Martes, 03 Abril 2018 05:59

La impunidad de los poderosos

La impunidad de los poderosos

En 1999, Rigoberta Menchú―premio Nobel de la Paz― presentó cargos de tortura, genocidio, detención ilegal y terrorismo de Estado contra el Presidente de Guatemala Ríos Montt. Bajo su gobierno, miles de personas fueron masacradas. En sus asesinatos se apoyó en grupos paramilitares. Fue condenado por genocida, pero no llegó a cumplir la pena por sus amistades en la judicatura. El primer militar acusado de genocidio de América Latina ha muerto impune, como Franco. Herencia de la madre patria. La impunidad en América Latina siempre ha estado avalada por los Estados Unidos que formó en la Escuela de las América a los militares de todas sus dictaduras. Juan Pablo II, en su gira anticomunista, tampoco dejó fuera de su gira a la Guatemala de Montt, pero regañó a Ernesto Cardenal por estar en el gobierno sandinista. Que el Señor le tenga en su gloria, que será diferente de la de Monseñor Óscar Romero, asesinado por aquellos a los que dio la comunión.

Acaban de asesinar en Colombia la líder campesina María Magdalena Cruz Rojas, activista de derechos humanos que se enfrentó a los paramilitares que creó el ex Presidente Uribe. Un narcopresidente. Su Ministro de Defensa era el actual Presidente Santos. En el proceso de paz en marcha en Colombia, las FARC están cumpliendo su parte del trato, pero el gobierno no. Siguen todos los días asesinando a líderes sociales. Los asesinos no tienen miedo porque gozan de impunidad. Tienen el apoyo de las oligarquías y armas nunca les faltan.


Hace unos días paramilitares asesinaron en Brasil a la concejala del PSOL y activista Marielle Franco después de un acto por los derechos de las mujeres negras. El Presidente de Brasil, Temer, lo es por un golpe de Estado organizado por el poder judicial y un parlamento atravesado por casos de corrupción. La Presidenta legítima, Dilma Roussef, sigue fuera del cargo. EEUU y la UE apoyan al corrupto Temer. La derecha, que es la misma que participó del proceso dictatorial latinoamericano y nunca pagó culpa alguna, está ahora mismo intentando encarcelar a Lula sin pruebas. Lula saca más de veinte puntos de diferencia en las encuestas al candidato de la derecha. Por eso quieren meterle en la cárcel. Felipe González, que era tan amigo de Lula, guarda silencio. No vaya a ser que pierda alguna comisión.


En Israel, con apoyo de los EEUU y de la UE, el gobierno ha asesinado con francotiradores del ejército a 16 palestinos y herido a más de mil. Los colonos israelíes, como el ejército, tienen impunidad y pueden asesinar a niños siempre y cuando sean palestinos. La UE y los EEUU apoyan a Israel. En Naciones Unidas hay multitud de sentencias condenatorias contra Israel. Pero se siente impune porque Trump nunca haría un bloqueo contra ese país. Eso sólo se hace con los países que no son amigos.


Hoy hemos sabido que la quebrada empresa semipública DEFEX ha defraudado más de 20 millones de euros en ventas de armas al Angola, Arabia Saudí, Brasil, Camerún o Egipto. Uno de los implicados es un coronel de infantería de marina retirado. En el listado, el que más cobró fue un tal King.De momento, los procesado no quieren desvelar la identidad del tal King, que significa Rey en inglés, quizá porque creen que llegado el caso podrán negociar con ella. Los Reyes en España siempre tienen inmunidad. En España, hasta el Rey emérito tiene inmunidad, aunque no podamos explicar ese privilegio dentro de una lógica democrática. ¿Quién pensó en el PSOE, responsable de la ley que le regaló esa situación, que el Rey Emérito iba a necesitar seguir siendo irresponsable?

La impunidad suele tener garantías jurídicas y llegado el caso militares. Salvo que puedas lograrla mientras miras al techo y silbas. Eme Punto Rajoy gobierna y la notable Cristina Cifuentes sigue en la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Algunos sinverguenzas, desde la impunidad, creen que en el Parlamento pueden sortearse los votos para que salga el Presupuesto ya que a Rajoy no le salen las cuentas. Bueno, algunas sí, porque pactaron con Ciudadanos una serie de gastos que no se ejecutaron. ¿Quién la está regalando la impunidad al PP? Que cada cual saque sus conclusiones.

Publicado enSociedad
Lunes, 02 Abril 2018 06:32

Resurrección

Resurrección

El reverendo Martin Luther King Jr fue asesinado hace 50 años (4 de abril) en Memphis, marcando el momento más sangriento de lo que sería un 1968 que sacudió a Estados Unidos y varias partes del mundo. Medio siglo después, este país se encuentra en medio de una ola reaccionaria que ha elevado a un supremacista blanco respaldado por el Ku Klux Klan a la presidencia, casi como para burlarse del famoso sueño de King.

Pero vale recordar que King, cuando fue asesinado, ya no era sólo el hombre con un sueño de igualdad racial, sino un Premio Nobel y autoridad moral internacional que se había atrevido en sus últimos años a cuestionar y condenar el sistema económico e imperial de su país, incluida la guerra contra Vietnam.

King fue a Memphis, en el estado sureño de Tenesi, a brindar su apoyo a una huelga sindical de basureros en nombre de la justicia económica y social. Al mismo tiempo estaba organizando una movilización nacional denominada Campaña de los Pobres (Poor People’s Campaign) para exigir derechos económicos para los menos favorecidos de todos las razas y colores, o sea, un cambio fundamental del sistema capitalista estadunidense.

En los ritos y festejos oficiales que se le rinden cada año a King se recuerda su famoso discurso de Tengo un sueño que pronunció en 1963, pero casi nunca se menciona el mensaje radical a finales de su vida.

En 1967, King declaró ante una organización de derechos civiles: el movimiento tiene que abordar la cuestión de una restructuración de toda la sociedad estadunidense, y agregó que hacerlo implicaba llegar a ver que el problema del racismo, el de la explotación económica y el de la guerra están todos ligados. Son maldades que están interrelacionadas. En torno al asunto de injusticia económica, no lo limitaba a un asunto racial: Seamos insatisfechos hasta que los muros trágicos que separan la ciudad externa de riqueza y confort de la ciudad interna de pobreza y desesperanza sean destruidos por los arietes de las fuerzas de la justicia.

Unos meses antes comentó en una reunión de una organización de derechos civiles: “creo que es necesario darnos cuenta de que hemos pasado de una era de derechos civiles a la era de los derechos humanos (...) vemos que tiene que haber una redistribución radical de poder económico y político…”

Cincuenta años después, a pesar de grandes cambios en las leyes y normas del país en torno al racismo institucional coronado con la elección del primer presidente afroestadunidense y lo que eso implica en un país fundado sobre las espaldas de esclavos, en esencia pareciera que poco ha cambiado.

Una encuesta de AP/NORC la semana pasada registró que sólo uno de cada 10 afroestadunidenses opinan que Estados Unidos ha logrado cumplir con las metas del movimiento de derechos civiles de hace medio siglo (35 por ciento de blancos creen que sí) y eso después de dos turnos de un presidente afroestadunidense.

Cincuenta años después, nuevas generaciones continúan con esa lucha contra la desigualdad económica, que ha llegado a un nivel récord en casi un siglo, donde 1 por ciento de las familias más ricas controlan casi dos veces la riqueza de 90 por ciento de los de abajo.

Cincuenta años después incidentes de la violencia oficial provocan furia, y la impunidad prevalece igual que antes, y los indicadores de segregación y racismo se multiplican junto con, y parte de, las polícicas oficiales antimigrantes. Ni hablar del militarismo en un país que ha estado en sus guerras más largas de su historia buscando olvidar Vietnam

Pero ante ello, 50 años después, se escuchan los ecos de King por todo el país.

Los maestros en Oklahoma comenzarán una huelga este lunes, siguiendo el ejemplo triunfante de sus compañeros en West Virginia, exigiendo no sólo un salario digno y respeto a su trabajo –como hace 50 años en Memphis– sino también inversión mayor en la educación pública, sobre todo para servir a los pobres y las minorías; sus contrapartes en Kentucky (donde los maestros se declararon enfermos cerrando escuelas en 26 condados el viernes pasado), Arizona y Wisconsin se están manifestado, ocupando capitolios y realizando acciones de brazos caídos con demandas similares de incremento salarial y condiciones de trabajo como defensa de la educación pública.

El reverendo afroestadunidense William Barber, famoso por su movimiento de Lunes Morales en Carolina del Norte, en 2013, que batalló contra iniciativas estatales para reducir gasto en educación y salud, así como anular algunos derechos electorales, está resucitando la Poor People’s Campaign de King esta primavera, y declarando, como su antecesor, que esto es un asunto moral.

El nuevo movimiento de derechos civiles Black Lives Matter continúa vinculando la violencia policiaca contra afroestadunidenses con un sistema diseñado para marginar y criminalizar a minorías.

El nuevo movimiento estudiantil contra la violencia de las armas de fuego está vinculando la agenda derechista de armas con un sistema de violencia generalizada tanto en suburbios ricos como en las calles de zonas marginadas de las grandes urbes, creando nuevas alianzas entre los que sufren las consecuencias.

Los dreamers también describen la persecución de comunidades inmigrantes como parte de políticas racistas contra los más vulnerables, y entienden que es parte de una violencia sistémica, y con ello están naciendo alianzas con los estudiantes y Black Lives Matter.

Mientras lo más retrógrada de este país grita histéricamente que desea recuperar la grandeza de “nuestra América” otra vez –esa nostalgia de un país blanco sin derechos para las mujeres, las minorías y nuevos inmigrantes, y que impone su voluntad sobre el mundo– se asustan ante los ecos cada vez más fuertes y presentes del profeta King, entre otros seres que representan lo más noble de este pueblo.

Con eso, ya no se marca un aniversario de una muerte, sino, tal vez, la de una resurrección.

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Marzo 2018 08:23

Salud, ambiente y minería en La Guajira

Desbarrancamiento de árboles en el río Ranchería, Ynske Boersma

La Misión de Observación: salud, ambiente y minería en La Guajira, junto con el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, publicó un informe resultado del trabajo etnográfico realizado por distintos investigadores y periodistas, entre el 29 de septiembre y 1 de octubre de 2017. La crisis humanitaria que sufre el departamento producto de la desaforada explotación minera es motivo de alerta para propios y extraños; con las fotografías y testimonios consolidados en el informe se avanza en acciones para detener la actividad de Cerrejón Limited.


Entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre de 2017, un grupo de 12 personas, integrado por profesionales en los derechos de la niñez, periodistas, activistas e investigadores; visitaron el sur del departamento de La Guajira para conocer de cerca las problemáticas que enfrentan las distintas comunidades indígenas y afro en las zonas vecinas a los tajos y botaderos de desechos tóxicos de la multinacional Cerrejón Limited, quien lleva alrededor de tres décadas y media en este territorio.


El desplazamiento forzado, la privatización del agua, la muerte de niños, jóvenes y ancianos, la contaminación por material particulado, la pérdida de tejido social y el total abandono estatal, son algunos de los puntos más importantes que vivenció la Misión de Observación, por lo que cada uno cuenta con capítulos especiales dentro del informe. Las cifras y estadísticas frente a la cantidad de muertes y la falta de atención y protección que reciben las comunidades por parte del Estado son dolorosas, sobre todo en un país que se plantea una transición hacia la paz, y cuya clase dominante busca a toda costa el ingreso del país a la Ocde, organización que supuestamente respeta y exige respeto de los derechos humanos.


La contradicción existente entre desarrollo y vida digna es crudamente real en La Guajira, los testimonios de las comunidades evidencian que no solo es el Estado quien se hace el de los oídos sordos, sino también los sectores dominantes de la sociedad que a pesar de las evidencias continúan impulsando y aprobando políticas que contradicen el bienestar de la Madre Tierra, asi como de quienes la habitan; en medio de ello también resalta la indiferencia de las mayorías sociales ante el drama padecido por los hermanos wayúu desde hace más de 30 años.


¿Cuáles son las exigencias del informe?


1. Aplicar el principio de precaución tanto por parte de la multinacional Cerrejón, como por el Estado colombiano: se debe frenar la actividad minera hasta que no se compruebe que realmente no afecta la salud y la vida de todos los seres vivos y que no genera graves afectaciones para el medio ambiente. Al no existir esta certificación científica en La Guajira y, por el contrario, contar con todas las pruebas que evidencian los graves daños generados por la actividad de Cerrejón, el principio de precaución debe ser aplicado.


2. Estudios, caracterización y monitoreo tripartito: Garantizar transparencia en la inspección, vigilancia y control ambiental de la producción de carbón, donde exista un compromiso de todas las instituciones estatales e independientes. También es urgente la creación de sistemas de control y medición de contaminación para uso de las comunidades.


3. Responsabilidad de los países importadores: comprometer a cada uno de los países importadores del carbón explotado por Cerrejón, a que reconozcan la crisis humanitaria generada en La Guajira por su consumo y, de esta manera, efectuar acciones para que esto no siga sucediendo.


4. Desarrollo de políticas públicas de atención integral a la crisis ambiental, humanitaria y social de La Guajira como consecuencia de la minería: realizar un censo que permita identificar realmente cuánta es la población del departamento y permita saber cómo está constituida, de manera que las soluciones sean integrales y equitativas.


5. Fortalecimiento del Estado e institucionalidad en La Guajira: garantizar transparencia y participación política a las comunidades, para que puedan tomar decisiones frente a su territorio.


6. Garantizar los derechos de la niñez y garantizar la aplicación del principio del interés superior del niño: cumplir con la implementación de la Convención Internacional de Derechos del Niño de manera integral y concordante con los compromisos adquiridos ante los nacionales y la comunidad internacional.


7. Respeto por la cultura y autonomía del pueblo wayúu: reconocer la crisis humanitaria que sufre el pueblo wayúu en sus dimensiones sociales y culturales, garantizando autonomía soberanía.


8. Visibilizar y sensibilizar a la sociedad colombiana. Rol de los medios de comunicación: Crear estrategias y campañas comunicativas que denuncien la grave situación que vive La Guajira, las cuales provoquen pronunciamientos de colectividades e individuos que unifiquen esfuerzos para respaldar a la población wayúu. A su vez, esto puede fortalecer la solidaridad entre distintos pueblos indígenas, campesinos y afrocolombianos afectados por el fenómeno del extractivismo en tiempos recientes. Para esto es necesario apoyarse en medios alternativos e independientes, que presenten información clara y contundente acerca de las comunidades afectadas.


El informe será presentado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dejando testimonios claros y contundente de la crisis que padece La Guajira producto de un desarrollo que es para unos cuantos, modelo que sintetiza la ausencia de una vida digna para muchos.

 

Informe: Misión de Observación Salud, Ambiente y Minería en la Guajira: Misión de Observación Salud, Ambiente y Minería en la Guajira

Bogotá, 2018

 

Artículos relacionados

La crisis humanitaria en La Guajira y nuestras instituciones de papel. ¿Será que hay esperanza? 

Olga Mendoza, 14 de marzo de 2018

En la Guajira, alguien no sabe de matemáticas

Guillermo Rudas, 20 de enero de 2018

Racismo estructura contra el pueblo wayúu

Felipe Martínez, 29 de noviemnre de 2017

¡No Cerrejón!, no puede desviar al arroyo Bruno

Alejandra Correa Buitrago

 

“Nos quitaron tanto que ya no podemos soñar en paz”


Los wayúu hacen un llamado de alerta ante el Congreso de la República


Agua potable para resguardo wayuu 


"Los indígenas wayúu de Colombia están en riesgo inminente de desaparecer por el hambre y la falta de agua"



Y vea

Noticiero: Tumaco y la Wajira dos caras de la misma violencia oficial

 

Publicado enColombia
Lunes, 19 Marzo 2018 06:40

El fútbol, un arma disuasiva

El fútbol, un arma disuasiva



El ministro de Exteriores británico Boris Johnson amenazó a Rusia con no asistir al Mundial por el caso del ex espía ruso envenenado. Por ahora se confirmaron expulsiones de diplomáticos de ambos países. El juego no se vería afectado.

 

Aún cuando la diplomacia tiene severas normas de protocolo, un conflicto político entre países puede derivar en situaciones insólitas. El fútbol suele ser empleado como un arma disuasiva para el oponente. Sobre todo si se trata de un Mundial, el evento con la mayor audiencia masiva del planeta. Aunque Inglaterra desmontó una amenaza hacia Rusia de no asistir al torneo en junio –la había pronunciado su ministro de Relaciones Exteriores, el polémico Boris Johnson– el caso del ex espía envenenado Sergei Skripal alimentó la tensión entre las dos naciones de manera notable y vertiginosa. A la expulsión de 23 diplomáticos rusos de la embajada en Londres, el gobierno de Vladimir Putin respondió que una idéntica cantidad de representantes británicos deberá abandonar Moscú.
El tema fue llevado de urgencia al Consejo de Seguridad de la ONU por la primera ministra Theresa May, una medida que cuestionó el representante permanente de Rusia ante el organismo, Vasili Nebenzia. La escalada es difícil de saber dónde terminará.
El grave enfrentamiento diplomático comenzó cuando el Reino Unido acusó a Moscú de haber envenenado al ex espía Skripal, de 66 años, y a su hija Yulia, de 33, con un “agente nervioso de origen militar desarrollado por Rusia”. Ambos están graves y fueron encontrados inconscientes el 4 de marzo en el banco de un parque cerca de un centro comercial de Salisbury, en el sur de Inglaterra.
Químicos expertos señalaron que la sustancia empleada para intentar asesinar a los Skripal sería Novichok. La presunta tentativa de envenenamiento fue atribuida por May a Rusia el 12 de marzo. Dijo que era “muy probable” que fuera responsable. A lo que siguió un ultimátum de 36 horas para que el gobierno de Putin diera una respuesta a semejante acusación.
En medio de esta tensión en progreso, Johnson tiró nafta al fuego. Bocón, extravagante, el ministro de Exteriores declaró citado por la agencia británica Reuters: “Está claro que Rusia, me temo, es ahora una fuerza maligna en muchos aspectos y que el Reino Unido lidera al mundo en tratar de contrarrestar esa actividad”. De paso, y como mediocre periodista que fue –lo echaron del Times londinense en 1988 por inventar la fuente de un artículo y también era columnista del Daily Telegraph–, dejó picando la idea de no ir al Mundial de fútbol. “Será muy difícil imaginar que la representación del Reino Unido en ese evento seguirá adelante de manera normal”, sugirió.
El ministro de Relaciones Exteriores no es la primera vez que derrapa. Nacido en Nueva York, ex alcalde conservador de Londres y renunciante voluntario a la ciudadanía estadounidense, se siente a pleno cuando desafía los límites de la diplomacia formal. Partidario del Brexit, comparó a la Unión Europea con la política expansionista de Hitler y al ex presidente Obama lo criticó cuando sacó un busto de Churchill de la Casa Blanca. Ahora acaba de utilizar al fútbol como motivo de represalia contra Rusia. Acaso porque le gusta más el rugby. Cuando gobernaba Londres, solía mostrarse en público jugando con la pelota ovalada y también la redonda. Populista de manual, sabe el efecto multiplicador que generó su comentario sobre la posibilidad de que Inglaterra no jugara el Mundial.
Más allá de la bravuconada de Johnson, el fútbol es una cuestión de geopolítica que no debería minimizarse. Sobre todo porque Inglaterra perdió la organización del Mundial de este año a manos de Rusia. El gobierno británico se quedó con la espina. En mayo de 2015, cuando estalló el escándalo de las coimas en la FIFA, el ex premier David Cameron le pidió en público la renuncia a Joseph Blatter: “En mi opinión debe irse”. Además dijo que era “impensable que pueda llevar adelante la organización”. El tiempo le dio la razón. Aquellas declaraciones las formuló en Berlín durante una conferencia de prensa conjunta con su colega Angela Merkel. La alemana se había mostrado más cauta.
No es accidental que la disputa por el Mundial haya tensado más las relaciones entre los dos países. Aunque también hay un antecedente grave que explica este presente de tirantez. El de Alexandre Litvinenko, otro ex espía ruso asesinado en 2006 con polonio, una substancia radioactiva. Su viuda Marina recordó hace poco en el Daily Telegraph que el caso de Skripal “parece algo similar a lo que pasó con mi marido”.
El comentario de Johnson sobre la posibilidad de que la selección inglesa no asista al Mundial, parecería que quedó desechado. La Federación de fútbol local no se pronunció sobre el conflicto diplomático. Tampoco la prensa removió el avispero sobre la conveniencia o no de boicotear el torneo en Rusia. El fútbol es un fenómeno geopolítico con autonomía propia. Las leyes con que se rige la FIFA lo demuestran.
Por ahora se confirmaron las expulsiones de diplomáticos, la convocatoria al Consejo de Seguridad de la ONU y una medida simbólica de la Casa Real británica. Anunció que ninguno de sus miembros integrará la delegación oficial al Mundial de Rusia. Los conservadores tampoco mandarán una representación política de alto nivel, como era de esperar. Pero el juego no se verá afectado. El aficionado de a pie, el hincha inglés, está más preocupado en si Harry Kane, la estrella del Tottenham Hotspur y goleador del seleccionado, se recupera pronto para llegar a punto a la competencia que empezará el 14 de junio.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Negra, madre adolescente, lesbiana y nacida en la favela: las luchas de la concejala asesinada en Brasil

Marielle Franco fue asesinada a tiros cuando volvía a casa en un vehículo tras un acto político; su conductor también ha fallecido


La voz de esta defensora de derechos humanos se escuchaba alto porque sonaba a verdad



Volvía a casa tras participar en un encuentro con jóvenes negras con las que compartió experiencias e iniciativas afrofeministas para "mover las estructuras y alcanzar la igualdad de derechos". "Salgo de aquí con el cuerpo, con el corazón y con la mente fortalecidos para nuestras batallas", decía sonriente para concluir el que se convirtió en el último acto público de Marielle Franco, activista y concejala del Partido Socialismo y Libertad en Río de Janeiro.


Esas batallas a las que se refería, las que combatió, visibilizó y tuvo que dejar abiertas, las vivió mucho antes de convertirse en la quinta concejala más votada de los comicios municipales de 2016. Negra, madre adolescente, lesbiana, nacida en la favela y defensora de derechos humanos: la voz de Marielle Franco se escuchaba alto porque sonaba a verdad. "Soy una mujer negra, pero antes de eso, antes de reivindicar y comprender lo que era una mujer negra en el mundo, yo ya era una 'favelada", explicaba Franco en una entrevista reciente.


Renata Neder, portavoz de Amnistía Internacional Brasil, conocía de forma cercana a la activista asesinada. "Era una grandísima defensora de los derechos humanos. Es una pérdida gravísima para Río de Janeiro y para todo Brasil, por su gran y ejemplar historial de combate contra el racismo, la homofobia, la desigualdad de género y la violencia en las favelas de Río de Janeiro", lamenta la representante de la ONG en conversación con eldiario.es.


Nacida y criada en el barrio de favelas de Maré, uno de los más peligrosos de Río de Janeiro, sufrió de cerca las consecuencias de la violencia. La muerte de una amiga por una bala perdida, explicaba la concejala, la empujó a introducirse en movimientos en defensa de los derechos humanos.


Sus vivencias le impulsaban a ser la edil más crítica con la intervención del Ejército en la seguridad de Río de Janeiro, puesta en marcha por el Gobierno brasileño hace un mes con la intención de "combatir la ola de violencia" que vive el Estado desde los Juegos Olímpicos de 2016.


Poco antes de ser asesinada a balazos en su vehículo, Marielle Franco fue nombrada la relatora de la comisión del Concejo creada para fiscalizar las operaciones policiales en el marco de la intervención militar. Ella era quien, desde el Ayuntamiento, estaba encargada de monitorear las posibles violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad de las que ya alertan los habitantes de las favelas de Río.


Amnistía Internacional ha mostrado su oposición a la intervención militar en el municipio porque, a su juicio, aumenta la violencia y la represión. "El uso de las fuerzas armadas no es útil para garantizar la seguridad pública, porque su rol no es este. Su rol es la guerra", apunta Neder, quien recuerda las consecuencias de la introducción de militares en las favelas durante los juegos olímpicos. "Fue desastroso".


La lucha afrofeminista ha sido crucial en su carrera política y activista. Aquí también puede localizarse un punto en común entre sus denuncias y su propia biografía. Cuando estaba cursando la preparación para la selectividad, con 18 años, Franco se quedó embarazada.


"Como la mayoría de jóvenes de la favela, no escapé de la norma", decía la concejala, quien tuvo que dejar estancados los estudios durante unos años para, con ayuda de su madre, cuidar de su hija. En su boca, con su experiencia sobre la espalda, suenan con más fuerza las denuncias sobre la igualdad de derechos de las mujeres negras y la necesidad de información sobre salud reproductiva.


Marielle finalmente estudió Sociología gracias al apoyo de una beca de estudios estatal y realizó un master de Administración Pública. Tras años de activismo en movimientos sociales, pasó a ser asesora parlamentaria del diputado Marcelo Freixo, compañero del Partido Socialismo y Libertad, explica el medio brasileño O Globo.
Una vez en el Gobierno municipal de Río de Janeiro, como presidenta de la Comisión de la Mujer del Concejo, la defensora de derechos humanos presentó un proyecto para la creación de un Informe de la Mujer Carioca, con el objetivo de solicitar la recopilación de datos sobre violencia de género en el municipio. Otras de sus iniciativas buscaron permitir el aborto en las mismas condiciones establecidas por el Supremo Tribunal Federal del país y ampliar el número de Casas de Parto, locales destinados a la realización de partos.


"Era una mujer muy fuerte, muy potente. Su energía positiva nos llevaba hacia delante y hacia arriba. Tenía mucha luz", describe la portavoz de Amnistía. Desde la ONG recuerdan la necesidad de proteger a las defensoras de derechos humanos y exigen a las autoridades brasileñas una investigación "rigurosa e independiente" de su asesinato.


"Los asesinatos de defensoras de derechos humanos tan reconocidas hacen mucho daño no solo a sus allegados y a la propia ciudad, sino a toda la sociedad porque expanden el miedo entre otros activistas menos conocidos. ¿Qué van a pensar quienes se manifiestan contra la violencia militar en las favelas tras la noticia si se ha asesinado a una concejala de esta manera? Es urgente que el Estado garantice una investigación inmediata y profunda", apunta Neder.


Brasil es uno de los países más peligrosos del mundo para defender los derechos humanos, según la ONG Front Line Defenders, con alrededor de una treintena de asesinatos registrados en 2017. Cuatro países engloban casi la totalidad de homicidios (80%): Brasil, Colombia, México y Filipinas.


Tras su asesinato han sido convocadas numerosas concentraciones en el país, pidiendo justicia y recordando algunas de sus denuncias. Manteniendo viva su mecha para, como ha señalado la hermana de la concejala, recordarla por su lucha y su sonrisa: "Intentarán callar su voz. Ese sentimiento de dolor que brota por ella y por Anderson. Quiero decir que hoy Maré (su barrio de favelas) llora, Río llora, Brasil entero llora. Tiene que haber justicia. Voy a recordarla con una sonrisa, era una persona muy buena que luchaba por las mujeres negras".

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Marzo 2018 06:19

Podremos alimentarnos sin morir de sed?

Podremos alimentarnos sin morir de sed?

Ciudad del Cabo se está quedando sin agua. Desde el primero de febrero el límite de consumo por persona es de 50 litros por día. Si no llueve, se calcula que a partir del 11 de mayo no saldrá ni una gota de agua de sus grifos.


Pero este no sólo es un problema de Ciudad del Cabo. En los próximos 30 años tendremos que producir 70 por ciento más de alimentos debido al aumento poblacional y al cambio en la dieta. Un enorme obstáculo para alimentar a 9 mil millones de personas será la disponibilidad de agua dulce. Sin agua, no hay comida; así de simple. Entonces, ¿podremos alimentarnos sin morir de sed?


En los últimos 100 años aumentamos ocho veces la extracción global de agua dulce, hasta llegar a 4 mil kilómetros cúbicos anuales, equivalente a casi cinco veces el lago Titicaca. A escala mundial, de este inmenso mar de agua dulce, 70 por ciento se usa para producir comida.


El cambio climático añade aún más complejidad al desafío de producir alimentos para todos. Bajo un escenario conservador, países como Perú, Ecuador y Colombia experimentarán un aumento en promedio anual de las lluvias de alrededor de 30 por ciento, pero otras regiones como la Patagonia, México y el centro de Brasil se volverán más secos.


América Latina y el Caribe es la región con la mayor disponibilidad de agua dulce, con casi un tercio del volumen del planeta, y con sólo 9 por ciento de la población. En teoría tenemos 24 mil metros cúbicos por persona, un mundo de agua. Sin embargo, esta cifra esconde fuertes diferencias entre países y territorios: un tercio de la población regional vive en zonas áridas y semiáridas. Muchas áreas de Centroamérica, los Andes, el noreste brasileño y el Caribe, sufren carencia recurrente o crónica de agua y los asentamientos de la población no siempre coinciden con fuentes de agua abundantes. Además, existen diferencias climáticas dentro de un mismo país: la precipitación anual de Colombia varía de 300 milímetros al año en la península de La Guajira a 9 mil milímetros en la región del Pacífico.


Como tantas otras cosas, el agua también se reparte de forma desigual en América Latina y el Caribe. El consumo promedio por persona es de 240 litros al día, pero el consumo promedio de una familia acaudalada de Perú, que vive en San Isidro, es 25 veces superior al de una familia pobre de Lurigancho.


Pese a lo mencionado, somos una de las regiones con mayor potencial para aumentar de manera significativa su superficie agrícola regada. En la región, dos tercios de este potencial lo tienen cuatro países: Argentina, Brasil, México y Perú. En la región se podría extender el riego a una superficie equivalente a 106 millones de canchas de futbol. Sólo una quinta parte de esa superficie es regada hoy. Esto no es menor: una hectárea regada produce tres veces más comida que una que depende de la lluvia. Pero no estamos haciendo mucho por aprovechar ese potencial. Al ritmo que hemos invertido en las últimas cinco décadas, tardaremos más de 300 años en aprovechar nuestro potencial de riego.


Expandir la superficie regada es caro. Y tiene un lado oscuro desde el punto de vista ambiental y social. Afortunadamente, hoy existen variedades de plantas y animales que permiten producir más alimentos con menos agua. Además, podemos usar el agua de manera mucho más eficiente, si se modernizan los sistemas de riego y se adoptan técnicas que mejoran la calidad del suelo para que almacene más agua por más tiempo.


Implementar estas medidas requiere de un mayor esfuerzo: más inversión pública y privada, más organización social, mejor gobernanza del agua, de los suelos y los sistemas alimentarios. Y políticas públicas que faciliten todo lo anterior.


Entonces, ¿podremos alimentarnos sin morir de sed? La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO es enfática al respecto: sí, ya que podemos producir muchos más alimentos con mucho menos agua. Pero debemos comenzar hoy mismo.


Por JULIO BERDEGUÉ, Representante regional de la FAO, y Elizabeth Coble, consultora de la FAO

 

Publicado enMedio Ambiente
Miles de alumnos de EEUU alzan la voz por un mayor control en la venta de armas

Decenas de miles de estudiantes salieron el miércoles a las calles en todo Estados Unidos o se concentraron en sus escuelas en señal de dolor por la matanza perpetrada el pasado 14 de febrero en un instituto de Parkland, en el sur de Florida, y en demanda de un mayor control en la venta de armas.

 

Al cumplirse un mes del tiroteo, estudiantes de más de 3.000 centros educativos de todo el país dejaron sus clases y se concentraron en los campus e instalaciones o marcharon por las calles para reclamar a la autoridades acciones concretas para restringir el acceso a las armas de fuego.


La masiva participación y protesta tuvo su acto central a las 10:00 hora local durante el paro de 17 minutos de duración, uno por cada vida segada en la matanza perpetrada en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, de Parkland.


Unos 3.000 alumnos y profesores de esta escuela de Florida se concentraron en el campus en memoria de las víctimas y para pedir a los legisladores cambios efectivos a las leyes de control de armas.


"Es muy emocionante. Mi corazón está roto y está siendo muy duro, pero estoy orgullosa de la acción de estos estudiantes", dijo Carla Madeiros, madre de una alumna del centro, para añadir que "no hay lugar para las armas automáticas y tiene que haber un cambio" en las leyes.


Alumnos del cercano colegio West Glades se sumaron a la concentración en Parkland bajo el lema de "No más rifles", un mensaje de protesta que resonó contundente en todo el país en rechazo a las permisivas leyes actuales de control de armas.


Los alumnos que abarrotaban las gradas y el campo de deportes del colegio de Parkland entonaron con emoción "Shine", el himno que ellos mismos compusieron en señal de duelo por la muerte de 14 estudiantes y tres adultos en el tiroteo.


"Lo que pasó fue horrible", señaló Gloria de Jesús, madre de otro estudiante en referencia a la masacre que perpetro Nikolas Cruz, de 19 años, quien disparó indiscriminadamente con un fusil de asalto en este centro educativo.


A Parkland se acercaron personas de todas partes de la nación, como una joven conmocionada de Pensilvania que entregó a los familiares de las víctimas del tiroteo un retrato de cada uno de los asesinados.


En el camino desde la escuela hasta el parque Pine Trails, el estudiante Liam Kiernan aseguró que "nunca se había sentido tan fuerte y entusiasmado" y se mostró conmovido por la "resistencia" de toda la comunidad.


"Sólo podemos mirar hacia delante", dijo el joven mientras caminaba hacia el parque donde el día posterior a la masacre tuvo lugar la vigilia en recuerdo a las víctimas.


Muchos alumnos, como en Nueva York, salieron pronto a las calles para mostrar pacíficamente su rechazo a la violencia por armas de fuego en los colegios y llamar al Congreso de EEUU a que actúe de manera decisiva para aprobar leyes que endurezcan el acceso a las armas.


En Washington, centenares de estudiantes se concentraron frente a la Casa Blanca y al Capitolio con pancartas y con gritos de "Basta es basta" ("Enough is enough") y "¿Cuántos más?".


Líderes demócratas salieron al encuentro de los jóvenes para conversar con ellos sobre sus reivindicaciones de un mayor control de armas.
Las voces airadas de muchos alumnos y líderes comunitarios culpan de la escalada de ataques armados en colegios a la inacción de los legisladores, más pendientes de "enviar mensajes de solidaridad y pesar por las víctimas" que por generar un cambio real con nuevas leyes, señaló su página web el grupo Women's March Empower, organizadora de la protesta.


Esta jornada histórica jalonada por las protestas de miles de estudiantes se sintetizaba en la demanda escrita en uno de los carteles que se agitaba en Parkland: "!Las oraciones y condolencias no son suficiente! Nuestros funcionarios del Gobierno necesitan actuar ya o renunciar a su puesto".


Una de las principales reclamaciones de numerosos estudiantes, padres, profesores y líderes comunitarios es la prohibición de la venta de armas de asalto como el fusil semiautomático AR-15 usado en la matanza por Cruz, exalumno de Marjory Stoneman Douglas.


Cruz, autor confeso de la matanza, afronta 17 cargos por intento de asesinato en primer grado y otros 17 por asesinato premeditado en primer grado, delitos que un gran jurado le imputó la semana pasada.

 

Publicado enInternacional
Suprimen reacción autoinmune con antibiótico para atacar bacterias

Hallazgos en la Universidad de Yale, prometedores para tratar males como el lupus

 Las bacterias que se encuentran en el intestino delgado de los ratones y de los humanos pueden viajar a otros órganos y desencadenar una respuesta autoinmune, de acuerdo con un nuevo estudio de académicos de la Universidad de Yale, en Nuevo Haven, Connecticut, Estados Unidos.

La investigación también reveló que la reacción autoinmune se puede suprimir con un antibiótico o una vacuna diseñada para atacar a las bacterias.

Los hallazgos, publicados en la revista Science, sugieren nuevos enfoques prometedores para tratar las enfermedades autoinmunes crónicas, entre las que se incluyen el lupus sistémico y la enfermedad hepática autoinmune, tal como apuntan los investigadores.

Las bacterias intestinales se han relacionado con una variedad de patologías, incluidas las enfermedades autoinmunes caracterizadas por el ataque del sistema inmunológico al tejido sano. Para arrojar luz sobre este vínculo, un equipo de investigación de Yale se centró en Enterococcus gallinarum, bacteria que descubrieron que es capaz de "translocar" espontáneamente fuera del intestino a los nódulos linfáticos, el hígado y el bazo.

En modelos de ratones genéticamente susceptibles, los investigadores observaron que, en los tejidos externos al intestino, E. gallinarum comenzó la producción de autoanticuerpos e inflamación, señas de identidad de respuesta autoinmune. Confirmaron el mismo mecanismo de inflamación en células hepáticas cultivadas de personas sanas y la presencia de esta bacteria en hígados de pacientes con enfermedad autoinmune.

Mitigan efectos

Mediante experimentos adicionales, el equipo de investigación descubrió que podían suprimir la autoinmunidad en ratones con un antibiótico o una vacuna dirigida a E. gallinarum. Con cualquiera de los enfoques, los científicos consiguieron suprimir el crecimiento de la bacteria en los tejidos y mitigar sus efectos sobre el sistema inmunológico.

“Cuando bloqueamos el camino que conduce a la inflamación, podríamos revertir el efecto de este error en la autoinmunidad. La vacuna contra E. gallinarum fue un enfoque específico, ya que las vacunas contra otras bacterias que investigamos no previenen la mortalidad y la autoinmunidad”, señaló el autor principal del estudio Martin Kriegel.

La vacuna se administró mediante inyección en el músculo para evitar atacar a otras bacterias que residen en el intestino. Mientras Kriegel y sus colegas planean realizar más investigaciones sobre E. gallinarum y sus mecanismos, los hallazgos tienen relevancia para el lupus sistémico y la enfermedad hepática autoinmune.

"El tratamiento con un antibiótico y otros enfoques como la vacunación son formas prometedoras de mejorar la vida de los pacientes con ese tipo de enfermedades", concluyó.

Identifican cinco tipos distintos de diabetes y no dos, como se creía hasta ahora


Una investigación publicada en The Lancet halla diferencias significativas en pacientes con la misma enfermedad, lo que podría derivar en tratamientos más personalizados.

Un estudio elaborado por científicos suecos y finlandeses ha identificado cinco tipos distintos de diabetes, según publica este viernes la revista médica The Lancet.
Los investigadores analizaron cinco grupos distintos de pacientes con diabetes que presentaban características "significativamente diferentes", así como "riesgo de complicaciones distinto".


Normalmente, tal y como indica la publicación, hay dos tipos de diabetes, el 1 y el 2, pero el dos suele ser "muy heterogéneo".


Los responsables del estudio señalaron que su descubrimiento podría ser la base para el desarrollo de tratamientos más personalizados para combatir la enfermedad y para identificar aquellos con un mayor riesgo de complicaciones en la etapa de diagnóstico.


Además, descubrieron que el tipo 3 de la enfermedad es el más resistente a la insulina y las personas que la padecen presentan un riesgo significativamente más alto de contraer una afección renal diabética que los enfermos de diabetes tipos 4 y 5.


Por su parte, el tipo 2 de la enfermedad es el que mayores probabilidades contiene de derivar en retinopatía diabética, una de las causas principales de la ceguera.
Para elaborar el informe, los científicos analizaron datos de pacientes recientemente diagnosticados con la enfermedad.


"Esta nueva clasificación podrá ayudar a adaptar y dirigir los tratamientos más tempranos para los enfermos, lo que representa un primer paso hacia la medicina de precisión en la diabetes", concluyeron los investigadores.


Alrededor de 3,7 millones de personas sufren diabetes en el Reino Unido, de las cuales solo el 10 % presentan el tipo 1, el menos común de todos.

 

londres
02/03/2018 11:47 Actualizado: 02/03/2018 14:13

 

Emisiones de gases de efecto invernadero: producción versus consumo

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ya rebasa las 405 partes por millón (Ppm), según las más recientes mediciones del observatorio del volcán Mauna Loa en Hawai. Antes de la revolución industrial esa concentración no rebasaba 280 ppm. Es decir, en un lapso relativamente corto hemos provocado un fuerte aumento de CO2 en la composición de gases en la atmósfera.


Ese incremento en la concentración de CO2 está asociado con el aumento en la temperatura media global de un grado centígrado a lo largo del siglo XX. Ese cambio ya se acompaña de enormes consecuencias negativas en términos de huracanes, ondas de calor, aumento en el nivel del mar, sequías y la aceleración de la extinción de todo tipo de especies.


En la conferencia de la Convención Marco sobre Cambio Climático (Unfccc) celebrada en París en 2015 se aceptó el compromiso de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados centígrados (respecto de los niveles anteriores a la revolución industrial). Adicionalmente, las partes adquirieron el compromiso de buscar mantener ese aumento por debajo de 1.5 grados centígrados, porque ese es el umbral que los científicos consideran más realista para evitar mayores daños. Hoy sabemos que este objetivo es ya inalcanzable.


En el Acuerdo de París, cada nación determina de manera independiente sus metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero no existe un mecanismo coercitivo para garantizar el cumplimiento de esos objetivos. El único medio es el escarnio que un país sufre al incumplir sus propias metas. Y desde esa perspectiva, el tema de la medición de las emisiones de gases de efecto invernadero adquiere gran relevancia.


Desde que se negoció el Protocolo de Kioto, en los años 1990, la medición de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se ha basado en aquéllas producidas por cada país. Las naciones más desarrolladas han sido las que han emitido más GEI a lo largo de los pasados 150 años y por eso se buscó inicialmente reconocer el principio de responsabilidad histórica y diferenciada. Pero ese principio se fue desdibujando y en el Acuerdo de París sólo queda un débil compromiso de apoyo financiero para los países menos desarrollados (aún esa promesa no se ha cumplido).


Hoy surgen nuevas dudas sobre la asimetría en las emisiones de GEI. Varios estudios cuestionan la validez de medir las emisiones producidas directamente por cada nación y proponen una medición de las emisiones consumidas (o generadas indirectamente en la producción de bienes y servicios que importa cada país). En otras palabras, para contar con una medida más rigurosa y equitativa sobre las emisiones de GEI es importante hacer un balance entre aquellas que directamente producen una economía en su territorio y las que vienen incorporadas en los productos que importan.


La metodología estándar a la que nos hemos acostumbrado se basa en medir las emisiones producidas directamente. Pero esta métrica ignora que las economías más ricas han sido capaces de reducir sus emisiones directas al mismo tiempo que han podido importar bienes intensivos en emisiones (de GEI) que han sido producidos en otros países. Por ese motivo, las emisiones producidas directamente y aquellas que son consumidas (o producidas indirectamente) difieren de manera significativa.


El trabajo más reciente sobre los resultados generados por estas distintas metodologías es de Mir Goher y Servaas Storm (disponible en www.ineteconomics.org). Aunque la metodología puede ser algo discutible al descansar en la obsoleta noción de la curva ambiental de Kusnetz, lo cierto es que el uso de matrices de insumo producto a escala global permite a los autores observar que el nivel de emisiones está correlacionado con el ingreso per cápita. Esto es grave por dos razones. Primero, porque las emisiones muy difícilmente se irán reduciendo en el tiempo. Al contrario, se incrementarán al aumentar el ingreso per cápita en los países más ricos o de ingreso intermedio. Segundo, porque esto revela que es posible que hayamos estado subestimando el volumen de emisiones producidas cada año. En cambio, al utilizar las matrices insumo producto a escala internacional es posible tomar en cuenta el peso del comercio internacional y de las complejas cadenas de valor que hoy dominan la economía global. La diferencia en el volumen de emisiones no es despreciable.


El escenario para el futuro del cambio climático no pinta nada bien. Hoy, las proyecciones más rigurosas indican que estamos en una trayectoria que podría hacer inevitable un aumento de temperatura promedio global en el rango de los tres grados centígrados hacia finales del presente siglo. Las consecuencias de este tipo de perturbación son verdaderamente catastróficas por los efectos acumulativos o en cascada que se pueden generar. La única manera de evitar este desastre es mediante reducciones realmente significativas en los niveles de emisiones de GEI. Para ello es indispensable terminar con el poderío del lobby de combustibles fósiles que aún domina la economía global.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enMedio Ambiente