La conexión 100 veces más rápida que el WiFi, disponible en México

Una empresa mexicana comercializa por primera vez la tecnología LiFi, que utiliza la luz directa para transmitir datos

 

El matemático Arturo Campos, desde su sobria oficina de un barrio de clase media del DF, se visualiza como el próximo Steve Jobs mexicano. Asegura que empresa, Sisoft, es la primera en el mundo en comercializar la tecnología LiFi, que usa la luz directa para transmitir datos a un coste menor de 200 dólares. Una conexión 100 veces más potente que el WiFi y más segura, "imposible de hackear", cuenta. Desde una farola de la calle, cualquiera podría estar recibiendo Internet a una velocidad muy superior y un láser invisible puede enviar información hasta 10 kilómetros y llevar la conexión a las zonas más rurales sin necesidad de cables. "Venimos a democratizar Internet", declara Campos.


Reconoce no haber sido el inventor del LiFi, pero sí el primero en llevarlo al mercado. El científico de la Universidad de Edimburgo Harold Haas descubrió en 2011 que la luz de un solo LED (diodo emisor de luz) era capaz de transmitir más datos que una antena de telefonía. "Haas recuperó lo que ya había descubierto Edison. La humanidad ha vivido rodeada de cables los últimos 100 años. Hasta ahora", apunta el empresario.


El LiFi viene a solucionar el problema de la saturación del espectro de radiofrecuencia. Se estima que en el año 2019 el tráfico mundial de datos se incrementará hasta los 24,3 exabytes al mes (24.300 millones de gigabytes). "Habrá unos 2.000 millones de aparatos conectados a WiFi. Esta conexión 5G va a ampliar ese espacio", explica Campos.
Sisoft lleva desarrollando unos prototipos desde 2010. El aparato que ha creado consiste en un receptor y una lámpara con un chip encargado de descodificar la información que actúa como un router. Su coste es de 2.500 pesos (unos 135 dólares). Campos muestra cómo funciona: "Desde mi teléfono, conectado a Internet, le envío la información de audio a la lámpara y ésta a los altavoces", explica. La música suena.


Funciona como un código morse avanzado. Con sólo instalar un modulador, un LED es capaz, no sólo de dar luz, sino también de transmitir datos. Estos moduladores hacen que la luz se encienda y apague millones de veces por segundo creando los ceros y unos binarios que cifran los datos. El parpadeo es imperceptible para el ojo humano, pero no para unos fotodiodos colocados en los móviles u ordenadores que se encargarán de recoger los cambios de la luz e interpretarlos para convertirlos en información. De esta forma, toda la red de iluminación de una casa se convertiría así en un gran router con múltiples puntos de conexión al que conectar los gadgets. Lo mismo podría ocurrir con el alumbrado público.


El LiFi no sustituirá al WiFi, de momento. El diseño contempla solo la descarga de información (unidireccional). Aunque los científicos aseguran que conseguir no solo recibir un correo electrónico, sino también poder enviarlo, sería tan sencillo como colocar un emisor de luz en el dispositivo (bidireccional). La idea es que ambos sistemas coexistan para conseguir conexiones más eficientes y seguras, ya que la luz no puede traspasar paredes.


Otra ventaja que destaca Campos sobre este tipo de tecnología es que con ella queda superado el problema de que haya varios aparatos conectados a una red de WiFi y la capacidad se divida. "La cantidad de megas que contratas nunca te llegan. Se pierden en el cable. Pero la luz te envía la información pura", explica. También es capaz de enviar información a través del agua. "Ya es posible imaginar piscinas con Internet sin necesidad de cables", señala.


Sisoft ya ha vendido esta tecnología a uno de los principales grupos constructores de México. "No sólo sirve para tener acceso a Internet, sino para compartir datos en una oficina de manera rapidísima", cuenta Campos. Las pruebas iniciales ya habían logrado una velocidad de transferencia de archivos de hasta 224 gigabits por segundo. Esto supondría descargar en un chasquido 18 películas. 35 segundos para bajar un filme en alta definición. Campos asegura que podrían llegar hasta un petabyte (10 elevado a 15 bytes): "No existe ninguna tecnología que pueda alcanzar eso", señala.

Una chaqueta multiplica la velocidad de subida de contenidos en móviles

En la prenda se camuflan decenas de antenas desarrolladas en tecnología textil, que pueden conectarse a cualquier terminal móvil para aumentar su velocidad de transferencia de datos.

Un nuevo método y sistema para aumentar la capacidad de enlace ascendente entre un terminal y una estación base (MIMO HUB) ha sido patentado por investigadores de la UC3M. Su objetivo es aumentar el caudal del enlace de subida de datos digitales en sistemas de comunicaciones móviles, integrando de forma inteligente un elevado número de antenas en una prenda de ropa sin ser percibido por el usuario que la lleve puesta. El prototipo desarrollado está dotado de una única interfaz para su conexión al terminal del usuario al que se le quiere proveer de alta capacidad.

El desarrollo se enmarca en una de las principales líneas de investigación en el campo de las telecomunicaciones, el desarrollo de la 5G, la quinta generación de comunicaciones móviles. Esto implica un gran reto: conseguir en cinco años multiplicar por 1.000 la capacidad de las redes inalámbricas de comunicaciones móviles actuales, explica una de las investigadoras que ha desarrollado esta patente, Ana García Armada, del grupo de Comunicaciones de la universidad.
Velocidad 5G

En la revolución tecnológica que va a ser la 5G se deberá conseguir una gran velocidad de subida por parte de los usuarios a la red, apunta García Armada y es precisamente en ese punto donde se centra esta innovación. Por el momento, la patente, que consiste en un conjunto de antenas desarrolladas en tecnología textil, permitiría "multiplicar por diez esa velocidad de subida de un terminal móvil habitual como una tablet, un teléfono o una cámara", explica otra de las autoras de esta invención, Eva Rajo, del grupo de Electromagnetismo Aplicado.

La patente, producto del trabajo conjunto de estos dos grupos de investigación podrá ser aplicada para el ocio o para labores de apoyo en momentos de crisis de seguridad. Así lo explica la también autora de esta patente, la profesora Matilde Sánchez, que recuerda que ahora mismo en las redes sociales la gente tiende a subir mucho contenido.

Sin embargo, las aplicaciones de esta tecnología van más allá del ocio, por ejemplo "en temas de seguridad y emergencias, conseguiríamos dar cobertura y mucha velocidad en escenarios donde típicamente ese servicio no está disponible", añade la inventora.


Patente galardonada

 

Esta idea fue reconocida recientemente entre cientos de propuestas a nivel internacional en la última edición del Bell Labs Prize, un concurso mundial que busca ideas revolucionarias en el ámbito de las comunicaciones. El proyecto MIMO HUB obtuvo los 25.000 dólares correspondientes al tercer premio de esta convocatoria que apoya "ideas que cambien la forma de comunicarse y vivir".

Desde el Parque Científico de la UC3M, unidad de la universidad que ha estado implicada en todo el proceso de protección del resultado de investigación obtenido y que ahora ayuda a su comercialización, se destaca que esta invención puede encontrar aplicación también en el sector biomédico, además de en la gestión de crisis de seguridad o en el del ocio y entretenimiento, ya mencionados.

La inauguración hoy de la línea de tren de alta velocidad más rápida del mundo, que une en 3 horas las ciudades de Wuhan (centro) y Canton (sur), reveló de nuevo la apuesta de Pekín por el transporte ferroviario en competencia con el aéreo, informó el periódico "China Daily".

Los trabajos para esta parte del trayecto, que en una segunda fase unirá Pekín con Cantón, de 1.069 kilómetros y que el tren recorre a una media de 350 kilómetros por hora, comenzaron en 2005.

Según el diario, la competencia entre líneas aéreas y ferroviarias alcanzó un nuevo hito con la inauguración del trayecto entre las dos metrópolis chinas, capitales respectivas de las provincias de Hubei y Cantón, y que se reduce en 7 horas respecto a los convoyes tradicionales.

Los billetes que se pusieron a la venta hace una semana para el trayecto inaugural de un recorrido que también pasa por Changsha, capital de la provincia de Hunan, se acabaron rápidamente a precios que van desde 110 dólares en primera clase a 52 para segunda. Un comunicado conjunto de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo y el Ministerio de Ferrocarriles se felicitó por el interés del público.

El presidente de China Southen Airlines, que hace el trayecto entre las mismas ciudades, Si Xianmin, reconoció la amenaza que representa la competencia del nuevo tren de alta velocidad.

"Viajar en tren tiene tres ventajas frente a los aviones: son más prácticos, más puntuales y más seguros", dijo Si al periódico, reconociendo la competencia que supone la línea de alta velocidad para la flota de su compañía y la de otras que hacen conexiones.

Tras la inauguración en abril de la línea de alta velocidad Shijiazhuang-Taiyuan, las ventas de billetes de la compañía China Eastern Airlines bajaron el 36 por ciento, como también las que efectúan el trayecto rápido Shanghái-Zhengzhou, informó el diario "Noticias de Pekín.

Según el periódico "China Daily", China Southern Airlines anunció la bajada de los precios casi en la mitad en el trayecto entre Wuhan y Cantón en compras por adelantado, a fin de afrontar la competencia del nuevo tren de alta velocidad además de firmar acuerdos con los aeropuertos para mejorar la puntualidad.

Una red de alta velocidad de 16.000 kilómetros con trenes circulando a una media de 350 kilómetros por hora será construida en China en la próxima década y en 2012 deberán estar completados 13.000 kilómetros, según el Ministerio del Ferrocarril.
Publicado enInternacional
Sábado, 22 Agosto 2009 09:13

Bolt: ¿es genética, pasión o ñame?

Berlín, 21 de agosto. El dominio aplastante de Jamaica en las pruebas de velocidad, tanto femeninas como masculinas –demostrado esta semana por Usain Bolt y Shelly-Ann Fraser–, de los Juegos de Pekín y del Mundial de Atletismo de Berlín hace que muchos se pregunten si la clave no reside en que en la isla se quedaban los esclavos más fuertes y rebeldes.

Esa hipótesis es la defendida por el doctor William Aiken, jefe de Urología del Hospital Universitario de las Indias Occidentales y presidente de la Sociedad Jamaiquina de Urología.

Como Jamaica era una de las últimas paradas de los barcos cargados con esclavos, eso quería decir que sólo los más fuertes sobrevivían al desembarco en la isla, afirma en un de sus estudios.

Stephen Francis, entrenador de Asafa Powell, suscribió esa misma tesis en el diario francés L’Equipe en 2008.

Todos somos descendientes de esclavos. Nuestros ancestros eran particularmente resistentes, ya que habían sobrevivido a un terrible viaje desde África. En esa época de la trata de negros, Jamaica era sólo una primera etapa antes de Estados Unidos. Pero los más rebeldes no eran enviados al continente por temor a que crearan problemas en las plantaciones. Se quedaban en Jamaica y nos han legado su fuerza y su carácter, afirmó.

Pero muchas otras voces no creen en esta posición y piensan más en que en Jamaica se ha cimentado una pasión por el atletismo que hace que muchos niños lo practiquen, como una salida para triunfar en el deporte, después de que Merlene Ottey abrió al camino tras salir de un barrio muy pobre.

Asafa Powell, medallista de bronce en este Mundial de Atletismo de Berlín en los 100 metros planos, defiende esta opinión.

Por su parte, el padre de Bolt, Wellesley, piensa en las propiedades extraordinarias de una hortaliza que crece en Jamaica, el ñame o yam de Trelawny, un género de plantas tropicales cuyo tubérculo se usa ampliamente para la alimentación en la isla.

Pero el hecho de que hayan salido otros atletas jamaiquinos, nacidos en la isla, pero criados en otros lugares y que han sobresalido, solidifica la creencia de que existe algo genético en los velocistas de este país caribeño.

Los canadienses Ben Johnson y Donovan Bailey y el británico Linford Christie, los tres campeones olímpicos, son de origen jamaiquino.

Y es que la tradición velocista se remonta a décadas. En 1948, Arthur Wint fue su primer oro olímpico en 400 metros. Herb McKenley consiguió cuatro en dos juegos, 1948 y 1952, lo mismo que Don Quarrie entre 1968 y 1980. Por su parte, Merlene Ottey subió nueve veces al podio en unos juegos entre 1980 y 2000.

La pasión por la velocidad es en Jamaica una tradición como el reggae. Cada año, en primavera, en el National Stadium de Kingston, se enfrentan todas las escuelas del país en el Inter Secondary Schools Sports Association Boys and Girls Athletic Championships.

Más de 2 mil 500 jóvenes compiten durante cuatro días ante una multitud de entre 20 mil y 30 mil espectadores. Jamaica es a la velocidad lo que La Meca es a los musulmanes, dijo una vez Ato Bolton, de Trinidad y Tobago, plata olímpica de 100 metros en Sydney-2000.

La velocidad corre en la sangre de todos los jamaiquinos y muchos atletas, como Usain Bolt y Shelly-Ann Fraser, siguen en la isla, pese a las dificultades económicas y no aceptan las ofertas de las universidades estadunidenses, que solían llevarse a los mejores talentos del país.

Allí son venerados y sienten el cariño de la gente, que ya considera a la velocidad el deporte nacional.

Afp


Publicado enInternacional
Página 2 de 2