Sofia

Sofia

Sábado, 30 Junio 2018 09:26

Alerta de Lula por Petrobras

Alerta de Lula por Petrobras

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, acusó al Congreso brasileño y al gobierno del presidente Michel Temer de regalar los recursos naturales del país a los intereses extranjeros, en una carta que envió ayer al diario Jornal do Brasil.


“Mientras el país prestaba atención a la Copa del Mundo, la Cámara de Diputados aprobó, en régimen de urgencia, una de las leyes más vergonzosas de su historia”, comenzó el líder del Partido de los Trabajadores su carta. Lula indicó que, por mayoría simple, los diputados aprobaron vender el 70 por ciento de los enormes campos presal -yacimientos petrolíferos submarinos que se encuentran debajo de una capa de sal- que el gobierno había otorgado a Petrobras en el año 2010.


“El proyecto de ley es un crimen contra la patria, que exige una reacción firme de la sociedad para ser detenido en el Senado, antes de que sea tarde”, dijo el ex mandatario. “Las chances de hallar petróleo en esos campos son prácticamente totales, porque nosotros, los brasileños, ya mapeamos las áreas”, siguió Lula e ilustró: “Para las petroleras es como comprar un billete de lotería ya ganador. Para Brasil es como vender la gallina de los huevos de oro.”


En la misiva publicada por el diario brasileño, el ex presidente también atacó específicamente al presidente de Petrobras, Pedro Parente. Además de recordar que Parente había iniciado la privatización de actividades como la producción de biocombustible, hizo énfasis en que, bajo su conducción, se redujo hasta un 30 por ciento la producción de combustibles en las refinerías nacionales. “Dejamos de producir aquí, en reales, para importar en dólares”, sentenció Lula y agregó: “Hizo reajustes casi diarios de los combustibles encima de los precios internacionales, lo que aumentó el lucro de los extranjeros.”


Además, el ex presidente estimó que el hecho de que la votación de la ley no haya tenido ningún debate con la sociedad era evidencia de que el gobierno tiene mucha prisa para entregar el patrimonio nacional a los intereses extranjeros. “Corren para entregar lo que les prometieron a los patrocinadores del golpe parlamentario en 2016”, acusó Lula en la carta.


“Pero su tiempo termina en octubre, cuando Brasil va a elegir un gobierno democrático, con legitimidad para revertir la agenda del entreguismo y del ultraliberalismo, que sólo interesa al mercado y no al país o a nuestro pueblo. Cuando Brasil elija un gobierno que vaya a acabar con la farra de las privatizaciones y de la entrega del patrimonio nacional.”, anunció el ex mandatario.

Putin ordena la creación del 'Silicon Valley' militar ruso

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto para el establecimiento del centro tecnológico para las innovaciones en el ámbito de la defensa, Era, en la ciudad de Anapa.

"Para crear una infraestructura innovadora y formar un modelo eficaz para organizar la investigación con el fin de fortalecer la capacidad de defensa del país, decreto crear la tecnópolis de innovación militar Era bajo el control del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia", dice el documento.
Como anunció previamente el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, la apertura de Era se realizará en septiembre de 2018. Se espera que en 2020 empiece a funcionar a plena capacidad.


Era ocupará 17 hectáreas en la costa del mar Negro. El sector científico y educativo de la tecnópolis incluirá unidades de diseño, un centro de procesamiento de datos equipado con ordenadores superpotentes y sitios abiertos para la investigación experimental.


Asimismo, permitirá llevar a cabo diversos tipos de investigación aplicadas a las áreas de interés del Ministerio de Defensa, tales como los sistemas de control, tecnología informática, bioingeniería, tecnologías de biosíntesis, tecnologías de suministro de energía, nanotecnología y robótica.


Era hará uso también de las 'capitanías científicas', así como de los institutos de investigación del Ministerio de Defensa, las universidades civiles y los institutos académicos de la Academia Rusa de Ciencias, representantes del complejo industrial militar y sectores civiles.


La gestión científica de los proyectos de investigación de la tecnópolis correrá a cargo del presidente del Instituto Kurchátov, Mijaíl Kovalchuk.

Bosques de Antioquia han perdido 65 por ciento de su extensión

El observatorio de Bosques de Antioquia alertó que solamente quedan 35% de los bosques que existían hace 10 años en el departamento de Antioquia. A pesar de que le atribuyen a este fenómeno la ganadería extensiva, las comunidades de la sub región norte de Antioquia han denunciado que, para la realización del proyecto Hidroituango, se deberán talar de 4.500 hectáreas de bosque tropical.

De acuerdo con el observatorio, de los 2.7 millones de hectáreas que había en ese departamento, para 2015 quedaban 2.2 millones. Además, de los bosques andinos, quedan un poco más de 5 mil hectáreas lo que corresponde al 35% del total que había antes. Esto hace al departamento de Antioquia la región con la tasa de deforestación más acelerada del país.


URABÁ HA SIDO LA REGIÓN MÁS AFECTADA POR AFECTACIÓN A BOSQUES ANDINOS


El Observatorio indicó que “la transformación del paisaje está relacionada con el cambio del uso de la tierra para actividades agropecuarias como la ganadería”. Además, la cobertura de bosques en Antioquia tuvo una pérdida de 19.700 hectáreas al año desde 1990 hasta 2015 donde los bosques secos fueron los más afectados pues presentaron una reducción del 55% para ese periodo. (Le puede interesar:“Comunidades fortalecen sus estrategias para conservar los bosques colombianos”)


En su libro presentado este año “Bosques Andinos: estado actual y retos para su conservación en Antioquia”, establece el Observatorio que “los municipios con mayor pérdida de cobertura de bosque fueron Turbo, Murindó, Dabeiba, Mutatá y Chigorodó”. Además, teniendo en cuenta el área de cada lugar, “los que presentaron mayores pérdidas fueron Itagüí, San Juan de Urabá, Carepa, Cisneros y Chigorodó”.


Esto hace que la región del Urabá sea la que mayores pérdidas de bosque andino ha tenido y está asociada a actividades como la ganadería y la deforestación. Además, recalcan que el 100% del agua disponible del Valle de Aburrá proviene de los ecosistemas de bosque andino que está en riesgo.


BOSQUE SECO TROPICAL DE ANTIOQUIA TAMBIÉN ESTÁ EN RIESGO


A este panorama, se suma el peligro que corren los bosques secos tropicales que se encuentran en la sub región norte de Antioquia debido a la realización de mega proyectos como Hidroituango. En diferentes oportunidades, el Movimientos Ríos vivos ha manifestado que, la inundación de la represa, va a afectar toda la flora y la fauna que se encuentra a lo largo de 12 municipios que se verán afectados con la construcción. (Le puede interesar:“ESMAD desaloja a campesinos de Sabanalarga en Antioquia”)


Además, de acuerdo con el Movimiento y según los permisos ambientales que tiene el proyecto, “se tendrían que talar 4.500 hectáreas que hacen parte de la inundación”. Ante esto y teniendo en cuenta la fase en la que se encuentra el proyecto Hidroituango, “hasta el momento han sido taladas 5% del total esas hectáreas”. Esto además de afectar los ecosistemas, pone en riesgo la búsqueda de personas desaparecidas por el conflicto armado.


Contagio Radio
19 febrero 2018

Jueves, 15 Febrero 2018 06:33

La batalla feminista en el siglo XXI

La batalla feminista en el siglo XXI

Criticas y fortalezas del movimiento feminista del siglo XXI

 

El movimiento feminista, desde su surgimiento en términos formales en fines del siglo XIX, es marcado por hechos históricos y simbólicos importantes. Un proceso de lucha caracterizado por una radicalidad desde su conformación, en lo cual estuvieron presentes las protestas, las huelgas de hambre y que también costó –y sigue costando– la vida de muchas mujeres.

La lucha por el reconocimiento de la existencia de las mujeres –todas ellas– es el eje central del movimiento, los avances y las conquistas marcaron puntos de inflexión, lo que también permitió la apropiación de la identidad feminista. Un logro, muy probablemente, sin retorno. Más allá de lo reivindicatorio –la lucha por derechos y por igualdad de oportunidades–, las feministas lograron producir su propia reflexión crítica y su propia teoría.

La dinámica con la cual surgen los métodos de intervención y las formulaciones políticas en el movimiento, hace de los feminismos un conjunto potente y de difícil contestación. Por ello, muchas veces, las críticas en contra el movimiento o contra algunas formas más radicalizadas de intervención político-cultural son superficiales, objetivando la descalificación en lugar de dar el debate de fondo. La inserción de los debates feministas en el seno de sociedad genera, como es esperado de cualquier debate amplio, una serie de polémicas. Sin embargo, estas discusiones también afloran el carácter heteropatriarcal en las construcciones de las narrativas hegemónicas.

Así, lo que debería ser un debate saludable con fines de discutir las causas y consecuencias del sistema opresor, termina por reproducir y reafirmar la lógica vigente. El debate se transforma en más una herramienta de violencia en contra las mujeres. Todo esto sería un problema si no fuera por la característica multidialéctica del movimiento asociado a su alto enraizamiento social y activista. El feminismo, tiene su propio antídoto. La reacción a la criminalización y/o intento de descalificar al movimiento es instantánea. La batalla cultural está puesta y hay una nítida construcción de hegemonía feminista en curso. Esta construcción es amenazadora y también es un logro importante, además de evidente.

En los últimos meses, las críticas a los feminismos han tenido un lugar de destaque en muchos medios. La politización del movimiento he sido el punto de mayor crítica por parte de sectores conservadores de la sociedad. El hecho de no poder dar las discusiones genera una frustración por parte de quienes disputan el sentido común desde arriba –y que habitualmente lo ganan por su capacidad de llegada masiva–. Todavía, la batalla en contra los feminismos termina por fortalecer más aún al movimiento, porque devela la debilidad de impulsar una guerra sin sentido en la cual el odio hacia las mujeres salta a cada comentario machista.

El intento de debilitar el movimiento feminista, sin embargo, lo legitima. La reacción frente a la perdida de privilegios y de la exitosa campaña contra-sistémica es natural, una vez que el constante cuestionamiento pone en riesgo las estructuras del poder. Entre los innúmeros desafíos colocados para las feministas del siglo XXI, tal vez lo más importante sea lograr transitar los espacios de animosidad los cuales tienden a ponerse más acentuados a la medida que el movimiento gana más fuerza.

 

"Cierto feminismo y cierta izquierda han comprado la idea de que el sexo es lo peor"

La escritora y ensayista francesa, autora del libro referencia para feministas 'Teoría King Kong', reflexiona sobre la burguesía literaria de su país, el orgullo de clase y la posibilidad de crear un espacio de disidencia que enfrente el poder establecido

 

"Escribo desde aquí, desde las invendibles, las torcidas, las que llevan la cabeza rapada, las que no saben vestirse, las que tienen miedo de oler mal, las que tienen los dientes podridos, las que no saben cómo montárselo, esas a las que los hombres no les hacen regalos, esas que follarían con cualquiera que quisiera hacérselo con ellas, las más zorras, las putitas, las mujeres que siempre tienen el coño seco, las que tienen tripa..."


Sirvan estas líneas a modo de aperitivo de lo que el lector puede encontrar en Teoría King Kong (Literatura Random House), un ensayo a cargo de la novelista francesa Virginie Despentes publicado originariamente en 2006 y que ha servido de avanzadilla para muchas de las cuestiones con las que el feminismo se da de bruces hoy día. Un panfleto incómodo para algunos, que se ha convertido en el Santo Grial del empoderamiento para una generación de jóvenes que no quiere saber nada de sumisiones a un orden que ya no les corresponde.


¿Para quién escribió este ensayo?


Cuando lo escribí, hace poco más de 10 años, tenía la sensación de que nadie hablaba a las generaciones más jóvenes sobre estos asuntos. La cultura mainstream, de la que se nutrían fundamentalmente, les bombardeaba de feminidad, pero en cuanto a feminismo las carencias eran notables. Nadie les dijo que puede ser una herramienta útil a la hora de ver el mundo y entender —incluso si no te conviertes en feminista— por qué determinadas puertas se te han cerrado por el simple hecho de ser mujer.


Le suelen preguntar por género y sexo, pero el caso es que en su discurso tiene mucho peso también la cuestión de clase...


Es esencial. El primer acercamiento que hice al feminismo fue a través de un libro que leí con apenas 18 años y me dejó muy impresionada; Mujeres, raza y clase, de Angela Davis. Este es un texto que me ha construido como mujer y que tiene mucho peso en mi forma de entender el feminismo, de tal forma que para mí la clase social está en el centro mismo del análisis.


Si lees, por ejemplo, la carta de Catherine Deneuve contra el "puritanismo" del #metoo, te das cuenta de que es un texto en el que mujeres de la alta sociedad expresan la rabia de los ricos. Más que feminismo, ese texto ejemplifica hasta qué punto los ricos parecen estar molestos por el simple hecho de que las víctimas se quejen. Se podrá leer en claves diversas, pero para mí lo que refleja ese supuesto manifiesto no es más que un puñado de ricos que no soportan que ciertas personas traten de poner límites al ejercicio, según ellos legítimo, de poder que desempeñan sobre otras personas. Parece que el problema es nuestro como víctimas por no sabernos comportar como es debido y agachar la cabeza de forma obediente. Dicho de otro modo; no creo que una cajera de Alcampo suscriba ese mismo texto.


¿Usted viene de ahí, de la clase baja, cómo se desenvuelve Despentes entre los oropeles literarios parisinos?


Tengo 48 años y llevo 25 inmersa en la industria editorial. Supongo que me he ido acostumbrando, pero lo cierto es que me costó mucho. Al principio se notaba que a buena parte de esa burguesía literaria parisina le causaba mucho reparo incluso tocarme para saludar, no querían tener nada que ver conmigo. Por otra parte, es curioso que todavía hoy, el 90% de las novelas que se publican y llegan a algo, vienen en su mayoría de un 2% de la población muy definido y que pertenece a la clase alta.


¿Se sigue sintiendo de prestado entre esa élite?


Siento que formo parte de la gente que publica libros, comparto determinadas problemáticas inherentes al hecho de ser escritor. Pero al mismo tiempo tengo muy presente de dónde vengo y me sigue sorprendiendo lo alejados que están muchos de estos escritores de realidades sociales como, por ejemplo, sacar adelante a dos hijos cobrando 1.500 euros al mes. Lo que percibo en estos salones y ambientes literarios es gente que está muy alejada de lo cotidiano.


Reivindica la rareza, el hecho de no avergonzarse por no encajar. ¿Cree posible la literatura desde otro sitio que no sea la alienación?


Busco ejemplos pero no los encuentro... Supongo que no, supongo que siempre es mejor si tienes algo propio que ofrecer. Me explico; si tu vida es maravillosa y vives entregado al frenesí, es obvio que no te vas a meter en tu cuarto a escribir. En cambio, si tienes el reflejo de encerrarte en tu mundo y sientes que no encajas bien, es más probable que termines escribiendo. Casi todos los libros que me gustan están escritos por gente que se siente un bicho raro.


Usted fue víctima de una violación. 'Teoría King Kong' surgió de un intento por abordar un trauma que quiso olvidar. ¿Hasta qué punto le marcó este hecho?


No puedo hacerme una idea. No puedo imaginarme sin esta vivencia, por eso no puedo saber si sería la misma persona o tendría menos problemas. A menudo me lo pregunto, ¿hasta qué punto me habrá cambiado lo que viví?, ¿me libré del trauma o sigo sufriendo? Lo que sí sé es que, como muchas mujeres en los 80, traté de hacer como si no hubiera ocurrido.


¿Fue terapéutico escribir sobre ello?


No creo que sea bueno escribir para hacer terapia, con el ejercicio de la escritura emergen también problemas... No sólo escribir, sino publicar y pensar que algo tan íntimo lo va a leer cualquiera. Desde luego, no se lo aconsejaría a nadie como terapia. En mi caso quizá me haya ayudado un poco para poner orden y mirar lo que me sucedió de frente.


¿Cómo lidia con la sobrexposición mediática? He leído que le resulta más dura que su pasado en la prostitución.


Tengo la impresión de que mucha gente se ha hecho una fantasía sobre lo que es el trabajo sexual. Por supuesto que es un trabajo duro, exigente y muy particular, pero cuando yo empecé a publicar y a hablar de mi historia me pareció todo mucho más violento. Cuando te conviertes en una persona pública, dejas de elegir a quién te diriges, te han visto por la calle y por la mañana coges el metro con la misma cara que tenías la noche anterior en su televisor. Las prostitutas que tienen sus papeles en regla y que eligen prostituirse no creo que tengan mucho que envidiar a todas esas mujeres públicas que por estar expuestas han perdido su intimidad. El problema aquí es que la burguesía ha determinado que ser mediáticamente conocida es el bien, pero que ejercer la prostitución es el mal y yo, que he hecho ambas cosas, puedo decir que ha costado mucho más acostumbrarme a ser insultada públicamente.


En España, buena parte de las voces beligerantes para con la prostitución no sólo vienen de la derecha católica, sino también de la izquierda


Me consta y en Francia no deja de ser muy diferente. Hay algo que nos hemos tragado después de dos mil años de cristianismo y es que el sexo, al parecer, es malo. Hubo un realizador francés que solía comparar la pornografía con Auschwitz. Y lo cierto es que, sinceramente, prefiero hacer una mamada antes que entrar en una cámara de gas. Nos hemos creído todo eso de que el sexo daña la dignidad y la integridad de la mujer.


Por otro lado, cierto feminismo y cierta izquierda han comprado la idea de que el sexo es lo peor. Parece que para algunos sectores de la izquierda trabajar 60 horas en un almacén de Amazon o trabajar en una mina de carbón y estar machacado con apenas 40 años es algo muy digno, pero en cambio es la prostitución lo que hemos de perseguir porque esclaviza a la mujer. No tienen en cuenta, por ejemplo, que es posible que esa prostituta gane mucho dinero haciendo su trabajo, mucho más que dichos trabajadores.


La situación se polariza. Parece que o te conviertes en una mujer sumisa que acata el orden establecido o en una pirómana que quiere arrasar con todo


El problema es que no termino de ver de qué forma nos podemos convertir en terroristas simbólicos. Más bien al contrario, aquellos que intentan subvertir ese orden al que te refieres son castigados y silenciados más que antes. De tal forma que el resto intentamos evitarnos problemas y nos autocensuramos. Cuando te presentan una voz disidente que tiene mucha presencia en la opinión pública es porque dicha voz no es un peligro para el poder. Las voces disidentes de verdad están cada vez más silenciadas y lo que se impone, en cambio, es una especie de blues, como si intentáramos decir ciertas cosas dentro de una sumisión permanente.


Pertenecemos enteramente al mercado, por primera vez en la historia esto es algo que queda patente. Es necesario abrir un cierto espacio de disidencia porque incluso desde la radicalidad, caemos muchas veces en un diálogo con el poder en el que nos definimos en contra de nuestro interlocutor, de modo que es el jodido poder el que nos termina configurando de alguna manera. Tenemos que acabar con esta sensación, estoy convencida de que las cosas no van a durar mucho tiempo tal y como las conocemos. Creo que esta situación está a punto de estallar.

Tillerson, la militarización y el petróleo

En el contexto de una disputa geopolítica con competidores capitalistas extracontinentales (China, Rusia, Unión Europea) que desafían la hegemonía del imperio en su tradicional zona de influencia, la reciente gira del secretario de Estado, Rex Tillerson, por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica tuvo una clara proyección expansionista con base en dos ejes principales: seguridad y energía.

Como integrante de la clase capitalista trasnacional, Tillerson, ex director ejecutivo de la corporación petrolera privada estadunidense Exxon-Mobil, cuarta compañía del ramo a escala mundial detrás de las estatales Aramco (Arabia Saudita), NIOC (Irán) y CNPC (China), esgrimió un enfoque "mercantilista primitivo" (Jorge Eduardo Navarrete dixit), tan anacrónico como la Doctrina Monroe en la que basó su discurso en la Universidad de Texas, en Austin, un día antes de su arribo a México.

El "modelo Tillerson" de relaciones hemisféricas encarna la tradicional diplomacia de guerra de Washington, acentuada ahora debido a la crisis estructural y de legitimidad del sistema capitalista mundial, caracterizada por William I. Robinson como la fusión del poder político reaccionario en el Estado, fuerzas ultraderechistas, autoritarias y neofascistas en la sociedad civil, y el capital corporativo trasnacional. Una triangulación de intereses que, en perspectiva, bajo la administración Trump, va configurando un "Estado policiaco global" de corte neofascista.

En ese contexto, las fracciones del gran capital más propensas a un fascismo del siglo XXI se sitúan en el sector financiero especulativo, el complejo militar-industrial-securitario-mediático y en las industrias extractivistas, entrelazadas con el capital de alta tecnología/digital.

Dada la magnitud de la crisis del capitalismo, su alcance global, el deterioro social y el grado de degradación ecológica que genera, para contener las protestas y/o rebeliones reales o potenciales, la plutocracia dominante viene impulsando diversos sistemas de control social de masas, represión y guerra (abiertas o clandestinas), que son utilizados, además, como herramientas para obtener ganancias y seguir acumulando capital frente al estancamiento. Lo que Robinson llama "acumulación militarizada" o "por represión".

Tal categorización alude al talón de Aquiles del capitalismo: la sobreacumulación. La creciente brecha entre lo que se produce y lo que el mercado puede absorber. Si los capitalistas no pueden vender sus productos, no obtienen ganancias. Dada la enorme concentración de la riqueza –con sus correlativos niveles de polarización social y desigualdad global sin precedente−, la clase capitalista trasnacional necesita encontrar salidas productivas rentables para descargar enormes cantidades de excedentes acumulados.

De allí que los complejos energéticos y extractivistas recurran a la intensificación y profundización del neoliberalismo vía la privatización de la infraestructura carretera, portuaria, aeroportuaria, ferrocarrilera, de oleoductos, gasoductos y electricidad (verbigracia, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad en el caso mexicano); la superexplotación laboral y precarización del trabajo (subcontratación, tercerización), y políticas de desregulación total y mayor subsidio al capital trasnacional.

Dichas políticas de relocalización de capitales, reindustrialización y acumulación por desposesión o despojo de territorios y materias primas en economías dependientes, se ha venido dando en México, Centro y Sudamérica por conducto de golpes suaves, la imposición de facto de un estado de excepción permanente y el establecimiento de estados policiacos, cuyo soporte son la militarización de la sociedad civil y distintas modalidades de guerras tácticas sin fin, camufladas como lucha antidrogas o contra "enemigos internos" −los mapuches bajo el (des)gobierno de Mauricio Macri−, con armamentos avanzados impulsados por la inteligencia artificial, incluidos sofisticados sistemas de monitoreo, rastreo, seguridad y vigilancia.

En ese contexto cabe resaltar que en su discurso en la Universidad de Texas, Tillerson colocó la energía, en particular los hidrocarburos (petróleo, gas, aceites no convencionales), como punto nodal de la renovada estrategia hemisférica de la administración Trump. Puso como "modelo" la fuerza energética de América del Norte; la apertura (privatización) de los mercados de energía en México, y el papel de Estados Unidos como proveedor de gas natural para nuevas generadoras de electricidad en la región.

De hecho, México −que desde 2007 con la Iniciativa Mérida encabeza la lista de ayuda encubierta de inteligencia militar del Pentágono y la CIA, después de Afganistán− va camino a ser reconvertido en una plataforma de exportación de petróleo, gas natural y gasolinas producidas en la Cuenca de Permian y Luisiana, hacia el mercado asiático (Japón, China, India, Corea del Sur, Taiwán), vía los puertos de Manzanillo y el eje Coatzacoalcos/Salina Cruz, en el Istmo de Tehuantepec, que aprovechando la infraestructura instalada de Pemex, dará a las corporaciones de energía ventajas por menor tiempo y bajo costo de transporte, que si lo hicieran mediante el Canal de Panamá.

Dado que los hidrocarburos son un componente central de la estrategia neocolonial militarizada y de "seguridad energética" de Donald Trump y las corporaciones del sector −en clave de restauración conservadora y de defensa de su hegemonía−, Petróleos de Venezuela (PDVSA, quinta empresa petrolera mundial) fue otro objetivo central de la gira de Tillerson. De allí que instruyera a los gobiernos colaboracionistas cipayos de Enrique Peña Nieto, Mauricio Macri, Pedro Kuczynski y Juan Manuel Santos, las nuevas modalidades que deberán desempeñar de cara a la intensificación del cerco militar, económico y financiero contra el gobierno constitucional de Nicolás Maduro, incluido un eventual embargo petrolero como nuevo precipitador de una "crisis humanitaria" que justifique una intervención militar multilateral.

 

Biocombustibles, riesgo para la seguridad alimentaria: FAO

Aunque la demanda de maíz amarillo importado crece cada año, ya que uno de sus principales usos es la fabricación de biocombustibles, organismos internacionales han advertido en distintos análisis, emitidos de 2010 a 2017, de los efectos de destinar la producción agrícola a combustibles en lugar de alimentos.

En el reporte El futuro de la alimentación y la agricultura: tendencias y desafíos, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), estima que en 2050 la agricultura tendrá que producir casi 50 por ciento más de alimentos y biocombustible de los que producía en 2012 para cubrir la demanda mundial.

Aunque el aumento de terrenos de producción agrícola significa mayor cantidad de alimentos, también tiene efectos negativos. El documento recalca que a mayor producción alimentaria, también hay un impacto directo en el medio ambiente.

En los pasados 20 años la expansión agrícola se mantuvo en promedio en 4 mil 900 millones de hectáreas en el mundo, con una pérdida de cubierta forestal que se ha ralentizado entre 2010 y 2015.

Sin embargo, la FAO señala que hay diferencias regionales significativas, ya que mientras en las regiones tropicales y subtropicales se perdieron 7 millones de hectáreas anuales de bosque en 20 años, la superficie agraria aumentó a un ritmo de 6 millones de hectáreas anuales.

"Los países de bajos ingresos sufrieron la mayor pérdida neta anual de área de bosque, y también la mayor ganancia neta anual de superficie agrícola."

El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS) advirtió desde 2013 que la producción de biocombustibles representa riesgos en los aspectos económicos, sociales y ambientales, ya que crea competencia entre los cultivos para este fin y los alimentarios.

Miércoles, 01 Noviembre 2017 06:59

Desde Bélgica, Puigdemont aceptó ir a las urnas

Desde Bélgica, Puigdemont aceptó ir a las urnas

El depuesto gobernante dijo que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas” y negó que fuera a solicitar asilo.

 

El ex presidente catalán Carles Puigdemont afirmó ayer desde Bruselas que no pretende pedir asilo en Bélgica para eludir a la Justicia española, pero tampoco volverá a España hasta “tener garantías”, en un nuevo movimiento que internacionaliza el conflicto y confunde a la ciudadanía al aceptar también las elecciones del 21 de diciembre.


“Podemos asegurar nuestros derechos y cumplir con nuestras obligaciones desde aquí”, dijo el líder secesionista en una multitudinaria conferencia de prensa en el club de periodistas de Bruselas, donde quiso dejar claro que “nadie abandonó” su cargo, a pesar de que él y su gobierno fueron destituidos por el Ejecutivo español. Además, remarcó que seguirá “trabajando” para hacer frente a la “ofensiva altamente agresiva” del Estado español y, en lo que supone una contradicción, anunció que acepta como un “reto democrático” las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy en el marco de su intervención en la norteña región para abortar la secesión.


Puigdemont llegó de incógnito el lunes a la capital de Bélgica, y enseguida se dispararon los rumores de que iba a solicitar asilo político, una opción que su abogado admitió que estudiaba, ante la presentación por parte de la Fiscalía española de una querella en su contra por delitos de rebelión, sedición y malversación, el primero de ellos penado con hasta 30 años de cárcel.


A pesar de que el dirigente catalán no dio ese paso, su permanencia en Bruselas obligará eventualmente a la Justicia española a pedir su extradición, con lo que jueces belgas tendrán que valorar los argumentos jurídicos de la grave querella presentada en su contra por el Fiscal General del Estado que, según dijo, “no responde a un deseo de justicia sino de venganza”.


Mientras Puigdemont hablaba en la capital belga, a la que se desplazó con nueve miembros de los 14 que integraban su antiguo gabinete, el ex vicepresidente Oriol Junqueras se reunía en el Parlamento catalán con otros cuatro políticos catalanes cesados, en una maniobra interpretada como un intento de escenificar que continúan en funciones.
Sin embargo, casi en simultáneo, el Tribunal Constitucional español suspendió de forma cautelar la declaración de independencia realizada por el parlamento regional el pasado viernes. Además, el Tribunal Supremo citó a declarar mañana y el viernes a la presidenta del parlamento catalán, Carme Forcadell, y los otros cinco ex integrantes de la Mesa de la cámara catalana, imputados por delitos de rebelión, sedición y malversación por haber permitido la tramitación y aprobación de las leyes que llevaron a la declaración unilateral de independencia.


Con ese telón de fondo, el ex presidente afirmó que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas”, y negó que fuera a solicitar asilo. “Queremos evidenciar ante el mundo el gran déficit democrático que se da en el Estado español”, manifestó Puigdemont y añadió: “No vamos a escapar a la acción de la Justicia”.


No obstante, el dirigente catalán denunció la “politización de la Justicia” española y la “ausencia de imparcialidad”, de ahí que, insistió en que su traslado allí busca “libertad y seguridad” y las “garantías jurídicas que no se dan en Cataluña y España”. En ese sentido, advirtió que no regresará a su país hasta obtener la garantía de que tendrá “un proceso judicial justo” frente a un Estado español que lo quiere “meter en la cárcel” por “cumplir” su programa electoral, y que se quedará en la capital belga el tiempo que “considere necesario”.


Al inicio de su comparecencia ante numerosos medios de prensa de todo el mundo, en la que se expresó en francés, catalán, español e inglés, Puigdemont sostuvo que ante la intervención de Cataluña por parte del Ejecutivo español, su gobierno “podía haber optado por forzar a los funcionarios afines para iniciar una disputa por la hegemonía”, pero no lo hizo porque la resistencia habría tenido una “reacción violenta” del Estado como la del referéndum del 1 de octubre.
Tras reivindicar una vez más el carácter pacífico del movimiento independentista catalán, el dirigente pidió a la Unión Europea que “reaccione, que haga algo” porque, remarcó, Cataluña tiene “delante un Estado que solo entiende la razón de la fuerza”.
Por otro lado, señaló que a los catalanes “no le dan miedo los retos democráticos”, por eso, aceptará las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y sus resultados, y pidió al gobierno español que haga lo mismo.
“Si el gobierno ha querido hacer un plebiscito sobre el artículo 155, aceptamos el desafío. Votando se resuelven los problemas”, aseguró en un intento por convertir los comicios en un nuevo aval a la secesión.
Puigemont pidió al pueblo catalán que se prepare para “un camino largo”, y advirtió que pese a las dificultades, “no van a conseguir que abandonemos nuestro proyecto político”.


En Barcelona, los partidos no independentistas recibieron sus palabras con gran perplejidad e indignación. El líder del Partido Popular (PP) de Rajoy en Cataluña, Xavier García Albiol, sostuvo que “nadie persigue a Puigdemont por sus ideas políticas”, sino que tendrá que rendir cuentas por “haber provocado o intentar provocar un golpe de Estado”, al tiempo que acusó al ex presidente de “insultar a los catalanes” cuando afirma que no puede regresar porque corre riesgo su integridad.


“No es coherente ni serio decir que se le está persiguiendo políticamente cuando tiene a la mitad de los compañeros circulando por Barcelona sin ningún problema y a su partido presentándose a las elecciones”, añadió.


En la misma línea se expresó la socialista Eva Granados, quien calificó la intervención de Puigdemont como “un insulto a la inteligencia de los catalanes”, “victimista” y “llena de incongruencias y falsedades”.


La presencia de Puigdemont en Bélgica puede derivar en un conflicto diplomático en el seno de la Unión Europea, de ahí que el gobierno belga salió a desmarcarse de la situación: “Si declaras la independencia, es el momento de quedarte con tu gente”, dijo ayer el viceprimer ministro del país, el conservador flamenco Kris Peeters.


La coalición independentista volvería a ganar en Cataluña

Aumentó el apoyo a la secesión

 

Las próximas batallas de los catalanes separatistas se librarán en las urnas, pero también en los tribunales. La Justicia española citó a declarar esta semana a Carles Puigdemont y a 13 miembros de su destituido gabinete.

 

Un mes después del referéndum de autodeterminación declarado inconstitucional del 1 de octubre en Cataluña, estratégica región de España cuyo Parlamento declaró la independencia el viernes, las próximas batallas se librarán en los tribunales y en las urnas.


La coalición independentista catalana Junts pel Sí volvería a ganar las elecciones regionales autonómicas y quedaría un Parlamento muy similar el disuelto la semana pasada por el gobierno central español, según una encuesta publicada ayer por el Centro de Estudios de Opinión catalán (CEO).


La encuesta, realizada en medio de una creciente tensión en España, también reveló que el apoyo a la independencia de Cataluña aumentó 7 puntos con respecto a un estudio similar realizado en junio: hoy, un 48,7 por ciento de los catalanes quiere la independencia frente a un 43,6 por ciento que la rechaza.


El sondeo se conoce a menos de dos meses de los comicios convocados por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, luego de aplicar, el viernes pasado, el artículo 155 de la constitución nacional para poner un freno a los planes independentistas del gobierno de Carles Puigdemont en Cataluña.


Junts pel Sí, coalición formada por el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCat), de Puigdemont, y por el izquierdista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), sería la primera fuerza con entre 60 y 63 diputados de los 135 de la Cámara catalana, frente a los 62 que tenía hasta ahora. Aunque no obtendría mayoría absoluta ni tampoco ganaría en porcentaje de voto, podría gobernar de nuevo gracias al apoyo de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), formación antisistema y separatista que lograría entre ocho y nueve escaños, uno menos que los que tenía hasta ahora.


Junts pel Sí y la CUP sumarían un 45,9 por ciento del sufragio, mientras que los partidos contrarios a la independencia tendrían el 50,9 por ciento.
En segundo lugar quedaría de nuevo el partido liberal Ciudadanos, con entre 25 y 26 diputados, seguido por el Partido Socialista, que subiría a entre 17 y 19, frente a los 16 que tenía.


Catalunya Sí Que Es Pot, coalición de izquierda que integra al partido Podemos, tendría entre 12 y 14, mientras que el Partido Popular (PP) de Rajoy lograría en Cataluña entre 10 y 11 diputados, similar a los 11 que tenía en la pasada legislatura.


La encuesta, realizada sobre una muestra de 1500 personas entre el 16 y el 29 de octubre, hace referencia a las mismas coaliciones que se presentaron en los comicios catalanes de 2015, aunque se desconoce si se repetirán las mismas alianzas.


Los partidos que deseen presentarse a los comicios deben notificarlo. En las pasadas elecciones, en septiembre de 2015, la derecha y la izquierda independentistas (PDeCat y ERC) se presentaron juntos. No obstante, los disensos entre los dos aliados no han hecho más que aumentar en los últimos meses. Pero si asisten con candidaturas separadas podrían entrar en una lógica de división en plena derrota del conato de República Catalana.


Del 13 al 18 de noviembre los partidos catalanes deben oficialmente transmitir la lista de sus candidatos, incluidos sus cabezas de lista. La CUP debe decidir si presenta candidatos a esta elección organizada por un Estado al que busca desobedecer, aunque ya ha dejado la puerta abierta para hacerlo.
Pero antes, los independentistas deberán enfrentar una embestida judicial.


Mañana y el viernes Carles Puigdemont y trece miembros de su gabinete, todos ya destituidos, están citados en la Audiencia Nacional para declarar como investigados por impulsar el proceso de secesión. La jueza del caso aceptó a trámite la querella de la fiscalía de imputarlos por rebelión, sedición y malversación de fondos y les impuso una fianza de 6,2 millones de euros a abonar en un máximo de tres días. Si Puigdemont no acude a la citación, la fiscalía puede solicitar su detención. Si sigue en Bélgica, España deberá enviar una solicitud de arresto.


También entre mañana y el viernes, a partir de las 9.30 horas locales, la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y otros cinco dirigentes están citados a declarar como investigados por el Tribunal Supremo. La corte no ha precisado el orden de comparecencia. La fiscalía pidió que sean imputados por rebelión, pasible de 30 años de prisión, sedición (hasta 15 años) y malversación de fondos.


La Audiencia Nacional debe examinar el viernes los recursos interpuestos por los dirigentes de las dos principales organizaciones independentistas catalanas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, contra la prisión preventiva que les fue dictada el 16 de octubre, acusados del cargo de sedición ligado a manifestaciones secesionistas.


La duración de la intervención de la autonomía de Cataluña, amparada en el artículo 155 de la Constitución española, es en principio de seis meses, hasta abril. Según una fuente gubernamental española, se mantendrá más allá del 21 de diciembre, hasta la formación de un nuevo gobierno.

Fiscal Mueller sacude a Washington con primeros arrestos por el caso ruso

Sale a la luz que Papadopoulos, ex asesor del magnate, confesó haber mentido a la FBI


El mensaje es claro: la investigación independiente va por todos, señala experto en leyes

 

El fiscal especial Robert Mueller presentó este lunes cargos contra el ex jefe de la campaña electoral de Donald Trump, su socio y, por separado, un asesor menor de la campaña, y con ello sacudió a Washington, donde estalló otra tormenta de especulación sobre las implicaciones que esto tiene para la Casa Blanca.

Al revelarse las primeras acusaciones de la investigación en torno a la influencia rusa en la elección presidencial en favor de Trump, así como una posible obstrucción de la justicia que ha puesto en jaque a esta presidencia durante sus nueve meses en el poder, toda la atención primero se enfocó en Paul Manafort, quien fue jefe de la campaña de Trump durante varios meses en 2016, y su socio de negocios y también su segundo en la campaña Rick Gates, quienes fueron acusados de 12 cargos, desde lavado de dinero hasta conspiración (para cometer un delito), evasión de impuestos y falsedad de declaraciones.

Pero podría ser que la noticia más importante del día resultara la de un personaje secundario, George Papadopoulos, quien el mes pasado secretamente se había declarado culpable de mentir a la FBI sobre sus interacciones con personas vinculadas al gobierno ruso, y que ha estado cooperando con el equipo de Mueller durante los pasados tres meses.

Manafort y Gates fueron obligados a presentarse en las oficinas de la FBI la mañana de este lunes y después ante un tribunal federal, donde ambos se declararon no culpables de todos los cargos. Manafort tiene fijada una fianza de 10 millones de dólares, y su socio una de 5 millones; ambos están bajo arresto domiciliario, por ahora. Los dos fueron obligados a entregar sus pasaportes mientras esperan su juicio.

Los cargos formulados en su contra no incluyen referencia a la campaña de Trump ni colusión con los rusos para fines de esa campaña. Manafort es acusado de lavado de dinero por más de 18 millones de dólares, y de encubrir transferencias y presentar declaraciones falsas. Gates es acusado de transferir más de 3 millones a sus cuentas en el extranjero sin reportarlas. Todo esto mientras trabajaban brindando asesoría y cabildeo al gobierno pro ruso de Ucrania, entre otros clientes extranjeros.

Los 12 cargos son minuciosamente detallados en la acusación de 31 cuartillas del fiscal especial, que incluye cuánto dinero trasladó Manafort para pagar por la renovación de casas de lujo en Nueva York y Florida; compra de autos de lujo como Mercedes Benz, y hasta los cientos de miles de dólares que pagó a sus sastres. Los cargos sólo por lavado de dinero pueden llevar condenas potenciales hasta de 20 años de cárcel.

Al mismo tiempo, la oficina del fiscal especial informó este lunes que Papadopoulos fue detenido en julio, después de ser acusado de mentir a la FBI sobre sus contactos con un profesor ruso vinculado con oficiales del Kremlin cuando era integrante de la campaña presidencial de Trump.

Papadopoulos había intentado programar reuniones entre representantes de Trump con oficiales del gobierno ruso. Además, tenía comunicación con un profesor ruso que le informó que el Kremlin contaba con información dañina contra Hillary Clinton, entre otras interacciones. Aunque fue un asesor de bajo nivel en la campaña, algunos creen que el equipo de Mueller sabe que él tiene información que podría servir para perseguir a integrantes de mayor nivel de la campaña.

Papadopoulos ha estado cooperando con los investigadores durante tres meses, reuniéndose "en numerosas ocasiones para otorgar información y responder preguntas", según los documentos oficiales. Algunos expertos en leyes consideran que esta podría ser la noticia más preocupante para el equipo de Trump que la de su ex jefe de campaña.

Sin embargo, aunque Manafort aparentemente no está cooperando, por ahora, algunos observadores señalan que es práctica común entre fiscales atacar a un integrante clave de la agrupación bajo investigación, y presionarlo hasta que acepte cooperar –o sea, delatar a sus cómplices– a cambio de una reducción o anulación de castigos penales.

Vale recordar que Manafort es un operativo veterano en los circuitos del poder, y ha aportado sus talentos a varios presidentes y candidatos presidenciales republicanos desde los tiempos de Gerald Ford.

El presidente responde

El ocupante de la Casa Blanca buscó distanciarse de su ex jefe de campaña y restar importancia a Papadopoulos. La primera reacción de la presidencia fue, para variar, en un par de tuits de Trump. "Perdón, pero esto es de hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña Trump", escribió (a pesar de que en las acusaciones se comenta que algunas de sus actividades ilícitas continuaron hasta este año). Eso fue seguido por otro tuit: "También. No hay Colusión".

Poco después, Sarah Sanders, vocera de la Casa Blanca, reiteró esta línea ante los reporteros, al declarar que "el anuncio de este lunes (sobre Manafort y Gates) no tiene nada que ver con el presidente, las campañas presidenciales o cualquier actividad de campaña". Calificó a Papadopoulos de simple "voluntario en un consejo de asesoramiento" de la campaña, olvidando aparentemente que fue el mismo Trump quien anunció su nombramiento en ese consejo.

Aunque es cierto que en los cargos contra Manafort y Gates no se menciona la posible colusión, lo anunciado sobre el tercer acusado está dirigido justo a establecer que hubo intentos de relaciones entre oficiales rusos y representantes de Trump.

Desde el viernes pasado, cuando se filtró que este lunes se presentarían los primeros cargos formales de la investigación, Trump libró una tormenta de tuits, y sus aliados repitieron su mensaje en entrevistas con los medios, acusando que la investigación de Mueller es parcial, reiterando que todo esto es una "cacería de brujas" y acusando que los verdaderos culpables de relaciones sospechosas con los rusos son Clinton y sus aliados. "Hay tanta culpabilidad por Demócratas/Clinton, y ahora los hechos se están dando. ¡Hagan algo!", escribió Trump el viernes.

Próximos pasos

Expertos en leyes y ex fiscales entrevistados por los medios trataban de interpretar lo ocurrido y sus implicaciones. "No podrían haber enviado un mensaje más claro si huberian rentado un anuncio electrónico en Times Square", comentó Patrick Cotter, ex fiscal federal y ahora abogado de defensa en Chicago en entrevista con el Washington Post. “Y el mensaje es no sólo sobre Manafort, es un mensaje a los próximos cinco tipos con quienes van hablar, y el mensaje es: ‘ahí vamos, y no estamos jugando’”.

A la vez, consideraron otros analistas, todo esto genera preocupación y hasta paranoia en la Casa Blanca sobre quién más está o no cooperando.

Por ahora todos esperan que Mueller presente cargos contra más individuos en el futuro próximo, alimentando aún más la especulación sobre quién, y qué tan cerca de la familia Trump llegará todo esto, y, obviamente, si llegará hasta el mismo presidente.

El Departamento de Justicia nombró a Mueller fiscal especial en mayo pasado para encabezar la investigación sobre la intromisión rusa en la elección estadunidense después de que Trump despidió al jefe de la FBI James Comey, incidente que ahora también forma parte de esta investigación.

Algunos ahora temen que si esta investigación avanza de manera demasiado peligrosa para la Casa Blanca, Trump pudiera despedir también a Mueller, algo que podría provocar una grave crisis política en este país.

Por ahora hay susto en varias esquinas de Washington en este Halloween.


 

El País

Las ‘fake news’ rusas en Facebook llegaron a 126 millones de estadounidenses


Los 'trolls' del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017


R. J. C.

El contenido ruso en Facebook que pudo influir en las elecciones estadounidenses de 2016 mediante noticias falsas —conocidas como fake news por su nombre en inglés— llegó a 126 millones de usuarios, según publica este lunes el diario The Washington Post. Los trolls del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017 que fueron vistas en un primer momento por 29 millones de estadounidenses. Facebook, sin embargo, calcula que entre las veces que la información fue compartida la cifra pudo haber alcanzado a un máximo de 126 millones de usuarios.


Esta cantidad es muy superior a la que en un principio se calculaba, en torno a 10 millones de norteamericanos. Esta primera estimación solo se basaba en los alrededor de 3.000 posts anunciados y pagados por la trama rusa en la compañía fundada por Mark Zuckerberg. Sin embargo, las entradas gratuitas en Facebook publicadas por el aparato del Kremlin ampliaron sobremanera el radio de difusión.


Facebook emitió el pasado 2 de octubre un comunicado explicando la situación, que se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la compañía, tanto que ha actualizado dos veces la versión inicial de 3.000 anuncios difundidos desde 470 cuentas.


En el marco de la investigación de la trama rusa, que busca esclarecer si hubo coordinación entre el equipo electoral de Donald Trump y el Kremlin para influir en las últimas elecciones presidenciales de EE UU, Google ha reconocido este lunes por primera vez que sus plataformas también se vieron comprometidas, revelando que los trolls cargaron más de 1.000 vídeos en YouTube en 18 canales diferentes. Este martes está previsto que el asesor general de Facebook, Colin Stretch, informé a la investigación de la trama rusa de la estimación que hace su compañía, es decir, que unos 126 millones de norteamericanos fueron víctimas de las fake news.


La población estadounidense afectada por las noticias falsas representa un 40% del total, unos 310 millones de personas. La cifra ha saltado a la luz el mismo día que ha sido señalado Paul Manafort, quien fuera uno de los hombres fuertes del presidente, Donald Trump. Manafor, exdirector de campaña se entregó al FBI junto a un socio suyo, Rick Gates, para responder por una docena de delitos que incluyen la conspiración contra Estados Unidos (por ocultar sus actividades y sus ingresos) y el lavado de dinero. Los cargos no se refieren a la campaña electoral, sino que se centran en la asesoría a un político ucraniano afín a Putin. En cambio, la confesión de otro asesor de Trump, George Papadopoulos, sí abona las sospechas de connivencia: admitió contactos con una persona cercana al Kremlin que le prometía trapos sucios sobre Hillary Clinton y se declaró culpable de haber mentido al respecto.


El próximo miércoles será el día que las tecnológicas se las vean con Washington. Además de Facebook, que ese mismo día dará resultados del trimeste, Google and Twitter testificarán para dar más detalles.


Google ha dado de baja, sin concretar el tipo de contenido que les hizo tomar la medida, esas 18 cuentas conectadas con la trama. Publicaron 1.108 vídeos en YouTube que se vieron más de 309.000 veces entre Junio de 2015 y Noviembre de 2016. El buscador tan solo ha reconocido que no respetaba los términos de uso de la plataforma.

Martes, 31 Octubre 2017 06:34

El antichavismo no va a las urnas

El antichavismo no va a las urnas

Tres de las fuerzas opositoras que confluyen en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no participarán en las elecciones municipales venezolanas programadas para diciembre. “Ratificamos que en esta oportunidad y en estas condiciones no vamos a participar”, dijo el ex presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática (AD) –el partido más antiguo de Venezuela—, tras señalar que tomaron esa decisión pese a que consideran que “la vía para salir de la dictadura es la electoral”. Primero Justicia (PJ), partido en el que milita el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles, se expresó en igual sentido y aseguró que trabajará para lograr reformas en el Consejo Nacional Electoral (CNE). El presidente Nicolás Maduro rechazó que los principales partidos de oposición se marginaran de los comicios de diciembre y amenazó con cárcel a quienes, según él, buscan sabotear el proceso electoral. El mandatario señaló que los partidos opositores obedecen una orden que les dio el fin de semana la embajada de Estados Unidos en Caracas.


Acción Democrática, que obtuvo cuatro de las cinco gobernaciones que logró la oposición en los comicios regionales del 15 de octubre, explicó que la decisión también se tomó tras realizar una consulta con otras organizaciones políticas y por considerar que el gobierno hace elecciones cuando le conviene. En ese sentido, Ramos Allup dijo que seguirán luchando por condiciones electorales que consideren imparciales. El diputado señaló que aquellos afiliados a AD que decidan participar de los comicios serán excluidos de la organización.


El secretario general de PJ, Julio Borges, confirmó la decisión que ya había sido adelantada por él mismo, y reiteró que esa formación dará pelea para “lograr tener condiciones, garantías y elecciones libres para que el país pueda elegir un nuevo gobierno como lo quiere el 80 por ciento de los venezolanos”.


Durante un encuentro con los gobernadores elegidos el 15 de octubre, en comicios ganados ampliamente por el oficialismo, Maduro aseguró: “Me declaro en batalla contra quienes pretenden insurreccionar y atacar el sistema electoral. Están llamando a sabotear el proceso electoral. Bastantes cupos hay en las cárceles para quienes pretenden incendiar Venezuela”, sentenció el líder chavista.

Página 1 de 11