Sábado, 03 Diciembre 2016 07:19

El Che Guevara y el Oye Fernando

El Che Guevara y el Oye Fernando

Camino a Santiago de Cuba, las cenizas de Fidel llegaron a la misma provincia donde desembarcó el 2 de diciembre de 1956. El líder muerto será despedido hoy por su hermano Raúl en un gran acto y mañana depositado en el cementerio donde están Céspedes y Martí.

 

Desde Bayamo


Las cenizas de Fidel llegaron a la hermosa ciudad de Bayamo, capital de la provincia de Granma, exactamente a los 60 años del desembarco de Fidel en el yate Granma. Fue el comienzo ya indetenible de la Revolución Cubana. Imposible un símbolo mayor. Pero no será el último mensaje con señales de tres siglos –el XIX, el XX y el XXI– en la caravana que lleva los restos del líder cubano hacia Santiago de Cuba. En un acto masivo Fidel será despedido hoy por otro comandante de la revolución, su hermano Raúl, y mañana sus restos serán depositados en el mismo cementerio donde están los de José Martí.


Desde que salió de La Habana, el convoy verde oliva con el cofre de cedro, la madera preferida de Fidel, recorrió decenas de pueblos y ciudades e hizo noche en tres. Primero en Santa Clara, donde están los restos del Che y donde a fines de 1958 el Che saboteó el tren con tropas y municiones que fue el último intento del dictador Fulgencio Batista por evitar su caída. La noche siguiente le tocó a Camagüey, en el centro de la isla. Es la ciudad del poeta Nicolás Guillen, el de “Me matan si no trabajo”, el de “Mi son entero” y el de “Un largo lagarto verde/ navega Cuba en su mapa/ y el boga/ boga”. Y la última fue Bayamo, donde en 1868 Carlos Manuel de Céspedes encabezó una revolución para lograr la independencia de Cuba y separarla de España. La otra colonia remanente del viejo imperio español era Puerto Rico.


En Bayamo Céspedes también proclamó la intención de liberar gradualmente a los esclavos. El mismo liberó a los propios en su ingenio azucarero Demajagua. Para que no quedaran dudas, cuando estableció el primer cabildo libre en Bayamo hizo ingresar a un negro y a un trabajador. Ya tenía un ejército comandado por Ignacio Abramonte, recordado junto a Fidel en Camagüey, de dos mil mambises, como llamaban con desprecio los españoles a los cubanos, analfabetos en un 75 por ciento y con una expectativa de vida de 45 años. La Revolución se extendió y se radicalizó. Estados Unidos, de gran influencia geopolítica, respaldó a España. La metrópoli fue implacable. Mató a Céspedes y Abramonte, aunque terminó cediendo en 1878. No hubo independencia pero sí ampliación de libertades políticas y civiles.


Céspedes es llamado aquí “El padre de la patria” y también fue sepultado en el cementerio de Santa Ifigenia de Santiago de Cuba.


Martí, que encabezó el siguiente intento de independencia en 1895, es conocido como “El apóstol”.


¿Y Fidel? Fidel es “el líder”, “el comandante en jefe” y sobre todo y simplemente, Fidel.


Uno de los congresos de los cespeditas fue en Las Tunas, otra provincia de Oriente, junto a Bayamo.


Fernando es un chico de 9 años. En la madrugada de ayer su madre, dueña de un hostal pequeño, le contó que de mañana muy temprano saldría de allí un periodista argentino que estaba durmiendo. Fernando se había levantado con las primeras luces del día porque estaba excitado. La carretera central de Cuba parte a Las Tunas en dos. El hostal de Gloria está a una cuadra. Por esa carretera pasaría a eso de las 9 de la mañana la cureña con los restos de Fidel en su caja envuelta por la bandera cubana y rodeada de flores.


Fernando cuenta que no irá a la escuela porque verá pasar a Fidel. Trae un texto con los héroes de la historia cubana. Uno es Antonio Maceo, del siglo XIX. Otro es Ernesto Che Guevara.


El chico se asombra cuando se entera de que Che no era el primer apellido del guerrillero que secundó a Fidel en Sierra Maestra.


–¿Cómo? ¿Su nombre no es Ernesto y sus apellidos Che Guevara? –pregunta el alumno primario de un país donde todo el mundo usa dos apellidos y no uno.


Es difícil explicar qué significa Che. Pero no imposible.


–Che es algo que los argentinos usamos antes de hablar con otro. Che Fernando, ¿te gustan los dibujitos que estabas viendo recién en la tele?


–No le entiendo muy bien –dice Fernando.


–“Che” es como “oye”.


–¿Cómo que es igual que oye?


–Ustedes no empiezan ninguna conversación con otro si primero no dicen “oye”.


–¿Y Che es oír?


–No, pero parecido. Es como si fueras a la Argentina y te llamaran, por ejemplo, el Oye.


La explicación no será muy brillante pero funcionó. Fernando estaba eufórico. Fue hasta su habitación y trajo unas tareas. “Estas son las bellezas naturales”, contó mientras exhibía unas fotos de playa, monte y cielo con pequeños textos debajo. Hurgó debajo de la cama y sacó otra foto, la que más quería. Era un retrato de Guevara con cigarro, ojos socarrones, con el papel original arrugado y señales de haber sido muy tocada. El chico dijo que le iba a sacar una foto con el celular y después la imprimiría otra vez, para que no se le rompiera.


Apretón de manos y despedida. Pocos minutos después de este diálogo con Fernando, los tuneros se encontraron con un espectáculo insólito. A las siete y diez de la mañana buena parte del pueblo estaba sobre la carretera angosta, a ambos lados, con banderas cubanas y algunas negras y rojas en recuerdo del Movimiento 26 de Julio, la organización que apoyaba con huelgas y sabotajes en las ciudades la guerrilla en la sierra. En Cuba hay pocos vehículos y poco tránsito.

Pero ese día a esa hora ningún cubano cuerdo había pretendido salir en auto hacia Santiago porque en cualquier momento el cortejo fúnebre llegaría a Las Tunas desde Camagüey. Solo circulaba un pequeño auto blanco fabricado en China con un periodista dentro. A los costados había muchos chicos de todos los ciclos educativos y sobre todo los de la primaria con sus pantalones y sus polleras de color rojo y sus camisas blancas, los trabajadores con la identificación del sector, los campesinos con los carteles de los pueblos. Estaban los azucareros. Y los de las fábricas de laminados.


Información de último momento, obtenida gracias a un teléfono de Cubacel: el comandante en jefe no pasó a las 9 por Las Tunas sino a la una del mediodía. Fernando lo esperó junto a sus compañeritos. Su madre filmó todo y dijo que el chico estaba muy impactado por la experiencia. A las seis de la tarde seguía gritando “Yo soy Fidel”.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Sábado, 03 Diciembre 2016 07:06

Sarcófago

Sarcófago

 

Al menos durante los próximos 100 años el magma radiactivo concentrado en el reactor averiado de la central nuclear de Chernobyl, en Ucrania, que hace tres décadas sufrió la peor catástrofe de la industria atómica civil, dejará de ser una peligrosa fuente de contaminación, desde la agrietada mole de concreto colocada sobre la zona afectada de la que era la mayor planta atómica de la Unión Soviética.


Con donaciones de 28 países que lograron reunir el dinero necesario para construir un nuevo sarcófago, cerca de mil 600 millones de dólares –y no obstante las dudas que despertaba la falta de credibilidad del gobierno en Ucrania–, hace días quedó instalado un inmenso caparazón de acero, nueve años después de que firmó el respectivo contrato con el consorcio francés Novarka para desactivar Chernobyl.


Ahora, las dos grúas móviles a control remoto en el interior de la central, clausurada en diciembre de 2000, permitirán desmontar el techo del reactor dañado y retirar las 200 toneladas de chatarra radiactiva que se acumulan ahí, así como los desechos de los tres reactores restantes.


Resumido en una frase, el Nuevo Sarcófago Seguro (NSS) es la estructura móvil más grande jamás construida en la historia. Para tener una idea aproximada, su tamaño es comparable a dos canchas de futbol con sus 257 metros de longitud, 162 de ancho y 108 de altura, con lo cual podría, valga otro ejemplo, quedar cubierta hasta la neoyorquina Estatua de la Libertad, desde el suelo hasta la antorcha.


Todavía hace falta equipar con los últimos adelantos en materia de seguridad nuclear esta nueva cúpula en forma de arco, que podrá estar operando en su totalidad no antes de finales de 2017, con lo cual habrá que invertir cerca de 700 millones de dólares más y su peso aumentará de las actuales 25 mil toneladas a 36 mil, casi –a modo de comparación– cuatro veces más que el de la parisina Torre Eiffel.


Este ingente esfuerzo técnico, toda un proeza de la ingeniería moderna, da a la comunidad científica un plazo de un siglo para seguir buscando una solución definitiva a una hecatombe que, tras liberar a la atmósfera una radiación de 50 millones de curios y contaminar amplias zonas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, causó un elevado número de víctimas mortales.


El número exacto se desconoce –probablemente en torno a los 100 mil–, ya que las autoridades, aunque reconocen el heroísmo de las 600 mil personas que participaron en las labores de liquidación del siniestro, no llevan una estadística de los fallecidos entre éstas durante los años posteriores por leucemia y otros tipos de cáncer.


La solidaridad de la comunidad internacional hizo posible la inauguración oficial del NSS, primer paso para terminar con las secuelas de una catástrofe que obligó a abandonar sus hogares a 136 mil personas y dañó el medio ambiente en una extensión de 150 mil kilómetros cuadrados, territorio donde aún viven cerca de 5 millones de personas que no tienen la posibilidad de ser evacuadas.

 

 

Atlético Nacional-Chapecoense: la final en la que el fútbol era lo de menos

Medellín rinde homenaje a las víctimas del avión siniestrado en un acto multitudinario en el estadio del partido

 

Antes de que se supiera quiénes disputarían la final de la Copa Sudamericana, le preguntaban de qué equipo era la camiseta verde que llevaba. Él explicaba que era del club de Chapecó, el lugar en donde ha vivido la mayor parte de su vida, en el sur de Brasil, en donde están sus amigos y en donde se volvió un ‘chapecoense’. Vagner Lopes Da Silva, de 35 años, sentía el orgullo de lucir la camiseta con el escudo de su equipo en Medellín, donde llegó hace tres años para hacer un doctorado en la Universidad de Antioquia. Cuando supo que el club que le conecta con sus amigos pese a la distancia jugaría frente a su casa, se emocionó. Ahora, casi no puede contener las lágrimas.


El martes pasado, al encender su teléfono encontró varios mensajes de sus amigos, como era de esperar a un día del partido. “Me decían algo de un accidente. Yo no entendía, hasta que encendí el televisor”, cuenta antes de salir rumbo Atanasio Girardot, donde hará las veces de traductor para la delegación de Brasil que llegó a Colombia tras el accidente aéreo, en el que 71 personas murieron. “Esto es muy fuerte. Chapecó está triste”, es lo único que consigue decir. Desde que supo que se buscaban traductores, se ofreció como voluntario. Dice que ayudar es una forma de “bajar la tristeza”.


Junto a él, está Juan Urrego, de 21 años, también traductor, hincha del Atlético Nacional. Se conocieron hace unas horas cuando llegaron al mismo lugar con el propósito de servirle a los brasileños que aterrizaron en Medellín para reclamar los cuerpos de sus familiares muertos en el accidente. Ambos se encaminaron al estadio. Se olvidaron de que son hinchas de equipos que, hasta el lunes, eran rivales. Serían una muestra más de lo que se vivió la noche en que se jugaría el partido, por el que viajaban los jugadores. El Atanasio fue, por primera vez, el lugar de todos. El estadio, con aforo para 50.000 espectadores, tuvo que cerrar sus puertas más de una hora antes de lo previsto. Un río de gente se quedó fuera, pegada a las rejas, mostrando que no había rivalidad que superara la grandeza del fútbol. Que ahí, la camiseta era de lo de menos.


“El escudo, el partido, la copa. Todo eso pasa a un segundo plano cuando se habla de la vida, cuando se trata de pensar en los otros”, aseguraba Carlos Arbeláez, de 25 años, seguidor del Atlético Nacional que por primera vez en su vida animó a otro equipo y fue al estadio con una camiseta diferente a la verdolaga. Esta vez, vestía de blanco, como la mayoría de los asistentes al homenaje organizado por la Alcaldía de Medellín y el Nacional. “Eh oh eh oh Chapecó” grita, mientras sacude un ramo de flores, que más tarde tiraría a la cancha y sería parte de un tapete floral que se armó con las ofrendas que llevaban los asistentes. Muy cerca suyo, Nubia Marín, de 53 años, se seca las lágrimas. “Nos da muy duro. Yo me pongo en los zapatos de las mamás. Cómo deben estar sufriendo”, dice. Su nieto, Bryan, se irá en los próximos días a Estados Unidos porque va a empezar a entrenar allí con un equipo. “Cuando vi la noticia, pensaba en mi muchacho. Es muy triste”, repite.


El acto de homenaje se inició casi al mismo tiempo en que se esperaba el pitido inicial del primero de los partidos de la final. Al césped saltaron las autoridades brasileñas y las colombianas. También la plantilla del Atlético Nacional. Las palabras más emotivas fueron las del canciller de Brasill, José Serra, quien exaltó la actitud de los hinchas verdolagas, que pidieron el título de la Sudamericana para el Chapecoense. “Es un gesto que honra a esta ciudad de Medellín y que hace aún más grande a los verdolagas”, dijo el diplomático, que cerró su intervención resaltando que esa noche era una muestra de la nobleza del deporte.


Durante el acto, que duró poco más de una hora, los helicópteros en los que recuperar los cuerpos de los fallecidos en el accidente, sobrevolaron el estadio. Abajo, con todos los asistentes mirando hacia el cielo se escuchan aplausos por la labor de las autoridades que lograron rescatar a seis personas vivas y trasladar a los muertos a Medicina Legal para su identificación. El Atlético Nacional se comprometió a seguir defendiendo sus colores blanco y verde, los mismos del Chapecoense. Los rivales fueron esta noche un solo equipo.


El avión del Chapecoense no llevaba el combustible mínimo de seguridad para el viaje


Las autoridades aeronáuticas de Colombia investigan por qué el avión no cumplió con la normativa aérea

Por Ana Marcos

"Lamentablemente, la aeronave no contaba con el combustible de seguridad establecido por normativa", con estas palabras el coronel Freddy Bonilla, secretario de seguridad aérea de Colombia, ha confirmado la noche del miércoles una de las causas del accidente del avión de la compañía boliviana LaMia que transportaba al equipo de fútbol brasileño Chapecoense, en el que perdieron la vida 71 personas. "En el momento del impacto el aparato no tenía gasolina, estamos llevando a cabo una investigación para conocer el motivo", ha informado.


Las autoridades colombianas en colaboración con un experto en aeronáutica de Bolivia, especialistas brasileños, técnicos de Reino Unido (país de origen de fabricación del aparato), además de personal de la Agencia Nacional de Investigación de Transporte Aéreo de Estados Unidos, trabajan para esclarecer por qué la compañía LaMia permitió que un avión volara sin el combustible necesario para un trayecto de 1.588 millas náuticas.


"Las normas internacionales establecen que una aeronave, para realizar vuelo entre aeropuertos, debe contar con un combustible mínimo, con un aeropuerto alterno, adicionar 30 minutos, y cinco minutos de combustible reserva", ha explicado el coronel Bonilla. El avión que transportaba al Chapecoense tenía un plan de vuelo alternativo en Bogotá, pero según ha contado el responsable, no tuvo que usarlo "porque las condiciones climáticas en Rionegro eran adecuadas".


A las 21.49 de la noche del lunes, según el relato de las autoridades, el avión procedente de Santa Cruz, en Bolivia, solicitó prioridad para aterrizar en el aeropuerto José María Córdova de Rionegro, cerca de la ciudad de Medellín, por un problema de combustible. La torre de control le autorizó la aproximación. Dos minutos después declaró la emergencia por el mismo problema y cinco minutos más tarde alertó de una falla eléctrica total y pidió vectores, es decir, indicaciones al controlador para que le ayudara en el aterrizaje. Posteriormente, cuando la aeronave descendió a 9.000 pies, los rádares perdieron su señal y se produjo el impacto.


Los hechos narrados por las autoridades aeronáuticas coinciden con una grabación en la que se oye la conversación entre el piloto de la aeronave siniestrada, Miguel Quiroga, y una controladora aérea. "Este audio no está certificado y es inexacto en sus tiempos", ha asegurado el coronel Bonilla sin entrar en más detalles.


A la espera de que continúe la investigación, Medicina Legal de Medellín con la identificación de los cuerpos. A esta ciudad colombiana ya están llegando los familiares de las víctimas procedentes de Bolivia y Brasil. "Se espera que esta semana algunos aviones, tipo Hércules, lleguen a Medellín para las repatriaciones", ha anunciado el responsable.


El piloto del avión del Chapecoense alertó de la falta de combustible

antes de estrellarse


Un copiloto que sobrevolaba la zona en el momento del accidente asegura que el RJ-85 se declaró en emergencia

Por Javier Lafuente
Ana Marcos

Miguel Quiroga, piloto del avión que transportaba al equipo de fútbol brasileño Chapecoense, que se estrelló el lunes en una montaña próxima a Medellín provocando la muerte de 71 personas, alertó a la torre de control del aeropuerto que el aparato tenía “una falla eléctrica total" y que estaba "sin combustible” antes de que se perdiera su señal en el radar, según confirma un audio publicado en varios medios colombianos en el que se escucha la conversación entre el comandante y la controladora aérea. El vuelo de la compañía boliviana LaMia solicitó “una aproximación inmediata”, pero delante suyo, como se puede escuchar en la grabación, otras dos aeronaves iban a aterrizar.


Esta es la transcripción de la parte final de la conversación:


- Piloto: Señorita Lamia 933 está en falla total, falla eléctrica total, sin combustible.


- Torre de control: Pista libre y esperando lluvia sobre la superficie Lamia 933, bomberos alertados.


- Piloto: Vectores señorita, vectores a la pista.


- Torre de control: La señal radar se perdió, no lo tengo, notifique rumbo ahora.


- Piloto: Estamos con rumbo 3-6-0, con rumbo 3-6-0.


- Torre de control: Vire por la izquierda 0-1-0 proceder al localizador del VOR de Rionegro una milla delante del (...) le confirmo por la izquierda con rumbo 3-5-0.


- Piloto: A la izquierda 3-5-0 señorita.


- Torre de control: Sí correcto, usted está a una milla del VOR de Rionegro.


- Torre de control: No lo tengo con la altitud Lamia 933.


- Piloto: 9.000 pies señorita.


- Piloto: Vectores, vectores.


- Torre de control: Usted está a 8,2 millas de la pista.


- Torre de control: ¿Que altitud tiene ahora?


- Torre de control: ¿Lamia 933 posición?


Nadie responde. En ese momento, se oye una voz de un hombre en la torre de control: “Allá cayó”. Fin de la grabación.


Este audio, conocido en la mañana del miércoles, coincide con la versión de un copiloto de un avión de Avianca que volaba en ese momento cerca del avión de LaMia, en el que narra los momentos previos al siniestro. Ambos testimonios relatan que el piloto informó a la torre de control de que tenía un problema con el combustible. Fuentes de Avianca han confirmado a este diario que se trata de un copiloto de la compañía, pero no que lo que cuente sea la posición de Avianca ni que el relato sea realmente lo que ocurrió. “Se trata de un mensaje personal”, aseguran las mismas fuentes.


Según el relato, la torre de control cambió el rumbo del avión de Avianca 9356 en el que iba este copiloto. El testimonio prosigue contando cómo solo cuando comienza a descender el piloto del avión de LaMia se declaró en emergencia. “La controladora le dijo que informase del problema que tenía y en ese momento dijo: “Falla total eléctrica, vectores para pista, vectores para pista”. Ahí, según el relato, se cortó la comunicación. El copiloto asegura que en ese momento a la controladora se le quebró la voz, pues ya no pudo volver a contactar con el avión boliviano.


Ximena Suárez, la auxiliar de vuelo que ha sobrevivido al accidente del avión que trasladaba a los jugadores Chapecoense, ha asegurado a los equipos de rescate que la aeronave "se apagó por completo" y "tuvo un fuerte descenso" antes de sufrir "un gran impacto".


Esta misma teoría de investigación ha sido confirmado por el director de Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil), Alfredo Bocanegra: "No existe evidencia de combustible en la aeronave". Por el momento, las autoridades locales confirman tener conocimiento de estas dos grabaciones y reconocen que "se tendrán en cuenta para la investigación" que se está desarrollando, pero no valoran la veracidad de las mismas. "Pedimos a estas personas que se presenten ante el equipo de trabajo y nos entreguen personalmente los audios o los testimonios", dicen desde la autoridad aerocivil.


Las autoridades aeronáuticas colombianas han iniciado ya el análisis de las dos cajas negras del avión. Las causas del siniestro que ha costado la vida a 71 personas siguen siendo una incógnita. A lo largo del día, las autoridades aeronáuticas de Colombia han informado que darán detalles de las líneas de trabajo. El aeropuerto de Medellín informó de que el avión, con matrícula boliviana CP2933, "se declaró en emergencia" a las 22.00 hora local "con fallas eléctricas, según lo informado a la torre de control de la Aeronáutica Civil". El avión que transportaba al Chapecoense debía haber llegado a Medellín en torno a las 10 de la noche de Colombia. "El avión pidió prelación para aterrizar en Rionegro, se le dio, pero luego se perdió el contacto", ha asegurado Bocanegra, director de Aeronáutica Civil de Colombia. La emergencia se declaró "entre el municipio de La Ceja y La Unión".

Publicado enColombia
El adiós comenzó en la Plaza de la Revolución

Multitudes de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas comenzaron a desfilar en el corazón político de La Habana para rendir homenaje al Comandante. “Fidel nos enseñó a luchar y a ayudar a ancianos, niños, pobres y humildes”, dijo uno de los presentes.

 

Una cola interminable rodeaba desde el amanecer el memorial José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde miles de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas acudieron ayer, los primeros a rendir tributo al Comandante, cuyo legado es “eterno” e “inmortal”. La peregrinación al corazón político de La Habana donde Castro sedujo a multitudes con sus maratónicos discursos –casi siempre cargados contra el imperio–, abrió una semana de tributo al padre de la Revolución cubana, que falleció el viernes a los 90 años.


Puntual, a las 9.00 de la mañana el memorial José Martí donde se levanta un sobrio altar de flores blancas con la imagen de un Fidel de barba negra, erguido, con morral de guerrillero, abrió sus puertas y los primeros fieles al Comandante, muchos entre llantos y otros con la mano en el pecho, comenzaron a desfilar frente a uno de los tres puntos de homenaje instalados, casi idénticos, con flores blancas, imágenes de Fidel, y sus condecoraciones militares.


No estaba la urna con las cenizas del Comandante, como muchos en la fila esperaban, aunque los restos cremados de Fidel sí viajarán a partir de mañana por la isla, hasta Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, donde se celebrará su funeral el 4 de diciembre.


“He venido a cumplir con mi deber patriota y revolucionario, en honor a nuestro Comandante en jefe, que murió como Comandante invicto”, afirmó Jesús, un hombre de 85 años que colaboró con la lucha clandestina antes de la Revolución en Ciego de Avila. Recuerda con cariño esos años en los que conoció a Fidel, antes de convertirse en Comandante en jefe de la Revolución, a quien describe como un hombre “humilde, alegre y campechano” que se convirtió luego en un líder mundial cuyo legado “estará vivo por los siglos de los siglos”.


Su compañera de lucha, Mercedes Cabrera, fue quien le avisó la noche del viernes de la muerte de Fidel y ayer lo acompañaba a homenajearlo al memorial José Martí: “Nuestro Comandante vive, no ha muerto. Sigue y seguirá en todas las generaciones futuras”.


“Fidel nos enseñó a luchar y a ayudar a ancianos, niños, pobres y humildes. El dijo desde el principio que esta Revolución era de los humildes y para los humildes y así ha sido”, afirmó Cabrera, que integró el Ejército Rebelde en los años de la lucha guerrillera en la Sierra Maestra.


Tampoco quisieron dejar de despedirse de Fidel estudiantes de secundaria como Idoliris, de 16 años, quien, mientras esperaba en la larga cola para entrar al memorial, sentía un “tremendo orgullo” de poder despedirse del Comandante y una “tremenda pena” por haber perdido a un líder de su magnitud, aunque “su recuerdo estará siempre presente”.


“Es un privilegio estar aquí”, señalaba su compañero de clase Carlos Alejandro, que se enteró de la muerte de Fidel en el momento en que se interrumpió la programación televisiva la noche del viernes para transmitir la alocución del presidente Raúl Castro.


“Fue una sorpresa. En mi casa todo el mundo se puso a llorar. Y en la calle hay tristeza”, contaba sobre la muerte del líder histórico de la Revolución cubana, a los 90 años, el 25 de noviembre a las 10.29 horas.


Bárbara Guerra, maestra jubilada de 78 años, “orgullosa y eternamente agradecida” a Fidel, se desplazó hasta la Plaza de la Revolución para decirle adiós consciente de que sin los logros de la Revolución, ella como mujer negra no hubiera disfrutado de los “derechos y oportunidades” que ha tenido. “Siento una gran tristeza, pero tremenda fortaleza porque sí que los que siguen, mis nietos y bisnietos, los jóvenes en general, van a seguir ese camino porque Fidel es un ejemplo. Nos ha dado una lección de vida, no sólo a los cubanos, si no a cualquier ser humano en el mundo”, relataba entre lágrimas.


“Mi Comandante inmortal”, así tituló un poema que escribió a Fidel la misma noche de su muerte, “trágica” noticia que la dejó paralizada, sin poder moverse del sillón hasta el amanecer.


“Aquí se siente mucho dolor. Todos estamos muy consternados por la muerte de nuestro Comandante porque todos lo queríamos de corazón, sin hipocresía”, aseguraba Félix Jardines, un abogado de 58 años, mientras esperaba en la cola para entrar al homenaje.


Para él, que no había podido pegar ojo desde la noche del viernes, Cuba sin Fidel va a seguir igual: “Revolución, socialismo, tratar de hacer las cosas mejor cada día, desarrollarnos más para lograr más bienestar para el pueblo, que fue por lo que él luchó”.


Eso mismo opinaba Genoveva Lovaina, enfermera de 54 años, para quien era “inconcebible no acudir a la despedida del Comandante, quien “seguir vivo en el recuerdo y el corazón de todos los cubanos”.


Los cubanos en La Habana tendrán hasta hoy para homenajear a Fidel en esa plaza, donde a las 19.00 se celebrará un multitudinario acto de despedida al que acudirán mandatarios y personalidades.


Al mismo tiempo desde Estados Unidos, el mandatario electo Donald Trump amenazó con poner fin al acercamiento entre Washington y La Habana si no obtenía concesiones de la isla en materia económica y en derechos humanos (ver página 21).


“El pueblo cubano nunca va a dar un paso atrás. La guía de Fidel es histórica. Trump es un estúpido!, con declarar esas cosas en estos momentos que el pueblo está de luto’’, dijo furioso Mauricio Paz, un exguerrillero de 76 años.
El malestar con Trump se coló en las largas filas que pacientemente hacían los cubanos de todas las edades, para entrar al memorial José‚ Martí. “Vengo con toda mi familia al mismo lugar que vine de niño a escucharlo muchas veces y traigo a mis hijos que algún día comprenderán y sabrán que estuvieron aquí a rendirle homenaje a su Comandante’’, dijo Amílcar Ramos, de 33 años.


Mañana se iniciará una procesión que recorrerá 13 de las 15 provincias, y que concluirá el domingo en Santiago de Cuba, donde se espera sean depositadas las cenizas en el cementerio Santa Ifigenia tras un recorrido de unos 1000 kilómetros.

Publicado enInternacional
Lunes, 28 Noviembre 2016 06:41

La despedida del comandante

La despedida del comandante

El primer homenaje será hoy en la Plaza de la Revolución. Los restos recorrerán 900 kilómetros y se movilizarán miles de personas.

 

Cuba se prepara para una semana de ceremonias y procesión de un extremo a otro de la isla en la que despedirá a Fidel Castro, el padre de la Revolución. El primer homenaje fúnebre tendrá lugar hoy en la Plaza de la Revolución de La Habana, cuyo acceso comenzó a ser controlado el sábado por la policía. Raúl Castro anunció que el cuerpo de Fidel Castro sería cremado, tal como lo pidió su hermano. Los funerales del comandante, personaje único que forjó la identidad cubana y se erigió en símbolo del siglo XX, se extenderán hasta el domingo próximo, cuando sus cenizas serán inhumadas en Santiago de Cuba, cuna de la rebelión que lo llevó al poder en 1959. El traslado de los restos de La Habana a Santiago, distante a 900 kilómetros, demandará cuatro días y promete ser una movilización que congregará a millones de cubanos.


La marcha del líder revolucionario empieza a calar en una Cuba de duelo. En las calles la gente caminaba cabizbaja; muchos restaurantes mantenían sus puertas cerradas. Durante nueve días las notas del son cubano serán mudas, las botellas de ron permanecerán cerradas y las banderas mantendrán el riguroso luto. Con la muerte del comandante y mientras dure el luto, la bulliciosa isla se mantendrá silenciosa. El duelo nacional decretado por las autoridades se traduce así en sobriedad tanto figurada como literal, pues además del cese de “actividades y espectáculos públicos”, hasta el próximo 4 de diciembre, fecha del entierro de Fidel Castro en Santiago de Cuba, rige ley seca en el país.


Las tiendas informan mediante carteles que no venden bebidas alcohólicas; los bares y restaurantes tanpoco podrán servir los célebres mojitos, daiquiris y combinados de ron típicos de Cuba. Suspendido también quedó el campeonato cubano de pelota o béisbol, el deporte nacional.


Transcurrió un día y medio desde que el presidente cubano, Raúl Castro, anunció –al filo de la medianoche– la muerte de su hermano mayor, y la extraña calma que se vivió en las horas posteriores de la noticia porque muchos cubanos estaban durmiendo dio paso a la vertiginosa preparación de los fastos fúnebres. Superado el estupor inicial en una isla que llegó a creer que Fidel era inmortal, fotografías del barbado comandante fallecido a los 90 años en La Habana –aún no queda claro si en su casa o en un hospital– empiezan a aparecer en balcones, negocios y fachadas, al igual que banderas cubanas con crespones negros.


Los medios nacionales mostraban reportajes, documentales y debates en honor al “compañero Fidel’’. La figura del ex mandatario monopolizó también la programación del canal estatal de televisión cubana y sus presentadores vistieron ayer de riguroso luto. El emblemático diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, que no se publica los domingos, ayer salió a la calle y lo hizo impreso sólo con tinta negra, sin la llamativa tipografía roja que lo caracteriza.
En su portada, una sola frase: “Cuba es Fidel”. El resto de la tapa apareció dominada por un cartel del ilustrador Ares que plasma un retrato multiplicado de Fidel con uniforme y fusil, inspirado en el trabajo del fallecido artista Raúl Martínez, el principal exponente del pop art revolucionario.


Desde hoy y hasta última hora de mañana, las cenizas del ex mandatario permanecerán en el memorial a José Martí, en la Plaza de la Revolución, para que los cubanos puedan pasar a despedirse del Líder de la Revolución. En ese escenario tendrá lugar, en la tarde de este martes, un acto popular en el que se prevé que estén personalidades llegadas a la isla caribeña.

Será el momento más institucional de la semana de exequias, pues no se espera que participen delegaciones internacionales en el entierro en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, fijado para el 4 de diciembre.
A esa ciudad oriental, íntimamente ligada a la Cuba revolucionaria llegarán los restos mortales de Fidel un día antes, el 3 de diciembre, tras una caravana que recorrerá durante cuatro días el país de punta a punta reproduciendo a la inversa la “Caravana de la Libertad” que Castro encabezó en 1959 al comienzo de la Revolución. En esos días resonarán constantemente salvas de artillería en varios puntos del país, sobre todo en La Habana y Santiago.


Las redes sociales tampoco fueron ajenas a la muerte de Fidel Castro. Desde la isla hubo reacciones como la de la directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal, una figura vital en el deshielo de las relaciones entre La Habana y Washington, quien escribió en Twitter: “Fidel es Cuba porque nos dio la verdadera independencia y nos devolvió la dignidad y el orgullo de sentirnos cubanos”. Mariela Castro, hija de Raúl Castro, dijo en esa misma red que “ha muerto el padre de todos los cubanos dignos”.


En tanto Gerardo Hernández Nordelo, miembro del grupo de “Los Cinco” que estuvo 16 años preso en Estados Unidos acusado de actividades de espionaje, tuiteó: “Este es mi primer tweet dedicado a nuestro comandante en jefe Fidel Castro, que dijo ‘volverán’ y nos trajo de regreso”.


La cascada de reacciones y condolencias desde todas partes delmundo continúa dos días después del fallecimiento de Castro, pero aún son pocas las presencias internacionales confirmadas en los actos fúnebres.


El presidente de Ecuador, Rafael Correa, asistirá a los funerales de Fidel Castro, anunció ayer el diario estatal El Telégrafo. El periódico indicó en su sitio web que fuentes oficiales le confirmaron que Correa asistiría a “las honras fúnebres el 29 de noviembre”. Tras el anuncio del fallecimiento, Correa expresó el sábado a través de su cuenta en Twitter: “Se fue un grande. Murió Fidel. Viva Cuba! Viva América Latina!’’.


Luego dijo en su informe semanal que Fidel “había cumplido y de sobra, en demasía, su misión, liberar su adorada Cuba, demostrar que otro mundo es posible, luchar por la equidad, por la justicia social. Cuba está de luto, Latinoamérica está de luto, Fidel Castro muy probablemente fue el latinoamericano más influyente del siglo XX’’, agregó Correa.


El presidente del Senado de Chile, Ricardo Lagos Weber, afirmó ayer que la delegación trasandina que viajará a Cuba para los funerales de Fidel Castro estará encabezada por él y por el presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade. Explicó, además, que de concretarse lo que habló con el Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, “iría una delegación encabezada por el presidente del Senado, el presidente de la Cámara de Diputados y seguramente algunas otras personas que se van a sumar”, explicó a los periodistas. De esa forma se descartó la presencia de la presidenta Michelle Bachelet en el homenaje al ex presidente de Cuba. Los legisladores del conservador Chile Vamos desecharon la posibilidad de viajar hasta Cuba.


Quien también participará de los actos en honor a Castro será el rey emérito Juan Carlos I, que anunció su viaje a La Habana. Fuentes de la Casa del Rey confirmaron ayer que será Don Juan Carlos quien se desplazará a la ciudad cubana, en representación de España, para asistir el martes a uno de los eventos programados por el comité organizador de las exequias, una reunión que se prevé multitudinaria en la Plaza de la Revolución de La Habana.


Una foto gigante del líder en la Sierra Maestra cubrió ayer la fachada de la Biblioteca Nacional ubicada en la Plaza de la Revolución, por la que hoy desfilarán miles de cubanos para decirle adiós a su comandante.

Publicado enInternacional
Domingo, 27 Noviembre 2016 06:29

Nueve días de duelo en Cuba

Nueve días de duelo en Cuba

Cuba estará de duelo durante nueve días por Fidel Castro y su funeral incluirá el recorrido de cuatro días de sus cenizas por la ruta que tomó el ejército rebelde en 1959, antes de llegar a su destino final en Santiago de Cuba, el 4 de diciembre.

El gobierno de Raúl Castro designó una comisión especial para organizar los funerales. Fidel falleció el viernes a las 22:29 horas (03:29 GMT) y sus restos fueron cremados este mismo sábado en un acto privado.

Las cenizas del comandante serán expuestas lunes y martes en el memorial José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde la población podrá rendirle homenaje, según un comunicado oficial.

El martes 29, a las 19 horas, La Habana despedirá al histórico dirigente con un multitudinario acto en la Plaza de la Revolución, corazón político de Cuba, donde Castro pronunció muchos de sus famosos y kilométricos discursos.

Al día siguiente partirá una caravana de cuatro días con las cenizas, del 30 de noviembre al 4 de diciembre, que recorrerá 13 de las 15 provincias de la isla. Los restos viajarán por carretera en el sentido inverso de la Caravana de la Libertad, la misma que llevó a un Fidel triunfante desde Santiago de Cuba hasta La Habana en 1959, cuando doblegó a la dictadura de Fulgencio Batista.

Será un recorrido de unos mil kilómetros hasta Santiago de Cuba, donde está previsto un "acto de masas" en la plaza Antonio Maceo. Las cenizas de Castro serán inhumadas a las 7 de la mañana de 4 de diciembre en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago, donde también fue enterrado Martí.

El Consejo de Estado, máximo órgano de gobierno, decretó nueve días de duelo nacional desde este sábado al 4 de diciembre, tiempo durante el que "cesarán las actividades y espectáculos públicos" y ondeará la bandera nacional a media asta.

"La radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica", según la autoridad.

La comisión encargada de los funerales anunció, además, que postergó una revista militar prevista para el 2 de diciembre. El acto del aniversario 60 del desembarco de Fidel Castro en el yate Granma, desde donde emprendió la campaña contra Batista, se realizará el 2 de enero de 2017.

Fidel Castro, bajo cuya revolución nacieron 70 por ciento de los 11.1 millones de cubanos, sobrevivió a 11 presidentes estadunidenses, la invasión de Bahía de Cochinos en 1961, la crisis de los misiles en 1962, el bloqueo estadunidense, su exclusión de la Organización de Estados Americanos y las penurias de la crisis del "periodo especial" en que se sumió Cuba a comienzos de los años 1990 tras la debacle de la Unión Soviética.

La primera campaña de alfabetización y la derrota de los mercenarios organizados por la Agencia Central de Inteligencia estadunidense que incursionaron en Bahía de Cochinos permitieron consolidar la Revolución Cubana.

Declarada socialista en 1961, la revolución puso fin a la dictadura de Fulgencio Batista, nacionalizó propiedades, hizo una reforma agraria –8 por ciento de los propietarios poseía más de 70 por ciento de las tierras–, llevó salud a los rincones apartados de la isla y erradicó el analfabetismo, que alcanzaba 40 por ciento en 1959.

Cuba cuenta actualmente con índices de salud de primer mundo: mortalidad infantil de 4.2 por cada mil nacidos vivos –similar a la de Canadá y mejor que la de Estados Unidos–, una esperanza de vida de 78 años en los hombres y 80 años las mujeres.

El sistema educativo tiene una cobertura de 100 por ciento y es obligatorio hasta noveno grado.

La revolución de Fidel Castro puso la cultura al alcance popular y desarrolló el deporte, logrando destacar en competencias mundiales; aunque muchas de sus estrellas desertaron y se afincaron en el extranjero.

Publicado enInternacional
Sábado, 12 Noviembre 2016 06:56

Caos climático, ¿verdad o consecuencia?

Caos climático, ¿verdad o consecuencia?

El 4 de noviembre entró en vigor el Acuerdo de París sobre cambio climático. Mirando los datos reales, los festejos por este "logro" parecen un teatro del absurdo.

Abundan afirmaciones engañosas de fuentes oficiales y empresariales para desviar la atención de la gravedad del caos climático, dando así coartada y protección a quienes lo han causado: transnacionales de energía (petróleo, gas, carbón), agronegocios, construcción, automotrices; y el 10 por ciento de la población mundial más rica que con su sobreconsumo es responsable de 50 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El primer objetivo del acuerdo es “mantener el aumento de la temperatura media mundial [para el año 2100], muy por debajo de 2º C respecto de los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1.5º C... ”

Pero la misma semana que entró en vigor el Acuerdo de París, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicó el informe Brecha de emisiones 2016, donde señala que con el actual curso de emisiones, habrá un aumento de 1.5º C, ya en 2030 o antes. Agrega que sumando los "compromisos" oficiales que han declarado los gobiernos a la Convención sobre Cambio Climático, la temperatura aumentará 3.5º C hasta fin de siglo. (http://tinyurl.com/jr3n9mk).

¿Por qué dos organismos de Naciones Unidas dan mensajes tan contradictorios? Para empezar el Acuerdo de París pone una meta "ideal" –que se propagandea y festeja como si fuera real– pero permite que cada país haga contribuciones voluntarias de reducción de emisiones llamadas Contribuciones Previstas Determinadas a nivel nacional. No son vinculantes, no obligan a tomar medidas para cambiar el curso de la crisis climática y, peor aún, lo que declaran ni siquiera son necesariamente reducciones reales (en sus fuentes y por parte de quienes se benefician con el consumo), porque la "contribución" de muchos de los principales países emisores no es tal: se basa en gran parte en mecanismos fallidos como mercados de carbono y tecnologías no probadas ni viables.

El artículo 4.1 del Acuerdo de París agrega que para cumplir los objetivos, se propone que “las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo lo antes posible (...) y a partir de ese momento reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero (...) para alcanzar un equilibrio entre las emisiones antropógenas por las fuentes y la absorción antropógena por los sumideros en la segunda mitad del siglo...”

Si las metas son teóricas, la forma de llegar a ellas que establece el acuerdo es surrealista: primero se puede seguir emitiendo –hasta alcanzar un punto máximo o "pico" que no se define cuánto es– y luego hay que reducir rápidamente (lo cual no se podía hacer antes, pero al alcanzar el pico mágicamente sí se podrá) y luego, continúa sin hacer reducciones, sino que se trata de "alcanzar un equilibrio" entre emisiones y absorción "antropógena", o sea, por medios tecnológicos, no naturales.

Esta última parte es particularmente perniciosa, porque justifica el concepto fraudulento de "cero emisiones netas" o hasta negativas. No son reducciones sino compensaciones, es decir, contabilidad no realidad. Presupone que se puede seguir aumentando la emisión de gases de efecto invernadero porque se "compensarán" con tecnologías de "emisiones negativas".

Las tecnologías a las que se refieren mayoritariamente son captura y almacenamiento de carbono en fondos geológicos y bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (CCS y BECCS por sus siglas en inglés), ambas consideradas técnicas de geoingeniería. En sí mismas conllevan riesgos importantes –todos los estudios recientes sobre BECCS muestran que las plantaciones para bioenergía en la escala requerida tendrán un impacto devastador en suelos, agua, ecosistemas y producción de alimentos. CCS es una vieja técnica de la industria petrolera que no se usa porque es cara e ineficiente: se llamaba antes Recuperación Mejorada de Petróleo pero cambiaron el nombre para venderla como tecnología para el cambio climático. Se trata de inyectar CO2 para empujar a la superficie reservas profundas de petróleo y dejar el carbono en el suelo. No es técnica ni económicamente viable –tampoco sirve para el cambio climático porque aumenta el consumo de petróleo– pero si se paga con subsidios públicos, es un jugoso negocio para las empresas que causaron el problema. Cuando en unos años sigan sin dar "emisiones negativas" y el planeta se siga calentando, dirán que para enfriarlo sólo quedan otras formas aún más riesgosas de geoingeniería.

Lo más cruel de este teatro es que el problema del caos climático es real, nos afecta a todos, se conocen claramente las causas y responsables, pero la mayoría de las propuestas oficiales y empresariales son falsas "soluciones". Por el contrario, muchas organizaciones y movimientos sociales muestran que hay gran diversidad de alternativas que funcionan, son viables y benefician a la mayoría de la gente y el planeta. La más fuerte por su alcance y capacidad de contrarrestar el cambio climático son los sistemas agroalimentarios campesinos, agroecológicos y locales. Pero también energías renovables con las comunidades, sistemas de basura cero, recuperar ferrovías, buen transporte colectivo de bajas emisiones y muchas otras. Cada una no es suficiente, pero juntas tienen un enorme y potencial real, viable económica, ambiental y socialmente. Lo criminal es seguir con el mismo modelo de producción y consumo, aumentar la civilización petrolera, su devastación ambiental y social y sus dueños hagan nuevos negocios con tecnologías para "compensarlos".

 

Por Silvia Ribeiro, investigadora del Grupo ETC

Publicado enMedio Ambiente
La cumbre del clima de la ONU negocia las reglas para reforzar el Acuerdo de París

Las conclusiones de la conferencia que arranca en Marrakech pueden catapultar la ambición de la lucha contra el cambio climático


“Ustedes hagan la ley, que yo haré el reglamento”, decía el conde de Romanones (Álvaro de Figueroa), 17 veces ministro de Alfonso XIII, sabedor de que la letra menuda puede a veces más que las grandes proclamas. Convocados por la ONU, representantes de cerca de 200 países se reúnen en Marrakech (del 7 al 18 de noviembre) para negociar la aplicación del Acuerdo de París, el primer pacto mundial para combatir el cambio climático, firmado en diciembre del 2015 en la capital francesa. No será una conferencia histórica. El pacto político ya está hecho. Pero sus conclusiones pueden apuntalar, reforzar o, incluso, catapultar la ambición de la lucha contra el cambio climático; o, por el contrario, hacer que todo quede en agua de borrajas. Lo dicho: la respuesta está en la letra pequeña, que empieza a escribirse en Marrakech.


El Acuerdo de París estableció el compromiso mundial para evitar un aumento de temperaturas “muy por debajo” de los 2ºC respecto a las de la época preindustrial, y proseguir los esfuerzos para que esa subida no supere los 1,5ºC. Los grandes países firmantes del acuerdo han presentado sus contribuciones nacionales o planes de acción climática para frenar, limitar o reducir las emisiones de gases invernadero, aunque con metas libremente elegidas por cada país (en función de sus capacidades). Y deberán renovar su compromiso al alza cada cinco años.


Pasar del pacto a tener reglas, para verificar las promesa hechas


La rápida ratificación del acuerdo subraya el alto nivel de consenso sobre la necesidad de combatir el calentamiento. “Pero ahora se trata de traducir los grandes objetivos y principios en reglas de transparencia y de funcionamiento”, dice Pablo Saavedra, secretario de Estado de Medio Ambiente. En Marrakech se debe empezar a escribir las reglas sobre cómo se hará el control y verificación de las contribuciones nacionales presentadas, algo que será clave para abordar con garantías la revisión que se iniciará en el 2018.


“Debe haber transparencia y se debe consensuar la manera de verificar el cumplimiento, para que se pueda determinar si se están dando avances significativos”, dice Manuel Pulgar-Vidal, responsable de clima y energía de WWF Internacional.


Lograr la transparencia y que haya confianza entre los países


Pero consensuar esa transparencia no será fácil. “Hay que recordar que el último inventario de emisiones de China data del año 1995, pues este país se resiste a someterse a los mecanismos de vigilancia de la comunidad internacional”, apunta Marta Subirà, secretaria de Medi Ambient de la Generalitat, para ilustrar de qué se está hablando.


Está en juego, pues, la confianza entre las partes, para que no se venga abajo este precario castillo de ilusión construido en París.


Las nuevas contribuciones deben ser más homogéneas en el 2020


Disponer de reglas bien claras es necesario sobre todo para que los países sepan cómo pueden presentar sus nuevas contribuciones en el 2020 de forma homologable (las mismas características del informe, iguales períodos de cumplimiento...). Hay que tener en cuenta que las contribuciones nacionales presentadas hasta ahora (voluntarias) no tienen un criterio homogéneo; y por eso se ha programado un encuentro en el año 2018 con el objeto de facilitar esa tarea y sistematizar y mejorar la presentación de los planes.


Así, a la luz de lo acordado en el 2018, se señalarán qué acciones de carácter global son más eficaces para combatir el calentamiento o mejorar la adaptación al cambio climático para determinar las acciones más eficaces (protección de costas, seguridad alimentaria, sequía...), explica Teresa Ribera, ex secretaria de Estado de Cambio Climático de la etapa socialista.


Frenar la subida de temperaturas por debajo de los 2ºC


Todo este encaje de bolillos se tiene que hacer porque la meta final es cuadrar las contribuciones nacionales en un esfuerzo común orientado a aumentar la ambición de la lucha contra el calentamiento. Porque ahora los números (las reducciones de gases prometidas) no salen. Son insuficientes. “Antes del pacto de París, la tendencia climática marcaba un aumento de temperaturas de entre 3,8ºC y 4ºC (respecto a la época preindustrial). Con la suma de las contribuciones prometidas en París el aumento de temperaturas se sitúa en 2,8 ºC; pero sigue estando por encima de la meta de los 2 grados”, recuerda Manuel Pulgar-Vidal, ex ministro de Medio Ambiente de Perú, que presidió la conferencia del clima de Lima (2014).


Otro obstáculo es que el acuerdo de París no prevé sanciones por incumplimiento de las promesas hechas por los países, y sólo se busca señalar con el dedo (¿avergonzar?) a los menos cumplidores. Se pactaron modestos instrumentos de persuasión como contrapartida a que todos los países estuvieran en el pacto. En el año 2020 los países deberán presentar sus nuevas contribuciones mientras que en el año 2023 el tratado debe actualizar sus compromisos globales.


Los grupos ecologistas piden una ambición mucho mayor


Los grupos ecologistas piden acelerar los plazos y reclaman para el 2018 una revisión que sirva para impulsar “un notable incremento en la ambición de los países”, señala Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción. “La revisión del inventario de las emisiones presentadas no debe ser usada como pretexto para posponer la aplicación de las directrices de los expertos (del panel intergubernamental de cambio climático). Si no se modifican al alza en el 2018 los compromisos presentados por los países, no podremos limitar el incremento de la temperatura global a 1,5ºC”, continúa Andaluz.


De la misma manera, un informe del programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente presentado la semana pasada indica que el mundo debe incrementar de manera urgente su ambición para recortar más o menos un 25% las emisiones de gases de efecto invernadero, si se quieren evitar los peores efectos del cambio climático. Si no se produce una pronta reducción de esos gases, el planeta experimentará previsiblemente un incremento en su temperatura media de entre 2,9ºC y 3,4ºC, aunque se apliquen en su totalidad los compromisos pactados en París.


Buscar compromisos para ayudar a los países menos adelantados


Otro gran asunto de discusión es la financiación. El acuerdo de París obliga a los países desarrollados a contribuir a la financiación de las políticas de mitigación y de adaptación al cambio climático en los estados menos adelantados.


Se trata ahora de lograr que los fondos aumenten progresivamente hasta lograr reunir 100.000 millones de dólares para el año 2020. “¿Qué parte de esta cantidad será pública y cuál privada?, ¿cómo y de qué manera se controla la aplicación de este fondo?”, son algunos de los interrogantes que se suscitarán, explica Salvador Samitier, director de la Oficina Catalana del Canvi Climàtic.


Descarbonizar la economía en la segunda mitad de siglo, meta deseable


El Acuerdo de París es considerado como una punta de lanza para descarbonizar la economía; es decir, para sustituir los combustibles fósiles por un modelo energético más limpio. Pero no hay metas globales concretas para reducir a esta dependencia de la energía fósil; ni se esperan cambios en este punto en Marrakech. El pacto de París dice sólo que los países firmantes se comprometen a alcanzar en la segunda mitad del siglo “un equilibrio entre las emisiones generadas por las actividades humanas” y las que el planeta puede absorber, lo que da pie a que se puedan usar mecanismos naturales o técnicas de captura o almacenamiento geológico de CO2.


Arrinconar los combustibles fósiles es un reto que choca con múltiples intereses. Los expertos estiman que entre el 60-80% de las reservas de carbón, petróleo y gas de las compañías que cotizan en bolsa no deberían ser quemadas y tendrían que permanecer bajo tierra, si se quiere que el aumento de temperaturas no rebase los 2ºC. Las reservas totales de carbón, petróleo y gas identificadas por las bolsas mundiales como activos económicos equivalen a 762 Gt CO2 (una cuarta parte de las reservas totales del mundo).

 

 

Publicado enMedio Ambiente
Martes, 01 Noviembre 2016 06:39

Cuando los antibióticos dejen de funcionar

Cuando los antibióticos dejen de funcionar

Cada vez son más numerosos y letales. Conocidos como ‘superbichos’, los organismos resistentes a los antimicrobianos son “el mayor riesgo para la salud global”, según la ONU.

Morir de una neumonía o de una herida infectada. Tener que dar a luz tres o cuatro hijos para que dos sobrevivan. Vivir 25 años menos de media. Que las intervenciones quirúrgicas que hoy son rutinarias, como una operación de apendicitis o una cesárea, sean de alto riesgo. Que las personas con sistemas inmunes debilitados, o sea bebés prematuros, enfermos de cáncer o de sida, tengan pocas posibilidades de salir adelante. Así era el mundo antes de que se descubrieran los antibióticos. Así volverá a serlo el día en que dejen de funcionar.


Según un informe del Review on Antimicrobial Resistance de 2014, 700.000 personas mueren al año en el mundo a causa de enfermedades que no se pueden curar con antibióticos (25.000 en la Unión Europea). Las proyecciones dicen que esta cifra subirá a 10 millones en 2050.


Ante este escenario, la comunidad internacional ha dado por primera vez una respuesta conjunta y reconocido que el fenómeno de la resistencia antimicrobiana es el “mayor y más urgente riesgo global”. La Asamblea General de la ONU aprobó el pasado 21 de septiembre una declaración política en la que los 193 países miembro se comprometen a llevar a cabo medidas que frenen esta amenaza. Se trata de la cuarta vez en la historia que este organismo multilateral se reúne para tratar un tema de salud.


Mal uso y abuso de los antibióticos


El descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming es considerado hoy como uno de los principales avances de la medicina moderna. Sin embargo, él mismo advirtió que el mal uso de los antibióticos podría hacer que las bacterias se volvieran resistentes a ellos.


El funcionamiento de la resistencia es sencillo y obedece a los principios más básicos de la selección natural. Cuando una bacteria resiste a un antibiótico tiene más posibilidades de sobrevivir y de propagar su ADN. En la eterna lucha por la supervivencia entre los organismos, cada vez que usamos un antibiótico estamos matando a las bacterias no resistentes, dejando en una posición de ventaja a las que sí lo hacen, y dándoles más oportunidades para expandirse y reproducirse.
La exposición de las bacterias a muchos y diferentes tipos de antibióticos hace que éstas vayan desarrollando y acumulando resistencias. El resultado son infecciones muy difíciles de curar especialmente en personas con el sistema inmune debilitado. Por citar un ejemplo, el caso de la gonorrea es de los más preocupantes, pues 10 países han detectado ya formas incurables de esta enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud.


Tal y como lo advirtiera Fleming hace más de medio siglo, el documento aprobado por la ONU responsabiliza de la rápida propagación de bacterias multirresistentes al “abuso y mal uso de los antibióticos y otros microbianos”. Y éste ha sido generalizado, pues se ha detectado la presencia de estos ‘superbichos’ en todas las regiones del mundo.
Desconocimiento y falta de control


Para muestra, un botón: un paciente acude al médico y éste le receta antibióticos para curar, digamos, una infección de garganta. Acude a la farmacia y recibe un paquete estándar de amoxicilina. A los tres días ya se encuentra mucho mejor, decide suspender el tratamiento. Digamos que a los dos meses, este paciente vuelve a tener dolor de garganta y otros síntomas de catarro. En lugar de ir al médico recurre a la amoxicilina del tratamiento anterior.


Lejos de ser una simple caricatura, el último Eurobarómetro sobre la resistencia antimicrobiana recoge que un 50% de los españoles declaran no saber para qué sirven los antibióticos, y un 45% reconoce haberlos consumido para aliviar resfriados y catarros.


Antibióticos en la industria alimentaria


Ahora bien, no son los desinformados pacientes los únicos –ni siquiera los principales– responsables del abuso de los antibióticos. Según un informe del Center of Diseases Dynamics, Economics & Policy (CDDEP), un 50% de su consumo global recae en la cría de animales para la alimentación (ganado, aves y acuicultura). Y a diferencia de los humanos, los animales toman antibióticos sin estar enfermos.


El exponencial desarrollo de la industria cárnica en la segunda mitad del siglo XX está directamente relacionado con el uso de estas sustancias. Y es que a finales de los años 40 se descubría que los antibióticos aceleraban el crecimiento de los animales. A esto se le añade su utilización como profiláctico, pues es mucho más fácil y barato administrar antibióticos de forma preventiva para contrarrestar las condiciones de la cría intensiva que llevar un estricto control sanitario e higiénico en las granjas.


El resultado es una mayor prevalencia de bacterias multirresistentes en las especies destinadas al consumo, que pasan fácilmente a los humanos a través del contacto con los trabajadores de este sector o a través de la cadena alimentaria. Por si fuera poco, los residuos derivados de esta actividad también añaden antibióticos innecesarios al ecosistema (agua, suelos y semillas), favoreciendo así el fenómeno de la resistencia.


La Unión Europea prohibió en 2006 el uso de antimicrobianos como suplemento alimenticio para animales y trabaja actualmente para aprobar un reglamento que extienda esta prohibición a todo consumo de antibióticos de forma preventiva. Algunos países como Holanda, Dinamarca y Noruega ya han aplicado normas en este sentido, incluso con controles sorpresa en las granjas que suponen el sacrificio de todo el ganado en caso de detectarse alguna bacteria multirresistente.


Pero la mayoría de los países del globo está aún lejos de esa situación. Según el CDDEP, en EE UU los poderosos sectores agrícola y ganadero consumen el 80% del total de los antibióticos (8.000 toneladas al año). China, por su parte, es la nación que más cantidad de antibióticos usa para animales (30.000 toneladas al año). Además, los países en vías de desarrollo no quieren ver limitadas sus capacidades de producción ante una creciente demanda de proteínas por parte de la población.


Cómo acabar con los superbichos


Al problema del rápido aumento y expansión de las superbacterias se le añade la falta de respuesta de la industria farmacéutica. Desde el año 1987 no sale al mercado ninguna nueva familia de antibióticos. Aunque existen algunos en fase de pruebas, la comunidad médica internacional coincide en que son insuficientes para poder hacer frente a la amenaza de las resistencias antimicrobianas.


Las causas sobre esta falta de interés en el desarrollo de nuevos antibióticos apuntan directamente a los grandes laboratorios farmacéuticos, que han encontrado nichos de mercado más rentables en el desarrollo de medicinas para pacientes crónicos. Al fin y al cabo, estas últimas están destinadas a un consumo de por vida, mientras que los antibióticos deben tomarse puntualmente y en la menor cantidad posible.


Aunque la vuelta a la era preantibióticos parece lejana, no son pocos los retos a los que se enfrenta la población mundial para frenar el avance de estos ‘superbichos’. El documento aprobado por la ONU recoge la necesidad de movilizar más recursos para la investigación y desarrollo de nuevos fármacos y vacunas, pero también de preservar la efectividad de los tratamientos existentes. Algo fundamental si se tiene en cuenta que algunas bacterias se reproducen en sólo 20 minutos, mientras que un nuevo medicamento tarda de media entre 10 y 15 años en salir al mercado.

Los insectos, fuente de nutrientes similar a la carne

Investigadores del King’s College de Londres (Reino Unido) han descubierto que el consumo de saltamontes, grillos u otros insectos puede ofrecer un aporte de nutrientes, particularmente de hierro, prácticamente similar al que proporciona la carne de vacuno.


Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, lo que confirma que los insectos podrían ser una alternativa más sostenible al consumo de carne y pescado y cubrir las necesidades nutricionales de algunos países.


Aunque en las naciones occidentales pueden resultar poco apetecibles, son parte de la dieta tradicional de aproximadamente 2 mil millones de personas, según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que también documentaba hasta mil 900 especies de insectos considerados fuente de alimentación a escala mundial.
Hierro, calcio zinc...


Diferentes estudios ya habían constatado que representan una importante fuente de proteínas, pero para poder considerarse sustitutivos de la carne deberían proporcionar algo más, como hierro, cuya deficiencia en muchas dietas puede acabar causando anemia, lo que se ha relacionado con déficit cognitivos o complicaciones en el embarazo, entre otros problemas.


Para ver si los insectos también cubrían esa carencia, analizaron el contenido mineral de saltamontes, grillos y algunos gusanos, así como la cantidad de nutrientes que absorbe el organismo al consumirlos, para lo que utilizaron un modelo de laboratorio que reproducía la digestión humana.


Así, vieron que los insectos tenían diferentes niveles de hierro, calcio, cobre, magnesio, manganeso y zinc. Los grillos, por ejemplo, tenían niveles más altos de hierro que los otros insectos, mientras minerales como el calcio, el cobre y el zinc están más presentes en saltamontes, grillos y gusanos.