Domingo, 05 Junio 2016 07:55

Las batidas ilegales en Colombia

Soldados patrullando zonas mineras
 
Cientos de colombianos apenas mayores de 18 años han sido obligados ilegalmente a incorporarse a las fuerzas armadas desde 2006. En su gran mayoría son pobres y sirven en las zonas mineras, para proteger intereses de las trasnacionales del sector.

 

El reclutamiento de Óscar fue cuestión de horas. “Salí del metro y dos soldados me pidieron la libreta militar. Yo tenía 18 años justos y no la había tramitado. Así que me llevaron a la IV Brigada y por la noche ya estaba camino a Puerto Berrío (Antioquia, noroeste de Colombia), que en esa época era una zona bien caliente”, cuenta este joven nacido y criado en el humilde barrio de El Socorro, en la Comuna 13 de Medellín.


El reclutamiento de Óscar fue tan rápido como ilegal. La ley 48 de 1993 establece que el servicio militar es obligatorio y que todo varón debe tener definida su situación militar a los 18 años. Esto es, disponer de una cartilla militar y que ésta señale si ha cumplido la prestación, si está exento o en proceso de incorporarse a filas. “Pero esa misma ley señala también cómo debe ser el reclutamiento. Primero hay que citar al joven en el distrito militar correspondiente. Segundo, someterlo a exámenes físicos y psicológicos, para ver si es apto. Y por último, fijar otra fecha para que, tras sorteo, le otorguen un destino donde prestar el servicio”, aclara Érika Gómez, abogada del Comité Permanente de Derechos Humanos (Cpdh).


Los militares pueden verificar la información sobre la cartilla de cualquier joven con una simple llamada por teléfono o radio. “Bajo ningún concepto lo pueden llevar detenido a un cuartel. Eso es ilegal, tal y como lo establece la sentencia C-879 de 2011 de la Corte Constitucional”, añade. La letrada asegura que la naturaleza ilegal de este tipo de reclutamiento –“batidas ilegales”, las llama– impide conocer cuántas se llevan a cabo cada año y a cuántos jóvenes afecta. Sin embargo, el estudio del Cpdh “Batidas militares y servicio militar obligatorio en Colombia: entre la conciencia y el modelo de desarrollo” revela que entre 2006, cuando se detectó el primer caso, y 2015 se han producido 182 batidas. El número de afectados superaría con creces el millar de personas. “A los que estábamos en la IV Brigada nos hicieron unos exámenes muy rápidos. Nos analizaron los ojos y medio lo miraban a uno y ya. Nos preguntaron si habíamos pasado tal o cual enfermedad y listo. Se creían lo que uno les decía. Hasta a un epiléptico se llevaron”, explica Óscar, mientras despacha una malteada en la cafetería de la biblioteca San Javier, de la Comuna 13. “Luego nos metieron en un camión como si fuéramos ganado, nos dieron un par de sandwichitos y no paramos hasta llegar a Puerto Berrío. Casi 24 horas de viaje. Y sólo cuando llegamos me dejaron llamar a mi familia”, lamenta.


El informe del Cpdh precisa que impedir a los reclutados comunicarse con sus familias durante las primeras horas de detención es una de las faltas que más se repiten en estos episodios.


Otra de ellas es que los camiones en los que se los transporta “por lo general (...) carecen de identificación, sin placas traseras o laterales, o con placas que son ocultadas con plásticos”.


En Colombia son los pobres los que ponen la carne de cañón. Las batidas ilegales se dan mayormente en las ciudades de Bogotá y Medellín; y casi exclusivamente en los barrios más desfavorecidos. Así, el informe señala que de los siete estratos (del 0 al 6) que diferencian a las clases sociales en Colombia, la mayoría de los jóvenes afectados por las batidas ilegales pertenecen al 1 y al 2. Junto al 0, los más pobres: la proporción mayor de soldados reclutados ilegalmente pertenecen al estrato 2, un 60,44 por ciento, frente al 0,06 por ciento del estrato 6, según el informe del Cpdh.


“Puerto Berrío era zona roja. Teníamos un entrenamiento de tres meses y luego te mandaban al batallón antiguerrilla del Putumayo. Aunque a algunos compañeros los enviaron incluso antes de terminar”, revela Óscar. “Durante esos meses te enseñaban a marchar, a disparar, te preparaban físicamente. También a tener mente fría para poder eliminar a un enemigo. Nos ponían a cazar y matar animales. Terneros, cabras... Para asimilar mejor la muerte de otra persona, para que fuera más fácil aniquilar a otra persona”, relata el joven.


Óscar no terminó los tres meses de entrenamiento militar. Una hospitalización por paludismo, primero, y las gestiones de su familia desde Medellín, después, con el apoyo de varias organizaciones de derechos humanos, pusieron punto final al mal sueño del chico.“Demostraron que el procedimiento no fue el legal y todo se acabó”, dice.


“Lo más efectivo es optar por el hábeas corpus”, señala Diego Quiroga, portavoz de Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia de Bogotá (Acooc), una figura jurídica que obliga a los jueces a tomar una resolución en 36 horas tras la denuncia de una detención ilegal. Normalmente el fallo es a favor del joven detenido. Quiroga también denuncia “la corrupción” que enturbia el reclutamiento militar en Colombia. “Los días del sorteo de destino se reúne a los jóvenes y a sus familias en polideportivos o lugares similares para ir dando a conocer donde irá cada cual. Ahí uno ve a los mandos militares repartiendo tarjetas por si alguna familia puede pagar una cuota de compensación y evitar así que su hijo cumpla con el servicio.”

 

 

Asegurar el capital extranjero.

 

Las batidas ilegales han ido en aumento desde 2006. De un solo caso en ese año se pasó a 58 en 2014 y a 71 en 2015. “Despierta preocupación que se lleven a estos jóvenes a los llamados batallones mineros, energéticos y viales, que cuidan explotaciones petroleras y minerales. Lugares complicados porque son objetivos de los ataques de la insurgencia”, apunta Quiroga.


El reporte del Cpdh atribuye el incremento de las batidas a las cuotas mínimas de reclutas que el Ejército debe incorporar cada año, por un lado. Y, por otro, al rumbo que está tomando el país respecto del capital extranjero bajo la actual presidencia de Juan Manuel Santos. “La transformación del sistema económico (...) conlleva un aumento de las necesidades de defensa, como vía para garantizar el nuevo modelo económico extractivista, donde la inversión extranjera es fundamental”, señala el informe.


Así, el documento asegura que a partir de 1998 se observa una “clara simetría” entre las operaciones del Ejército colombiano y la actividad en las zonas de extracción y producción minero-energética.


A pequeña escala, la Defensoría del Pueblo achaca a dinámicas internas que el Ejército siga creyéndose con derecho a optar por las batidas ilegales a la hora de engrosar sus filas.


“Los mandos que gestionan el reclutamiento son de alta rotación. Suelen ser oficiales que vienen de primera línea del frente. Acceden a este cargo durante un año a modo de descanso, alejados de las zonas calientes”, explica el defensor delegado en asuntos constitucionales y legales Luis Manuel Castro. “Lo que finalmente ocurre es que terminan por ejercer ese cargo con la misma mentalidad que traen de las zonas rojas, donde hay enfrentamientos continuamente”, añade.


Castro asegura también que la Procuraduría no está investigando las denuncias que la Defensoría y las Ong han hecho sobre este asunto. “Hay una especie de tolerancia a lo que hace el Ejército. Hemos enviado tres quejas y nada de nada”, dice.


Por su parte, el Ejército no había reconocido abiertamente la existencia de estas batidas hasta hace unas pocas semanas, cuando anunció que las combatiría. En este sentido, el portavoz del Ministerio de Defensa de Colombia, Juan Carlos Sierra, detallaba por correo electrónico que “los casos de no inscripción de un joven para definir su situación militar implican que la persona solamente es compelida de manera momentánea mientras se verifica su situación y se inscribe. La inscripción se realiza de manera inmediata e in situ. No puede realizarse ningún otro procedimiento tendiente a su incorporación ni conducirlo a unidad militar alguna”.


Desde el Ministerio de Defensa aseguran también que se han puesto en marcha mecanismos para dar seguimiento y derivar a las autoridades competentes las denuncias de batidas ilegales que reciban de los ciudadanos.


Sin embargo, tanto Érika Gómez, la letrada del Cpdh, como Diego Quiroga, de Acooc, aseguran que lejos de ponerse punto final a las batidas éstas continúan de un modo más disimulado. “En lugar de llevarse a veinte chicos en un camión, se llevan a cuatro o cinco”, afirma Gómez. “O los citan en el distrito militar y de ahí los conducen directamente para el destacamento”, apunta Quiroga.


Sin ir más lejos, Brecha fue testigo hace unas semanas de cómo varios soldados solicitaban sus cartillas a jóvenes que salían de la estación de metro de Ayurá, en Medellín. Sea como fuere, más allá del reclutamiento ilegal, según el defensor delegado Luis Manuel Castro la discusión tendría que ser otra: “El problema aquí debería ser la eliminación del servicio militar obligatorio, ya que caminamos hacia la paz”.

 

Título original: Las batidas (Brecha: http://brecha.com.uy/las-batidas/)

 

 

 

Publicado enColombia
Viernes, 04 Septiembre 2015 05:24

China hizo desfilar su poderío militar

China hizo desfilar su poderío militar

Xi Jinping presidió el desfile de más de 12.000 soldados, acompañados de tanques, lanzamisiles móviles y ojivas nucleares. Anunció un recorte de 300.000 soldados de los 2,3 millones del Ejército de Liberación del Pueblo.


Era una especie de contradicción la que se veía en China: expresiones de paz mientras se soltaban miles de palomas al cielo en medio de una demostración asombrosa de poderío militar. El presidente chino, Xi Jinping, vestido con un traje Mao, era flanqueado por su homólogo ruso, Vladimir Putin, mientras presidía un desfile de más de 12.000 soldados, acompañados de tanques, lanzamisiles móviles y ojivas nucleares para conmemorar los 70 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial.


El presidente sorprendió a algunos observadores al declarar que habría un recorte de 300.000 soldados de los 2,3 millones que forman el Ejército de Liberación del Pueblo. En línea con gran parte de la retórica del desfile del Día de la Victoria, retratado como el que marca la derrota del Japón Imperial en 1945, se refirió en varias ocasiones a la "agresión japonesa".
"La guerra es como un espejo", dijo Xi desde la parte superior de la Puerta de Tiananmen de Beijing, flanqueado por los líderes chinos del pasado y presente, junto con dignatarios extranjeros antes que comenzara el show del metal y el músculo. "Mirándolo nos ayuda a apreciar mejor el valor de la paz. Hoy en día, la paz y el desarrollo se han convertido en la tendencia predominante, pero el mundo está lejos de ser tranquilo. La guerra es la espada de Damocles que aún cuelga sobre la humanidad. Debemos aprender las lecciones de la historia, y dedicarnos a la paz."


Xi, desde el capote de su limusina, mientras pasaba por delante de miles de soldados reunidos, declaró repetidamente para ellos, "Camaradas, ustedes han trabajado duro". Las respuestas llegaron al unísono: "Hola líder. Servimos al pueblo".


Entre los presentes también estaba el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye, y el presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir, quien es buscado por la Corte Penal Internacional.
En el desfile la emergente potencia asiática enseñó armamento que hasta ayer no había visto la luz pública (más del 80 por ciento del mostrado ayer es nuevo), e íntegramente fabricado en China, cuando en décadas pasadas el país dependía en gran medida de importaciones rusas.


Surcaron los cielos de Beijing, habitualmente cerrados a cualquier tráfico aéreo, numerosos aviones de la fuerza aérea, entre los que se destacó el bombardero H-6K, nunca antes mostrado en público y capaz de llevar a cabo ataques con armas nucleares.


China también enseñó sus avances en aviones Awacs con sistemas de alerta temprana (aviones dotados de radar para detectar cazas enemigos en el aire), sus nuevos cazas J-15 para su uso desde portaaviones.


Minutos después que las ojivas nucleares rodaran por la Plaza de Tiananmen, 70.000 palomas blancas fueron liberadas, seguidas a los cielos por miles de globos de colores.


De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
Jueves, 03 Septiembre 2015 17:05

Renuncia un genocida pero por corrupto.

Renuncia un genocida pero por corrupto.

Incoherencia de los clase media urbana, manifestar por corrupción pero pretenden ir a votar por la misma escoria que hoy rechazan.

 

Quiero comenzar este texto con esta especie de introducción: en infinidad de ocasiones me han dicho que yo odio Guatemala, que lo único que escribo referente al país es para criticar y que mi opinión no aporta en nada, que además estoy fuera del país y que eso me quita toda autoridad moral para hacerlo. Lastimosamente no escribo para quedar bien con nadie, ni para complacer caprichos de lectores que quieren que piense como ellos. Tengo mi propia visión de vida, inexacta o no es la mía. Y la expongo porque es mi derecho y es mi obligación humana hacer uso de la libre emisión del pensamiento aunque esto discrepe con la intelectualidad y doble moral de muchos. Lo lamento no soy escritora de escaparate. Mis letras no son cerebrales ni de pasarela, son de corazón y en esencia y el "ser" ofende a muchos que viven de apariencias. Usted dirá que esto no viene al caso, pero sí, por ser migrante y atreverme a analizar (con los elementos a mi alcance) la situación de mi país desde fuera soy señalada y discriminada. ¿Por estar fuera no debo involucrarme? ¿Por estar fuera debo olvidar? ¿Por estar fuera no tengo el derecho de cuestionar? ¿Por estar fuera no tengo derecho a indignarme? ¿Por estar fuera debo callar y no decir las cosas claras, que muchos confunden con odio, complejo de inferioridad y resentimiento? ¿Estar fuera entonces me hace menos humana?


Bueno pues desde el extranjero escribo estas letras como lo he hecho habitualmente. Las manifestaciones ciudadanas de las últimas semanas han colocado a Guatemala inevitablemente en los ojos del mundo, yo que estoy fuera lo puedo afirmar con contundencia, y eso es bueno porque así sea por corrupción Guatemala sale del olvido de los medios de comunicación internacionales que solo utilizan a los Pueblos Indígenas para el folclore como referencia. Eso lo sabemos todos.


No estoy en desacuerdo con las manifestaciones, porque es bueno que esa clase urbana a la que le ha sido más cómodo vivir dentro de su burbuja de tranquilidad, salgo del letargo y manifieste, aunque se debe ser bien claro que lo hizo porque se sintió tocada en los bolsillos no así en el alma. Por esa razón estoy en desacuerdo en que urbanos apáticos con la realidad de la raíz del país, se agencien el concepto "Pueblo" porque han pasado décadas discriminando al pueblo real, al pueblo raso, y no es que no tengan el derecho a llamarse pueblo, pero las cosas se ganan a pulso, esta clase urbana clasemediera tendrá el derecho a ser pueblo cuando acepte que sí hubo Genocidio en el país y busque que paguen los culpables, por ejemplo el hoy ex presidente de la República. Que le pierda el miedo a la palabra Revolución que repite con amor el pueblo raso.


Porque el Genocidio fue precisamente contra el pueblo real, el marginado, el indígena, el campesino. Aquí no es que la gimnasia y la magnesia, aquí todo va de la mano. Ese mismo pueblo al que la semana pasada marginaron nuevamente, y que muchos acusaron de haragán cuando vieron a los campesinos haciendo bloqueos en todo el país, campesinos que exigían lo mismo por lo que pelean los urbanos en la capital guatemalteca y que son más consecuentes como lo han sido desde siempre. Esas manifestaciones campesinas que no salen en los medios de comunicación internacionales por eso mismo, por ser consecuentes. Los urbanos esos miles que se ven en las manifestaciones de los sábados (de parranda) los dejaron solos, a sus hermanos campesinos, a los sobrevivientes del Genocidio, a los mancillados de la historia que ellos mismos niegan. Con ese actuar estoy en desacuerdo porque si son pueblo pues que se unan al pueblo y que pongan el pecho como lo hacen los campesinos, no solo de batucadas y de carteles de colores y activismo en redes sociales y carentes de acción.


Al presidente de Guatemala no lo sacó el pueblo, ya sé que sueno a amargada pero es mi opinión, lo sacó la CICIG que presentó pruebas contundentes que confirmaban que Otto Pérez Molina está involucrado en la red criminal y de saqueo económico denominada "La Línea." A Otto Pérez Molina lo entregó el CACIF con el respectivo aval del Embajador de Estados Unidos.


¿Por qué? Porque ya estaba quemado, porque ya no les servía para nada, porque en su lugar ya estaba ahí otro títere lambiscón que recibiría las órdenes puntuales, hablo del vicepresidente que tomó el lugar de la encalada Roxana Baldetti que hoy amaneció en la cárcel para mujeres Santa Teresa. Porque las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina y lo que necesitan es calmar la fiesta ciudadana en la que anda Guatemala.


Necesitan que ese pueblo urbano (porque pregúntenle al campesino organizado y sabrán lo que siente el pueblo herido) se sienta protagonista, que celebre, que se sienta digno, poderoso, honesto, que sienta que cumplió con su deber moral y que vaya feliz a votar. Que se olvide que con su voto escogerá a igual o peor escoria corrupta que Otto Pérez Molina. Y es triste pero ese pueblo que llamó la atención del mundo irá a votar, ya escogió a sus presidenciables de los cuales no hay uno solo que tenga la capacidad moral, política ni humana para tomar las riendas del país. Ni uno solo, es que hoy no existe la opción de votar por el menos peor.


¿Se puede ser más inconsecuente en esta vida? ¿Manifestar por corrupción pero ir a votaciones a votar por los mismo clan de corruptos? Entonces ni un solo esfuerzo sirvió para nada si van a votar el 6 de septiembre. Adulan que es el despertar de la primavera guatemalteca, no apenas van por la deshierbada, preparando la tierra. Dicen que hicieron historia, tienen el descaro de comparar las manifestaciones de hoy en día con las de 1944, no ni a los zapatos. Es que así son los urbanos fanfarrones a morir.


Que el mundo sepa que Otto Pérez no renuncia por Genocida, lo hicieron renunciar por ladrón y corrupto, otros ladrones y corruptos que tienen el sartén por el mango y son quienes ponen y quitan presidentes en el país: hablo del sector empresarial que ya esta listo para poner otro títere de presidente con el voto del "pueblo." Que el mundo sepa que esa masa amorfa que se cree digna aún sigue negando el Genocidio. Que esos campesinos maltratados siguen peleando por sus Derechos Humanos en soledad, sin acompañamiento más que de ellos mismos. Al final solo el pueblo defiende al pueblo.


¿Qué sigue después de la renuncia de Otto Pérez Molina? Ir como los coches al matadero a dar el voto. Guatemala tiene en sus manos la opción de hacer que se cancelen esas votaciones, así como alardean los urbanos de ser ellos los que hicieron que renunciara el Genocida, pues que se vea que también tienen el poder para cancelar las elecciones, de hecho lo tienen si se arman de arrestos y van un paso más allá, si quieren cambiar realmente la historia del país. Por algo será que quienes sostenían carteles en las manifestaciones, donde se leía que pedían una Asamblea Nacional Constituyente eran campesinos no urbanos.


Yo le creeré la dignidad a ese movimiento urbano de la clase media y las universidades (incluida la universidad de mis amores, la Universidad de San Carlos de Guatemala) si se niega a votar, si se atreve a abrir la herida supurante de la Memoria Histórica y lleva frente al juez a Otto Pérez Molina, pero no por corrupto, sino por Genocida y también a todos los perpetradores de Derechos Humanos que están pululando en el sistema, y que lo sabemos por que se pasean campantes frente a nuestras narices. Yo le creeré a ese movimiento urbano cuando demuestre que ha dignificado la educación superior acuerpando la lucha campesina, obrera y proletaria.


Por el momento aunque celebre sigue siendo racista, discriminador, oportunista y tan pero tan inconsecuente que irá a votar por la misma escoria que hoy rechaza.


Disculpen flores si les lastimé un pétalo pero el pueblo, que es pueblo real merece respeto y ante todo justicia.


Si me piden una opinión adulterada pues es muy cómodo para mí ganar adeptos diciendo que alabo al movimiento urbano, que es la dignidad andante, que son el orgullo de la patria, que ninguna generación ha tenido la valentía de los de hoy, y que esos "indios patas rajadas" que salen a hacer bloqueos solo ensucian la lucha de los educados y bien perfumados clase media urbanos. Diría que no hubo Genodicio en el país. Que no hay que revolver las cosas. Que hay que ir a votar. Le tendría pavor a la palabra Revolución. Pero soy real, lo siento por los que son de escaparate. Que si se tienen dignos y que han hecho historia por salir a manifestar los fines de semana, que se imaginen lo que sienten los campesinos que han puesto el pellejo y la sangre durante siglos, y ellos no alardean de nada. Pues por ellos, por los marginados busquemos el cambio real, no terminemos votando con patadas de ahogados.


Nota: sobra decir que no generalizo porque en este movimiento clasemediero urbano hay gente muy comprometida y consciente, que no alardea, que acuerpa.


Ilka Oliva Corado. @ilkalivacorado
Septiembre 03 de 2015.
Estados Unidos.

Publicado enInternacional
HRW señala a mandos militares por ejecuciones ilegales en Colombia

Hace siete años que estalló en Colombia el escándalo de las ejecuciones extrajudiciales, conocida como falsos positivos, que protagonizaron algunos militares como una estrategia macabra para mostrar resultados y obtener beneficios. Desde entonces se ha sabido cómo en diferentes regiones del país se mataron, entre 2002 y 2008, a cientos de civiles inocentes para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate. La Fiscalía investiga al menos 3.000 presuntos casos.


Aunque en su momento fueron apartados de sus cargos 27 oficiales y soldados, hasta ahora, las condenas de estos hechos han recaído sobre soldados y oficiales de bajo rango. Apenas altos mandos han sido condenados. Así lo evidencia el informe de Human Rights Watch (HRW) El rol de los altos mandos en falsos positivos, de 105 páginas, que asegura que hay "amplias evidencias" que sugieren que coroneles y generales del Ejército "sabían o deberían haber sabido" de los llamados falsos positivos, e incluso "podrían haberlos ordenado". Este martes, la Fiscalía General ha citado el excomandante del Ejército Mario Montoya, junto con tres oficiales de esa institución, todos retirados, para que declaren por sus posibles nexos con los falsos positivos.


Para José Miguel Vivanco, director de las Américas de HRW, "los oficiales del Ejército que estaban al mando cuando sucedieron las ejecuciones han conseguido eludir la acción de la justicia e incluso han ascendido a los niveles más altos del mando militar, incluidos los actuales comandantes del Ejército Nacional y de las Fuerzas Militares", asegura Vivanco en un comunicado.


Se refiere el responsable de HRW al general Juan Pablo Rodríguez, comandante de las Fuerzas Militares, quien dirigió entre 2007 y 2009 una brigada que está siendo investigada por presuntamente haber cometido al menos 28 falsos positivos en ese periodo; al general Jaime Lasprilla, hoy al frente del Ejército, quien comandaba otra brigada investigada por 48 casos cometidos entre 2006 y 2007. En septiembre de 2014, el general Rodríguez y otros oficiales fueron señalados públicamente por un polémico coronel que está preso. Lasprilla también ha sido mencionado en otros informes. Sin embargo, los dos han negado que impartieran órdenes en contra de los derechos humanos.


HRW realizó un análisis de los datos que maneja la Fiscalía y concluyó que 180 batallones habrían cometido ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008. También tuvo acceso a expedientes penales y a testimonios de militares implicados en estos casos que afirman que sus superiores presuntamente conocían o facilitaron los falsos positivos. Entre los testimonios se encuentran el de dos exoficiales que contaron que durante más de un año se reunieron semanalmente con el comandante del batallón al que pertenecían para planificar falsos positivos bajo un mismo modus operandi.


En los últimos meses se lleva a cabo un juicio contra cinco coroneles que formaban parte de la cúpula de un mismo batallón que ha sido acusado de la muerte de más de 70 inocentes entre 2006 y 2007. Uno de ellos, el coronel Edgar Ávila, fue director de la Justicia Penal Militar en 2009 y también decano de Derecho de la Universidad Militar. Hasta ahora se han condenado a 815 militares por falsos positivos y solo a seis coroneles. La Fiscalía ha dicho que investiga a 22 coroneles.


En el informe, HRW apunta que los fiscales tienen dificultades para avanzar en los casos porque no pueden acceder a información militar y que numerosos casos siguen siendo manejados por la Justicia Penal Militar, "donde prácticamente se garantiza su impunidad", dice Vivanco. También, que algunos oficiales que han declarado contra sus superiores sufren represalias. "El gobierno colombiano debería ordenar a las autoridades militares que cooperen con las investigaciones, asignar suficientes fiscales a los casos y proteger a los testigos y sus familias", dice la organización defensora de derechos humanos.
La ONG también le pide a Colombia que dentro de las medidas de justicia transicional que puedan adoptarse en las negociaciones de paz que adelanta el Gobierno con la guerrilla de las FARC, las cuales incluirían también a los militares que cometieron delitos en el marco del conflicto armado, "no priven a los familiares de víctimas de falsos positivos de que se haga justicia", dijo Vivanco.


De oficiales a comandar el Ejército


El estudio señala que se estarían investigando más de 200 ejecuciones en las que habrían participado altos mandos

J. L. / E. R. Bogotá 24 JUN 2015 - 05:27 CEST

 

El informe que HRW presenta este miércoles en Bogotá detalla cómo algunos de los oficiales que comandaron las 11 brigadas que se analizan en el estudio, de 105 páginas, acabaron convirtiéndose en los mandos militares de mayor jerarquía del Ejército colombiano.


A partir de datos de la Fiscalía, HRW apunta que se estarían investigando una serie de presuntas ejecuciones extrajudiciales: 44 cometidas por soldados al mando del general retirado Mario Montoya, comandante del Ejército Nacional de 2006 a 2008; al menos 113 por soldados al mando del general retirado Óscar González Peña, comandante del Ejército Nacional de 2008 a 2010; al menos 28 por militares al mando del general Juan Pablo Rodríguez Barragán, el oficial militar de mayor jerarquía en Colombia; y 48 por soldados de la brigada que dirigía el general Jaime Lasprilla, actual comandante del Ejército Nacional.


El trabajo de HRW hace también un llamamiento al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, al que pide que asegure que los testigos en casos de falsos positivos "no sean hostigados ni estigmatizados por oficiales militares, y que reciban protección adecuada". Además, insta al fiscal general a incrementar la cantidad de fiscales e investigadores en la Unidad de Derechos Humanos, "a fin de que puedan llevar adelante los casos de falsos positivos de manera expeditiva y exhaustiva".


En el caso del Gobierno de Estados Unidos, HRW exige "el cumplimiento de los requisitos de derechos humanos a los cuales se supedita la asistencia militar a Colombia, incluida la exigencia de que los casos de derechos humanos estén 'sujetos únicamente a la jurisdicción plena ordinaria".

Publicado enColombia
Parada militar geoestratégica en Moscú: China e India, presentes; Occidente, ausente

La impactante parada mi¬litar del zar Vlady Putin en Moscú en el aniversario 70 del Día de la Victoria sobre el nazismo, con la notable presencia geoestratégica de China e India –dos potencias nucleares y geoeconómicas (respectivamente, primero y cuarto lugares del ranking global del PIB, medido por el poder adquisitivo, según la CIA)–, cimbró al planeta entero a grado tal que al día siguiente la canciller alemana, Angela Merkel, acudió precipitadamente a Moscú y, tres días más tarde, John Kerry, secretario de Estado de EU, visitó al supuestamente exorcizado mandatario ruso nada menos que en la ciudad de Sochi (Putin's city).


Cuando los mandos militares suelen ocultar sus verdaderos arsenales hasta el tiempo de batalla, ¿qué armamento militar visible del renovado ejército ruso ¬–má¬xima superpotencia nuclear del planeta, aunque sea por una sola ojiva por encima de EU– habrá inquietado a Berlín y a Washington para intentar reconciliarse con el más maldecido por sus pueriles multimedia?
Mientras Gran Bretaña (GB) inicia su camino a la balcanización de sus cuatro naciones –Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte– con el resonante ascenso del Partido Nacional (sic) Escocés que reclama la secesión, mucho más notable que el triunfo artificial del Partido Conservador, favorecido por la engañosa redistritación decimonónica, que anhela su separación de la Unión Europea (UE).


Por arte de magia geoestratégica Kerry se reunió con el presidente Putin para trabajar en conjunto una solución política para el conflicto en Siria. Fue la primera visita de Kerry a Rusia desde el estallido de la crisis en Ucrania, en noviembre de 2013.


Michael Gordon, del New York Times, aduce que al mismo tiempo que Obama ha buscado aislar a Putin debido al contencioso de Ucrania, también ha buscado labrar áreas donde ambos lados puedan cooperar (sic), que van desde Irán pasando por Ucrania hasta Norcorea (http://goo.gl/1k1dcR).


¿Regresamos a las todavía indelebles esferas de influencia que tanto aborrecen Obama y Merkel sumergidos en la inviable unipolaridad de su globalización financierista?


Se trata de un enorme triunfo diplomático del aislado Putin frente a su aislador Obama.


En su discurso conmemorativo, Putin arremetió contra la unipolaridad americanocentrista y se pronunció por la multipolaridad de un sistema de seguridad global/regional sin bloques (http://goo.gl/6VLZ2W).


Hasta la BBC de Londres reconoce el poderío militar de Rusia a pesar de las sanciones, y coloca de relieve el tanque de la nueva generación Armata T-14, que ha causado conmoción como un vehículo revolucionario con una panoplia electrónica de ensueño (http://goo.gl/xfxCKF).


La BBC admite que una preocupación para los observadores occidentales de la modernización militar de Rusia es la frecuente referencia a las armas nucleares por los funcionarios rusos.


Sin subestimar la presencia de alrededor 30 mandatarios del mundo en la parada militar –entre quienes destacaron el general Sisi (Egipto), los presidentes Raúl Castro (Cuba) y Nicolás Maduro (Venezuela)–, a mi juicio, la relevancia geoestratégica radicó en la notable empatía del zar Putin y el mandarín Xi (http://goo.gl/nFyJFb).


No dejaría de lado la conspicua presencia del presidente de India, Pranab Mukherjee, lo cual consolida el triángulo geoestratégico del RIC (Rusia, India y China).


El diplomático de India M. K. Bhadrakumar –quien asistió al quinto Congreso Internacional de Vanguardia Científica patrocinado por la UAM, en el Palacio Legislativo de To¬luca– exalta la autonomía estratégica de su país en la Plaza Roja: tomando en cuenta que EU prosigue una estrategia de contención que tiene como objetivo aislar y debilitar a Rusia, y sin viceversa, el no-alineamiento de India favorece a Rusia (http://goo.gl/wpUhgS).


A mi juicio, sobra y basta para que el triángulo RIC se pronuncie por la multipolaridad para que quede aislada la unipolaridad de EU cuando el aislador global acabó aislado.


El editorial del portal chino Global Times (http://goo.gl/ydV5Lk) considera que la asociación (sic) de Rusia y China reajusta (¡supersic!) el orden internacional cuando, un día después de la parada militar han conducido su primer ejercicio naval conjunto en el mar Mediterráneo (¡supersic!). ¡Todo está cronometrado!


Mientras el rotativo británico The Telegraph entró en páni¬co es¬cénico al señalar que el eje Rusia/China es la principal amenaza a la visión occidental de relaciones internacionales pacíficas (¡supersic!) y prósperas, el rotativo chino insiste en que Pekín y Moscú son solamente socios, no aliados. El matiz es crucial.


El editorial chino refiere que la asociación (sic) estratégica de China y Rusia es resultado de los tiempos (sic), pero es totalmente diferente a una alianza (sic) militar, como la que existe entre EU y Japón, y conmina a que Occidente debe preguntarse si hicieron algo (sic) molesto para que la cada vez más cercana relación entre Pekín y Moscú los perturbe tanto.
¿Qué han hecho? Mejor dicho: ¡qué no han hecho!


Occidente suspiraba y aspiraba cambiar el régimen en Moscú por la vía de la trampa en Ucrania, al unísono de la contención a China.


La parada militar geoestratégica llega casi dos meses después del estremecedor lanzamiento del Ban¬co de Desarrollo chino (AIIB, por sus siglas en inglés) –que siempre definí como un game changer (punto de inflexión http://goo.gl/qAJXA0)– que atrajo en su seno hasta a dos aliados otrora especiales de EU: GB e Israel, no se diga las principales potencias geoeconómicas de la UE.


Global Times juzga que, pese a diferencias culturales, Rusia y China, "a diferencia de los lazos del 'maestro y el vasallo' de EU y Japón, son igualitarias" y concluye que la asociación, no alianza, no puede ser desestabilizada simplemente por una discordia histórica o la oposición del mundo occidental, por lo que exhorta a la élite (sic) occidental a despojarse de su egoísmo y autocentrismo para ver con buenos ojos cómo la asociación de China y Rusia está redefiniendo (¡supersic!) el viejo sistema de las relaciones internacionales.


EU habrá podido expulsar a China del "México neoliberal itamita", su nuevo vasallo integrado al esquema irredentista de Norteamérica, pero le está costando mucho trabajo balcanizar las dos nuevas rutas de la seda (terrestre y marítima) que han trazado los geoestrategas de Pekín y que se plasma con las tres visitas exitosas del mandarín Xi a Kazajistán, Rusia y Bielorrusia (http://goo.gl/k5kyct ).


En otro artículo, Global Times comenta que por motivos geopolíticos varios líderes occidentales, que declinaron la invitación de Moscú, tratan de exhibir el aislamiento (sic) de Rusia, lo cual ha sido una decepción (http://goo.gl/XJhH7P).


De nada sirvió el estéril boicot de Occidente a Rusia, salvo de haber acercado más a Moscú con Pekín. ¡Gravísimo error de EU!
Vienen en julio dos cumbres trascendentales en Ufa (Rusia) del BRICS, y el Grupo de Shanghái, que marcan la nueva pauta geoestratégica del nuevo orden tripolar que no se atreve a pronunciar su nombre: EU/Rusia/China.


AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalife
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Ejército de EU se prepara a actuar en Mexico City, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Nueva York

Un grupo de investigadores del estado mayor del ejército de Estados Unidos realizó estudios de campo (sic) en las megaciudades de Nueva York, Mexico City, Bangkok, Lagos y Daca con el fin de prepararse a una intervención militar cuando sea llamado (sic) a actuar, según el perturbador documento Megaciudades y el ejército de EU: preparación para un futuro complejo e incierto, realizado por el jefe de estado mayor del ejército y su grupo de estudios estratégicos (http://goo.gl/SLLzD2).

 

¿Por quién fue y/o será llamado el ejército de Estados Unidos?


Se ignora si los estudios de campo del ejército de Estados Unidos en Mexico City forma parte de la fracasada Iniciativa Mérida o si se trata de una colaboración clandestina –por ende, antidemocrática e ilegal– de los implicados, que optaron por la opacidad local.


También el grupo de marras emprendió estudios para casos virtuales de intervención militar en Sao Paulo (máxima plaza bursátil de Latinoamérica) y Rio de Janeiro (sede de Petrobras).


Las masivas protestas en Sao Paulo y Rio de Janeiro, previas al Mundial de Futbol, ¿habrán formado parte de un estudio intervencionista de campo?
Los aludidos experimentos militares se deben a que Estados Unidos carece de experiencia para operar en megaciudades: zonas urbanas con una población de más de 10 millones.


El documento, publicado en junio, advierte la inevitabilidad (¡supersic!) de que en algún momento al ejército de Estados Unidos se le pida (sic) actuar en una megaciudad, cuando por el momento está mal preparado.


El grupo considera que entre los mayores problemas de las megaciudades, cuya solución requiere la intervención militar, figuran las tasas explosivas de crecimiento, la enorme disparidad de ingresos, que sigue creciendo, y el entorno de seguridad, que es cada vez más atractivo para los políticamente desposeídos (¡supersic!), así como los desastres naturales y las redes ilegales que requieren la intervención terrestre de la infantería de Estados Unidos.
Ya en febrero pasado militares de Estados Unidos y Gran Bretaña (GB) habían evaluado cómo las guerras del futuro se realizarán en las megalópolis, cuando ningún ejército ha combatido en megaciudades con más de 20 millones de habitantes, según Defense News ( http://goo.gl/ILRi0s ).


En abril, el ejército australiano, cada vez más bélico, publicó su Reporte sobre la guerra futura en tierra ( http://goo.gl/V6ugEI ), que llega a las mismas conclusiones que sus colegas de Estados Unidos y GB, lo cual delata un nuevo modelo de intervencionismo militarista de la anglosfera.


El informe del ejército sobre las guerras futuras en las megalópolis ha causado intensa polémica en Estados Unidos, debido a la militarización y la brutalidad racista de su policía en Ferguson, Cleveland, Nueva York y Hollywood.


En referencia a Nueva York, el máximo centro financiero de la anglosfera, se descuenta que su objetivo es prevenir disturbios civiles, levantamientos políticos, así como proteger la infraestructura clave y los recursos naturales (¡supersic!) en aras del interés nacional, cuando el poder de los gobiernos nacionales para lidiar con los problemas causados por la creciente urbanización y el crecimiento de las megaciudades se ha erosionado.


¿Cómo prevenir nuevos Occupy Wall Street sin interferir en las sacrosantas cotizaciones de sus supercomputadoras, que constituyen la quintaesencia del poder financierista global de Estados Unidos?


Se criminaliza y se militariza así la dislocación social inherente a las megaciudades, que representan conductos de acceso a recursos naturales críticos, como el petróleo (¡supersic!), lo cual constituye las tendencias de recursos como un terreno estratégico primordial en cualquier crisis futura que requiera la intervención militar de Estados Unidos.


¿Siempre sí sirve el petróleo, pese a su transitorio desplome artificial?


Juzga que dada la saturación de los celulares en los ambientes urbanos en el mundo y la interconectividad global de la World Wide Web, el aislamiento virtual es aún más improbable.


El portal Infowars cuestiona el futuro despliegue de la infantería estadunidense, cuando debiera ocuparse de la permeable transfrontera, ya que existen informes de que los yihadistas islámicos podrían entrar a Estados Unidos por la frontera con México ( http://goo.gl/EPRHc8 ), y refiere que la preparación del ejército de Estados Unidos para ocupar las megaciudades también incluye la neutralización de grupos extremistas y criminales que puedan influenciar las vidas de la población mientras socavan la autoridad del Estado, lo cual puede ser extrapolado, a mi juicio, a un neomacartismo global de la disidencia contestataria antineoliberal.


Infowars rememora los recientes manuales de entrenamiento del ejército de Estados Unidos para disturbios de plena escala en ese país, donde las tropas sean forzadas a respuestas letales (sic) para lidiar con las masas de manifestantes.


La ONU define que existen hoy 33 megaciudades que tienen más de 10 millones de habitantes y proyecta que para 2030 existirá un mayor número, donde habitará 60 por ciento de la población total de la Tierra.


¿Por qué no mejor descentralizar en forma racional las megaciudades? 


Llama la atención que de las 33 megaciudades –en las que China ostenta cinco e India cuatro, mientras Tokio detenta el primer lugar con 37.8 millones– el ejército de Estados Unidos sólo mencione en forma selectiva a siete (la quinta parte): Mexico City (sexto lugar: 21.6 millones), Sao Paulo (séptimo: 21.2 millones), Lagos (noveno: 21 millones), Nueva York (undécimo: 20.1 millones), Daca (decimoctavo: 17 millones), Rio de Janeiro (25: 14.4 millones) y Bangkok (24: 14.5 millones), mientras pasa por alto en Latinoamérica a Buenos Aires (vigésimo: 16.1 millones).


Es altamente significativo que no le quite el sueño Delhi (segundo: 25.7 millones), Karachi (decimocuarto: 19.5 millones), El Cairo (decimoquinto: 18.4 millones), Teherán (decimosexto: 18.4 millones), Moscú (decimonoveno: 16.5 millones) ni Estambul (23: 14.5 millones), ya no se diga la segunda ciudad estadunidense, Los Ángeles (decimoséptimo: 17.2 millones). ¿Cuál es su parámetro de discriminación urbana y de recursos?


La colocación de Mexico City es muy lógica por la interoperabilidad de la Iniciativa Mérida y su inminente incrustación al Comando Norte (NorthCom) como a la integración económica de Norteamérica (pero sin mexicanos), con su divisa común el amero, según el proyecto del Council on Foreign Relations y del Instituto Fraser de Canadá ( http://goo.gl/KGs7Ug ).


Los nuevos caballos de Troya del siglo XXI disfrazados de ayuda humanitaria (sic) –cambio climático, ébola, megaciudades– conforman un caleidoscopio de coartadas para legitimar la intervención militar del ejército de Estados Unidos, ahora consagrado a un menú de tareas filantrópicas à la carte (sobre pedido).
El ominoso riesgo es que cualquier legítima oposición democrática a los regímenes barbáricos ( v.gr Mexico City) puede ser descalificada en forma primitiva por los multimedia de la telecracia imperante como "terroristas, vándalos (la moda en el 'México neoliberal itamita'), sociópatas, yihadistas, antisemitas": la nueva semiótica totalitaria de la represión neoliberal que blinda a sus aliados sionistas y neonazis ( v. gr. Ucrania).


¡Lo que falta por ver de canibalismo militar!


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Sábado, 07 Septiembre 2013 09:11

Ejércitos en el poder

Ejércitos en el poder

Son casi siempre malas noticias que los ejércitos estén en el poder. En Egipto, el ejército ha sido la fuerza que decide desde 1952. La reciente destitución del presidente Mohamed Mursi por el ejército egipcio no fue un golpe de Estado. No se puede cometer un golpe de Estado contra uno mismo. Lo que ocurrió fue, simplemente, que el ejército cambió el modo en que gobernaba Egipto. Por un corto periodo, el ejército había permitido que la Hermandad Musulmana tomara algunas decisiones de Estado limitadas. Cuando comenzaron a sentir que las acciones del gobierno de Mursi podrían conducir a un incremento significativo del poder de la Hermandad Musulmana a expensas del ejército egipcio, el general Abdel Fattah el-Sisi decidió que ya era suficiente y actuó implacablemente para incrementar el poder cotidiano del ejército.

 

Los ejércitos en el poder son, por lo general, altamente nacionalistas y muy autoritarios. Tienden a ser fuerzas muy conservadoras en términos de la economía-mundo. Es más, los oficiales de alto rango no sólo permiten que el ejército tenga un papel directamente empresarial, sino tienden a utilizar su poder militar como modo de enriquecimiento personal. Este es el caso, la mayor parte del tiempo, desde que el ejército egipcio asumió el poder directo en 1952 –o digamos, por lo menos, desde 1952.


¿Es posible que los ejércitos jueguen un papel progresista en la política nacional e internacional? Sí, ciertamente. En ocasiones el nacionalismo del ejército lo conduce a abrazar una línea anticapitalista en la geopolítica y un papel populista en el respaldo de las necesidades de los desposeídos. Así era el papel inicial jugado por Gamal Abdel Nasser. Pero el populismo progresista es antinatural para los ejércitos, pues encuentran difícil involucrarse en el proceso de negociación implicado necesariamente en lo interno. Y el populismo progresista conduce a una presteza para imponer el punto de vista del ejército en los países vecinos, lo que precisamente socava lo que era progresista en sus posturas geopolíticas. Esto fue cierto de Nasser como alguna vez lo fue de Napoleón.


Lo interesante de la restricción que el ejército egipcio ejerció sobre la Hermandad Musulmana es la reacción que ha evocado dentro y fuera del país. Primero que nada hay que recordar que antes de que comenzara el levantamiento inicial contra Hosni Mubarak, en la Plaza Tahrir en 2011, la Hermandad Musulmana había logrado obtener un papel limitado en la vida política (una pequeña minoría de escaños en la legislatura y algunos límites a su represión) por un acuerdo tácito con el régimen de Mubarak, lo que quiere decir con el ejército.
Así que cuando la multitud comenzó a fluir hacia la Plaza Tahrir exigiendo un cambio, ni el ejército ni la Hermandad Musulmana fueron de mucho apoyo. Sin embargo, cuando el levantamiento popular comenzó a levantar el vuelo, tanto el ejército como la Hermandad Musulmana decidieron unirse precipitadamente, con el fin de apropiárselo. Y cuando la votación en la primera elección presidencial redujera la opción a una entre Mursi y una antigua figura importante del régimen de Mubarak, tanto la izquierda laica como los votantes de centro y el ejército eligieron a Mursi, lo que le permitió ganar por escaso margen.


Cuando Mursi decidió proceder a poner en efecto una nueva Constitución con un sesgo decididamente musulmán, los votantes laicos regresaron a Plaza Tahrir a denunciarlo. El ejército se unió a ellos de nuevo para controlar la situación. Y los votantes laicos vitorearon ahora al mismo ejército al que habían denunciado dos años antes.


La situación política es directa. Tanto la Hermandad Musulmana como la derecha egipcia (las fuerzas que apoyaron por tanto tiempo a Mubarak) tienen los suficientes votantes como para que en cualquier elección razonablemente honesta puedan, una o la otra, salir victoriosas. Las fuerzas laicas –los múltiples partidos socialistas y los centristas de clase media, cuya figura principal es por el momento Mohamed el-Baradei– son demasiado chicas en número. A final de cuentas tienen que unir fuerzas entre sí, en tanto que realmente no quieren ni a la derecha ni a la Hermandad Musulmana. Y los salafistas egipcios se unieron con la coalición anti Mursi, confiando fortalecer su propia mano entre los activistas musulmanes.


En el resto del mundo, los entusiastas de las acciones del ejército son un grupito extraño: Israel, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, Rusia, Argelia y Marruecos, y probablemente Bashar al-Assad. Los que no están felices son Hamas, Ennahda en Túnez, Turquía y Qatar. Y en cuanto a Estados Unidos (así como Europa occidental), perderá gane quien gane, y se ha vuelto irrelevante.


Para Israel, Mursi representaba una amenaza, mientras que el ejército mantendrá una relativa distensión. Para Arabia Saudita, la Hermandad representaba sus grandes rivales en el mundo árabe. Para Assad, la Hermandad había sido el gran respaldo del Ejército Sirio Libre. Argelia y Marruecos trabajan ambos para constreñir a las fuerzas islamistas, y la caída de Mursi es algo que habrán de aplaudir. Para Rusia, la caída de Mursi probablemente no garantiza ningún viraje importante en la geopolítica de la región, que es lo que quiere Rusia.
Para Turquía (y para Ennahda en Túnez), la caída de Mursi socava el caso para un gobierno islámico "moderado". Para Qatar, la caída de Mursi debilita su mano en la lucha con Arabia Saudita.


Estados Unidos desea, por encima de todo, la estabilidad en la región. Estaba preparado para trabajar con Mursi si era necesario. Ha mantenido durante mucho tiempo ligas lo más cercanas posibles con el ejército egipcio. Ha intentado esquivarse entre ambos ofendiendo a ambos bandos y a los neoconservadores y promotores de los derechos humanos dentro de Estados Unidos.


La supuesta pieza única de apalancamiento estadunidense con Egipto –su asistencia financiera, de la cual 80 por ciento va al ejército– no puede ser utilizada. Por una razón: que Arabia Saudita y los Emiratos ya enviaron más dinero que el que Estados Unidos estaba mandando. Y, en segundo lugar, porque el gobierno de Estados Unidos necesita más al ejército egipcio de lo que éste necesita de EU. Al ejército egipcio le gusta comprar su equipo a Estados Unidos. Pero si queda cortado de hacerlo, puede buscar equipo en donde sea. El gobierno estadunidense necesita al ejército egipcio para sus derechos de sobrevuelo, para que le preste ayuda de inteligencia, le asegure una distensión con Israel y para muchas otras cosas, para las que no hay remplazo. Así que Obama se ve reducido a realizar gestos simbólicos sin mostrar los dientes.


La derecha egipcia ha ganado. La izquierda egipcia perdió (aun si no lo reconoce todavía) y la Hermandad Musulmana se irá a la clandestinidad, de la cual podría remerger fortalecida.
Traducción: Ramón Vera Herrera
© Immanuel Wallerstein

Publicado enInternacional
Matanza en Egipto en nuevos enfrentamientos entre la policía y los partidarios de Mursi

Al menos 120 personas murieron en las últimas horas y unas 4.000 resultaron heridas en choques entre partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi y la policía en el distrito cairota de Ciudad Naser, han informado hoy los Hermanos Musulmanes.

 

El portavoz de la Hermandad, Gehad El-Haddad, ha dicho que el tiroteo de la policía comenzó poco antes de inciar el rezo de la mañana. Los seguidores de Mursi se encontraban en la periferia de El Cairo realizando una vigilia en su apoyo.

 

"No han disparado para herir a la gente, están disparando a matar" ha explicado El-Haddad, que insiste en que el número de muertos podría aumentar.

 

La Hermandad, que citó fuentes del hospital de campaña de la plaza de Rabea al Adauiya, ha señalado en su página web que la mayoría de las víctimas presenta disparos de bala en la cabeza, el cuello y el pecho.

 

 

Algunos reporteros que se encontraban en el lugar aseguran que seguían escuchándose los disparos horas después de que comenzaran los enfrentamientos.

 


Sin embargo, el Ministerio de Sanidad egipcio ha rebajado el número de fallecidos a 21 y y el de heridos a 180. El portavoz de dicho departamento, Jaled al Jatib, ha explicado a medios estatales que por el momento las autoridades solo han contado las víctimas ingresadas en centros dependientes de su ministerio, por lo que no han incluido a los fallecidos en el hospital de campaña de Rabea al Adauiya.

 

Según los islamistas, la policía abrió fuego contra los seguidores de Mursi cerca del monumento del soldado desconocido, en el camino de Nasr, en las proximidades de Rabeaal Adauiya, donde los Hermanos Musulmanes y otros grupos afines mantienen una acampada.

 


Una fuente de los servicios de seguridad ha dicho a Efe que los enfrentamientos comenzaron cuando los partidarios del depuesto presidente intentaron bloquear el puente 6 de Octubre, uno de los principales de la ciudad. Los efectivos del orden advirtieron a los manifestantes que no lo hicieran, pero estos insistieron y se iniciaron los choques.

 

La fuente ha subrayado que la policía intentó dispersar con gases lacrimógenos a los islamistas, que respondieron arrojándoles piedras y con disparos de perdigones.

 

Durante la jornada de ayer, Egipto vivió marchas multitudinarias a favor y en contra de Mursi, derrocado en un golpe de estado militar el pasado 3 de julio.

 

En la capital, los islamistas llevaron a cabo concentraciones en Rabea al Adauiya y en la plaza del Nahda, en Giza, mientras que decenas de miles se congregaron en la plaza Tahrir y sus alrededores para respaldar a las fuerzas armadas.

 

Mas de 200 personas han fallecido violentamente desde el inicio de los disturbios tras el derrocamiento de Mohamed Mursi, la mayoría de ellos partidarios de la Hermandad.

 

AGENCIASEl Cairo27/07/2013 09:26 Actualizado: 27/07/2013 11:30

Publicado enInternacional
Los Hermanos Musulmanes llaman a la intifada en Egipto tras denunciar una masacre del Ejército

PÚBLICO/AGENCIASEl Cairo08/07/2013 08:12 Actualizado: 08/07/2013 12:44
Al menos 42 personas han muerto y 322 han resultado heridas en la madrugada del lunes a causa de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los Hermanos Musulmanes frente a la sede de la Guardia Republicana en El Cairo, según un nuevo balance procedente de la televisión estatal. Poco antes, un portavoz del Ministerio de Sanidad había informado de 35 muertos y alrededor de 500 heridos.

 

La inestabilidad aumenta al mismo ritmo que los muertos desde que los militares de Abdel Fatah al Sisi detuvieran al presidente electo hace un año, Mohamed Mursi, anularan la Constitución y anunciaran la hoja de ruta para el país después del golpe de estado.


El jefe del departamento de ambulancias, Mohamed Sultán, afirmó a la televisión estatal egipcia que continúa el traslado de heridos a los distintos hospitales y que se desconoce el número de soldados o policías entre las víctimas.

 

Según la edición digital del diario estatal Al Ahram, las muertes se produjeron después de que el Ejército y la Policía atacaran a un amplio grupo de partidarios del derrocado presidente Mohamed Mursi que participaban en una sentada de protesta frente a los cuarteles de la Guardia Republicana en Ciudad Naser, en El Cairo, durante las oraciones de madrugada.

 

El Ejército "respondió a un ataque terrorista"

 


Fuentes del Ejército egipcio, citadas por la televisión estatal y por la agencia estatal MENA, han asegurado que un "grupo terrorista" formado por "elementos armados de los Hermanos Musulmanes" había intentado atacar el edificio y han asegurado que un militar ha muerto y 40 han resultado heridos.

 

Una fuente militar ha negado que el Ejército egipcio disparase contra los seguidores Mursi y sostiene que un grupo armado intentó irrumpir en el edificio de la Guardia Republicana y, al fracasar por la gran presencia de fuerzas de seguridad en su interior, disparó de manera indiscriminada contra los manifestantes para causar el caos y facilitar el asalto.

 

Según esta fuente, que pidió el anonimato, un oficial de la policía murió por disparos y cuarenta policías resultaron heridos de distinta consideración. El Ministerio del Interior ha dicho que uno de los fallecidos es un general de la Policía que se hallaba en los alrededores del cuartel de la Guarida Republicana.

 

El responsable militar detalló a EFE que los sucesos ocurrieron después de la oración musulmana de la madrugada, cuando numerosos hombres armados se concentraron ante la sede de la Guardia Republicana gritanto "Alá es grande" y treparon a los muros del edificio, aunque sin conseguir irrumpir en su interior. Mientras, continúa el militar, otros hombres armados que se encontraban en edificios aledaños abrieron fuego contra los miembros de las Fuerzas Armadas.

 

Al mismo tiempo, los asaltantes que habían intentado encaramarse a los muros dispararon supuestamente sobre los manifestantes pacíficos para "causar el caos en el lugar y facilitar el intento de asalto", según la fuente.


Los Hermanos Musulmanes ya han advertido de la posibilidad de otro escenario como Siria. Por su parte, el Ejército ya ha comenzado a llamar "terroristas" a los que hasta hace menos de una semana eran seguidores de un gobierno elegido democráticamente. Además, el militar citado por Efe asegura que que los Hermanos Musulmanes han llamado desde hace varios días a la "yihad" (guerra santa) y que algunos manifestantes fieles a Mursi se despidieron de sus familias en la noche del domingo al lunes.

 

Los propios islamistas, citados por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, habían informado esta mañana de un balance de 34 muertos. A través de su cuenta de Twitter, el portavoz de Hermanos Musulmanes, ha responsabilizado de lo sucedido al Ejército y a la Policía, que han disparado "con fuego real".

 

Según informa la agencia EFE, que cita fuentes oficiales, han sido detenidos "200 agresores, que disponían de grandes cantidades de armas, municiones, armas blancas y cócteles molotov".

 

La Fiscalía egipcia ha ordenado cerrar y precintar la sede del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes, en el centro de El Cairo, tras el supuesto hallazgo de armas en su interior, informó la televisión estatal egipcia.

 

Llamamiento a la intifada

 

El PLJ, al que pertenecía el derrocado presidente Mursi, ha hecho un llamiento a los egipcios tras los hechos de este lunes, a levantarse en una intifada contra el Ejército y las nuevas autoridades del país.

 

En un comunicado, el PLJ pidió que la comunidad internacional actúe de inmediato "para que no haya una nueva Siria en el mundo árabe". Tambiém, desde su cuenta de Facebook, el PLJ ha difundido un comunicado en el que "llama al gran pueblo egipcio a levantarse contra los que quieren robar su revolución con los carros de combate y los vehículos acorazados, incluso por encima de los cadáveres del pueblo".

 

Asimismo, advirtió de que el número de muertos puede aumentar en las próximas horas por la gravedad de muchos de los cientos de heridos.

 

En un comunicado anterior, los Hermanos Musulmanes denunciaron que lo sucedido es una "masacre del Ejército y la Policía", y acusaron al jefe de las Fuerzas Armadas, Abdel Fatah al Sisi, de "seguir el ejemplo de Bachar al Asad y querer llevar a Egipto al mismo destino que Siria para tomar el poder".

 

La hermandad islámica explicó que, durante los rezos del amanecer y solo un día antes del comienzo del mes sagrado de ramadán, "los manifestantes pacíficos estaban rezando cuando recibieron los disparos de balas y de gases lacrimógenos de manera intensa por las fuerzas militares y policiales".

 

Para la Hermandad, "esta sangre será, con permiso de Dios, el último clavo en el ataúd de Al Sisi, ya que el pueblo egipcio no será humillado de nuevo por la dictadura militar y este crimen va a aumentar la insistencia del pueblo".

 

Al mismo tiempo, cuestionó a los políticos civiles que apoyaron la intervención militar: "¿Vuestras manos seguirán en las suyas después de la masacre y de que hayan matado a vuestros hermanos, los ciudadanos, aunque discreparan con vosotros políticamente?".

 

Los salafistas se retiran del proceso político

 

El partido salafista Al Nur ha decido retirarse de "todas las vías de negociaciones" con el Estado egipcio tras los estos enfrentamientos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes frente a la sede de la Guardia Republicana en El Cairo.

 

Un portavoz de Al Nur, Nader Bakar, anunció esta decisión en su cuenta de Twitter y explicó que la medida es su "primera reacción a la masacre de la Guardia Republicana".

 

"No vamos a estar callados ante la masacre de la Guardia Republicana. Queríamos la detención de la sangre y ahora se derrama como los ríos", dijo el portavoz salafista.

 

El partido Al Nur, la principal formación salafista de Egipto, es el mayor grupo islamista que apoyó la decisión de las Fuerzas Armadas egipcias de deponer al presidente Mohamed Mursi, y su secretario general, Galal Morra, estuvo presente el pasado miércoles en el anuncio del derrocamiento del mandatario islamista.

 

Sin embargo, hace dos días vetó el nombramiento del político liberal y premio nobel de la paz Mohamed el Baradei como primer ministro, porque consideró que "no se les había consultado.

 

Por su parte, el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal alianza no islamista del país que encabezó las protestas contra Mursi, ha cndenado los "sangrientos sucesos" frente a la sede de la Guardia Republicana y reclamó una investigación urgente y justa.

 

"El Frente muestra su tristeza por los sucesos sangrientos frente al cuartel general de la Guardia Republicana y expresa sus condolencias a las familias de los muertos, tanto civiles como miembros de la fuerzas de seguridad", señaló en un comunicado.

 

El Frente -encabezado por los dirigentes Mohamed el Baradei, Amro Musa y Hamdin Sabahi- condenó, de igual forma, "cualquier intento de ataque contra las instalaciones militares y de las fuerzas de seguridad".

Publicado enInternacional
Adli Mansur, nuevo presidente de Egipto tras el golpe militar

El presidente del Tribunal Constitucional de Egipto, Adli Mansur, ha jurado este jueves el cargo de presidente interino de Egipto en cumplimiento de la 'Hoja de Ruta' impuesta por el Ejército tras derrocar, ayer miércoles, a Mohamed Mursi mediante un golpe de Estado.

 

El nuevo presidente interino de Egipto, Adli Mansur, ha jurado hoy su cargo ante la asamblea general del Tribunal Constitucional Supremo, la instancia judicial que él mismo presidía hasta hoy. "Juro por Dios todopoderoso defender el sistema republicano y respetar la Constitución y la ley, atender al pueblo y proteger la independencia nacional y la integridad territorial", ha dicho Mansur al asumir como presidente interino.

 

Mansur fue designado ayer por las Fuerzas Armadas, tras el golpe militar que depuso a Mohamed Mursi, elegido hace un año en los primeros comicios presidenciales democráticos. El nuevo jefe de Estado ha dicho que asume el poder "con gran honor durante un periodo interino" hasta la celebración de las elecciones presidenciales "en un futuro próximo", que él mismo deberá convocar y supervisar.

 

"La revolución del 30 de junio ha corregido la revolución del 25 de enero de 2011 (que derrocó a Hosni Mubarak)", ha considerado Mansur, quien ha añadido que en esa fecha, cuando millones de manifestantes salieron a las calles para pedir la renuncia de Mursi, se produjo "la reunificación del pueblo egipcio sin divisiones".

 

El mandatario ha enfatizado que no se debe venerar al gobernante ni al tirano, por lo que ha llamado a los egipcios a seguir alerta. Mansur ha recibido la mayor ovación de los asistentes al acto cuando agradeció el papel en la crisis de las Fuerzas Armadas, "que son la conciencia de esta nación y la fortaleza para protegerla".

 

Los Hermanos Musulmanes, en busca y captura

 

Mientras el depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi continúa en paradero desconocido de forma oficial, aunque una fuente de los Hermanos Musulmanes ha dicho hoy que ha sido separado de su equipo presidencial y trasladado a instalaciones militares.

 

La Fiscalía egipcia ha ordenado la detención de los dos máximos líderes de los Hermanos Musulmanes bajo la acusación de instigar al asesinato de manifestantes pacíficos contra el depuesto presidente Mohamed Mursi.

 

Según ha informado la agencia oficial Mena, el fiscal Ahmed Ezzeldin ha dicho que se ha comprobado la veracidad de los testimonios que apuntan a que el guía espiritual de la Hermandad, Mohamed Badía, y su "número dos", Jairat al Shater, llamaron a matar a manifestantes que protestaban ante la sede de la cofradía en El Cairo.

 


Mientras, los militares y la policía han comenzado a arrestar a altos cargos de la Hermandad, según ha denunciado la propia cofradía islámica. Gihad Hadad, un portavoz de los Hermanos Musulmanes, grupo al que pertenecía Mursi hasta su elección como presidente, indicó en su cuenta de Facebook que Mursi había sido trasladado al Ministerio de Defensa y separado de su equipo, sin ofrecer más detalles.

 

Reaparece Mursi tras el golpe de Estado

 


Los principales dirigentes del movimiento de los Hermanos Musulmanes  se encuentran encarcelados en la prisión de Tora, en El Cairo, en la que está también recluido el expresidente Hosni Mubarak, según ha informado la agencia estatal de noticias, Mena.  Los cuerpos de seguridad comenzaron anoche a arrestar a dirigentes de los Hermanos Musulmanes, como el presidente del brazo político de este grupo, el Partido Libertad y Justicia (PLJ), Saad Katatni. También fue detenido el viceguía espiritual de los Hermanos Mohamed Rachad Bayumi. Los policías continúan la persecución de otros dirigentes de los Hermanos Musulmanes acusados de instigar a la violencia y amenazar la paz y la seguridad pública, según Mena.

 

El hijo de Katatni ha denunciado, en un comunicado colgado por la página de Internet de los Hermanos Musulmanes, IkhwanWeb, la detención de su padre, quien fue capturado por "cerca de doce hombres vestidos de paisano", que irrumpieron el la casa y se lo llevaron a un "paradero desconocido".

 

 "Le expreso mis más cordiales felicitaciones, nos enorgullece que haya sido detenido en nuestra propia tierra y vamos a hacer lo que Dios quiera", ha declarado Muaaz Saad Katatni. "Los mismos que dicen defender la libertad y la democracia e invitaron a mi padre al diálogo por la mañana son los que le han detenido por la tarde", ha añadido, en referencia a la propuesta de diálogo hecha ayer miércoles por el Ejército a Katatni.

 


Los Hermanos Musulmanes han advertido también en su página de Internet de que "Egipto está siendo testigo, con horror, del nacimiento de una nueva era de represión y tiranía y de la imposición de un Estado policial autoritario", que se ha traducido, tras el golpe de Estado, en "el cierre de cadenas de televisión, el arresto de dirigentes políticos y la muerte de manifestantes pacíficos en las distintas provincias del país".

 

Por su parte, el vicepresidente del PLJ, Esam al Arian, ha dicho hoy en su cuenta de Twitter que estas son las consecuencias previstas de un golpe militar contra el primer régimen democrático árabe. "La ferocidad de los Cuerpos de Seguridad aumentará y el (Ministerio de) Interior impondrá su puño", comentó Al Arian.

 

Primeros altercados, primeras víctimas

 

Los disturbios en las calles no han tardado en llegar. Los enfrentamientos entre simpatizantes y detractores del derrocado presidente ya se han cobrado la vida de 14 personas según los medios locales, aunque el Ministerio de Sanidad ha rebajado la cifra a 11 fallecidos y aumentado los heridos a 516.

 

En la ciudad de Marsa Matrouh, ubicada en el norte, el miembro de las fuerzas de seguridad Al Anani Hamouda ha confirmado a Reuters que el balance de víctimas ha ascendido a ocho muertos (entre los que habría dos uniformados) y 13 heridos. El diario oficial Al Ahram ha informado horas antes de que los disturbios han estallado cuando un grupo de seguidores de Mursi ha atacado la sede de la Gobernación.

 

Los disturbios entre ambas facciones han sido especialmente violentos en la ciudad de Alejandría, donde tres personas han fallecido y al menos 50 han resultado heridas. También se han producido fuertes altercados al sur del país, en la ciudad de Minya, donde otras tres personas han muerto y se han registrado 14 heridos.

 

En la ciudad de Fayoum decenas de personas han resultado heridas en el ataque que un grupo de hombres armados ha llevado a cabo contra la sede del Partido Libertad y Justicia (PLJ), vinculado a Hermanos Musulmanes. Entretanto, en la ciudad de Mansoura, ráfagas de disparos, cuya procedencia aún se desconoce, han obligado a dispersarse a las miles de personas que se han concentrado pacíficamente en la plaza Al Thwara para celebrar la caída de Mursi.

 


Preocupación por la interferencia militar

 

Naciones Unidas, Estados Unidos y otras potencias mundiales no han condenado la destitución de Mursi como un golpe de Estado militar, ya que hacerlo podría desencadenar sanciones. La intervención del Ejército ha sido respaldada por millones de egipcios, incluidos dirigentes liberales y figuras religiosas que esperan nuevas elecciones bajo un conjunto revisado de reglas.  

 

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha pedido a los militares que han derrocado al mandatario de Egipto, Mohamed Mursi, que devuelvan la autoridad "a un gobierno civil elegido democráticamente" tan pronto como sea posible y ha ordenado revisar la ayuda que Washington otorga a ese país.

 

En un comunicado divulgado por la Casa Blanca, Obama ha evitado hablar de golpe de Estado y ha expresado su preocupación "por la decisión de las Fuerzas Armadas egipcias de remover al presidente Mursi y suspender la Constitución". "Creemos que en un última instancia el futuro de Egipto solo puede ser determinado por el pueblo egipcio", ha subrayado Obama, que llamó también a evitar las "detenciones arbitrarias" de Mursi y sus seguidores.

 


Estados Unidos "no apoya a determinadas personas o partidos políticos" en Egipto, pero "estamos comprometidos con el proceso democrático y el respeto al Estado de derecho", ha asegurado el presidente estadounidense.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha dicho que la "interferencia militar" en los asuntos de un país es motivo de preocupación. "Muchos egipcios han expresado profundas frustraciones y preocupaciones legítimas, y al mismo tiempo la interferencia militar en los asuntos de un país es motivo de preocupación", ha dicho la oficina del portavoz de la ONU en un comunicado. Así, tras asegurar que la transición atraviesa un momento "delicado" tras el anuncio de las Fueras Armadas del nombramiento de un nuevo presidente interino y la suspensión de la Constitución, Ban ha recordado que Mursi "no ha aceptado" esas decisiones.

 

Para el presidente de Siria, Bashar al Assad, enfrentado desde hace dos años a una insurrección armada interna con fuertes connotaciones religiosas, el golpe de Estado militar es un ejemplo del "fracaso del Islam político". "No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, y menos a los egipcios, un pueblo cuya civilización se remonta a miles de años y que tiene una clara vocación nacionalista pan-árabe", ha declarado el presidente sirio en una entrevista concedida al diario 'Al Thawra', de titularidad estatal.  

 


Por su parte, la organización Amnistía Internacional (AI) ha pedido a las fuerzas de seguridad egipcias que hagan todo lo posible por proteger los derechos humanos y la seguridad de todos en Egipto, independientemente de su afiliación política. En un comunicado, AI señala que las Fuerzas Armadas y la Policía en Egipto tienen antecedentes bien documentados de violaciones de los derechos humanos y pide que no se repitan. "En este momento de gran tensión y con la Constitución suspendida, es más importante que nunca que los militares cumplan con las obligaciones deEgipto en virtud del derecho humanitario", ha dicho Salil Shetty, secretario general de AI.

 

También Human Rights Watch (HRW) ha pedido este jueves al nuevo Gobierno egipcio que se aleje del comportamiento abusivo que ha prevalecido en el país desde el comienzo de las revueltas en 2011, y que se comprometa a respetar los derechos de todos los ciudadanos egipcios.

 

El subdirector de HRW para Oriente Próximo, Joe Stork, ha recordado el sufrimiento al que han estado sometidos los egipcios "tanto con el Ejército como durante el Gobierno de Mursi" y ha pedido que durante el Gobierno provisional de Mansur, las Fuerzas Armadas "detengan la ola de arrestos arbitrarios de miembros de Hermanos Musulmanes y sus aliados del Partido de la Libertad y la Justicia".

 

La organización considera que la situación actual es una vuelta a la era del expresidente Hosni Mubarak, con arrestos masivos y detenciones por motivos políticos. "Detener a miembros de los Hermanos Musulmanes tendrá el peor efecto posible para el futuro político de Egipto", ha considerado HRW. Creen que el nuevo Gobierno debe manifestar inmediatamente su intención y la de las Fuerzas Armadas de respetar los derechos humanos básicos de los egipcios.

 

AGENCIASEL CAIRO04/07/2013 10:15 Actualizado:

Publicado enInternacional