El manifiesto comunista, a 170 años de su publicación

Vigente y necesario, referente de una ideología que buscaba romper las cadenas que ataban a la clase trabajadora y la explotaban. El documento “de literatura política más influyente desde la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, en palabras del historiador británico Eric Hobsbawm.

“Un fantasma recorre Europa: es el fantasma del comunismo”

El texto, como se plantea en sus primeras frases, es un manifiesto para oponerse a la leyenda de ese fantasma, para reivindicar el papel del proletariado. Veintitrés páginas que fueron impresas, en febrero de 1848, en la sede de la Worker´s Educational Association (Kommunistischer Arbeiterbildungsverein) de la calle Liverpool en Londres. La Liga de los Comunistas (Bund der Kommunisten), sucesora de la Liga de los Justos (Bund der Gerechsten) y ésta de la Liga de los Proscritos (Bund der Geächteten), se ofreció a publicar un documento elaborado por los filósofos alemanes Karl Marx y Friedrich Engels y adoptarlo como su documento político.

“La historia de todas las sociedades existentes hasta el presente (la historia transmitida por escrito) es la historia de luchas de clases”

Inicialmente su influencia fue escasa, solamente impactó en la Alemania de la revolución de 1848 por medio del Neue Rheinische Zeitung, periódico de vida efímera editado por Marx. Entre 1848 y 1849 se reimprimió tres veces, se reescribió y corrigió en mayo de 1848 en treinta páginas y se publicó por entregas en el periódico inglés impreso en alemán Deutsche Londoner Zeitung (1845-1851). A pesar de ello, el fracaso de las revoluciones en Europa hizo que El Manifiesto no fuera muy tenido en cuenta.

En su exilio británico, Marx hizo reimprimir la sección III (Literatura socialista y comunista) en el último número, noviembre 1850, de la revista que editaba en Londres Neue Rheinische Zeitung, politisch-ökonomische revue. Pero no fue hasta su notoria labor en la llamada Primera Internacional (1864-1872), a su defensa de la Comuna de París de 1871 y al juicio por traición de tres líderes socialdemócratas alemanes en 1872, que él y El Manifiesto volvieron a tener la relevancia que merecían.
“La sociedad burguesa moderna surgida del ocaso de la sociedad feudal no ha abolido los antagonismos de clase”

Engels y Marx escribieron un prefacio para esa edición de 1872 que se convirtió en la base de todas las ediciones publicadas desde entonces. A partir de ahí, y más tras la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, El Manifiesto fue traducido a más de treinta idiomas, incluidos el chino y el japonés, con numerosas ediciones en toda Europa y en Estados Unidos. En español apareció por primera vez en noviembre de 1872 en el semanario La Emancipación de Madrid, sin el pasaje sobre “El socialismo alemán o verdadero” al suponer su editor que era demasiado local. Diez años después se editó en El Obrero de Barcelona. En América Latina tuvo su primera edición en México en 1888 en El Socialista. Todos esos datos, bien detallados, los recoge Bert Andréas en su Le Manifeste Communiste de Marx et Engels. Histoire et bibliographie, 1848-1918.
“El obrero se convierte en indigente y la indigencia se desarrolla aún con mayor celeridad que la población y la riqueza”

En la segunda mitad del siglo XX, El Manifiesto no era solamente un texto marxista clásico, sino que alcanzó el estatus de texto político indispensable en los estudios de ciencias políticas y sociología. El propio Hobsbawm dice que “ya no fue publicado exclusivamente por comunistas u otros editores marxistas, sino en grandes ediciones de editoriales no políticas con introducciones de académicos destacados”.


“El lugar de la antigua sociedad burguesa, con sus clases y contradicciones de clases, será ocupado por una asociación en la cual el libre desarrollo de cada cual será la condición para el libre desarrollo de todos”


En la recta final de la segunda década del siglo XXI, El Manifiesto sigue siendo una obra de referencia para el pensamiento y la teoría política. Un panfleto, como lo nombra Hobsbawm, que engancha y arrastra por su “convicción apasionada, la brevedad sintética, la fuerza intelectual y estilística”. Un manual de lectura para la clase trabajadora de la que me considero parte (contra el clasismo que discrimina a esa clase trabajadora, tal como lo denuncia V. Navarro).


“Las ideas dominantes de una época siempre fueron sólo las ideas de la clase dominante”


En el mundo de hoy podemos reconocer mucho de aquél que Marx describiera en 1848 en unos “pasajes de elocuencia sombría y lacónica (…) en frases lapidarias que casi se transforman de forma natural en aforismos memorables que han llegado a ser conocidos mucho más allá del mundo del debate político” (Hobsbawm). No está de más hacer una relectura de El Manifiesto y tomar algunas notas para lo que queda del siglo XXI.


“Las clases dominantes pueden temblar ante una revolución comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen un mundo que ganar.”
“¡Proletarios de todos los países, uníos!”

 

Publicado enPolítica
El “aceleracionismo”: un nuevo debate en la izquierda

Según una serie de intelectuales de origen británico, al menos en su gran mayoría, el capitalismo en su etapa algorítmica y megaconectada financieramente ha producido un colapso antropológico donde los relatos simbólicos de la izquierda son anacrónicos. Carecen de una operatividad real y son el mero testimonio del peso de un legado que ya no nos dice nada del futuro. En esta perspectiva, la izquierda y los distintos relatos emnacipatorios como los movimientos nacionales y populares estarían anclados en un apego melancólico al pasado. De distintos modos, es lo que se deduce del “Manifiesto Aceleracionista”.

Los aceleracionistas optimistas , en la tradición de Deleuze y actualizados a partir de Negri, piensan en el Capitalismo como un parásito que obstaculiza el desarrollo emancipatorio que el nuevo “cognitariado”, neologismo que vincula conocimiento con proletariado, usando las nuevas tecnologías, puede desplegar. En esta vertiente optimista los algoritmos y las matemáticas no pertenecen al Capitalismo y pueden constituir un instrumento idóneo para reorientar el Capitalismo a la transición a una sociedad postcapitalista.


Esta posición, claramente tiene un eco del Marx del Capital, quien también pensaba que las relaciones sociales de producción capitalista constituían un obstáculo al despliegue de la productividad moderna. El Capitalismo, una vez más, aquí se presenta como el portador de una “potencia” que irá mas allá de su propio marco. Los trabajadores conectados a los dispositivos de inteligencia digital estarían en condiciones de irse separando del modo de acumulación capitalista y organizar un colectivo postcapitalista.


Sin embargo, hay que señalar distintos aspectos de estos flujos algorítmicos que los aceleracionistas dejan de lado.


1. Estos flujos son asignificantes, no encuentran un punto de anclaje para amarrar la significación y constituyen, como lo afirmó Lacan con respecto a lo que denominó el Discurso Capitalista, un verdadero rechazo del sujeto inconsciente y pulsional. La financiarización del mundo es ilimitada y sin corte y por tanto sin lugar para un sujeto que no sea otra cosa que la “subjetividad “que sus dispositivos de rendimiento producen. Mientras que el sujeto inconsciente del lenguaje es una relación de conjunción y disyunción entre sus determinaciones y su libertad paradójica en la trama de sus determinaciones , la subjetividad neoliberal se desenvuelve en el estilo de vida de la performance competitiva y sin límites, donde ella misma colabora activamente con su propia sumisión al programa neoliberal.


Es una subjetividad conectada y relacional , dicho de otra manera , es una subjetividad que no permite ni da lugar al sujeto en su condición sexuada , mortal y hablante .Pero en este punto es necesario aclarar dos cuestiones que aparecen en tensión , por un lado la subjetividad y el sujeto no se presentan separados en su modo de comparecer en la realidad , hay siempre yuxtaposición y mezcla ,por otro esta diferencia debe ser sostenida hasta el final , solo la fidelidad al sujeto hace posible las condiciones de una Emancipación común.


2. Los aceleracionistas no dan cuenta de que si el sujeto es expulsado del mundo digital-tecnológico, se volverá dominado definitivamente por el modo de gozar repetitivo que la digitalización de los lazos sociales implica. ¿ Por qué para los aceleracionistas, que quieren superar la ensoñación melancólica de las izquierdas no advertidas de la mutación antropológica, es tan importante el nuevo conocimiento tecnológico en su potencial anticapitalista? Cuando ellos mismos son los que aseveran que la mutación antropológica ha hibridado al sujeto con la maquina digital metamorfoseando a lo humano en la robótica. ¿Qué mito renovado del Progreso otorga esta cualidad salvífica a la robotización? ¿O en esta escatología técnica hay de un modo implícito un anhelo de colapso total, de choque de trenes final, de producir una catástrofe que traiga aparejada una nueva disponibilidad redentora en sus sobrevivientes?


Sin fidelidad al sujeto implicado en los lazos sociales y los proyectos políticos, el tejido digital y tecnológico no podrá alcanzar el postcapitalismo de un modo inmanente por el puro devenir de una “potencia” de inteligencia colectiva.


¿Quiénes van a expropiar Amazon o Google? O se trata de abandonarse a la hibridación con lo maquínico hasta que ya no quede nada de lo humano o permanezca escondido en algún bosque extraño, tal como sucede en las películas de ciencia ficción que repiten una y otra vez su argumento: corporaciones, robots, zombies y los emboscados. El aceleracionismo es tan aburrido como la repetición al infinito del susodicho argumento.


3. El aceleracionismo sueña con volver a separar a la Ciencia de la Técnica, así lo expresa Negri cuando afirma que “las matemáticas y los algoritmos” no pertenecen al Capitalismo, pero acaso ¿no se ha consumado ya la subsunción real de la Ciencia en Técnica y por tanto la absorción de la ciencia en el mercado?


Finalmente el aceleracionismo, su manifiesto y sus intelectuales de una humanidad “aumentada” por las posibilidades de las plataformas digitales, encubren que no quieren hacerse cargo de los antagonismos instituyentes de lo social. El desarrollo digital y tecnológico del capital no está en absoluto separado de las grandes élites oligárquicas-financieras que desde hace años llevan adelante una ofensiva contra los sectores populares y subalternos. En este aspecto el aceleracionismo encarna, mas allá de algunas excelentes descripciones del capitalismo contemporáneo, una escena de seducción del neoliberalismo hacia las izquierdas y los movimientos populares.


Las sucesivas derrotas le han provocado a las izquierdas un horror por su vejez y a la vez una inquietante fascinación por las cualidades mutantes del Capitalismo. Es lo que traslucen algunos intelectuales de izquierda cuando le suponen una gran astucia a políticos neoliberales que simplemente ocupan el lugar de una “aplicación neoliberal”. O el propio ensayista Chul Han , cuando con excesiva fruición describe los distintos modos de captura de subjetividades por parte del Neoliberalismo hasta llegar al crimen perfecto del Capital sin abrir ningún debate sobre la reinvención de lo político.


4. Es cierto que nunca existirá un proletariado mundial que reorientará al mundo de la técnica hacia la universalidad sin intereses privados. Las clases populares y subalternas han quedado bloqueadas en su propio “en sí” en razón de su propia fragmentación. Solo un Populismo de izquierda, de vocación emancipatoria puede intentar una y otra vez hacerse cargo de la prometeica tarea.

 

Por Jorge Alemán
Psicoanalista y escritor

Publicado enPolítica
Avanza la integración en economía de los 16 países

 

024a2pol 2

 

 

Los ministros de los 16 países que se han estado integrando en la mayor organización de comercio internacional del mundo. Se reunieron el 10 de septiembre pasado en la ciudad Pasay de Filipinas, para avanzar hacia la integración de ese organismo, con una reunión de jefes de Estado en noviembre, para la cual faltan ya sólo menos de dos meses.

Ya antes se avanzó en una reunión similar, en los días 21 y 22 del mayo pasado, y en otra en Hyderabad, India del 24 al 28 de mayo, también de 2017.

Recordamos que es la integración de la organización de 10 países del sudeste asiático con ese mismo objetivo, más la integración de otros seis países: Australia, Corea del Sur, China, India, Japón y Nueva Zelandia. Las 10 naciones ya asociadas son Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia y Vietnam.

La suma de los 16 países en población es de más de tres mil millones de habitantes. Y la suma de sus montos de producción económica es de 40 por ciento de la total mundial. Será la mayor del mundo de organismo con el mismo objetivo comercial.

China tiene también tratos comerciales y convenios con países de África y Latinoamérica

No sólo es importante el papel presente de este próximo organismo, sino el aumento de esa economía en los próximos años.

Están entre los miembros de esta agrupación en formación los que tienen mayor crecimiento económico, y en general crecimiento elevado, conforme a las últimas cifras anuales del Banco Mundial:

En comparación con esto, presentamos la información análoga de los países que tienen una economía más tradicional:

Es evidente la gran diferencia. Sus resultados están más explicados en mi artículo del 14 de mayo de 2017, son de una conocida fuente de investigación del ramo, la que señala que en 2050 el monto económico anual será: China, primer lugar, segundo lugar, India, y tercero, Estados Unidos. Otros cambios económicos relacionados con lo ya escrito aquí, son los siguientes: Indonesia, con 260 millones de habitantes (mh), pasa del octavo lugar en 2016, al cuarto en 2050. Vietnam, con 95 mh, pasa del 32 al 20. Y Filipinas, con 104 mh, pasa del 28 al 19. Las poblaciones de China y de India son superiores a mil 300 millones de habitantes cada uno, por lo que en su conjunto estos cinco países tienen la absoluta mayoría dentro del grupo de los 16 y con cualquier otro organismo similar, con más de 3 mil 100 millones.

Ya vimos la previsión de Estados Unidos al tercer lugar en 2050. La de Alemania, pasa en este último año de quinto lugar al noveno. El de Inglaterra pasa del 9 al 10, y el de Francia, del 10 al 12. Italia pasa del 12 al 21. Las que antes fueron las mayores potencias, no sólo ya no están en los primeros lugares, sino que seguirán decayendo, por lo menos mientras sigan la política económica que han ejercido. Todas estas investigaciones mencionadas son congruentes entre sí. Y la asociación de los 16 países mencionados es un paso más en este sentido de nuestro futuro.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Publicado enEconomía
"Solucionar problemas complejos requiere equipos multidisciplinarios"

En las décadas pasadas la sociedad ha sufrido cambios importantes gracias a la evolución del conocimiento en comunicación y transporte, por ejemplo; actualmente el papel de la ciencia y sus aplicaciones ha pasado de ser un asunto solo relevante para los especialistas a un tema que atañe a todos, afirmó José Luis Morán López, doctor en física y presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Al dictar la conferencia magistral El papel de la investigación científica, aplicaciones y la innovación en la sociedad moderna, en el auditorio Maestro Carlos Pérez del Toro, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) una de las sedes del 12 Congreso Internacional de Contaduría, Administración e Información, Morán señaló que los términos "sociedad y economía del conocimiento" son parte del lenguaje cotidiano y hacen referencia a la capacidad de la primera para incorporar el saber generado por sus científicos a sus actividades productivas y de servicios.

"Aplicar el conocimiento para solucionar los problemas que afectan a la sociedad ha dado visibilidad a las instituciones de educación superior e investigación científica", precisó.

Proyecto Manhattan

Este proceso, sin embargo, agregó, no siempre ha sido así, ya que se han registrado sucesos en la historia que han contribuido a esta nueva forma de concebir a la ciencia. Uno de ellos es el proyecto Manhattan (para la fabricación de la bomba atómica), creado en la Segunda Guerra Mundial; se le dedicaron recursos económicos sin precedente y reunió a miles de investigadores y técnicos que demostraron contundentemente la importancia de la investigación científica y sus empleos tecnológicos, que posteriormente sirvieron para la generación de energía nuclear.

"A partir de esa experiencia, la inversión del Estado y de la iniciativa privada en ciencia, por medio de las universidades y de la consolidación de laboratorios de la industria privada, creció notablemente en los países desarrollados, con grandes dividendos", destacó Morán.

Sin embargo, también hubo otros descubrimientos que han abonado en favor de la sociedad, como el del transistor, en 1947, en la posguerra, que produjo la revolución de la electrónica.

Desde esa fecha el tamaño de los transistores ha ido disminuyendo y su densidad en circuitos electrónicos tiene valores insospechados. Sus inventores Bardeen, Brattain y Shockley, de los laboratorios Bell, compartieron en 1956 el Premio Nobel de Física por este logro.

Gordon Moore predijo en 1965 que con el avance de la tecnología, la cantidad de esos dispositivos en un circuito electrónico se duplicaría cada dos años. En 2010 el número de ellos en un microprocesador era de miles de millones; sus dimensiones ahora se miden en nanómetros (una milésima de micra).

Otro ejemplo que planteó el físico es el de los imanes, que tienen un uso cotidiano en audífonos, computadoras, teléfonos fijos y celulares, hornos de microondas, sistemas de grabación, audio y video, así como en motores de puertas eléctricas, extractores de cocina, bombas de agua, de autos, sin olvidar los dispositivos de almacenamiento.

“Sin duda –precisó Morán–, otro de los inventos que ha revolucionado a la sociedad es la Internet, inventado por los físicos de altas energías en el Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés), la cual ha modificado completamente las comunicaciones y ofrece una nueva forma de hacer negocios.”

Dos ejemplos recientes de estos negocios es la firma Uber, que utiliza una herramienta de software y sin poseer un solo auto es la mayor empresa de taxis del mundo, o Airbnb, el más grande corporativo hotelero a escala mundial y no cuenta con un solo hotel.

José Luis Morán señaló que estos ejemplos muestran el valor de la ciencia en la vida cotidiana; por tanto, los investigadores tienen un papel social importantísimo, ya que generan nuevo conocimiento, lo aplican a la solución de problemas y forman los recursos humanos especializados que requiere el país.

En este contexto, resaltó que las academias de ciencias del mundo han incluido estos elementos en sus líneas de acción y fungen como promotores de la incorporación del conocimiento a las diversas actividades en la sociedad. "Hoy día sabemos que para enfrentar los problemas complejos es necesario conformar grupos multidisciplinarios, porque una sola disciplina no lo puede hacer", admitió.

El presidente de la AMC agregó que las academias, además, son un puente entre las instituciones que realizan investigación científica y los poderes públicos para asesorar y desarrollar programas.

Morán López destacó la importancia de invertir en ciencia, tecnología e innovación, aun cuando el país vive y resiente una crisis económica global. "Si queremos una sociedad más justa, con un desarrollo más equilibrado, se debe invertir más en educación y ciencia, (porque) un pueblo sin educación es un pueblo pobre y eso no es lo que queremos".

Ante un público en su mayoría joven, informó que la comunidad científica se ha manifestado en contra del recorte federal a este sector, porque “disminuir el presupuesto a la educación y la ciencia no es el camino (...), necesitamos apoyar el desarrollo en esta área y sus aplicaciones para solucionar problemas; creemos que se debe invertir en la ciencia y sus aplicaciones para ser partícipes, no solo usuarios”.

Sergio Javier Jasso, investigador en la División de Investigación de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM, quien fungió como presentador y moderador en la conferencia, apuntó que en otros países los esfuerzos en inversión en ciencia tecnología e innovación son mayores, mientras en México han sido muy pequeños.

"En qué medida países como el nuestro, que muestran cierto rezago, tienen la probabilidad real de acercarse a esa dinámica de sociedad del conocimiento, es una discusión abierta", concluyó Jasso.

El sector financiero, desbocado; provoca "desigualdad e inestabilidad": Unctad

En el actual mundo hiperglobalizado "el sector financiero está desbocado y es fuente constante de inestabilidad y desigualdad", pese a que la crisis que estalló en el mundo en 2008 y 2009 dejó atrás la ilusión de que los mercados financieros no regulados podían operar en combinación con una prosperidad ilimitada y una estabilidad duradera.

Sin embargo, poco se ha hecho desde entonces para solucionar los problemas que ocasiona la riqueza sesgada y la distribución del ingreso, y sólo se han dado esfuerzos moderados para reducir las operaciones en la sombra y recortar las alas a finanzas de altos vuelos, pero las causas profundas de la inestabilidad que llevaron a la crisis financiera de hace casi una década "no han sido eliminadas ni por los gobiernos nacionales ni a escala mundial, pese a que recurrieron a las arcas públicas", señala la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) en otra de las advertencias que contiene su informe anual 2017.

Hay una gran evidencia empírica que revela que en la mayoría de los países el sector financiero está capturando una creciente proporción de sus ingresos, además ejerce una creciente influencia en su economía e incluso en regímenes políticos.

Esa concentración de la banca resulta "alarmante"; los balances financieros a escala mundial de los cinco principales bancos del mundo llegan a superar la renta o el producto interno bruto de varias naciones, al tiempo que persiste una falta de regulación y la incapacidad para sujetarlo a las instituciones financieras para hacer frente a la desigualdad que generan, indicó el organismo.

"Si volteamos al pasado, se observa que el control del sector financiero sobre economías enteras se ha intensificado en las décadas recientes, como lo ponen de manifiesto varios indicadores. Los activos totales del sector bancario desde los años 90 se han más que duplicado en la mayoría de los países, con máximos superiores de 300 por ciento del producto interno bruto en algunas economías de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos", detalla el informe.

Abundó que en los países desarrollados, la banca representa cien billones de dólares, cantidad que supera la renta mundial, y la tendencia en las economías en desarrollo y en transición registran máximos superiores a 200 por ciento en algunos casos.

La desigualdad mundial ha empeorado y la Unctad alertó que la diferencia de ingresos entre el 10 por ciento de la población mundial más rica y el 40 por ciento más pobre siempre aumentó antes de que se desencadenaran cuatro de las cinco crisis financieras mundiales que se han registrado desde 1970.

Después de la crisis financiera de 2008-2009 y hasta la fecha han predominado muchas palabras e intenciones sobre la urgencia de reformar el sistema, incluso se adoptaron medidas regulatorias, con lo cual se asevera que ahora es más seguro, sencillo y justo.

Sin embargo, la Unctad insistió en que los reguladores se ven atados de manos, pues los mecanismos son complejos y las rentas más altas acarrean problemas de deuda privada e inversión especulativa, lo que genera más vulnerabilidad en el sistema financiero y riesgos de crisis, pero son los pobres los que pagan las consecuencias de los ajustes que se implantan por políticas de austeridad.

Y al mismo tiempo que se ha incrementado el financiamiento para todos los sectores económicos, empresas o personas, también ha crecido el endeudamiento en todo el sector no financiero "hasta en 188 por ciento del PIB mundial antes de la crisis", refiere el informe anual de la Unctad.

Publicado enEconomía
Lunes, 31 Julio 2017 06:48

¿La nueva lucha de clases?

¿La nueva lucha de clases?

Con ese título, más que sugerente y actual, el economista Michael Lind, director y fundador del programa sobre el crecimiento económico del Instituto New America, publicó un ensayo en la revista American Affairs, en su número más reciente.

Según Lind, la lucha de clases tradicional tiene lugar actualmente entre los trabajadores y una moderna clase gerencial (managerial). Sugiere que “la lucha de clases que siguió a la guerra fría se tornó en trasatlántica entre élites corporativas, financieras y profesionales, en oposición a una clase trabajadora populista que, hasta ahora, ha culminado en Brexit y la elección de Donald Trump.” El “capitalismo meritocrático –dice– está amenazado desde su interior por una ‘nueva clase’, consistente en intelectuales progresistas, profesores, periodistas y activistas de organizaciones no lucrativas que pudieran ser aún más poderosos que los banqueros y los directores de corporaciones”. Agrega que “conservadores, neoliberales y libertarios no han podido explicar esos fenómenos por el desconocimiento o la negación explicita de la existencia de una lucha de clases. El marxismo, al menos habla de clases y conflicto de clases seriamente.

“Afortunadamente –continúa– existe un cuerpo de pensamiento que trata de explicar la confusión: James Burham con su teoría de la ‘revolución de la clase dirigente’ (mangerial) y John Kenneth Galbraith, en su libro sobre El nuevo estado industrial. No obstante sus diferencias ideológicas, coinciden en la definición de una relación diferente que se puede llamar la ‘nueva lucha de clases’.”

Sugiere que a finales del siglo XX la nueva clase dirigente (managerial) elude el contrato con la clase trabajadora tradicional mediante la trasnacionalización de sus operaciones. La mano de obra no calificada es necesaria en los países industrializados (migración) y la calificada o semicalificada en los países en proceso de industrialización hacia los que se transferirán las inversiones. El hecho es que en ambos casos se benefician del bajo costo de la mano de obra.

Es interesante cómo se fundamenta en esta concepción de lucha de clases para introducir el tema de los tratados comerciales. Estados Unidos y otras naciones industrializadas –dice– han decidido abolir barreras tradicionales al comercio mediante la armonización en las normas "multirregionales" con tratados como el TLCAN. "Esta variante refleja los intereses de las trasnacionales, no de las clases trabajadoras." Algunos de sus resultados son la depresión relativa de los salarios, y la evasión legal de impuestos. Es el caso de inversionistas en Wall Street y en Londres o en la defensa de los derechos sobre la propiedad industrial de la tecnología proveniente del Valle del Silicon y de la industria farmacéutica. Citando a Friedman y Krugman, toca otros temas como la conveniencia de la migración indocumentada en países donde existe el Welfare o el seguro social, pero en los que los indocumentados no tienen derecho a ellos. Habrá que comentar las propuestas y contradicciones expresadas por Lind más ampliamente. Por el momento, valga incorporar una de sus conclusiones al tema actual de la revisión del TLCAN. Tiene razón cuando dice que en los tratados comerciales la defensa de los intereses de las industrias nacionales rápidamente se convierte en la defensa de las trasnacionales, debido a la integración de las cadenas de producción. En cambio, son asimétricos tratándose de la protección laboral. Ejemplo de ello es la cláusula que en el TLCAN se refería a la protección de los trabajadores. Su aplicación y beneficio real fue marginal y ni por asomo garantizó una de las aspiraciones del sector: un tráfico más flexible de la mano de obra entre los países firmantes.

Dejar de lado una vez más la protección laboral redundaría en una mayor profundización en la pésima redistribución de la riqueza y el deterioro de sus condiciones de vida con las consecuencias que están a la vista.

Publicado enSociedad
Inteligencia artificial: la disputa estratégica entre China y EEUU

China quiere convertirse en líder mundial en Inteligencia Artificial (IA) para 2030, según la decisión tomada el 8 de julio por el Consejo de Estado, que propone un plan en tres etapas: mantenerse al día con la tecnología líder de la IA para 2020, lograr grandes avances para 2025 y ser el líder mundial cinco años después.

 

Hasta ahora, la IA ha tenido un papel importante en el desarrollo de internet, en los macrodatos, las supercomputadoras y la neurociencia. Pero se estima que jugará un papel determinante en la innovación y la tecnología, desde la industria hasta la guerra. La inversión en IA será fundamental para asegurar la competitividad internacional de las grandes empresas y será el principal motor del crecimiento económico.


El panorama que presenta la IA por países es el de una clara hegemonía de Estados Unidos. Entre 2012 y 2016, ese país invirtió 17.900 millones de dólares en IA, seguido a distancia por China, con 2.600 millones. Los demás países están a distancias siderales: Reino Unido invirtió 800 millones, Canadá 640 y Alemania 600 millones.


Algo similar sucede en relación a las empresas dedicadas a la Inteligencia Artificial. Estados Unidos tiene algo más de 2.900 compañías, seguido por China, con 709. En ambos casos las diferencias son enormes y no será nada sencillo que las cifras se acerquen.


Sin embargo, mientras China crece, EEUU decae. La inversión en investigación y desarrollo de las 1.000 mayores empresas estadounidenses es la más baja en 50 años y los gastos federales en ese rubro, en porcentaje del PIB, son los menores en cuatro décadas, informa Asia Times.


El encuentro anual del Parlamento chino, en marzo pasado, fue el epicentro del viraje del dragón. Allí registró "un toque de clarín parte de algunos de los líderes de negocios y tecnología más influyentes de China, para que el Gobierno establezca políticas para definir lo que consideran el Próximo Gran Asunto", como denominan los negocios que promoverá la IA.


Entre los grupos de presión a favor de dar un salto en IA están el fundador del buscador de internet más grande de China, Baidu, el fabricante de teléfonos inteligentes Xiaomi, y el fundador de Geely Automobile, que compró la Volvo. Presentaron mociones y propuestas para que el Gobierno tome la iniciativa para que las empresas chinas colaboren en la investigación de IA y faciliten la industrialización de la tecnología.


El fundador de Baidu, Robin Li, delegado ante la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, fue uno de los más enérgicos impulsores de la IA. Su empresa está compitiendo con Uber y Waymo para comercializar tecnologías autodidactas, y pidió incentivos para que las industrias chinas adopten una amplia gama de IA.


"El desarrollo de la IA ha llegado a un punto crítico. Cualquier país que hace un avance en su aplicación puede tener una mayor oportunidad de liderar el mundo. La IA de China es sin duda la segunda mejor del mundo, si no la mejor", dijo Li ante el Parlamento.


Sus palabras fueron apoyadas por otros prominentes empresarios del sector, como Lei Jun, ejecutivo de Xiaomi, llamado el 'Apple de China', y por Liu Qingfeng, presidente de iFlyTek, especialista en inteligencia de voz. Ambos reclamaron convertir la IA en una estrategia nacional, en la misma dirección que el plan Made in China 2025, que busca cambiar la imagen del país como fabricante de productos baratos.


Según Lei, China está en condiciones de liderar los cambios tecnológicos con fuertes inversiones, sumadas a la gran cantidad de talentos chinos en matemáticas, que respaldan la capacidad del país de cerrar su brecha y superar a Estados Unidos.


El ejecutivo de Baidu estima que la política de Donald Trump de restringir la inmigración ofrece a China la oportunidad de atraer a los mejores talentos del mundo, por lo que llamó al Gobierno a ofrecer más tarjetas verdes para atraer a los especialistas de Silicon Valley, quienes podrían ser postergados por las políticas de Trump.


En el Parlamento chino se recordó que el Gobierno de Obama lanzó en octubre de 2016 una estrategia nacional sobre IA, que establece una hoja de ruta para el financiamiento federal para la investigación y el desarrollo. Por eso reclamaron un plan de acción a nivel nacional para mejorar la colaboración interempresarial, ya que varios laboratorios nacionales, cada uno responsable de la investigación de una subdisciplina de IA, están dispersos en China.


El ejecutivo de Xiaomi, por su parte, aseguró que la difusión masiva de IA provocará un desempleo de más del 50% de la población. Fue más lejos al afirmar que "las fortunas de la sociedad serán controladas por un pequeño número de gigantes de IA", por lo cual, "el Gobierno necesita tomar medidas para pensar cómo distribuir mejor la riqueza y cómo preparar a la gente para pasar a la era de la IA".


El ministro de Ciencia y Tecnología de China, Wan Gang, dijo en marzo durante la reunión parlamentaria del país que las finanzas públicas liderarán el camino en la investigación de AI, incluyendo el desarrollo de supercomputadoras, chips de semiconductores de alto rendimiento, software y la contratación de talentos clave para dirigir el campo.


Según un reciente informe de PricewaterhouseCoopers, citado por el South China Morning Post, el 26% de la producción de China podría ser generada por las industrias relacionadas con IA para el año 2030. Se espera que las tecnologías de IA incrementen el PIB mundial en un 14% para 2030, según el informe.


Como ejemplo de los cambios en marcha, se menciona la tecnología de reconocimiento facial impulsada por Baidu, catalogada como una de las 10 más avanzadas por la MIT Technology Review.


El oficialista Diario de Pueblo, estima que "el apoyo gubernamental es fundamental para desarrollar la incipiente industria de la inteligencia artificial", poniendo como ejemplo el caso de Google, apoyada por un programa de la Fundación Nacional para el Desarrollo de las Ciencias Digitales.

El Fondo Monetario Internacional recorta ligeramente la proyección de crecimiento para América Latina, la región más vulnerable

La recuperación de la economía mundial avanza “a paso firme”, confirma el Fondo Monetario Internacional en la actualización de sus proyecciones. Los riesgos, según Maurice Obstfeld, están “más bien equilibrados”. Sin embargo se produjo un cambio en la distribución del crecimiento en solo tres meses. El crecimiento fue mejor de lo esperado en países como España, Brasil y México pero no colmó las expectativas en Estados Unidos, Reino Unido y el conjunto de América Latina.


El FMI mantiene una expansión global del 3,5% para este año, frente al 3,2% registrado en 2016. El crecimiento para las economías avanzadas pasará del 1,7% hace un año al 2%. Los riesgos relacionados con las elecciones, dice el equipo que dirige Obstfeld, “se atenuaron”. Pero señala que no solo se mantiene elevada la incertidumbre respecto a las políticas que se van a adoptar, sino que podría “agravarse”.


Es una referencia clara a la situación en Estados Unidos. La mayor potencia mundial crecerá un 2,1% en 2017 y 2018, lo que representa un salto de medio punto porcentual respecto a 2016. Es una estimación que está en línea con lo que proyecta la Reserva Federal y la Oficina Presupuestaria del Congreso. Sin embargo representa un recorte de dos décimas y de cuatro décimas respecto a lo avanzado en abril.


Y sobretodo se queda lejos del 3% que promete el presidente Donald Trump. El recorte, como indica Obstfeld, es “importante” para EE UU y se justifica, como ya avanzó en le informe del país a final de junio, porque no termina de concretarse el plan de estímulos del nuevo gobierno. “A corto plazo es menos probable que la política fiscal de EE UU sea expansionista”, indica el economista jefe del FMI.


Algo similar pasa con Reino Unido, al rebajar tres décimas su proyección para 2017, que ahora queda en el 1,7%. Obstfeld ofrece dos motivos. Primero, porque el rendimiento de la economía británica se mostró “tibio” en el primer semestre. Segundo, porque el impacto del abandono de la Unión Europea sigue incierto a la espera del resultado de la negociación. Se mantiene en el 1,5% para el próximo.


Zona euro y España


La percepción es distinta para la zona euro, con una expansión prevista en el 1,9% este año y del 1,7% el que viene. Obstfeld dice que es posible que sea “más robusto” gracias a que el empuje de la demanda interna es mayor del previsto. El crecimiento de España será el más sólido del grupo, con un 3,1% en 2017 frente al 1,8% de Alemania o del 1,5% de Francia. Es medio punto más alto al que se anticipó en abril. Se moderará al 2,4% en 2018, tres décimas mejor de lo que se anticipó.


Los países emergentes y en desarrollo son los que siguen tirando, con un crecimiento que se proyecta en el 4,6% para este año y del 4,8% el que viene. Rusia supera la recesión y a China le eleva el crecimiento al 6,7%. Aunque se moderará tres décimas en 2018, el retroceso será dos décimas menos de lo que se dijo en abril. Este ritmo tan robusto tiene un riesgo, porque alimenta la rápida expansión del crédito.


Aunque los técnicos del FMI son optimistas, lo que más les preocupa a corto plazo es que los bancos centrales de las economías avanzadas muestren un interés mayor por retirar los estímulos monetarios, como está haciendo la Reserva Federal. Eso afectaría a los países emergentes y en desarrollo que recibieron capital a tipos de interés muy bajos. Por eso, aprovechando que la inflación sigue baja, pide cautela.


Obstfeld vuelve a pedir que se aproveche que la economía gana virgo para adoptar reformas que permitan recuperar el potencial previo a la gran crisis. En este sentido, señala, que el bajo crecimiento no solo impide una mejora en la calidad de vida, “además acarrea el riesgo de exacerbar las tensiones sociales” y las políticas proteccionistas. Concluyó que la cooperación multilateral también es clave para garantizar la prosperidad y que se distribuya.


Lenta recuperación en Latinoamérica

S. P.


El Fondo Monetario Internacional certifica que América Latina supera la recesión. Proyecta un crecimiento del 1% este año, que doblará al 1,9% en 2018. La región, sin embargo, sigue siendo la más vulnerable. “Continúa arrastrando un crecimiento por debajo del potencial”, explica Maurice Obstfeld. La proyección para los próximos dos años se rebaja una décima respecto a la que se anticipó hace solo tres meses.


“La actividad económica irá recuperándose poco a poco a medida que países como Argentina y Brasil se recuperen de la recesión”, afirma el organismo en su actualización. En el caso de la economía brasileña, pasará de una contracción del 3,6% para estabilizarse y crecer un tímido 0,3%, antes de pasar a un 1,3%. Es una mejora de una décima para este año, explica, “gracias al vigor del primer trimestre”


Pero el crecimiento en 2018 será cuatro décimas más moderado de lo anticipado el que viene “por la persistente debilidad de la demanda interna y la agudización de la incertidumbre en torno a la situación política y a la política económica”. El FMI añade que las revisiones para el resto de la región son “principalmente a la baja” y señala “un nuevo deterioro de las condiciones económicas en Venezuela”.


México, sin embargo, ve mejorar su proyección dos décimas para este año, que se eleva ahora al 1,9%. Los técnicos del FMI reconocen que la economía rindió mejor de lo esperado en el primer semestre y eso permitirá que la moderación no sea tan brusca como se temía hace tres meses. La estimación se mantiene en el 2% para 2018 y estará tres décimas por debajo del crecimiento registrado en 2016.

 

Por Sandro Pozzi
Nueva York 23 JUL 2017 - 22:06 COT

Publicado enEconomía
Brasil. Causas y consecuencias de la crisis política y económica

Brasil a merced de los que más tienen

La coalición que se apoderó de la presidencia, liderada por Michel Temer, busca escapar a las detenciones ordenadas por el Lava Jato. Como moneda de cambio ofrece a bancos internacionales, empresas y medios de comunicación una amplia y generosa revancha de clases
Por Eduardo Crespo, Marta Novick y Héctor Palomino

Producción: Tomás Lukin
________________________________________
En descomposición
Por Eduardo Crespo *


La economía brasileña parece haber caído en un pozo del que no podrá salir. De 2011 a 2014 sufrió el impacto simultáneo de tres shocks económicos: 1) las exportaciones se paralizaron en paralelo al estancamiento del comercio internacional; 2) el consumo tendió a paralizarse debido a la menguante creación de empleos y al elevado endeudamiento de las familias a tasas de interés altas; 3) el gobierno del PT decidió aplicar una estrategia de desaceleración del gasto estatal -principalmente de la inversión pública- unida a reducciones impositivas a favor de las empresas. A este cuadro se le sumaron, a partir de 2013, dos shocks de naturaleza política aún más relevantes y de consecuencias devastadoras: 4) a partir de algunos reclamos sectoriales y coincidiendo con la organización de la Copa de las Confederaciones, de modo súbito comenzaron a aflorar manifestaciones masivas en todo el país orientadas por reclamos confusos y contradictorios, proceso que polarizó a la tradicionalmente despolitizada sociedad brasileña; 5) meses después comenzó a desplegarse la publicitada ‘Operación Lava Jato’ que investiga esquemas de corrupción, lavado de dinero y propinas. Una bomba que terminó por fracturar a la coalición gobernante y paralizó a la principal empresa del país, Petrobras, arrastrando consigo a casi todas las constructoras, como Odebretch. Ambos embates tuvieron todos los rasgos distintivos de la denominada guerra ‘hibrida’ o ‘cibernética’, ya observados en las ‘revoluciones de colores’ de la periferia rusa y en la ‘primavera árabe’, con activa participación de redes sociales, medios de comunicación, ONGs y trolls, probablemente apoyados desde el exterior.


La gota que colmó el vaso la lanzó el flamante gobierno reelecto de Dilma Rousseff. En 2014 la economía brasileña se estancó, circunstancia que se sumó a la voluntaria renuncia de impuestos para provocar por primera vez, desde que gobernaba el PT, déficit fiscal primario. Como respuesta la presidenta optó por el programa que defendían los derrotados en las elecciones, el poder financiero y la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP): nombro un gabinete ultra conservador y aplicó un severo ajuste fiscal. Las consecuencias fueron las previsibles: la economía se derrumbó, el desempleo se disparó y la popularidad de la presidenta cayó a niveles mínimos.


Esas condiciones sentaron las bases para el golpe parlamentario que se venía tramando desde las elecciones. La coalición que se apoderó de la presidencia, liderada por Michel Temer, busca escapar a las detenciones ordenadas por el Lava Jato. Como moneda de cambio ofrece a bancos internacionales, empresas y medios de comunicación, una amplia y generosa revancha de clases. A esto responde la enmienda constitucional que congela el gasto público por 20 años (a excepción de los pagos de intereses de la deuda), la reforma laboral, la promesa de privatizaciones y la propuesta para cambiar el sistema jubilatorio. Como es costumbre, estas medidas se imponen con el argumento de que detrás vienen la confianza y la lluvia de inversiones. Pero como los actuales niveles de producción son 9 por ciento inferiores a los de 2014, la capacidad ociosa sigue siendo muy elevada. Si a esto se agrega que la economía entró en deflación abierta (-0,23 por ciento), es de prever que las inversiones tendrán que esperar por mucho tiempo. En el ínterin el desempleo pasó de 4,8 por ciento en 2014 a un alarmante 13,3 por ciento, circunstancia que impide se recupere el consumo y que está provocando una emergencia social de consecuencias imprevisibles en materia de violencia y crimen organizado. La exportación es el único componente de la demanda agregada que muestra algún dinamismo, aunque es improbable que por esta vía aparezca la recuperación, teniendo en cuenta que el valor agregado exportado es reducido y que el comercio internacional no está creciendo a tasas elevadas.


Debe notarse que este escenario se montó sin crisis en la balanza de pagos ni riesgos de devaluación. Brasil acumula 378 mil millones de reservas y el déficit de cuenta corriente se redujo a niveles irrisorios. El futuro de Brasil y la integración sudamericana dependen de factores políticos difíciles de prever. De confirmarse la judicialización de la política que le impide a Luiz Inácio Lula da Silva –primerísimo en toda encuesta de opinión– competir por la presidencia, Brasil se convertirá en una democracia donde los ‘ciudadanos’ sólo podrán votar por los candidatos elegidos por el poder económico.


* UFRJ (Universidad Federal do Río de Janeiro) y UNM (Universidad Nacional de Moreno).
________________________________________


La inequidad no es inevitable


Por Marta Novick* y Héctor Palomino**


Profundizar en el tema de desigualdad y su vinculación con la distribución funcional del ingreso (la distribución de la riqueza entre el capital y el trabajo) fue un planteo realizado por Argentina en 2015 en el marco del G-20 que acompañó Brasil. Ambos países lo hacían con pergaminos por sus logros en materia de empleo de calidad, de aumento de la protección social y de la inclusión. Varias potencias como Rusia y Estados Unidos, además del anfitrión Turquía, aceptaron el planteo. El rol de las instituciones laborales para el logro de una menor desigualdad fue una dimensión central de los estudios realizados por el FMI, el Banco Mundial, la OCDE y la OIT: el salario mínimo, la negociación colectiva, la afiliación sindical y, sobre todo, la existencia de sindicatos, fueron destacados como herramientas decisivas para una mejor distribución de los ingresos y como condiciones para la preservación del empleo. La Declaración de 2015 de los ministros de Trabajo del G20, vista a sólo dos años de distancia, parece un texto revolucionario si lo comparamos con la realidad global actual y en particular, de los dos grandes países del Cono Sur del continente americano.


Si las instituciones laborales tienen este rol vinculado con la disminución de la desigualdad y una mejor distribución del ingreso ¿cómo explicar hoy la aprobación de los cambios en la Ley de contrato de Trabajo de Brasil que borra de un plumazo la legislación protectora que había comenzado a edificar el varguismo hace ya ocho décadas? ¿Será que transformar al trabajador por tiempo determinado o parcial en un “cuenta propista, responsable de su propia seguridad, de su propia protección social” facilita crear empleo y atenuar la desigualdad? Y que la eliminación de las restricciones a los empleadores para pagar a sus trabajadores sólo por las horas trabajadas, que puede extenderse a los contratos “0 hora”, o sea a una total incertidumbre de ingreso para esos trabajadores que ni siquiera tienen garantizado el salario mínimo, ¿son estos los senderos propuestos para la búsqueda del pleno empleo y la equidad?


Esta contrarreforma tramitada a lo largo de más de una década y finalmente aprobada en el contexto de un gobierno débil, desacreditado y golpista, pretende eliminar todas las garantías laborales que colocaban límites a la dominación del capital sobre el trabajo. La enumeración de las disposiciones de la nueva legislación es abrumadora: la extensión del trabajo temporario y la promoción y fortalecimiento de la tercerización de todas las actividades, incluso las denominadas “centrales” o “críticas” de la empresa principal, la imposibilidad del trabajador autónomo para exigir y demandar por sus derechos a la justicia, la potestad del empleador para determinar la extensión de la jornada (que puede llegar hasta 12 horas diarias), los salarios que pueden negociarse vía individual o por negociación colectiva, además de eliminar la vigencia de la cláusula más favorable al trabajador, y debilitar al sindicalismo al eliminar la obligatoriedad de la cuota sindical, etc.


Y qué decir en Argentina, de la suspensión de hecho de muchas garantías laborales cuando asistimos a constantes cierres de empresas sin siquiera informar previamente a sus obreros, cuando somos testigos de fuerzas de choque que asaltan y violentan a trabajadores y trabajadoras que sólo pretenden defender sus puestos de trabajo. Cuando escuchamos al mismísimo Presidente de la Nación acusando a los sindicatos, a la Justicia de Trabajo y a los abogados laboralistas de “mafias” ¿significa esto que habremos llegado a un límite? ¿No es suficiente el aumento del desempleo, de la subocupación, de la pérdida del salario real, de cierres imprevistos de fábricas, de desmantelamiento de proyectos productivos, científicos y tecnológicos, de poner en riesgo a cientos de miles de Pymes, del aumento de la importación para consumo? ¿Vienen como en Brasil por más después de las elecciones?


Para responder a esto, recordemos algunas reflexiones elementales y fundamentales. Como señalaran Thomas Piketty y Joseph Stiglitz. El primero marca que la historia de la distribución de la riqueza, siempre fue política y no puede reducirse solo a mecanismos económicos. Para el segundo, se trata de una elección hecha a partir de las reglas que estructuran nuestra economía. Es que sólo se trata, y nada menos, que de política: tanto en Brasil como en Argentina, la contrarreforma laboral en curso es implementada por elites que buscan legitimarse frente al poder económico concentrado. Como si buscaran disimular a través del caos y el enfrentamiento social la falta de ideas para sostener y orientar un sendero de crecimiento y progreso para nuestros pueblos.


* Directora CITRA (Conicet-UMET)
** Docente Facultad de Ciencias Sociales, UBA

Publicado enInternacional
EEUU pierde la batalla de las energías renovables

La irresistible decadencia de los países occidentales (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido) puede visualizarse en que han quedado rezagados en el desarrollo de las energías renovables. No es un tema menor, ya que apostaron la continuidad de su dominación a ensanchar la brecha tecnológica y la militar, y en ambas están saliendo perdedores.

 

En muy pocos años, la realidad ha pegado un vuelco formidable. China sobrepasó a Estados Unidos como el mayor productor de energía renovable del mundo en 2016, según la última edición del Informe estadístico mundial de energía de BP, publicado el lunes 10 de junio. La energía renovable, si se excluye la hidráulica, creció un 14,1% en 2016, el mayor incremento desde que se tienen registros. La contribución de China en ese incremento fue del 40%, estima BP.


En mayo el informe Ranking de Países Atractivos para las Energías Renovables (RECAI, por sus siglas en inglés) mostraba que India y China habían sobrepasado a Estados Unidos por primera vez desde 2015 "como las naciones más atractivas" para inversiones en este tipo de energías, desplazando a Estados Unidos.


El informe destaca que China invertirá 363.000 millones de dólares en este rubro hasta 2020, lo que supone la creación de 13 millones de puestos de trabajo y alcanzará un 27% de la generación total de energía. En 2016, la capacidad de energía solar de China creció un 81,6% hasta 77.400 MW. En un año India triplicó la producción de energía solar.


Aunque China se ha convertido en el primer país productor de energías renovables del mundo (hidroeléctrica, fotovoltaica y eólica), aún tiene enormes desafíos por delante.
Casi dos tercios de la energía que consume provienen del carbón, es el primer emisor de gases de efecto invernadero, con un 28% de las emisiones globales, 10% de sus tierras arables están contaminadas con metales pesados, el 80% de las aguas subterráneas no son aptas para el consumo humano y en sólo el 1% de las mayores 500 ciudades la calidad del aire alcanza los estándares internacionales, según un reciente artículo de Le Monde Diplomatique.


El diario Financial Times publicó un amplio informe sobre la evolución de las energías renovables desde el año 2000 hasta la fecha. En ese año los países líderes en eólica eran Alemania y Estados Unidos, con 6.097 y 2.377 MW de capacidad instalada. China apenas alcanzaba los 341 MW y los demás países del mundo iban muy por detrás, salvo España e India.


En 2016 el panorama dio un vuelco impresionante. China marcha a la cabeza con 146.000 MW instalados, seguida de Estados Unidos (81.000 MW), Alemania (50.000 MW) e India (29.000 MW). La hegemonía china es idéntica en el campo de la energía solar, ya que produce más que Estados Unidos y Alemania juntas, mientras partía también de una situación de marginalidad en 2000.


El salto adelante se dio en los últimos años, en particular desde 2010, cuando Occidente se estancó por la aguda crisis financiera de 2008 que impidió mantener el ritmo de inversiones. Sólo en 2016 las inversiones chinas en este sector en el mundo crecieron un 60% con respecto a 2015, de modo que una política agresiva en inversiones le permite acceder a las más avanzadas tecnologías.


El informe de Financial Times destaca que China posee un tercio de la energía eólica del mundo, un cuarto de la solar, seis de los 10 mayores fabricantes de paneles solares, cuatro de las diez más grandes empresas de turbinas eólicas. India, a su vez, ha instalado una de las mayores plantas solares y es el cuarto país en energía eólica.
La fuerte expansión internacional de China, con la compra de grandes empresas en los principales países de Occidente, le permitió adquirir "el dominio total del crecimiento de las energías renovables a nivel mundial".


Las energías eólica y solar han crecido de forma exponencial en las dos últimas décadas, pero aún representan una mínima fracción del consumo de energía (4,4%), por debajo de la nuclear y diez veces menos que el petróleo, el gas y el carbón que suman 86% del consumo energético. La importancia de dominar estas energías y de invertir en ellas tiene importancia por otras razones.


Por un lado, los precios han bajado exponencialmente. Desde 2009 el precio de producción de energía solar ha caído de 300 dólares por MW a menos de 100 y la eólica es ya más barata que el gas natural. Por el contrario, el petróleo barato se está terminando, y la extracción 'offshore' (en plataformas marinas) es cada vez más cara.
En segundo lugar, hay una batalla por las energías limpias que es en gran medida una batalla por una opinión pública preocupada por el cambio climático, que nadie quiere perder. Una de los sectores más afectados será la producción y venta de coches eléctricos. En 2016 la venta de autos de ese tipo creció un 42%, y lo viene haciendo ocho veces más rápido que el mercado de coches a gasolina, aunque es un mercado pequeño que no alcanza al 1% del total de ventas anuales.


Estamos en medio de varias transiciones que en algunas décadas habrán transformado la cara del mundo. Una de ellas es el cambio hacia nuevas energías, estrechamente vinculado a la revolución industrial en curso. Por esa razón, las cuantiosas inversiones en energías renovables no buscan tan sólo competir por ese pequeño mercado, sino por el dominio de tecnologías que tendrán impactos mayores en el mundo en transformación.


Alemania fue uno de los países pioneros, con generosos subsidios a las energías renovables,que crecieron del 9% del consumo eléctrico en 2004 al 32% en 2016. Esos subsidios favorecieron al conjunto de la industria de ese país. Algo similar sucede en los Estados Unidos, ya que los empresarios tienen clara conciencia de la importancia de invertir en tecnologías como las renovables que se "derraman" sobre el resto de los sectores.


Pero las transiciones energéticas son más lentas de lo que la opinión pública desea. El petróleo desplazó al carbón como principal fuente de energía hace más de un siglo, pero el carbón sigue siendo una fuente importante al punto que aporta el 25% de la energía primaria que consume el mundo, mientras las centrales térmicas de carbón son la principal fuente mundial de energía eléctrica.


Por eso la pugna por la hegemonía en las energías renovables hay que entenderla como una batalla geopolítica, en la cual triunfa el que domina las más diversas tecnologías más allá de la utilidad que tengan en un momento determinado, porque están relacionadas con la capacidad de innovación de empresas y naciones en momentos de aguda competencia.

Publicado enInternacional