Advierten ombudsman que ni leyes ni muros podrán detener el flujo migratorio en la región

En una dura crítica a las políticas antinmigrantes globales, de manera particular las de Estados Unidos, la Federación Internacional de Ombudsman (FIO) advirtió que los flujos de personas no se podrán detener con leyes ni con muros, pero reconoció que la condición de vulnerabilidad de los migrantes "es una herida abierta" en las comunidades contemporáneas.

En la inauguración de la segunda cumbre Iberoamericana Migración y Derechos Humanos. Una nueva mirada, se destacó que hoy el mundo vive con el mayor número de personas desplazadas desde la Segunda Guerra Mundial, quienes han abandonado sus hogares por factores como guerras, hambre, enfermedades y búsqueda de bienestar para ellos y sus familias, poniendo en muchos casos en riesgo su integridad y seguridad, e incluso su vida.

Al dar la bienvenida a ombudsman de la región, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, convocó a sus homólogos a revisar opciones o mecanismos para identificar y generar un registro de personas en situación de migración.

"El paso de un país a otro no debe suponer la clandestinidad y el anonimato de las personas, que impide el ejercicio de sus derechos y los deja a merced de cualquier tipo de agresión o abuso", dijo el ombudsman mexicano, quien agregó que la movilidad o migrar es un derecho inalienable de las personas, cuyo ejercicio debe ser dimensionado por los estados nacionales para diseñar políticas públicas de atención a este sector especialmente vulnerable.

Por su parte, el presidente de la FIO, el portugués José de Faria Costa, citó cifras de la Organización de las Naciones Unidas, las cuales indican que más de 2 millones de personas han tenido que abandonar sus países de origen (aunque no precisó el lapso al que se refiere) debido a razones multifactoriales, pero donde la violencia, la guerra, la pobreza y el hambre son las razones principales de un flujo migratorio creciente en la región.

Se trata, añadió, de una "herida abierta" en contra de nuestras comunidades contemporáneas, pues a pesar de todos los esfuerzos que realizan las diversas autoridades nacionales, junto con las instituciones de derechos humanos, y la comunidad internacional, persiste el "sufrimiento atroz de los migrantes", quienes, muchos de ellos, pierden la vida en su camino en busca de la paz y mejores niveles de bienestar.

Ante los titulares y representantes de organismos nacionales de protección y defensa de las garantías individuales, de representantes de organizaciones de la sociedad civil, académicos y expertos en el tema, el representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, señaló que la migración se convierte cada vez más en un tema central a escala global, en medio de una creciente estigmatización de este sector, al que las políticas xenófobas lo han convertido en "chivo expiatorio" de todos los males nacionales.

Destacó los discursos en contra de estas políticas antimigratorias, pero advirtió que esto no basta. "No es suficiente rechazar este discurso de odio; es necesario revisar las políticas en la materia desde una visión de derechos humanos y que se cumplan efectivamente", dijo.

El subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la cancillería, Miguel Ruiz Cabañas, informó que México impulsará, en el contexto del Pacto Global sobre Migración, que será celebrado en Nueva York el próximo año, que se reconozcan la aportación y los derechos de las personas en tránsito.

En su intervención en la sesión inaugural, el funcionario señaló que el pacto global es una iniciativa que impulsa México junto con Suiza, cuyo objetivo es poner fin a la ola racista y xenófoba que enfrentan los migrantes. Precisó que la migración debe basarse en varias premisas: en un enfoque de derechos humanos y en la corresponsabilidad de los gobiernos.

Publicado enInternacional
Veinte años sin el padre de la pedagogía de la liberación

En La Habana (Cuba), en mayo de 1997, la segunda edición del “Encuentro Iberoamericano Cultura y Desarrollo: retos y estrategias” tenía como conferencista principal al maestro Paulo Freire. Ese fue uno de los motivos que me llevó de nuevo a la capital cubana. El otro, o los otros, mi cercanía sentimental e intelectual con la Revolución Cubana y sus propuestas sociales y políticas.


Aquel congreso ha podido pasar a la historia por muchas cosas, para mí se quedó colgado en el tiempo con la ilusión incumplida de haber podido compartir con el maestro de la pedagogía latinoamericana. Falleció el 2 de mayo de ese año, días antes de un evento que se quedó huérfano y que, pese a todo, fue toda una experiencia académica.


El 19 de septiembre de 1921 nacía en Recife (Brasil) Paulo Reglus Neves Freire. Su pensamiento pedagógico, fundamentalmente político, promovió una educación de perfil humanista que buscaba que el ser humano se integrara en su realidad. Su pedagogía del oprimido estaba unida a la toma de conciencia crítica para romper las ataduras del poder y transformar la sociedad.


Acreedor en 1986 del premio internacional ‘Paz y Educación’ de la UNESCO y reconocido por la Organización de Estados Americanos (OEA) con el premio Andrés Bello como “educador del continente”. Una veintena de universidades de todo el mundo le han concedido el doctorado ‘honoris causa’.


El 19 de septiembre de 2013, día en que hubiera cumplido 92 años, la Universidad Federal de Pernambuco inauguró una escultura suya en bronce a tamaño real obra del artista Abelardo da Hora, amigo personal de Freire. Era la primera estatua dedicada al declarado “patrono de la educación brasileña” y símbolo del Movimiento Pedagógico Latinoamericano.


Siempre se ha dicho que en el pedagogo brasileño se juntan vida, obra y pensamiento. Su ideario ha alimentado a varias generaciones de pensadoras e intelectuales de todo el mundo. En su texto Pedagogía del oprimido, el maestro afirma: “La pedagogía del oprimido, como pedagogía humanista y liberadora tendrá, pues, dos momentos distintos, aunque interrelacionados. El primero, en el cual los oprimidos van desvelando el mundo de la opresión y se van comprometiendo, en la praxis, con su transformación, y, el segundo, en que, una vez transformada la realidad opresora, esta pedagogía deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación.”


Sus propuestas pedagógicas combatían la educación bancaria, aquella en la que un docente “ilustrado” les transmite conocimiento a unos “alumnos” sin luz que se llenan de datos y hechos sin criterio y sin contexto impidiéndoles tener un pensamiento crítico. Para ello propone una educación problematizadora que cuestione el statu quo y que plantea la enseñanza como un diálogo en un proceso en el que educador y educando comparten y aprenden entre sí. En esa conversación, la palabra es acción y reflexión. Una dupla indisoluble sin la que no es posible la transformación del mundo. Si solamente fuera acción no permitiría el diálogo, y si sólo se queda en reflexión se vuelve palabrería.


Sus métodos parten de la cultura popular y se alimentan de la práctica social. Para Freire es fundamental trabajar la pedagogía de la pregunta: “Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.” Pretendía evitar que se perdiera la curiosidad, base del aprendizaje, y recuperar el interés por cuestionarse y revivir las preguntas para conocer y educarse.


La sencillez de sus palabras las hace casi perogrulladas, pero él fue quien las puso en verdaderas propuestas innovadoras de la educación existente. Hizo fácil lo difícil al expresar cosas tan evidentes como que “Enseñar exige saber escuchar”; “La cultura no es atributo exclusivo de la burguesía. Los llamados “ignorantes” son hombres y mujeres cultos a los que se les ha negado el derecho de expresarse y por ello son sometidos a vivir en una ‘cultura del silencio’”; “Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre”, o “Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra”.


Para Freire había que leer el mundo antes de leer las palabras, pensaba que era necesario conocer el contexto y sus implicaciones. Su pensamiento se puede definir en una afirmación categórica que sigue siendo pertinente en un hoy en el que nos pretenden homogeneizar a partir del edu-entretenimiento: “la educación como práctica de la libertad.”

Contraponiendo la educación para el hombre-sujeto frente a la impuesta educación para el hombre-objeto.
En el libro escrito a dos voces entre Freire y Faundez plantean que: “El movimiento perenne de la pregunta nos sitúa en un horizonte de conversación, intercambio, visibilidad y reconocimiento de otras voces no presentes en el diálogo pero que están vinculadas con él, en ese transcurso, difícil pero necesario, complejo pero ineludible, singular y colectivo, de construir una palabra colectiva.”


Cuando en ese mismo texto Freire habla del sueño de reinventar la sociedad, afirma: “el sueño sólo será posible en la medida en que descanse en una comprensión rigurosa del presente que, al ser profundamente modificado, hace viable la concreción del sueño.” Su sueño debería ser el sueño de toda persona hoy, sin distinción de ningún tipo, en cualquier lugar del mundo: “crear una sociedad en la que una minoría no explote a las mayorías (...) en la que preguntar sea un acto común, diario (...) en la que la participación permanente sea una forma de ser del pueblo, junto con su responsabilidad social y política.”


Como señaló en su Pedagogía de la esperanza: “No hay cambio sin sueño, como no hay sueño sin esperanza.”
Para terminar, “si la educación es a la vez un acto político, un acto de conocimiento y un acto creador” comuniquémoslo, hagamos política, promovamos la educación liberadora y creemos y creamos que es posible un cambio social para mejorar la situación de las mayorías oprimidas.


Pueden ampliar información y conocimientos en la web del Instituto Paulo Freire de Brasil.

 

04 May 2017

Publicado enCultura
La pobreza acorta la vida más que la obesidad, el alcohol y la hipertensión

Un macroestudio en 'The Lancet' critica que la OMS no incluya la desigualdad como factor a combatir


La evidencia científica es robusta: la pobreza y la desigualdad social perjudican seriamente la salud. Sin embargo, las autoridades sanitarias no ponen el foco sobre estos factores sociales tanto como lo hacen sobre otros cuando tratan de mejorar la salud de los ciudadanos. Un macroestudio sobre 1,7 millones de personas, que publica la revista médica The Lancet, vuelve a la carga con este problema descuidado: la pobreza acorta la vida casi tanto como el sedentarismo y mucho más que la obesidad, la hipertensión y el consumo excesivo de alcohol. El estudio supone una crítica a las políticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no querer incluir en su agenda este factor determinante de la salud tan importante o más que otros que sí forman parte de sus objetivos y recomendaciones.

"El bajo nivel socioeconómico es uno de los indicadores más fuertes de la morbilidad y mortalidad prematura en todo el mundo. Sin embargo, las estrategias de salud global no consideran las circunstancias socioeconómicas pobres como factores de riesgo modificables", aseguran los autores del estudio que publica The Lancet, una treintena de especialistas de instituciones tan prestigiosas como la Universidad de Columbia, el King's College de Londres, la Escuela de Salud Pública de Harvard y el Imperial College de Londres.


Su trabajo se centró en los datos de 1,7 millones de personas para analizar cómo influye el nivel socioeconómico en la salud y la mortalidad en comparación con otros factores más convencionales, como el tabaquismo o la obesidad. El resultado coincide con otros estudios previos: la pobreza es un agente que afecta a la salud de forma tan sólida y consistente como el tabaco, el alcohol, el sedentarismo, la hipertensión, la obesidad y la diabetes. Es más, la capacidad de acortar la vida es mayor que varios de estos factores. El bajo nivel socioeconómico reduce la esperanza de vida en más de 2 años (2,1) en adultos entre 40 y 85 años; el alto consumo de alcohol la reduce en medio año; la obesidad la acorta 0,7 años; la diabetes reduce la esperanza de vida en 3,9 años; la hipertensión en 1,6 años; el sedentarismo, 2,4 años; y el peor, reduciendo la media de vida 4,8 años, el consumo de tabaco.


La elección de estos factores no es casual: son los tomados por la OMS para combatir las enfermedades no contagiosas en su plan para reducir su incidencia en un 25% para el año 2025, el llamado objetivo 25x25. "Nuestros hallazgos sugieren que las estrategias y acciones globales definidas en el plan de salud de la OMS excluye un importante determinante de la salud de su agenda", critican los investigadores, liderados por Silvia Stringhini, del Hospital Universitario de Lausana. Y añaden: "La adversidad socioeconómica debe ser incluida como un factor de riesgo modificable en las estrategias de salud local y global, las políticas y la vigilancia del riesgo para la salud".


Del mismo modo que se puede promover el abandono del tabaco o el deporte entre la población, el artículo defiende que el factor socioeconómico también puede modificarse a todos los niveles, con intervenciones como la promoción del desarrollo durante la primera infancia, las políticas de reducción de la pobreza o la mejora del acceso a una educación. Por eso, las estrategias de prevención de las enfermedades crónicas se equivocan al no abordar "poderosas soluciones estructurales".
No es ideología sino ciencia


"La fuerza de la evidencia del efecto del rango social sobre la mortalidad, como ejemplifica el estudio de Stringhini y sus colegas, es ahora imposible de ignorar", asegura un comentario en The Lancet firmado por Martin Tobias, especialista del Ministerio de Sanidad de Nueva Zelanda. Y añade: "Basan su argumento no en ideología política sino en ciencia rigurosa". Según este epidemiólogo, tener bajo nivel socioeconómico "significa ser incapaz de determinar el propio destino, privado de recursos materiales y con oportunidades limitadas, que determinan tanto el estilo de vida como las posibilidades vitales".
El investigador español Manuel Franco, que no ha participado en el estudio, considera que "es importante que los autores muestren que el factor socioeconómico importa, e importa tanto como los que señala la OMS". "La evidencia dice que la desigualdad mata. ¿Nos interesa la salud del país, tanto la de los pobres como la de los ricos? No se ataca este factor porque no interesa", asegura Franco, epidemiólogo de la Universidad de Alcalá de Henares, especialista en cómo afectan los factores sociales y ambientales en la salud.


Franco explica cómo en países ricos (el estudio se centra en datos de Reino Unido, Francia, Suiza, Portugal, Italia, Estados Unidos y Australia) hay diferencias "insoportables" de esperanza de vida dentro de una misma ciudad, como Barcelona, Madrid, Glasgow o Baltimore. "Y la brecha no deja de ampliarse: la esperanza de vida de los pobres no crece como la de los ricos", denuncia. Y concluye: "Hacemos investigación para mejorar algo. Sabemos que hay factores estructurales que perjudican la salud, pero las autoridades no quieren atacarlos, prefieren hablar solo de los factores individuales: haz deporte, no fumes".

Publicado enSociedad
Emigración de haitianos: otra mirada sobre el expediente de los 20.000 inmigrantes haitianos en situación irregular en Colombia en 2016

Según el informe anual presentado el 12 de enero de 2017 por las autoridades migratorias de este país sudamericano [1], 20.366 inmigrantes haitianos en situación irregular han sido detectados en diferentes regiones del territorio colombiano en el curso del año 2016.


Los haitianos migrantes aparecen, por primera vez, a la cabeza de la lista de extranjeros conducidos (muchos de ellos) por redes de traficantes ilegales a través de los departamentos de Antioquia, Nariño, Valle del Cauca, Risaralda y Cauca, principalmente, en su trayectoria hacia Estados Unidos.


Los haitianos son ampliamente más numerosos que todos los extranjeros en tránsito en Colombia en busca del "sueño americano", en particular los originarios de Cuba (8.167), de la India (874), del Congo (570) y de Nepal (553), según el informe publicado en el sitio de internet de Migración Colombia, lo que lleva a los principales medios de comunicación, organizaciones de defensa de los derechos humanos de inmigrantes y universidades de Colombia a interrogarse sobre este nuevo flujo migratorio que utiliza este país sudamericano como lugar de tránsito.


Brasil es identificado como el principal país, de donde provienen los inmigrantes haitianos que tuvieron la posibilidad de regularizar su estatuto en este país (más de 80.000, según las autoridades brasileñas [2]) pero que después de casi dos años están cada vez más desesperados por la crisis política y económica que atraviesa el gigante sudamericano.


Esta crisis golpeó de frente al sector de la construcción que utiliza la mano de obra extranjera (desde la organización de la última Copa del Mundo de fútbol en el verano de 2014), provocando así el paro para estos inmigrantes en particular.
Ya que su país de origen, Haití, no es una opción para ellos debido a la crisis humanitaria que se agravó desde el terremoto del 12 enero de 2010, prefieren emprender el periplo hacia los Estados Unidos atravesando ríos, montañas, bosques y haciendo frente a todo tipo de riesgos, amenazas y consecuencias nefastas para sus derechos humanos, su dignidad y su vida [3].


"El número de inmigrantes irregulares detectados por Migración de Colombia, en el curso del año 2016, que sobrepasa en 4 veces el del año anterior, es un ejemplo claro de que los controles efectuados, las medidas tomadas y el trabajo realizado por la autoridad migratoria [colombiana], dan resultados", declaró satisfecho el director de Migración Colombia, Krüger Sarmiento.


Sin embargo expertos en migración argumentaron que esta alteración de las cifras había aumentado, por el contrario, los riesgos y los peligros a los cuales están enfrentados estos inmigrantes obligándoles, por ejemplo, a utilizar los "servicios" de los traficantes y de otras redes criminales (entre los que están los de la droga y la prostitución), para soslayar las medidas de control, muy estrictas, establecidas por las autoridades


El informe de Migración Colombia señaló, además, varios lugares por donde los extranjeros en tránsito ingresaron al suelo colombiano (Putumayo, Amazona, la isla de San Andrés y otros puntos fronterizos con Ecuador, Brasil y Perú), así como las rutas tomadas para alcanzar América Central y la cantidad de dinero pagado a las redes de traficantes para llegar a Colombia (entre 2.000 y 2.500 dólares, como término medio).


Otras fuentes indican que los inmigrantes llegan a pagar hasta 10.000 dólares para emprender el viaje (atravesando el continente, de sur a norte) hacia la frontera de México con Estados Unidos.


Por otro lado en una entrevista concedida a la prensa colombiana [4] Krüger Sarmiento afirmó que la entidad que dirige deportó a más de 20.000 haitianos y 8.000 cubanos en 2016.


Sin embargo no dio más información sobre los países hacia los cuales los inmigrantes haitianos en particular han sido deportados y sobre todo acerca de las condiciones en las cuales estas deportaciones se efectuaron, lo que no deja de abrir interrogantes (hasta aquí sin respuesta), inquietudes y aprensiones, respecto al destino de estos inmigrantes deportados.
¿Han sido repatriados a Haití? ¿Han sido rechazados en Ecuador y en otros países desde donde llegaban (Perú, Brasil, Venezuela, etc.)? ¿Siguieron su trayectoria hacia América Central? ¿Cuántos de ellos perecieron en el camino?


Recordemos que el Consejo de Estado de Colombia (uno de los tribunales de justicia más importantes del país) denunció en una sentencia hecha pública a mediados de noviembre del año 2016 [5], el carácter ilegal de las deportaciones de inmigrantes cubanos (debido a las violaciones de los derechos humanos de estos extranjeros), operadas en agosto del año 2016 en la frontera de Colombia con Panamá (más particularmente en la localidad colombiana de Turbo), por las autoridades migratorias y policiales colombianas.


Por otra parte medios de comunicación internacionales [6] y otras organizaciones de derechos humanos informaron sobre la llegada, a finales de 2016, de 12.000 inmigrantes haitianos a la frontera de México con Estados Unidos, en particular a la ciudad mexicana de Tijuana. Estos últimos esperarían todavía una decisión favorable del Gobierno estadounidense.
En consecuencia Tijuana (ciudad muy golpeada por la inseguridad, como otras zonas de México) estaría haciendo frente a una grave crisis humanitaria, marcada por la ausencia de viviendas, de alimentos, de medidas de higiene, así como amenazas muy serias de inseguridad con respecto a lo inmigrantes.


Además las posibilidades de entrar legalmente a Estados Unidos (a través de un estatuto de refugiados o por "razón humanitaria") son casi inexistentes para estos haitianos ya que el Gobierno de Barack Obama, en un comunicado de prensa de la Casa Blanca, acaba de eliminar el privilegio, concedido a los cubanos que pisan el suelo de este país (privilegio negado a los que llegan por el mar) de obtener la residencia permanente de manera inmediata.


De allí el nombre de esta medida "pies secos, pies mojados", que acaba de ser derogada, a pesar de su funcionamiento desde hace más de 20 años en el marco de la política del gran vecino del Norte (prevista en la Ley del 2 de noviembre de 1966 [7], en el contexto de la Guerra Fría con respecto a los refugiados cubanos desde la revolución cubana de 1959.
Por otro lado desde el 23 de noviembre del año 2016 las autoridades migratorias estadounidenses habían anunciado la decisión de la administración de Obama de deportar a los haitianos irregulares, frente al aumento del número de migrantes en la frontera de este país con México y en los centros de detención [8]


Esta decisión ha sido precedida por el levantamiento de la moratoria de las deportaciones de haitianos (establecido en respuesta al terremoto del 12 de enero de 2010 y por razones humanitarias), por parte del Gobierno estadounidense con fecha 22 de septiembre de 2016.


Todo parece indicar que el número de inmigrantes haitianos y cubanos continuará en aumento.


En cambio, frente a este endurecimiento estadounidense, que podría ser mantenido, incluso reforzado por el próximo presidente Donald Trump (por su actitud hostil frente a los inmigrantes, por lo menos durante su campaña presidencial), estos inmigrantes serían bloqueados en la frontera de México con los Estados Unidos y en otros países de América Latina.
A continuación es necesario plantearse varias preguntas:


¿Qué repercusiones tendrá esta decisión de Obama (de cerrar la puerta a los inmigrantes haitianos y cubanos) en los países de tránsito en América Latina?


¿Asistiremos a una cascada de crisis humanitarias de las que serán víctimas estos inmigrantes (además de otros originarios de África y de Asia)?


¿Estos países sudamericanos y centroamericanos mantendrán su decisión de cerrar sus fronteras (por ejemplo Costa Rica, Nicaragua y Panamá) o deportarán a estos inmigrantes (como Colombia y Ecuador)?
¿Que hará México frente a esta situación tan compleja? ¿Negociar con Donald Trump, con el régimen castrista, con el gobierno de Haiti, o deportará a los inmigrantes hacia su país de origen?


[1] Comunicado de prensa No. 04. 12 de enero del 2017. Migración Colombia. CERCA DE 34 MIL MIGRANTES IRREGULARES FUERON DETECTADOS POR MIGRACIÓN COLOMBIA EN 2016.http://migracioncolombia.gov.co/index.php/es/prensa/comunicados/comunicados-2017/enero-2017/3837-cerca-de-34-mil-migrantes-irregulares-fueron-detectados-por-migracion-colombia-en-2016
[2] Esclarecimento sobre concessão de vistos humanitários aos haitianos (Ministerio da Justiça e Cidadania, Brasília, 19/9/16). Lien actif : https://www.justica.gov.br/noticias/nota-a-imprensa-29
[4] “La inmigración ilegal se disparó en Colombia en el 2016 : 34,000 personas” (El Tiempo, Bogotá, 13 de enero de 2017) Lien actif : http://www.eltiempo.com/politica/justicia/migracion-ilegal-en-colombia/16791458
[5] “Llamado de atención a Migración Colombia por trato a migrantes” (El Tiempo, Bogotá, 16 de noviembre 2017). Lien actif : http://www.eltiempo.com/politica/justicia/trato-de-migrantes-cubanos-por-parte-de-migracion-colombia/16752070
[ 6 ] “Over 12,000 Haitians in Mexican city hope to enter US” (TRT World, January 7, 2017). Lien actif : http://www.trtworld.com/americas/over-12000-haitians-in-mexican-city-hope-to-enter-us-269885
[7] “U.S. picking up pace of deportations to Haiti”, by Jacqueline Charles (Miami Herald, November 23, 2016). Lien actif : http://www.miamiherald.com/news/nation-world/world/americas/haiti/article116755773.html
[8] “U.S. picking up pace of deportations to Haiti”, by Jacqueline Charles (Miami Herald, November 23, 2016). Lien actif : http://www.miamiherald.com/news/nation-world/world/americas/haiti/article116755773.HTML
Fuente: http://www.alterpresse.org/spip.php?article21175#.WIO1x9LhCih

 

Wooldy Edson Louidor
Alter presse

Traducido del francés para Rebelión por J. M.

Publicado enColombia
Desigualdad extrema: ocho tienen más que la mitad del mundo

Ocho personas, todos hombres, tienen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, según el informe de Oxfam Una economía para el 99 % publicado este mes. La cifra es abismal. La desigualdad entre los muy pocos inmensamente ricos y los miles de millones cada vez más pobres no es nueva, pero el aumento de la brecha produce vértigo. En 2010, 388 millonarios tenían la misma cantidad de riqueza que la mitad más pobre del mundo. En 2014 se habían reducido a 85. Desde entonces la población mundial aumentó en casi 300 millones de personas y, pese a ello, la cantidad de ricos que concentran igual dinero y propiedades que la mitad de la población global, se redujo 10 veces, de 85 a sólo ocho personas.

Los ocho más ricos que concentran esa cantidad brutal de dinero y propiedades son Bill Gates, fundador de Microsoft; Amancio Ortega, tiendas Zara e Inditex; Warren Buffet, inversor y accionista de Berkshire Hathaway; Carlos Slim, Grupo Carso, Telmex y otras; Jeff Bezos, fundador de Amazon; Mark Zuckerberg, fundador de Facebook; Larry Ellison, fundador de Oracle; Michael Bloomberg, dueño de Bloomberg LP. Salvo Slim, de México, y Ortega, de España, todos son estadunidenses.

La composición de los más ricos revela el lugar de las tecnologías digitales y de información y comunicación, base de la "cuarta revolución industrial", así como el efecto de las nuevas formas de plusvalía creada por millones a favor de unos pocos a través del uso de redes sociales e Internet de las cosas.

El reporte muestra también que el uno por ciento más rico del mundo ya posee más riqueza que el 99 por ciento restante. Y que esos son los que pagan menos o ningún impuesto –al contrario, reciben enormes subvenciones del erario a sus actividades– mientras ganan cada vez más dinero con la "gestión de grandes patrimonios" y la especulación.

América Latina sigue siendo el continente más desigual con países con inmensas riquezas y recursos como Colombia, Brasil y México, donde la amplia mayoría de sus poblaciones no puede acceder a ella ni disfrutarla. En esos y otros países que están a la cabeza de la desigualdad en el continente, la mayoría de la población está sometida a cada vez más explotación, salarios más bajos, aumento de precios de los insumos básicos, nuevas leyes que por distintas vías permiten aún más despojo, como mayor extranjerización y concentración de la tierra. Por ejemplo, en México, aunque formalmente la propiedad social de la tierra se mantiene, las leyes secundarias de la reforma energética facilitan y justifican legalmente la apropiación de facto de esa tierra por parte de trasnacionales y grandes empresas petroleras, mineras y otras. Otro informe reciente de Oxfam sobre la propiedad de la tierra en América Latina muestra cómo las políticas que han favorecido y subsidiado el crecimiento de la minería, la explotación petrolera, las plantaciones forestales y la expansión del agronegocio en el continente, se han traducido a su vez en una mayor concentración de la tierra en menos manos.

Hay varios factores que contribuyen a este aumento galopante de la desigualdad. El de fondo es la crisis del sistema capitalista que se profundiza y ante ésta, la actividad frenética de las empresas para mantener sus ganancias. Más allá de pequeñas variaciones en índices convencionales de crecimiento, subsiste un "estancamiento secular" de crecimiento determinado por las contradicciones internas del sistema, no por razones coyunturales, como explica Alejandro Nadal (La Jornada, 2/11/16).

La propia dinámica del capitalismo lleva a más oligopolios –cada vez menos empresas siempre mayores– para controlar mayores porcentajes de mercado y eliminar competencia. Esto se acelera con el estancamiento, al topar con techos de mercado, de recursos, de demanda, de tecnologías, de efectos colaterales como desastres ambientales y de salud. A su vez, los oligopolios aumentan el poder para aplicar reducciones salariales, de condiciones laborales y para lograr que los gobiernos hagan políticas impositivas, crediticias, de subsidios y exenciones fiscales a su favor. Al extremo, han apoyado incluso golpes de Estado como en Honduras, Paraguay y Brasil.

Ante las crisis que ellos mismos provocan, logran que los estados paguen con dinero del erario sus pérdidas, desde rescates bancarios a nuevos incentivos fiscales que argumentan es para el bien de todos. La realidad es que las crisis han enriquecido a los más ricos, mientras la mayoría se empobreció. El 95 por ciento del crecimiento económico desde 2009 fue captado por el uno por ciento más rico, mientras 90 por ciento de la población se volvió más pobre y marginada.

Un ejemplo de estos procesos son las fusiones dentro del sector alimentario agroindustrial. Después de tres décadas de fusiones, las empresas de semillas y agrotóxicos están en proceso de quedar en sólo tres megaempresas globales que controlan más de dos tercios de los insumos agrícolas, con enorme poder para decidir precios y productos. Monsanto y Bayer ya se reunieron la semana pasada directamente con Trump y lo convencieron de que la fusión "creará empleos", cuando los datos de los pasados 30 años muestran lo contrario: han disminuido notablemente el empleo rural y aumentado descabelladamente los precios.

Mientras algunos se hacen obscenamente ricos, las crisis ambientales, económicas, políticas, sociales, así como la criminalización, persecución y asesinatos de los que resisten aumentan. Al decir de Claudia Korol, "nos matan todos los días. Luchar es el único modo de vivir."

 

Silvia Ribeiro, investigadora del grupo ETC

Publicado enEconomía

El 1% superior de los adultos posee el 51% de la riqueza global, mientras que la mitad inferior de los adultos posee sólo el 1%. De hecho, el 10% superior de los adultos posee el 89% de toda la riqueza del mundo! Esta es la nueva cifra para el 2016 calculada por el informe anual de la riqueza global de Credit Suisse. Cada año, Credit Suisse presenta este informe, escrito por el profesor Tony Shorrocks, James Davies y Rodrigo Lluberas, que solían elaborarlo para la ONU. Suelo referirme a él cada año y por lo general es el una de mis notas más populares.

La última vez que traté de los resultados del informe de Credit Suisse, el 1% tenía el 48% de la riqueza global. Así que, en el último año y medio, la desigualdad global según el informa ha aumentado aún más. La proporción del 1% y 10% superiores de la riqueza mundial se redujo entre 2000 y 2007: por ejemplo, la proporción del percentil superior se redujo del 50% al 46%. Sin embargo, la tendencia se invirtió después de la crisis financiera y las proporciones de las partes superiores han vuelto a los niveles observados a comienzos del siglo.


Los investigadores de Credit Suisse estiman que estos cambios reflejan principalmente la importancia relativa de los activos financieros de los hogares, que han aumentado en valor desde 2008, haciendo crecer la riqueza de muchos de los países más ricos, y de muchas de las personas más ricas, en todo el mundo. Aunque la proporción de los activos financieros se redujo este año, las partes de los grupos de riqueza superiores continuaron aumentando. En el otro extremo de la pirámide de la riqueza mundial, la mitad inferior de los adultos posee colectivamente menos del 1% de la riqueza total.

 

 

La razón principal de esta enorme desigualdad es que hay muchos pobres (en términos de riqueza) en el mundo. No se necesita mucho para entrar en el top 1% de los poseedores de riqueza. Una vez deducidas las deudas, una persona sólo necesita 3.650 dólares para estar entre la mitad más rica de los ciudadanos del mundo. Sin embargo, se necesitan alrededor de 77.000 dólares para pertenecer al 10% de los dueños de la riqueza mundial y 798.000 dólares para ingresar en el 1% superior. Así que si es dueño de una casa en cualquier ciudad importante en el Norte sin hipoteca, usted es parte del 1% superior. ¿Se siente rico si es así? Lo único que demuestra esto es lo pobre que son la gran mayoría de las personas en el mundo: sin propiedad, sin efectivo y ¡sin acciones y bonos, por supuesto!


La investigación muestra que 3.500 millones de personas - el 73% de todos los adultos en el mundo- poseen bienes e ingresos inferiores a 10.000 dólares en 2016. Otros 900 millones de adultos (19% de la población mundial) están en el abanico de los 10.000 a 100.000 dólares. Los pobres se concentran en la India y África y las naciones más pobres de Asia, con un 73% de ellos en los quintiles inferiores en términos de riqueza. Pero también hay un número significativo de personas que son pobres para los estándares mundiales en América del Norte y Europa, entre ellos un 9% de los norteamericanos, la mayoría con un patrimonio neto negativo, en el quintil inferior mundial y el 34% de los europeos en la mitad inferior mundial. Estas personas no sólo no tienen riquezas, es que están endeudados.


¿Y quienes están cada vez mejor? Bueno, no es indios. La India tiene solo el 3,1% de las personas de “clase media” a nivel mundial (una riqueza de entre 10.000 y 100.000 dólares) y esa proporción prácticamente no ha cambiado. Por el contrario, China cuenta con un enorme 33% de las personas de riqueza media, diez veces la de la India, y esa proporción se ha duplicado desde el año 2000. Lo que esto nos dice es que la expansión económica sin precedentes de China ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza, incluso si la desigualdad de riqueza ha aumentado.


De hecho, el número de millonarios, que se redujo en 2008, mostró una rápida recuperación después de la crisis financiera y ahora es más del doble de su cifra del 2000. En la actualidad hay 32.9 millones de millonarios a nivel mundial, es decir, adultos con más de 1 millón de dólares en propiedades o ahorros después de descontar sus deudas. De hecho, sólo hay 140.000 personas en todo el mundo que tienen más de 50 millones de dólares de riqueza. Y ahora hay más de 2.000 multimillonarios, que son realmente los dueños del mundo.

 

 


Suponiendo que no haya cambios en la desigualdad de riqueza mundial, se espera que haya otros 945 multimillonarios más en los próximos cinco años, elevando el número total de multimillonarios a casi 3.000. Más de 300 de los nuevos multimillonarios serán de América del Norte. China, según estos cálculos, sumará más nuevos multimillonarios que toda Europa junta, situando el total de China por encima de 420.


Credit Suisse estima que la riqueza global total es ahora de 334 billones de dólares, o alrededor de cuatro veces el PIB mundial anual. A comienzos de este siglo, hubo al principio un rápido aumento de la riqueza mundial, con un crecimiento más rápido en China, India y otras economías emergentes, lo que representó el 25% del aumento de la riqueza, a pesar de que poseían sólo el 12% de la riqueza mundial en el año 2000. La riqueza mundial se redujo en 2008, pero ha mostrado una lenta tendencia al alza desde entonces, con una tasa significativamente más baja que antes de la crisis financiera. De hecho, la riqueza ha caído en dólares en todas las regiones fuera de América del Norte, Asia-Pacífico y China desde el año 2010. Per cápita por adultos, la riqueza apenas ha crecido y la riqueza media ha caído cada año desde 2010. El adulto promedio es cada vez más pobre.


En los últimos 12 meses, la riqueza mundial ha aumentado un 1,4% y apenas ha podido mantener el ritmo de crecimiento de la población. Como resultado, en el año 2016, la riqueza media por adulto se mantuvo sin cambios por primera vez desde 2008, aproximadamente unos 52.800 dólares. Así que la población mundial en su conjunto no se ha hecho más rica en el último año y medio, pero la desigualdad ha aumentado.


Para más información sobre la desigualdad de riqueza e ingreso y lo que significa, ver mis Ensayos sobre la desigualdad.


Michael Roberts es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

Fuente:
https://thenextrecession.wordpress.com/2016/11/24/top-1-of-adults-own-51-of-the-worlds-wealth-top-10-own-89-and-bottom-50-own-only-1/
Traducción:
G. Buster

Publicado enEconomía
Reto mayor para deconstruir y transformar realidades de desigualdad y exclusión social

Motivación.

En días pasados a media mañana volví a transitar por calles del centro de nuestra ciudad capital con el ánimo de recrear miradas bibliográficas en librerías y procurar el trabajo “ Buscando un INCA” del pensador peruano Alberto Flórez Castillo. Pero Infortunadamente lo que me topé en dicha corta correría fue el acrecentado dantesco escenario que emerge como impronta de la mezquina y degradada realidad social, económica y política consuetudinaria que prevalece y la cual se adorna por un cierto tapiz humano desgarrado sobre las aceras y andenes de aquellos hoy llamados eufemísticamente “ Habitantes de Calle”. Esta punzante y trágica realidad humana es proceso tangible y faz irreductible como juez supremo del inviable y deformado cuerpo estructural de poder y desempeño del statu-quo en nuestro país

Con el impacto emocional y mental por tanta tragedia humana inocultable recordé una lejana lectura que había realizado de la obra del pensador colombiano HERNANDO TÉLLEZ en el contexto de Literatura y Sociedad “ Glosas precedidas de notas sobre la conciencia burguesa”, publicada por la editorial Antares de Bogotá en los años cincuenta.

Como profesor universitario y como ser humano considero vigente compartir algunos extractos del citado autor pertinentes sobre el asunto arriba bosquejado y condensados en “Naturaleza viva”, desplegados a continuación

“[...] Nadie los ha convocado. Pero ellos aparecen ahí, instalados como auténticos reyes miserables en el centro de la palpitación urbana, venidos quién sabe de qué simas del basurero social, de qué interminables noches de lodo y de ventisca, de hambre y de suciedad...La ciudad ha estado incubándolos inmemorialmente en una lenta y porfiada tarea de geología social. Son los deshechos, los desperdicios del sistema, la escoria inútil, el material inservible de cuya monstruosa y vergonzosa inferioridad la sociedad siente, a veces, una sobrecogedora vergüenza o una súbita indignación o un asco estético o una congoja filantrópica. Las otras innumerables miserias, los otros innumerables dolores que acumula la ciudad, no se muestran tan impúdicamente ni de manera tan explícita y concreta. Pero esta miseria de miserias, resulta de una soberbia impertinencia en el orden burgués de la sociedad. Esta miseria en harapos, en llagas, en muñones, que se arrastra por la vía pública, que pone un cerco eventual a la indiferencia o a la generosidad del ciudadano, viene acompañando y decorando el cuadro histórico del orden social. Veinte siglos de cristianismo la deja intacta como la dejaron intacta los siglos paganos. Nada prevalece contra ella. Y lo extraño es que no tiene, específicamente, verdadera personería en los estrados de la historia. Es una categoría de la podredumbre y del desamparo sociales, señalada apenas como una excrecencia natural que la sociedad acepta en compensación de un determinado orden, de una determinada jerarquía de valores, de un sistema determinado. Los mendigos (y menesterosos) están, siempre, en el último tramo, en el último fondo del cuadro, y sólo provisionalmente avanzan al primero cuando la historia les ofrece una oportunidad de revancha. Como su destino ha sido, hasta ahora, invencible ellos parecen inmortales. Ningún poder político, ningún sistema económico, ningún orden religioso consigue absorberlos, digerirlos, asimilarlos, disimularlos o extirparlos. Con los mismos harapos y las mismas desnudeces y la misma infecta llaga y la misma noche caída sobre las pupilas y el mismo secreto rencor disimulado por la misma astuta humildad, están, desde siempre, instalados en la corriente histórica. Son invencibles, irreductibles, inconquistables. Toda sociedad los abomina porque toda sociedad sabe que son el residuo secretado por su propia inequidad. Su presencia en la historia se halla garantizada como ninguna otra porque ellos mismos implican una justificación y una explicación de todo poder. Por eso son anteriores a Cristo y posteriores a él. Son anteriores a Mahoma y posteriores a él. Son anteriores a Marx y posteriores a él. Han resistido, victoriosos en su indigencia, el paso de todas las formas políticas, económicas, sociales y religiosas del Estado y de la Sociedad. Han resistido, incólumes, los asaltos que a sus frágiles fortalezas de andrajos promueve la caridad cristiana, el Estado aristocrático, la sociedad burguesa y democrática, la sociedad colectivizada, la libre empresa, las variadas agrupaciones filantrópicas y beneficiencia. Están en Homero, en Teucídides, en la Biblia, en el Renacimiento, en la Edad Moderna ( y acrecentados en la actual Edad Globalizada Posmoderna Neoliberal)...

Como expresión particular del cuadro patético de la alienación y de la mendicidad y de la indigencia social se puede evidenciar también en Nueva York de una manera automática, técnica, administrativa, taylorizada... Algunos no exigen. Otros solicitan (y muchos apropian), casi sin palabras, casi sin gestos, abierta o clandestinamente, una especie de colaboración cívica a la organización y buena marcha de la mendicidad (y de la alienación de los hoy eufemísticamente denominados habitantes de la calle)... Su miseria es gris, anodina, equitativa e igualitaria, y ella produce también la sensación de que ha sido fabricada en serie bajo el patrón de un solo modelo económico (y proyectada hoy como una realidad aumentada por la aguda y integral depredación del neoliberalismo globalizado con visible centro del poder financiero y militar)... ... Pero los mendigos de Nueva York no se han dejado vencer todavía por la prosperidad del país más rico de la tierra. Dentro del orden democrático, confían aún en el milagro de la Cenicienta. Y, así, se colocan disciplinadamente en la cola a la espera del milagro correspondiente... Los de Bogotá, como los de Nápoles, como los de tantas otras ciudades del mundo cristiano y no cristiano, (pero con modelo capitalista presente y dominante), carecen de los azares y peligros de la clandestinidad. Son dueños y señores de su destino y del oficio que ese destino comporta y que la organización social les prepara. Son verdaderamente libres para servir de testimonio sobre la magnanimidad del sistema social, el vigor de la tradición española y los primores del color local.. Acechantes y famélicos constituyen la decoración urbana del horror... Pero la ciudad no consigue eliminar sus pequeños y grandes monstruos. No puede devorar sus secretas legiones de mendicantes, de indigentes habitantes de la calle, sus equipos de miserables, sus comparsas de andrajosos porque son hijos legítimos suyos, su propia y biológica excrecencia, la prueba de su crueldad inmanente y la demostración de que hay un orden social (económico, político y cultural) que los produce y los merece“.

Nota final

El recordado y vigente cuadro dantesco de inequidad y exclusión social que recrea el pasaje arriba reseñado del formidable escrito de TELLEZ HERNANDO coloca como prioritario y fundamental el resarcimiento y validación de la libertad cierta y de los derechos humanos para la vida digna y plena, tanto en el presente como en el futuro. Esta es la cuestión cierta de la materialidad de la PAZ, y no simplemente dislocada por un discurso pasajero y almibarado de una supuesta paz pequeña y plebiscitaria a la medida mezquina del establecimiento y que busca apuntalar por muchas décadas más el statu-quo degradante y violento que hemos soportado, mediante el juego o ardid de un simple SI (Santos el hábil pero cuestionado por los imborrables falsos positivos) o un NO (el punzante otrora de la seguridad democrática tipo Furibe) ya que son cara y sello de la misma moneda en favor del sistema prevalente de dominio y exclusión, y se reduce más bien a que algo cambie para que todo siga igual de “mal en peor” en nuestro país.

Además, el asunto de la libertad y de la dignidad plenas como simiente única y real para el vivir bien y la realización humana en el presente y en el largo plazo no se atiende ni resuelve con pasajeras disquisiciones sobre la razón y el mito, ni mucho menos con consejas de adocenamiento e inclinación de la cerviz para obtener algún pingue resultado


Pertinente consignar que las meras frases encantadoras y discursivas sobre posconflicto son pálido atisbo para la superación del asunto mayor que se manifiesta en la permanente e inacabable violencia silenciosa (social, económica, política, cultural, castrense), pues es el real conflicto que soportan y reflejan los menesterosos, los excluidos y los candorosamente denominados como habitantes de la calle, amén de la creciente y extensiva depredación de toda nuestra riqueza biodiversa en favor del centro de poder foráneo. Ante este estado de realidades y complejidades Se debe construir y contraponer con UN ALTERNATIVO SI ORGANICO ROTUNDO para la superación y abolición del inequitativo y excluyente dominante poder, y traducido a su vez en UN ALTERNATIVO NO ROTUNDO a la profunda y global barbarie que ha engendrado el modo capitalista de destrucción, aniquilación y enajenación en todos los ordenes . Es mirar el presente pero al largo plazo con visión diversa humana sostenible y fraternal, y apañando las expresiones todas del pensamiento y del conocimiento en esta fecunda empresa ética y estética de compromiso cierto y perdurable por nuestro ser y nuestra natura

 

Por Por Ernesto Córdoba Nieto
Profesor Titular Universidad Nacional de Colombia

Bogotá, agosto 15 de 2016, Ciudad Universitaria UN

Publicado enColombia
Página 3 de 3