Lunes, 10 Septiembre 2018 07:35

Michael Moore planta cara a Trump

Escrito por IRENE CRESPO
Valora este artículo
(1 Voto)
Michael Moore planta cara a Trump

El cineasta estrena en el festival de Toronto ‘Fahrenheit 11/9’, su análisis de cómo EE UU puso a “un bufón y un mentiroso” en la Casa Blanca


 Michael Moore ama Canadá. Y los canadienses aman a Michael Moore. El festival de Toronto fue donde estrenó su primer documental, Roger & Me, en 1989. Y, desde entonces, siempre intenta empezar el tour de sus películas por este certamen. Lo ha hecho de nuevo este año con Fahrenheit 11/9. La noche del estreno, en la inauguración, el público canadiense le recibió en pie al grito de “Michael for President”. Él les dio las gracias por existir y por su primer ministro. El país vecino de EE UU sería su refugio si las cosas se pusieran tan feas como en la serie basada en la novela de Margaret Atwood, El cuento de la criada. "Por suerte aún no", bromeó.

Del miedo al apocalipsis a un futuro esperanzador. Por ahí va su Fahrenheit 11/9, un título que juega con el de que hasta hoy es su documental más taquillero, Fahrenheit 9/11, el que dedicó a Bush y a su guerra del terror. Si aquel usaba la fecha del 11 de septiembre como inicio, este parte del 9 de noviembre, el día en que Donald Trump ganó las elecciones. ¿Cómo y por qué llegaron a ese punto?


“Si la gente espera una película sobre Trump, no lo es”, dice. Su objetivo, en cambio, es responder a una pregunta. “¿Cómo coño ha sucedido esto?”. ¿Cómo llegó “el bufón de Trump” a la Casa Blanca? En su habitual tono cómico, Moore señala primero a una persona, no es ni Steve Bannon, ni Putin… “Es Gwen Stefani”, la cantante de No Doubt. Cuando Trump se enteró de que ella cobraba más como jurado de La voz que él en su reality show, The Celebrity Apprentice, decidió presentarse a las elecciones como prueba de su popularidad a la NBC. Ya había amenazado otras veces, “desde 1988”, dice el director, pero esta vez se creció ante el apoyo y el ruido mediático.


Los medios de comunicación fueron algunos de los culpables de su éxito, sostiene Moore. Las audiencias se disparaban cada vez que le sacaban en pantalla hablando del muro que iba a construir en la frontera con México. “Donald J. Trump no cayó del cielo”, escribió el director de Bowling For Columbine justo antes del estreno en Toronto. “Era el resultado lógico de una larga espiral cuesta abajo que culminó con uno de nuestros más odiados ciudadanos conquistando nuestra oficina más poderosa”.


Fahrenheit 11/9 es la película “con mayor sentimiento de urgencia” que ha dirigido Moore. La ideó tras las elecciones, y en menos de dos años la ha acabado para estrenarla en EE UU, justo a tiempo de las elecciones legislativas al Congreso del próximo noviembre. “Creo que el estreno de la película será el principio del fin de Trump" –dice– "y quizá, más importante, el posible final del sistema podrido y corrupto que nos dio a Trump”.


Ya sin bromas, Moore culpa en el documental al establishment del Partido Demócrata, por cómo trampeó los resultados de la elección de Hillary Clintonfrente a Bernie Sanders. Culpa a Obama y su “falsa esperanza”. Culpa a los medios por hacer como hicieron con Hitler, no viendo el peligro que amenazaba –presenta montajes en el filme con imágenes del líder nazi y la voz de Trump–. Y habla de una corriente de permisividad corrupta como la que permitió la crisis del agua contaminada de Flint (Michigan), la ciudad del cineasta. O la defensa incondicional de las armas como derecho que ha llevado a nuevas masacres, como las de Parkland.


“Trump es nuestro Frankenstein y nosotros somos su doctor Frankenstein”, dice. Aunque por muy fatídico que se ponga –fue de los pocos que, públicamente, vio claro y anunció la victoria de Trump meses antes–, Moore sigue viendo esperanza. Más ahora. Al final, en Fahrenheit 11/9 aparece acompañando a los nuevos candidatos al Congreso, como la aspirante latina por el Bronx, Alexandria-Ocasio Cortez, o junto la primera musulmana en presentarse: Rashida Tlaib por Detroit.


Moore le da voz a la mujer que filtró los engaños de Flint, April Hawkins, y al grupo de estudiantes que comenzó el movimiento March for Our Lives, después de la masacre en su instituto en Parkland. También sigue la histórica huelga de los profesores de West Virginia, que después se ha propagado a otros estados.


A algunos representantes de estos grupos los trajo con él a Toronto, al estreno mundial, y prefirió que hablaran ellos después de la proyección. Moore también llenó la sala de pañuelos rojos, el símbolo del red neck estadounidense, la clase trabajadora, “no porque se les quemara el cuello con el sol, sino por su afiliación sindical”, aclaró. Otro golpe de efecto para su objetivo de acabar con Trump.
Moore está confiado: Fahrenheit 11/9 se estrenará el 21 de septiembre en más salas que ninguno de sus títulos anteriores (1.500 en todo EE UU). Y tras el tibio éxito de su anterior filme, ¿Qué invadimos ahora?, este documental ya lo ha vendido a muchos territorios. El cineasta no solo tiene un mensaje para sus conciudadanos, sino para todo el mundo, como aseguró antes de entrar en la proyección en Toronto: “Por favor, confiad en que hay millones de americanos trabajando lo mejor que saben para deshacer el daño que Trump está infligiendo al mundo”.

Información adicional

  • Autor:IRENE CRESPO
  • País:Canadá
  • Región:Norteamérica
  • Fuente:El Pais
Visto 121 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.