Sofia

Sofia

Jueves, 23 Agosto 2018 15:05

Sobre la guerra y el nacionalismo

Sobre la guerra y el nacionalismo

En medio de la disolución de la antigua Yugoslavia en la década de 1990, la península balcánica europea asistió al auge más tremendo del nacionalismo jamás visto después de la Segunda Guerra Mundial.

 

El horror que el mundo vio en el periodo de expansión de la ideología Nazi y que generó millones de muertes atroces, fue recordado en Sarajevo, capital de Bosnia, cuando las fuerzas militares y paramilitares serbias atacaron durante algunos años territorio bosnio escudándose en la defensa de sus valores nacionales y de su pueblo. El 28 de junio de 1914, la misma ciudad de Sarajevo había sido testiga del asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, quien horas después de un atentado con un artefacto explosivo a su paso por una de las calles de la ciudad, del cual resultó ileso, fue abaleado en otra de las calles del mismo lugar, muriendo instantáneamente, al igual que su esposa quien también recibió impactos de bala. Este hecho fue la excusa para desatar uno de los primeros conflictos bélicos del siglo XX, con amplia resonancia e impacto sobre buena parte del mundo durante casi todo el siglo XX.

 

Nuestra intención aquí no es relatar paso a paso los hechos acaecidos durante la Primera Guerra Mundial que en noviembre próximo cumple 100 años desde su finalización. Más bien, aprovechamos este suceso para cuestionar el fenómeno de la guerra y la noción de nacionalismo.

 

La guerra siempre ha sido un fenómeno hostil. Hasta ahora, entre los seres humanos, ha sido fácil traducir el conflicto, que les es inherente a través de la diferencia, en términos de confrontación bélica. La historia de la humanidad ofrece muchos registros de esta actitud y despliegue ofensivo contra el otro de diversas formas: religiosamente, políticamente, racialmente, etcétera. No es gratuito que la preocupación por la guerra haya sido frecuente entre las mentes más brillantes de cada época.

 

Las respuestas ante este fenómeno han estado siempre sobre la mesa, desde los griegos y hasta nuestros días, el fenómeno de la guerra ha tenido un espacio en medio de las discusiones conceptuales más agudas, de los dramas políticos más tensos y hasta en medio de tiempos de relativa tranquilidad, pues a la paz la han definido casi siempre como aquel estado donde ocurre la ausencia de guerra. Como vemos, esta última ha sido uno de los eventos estructurales que ha acompañado el desarrollo de la historia de Occidente. Desde Aristóteles y su preocupación por la Constitución de los atenienses, pasando por Maquiavelo y su idea de la regulación del conflicto a través de instituciones como el Tribuno del pueblo para regular el conflicto entre gobernantes y gobernados, hasta nuestros días y los esfuerzos democráticos por evitar la confrontación armada, paradójicamente, en medio de ella.
Colombia y su contexto de violencia –situación especialmente importante para nosotros– ha tenido tiempos de guerra donde las cifras siempre asustan, más allá de que muchas veces se conviertan, para la mayoría, en un asunto de producción natural de la muerte.

 

Los excesos que acompañan a la guerra se han vuelto tan familiares en nuestro contexto que ya no sorprenden los relatos de las víctimas por más desgarradores que sean, tampoco el testimonio físico de las heridas que deja a su paso toda confrontación con las armas.

 

Además de este proceso de naturalización del horror, la guerra también puede ser invisible, o por lo menos, escudarse en medio de la ausencia formal de ella, pues luego de la finalización oficial del conflicto armado colombiano entre el Gobierno Nacional y las Farc, según el relato gubernamental los sistemáticos asesinatos de líderes sociales no tienen nada que ver con el conflicto estructural de un país que se ha desarrollado históricamente en medio de la injusticia, la desigualdad, la falta de oportunidades y la estigmatización y eliminación de toda forma diferente de emprender, asumir y construir la vida individual y colectivamente. Esta diferencia alimenta el conflicto que parece no puede resolverse sin los disparos y muertes de miles de seres humanos.

 

Pese a esta dinámica histórica, la enseñanza y el reto es que la diferencia debe ser asumida en términos estructurales entre los seres humanos, adjunta a la identidad y el principio de individuación propio de todo ser que se asume como único, no como justificación del rechazo y eliminación de todo aquello que no es igual a una posición hegemónica de ver la vida y entender las relaciones sociales. Entender que la diferencia es algo que puede ser resuelto de manera definitiva nos empuja a una salida que implica el rechazo del otro, y la instauración de modelos únicos y necesarios donde se pretende que quepamos todos bajo una única forma de pensar y actuar. No asumir la diferencia como una forma esencial de los seres humanos es negar a la humanidad misma, es creer que pueden canalizarse todas las pulsiones de hombres y mujeres en función de una identidad absoluta pretendiendo, ingenuamente, solucionar la conflictividad inherente a estos. Esta vía de solución del problema como nos dice Estanislao Zuleta “es tratar de negar los conflictos internos y reducirlos a un conflicto externo, con el enemigo, con el otro absoluto: la otra clase, la otra religión, la otra nación; pero este es el mecanismo más íntimo de la guerra y el más eficaz, pues es el que genera la felicidad de la guerra”**, y esto no hace más que alimentar y fomentar una consciencia de identidad única, forma esta sobre la cual se han desplegado los nacionalismos más virulentos y dañinos de la historia de la humanidad. La felicidad de la guerra, expresión con la que juega Zuleta, nos pone de cara al horror que supone el placer que puede llegar a surgir de aquello que nos daña y nos limita en diversas formas. La identidad con este tipo de actitudes es propia de la consolidación del nacionalismo.

 

El nacionalismo puede definirse como un fenómeno que encuentra su fundamento en un conjunto de creencias y prácticas justificadas, las más de las veces, en mitos como la patria, la tierra, la religión, la raza o la sangre, y que además deben prevalecer sobre cualquier otra noción de conjunto social o comunidad política que no encuentre lugar en este conjunto.

 

El cierre político del siglo XX en Europa, como ya hemos visto, también tuvo lugar en territorio balcánico. Las guerras de secesión yugoslavas son la última manifestación de los excesos del nacionalismo en ese siglo. La feroz confrontación entre las diferentes repúblicas unidas bajo la bandera yugoslava después del fin de la Segunda Guerra Mundial generó una crisis que volvió a poner en tela de juicio el concepto de nacionalismo. Las armas como principal vía de solución de conflictos étnicos y políticos en aquel territorio aún remueven los cimientos de las diversas naciones que tienen su lugar en los Balcanes. Para no alejarnos de nuestro objetivo principal volvemos a nuestro contexto para cerrar esta reflexión.

 

Si bien en Colombia no emerge una idea clara de nación por parte de grupos identificados con ideas acabadas y unilaterales respecto de una única forma de vida y una única forma de relacionamiento con los demás, fenómenos como el paramilitarismo y el auge de formas religiosas tradicionales que buscan por todos los medios imponer una sola idea de cómo construir la vida, nos alertan sobre la posibilidad de un nacionalismo velado al interior del país, pues nociones como la defensa de la patria y de una única forma de familia, propiedad y administración política, dejan especular sobre el peligro de enfrascarnos aún más en el conflicto al cual hoy, históricamente, tememos la posibilidad de responder por vías diferentes a la de la confrontación armada que ha costado tanta sangre y dolor a un pueblo tan vilipendiado como el nuestro.

 

Lo que nos deja entonces la experiencia histórica de la guerra y el nacionalismo es la pregunta sobre la forma cómo debe construirse la vida en medio de las diferencias que nos constituyen. Ya tenemos algunas sugerencias de cómo se construye el infierno sobre la Tierra, no debe insistirse en ello, tampoco aspirar a la construcción de ningún paraíso, pero con toda certeza sabemos que otras formas de asumir nuestra humanidad y la dificultad que va de suyo son posibles.

 

* Centro de Estudios Estanislao Zuleta.
** Zuleta, Estanislao, Colombia: violencia, democracia y Derechos Humanos, Medellín, Hombre Nuevo Editores, 2008, p. 29.

El nuevo gurú de la ultraderecha europea

La divisa con la que Bannon se hizo conocer en Bruselas se la tomó prestada al poeta John Milton: “Prefiero reinar en el infierno que servir en el paraíso”, dijo Bannon. Su ambición choca, sin embargo, con unos cuantos obstáculos.

La ultraderecha mundial se prepara con vistas a dar el asalto al Parlamento Europeo. Las elecciones de mayo de 2019 para renovar el europarlamento movilizan desde hace rato a los papas globalizados de la extrema derecha que buscan en Bruselas expandir sus éxitos electorales a través de la creación, dentro del Parlamento, de un mega grupo compuesto por euroescépticos y cuya principal misión consiste en aniquilar a la Unión Europea desde adentro. Ya antes de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos y la victoria de Donald Trump, quien era en ese entonces su principal estratega, Steve Bannon, había llevado a cabo varios viajes exploratorios por el Viejo Continente con la intención de plasmar una suerte de internacional de la ultraderecha. Esta vez, su objetivo inicial empezó a ser realidad. Bannon plantó sus banderas en la capital belga por medio de una fundación, “The Movement”, con la que pretende aunar a todos los ultras que pululan en Europa. La divisa con la que Bannon aterrizó en Bruselas se la tomó prestada al poeta John Milton: “prefiero reinar en el infierno que servir en el paraíso” dijo Bannon. Su ambición choca sin embargo con unos cuantos obstáculos, empezando por las drásticas divisiones entre los grupos de la extrema derecha presentes en el Europarlamento y siguiendo por el sentido mismo del proyecto: la extrema derecha europea abraza la causa del combate contra la inmigración y la defensa del Estado Nación como antídoto ante los órganos multilaterales (la misma Unión Europea), pero la idea motriz del modelo de Bannon, “la desconstrucción del Estado administrativo”, no figura en su catalogo. El nacionalismo norteamericano no tiene un espejo en la compleja geografía europea. Hay líneas comunes, pero, en un momento dado, el precipicio entre ambos es abismal.


A Bannon, sin embargo, no le faltaran adeptos a su perfil de supremacista blanco, machista, antisemita, y homófobo. El equipo de The Movement cuenta con unas diez personas encargadas de respaldar a la extrema derecha y a los otros partidos populistas durante la campaña electoral. Entre estos consejeros hay personajes ya conocidos como Raheem Kassam, ex colaborador del británico Nigel Farage. Hasta ahora, la irrupción más sonora del rey de las fake news en Europa tuvo lugar en marzo pasado cuando Bannon asistió al congreso organizado por el entonces Frente Nacional francés consagrado a su refundación, es decir, a su cambio de nombre. Bannon intervino allí para vender la idea según la cual “la victoria es posible” porque “nosotros somos cada días más fuertes” y ellos “cada vez más débiles”. También ahondó en las retóricas desculpabilizadoras cuando dijo: “si luchan por la libertad los tratan de xenófobos. Si luchan por su país los tratan de racistas. Pero los tiempos de esas palabras asquerosas se han terminado “. Desde ese momento, el antaño estratega de Trump ha labrado las tierras del Viejo Continente. Sus lazos más estrechos los mantiene con los Demócratas Suecos (neonazis asumidos), Marine Le Pen en Francia, el Partido Popular de Mischaël Modrikamen y el Vlaams Belang en Bélgica, la ultraderecha austríaca (FPÖ) y la italiana de Matteo Salvini. Italia es para Bannon su “bebe” predilecto, la prueba absoluta de la vigencia de sus ideas, o sea, la posibilidad de que se forjen alianzas entre las extremas derechas genuinas y los movimientos populistas pero post ideológicos como el italiano 5 Estrellas.


¿Acaso puede Bannon repetir en Europa lo que hizo en Estados Unidos? La mayoría de los especialistas dudan de ello, sobre todo porque ven en las ambiciones del doctor fake news una suerte de carrera desesperada por existir luego de que Trump lo despidiese y el portal que lo hizo famoso, Breitbart News, también lo pusiera en la calle. Algunos asimilan sus sueños con los de un viejo actor norteamericano que se muda a Europa para interpretar roles menores porque en su país no encuentra trabajo. Por otra parte, los grupos de las extremas derechas europeas son como familias en constante disputa. El odio los une tanto como los separa. El especialista francés de las extremas derechas europeas, Jean-Yves Camus, juzga “ridículas” las pretensiones de Bannon y sus aliados. Según Camus, ello no excluye que “gracias a su dinero y a su capacidades de lobista pueda cosechar algunos resultados”. El analista francés asegura “confiar en las capacidades de los partidos demócratas de Europa para resistir. Los dirigentes europeos son lúcidos ante la situación y la responsabilidad que les incumbe en ella. Todo este problema deriva de la mala gestión de la crisis migratoria”. En el Parlamento Europeo, por ejemplo, el Primer Ministro húngaro Viktor Orban es miembro del PPE (Partido Popular Europeo), donde también está la formación de la canciller alemana Angela Merkel. La Liga de Salvini integra el grupo de Marine Le Pen. En el Europarlamento existen tres grupos distintos de eurohostiles que no se aceptan entre ellos. El proyecto político de estos partidos es esencialmente anti inmigrante y anti multicultural, pero en ningún caso inclinado a privatizar los Estados. Muy por el contrario, la extrema derecha europea aboga por un Estado Nación fuerte capaz de proteger a los ciudadanos de los estragos de la globalización. En julio de 2018, Salvini prometió hacer de las elecciones europeas de mayo de 2019 una suerte de referendo “entre la elite, el mundo de la finanza y el mundo real del trabajo, entre una Europa sin fronteras asediada por una inmigración de masas y una Europa que protege a sus ciudadanos”.


El equilibrio en el seno del Parlamento Europeo reposa aún sobre la dinámica de dos bloques: el de los socialdemócratas y el de los democristianos. No obstante, la cruzada de la ultraderecha por romper ese esquema con el soldado Bannon como líder cuenta con dispositivos muy bien entrenados y mucho dinero. Los medios de desinformación e intoxicación de la ultraderecha norteamericana son poderosos. Su eficacia fue probada a lo largo de la campaña a favor del Brexit en Gran Bretaña y luego con la elección de Donald Trump. Con todo, fracasaron en Francia cuando intentaron hacer lo mismo con Le Pen. La líder ultraderechista francesa perdió estrepitosamente la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2017 frente a Emmanuel Macron. La visión nacionalista norteamericana, su egoísmo devorador y su indolencia substantiva, encontraron, hasta ahora, una frontera infranqueable en Europa.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 01 Noviembre 2017 06:59

Desde Bélgica, Puigdemont aceptó ir a las urnas

Desde Bélgica, Puigdemont aceptó ir a las urnas

El depuesto gobernante dijo que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas” y negó que fuera a solicitar asilo.

 

El ex presidente catalán Carles Puigdemont afirmó ayer desde Bruselas que no pretende pedir asilo en Bélgica para eludir a la Justicia española, pero tampoco volverá a España hasta “tener garantías”, en un nuevo movimiento que internacionaliza el conflicto y confunde a la ciudadanía al aceptar también las elecciones del 21 de diciembre.


“Podemos asegurar nuestros derechos y cumplir con nuestras obligaciones desde aquí”, dijo el líder secesionista en una multitudinaria conferencia de prensa en el club de periodistas de Bruselas, donde quiso dejar claro que “nadie abandonó” su cargo, a pesar de que él y su gobierno fueron destituidos por el Ejecutivo español. Además, remarcó que seguirá “trabajando” para hacer frente a la “ofensiva altamente agresiva” del Estado español y, en lo que supone una contradicción, anunció que acepta como un “reto democrático” las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy en el marco de su intervención en la norteña región para abortar la secesión.


Puigdemont llegó de incógnito el lunes a la capital de Bélgica, y enseguida se dispararon los rumores de que iba a solicitar asilo político, una opción que su abogado admitió que estudiaba, ante la presentación por parte de la Fiscalía española de una querella en su contra por delitos de rebelión, sedición y malversación, el primero de ellos penado con hasta 30 años de cárcel.


A pesar de que el dirigente catalán no dio ese paso, su permanencia en Bruselas obligará eventualmente a la Justicia española a pedir su extradición, con lo que jueces belgas tendrán que valorar los argumentos jurídicos de la grave querella presentada en su contra por el Fiscal General del Estado que, según dijo, “no responde a un deseo de justicia sino de venganza”.


Mientras Puigdemont hablaba en la capital belga, a la que se desplazó con nueve miembros de los 14 que integraban su antiguo gabinete, el ex vicepresidente Oriol Junqueras se reunía en el Parlamento catalán con otros cuatro políticos catalanes cesados, en una maniobra interpretada como un intento de escenificar que continúan en funciones.
Sin embargo, casi en simultáneo, el Tribunal Constitucional español suspendió de forma cautelar la declaración de independencia realizada por el parlamento regional el pasado viernes. Además, el Tribunal Supremo citó a declarar mañana y el viernes a la presidenta del parlamento catalán, Carme Forcadell, y los otros cinco ex integrantes de la Mesa de la cámara catalana, imputados por delitos de rebelión, sedición y malversación por haber permitido la tramitación y aprobación de las leyes que llevaron a la declaración unilateral de independencia.


Con ese telón de fondo, el ex presidente afirmó que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas”, y negó que fuera a solicitar asilo. “Queremos evidenciar ante el mundo el gran déficit democrático que se da en el Estado español”, manifestó Puigdemont y añadió: “No vamos a escapar a la acción de la Justicia”.


No obstante, el dirigente catalán denunció la “politización de la Justicia” española y la “ausencia de imparcialidad”, de ahí que, insistió en que su traslado allí busca “libertad y seguridad” y las “garantías jurídicas que no se dan en Cataluña y España”. En ese sentido, advirtió que no regresará a su país hasta obtener la garantía de que tendrá “un proceso judicial justo” frente a un Estado español que lo quiere “meter en la cárcel” por “cumplir” su programa electoral, y que se quedará en la capital belga el tiempo que “considere necesario”.


Al inicio de su comparecencia ante numerosos medios de prensa de todo el mundo, en la que se expresó en francés, catalán, español e inglés, Puigdemont sostuvo que ante la intervención de Cataluña por parte del Ejecutivo español, su gobierno “podía haber optado por forzar a los funcionarios afines para iniciar una disputa por la hegemonía”, pero no lo hizo porque la resistencia habría tenido una “reacción violenta” del Estado como la del referéndum del 1 de octubre.
Tras reivindicar una vez más el carácter pacífico del movimiento independentista catalán, el dirigente pidió a la Unión Europea que “reaccione, que haga algo” porque, remarcó, Cataluña tiene “delante un Estado que solo entiende la razón de la fuerza”.
Por otro lado, señaló que a los catalanes “no le dan miedo los retos democráticos”, por eso, aceptará las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y sus resultados, y pidió al gobierno español que haga lo mismo.
“Si el gobierno ha querido hacer un plebiscito sobre el artículo 155, aceptamos el desafío. Votando se resuelven los problemas”, aseguró en un intento por convertir los comicios en un nuevo aval a la secesión.
Puigemont pidió al pueblo catalán que se prepare para “un camino largo”, y advirtió que pese a las dificultades, “no van a conseguir que abandonemos nuestro proyecto político”.


En Barcelona, los partidos no independentistas recibieron sus palabras con gran perplejidad e indignación. El líder del Partido Popular (PP) de Rajoy en Cataluña, Xavier García Albiol, sostuvo que “nadie persigue a Puigdemont por sus ideas políticas”, sino que tendrá que rendir cuentas por “haber provocado o intentar provocar un golpe de Estado”, al tiempo que acusó al ex presidente de “insultar a los catalanes” cuando afirma que no puede regresar porque corre riesgo su integridad.


“No es coherente ni serio decir que se le está persiguiendo políticamente cuando tiene a la mitad de los compañeros circulando por Barcelona sin ningún problema y a su partido presentándose a las elecciones”, añadió.


En la misma línea se expresó la socialista Eva Granados, quien calificó la intervención de Puigdemont como “un insulto a la inteligencia de los catalanes”, “victimista” y “llena de incongruencias y falsedades”.


La presencia de Puigdemont en Bélgica puede derivar en un conflicto diplomático en el seno de la Unión Europea, de ahí que el gobierno belga salió a desmarcarse de la situación: “Si declaras la independencia, es el momento de quedarte con tu gente”, dijo ayer el viceprimer ministro del país, el conservador flamenco Kris Peeters.


La coalición independentista volvería a ganar en Cataluña

Aumentó el apoyo a la secesión

 

Las próximas batallas de los catalanes separatistas se librarán en las urnas, pero también en los tribunales. La Justicia española citó a declarar esta semana a Carles Puigdemont y a 13 miembros de su destituido gabinete.

 

Un mes después del referéndum de autodeterminación declarado inconstitucional del 1 de octubre en Cataluña, estratégica región de España cuyo Parlamento declaró la independencia el viernes, las próximas batallas se librarán en los tribunales y en las urnas.


La coalición independentista catalana Junts pel Sí volvería a ganar las elecciones regionales autonómicas y quedaría un Parlamento muy similar el disuelto la semana pasada por el gobierno central español, según una encuesta publicada ayer por el Centro de Estudios de Opinión catalán (CEO).


La encuesta, realizada en medio de una creciente tensión en España, también reveló que el apoyo a la independencia de Cataluña aumentó 7 puntos con respecto a un estudio similar realizado en junio: hoy, un 48,7 por ciento de los catalanes quiere la independencia frente a un 43,6 por ciento que la rechaza.


El sondeo se conoce a menos de dos meses de los comicios convocados por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, luego de aplicar, el viernes pasado, el artículo 155 de la constitución nacional para poner un freno a los planes independentistas del gobierno de Carles Puigdemont en Cataluña.


Junts pel Sí, coalición formada por el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCat), de Puigdemont, y por el izquierdista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), sería la primera fuerza con entre 60 y 63 diputados de los 135 de la Cámara catalana, frente a los 62 que tenía hasta ahora. Aunque no obtendría mayoría absoluta ni tampoco ganaría en porcentaje de voto, podría gobernar de nuevo gracias al apoyo de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), formación antisistema y separatista que lograría entre ocho y nueve escaños, uno menos que los que tenía hasta ahora.


Junts pel Sí y la CUP sumarían un 45,9 por ciento del sufragio, mientras que los partidos contrarios a la independencia tendrían el 50,9 por ciento.
En segundo lugar quedaría de nuevo el partido liberal Ciudadanos, con entre 25 y 26 diputados, seguido por el Partido Socialista, que subiría a entre 17 y 19, frente a los 16 que tenía.


Catalunya Sí Que Es Pot, coalición de izquierda que integra al partido Podemos, tendría entre 12 y 14, mientras que el Partido Popular (PP) de Rajoy lograría en Cataluña entre 10 y 11 diputados, similar a los 11 que tenía en la pasada legislatura.


La encuesta, realizada sobre una muestra de 1500 personas entre el 16 y el 29 de octubre, hace referencia a las mismas coaliciones que se presentaron en los comicios catalanes de 2015, aunque se desconoce si se repetirán las mismas alianzas.


Los partidos que deseen presentarse a los comicios deben notificarlo. En las pasadas elecciones, en septiembre de 2015, la derecha y la izquierda independentistas (PDeCat y ERC) se presentaron juntos. No obstante, los disensos entre los dos aliados no han hecho más que aumentar en los últimos meses. Pero si asisten con candidaturas separadas podrían entrar en una lógica de división en plena derrota del conato de República Catalana.


Del 13 al 18 de noviembre los partidos catalanes deben oficialmente transmitir la lista de sus candidatos, incluidos sus cabezas de lista. La CUP debe decidir si presenta candidatos a esta elección organizada por un Estado al que busca desobedecer, aunque ya ha dejado la puerta abierta para hacerlo.
Pero antes, los independentistas deberán enfrentar una embestida judicial.


Mañana y el viernes Carles Puigdemont y trece miembros de su gabinete, todos ya destituidos, están citados en la Audiencia Nacional para declarar como investigados por impulsar el proceso de secesión. La jueza del caso aceptó a trámite la querella de la fiscalía de imputarlos por rebelión, sedición y malversación de fondos y les impuso una fianza de 6,2 millones de euros a abonar en un máximo de tres días. Si Puigdemont no acude a la citación, la fiscalía puede solicitar su detención. Si sigue en Bélgica, España deberá enviar una solicitud de arresto.


También entre mañana y el viernes, a partir de las 9.30 horas locales, la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y otros cinco dirigentes están citados a declarar como investigados por el Tribunal Supremo. La corte no ha precisado el orden de comparecencia. La fiscalía pidió que sean imputados por rebelión, pasible de 30 años de prisión, sedición (hasta 15 años) y malversación de fondos.


La Audiencia Nacional debe examinar el viernes los recursos interpuestos por los dirigentes de las dos principales organizaciones independentistas catalanas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, contra la prisión preventiva que les fue dictada el 16 de octubre, acusados del cargo de sedición ligado a manifestaciones secesionistas.


La duración de la intervención de la autonomía de Cataluña, amparada en el artículo 155 de la Constitución española, es en principio de seis meses, hasta abril. Según una fuente gubernamental española, se mantendrá más allá del 21 de diciembre, hasta la formación de un nuevo gobierno.

Fiscal Mueller sacude a Washington con primeros arrestos por el caso ruso

Sale a la luz que Papadopoulos, ex asesor del magnate, confesó haber mentido a la FBI


El mensaje es claro: la investigación independiente va por todos, señala experto en leyes

 

El fiscal especial Robert Mueller presentó este lunes cargos contra el ex jefe de la campaña electoral de Donald Trump, su socio y, por separado, un asesor menor de la campaña, y con ello sacudió a Washington, donde estalló otra tormenta de especulación sobre las implicaciones que esto tiene para la Casa Blanca.

Al revelarse las primeras acusaciones de la investigación en torno a la influencia rusa en la elección presidencial en favor de Trump, así como una posible obstrucción de la justicia que ha puesto en jaque a esta presidencia durante sus nueve meses en el poder, toda la atención primero se enfocó en Paul Manafort, quien fue jefe de la campaña de Trump durante varios meses en 2016, y su socio de negocios y también su segundo en la campaña Rick Gates, quienes fueron acusados de 12 cargos, desde lavado de dinero hasta conspiración (para cometer un delito), evasión de impuestos y falsedad de declaraciones.

Pero podría ser que la noticia más importante del día resultara la de un personaje secundario, George Papadopoulos, quien el mes pasado secretamente se había declarado culpable de mentir a la FBI sobre sus interacciones con personas vinculadas al gobierno ruso, y que ha estado cooperando con el equipo de Mueller durante los pasados tres meses.

Manafort y Gates fueron obligados a presentarse en las oficinas de la FBI la mañana de este lunes y después ante un tribunal federal, donde ambos se declararon no culpables de todos los cargos. Manafort tiene fijada una fianza de 10 millones de dólares, y su socio una de 5 millones; ambos están bajo arresto domiciliario, por ahora. Los dos fueron obligados a entregar sus pasaportes mientras esperan su juicio.

Los cargos formulados en su contra no incluyen referencia a la campaña de Trump ni colusión con los rusos para fines de esa campaña. Manafort es acusado de lavado de dinero por más de 18 millones de dólares, y de encubrir transferencias y presentar declaraciones falsas. Gates es acusado de transferir más de 3 millones a sus cuentas en el extranjero sin reportarlas. Todo esto mientras trabajaban brindando asesoría y cabildeo al gobierno pro ruso de Ucrania, entre otros clientes extranjeros.

Los 12 cargos son minuciosamente detallados en la acusación de 31 cuartillas del fiscal especial, que incluye cuánto dinero trasladó Manafort para pagar por la renovación de casas de lujo en Nueva York y Florida; compra de autos de lujo como Mercedes Benz, y hasta los cientos de miles de dólares que pagó a sus sastres. Los cargos sólo por lavado de dinero pueden llevar condenas potenciales hasta de 20 años de cárcel.

Al mismo tiempo, la oficina del fiscal especial informó este lunes que Papadopoulos fue detenido en julio, después de ser acusado de mentir a la FBI sobre sus contactos con un profesor ruso vinculado con oficiales del Kremlin cuando era integrante de la campaña presidencial de Trump.

Papadopoulos había intentado programar reuniones entre representantes de Trump con oficiales del gobierno ruso. Además, tenía comunicación con un profesor ruso que le informó que el Kremlin contaba con información dañina contra Hillary Clinton, entre otras interacciones. Aunque fue un asesor de bajo nivel en la campaña, algunos creen que el equipo de Mueller sabe que él tiene información que podría servir para perseguir a integrantes de mayor nivel de la campaña.

Papadopoulos ha estado cooperando con los investigadores durante tres meses, reuniéndose "en numerosas ocasiones para otorgar información y responder preguntas", según los documentos oficiales. Algunos expertos en leyes consideran que esta podría ser la noticia más preocupante para el equipo de Trump que la de su ex jefe de campaña.

Sin embargo, aunque Manafort aparentemente no está cooperando, por ahora, algunos observadores señalan que es práctica común entre fiscales atacar a un integrante clave de la agrupación bajo investigación, y presionarlo hasta que acepte cooperar –o sea, delatar a sus cómplices– a cambio de una reducción o anulación de castigos penales.

Vale recordar que Manafort es un operativo veterano en los circuitos del poder, y ha aportado sus talentos a varios presidentes y candidatos presidenciales republicanos desde los tiempos de Gerald Ford.

El presidente responde

El ocupante de la Casa Blanca buscó distanciarse de su ex jefe de campaña y restar importancia a Papadopoulos. La primera reacción de la presidencia fue, para variar, en un par de tuits de Trump. "Perdón, pero esto es de hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña Trump", escribió (a pesar de que en las acusaciones se comenta que algunas de sus actividades ilícitas continuaron hasta este año). Eso fue seguido por otro tuit: "También. No hay Colusión".

Poco después, Sarah Sanders, vocera de la Casa Blanca, reiteró esta línea ante los reporteros, al declarar que "el anuncio de este lunes (sobre Manafort y Gates) no tiene nada que ver con el presidente, las campañas presidenciales o cualquier actividad de campaña". Calificó a Papadopoulos de simple "voluntario en un consejo de asesoramiento" de la campaña, olvidando aparentemente que fue el mismo Trump quien anunció su nombramiento en ese consejo.

Aunque es cierto que en los cargos contra Manafort y Gates no se menciona la posible colusión, lo anunciado sobre el tercer acusado está dirigido justo a establecer que hubo intentos de relaciones entre oficiales rusos y representantes de Trump.

Desde el viernes pasado, cuando se filtró que este lunes se presentarían los primeros cargos formales de la investigación, Trump libró una tormenta de tuits, y sus aliados repitieron su mensaje en entrevistas con los medios, acusando que la investigación de Mueller es parcial, reiterando que todo esto es una "cacería de brujas" y acusando que los verdaderos culpables de relaciones sospechosas con los rusos son Clinton y sus aliados. "Hay tanta culpabilidad por Demócratas/Clinton, y ahora los hechos se están dando. ¡Hagan algo!", escribió Trump el viernes.

Próximos pasos

Expertos en leyes y ex fiscales entrevistados por los medios trataban de interpretar lo ocurrido y sus implicaciones. "No podrían haber enviado un mensaje más claro si huberian rentado un anuncio electrónico en Times Square", comentó Patrick Cotter, ex fiscal federal y ahora abogado de defensa en Chicago en entrevista con el Washington Post. “Y el mensaje es no sólo sobre Manafort, es un mensaje a los próximos cinco tipos con quienes van hablar, y el mensaje es: ‘ahí vamos, y no estamos jugando’”.

A la vez, consideraron otros analistas, todo esto genera preocupación y hasta paranoia en la Casa Blanca sobre quién más está o no cooperando.

Por ahora todos esperan que Mueller presente cargos contra más individuos en el futuro próximo, alimentando aún más la especulación sobre quién, y qué tan cerca de la familia Trump llegará todo esto, y, obviamente, si llegará hasta el mismo presidente.

El Departamento de Justicia nombró a Mueller fiscal especial en mayo pasado para encabezar la investigación sobre la intromisión rusa en la elección estadunidense después de que Trump despidió al jefe de la FBI James Comey, incidente que ahora también forma parte de esta investigación.

Algunos ahora temen que si esta investigación avanza de manera demasiado peligrosa para la Casa Blanca, Trump pudiera despedir también a Mueller, algo que podría provocar una grave crisis política en este país.

Por ahora hay susto en varias esquinas de Washington en este Halloween.


 

El País

Las ‘fake news’ rusas en Facebook llegaron a 126 millones de estadounidenses


Los 'trolls' del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017


R. J. C.

El contenido ruso en Facebook que pudo influir en las elecciones estadounidenses de 2016 mediante noticias falsas —conocidas como fake news por su nombre en inglés— llegó a 126 millones de usuarios, según publica este lunes el diario The Washington Post. Los trolls del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017 que fueron vistas en un primer momento por 29 millones de estadounidenses. Facebook, sin embargo, calcula que entre las veces que la información fue compartida la cifra pudo haber alcanzado a un máximo de 126 millones de usuarios.


Esta cantidad es muy superior a la que en un principio se calculaba, en torno a 10 millones de norteamericanos. Esta primera estimación solo se basaba en los alrededor de 3.000 posts anunciados y pagados por la trama rusa en la compañía fundada por Mark Zuckerberg. Sin embargo, las entradas gratuitas en Facebook publicadas por el aparato del Kremlin ampliaron sobremanera el radio de difusión.


Facebook emitió el pasado 2 de octubre un comunicado explicando la situación, que se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la compañía, tanto que ha actualizado dos veces la versión inicial de 3.000 anuncios difundidos desde 470 cuentas.


En el marco de la investigación de la trama rusa, que busca esclarecer si hubo coordinación entre el equipo electoral de Donald Trump y el Kremlin para influir en las últimas elecciones presidenciales de EE UU, Google ha reconocido este lunes por primera vez que sus plataformas también se vieron comprometidas, revelando que los trolls cargaron más de 1.000 vídeos en YouTube en 18 canales diferentes. Este martes está previsto que el asesor general de Facebook, Colin Stretch, informé a la investigación de la trama rusa de la estimación que hace su compañía, es decir, que unos 126 millones de norteamericanos fueron víctimas de las fake news.


La población estadounidense afectada por las noticias falsas representa un 40% del total, unos 310 millones de personas. La cifra ha saltado a la luz el mismo día que ha sido señalado Paul Manafort, quien fuera uno de los hombres fuertes del presidente, Donald Trump. Manafor, exdirector de campaña se entregó al FBI junto a un socio suyo, Rick Gates, para responder por una docena de delitos que incluyen la conspiración contra Estados Unidos (por ocultar sus actividades y sus ingresos) y el lavado de dinero. Los cargos no se refieren a la campaña electoral, sino que se centran en la asesoría a un político ucraniano afín a Putin. En cambio, la confesión de otro asesor de Trump, George Papadopoulos, sí abona las sospechas de connivencia: admitió contactos con una persona cercana al Kremlin que le prometía trapos sucios sobre Hillary Clinton y se declaró culpable de haber mentido al respecto.


El próximo miércoles será el día que las tecnológicas se las vean con Washington. Además de Facebook, que ese mismo día dará resultados del trimeste, Google and Twitter testificarán para dar más detalles.


Google ha dado de baja, sin concretar el tipo de contenido que les hizo tomar la medida, esas 18 cuentas conectadas con la trama. Publicaron 1.108 vídeos en YouTube que se vieron más de 309.000 veces entre Junio de 2015 y Noviembre de 2016. El buscador tan solo ha reconocido que no respetaba los términos de uso de la plataforma.

Martes, 31 Octubre 2017 06:34

El antichavismo no va a las urnas

El antichavismo no va a las urnas

Tres de las fuerzas opositoras que confluyen en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no participarán en las elecciones municipales venezolanas programadas para diciembre. “Ratificamos que en esta oportunidad y en estas condiciones no vamos a participar”, dijo el ex presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática (AD) –el partido más antiguo de Venezuela—, tras señalar que tomaron esa decisión pese a que consideran que “la vía para salir de la dictadura es la electoral”. Primero Justicia (PJ), partido en el que milita el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles, se expresó en igual sentido y aseguró que trabajará para lograr reformas en el Consejo Nacional Electoral (CNE). El presidente Nicolás Maduro rechazó que los principales partidos de oposición se marginaran de los comicios de diciembre y amenazó con cárcel a quienes, según él, buscan sabotear el proceso electoral. El mandatario señaló que los partidos opositores obedecen una orden que les dio el fin de semana la embajada de Estados Unidos en Caracas.


Acción Democrática, que obtuvo cuatro de las cinco gobernaciones que logró la oposición en los comicios regionales del 15 de octubre, explicó que la decisión también se tomó tras realizar una consulta con otras organizaciones políticas y por considerar que el gobierno hace elecciones cuando le conviene. En ese sentido, Ramos Allup dijo que seguirán luchando por condiciones electorales que consideren imparciales. El diputado señaló que aquellos afiliados a AD que decidan participar de los comicios serán excluidos de la organización.


El secretario general de PJ, Julio Borges, confirmó la decisión que ya había sido adelantada por él mismo, y reiteró que esa formación dará pelea para “lograr tener condiciones, garantías y elecciones libres para que el país pueda elegir un nuevo gobierno como lo quiere el 80 por ciento de los venezolanos”.


Durante un encuentro con los gobernadores elegidos el 15 de octubre, en comicios ganados ampliamente por el oficialismo, Maduro aseguró: “Me declaro en batalla contra quienes pretenden insurreccionar y atacar el sistema electoral. Están llamando a sabotear el proceso electoral. Bastantes cupos hay en las cárceles para quienes pretenden incendiar Venezuela”, sentenció el líder chavista.

Lunes, 23 Octubre 2017 09:13

Algo nuevo sucede en Colombia

Algo nuevo sucede en Colombia

Como nunca antes se había vivido, en municipios y regiones enteras la gente se rebela contra el modelo económico que se pretende imponer en nuestro país. Un modelo económico extractivista, primario, de lo más atrasado que se pueda imaginar.

Modelo que pretenden imponer sin importar sus consecuencias: desestimulan la producción industrial y la agricultura, reducen presupuestos para educación, ciencia y tecnología, debilitan y desarticulan la institucionalidad ambiental e igual proceden con la normativa ambiental y, a la par, garantizan la “seguridad inversionista” a grandes empresas extranjeras que llegan, con todas las facilidades, a explotar nuestros recursos naturales y el trabajo de los connacionales
No recuerdo nada parecido antes. No se trata de simples expresiones de inconformidad en manifestaciones callejeras. Estamos asistiendo desde hace algunos años a una gran movilización social y popular. Manifestaciones masivas en Bucaramanga para defender el páramo de Santurbán porque algunas empresas mineras pretenden explotar el oro que hay allí; multitudinarias marchas-carnaval en Ibagué desde hace nueve años contra el proyecto minero La Colosa de la multinacional AngloGold Ashanti en Cajamarca, el fenómeno social más importante en el Tolima en mucho tiempo; o las marchas-carnaval de los dos últimos años en el Quindío contra la megaminería, defendiendo el territorio, el agua y la vida, que han sido reconocidas como las movilizaciones ciudadanas más grandes en toda la historia del departamento. Y muchas otras acciones colectivas en varias regiones del país.

Algo novedoso, que llama la atención, es que hemos visto en la calle, promoviendo estas movilizaciones y participando en ellas, además de organizaciones ambientalistas, campesinas, indígenas, culturales y de jóvenes, a las Cámaras de Comercio y otros gremios y, más sorprendente aún, a alcaldes y gobernadores. Lo que está sucediendo es una verdadera rebelión contra el gobierno nacional.

Sumadas a las marchas callejeras, se adelantan acciones de carácter político y legal como las Consultas Populares, desgranadas por todo el territorio nacional. Piedras (Tolima. julio de 2013), Tauramena (Casanare. diciembre de 2013), y en 2017 se han realizado las de Cabrera (Cundinamarca. febrero), Cajamarca (Tolima. marzo), Cumaral (Meta. junio), Pijao (Quindío. julio), Arbeláez (Cundinamarca. julio), Jesús María (Santander. septiembre) y Sucre (Santander. octubre). Para el próximo 3 de diciembre se realizará una en Córdoba (Quindío) y alrededor de 45 más se preparan en otros municipios del país.

En este último departamento tenemos, además otros dos retos en próximos meses: Salento y Calarcá. Esta última resulta aún más exigente pues se trata de un municipio con 84 mil habitantes, lo que implica un umbral cercano a los 20 votos. Hasta ahora, Tauramena, con 22 mil habitantes, es el municipio más poblado entre todos aquellos donde ha tenido lugar una Consulta Popular.

Y hay mucho más. En un buen número de municipios se ha optado por prohibir las actividades extractivas (proyectos mineros) y la construcción de proyectos hidroeléctricos, mediante Acuerdos Municipales. Sucede, por ejemplo, en algunos municipios de Huila y Antioquia. Y en Calarcá, Quindío, se realizó el Festival Internacional de Caricatura “Megaminería, NO todo lo que brilla es oro”, que tuvo por objetivo llamar la atención a nivel nacional e internacional de nuevos sectores sociales sobre lo que está sucediendo con la minería en Colombia y en el Quindío, particularmente. En el festival participaron alrededor de 120 artistas de 42 países, presentando cerca de 600 trabajos. Ahora esas caricaturas se utilizan como material de divulgación y educativo para promover otros procesos de organización y movilización contra actividades mineras.

Algo en común que han tenido todas estas acciones es su carácter pacífico y el uso inteligente de lo simbólico. Y también el hecho de que se han dado en defensa del territorio, el agua, la vida, la dignidad y la autonomía territorial. Al parecer nuevos valores y referentes, nuevas reivindicaciones, motivan hoy a la gente a salir a la calle a manifestarse. Alguien comentaba hace unos días que la gente no está saliendo a la calle por problemas tan acuciantes como la salud, la educación, la falta de trabajo o la corrupción pero sí lo hace por estos nuevos motivos. Algo nuevo está sucediendo, sin duda.

Estos fenómenos sociales se presentan, además, como expresión de la indignación que siente la gente. Cuando en las regiones nos enteramos, hace ya como 9 años, de que buena parte de los municipios y departamentos estaban comprometidos en proyectos de gran minería, eso ya había sucedido cerca de 4 años atrás y, como lo hemos podido comprobar, en muchos casos, ni las autoridades locales ni las regionales estaban enteradas de lo que sucedía. Y es que desde Bogotá el gobierno nacional, de la mano de grandes empresas mineras, habían tomado decisiones sobre los territorios, es decir, sobre la vida y futuro de sus habitantes, sin consultarles, sin informarles siquiera y recurría a mentiras, engaños y la fuerza misma para imponer tales decisiones. El Gobierno ha actuado como si se tratara de baldíos de la nación, como si los territorios no estuvieran habitados por ciudadanos con derechos, ni hubiese en ellos autoridades qué respetar. Esto indigna a cualquiera.

Indignante también ha sido ver a agentes del Estado, a empleados públicos, Ministros, Presidente de la República, tratando de desconocer el mandato del constituyente primario y el significado de estas movilizaciones y de los resultados de las Consultas Populares que en ninguna parte han bajado del 96 por ciento de votos rechazando la gran minería.

Indigna ver al gobierno nacional, así como autoridades de diversa índole, más preocupadas por los intereses de las empresas mineras que por los derechos de la gente, la calidad del ambiente y nuestro patrimonio natural. Indigna ver a la Policía Nacional y, en no pocas ocasiones al Ejército Nacional, reprimiendo a quienes protestan y cuidando los intereses y los bienes de las empresas mineras en los lugares donde establecen sus proyectos. Indignan actuaciones del Gobierno que contrarían la Constitución Política, e indignan las amenazas del mismo Gobierno de que se modificaran las normas que regulan la participación ciudadana con el objetivo de restarles fuerza y posibilidades.

No sabemos si se trata de la reforma constitucional de 1991, que empieza a “encarnar” en las prácticas ciudadanas o si, simplemente, se trata de la reacción desesperada de grupos humanos ante la agresiva acción de las empresas mineras y el Gobierno sobre sus territorios. O si son las dos cosas a la vez. Lo cierto es que nuevos asuntos preocupan hoy a la opinión pública.

Maduro mostró firmeza ante los cuestionamientos

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, prometió ayer que su gobierno “librará al mundo de la dictadura del dólar”, invitó a dos líderes opositores a conversar y dio por hecho que el chavismo ganó la única gobernación cuyo escrutinio aún no estaba resuelto, mientras referentes de la oposición se cruzaron cuestionamientos y exhibieron divergencias, tras las elecciones regionales del domingo pasado.

El mandatario usó una conferencia de prensa con periodistas extranjeros para mostrar firmeza e iniciativa después del rotundo éxito electoral del chavismo, según los resultados oficiales, pero que no fueron reconocidos por la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática.  

Asimismo, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) integrada sólo por chavistas y que declaró su preeminencia sobre todos los poderes públicos del país aplazó para hoy la toma del juramento a los gobernadores electos.

De ese modo, quedó postergado el probable conflicto con la oposición, que había anunciado que sus gobernadores electos no jurarían ante la ANC, aunque en las últimas horas algunos de sus dirigentes admitieron la posibilidad de revisar esa decisión.

En su larga comparecencia ante los corresponsales, Maduro sostuvo que “está surgiendo un nuevo sistema monetario mundial y Venezuela fue obligada a estar al frente de este nuevo sistema que librará al mundo de la dictadura del dólar, que tanto somete a los pueblos del mundo”, informó la agencia noticiosa estatal AVN.

Asimismo, el mandatario llamó a “consolidar” las estructuras de base del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante e invitó a una “reunión pública” a los líderes de los dos partidos opositores que ganaron gobernaciones en los comicios del domingo. La convocatoria involucra a los jefes de los partidos socialdemócrata Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, y centrista Primero Justicia (PJ), Julio Borges.

De los cinco gobernadores opositores al chavismo electos el domingo, cuatro pertenecen a AD (los de Anzoátegui, Antonio Barreto; Mérida, Ramón Guevara; Nueva Esparta, Alfredo Díaz, y Táchira, Laidy Gómez) y uno a PJ (el de Zulia, Juan Pablo Guanipa).

Ramos Allup, entrevistado simultáneamente por la televisora privada Globovisión, admitió que “algunos emisarios” ya le habían comentado la intención de Maduro de reunirse con él y aceptó que podría participar en un encuentro entre representantes chavistas y opositores, siempre que sea “público” y transmitido por medios de comunicación.

En esa nota, Ramos Allup sostuvo que los gobernadores no deben someterse a la ANC porque “esa Asamblea existe de facto y los gobernadores no se tienen que juramentar a ningún organismo distinto que los consejos legislativos (legislaturas regionales)”.

Sin embargo, el vicepresidente de AD, Antonio Ecarri, dijo a la radio RCR que estaba “en discusión” si los gobernadores opositores jurarán ante la ANC o no, según recogió el diario caraqueño El Universal.

Esa misma duda había sido revelada por la gobernadora electa de Táchira: “Nos reuniremos para decidir si nos juramentamos o no ante la ANC”, escribió Gómez anoche en su cuenta de Twitter.

El único gobernador electo que se pronunció con firmeza contra la posibilidad de reconocer a la ANC fue Barreto.”No existe norma jurídica que me obligue a juramentarme ante la ANC; la Constitución del Estado es muy clara, y establece que la juramentación debe ser ante el Consejo Legislativo o ante el juez superior”, dijo Barreto tras ser proclamado por la Junta Regional Electoral del estado Anzoátegui.

Mientras tanto, Maduro aseguró que el chavismo ganó la gobernación de Bolívar, el único estado en el que hasta anoche no había resolución oficial. “La tenemos confirmada, sólo esperando que legalmente sea anunciado así para acatarlo”, dijo.

El jefe del Estado también replicó  las críticas de EE.UU, al decir que el pueblo de su país “le ha dado un mensaje brutal al gobierno imperialista de Donald Trump”. 

El telescopio gigante de China hace sus primeros descubrimientos en el espacio

Conocido como FAST, logró captar dos púlsares que se encuentran a 16.000 y 4.100 años luz respectivamente.

 

El Telescopio de Apertura Esférica de 500 metros (FAST, por sus siglas en inglés), que fue inaugurado en septiembre de 2016 en China y es considerado el más grande del mundo, ya comenzó a cosechar sus primeros frutos y detectó dos estrellas giratorias conocidas como púlsares.


El descubrimiento fue dado a conocer por los Observatorios Nacionales Astronómicos de China (NAOC, por sus siglas en inglés).


Dos de los púlsares, llamados J1859-01 y J1931-01, están a 16.000 y a 4.100 años luz de la Tierra, con periodos de rotación de 1,83 y 0,59 segundos, respectivamente.
Los púlsares son estrellas de neutrones que se formaron tras la explosión de una supernova. Tienden a girar muy rápido y emiten fuertes señales de radio.


Según Li Di, científico jefe de la división de radioastronomía de la NAOC, los púlsares fueron descubiertos el 22 y 25 de agosto, cuando el FAST exploraba el plano galáctico del sur, informó el diario 'China Daily'.


El hallazgo fue confirmado posteriormente por el radiotelescopio de Parkes en Australia.


Li Di sostuvo que el FAST ya detectó decenas de posibles candidatos a ser púlsares, 6 de los cuales ya fueron confirmados por organizaciones internacionales.
Ya fueron identificados más de 2.700 púlsares desde que los astrónomos británicos Jocelyn Bell Burnell y Antony Hewish descubrieron el primero el 28 de noviembre de 1967. Pero casi todos están dentro del ámbito de la Vía Láctea.


Muchos científicos esperan que el FAST sea el primer telescopio en captar un pulsar fuera de la galaxia.

Martes, 10 Octubre 2017 07:32

Nobel a la teoría de moda

Richard Thaler estudió los rasgos que influyen en las decisiones económicas.

 

Richard Thaler, que estudia la economía del comportamiento, obtuvo el galardón

El investigador estadounidense se alzó con el premio en el área de Economía por sus trabajos sobre conductas irracionales de las personas. Vincula la psicología con la economía. Participó en la película La gran apuesta con Brad Pitt.

 

El Banco de Suecia anunció ayer el premio Nobel de Economía y el galardón fue para el profesor de la Universidad de Chicago, Richard Thaler. El norteamericano de 72 años es uno de los impulsores de la economía del comportamiento, la cual apunta a modelar las decisiones no racionales de los individuos. Se trata de una teoría interdisciplinaria en la que interviene la psicología y busca comprender las decisiones económicas en las que no se elige una situación óptima para el bienestar. Esta rama de la economía recibió fuertes críticas cuando se lanzó a finales de los ‘80 pero en los últimos diez años se convirtió en moda y forma parte de los manuales del establishment académico.

“Thaler ha contribuido a expandir y refinar el análisis económico al considerar tres rasgos que sistemáticamente influyen en las decisiones económicas: la racionalidad limitada, la percepción de justicia y la falta de autocontrol”, indicó el Banco de Suecia para argumentar la entrega del premio en memoria de Alfred Nobel. Uno de los aportes del economista fue en el campo de las finanzas. Thaler investigó comportamientos no racionales y la sobrerreacción de los inversores a la nueva información disponible. El economista participó en la película La Gran Apuesta, uno de los últimos grandes éxitos de Hollywood en la que actuó Brad Pitt. Como presidente de la Academia Americana de Economía, Thaler explicó en esa película cómo fue posible el aumento de los derivados financieros que terminaron en el estallido de los créditos hipotecarios.

Las diferencias entre lo que el individuo planea y lo que efectivamente hace es otro de los elementos estudiados en la teoría del comportamiento. Thaler plantea que muchas veces las tentaciones de corto plazo y la falta de autocontrol terminan afectando el bienestar de largo plazo. Algunos ejemplos podrían ser el cigarrillo, comida chatarra o la falta de constancia en el ahorro para la jubilación. El economista afirmó en su estudio que el sector público debe jugar un rol de estímulo para orientar a los individuos a qué se inclinen por la dirección de las decisiones correctas, aunque siempre en un contexto en que se mantiene la “libertad de las decisiones individuales”. Las recomendaciones de Thaler no pasaron desapercibidas en Estados Unidos e Inglaterra y en ambos países se utilizaron sus ideas para reformular programas públicos vinculados con el ahorro para la pensión, la donación de órganos y las políticas de medioambiente, entre otras. En una nota de El País de España, que analiza casos prácticos de la teoría del comportamiento, se menciona que el Reino Unido subió la recaudación de impuestos sólo con recordarles a los contribuyentes que sus vecinos ya habían pagado.

En las entrevistas posteriores a la entrega del Nobel, una de las preguntas fue cómo iba a gastar el millón de dólares que recibió de premio. El economista bromeó e indicó que lo hará “de la forma más irracional que pueda”. Entre las publicaciones más conocidas de Thaler se destaca “Un empujón: el impulso que necesitas para mejorar las decisiones sobre salud, dinero y felicidad”. Se trata de un libro de 2008 que alcanzó rango de best seller mundial y que escribió junto a la profesora Cass Sustein. Un último elemento para mencionar respecto de la elección del premio Nobel en 2017 es que siguió reforzándose el sesgo académico: se eligió nuevamente a un investigador de Estados Unidos que realizó aportes a la teoría dominante. Desde finales de la década del ‘90, tres de cada cuatro galardonados fueron norteamericanos. El año pasado los ganadores del Nobel fueron los economistas Oliver Hart y Bengt Holmstrom, por sus trabajos sobre la teoría de los contratos, que ayudó a rediseñar las primas de los seguros. La primera vez que se entregó este premió en el área de economía fue en 1969.

 

 

“La rabia en la política parece aumentar”

Recordó que en su mandato el riesgo venía de Irán y que el acuerdo nuclear impidió que ese país se convirtiera en una amenaza como hoy lo es Corea del Norte. Dijo que la fuerza no alcanza para resolver los problemas del mundo.


El ex presidente de EE.UU. Barack Obama advirtió ayer que “no podemos resolver todos los problemas con tanques y aviones de guerra”, en alusión al conflicto planteado con Corea del Norte, durante un foro en San Pablo. “No podemos resolver todos los problemas con tanques y aviones de guerra. Tengo orgullo del poder militar de Estados Unidos y eso es una ventaja. Corea del Norte es un peligro y necesitamos alianzas fuertes para enfrentarla. Pero la seguridad no depende sólo de la fuerza militar sino también de la diplomacia fuerte”, dijo Obama, en una velada crítica a la política de su sucesor, Donald Trump.


El expresidente (2009-2017) recordó que cuando asumió su mandato el riesgo venía de Irán y formalizó un acuerdo nuclear que impidió que ese país se convirtiera en una amenaza como hoy lo es Corea del Norte. “Uno de mis orgullos es el acuerdo nuclear con Irán. Negociamos con Irán, un país con grandes diferencias con EE.UU. y que exportó problemas a otros países; un gobierno que era adversario. Y pese a ello creí que era necesario resolver un problema específico y garantizar que no desarrollaran armas nucleares”, dijo.


“Eso demoró y tuvimos éxito. La consecuencia es que Irán no va por el mismo camino de Corea del Norte. Tenemos grandes tensiones pero el problema fue resuelto sin ningún disparo. Y eso demuestra que se pueden tener resultados con una diplomacia fuerte”, agregó. En el foro organizado por el banco Santander y el diario Valor, Obama admitió que una de las asignaturas pendientes de su mandato fue no haber logrado reducir las diferencias políticas en la sociedad estadounidense. “Mi mayor autocrítica es no haber sido capaz de disminuir las diferencias que ya entonces estaban surgiendo en nuestra política. Parece que no contribuí mucho para eso. Intentó ser una persona calmada pero creo que, cuando entregué el cargo, vi frustrada la esperanza que llegué a tener de juntar a las personas por encima de las diferencias”, afirmó Obama en el Foro Ciudadano Global.


A su juicio, la crisis económica agravó las diferencias porque “aunque respondimos con éxito y no enfrentamos una recesión tan profunda, la recuperación fue lenta y dejó a muchos frustrados, y la rabia en la política parece que aumentó”. Entre sus logros, mencionó la reforma del sistema sanitario, que abrió la puerta a 20 millones de familias. En su conferencia ante una platea de empresarios en Sao Paulo, Obama se refirió también al avance de los populismos y defendió el refuerzo de la democracia para frenarlos.
“No es sorprendente que con el tiempo veamos movimientos populistas y autoritarios avanzando y amenazando. Esos peligros existen, pero lo que hay que reforzar es que la democracia es la mejor forma de gobierno diseñada por el hombre”, aseguró. Criticó veladamente a Trump y cargó contra las visiones nacionalistas que culpan a otros países por la pérdida de empleos, el cierre de fronteras a los inmigrantes, los sectores que niegan los efectos de los cambios climáticos y las propuestas para restringir medios de comunicación.


Tras admitir que EE.UU. tiene graves problemas de monopolios en los medios de comunicación y que la opinión pública en su país es formada por sólo tres redes de televisión, consideró “más peligroso que los gobiernos comiencen a censurar o restringir lo que circula en los medios y en la internet”.


Criticó también las políticas que no ofrecen igualdad de oportunidades a mujeres o minorías raciales porque “no se puede tener éxito en la economía de hoy si deja la mitad de su equipo fuera de la cancha”, señaló. La globalización y la tecnología pueden destruir empleos, admitió, pero también generarlos y es necesario mostrar que no son amenazas. “Decir que los cambios amenazan los empleos es generar más pánico y asumir posiciones basadas en nacionalismos, en solidaridad racial o en xenofobia. Nuestro objetivo es garantizar que todas las personas puedan tener éxito en la nueva economía”, dijo. Obama se reunirá y con un grupo de jóvenes brasileños y viajará mañana a Argentina.

Página 1 de 10