Angustia rusa por la suspensión del INF por Trump: "crisis de los misiles" versión 2019

Después de 57 años de la crisis de los misiles en Cuba, cuando el mundo ha estado más cerca de un apocalipsis nuclear, ahora la suspensión del Tratado INF –Armas Intermedias Nucleares de alcance entre 500 kms y 5 mil 500 kms firmado en 1987 (http://bit.ly/2DByW6r), en su reciente discurso en la Duma, el zar Vlady Putin declaró estar listo a una "crisis de los misiles" al estilo de Cuba: "el despliegue de misiles de Estados Unidos (EU) en Europa amenaza a Rusia y al mundo" (http://bit.ly/2U5ogBD).

Consideró que el emplazamiento en Europa de misiles de alcance corto y medio por EU "agravará de manera drástica la situación de seguridad internacional y generará graves riesgos para Rusia".

Putin denunció que con sus pruebas de "misiles señuelo de medio alcance y su despliegue en Rumania y Polonia de los sistemas de lanzamiento para los misiles de crucero Tomahawk, EU violó burdamente hace tiempo las disposiciones del tratado INF".

Putin advirtió que "Rusia tendrá que producir y desplegar armas que pueda usar contra los territorios donde estén los centros de decisiones sobre uso de sistemas de misiles que nos amenacen". ¿A qué juega Trump?

El mandatario ruso juzgó que las acusaciones de EU "forman parte de la política antirrusa que promueve la élite estadunidense, convencida de su exclusividad y superioridad sobre el mundo".

Recalcó que "Rusia no está interesada en una confrontación con EU" a quien exhortó calcular "el alcance y la velocidad de nuestros sistemas de armas avanzados" cuando parece que EU "no se percata de cómo, a qué ritmo está cambiando el mundo" y "continúa su política destructiva".

Putin dio pauta a la negociación cuando Rusia quiere tener "relaciones amistosas y de pleno valor" con EU: "Estamos dispuestos a negociar sobre el tema del desarme; pero no vamos a llamar más a la puerta cerrada" hasta que "se den cuenta de la necesidad de un diálogo igualitario".

Con antelación comenté que quizá la suspensión del INF por Trump tenga como finalidad implicar a China en un acuerdo tripartita cuando el "reloj apocalíptico", del Boletín de los Científicos Atómicos, se encuentra ya a dos minutos de la medianoche (http://bit.ly/2TBrYmi).

A mi juicio, Rusia teme, no se diga China, la ruptura de la "estabilidad estratégica" global que cohíbe la ventaja nuclear de una de las dos superpotencias nucleares (http://bit.ly/2U4XbOV).
Quizá Moscú tema más la repetición de la carrera armamentista que la arruinó en la década de los 80 del siglo pasado y la fantasiosa "Guerra de las Galaxias" con la que Reagan engañó al cándido Gorbachov.

El portal europeo DeDefensa traduce la angustia de Rusia que “es probable coloque sus misiles crucero hipersónicos (http://bit.ly/2OTZvX3) en submarinos o navíos rusos frente a las costas orientales de EU”, densamente pobladas (http://bit.ly/2BQUYQ5).

Una Tv estatal rusa advirtió que el Pentágono y la Casa Blanca serían "blancos de un ataque nuclear" en sólo cinco minutos (https://bit.ly/2tAFZFs).

El ex director de la CIA y hoy secretario de Estado Mike Pompeo desechó los asertos del zar Vlady Putin como "fanfarronadas" diseñadas a dividir a Washington de sus aliados europeos y que constituían una vacua amenaza con la que el líder ruso intenta desviar la atención de las presuntas violaciones de Moscú al INF: "ahora es tiempo de averiguar cómo movernos hacia delante y venir con algo con lo que los rusos puedan vivir". Agregó que Putin "intenta convencer al mundo y colocar una cuña entre EU y Europa" que "está totalmente de acuerdo para apoyar nuestra decisión". ¿Y que tal si no es "fanfarronada"?

El mandamás de la deslactosada OTAN, Jens Stoltenberg, comentó que la "OTAN no desplegará ninguna arma nuclear en el territorio europeo en respuesta a los misiles rusos" (http://bit.ly/2U5vQML).

Pese al endurecimiento de Putin y Pompeo, detecto que se han dado margen para negociar un INF más integral, al estilo del Arte de Negociar de Trump, quien paradójicamente busca su Nobel de la Paz (no es broma) con Norcorea, y que en este caso no es ningún juego mercantil ni de casinos.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Europa en crisis existencial: angustia por el INF y ocaso de la canciller Merkel

Europa vive una crisis existencial donde su principal potencia geoeconómica, Alemania, es sacudida por los embates electorales del neonacionalismo del partido antimigrante AfD (Alternativa para Alemania), concomitante al abandono por Trump del INF: Tratado Nuclear de Rango Intermedio (http://bit.ly/2Dd93JR).


Pepe Escobar comenta las confidencias de diplomáticos de la Unión Europea (UE): “la decisión de EU de abandonar el INF ha sido un choque y la gota de agua que hizo derramar el vaso para la UE, porque pone en peligro nuestra existencia misma y nos somete a la destrucción nuclear por misiles de corto alcance, que nunca podrían alcanzar a EU (http://bit.ly/2DgfOdW)”.


Los principales afectados son los europeos quienes se encuentran en el rango entre 500 y 5 mil 500 kilómetros de distancia para las letales represalias de Rusia, en caso de una aventura de la OTAN.


Llama notoriamente la atención que dos potencias nucleares europeas de la talla de Gran Bretaña y Francia, sumadas de Alemania que carece de ojivas atómicas, hayan votado en contra de una resolución rusa para reforzar el INF en la Primera Comisión de Desarme y Seguridad Internacional de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde el diplomático ruso Andrei Beloussov fustigó que el retiro de EU sirve para “incrementar su potencial en armas nucleares y adoptar una nueva doctrina nuclear que permita reducir el nivel de su utilización (http://bit.ly/2DdWMoD)”.


Resulta que Trump envió a su consejero de Seguridad Nacional, el pugnaz John Bolton, a notificar al Kremlin de la ruptura unilateral del INF.


La justificación de John Bolton es que existe una nueva realidad estratégica ya que el INF es un tratado bilateral en un mundo multipolar de misiles balísticos que no toma en cuenta las capacidades de los misiles de China, Irán y Norcorea.


Pepe Escobar se mofa de los alcances misilísticos de China, Irán y Norcorea cuando el INF versa únicamente sobre el teatro de guerra en Europa.


Europa es presa de una crisis existencial en la fase trasatlántica de Trump quien ha colisionado con la deslactosada canciller alemana Angela Merkel, otrora gran aliada de Obama.


El declive de Merkel empezó con un aliado de Obama: el polémico George Soros quien ha sido señalado por el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, de provocar la doble crisis de los migrantes y del euro para destruir a la Unión Europea y favorecer a los globalistas de la City y Wall Street (http://bit.ly/2DdXouA).


La misma Merkel contribuyó a su propio ocaso que marca el fin de una era de 18 años ininterrumpidos en el gobierno como líder del Partido Demócrata Cristiano que ha sido vapuleado en las regiones clave de Bavaria y Hesse.


Angela Merkel se dejó llevar por las favorables corrientes históricas como heredera de su mentor Helmut Kohl, a quien luego traicionó.


Durante una generación se benefició de la reunificación alemana y del momento unipolar de la globalización anglosajona, lo cual llevó al país germánico a posicionarse como la primera superpotencia geoeconómica de Europa.


Pero una cosa es el confort geopolítico y otra el desorden global concomitante a la desglobalización, al Brexit, a la resurrección de Rusia y al ascenso irresistible de China –sin contar el renacimiento del nacionalismo urbi et orbi– a los que no se supo adaptar.


Sus derrotas han provocado la revuelta del Partido Demócrata Cristiano y la han orillado a renunciar al liderazgo de su partido quedándose sólo con el puesto de canciller para tres años más.
¿Podrá convivir con Trump, en caso de la relección de éste, y resistir tres años más los embates de los nacionalistas alemanes?


Los cada día más derrotados globalistas desprecian de “populistas (whatever that means)” a los nacionalistas, lo que exhibe lastimosamente las caducas taxonomías de la carcomida clase política que se han derrumbado a grado tal que ahora pretenden distinguir entre populistas de izquierda y derecha: ¡un verdadero oxímoron!


El peor error de Angela Merkel fue no haber sabido diferenciar entre geoeconomía y geopolítica.


AlfredoJalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

 

Publicado enInternacional
Durante un acto de campaña, el magnate anunció la cancelación del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio . AP/A. Goodlett

El presidente estadunidense, Donald Trump, declaró este sábado que su país abandonará el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio con Rusia (INF, por sus siglas en inglés), al asegurar que Moscú lo está violando, mientras el Kremlin consideró que la causa del retiro es el sueño sobre un mundo unipolar.

Trump acusó a Rusia de violar los términos del acuerdo. El INF data de 1987 y prohíbe, entre otras cosas, misiles nucleares y convencionales con alcance de 500 a 5 mil 500 kilómetros y sus lanzamientos. Fue firmado por los presidentes Ronald Reagan y Mijail Gorbachov.

Al ser cuestionado sobre el tema, Trump respondió que su gobierno desarrollará esas armas en caso de que Rusia y China no se sumen a un nuevo acuerdo. Vamos a poner fin al tratado y salir de él, dijo el magnate desde Nevada, donde se encuentra en campaña para las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Washington basó sus acusaciones en los nuevos misiles de crucero rusos con el código de la OTAN SSC-8 (en ruso: 9M729), que supuestamente tienen un alcance de 2 mil 600 kilómetros.

A inicios del mes, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) presionó por eso a Moscú y Putin afirmó que desde las rampas de lanzamiento del escudo antimisiles de la Alianza Atlántica en Rumania pueden lanzarse en cualquier momento misiles de crucero nucleares estadunidenses.

La retirada de Estados Unidos de un tratado de armas nucleares, firmado con Rusia, es el sueño de un mundo unipolar. ¿Se hará realidad? No, declaró bajo anonimato una fuente de la cancillería rusa a la agencia rusa RIA Novosti. Washington se ha acercado al desmantelamiento del acuerdo nuclear a lo largo de muchos años, destruyendo, deliberadamente y poco a poco, las bases para un acuerdo, añadió.

En otro tema, Moscú acusó a Estados Unidos de inventar acusaciones de la presunta injerencia rusa” al procesar judicialmente a una mujer rusa por su intervención en las próximas elecciones legislativas del 6 de noviembre.

El viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, se quejó que tras acusaciones similares durante la elección presidencial de 2016 en Estados Unidos, “en Washington están ahora intentando jugar la misma carta a medida que se acerca la jornada de las legislativas de mitad de mandato.

 

Publicado enInternacional
Unasur: trascendente derrota de la integración sudamericana

La retirada de seis de los doce miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), coloca el proceso de integración regional, que ya vivía un agudo período de parálisis, a la defensiva y sin posibilidades de reactivarse a corto plazo.


Es una victoria de EEUU, una derrota de los progresismos y de las izquierdas de la región, que no supieron pisar el acelerador cuando aún era posible.


El tratado constitutivo fue firmado el 23 de mayo de 2008 en Brasilia pero los primeros pasos se dieron ya en 2004 a instancias del gobierno de Luiz Inazio Lula da Silva. Está integrado por los doce países independientes de Sudamérica, que suman 400 millones de habitantes. La Unasur se propone construir una identidad y una ciudadanía sudamericanas en el marco de la integración regional que, a diferencia de otras instancias, trasciende lo económico para abarcar todos los aspectos de la vida de las naciones.


Se dotó de varios organismos, como el Consejo de Jefes y Jefas de Estado, un consejo de ministros y un parlamento. Cuenta también con consejos sectoriales, siendo el más importante el Cosiplan (Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento), heredero de la IIRSA (Iniciativa de Integración de la región Surameriana), que está focalizado en la construcción de redes de infraestructura, transportes y telecomunicaciones, para impulsar el desarrollo social y económico.


Entre las ambiciones de la Unasur figura la creación de una moneda suramericana, en la misma dirección que el euro en la Unión Europea. El Consejo de Defensa Suramericano es una de las creaciones más notables del organismo regional, ya que pretende no sólo promover la cooperación militar defensiva, sino la construcción de equipos y tecnologías propias para dotar a la región de autonomía en el campo de la defensa. Este consejo había sido definido como la "OTAN suramericana", una propuesta que choca con los intereses estratégicos de EEUU en la región.


Esa iniciativa había partido del presidente Lula y fue anunciada por el coronel Oswaldo Oliva Neto (uno de los cuadros estratégicos más importantes de su Gobierno), durante un seminario sobre temas de interés conjunto de Brasil y la Unión Europea en 2006. Se trataba, por un lado, de impedir una aventura militar o la presión de terceros países sobre la región. Pero también promovía la "defensa de las riquezas naturales del continente", como las reservas de petróleo, agua y biodiversidad.
La suspensión de la participación de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú alegando la acefalía del organismo, puede ser el golpe de gracia a la Unasur. La crisis se arrastra desde enero de 2017, cuando el expresidente de Colombia, Ernesto Samper, dejó la Secretaría General del organismo. Argentina ostenta la secretaría pro tempore y propuso como reemplazo a su embajador en Chile, Octavio Bordón, pero la designación fue rechazada por Bolivia y Venezuela.


Encuentro varias razones para explicar la crisis de la integración regional, ancladas en una coyuntura especial que agudiza las dificultades estructurales.
La primera es el profundo viraje político en los principales países de Suramérica. En pocos años se produjeron cambios que llevaron a los gobiernos de Brasil y Argentina, los dos principales impulsores de la Unasur, a fuerzas políticas que no tienen mayor interés en promover la integración. En paralelo, los gobiernos de Bolivia y Venezuela han quedado aislados en América del Sur y han perdido capacidad de iniciativa.


La segunda son las evidentes presiones del gobierno de Donald Trump, defendidas abiertamente en la reciente cumbre de Lima. En efecto, antes de la VIII Cumbre de las Américas, que transcurrió en Lima del 13 al 14 de abril del 2018, el gobierno de EEUU se empeñó en presionar a los asistentes para que tomaran distancias de Rusia y China porque esos países serían perjudiciales para América Latina.


Como señaló el economista peruano Oscar Ugarteche, Washington consiguió que el eje de la agenda para muchos países de la región se centrara en cerrar filas contra Venezuela. "La mitad de los países presentes están más preocupados por la agenda interamericana contra Venezuela que por la agenda regional contra la corrupción".
El viraje político regional y las presiones de EEUU explican en gran medida la decisión de seis países de abandonar la Unasur, colocando así un punto final a la más importante experiencia de integración. Deberá pasar un buen tiempo y profundas crisis, antes de que vuelvan a existir condiciones para lanzar nuevas iniciativas en esa dirección.


La tercera son los errores cometidos por los gobiernos progresistas que fueron los principales impulsores de la Unasur. Como señala el historiador uruguayo Gerardo Caetano, estos gobiernos "fueron mucho más integracionistas en la oposición que en el gobierno".


Por un lado, fueron muy tímidos a la hora de tomar iniciativas reales y realistas para avanzar en la integración y, sobre todo, pusieron por delante los pequeños intereses nacionales a los de la región suramericana. Por ejemplo, Brasil y Argentina nunca dejaron de litigar por el comercio bilateral, buscando satisfacer los intereses de los grupos de presión industriales aunque eso terminó paralizando numerosos proyectos.


Por otro lado, hubo proyectos que nunca salieron del papel, aunque parecían grandiosos. Talvez pocos recuerden el anuncio realizado para construir un Gasoducto del Sur, idea genial que debía llevar hidrocarburos desde Venezuela hacia Brasil y Argentina, quebrando la tendencia a la exportación para moverse hacia un desarrollo endógeno. Como otros proyectos, nunca salió del papel, así como la proyectada refinería que la venezolana PDVSA debía construir en la costa del Pacífico del Ecuador.


Pero hay un cuarto aspecto que me parece central. Una integración regional como la que promovía Unasur, integral, multifacética y multisectorial, debe ser una cuestión de Estado, no sólo de Gobiernos ni, menos aún, de ideologías. Para ello debe ser aceptada y consensuada por toda la sociedad, para que los procesos de integración sigan adelante más allá de los vaivenes políticos. Así fue como se construyó la Unión Europea fundada en 1993 y la Organización de Cooperación de Shanghái creada en 1996, por mencionar organismos que sobrepasan las coyunturas.

Publicado enEconomía
EEUU abandona el Pacto Mundial de la ONU sobre Migración y Refugiados

Estados Unidos ha anunciado esta madrugada su retirada del Pacto Mundial de la ONU sobre Migración y Refugiados, una decisión tomada en último término por el presidente, Donald Trump, alentado por uno de sus más próximos asesores, el ultranacionalista Stephen Miller, frente al escepticismo del Departamento de Estado y la única oposición de la persona que finalmente tuvo que declarar la salida de la organización: la embajadora ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

 

"Estamos orgullosos de nuestra herencia de inmigrantes y nuestro liderazgo moral al brindar apoyo a las poblaciones de migrantes y refugiados en todo el mundo", según declaró ayer Haley. "Pero nuestras decisiones sobre las políticas de inmigración deben ser tomados por los estadounidenses y solo por los estadounidenses. Nosotros decidiremos la mejor forma de controlar nuestras fronteras y quien recibirá autorización para entrar en nuestro país", remachó.


Estados Unidos termina así su vinculación con un pacto basado en la declaración de Nueva York de 2016, al que se unió el entonces presidente Barack Obama, y por la que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), debía proponer a la Asamblea General en 2018 un plan de acción para movimientos de inmigrantes y refugiados.


La declaración incluía también un conjunto de compromisos diseñados para garantizar la protección de los Derechos Humanos de los migrantes, mejorar la cooperación internacional en materia de seguridad fronteriza y disuadir a los gobiernos de detener a niños inmigrantes. El pacto también delineó un plan para un tratado internacional, o "compacto", que sería rematado por la Asamblea General de la ONU a finales de 2018.
"Muchas disposiciones de la Declaración son incompatibles con la política de EEUU sobre inmigración y refugiados, así como con los principios de la administración Trump", según el documento de retirada, confirmado por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.


Trump tomó la decisión el viernes


Trump se decantó por la retirada hace dos días, convencido por Miller, por su jefe de Gabinete y punta de lanza del Departamento de Seguridad Interior en materia de inmigración durante los primeros meses de su adminstración, John Kelly, así como por el fiscal general, Jeff Sessions.


El Departamento de Estado se opuso en principio a la decisión pero acabó cambiando de opinión, según fuentes de 'Foreign Policy' próximas al desarrollo de las conversaciones.
La de Haley fue la única voz abiertamente disidente hasta el final, argumentando que Estados Unidos tendría una mejor oportunidad de influir en el resultado de las conversaciones a este respecto que comenzarán mañana en Puerto Vallarta (México), si participaba en el proceso. El presidente acabó desautorizándola.


Así las cosas, la Administración Trump prosigue con su política de desvinculación de organizaciones y pactos de Naciones Unidas, así como de acuerdos firmados en su día por su predecesor, Barack Obama, entre ellos del Acuerdo de París sobre el clima y, en octubre, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Publicado enInternacional
Viernes, 10 Noviembre 2017 06:54

Acuerdo que mete miedo

El canciller Faurie con el vicepresidente de la Comisión Europea, Katainen.

 

Mercosur firmará el libre comercio con la Unión Europea

 

“Estamos muy cerca de lograrlo, ambos bloques promovemos la apertura económica”, sostuvo el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen. Preocupación entre industriales.

@Antes de que termine el año la Unión Europea (UE) y el Mercosur sellarán su acuerdo de libre comercio. La afirmación fue realizada ayer por el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, al finalizar un encuentro con el canciller argentino, Jorge Faurie. “Estamos muy cerca de lo lograrlo, ambos bloques promovemos la apertura económica”, expresó el funcionario europeo al agradecer el impulso dado por el gobierno de Mauricio Macri para reactivar las negociaciones que eliminarán los aranceles y tarifas en el intercambio de bienes entre ambos bloques. La firma del acuerdo, prometió Katainen, “fortalecerá la confianza de los inversores europeos en Argentina”.

La realización del convenio que comenzó a negociarse en 2004 despierta preocupación entre distintos sectores pymes que generan la mayor parte del empleo industrial. Además de las implicancias de mediano plazo sobre el desarrollo industrial que representa el acuerdo, la UE excluyó de la negociación a las carnes bovinas, el biodiesel y el etanol. Se trata de los productos que concentran las mayores oportunidades para los sectores agroindustriales del Mercosur.

“La Argentina ha sido el ancla del nuevo impulso a las negociaciones entre nuestros bloques. No venimos a convencerlos de nada. Ahora, en la etapa final, que es la más difícil, necesitamos más apoyo de las partes interesadas”, manifestó ayer el vicepresidente de la Comisión Europea. El triunfo electoral de Mauricio Macri, el advenimiento de Michel Temer al poder en Brasil y el desplazamiento de Venezuela del bloque permitieron reactivar las negociaciones como pretendían los europeos que no dejaron pasar la oportunidad. En la lógica de la Casa Rosada es una carta más en el proceso de reinserción internacional del país que se suma a otras iniciativas como el intento de ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La liberalización, desregulación y apertura son pautas comunes en ambos procesos que, contra la evidencia histórica, se presentan como ineludibles para conseguir la confianza de los inversores. Katainen llegará hoy a Brasil: “La solución para llegar al acuerdo no va a ser mágica pero todos los grandes hechos de la humanidad se hicieron con esfuerzo y negociación”, lanzó el europeo.

“Este acuerdo va a ser fundamental para generar empleo; y tiene el potencial para aumentar las inversiones directas europeas, incrementar nuestras exportaciones, generar la internacionalización de nuestras pymes, eliminar barreras fitosanitarias y aumentar nuestra participación en las cadenas de valor” prometió ayer el ministro Faurie contra los pronósticos de gran parte de las cámaras empresarias industriales e incluso de algunos sectores agropecuarios de la región que cuestionan los términos del acuerdo.

No todos comparten la visión oficial. Carlos Bianco, ex Secretario de Relaciones Económicas Internacionales y actual asesor de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA de los Trabajadores, consideró recientemente que “estamos ante la consumación en tiempo real de una tragedia histórica para las posibilidades de industrialización y desarrollo futuro de Argentina, con consecuencias que serán irreversibles sobre el tejido industrial y la posibilidad de generar empleo de calidad y bien remunerado”. Los análisis de impacto existentes muestran que la concreción del acuerdo generará resultados comerciales positivos sólo en el caso de UE, mientras que Mercosur se verá perjudicado por un mayor déficit comercial bilateral y por la reprimarización de su producción y su oferta exportable.

 

 

Publicado enEconomía
La representante permanente de EE.UU. en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, ofrece un discurso en la conferencia del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés), en Washington D.C. (capital de EE.UU.), 27 de marzo de 2017.

 

Todo lo que hizo el acuerdo nuclear, fue fortalecer a Irán y empoderar a Rusia, denunció la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley.

 

Durante la conferencia del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés), en Washington D.C. (capital de EE.UU.), Haley, arremetió el lunes contra la Administración del expresidente Barack Obama por firmar el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés) y levantar las sanciones ya impuestas contra Irán.

“Es posible imponer restricciones contra un país, pero si se levanta las sanciones no será fácil retomarlas”, reconoció la representante permanente de EE.UU. en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su intervención, también criticó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) por su respaldo al acuerdo nuclear de Irán y Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) y no apoyar la intención del nuevo presidente del país norteamericano, Donald Trump, de suspender el acuerdo nuclear iraní.

“Mi preocupación es que el CSNU está muy interesado en el acuerdo nuclear con Irán, esto es lamentable. No entiendo por qué es así, por qué permitieron este pacto, por qué lo aprobaron, es horrible”, apostilló Haley.

Sin embargo, ante el aplaudo de los concurrentes por esta parte de su discurso, no mencionó ningún plan del Gobierno de Trump para la suspensión del JCPOA. Donald Trump calificó el JCPOA como ‘el peor acuerdo alcanzado en toda la historia de EE.UU.

Según el pacto nuclear, Irán aceptó limitar su programa de energía nuclear, en contrapartida de la eliminación de las sanciones impuestas contra Teherán en relación con dicho programa.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), desde la entrada en vigor del pacto nuclear, ha confirmado que Teherán está cumpliendo con sus obligaciones en el marco del acuerdo.

El presidente iraní, Hasan Rohani, ha rechazado cualquier renegociación sobre el acuerdo nuclear, si así lo pide el presidente de EE.UU.

msm/rha/msf

 

 

Publicado enInternacional
Las imágenes que ilustran la edición son de Eugenia Loli, cineasta y artista originaria de Grecia; actualmente vive en California. http://eugenialoli.tumblr.com

Tras siete años de negociaciones secretas, la firma del propuesto Acuerdo Estratégico Tanspacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés) amenaza la libertad en internet, la libre circulación de contenidos y la privacidad de los usuarios bajo el argumento de proteger la propiedad intelectual o copyright.

 

El Acuerdo afecta los derechos de autor, pues aumenta 20 años más la explotación monopólica de las obras, sin ninguna justificación. Sólo se homologan las leyes de los países firmantes con el sistema estadounidense. De acuerdo con el estándar internacional, una obra pasa a ser patrimonio común después de 50 años (Convenio de Berna), pero con el TPP se aumentará el tiempo a 70 años, beneficiando a las grandes empresas titulares de derechos de autor que gozarán más tiempo de su monopolio.


En el caso de internet, de aprobarse el TPP, los usuarios serían vigilados y perseguidos, atentando contra el derecho a la libertad de expresión y la libre circulación de ideas. El TPP prevé procesos judiciales y duras penas por uso de programas y contenidos sin autorización o licencias de sus propietarios.
Un aspecto particularmente grave del TPP son las amenazas que representa para la libre circulación de contenidos facilitada por internet. El TPP amplía los mecanismos de sanción a las infracciones y se propone limitar la circulación de obras lícitas entre países. Esto afecta la libertad de expresión y el acceso de contenidos para los usuarios.


A pesar de las objeciones de especialistas, usuarios y organismos internacionales, y violando las reglas de neutralidad de la red y las libertades, el TPP da a los intermediarios del servicio de internet y a los gobiernos el poder de controlar los contenidos en la red.


El TPP revive mecanismos de control y sanción muy parecidos a la derrotada Ley SOPA, para que los prestadores de servicio de internet detecten material que viole leyes y bloqueen contenidos no autorizados. Todo, en nombre del derecho de autor, sin considerar de condiciones mínimas de debido proceso cuando se incurra en actos de censura de contenidos por razones políticas o económicas. Es decir, el TPP promueve la censura sin posibilidad de defensa.

 

La regulación que hace el TPP del uso de tecnológicas protegidas eleva las sanciones para quienes no paguen derechos de propiedad intelectual por uso de programas y contenidos, pero también a quienes prestan servicios y no controlen su uso. Las sanciones no sólo serán civiles sino también penales, es decir, se criminaliza a usuarios y a prestadores de servicios.


Organismos civiles y relatores de derechos humanos de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA) han señalado que no es posible hacer responsables a los que prestan los servicios de internet por actos ilícitos en que incurran los usuarios. Esto es un principio clave para el respeto de la libertad de expresión en internet. El texto final del TPP obliga a los países a "cooperar" con los titulares de derechos y adopta el modelo de la legislación estadounidense para bajar y censurar contenidos que sean denunciados, sin dar garantías de defensa efectivas.


El TPP autoriza la censura a petición privada. La ley de propiedad intelectual sobre internet y tecnologías digitales establece responsabilidad en caso de no remover contenido con un simple aviso privado por alguna infracción supuesta como catalizador de la obligación de retiro. Esto implica crear un sistema de retiro de contenidos sin defensa alguna.


Además, el TPP legaliza la vigilancia de contenidos y el aumento de penas criminales para el descifrado de señales satelitales. El TPP va más allá del Convenio de Berna y no garantiza los derechos del público, sólo los intereses de las empresas monopólicas. No considera garantías para la distribución y acceso a la información y contenidos abiertos ni del papel de las bibliotecas y archivos digitales ni considera los derechos de los usuarios.


El TPP termina por consagrar un modelo de censura que puede ser controlado desde Estados Unidos en beneficio de intereses geopolíticos y que satisface a la gran industria en perjuicio del interés público.


Cabe mencionar que el capítulo de propiedad intelectual es solo uno de los casi treinta que componen el acuerdo.


Frente a estas amenazas, a la manipulación de la censura por razones políticas y económicas, se requiere una discusión seria, profunda e informada sobre los alcances de un tratado internacional negociado en secreto. Sobre todo en lo que se refiere al acceso de contenidos de la red y de las formas de comunicación e intercambio de información del siglo XXI. La sociedad mexicana tiene la palabra, el Senado debe escuchar y legislar de acuerdo al interés público mexicano y no exclusivamente de las empresas estadounidenses.


Con la firma del TPP se pone en juego la libertad de expresión, la libre circulación de las ideas y de contenidos en internet, privilegiando los intereses de empresas y gobiernos por encima de los derechos ciudadanos.

Publicado enEconomía
Eugenia Loli, cineasta y artista originaria de Grecia; actualmente vive en California. http://eugenialoli.tumblr.com

¿Cómo se le denomina al proceso y régimen político donde un pequeño grupo domina, o concentra, la triada de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial? Alguno de inmediato pensará en el México actual, o en algo similar, y no estará lejos del término totalitarismo, o dictadura.

 

El proyecto de Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés) se caracteriza no por abrir las puertas al comercio en el área que le da nombre, sino por la pretensión política de monopolizar sin límite todos los poderes en el seno de las sociedades miembros del Tratado, de buscar el apoyo masivo y el uso de las técnicas modernas de propaganda, características básicas del totalitarismo o dictadura política, ahora trasnacional.


El texto del Tratado Transpacífico se negoció en medio de la secrecía entre esa minoría de los grupos trasnacionales dominantes y sus funcionarios gubernamentales del área, pero a espaldas de los poderes de las repúblicas y de la sociedad. La propaganda apabullante nos lo presenta como un hecho consumado pero contradictoriamente pretende que todos lo aceptemos y que los legisladores simplemente lo ratifiquen.


En su estructura o alma jurídico-política, el Tratado Transpacífico contiene múltiples disposiciones u órdenes en sus más de 600 páginas, con 30 Capítulos y Cartas Paralelas (algunas de ellas desconocidas) de que los países que lo negociaron y lo ratifiquen se obligan a:

 

  • Cambiar leyes al gusto o interés de los grupos trasnacionales (no conforme el interés público, sino privado trasnacional). Se observa así en varios Capítulos como el 2 (Trato nacional y acceso a bienes), 9 (Inversionistas), 15 (Compras gubernamentales), 18 (Propiedad intelectual), 20 (Ambiental).
  • Aceptar el predominio de Tribunales Privados Trasnacionales (con Poderes Judiciales) para juzgar controversias entre los inversionistas extranjeros y los Estados nacionales. Tribunales por encima de los Poderes Judiciales nacionales, previstos en el Capítulo 28 (Solución de controversias).
  • Reconocer, aceptar y acatar el poder de una Comisión (Ejecutiva) de Asociación Transpacífica, por encima de los poderes formales de la República; integrada por los ministros y con facultades para ejecutar, adaptar y modificar los términos del Tratado, Capítulo 27 (Disposiciones administrativas e institucionales).
  • Estas características muestran que el Tratado Transpacífico es un atentado a la soberanía, es decir un atentado al poder y derecho del pueblo a definir sus leyes, elegir y controlar a sus instituciones y ejercer el respeto de su territorio. En términos constitucionales es una violación explícita o flagrante al Artículo 39 Constitucional de México.

 

Además, en el plano del derecho internacional han aparecido con fuerza inusitada las denuncias de relatores especiales y expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) donde se sustenta la contradicción entre la naturaleza de tratados "comerciales" como el Transpacífico, con los compromisos asumidos y obligados a cumplir por parte de los gobiernos en materia de derechos humanos, derechos de los pueblos indígenas, derecho al desarrollo y a los compromisos de Desarrollo del Milenio http://goo.gl/RQT0bE, entre otros. O la alerta de la Organización Mundial de la Salud sobre el potencial obstáculo de acceder a los medicamentos que contiene el Transpacífico. http://goo.gl/90Xm0d

 

 


El contundente llamado de los relatores y expertos de la ONU a "darle prioridad a los Derechos Humanos, por encima de las ganancias de las corporaciones", resume la orientación política alternativa a los falsos tratados comerciales corporativos como el Tratado de Asociación Transpacífico.http://goo.gl/AoMsBk 
Los potenciales y peligrosos impactos políticos, económicos, sociales, culturales del Tratado Transpacífico derivan de las experiencias previas y del análisis actualizado de la profundidad de los cambios que contiene el voluminoso texto, y que dimos a conocer en la Declaración Mexicana de Un rotundo No al TPP http://goo.gl/6kD9dH, y en El TPP, corona de la estrategia trasnacional. http://goo.gl/8clmcZ


Tan sólo como ejemplos de análisis muy recientes de potenciales impactos sobre la soberanía alimentaria, la agricultura y la salud:, el TPP prevé ilegal contaminación de los alimentos por organismos genéticamente modificados (http://goo.gl/1zCeR4); un nuevo informe cuestiona las normas de seguridad alimentaria y de sanidad animal del acuerdo comercial TPP.http://goo.gl/SKKbqe


Finalmente, la estructura del Transpacífico también responde a una geo-estrategia global doble: 1.- trastocar las reglas del derecho internacional y sus instituciones a partir de la imposición ilegítima global de las reglas acordadas entre un puñado de países, y 2.- consolidar una punta "plurilateral" de ataque y contención a China y atenuar la decadencia hegemónica de Estados Unidos.


¡Por estas y muchas más razones ha crecido y sigue ampliándose la coalición nacional e internacional opositora a este engendro Transpacífico de retroceso civilizatorio!

 

*Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio.

 

 


 

Entrevista con Victoria Tauli-Corpuz

Relatora Especial de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas

 

 


Alejandro Parellada*

 

A raíz de la actual negociación de uno de los principales acuerdos de libre comercio, el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, en inglés), ¿cuál es su opinión sobre el impacto de este tipo de acuerdo sobre los pueblos indígenas?


Muchos de los acuerdos internacionales de inversión y de los tratados de libre comercio son negociados sin tomar en cuenta los derechos humanos en general y sin ninguna participación de los pueblos indígenas. Así que éste es uno de los problemas principales que enfrentamos.


Uno de los principios centrales de estos acuerdos es que tienen una cláusula de no discriminación en cuanto a los inversores, que establece que no se puede discriminar entre un inversor local y uno internacional, lo que implica la liberalización de todas las leyes para otorgar mayores derechos a las compañías y, lamentablemente, en muchos casos minando los derechos de los pueblos indígenas.


En el caso específico del Acuerdo Transpacífico, no hubo información sobre el contenido de las negociaciones, y sólo hace muy poco que se empezó a conocer su contenido. Se trata de un acuerdo para la total liberalización de inversiones y que, entre otros temas, genera serias amenazas en el área de derechos de propiedad intelectual. Con el pretexto de crear nuevas fuentes de trabajo, me temo que con este acuerdo se debilitan los derechos humanos. Si bien todavía estamos en la fase de su ratificación, podría afirmar que este acuerdo será una seria amenaza para los derechos de los pueblos indígenas.


Hay que tener en cuenta que muchos de los últimos recursos naturales se encuentran en los territorios indígenas, bien porque ellos los han protegido tradicionalmente o porque se hallan en áreas muy remotas. El agotamiento de los recursos en varios países hace que ahora se lancen sobre las riquezas de los territorios indígenas. Desafortunadamente, vemos un retroceso en relación con la defensa de los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierras, territorios y recursos naturales tanto a nivel de los Estados como incluso dentro de los organismos internacionales. Por ejemplo, a pesar de que los indígenas reconocen el valor del Convenio 169, dentro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) no existe un programa fuerte de promoción de este Convenio para impulsar su cumplimiento efectivo por los Estados.


¿Nos podría dar algún ejemplo del impacto de estos acuerdos sobre las comunidades indígenas?
Tenemos el caso de Ecuador y la explotación de hidrocarburos de Chevron. La comunidad indígena ganó el juicio por la pérdida de su territorio y contaminación del suelo. A pesar de que la Corte Suprema dictaminó la obligación de la compañía para limpiar el área, no se hizo nada, pues la compañía alega que eso es responsabilidad del Estado ecuatoriano. Este tipo de acuerdos comerciales apoyan completamente los derechos de las empresas, y las medidas que el Estado pudiera adoptar para la defensa de los derechos humanos pueden ser objeto de una demanda al amparo de estos acuerdos comerciales.


¿Ante este panorama, que pueden hacer los pueblos indígenas?
Antes que nada, los pueblos indígenas tienen el derecho de su lado a partir de la Declaración de las Naciones Unidas y el Convenio 169 de la OIT. En ambos instrumentos se establecen los derechos indígenas sobre sus territorios y recursos. En muchos países de América Latina se ha ratificado el Convenio de la OIT y en varios casos se ha desarrollado en leyes nacionales. Son derechos establecidos en los ámbitos nacionales e internacionales y deben ser respetados. Los pueblos indígenas tienen también el derecho de participación en las negociaciones de los acuerdos comerciales que puedan afectar sus territorios. Como mínimo deben tener la oportunidad de saber lo que se está negociando y poder expresar sus opiniones. Pero a los indígenas no se les suele informar lo que se está negociando, cuando deberían estar debidamente informados sobre los proyectos de inversión que tengan impacto sobre sus comunidades. Existe el derecho específico a la consulta libre, previa informada, para que al menos sean consultados sobre estos proyectos de inversión.


¿Cuál es el papel de la Relatoría Especial de Pueblos Indígenas?
Estoy trabajando en un informe sobre acuerdos comerciales, inversiones y el impacto sobre los pueblos indígenas, identificando algunas recomendaciones al respecto. Mi objetivo es analizar si estos acuerdos comerciales violan o respetan los derechos indígenas. ¡Quizá encontremos acuerdos comerciales que respetan los derechos indígenas! La Relatoría monitorea las violaciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas. Y si estas violaciones son causadas por el accionar de las empresas en el marco de acuerdos de libre comercio, debo informar sobre esto y llamar la atención a los Estados que estén involucrados en este tipo de acuerdos.


Como Relatora usted ha realizado hasta ahora dos visitas en América Latina: Paraguay y Honduras. ¿Qué opinión le merece la situación de los pueblos indígenas en ambos países?
En Paraguay las comunidades indígenas están perdiendo sus territorios porque el gobierno ha decidido que la prioridad es la expansión de la frontera agrícola-ganadera. Paraguay es el cuarto productor mundial de soya y el quinto en exportación de carne. Y esta política tiene implicaciones directas sobre los indígenas, pues esta ampliación de las áreas de producción se desarrolla sobre las tierras indígenas.


En el caso de Honduras también los proyectos de inversión afectan a las comunidades indígenas, aunque nunca se les haya consultado. Pero estas no son situaciones únicas en estos países, sino que ocurren en muchos otros países del mundo.


¿Cuáles serán sus próximas visitas oficiales?
Tenemos confirmada una visita a Brasil a principios del 2016 y me gustaría poder ir a otro país de América Latina. El Congreso mexicano aprobó una resolución para invitarme, pero hasta ahora no he recibido la invitación oficial del gobierno para visitar el país. Así que espero recibir dicha invitación y así poder visitar México en el 2016.

 

*Miembro del Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA, siglas en inglés) Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Publicado enEconomía
El asalto al océano: abordaje hacia el naufragio

"[...], de modo que se llevaron el Caribe en abril, se lo llevaron en piezas numeradas los ingenieros náuticos del embajador Ewing para sembrarlo lejos de los huracanes en las auroras de sangre de Arizona, se lo llevaron con todo lo que tenía dentro [...]"

Gabriel García Márquez, El otoño del patriarca

 

En la ciudad de Valparaíso (Chile), los días 5 y 6 de octubre de 2015, tuvo lugar la segunda conferencia Nuestro Océano, convocada por el secretario de Estado norteamericano John Kerry. En el documento distribuido antes de la inauguración del encuentro, y suscrito por el mencionado funcionario, éste recordaba que "El año pasado convoqué a líderes gubernamentales, filántropos, científicos y líderes de la sociedad civil para la primera conferencia global "Our Ocean" (Nuestro Océano) en Washington, DC. A los que asistieron, les presenté el desafío de asegurarnos de que saldríamos de la conferencia con un plan para salvar el océano"; dejando claro que para el gobierno de los Estados Unidos los mares están en grave peligro, y de paso, generando inquietudes con el nombre dado a la citación, pues no sería la primera vez que cuando la potencia del norte utiliza la palabra "nuestro", lo hace en el sentido más literal del término. En efecto, cuando en 1823 el presidente estadounidense de la época, James Monroe, formuló la famosa frase "América para los americanos", partía de considerar que los americanos eran tan sólo ellos, aunque América si era el continente entero.

Las razones del creciente interés por el mar lo explicaba inequívocamente, a las agencias de prensa que acudieron a cubrir el evento, el comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, quien expresó: "Hemos inaugurado un siglo en el que nos veremos obligados a adentrarnos en los océanos en busca de soluciones para problemas energéticos, alimentarios y de crecimiento económico". Lo que en plata blanca significa que las grandes potencias dirigen su mirada hacía la vastedad de las superficies marinas con ánimo instrumental, y que en la búsqueda de garantizar su usufructo estiman necesario "unificar los diferentes acuerdos bajo un único paraguas legislativo", objetivo central de la Conferencia. En otras palabras que una regulación gestionada por los países dominantes, significa colocar el ecosistema al servicio de los intereses del capital, y por tanto de la ganancia. Decir que este siglo debe ser el "siglo azul", como lo expresó Vella, es un bonito eufemismo para evitar referirse a la toma del océano para una explotación sistemática y controlada por las grandes corporaciones.

 

Lo que está en juego

 

El ecosistema marino es el más grande de la tierra, ocupa el 72 por ciento de la superficie del globo terráqueo, y pese a sus diferentes denominaciones, en realidad se trata de un solo océano conectado por la dinámica de los vientos, y de las mismas aguas, que da como resultado que la proporción de sus elementos constitutivos sea asombrosamente homogénea en todas partes, constituyendo un espacio geográfico que pese a ese grado de uniformidad contiene una biodiversidad que aún es desconocida en buena medida.

Investigaciones relativamente recientes, probaron la influencia en gran escala del mar tanto sobre el clima como sobre el tiempo atmosférico (comportamientos de incidencia local). Hoy, nadie duda, por ejemplo, que los llamados fenómenos de El Niño y de La Niña, están asociados de forma directa con estados marinos específicos. También, en la actualidad, es indiscutible que la fotosíntesis de las plantas y algas del océano extrae gran cantidad de dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera, siendo, junto con la selva amazónica, el más importante sumidero de carbono, por lo que sin esa función el calentamiento global sería más acelerado. La inmensa biodiversidad que contiene de plantas y animales ha sido la base de subsistencia de no pocos grupos humanos, que hoy ven con gran temor la situación en que la irracionalidad de la explotación en gran escala ha puesto al ecosistema.

El océano está seriamente amenazado desde varios ángulos: de un lado, la biota está expuesta a la extinción por sobreexplotación, y del otro, la alteración de las condiciones fisicoquímicas debida a la contaminación, no sólo atenta contra la vida marina, sino que por su importante interacción con el clima puede provocar alteraciones de gran magnitud en las condiciones del Planeta. La competencia entre las empresas pesqueras ha llevado a que el llamado método de pesca de arrastre de fondo, que consiste en "barrer" un área determinada con una red que rastrilla también el suelo marino, además de destruir algas y otros organismo vivos, conduce a la captura de especies no comerciales -la llamada "pesca secundaria"-, que en su gran mayoría se devuelven muertas al océano con las obvias consecuencias ecológicas. Es una imagen icónica de la irracionalidad y la crueldad de la explotación de los océanos la captura de tiburones para cortarles sus aletas y devolverlos al mar amputados, sin la más mínima posibilidad de sobrevivencia (al año son capturados entre 100 y 150 millones de tiburones). La muerte a garrote de las focas en Canadá es otro de esos hechos impactantes que ilustra y simboliza lo que sucede cuando son aplicados el eficientismo y los principios de la producción capitalista al usufructo de las especies animales.

El vertimiento de residuos industriales y agrícolas -de los que los fertilizantes y pesticidas son considerados como los de mayor impacto-, al depositarse finalmente en el océano, estimula un desarrollo excesivo de microbios y algas que acaban con el oxígeno de las aguas y eliminan en el área de impacto la posibilidad de vida. Hasta el momento han sido identificadas cuatrocientas "zonas muertas", que es la denominación dada por los expertos, y que según algunas estimaciones cubren el 10 por ciento del océano. La zona muerta del Golfo de México, una de las más grandes según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos, este año podría alcanzar cerca de 22.000 kilómetros cuadrados, convirtiendo las partes profundas del golfo en un verdadero desierto acuático.

La absorción de CO2 por parte del ecosistema marino, estimada como un hecho positivo, pues funciona como amortiguador del calentamiento global, parece, sin embargo, encontrarse en un punto crítico, dado el aumento de la acidez de las aguas marinas que eso provoca. El dióxido de carbono al entrar en contacto con las aguas del océano reacciona formando ácido carbónico, compuesto que debilita la consistencia de conchas, caparazones y esqueletos de muchas especies, hasta el punto que la corrosión de las aguas, debida a la alta acidez, acaba literalmente diluyendo los cuerpos calcáreos. Además, recientemente se han descubierto en los sedimentos oceánicos grandes concentraciones de hidratos gaseosos que son formas sólidas y cristalinas de agua que contienen metano en su interior, y que de diluirse, si la temperatura del océano sigue aumentando, al liberar el metano podrían acelerar de forma dramática el calentamiento global. Con el aumento de la acidez de los océanos, los arrecifes de corales se corroerán más rápidamente de lo que pueden crecer, generando el temor que las estructuras de los arrecifes puedan extinguirse en todo el mundo. Los científicos predicen que para el momento en que las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono lleguen a 560 partes por millón (ppm), un nivel accesible para mediados de siglo ya que estamos llegando a 400 ppm, los arrecifes de coral dejarán de crecer, e incluso comenzarán a disolverse.

 

Lo que se busca

 

En enero de este año, fue alcanzado en las Naciones Unidas el consenso para iniciar las deliberaciones sobre un acuerdo vinculante para la protección de la vida marina en las áreas más allá de la jurisdicción nacional. Estas áreas, conocidas también como el Alta Mar, están conformadas por el espacio que trasciende las doscientas millas de zona económica exclusiva de cada país (cubren el 64 por ciento del océano y el 46 por ciento del globo terráqueo). En teoría, el Alta Mar es abierta a todos los Estados, y las actividades de pesca son reguladas por las normas establecidas en la Convención de las Naciones Unidas de 1982 sobre el derecho del mar (Convemar). No obstante, la inmensidad del área deja, de hecho, a la buena fe de los países y las corporaciones los comportamientos respetuosos de la naturaleza.

El impulso que el gobierno de los Estados Unidos ha dado a la realización de una conferencia como "Nuestro Océano", en la que el tema y el espacio geográfico son los mismos sobre los que empezará a deliberar la ONU, está inscrito en el mismo espíritu de la creación de asociaciones de países que firman acuerdos paralelos a las instituciones multilaterales oficiales. Tiza, en el caso de servicios, es quizá un ejemplo paradigmático en el que eludir las discusiones en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) significa crear una situación de hecho que obliga al resto de países a someterse posteriormente a las condiciones establecidas por el grupo particular. Es notaria una debilidad creciente de organismos multilaterales como la ONU o la OMC, que ceden poder a organizaciones regionales o geo-políticas, con el consecuente aumento del riesgo de un futuro aún más inestable y conflictivo. La disputa por el predominio del mar abierto no parece ser un escenario menor en la lucha librada entre una organización multipolar del mundo, defendida por los llamados países emergentes, y el dominio unipolar de EU, apoyado por los países de la Otan.

El capitalismo, pese a la aceptación del problema del deterioro de la naturaleza, da muestras de negarse a asumir posiciones coherentes con la amenaza que representan fenómenos como el calentamiento global y el agotamiento de los recursos no renovables, así como la extinción de aquellos que siendo renovables, por la sobreexplotación están desapareciendo. El reciente caso de la empresa automovilística Volkswagen, que adulteró la medición de las emisiones de gases de efecto invernadero, es una muestra de la brecha que separa las normas y el discurso oficial sobre el medio ambiente de la realidad de un sistema cuyo objetivo central es el crecimiento material por encima de cualquier consideración. Nadie puede hacerse ilusiones, entonces, que puede darse, bajo las actuales condiciones, una búsqueda real de revertir los daños que amenazan la vida en el Planeta tal y como la conocemos.

 

Los negacionistas al servicio de la catástrofe

 

A la par que el secretario Kerry, en el documento reseñado, luego de enumerar algunos de los problemas más graves del océano, expresaba: "Si suena mal, es porque lo es", y el gobernador del Banco Central de Inglaterra, Mark Carney, en una charla en la multinacional de los seguros Lloyds de Londres, afirmaba que los desafíos que plantea la situación del cambio climático en la actualidad "palidecen en importancia en comparación con lo que podría venir", en las redes y en muchos medios masivos de comunicación fue reproducido un documento negacionista de la problemática ambiental titulado Manifiesto ecomodernista, que recicla toda una serie de argumentos que han sido esgrimidos desde la década de los setenta del siglo pasado, intentando desmentir lo denunciado inicialmente en el documento del MIT, Los límites del crecimiento.

El argumento central consiste en sostener que los seres humanos, sobrepasado un punto de su desarrollo material, empiezan a desacoplarse de la naturaleza: "El desacoplamiento puede ser impulsado por tendencias tecnológicas y demográficas y por lo general resulta de una combinación de ambas", dice el Manifiesto, en una reedición de los razonamientos de Robert Solow y Joseph Stiglitz, cuando Georgescu Roegen y Herman Daly (dos de los fundadores de la economía ecológica), al cuestionar los modelos de crecimiento neoclásicos, criticaban el supuesto de las sustitución de recursos naturales por capital, como si éste último, en su manifestación física, no fuese material y por tanto extraído de la naturaleza. Cualquier estadística elemental muestra que actualmente la extracción y movimiento de recursos no tiene parangón en la historia. Quemamos más combustibles fósiles que en ninguna etapa anterior del capitalismo y extraemos del subsuelo una cantidad de minerales también sin antecedentes, para citar tan sólo dos ejemplos.

En otro de sus puntos centrales, los negacionistas sostienen: "Gracias a los avances tecnológicos en agricultura, desde mediados de los años sesenta la cantidad de tierra requerida para producir los alimentos humanos y la comida para animales que permiten alimentar a la persona promedio se ha reducido a la mitad", pasando por alto que esos "avances tecnológicos" son intensivos en combustibles fósiles, agua y productos químicos que, como veíamos, se han constituido, por ejemplo, en los determinantes de la aparición de "zonas muertas" en el océano. Pero, lo que es peor, es obviado el hecho que las necesidades de uso per cápita de tierra -indicador conocido como la huella ecológica- para satisfacer las necesidades de consumo de un individuo promedio supera ya la capacidad de sustento del Planeta. Igualmente, argumentos como el de que a mayor desarrollo menos contaminación, conocido como la teoría de la Curva Ambiental de Kuznets, ampliamente debatido, y que puede validarse para algunos países en particular, deja de tener sentido si lo aplicamos al Planeta en general (lo que es válido para la parte no necesariamente es válido para el todo). Igualmente es reciclada la creencia (¿o la falacia?) de que "La alta productividad asociada con los modernos sistemas socio-tecnológicos ha permitido que las necesidades se satisfagan con menos recursos y con menor impacto sobre el ambiente", asunto también ampliamente discutido desde finales del siglo XIX, y conocido en la literatura como "la paradoja de Jevons", por William Stanley Jevons, quien percibió, en el caso del consumo de carbón, que el aumento de la eficiencia en el uso específico del recurso, se traducía en un consumo absoluto mayor por el aumento de las unidades consumidoras.

Por lo contrario, el científico James Lovelock, quien formuló la teoría de Gaia en la que la Tierra es considerada un gran ecosistema vivo, una especie de hiper-organismo, estima que la quema de combustibles fósiles es irreversible, y que lo que debemos hacer es prepararnos para afrontar las consecuencias del calentamiento global, pues entiende que los poderes que nos rigen no van a renunciar sin más a las ventajas que derivan del actual sistema de cosas. No le falta razón, entonces, al presidente boliviano Evo Morales cuando calificó en la reciente Cumbre Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático-, al capitalismo como el cáncer de la tierra.

Hablar de "capitalismo verde" es, por tanto, un oxímoron que no pasaría de una contradicción lógica o semántica si no nos enfrentáramos al asalto del capital al más grande ecosistema de la Tierra, el océano, y por tanto a un ataque al corazón regulador de los ciclos de agua, carbono, oxígeno, nitrógeno y hierro. Parafraseando un lema de los años sesenta de siglo XX, deberíamos gritar: "capitalismo o vida".

Publicado enEdición Nº 218
Página 1 de 3