La libertad de la literatura

La ficción es una de esas pocas áreas de libertad que existen en nuestros días, y desde donde cabe oxigenar espacios nuevos y frescos de pensamiento y vida.


Hubo una época en la que las distinciones entre géneros no existía. Bueno, en realidad, ha habido dos momentos así. La Grecia antigua, en particular durante el período arcaico, no establecía distinciones entre los géneros literarios y, por derivación, estéticos y de pensamiento. El otro momento fue durante el Quattrocento. Entre ambas épocas y después del Renacimiento, hasta nuestro días, han imperado las distinciones de géneros literarios y, por tanto, de la realidad misma.


La más reciente novela de U. Eco, Número cero, 2015, es un divertimento que pone de relieve la libertad de la ficción. Eco juega con un personaje secundario, a decir verdad, alrededor de un proyecto truncado desde el inicio y que jamás verá la luz pública, con un equipo gris de editorialistas y periodistas, alrededor de un momento cualquiera de la Italia contemporánea. Y Eco juega con las teorías de la conspiración —la CIA, el Vaticano, la organización Gladio, la OTAN, la masonería, el terrorismo de estado y la mafia, las Brigadas Rojas y los comunistas, y en cada caso nombres propios en un campo y en otro.


El más importante autor de la semiótica contemporánea —de lejos más prolífico y agudo que R. Barthes o J. Kristeva, para mencionar de pasada dos nombres—, acude, una vez más, a la literatura para permitirse a sí mismo un jugueteo —con la verdad y la realidad. Así: "la", en singular y definida.


Los científicos son gente seria —en ocasiones demasiado serios, acaso rayando ese espíritu de pesantez de que hablaba Pessoa—, y en la tradición de la corriente principal de pensamiento (mainstream science) —esto es, la ciencia normal; esa que produce gente normal—, se abocan a una idea, hoy por hoy ya caduca. La idea de que existe y es posible una sola verdad. "La" verdad, como dicen ellos, y repiten los demás. Y concomitantemente, claro, "la" realidad.


La ficción es una de esas pocas áreas de libertad que existen en nuestros días, y desde donde cabe oxigenar espacios nuevos y frescos de pensamiento y vida. Eco sabe que lo que dice sobre los acontecimientos que marcan desde la muerte de Mussolini hasta bien entrados los años 1980 es cierto. Y que puede decirlo sin necesidad de aportar evidencias ni pruebas, certezas ni demostraciones.


"La" verdad no sabe —y sus áulicos, albaceas y fideicomisarios tampoco— de matices, gradientes, opacidades, claroscuros, trompe–oeuil, dobles sentidos, ambigüedades, ambivalencias, silencios dicientes, mentiras blancas y tantas otras formas que constituyen y abundan en la vida diaria. Y así, la ciencia que hace de "la" verdad su patrimonio, se pierde una gama, profunda y rica de realidades y posibilidades.


Hubo un momento —¡dos!— cuando no se establecía distinciones entre la lírica y el drama, la tragedia y la comedia, la prosa y el verso; en fin, entre la filosofía y la ciencia, o entre las artes y la filosofía, por ejemplo. Fueron dos momentos cuando la ciencia y la filosofía —o lo que se les aproxima— no eran contenidos teóricos, sino formas de vivir el mundo y la vida. Épocas prolíficas como pocas. Antes y después de que imperara el análisis —que es, por definición, compartimentación, división, fragmentación—, y por derivación, jerarquización y exclusión. Debemos poder dejar de analizar.


Combinado con humor plano tanto como intelectual, elementos bien adobados de cultura y erudición, Eco suelta sus verdades y las cobija bien con los mil pliegos que tiene la ficción. Al escritor no le importa que sus enunciados sean verdaderos, con tal de que sea plausibles y verosímiles, razonables, convincentes y divertidos. Siempre resuena desde las artes y la buena literatura aquello, según lo cual: si non è vero è ben trovato. Al fin y al cabo la vida no se funda en la verdad ni depende tampoco de ella. La vida se hace posible ante todo como libertad y sus modos: autonomía, independencia, y no en última instancia, autarquía (siendo aquí generosos).


Hay que decir las cosas, y ya decirlas tiene su valor, un claro principio de coraje. Pero hay que saber decirlas, esto es, narrarlas. Esta es la diferencia entre el sentido común y el arte. Aquel es chabacano y burdo, y siempre habrá que transformarlo radicalmente. Éste otro, en contraste, es libre como ninguno, sutil, fino.


Ya las figuras de los trovadores, los aedos —esos mismos que Platón y Aristóteles que de muchas cosas sabían pero jamás de libertad, odiaban y proscribían de sus Liceo, Academia y República—, los juglares e incluso los bufones eran portadores de verdades como las de la vida misma: y no era jamás lo suyo demostrarlas o aportar evidencias. A todos ellos les bastaba con poder decir las cosas sin ataduras, aunque siempre con algo de riesgo.
Y riesgo es el que tiene uno de los personajes de la novela de Eco: Braggadocio —un nombre por sí mismo hilarante—; el personaje en quien Eco pone en su boca todas las verdades acerca de las cochinadas de los poderes, sus intereses y las manos untadas de sangre, siempre, por definición. No en vano, coherentemente, Braggadocio terminará apuñalado por la espalda en un callejón de esos que existen en las ciudades o que se inventan los autores.


El establecimiento, según parece, exige sentido de pertenencia, lealtad, fidelidad y otras formas eufemísticas de autoenajenación. Y el establecimiento —y todo lo que "eso" pueda significar—, nada castigo más fuerte que el criterio propio, la libertad y la independencia. Pide filiaciones y estudia con minucia redes y codependencias.


La vida auténtica se quiere libre, sin ataduras. Existen, allá afuera, varias puertas de libertad. Sin la menor duda, la literatura es una de ellas.

________________________________________
COLETILLA: Justamente, en un momento en el que el primer ministro japonés acaba de escribir una carta a todas las universidades japonesas prohibiendo las humanidades y las ciencias sociales, en nombre de producir profesionales y científicos con habilidades "pertinentes" para sus crisis. Afortunadamente los dos rectores de las más importantes universidades ya le contestaron con su negativa. Y el mundo sensato alrededor del mundo se unió a la necesidad de esos espacios de libertad e independencia: las humanidades, y con ellas, las ciencias humanas y las sociales.

Publicado enCultura
Bandas paramilitares, narcotráfico, y poder político y económico en Colombia y la frontera con Venezuela

En Sevilla, pueblo al norte del departamento del Valle del Cauca, Colombia, Artemo, joven comerciante de carnes, al comienzo de una noche cualquiera se despidió de su socio y de la última vecina de la cuadra que le acababa de comprar una libra de asadura, o cacheo, o desperdicios, la incierta combinación de vísceras de res, corazón, hígados, intestinos, etc., que se fríen en su propia grasa y es indicada para elevar los niveles de colesterol. La pobreza no permite ningún miramiento en dietas.

Artemo tenía una hija a la que amaba y una ex mujer a la que no odiaba demasiado. Más o menos tranquilo en cuanto a los afectos, por dentro lo carcomían las difíciles condiciones económicas. No debía una gran suma, pero la que tenía era suficiente para trasnocharlo. El monto adeudado no estaba lejos de sus alcances, pero las condiciones del préstamo sí bastaban para hacerle trizas la tranquilidad a cualquiera.

Al día siguiente, Artemo no abrió el negocio a las 6 de la mañana, como de costumbre. Tampoco lo hizo a las 8, o a las 9, o más tarde. Al mediodía, su socio, luego de llamarlo en vano varias veces al teléfono celular, fue hasta la casa, a unas cuadras. Un rato después de no conseguir ninguna respuesta a sus llamados, se tomó el atrevimiento de empujar la puerta con fuerza e ingresar. Halló a Artemo en el cuarto del fondo colgado de una viga del techo. Hacía varias horas que se había suicidado, según dictaminó el médico forense. No dejó mensajes o nota alguna.

Una semana antes, Artemo había recibido una amenaza seria. Se lo comentó al socio, en secreto. Si no pagaba la deuda junto a los copiosos intereses que se habían venido sumando con cada día de retraso, le matarían la hija, la ex mujer, y los padres, y luego él, en tal orden. Tanto Artemo, como el socio eran conscientes de que no se trataba de una broma o una exageración. Así, o casi así, habían hecho con Antonio, y con Marco, y con otros conocidos que de la noche a la mañana habían caído en la espiral sin fondo de los préstamos "gota a gota", que controlan con mano de hierro las bandas paramilitares de la región.

A nuestro personaje le habían prestado 400 mil pesos, menos de 150 dólares, unos meses atrás, para salir de algún atolladero. Pagó día tras día los altísimos intereses del 10% diario durante un buen tiempo, pero las cosas se complicaron y empezó el retraso con las cuotas, intereses que fueron acrecentando la obligación inicial, hasta que la cifra se salió de los márgenes en pocas semanas.

En Colombia, la estructura paramilitar de otros tiempos ha evolucionado hacia formas más sofisticadas de penetración y control social: Las llamadas "Bandas criminales", que no son otra cosa que entidades atomizadas, pero organizadas y coordinadas, de los paramilitares, dominan una extensa gama de los negocios y el comercio del país. En unos participan activamente, en algunos más son una especie de armazón parasitario, mas insoslayable.

Es un andamiaje de bandidos que ya no opera sólo desde arriba, apropiándose de los recursos de la salud, la educación o de la riqueza de los megaproyectos económicos, como hace años, sino que empieza carcomiendo la bases más elementales de la sociedad. Afecta desde la esquina, la cuadra más pobre, el negocio informal, el establecimiento medio surtido, asciende por la buseta del barrio, el mini mercado, la peluquería de medio pelo, hasta llegar a las estructuras del contrabando organizado, como algunos comercios de los San Andresito, cuyos comerciantes protestan en masa y a pedrada limpia ante la sola amenaza del gobierno de legalizarlos, la distribución de partes de automotor, alimentos, electrodomésticos, los almacenes de cadena, aquello que mueve dinero en el país. Es decir, todo.

Lo cierto es que son pocas las actividades económicas, transacciones, flujos de dinero, cultivos, establecimientos, legales e ilegales, que hoy en día pueden permanecer al margen de la acción criminal organizada del cruce entre paramilitarismo y narcotráfico. Operan en los pequeños pueblos de la Costa Atlántica y en las ciudades intermedias del interior, en los pueblos polvorientos de los Llanos Orientales y en la propia capital de la república, en las aldeas insondables del Chocó y en las dos o tres esquinas para mostrar de Medellín. Por supuesto, tienen tomadas las fronteras, y, de manera particular, los extensos límites con Venezuela, históricos, activos, fulgurantes, indivisibles, que superan los 2.200 kilómetros.

Controlan la piratería, el contrabando de mercancías, gasolina y personas, el tráfico de drogas, la especulación monetaria, la compraventa de bolívares y pesos y la fachada de las casas de cambio, son prestamistas y usureros. El estado colombiano, en los tiempos de Álvaro Uribe, como es bien sabido, no sólo fue permisivo, sino que auspició y fortaleció el paramilitarismo. La justicia se acercó a los tentáculos políticos, pero dejó indemne la estructura económica, la misma que causa estragos al interior del país, y que afecta de modo sensible a Venezuela. Las ganancias son exorbitantes. Y donde las hay, los hay.

Las fronteras de Colombia han estado en situación de tensión desde los tiempos de la Independencia. Hemos perdido territorios por descuido, se han vuelto a correr los mojones en silencio, las hemos violado para asesinar guerrilleros "en caliente", decimos hacerlas respetar para despertar falsos sentimientos de patria, como son todas las conmociones patrióticas del ex presidente mencionado. Los habitantes de esas distantes tierras son colombianos negados. Y son invasores los venezolanos o brasileños o ecuatorianos que cruzan de los puentes para acá. En Cúcuta, en Leticia, en Ipiales, la misma cosa.

La situación no ha cambiado. Los departamentos de frontera colombianos son pobres y abandonados. Los fronterizos paisanos sobreviven sin políticas de generación de empleo digno, sin acceso a la educación y con un sistema de salud aun peor que el del resto del país, lo cual es difícil de imaginar. No les llegan los planes de vivienda que apenas si asoman por Bogotá, Medellín, Cali o Barranquilla.

Ningún gobierno colombiano ha generado políticas sociales para los habitantes de las fronteras. De acuerdo con estudios del Departamento Nacional de Planeación y del PNUD, los 12 departamentos y 70 municipios fronterizos, que a lo largo de 6.301 kilómetros le dan casi la vuelta a Colombia, exhiben, con contadas excepciones, indicadores por debajo de la media nacional y muy lejos de los de la capital.

El cierre de la frontera decretado por el gobierno Venezolano es una medida que obliga a discutir la política social y económica del Estado colombiano en estas zonas. No es una crisis nueva ni única. Es un problema de hace muchos años, cuya solución siempre se ha esquivado. Según cifras oficiales, la actual campaña anti contrabando del gobierno venezolano, que lleva un año, ha dejado 1.185 detenidos, 176 trochas inhabilitadas y 19.000 toneladas de productos confiscadas. Las cifras se incrementaron en los días recientes. Pero es un problema profundo, entre dos pueblos hermanos, cuya atención debe ser integral, y asumida de manera responsable y mancomunada por ambos gobiernos. Lo que no se ha hecho.

La alianza entre paramilitarismo, narcotráfico y poder político es vieja en Norte de Santander, el departamento limítrofe con el eje de penetración regular más importante entre los dos países. Data, al menos, de 1999, cuando la Casa Castaño le encargó a Salvatore Mancuso el control del Bloque Catatumbo. El poderoso Clan Barriga (conformado por los hermanos Carlos Emiro, ex senador, Pedro Luis, multimillonario empresario de la construcción y de fábrica de asfalto, quien según la ONG Progresar era el jefe de finanzas del "Bloque Catatumbo", y Rafael, alias "Toyota", que amasó su gran fortuna como contrabandista prototipo de carros robados en Venezuela), tuvo vínculos estrechos con "El Iguano", reconocido comandante paramilitar, y con el asesinado narcotraficante Luís Pérez Mogollón, alias "El Pulpo". (1)

Si los tres mosqueteros eran cuatro, los tres apóstoles del Clan Barriga fueron cinco o más. También figuraba el extraditable Yensy Miranda Dávila, beneficiario del programa Agro Ingreso Seguro del gobierno del expresidente Álvaro Uribe, acusado por el juez Baltasar Garzón de efectuar envíos masivos de cocaína colombiana hacia Europa, a través de Venezuela, con escala en Guinea Bissau, en África. (2)

En la lista de beneficiarios directos, concurrentes, allegados y pupilos de estos vínculos perversos, existen dirigentes y líderes nacionales, regionales y locales, hubo y hay senadores y ex senadores, representantes y ex representantes, ex gobernadores y el actual gobernador, ex alcaldes, secretarios de gobierno y hacienda, secretarios de todas las carteras, funcionarios y funcionarias de todas las pelambres, contratistas, terratenientes de la palma aceitera, concesionarios de la explotación de yacimientos petrolíferos y de la veta de carbón ubicada entre Sardinata y La Gabarra, en fin.

Muchos de los nombres presuntos, condenados o vinculados a investigaciones figuran en investigaciones previas, denuncias y artículos, desde 2006. El régimen de terror llevado a cabo contra testigos e investigadores no ha permitido mayores avances (3). Pero hay verdades irrefutables: "La oleada paramilitar en El Catatumbo nortesantandereano dejó cerca de once mil campesinos (as) asesinados. Más de ciento treinta mil desplazados y pasan de ochocientos los desaparecidos registrados" (4).

Las bandas criminales del paramilitarismo y del narcotráfico vieron una oportunidad excelsa en la frontera con Venezuela. La han aprovechado de la manera excesiva y despiadada que saben hacerlo. Es un problema para Venezuela, cuyas pérdidas sólo en cuanto al contrabando de gasolina se estima que supera los 200 millones de dólares anuales. Una de las puntas del iceberg.

Pero, ante todo, es un problema para Colombia y de los colombianos, que también son víctimas del esquema implantado e implementado por el enlace entre los paramilitares, los narcotraficantes y la dirigencia política, que se desborda por las fronteras.

La ilegalidad es una moda repentina en este país, que de pronto pone a circular la alharaca mediática para incrementar audiencias, el golpe de pecho de algún funcionario despistado, un prelado de súbito moralista o un incómodo opositor de izquierda. Porque no solamente está inserta en un negocio específico o en la sustancia de uso ilícito, sino que, sobre todo, está enquistada en los endebles articulados de unas leyes hechas con el firme propósito de que no se cumplan, o se cumplan a medias, o se cumplan de acuerdo con la ocasión y el marrano.

Nunca se estableció con claridad si Artemo se suicidó o si lo suicidaron. Si lo hizo con mano propia o si fue con un poco de ayuda de sus amigos prestamistas. Tomó un dinero que la usura no le permitió cancelar, pero también pudo no ser así. De igual modo, habría llegado un buen vecino con el fin de garantizarle que su local no sería incendiado, o él asesinado a tiros una mañana, o la hija secuestrada al salir del colegio, a cambio de lo cual debería abonar a diario una suma ponderada de acuerdo con sus ingresos, o un tantico por encima. Trances delincuenciales como este no se daban antes en Venezuela. Ahora avanzan, como en una oleada, de occidente a oriente.

En todo caso, la justicia colombiana se da por bien servida con cualquier teoría más o menos creíble sobre la muerte de Artemo, con tal de evitarse embrollos, líos en los que el propio juez puede terminar optando entre suicidarse y quitarse la vida.

Notas:

(1) "El negocio de la droga en el bloque Catatumbo". La República. Bogotá, 28 de abril de 2013. http://www.larepublica.co/economia/el-negocio-de-la-droga-en-el-bloque-catatumbo_37429

(2) "Otro Extraditable recibió AIS." Noticias UNO. Bogotá, 24 de octubre de 2009. http://noticiasunolaredindependiente.com/2009/10/24/noticias/extraditable-con-ais/

(3) Cepeda Castro, Iván. "Los campos de exterminio y las fosas comunes en El Catatumbo." Derechos Humanos en Colombia. Bogotá, 1 de julio de 2006. Equipo Nizkor. http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/catacumbo1.html

(4) Meneses Reyes, Carlos. "El clan Barriga: Parapolítica y negocios en Norte de Santander". Portal Rebelión. 10 de marzo de 2014. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181817

 

Por Juan Alberto Sánchez Marín es periodista y director de cine y televisión colombiano. Colaborador en Hispantv.com

Publicado enColombia
Acusa Maduro a EU y Exxon de conspiración

De la Redacción

 

Luego de que la cadena de televisión estadunidense CNN se adjudicó un error en la difusión de información falsa sobre saqueos en Venezuela, en la red social Twitter se hicieron virales las etiquetas #CNNmiente y #CNNVzlaSeRespeta. En un frente que involucra a otro grupo multinacional, el mandatario denunció un complot opositor, en el cual está coludida la empresa petrolera Exxon.


Con mensajes de rechazo, venezolanos y tuiteros de otras partes del mundo condenaron la campaña criminal que ha impulsado el canal estadunidense.
El pasado viernes, cuando la televisora cometió y admitió el error, el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó que se abrirá una investigación contra el canal de noticias, al que llamó terrorista, alegando la difusión de presuntas falsas informaciones sobre supuestos saqueos y violencia, informó la agencia Afp.


En ocasión de los recientes hechos, mediante los cuales el canal de televisión extranjero CNNE (CNN en español) difundió presuntas falsas informaciones respecto de supuestos saqueos y violencia en la ciudad de Maracay, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ha iniciado un procedimiento administrativo sancionatorio, señala un comunicado.


Aunque la misiva no ofrece detalles respecto del alcance o tipo de sanción, en 2014 el canal colombiano de televisión NTN24, emitido en Venezuela por suscripción, fue sacado del aire tras ser criticado por las autoridades.


El Ministerio de Información venezolano señaló en un comunicado que "una vez más la cadena televisiva CNN miente sobre Venezuela y justifica por la vía del 'error humano', la 'equivocación', su línea editorial dirigida a atentar contra la paz del pueblo venezolano".


Para Caracas, CNN participa en una campaña orquestada, criminal y terrorista, que usa el recurso audiovisual para engañar e incitar a la violencia, todo lo cual podemos demostrar fehacientemente con pruebas irrefutables de cada uno de los casos.


El Ministerio de Información mencionó entre sus críticas a CNN la presunta incitación al magnicidio contra el fallecido presidente Hugo Chávez en 2007 y otro caso de supuesta violencia en Maracay durante las protestas de 2014, que sacudieron varias ciudades de Venezuela y dejaron 43 muertos.
CNN en Español reconoció el viernes en Facebook que cometió un error al informar de presuntos hechos violentos en Maracay.


"El jueves, en el programa Encuentro, pusimos al aire un texto equivocado que hablaba de conato de saqueos en la ciudad de Maracay. CNN no tiene información de que este jueves se produjera ningún saqueo en establecimientos en Venezuela. Fue un error que tenemos que reconocer", afirmó la empresa estadunidense en el perfil de Encuentro.


Desde el año pasado Maduro ha acusado a CNN en Español de no tener equilibrio y ser un laboratorio de mentiras y guerra sicológica contra Venezuela, para lo cual pidió a la justicia de su país que actuara.


En tanto, según la agencia Xinhua, Maduro aseguró este sábado que candidatos a legisladores de la oposición y funcionarios de la embajada de Estados Unidos confabulan para entorpecer la lucha de su gobierno por la soberanía del Esequibo ante Guyana.


Tengo pruebas, las mostraré en su momento, de cómo algunos candidatos de la derecha, con funcionarios de la embajada estadunidense y de Exxon Mobil, conspiran contra Venezuela en nuestra lucha por la Guayana Esequiba, afirmó el jefe de Estado.

Publicado enInternacional
Lunes, 03 Agosto 2015 05:55

La justicia libia conviene a Occidente

La justicia libia conviene a Occidente

Cerrarles la boca. De eso se trata. Un golpe del verdugo, una descarga del pelotón de fusilamiento, y los secretos se van a la tumba. Saddam Hussein no tuvo oportunidad de contarnos sus acuerdos con las empresas estadunidenses y alemanas que proveyeron el gas que usó con los kurdos. Y ahora el espía maestro de Kadfi, Abdalá Senussi, será fusilado en Libia antes que tenga oportunidad de relatar la íntima relación que tenía con nuestros servicios de seguridad occidentales cuando servía de enlace entre su jefe, la CIA y el MI6.


¿No es sorprendente, o sí, que pese a la indignación de Amnistía por la farsa de juicio y a la profunda consternación de la oficina de derechos humanos de la ONU por las sentencias, los británicos y estadunidenses no hayan movido una pestaña desde que Senussi, el hijo de Kadafi Saif y un montón de otros secuaces del régimen fueron sentenciados a muerte la semana pasada, sin contar con defensores, pruebas documentales ni testigos? Todos esos acuerdos secretos entre los odiosos torturadores de Kadafi y nuestros servicios de inteligencia quedarán a salvo para siempre. Así que todo resulta a pedir de boca. Gracias a Dios por la justicia libia.


Cierto, esos hombres eran una cáfila más que despreciable. Senussi es responsable de la masacre de más de mil presos políticos de Kadafi. Pero él y su sucesor, Moussa Koussa –quien jura que nunca torturó a nadie, y a quien ahora se puede encontrar relajándose en su villa de Qatar porque los británicos y estadunidenses están agradecidos con él por haber señalado a los agentes de Al Qaeda en África–, estuvieron entre los más leales matones al servicio de Kadafi. Pero se supone que la justicia estilo Nuremberg requiere la revelación total de los crímenes de los acusados.


El juicio de prueba fue el de Saddam. El crimen más monstruoso del dictador iraquí fue la masacre con gas de los kurdos en Alabia en 1988, en la que murieron 5 mil hombres, mujeres y niños. Sin embargo, el espectáculo de juicio que montaron los angloestadunidenses en 2005 se concentró en la ejecución de 140 hombres chiítas en la población de Dujail, en 1982. Sí, sí, sé que eso fue atrocidad, pero Alabia fue un genocidio. El enfoque permitió evitar cuidadosamente cualquier indagación judicial que tocara el asunto de cómo adquirió Saddam el gas para extinguir todas esas almas. Una compañía de componentes de gas tenía su sede en Nueva Jersey. Para cuando los verdugos de Saddam fueron interrogados acerca de Alabia, ya su jefe había sido ahorcado.


Los crímenes de lesa humanidad sin duda implican a Abdalá Senussi, entre ellos la tortura a exiliados libios después de su bárbara rendición con ayuda del MI6 y otras agencias occidentales. Él aportó a los esbirros del comité de recepción en el lado de Trípoli, y después de la tortura leyó la información que proporcionaron los exiliados. Los grupos de derechos humanos consideraban a Senussi la caja negra de los enlaces secretos que comenzaron después de que Tony Blair besó con tanta delicadeza al gran líder en persona. Senussi sabía mucho más de nuestras agencias de espionaje y sus trucos sucios que Saif Kadafi –el hijo del difunto Muammar–, quien también ha sido convenientemente sentenciado a muerte. Tal vez por eso Senussi huyó en un principio a Mauritania, que debió haberlo entregado a La Haya. Pero luego de recibir un soborno de 200 millones de dólares, según parlamentarios libios, Mauritania lo devolvió a Trípoli.


Una vez allí, tal vez Senussi soltó la sopa acerca de nuestras sucias acciones. Su hija, Anoud, me dijo que cuando vio a su padre en la prisión de Trípoli, mucho antes del juicio, él parecía haber sido golpeado en los ojos y la nariz y estaba muy débil, con menos de 35 kilos de peso. Lo habían amenazado con lastimarlo si le contaba a alguien del trato que recibía.


¿Y entonces, qué lo habían obligado sus torturadores a revelar? ¿Y quién, puesto que sabemos que el MI6 y la CIA escriben la información que desean obtener de torturadores árabes, elaboró las preguntas? Hace casi dos años, Anoud me dijo que su padre no recibiría un juicio seguro. Tenía razón.


El abogado internacional de Senussi, Ben Emmerson, supo que algo muy malo ocurría en el caso cuando la Corte Penal Internacional de La Haya aceptó que Senussi fuera enjuiciado por el tribunal acosado por las milicias en Trípoli. Sin embargo, esos custodios de la ley pidieron que Said Kadafi fuese enviado a La Haya. ¿Sería porque sabía menos?


En cualquier caso, no lo enviaron allá. Fue sentenciado a muerte por el mismo tribunal que Sanussi, vía un enlace de video a la población controlada por la milicia donde ha estado preso desde su captura en 2011. Emmerson me dijo en 2013 que cuando los abogados de Senussi quisieron saber si operativos del MI6 habían interrogado a su cliente cuando estuvo en Mauritania –antes de ser entregado ilegalmente a Libia–, William Hague, secretario británico del exterior, se negó a contestar.


El fin de semana, Emmerson deploró la sentencia de muerte porque Senussi no tuvo representación legal ni acceso a su familia, no pudo preparar su defensa ni tuvo ninguna oportunidad de cuestionar a la fiscalía.


El juicio se llevó a cabo en una atmósfera de miedo extremo, inseguridad e intimidación, señaló, en la que funcionarios judiciales y abogados de la defensa fueron amenazados y atacados físicamente.


Como me dijo el fin de semana otro británico que durante mucho tiempo se empeñó en una larga lucha por defender a Senussi: Todos los que están en el secreto serán ejecutados.


No es que las víctimas de Kadafi recibieran mejor justicia, pero fue Tony Blair quien besó al malvado y David Cameron quien ayudó a destruirlo. Somos responsables por lo que ocurre en Libia hoy. Por tanto, somos responsables incluso por la sentencia de muerte contra Senussi. Pero cuando los rifles vomiten sus balas al amanecer, dentro de dos meses, no pocos operativos británicos en ese extraño edificio a orillas del Támesis lanzarán un suspiro de alivio.


Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
La CIA y su simpatía con la campaña contra Dilma

El dirigente petista Machado habla de la proximidad entre el opositor Aécio Neves y dirigentes venezolanos acusados de conspirar contra Maduro. Y desconfía del uso que se hace de la información que EE.UU. robó al Esta, oposición, consdo brasileño.


¿Washington respalda al movimiento sedicioso contra Dilma?, preguntó este diario a políticos y académicos que invariablemente respondieron "sí", pero casi todos a condición de anonimato. Algunos lo solicitaron alegando carecer de pruebas, otros posiblemente por temor al azote de la prensa, donde se ridiculizan las especulaciones sobre la injerencia norteamericana.


Brasil vive bajo un estado de sitio mediático, donde se difama sumariamente a cualquiera que apoye al gobierno, denuncie el golpe blando o insinúe que éste recibe apoyo externo. El jefe del bloque de diputados del PT, Sibá Machado, no se amilana ante las críticas de la prensa tradicional y responde sin dobleces cuando se lo indaga sobre la eventual conexión norteamericana. "Hay que ser inocente para suponer que la campaña de desestabilización no recibe algún tipo de apoyo de afuera. Me llama la atención que nadie en los medios investigue ese tema, cuando es bastante lógico pensar que todo esto está manipulado desde muy arriba."


–¿Muy arriba significa la Inteligencia norteamericana?


–Ya he dicho y sigo diciendo que trabajo con la hipótesis de que la Inteligencia golpista que está actuando en América del Sur no se limita a la Inteligencia de cada país. Estamos ante intereses que vienen de afuera de la región en represalia a que varios gobiernos sudamericanos asumieron una línea de mayor independencia frente a Estados Unidos. Miremos lo que está pasando en Venezuela, en Brasil, en Argentina. Vemos bastante semejanza en las acciones contra sus gobiernos, en el lenguaje utilizado, en el papel de los grandes medios, el papel jugado por el Poder Judicial.


Si miramos hacia atrás tenemos más ejemplos, como el golpe contra Hugo Chávez (2002), el golpe con maquillaje institucional contra el presidente paraguayo Fernando Lugo (2012) y acá también lo estamos viendo ahora cuando la oposición busca el parecer de juristas para justificar el impeachment (juicio político) contra la presidenta Dilma.


–¿Hay documentos sobre la participación de la CIA y la NSA?


–No tengo documentos, repito que estoy formulando un razonamiento a partir de antecedentes y elementos políticos. Yo trabajo con la hipótesis de que la CIA y otros órganos de Inteligencia como la NSA están operando, eso es algo que se nota. Y esta desestabilización regional tiene su motivación particular en Brasil, donde el PT ganó cuatro elecciones consecutivas desde 2002. Vamos a hacer un repaso. A los norteamericanos no les cayó bien que Dilma suspendiera la visita de Estado a Washington (2013) debido a las filtraciones que sufrió de parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Estados Unidos no recibió de buen grado la participación nuestra en los Brics, la creación de un banco alternativo al Banco Mundial, de una agencia alternativa al FMI. Ellos no aprueban actitudes importantes en la geopolítica y la economía. No les gustó la construcción del puerto de Mariel en Cuba, la diversificación de los mercados, el nuevo paradigma de la política externa brasileña.


Aécio y los gusanos


A poco de ser derrotado en las presidenciales de octubre de 2014, Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, adoptó un discurso incendiario contra Dilma, exigiendo su destitución a través de un impeachment considerado inapropiado hasta por caciques socialdemócratas, como el ex mandatario Fernando Henrique Cardoso.


Durante la entrevista con Página/12 en su oficina de la Cámara de Diputados, el petista Machado habla de la proximidad entre Neves y dirigentes venezolanos acusados de conspirar contra el presidente Nicolás Maduro. Y mencionó su reciente paso por el Foro de Lima, donde él confraternizó con derechistas prominentes, como el ex presidente uruguayo Jorge Batlle, el escritor peruano Mario Vargas Llosa y el cubano afincado en Miami Carlos Alberto Montaner, paladín del pensamiento agusanado.


–¿Cómo se articula Neves con sus pares latinoamericanos?


–Por un lado, está su actividad pública. Estuvo en Lima, donde se reunió con familiares de los golpistas venezolanos (las esposas de Leopoldo López y Antonio Ledezma, ambos procesados). Por lo que veo, Aécio está tomando el modelo de la ultraderecha venezolana. En realidad, estos contactos internacionales me recuerdan a la Operación Cóndor, cuando las dictaduras actuaban en red. Y digo más, nosotros sospechamos que Aécio se comunica frecuentemente con otros golpistas, que mantiene reuniones clandestinas y que se articulan para sembrar inestabilidad contra los gobiernos progresistas.
–Una de las banderas de Neves es la corrupción en Petrobras...


–Qué curioso es que Aécio salga a despotricar contra Petrobras pidiendo que se desmonte el marco jurídico petrolero implementado en los gobiernos del PT. Aécio piensa igualito a las multinacionales norteamericanas. Estoy convencido de que Estados Unidos no está conforme con la ley petrolera, que le da mucho poder a Petrobras. Ellos preferían el modelo anterior, de concesiones, era un paradigma entreguista conveniente a las multinacionales. En cambio, la ley actual garantiza que el petróleo es patrimonio nacional.


–Dilma viajará en junio a Washington, pero hasta ahora EE.UU. no informó a Brasil sobre los documentos hurtados de los archivos de Petrobras.


–Digo nuevamente que no tengo documentos, pero desconfío de que una parte de la información robada por la NSA a Petrobras haya ido a parar a manos de la oposición. Ellos, la NSA y la oposición golpista, no tienen escrúpulos, juegan al vale todo, y lo que quieren es desmontar a Petrobras y desmontar a las grandes empresas nacionales brasileñas. Lo que pasó fue serio. La NSA robó secretos de Estado, es posible que ellos hayan sabido tempranamente que Petrobras había descubierto pozos gigantes en la zona de presal (aguas ultraprofundas en 2007), que hayan manejado información antes de que el ex presidente Lula la anunciara públicamente.

Publicado enInternacional
"Nisman se había hecho muy dependiente de los EE.UU."

En el marco del Encuentro Federal de la Palabra que se celebra en Tecnópolis, el referente australiano de la libertad de expresión habló de Nisman, pasaportes inteligentes, el Estado Islámico, la crisis en Ucrania y el asesinato del opositor ruso Nemtsov.


Tras mil días de encierro en el pequeño departamento que aloja a la embajada de Ecuador en Londres, mil días sin poder salir al aire libre, Assange luce algo debilitado a través de la pantalla de Tecnópolis. Dice que últimamente no está del mejor humor, que está enojado porque no se destraba su situación judicial y no puede estar con su familia. Pero el enojo no se le nota. Contesta de buena gana durante una hora y media y sonríe de oreja a oreja cuando el público lo despide con un aplauso. A continuación, el pasaje más destacado de la conversación:


–Los cables de Wikileaks muestran la falta de independencia del fiscal Nisman con respecto a la embajada de Estados Unidos en la investigación del atentado a la AMIA.


–Es cierto. Hay más de 160 cables sobre el atentado a la AMIA y puedes ver en esos cables que Nisman se hizo muy dependiente de Estados Unidos para conseguir informes de inteligencia relacionada con la investigación y mucha de esa información le llegó a través del jefe de contrainteligencia de la Secretaría de Inteligencia (Jaime Stiuso) y Nisman pasó a depender indirectamente de EE.UU. e Israel y directamente de Stiuso. Se puede ver que esa dependencia llegó a un punto tal que llevaba borradores de resoluciones a la embajada para que la embajada los comentara, los revisara y los corrigiera. En un caso llevó un borrador de resolución de dos páginas y la embajada le hizo comentarios, él se lo llevó de vuelta, volvió con un borrador de nueve páginas, lo revisaron nuevamente y esa vez se lo aprobaron. También le dijeron que no podía investigar la pista siria, que no podía investigar otras pistas locales dentro de Argentina. Se puede decir que éste es un problema de un solo hombre que estuvo diez años con la causa y que no avanzó, hasta que en el 2013 la causa se convirtió en un tema de política partidaria (por el acuerdo con Irán). Pero se puede hacer una crítica mucho más importante, que es la falla del gobierno de Kirchner de no haber disciplinado a Nisman a tiempo por su relación con los servicios de inteligencia, su relación con EE.UU., la falla de los medios de Argentina de no controlar y criticar esa investigación, y esa falla en los medios se pudo ver en todos los medios tradicionales: en Página/12, en el grupo Clarín y aun en la organizaciones de la comunidad judía, que expresó dudas sobre la calidad de investigación en la embajada, pero dijo que a pesar esas dudas no quería reducir la credibilidad de esa investigación. Entonces parece que había un acuerdo nacional entre gobierno, oposición y medios de no cuestionar la calidad de la investigación de Nisman, de no indagar sobre de dónde sacaba su información y de qué manera estaba comprometido por su cercanía a la embajada de EE.UU. y al director de contrainteligencia. Pero vayamos más allá. ¿Cuál es el gran problema? El gran problema es que las instituciones argentinas –fiscalías, medios, gobierno y oposición– no tuvieron suficiente fuerza como para lidiar con un caso geopolítico muy serio, en el que hay actores como EE.UU., Israel, Irán, que tenían intereses muy fuertes en este caso. Irán quería protegerse, proteger su reputación y proteger su relación con Argentina, EE.UU. e Israel buscaban demonizar a Irán, la Secretaría de Inteligencia buscaba beneficiarse actuando como intermediario. Las instituciones argentinas no fueron capaces de mantener su integridad ante la presión sostenida de grupos externos y ése es un problema preocupante para la Argentina. Ahora bien, a otros países no les va mucho mejor cuando la presión es tan fuerte.

Nosotros lo hemos vivido en nuestra organización en países como Gran Bretaña y aun Alemania en algunos casos. Te doy un ejemplo de Alemania. Edward Snowden obtuvo mucho apoyo de Alemania. Es el país donde más apoyo de la opinión pública recibe de toda Europa y eso tiene que ver con razones históricas, el recelo de los alemanes de la Stasi (el servicio secreto de la ex Alemania Oriental), que la nueva capital sea Berlín, en fin, la gente alemana y los medios alemanes querían que se le diera asilo. El resultado es que la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. le dijo a la agencia de inteligencia alemana que si permite que su país le dé asilo vamos a dejar de compartir Inteligencia con ustedes y no les vamos a avisar de posibles atentados terroristas en su país. Entonces la Agencia de Seguridad Nacional estaba perfectamente dispuesta a permitir ataques terroristas en Berlín con tal de presionar al gobierno alemán para no ser humillados por una oferta de asilo para Snowden. Así que hasta un país como Alemania puede comprometer sus principios; entonces no puede sorprendernos que Argentina lo haga. Pero ahora que vimos cómo sucede esto, hay que tratar de corregirlo. Entonces esto es lo que podemos aprender de la investigación de Nisman: la manera en que operan las presiones geopolíticas y la debilidad de ciertas instituciones argentinas para enfrentarlas. Fíjese lo que el director de contrainteligencia estaba haciendo en el caso Nisman y las consecuencias que tuvo. Entre ellas, la ley para reformar a los servicios de Inteligencia. La he leído y me parece una buena ley, aunque hay que ver todavía cómo se aplica.


–Otro tema que me preguntan mucho en las redes sociales, especialmente después de nuestra última entrevista, es sobre sus críticas a los nuevos documentos biométricos que se hacen en la Argentina. El ministro que los creó, Florencio Randazzo, los vende como una manera de hacer menos cola en los aeropuertos. ¿Por qué le parece que estos documentos son peligrosos?

–Hay dos problemas. En el caso de los documentos biométricos, hemos visto ejemplos en muchos países en los cuales la base entera de los documentos biométricos ha sido robada. Por ejemplo, en Pakistán revelamos que una consultora trucha manejada por el MI6 (servicio secreto británico) había sido contratada para manejar la base de datos para todo el sistema de identidad biométrico en Pakistán. Y con la complicidad de algunos miembros del gobierno, la consultora se robó la información sobre más de cien millones de paquistaníes. Así que está el problema de que los datos pueden ser robados por fuerzas externas. En segundo lugar, si tenés un servicio de Inteligencia corrupto y un gobierno que hace las cosas mal, podés terminar teniendo una sociedad extremadamente controlada, donde ninguna persona puede existir por fuera de las estructuras formales del gobierno y de las estructuras informales que tienen las agencias de inteligencia.


–¿Todo eso por sacar información del iris del ojo?


–Es suficiente. Una vez que se empieza con un programa biométrico el siguiente paso es agregar más y más identificadores biométricos. En Suecia, por ejemplo, te extraen sangre al nacer y dicen que esa identificación de ADN sirve para aplicarse en políticas de vivienda y para juntar estadísticas para diseñar programas de salud. Sin embargo, esa información ha sido utilizada de manera ilegal por la policía sueca en varias investigaciones criminales y lleva a una sociedad controlada y no podemos saber si esa información no sólo se va a compartir en la Argentina o si se va a compartir con otros países, y por lo tanto con los servicios de Inteligencia de otros países. Esos servicios de inteligencia en Occidente son manejados en gran parte por empresas privadas. Por ejemplo, el ochenta por ciento de la Agencia de Seguridad Nacional es manejado por contratistas del sector privado. Por empresas como Lokheed Marin, Northrop Gruman o Booze, Allen & Hamilton. De hecho Edward Snowden no trabajaba para el gobierno, trabajaba para Booze, Allen & Hamilton. Entonces coleccionás esta información sobre tu gente y pronto se empieza a compartir y me parece que no es saludable para una sociedad que un individuo al nacer, a través de estos elementos de identificación, entre en una relación no sólo con su familia, su comunidad o su ciudad, no sólo con su país y con el servicio de Inteligencia de su país, sino con todos las grandes facciones de poder del mundo. La relación es tan desproporcionada que con el tiempo va a distorsionar la naturaleza de nuestra civilización.


–Su respuesta me lleva a la última filtración de WikiLeaks, de diciembre pasado. Se trata de un documento de la CIA que explica cómo burlar los controles biométricos en los aeropuertos de la Unión Europea y está escrito para agentes que viajan con identidades encubiertas.


–Seguimos metiéndonos en problemas (se ríe). Es un manual de instrucciones que se les entrega a agentes encubiertos para que penetren otros países, para que penetren aeropuertos usando identidades falsas. Incluye una gran cantidad de aeropuertos y sistemas de seguridad, incluyendo en Europa, y da un ejemplo de Europa de un agente de la CIA al que le encontraron en la valija rastros del explosivo C4, presumiblemente de una operación realizada en Europa. El agente fue detenido pero dijo la mentira sugerida por el manual para casos como ése (que el explosivo era de un entrenamiento antiterrorista realizado en EE.UU.) y le creyeron y lo dejaron ir. El manual puede ayudar a ciudadanos comunes para atravesar controles sin despertar sospechas, incluso puede ayudar a periodistas trabajando bajo identidades reservadas o a nuestra propia gente mientras se mueven por el mundo. También señala el miedo que genera la identificación biométrica aun en la CIA porque dificulta un poco sus movimientos. Esa podría ser la única ventaja de este tipo de documentos en términos geopolíticos. Pero a través de la Agencia de Seguridad Nacional pueden hackear estos sistemas biométricos. Entonces al final la CIA, el Mossad o el MI6, las agencias de Inteligencia con más recursos y conocimientos, serán las que puedan viajar por el mundo sintiéndose libres. Serán las últimas personas del planeta en sentirse libres y creo que esto no es saludable porque ya tienen demasiado poder y demasiado poco control. Entonces diría que lo aceptaría si fuera igual para todo el mundo, pero si sirve para cierta gente pero no para otros, perpetuará la severa desigualdad de poder existente.


–Además, como usted ha dicho, después de los secuestros de la CIA en Suecia e Italia durante el gobierno de Bush hijo, el manual demuestra que la CIA de Obama mantiene la intención de realizar operaciones clandestinas en los países de sus aliados europeos.


–Es cierto y se trata de material reciente. Pero debo hacer una distinción. Si bien la CIA secuestró a una persona en Italia, en Suecia lamentablemente no se trató de una operación encubierta, al menos con respecto al gobierno sueco. El gobierno no sólo lo sabía sino que su policía secreta SAPO asistió en el secuestro de su propios refugiados políticos, sus propios buscadores de asilo, algunos de los cuales tenían hijos viviendo en Suecia. La SAPO asistió en esa operación y siguió haciendo operaciones similares durante seis años y nosotros lo revelamos en el 2010.


–Me gustaría preguntarle por la actualidad mundial: el surgimiento del Estados Islámico (EI), la crisis en Ucrania y el asesinato de Nemstov en Rusia.


–Los tres eventos tienen relación. En cuanto al EI, lo podemos ver desde el punto de vista geopolítico y desde el punto de vista cultural. No digo nada demasiado nuevo cuando digo que el EI es un resultado directo del aventurerismo de Occidente. El aventurerismo de Occidente que destruyó la sociedad libia, el aventurerismo de Occidente que destruyó gran parte de la sociedad siria. El aventurerismo de Occidente está destruyendo Irak para extraer petróleo y por otras razones geopolíticas.

Mucha gente conoce esto, sabe cómo se envía armamento a Siria, el intento de reducir la influencia iraní en la Irak de la posguerra a través del apoyo a los sunnitas. Lo que no se conoce tanto es que en estos años Arabia Saudita, Qatar y Turquía han aumentado su poder y han logrado un pequeño margen de independencia con respecto a EE.UU. Como resultado EE.UU. ya no es el único actor geopolítico que empuja junto a Israel los acontecimientos en Medio Oriente. Ahora también actúan estos aliados geopolíticos que Estados Unidos no está dispuesto a disciplinar. ¿Y por qué no los disciplina? Porque estos países se hicieron ricos y ahora depositan su dinero en bancos de Occidente y entonces su elites se han fusionado: Qatar con los EE.UU., Arabia Saudita con los EE.UU. Acá, por ejemplo, la famosa tienda Harrod's es dueña de uno de los edificios que rodean a esta embajada. Harrod's es propiedad del gobierno de Qatar y la policía secreta británica que espía esta embajada, y que admite haber gastado más de 15 millones de dólares para espiarme, ha hecho un acuerdo secreto con Harrod's y tienen a los equipos de vigilancia instalados en el edificio de Harrod's . Entonces éste es un ejemplo interesante de cómo nos afecta la dinámica del poder en Medio Oriente. Desde el punto de vista cultural, hay que analizar cómo una ideología se expande, porque las ideas no son una enfermedad que se propaga como un virus. Las ideología tiene principios, tiene reglas que son fáciles de aprender y fáciles de transmitir. Eso sucede con todas la ideologías o religiones que se difunden. Pero hay otro factor y ése es el dinero que se mueve detrás de estas ideas. A medida que los estados del Golfo se vuelven más ricos, más poderosas se vuelven las ideas que ellos sostienen. La percepción es que cuanto más se difunden esas ideas más poder adquieren, entonces han hecho eso. Al mismo tiempo, la ideología de izquierda existía en Egipto, y en Líbano y en Siria y en Irak, porque el partido Baath (de Saddam Hussein y la dinastía Asad) es un partido secular y autoritario pero no una teocracia. Occidente odia a esos partidos izquierdistas y nacionalistas y durante muchos años hizo todo lo que pudo para destruirlos o al menos sacarlos del poder, y para eso se apoyó en teocracias y movimientos teocráticos. Podemos verlo, por ejemplo, en el colapso y marginalización de la OLP y su reemplazo por Hamas (en Palestina). Nuestros cables revelan que Israel apoyó a Hamas en su etapa inicial, que Hamas fue usado como un instrumento para dividir a la OLP y a la resistencia palestina. Entonces Occidente ha generado todo el dilema y el horror del EI a través de su aventurerismo y su intento de suprimir movimientos seculares de izquierda en Medio Oriente.


–Pasemos a Ucrania.


–El mejor análisis proviene de un reconocido analista geopolítico, John Mearsheimer, un académico muy reputado cuyos trabajos han sido utilizados hasta por el Departamento de Estado. No es un extremista. El tiene la misma opinión que yo. Lo que decimos está documentado en los cables. Hay uno del 2008 que muestra que Rusia traza un línea en la arena y fija sus límites a Estados Unidos y la OTAN. El cable se titula "No quiere decir no" y se refiera a la expansión territorial de la OTAN. Explica que si hay interferencia en Ucrania por un intento de integrarla a la OTAN, eso no será tolerado por las regiones fuertemente rusoparlantes en Ucrania, que se consideran rusas por haber pertenecido a la Unión Soviética, y Crimea es una de esas regiones. Y Rusia advertía que el intento de traer a Ucrania hacia la OTAN causaría una guerra civil. Entonces se puede ver la importancia estratégica que Rusia le otorga a Ucrania como parte de la civilización eslava y el complejo militar-industrial del este de Ucrania, que sigue produciendo misiles balísticos teleguiados, repuestos para misiles, etc. EE.UU. lleva mucho tiempo tratando traer a Ucrania hacia Occidente, si no puede ser con una membresía de la OTAN, al menos que se independice de la esfera de influencia de Moscú, para reducir el complejo industrial-militar ruso y reducir sus bases navales en Crimea. Hace mucho que lo venían intentando y Rusia se venía quejando y advirtiendo lo que pasaría. Europa, bajo la influencia del expansionismo burocrático de la Unión Europea, se sumó a esa puja. Pero los rusos no son inocentes. Su manejo de sus más preciados y queridos aliados estratégicos, de sus socios comerciales más cercanos, fue completamente incompetente. Ningún país puede operar en Ucrania como Rusia. Porque los ucranianos hablan ruso y parecen rusos porque hay relaciones familiares y comerciales entre los dos países. Rusia descuidó a Ucrania porque no se relacionó con su gente, sino con su oligarquía, con su elite política, con la economía ucraniana. Gastó billones de dólares en subsidios para Ucrania. Al mismo tiempo EE.UU. y Europa Occidental gastaron billones de dólares en la creación de ONG, en redes sociales. A través de estas instituciones y de estos medios Occidente prometió acabar con la corrupción en Ucrania. Los rusos hicieron muchas cosas mal cuando podrían haberse relacionado con Ucrania de otra manera. Sacaron muchos agentes de FSB (servicio secreto ruso) de Ucrania para trasladarlos a Chechenia para prevenir ataques terroristas. Chechenia se convirtió en su primera prioridad y vemos los resultados de descuidar a Ucrania.


–¿Y con respecto al asesinato del líder opositor Boris Nemtsov a pasos de Kremlin?


–Ahí hay un vínculo con lo que pasa en Ucrania. Parece que las fuerzas especiales que Rusia está usando para entrenar y apoyar a las fuerzas separatistas en el este de Ucrania provienen, o al menos al principio provenían, de Chechenia y hay una razón para eso: las fuerzas chechenas son las más entrenadas y las más experimentadas en lo que llaman operaciones de contrainsurgencia, que básicamente significa combate en una guerra civil, porque eso es lo que viene pasando en Chechenia, que es una república separatista que busca su independencia de Rusia. Por eso Rusia usó en Ucrania regimientos de Chechenia y estos regimientos están controlados por el presidente de la región chechena, (Razman) Kadyrov, y Kadyrov no quiero decir que es leal a Putin porque tiene su propia agenda, pero formalmente depende de Putin. A lo largo del conflicto checheno Kadyrov desarrolló tropas y un servicio de inteligencia que es bastante poderoso y que ha sido acusado de asesinatos, incluso en Viena por ejemplo, de oponentes de Kadyrov. La guerra en Ucrania hizo que Rusia pusiera mucho dinero en las fuerzas chechenas y los servicios de inteligencia chechenos. El resultado es que se volvieron muy poderosos y de alguna manera rivalizan con el FSB, que hasta entonces era el único servicio de inteligencia que operaba y juntaba inteligencia fuera del país. Los asesinos materiales de Nemtsov en la entrada al Kremlin eran chechenos vinculados con los servicios secretos de ese país.

–Y Kadyrov dijo que el asesino era un héroe nacional...


–Exacto. Por eso es difícil saber bien qué está pasando, pero a cierto nivel los servicios chechenos estaban demostrando que el FSB no controla Moscú y que ellos tienen el poder de matar a alguien en la puertas del Kremlin. Esto no quiere decir que Kadyrov ordenó el asesinato, puede ser un mando intermedio que buscó demostrarle su utilidad a Kadyrov o a la extrema derecha rusa. Vamos a lo que pasó después. Una semana o dos después del asesinato, Putin condecoró a Kadyrov con una medalla por servicios prestados a Rusia. En la misma ceremonia condecoró también al agente del FSB que había envenenado con polonio al ex espía Litvinenko en un restaurant de sushi en Londres (en el 2006). Para la perspectiva de Occidente la imagen que dejó Putin en la ceremonia de premiación fue horrible. Es como si hubiera dicho: "Yo apoyé con igual fuerza a los dos asesinatos", el del FSB y el de los chechenos. Putin se había mostrado enojado y confundido tras la muerte de Nemstov. Entonces al darle esta medalla a Kadyrov genera una confusión en la población rusa y la hace pensar que tal vez Putin había ordenado el asesinato, que tal vez está contento con el asesinato porque es un líder fuerte que controla la situación. Pero la realidad es que no controla completamente a las fuerzas chechenas. Son un grupo muy cerrado, tienen su propio lenguaje, y tienen agenda propia. El centro de poder de Putin es el FSB, que es el que le provee su seguridad y la relación con los servicios chechenos es muy delicada, así que la situación es muy interesante.

Publicado enInternacional
Caracas difunde pruebas del intento de golpe

Según reveló el teniente Lugo Calderón, el proyecto desestabilizador tenía la pretensión de tomar por la fuerza la región central del país y bombardear zonas estratégicas de la capital venezolana.

 

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, difundió pruebas del plan de golpe de Estado que el gobierno de Nicolás Maduro afirmó haber abortado el 12 de este mes. El proyecto desestabilizador, conocido como Plan Jericó, tenía la pretensión de tomar por la fuerza la región central del país y bombardear zonas estratégicas de Caracas, añadió el titular de la Asamblea Nacional.


En la edición del miércoles por la noche del programa conducido por Cabello, Con el mazo dando, y que contó con la participación del alcalde del municipio El Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, se difundieron los audios de la confesión del primer teniente de la Aviación Luis Lugo Calderón, detenido por su implicación en el intento de golpe, material que aportó nuevos detalles sobre el plan para derrocar a Maduro.


En la grabación, el teniente Calderón confesó haber sido contactado por un grupo rebelde que promovió otro plan golpista en 2014. Calderón detalló que el teniente Henry Zalazar lo invitó a grabar un video el pasado 12 de febrero, en el que llamarían a salir a las calles y varios militares pedirían la renuncia de Maduro a fin de desencadenar el caos para dar paso a los bombarderos en puntos estratégicos de la capital venezolana y bases militares en el centro del país. Los involucrados se comunicaron a través de mensajería instantánea y se referían a cada fuerza con seudónimos. A él lo llamaban Trucha o Pescado, al capitán Héctor Noguera (presente en el video en el cual se exigía la renuncia de Maduro), El Chino, y al teniente Zalazar, Cavernícola.


En otro fragmento del audio revelado por televisión, Calderón fue consultado respecto de las acciones que incluía el golpe. "El golpe consistía en tomar el casco central, desde Guatire hacia Valencia (ciudades ubicadas al este y oeste de Caracas, respectivamente)", declaró el teniente. Y también explicó que el movimiento golpista le pidió pilotear el avión Tucano, con el cual tenían pensado bombardear sedes de ministerios, el Palacio de Miraflores (la casa de gobierno) y el canal internacional de noticias Telesur. El teniente también brindó detalles sobre las personas que impartían las directrices desde el exterior, como el teniente Eduardo Figueroa, solicitado por la Justicia, que reside en Panamá, así como el capitán Juan Carlos Caiguaripano, de quien no profundizó en detalles.


Calderón confirmó que el video sería presentado en el extranjero, a más tardar luego de Carnaval, con apoyo de la periodista venezolana Patricia Poleo –exiliada en Miami– y que sería el punto de partida para la desestabilización en las calles y para activar el movimiento insurreccional. Asimismo, el militar insurrecto confesó que la base aérea de La Carlota, en Caracas, era uno de los objetivo, así como la base Sucre de Maracay, en el estado de Aragua.


El teniente comentó que recibió un ofrecimiento por parte de un funcionario de la embajada británica en Caracas para tramitar un asilo, en caso de que no se concretara el golpe de Estado, que estaba estructurado en varias fases: la primera, denominada La Piñata; una segunda, llamada El Palazo, y una última, El Día D, el cual correspondía a la fecha en que se ejecutaría la acción golpista.


Cabello indicó durante su programa que el alcalde caraqueño Antonio Ledezma, detenido el jueves pasado por delitos contra la patria, mantuvo contacto telefónico con Carlos Manuel Osuna Saraco, alias Guillermo, uno de los financistas del intento golpista promovido por la derecha venezolana. El ex alcalde metropolitano se comunicaba con un número internacional, correspondiente a Estados Unidos, perteneciente al general de brigada Eduardo Báez Torrealba, alias Máximo. El presidente de la Asamblea Nacional señaló que este número también era utilizado por el teniente Henry Javier Salazar Moncada, implicado en el golpe de Estado denunciado por Maduro hace algunas semanas. Ya al finalizar el programa televisivo, Cabello dijo que la oposición debe admitir, ante las pruebas reveladas, que hubo un intento de golpe. "Las evidencias son notorias. Las pruebas están extremadamente claras. Es un golpe de Estado, y tal cual lo dijo el presidente Nicolás Maduro, muy pocos dirigentes de la oposición no sabían nada del golpe. No tienen el coraje para enfrentarlo", dijo Cabello

Publicado enInternacional
Siempre es peligroso jugar con la inteligencia

Un disparo en la sien terminó con la vida del fiscal Nisman que acusó a Cristina Fernández y parte de su gabinete de trabajar para que la masacre de la AMIA quede impune y favorecer negocios con Irán, el principal sospechoso. Mientras, Estados Unidos busca sumar aliados a su cruzada contra el mundo musulmán. Nisman no era ajeno a esos manejos.


La muerte del fiscal Alberto Nisman disparó las alarmas en el plano interno y externo de la política argentina. A poco más de diez días de los atentados a la revista Charlie Hebdo, en pleno centro de París, se abrió un nuevo paradigma en cuestiones de terrorismo internacional. Algo similar a la respuesta tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York. La cruzada contra el terror apunta ahora con nuevos mecanismos basados no sólo en la guerra sino en un reacomodamiento de la diplomacia, que sigue sin recurrir al multilateralismo de la Onu. Con ese marco de referencia, Argentina y otros países de la región no alineados con Washington empiezan a padecer las presiones por un alineamiento explícito y una condena a los países musulmanes poco dóciles a Occidente. La ausencia del canciller argentino Héctor Timerman en la marcha de repudio al asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo fue tomada por medios de prensa locales como un desvío en ese alineamiento pretendido por las potencias. Irán, en ese sentido, es el ejemplo más claro del terror para esos sectores. Y Argentina, con su "memorándum de entendimiento" con Irán para lograr la colaboración del gobierno de la república islámica en el caso Amia, pasó a ser un caso testigo de las nuevas políticas para lograr la adhesión a Estados Unidos en su cruzada. Nisman, como jefe de una unidad fiscal antiterrorista, estaba al tanto de este nuevo esquema por sus relaciones con los servicios de inteligencia internacionales. En especial con la embajada de Estados Unidos, según consignaron cables del Departamento de Estado ventilados en su momento por Wikileaks.


LA INTERNA. El disparo en la sien del fiscal Alberto Nisman volvió a tensar la relación entre el gobierno y las diferentes oposiciones en pleno año electoral. Y el caso volvió a abonar teorías conspirativas que llevaron a nuevas protestas callejeras contra el gobierno en la noche del lunes 19, en los mismos puntos que suelen ocupar los caceroleos: Plaza de Mayo, la esquina de las avenidas Cabildo y Juramento y otros varios puntos de la ciudad y del país.


Iba a presentarse a las tres de la tarde del lunes 19 ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados para aclarar las denuncias que hizo públicas el miércoles 14 contra el gobierno nacional de dejar impune el atentado a la Amia. En su escrito, hecho público finalmente el martes 20, Nisman acusa a Cristina Fernández, al canciller Timerman, al ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, al diputado de La Cámpora Andrés Larroque y a los dirigentes sindicales Luis D'Elía y Fernando Esteche, de urdir un plan para excluir a Irán como responsable del atentado y dejar sin efecto los pedidos de captura de cinco funcionarios y ex funcionarios de ese país involucrados presumiblemente en el atentado. El fiscal responsabilizaba a Irán por la voladura de la Amia, el 18 de julio de 1994.


El domingo a la noche los medios dieron la noticia de la muerte de Nisman, que se habría disparado un tiro en el baño de su lujoso piso en el exclusivo barrio de Puerto Madero, y las especulaciones empezaron a rodar desde los medios acusando al gobierno nacional. Nisman estaba amenazado, según confirmó la diputada Patricia Bullrich, titular de la comisión ante la que al día siguiente iba a hablar el fiscal para aportar pruebas de su tesis. La legisladora macrista Laura Alonso había apoyado la moción de que la sesión fuera secreta y no trascendiera nada de lo conversado en el Congreso. Medios como Clarín y La Nación se hicieron eco de la denuncia del fiscal sin tomar en cuenta la endeblez de las pruebas. El gobierno, seguro de que el fiscal poco tenía, quería que la sesión parlamentaria fuera pública. La noche del miércoles 14 Nisman se había presentado en el programa televisivo A dos voces, del canal Todo Noticias, del grupo Clarín, para explicar sus acusaciones y por qué había pedido la apertura de la feria judicial a la jueza María Servini de Cubría, que se la negó "por inconsistencia en la prueba" aportada.
Resultó sorpresiva la decisión de Nisman de suspender sus vacaciones en Holanda, donde se encontraba con su hija de 15 años, al punto de haberla dejado sola durante algunas horas en el gigantesco aeropuerto madrileño de Barajas, a la espera de que su madre pasara a recogerla. Él se tomó un avión y aterrizó en Ezeiza poco después del atentado en París contra Charlie Hebdo. La hija de Nisman se reunió poco después con su madre, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, de la que el fiscal se encuentra divorciado desde 2009, según informaron fuentes judiciales a Brecha.


"A Nisman alguien lo hizo volver", aseguró el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández. Su vinculación con un ex agente de la Side que trabajó codo a codo con él en la causa Amia abre un abanico de oscuras posibilidades.


Antonio Stiuso era el jefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI) hasta que fue removido a mediados de diciembre pasado. Condujo toda la operación de seguimiento del caso Amia desde que se produjo el atentado hasta su expulsión de la SI. En los últimos años Stiuso y Nisman trabajaron juntos, y juntos aparecieron mencionados en los cables de Wikileaks por sus reuniones en la embajada estadounidense en Buenos Aires, donde obtenían información sobre Irán y algunos personajes catalogados como terroristas por la Cia.
UNA COMUNIDAD DIVIDIDA. La consternación de la comunidad judía –especialmente de los presidentes de la Amia, Leonardo Jmlenitsky, y de la Daia, Julio Schlosser– por la muerte de Nisman fue expresada inmediatamente en términos de apoyo o repudio a la tarea realizada por el fiscal. Quizá sea la Asociación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la Amia –una de las tres en agrupaciones que están divididos los familiares de las víctimas, encabezada por Laura Ginsberg– la que con más ecuanimidad reflejó la situación por la muerte de Nisman. "Su muerte queda definitivamente vinculada a la investigación de la responsabilidad del Estado en el atentado impune de la Amia", sostuvo en un comunicado, en el que insiste en un tema central: la desclasificación de los archivos de la Secretaría de Inteligencia en el caso Amia. Esa es una cuestión que los organismos de derechos humanos plantearon a diferentes gobiernos electos desde 1983, pero, se sabe, la información secreta es vital para la preservación de ciertas zonas oscuras del poder. "Este es el gobierno que más transparencia exhibió en materia de actos de gobierno", repitió la presidenta Cristina Fernández en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso en 2013 y 2014. Pero no alcanza.


Sergio Burnstein, presidente de la agrupación 18-J, que nuclea a otro sector de los familiares de los 85 muertos en el atentado, reconoció sus diferencias con Nisman, pero consideró "invalorable su trabajo al frente del equipo de fiscales que investigan". La Asociación de Familiares de Víctimas del atentado se mostró sorprendida tanto por la muerte de Nisman como antes por su denuncia contra el gobierno. Olga Degtiar, referente del grupo, consideró el mismo miércoles 14 que Nisman quería abandonar la causa y que por eso "salió con una denuncia tan delirante". La Asociación Civil Memoria Activa había pedido ya en 2013 la remoción de Nisman al frente de la unidad fiscal especial, "porque es público y notorio que ha utilizado los enormes recursos que ha tenido su fiscalía para fines que nada tienen que ver con el esclarecimiento del atentado en busca de la verdad y la justicia".


Nisman integró el equipo de fiscales que intervinieron desde el comienzo en la causa Amia, hasta que en julio de 2004 su cuestionado colega Eamon Müllen renunció al cargo. En ese momento, a pocos días de un nuevo aniversario del atentado, el presidente Néstor Kirchner quiso dar una señal a la sociedad y decidió que el entonces procurador general Esteban Righi, jefe de los fiscales, conformara una fiscalía especial para el caso Amia, integrada por un equipo de funcionarios especializados. Righi ofreció la titularidad de ese equipo a Alberto Nisman, que aceptó de inmediato. Righi pretendía no sólo aclarar el atentado a la mutual judía sino dejar conformado un equipo para trabajar en temas de terrorismo, teniendo en cuenta la situación internacional tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York y la seguidilla de casos en Madrid, Londres y ciudades africanas, donde fueron atacadas las embajadas de Estados Unidos.


La designación de Nisman contó con el apoyo de Néstor Kirchner, quien pretendía, según fuentes de la Casa Rosada, avanzar en los primeros meses de su gobierno sobre tres o cuatro planos: "frenar el avance de los grupos económicos externos sobre la economía, construir una Corte Suprema independiente con juristas insospechados, llevar a juicio a los militares acusados por delitos de lesa humanidad y esclarecer el atentado a la Amia. Esos cuatro puntos no eran negociables para Néstor", aseguró a Brecha un ex ministro K.


LA SIDE METE LA COLA. El 16 de diciembre pasado Oscar Parrilli, un kirchnerista de paladar negro, asumió como nuevo secretario de Inteligencia. Llevó como su segundo a Juan Martín Mena, un abogado de bajo perfil que responde al secretario de Justicia, Julián Álvarez, hombre de la agrupación La Cámpora, dirigida por Máximo Kirchner. Parrilli vino a remplazar a otro kirchnerista histórico, Héctor Icazuriaga, importado de Santa Cruz, la provincia feudo de los Kirchner, pero cuyo poder dentro de la Secretaría de Inteligencia estaba esmerilado por un histórico líder entre los espías: Antonio "Jaime" Stiuso, jefe de Operaciones dentro de la SI. Stiuso participó desde el principio en la causa Amia, pero el fin del ciclo kirchnerista y el asesinato de su segundo, Pedro Viale, apodado el "Lanchón", en julio de 2013 en su casa de Moreno a manos de la Policía Bonaerense en un confuso episodio vinculado a operativos antinarcóticos, royó su poder. Desde ese momento la suerte de Stiuso, que revistaba en la Side desde 1972, cambió definitivamente. En puja permanente con los servicios de inteligencia montados por el actual jefe del Ejército, César Milani, protegido de Cristina Fernández, Stiuso sabía que el final de su historia como espía llegaría cuando el kirchnerismo decidiera que era el momento de guardar las espaldas frente a la retirada del poder. "Siempre pasan estas cosas un poco antes de que termine un período de gobierno", apuntó alguna vez el ex ministro del Interior menemista Carlos Corach con cierta ironía.

Cristina confiaba más en Milani que en la SI, pero con las denuncias en contra que sigue acumulando el jefe del Ejército por su papel en la represión de 1976 en La Rioja y Tucumán, resulta una ficha endeble en el tablero K. Era necesario recuperar el bastión de la calle 25 de Mayo, a metros de la Casa Rosada. Parrilli apareció como el hombre indicado, pero le pasa lo mismo que le pasó al ex presidente Fernando de la Rúa cuando envió al banquero Fernando de Santibáñez a limpiar la Side de menemistas: los agentes expulsados armaron un aparato de inteligencia paralelo y sus miembros aún hoy recorren los despachos judiciales acusados de operaciones ilegales. Entre ellos están también el ex jefe de la Side menemista Juan Bautista Yofre y el columnista del diario La Nación Carlos Pagni, procesados en 2012.


Con Parrilli, Stiuso quedó sin trabajo. ¿Qué puede hacer un agente de inteligencia con 42 años de servicio cuando pierde el trabajo? Vinculado desde el comienzo con la investigación de la causa Amia, Stiuso era el nexo desde fines de los noventa entre la ex Side y los servicios del Mossad israelí y la Cia estadounidense. Cuando Nisman se hizo cargo plenamente del expediente Amia a través de la Unidad Fiscal de Investigación, su relación con Stiuso fue permanente. Una pista indica que la suerte de ambos transcurrió en paralelo a partir del 16 de diciembre.


Algunos rumores corrían sobre que la nueva jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, lo removería de su cargo, y esa versión fue creciendo en los pasillos interesados de Tribunales desde fines de noviembre. El enfrentamiento del gobierno con sectores de la justicia tuvo su correlato en un encontronazo de Gils Carbó con fiscales a quienes tenía pensado remover, algo que la oposición veía como una injerencia del poder político en la justicia. Entre la última semana de diciembre y la primera de enero el enfrentamiento creció y Nisman pudo haberse sentido amenazado en su cargo.


Los informes de inteligencia que manejaban Nisman y Stiuso habían sido cuestionados por el juez a cargo de la causa Amia, Rodolfo Canicoba Corral, la semana pasada cuando el fiscal hizo la denuncia. "No todas las escuchas telefónicas fueron autorizadas y no siempre el informe de inteligencia es una prueba para la justicia", dijo a la prensa Canicoba, desautorizando así a Nisman. El 5 de junio la Cámara de Apelaciones debería tratar un pedido de las querellas para avanzar sobre la acusación a Carlos Menem y sus ministros Carlos Corach y Carlos Ruckauf como encubridores del atentado a la mutual judía. El nuevo fiscal del caso, Alberto Gentili, remplazante de Nisman, debiera cesar en su función el 31 de enero, pero como integrante del equipo especial de fiscales tiene posibilidades de quedarse con el caso.


El mundo de los servicios era cotidiano para Nisman desde un primer momento. Para él y para su ex esposa. Por la oficina de Sandra Arroyo Salgado pasaron causas de narcotráfico, las escuchas ilegales de los ex agentes de la Side y el caso de los presuntos hijos apropiados por la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble. Ahora, de vuelta de sus vacaciones, Arroyo pidió constituirse en querellante y no cree en la hipótesis del suicidio de su ex pareja. Una trama confusa para un año duro. 


Los medios y su guerra


Todos los canales de televisión de aire y de cable se abocaron a una cobertura primero policial de la muerte de Alberto Nisman y luego de las consecuencias que esta muerte puede tener en la causa Amia. La excepción fueron Todo Noticias y el Trece, del grupo Clarín. El lunes pasado ambos generaron un desfile de candidatos políticos para exponer sus posiciones frente al hecho, en una típica jornada de campaña electoral.
Las portadas de los diarios Clarín y La Nación han empujado desde el inicio la teoría del "suicidio inducido", cuando no el asesinato. "Crecen las dudas por la muerte del fiscal Nisman. No se probó aún si fue un suicidio", sostuvo Clarín en su tapa del miércoles 21. La Nación destacaba a su vez la existencia de "un pasadizo al departamento (de Nisman)" y el hecho de que se habrían hallado "pisadas, huellas y nuevas pistas". Las protestas callejeras de la noche del lunes fueron cubiertas por Todo Noticias y puestas en portada por Clarín y La Nación.
Página 12 y Tiempo Argentino, ligados al gobierno, apuntaron a las falencias e inconsistencias de la denuncia de Nisman y a la falta de pruebas para sostener un pedido de procesamiento de la presidenta. El punto de vista más equidistante fue aportado por el periodista económico Roberto Navarro. "En este momento hay que leer a los dos sectores del periodismo para tratar de entender quée está pasando", dijo en su programa de televisión Economía política.


Agua para el molino electoral


Todos se preparaban para cerrar acuerdos y mostrar sus fórmulas presidenciales de cara a las internas abiertas de agosto para competir en las elecciones de octubre. Pero el caso Nisman los reacomodó. El alcalde porteño, Mauricio Macri, los primerió a todos y a las nueve de la mañana del lunes 19 dio una conferencia de prensa en la que reclamaba al gobierno respuestas por lo sucedido al fiscal. Nada dijo en cambio sobre el pedido de procesamiento que hizo Nisman contra él por haber espiado a través de agentes de inteligencia, como Ciro James y el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios, también acusado en la causa Amia.
Sergio Massa, candidato del Frente Renovador, reclamó por la tarde urgentes medidas al gobierno y la convocatoria a sesiones extraordinarias en el Congreso. Y dejó flotando la sospecha de que se tratara de un atentado. "Esto nos deja muy mal parados ante el mundo", sentenció. Desde el radicalismo, en plena crisis dentro de la alianza electoral Unen, sus referentes y presidenciables Ernesto Sanz y Julio Cobos dispararon directamente al gobierno, dando por ciertas sin más pruebas las acusaciones de Nisman, y se sumaron al coro de los dolientes.
Para Elisa Carrió, por ahora sin partido después del portazo dado en noviembre en Unen, la muerte de Nisman fue un nuevo caso de conspiración del gobierno para evitar el esclarecimiento del atentado a la Amia. El fiscal, dijo "Lilita", fue inducido al suicidio, lo que demostraría la trama mafiosa de las relaciones internacionales del gobierno K.


El agente Stiuso


Antonio Stiuso ingresó a la Side en tiempos del gobierno militar del general Alejandro Lanusse y pasó toda la siguiente dictadura, nacida del golpe del 24 de marzo de 1976, en esos servicios. Sin pertenecer a la jerarquía en un primer momento, supo de todas las operaciones de seguimiento, rastreo y secuestro de exiliados políticos en Buenos Aires entre 1976 y 1983. Con la vuelta de la democracia escaló posiciones en el gobierno de Raúl Alfonsín, que estaba concentrado en terminar con los elementos más duros de los años de la represión, como por ejemplo la banda de Aníbal Gordon y los agentes vinculados con el Batallón 601 de inteligencia del Ejército, donde revistaba Raúl Guglielminetti, hombre cercano al paramilitar Gordon. A Stiuso le tocó vigilar de cerca a Guglielminetti en España. La vieja guardia de la Side no se lo perdonó. Después de Alfonsín, Stiuso trabajó para el menemismo. Fue jefe de operaciones y llevó, para integrar los equipos de investigación por el atentado a la Amia, a algunos ex torturadores de Automotores Orletti que el menemismo había reincorporado al staff de inteligencia. En 2004 su cara fue expuesta ante las cámaras de televisión por el ex ministro de Justicia Gustavo Beliz, quien desde ese momento quedó fuera del gobierno K. Néstor Kirchner apreciaba los servicios de Stiuso sólo porque podía proporcionarle información sobre sus enemigos políticos. Stiuso fue, de hecho, el jefe en la sombra de los servicios de inteligencia, más allá de quien ocupara su dirección formal. Hasta que a su frente fuera colocado Oscar Parrilli y surgiera la necesidad de pavimentar un posible fin del ciclo K fuera del poder.

Publicado enInternacional
El manual TC-18-01 y la subversión en Cuba y Venezuela

El 30 de abril el Departamento de Estado estadunidense dio a conocer su informe anual sobre países patrocinadores de terrorismo correspondiente a 2013. Como ocurre desde 1982 Cuba integró la lista negra. ¿La razón? Dar refugio a miembros de ETA y las FARC. El documento incluyó a Venezuela, porque el gobierno de Nicolás Maduro no tomó acciones contra funcionarios señalados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por respaldar directamente actividades de tráfico de armas y narcóticos por parte de las FARC.


La doble moral de la diplomacia de guerra de Barack Obama no admite la prueba del ácido. La razón es sencilla: en momentos en que se daba a conocer el informe en Washington, el Pentágono tenía más de 13 mil elementos de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) desplegados y realizando misiones subversivas y terroristas en más de 75 países. Las FOE están integradas por unidades de élite del ejército, la infantería de marina y la fuerza aérea estadunidenses, expertos en operaciones de guerra sicológica, actividades clandestinas, desestabilización, sabotaje, espionaje, ataques cibernéticos y asesinatos selectivos. Adscritas al plan denominado Visión 2020, las fuerzas FOE responden al Comando de Operaciones Especiales Conjuntas de la Secretaría de Defensa, cuyo cuartel general está en MacDill, Florida.


El plan Visión 2020 no es únicamente militar, tiene un enfoque multiagencias. Es decir, las fuerzas especiales cumplen misiones en estrecha cooperación con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la Oficina Federal de Investigación (FBI) y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA). Y se apoyan en el Sistema del Terreno Humano −como le llama el Pentágono−, especialistas civiles en áreas de ciencias sociales y políticas, antropología, estudios regionales y lingüística, además de funcionarios, agencias gubernamentales, empresas multinacionales, think tanks, centros académicos, fundaciones, organizaciones no gubernamentales e intelectuales orgánicos, que deben preparar las condiciones objetivas y subjetivas y las coartadas propagandísticas para la guerra irregular o asimétrica, y dotar de sus conocimientos a los efectivos militares antes de los despliegues en diversas regiones del orbe.


La Circular de Entrenamiento TC-18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales, publicada en noviembre de 2010 bajo el título La guerra no convencional (GNC), confirma la importancia que el comando supremo del Pentágono confiere a dichas unidades de élite. Según el documento, las FOE están capacitadas para explotar las vulnerabilidades sicológicas, económicas y políticas de un país adversario, desarrollar y sostener las fuerzas de resistencia (o insurgencia) y cumplir objetivos estratégicos estadunidenses. Son las únicas fuerzas específicamente designadas para ese tipo de guerra por sus capacidades para infiltrarse en terreno enemigo, posibilitar el desarrollo y entrenamiento de grupos subversivos al servicio de Washington y coordinar sus acciones al interior de países hostiles, así como para coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno.
Los equipos FOE penetran en el área de operaciones, promueven una disidencia subversiva interna, entrenan a sus líderes, les proporcionan la logística necesaria y manejan el guión propagandístico desestabilizador con eje en denuncias de corrupción contra el régimen de turno, que es acusado de dictatorial. Desencadenado un conflicto, el objetivo es generar un clima de malestar permanente mediante manifestaciones y protestas violentas (que son cubiertas por los conglomerados mediáticos como acciones pacíficas) y se promueven intrigas y rumores falsos, agitando como banderas la defensa de los derechos humanos y la libertad de prensa.


La guerra asimétrica resultó exitosa en Serbia, Ucrania y Georgia, donde, con recursos encubiertos del Pentágono y la CIA canalizados por conducto de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y el Instituto Republicano Internacional, y el apoyo de la Open Society de Georges Soros y la Institución Albert Einstein de Gene Sharp, se produjeron las llamadas revoluciones de colores o golpes suaves de comienzos del siglo XXI.


Pese a los sucesivos afanes desestabilizadores, el modelo no ha podido fructificar en Siria, Cuba y Venezuela. En abril se dio a conocer que la USAID diseñó y operó desde 2009 una red de comunicación horizontal vía Internet, ilegal y secreta, denominada ZunZuneo, para impulsar un Twitter cubano y manipular a sectores de la población con mensajes políticos, cuyos objetivos eran generar una disidencia interna y provocar acciones subversivas que llevaran a un cambio de régimen en la isla. Inscrita en los parámetros de la guerra no convencional (en su variable de guerra cibernética), para evadir las restricciones soberanas cubanas, la operación clandestina incluyó la creación de empresas de fachada en España y contó con financiamiento desde bancos en Islas Caimán. Pero la intentona por desencadenar una primavera cubana, fracasó.
Venezuela es otra víctima de una guerra no declarada según los cánones del manual TC-18-01. El objetivo es derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro vía golpe de Estado o una guerra civil que abra las puertas a una intervención humanitaria de la OTAN y/o a la injerencia militar directa del Pentágono. La más reciente escalada sediciosa financiada por la CIA, la USAID y NED cobró alta visibilidad mediática en febrero, cuando partidos y movimientos extremistas de corte neonazi, como Voluntad Popular, de Leopoldo López; la ONG Súmate, de la desaforada legisladora María Corina Machado, y Gustavo Tovar, de la ONG Humano y Libre, llamaron a salir a la calle sin retorno, hasta lograr la renuncia o caída del mandatario. La rebelión de los ricos, como la llamó el diario inglés The Guardian, fracasó, pero dejó un saldo de 41 muertos.

Publicado enInternacional