El filósofo esloveno Slavoj Zizek, considerado uno de los pensadores contemporáneos más prominentes sumó su apoyo y simpatía con los participantes en la ocupación de la plaza de Wall Street. Autor de innumerables libros y sujeto de varios documentales, Zizek se presentó en la plaza el domingo 9 para ofrecer esta intervención:


Somos todos perdedores, pero los verdaderos perdedores están allí en Wall Street.: ellos gozaron de una fianza con millones de millones de nuestro dinero. Nos llaman socialistas, pero aquí siempre hay socialismo para los ricos. Dicen que no respetamos la propiedad privada, pero en la crisis de 2008 se destruyeron más propiedades duramente obtenidas que si todos nosotros estuvieramos destruyéndolas durante semanas. Nos dicen que somos soñadores, pero los verdaderos soñadores son los que piensan que las cosas pueden seguir indefinidamente como están hoy. No somos soñadores; nos estamos despertando de un sueño que se ha convertido en pesadilla.


No estamos destruyendo, estamos presenciando cómo el sistema se destruye a sí mismo. Conocemos la escena clásica de los dibujos animados: el gato llega a un precipicio pero sigue caminando en el aire hasta que mira para abajo, se da cuenta y cae. Es lo mismo que ocurre ahora; le estamos diciendo a los de Wall Street. "¡oye, mira p'abajo!


A mediados de abril de este año el Gobierno chino prohibió en televisión, cine y literatura cualquier tema relacionado con realidades alternas o viajes en el tiempo. Es una buena señal sobre China: los chinos son gente que todavía sueña con alternativas, asi que deben prohibirselo. Aquí no hace falta, no necesitamos prohibiciones, porque el sistema imperante ha jodido hasta la capacidad de soñar. Miren las películas que vemos todo el tiempo: es fácil imaginar el fin del mundo, o un asteroide destruyendo la vida, pero no podemos imaginar el fin del capitalismo.


"...Nos están dando tinta roja"


Entonces, ¿qué hacemos aquí? Déjenme contarles un maravilloso chiste de los tiempos del comunismo. Un tipo es enviado de Alemania Oriental a trabajar en Siberia. Él sabía que los censores iban a revisar sus cartas, asi que les dijo a sus amigos: "Hagamos un código. Si escribo una carta con tinta azul, todo es verdad. Si la tinta es roja, es todo falso". Un mes después los amigos recibieron la primera carta, en tinta azul. Decía: "Todo es maravilloso aquí. Las tiendas están llenas de buena comida. Los cines exhiben buenas películas occidentales. Los apartamentos son grandes y lujosos. Lo único que no se puede conseguir es tinta roja". Asi vivimos; tenemos todas las libertades que queremos, pero no tenemos tinta roja: el lenguaje para articular nuestra no-libertad. La forma en que nos enseñan a hablar acerca de la libertad -la guerra contra el terrorismo, por ejemplo- falsifica la libertad. Y esto es lo que ustedes están haciendo aquí: nos están dando tinta roja.


Pero hay un peligro. No se enamoren de ustedes mismos; lo estamnos pasando bien, pero recuerden que los carnavales salen baratos. Lo que cuenta es el día después, cuando todos tenemos que volver a nuestras rutinas ¿Habrá cambios entonces? No quisiera que en el futuro ustedes recordaran estas jornadas asi como "éramos jóvenes y todo era hermoso". Recuerden que nuestro mensaje básico es: "Estamos autorizados para pensar en alternativas". Hay un largo camino por delante, lleno de difucultades. Sabemos lo que no queremos, pero ¿qué es lo que queremos? ¿Qué organización social puede reemplazar al capitalismo? ¿Qué tipo de líderes necesitamos?


Recuerden: el problema no es la corrupción ni la codicia. El problema es el sistema, que te obliga a corromperte. Hay que estar atentos no sólo de los enemigos, sino de los falsos amigos que están trabajando ya para diluir este proceso. Del mismo modo que uno obtiene café sin cafeína, cerveza sin alcohol, helado sin grasas, ellos van a intentar hacer de esto una protesta moral, inofensiva. Un proceso descafeinado. Pero la razón por la que estamos aquí es que ya tenemos suficiente de un mundo en que al reciclar una lata de Coca-Cola, o donar un par de dólares a una institución o comprar un capuccino de Starbucks para que un 1% vaya a los nilños hambrientos del tercer mundo, basta para sentirnos tranquilos. Hemos visto que se tercerizan el trabajo y la tortura, las agencias de matrimonios tercerizan nuestra vida sentimental, y ahora vemos que desde hace mucho tiempo nuestros compromisos políticos también se tercerizan. Queremos recuperarlos.


"Se terminó el matrimonio entre democracia y capitalismo"


No somos comunistas, si comunismo significa el sistema que colapsó en 1990. Recuerden que esos comunistas son hoy los más eficientes, despiadados capitalistas. En la China de hoy vemos un capitalismo aun más dinámico que el capitalismo estadounidense, pero no necesita democracia. Lo que señala que cuando se critica al capitalismo, no debemos dejarnos chantajear con que estamos contra la democracia. Se terminó el matrimonio entre democracia y capitalismo. El cambio es posible.


¿Qué percibimos como posible? Hay que prestar atención a los medios. Por un lado, en tecnología y sexualidad, todo parece posible. Se puede viajar a la Luna, se puede ser inmortal con la biogenética, se puede tener sexo con animales, todo es posible, menos en el terreno de la sociedad y la economía: allí casi todo es considerado imposible. Si se quiere subir un poquito los impuestos a los ricos, te dicen que es imposible: perdemos competitividad. Si se piden más recursos para la salud, te dicen: "imposible, esto implicaría un estado totalitario". Algo falla en un mundo donde te prometen la inmortalidad, pero no se puede gastar un poco más en el sistema de salud. Tal vez deberíamos fijar nuestras prioridades aquí: no queremos un estándar de vida más elevado, queremos un mejor estándar de vida. El único sentido en que somos comunistas es que nos preocupamos por los bienes comunes: los de la naturaleza; los privatizados por la propiedad intelectual; los de la genética. Por esto, y solo por esto debiéramos luchar.


El comunismo falló en todo, pero los problemas de los bienes comunes están aquí. Nos dicen que no somos estadounidenses. Pero a esos fundamentalistas conservadores que se reivindican como los genuinos estadounidenses se les debe recordar algo: ¿Qué es el cristianismo? Es el espíritu santo ¿Y qué es el espíritu santo? Es una comunidad igualitaria de creyentes ligados por el amor mutuo, y que sólo tienen su propia libertad y responsabilidad para hacerlo. En este sentido, el espíritu santo está aquí hoy con nosotros. Y allá en Wall Street están los paganos que veneran ídolos blasfemos. Asi que todo lo que necesitamos es paciencia. Lo único que me asusta es que algún día vayamos a casa, nos veamos una vez al año, tomemos cerveza y recordemos con nostalgia "qué bien lo pasamos aquella vez". Prométanse que esto no ocurrirá. Sabemos que a menudo la gente desea algo, pero realmente no lo quiere. No tengan miedo de querer lo que desean.

Muchas gracias.

Traducción de Alejandro Kirk

Publicado enInternacional
Debo aclarar, antes que nada, que desde hace más de 75 años, o sea, casi desde que el amateurismo fue sustituido por el incipiente futbol profesional, soy hincha de ese deporte. Pero pienso que no darse cuenta de la utilización ideológica y política del campeonato mundial de futbol por el capitalismo, es dar prueba de enorme superficialidad y gran ingenuidad. Porque el futbol hace décadas que dejó de ser un deporte para transformarse en un negocio que mueve centenares de miles de millones de dólares y, en particular, desde la utilización que le dio el nazismo en los años treinta, en herramienta de propaganda política para obtener aunque sea una momentánea unión nacional detrás de los gobiernos.

No es necesario recordar la promoción del deporte de Estado por Mussolini, Hitler o Stalin, o lo que fue para la dictadura el Mundial de Futbol que Argentina ganó en Buenos Aires, mientras fuera de los estadios desaparecían decenas de miles de los mejores jóvenes y otros luchadores, entre ellos cientos de deportistas y atletas profesionales. Ese futbol donde unos cuantos muy bien pagados juegan ante millones de personas que jamás podrán practicar un deporte porque no tienen campos, salarios ni alimentación suficientes, ni tiempo libre al terminar sus trabajos extenuantes y mal pagados, y por eso simplemente miran la caja idiota que, de paso, se populariza y redime cada tanto de sus crímenes contra la conciencia política y la cultura populares, aunque aparezca como una diversión es, en realidad, una maniobra diversionista.

Como en la época de los emperadores romanos, si no hay mucho pan se da circo para que la gente no piense o, mejor dicho, que piense en cosas sin importancia, creyendo participar y ser sujeto en un espectáculo promovido por los dueños del poder para controlar incluso los sentimientos y dar una falsa sensación de alegría a las víctimas del capital, desviando su atención de las crisis, las matanzas, el desastre ecológico, la desocupación, las hambrunas, la explotación y la opresión.

Como las drogas, este tipo de futbol crea una burbuja, un mundo ficticio. Es más, hoy, en la mayoría de los países el futbol profesional, es el verdadero opio del pueblo, mucho más que la religión, pues ésta no llena la vida de los hinchas desde el lunes hasta el miércoles y desde el viernes hasta el fin de semana con la misma intensidad ni de la misma manera absoluta. También como las drogas, la prostitución o las industrias del juego y de los entretenimientos (o sea, de los instrumentos cotidianos de dominación del capital y de encarrilamiento del tiempo libre de las clases dominadas), ese tipo de deporte pasivo y tramposo es un excelente negocio.

La FIFA (Federación Internacional del Futbol Asociado) posee más de mil millones de dólares y el año pasado ganó 300 millones simplemente cobrando comisiones a las federaciones integrantes. Y la compra-venta de jugadores –quienes encuentran en un mundial una vidriera para su exposición– mueven cientos de millones de dólares que quedan en manos de los dirigentes de los clubes, de los intermediarios y representantes, y de otros tantos coyotes, y sólo en muy pequeña medida llegan a los modernos gladiadores de este circo.

Por supuesto, aunque en todas partes del mundo se presenta la utilización capitalista de un deporte popular (Silvio Berlusconi es propietario del Milán y en ese carácter obtiene votos de imbéciles, y Mauricio Macri, el gobernador de la ciudad de Buenos Aires, fue elegido porque fue presidente del Boca Juniors, con el voto de miles de hinchas despistados), la magnitud de esa utilización varía de acuerdo con la orientación política de los diversos gobiernos.

En efecto, en todas partes se cuecen habas, pero, como decía Juan Gelman, en algunas se cuecen sólo habas… Los gobiernos mal llamados populistas en particular, intentan hacer del deporte (pasivo, televisivo) una herramienta ideológica para construir una efímera unión nacional y una fuente de gloria moderna y barata, de cartón pintado.

En Argentina, por ejemplo, el gobierno le quitó al monopolio Clarín el futbol por abonamiento televisivo (un negocio de 4 mil millones de dólares) y lo transmite gratis, para todos, y con motivo de este mundial regaló más de un millón de decodificadores digitales para que todos lo pudieran ver. Sin duda, esas medidas constituyen una democratización de los espectáculos. Sin embargo, hay un pero: el canal oficial –el 7– se saturó de futbol, eliminó los programas informativos y de opinión, así como los debates de todo tipo, y así dio un importante impulso a la estupidización de la opinión pública y a la utilización demagógica de los recursos públicos, que podrían haber sido destinados a usos culturales, reforzando la campaña diversionista del capital mundial.

De modo que, en la mayor crisis económica y social del capitalismo mundial y en una crisis ecológica que podría ser fatal para el destino de la civilización y del planeta, viviremos preocupados durante un mes por unas pelotas y, perdónenme la expresión, por unos pelotudos charlatanes y explotadores de la ingenuidad. También en esto, una civilización en profunda descomposición imita los métodos de la decadencia del siglo III de nuestra era, durante el Bajo Imperio Romano.

Por Guillermo Almeyra
Publicado enInternacional
Domingo, 06 Septiembre 2009 08:34

Rivales, alternativos, aliados

No faltan quienes creen que China (o Europa) está disputando la hegemonía a Estados Unidos e, incluso, los que opinan que este país es el sostén del capitalismo y que, por lo tanto, todo enfrentamiento con él es un golpe al sistema. Por supuesto, éste está constituido por múltiples capitalismos, resultantes de diferentes relaciones de fuerzas sociales locales y de diferentes densidades histórico-culturales, y no hay ni nunca hubo un bloque único reaccionario”. Pero una cosa es ver las contradicciones internas que presenta el capitalismo, las disputas por los mercados entre los diferentes grupos (y las duras manifestaciones estatales de esa disputa) y otra es creer que dichas contradicciones internas, por sí mismas, van a llevar a la implosión del sistema o, cuando menos, a su profunda modificación y suponer además que la hegemonía es sólo técnica, o comercial, o militar. Porque el capitalismo no es sólo explotación del trabajo ajeno sino también alienación, enajenación de sus víctimas, y dominación imponiendo una ideología, valores, relaciones de mando y obediencia no sólo con la violencia militar o policial sino sobre todo mediante la educación sesgada, la cultura adulterada, la industria del entretenimiento envenenada, la difusión de una cultura material hedonista, egoísta, antisolidaria, violenta.

Creer que China disputa a Estados Unidos la hegemonía es, por eso, una tontería. La economía estadunidense no sobreviviría un día si China no acumulase dólares sosteniendo así la moneda verde, no comprase los devaluados bonos del Tesoro dándole crédito al imperialismo estadunidense, se opusiese a la política de Washington en escala mundial en vez de compartirla. Creer que China figura en un inexistente “campo anticapitalista” o “no capitalista” o, peor aún, ”socialista”, es olvidar que ese país le dio nuevo oxígeno al capitalismo mundial, es la tierra de elección para las inversiones de las trasnacionales, difunde y desarrolla los valores y la ideología capitalista en una población que equivale al cuarto de la Humanidad, está dirigido por un partido del cual pueden formar parte los millonarios (que hacen sus millones explotando a “sus” trabajadores que carecen incluso de derechos sindicales). Pensar que China modificará a fondo el capitalismo mundial es ignorar que es éste el que está modificando a fondo a China. En efecto, por primera vez en su historia milenaria, los chinos, que entonces gozaban de una civilización y organización superiores, no absorben en su cultura a los conquistadores sino que comienzan a absorber masivamente la cultura capitalista y el american way of life, los modelos de consumo estadunidenses, en un proceso que se apoya en el doble conservadurismo de las tradiciones de Confucio y de las del comunismo estalinista-maoísta. Por supuesto, ese capitalismo no es exactamente igual al de sus modelos y promotores extranjeros y está “abollado” aquí y allá por la cultura y las tradiciones chinas. Pero, cualquiera sea su ropaje, capitalismo es.

Naturalmente, hay capitalismos donde las relaciones de fuerza son más favorables para las víctimas del sistema y para su autorganización, la autogestión, su educación, tales como los capitalismos de Estado de países dependientes que luchan por su liberación nacional utilizando y modificando el aparato estatal mientras en ellos susbsisten relaciones sociales capitalistas y una dependencia profunda del mercado capitalista mundial. Obviamente, es necesario y legítimo utilizar las contradicciones entre los diversos países capitalistas, entre las diversas empresas trasnacionales, entre los diversos grupos y amalgamas sociales que luchan por predominar en el seno del capitalismo en cada país, y es igualmente legítimo –en determinadas condiciones– llegar a acuerdos puntuales con algunos de esos grupos pero a condición de jamás presentarlos como aliados estratégicos. No se debe abandonar jamás la necesidad de difundir valores contrahegemómicos, solidarios.

Hoy la hegemonía del capitalismo es indiscutida y su ideología penetra profundamente incluso en los sectores que se dan el objetivo de construir un socialismo democrático, del “siglo XXI” (frase que no quiere decir nada y que demuestra cuál es el grado actual de nebulosidad del pensamiento alternativo al capitalismo). Por eso el capitalismo mundial está saliendo de esta crisis económico-financiera a costa de nuevos desastres sociales (mayor desocupación, más hambrunas, menos solidaridad, menos sindicatos, mayor concentración de la riqueza y del poder). O sea, de la barbarie y la destrucción ambiental.

Los procesos de liberación son, por fuerza, locales, nacionales, y se dan utilizando incluso las contradicciones en las clases dominantes y entre éstas y el capital financiero internacional, o sea metiéndose en las grietas de los dominadores. Pero, para que se produzca un cambio social, hay que cambiar las relaciones de fuerza entre opresores y oprimidos, hay que hacer que éstos entiendan el proceso mediante el cual son explotados y oprimidos y no consideren que sólo depende de la mala suerte o del destino. Es necesario hacerles conocer su historia (es decir, hacer un balance del pasado y de las derrotas y convencerlos de que hay una salida no capitalista a las cada vez peores crisis del capitalismo). Si no se hace colectivamente un balance del pasado y colectivamente no se construyen las grandes líneas del proyecto futuro, en efecto otro mundo resultará posible. Pero será el de la barbarie creciente.

Por Guillermo Almeyra

 

Publicado enInternacional

En los últimos tiempos hemos sido testigos de un desarrollo y avance en los Medios de comunicación que no nos hubiésemos imaginado hace algunos años. Este se ha ido dando paralelamente al proceso de globalización en el desarrollo social. La globalización abarca a todos los ámbitos y esferas de la sociedad, desde la base económica a la superestructura. En la cual la ideología forma parte importante. Este trabajo trata de sobre la relación dialéctica entre la cultura, los medios de comunicación y la ideología.

Algunas palabras a modo de introducción

Escribo este ensayo en memoria a mi amiga y camarada Celia Hart Santamaría, muerta en un trágico accidente de tráfico. El accidente ocurrió la tarde del domingo 7 de septiembre en el distrito Miramar de La Habana. Lo escribo teniendo en cuenta el pensamiento de Celia, y su idea de que el oficio de escribir debemos de asumirlo con actitud militante y desde posiciones revolucionarias. Y que digan las verdades, no las que dicen los dueños del poder y los medios de comunicación. Sino la de los que pagan con sus vidas, las riquezas acumuladas en el imperio. Allá al Norte del... Río Bravo.

Celia sabía transmitir, y cualquiera captaba al instante de conocerla, su pasión por la revolución. La lucha contra el imperialismo y por la revolución socialista hervía en su sangre y la llenaban de una energía contagiosa y optimista . Ese es el legado politico que nos ha dejado . Ese es también nuestro compromiso y nuestra mejor manera de recordarla.  Sé que Celia ha dejado de pensar pero que no ha muerto. Porque su vida, sus ideas y su militancia consecuente y revolucionaria estarán siempre en nuestras vidas y en las de las generaciones futuras. Es la certeza de que su alma de que su espíritu revolucionario se seguirá proyectándose a través del espacio y del tiempo. Siento como antes su cercana presencia, espiritualmente siempre ahí cerca y transparente. Con la palabra precisa y la sonrisa perfecta que pintaba la vida de colores y alegrías .

Leo sus cartas y en ellas sigue viviendo. Leo sus cartas y son los días antes del 24 de Marzo del 2008, yo andaba preocupado porque no lograba escribir el poema que le había prometido al compañero Raul Isman, Director De Redacción Popular de Argentina. Era para una Antología Poética Alusiva a los 32 años del golpe militar en Argentina . La poesía no podía estar ausente en este recuerdo. le hablo de mi preocupación y entonces me dice, mejor dicho me aconseja:

“Basta que te mires a flor de piel. Mover los dedos en un teclado es tal cual el juego ese de los espiritistas, que no recuerdo su nombre ...que son los muertos quienes hablan.

Tus muertos y los de Argentina están en tu alma, están cerca de tus dedos y no de los de Celia, que tan solo los conoce intelectual-mente...Deja que hablen esos muertos en tus dedos por teclado. Confía en mi....

Cuando hago los cantos íntimos ...es eso. No son ensayos ni nada son erupciones volcánicas del alma...Escribir es la forma mas coherente de pensar, sentir, comunicar .

Así que ...respira...mira a la ventana coloca tus dedos en el teclado piensa y siente ....

Listo!

Espero ver el escrito”. * [1]


Recuerdo que la magia y el embrujo de sus palabras se apoderaron de mi esencia y apenas terminé de leer. Los versos del poema, La memoria de los tiempos idos, comenzaron a llegar a caudales, diáfanos cristalinos como el agua que baja de las Alturas cordilleranas. Entonces comencé a escribir el poema :

Una mujer con alma de escritora,
y con actitud de maga espiritista,
me habla desde las distancias estelares, me dice que
me mire a flor de piel,
que ahí están los recuerdos, los nombres de los
muertos...los * [2]

1. Sobre la cultura

 Mis primeros contactos con las palabras escritas me dejaron maravillado por el asombro y la inevitable certeza de que lo que veían mis ojos era un misterio inalcanzable a mi entendimiento. En los meses siguientes seguían siendo un misterio y yo sospecho que ese fue el motivo por la cual mi madre me retiró de la escuela y me devolvió a mi oficio de pastor de cabras. Pero mi corto periodo escolar me había dejado la curiosidad por las palabras. En casa miraba los libros de mis hermanas y poco a poco comencé a juntar letra a letra. Esa era la clave para descifrar los escritos. Podía formar palabras que decían cosas. Empezaba a comprender y mientras más aprendía a leer más iba entendiendo.

Que bonito y maravilloso fue cuando en mi infancia, aprendí a descifrar ese montón de garabatos. Ellos abrieron las puertas que me permitieron llegar a sitios y viajar a lugares remotos que jamás hubiera podido imaginar. Recuerdo como si fuera hoy que sentado bajo las sombras de un árbol, mientras las ovejas y las cabras pacían, yo con un libro en las manos me transportaba a lugares lejanos. La naturaleza, sus colores, olores y sabores, las gentes, sus vidas, sus trabajos, aparecieron ante mí con un nuevo significado, mis ojos lo veían de forma diferente, las sentía de otra manera. Estos sentimientos alimentaron mi alma con vivencias y emociones que soñaba con plasmar en el papel, para que otros al igual que yo había leído sus experiencias pudieran leer las mías, entrecerraba los ojos e imaginaba estar escribiendo en mi cuaderno lo que yo veía lo que yo miraba y lo que yo sentía. Este sentimiento permanece en mí a través del tiempo y del espacio. Y ha sido lo que me ha motivo en este tímido intento de escribir este ensayo. Lo escribo con el convencimiento de que la lucha ideológica tiene un papel relevante y de primer orden en este siglo XXI.

Recuerdo como si fuera hoy, mi niñez, cuando vivía en el pueblo de Canela una pequeña comunidad campesina ubicada en el norte chico de Chile, mis primeros contactos con la cultura, y las diferentes formas y manifestaciones culturales fueron ; las trillas, los rodeos, y los partidos de fútbol y la caza de liebres de los domingos. Las veladas-tertulias culturales que se hacían en la plaza del pueblo. Los trabajos artesanales hechos por los habitantes del pueblo de Canela. de sus manos salían volando como los pájaros del nido; ollas, floreros, fuentes, jarros y vasos de greda . Y como olvidar las mantas, ponchos y frazadas de lana que mi madre tejía. A los que les daba tonos multicores con hojas y raíces de árboles y arbustos. También a mi recuerdos viene la semana del mes de María, si me parece verme a mi mismo y a mis hermanas eligiendo las flores mas lindas del jardín. Las que al final de la misa llevábamos al altar, cantando ” Venid y vamos todos, con flores a María, con flores a María que madre nuestra es” . En estos recuerdos de mi niñez asociados a mis vivencias culturales, están además la siembra del trigo, maíz, papas. En fin de todo los que nos daba el alimento de cada día . Recuerdo que era muy temprano y en el firmamento se veían las estrellas, yo con la ilusión de mis 6 años, imaginaba que iba sembrando cielo para cosechar estrellas .En estos recuerdo están la magia y el embrujo de las palabras en la voz de mi Madre Encarnación Robledo, contándonos cuentos y historias diferentes cada noche. Mis hermanas y yo sentados en circulo alrededor del bracero, nos transportábamos con la imaginación a los mundos y escenario de los relatos. Como olvidar a mi Mamá Julia cuando tocaba la guitarra y más que interpretar la hacía hablar. Julia (Le decía y era Mamá Julia, porque también me amamantó, cuando la leche materna fue escasa). En la voz y acordes de la guitarra de Mamá Julia oí las canciones que muchos años más tarde le oiría a Violeta Parra. Al relatar todas estas vivencias de mi infancia, lo hago porque las considero como mis primeros contactos con la cultura. Lo hago con la idea y la creencia de que si dejamos de lado algunas definiciones y conceptos elitistas sobre la Cultura, podemos decir que no hay nada en la actividad humana que no tenga una connotación cultural, incluso la producción de bienes destinados a la satisfacción de las necesidades materiales o espirituales de la gente.

2. La cultura y los medios de comunicación

En la difusión de la Cultura, los Medios de Comunicación: prensa escrita, radio, televisión, eventos culturales y deportivos. Tienen un rol muy importante este sentido es importante que los valores y los conceptos culturales que recibimos a través de los diferentes Medios de Comunicación sean un aporte al desarrollo del ser social es decir del individuo y promuevan el enriquecimiento de la conciencia social de la humanidad. Una conciencia donde los valores de la solidaridad contrarresten el egoísmo y el individualismo, donde el amor a la naturaleza conlleve a cuidarla y a vivir en armonía espiritual con ella, donde los recursos naturales sean concebidos y entendidos como recursos de toda la Humanidad, y a partir de esta concepción defenderla de quienes guiados por el egoísmo y ansias de dinero arrasan con los recursos naturales sin importarle las consecuencias que acarrean para el planeta.

La humanidad necesita una Cultura donde los valores de amor hacia el prójimo, de igualdad social, de solidaridad y de democracia sean los elementos que contribuyan a la formación de las nuevas generaciones del siglo XXI.. Este siglo en el que el desarrollo de los medios de comunicación y el proceso de globalización marcan la tendencia del desarrollo social, las ideas y los conceptos que estas encierran tienen un papel de primer orden. Es en este sentido se necesita una cultura donde los derechos de la mujer en igualdad con los derechos del hombre deben de estar en primer plano, y donde los derechos de los Niños deben de ir de la mano con los derechos de la Mujer. Se debe ofrecer una Cultura donde esté presente como algo fundamental la tolerancia, comprensión, respeto y aceptación a la diversidad sexual, y dar al derecho a la libre elección de la opción sexual la categoría y connotación de uno de los derechos humanos.

Como lo he expresado anteriormente, en la difusión de la cultura, los medios de comunicación juegan un papel relevante y de primer orden. Entre la cultura y los medios de comunicación existe una relación dialéctica

3. Sobre la ideología

El revisionismo ideológico del siglo XXI, es el caballo de Troya del imperialismo

La ideología burguesa se ha en los últimos años se ha visto reforzado por:

1- La dominación política, económica y militar de los EE.UU.

2- El revisionismo ideológico del siglo XXI.

3- El desarrollo de los medios de comunicación y el poder de éstos en manos de las grandes empresas multinacionales, verdaderos centros hegemónicos .

Es en este marco, en este terreno en que la ideología burguesa a través de el revisionismo ideológico, se manifiesta en general por la condena al socialismo por la negación de éste como sistema que pueda satisfacer plenamente las necesidades materiales y espirituales de las gentes y de las grandes masas hoy desposeídas de esas necesidades. Para esto usan como argumento los errores, las faltas y deficiencias y en particular de los derechos humanos cometidos en el ex " sistema socialista" y a partir de ahí confundir a las personas en relación a la teoría y la práctica. Por eso es necesario dejar en claro que si absolutisamos la práctica, las formas como tratamos de concretar los aspectos teóricos entonces se tendría que condenar el catolicismo, porque bajo las banderas de ellas se llevaron a cabo las guerras de las cruzadas en Europa, la Inquisición en todas partes y en el nombre del Catolicismo y en la conversión a su fe se destruyeron pueblos y culturas en un Nuevo Continente, en América y se exterminaron a millones de habitantes originarios. Y también habría que condenar al Liberalismo, porque para la concreción a la práctica de la teoría Neoliberal de libre mercado se impusieron a los países a sangre y fuego ; siendo en Chile donde los Chicago boys mostraron la cara más cruel, despiadada y siniestra de esta política con su servidor y lacayo Pinochet y le derecha. Y no hay que olvidar al partido de la " democracia cristiana" . Todos hoy autoconvertidos en los exponentes de los valores cristianos y auto proclamados defensores, representantes y preocupados por los interés de la grandes mayorías.

En particular el revisionismo ideológico se manifiesta por un lado por la negación de la lucha de clase como medio para la conquista del poder y por el cuestionamiento al rol que le cabe al proletariado en esta lucha, argumentando los cambios producidos en su seno por la revolución científico técnica y ahora por la revolución informática. Y por otro lado en la critica al marxismo y la negación de su vigencia.

Como alternativa al socialismo, el revisionismo ideológico y sus represen-tantes los reformistas y oportunista nos ofrecen un sistema más sutil y difuso. " El Estado De Bienestar General" en donde la lucha de clase no es necesaria sino que la cooperación, el acuerdo y la comprensión entre las clases. Lo más trágico y patético es que ellos mismos se lo creen o al menos eso parece y es en definitiva lo que dan a entender. Sino ¿cómo es posible? que este sistema social tome fuerza en diferentes países y en particular en América Latina. ¿ como es posible que partidos de izquierda con su actitud política apoyan a estos gobiernos ? . Y los representantes de estos gobiernos se creen eso de; " El Estado De Bienestar General". Y se esfuerzan en esto y a veces cuando los militantes de los partidos que están en el poder y que representan este sistema. Dan cuenta de su quehacer o de su gestión, uno mismo tiene la sensación de que el que tiene ahí en la televisión no es un Político sino un ilusionista y por su forma de hablar y por su forma de mirar dan la impresión de estar haciendo un esfuerzo mental sobrehumano para que uno se crea las cifras y las estadísticas que demuestran que el país está bien " pero no tan bien como nosotros quisiéramos, pero en eso estamos en las medidas de nuestras posibilidades". Están también los tremendistas, inauguran un policlínico y nos dan a entender que con eso están resuelto los problemas de salud de toda la población, o aquellos que inauguran 20 viviendas y nos hacen creer que ya con eso está resuelto el problema habitacional de miles de ciudadanos, incluso hay quienes son más visionarios y coordinan a nivel latinoamericano una campaña " Un techo para mi país" y tratan de convencernos de que ese es el camino, de que esa es la forma de resolver el problema de la vivienda que miles y millones de latino-americanos y de los países en vía de desarrollo tienen. Y por último están los renegados los que habiendo sido de la izquierda y habiendo pasado por diferentes Metamorfosis políticas e ideológica y hoy defienden al capitalismo y a la política neoliberal de libre mercado.

En realidad lo único que el “ sistema de bienestar “ ha hecho es tratar de maquillar el sistema capitalista. De dibujar una sonrisa o una cara más humana. En ninguno de los países en que se lleva a cabo este proyecto se han observado cambios económicos y sociales que conlleven a cambios estructurales en la sociedad, cambios que signifiquen y tiendan a mejorar las condiciones de vida de las mayorías, que no tienen acceso y posibilidad al trabajo, a la salud, a la educación, a la cultura y a la vivienda. En todos los países de América Latina que se lleva a cabo este proyecto, generalmente los políticos que en su programa electoral llevan promesas al pueblo, a los sectores más desposeídos y marginados y que creídas por estos ; conllevo a que llegarán al poder y no han hecho ya estando en él nada más que continuar con la política neoliberal..sucede en Chile y es la tendencia que se da en el Brasil de Lula. Y es por eso que detrás del maquillaje que le han hecho a este sistema sutil, amorfo y híbrido se puede vislumbrar tras las tenues cortinas del revisionismo, del reformismo y el oportunismo la cara siniestra y cruel del capital. Por todo lo anterior y mucho más se puede afirmar que el revisionismo ideológico del siglo XXI, es el caballo de Troya del imperialismo y fortalece la ideología burguesa.

En Europa el pueblo y el electorado de izquierda le pasó la cuenta. En las últimas elecciones casi han desaparecido del mapa político.

4. Sobre la relación dialéctica entra la cultura, los medios de comunicación y la ideología

A modo de conclusión : Decía anteriormente que entre la cultura y los medios de comunicación hay una relación dialéctica. Esta relación dialéctica también se da entre la base económica y la superestructura de la sociedad. La superestructura es dependiente de la base económica en cuanto a que es esta la que determina la superestructura política e ideológica de la sociedad. La función social de la superestructura consiste en defender, proteger, fortalecer y desarrollar la base. En la sociedad capitalista dividida en clases antagónicas, la superestructura asegura el dominio político e ideológico de la clase capitalista, que ocupa la posición dominante en la economía. Esto lo hace a través del estado.

En la vida y en un sistema social, nada es tan rígido y determinado. La superestructura tiene una dependencia relativa de la base. La base económica influye en la superestructura a través de la conexión de intereses económicos y políticos representados en las diferentes ideologías, clases y organizaciones políticas que las representan. La historia de la humanidad y del desarrollo de la sociedad es el producto de la lucha de clases. Es a través de la lucha de clase que se puede cambiar la base económica de la sociedad y por ende la superestructura.

La cultura, los medios de comunicación y la ideología están en interacción, en relación dialéctica. Se podría pensar que están sobre de los intereses clases, en realidad no es así. Es más, la lucha ideológica es una forma que adquiere la lucha de clases.

  El desarrollo de los medios de comunicación y el poder de éstos en manos de las grandes empresas multinacionales, verdaderos centros hegemónicos.Ellos Usan estos medios para difundir las ideas y valores que conllevan a propagar, defender sus intereses. Y a preparar a la opinión publica para que acepten y justifiquen futuras acciones. Para conseguirlo manipulan la información, disfrazan, deforman la realidad social y política del mundo circundante. En este sentido queda de manifiesto que hay una unidad dialéctica entre el imperialismo norteamericano y las multinacionales de los medios de comunicación. Son su herramienta a través de la cual el imperialismo lleva a cabo la cruzada ideológica. En la cual diversionismo ideológico es el modo operativo . Y cuando las circunstancias y los acontecimientos lo requieren montan campañas y grandes operativos mediáticos.

Quisiera ser alquimista,
unir las letras milenarias,
organizar, construir
cimientos de futuro
en espacios vacios,
en laberintos sin sentido y
valores de hojarascas.

Al principio todo era sombra, oscuridad.
El verbo trajo la luz.
Las palabras mueven la vida,
son las ruedas de la historia.
Siempre que mires con una
doble mirada.

Cuando los tabúes,
mitos,
leyendas,
cuentos
mentiras
cubren tus ojos.
Quedas prisionero en las palabras. * [3]

Por Norton Contreras Robledo

Notas

[1] Extracto de la carta de Celia Hart Santamaría

[2 y 3] Del poemario Tiempos de amor y de guerra, de Norton Contreras Robled (Otra Dimensión Editores (Madrid 2008) Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.; www.belgeuse.org


 

Publicado enInternacional
En cierto sentido, lo que se ve en televisión es, siempre, una mentira. Es un órgano de información, pero desde un punto de vista práctico resulta imposible que abarque la totalidad de lo que sucede -es decir, todos los ángulos posibles y temáticos-. En la televisión hay, siempre, una interpretación.

Llegados a esto, creo conveniente ser claro: cuando hablo -o, para el caso, cuando escribo- no soy objetivo, y nadie lo es. Como cualquier ser humano, disfruto cuando aquello que pienso logra imponerse al resto de las posiciones. Digo: hay momentos en que no me interesa tanto que se diga la verdad en general, sino que se diga aquello que yo creo que es importante, y que es relativo. Eso no me hace olvidar que, obviamente, en la televisión tiene que haber un cierto equilibrio en lo que se dice.

Un caso contrario a lo que digo es la situación actual de la televisión italiana, que es la peor de las imaginables: un mismo hombre -Silvio Berlusconi- es dueño de la televisión privada y, ahora, también decide acerca de la televisión pública. Y no lo digo sólo por su cargo como autoridad de Italia, sino porque además de dueño de canales de televisión es titular de las mayores agencias de publicidad del país, como Publitalia, que por el volumen de segundos al aire y por las cuentas que manejan tiene una fortísima injerencia en la prensa gráfica y audiovisual. Si alguien ataca muy duramente a Berlusconi, la publicidad manejada por esas agencias desaparece. El mismo ha llegado a decirle a los industriales italianos, en público, que si hay figuras en la televisión italiana que resultan pesimistas y muestran los males del mundo, entonces no resulta conveniente publicitar en sus programas. No sólo tiene cargos que implican serios conflictos de interés, sino que dice públicamente esta clase de cosas. Para resumirlo: en la actualidad los medios italianos muestran una libertad aparente, pero lo cierto es que hemos llegado a un punto en el que nadie puede creer lo que aparece en la pantalla.

Hay muchas cosas de la televisión que no me gustan, en especial todas aquellas que tienen que ver con orientaciones ideológicas que no comparto. A esta altura, no espero que la televisión me diga todo, porque sé que eso no es posible. Creo que lo único que nos queda para mejorarla es consumirla con cuidado. Por ejemplo, yo veo sólo películas viejas, porque el resto de lo que se da no me interesa.

Existen formas de limitar el poder de la televisión. El medio ha hecho un largo recorrido, y por lo tanto resulta más difícil establecerle nuevas reglas, pero una de las posibles herramientas que le quedan al Estado es la de limitar la cantidad de horas que la televisión está en el aire.

La televisión es como el agua potable: es gratis, pero debe ser controlada para determinar si está en condiciones de potabilidad que la hacen factible de ser consumida. Tiene que haber algún tipo de control, y uno de los recursos para disminuir la cantidad de idioteces que se ponen en pantalla es que haya menos horas de pantalla. De lo contrario, por estar todo el tiempo al aire se termina por poner cualquier cosa, no hay selección del material y se llena con lo que se tiene a mano.

Gianni Vattimo
www.perfil.com
Publicado enInternacional
Página 15 de 15