Martes, 02 Diciembre 2014 17:20

El cambio climático llegó a la cumbre

Calentamiento global

Con la participación de más de 12 mil delegados de 195 países, y un moderado optimismo, se abrió ayer en Lima la Vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático-COP 20. Esta cumbre es preparatoria para la COP 21 de París de diciembre de 2015, en la que se debe adoptar un nuevo acuerdo global para la reducción de emisiones de gases invernadero que reemplace al Protocolo de Kioto a partir de 2020. Las negociaciones que se iniciaron ayer en la capital peruana buscan llegar a un acuerdo para elaborar un documento que sirva como base para la decisiva cumbre del próximo año en París.


El objetivo es tener un compromiso global de reducción de emisiones de gases invernadero para que el calentamiento global tenga como tope para fin de siglo un máximo de 2 grados centígrados en relación con la época preindustrial. Al ritmo actual de emisiones, el calentamiento global para fin de siglo sería de 4 grados centígrados, nivel que los científicos consideran devastador.


Se espera tener un nuevo acuerdo ambiental que involucre no solamente a los países desarrollados en la reducción de las emisiones de gases invernadero, sino también a los países en vías de desarrollo. Para alcanzar un acuerdo en ese sentido, las naciones desarrolladas ofrecerían a los países no desarrollados compensaciones financieras y asistencia técnica. Lograr un acuerdo global con metas vinculantes para todos los países en la reducción de estas emisiones es el gran desafío. Ese acuerdo final debe lograrse dentro de un año en París, pero la cumbre de Lima es considerada fundamental para abrir el camino a ese acuerdo.


Los recientes compromisos de Estados Unidos, China y la Unión Europea sobre la reducción de las emisiones que producen el calentamiento global han inyectado un moderado optimismo a esta cumbre. Estas tres economías concentran más del 50 por ciento de estas emisiones a nivel mundial. Estados Unidos se ha comprometido a reducir entre 26 y 28 por ciento sus emisiones para el año 2025 respecto de los niveles de 2005; la Unión Europea a reducirlas en 40 por ciento para 2030 en relación con el año 1990; y aunque China se ha negado a comenzar a reducir ahora sus emisiones, ha asumido el compromiso de hacerlo a partir de 2030, año en el cual alcanzaría su pico más alto de emisiones. Este compromiso de Beijing se estima insuficiente, pero es considerado un avance.

De acuerdo con fuentes vinculadas con el proceso de negociación de la COP 20, estos compromisos de los tres mayores emisores de gases invernadero les da "un impulso político" a las negociaciones de Lima y son "un factor de presión" para que otros países establezcan metas de reducción de sus emisiones. "Este es un buen momento para negociar y llegamos con optimismo a esta cumbre, pero conscientes de que las negociaciones implicarán importantes desafíos políticos", señala una fuente de la delegación de la Unión Europea.

El ministro de Ambiente peruano, Manuel Pulgar Vidal, fue el encargado de inaugurar oficialmente la COP 20. Lo hizo con un discurso de un tono ambientalista como para la ocasión, pero alejado de las políticas del gobierno peruano. Pulgar Vidal habló de la gravedad del calentamiento global y la urgencia de actuar para detener la actual situación. El presidente Ollanta Humala, que se hizo presente con un breve mensaje en video de no más de cinco minutos, hizo un llamado a "terminar con la ambición y el consumismo desenfrenado" y a "retomar el curso correcto" de la protección del medio ambiente.


Sin embargo, la política ambiental del gobierno peruano va en la dirección opuesta a esos discursos para las galerías. Este año, el gobierno de Humala ha tomado una serie de medidas que implican un preocupante retroceso de la política ambiental: se han recortado facultades al Ministerio de Ambiente, flexibilizado las normas ambientales, debilitado los controles de esas normas y recortado drásticamente las sanciones a las empresas que no las cumplan. Todo ello bajo el argumento de facilitar las inversiones privadas. La mayor parte de los conflictos sociales en el país son por causas ambientales y la desprotección de las comunidades campesinas e indígenas frente a las explotaciones mineras y petroleras en sus territorios. El gobierno también ha recortado áreas naturales protegidas.

"El año de la COP ha sido para el Perú el peor año en términos ambientales en la última década. Si se esperaba que la COP sirva para el Perú, como país anfitrión, para promover y fortalecer los temas ambientales, ha ocurrido todo lo contrario. En los hechos, en el Perú la economía se piensa como si el cambio climático fuera un problema de otro planeta. El discurso ambiental del gobierno es un discurso vacío", dijo a Página/12 José de Echave, ex viceministro de Ambiente,

cargo que desempeñó al inicio del actual gobierno, y miembro de la ONG CooperAcción. Más de 40 mil policías y unidades militares custodian la seguridad de la COP 20, que se desarrolla en el cuartel general del ejército, conocido como El Pentagonito. Este bunker militar tiene una siniestra historia de detenciones ilegales y ejecuciones extrajudiciales ocurridas en sus sótanos durante los años de la guerra interna, entre 1980 y 2000. Sobre esos sótanos se negocia en estos días el nuevo acuerdo ambiental mundial. Paralelamente a la oficial COP 20, se llevará a cabo la Cumbre de los Pueblos que reúne a las ONG, organizaciones sociales, grupos indígenas y ambientalistas. Se espera la llegada del presidente boliviano Evo Morales a esta cumbre alternativa. A la cumbre oficial solamente han confirmado, hasta ahora, su presencia los presidentes de Colombia, Chile y México, que con Perú forman la Alianza del Pacífico, bloque de las economías neoliberales de la región. Llegarán para la parte final de la cumbre, en la que participarán las altas autoridades, que se inicia el martes 9. Para estar en esa parte final de la COP 20, viajaría a Lima el vicepresidente argentino Amado Boudou.

Publicado enInternacional
El secreto de las plantas para convertir la luz en combustible

El aire que respiramos, lo que comemos o la gasolina que quemamos para viajar o calentarnos. Le debemos todo a las plantas y al resto de organismos fotosintéticos, pero si algo caracteriza a los humanos es el inconformismo. Desde hace tiempo, hay equipos de científicos que tratan de entender la capacidad de los vegetales para transformar la luz del sol en energía química. El objetivo es trucar el proceso responsable de esa proeza para lograr mejorar su eficiencia y poder emplearlo como una nueva fuente de energía.


La fotosíntesis se produce en las membranas de las células de las plantas. Allí, los fotones, las partículas que componen la luz del sol, rompen las moléculas de agua adquirida por las plantas liberando electrones y protones, otras partículas que a su vez provocan reacciones que producen ATP y NADPH2, dos moléculas que sirven para almacenar energía. Después, con el dióxido de carbono que las plantas absorben de la atmósfera, forman hidratos de carbono en los que queda almacenada la energía.

Para comprender a fondo el mecanismo de la fotosíntesis, que también desarrollan algas o bacterias, y poder manipularlo, se ha tratado de conocer la estructura de los complejos de proteínas que la llevan a cabo. Sin embargo, diferentes estudios con diferentes técnicas han tenido como resultado distintas estructuras. Las discrepancias se deben a que las técnicas de imagen por rayos X empleadas para indagar en estos complejos los estarían dañando. La semana pasada, tal y como explicaron en la revista Nature, investigadores de la Universidad de Okayama, en Japón, emplearon un láser de electrones libres que les permitió recoger la información sobre las estructuras de los complejos antes de destruirlos.

Estos datos ayudarán a los investigadores que trabajan para aprovechar la capacidad de las plantas para acumular la energía del sol. Hasta ahora, con una tecnología como la fotovoltaica se logra transformar alrededor de un 10% de la energía que perciben del sol. Las plantas o algunas algas pueden acumular en forma de carbohidratos hasta un 4% de la energía solar. Pese a su ineficiencia, cuentan también con algunas ventajas sobre los paneles solares, como la capacidad para almacenar la energía solar en sus propios tejidos, un sistema más barato que las baterías

Algunas de las desventajas de las plantas frente a los paneles solares para aprovechar la energía proviene de que los primeros pueden asimilar radiación de un espectro más amplio y a las segundas solo les sirve la luz visible. Para mejorar esta capacidad de las plantas, los científicos se plantean sustituir uno de sus dos sistemas responsables de la fotosíntesis, que compiten por la misma parte del espectro de los rayos solares, por el sistema de bacterias fotosintéticas capaces de absorber una parte distinta del espectro solar.


Con mejoras como esta y la creación de cultivos específicos para la producción de energía, se aprovecharían además capacidades de las plantas que no poseen las células fotovoltaicas. Una de ellas es la posibilidad de absorber CO2 y convertirlo en combustible liberando en el camino oxígeno a la atmósfera.

En el camino para tratar de crear biocombustibles mejorados, también se podrían mejorar los cultivos empleados para la alimentación. En septiembre de este mismo año, un equipo de la Universidad Cornell publicó en Nature sus trabajos para incrementar la cantidad de alimento producido por las plantas. Su enfoque se centraba en la rubisco, la encima responsable de transformar el CO2 en azúcares. Para mejorar la baja eficiencia de esas proteínas en su trabajo, probaron a introducir una versión bacteriana en plantas de tabaco, que fueron capaces de producir azúcares más rápido.

La reducción de variedades de flores está matando a las abejas

El rompecabezas que es el declive generalizado de las abejas se complica aún más. La abeja europea (Apis mellifera) y el resto de insectos antófilos (que aman las flores) ya tenían que luchar contra el virus de las alas deformes, el hongo Nosema ceranae, el parásito Varroa destructor, sofisticados insecticidas como los neonicotinoides o el propio calentamiento global. Ahora, un estudio añade un enemigo más: la reducción de la diversidad de plantas y árboles florales provocada por la moderna agricultura.


Los Países Bajos es una de las regiones del mundo donde más ha avanzado la agricultura. El 80% del territorio que era natural a comienzos del siglo pasado hoy es tierra cultivada. Por eso, es un gran escenario real para estudiar el impacto que la agricultura moderna está teniendo sobre las abejas. Tradicionales aliados de los agricultores, estos insectos polinizadores están desapareciendo a un ritmo que alarma a éstos, pero también a los científicos.


Un grupo de biólogos holandeses ha descubierto que existe una conexión entre el descenso de la diversidad floral y el declive de las abejas. Su trabajo se centra en las especies silvestres pero sus conclusiones podrían ayudar a desentrañar el colapso que sufren muchas colmenas de abeja melífera.


"Los efectos negativos del varroa, las enfermedades o la carga de pesticidas pueden verse reforzados por una limitación de la disponibilidad de comida", dice el ecólogo de la universidad de Wageningen y coautor del estudio, Jeroen Scheper. "Al estar en peores condiciones por un escenario de escasos recursos, las abejas melíferas pueden ser más vulnerables a estas amenazas. Y el mecanismo puede funcionar a la inversa: los efectos no letales de los pesticidas pueden afectar negativamente a la eficiencia forrajera de las abejas obreras, lo que podría tener un mayor impacto cuando la disponibilidad de recursos florales es baja", añade.


Scheper y sus colegas recopilaron ejemplares de varias colecciones de taxidermistas y museos de más de 50 especies de polinizadores silvestres. Querían saber de qué flores se alimentaban antes de que, desde los años cincuenta del siglo pasado, la agricultura se extendiera por casi todo el territorio holandés. Pero buscaban más el polen que el néctar.

"El polen es un recurso alimenticio crítico para las larvas de las abejas, pero no se desarrollan con el polen de todas las especies de plantas. Algunas especies de abejas solo crecen con el polen de un único género o familia, mientras que otras especies lo recolectan de una amplia variedad vegetal. Pero aún en este caso, las abejas tienen preferencias por determinados taxones y se desarrollan menos con las variedades que menos las atraen", explica Scheper. "Por el contrario, las abejas son menos exigentes con el néctar, es decir, las especies que recolectan polen de una única variedad de planta también recogen néctar de muchas otras variedades vegetales", añade.

Al comparar con el polen de los insectos disecados, los investigadores comprobaron que las especies actuales que están en mayor declive son precisamente las que se alimentan de flores de plantas silvestres o semisilvestres que ahora escasean, como algunas variedades de fabáceas (leguminosas) cultivadas como forraje para la ganadería o como técnica de barbecho en el pasado.

Sin embargo, su estudio, recién publicado en la revista PNAS, también señala que aquellas especies de abejas especializadas en las rosáceas en vez de descender, han proliferado. Además de las rosas, esta familia de plantas incluye a gran variedad de flores, árboles frutales y muchas otras plantas ornamentales de las que los Países Bajos son una potencia exportadora.


Un ingrediente más en un cóctel mortífero

Aunque Scheper insiste en que las conclusiones de su trabajo solo se centran en las especies silvestres de abejas y abejorros, la menor diversidad de flores se une al cóctel que factores que también están acabando con las abejas melíferas. El problema es quizá de visibilidad. El estado de las poblaciones silvestres, simplemente, se ha estudiado menos.

"Posiblemente, su situación sea aún peor, ya que no hay apicultores que estén supervisando a las abejas silvestres", recuerda el investigador de la universidad italina de Udine, Francesco Nazzi. Junto a su colega de la Universidad de Nápoles, Francesco Pennacchio, Nazzi acaba de publicar un trabajo en la revista Trends in Parasitology que intenta sistematizar qué está pasando con las abejas.

Su respuesta es que de todo. Lejos de una explicación simplista y monocausal, una especie de tormenta perfecta en la que unos factores agravan los efectos de otros sería la responsable del declive de las abejas melíferas.


"Se trata de un problema simple, la pérdida de colonias de abejas melíferas en todo el mundo, sin una respuesta simple", recuerda Nazzi. Y no es simple porque intervienen muchos factores. Aunque el virus de las alas deformes fue descubierto a comienzos del siglo pasado en el sur de Asia, el ácaro parásito que usa como vector no llegó a Europa hasta los años setenta y una década más tarde a Norteamérica. Los neonicotinoides, familia de pesticidas relacionados con el colapso masivo de las colmenas, no empezaron a usarse hasta los años noventa. Nazzi también menciona el deterioro de sus ecosistemas naturales por la expansión de la agricultura.


En su modelo, todas las piezas encajan y permiten interpretar "cómo los diferentes agentes estresantes pueden interactuar sinérgicamente para interferir en las defensas inmunitarias de la abeja", explica el investigador italiano. "Esto es muy importante ya que las barreras inmunes son fundamentales para mantener bajo control la difusión de las infecciones virales que pueden convertirse en destructivas en cuanto cualquier factor de los mencionados altera este frágil equilibrio, promoviendo una intensa replicación patógena", añade.

Para Nazzi, cualquier intento de luchar contra el declive de las abejas tiene que enfrentar cada uno de los factores que la amenazan. Desde intentar mantener controlados a los patógenos sin dañar a las abejas hasta reducir su exposición a los pesticidas o mejorar la gestión de la agricultura intensiva.

Publicado enMedio Ambiente
Viernes, 14 Noviembre 2014 14:05

Muertos de risa

Muertos de risa

Científicos estudian la idea de que los animales pueden tener una compleja gama de emociones. Incluso, algunos de ellos, pueden tener expresiones faciales similares a los seres humanos. A continuación Cubadebate comparte un álbum de imágenes donde verá la prueba viva de dicho fenómeno.

 

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Foto: Telesur

Publicado enFotorreportajes
El cambio climático y su impacto en el bienestar de las poblaciones

Uno de los fenómenos que definirá con mayor intensidad el siglo XXI será el impacto que los cambios irreversibles del clima tendrá en el bienestar de las poblaciones (y muy en particular de las poblaciones urbanas). Frente a esta realidad es urgente subrayar que:


1. Tales cambios no son solo amenazantes para el futuro, sino que los estamos sufriendo ya ahora mismo, afectándonos no solo a medio y largo plazo, sino en este momento.


2. Es obvio que las sociedades, tanto las más desarrolladas económicamente como las menos desarrolladas, no están preparadas para responder a dicha amenaza.


3. Tales cambios climáticos exigirán (y ya están exigiendo) transformaciones muy sustanciales en nuestras sociedades, que significarán cambios en la manera como están organizadas y gobernadas. Dichas modificaciones significarán una reflexión colectiva sobre el tipo de sociedad en el que deseamos vivir. Ello implicará una lucha de intereses que se asemejará y multiplicará las luchas generadas para resolver las crisis económicas y financieras actuales.


4. El sistema económico vigente en la mayoría de países desarrollados y en vías de desarrollo, caracterizado por el sistema de propiedad privada de los mayores medios de producción, distribución y financiación está dificultando la respuesta necesaria para responder a la amenaza que representa el cambio climático, requiriéndose un cambio sustancial en las relaciones de poder derivadas de este sistema económico y de su gobernanza económica y política. Para prevenir la agudización del problema, así como para alcanzar la ¬¬reducción del daño, y conseguir su adaptación a los cambios climáticos, se requerirá una democratización de dicha gobernanza, con cambios en los tipos de producción, consumo y distribución.


5. Estos cambios exigirán una transformación también en los partidos políticos y movimientos sociales –como los sindicatos- comprometidos con el bienestar de las clases populares, que serán los grupos sociales probablemente más afectados negativamente por estos cambios climáticos irreversibles.


6. Las áreas de mayor conflicto serán las que se centren en los cambios en los sistemas de producción, consumo y distribución de recursos. La enorme concentración de recursos (incluido de capital y de renta) en manos privadas es incompatible con el proyecto reformador de protección de las clases populares frente a los daños climáticos.


7. Tales cambios no significan necesariamente una disminución de la actividad económica, sino un cambio sustancial de dicha actividad, con una considerable redistribución del tiempo de trabajo y un cambio de los tipos de producción y consumo.


8. En el mundo hay un enorme déficit de actividades que se requieren para desarrollar el enorme potencial de los seres humanos, actividades que pueden o no ser remuneradas. No puede aceptarse el principio de que deben dejarse, sin cubrir, las necesidades de desarrollo humano a fin a proteger a las poblaciones de los cambios climáticos. La creatividad humana ha mostrado históricamente que puede desarrollar una compatibilidad entre recursos y necesidades humanas, sin afectar negativamente al clima.


9. No se puede aceptar que algunas poblaciones y algunos trabajadores tengan que llevar la carga de prevenir el deterioro climático mediante marginación o desempleo. Los cambios necesarios tienen que ir juntos, y decidirse democráticamente. En realidad, la corrección del cambio climático y la preparación de las sociedades frente a esta amenaza requerirán una gran cantidad de empleo y actividad económica, incluso después de la necesaria distribución del tiempo de trabajo y del tipo de trabajo.

10. El establecimiento de una sociedad sostenible significa una expansión de actividades económicas existentes, como más y mejor transporte público, el rediseño y mantenimiento de formas de energías renovables (habidas y por haber), el mantenimiento y rediseño de las viviendas, la creación de nuevas formas de utilización de energías no contaminantes, la reducción del CO2y otros productos contaminantes, el rediseño de los puestos de trabajo para que sean menos estresantes y más satisfactorios, y otras actividades.


11. Todas las formas de regulación de los cambios para reducir el cambio climático que se han basado en el mercado han fracasado estrepitosamente. La prevención de la contaminación a base de la compra y venta de los derechos de contaminación ha sido un enorme desastre (y no hay otra manera de definirlo). Ninguno de los principales avances conseguidos en la historia reciente de la humanidad se ha basado en mecanismos mercantiles. El desarrollo de derechos políticos, sociales y laborales (con conquistas para los movimientos obreros, feministas o ecológicos) se ha conseguido históricamente como resultado de acciones políticas e intervenciones públicas.

12. Como consecuencia, se requiere que, de forma urgente e inmediata, se establezca una amplia alianza de fuerzas políticas, sociales y sindicales para alcanzar la necesaria democratización de las instituciones políticas, que abarcan desde las instituciones representativas a las de participación masiva y directa, que relacione todas las problemáticas que tienen una causa común, cuestionando un sistema económico, político y social que antepone los intereses de acumulación de la riqueza y de las rentas a la satisfacción de los derechos humanos, de los cuales la pervivencia en un mundo mejor es primordial.


(Estas notas están basadas –aunque modificadas y/o expandidas- en las notas presentadas por Asbjørn Wahl, asesor de la Norwegian Union of Municipal and General Employees, debatidas en la reunión del Left Labor Project, en la ciudad de Nueva York, 18.09.14).

Publicado enMedio Ambiente
Sábado, 08 Noviembre 2014 07:55

La monstruosidad del canal interoceánico

La monstruosidad del canal interoceánico

Debemos denunciar al mundo lo que está pasando en Nicaragua. El presidente Daniel Ortega, con el poder omnímodo que él y su mujer tienen sobre este país, hizo que el Congreso Nacional aprobara en un solo día la creación de una ley para la construcción de un canal interoceánico. Esta ley no fue consultada en absoluto con la población. Al día siguiente de aprobada la ley, fue otorgada una concesión con rapidez vertiginosa, a pesar de que afectará a Nicaragua por más de 100 años, y la concesión fue hecha a un chino hasta entonces desconocido de nombre Wang Jing. La concesión sólo otorga derechos a Wang Jing pero no le impone ninguna obligación.


La concesión se hizo sin que hubiera ningún estudio previo, según ha dicho el propio presidente Ortega.


La concesión, que se ha hecho sin licitación alguna, incluye un aeropuerto, dos puertos, un gran centro turístico, zonas francas de libre comercio y otros proyectos. Toda la geografía nacional se ha entregado para que estas obras se realicen donde Wang Jing quiera y tendrá todos los permisos que se necesiten cualquiera que sean sus decisiones. Tendrá toda licencia, permiso o autorización que demande. Ni un solo centavo recibirá el estado de Nicaragua en concepto de impuestos o gravámenes por ninguna de las obras. Según el acuerdo que se firmó, la empresa china está fuera de toda normativa nacional, libre de toda responsabilidad administrativa, civil o penal, aun cuando incumpla con sus obligaciones.


La ley es contradictoria en muchos aspectos de nuestra Constitución Política. También contradice otros proyectos que tal vez serían más rentables a largo plazo que cortar en dos el corredor turístico del Pacífico. El afamado Centro Humboldt ha declarado que la construcción de este canal y sus Proyectos Asociados son la mayor amenaza para las condiciones ambientales del país en toda su historia. Ha denunciado también que esta concesión exime a todos los Proyectos Asociados del cumplimiento de la legislación ambiental, exponiendo al país a una destrucción ecológica irreversible.
El estado de Nicaragua recibiría el uno por ciento de las acciones cada año, y hasta los 100 años llegaría a tener el cien por ciento de ellas. Con cada barco que pase, enorme cantidad de agua dulce se iría al mar. El Gran Lago sólo tendrá una utilidad: la navegación. No podremos producir alimentos mediante riego, solamente podremos ver pasar barcos. Tampoco se podrá beber el agua del lago. También hay que tener en cuenta que son muchos los que viven de la pesca en el lago y ya no podrán hacerlo.


Todas nuestras aguas, superficiales y subterráneas, serán entregadas a un chino. A los dueños de las tierras que serán expropiadas este chino les pagará esas tierras a precio de catastro y no de mercado. 36 ciudades se verían afectadas por la pérdida del lago, además de muchas poblaciones menores. Las Isletas de Granada desaparecerían, pues las esclusas levantarían dos metros el nivel del lago.


A este panorama aterrador el presidente Daniel Ortega le ha llamado la "Tierra Prometida". Muchos expertos aseguran que Nicaragua ganaría más vendiendo agua potable que con los ingresos de un canal que hasta dentro de 100 años no sería suyo. Con este canal el país quedará dividido en dos, la Nicaragua del Norte y la del Sur, como hubo dos Alemanias y como hay dos Coreas. Habrá dos poblaciones de animales distintas (a excepción de las que podrán volar) que irán siendo cada vez más diferentes con el tiempo, lo que perjudicará nuestra biodiversidad.


Solentiname ha sido declarado Monumento Nacional, pero sin el lago no habrá más Solentiname. Una persona de allá ha dicho: "Voy a estar comiendo mucho pescado, porque después ya no habrá más pescado que el enlatado por los chinos". Con este canal el lago de Nicaragua, que para nosotros es una gran bendición de Dios, se convertirá en una maldición. Acabar con el Lago de Nicaragua sería el crimen más grande de la historia de nuestro país.

 

Por Ernesto Cardenal, poeta, sacerdote; fue Ministro de Cultura de Nicaragua con el Gobierno sandinista desde 1979 a 1987

Publicado enMedio Ambiente
Sábado, 11 Octubre 2014 17:35

La naturaleza de un fotógrafo sin hogar

La naturaleza de un fotógrafo sin hogar

Justin Brosey es un talentoso fotógrafo. Su obra ha sido incluso publicada en la National Geographic, aunque esto no es lo que hace su historia interesante. Después de perder su trabajo estable, no tuvo más remedio que mudarse con su novia, y con su hija de 7 años al bosque. Es técnicamente una persona sin hogar pero que toma fotografías increíbles.

También trabaja en su página personal mediante el uso de WiFi cuando lo puede encontrar en su entorno. Cuando vea sus fotografías, no va a pensar que son de alguien que tiene muy pocos recursos disponibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado enFotorreportajes
Sábado, 13 Septiembre 2014 05:59

La marcha por el clima no se detiene

La marcha por el clima no se detiene

"Existen leyes injustas", escribió Henry David Thoreau en su ensayo de 1849 titulado "Del deber de la desobediencia civil". Thoreau, un pacifista y naturalista, se preguntaba en su obra: "¿Nos contentaremos con obedecerlas, trataremos de enmendarlas y las obedecemos hasta que lo hayamos conseguido o las transgrediremos desde un comienzo?". Su respuesta fue simple: "Transgredan la ley".


Eso es precisamente lo que hicieron Ken Ward Jr. y Jay O'Hara 164 años más tarde, el 15 de mayo de 2013. Navegaron en un pequeño barco pesquero llamado "Henry David T." hasta un lugar de la costa de Massachusetts, cerca de la planta Brayton Point, una enorme central eléctrica de carbón construida en 1963 que es la mayor fuente de emisiones de carbono de la región. Anclaron allí y bloquearon el acceso al muelle, impidiendo que un buque descargara 40.000 toneladas de carbón. Colgaron carteles en el bote con la leyenda "El carbón es absurdo" y "350", en referencia al grupo internacional de acción por el clima 350.org. Su nombre alude al nivel de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, 350 partes por millón (ppm), que los científicos consideran es el máximo aceptable para evitar que el cambio climático provocado por el hombre se convierta en catastrófico. Ward y O'Hara lograron impedir la descarga de carbón. Desde el bote llamaron a la policía local y más tarde fueron arrestados por la Guardia Costera de Estados Unidos.


O'Hara, un velero cuáquero de Cabo Cod, explicó: "Nos acusaron de cuatro delitos: de alterar el orden, de conspirar para alterar el orden, de manejo negligente de un buque a motor y de no haber impedido la colisión de un bote". Por todo ello afrontaban una posible pena de varios años de prisión. Invocaron la "defensa por necesidad" al reconocer que incumplieron la ley, argumentando que lo hicieron para evitar un mal peor, es decir, la quema de carbón que aumenta el calentamiento global. El lunes 8 de septiembre, finalmente comparecieron ante el tribunal. El Fiscal de Distrito del Condado de Bristol, Sam Sutter, les ofreció un acuerdo: retirar los cargos penales en su contra a cambio de que se declararan culpables de un delito civil y fueran condenados al pago de una multa. Pero el fiscal Sutter fue incluso más lejos, bastante más lejos: cruzó la plaza que está frente al tribunal y pronunció un breve discurso que sorprendió a los dos acusados y a las alrededor de cien personas que estaban allí apoyándolos:


"La decisión que adoptamos Robert Kidd, el vicefiscal de Distrito a cargo del caso, y yo, fue una decisión que sin duda tuvo en cuenta el costo para los contribuyentes de Somerset, pero fue adoptada pensando en sus hijos, en los niños del Condado de Bristol y en los demás niños. El cambio climático es una de las peores crisis que nuestro planeta ha enfrentado en toda su historia. En mi humilde opinión, los líderes políticos no han hecho lo suficiente al respecto. Me llena de esperanza que hayamos logrado forjar un acuerdo que complace a ambas partes y que parece satisfacer a la policía y a las personas que están aquí para apoyar a los acusados. Además, me complace enormemente que hayamos alcanzado un acuerdo que simboliza el compromiso de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Bristol de asumir un papel de liderazgo con respecto a este tema".


La increíble muestra de liderazgo político del fiscal de distrito Sam Sutter sin duda llega en un buen momento. Esta semana, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) publicó su último boletín sobre los gases de efecto invernadero, en el que da a conocer estadísticas preocupantes acerca de la aceleración del cambio climático. "La cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzó un nuevo récord en 2013", informó la Organización Meteorológica Mundial. La concentración actual de dióxido de carbono es de 396 partes por millón. La OMM también advirtió que "El índice actual de acidificación de los océanos parece no tener precedentes, al menos en los últimos 300 millones de años". El otro acusado de la acción frente a la planta Brayton Point, Ken Ward, ex director ejecutivo de Greenpeace Estados Unidos, señaló la urgencia con la que considera el cambio climático: "Este verano aprendimos que la capa de hielo de la Antártida occidental se está derrumbando de forma inevitable, lo que significa tres metros por encima del nivel del mar. Eso, para mí es realmente todo lo que necesitaba saber. Es decir, es un acontecimiento simbólico. De ahora en más, todo empeorará. Deberíamos estar adoptando medidas de emergencia en todas partes y la primera medida de emergencia es dejar de utilizar carbón".


Henry David Thoreau es sobre todo conocido por su libro "Walden", en el que describe el año que vivió en una cabaña que construyó en Walden Pond, cerca de Concord, Massachusetts. Thoreau se opuso a la invasión de Estados Unidos en México en 1847 y era un firme opositor de la esclavitud. Para protestar contra estas políticas violentas, decidió que no pagaría los impuestos. Cuando lo enviaron a prisión por ello, recibió una visita de su amigo, el poeta Ralph Waldo Emerson. Según cuenta la historia, Emerson le preguntó: "Henry, ¿qué estás haciendo aquí dentro?", a lo que Thoreau respondió: "Waldo, ¿qué estás haciendo tú allí afuera?". El ensayo de Thoreau sobre la desobediencia civil fue una de las primeras expresiones modernas de la táctica no violenta de la no cooperación. Sus palabras y sus acciones inspiraron a millones de personas, entre ellas a Gandhi y a Martin Luther King Jr.


El domingo 21 de septiembre se realizará en la ciudad de Nueva York la Marcha de los Pueblos por el Clima. Los organizadores prevén que será la mayor marcha por el clima en la historia. Su eslogan es: "Para cambiarlo todo, necesitamos de todos". Sam Sutter dijo que participará, al igual que los dos activistas a los que condenó. Les pregunté al fiscal de distrito y a los acusados si marcharán juntos. Sonrieron. El fiscal Sutter respondió: "¿Por qué no? Me pueden llamar. Les daré mi número de celular". Jay O'Hara coincidió: "Es una buena idea".

________________________________________
© 2014 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enMedio Ambiente
Lunes, 28 Julio 2014 06:09

La cultura no es humana

La cultura no es humana

1-. Sobre la cultura


Seamos francos: la división entre cultura y naturaleza: a) es falsa, y b) es de cuño eurocéntrico. De hecho, sus orígenes pueden rastrearse hasta la Biblia, con la distinción entre el ser humano y la naturaleza. Recientes desarrollos en varios frentes, altamente activos, permiten arrojar nuevas y frescas luces sobre el tema. Hoy por hoy existen comunidades académicas, científicas y artísticas serias sobre temas o campos tales como: estudios animales, zoontologías, y varios más que trabajan activamente a partir del expreso reconocimiento de que no hay dos cosas: cultura y naturaleza. Aquí, por razones de espacio quisiera tomar como hilo conductor a la etología.


El concepto de cultura nace en el medium de la antropología, hasta el punto de que ésta se considera a sí misma, durante mucho tiempo y de forma muy prestigiada, como la ciencia de la cultura.


Sin embargo, el concepto, particularmente debido a los grandes medios de comunicación de masas, ha llegado ha ampliarse hasta el punto de que quizás termina no significando nada. Así, notablemente, se llega a hablar de "cultura de la violencia", "cultura del consumo", "cultura del narcotráfico" y muchas otras expresiones próximas y semejantes.


Muy recientemente, se han desarrollado incluso estudios culturales de diverso tipo. En estos se incluyen estudios culturales y sociales sobre ciencia y tecnología, estudios sobre género, sobre minorías de toda índole, y nuevos conceptos y metáforas se han acuñado y se emplean de manera regular: "empoderamiento", "diversidad", y otros, con metodologías provenientes de la etnografía y la acción-participación, y demás.


En todos estos casos, el mérito grande consiste en que la imagen viril y encefalocéntrica de la cultura, acaso la eurocéntrica misma, han sido cuestionadas de manera radical, y se han ampliado a estudios sobre muchas expresiones y escalas, dimensiones y actividades, discursos y organizaciones que abarcan a comunidades humanas que de forma tradicional jamás fueron consideradas antes. Digámoslo sin ambages: los estudios culturales son políticamente incorrectos.


Sin embargo, la verdad, es que la cultura es bastante más, y bastante diferente, que un fenómeno humano, en cualquiera de sus acepciones y manifestaciones. Emerge, en fechas recientes, una antropología que supera lo meramente humano.


Si la cultura se refiere, en el sentido más amplio e incluyente de la palabra, a las humanidades y las ciencias humanas –y acaso, incluso, eventualmente, no tanto a las ciencias sociales-, entonces la cultura se encuentra en varias otras especies diferentes a la especie humana.
De manera general puede decirse que existen especies en las que el arte está presente, o en las que formas sofisticadas de organización son ampliamente exitosas. Asimismo, cabe afirmar, sin engaño alguno, que existen comportamientos espirituales e incluso religiosos entre muchos animales, tanto como que, las técnicas y las tecnologías no son exclusivamente un patrimonio o un rasgo distintivamente humano.

 

2-. Formas y expresiones de cultura en la naturaleza

 

Las hay de muy diverso tipo. La lista puede hacer extensiva y los estudios y la bibliografía sobre las formas y expresiones de la cultura en la naturaleza es cada vez más abundante, y rigurosa.


Hay especies de aves que se comunican en forma de ritornello, literalmente. El ritornello, esa forma hermosa que se encuentra originariamente en los madrigales. Con nombres como Monteverdi o Palestrina, y cuyo auge nos remonta al Renacimiento y al Barroco.

Más generalmente, la música es un arte permanente y transversal en la naturaleza. Sólo que se aprecia mejor en las aves, que son, por definición, especies carismáticas.


Asimismo, sin ambages, se ha observado que las matemáticas están presentes en varias especies. Aves o caballos, por ejemplo. Sólo que se trata de matemáticas diferentes de base diez. Son, notablemente matemáticas de base tres o cuatro, o también matemáticas de base cinco o siete, por ejemplo.


Una bióloga destacada como L. Margulis ha puesto de manifiesto que la tecnología existe ya desde las escalas más básicas de la naturaleza, entre las bacterias, y de ahí en adelante. En verdad, la primera de todas las tecnologías es el lenguaje, y existen formas amplias y complejas de comunicación y lenguaje: quimiotaxis, lenguajes articulados, de baja o de alta sintonía.


En una descripción poética, D. Attenborough observa que entre los elefantes existen comportamientos eminentemente espirituales. Así, por ejemplo, en una ocasión, la manada, dirigida por la hembra del caso, se dirigía a un oasis cercano. De repente, ella recuerda que no muy lejos de allí, hace un tiempo, uno de los miembros de la manada había muerto. Entonces desvían la marcha, llegan al lugar y encuentran los colmillos del extinto elefante. Entonces la elefante jefe lo levanta al cielo, los demás miembros de la manada agachan la cabeza un rato. Después de un instante deposita con delicadeza el colmillo en el suelo y con paso lento se alejan de allí y siguen su camino.


No de manera casual se ha dicho en reiteradas ocasiones en la bibliografía científica que los elefantes exhiben auto-conciencia – la cual, de manera clásica, fue uno de los elementos constitutivos y definitorios de la cultura entre los humanos. (¡Todo un escándalo para un filósofo purista como Hegel!).


Formas de organización altamente políticas y sociales en toda la amplitud y complejidad de la palabra se han observado en diferentes especies. Los casos más evidentes son los himenópteros benéficos, y los insectos sociales como las hormigas y las termitas.


De manera más amplia, existe una forma de inteligencia que se denomina "inteligencia de enjambre" (swarm intelligence), descubierta hace muy poco, y que permite entender que en cardúmenes, manadas, insectos sociales o bandadas de aves, grandes grupos llegan a comportarse como un solo individuo de manera fina y sutil.


Hay especies que incluso tienen técnicas y que las adoptan de su entorno o las crean ellos mismos. Los castores o varios de los primates se destacan en este plano. Acaso el ejemplo más estudiado sea el de los macacos en Japón.


Existen incluso, observados recurrentemente, ritos matrimoniales o de apareamiento con participación del grupo en torno a la pareja. Particularmente entre los ratones han sido descritos estos ritos, pero se los ha extrapolado también a varios mamíferos superiores.


Ahora, ya que mencionamos ritos de apareamiento, es obligatorio hacer referencia que muestras evidentes de homosexualismo –masculino y femenino- han sido observados en varias especies, y que la literatura sobre el tema es creciente y diversa.

 

3-. Técnica, ciencia y tecnología entre los animales

 

Algún autor ha escrito acerca de la naturaleza humana de las aves, y son serios y obligados los estudios acerca de la altísima complejidad que se observa entre estudiosos de la mirmecología; un nombre obligado al respecto es el de E. O. Wilson. – Pues bien, uno de los rasgos de los que se ufanan los seres humanos es el de su ciencia y tecnología. Esta es, con seguridad, la apología más alta al encefalocentrismo.Existen, en verdad, estudios consolidados acerca de cómo se evidencia la presencia de matemáticas en las aves y en mamíferos superiores como algunos equinos. Notablemente, las aves tienen matemáticas –aun cuando sean elementales, con base tres, o cinco. Bastará recordar que las matemáticas de los pueblos más antiguos precursores de esta civilización, como los hititas o los sumerios, por ejemplo, tenían matemáticas de base cinco y siete.

 

Por su parte, lo cual ha sido objeto de secuencias en diversas películas, jocosas o serias, las matemáticas existen también entre los equinos. Algún programa de televisión puede encontrarse incluso en la Internet, al respecto.


Es claro que las ciencias se encuentran estrechamente entrelazadas con las artes, y muy especialmente, con la música. Pues bien, existe un estudio reciente sobre la abundancia de música entre diversas especies animales, que bien vale la pena ser citado por aparte. Se trata de: The Great Animal Orchestra: Finding the Origins of Music in the World's Wild Places, por B. Krause (2013). En diversos pasajes se vislumbran lianas y puentes, puertas e imbricaciones hacia la técnica, la tecnología y la ciencia entre las especies consideradas.


4-. Espiritualidad animal y ética no-humana

 

Los elefantes exhiben autoconciencia, ya queda dicho. Ahora bien, de todas las experiencias vitales que se encuentran indisolublemente entrelazadas con la espiritualidad y el cuerpo, está el amor. No cabe la menor duda. El amor nos hace más que humanos, pero al mismo tiempo, nos hunde en nuestra verdadera naturaleza ctónica.


El amor, acaso la más sublime de todas las expresiones, y como dice la gente "de todas las fuerzas", existe igualmente entre los animales. Una película como Siempre a tu lado (Hachiko), de L. Hallström, de 2009, constituye un testimonio sublime pero desgarrador al respecto. Y la literatura y la poesía está repleta de historias semejantes. Desde la fábula hasta la novela, desde la pintura hasta la música, por ejemplo. También los animales son capaces de morir de amor.


Para no mencionar el homosexualismo entre los animales, un tema que para los más conservadores es abstruso y produce repulsión, y para los amantes de la naturaleza no deja de provocar un cierto arrobamiento. Existen comportamientos, episódicos en unos casos, y estructurales en otros, de diversidad sexual entre los animales. Muy específicamente, el sexo gay tanto como sexo lésbico han quedado registrados, con total naturalidad, sin el más mínimo asomo de violencia, entre mamíferos, superiores e inferiores.


Ahora, es claro que no todas las expresiones culturales existentes entre los humanos existen en los animales. De hecho, desde el punto de vista evolutivo y lógico no hay ningún argumento plausible que haga de aquella afirmación una necesidad. Así, por ejemplo, no sabemos mucho acerca de la cocción de alimentos, y en general la "cultura de mesa". Pero, de modo inverso, existen muchas expresiones culturales que sí existen en los animales que no necesariamente tienen lugar entre los humanos. Un ejemplo particular: la inteligencia de enjambre. Ya hablaré al respecto, más abajo.


5-. Naturaleza, cultura y cerebro


Los hay de todo tipo. Cerebros enormes como los cefalópodos, a los que se ha comenzado a estudiar y comprender tan sólo muy recientemente; y hay también los cerebros diminutos en volumen pero de gran complejidad estructural y fisiológica, como los ratones y las ratas.


Existen los cerebros inteligentes, como los de los delfines, y cerebros que despliegan formas de comunicación acaso más complejas que las humanas, como es el caso entre la ballenas – las azules, las jorobadas o las blancas.


Están los cerebros maquinantes y astutos, que dan lugar a comportamientos correspondientes, como sucede con los cuervos, para lo cual basta con releer a Lafontaine. Los cuervos, artificiosos y que crean y emplean técnicas, en toda la línea de la palabra.


Y están de lejos, los animales más aseados e higiénicos de todos los conocidos, muy por encima de los perros y los gatos. Son los cerdos, que tienen verdaderos rituales de aseo e higiene como si se tratara de una conciencia sobre el propio cuerpo. Ampliamente superan a los humanos en materia de higiene.

 

Y sí, muchas especies animales juegan. Esa experiencia que Gadamer denomina como libre y gratuita, y no representacional. El juego auténtico existe en la casi totalidad de las especies observadas: insectos y aves, los mamíferos y los reptiles, las aves y los peces, notablemente, e incluso en esos seres minúsculos que son los rotíferos. El juego es una experiencia intrínseca a la naturaleza; jugar es una exquisitez de la vida, en el instante que se vuelve eterno.

 

Desde luego que se trata del juego como ese en el que los niños son ellos mismos, antes de que los adultos los normalicen. Esto es, juegos sin reglas, juegos espontáneos y repetitivos, juegos autóctonos. (Los juegos de los adultos, son, comparativamente, bastante más bobos, pues suponen siempre la lectura, el acatamiento y el seguimiento de reglas. Hay que ser adultos para que el juego se vuelva representacional).
Hay ritos matrimoniales, entre los ratones por ejemplo, y también hay ritos de apareamiento. Como quiera que sea, en la naturaleza no todo obedece a explicaciones en términos de economía: ganar o perder, producir y consumir, presa o depredador. Esas son lecturas artificiosas y abierta o tácitamente humanas; transposiciones del ser humano sobre sí mismo. El narciso par excellence.


6-. Breve reconsideración

 

Estos logros se han alcanzado en poco tiempo. La etología –la ciencia del estudio comparado entre los humanos y los animales- nace apenas a partir de 1973 gracias a los nombres –pioneros- de K. Lorenz, K. Von Frish, y N. Tinbergen. A estos nombres hay que agregar el de I. Eibl-Eibelfeldt pasando por E. O. Wilson, hasta F. De Waals, entre muchos otros. Aquí, sólo he mencionado los autores clásicos, pero la verdad es que hay una pléyade de nuevos autores que se mueven, ampliamente, en esta línea.


Desde los mamíferos superiores, gradualmente, en escala descendiente, hemos venido ganando espacio y profundidad acerca de la comprensión de los animales. Y la gama abarca desde los primates superiores, hasta la fecha, ulteriormente, hasta los himenópteros benéficos o los insectos sociales.


La etología –biología comparada y psicología comportamental comparada- arroja nuevas luces, de una dúplice manera. De un lado, sobre los propios seres humanos, nos pone de manifiesto que no somos más especiales de lo que creemos o creíamos. En este sentido, la etología se inscribe en la línea de lo que B. Mazlich considera como los pensamientos exocéntricos. Según Mazlich, en la historia de la humanidad han sido tres: Galileo, Darwin y Freud. Todos los demás –así: absolutamente todos los demás pensamientos- se caracterizan por ser endocéntricos. Así las cosas, ampliando al propio Mazlich, serían cuatro con la etología.

 

Y de otra parte, al mismo tiempo, la etología nos enseña a ampliar nuestra comprensión tanto sobre nosotros humanos, como, además y fundamentalmente, sobre el resto de la naturaleza. En unas escalas que son crecientes y cada vez más complejas.

 

7-. El tema de base, naturalizar la realidad

 

Una de las ciencias de la complejidad, la inteligencia de enjambre (swarm intelligence), se sitúa exactamente en la línea mencionada en este texto. La inteligencia de enjambre es, en rigor, bastante más que lo que las ciencias sociales humanas han considerado, hasta la fecha, como los problemas de acción colectiva y los problemas de racionalidad colectiva. La inteligencia de enjambre pone de manifiesto que cardúmenes (school fish), manadas (herds), bandadas de pájaros (bird flocks) y los insectos sociales como las hormigas y las termitas tienen un tipo de inteligencia que, en sentido estricto, los seres humanos no tenemos –pero que, exhortativamente, podríamos alcanzar-. Se trata de colectivos animales que se comportan como un solo individuo. Para la filosofía de la mente, para las ciencias cognitivas y para la psicología cognitiva, se trata de retos manifiestamente sugestivos en el orden teórico, epistemológico y ulteriormente práctico. Temas como la conciencia, la mente y la inteligencia.


Asistimos, a un proceso creciente –aunque no precisamente público- de ampliación de la comprensión de la naturaleza. Técnicamente puede decirse que se trata de una auténtica naturalización de la epistemología – por decir lo menos.


La naturalización de la epistemología, un programa que evoca –o convoca- a algún marxismo; por ejemplo y notablemente, al joven K. Marx, algo que el marxismo adusto posterior jamás reconoció ni recuperó plenamente. W. Marx, el último joven de la extinta Escuela de Frankfurt tiene un volumen hermoso en esta dirección.

 

Asimismo, cabe pensar en W. V. O. Quine, pero con él, es entonces posible hacer referencia a otros autores de la talla de Kripke o Wittgentein, Searle o Dretske, por ejemplo. Un volumen ya clásico en esta dirección puede apreciarse en la prestigiosa Midwest Studies in Philosophy, el volumen XIX correspondiente al año 1994, como uno entre otros referentes posibles.


Existe política entre los animales. Independientemente de si se habla de democracia o dictadura, de jerarquías o de heterarquías – y cualquiera de estas formas pueden encontrarse, sin dificultad, en la bibliografía de los más destacados etólogos del mundo.


De esta suerte, la vieja pregunta, inaugurada por Platón y Aristóteles acaso y ciertamente alimentada por sus escuelas desde la antigüedad hasta la fecha, ya no es por lo específicamente humano. Por el contrario, y más ampliamente, la pregunta se ha transformado en lo común que tenemos los seres humanos y la naturaleza. Los modelos antropocéntricos, antropomórficos y antropológicos se revelan, al cabo, como desuetos y arcaicos, prejuiciados y metafísicos.


Compartimos con la naturaleza mucho, mucho más de lo que creíamos, e incluso bastante más de lo que se ha sostenido en diversos escenarios y ante públicos variados. Decía C. Sagan, en una expresión poética, que con los seres humanos y con la vida, por primera vez, al cabo de miles de millones de años, el universo se observó a sí mismo y fue consciente de sí mismo.


En el plano genético y comportamental, en el plano mental y cultural, compartimos con la naturaleza muchísimo, y las diferencias y matices son pequeños o nimios.

 

No hay nada qué hacerle: la cultura no es humana. O, de manera cauta, no es exclusiva o principalmente humana. Es una expresión, una forma de vida y una manifestación de la naturaleza misma.


En el marco de la filosofía de la mente, un autor como Th. Nagel se pregunta: "¿Cómo es ser un murciélago?". Y entre nosotros, sin ambages, Maturana y Varela se introdujeron en "sutilezas" tales como: "¿Cómo es pensar como un río?".


Las culturas pre-colombinas, muchas de las cuales aún existen y que en Nuestra América, se expresan, notablemente en Aymará y Quechua, aunque otras etnias, culturas y lenguas pueden y deben ser igualmente mencionadas, ya tenían una sabiduría semejante. Se trata de escuchar a la madre tierra (la Pachamama), hablar con los animales como con nosotros mismos –algo que, presumiblemente hacía un sacerdote nacido en el pueblo de Asís, llamado Francisco-, y entender a los árboles y las plantas. La naturaleza entera nos habla. Sólo que en la tradición Occidental nos volvieron mudos, sordos y ciegos ante ella.


Y en el límite, el chamanismo, alrededor del mundo, sencillamente consiste en saber leer los lenguajes y saber leer los signos; y actuar en consecuencia.


La cultura, en todas sus facetas logra, cuando es bien entendida y desarrollada, ponernos ad portas, frente a frente, con la gran sabiduría de la vida. De eso se trata, según parece, el hecho de tener una cultura. La cultura es sinónimo de pluralidad y diversidad en toda la acepción de la palabra. Con todo y el reconocimiento –a todas luces escandaloso- de que ha habido civilizaciones con muy poca o nula cultura. Esas son civilizaciones condenadas a desaparecer y, como decía G. García Márquez, sin una segunda oportunidad sobre la faz de la tierra.


No en última instancia, hemos comenzado a pensar y trabajar en términos no ya solamente de cómo piensan y viven los animales, sino, bastante más allá, cómo piensan y viven las plantas, cómo piensan las selvas y los bosques, como piensan los ríos y las aguas; y sí, también, cómo es un pensar geológico. Pero todo esto es el tema de otro texto aparte.

 

 

Publicado enColombia

Uno de los tres ejes de la reciente presentación de mi libro Muerte de Pemex y suicidio de México versa justamente sobre la burbuja del gas shale (esquisto bituminoso/grisú/pizarra/lutita), al unísono del verdadero tesoro en las profundidades del Golfo de México –genuina apoteosis geopolítica de Estados Unidos– y el cadáver de la producción de hidrocarburos en tierra firme/aguas someras del agónico Pemex.


Mientras el zar geoenergético global Vlady Putin descolgaba el acuerdo gasero histórico con el mandarín Xi Jinping, la Administración de Información de Energía de EU (EIA, por sus siglas en ingles) filtraba la debacle del gas/petróleo shale en su principal yacimiento en Monterey (California), que supuestamente constituía las dos terceras partes de todo el "petróleo shale" de las fuentes técnicamente recuperables de EU.
La dramática revisión de la EIA ahora calcula tales reservas californianas en solamente 4 por ciento de las estimaciones originales: ¡96 por ciento menos (así, con dos dígitos)!


El demoledor hallazgo de la EIA pospone a las calendas griegas la muy cantada independencia energética de EU ensalzada por los turiferarios bursátiles como la nueva Arabia Saudita del siglo XXI.


Le llueve sobre mojado a Barack Obama cuando pierde la batalla energética global frente a Rusia en Eurasia, Ucrania/Crimea y ahora en el propio EU, con la excepción notable del México neoliberal itamita, donde como nuevo Hernán Cortés se apodera del Golfo de México –cuyo nombre desean cambiar a Golfo de EU– gracias al entreguista espíritu de Toluca. Como reza el apotegma penal, a confesión de partes relevo de pruebas.

Chris Martenson, de Peak Prosperity, expone que "el milagro (¡supersic!) del petróleo shale desaparece: la formación Monterey fue degradada en 96 por ciento" .


Ni el sesgado Bloomberg, bursatilizado a ultranza, puede ocultar el desastre anunciado por la EIA.


En forma increíble, el shale de Monterey es degradado de 13 mil 700 millones de barriles (mdb) –proyecciones de 2012– a unos magros 600 mdb de petróleo recuperable.


Siempre advertimos sobre las cuentas alegres del boom potencial del gas shale y Martenson se mofa de las matemáticas simplonas, cuyas cifras miríficas ahora hay que ajustar a la baja: los ingresos por impuestos pasarán de 24 mil 600 millones de dólares a solamente 984 millones de dólares y los casi 3 millones de empleos se reducirán sustancialmente a solamente 112 mil empleos.


Ahora resulta que la geología subterránea es compleja (sic), sin contar que el petróleo extraído del shale viene con tremenda demanda de agua y daños ambientales, en infraestructura y en contaminación, según Martenson, a quien se le pasa por alto la producción de sismos, la exacerbación del calentamiento global por metano, la toxicidad de los escasos mantos freáticos y la inyección de sustancias químicas cancerígenas.


Lo mejor del sarcasmo de Martenson se centra en la razón por la cual la EIA mostró cifras abultadamente ridículas: se basó en las estimaciones de una infalible empresa privada (¡supersic!).


No tengo tiempo para hacer leña del bosque caído del neoliberalismo financierista que apadrinó aviesamente y sin juicio crítico la especulación de la burbuja del gas shale.


Según Martenson, el desastre de los activos del shale Monterey es un tremendo golpe específicamente a Occidental Petroleum, más ampliamente a los sueños (sic) de energía y el empleo de California, y a nivel nacional a los sueños de la energía de EU.


En fechas recientes ya no se entendía cómo Rice Energy gastaba cuatro dólares para ganar solamente uno en la extracción del gas shale.
Ante la debacle del gas/petróleo shale del mayor yacimiento en EU, ¿qué advendrá del noreste mexicano, en especial de la cuenca de Burgos, prolongación de Eagle Ford (Texas)? ¿El controvertido gas shale mexicano es otro mito genial (Pedro Aspe dixit) del México neoliberal itamita?
Como último clavo en el féretro de la revolución energética de EU, Nafeez Ahmed, del rotativo británico The Guardian, fustiga que "la devaluación de las dos terceras partes del petróleo shale de EU explota el mito del fracking: las estimaciones superinfladas de reservas de la industria se están desenmarañando con el sueño estadunidense de independencia petrolera".


Ahmed considera que "la devaluación del yacimiento Monterey constituye un severo golpe mortal a las ínfulas de la industria petrolera sobre una nueva era dorada de independencia energética de EU mediante el fracking no convencional de petróleo y gas".


Ahmed menciona al connotado analista Jeremy Leggett, quien, citando las estimaciones exageradas de la industria petrolera, comentó que si la realidad de las reservas y la producción son significativamente menores a los pronósticos de la industria, podríamos estar en riesgo de un choque petrolero (¡supersic!) ya en los próximos cinco años ¡Uf!

Hasta Ap cita una investigación de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés) de que la oficina del Departamento del Ministerio del Interior del Manejo Territorial omitió inspeccionar adecuadamente miles (¡supersic!) de yacimientos de petróleo y gas que son potencialmente un alto riesgo para el daño acuífero y ambiental.


Quedan en indeleble ridículo en EU su principal think tank, Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, por sus siglas en inglés) y su publicación propagandista Foreign Affairs, así como el desinformativo Wilson Center –con su asociado neoliberal ITAM, su repetidora carente de sindéresis con su bisagra, el pirata británico Duncan Wood–, quienes apadrinaron el espejismo del gas shale.


El ridículo en México es inenarrable de parte del consuetudinariamente mendaz IMCO (Nos cambiaron el mapa: México ante la revolución energética del siglo XXI) –que dirige el dueño del equipo Toluca de futbol, Valentín Diez Morodo, quien eludió pagar al fisco 7 mil millones de dólares y cuyo empleado, el pugnaz cuan locuaz publicista Juan Pardinas Carpizo, exigió el aplastamiento militar para aprobar la reforma energética Peña/Videgaray/Aspe–, al unísono de la distópica CNH donde Edgar René Rangel Germán alucina, para beneficio de sus amos en Stanford, que el fracking no (¡supersic!) produce sismos.


Que conste que desde hace casi un año advertí: "El mítico gas shale de Norteamérica (EU/México/Canadá): ¿burbuja a punto de estallar?"

.
AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalife
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional