Claves para repensar los medios y el mundo que habitamos. La distopía del desarrollo

 

 Formato:17 x 24 cm., 288 páginas, Edición: 2015.
P.V.P:$32.000 ISBN:978-958-58826-0-7

 

 

"Este libro es un viaje por el pensamiento solemne desde la experiencia de las prácticas quilomberas, jodederas, mamadoras de gallo que son las que practican la gente del común para sobrevivir con dignidad e imaginación a este mundo [...]. Escuchar [...] para poder criticar y transformar".


Omar Rincón

 

"Tras años y años de ponerle disfraces al "santo", según soplaran los beneficios y utilidades de los poderes financieros y mediáticos, de travestir el desarrollo según sus intereses y de enredarnos con "su" comunicación, las narraciones que nos cuenta Chaparro nos servirán para romper todos esos disfraces; para empezar a tumbar las distopías y volver a soñar con las utopías."


"Iñaki" Chaves G.

 

"Es urgente y necesario examinar significantes y significados para evaluar la verdadera dimensión de lo que hoy llamamos desarrollo y de los valores que debemos reconocer en la comunicación como motor de una acción encaminada a construir sociedades verdaderamente felices y democráticas".


Manuel Chaparro

 

 

 

Vídeo relacionado: http://bit.ly/1z7toTS

 

 

Tienda virtual: https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=114&search=cambios+culturales

 

 

Informes-Pedidos:


Cra. 20 Nº45A-85 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER

 

 

El enfriamiento de la economía china, un escenario inquietante

En los últimos tres meses de 2014, China experimentó la mayor salida de fondos desde que se empezaron a registrar esos datos, a finales de los años noventa. El déficit en la cuenta financiera y de capital alcanzó los 91.200 millones de dólares, un deterioro sin precedentes en las finanzas del gigante asiático, acostumbrado a la llegada masiva de dinero del exterior en las últimas décadas, como apuntan los analistas de Fathom Consulting. Las autoridades chinas se muestran satisfechas con la "nueva normalidad", pero los inversores no parecen estar de acuerdo.


A diferencia de lo que han hecho el resto de las economías emergentes tras la debacle de 1998, China es el único país que mantiene su divisa ligada al dólar. Las autoridades permiten desde hace un año que la cotización del renminbi fluctúe un máximo del 2%, arriba o abajo, respecto a la divisa estadounidense, el mismo valor que ha perdido la moneda china desde octubre. La fuerte salida de flujos de capital indica que las presiones a la baja sobre la moneda china se están intensificando y la venta neta de reservas por parte del banco central a finales de 2014 da fe del empeño de la autoridad monetaria en contenerlas.


Lo último que necesita una economía que se enfría es una moneda fuerte pero "las autoridades no van a tolerar una mayor depreciación del renminbi, dada su preocupación con la estabilidad financiera", señala Li-Gang Liu, del Instituto Peterson. Cada vez más analistas ponen en tela de juicio los datos oficiales de crecimiento y temen que el Gobierno de Pekín sea incapaz de pilotar un aterrizaje suave de la economía. Lombard Odier Investment Managers cifra el incremento real del PIB en un rango de entre el 1% y el 3%, muy lejos de la meta oficial del 7% fijada para este año por las autoridades chinas.
Las exportaciones de Brasil han caído un 7% por el frenazo chino


Los gestores suizos basan sus cálculos en el desplome de la producción de electricidad en los últimos meses y el frenazo en las ventas de combustible diesel. La batería de estímulos impulsada por Pekín —recorte de los tipos de interés, inyecciones de liquidez, reducción de los requisitos de capital...— se explica al analizar estos números.


Son muchas bolas en el aire y configuran un escenario peligroso para el resto del mundo. El frenazo en la demanda china ya se ha dejado sentir con dureza entre las economías productoras de materias primas, como refleja el precio del petróleo. Brasil, por ejemplo, ha visto caer sus exportaciones en 2014 un 7% respecto al año anterior y un 12% respecto a 2011, como consecuencia sobre todo de la caída de las ventas a China de mineral de hierro.


El impacto se produce por varias vías, según recuerdan los analistas de BBVA Research. La más evidente, la caída de las ventas pero eso conlleva un fuerte descenso de los precios, que abaratan el resto de las exportaciones y afecta a la confianza de consumidores y empresas. El mundo mira hoy más que nunca a Pekín.

Publicado enInternacional
Reflexiones sobre las inversiones proyectadas en el Plan de Desarrollo

El Plan Nacional de Desarrollo es la hoja de ruta que orienta el conjunto de las políticas del gobierno nacional, de ahí la importancia que reviste su discusión democrática. Aunque las Bases del Plan son un referente clave, su verdadera orientación se concreta en el proyecto de ley presentado al Congreso, adquiriendo especial relevancia el plan de inversiones que distribuye la proyección de los recursos públicos durante cuatro años. En este breve documento haré algunas reflexiones sobre el mencionado plan de inversiones mostrando cómo el gobierno Santos persiste en las viejas recetas que han traído malos resultados económicos y desigualdad en la distribución de los recursos.


La paz sin plata



El Plan de Inversiones está organizado a partir de seis estrategias, a las cuales les corresponden diferentes objetivos. Para empezar, es necesario mencionar que este Plan fue construido con supuestos macroeconómicos inflados, anteriores a la dramática caída de los precios de los commodities. El Profesor Jorge Espitia calcula el déficit del Plan de Desarrollo en alrededor de $70 billones, sin duda resultado de la irresponsabilidad del gobierno en los temas fiscales y del mal manejo del boom minero-energético.

Aunque el Departamento Nacional de Planeación diga que la construcción de paz es uno de los tres pilares del plan (junto con equidad y educación), el plan de inversiones muestra algo muy diferente. Como porcentaje de las inversiones totales, el objetivo Seguridad y defensa continúan ocupando uno de losprimeros lugares en la destinación de los recursos públicos ($93.7 billones), situándose en la segunda posición con el 13,3% del total. Aunquehable de paz en el Plan, el gobierno sigue destinando buena parte de los recursos públicos a seguir en la guerra.

De hecho, si se miran exclusivamente las inversiones del gobierno central, el eje predominante es el de Seguridad, justicia y democracia para la construcción de la Paz, que consume el 50,1% de los recursos, rubro que incluye importantes recursos en seguridad y defensa.

 

Tabla 1. Inversiones del Gobierno Central

Más recursos para minería, menos para derechos sociales


Otro rubro bastante alto es el denominado "Desarrollo minero-energético para la equidad regional" con $78.5 billones (11,2%), lo que muestra que la locomotora minero-energética sigue siendo columna vertebral del gobierno Santos. En contraste, otros renglones presupuestales decisivos para promover la equidad, los derechos y la calidad de vida de la población, tienen destinaciones muy modestas. Al rubro "Cerrar las brechas urbano-rurales" se le asigna un 0.3% del presupuesto; "Sentar las bases para la movilidad social", tiene un 0.2%; "Promoción, respeto y protección de Derechos Humanos" tiene un 0.1%; y"Ordenamiento del territorio rural un 0.1%.


Tabla 2. Objetivos de mayor participación en el Plan de Inversiones

 

 

Lo privado como bandera


Es importante resaltar que la participación del sector privado en las inversiones proyectadas en el Plan es bastante alta, alcanzando el 34,2% de los recursos contemplados. Lo anterior se explica en parte por el papel protagónico de las Alianzas Público Privadas en todo el Plan de Desarrollo, que se proponen incluso para sectores sociales como salud y educación, continuando en la ya conocida senda de la privatización y el debilitamiento de lo público. Más aun, preocupa que el proceso de recuperación de las inversiones del sector privado (que no está allí sin ánimo de lucro), termine jugando en contra de la satisfacción de los derechos y el bienestar de la población.


Gráfica 1. Fuentes de Financiación del Plan de Inversiones

 

 

¿Más alianzas productivas en el campo?


Un aspecto que preocupa profundamente a quienes venimos de los sectores rurales, en especial a campesinos, indígenas y afros, es la altísima contribución prevista para los aportes del sector privado en los asuntos relativos al campo. De los $49 billones que componen la inversión total de la estrategia "Transformación del campo", $35,5 billones provienen del sector privado, un 72,1% del total de la estrategia. Lo mismo ocurre en el objetivo "Impulsar la competitividad rural", donde los aportes privados ocupan la mayor cantidad de recursos, un 86,8% del total.


Lo anterior permite suponer que el gobierno busca insistir en el fracasado modelo de "alianzas productivas", donde el campesinado aporta su trabajo y su propiedad, y los empresarios una financiación con intereses que genera deudas a largo plazo para el campesino; la vieja receta Indupalma que ha quebrado a pueblos enteros y ha enriquecido a banqueros y agroindustriales. Esto se confirma al revisar las Bases del Plan, en las que se hace referencia explícita a "zonas especiales de desarrollo rural y agropecuario", en las cuales los empresarios podrían poner a producir los baldíos de la nación, en "alianzas" con campesinos. El artículo 97 del Plan, "Marco especial sobre administración de Tierras de la Nación" iría en la misma dirección.


Tabla 3. Fuentes de financiación por Estrategia

Tabla 4. Desglose Estrategia "Transformación del campo"

 

 

Recortes y austeridad a la colombiana


Aunque la prensa no lo ha destacado, es bastante grave que la discusión del Plan de Desarrollo arranque con un importante recorte de recursos. Respecto a la versión presentada inicialmente, el Plan de inversiones pasó de $790,1 billones a $703,9 billones, una reducción del 12,2%. Como era de esperarse, haciendo eco de las políticas de ajuste estructural y austeridad, los recortes tienden a producirse en los aspectos más ligados a los derechos sociales; la estrategia de movilidad social es una de las más afectadas, con una reducción del 22,6%.


Por el contrario, "Seguridad, justicia y democracia para la construcción de la Paz" (que en la versión preliminar se denominaba "Consolidación del estado social de derecho"), aumenta 22,6%. Esta estrategia incluye temas variados, como justicia, reparación de víctimas, Derechos Humanos, etc., pero el predominante es "Seguridad y Defensa en el territorio nacional", al que se le asignan el 68,2% de los recursos.


Tabla 5. Comparación Inversiones versiones I y II.

 

Tabla 6. Objetivos estrategia Seguridad, justicia y democracia para la construcción de la Paz

En suma, al analizar la proyección de las inversiones del Plan de Desarrollo encontramos la persistencia de las viejas recetas: más recursos para la guerra, promoción del sector minero-energético, bajas inversiones en derechos sociales y recortes que los afectan directamente, y un alto protagonismo del capital privado y los grandes inversionistas en la política agraria.


A pesar de la retórica, no hay Equidad en el plan de inversiones del gobierno Santos. Más razones para oponerse al Plan de Desarrollo de Santos.

Publicado enColombia
Los meteorólogos de la TV deberían decirlo fuerte y claro: el cambio climático ya llegó

El presidente Barack Obama emitió su tercer veto en los más de seis años que lleva de mandato, en rechazo del Proyecto de Ley S.1 (Proyecto de Ley del Senado Número Uno), la "Ley de aprobación del oleoducto Keystone XL". Este fue el primer proyecto de ley aprobado por el nuevo Congreso con mayoría republicana en lo que va del año, en un intento por forzar la construcción de un oleoducto diseñado para trasladar arenas alquitranadas de Canadá a puertos estadounidenses en Texas para su exportación. Hace ya varios años que una amplia coalición internacional lucha contra el proyecto. El científico climático James Hansen, ex director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, escribió en The New York Times que si se construye el oleoducto, el clima tal como lo conocemos "será historia".


Esta votación y este veto suceden al tiempo que gran parte de Estados Unidos se ve azotada por temperaturas extremadamente frías, con ciudades como Boston sacudidas por nevadas sin precedentes y estados sureños como Georgia experimentando la caída de nieve. Mientras tanto, la mayor parte de California se prepara para una sequía aún más fuerte. Los informativos de los canales de televisión corporativos invierten cada vez más tiempo en la cobertura del cada vez más caótico, costoso y, en ocasiones, letal clima. Pero fallan consistentemente en hacer la conexión entre las condiciones climáticas extremas y el cambio climático.


Los canales vuelcan millones de dólares en llamativos "Centros de monitoreo del clima" televisivos. Estos sets, con sus elegantes presentadores, están siendo convertidos en "Centros de monitoreo de fenómenos climáticos extremos". Así como destacan de manera sensacionalista la expresión "condiciones climáticas extremas", ¿por qué no destacan también los conceptos de "cambio climático" o "calentamiento global"? ¿Por qué no explican cómo el calentamiento global puede conducir a nevadas más fuertes o a temperaturas más bajas? La población depende sobre todo de la televisión para informarse, incluso en esta era de Internet. ¿De qué manera se pueden relacionar la sequía en California y el congelamiento de las Cataratas del Niágara, estando a miles de kilómetros de distancia? La gente no es tonta. La avalancha diaria de informes climáticos sensacionalistas debe incluir explicaciones de los cambios más profundos que ocurren en todo el planeta.


Basta con ver la publicidad que acompaña los informativos. A menudo vemos publicidades con gran producción, muy atrayentes, que describen lo limpia y maravillosa que es la industria de los combustibles fósiles. Pero ¿es así realmente? Veamos lo que pasó este mes mientras más de cien ciudades estadounidenses registraron temperaturas bajas récord: una explosión de una refinería de ExxonMobil al sur de Los Angeles sacudió los alrededores con el equivalente de un terremoto de magnitud 1,4. En Virginia Occidental, la "bomba" de un tren que transportaba petróleo se descarriló y explotó, encendiendo el cielo nocturno con enormes llamaradas y forzando la evacuación de dos ciudades. Dos días antes, otro tren se había descarrilado en Ontario, Canadá, y el incendio de sus vagones duró varios días.


Además de estas explosiones están las filtraciones, los derrames, la contaminación con aire tóxico que causa epidemias de asma en las comunidades afectadas. Y todas estas consecuencias de la industria de los combustibles fósiles son pequeñas cuando se las compara con la destrucción constante causada por el cambio climático, que sigue empeorando y podría llegar a ser irreversible.


El debate sobre el cambio climático ha terminado. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU, ganador del premio Nobel, publicó un informe redactado por 800 científicos de 80 países, que resume los hallazgos de más de 30.000 ponencias científicas arbitradas y concluye:


"La influencia humana en el sistema climático es clara: cuanto más perturbemos nuestro clima, más nos arriesgamos a impactos graves, generalizados e irreversibles. Y tenemos los medios para limitar el cambio climático y construir un futuro más próspero y sustentable". Comparemos esto con el puñado de científicos que niegan la realidad del cambio climático. Uno de sus paladines, Wei-Hock "Willie" Soon, del Centro de Investigaciones Astrofísicas Harvard-Smithsonian, recibió 1.200.000 dólares de la industria de combustibles fósiles, entre ellos del barón del petróleo Charles Koch, según una investigación realizada por Greenpeace y el Centro de Investigaciones Climáticas. El Dr. Soon no mencionó estas contribuciones y actualmente está siendo investigado por el Instituto Smithsoniano por posibles violaciones éticas.


Entre los que consideran que la ciencia es clara y que el debate está resuelto está nada menos que el Pentágono. Durante el gobierno de Obama, así como durante el del presidente anterior, George W. Bush, el Departamento de Defensa calificó al cambio climático como una importante amenaza a la seguridad nacional. Del mismo modo, las grandes compañías aseguradoras llevan cuidadosamente la cuenta de los desastres climáticos multimillonarios que suceden cada año, ya que estas catástrofes afectan su balance final.


Justo cuando la población necesita más información sobre estos temas, algunas de las mayores organizaciones de noticias están reduciendo el personal asignado a la cobertura del clima. El pasado mes de octubre, la NPR, la cadena de radios públicas de Estados Unidos, redujo su personal a cargo de la cobertura del ambiente y el cambio climático de cuatro personas a solamente una, que ahora trabaja a medio tiempo. En 2013, The New York Times desarticuló su equipo especializado en temas ambientales, que estaba integrado por nueve personas.


No hay eventos meteorológicos que sean por sí solos prueba del cambio climático, pero las tendencias son claras. Los meteorólogos, particularmente los de los noticieros televisivos, tienen el deber de declarar los hechos tal como son: el cambio climático es real; es una amenaza planetaria y se pueden hacer muchas cosas al respecto.


________________________________________


Publicado el 27 de febrero de 2015

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enMedio Ambiente
Lunes, 16 Febrero 2015 19:33

No creas todo lo que dicen de los ODM

No creas todo lo que dicen de los ODM

Se pretende hacernos creer que el mundo ha conseguido varios de los objetivos, como reducir a la mitad la pobreza extrema. Sin embargo, tal afirmación es incorrecta

 

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio están actualmente en el punto de mira. Los ODM contienen unas 20 metas que el mundo tiene que lograr este año. Los líderes de cada país se comprometieron, entre otros, a reducir a la mitad el hambre, la pobreza y la proporción de la gente sin agua potable entre 1990 y 2015. También a reducir la mortalidad infantil de dos tercios y la mortalidad materna de tres cuartos; y a asegurar que todos los niños del mundo estuvieran en la escuela primaria a finales de 2015.

 

Estadísticas bajo esteroides

 

Ahora, se afirma que un número de estas metas han sido alcanzadas. Supuestamente, se pretende que el mundo ha reducido a la mitad la cantidad de personas en situación de pobreza extrema, así como el número de personas sin acceso a agua potable. Sin embargo, estas afirmaciones son incorrectas. Si un universitario quisiera probar estos teoremas, nunca obtendría el diploma, simplemente porque los datos disponibles no le permitirían justificar tales afirmaciones. El discurso de que el mundo ha logrado algunas metas se repite seguido, incluso por personas que deberían saber mejor la realidad.


¡Es tan tentador abusar de las estadísticas para defender posiciones políticas o por propio interés! Ya hace más de un siglo, el poeta escocés Andrew Lang (1844-1912) entendió este peligro cuando escribía: "Ellos usan las estadísticas como los borrachos utilizan una farola, para apoyarse y no para alumbrarse". En aquella mima época, el escritor estadounidense Mark Twain (1835-1910) lo expresó de la siguiente manera: "Hay tres tipos de mentiras: mentiritas, mentiras y estadísticas".

 

Progreso, sí. Metas alcanzadas, no


Según los datos disponibles y fiables, el mundo logrará una sola meta al final de 2015. Es el objetivo de que haya tantas niñas como niños en la escuela primaria. Y esta es sólo media victoria. La triste realidad es que unos 50 millones de niños en el mundo todavía no están matriculados en la escuela y que la calidad de la educación sigue siendo pobre.


Esto no quiere decir que no se hayan logrado avances desde 1990, ni mucho menos. Hoy en día, hay menos pobreza, hambre y analfabetismo en el mundo que hace 25 años. La mortalidad infantil y materna ha bajado. Más personas tienen acceso a agua potable, mosquiteras y medicamentos contra el sida. Pero esto no es una justificación para dar un panorama color de rosa a los ODM. Sobre todo cuando sabemos que el progreso fue acompañado por la creciente desigualdad, de manera que las personas más pobres gozan de poco o nada de ese progreso.


Los objetivos supuestamente alcanzados tienen una cosa en común: no son objetivamente observables. Dado que aquellos en materia de pobreza y agua potable son difíciles de medir, es imposible determinar con algún grado de exactitud cuántas personas escaparon de la miseria o a cuántos se les ha dado acceso al agua potable. Echemos un vistazo a cómo las estadísticas pueden conducir a afirmaciones sin fundamento.


Pobreza


El Banco Mundial publica estadísticas sobre el número de personas pobres en los países en desarrollo. Esto se hace basándose en la línea de pobreza de vivir con menos de 1,25 dólares al día, expresada en el poder adquisitivo de un dólar en EE UU en el año 2005. El hecho de que estas estadísticas se citen a menudo podría sugerir que son robustas. Pero no lo son. Hace unos años, el Banco Mundial revisó sus estimaciones, lo que resultaba en un aumento de más del 40% de pobres en el mundo. Una corrección de esa amplitud no puede ser considerada como un refinamiento estadístico. Por el contrario, confirma que la medición de la pobreza en el mundo es muy difícil, si no imposible. Varios expertos de universidades de renombre han demostrado de manera convincente que las estadísticas de la pobreza mundial son poco fiables; y, de hecho, pueden ser hasta engañosas.


Las estadísticas de la pobreza mundial son problemáticas porque no se basan en observaciones directas. La desnutrición, por ejemplo, se puede determinar directa y objetivamente, midiendo la estatura, el peso y la edad del niño. Pero la observación directa no permite determinar si ese niño vive por debajo del umbral de la pobreza extrema de 1,25 dólares al día. Eso requiere una gran cantidad de información, cálculos detallados, modelos complejos y numerosos supuestos. Por ejemplo, conocer el valor de la producción para uso propio, el alquiler de la casa propia auto-ocupada, la distribución nacional del ingreso, la paridad del poder adquisitivo de la moneda nacional; y así sucesivamente. En última instancia, todas las estimaciones obtenidas contendrán los errores y las suposiciones falsas que se hacen en el proceso de cálculo. Ya que se basan en la suposición ingenua de que los hogares asignan sus recursos en partes iguales entre los miembros de la familia y que el ingreso familiar puede aumentar debido a más trabajo infantil. Lo que hace que estas estadísticas no solamente sean incorrectas sino también engañosas.


La afirmación de que la pobreza mundial se redujo a la mitad tiene que ver más con la forma en que se mide la pobreza que con lo que se puede observar directamente. Todo esto se hace para poder afirmar una posición deseada o llegar a una conclusión preconcebida. Esto confirma lo que el economista británico Ernst Schumacher argumentó en su libro Small is Beautiful (1973): "La medición de lo inconmensurable es un método complicado para llegar a conclusiones predeterminadas".


Agua Potable


Otra afirmación basada en suposiciones erróneas es que el mundo ha alcanzado la meta sobre el agua potable. El acceso se mide a través de encuestas a las familias. Pero estas no comprueban la calidad del agua. Las preguntas sólo distinguen dos categorías de fuentes de suministro de agua: las fuentes mejoradas y las fuentes tradicionales. La primera incluye agua por tubería, grifos y bombas de titularidad pública, pozos protegidos y sistemas de recolección de agua de lluvia. Las tradicionales son los pozos sin protección, aguas superficiales y agua de camiones. Se supone que todas las fuentes mejoradas proveen agua potable porque, supuestamente, estas protegen el agua de la contaminación desde el exterior.


Hasta hace poco, no había datos disponibles sobre la calidad del agua que la gente consume. El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) van cerrando esta brecha de información. Sus datos demuestran que la contaminación microbiológica del agua se da con mucha frecuencia; sucediendo también en la obtenida de fuentes mejoradas.


Si las estadísticas globales sobre el acceso a fuentes mejoradas de agua se corrigen por la mala calidad del agua, bajaría considerablemente el porcentaje de la población mundial con acceso a agua potable. Estos datos niegan la afirmación de que el mundo ha logrado la meta, pero la historia que prevalece ignora que muchas fuentes de suministro de agua potable dan agua contaminada, para poder fabricar el falso argumento del éxito de este objetivo.


En definitiva, el progreso en la pobreza y el agua potable (y otros ODM) no es tan de color de rosa como se afirma. Debemos ser honestos y admitir que no todas las estadísticas son suficientemente robustas; y que algunas son muy imperfectas. Afirmar que el mundo ha alcanzado varios objetivos puede ser tranquilizador para algunos, pero es irresponsable.


África


El discurso predominante afirma que el progreso en África subsahariana va a la zaga. Esto también es una verdad a medias. No es menos rápido que en otras partes del mundo; todo lo contrario. En muchas áreas, la situación en África ha mejorado más rápidamente que en otros lugares. Desde 1990, por ejemplo, la tasa de matriculación en la escuela primaria ha aumentado 2,5 veces más velozmente en África que en otras parte del planeta.


Por supuesto, África no alcanzará los ODM, ya que la región comenzó a partir de un nivel de desarrollo humano mucho más bajo. Sin embargo, echar la culpa a este continente de que el mundo no va a alcanzar todos los ODM es totalmente injustificado.


La pregunta que debe plantearse no es si África va a lograr o no los ODM, sino si África ha contribuido proporcionalmente, con su parte, al progreso mundial. Y ese es, ciertamente, el caso. De hecho, los Objetivos de Desarrollo del Milenio son colectivos, para ser alcanzados por todos los países juntos. No están diseñados para ser conseguidos por cada país individualmente. Que África no logre los ODM no quiere decir para nada que el mundo no pueda. En Inglés suena así: Africa is not missing the targets, we are missing the point. El punto es: no es que África no esté alcanzando las metas, es que nosotros no llegamos a entenderlas de una manera correcta.


Por Jan Vandemoortele, doctor en Economía y es considerado padre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

.

Publicado enSociedad
Triángulo de Spreng y modelación económica

La trilogía tiempo, información y energía

 

El físico suizo Daniel Spreng esquematizó la interdependencia entre energía, tiempo e información en la siguiente figura que lleva su nombre (1).

 


Cada punto dentro del triángulo representa una combinación de tiempo, energía e información que son requeridas para completar una tarea (un trabajo), y existen situaciones extremas de enorme significado para entender la escasez (preocupación primordial de la ciencia económica), estas son:

 

  • Máximo de energía disponible (E=máx.): es la representación de la sociedad moderna que busca extraer el máximo de energía disponible, puesto que está enfermizamente obsesionada con la productividad (producción en el mínimo tiempo posible) y con la preferencia por el presente (consumir al máximo aquí y ahora, sin importar el porvenir de las futuras generaciones) y con el placer del vértigo y la velocidad. Para lograr tal cometido, además debe incrementar vertiginosamente el acervo y la velocidad de procesamiento de la información disponible.
  • Máximo de información disponible (I=Máx.): la obsesión de filósofos y pensadores de obtener el máximo de información y de conocimiento llevaría también a un absurdo extremo: la información no se obtiene gratis, pues obtenerla demanda gigantescas cantidades de energía y consume océanos de tiempo que, por tanto, no estarían disponibles para otras actividades de la vida.
  • Máximo de tiempo disponible (t=máx.): este extremo puede evocar la existencia de una cultura que privilegia el ocio y la lentitud como formas de existencia. Una vida contemplativa (sin desasosiegos ni ansiedades por productividad y modas, sin la esclavitud del trabajo), implicaría una abundancia de tiempo y, por lo mismo, una ínfima explotación de energía y una mínima búsqueda de información.


El trabajo —incluyendo la búsqueda de información— es entendido como una actividad humana que implica una transformación de la naturaleza y consume ingentes cantidades de tiempo y de energía. Este consiste en alterar la naturaleza al transportar, modificar, y destruir materiales y degradar energías. Es imposible obtener algo a partir de nada: el trabajo "productivo", aunque sea para obtener información, equivale al consumo (gasto y agotamiento) de tiempo y energía. Con el paso de la historia se agota el tiempo, pues también se degradan la materia y la energía debido a la segunda ley de la termodinámica: " [...] aun cuando la energía se conserve en los procesos físicos, se degrada en formas menos ordenadas, y menos útiles, de las que se dice que poseen más alta "entropía". Hay tantas más formas para que un sistema pase del orden al desorden que las que hay para que pase del desorden al orden [...]".


Una aplicación para el caso Colombiano


El triángulo de Spreng, tan simple y abstracto, resulta una poderosa herramienta para ayudar a responder a la pregunta sobre el modelo de desarrollo más adecuado para un país como Colombia.


Durante las últimas semanas el economista inglés James Robinson, coautor, junto a Daron Acemoglu, del texto "Por qué fracasan los países: los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza", esbozó un modelo de desarrollo para Colombia, el cual ha sido discutido por algunos de los más notables economistas y científicos sociales del país. Con muchos datos sobre modelos exitosos y fallidos de desarrollo en el mundo y en Colombia, con algunas alusiones a la historia, pero con una enorme carencia de argumentación desde la ciencia económica, los participantes en tal debate se pueden agrupar en dos posiciones, así:

 

  • a) La apuesta por la educación: James Robinson y sus partidarios asumen que la educación es una especie de bien público (sin rivalidades y, al parecer, sin exclusiones), pues que una persona se eduque no obstruye el que otra(s) lo hagan, y esto la diferencia de la tierra (única e indivisible), cuya repartición genera un juego de suma cero (lo que unos pierden otros lo ganan). En tal perspectiva lo mejor es olvidar el tema agrario, seducir a la gente para que fluya con más celeridad a las urbes, allí educarlos y darles ocupación.
  • b) La apuesta por la tierra: los contradictores de Robinson argumentan que en el agro se originó el actual conflicto social y armado, y que hay que propender al menos por una reforma agraria con lentes retrospectivos: propender por devolver la tierra despojada a humildes campesinos en las últimas décadas. Sin tal acto de justicia con las víctimas no se logrará la paz ni el desarrollo. En su minimalismo aceptan como un destino inmodificable la globalización, la urbanización y, en general, la lógica de desarrollo capitalista.

 


Con la sencillez del esquema de Spreng y sin la arrogancia de quienes osan brindar respuestas cabales y definitivas para todos los males, un economista o científico social más sensato podría construir un argumento con menos sesgos y falencias.


Para no caer en el vasallaje intelectual que deifica el desarrollo capitalista occidental, con sus avenidas de poder y prosperidad, y su presunta capacidad para poner fin a la pobreza, se podría jugar con más imaginación y creatividad para lograr una sensata combinación de tiempo, energía e información.


Si lo que pretendemos es priorizar la preservación del medio ambiente y propender por un desarrollo de las personas (y no por un incremento de las cosas y un crecimiento medido en variables de opulencia), entonces podría pensarse en un modelo apoyado en la siguiente trilogía:

 

  • A. Energía: un mínimo gasto de energía proveniente de recursos naturales no renovables y con destino para el mercado mundial y las grandes urbes. Un gasto moderado de fuentes de energía renovable, para así garantizar aire y agua puros y limpios, y seguridad alimentaria para la generación actual y varias de las futuras. Esto exige más que una reforma agraria una política ambiental encaminada a la preservación, a la priorización de la agricultura orgánica y al respeto de la tierra (como un territorio sagrado que es mucho más que un mero recurso económico).
  • B. Tiempo: una búsqueda del mayor tiempo disponible para alcanzar importantes niveles de ocio y lograr una vida más sosegada y armónica, aunque ello implique abandonar sacrosantos valores capitalistas como la obsesión por la productividad y la criminal tendencia a descontar el futuro. Los valores del juego, las festividades, el arte, la artesanía y la maximización de la vida social harían más factible emprender una senda alternativa.
  • C. Información: Los avances en materia de información y conocimiento no suelen ser tan benéficos como se asume, mucha de la ciencia está consagrada a resolver problemas imaginarios o, peor aún, a generar otros más graves problemas, y a esto se adiciona que como existe una tiranía de élites y tecnocracias sobre los supuestos legos e ignorantes. Así las cosas, lo más sensato es propender por una educación para la vida. Una educación que sea compatible con una vida más sencilla, y con menos obsesiones por la celeridad y el desmesurado gasto de energía.


Quizás el modelo económico sugerido por el autor sirva para ponerlo en la picota pública de los llamados ambientalistas extremos, lo cual, sin duda, será más un halago que una carga. En todo caso el debate sobre el modelo de desarrollo ganaría en rigor de pensarse en una perspectiva más integral con la que se examinen los usos del tiempo, los gastos de energía y la información asimilable.

Publicado enColombia
Jueves, 29 Enero 2015 07:01

La región a ritmo más lento

La región a ritmo más lento

La economía regional creció al 1,1 por ciento en 2014, mientras que anotaría una expansión del 2,2 por ciento en 2015, según lo estimó la Cepal en su informe Panorama Económico y Social de la Comunidad de Estados Latinoamericanos. El organismo mencionó que estas tasas de crecimiento son las más bajas desde 2009, cuando estalló la crisis financiera internacional. Destacó que, pese al menor movimiento económico, la desocupación no anotó un incremento, al tiempo que el gasto público se mantuvo estable en relación con las tasas de la última década. La merma del comercio a nivel mundial, la dificultad de países desarrollados de la Zona Euro para salir del estancamiento, la caída de los precios internacionales de materias primas, entre otros, fueron algunos de los elementos centrales para explicar el menor dinamismo de América latina. Las tensiones del frente externo, con dificultades cambiarias, potenciaron la situación en Argentina, donde se anotó una caída de la actividad del 0,2 por ciento en 2014.


Desde la Cepal apuntaron que la tasa de desocupación regional se ubicó en 6 por ciento en 2014, cuando había sido del 6,2 por ciento el año anterior. "El bajo crecimiento económico redundó en una débil generación de puestos de trabajo. Sin embargo, pese a la debilidad de la generación de empleo, la tasa de desocupación abierta urbana no aumentó, sino que registró nuevas caídas", mencionó la Cepal. Aseguró que este comportamiento de la región se explicó a partir del desempeño de Argentina, México y Brasil. El organismo dependiente de Naciones Unidas también señaló que "la desocupación históricamente baja" no fue el único dato positivo en materia de mercado laboral. Resaltó que el año pasado hubo una baja de la tasa de subempleo horario, mientras que el salario en términos reales avanzó 1,3 por ciento.


El gasto del sector público en los distintos países de América latina fue otra de las variables macroeconómicas analizadas en el documento de la Cepal. "Pese a los diversos vaivenes que ha sufrido el ciclo económico, la tendencia regional ha consistido en un aumento real de los recursos disponibles para el financiamiento de servicios sociales y de transferencias monetarias a los hogares", mencionó. El informe destacó que el gasto social representaba el 13,8 por ciento del Producto a comienzo de los noventa, al tiempo que en 2013 se alcanzó una cifra del 19,1 por ciento.


La desaceleración del crecimiento regional, según el organismo, plantea un fuerte desafío para continuar avanzando en el bienestar social de la población. "Para una población de 623 millones de habitantes (en América latina) todavía hay 167 millones de personas en situación de pobreza, de los cuales 71 millones se encuentran en condición de indigencia. Todo lo anterior medido en términos de ingresos monetarios que es una medida poco exigente", señaló la directora de la Cepal, Alicia Bárcena. Aseguró que restan muchas cosas para hacer en materia de ampliación de derechos. "Los desafíos siguen latentes, la región requiere todavía de profundos cambios estructurales para avanzar en un camino de igualdad y prosperidad para todos", cerró.

Publicado enEconomía
La bomba atómica marca una nueva era geológica

El impacto de las actividades humanas sobre el planeta Tierra marca el Antropoceno. Sin embargo, sólo el 18% de la población mundial es responsable de esta huella humana.



¿Qué tiene que ver la acuicultura de langostinos con las telecomunicaciones, o el turismo internacional con la construcción de grandes presas? Estos son cuatro de los 24 indicadores globales que tienen en cuenta los expertos para analizar el impacto de las actividades humanas sobre el planeta Tierra. Ahora, su actualización ha llevado a confirmar la gran aceleración de este impacto desde los años 50, lo que constituye un argumento más para los partidarios de considerar que la Tierra ha entrado definitivamente en una nueva era geológica, marcada por la acción del ser humano, el Antropoceno. Sin embargo, solo el 18% de la población mundial es responsable de esta huella humana.

 

Concretamente, consideran estos expertos que la fecha de la detonación de la primera bomba atómica, en el desierto de Nuevo Mexico el 16 de julio de 1945, marca el principio del Antropoceno. Los elementos radiactivos depositados en los sedimentos a raíz de aquella y sucesivas explosiones (una cada 9,6 días hasta 1988) tienen un origen inequívocamente humano, como lo tienen los plásticos que se depositan en los fondos marinos.

 

"Es difícil sobreestimar la escala y la velocidad del cambio. En el transcurso de una vida, la humanidad se ha convertido en una fuerza geológica de escala planetaria", señala Will Steffen, director del estudio que actualiza los datos hasta 2010 y se publica en The Anthropocene Review. El sistema económico, a través de la globalización, es ya el primer factor de cambio del sistema terrestre, que es la suma interactiva de los procesos físicos, químicos, biológicos y humanos.


De los 24 indicadores, 12 se refieren a la actividad humana (como el Producto Interior Bruto, la población total o la energía consumida) y los otros 12 muestran los cambios en componentes medioambientales básicos, como la temperatura o la degradación biológica. Sin embargo, solo una pequeña parte de la población es mayoritariamente responsable de que el futuro de la Tierra dependa cada vez más de la actividad humana. Es el 18% de la población total que habita los países de la OCDE y que representa el 74% del Producto Interior Bruto. La Gran Aceleración proporciona una visión dinámica del acoplamiento emergente a escala planetaria, a través de la globalización, entre el sistema socioeconómico humano y el sistema terrestre biofísico, señalan los expertos.


Steffen forma parte del grupo (que incluye a Alejandro Cearreta de la Universidad del País Vasco) que analiza formalmente el Antropoceno por mandato de la Comisión Internacional de Estratigrafía. En la revista Quaternary International este grupo avala los nuevos datos y conclusiones del estudio. El año que viene elaborará las recomendaciones sobre si esta nueva era geológica debe de ser formalizada oficialmente, indica la universidad. Del grupo de trabajo forma parte el premio Nobel Paul Crutzen, que fue, junto a Eugene Stoermer, el primero que propuso el término Antropoceno para la época actual de nuestro planeta, caracterizada por los cambios inducidos por la actividad humana que pondrían fin a 12.000 años de variabilidad natural del anterior Holoceno.

 

"Desde los años 50 nuestra especie está llevando al planeta fuera de su variabilidad natural, algo que no ha ocurrido nunca antes. Nos jugamos el futuro de nuestra propia especie, la única que tiene cultura y puede transformar el mundo que le rodea", Cearreta señala en declaraciones a Radio Nacional.


"De todas las tendencias socioeconómicas solo la construcción de grandes presas parece haberse frenado y solo una de las tendencias del sistema terrestre, la recuperación de la capa de ozono, puede ser el resultado de una intervención humana intencionada. La no aceleración de las capturas de peces marinos no se debe a una acción deliberada, sino a la sobrepesca", explica Lisa Deutsch, que ha participado en la recopilación de los datos.

 

Los expertos han hecho coincidir la publicación de los nuevos datos con el foro económico de Davos y también han señalado, en la revista Science, que la humanidad ha sobrepasado ya cuatro de las nueve "fronteras planetarias", un concepto presentado en 2009 y todavía en discusión. Por ejemplo, dos elementos esenciales para la vida como son el fósforo y el nitrógeno han aumentado muchísimo en algunos ecosistemas debido a la agricultura intensiva, con efectos perjudiciales para la calidad del agua. En otras partes del planeta, sin embargo, estos elementos escasean. Las fronteras que se han sobrepasado, siempre según los que apoyan este concepto, son las del cambio climático, la pérdida de integridad de la biosfera, los cambios en el uso de la tierra y los citados ciclos alterados del fósforo y nitrógeno. Las dos primeras se consideran las más importantes de las nueve para un futuro seguro para la humanidad.

 

¿Y cómo ven el futuro los estudiosos del estado de la Tierra? Pues parece que el crecimiento exponencial de la población será pronto cosa del pasado y posiblemente se estabilizará este mismo siglo. El rápido aumento de las telecomunicaciones móviles supone una oportunidad de avance rápido para los países en vías de desarrollo y falta por ver si lo mismo se consigue en el campo de la energía, con lo que el impacto medioambiental del desarrollo decrecería. Sin embargo, el cambio climático y la pérdida de los bosques siguen siendo amenazas significativas para el futuro de la Tierra y hasta 2050 no se conocerá si la gran aceleración detectada en la huella humana es perdurable o no.

"América Latina ha desaprovechado diez años de crecimiento económico"

El Fondo Monetario Internacional ha empeorado sus previsiones sobre América Latina, que crecerá este año la mitad que los países avanzados; el petróleo ya no es el maná de la economía; y Brasil no es el líder de la región sino que debe apretarse el cinturón. Los augurios no son los mejores para Latinoamérica, y el empleo no escapa a esa espiral. La venezolana Elizabeth Tinoco, directora de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en América Latina y el Caribe, describe así, en una visita a Madrid, una realidad cruda: "América Latina no supo aprovechar la década de crecimiento económico sostenido para transformar su economía. Exprimió al máximo lo que le funcionaba, el petróleo, pero no abrió más vías para diversificar su producción y crear empleo. Para los países que dependieron tanto del crudo, el panorama es dramático".


Los datos negativos se acumulan sobre la mesa. El informe Panorama Laboral 2014, elaborado por la OIT para la región, arroja malas noticias: 15 millones de desempleados en las zonas urbanas, un millón de empleos menos generados en el último año y la previsión de otros 500.000 parados más en 2015. Todo enmarcado en una desaceleración económica que pone en peligro los logros conquistados desde principios de siglo en políticas sociales, y hace crecer el desempleo y el trabajo informal.


En este océano de inseguridad, la informalidad fortalece sus raíces. Unos 130 millones de personas en la región desarrollan un empleo informal, es decir, fuera de la legislación laboral, sin cotizaciones ni pago de impuestos, sin prestaciones ni cobertura de seguridad social. Una economía sumergida que abraza al 47% de los trabajadores de Latinoamérica. La construcción es el sector con mayor porcentaje de empleados informales, junto a la agricultura, la pesca y las trabajadoras domésticas, un colectivo que reúne a 19 millones de personas. Cuanto menores son los ingresos, más crece este tipo de trabajo, desde el que vende minutos de telefonía móvil al que repara electrodomésticos o el que ofrece agua en las calles.


"La informalidad se ha extendido desde los años noventa", explica Tinoco. "El crecimiento económico del 3-4% a partir del año 2000 tuvo un impacto reciente en la creación de empleo formal. Pero ahora, con una desaceleración que se vislumbra de largo plazo, vuelve la informalidad. La gente se las ingenia para comer con los trabajos más insólitos. Es la necesidad de la supervivencia. Las políticas que los Gobiernos han impulsado para generar empleo formal están amenazadas por la desaceleración. Ese es el gran miedo".


Tinoco, licenciada en Sociología y al frente de la OIT en Latinoamérica desde 2011, apunta a la "estructura económica" de los países como el origen del problema. "En América Latina el crecimiento está basado en los commodities, en la exportación de petróleo, minería y producto agrícola. Eso genera beneficio pero poco empleo. Necesitamos que la economía del país no se centre un 80% en ello, sino diversificar. Debe haber una igualdad de trato fiscal, y mejorar la calificación de la mano de obra. Ya no podemos pensar en la educación del pasado".
Perú, con un 68%, Honduras, México, Colombia y Guatemala figuran entre los países con mayor informalidad.

Uruguay (34%) y Costa Rica cierran la clasificación. Las mujeres, los jóvenes y los mayores de 50 años son quienes más se ven abocados a estas prácticas. Son también quienes, en muchas ocasiones cansados de buscar empleo, salen del mercado laboral. Estas fugas y las altas tasas de informalidad provocan que, vistos desde Europa, los porcentajes oficiales de desempleo en los países latinoamericanos sean relativamente bajos. Pero la fotografía real es distinta.


Según la OIT, América Latina necesitaría crear 50 millones de empleos en los próximos 10 años solo para compensar el aumento demográfico. Y precisaría un crecimiento económico del 3% cuando las previsiones sitúan la media en la región en un 2%. La bonanza financiera de Estados Unidos puede aligerar la carga de aquellos países con mayores lazos comerciales, como México. "Costa Rica, Panamá, Ecuador, Colombia, Chile y Bolivia también crecen. Los que peor están son Argentina, Brasil y Venezuela", afirma Tinoco. "Brasil debe conservar los logros sociales y a la vez avanzar en un durísimo programa de reformas. Las perspectivas latinoamericanas para 2015 son que el desempleo suba, porque la economía no lo hará al ritmo necesario para crear trabajo".


El protagonismo de China es un asidero, pero también un arma de doble filo, advierte Tinoco: "China contribuyó a que la crisis afectara menos porque era su gran consumidor de materia prima. Hoy juega otro rol, invierte en financiar el desarrollo. Es un cambio muy importante. Veremos qué características tiene esa ayuda. Va a aumentar la dependencia de América Latina de China, y la deuda a futuro".

Publicado enEconomía
Latinoamérica crecerá este año la mitad que los países avanzados

El abaratamiento del precio del petróleo y el crecimiento de Estados Unidos no son la cura para la debilidad que sufre el resto de la economía global, y en concreto Latinoamérica. El recorte que el Fondo Monetario Internacional (FMI) asesta ahora a la región es considerable, de casi un punto, al dejar el crecimiento previsto para la economía en el 1,3% para este año. El organismo confía en que repunte al 2,3% en 2016, pero también en este caso es medio punto menos de lo anticipado en octubre.


La expansión de los países latinoamericanos en 2015 será solo una décima más alta que el pasado ejercicio y se quedará a medio camino de la que registrarán las economías avanzadas, aunque el año que viene se pondrá a su nivel si las condiciones no se tuercen. Irá aún más rezagada frente al rendimiento de la economía global, que crecerá un 3,5% y un 3,7% respectivamente.

 

La rebaja se debe sobre todo al brusco frenazo de Brasil, la primera economía de la región. El FMI rebaja la previsión de crecimiento hasta solo el 0,3% para este año y el 1,5% en 2016, un recorte de 1,1 y 0,7 puntos, respectivamente. A su lado, la rebaja de previsiones que los economistas del Fondo hacen para la economía mexicana es menor, de tres décimas cada año, hasta dejar el crecimiento estimado en el 3,2% para este año y el 3,5% para el próximo.


La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ya dijo el pasado jueves que "hay factores aún muy poderosos" que siguen poniendo freno al crecimiento económico global, pese a que el abaratamiento del petróleo puede dar un impulso mayor del esperado. En el lado negativo de la balanza, pesan las dificultades por las que atraviesan la zona euro y Japón, la baja inversión, la volatilidad de los mercados y los riesgos geopolíticos.


El petróleo, de hecho, es el ejemplo que sus economías ponen para poner en énfasis la fragmentación que se vive en un mundo interconectado. En palabras de Lagarde, un mismo evento provoca ahora multiplicidad de situaciones y el efecto es diferente entre países y regiones. Pero lo que subyace, en el fondo, es que el crecimiento global "es aún demasiado bajo, demasiado vulnerable y demasiado asimétrico".


El Banco Mundial presentó sus proyecciones hace una semana. Anticipó un crecimiento medio del 2,6% entre 2015 y 2017 para América Latina. Es más optimista que el Fondo, aunque dijo que, este ya decepcionante rendimiento, estará a expensas de cómo progrese China. Es algo que deja también en el aire la institución multilateral que dirige Lagarde, porque su menor crecimiento afecta a los países que le aportan materias primas.


Triple golpe


Las economías de los países emergentes y en desarrollo crecerán este año a una media del 4,3%, ritmo que subirá al 4,7% el que viene, pero también aquí se recorta casi en medio punto respecto a lo que se predijo coincidiendo con la pasada cumbre del FMI celebrada en octubre. Los emergentes pueden sufrir un triple golpe derivado de la apreciación del dólar, del alza de tipos de interés en EE UU y de una mayor volatilidad en el flujo de capitales.


Las expectativas a medio plazo, señala el Fondo, son menos alentadoras aunque apunta que los riesgos para el crecimiento global están más equilibrados que en octubre. Este debilitamiento pone aún más de relieve, según el equipo economista que dirige Olivier Blanchard, la necesidad de acometer reformas estructurales. El abaratamiento del petróleo, además, "ofrece una oportunidad para reformas los impuestos y subsidios a la energía".


En este escenario negativo, la excepción entre las grandes economías es Estados Unidos. Le revisa al alza el crecimiento cinco décimas este año, para colocarlo en el 3,6%, y tres para el próximo, al 3,3%. Esta mejora en las proyecciones se atribuye al efecto del abaratamiento del petróleo en la demanda interna, a la moderación del ajuste fiscal y a los bajos tipos de interés. La apreciación del dólar, sin embargo, reducirá las exportaciones.


La economía china creció en 2014 a su menor ritmo en 24 años



MACARENA VIDAL LIY PEKÍN 20 ENE 2015 - 06:00 CET4

 

El PIB chino creció en 2014 un 7,4 %, el porcentaje más bajo de los últimos 24 años y, por primera vez en 16 años, no alcanzó el objetivo del Gobierno chino, que se había fijado una meta del 7,5 % para el año pasado. La segunda economía del mundo (y que el pasado año se convirtió en la primera al ajustarla por paridad de poder adquisitivo, superando a EE UU, según los cálculos del FMI) no crecía a un ritmo tan lento desde 1990, en pleno efecto de las sanciones internacionales tras Tiananmen.


Con todo, la cifra que divulgó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas china superó las expectativas de los analistas, que calculaban un crecimiento del 7,2 %. En el último trimestre del año, según los datos oficiales, el aumento fue del 7,3 %


Los datos confirman la ralentización de la economía china y la pérdida de fuelle de un modelo de desarrollo basado en las exportaciones y el bajo coste que prima el crecimiento por encima de cualquier otra consideración, incluida la salud medioambiental. El Gobierno chino ha asegurado que un índice menor de crecimiento será "la nueva normalidad" en los próximos años, a medida que transforma el antiguo modelo de desarrollo en otro que prime el consumo interno y la sostenibilidad.


Las autoridades económicas chinas tienen previsto divulgar el objetivo de crecimiento para 2015 el próximo marzo, al término de la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular, el Legislativo del país. Se espera que esa meta ronde el 7 %, por debajo del 8 % que había sido en los primeros años de la década. En sus previsiones revisadas para este año, el Fondo Monetario Internacional calcula que la economía china crecerá un 6,8 % a lo largo de 2015 y un 6,3 % en 2016.


En una reunión del Consejo de Estado, el Legislativo del país, el lunes, el primer ministro chino, Li Keqiang, subrayó que "el desarrollo chino ha entrado en una nueva normalidad". La economía aún encara presiones a la baja "relativamente fuertes", por lo que a lo largo de este año seguirá siendo una prioridad la aplicación de reformas estructurales que permitan protegerla y continuar un crecimiento sostenible.


Las cifras divulgadas hoy apuntan a un aterrizaje suave del sector inmobiliario, donde la inversión creció un 10,5 % el año pasado, un porcentaje muy inferior al 19,8 % de 2013.

Publicado enEconomía