Martes, 15 Abril 2014 05:56

Hacia un mundo-otro

Hacia un mundo-otro

El complejo conflicto de Ucrania ha sido el gozne sobre el que giró y empujó el vendaval de cambios planetarios que están configurando un mundo-otro, cobrando al mismo tiempo mayor aceleración aún. La guerra mediática y política, las riesgosas escaramuzas en el este de Ucrania; las decisiones de la UE por conminación de EU; las presiones a que está sometida la señora Merkel y las preocupaciones que expresa, sin atinar a conferir una línea consistente a las decisiones de la UE frente a Rusia; la debilidad insuperable de la economía mundial y en particular la de Estados Unidos; la continuación de los horrores en Siria; son entre muchos otros, componentes que están elevando su temperatura peligrosamente.


La señora Lagarde (FMI) y el médico y antropólogo que preside el Banco Mundial, Jim Yong Kim, no caben en su desconcierto por las negativas del verdadero jefe (Washington, por si fuera necesario enfatizarlo). No es para menos: dos jornadas de ruidosas caídas bursátiles de alcance global, muestran a las claras la fragilidad de unos mercados hinchados por la burbuja del crédito. Puede ser un tsunami, creen algunos especuladores.


Después de siete años de crisis, la solución, vía la política monetaria en curso, sólo ha acrecido las burbujas. Pero FMI o BM o BCE (The European Central Bank) no han hecho sino negarlo sistemáticamente. Los poderosos, con EU al frente, han seguido políticas ultraexpansivas y han impuesto a los demás políticas ultrarrestrictivas a través de esas instituciones. En el caso de la UE se suma a esas mismas decisiones la CE (Comisión Europea). Unas políticas que no han sacado del estancamiento a los países poderosos (ni lo harán), pero que sí han producido un remolino piramidal que sube el ingreso mundial hacia la punta ocupada por una élite cada vez más microscópica.


Se ha buscado también con esa política fortalecer a la banca y hoy por hoy es la patética debilidad de la banca la que continúa siendo la mayor amenaza de la crisis.


Las utilidades de JP Morgan, el mayor banco de Estados Unidos, decrecieron 19 por ciento en lo que va del año, su peor trimestre desde 2008, según Bloomberg Limited Patnership. Y ahora no recibirá ningún salvavidas. El Nikkei (el índice bursátil más importante de Japón) tuvo una caía de 7.3 por ciento en las últimas dos semanas, y los índices de las bolsas europeas perdieron más de 4.4 por ciento en los primeros días de abril.
No hay duda que el tsunami financiero en crecimiento tiene su propia dinámica, pero ahora ha recibido un impulso adicional por el conflicto de Ucrania cuyos peores efectos para la economía mundial son las sanciones que EU y UE están en vías de aplicar a Rusia.


El pasado 10 de abril la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) aprobó durante una sesión, en la que no participó la delegación rusa, la resolución que retira el derecho de voto de Moscú y suspende su participación en los órganos dirigentes de la institución. Al día siguiente el presidente checo, Milos Zeman, propuso que la OTAN y la UE adoptaran medidas preventivas para detener a Rusia. Tras la resolución de la APCE, el nerviosismo financiero sufrió más fuertes sacudidas. Una primera respuesta del lado ruso fue la decisión anunciada por Alexander Dyukov, director general de Gazprom Neft (una de las cuatro mayores empresas petroleras rusas), según la cual tras hablar con nuestros clientes, hemos acordado la posibilidad de transferir los contratos [de dólares] a euros. Casi la totalidad de los clientes, 95 por ciento, ha confirmado su disposición a comerciar [petróleo y gas] en euros.


En tanto, el yuan (o renminbi) ha entrado con fuerza en escena. Según el diario chino publicado en lengua inglesa South China Morning Post, al menos 40 bancos centrales han invertido en el yuan chino, y esta cifra promete ir en aumento. Los bancos centrales están añadiendo el yuan a su cartera y esto está transformando silenciosamente a la moneda china en un activo de reserva. (Moneda de reserva es una que se utiliza para transacciones internacionales y para fijar precios de productos comercializados internacionalmente, como el petróleo, el oro, las materias primas y los productos de la alimentación, así como servicios, como los costos financieros o el transporte internacional.) El fortalecimiento de la moneda china proviene del intenso comercio con toda Asia, Europa y América Latina. La semana antepasada se abrió en Fráncfort la primera zona de comercio que intercambiará libremente en euros y yuanes. Austria, Noruega, Francia y Lituania han declarado oficialmente que sus bancos centrales atesoran la moneda china. También Australia. En Asia: Hong Kong, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Macao, Malasia, Nepal, Pakistán, Singapur y Tailandia han confirmado al yuan como moneda de reserva y, por tanto, atesorada por sus bancos centrales. Países de América del Sur como Chile, Bolivia y Venezuela, así como los africanos Kenia, Ghana, Sudáfrica, Nigeria y Tanzania han dado ese paso, de acuerdo con el diario citado.


El pasado 9 de abril China y Rusia firmaron un acuerdo por el cual los suministros energéticos de Rusia a China serán liquidados en yuanes.
Malas noticias para EU. Según el FMI, en 2000 60 por ciento de las reservas mundiales estaban denominadas en dólares. Hoy llegan apenas a 33 por ciento, en una curva inclinada hacia abajo.

Publicado enInternacional
El Banco Mundial califica la expansión en América Latina de "decepcionante"

El Banco Mundial es contundente con América Latina: no hay margen para el error. Un día después de que el Fondo Monetario Internacional recortara el crecimiento a la región, el organismo habla de que las economías del subcontinente americano se asientan en este momento en una fase de lento crecimiento que le llevará a crecer un 2,3% este año. Es dos décimas menos de lo anticipado por la institución gemela en la víspera. Por eso reclama que se intensifiquen las reformas.


La institución constata una desaceleración generalizada en los países emergentes, que es tres puntos porcentuales inferior a la media antes de la crisis financiera. En el caso concreto de América Latina, califica en su análisis el ritmo actual de "decepcionante". Es solo una décima menos que en 2013, pero menos de la mitad del 5% al que acostumbró en los años buenos. "Desafortunadamente, hay más factores que hacen de lastre que de impulso", opina.


El contexto es complejo, como muestra el informe. Banco Mundial también se refiere al futuro económico de China como gran factor de volatilidad, por su efecto en el precio de las materias primas, junto al ajuste de las carteras de inversión desde los países emergentes hacia activos más seguros en las economías avanzadas. Como fuerza que actúa en sentido opuesto está la expansión del comercio global gracias a la reactivación económica en las economías más prósperas.

"Lo severo que estos choques externos sean es incierto y su impacto en América Latina dependerá del grado de exposición y de la capacidad que cada país de la región tenga para absorberlos", indica el análisis elaborado por el equipo que lidera Augusto de la Torre. El economista explica que el viento de cola se disipa y el riesgo para el crecimiento muta. No es solo China. La débil recuperación en Europa y el lento crecimiento en EE UU también influyen.


Como señala de la Torre, se trata de factores que están fuera del control de los países en América Latina pero que hay que tener en cuenta porque es consecuencia de la globalización. El economista señala que la desaceleración en la región es "evidente" y explica que el crecimiento "parece estar estancándose en un ritmo lento". Su temor es que sea más una tendencia que un punto bajo en el ciclo. "Hay una cosa que podemos controlar y es la calidad de nuestras políticas", añade.


Grandes diferencias

El rendimiento es muy heterogéneo, como se ve también en los datos del FMI. En un extremo está Venezuela, con una contracción del 1% del crecimiento este año. En el otro Panamá, que crecerá un 7%, seguido por Perú, con el 5,5%. Otros países que harán de motor de la región son Chile y Colombia, con un crecimiento superior al 3,5%, por encima de la media. También destaca el rebote de México, que repuntará al 3% gracias a las reformas, que califica de "impresionantes".


El optimismo de los inversores hacia México contrasta con el de Brasil, la mayor economía de América Latina. Es el país que hace de lastre, con un crecimiento proyectado para este año por debajo del 2%. El Banco Mundial lamenta en este caso que no se haya forjado una agenda de reforma para romper a corto plazo con este escenario de bajo crecimiento, baja tasa de ahorro y baja inversión. "Ya no se puede contar con la ayuda de factores externos", dijo de la Torre.
Es decir, coincidiendo con la valoración del FM

I, los países emergentes dejaron de ser las estrellas del crecimiento. Sin embargo, el Banco Mundial se muestra optimista aunque con cautela al hablar de América Latina. A favor de la región, a diferencia de Asia, juega que supo capitalizar el viento de cola externo para potenciar la demanda interna y logró una mayor integración del sistema financiero. Eso hace ahora que sean menos vulnerables a choques externos que en el pasado.


Es más, los economistas del Banco Mundial señalan que en la mayoría de países de la región habrá fluctuaciones en los ciclos de negocios similares a las que se ven en las economías avanzadas. Es decir, el patrón pasado expansión y contracción es historia. También indica que tienen más margen de maniobra para adoptar políticas monetarias y cambiarias para hacer frente a las turbulencias.


Ruptura con el pasado

Otra ruptura con el pasado, y que hace a América Latina más resistente a los choques externos, es que la región logró durante las últimas dos décadas reequilibrar la manera en la que se financia. Ahora ya no depende tanto como en los años 1990 del crédito que le llega de los bancos internacionales y la inversión es más directa. Es más, en lugar de pedir prestado, presta al mundo.


Esta mayor integración financiera de América Latina da tranquilidad. Pero la región no es inmune, porque la inversión directa extranjera y las remesas también están sujetas a ciclos y pueden actuar en sentidos opuestos. El gran reto es lograr que las dos actúen en la misma dirección por eso se vuelve a pedir que se intensifiquen las reformas para mejorar la competitividad vía un incremento de la productividad.


También reclama un mejor diseño de las políticas sociales en los presupuestos nacionales, para hacer frente a la presión fiscal derivada de un menor crecimiento económico. Es, indican desde el Banco Mundial, un reto importante si los países de América Latina quieren mantener el rápido ritmo de progreso social al que se acostumbró durante la pasada década. "Desafortunadamente, en todos los países no será posible conseguirlo", concluye.


A modo de que conclusión, pide a los países de la región que utilicen el potencial de la inversión extranjera y de las remesas en políticas de innovación y productividad. En el caso de los hogares que reciben remesas, se recomienda que inviertan ese dinero de sus familiares en salud, educación y vivienda. Eso, a su vez, permitirá crear un clima de negocio que atraerá a sus propios trabajadores y más inversión extranjera.

Publicado enInternacional
Profundiza Cuba reforma legal para atraer inversión extranjera

La nueva ley de inversión extranjera en Cuba, que el Parlamento aprobará en marzo, será más profunda que la actual, pues el capital foráneo podrá jugar un mayor papel que hasta ahora en la economía de la isla, dijo un alto funcionario.

Los recursos extranjeros trascenderían el papel de complemento a los esfuerzos inversionistas de la isla y ocuparían un papel importante, incluso en áreas como la agricultura, donde no es frecuente la inversión foránea, dijo Pedro San Jorge, director de política económica del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, citado este sábado por el semanario Opciones.


La Ley de Inversión Extranjera en vigor, aprobada en 1995, asigna al capital extranjero un papel de complemento a las inversiones estatales cubanas –cuyas acciones deben ser más de 50 por ciento en cada empresa mixta creada– y aportar básicamente tecnología y mercado.
Sólo en casos excepcionales, y por interés del país, esta proporción puede ser favorable al capital extranjero.


San Jorge señaló que se ha decidido hacer la ley mucho más profunda y ajustada a las circunstancias presentes del país.
El gobierno de Raúl Castro, quien sustituyó a su hermano enfermo Fidel en 2006, aplica unas 300 reformas económicas para actualizar el agotado modelo económico de la isla, de corte soviético.


Esos cambios buscan mayor eficiencia y rentabilidad en la economía a partir de incrementar el trabajo privado y cooperativo, así como conceder autonomía a más de 2 mil 800 empresas estatales.


El pasado diciembre, Raúl Castro anunció una sesión extraordinaria del Parlamento en marzo para aprobar esa legislación".


Indicó que algunos de los cambios previstos en la nueva ley estarán en línea con la política adoptada para el desarrollo del megapuerto de El Mariel, que incluye enclaves industriales y agrícolas en condiciones de zona franca, cuya primera fase se inaugurará el 28 de este mes.


Para su desarrollo, Cuba sostiene una ofensiva en busca de capitales extranjeros de inversión, en condiciones que, asegura, son favorables y atractivas.

Publicado enInternacional
¿Fracasó modelo basado en capital extranjero?

Conocidos los resultados del crecimiento del PIB y de la balanza de pagos para el 2012, junto con el del empleo y otros indicadores para febrero del 2013, no se vislumbra una economía creciente, sostenible y próspera. Los quebrantos económicos a escala global no han sido paliados y, antes bien, corren el riesgo, por la enorme exposición a los mercados internacionales, de que se amplifiquen en el interior.

 

En entrevista al ’Financial Times’, en julio del 2010, el presidente electo, Juan Manuel Santos, ofreció a los inversionistas tres sectores claves, llamados "locomotoras": minería, agronegocio e infraestructura. La primera tuvo un frenazo interanual de casi 10 por ciento, como consecuencia de la baja demanda mundial de algunos productos básicos y materias primas. La segunda va en barrena, aunque el ministro Restrepo se solace por un incremento del 2,6 por ciento causado principalmente por alzas en carne de cerdo, forestales y géneros menores. Y la tercera está paralizada, tanto que en los 12 meses de febrero a febrero, la construcción redujo el empleo en 8 por ciento, pese a que el Dane, en "ajuste" ponderado de las cifras, la sacó del cuadrante negativo.

 

El incremento de la inversión extranjera, el logro mayor, produce resultados mixtos; mientras la cuenta de capital registró en el 2012 superávit de 16.385 millones de dólares, la cuenta corriente tuvo un déficit de 11.415, fruto, entre otras, de la remesa de utilidades y dividendos por 16.175 millones. Se cumple la máxima de que "el dinero va a donde puede salir".

 

Los flujos de inversión foránea directa, aumentados por la de portafolio y el ejercicio del ’carry trade’ (dólares baratos traídos para colocarlos en pesos caros), no impactan ni la producción ni la ocupación, se reproducen para volver a los mercados externos; moldean la economía a su antojo y la revaluación ocasionada, más allá de la enfermedad holandesa, se convierte en dolarización encubierta, la economía gira en torno a la divisa.

 

Economistas como Bresser-Pereira, exministro brasileño, en reciente charla en París, ’¿Los países emergentes necesitan verdaderamente el capital de los países ricos?’, estima que el retorno de las inversiones extranjeras duplica lo invertido y que "los países ricos se toman los mercados internos sin reciprocidad", sustituyendo ahorro local por externo (http://www.bresserpereira.org.br/co...). Este último, que en Colombia ya es de 31.600 millones de dólares al año, el 8,5 por ciento del PIB, financia la tercera parte de las necesidades de inversión (FMI).

 

La reelección de Santos, al final, puede depender tanto de la corrección del modelo de crecimiento adoptado como de las diligencias de paz. No obstante, por lo visto, esto no va a acaecer, solo se lanzan frágiles balsas a los sectores, como el agro y la industria, que naufragan en medio de la borrasca.

 

-----------------------------------------------------------------------------

 

Aurelio Suárez Montoya, El Tiempo, Bogotá, abril 4 de 2013

Publicado enColombia
Seúl, 9 de noviembre. China advirtió que la inyección de dinero fácil de Estados Unidos podría desestabilizar la economía global y generar burbujas de activos, y mantiene una dura postura frente a Washington a dos días del comienzo de la cumbre de líderes del G-20, donde se tratará de evitar una guerra de divisas entre estos dos gigantes de la economía mundial.

El programa de compra de bonos por 600 mil millones de dólares de la Reserva Federal (Fed) para inyectar liquidez a la economía estadunidense ha generado escozor en todas partes, debido a las preocupaciones de que desate una ola de efectivo sobre la economía global. A la reunión cumbre acudirán Argentina, Brasil y México con la intención de frenar la guerra de divisas.

El presidente de Brasil aseguró que irá a pelear acompañado de su sucesora, Dilma Rousseff. Brasil ha expresado el enojo de varios países por la guerra de divisas entre Estados Unidos y China, que devalúan sus monedas para dar ventajas a sus exportaciones a expensas de otras naciones.

La ministra francesa de Economía aseguró que el sistema monetario internacional no funciona bien y que Francia empleará su presidencia del G-20 para buscar coordinación internacional.

Ma Delun, vicegobernador del Banco Popular de China, expuso en Pekín que el programa de la Fed podría sumar riesgos al desequilibrio económico global, poner presión sobre los mercados emergentes al ajustar su balanza internacional de pagos, y también podría estimular la formación de burbujas de activos, todo lo cual requiere nuestra vigilancia.

Li Daokui, asesor académico del banco central de China, dijo que su país quiere un sistema monetario global más razonable, pero que el objetivo no es remplazar al dólar con el yuan.

Seúl elevó su alerta de seguridad al nivel más alto esta semana. Las autoridades han recibido cientos de solicitudes para organizar protestas, la mayoría de pequeños grupos, pero la mayor manifestación de sindicatos y movimientos antiglobalización se espera para el jueves, aunque ya hay 50 mil policías preparados.

Las autoridades cercaron un perímetro de seguridad de 2 kilómetros a la redonda del principal centro de reuniones, y fue promulgada una ley especial para dar a la policía mayor autoridad para desbaratar protestas y desplegar su personal.

Entre los puntos centrales a tratar en la reunión de ministros del G-20 se encuentran la guerra de divisas y los desequilibrios mundiales. Los representantes de cada nación han acordado abstenerse de toda devaluación competitiva y favorecer sistemas de cambio más determinados por el mercado. Se comprometieron a mantener los desequilibrios de sus balances de cuentas corrientes a niveles tolerables, aunque no definieron un objetivo. Mantener la paz política será otra prioridad para los líderes.

También está el tema de la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI), pues se pretende dar a los países emergentes una presencia reforzada en las instancias más elevadas del FMI.

Afp, Reuters y Dpa
Publicado enInternacional
Sábado, 06 Noviembre 2010 07:39

¿Guerra de divisas?, por supuesto

Las divisas son un problema económico muy particular. Porque las divisas son la verdadera relación donde unos ganan y otros pierden. Sean cuales sean los méritos de la revaluación o devaluación de una divisa particular, estos méritos son ganancias sólo si otros pierden. No puede todo mundo devaluar al mismo tiempo. Es imposible lógicamente y por tanto carece de sentido en lo político.

La situación mundial es bien conocida. Hemos estado viviendo en un mundo donde el dólar estadunidense ha sido la divisa mundial de reserva. Esto, por supuesto, le ha dado a Estados Unidos un privilegio que ningún otro país tiene. Puede imprimir su divisa a voluntad, siempre que piense que al hacerlo resuelve algún problema económico inmediato. Ningún otro país puede hacer esto; o más bien ningún otro país puede hacerlo sin penalización mientras el dólar se mantenga como la divisa de reserva aceptada.

Es también muy conocido que, por algún tiempo ya, el dólar ha estado perdiendo su valor en relación con otras divisas. Pese a las fluctuaciones continuas, la curva ha sido descendente tal vez durante 30 años por lo menos.

Los países del noreste de Asia –China, Corea y Japón– han emprendido políticas relativas a las divisas que otros países han criticado. De hecho éste es un asunto que es el objeto de una atención constante en los medios. Sin embargo, para ser justos, en este momento no es de ningún modo fácil establecer la política más sabia, aun desde la perspectiva egoísta de cada país.

Yo considero que el asunto subyacente es más simple que las enredadas explicaciones de la mayoría de los analistas de política. Comienzo con algunos cuantos supuestos. El estatus del dólar como divisa de reserva del sistema-mundo es la última ventaja importante con que cuenta Estados Unidos en el sistema-mundo de hoy. Es por tanto entendible que Estados Unidos hará lo que pueda para mantener esta ventaja. Para hacer eso, requiere de la voluntad de otros países (incluidos, notablemente, esos del noreste de Asia) no sólo para que usen el dólar como modo de calcular las transferencias sino como algo en lo cual invertir sus excedentes (particularmente en bonos del Tesoro estadunidense).

No obstante, la tasa de cambio del dólar ha ido deslizándose constante. Esto significa que tales excedentes invertidos en bonos del tesoro valen menos conforme pasa el tiempo. Llega un punto en que las ventajas de tal inversión (siendo la principal ventaja el sostener la capacidad de las empresas estadunidenses y los consumidores individuales para pagar por sus importaciones) serán menores que la pérdida del valor real de las inversiones en bonos del Tesoro. Ambas curvas se mueven en direcciones opuestas.

El problema es uno que está presente en cualquier situación de mercado. Si el valor de unas acciones está cayendo, los dueños querrán deshacerse de ellas antes de que caigan muy bajo. Pero si un accionista grande se deshace de ellas muy rápido, esto puede impeler a que otros corran a vender, lo que ocasiona pérdidas aún mayores. El juego es siempre encontrar un momento elusivo para deshacerse de las acciones, uno que no sea ni demasiado tarde ni demasiado pronto, ni demasiado lento, ni demasiado aprisa. Esto requiere un sentido perfecto del tiempo, y la busca de esta sincronía perfecta es el tipo de juicio que con frecuencia se tuerce.

Esto es lo que veo como retrato básico de lo que está ocurriendo y ocurrirá con el dólar estadunidense. No puede continuar manteniendo el grado de confianza mundial de que alguna vez gozó. Tarde o temprano, la realidad económica se le empatará. Esto puede ocurrir en una conmoción de cinco minutos o en un proceso mucho más lento. Pero cuando ocurra, la pregunta clave es ¿qué ocurrirá entonces?

No hay hoy otra divisa que tenga el equilibrio necesario para remplazar al dólar como divisa de reserva. Siendo ese el caso, cuando el dólar caiga, no habrá divisa de reserva. Estaremos en un mundo multipolar de divisas. Y un mundo multipolar de divisas es un mundo muy caótico, en el cual nadie se siente a gusto porque los constantes virajes repentinos de las tasas de cambio hacen muy precarias las mínimamente racionales predicciones económicas de corto plazo.

El director administrativo del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, en este momento advierte públicamente que el mundo se está hundiendo en una guerra de divisas, cuyo resultado podría tener un impacto negativo y muy dañino en el más largo plazo.

Una posibilidad real es que el mundo pueda revertir, a mí me parece que ya lo está haciendo, a acuerdos de trueque de facto, una situación que no es en realidad compatible con el funcionamiento efectivo de la economía-mundo capitalista. ¡Caveat emptor!, ¡compren a su propio riesgo!

Por Immanuel Wallerstein

Traducción: Ramón Vera Herrera
Publicado enInternacional
La reunión de ministros de Finanzas del G-20 comenzó ayer en Corea del Sur, con la denominada “guerra de divisas” como tema excluyente, por el peligro que representa para la recuperación de la economía global. Estados Unidos tomó la iniciativa y a través de su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, propuso limitar los superávit y déficit comerciales de los países con el objetivo de atenuar los desequilibros globales y evitar una guerra comercial. Además, en la cumbre se tratará la regulación del sistema financiero y la salida de la crisis mundial. El ministro de Economía argentino, Amado Boudou, arribó el jueves y ayer mantuvo sus primeras reuniones.

Geithner envió una carta a sus pares del G-20 en las que demanda que los países con altos superávit comerciales se comprometan a incentivar la demanda interna, por ejemplo, a través de rebajas fiscales. Geithner definió a su vez objetivos concretos para limitar los déficit y superávit por cuenta corriente hasta el 4 por ciento del Producto Bruto Interno en 2015. En contrapartida, los países con déficit comercial crónico, como Estados Unidos, deberían aplicar políticas de ahorro y de fomento de la exportación.

El primero en reaccionar fue el ministro alemán, Rainer Bruederle, quien rechazó la propuesta de Geithner por considerar que la razón de que la economía de su país tenga superávit por cuenta corriente y que se apunte importantes éxitos exportadores no es consecuencia de una política cambiaria, sino de la mayor competitividad de las empresas alemanas. China también rechaza esa limitación porque mantiene un tipo de cambio débil que favorece sus exportaciones y le permite embolsar un enorme superávit comercial.

Estados Unidos sostiene que el gigante asiático mantiene su moneda artificialmente devaluada entre un 20 y un 40 por ciento. Además cuestiona los controles que impone China a la entrada y salida de capitales. Esa es una práctica habitual, pero con la economía mundial en recesión, esa política elevó las tensiones en el mercado de divisas. En un indicio de los problemas que aguardan al G-20, este mes el FMI calculó que el déficit de cuenta corriente de Estados Unidos se mantendrá en 2015 alrededor del nivel de este año del 3,2 por ciento del Producto Bruto Interno, y que el superávit de China se disparará al 7,8 por ciento desde el 4,7 por ciento.

Incluso otros países emergentes han optado por copiar la estrategia china. Asia y América latina sortearon la crisis con un modelo de crecimiento basado en la exportación y en la acumulación de reservas. El problema se da porque los países desarrollados confiaban en superar sus recesiones con las ventas al exterior y están viendo que eso es muy difícil porque sus divisas son muy caras. Entonces, el temor es que se terminen enfrentando todos contra todos. En junio pareció que las tensiones iban a disminuir cuando China suavizó los controles sobre su tipo de cambio. Sin embargo, desde entonces el yuan se revalorizó apenas un 2 por ciento.

El objetivo de Estados Unidos al fijar un límite al superávit y al déficit es que los países que compran en el exterior más de lo que venden trabajen para fomentar el ahorro de sus consumidores. Por el contrario, la medida obligaría a aquellos con superávit a iniciar reformas estructurales para incentivar el consumo dentro de sus fronteras, lo que ayudaría a la demanda global. Así afirman que los tipos de cambio fluctuarían de una manera más estable y se irían corrigiendo los desequilibrios globales. Sin embargo, la presión no funciona porque en China hay pocas herramientas para condicionar al gigante asiático. Además, si su moneda se revaluara su crecimiento económico se resentiría, disminuyendo la demanda de mercancías y afectando a numerosos mercados que actualmente exportan al Asia.

Mientras la “guerra de las divisas” avanza, el ministro de Economía Boudou continuó ayer con su agenda de reuniones. Las actividades del ministro Boudou comenzaron en el Hotel Hilton a las 15, hora de Corea del Sur, con una recepción donde se realizó la foto oficial de la reunión de Ministros y Gobernadores de Bancos Centrales del G-20. Boudou planteará al grupo la importancia de una mayor regulación de los mercados financieros, de los paraísos fiscales y también una mayor observación sobre las calificadoras, según se adelantó. Los tres sectores identificados por el titular de Economía son vistos como “los que estuvieron en la génesis de la crisis del 2009”.
Publicado enInternacional

Los conflictos entre divisas que estallaron la semana pasada entre Estados Unidos, China y Japón evidencian profundas contradicciones en el corazón mismo de la economía capitalista mundial.

Hace tiempo que las disputas entre Estados Unidos y China por el tipo de cambio dólar-renminbi han alimentado las tensiones monetarias internacionales, pero el miércoles pasado el conflicto adquirió una nueva dimensión cuando el gobierno japonés intervino en los mercados de divisas. Las autoridades monetarias del Japón gastaron más de $23.000 millones de dólares para que el valor del yen bajara 3% con respecto al dólar estadounidense.

La relevancia de la intervención no solamente radica en su magnitud, sino en que el gobierno japonés actuara de manera unilateral. Este hecho despertó las críticas de las autoridades europeas, que señalaron: “Las medidas unilaterales no son la vía para lidiar con desequilibrios globales”, y suscitó la condena de Chris Dodd, presidente de Comité de Banca del Senado estadounidense, quien afirmó: “La intervención viola los acuerdos internacionales”. Cabe notar que, pese a ello, el gobierno de Obama, que ve en Japón un aliado en su conflicto con China, no hizo comentario alguno.

Las tensiones entre Estados Unidos y China volvieron a adquirir protagonismo la semana pasada cuando Timothy Geithner, Secretario del Tesoro de Estados Unidos, en una comparecencia ante el Congreso, pidió que China permitiera a su moneda aumentar de valor con mayor rapidez frente al dólar. Afirmó que el gobierno estadounidense estaba “analizando la importante cuestión de qué combinación de herramientas, al alcance de Estados Unidos y también conforme a enfoques multilaterales, podrían ayudar a las autoridades chinas a tomar medidas más rápidas”. Tal como lo señaló Robert Reich, ex Secretario del Trabajo de Clinton, el mensaje concreto que hay detrás de esas declaraciones es: “Estamos a punto de amenazarlos con sanciones comerciales”. También se comentó que el conflicto entre divisas significaba que el mundo se había acercado aún más al tipo de guerra comercial que marcó la década de los treinta.

La fuente inmediata de antagonismos es la campaña de las grandes potencias capitalistas por contrarrestar los efectos del estancamiento de la economía mundial mediante la expansión de sus exportaciones. El gobierno de Obama desea un dólar más bajo para inyectar competitividad a la industria estadounidense, pero las autoridades chinas temen que un alza demasiado rápida del renminbi golpee a las empresas manufactureras que operan con bajos márgenes de ganancia, lo que fomentaría el desempleo y echaría leña al fuego de las tensiones sociales. Los exportadores japoneses argumentan no poder operar con rentabilidad mientras el tipo de cambio yen-dólar se mantenga en los niveles de la década de los ochenta e insisten en que debería situarse en alrededor de 95 yenes por dólar. Las potencias europeas, particularmente Alemania, cuyas exportaciones representan alrededor de 40% del PIB, quieren mantener el valor del euro en torno al $1,30, en lugar del $1,50 que alcanzó el año pasado.

Si bien estos conflictos se exacerban debido a la situación económica inmediata en el mundo, su relevancia histórica es profunda, ya que constituyen una de las evidencias de la contradicción irresoluble que habita el corazón mismo del sistema capitalista: la que se establece entre la economía global y la división del mundo en Estados-nación rivales.

Todo país capitalista tiene su propia moneda, respaldada por el poder del Estado al interior de sus fronteras; pero ninguna moneda constituye en o por sí misma lo que se denomina dinero mundial. En todo caso, para que el sistema capitalista funcione debe haber un medio de pago internacionalmente reconocido.

Al principio, el oro y otros metales preciosos cumplieron esa función, pero la expansión de la economía capitalista, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XIX, hizo que la base del sistema monetario fuera cada vez más restrictiva y tuviera que buscarse un mecanismo que sustituyera a los metales. El auge de Gran Bretaña como potencia económica dominante la dotó de los medios para lograrlo.

Si bien el oro siguió siendo la base oficial del sistema monetario mundial, en la práctica la economía operó cada vez más en función del patrón libra esterlina. Como reflejo del poder de la economía británica y su sistema financiero, en gran medida gracias a la enorme cantidad de recursos extraídos de la India y otras partes del Imperio Británico, la libra esterlina funcionaba como dinero mundial.

Sin embargo, la situación cambió radicalmente después de la Primera Guerra Mundial. Gran Bretaña resultó victoriosa, pero había sufrido un deterioro económico considerable en comparación con sus adversarios. Además, para pagar los costos de la guerra se había retirado del patrón oro, es decir, la libra ya no tenía tanto valor como este metal.

El intento del gobierno británico por restaurar el patrón oro en 1925 se vino abajo en 1931 cuando, en medio de una crisis bancaria en Europa, se devaluó la libra. En el resto de aquella década la economía mundial se vio envuelta en la Gran Depresión y el mercado mundial se fragmentó, dando paso a bloques económicos rivales que acabarían por iniciar el conflicto armado en 1939.

El Acuerdo de Bretton Woods de 1944, según el cual el dólar estadounidense quedaba atado al oro con un tipo de cambio de $35 por onza, tenía por objetivo establecer un sistema monetario mundial sin el que la economía global habría vuelto rápidamente a las condiciones de la década de los treinta.

Este acuerdo, en el que el dólar estadounidense, en virtud del aplastante dominio económico del capitalismo estadounidense, funcionaba de hecho como dinero mundial, desempeñó un papel decisivo en la restauración del comercio y los flujos de inversiones en el globo. Sin embargo, el sistema de Bretton Woods se fundaba en una contradicción: para mantener la liquidez internacional se requería de un flujo constante de dólares desde Estados Unidos al resto del mundo, pero esa salida de capitales minó la relación entre el dólar y el oro a medida que los dólares que circulaban en la economía mundial superaron con creces el oro en manos del Tesoro estadounidense.

La brecha entre el dólar y el oro se abrió más y más en la década de los sesenta, hasta que el 15 de agosto de 1971 el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, declaró que en adelante no sería posible cambiar el dólar por oro. Al poner fin al sistema de Bretton Woods, la capacidad del dólar estadounidense de seguir funcionando como dinero mundial dependió de la solidez de la economía de ese país y la de sus mercados financieros... pero esa solidez ha venido declinando continuamente.

Hacia fines de la década de los ochenta, Estados Unidos había dejado de ser el principal prestamista del planeta para convertirse en el principal deudor, al depender de los flujos de capital provenientes del resto del mundo. Esta entrada de dinero disfrazaba, hasta cierto punto, la descomposición y el deterioro del sistema financiero estadounidense, pero la verdad habría de salir a la luz cada cierto tiempo a través de una serie de crisis, empezando por la caída de la bolsa en 1987 y con distintos episodios en la década de los noventa: la crisis de los bonos en 1994, el colapso de la firma de gestión de fondos de cobertura Long Term Capital Management en 1998 y la denominada “crisis de las puntocom” entre 2000 y 2001, para culminar con la debacle desatada por el colapso de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008.

La subsiguiente crisis financiera internacional y los conflictos entre divisas apuntan hacia la intensificación de la contradicción entre la economía mundial y el sistema del Estado-nación. Para funcionar, la economía capitalista global requiere de una divisa de reserva (dinero mundial) que sea estable; pero el dólar estadounidense se muestra cada vez menos capaz de desempeñar ese papel. Tampoco hay otra divisa (ni el euro ni el yen ni el renminbi) que esté en posibilidades de sustituirlo.

La creciente falta de confianza en todas las divisas se refleja en el aumento del precio del oro, que constantemente alcanza nuevos récords. No obstante, volver al patrón oro tampoco es factible, ya que se produciría una contracción masiva del crédito y la economía mundial se sumiría en una depresión equiparable o peor que la de los años treinta.

En medio de un caos en ascenso, se ha propuesto la posibilidad de que las principales potencias lleguen a algún tipo de pacto similar al Acuerdo Plaza de 1985 que propició la disminución concertada y organizada del valor del dólar estadounidense. Sin embargo, basta con ponderar las diferencias entre la situación de 1985 y la actual para ver por qué ese proyecto es inviable. Hace 25 años Estados Unidos todavía tenía la hegemonía económica y las economías atlánticas constituían el centro principal de crecimiento en el globo. Las cosas han cambiado: Estados Unidos está en declive económico y el centro económico de gravedad transita rápidamente al este.

Sin duda la crisis de las divisas recorrerá muchos vericuetos en los tiempos por venir, pero la lógica general del proceso está clara. La economía mundial se atomizará cada vez más y dará lugar a bloques regionales y de divisas rivales, y el fantasma del conflicto armado amenazará de nuevo.

La única manera de evitar este desastre es luchar por el programa del internacionalismo socialista: derrocar al sistema de obtención de ganancias y al sistema del Estado-nación en el que se fundamenta, y establecer una economía mundial racionalmente planificada.
 

Nick Beams
wsws.or

Traducción del inglés: Atenea Acevedo

Publicado enInternacional
Miércoles, 17 Junio 2009 06:10

¿Defunción del G-7 y nacimiento del BRIC?

Esperábamos una divisa BRIC” (Ver Bajo la Lupa 7, 10 y 14/6/09) y los magos del nuevo orden multipolar, el presidente ruso Dimitri Medvediev y su homólogo chino Hu Jintao, se sacaron de la manga “la divisa del Grupo Shanghai” (Shanghai Cooperation Organization: SCO, por sus siglas en inglés) que “apoyó la propuesta rusa de usar las divisas nacionales en sus intercambios, así como introducir una moneda común del grupo” (RIA Novosti, 16/6/09). ¿Se creó la “divisa del Grupo Shanghai”?
Esta nueva divisa, que proponemos sea llamada “divisa Shanghai”, será, según RIA Novosti, “similar a la unidad monetaria europea, que fue usada hasta la introducción del euro en 1999”.
 
El hexapartita Grupo Shanghai (con “observadores” de enorme peso como India, Irán y Pakistán, además de Mongolia) fustigó “la presente estructura del sistema mundial de divisas, dominado por el dólar como la principal divisa de reserva global, lo cual se encuentra lejos de lo ideal”, y consideró que “la aparición de nuevas divisas de reservas era inevitable (sic)”.
 
Dmitri Medvediev, el anfitrión estrella, arremetió contra la unipolaridad del dólar antes, durante y después de las Cumbres Shanghai y BRIC: “el presente conjunto de divisas de reserva y la principal divisa de reserva, el dólar, han fracasado en funcionar como debieran”, y propulsó el “rublo como divisa de reserva en el futuro cercano”.
 
La cumbre Shanghai se acopló a la cumbre del BRIC: las dos grandes potencias euroasiáticas globales, Rusia y China, optaron por levantar la puja de la reforma del caduco orden financiero mundial mediante el Grupo Shanghai, en lugar de la cumbre del BRIC. Esta sutileza no es menor, ya que Brasil e India (miembros del BRIC) no pertenecen al Grupo Shanghai (aunque Nueva Delhi figure como “observador”).
 
La transmutación operada en la misma ciudad de Yekaterinburg pareciera haber optado por la “divisa Shanghai”, bajo la protección nuclear de una agrupación más cohesiva que lleva ocho años de edificación, en lugar de la “divisa BRIC” que hubiera tomado mucho mayor tiempo implementar.
Tampoco se debe soslayar el traslape funcional que existe entre el Grupo Shanghai, añejo de ocho años, con el recién entronizado BRIC, precisamente a través de sus dos miembros comunes: Rusia y China.
 
La cumbre cuatripartita del BRIC, donde sorpresivamente brilló el tema energético, que supuestamente correspondía al Grupo Shanghai en exclusiva, “apoyó el diálogo energético y su estímulo”, así como “el empuje de las inversiones en dicho sector” y “la coordinación y cooperación entre productores y consumidores, incluidos los países de tránsito, con el fin de reducir la incertidumbre y asegurar la estabilidad y continuidad”.
 
El BRIC se pronunció por la “diversificación de los recursos energéticos y el abastecimiento de productos energéticos, que incluya la energía renovable”. También apoyó sutilmente la incorporación de India y Brasil como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y anunció que su segunda cumbre se llevará a cabo el año entrante en Brasil, lanzado así a la estratósfera geoeconómica.
 
El periódico oficioso chino People’s Daily (16/6/09) no oculta el cambio de paradigma global que se escenificó en Yekaterinburg: “una crisis económica grave implica la reconfiguración del mapa económico global y un nuevo orden en la moderna historia mundial; sin embargo, esto es absolutamente (¡súper sic!) inevitable e independiente de la voluntad humana. Frente al deterioro de la presente crisis financiera, la situación parece mejor para los países del BRIC y el papel que jugarán en la economía global. Así, existen bases para que los analistas predigan que las economías emergentes del BRIC probablemente asuman el liderazgo para salir de la recesión económica global”.

Una cosa quedó clara en Yekaterinburg: el BRIC, una agrupación geoeconómica de reciente nacimiento oficial, es probable que de ahora en adelante funcione bajo la sombra militar del Grupo Shanghai. En términos pulcramente geoeconómicos el BRIC se volvió el primer competidor global, si no el sustituto, del agónico G-7.
 
Horas antes de la cumbre del BRIC, Arkady Dvorkovich, principal asesor económico de Dimitri Medvediev, anticipó la voluntad de Rusia de “invertir parte de sus reservas monetarias en bonos emitidos por Brasil, China e India” (Ap, 16/6/09).
 
Rusia y China, atoradas en la trampa global del dólar (y su irresponsable impresión de billetes que subsidia su belicismo planetario), buscan desesperadamente diversificar sus cuantiosas reservas en otro tipo de instrumentos financieros, por lo que Arkady Dvorkovich propuso “revisar la manera en que se valoran las obligaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI)” y exhortó a que “el rublo, el yuan y el oro (¡extra-súper-sic!) formen parte de una categoría revisada de monedas”, con el fin de “formar la valoración de los Derechos Especiales de Giro (SDR, por sus siglas en inglés)”, que representan la unidad monetaria contable del FMI.
 
Actualmente los SDR reflejan el viejo orden monetario mundial mediante una canasta de divisas en la que predomina el dólar, al unísono del euro, el yen nipón y la libra esterlina, lo cual es una enorme aberración.
 
La cúpula rusa ha emitido señales encontradas para iniciar las exequias formales del dólar, mientras Dvorkovich se encarga de diluir el ímpetu de su jefe Dimitri Medvediev, quien ha encabezado con China y Brasil el fin de la hegemonía del dólar: “existe un entendimiento (sic) de que la última cosa que necesitamos ahora son turbulencias en los mercados financieros”, por lo que “nadie desea la ruina (¡súper sic!) del dólar, incluyéndonos a nosotros” (The Economic Times, 16/6/09).
 
A nuestro juicio, las cuantiosas reservas del BRIC –paradójicamente en dólares y prácticamente 40 por ciento de las reservas totales de las divisas mundiales– poseen la capacidad letal para sepultar al dólar, pero al precio quizá de su propio suicidio, ya que no existe todavía una divisa alterna. Y ésta representa precisamente la gran tarea conjunta tanto del Grupo hexapartita de Shanghai como del cuatripartita del BRIC.
 
Con antelación a la cumbre del BRIC, el canciller brasileño Celso Amorim sentenció que “el G-8 está muerto” y comentó “que el BRIC tendrá mayor influencia global que algunos países del mismo G-8 en la presente situación económica” (Xinhua, 15/6/09). Habría que corregir respetuosamente al visionario canciller brasileño, ya que la verdadera defunción sucede ya en el seno del G-7 (sin Rusia) que en el G-8 (con Rusia).
 
Quiérase o no, Rusia se convirtió en la bisagra de transición del viejo orden financiero internacional, mediante su incrustación en el moribundo G-8, al incipiente nuevo orden financiero global como uno de los líderes del cuatripartita BRIC y del hexapartita Grupo Shanghai.

Alfredo Jalife-Rahme
 
Publicado enInternacional

El nuevo orden mundial se jugará en el ámbito geofinanciero, donde impera la aberrantemente anómala unipolaridad dolarcéntrica, más que en los rubros geoestratégico y geoeconómico (incluido el geoenergético), donde las tendencias se han acentuado en pro de la multipolaridad plural y en detrimento de Estados Unidos en franca decadencia.

En The Moscow Times (El rublo como divisa de reserva no parece tan loca, 13/5/09), Martin Gilman, anterior representante del FMI en Rusia, propone a ese país y a China desechar el dólar: ninguna de las precondiciones necesarias para que el rublo funcione como divisa de reserva ha sido cumplida, pero los recientes días de pánico en el mercado de bonos en EU podría ser ominoso para el futuro del dólar.

Henrik Gullberg, estratega de divisas del Deutsche Bank AG en Londres, principal banco cambista de divisas del mundo, reconoce que la postura rusa para adoptar una nueva divisa global ha contribuido a debilitar al dólar (Bloomberg, 2/6/09).

En entrevista a CNBC (1/6/09), el presidente ruso, Dimitri Medvediev, se pronunció por algún tipo de medio universal de pagos que podría crear la base del futuro sistema financiero internacional, mientras su portavoz, Natalya Timakova, dejó entrever que sea muy probable que el BRIC (Brasil, Rusia, India, China) discuta la propuesta de crear una divisa mundial (The Business Times, 4/6/09).

Aunque el BRIC todavía representa una entelequia, el 16 de junio celebrará su primera cumbre formal en Ekaterimburgo (tercera ciudad rusa más importante), Medvediev destaca su paulatina integración: los países del BRIC representan hoy los principales centros de crecimiento económico del mundo. Más de la mitad de la población mundial vive en los países del BRIC.

El viceministro de Finanzas ruso, Dimitri Pankin, afirmó que las divisas de reserva regionales (¡supersic!) constituyen una parte inevitable de la regionalización (¡supersic!) del sistema financiero global.

Mediante la regionalización multipolar de las divisas de la que Bajo la Lupa ha sido pionera (ver Hacia el nuevo orden financiero global: ¿bipolaridad del dólar y el yuan?, 25/3/09), pareciera insinuarse la creación de la divisa BRIC.

Por lo pronto, Rusia, China y Brasil han exhibido su entusiasmo por la sustitución del dólar como única moneda de reserva global, mientras India practica la meditación discreta.

Aunque sea más que obvio, nadie dice que el BRIC detenta 38 por ciento del total de las reservas mundiales, que ascienden a 7.47 millones de millones de dólares (trillones en anglosajón): Brasil posee 206 mil millones (junio 2009); Rusia 404 mil millones (mayo 2009); India 262 mil millones (junio 2009); China 1.95 millones de millones (marzo 2009).

¡Lo trágico del asunto es que el BRIC tiene la mayor parte de sus reservas en dólares!

Cuando agregamos a las reservas de China aquellas del circuito étnico chino (concepto acuñado por Bajo la Lupa), entonces el BRIC alcanzaría 47 por ciento de las reservas mundiales: Hong Kong ostenta 186 mil millones de dólares (marzo 2009); Macao, 20 mil millones (diciembre 2008); Taiwán, 305 mil millones (abril 2009), y Singapur, que cuenta con 70 por ciento de población china, 166 mil millones (marzo 2009).

Cuando la liquidez es emperatriz en medio del tsunami financiero global –que en la etapa involutiva de la economía se manifiesta ahora en un desorden hiperinflacionario que ha disparado como vaticinamos en Bajo la Lupa (ver Hacia la hiperinflación [con devaluación del dólar], 17/5/09) el precio del petróleo, el oro y la plata (ésta incrementó su valor en más de 26 por ciento en un solo mes)– Jack Spitz, director ejecutivo de cambio de divisas del National Bank of Canada, se pregunta cuánto tiempo tomará a los países del BRIC colocar entre todos una divisa cuando al euro le tomó décadas establecerse.
Guo Shuqing, anterior director de la Administración de Cambios de Divisas de China y actual presidente del China Construction Bank, en entrevista con The Financial Times (1/6/09), apaciguó la fogosidad de China al afirmar que en el corto plazo (¡supersic!) no existe sustitución al dólar.

Existen señales encontradas en la cúpula rusa para degradar al dólar. Nada menos que el geoestratega Yevgeni Primakov, quien preside ahora la Cámara de Comercio e Industria de Rusia, durante una reunión del Club Mercury el pasado 18 de mayo, moderó el ímpetu del presidente Medvediev para la creación de múltiples divisas de reserva, al unísono de los gobiernos de Brasil y China. Tildó de fantasía romántica el salto nocturno (sic) a una multipolaridad del sistema monetario: un abordaje racional (sic) a la reforma financiera mundial no es compatible con la noción que sería posible degradar al dólar estadunidense, en la perspectiva de la poscrisis del corto plazo (sic), a una divisa regional o a la creación de una nueva superdivisa internacional. En el futuro (sic), esto sucederá obviamente, pero no mientras EU permanezca como importante potencia mundial en las relaciones económicas. La situación cambiará (sic) pero en forma gradual (¡supersic!). Diluyó el vino de los proponentes del rublo como moneda de reserva mientras no exista en Rusia un mercado doméstico estable: la expansión del rublo puede ser un objetivo estratégico (¡supersic!), pero no se puede promover artificialmente su consecución, puesto que esto ocasionaría severos costos políticos y económicos. A su juicio, Rusia deberá desarrollar antes un mercado financiero nacional (¡supersic!), que necesita convertirse en un sistema autosuficiente y en una fuente real de recursos de crédito para nuestros emprendedores.

La idea de una divisa BRIC empieza a permear en los cerebros de los estrategas de divisas, algo que nadie se hubiera atrevido a imaginar hace algunos años, con excepción de las mentes más estructuradas del planeta.

Pero tampoco hay que engañarse: la decadencia de EU lleva ineluctablemente al fin del dolarcentrismo, sea a corto o largo plazo, como expusimos en El fin de una era: turbulencias en la globalización (Libros del Zorzal, Buenos Aires, 2007).

Y justamente esta es la gran tragedia geofinanciera de los tiempos presentes: aún no existe alternativa que supla al agónico dólar estadunidense, por lo que urge apresurar el trote para la creación de varias divisas regionales que reflejen el nuevo orden multipolar, y en la que la divisa BRIC jugaría un rol de anclaje y estabilización, al unísono de la regionalización del euro (la eurozona cuenta con 531 mil millones de dólares de reservas, febrero 2009) y del mismo dólar que cesaría de ser la divisa hegemónica.

Al desechar al dólar en sus tratativas comerciales bilaterales, ¿Brasil y China se adelantaron a la hipotética instauración de la divisa BRIC (ver Bajo la Lupa, 31/5/09)?

Por, Alfredo Jalife-Rahme
Columnista, "Bajo la vista"

 

Publicado enInternacional