La inauguración hoy de la línea de tren de alta velocidad más rápida del mundo, que une en 3 horas las ciudades de Wuhan (centro) y Canton (sur), reveló de nuevo la apuesta de Pekín por el transporte ferroviario en competencia con el aéreo, informó el periódico "China Daily".

Los trabajos para esta parte del trayecto, que en una segunda fase unirá Pekín con Cantón, de 1.069 kilómetros y que el tren recorre a una media de 350 kilómetros por hora, comenzaron en 2005.

Según el diario, la competencia entre líneas aéreas y ferroviarias alcanzó un nuevo hito con la inauguración del trayecto entre las dos metrópolis chinas, capitales respectivas de las provincias de Hubei y Cantón, y que se reduce en 7 horas respecto a los convoyes tradicionales.

Los billetes que se pusieron a la venta hace una semana para el trayecto inaugural de un recorrido que también pasa por Changsha, capital de la provincia de Hunan, se acabaron rápidamente a precios que van desde 110 dólares en primera clase a 52 para segunda. Un comunicado conjunto de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo y el Ministerio de Ferrocarriles se felicitó por el interés del público.

El presidente de China Southen Airlines, que hace el trayecto entre las mismas ciudades, Si Xianmin, reconoció la amenaza que representa la competencia del nuevo tren de alta velocidad.

"Viajar en tren tiene tres ventajas frente a los aviones: son más prácticos, más puntuales y más seguros", dijo Si al periódico, reconociendo la competencia que supone la línea de alta velocidad para la flota de su compañía y la de otras que hacen conexiones.

Tras la inauguración en abril de la línea de alta velocidad Shijiazhuang-Taiyuan, las ventas de billetes de la compañía China Eastern Airlines bajaron el 36 por ciento, como también las que efectúan el trayecto rápido Shanghái-Zhengzhou, informó el diario "Noticias de Pekín.

Según el periódico "China Daily", China Southern Airlines anunció la bajada de los precios casi en la mitad en el trayecto entre Wuhan y Cantón en compras por adelantado, a fin de afrontar la competencia del nuevo tren de alta velocidad además de firmar acuerdos con los aeropuertos para mejorar la puntualidad.

Una red de alta velocidad de 16.000 kilómetros con trenes circulando a una media de 350 kilómetros por hora será construida en China en la próxima década y en 2012 deberán estar completados 13.000 kilómetros, según el Ministerio del Ferrocarril.
Publicado enInternacional
Sábado, 22 Agosto 2009 09:13

Bolt: ¿es genética, pasión o ñame?

Berlín, 21 de agosto. El dominio aplastante de Jamaica en las pruebas de velocidad, tanto femeninas como masculinas –demostrado esta semana por Usain Bolt y Shelly-Ann Fraser–, de los Juegos de Pekín y del Mundial de Atletismo de Berlín hace que muchos se pregunten si la clave no reside en que en la isla se quedaban los esclavos más fuertes y rebeldes.

Esa hipótesis es la defendida por el doctor William Aiken, jefe de Urología del Hospital Universitario de las Indias Occidentales y presidente de la Sociedad Jamaiquina de Urología.

Como Jamaica era una de las últimas paradas de los barcos cargados con esclavos, eso quería decir que sólo los más fuertes sobrevivían al desembarco en la isla, afirma en un de sus estudios.

Stephen Francis, entrenador de Asafa Powell, suscribió esa misma tesis en el diario francés L’Equipe en 2008.

Todos somos descendientes de esclavos. Nuestros ancestros eran particularmente resistentes, ya que habían sobrevivido a un terrible viaje desde África. En esa época de la trata de negros, Jamaica era sólo una primera etapa antes de Estados Unidos. Pero los más rebeldes no eran enviados al continente por temor a que crearan problemas en las plantaciones. Se quedaban en Jamaica y nos han legado su fuerza y su carácter, afirmó.

Pero muchas otras voces no creen en esta posición y piensan más en que en Jamaica se ha cimentado una pasión por el atletismo que hace que muchos niños lo practiquen, como una salida para triunfar en el deporte, después de que Merlene Ottey abrió al camino tras salir de un barrio muy pobre.

Asafa Powell, medallista de bronce en este Mundial de Atletismo de Berlín en los 100 metros planos, defiende esta opinión.

Por su parte, el padre de Bolt, Wellesley, piensa en las propiedades extraordinarias de una hortaliza que crece en Jamaica, el ñame o yam de Trelawny, un género de plantas tropicales cuyo tubérculo se usa ampliamente para la alimentación en la isla.

Pero el hecho de que hayan salido otros atletas jamaiquinos, nacidos en la isla, pero criados en otros lugares y que han sobresalido, solidifica la creencia de que existe algo genético en los velocistas de este país caribeño.

Los canadienses Ben Johnson y Donovan Bailey y el británico Linford Christie, los tres campeones olímpicos, son de origen jamaiquino.

Y es que la tradición velocista se remonta a décadas. En 1948, Arthur Wint fue su primer oro olímpico en 400 metros. Herb McKenley consiguió cuatro en dos juegos, 1948 y 1952, lo mismo que Don Quarrie entre 1968 y 1980. Por su parte, Merlene Ottey subió nueve veces al podio en unos juegos entre 1980 y 2000.

La pasión por la velocidad es en Jamaica una tradición como el reggae. Cada año, en primavera, en el National Stadium de Kingston, se enfrentan todas las escuelas del país en el Inter Secondary Schools Sports Association Boys and Girls Athletic Championships.

Más de 2 mil 500 jóvenes compiten durante cuatro días ante una multitud de entre 20 mil y 30 mil espectadores. Jamaica es a la velocidad lo que La Meca es a los musulmanes, dijo una vez Ato Bolton, de Trinidad y Tobago, plata olímpica de 100 metros en Sydney-2000.

La velocidad corre en la sangre de todos los jamaiquinos y muchos atletas, como Usain Bolt y Shelly-Ann Fraser, siguen en la isla, pese a las dificultades económicas y no aceptan las ofertas de las universidades estadunidenses, que solían llevarse a los mejores talentos del país.

Allí son venerados y sienten el cariño de la gente, que ya considera a la velocidad el deporte nacional.

Afp


Publicado enInternacional
Página 2 de 2