Universidad, conocimiento y educación pública

Los estudiantes de casi todo el mundo salen a las calles y protestan contra los programas y planes de estudios. Los parámetros sobre los cuales se mueven las reformas educativas han trasformado la educación en todos sus niveles. Los objetivos transmutan, el estudiante es un cliente y los centros educativos deben generar beneficios. El postulado sobre el cual se construye este nuevo sistema educativo es contundente: la institución educativa es una empresa. Si la actividad educativa acarrea pérdidas, sus opciones son: 1) adecuarse a las demandas del mercado; 2) sucumbir a la competencia; 3) cerrar sus puertas por ineficientes. En otros términos, la enseñanza, en la economía de mercado, transmuta sus fines. No se busca instruir, educar en el bien común, comportamientos éticos o formación ciudadana. En estos momentos transmitir valores democráticos, saberes humanistas y promover el desarrollo de la ciencia básica son obstáculos para implantar la reforma educativa.


Dos son los argumentos utilizados por los gobiernos para apoyar tal iniciativa de cambio educativo. La primera, de orden crematístico, marca la línea roja: rentabilidad. La educación pública no es sostenible, se subraya. Sus universidades son deficitarias, su personal está sobredimensionado y su oferta es inadecuada para los nuevos tiempos. Licenciaturas, maestrías y doctorados obsoletos se unen a una masificación estudiantil, la gratuidad de las matrículas y sueldos desproporcionados para el personal docente. El efecto buscado de estos tópicos tiene un fin: la enseñanza, en todos sus niveles, tal como la practicamos, es un lastre. Regenerarse o morir. El segundo postulado presenta una vertiente de alto riesgo. Orienta a los estudiantes a tomar decisiones, construir su horizonte profesional, renunciando a sus vocaciones intelectuales. Se trata de romper con el sentido vocacional a la hora de tomar una decisión. La vocación es un obstáculo. Estudie algo que sea rentable, tenga salida en el mercado y le permita obtener éxito social. No deje que su conciencia y su pensamiento se interponga en una decisión de orden económico. Nada se resiste a las exigencias y demandas del mercado.


Hoy, las universidades privadas muestran el camino. Elevadas matrículas y titulaciones acorde con las demandas de un sistema que potencia y gratifica el éxito individual y económico. Así, en España, que se apunta a lo peor de las ideas neoliberales, crea un nuevo grado universitario de cuatro años de duración: liderazgo emprendedor e innovación. Según su publicidad, los profesores mutan en entrenadores, coach. Sin apenas clases y aulas itinerantes, coworking, desde el minuto uno el objetivo consiste en crear un proyecto innovador y empresarial y lograr ubicarlo en el mercado. Para aprobar, el estudiante debe facturar un mínimo de 15 mil euros netos en el último curso. Si consigue esta meta, recibe el anhelado diploma universitario.
Dos universidades privadas ya lo han puesto en marcha y con éxito. La Universidad de Mondragón, en el País Vasco, y la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Castilla y León. La primera cobra una matrícula anual de 10 mil euros. Ya tiene mil 500 peticiones para sólo 72 plazas. Su publicidad advierte que el alumno deberá leer, como mínimo, durante sus cuatro años de formación, 20 libros de marketing, liderazgo o economía. Todo un logro. Según sus promotores, la metodología es una copia de la puesta en práctica por el profesor Johanes Partanen, desde hace 20 años en la educación pública finlandesa, para evitar el fracaso escolar o la falta de motivación. Transformado el método para la acción empresarial, ahora se divulga como parte de un proyecto innovador en el que los pilares básicos son: aprender haciendo, construir un equipo, convertirse en su líder y promotor, y realizar viajes de aprendizaje. El efecto es arrollador. En Madrid y Barcelona, tanto como en las grandes capitales, las universidades privadas están desarrollando proyectos similares de grado en liderazgo emprendedor e innovación. En otros términos, empodérese, consiga sus objetivos, no se ponga límites. Autoexplótese y tendrá un prometedor futuro en el mundo empresarial y la economía de mercado. No sea un fracasado.


La oferta de grados como único atractivo de ganar dinero prolifera en universidades privadas. El gancho: garantizar al cabo de cuatro años el puesto de trabajo. Dichas universidades establecen una lógica perversa y falsa. Promover un título donde el comprador ve su futuro resuelto y el vendedor un nicho donde acrecentar las ganancias. Así, emergen universidades virtuales con instalaciones precarias, sin profesores, sólo coach, entrenadores y personal auxiliar. Universidades dependientes de grandes trasnacionales cuyo objetivo es cazar los talentos argumentando, como hace uno de los promotores del título en innovación empresarial: Las empresas buscan historias inmediatas, ya no buscan gente con carrera (...) este mundo necesita personas con altas dosis de iniciativa y liderazgo, porque también las empresas necesitan hacer cosas que nunca antes habían hecho.


Efectivamente, el grado de explotación, sumisión e involución democrática presupone empresarios sin escrúpulos, sin formación humanista, sin sentido ético ni menos aún comprometidos con los derechos humanos y la defensa del planeta tierra. Por esta razón es urgente reivindicar la educación pública de calidad, gratuita y humanista, centrada en las vocaciones y el conocimiento científico y social.

Publicado enCultura
Sábado, 31 Enero 2015 06:28

Siguen las movilizaciones en Brasil

Siguen las movilizaciones en Brasil

Por quinta vez en este mes, estudiantes y profesores exigen la retirada del último incremento en el precio del billete de bus y metro. Las movilizaciones se están gestando en la periferia paulista, donde los problemas de movilidad son más graves.



Miles de personas salieron a las calles de São Paulo este jueves para protestar, por quinta vez en lo que va de año, contra la reciente subida del precio del transporte público, que ascendió hasta 3,50 Reales Brasileños [1,20€] ejecutada desde el día 5 de Enero. En una marcha que comenzó en la emblemática Avenida Paulista y que duró cerca de cuatro horas, la multitud reclamó al gobierno municipal –del Partido de los Trabajadores (PT)– y al del Estado –gobernado por el conservador PSDB– la bajada del precio de los billetes de bus y de metro y un cambio en las políticas de movilidad urbana en la gran metrópolis brasileña.


La manifestación estuvo integrada por una mayoría de jóvenes estudiantes (de escuelas e institutos), a los que se unieron un buen número de profesionales de la enseñanza del Estado de São Paulo, como Alan Marcel Costa, profesor de 28 años, quien vinculó las protestas a la paulatina precarización del sector educativo y a los graves problemas derivados de los altos precios del transporte (exclusión social, desigualdades, etc). También se pudieron ver pancartas con el lema "Agua sim", en referencia a la crisis hídrica que está sufriendo la ciudad paulista y que amenaza con provocar severos cortes de agua durante las próximas semanas en todo el territorio.


Algunos de los lemas que más se escucharon durante la marcha fueron: "Eu vou catracar se a tarifa não baixar" [Yo me voy a colar, si la tarifa no baja], "3,50, ninguém aguenta!", "Vem, vem, vem pra rua, a lutar contra a tarifa!" o "Tarifa zero quando, tarifa zero já...só vai mudar quando o pobo controlar".


Aunque antes del evento y durante el mismo se pudieron observar banderas de algunos movimientos y partidos políticos minoritarios, el acto estuvo liderado por el Movimento Passe Livre (MPL), un colectivo con un recorrido de varios años y que cuenta con múltiples grupos tanto en la periferia de São Paulo, como en el resto del país. Su lucha por un transporte público gratuito –su objetivo es una tarifa cero– y de calidad fue el germen de las multitudinarias protestas que recorrieron el país en junio de 2013, semanas antes de la celebración de la Copa Confederaciones de fútbol.


Heudes Oliveira, estudiante de 17 años y miembro del MPL de Campo Limpo, un barrio popular paulista, argumentaba en los minutos previos al inicio de la marcha que el transporte público es "una necesidad básica" para los brasileños y brasileñas que deben recorrer grandes distancias hasta el trabajo o la escuela en los núcleos urbanos del país.


La manifestación, que se inició a las 17.30 frente al emblemático Museu de Arte de São Paulo (MASP) y que se detuvo durante un largo rato frente a la vivienda del alcalde de la ciudad –Fernando Haddad, del PT– terminó en el Parque Ibirapuera en torno a las 21.30 de la noche, sin ningún incidente entre la policía, que acompañó en todo momento la marcha, y los manifestantes. El MPL asegura que alrededor de 7.000 personas participaron en el acto, mientras que los cuerpos de seguridad difundieron, a través de su cuenta de Twitter, la cifra de 1.000 manifestantes cuando la marcha iba por la mitad de su recorrido.

Publicado enInternacional
Miércoles, 17 Diciembre 2014 05:21

Feroz masacre de estudiantes en Pakistán

Feroz masacre de estudiantes en Pakistán

Un grupo de milicianos paquistaníes talibán atacó ayer una escuela administrada por el ejército en la norteña ciudad de Peshawar y mataron a 141 personas, en su mayoría chicos, antes de que el ejército retomara el establecimiento y anunciara la muerte de los siete insurgentes que perpetraron la masacre. El ataque, que además dejó 131 heridos, en su mayoría alumnos, fue el más sangriento en el violento Pakistán desde 2007 y generó estupor y una enérgica condena de líderes y personalidades internacionales, entre ellas la Premio Nobel de la Paz 2014, la joven paquistaní Malala Yousafzai. El asalto comenzó poco después del mediodía, cuando un grupo de insurgentes vestidos con uniformes del ejército entró en un colegio bajo control militar en Peshawar, en el noroeste del país, y dio comienzo a una jornada de terror en una escuela para estudiantes de primaria y secundaria.

Un vocero de la policía, Seid Wali, dijo que los atacantes abrieron fuego y lanzaron granadas contra niños y profesores, mientras iban de aula en aula disparando a los estudiantes. "Estábamos en una clase cuando escuchamos disparos. El sonido de los tiros se acercaba hasta que la puerta se abrió de golpe y dos personas comenzaron a disparar indiscriminadamente", explicó uno de los alumnos, un niño de 14 años, al diario local The Express Tribune. El ejército paquistaní lanzó una operación para liberar la escuela, que se vio dificultada por explosivos que los atacantes colocaron en el interior del edificio. Hacia las 18.20, las fuerzas de seguridad declararon que habían retomado el lugar y anunciaron la muerte de los siete insurgentes que cometieron el ataque.


Las cadenas de televisión locales emitieron imágenes con escenas de caos alrededor del colegio con un gran número de soldados y ambulancias en el área cercana a la escuela, mientras los disparos y explosiones se podían escuchar desde el exterior.

El director general de la oficina de relaciones públicas del ejército (ISPR), Asim Bajwal, afirmó en rueda de prensa que 132 estudiantes y nueve empleados del colegio murieron, mientras que 122 fueron heridos. Nueve militares resultaron también heridos antes de que el ejército consiguiera liberar a 960 personas del interior de la escuela, en la que los atacantes entraron por la parte de atrás con numerosas armas y con chalecos con explosivos, indicó Bajwal. El portavoz, que no explicó si los talibán fueron muertos por el ejército o se inmolaron con sus explosivos, añadió que los insurgentes no tenían intención de tomar rehenes, sino de causar el mayor número posible de víctimas.

Tras la toma del colegio, el ejército paquistaní lanzó una operación contra los talibán en la ciudad y posteriormente la amplió al resto de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en busca de insurgentes. Los talibán de Pakistán reivindicaron el ataque y lo justificaron diciendo que sus propias familias son objetivos del ejército en las operaciones militares lanzadas contra los insurgentes en las zonas tribales de Waziristán del Norte y Khyber. "Queremos que sientan nuestro dolor", manifestó el grupo, que agregó que entre los atacantes se encontraban suicidas con órdenes de disparar a los estudiantes mayores, pero no a los niños, según reprodujeron diarios locales.

El ejército paquistaní desarrolla una campaña desde junio en Waziristán del Norte y Kyhber con continuos bombardeos y operaciones terrestres que, de acuerdo con fuentes oficiales, causaron más de 1100 muertos entre los insurgentes. Los talibán de Pakistán nacieron en 2007 bajo el liderazgo de Baitullah Mehsud (muerto en un ataque de un drone estadounidense en 2009) al calor de la explosión de la insurgencia islamista contra el régimen militar liderado entonces por el presidente y general Pervez Musharraf. El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, manifestó que el ataque es una crisis nacional y los culpables no serán perdonados, y anunció tres días de luto nacional y una reunión hoy en Peshawar con todos los partidos representados en el Parlamento paquistaní.


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó de atroz el ataque y reiteró su compromiso con la lucha contra el terrorismo y el extremismo.


"Estados Unidos condena en los términos más fuertes el horrendo ataque", subrayó Obama en un comunicado divulgado por la Casa Blanca. Dirigentes de países vecinos como la India, Narendra Modi, y Afganistán, Ashraf Ghani; el secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon; el coordinador de ese organismo en Pakistán, Timo Pakkala, y organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional condenaron enérgicamente la masacre.


La paquistaní Malala Yousafzai, que en 2012 estuvo a punto de morir por el ataque de un talibán que le disparó en la cabeza por defender la educación femenina, y el indio Kailash Satyarthi, ganadores este año del Premio Nobel de la Paz, se sumaron a las condenas. El ataque de ayer fue el más sangriento en Pakistán desde que 139 personas murieran en la sureña ciudad de Karachi en 2007 en un atentado suicida al paso de la caravana de la ex primera ministra Benazir Bhutto, quien murió asesinada dos meses después. El país asiático fue sacudido por decenas de mortíferos atentados desde que Musharraf se alió con Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo declarada por Washington tras los atentados del 11-S, pero el de ayer fue visto como impactante incluso para los estándares de Pakistán.

Publicado enInternacional
Miércoles, 19 Noviembre 2014 06:27

Los zapatistas y Ayotzinapa

Los zapatistas y Ayotzinapa

El encuentro de los zapatistas en el caracol de Oventik el 15 de noviembre con las madres, los padres y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzipana subraya la centralidad de la palabra de los que están directamente afectados por la violencia del Estado. Como señala el subcomandante insurgente Moisés, la palabra de los familiares ha conseguido que muchas, muchos, en México y en el mundo, despierten, pregunten, cuestionen.

Es gracias a la lucha de los familiares que se ha roto con el intento de inculpar a los mismos estudiantes y es gracias a la ampliación de la solidaridad que se exhibe como absurdo el argumento de la Secretaría de Relaciones Exteriores en el sentido de que el de Ayotzinapa es un caso aislado. Si se han registrado más de 150 mil muertos y más de 27 mil desaparecidos desde el comienzo de la llamada guerra contra el narcotráfico en 2006, ¿cómo es posible decir que los 43 desaparecidos de Ayotzinapa representan un caso aislado? Más bien los aislados serán los funcionarios que solamente buscan controlar los daños políticos y recomponer su imagen internacional.

Los zapatistas también agradecieron la palabra de los familiares como la mejor arma para cumplir el deber de no olvidar lo que ha pasado. Este deber de recordar es fundamental para la construcción de nuevas relaciones humanas solidarias. El pasado, presente y futuro se entrelazan en una memoria histórica que exige la justicia y el fin de la impunidad.

La memoria histórica cobra especial importancia en una semana en que se celebran tanto el aniversario de la Revolución Mexicana, el día 20 de noviembre, como la fundación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el 17 de noviembre, dos acontecimientos separados no sólo por el tiempo, sino también por sus características políticas y sociales. Si bien el 20 de noviembre de 1910 representa la ruptura con el régimen porfirista, el resultado fue la reconstrucción de un poder político autoritario de una forma más institucionalizada. El régimen pos-revolucionario retomó las justas demandas populares y, en gran parte, las convirtió en mecanismos de control corporativista y clientelar, generando nuevos ciclos de resistencia obrera, campesina y popular. El movimiento estudiantil de 1968 puso en evidencia la crisis de este sistema y desató una larga lucha por democratizar la vida política y de crear condiciones más justas para la mayoría de la población. Sin embargo, la crisis del régimen priísta no fue resuelta en este sentido, sino por la imposición de un régimen neoliberal dirigido por los sectores empresariales y políticos más alineados con los intereses de gobiernos extranjeros y empresas trasnacionales.


Otra salida al autoritarismo posrevolucionario ha sido la emprendida por el EZLN, un movimiento que representa la convergencia de la izquierda revolucionaria de las décadas de 1960 y 70 con la resistencia local de las comunidades indígenas chiapanecas a la explotación de finqueros y la represión política por parte de las autoridades del estado. Durante 10 años los zapatistas construyeron un movimiento en silencio y su declaración de ¡Ya Basta! el primero de enero de 1994 rompió la imagen del México de primer mundo que Salinas quiso vender a los inversionistas. De ahí en adelante los zapatistas han construido sus propias formas de gobierno autónomo, a pesar de las agresiones a manos del Ejército, paramilitares y grupos afiliados a los diferentes partidos.

Por eso, para los zapatistas, la crisis actual en México abre diferentes posibilidades. Una es la recomposición de los grupos y dirigentes de los partidos en el poder, lo cual no ofrece justicia, sino más bien la continuidad. Una alternativa es la construcción de otras relaciones basadas en el control del gobierno por parte de la sociedad. De esta forma, dice el subcomandante Moisés, el resultado no será un cambio de nombres y de etiquetas donde el de arriba sigue estando arriba a costa de quienes están abajo. La transformación real no será un cambio de gobierno, sino de una relación, una donde el pueblo mande y el gobierno obedezca.


En este momento las demandas son muy claras: la aparición con vida de los desaparecidos; el castigo a las autoridades en todos los niveles, y acabar con las condiciones que sigan permitiendo estos crímenes. Son demandas que se han convertido en el deber de todos y el paso necesario hacia un futuro justo y digno.

 

Neil Harvey, profesor-investigador, Universidad Estatal de Nuevo México, Las Cruces

Publicado enInternacional
Martes, 11 Noviembre 2014 06:17

Las movilizaciones por todo México no cejan

Las movilizaciones por todo México no cejan

Mientras el presidente Enrique Peña Nieto inicia una gira por China y Australia, la indignación en México no encuentra reposo. Nada alcanza para restañar a una sociedad herida: ni el arresto del ex alcalde de Iguala, a quien se le imputa la autoría intelectual de la desaparición forzada y, aparentemente, el asesinato de un total de 46 estudiantes normalistas de Ayotzinapa; ni la caída del gobernador del estado, Angel Aguirre Rivero, sustituido por un académico que fue secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero; ni mucho menos el anuncio del hallazgo de restos incinerados que podrían corresponder a los 43 estudiantes desaparecidos.


Las movilizaciones por todo el país no cejan. A media tarde de ayer, normalistas y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos bloquearon durante poco más de tres horas los accesos al aeropuerto internacional de Acapulco, en una toma simbólica que se tradujo en la cancelación y demora de una docena de vuelos. Por la mañana, 16 policías estatales resultaron heridos en un enfrentamiento con normalistas y maestros disidentes, a quienes se pretendía contener para que no llegaran al aeropuerto. Unos 500 elementos de la Policía Federal formaron un muro que abrieron después cuando se negociaron los términos de la protesta. La condición fue no ingresar al aeropuerto, aunque se permitió cerrar entradas y salidas.


Durante este lapso, maestros, normalistas y padres de los 43 estudiantes desaparecidos, y otros tres asesinados el 26 de septiembre, realizaron un mitin en el estacionamiento del aeropuerto internacional de Acapulco, uno de los principales centros turísticos del país que hace más de medio siglo era punto de encuentro de celebridades de todo el mundo. El turismo extranjero se ha desplomado en Acapulco en todo lo que va de este siglo: el número de viajeros a sus playas cayó 88 por ciento entre 2000 y 2013, y la tendencia se mantiene casi mes y medio después de la desaparición de 43 normalistas y una alerta de viajes emitida por Estados Unidos para que se evite esta ciudad.


El enfrentamiento de la mañana de ayer con la policía estatal en la avenida principal de Acapulco dejó también heridos a varios manifestantes, aunque hasta el cierre de esta edición no se pudo precisar cuántos.


En medio de esta crisis política, lo que empieza a ser una constante son los actos de provocación alrededor de las manifestaciones pacíficas, particularmente en la capital del país. Alguien juega con fuego en México. Las tres últimas movilizaciones –en las que en total han participado cerca de 250 mil personas, la mayoría estudiantes de los principales centros de educación superior del país– han sufrido embates de personas ajenas que han provocado disturbios. Primero, incendiando camiones del sistema Metrobús, en las inmediaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, y la última con el incendio de la puerta principal de Palacio Nacional, en el zócalo de la capital del país, mientras que casi al mismo tiempo otros hacían lo mismo con el acceso al Palacio de Gobierno de Guerrero, en Chilpancingo. En todos los casos ha habido detenciones arbitrarias por parte de la policía, incluyendo a menores de edad.

Tras el fuego en el portal de Palacio Nacional, provocado con bombas molotov, Peña Nieto aprovechó una escala en Alaska para condenar esos "actos de violencia" y alegar que la sociedad mexicana "dice no a la violencia; decimos sí a la justicia, al orden, a la armonía, a la tranquilidad; decimos sí a la aplicación de la justicia ante estos hechos atroces y abominables". De paso, justificó el viaje internacional en el que se encuentra ahora mismo, pese al clamor porque permaneciera en el país atendiendo la grave crisis de derechos humanos que se ha transformado ya en una severa crisis política que el propio Peña Nieto no ha sabido encarar, según algunos analistas, incluso simpatizantes del régimen priísta, pero que a estas alturas empiezan a ver con preocupación la falta de recursos políticos del presidente.

De hecho, la revelación de la PGR sobre el asesinato masivo en el basurero municipal de Cocula, a menos de 20 kilómetros al sudoeste de Iguala, donde los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa fueron víctimas de desaparición forzada, se hizo en vísperas del viaje de Peña Nieto a China, para participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), y una rápida visita a Australia para participar en la cumbre del Grupo de los Veinte (G-20), como para despresurizar la creciente atención internacional en la crisis de derechos humanos que azota a México.

Lejos de eso, la indignación aumentó con un viaje que simboliza la falta de sensibilidad y capacidad política para enfrentar la crisis. Un botón de muestra son las expresiones espontáneas del público y artistas en conciertos, obras de teatro y exposiciones. Uno de los grupos más activos ha sido Café Tacvba, cuyo vocalista, Rubén Albarrán, incluso ha participado como orador en uno de los primeros mitines que cobijaron a los padres de los 43 normalistas desaparecidos. El sábado pasado, León Larregui, vocalista del grupo Zoe, estalló ante 40 mil espectadores en el Foro Sol: "¿Qué más tenemos que aguantar para decir basta? El país está secuestrado por una pandilla de neandertales, ladrones y asesinos. ¿En qué país quieres vivir tú: en el que el simple hecho de exigir tu derecho a una vida digna y justa signifique que te van a desaparecer y a matar? ¿Qué chingada madre es eso?", dijo el cantante, entre aplausos y gritos de repudio a Peña Nieto. El vocalista de Zoe fue detenido al finalizar el concierto, según reportó él mismo en su cuenta de Twitter. Mientras, a menos de siete kilómetros de ahí, ardía el portal de Palacio Nacional.

Publicado enInternacional
Padres de los normalistas dan dos días de plazo al gobierno para que aparezcan

Del Zócalo a Paseo de la Reforma, la masa estudiantil entró en ebullición, con irreverencia e indignación. Confluencia de pasiones de decenas de miles que salieron a las calles –en una de las movilizaciones más nutridas de los años recientes– para hacer tabla rasa de los políticos y sin distingo de cargos, federales o estatales, sentenciaron de manera sumaria: ¡Asesinos! O acaso ya tienen identificado al culpable, como señaló una pancarta de la Facultad de Filosofía y Letras: Ayotzinapa, fue el Estado.


Fue una ebullición con tintes de rebelión. El destino de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa catalizó el drama de los desaparecidos que arrastra el país desde hace años y que ahora es repudiado a coro por los jóvenes que reclaman: "PRI, PAN, PRD=narcogobierno", un gobierno al que sin regateos le imputan la responsabilidad principal en la tragedia de Ayotzinapa.


Nos arrancaron tanto que hasta el miedo se llevaron, decía una de las miles de pancartas enarboladas en el Día de Acción Global por Ayotzinapa, cuya convocatoria unificó ayer a la comunidad estudiantil que salió a las calles en una marcha multitudinaria. A saber las cifras, pero cuando los padres de los jóvenes desaparecidos comenzaban a hablar frente a las puertas de Palacio Nacional, el último contingente sorteaba la glorieta de Colón y pasadas las 21:30 horas ingresaba a la Plaza de la Constitución.


Muerte, sangre, corrupción


Incontables escuelas hicieron acto de presencia en la movilización e insólitamente entre ellas hubo grupos del Instituto Tecnológico Autónomo de México. Cada conjunto se esforzó por plasmar su identidad escolar, pero hubo denominadores comunes que los unificaron en la protesta: muerte, sangre, corrupción, desaparecidos.

Y algo más: gran parte de los contingentes llevaron a niveles más altos la responsabilidad de los hechos de Ayotzinapa y corearon: ¡Fuera Peña!

En la vanguardia de la movilización, padres y madres de los normalistas desaparecidos. Con la tristeza a cuestas llevaban consigo los retratos de sus hijos, de quienes nada saben desde hace 27 días. Caminaron en silencio la mayor parte del trayecto, pero a ratos algunos desahogaron su impotencia y exigieron, por enésima vez, la renuncia del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y que se castigue a los culpables de los homicidios y desapariciones de normalistas, para rematar con una advertencia: si las autoridades estatales y federales no pueden hacer justicia, que se vayan todos.
Alexander, ¡vivo!; Martín, ¡vivo!; Carlos, ¡vivo! Uno a uno se pasó lista a los estudiantes desaparecidos mientras la manifestación recorría Paseo de la Reforma y avenida Juárez rumbo al Zócalo.


El paso de los familiares de los normalistas y de sus compañeros de estudios fue atestiguado por miles de personas que formaron vallas a los costados de los contingentes a lo largo de Reforma.

Con enormes retratos de los jóvenes desaparecidos, la vanguardia del contingente entró al Zócalo. Se colocó en la parte central del templete, desde el cual los oradores recordaron una y otra vez: Nos faltan 43 compañeros, a quienes dejaron 43 sillas vacías para patentizar su ausencia. Tres sillas más tenían una veladora, para recordar a los normalistas que fallecieron aquella noche.

El gobierno no nos ha respondido como debería. Le demandamos que nos dé respuesta lo más pronto que pueda. Les vamos a dar dos días más; si no, tomaremos otro tipo de medidas. Que se atengan a las consecuencias, dijo desde el templete uno de los hombres cuyos hijos no aparecen.

Otro de los padres señaló que en Ayotzinapa la gente se está organizando para buscar a los que se llevaron a sus hijos. Y reiteró: Les damos dos días o vamos a tomar otras acciones.


Casi cuatro horas de movilización

Convocada para las 18 horas, la marcha se retrasó ante la interminable confluencia de contingentes que llegaron a las inmediaciones del Ángel de la Independencia, que padeció el embate de la indignación de los jóvenes, mientras la policía capitalina estuvo ausente o, al menos, desplegada de forma discreta.


La intensidad de las consignas dio cuenta de la relatividad del tiempo en esta tragedia. Entre la parsimonia gubernamental para esclarecer los hechos y el apremio, con tintes de emergencia nacional, que para la comunidad estudiantil tiene conocer el destino de los 43 desaparecidos.


La lucha tuvo varias formas de expresión. En las inmediaciones del Ángel de la Independencia varios jóvenes desafiaron la solemnidad del monumento y embozaron a las petrificadas mujeres que simbolizan la justicia, la paz y la ley. Parecía demasiada ironía para los tiempos que vive el país y optaron por ocultarles el rostro.


Antes de salir, el contingente del Instituto Nacional de Bellas Artes dio muestras de su particular forma de protesta: la danza y la música contra el horror de Ayotzinapa. Vestidos de negro, varios jóvenes improvisaron una danza ¿por la vida o por la muerte? La interpretación fue celebrada por la masa que remató con gritos en demanda de la aparición de los normalistas.


Otro grupo de estudiantes optó por el desnudo. Los cuerpos de las mujeres de la Escuela Nacional de Antropología e Historia cubiertos con pintura que simulaba la sangre de un país violento, y la consigna: No más muertes.

Porque la agresión contra los jóvenes debe atraer la atención social, porque nuestros cuerpos desnudos muestran la indefensión en la que estamos los estudiantes, explicó una alumna.

La diversidad de la protesta fue del silencio casi con tono de procesión hasta el legendario estribillo contra el ¿viejo régimen?: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Algunos grupos con rítmica música taladraron las calles con esa añeja consigna.

Entre la gran cantidad de grupos estudiantiles se intercalaron organizaciones sociales que añadieron al reclamo popular sus propias demandas: el Sindicato Mexicano de Electricistas, los campesinos de San Salvador Atenco y representantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, entre otros.


La enorme columna de manifestantes (50 mil personas, según el Gobierno del Distrito Federal) hizo imposible la confluencia de todos en el mitin central. Padres, madres y normalistas de Ayoztinapa demandaron desde el templete la salida de Enrique Peña Nieto y de Ángel Aguirre Rivero, cuando gran parte de la multitud apenas ingresaba a la avenida 5 de Mayo.


Mientras algunos oradores desahogaban a las puertas de Palacio Nacional sus sentimientos de rabia, dolor, tristeza e indignación, o todos juntos, el Zócalo se llenaba paulatinamente de centenares de veladoras que rodearon el asta bandera. En amplios espacios de la Plaza de la Constitución la consigna política dio paso al silencio, mientras las luces de la veladoras ardían en memoria de los desaparecidos.


La marcha concluyó pasadas las 22:30 horas. Asistieron casi todas las escuelas de la región, aunque una pancarta fue el epígrafe de la movilización: No somos todos, nos faltan 43.


 

Crece en AL y Europa el clamor por la presentación con vida de los normalistas


ARMANDO G. TEJEDA, STELLA CALLONI Y ENRIQUE GUTIÉRREZ
Corresponsales

Vivos se los llevaron, vivos los queremos, se escuchó y se leyó en actos de protesta y concentraciones efectuadas en ciudades europeas y latinoamericanas para exigir el regreso con vida de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero.


En Barcelona, París, Helsinki, Copenhague, Florencia, Madrid, Londres, Buenos Aires, Santiago de Chile, La Paz y Bogotá, entre otras urbes, se escuchó también el clamor de justicia.


Con fotografías de los jóvenes estudiantes, ante las cuales se prendieron veladoras, o con mantas y pancartas, ciudadanos de diversas partes del mundo expresaron su indignación por este crimen de Estado, en céntricas plazas y representaciones diplomáticas, con mensajes contra el gobierno de Enrique Peña Nieto y contra el Estado mexicano.
En Barcelona, en la céntrica Plaza de Cataluña, más de 200 personas se concentraron de noche, custodiadas por una inmensa réplica del Guernica, cuadro que pintó Pablo Picasso en 1937 para denunciar el que fue el primer bombardeo de un ejército contra una población civil, precisamente a la ciudad vasca de Gernika, masacrada durante la Guerra Civil española por los aviones nazis a petición de Francisco Franco.

Además desplegaron una pancarta en la que se leía: "Tots som Ayotzinapa" (Todos somos Ayotzinapa, en catalán), una bandera de México y mensajes de solidaridad.

En Madrid, estudiantes que participaban en la manifestación en defensa de la escuela pública, que reunió a más de 30 mil jóvenes, mostraron pancartas en solidaridad con Ayotzinapa y reclamaron también que los estudiantes sean devueltos con vida.

En París, decenas de mexicanos se concentraron en las inmediaciones de la Torre Eiffel y desplegaron pancartas y fotografías en glorietas emblemáticas, en las que se podía leer: Ayotzinapa, crimen de Estado. Y de nuevo el lema Vivos se los llevaron, vivos los queremos.


En Helsinki hubo una concentración pacífica frente a la embajada de México, donde ciudadanos mexicanos y finlandeses se congregaron en torno a un mensaje: Una luz por Ayotzinapa.

Lo mismo ocurrió en Copenhague, donde mexicanos y daneses mostraron pancartas con el mensaje Todos somos Ayotzinapa. Todos somos politécnicos. En Florencia, en la mítica Plaza de la Señoría, una veintena de ciudadanos mexicanos e italianos desplegaron las fotografías de los jóvenes estudiantes, ante las que prendieron veladoras.
En Buenos Aires, ante la embajada de México en Argentina, convocadas por la Asamblea de Mexicanos en ese país, unas 200 personas exigieron la presentación con vida de los 43 estudiantes.

La Asamblea de Mexicanos agradeció la respuesta local en este día de acciones mundiales y coordinadas para expresar la solidaridad con los normalistas.

En Santiago de Chile, ante una férrea guardia policial, decenas de jóvenes se reunieron anoche ante la embajada de México para hacer presente el repudio y el horror por los 43 estudiantes normalistas desaparecidos.

Los organizadores de la concentración indicaron que se necesita la voz de toda América Latina para exigir la aparición con vida de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos.

Publicado enInternacional
¿Quiénes son los profesores de América Latina y el Caribe?

ALAI AMLATINA, 09/09/2014.- Una reciente investigación del Banco Mundial busca dar una respuesta fundamentada a esta pregunta: ¿quiénes son los profesores de América Latina y el Caribe? En principio, hace una apreciación cuantitativa: "Cada día, más de 7 millones de profesores se presentan a trabajar en las aulas de toda América Latina y el Caribe. Estos hombres y mujeres representan el 4% de la fuerza laboral total de la región y más del 20% de los trabajadores técnicos y profesionales. Sus salarios absorben aproximadamente el 4% del producto interno bruto (PIB) de la región". Luego, nos habla de sus diferenciadas condiciones de trabajo, desde escuelas rurales de una sola aula con paredes de adobe hasta establecimientos de primera calidad. Y lo más decisivo: a los profesores se les reconoce cada vez más como actores clave en los esfuerzos de la región por mejorar la calidad y los resultados educativos.

El estudio sostiene que la calidad docente es necesaria y urgente, porque en el mundo actual se están transformando los objetivos de los sistemas educativos nacionales, dejando de lado la mera transmisión de datos y la memorización, para centrar el interés en las competencias de los estudiantes; es decir, el desarrollo del pensamiento crítico, la capacidad de resolver problemas y la disposición al aprendizaje permanente. En un segundo momento, la investigación ahonda en las características y el desempeño de los maestros en nuestra región. El panorama es inquietante. Tres de los seis rasgos señalados en el informe son los siguientes.

En su mayoría son mujeres de posición socioeconómica relativamente baja. Cerca del 75% de los profesores de América Latina son mujeres, pero el rango va desde un 62% en México hasta un 82% en Uruguay, Brasil y Chile. Asimismo, los datos sobre ingreso a las universidades muestran que los estudiantes que cursan carreras relacionadas con la educación pertenecen a un estrato socioeconómico más bajo y tienen más probabilidades de situarse en la primera generación de sus familias que tenga estudios universitarios, que quienes ingresan en otras carreras. Por otro lado, en la mayor parte de América Latina, el cuerpo docente está envejeciendo. En Perú, Panamá y Uruguay, el profesor promedio tiene más de 40 años; los cuerpos docentes más jóvenes de la región, en Honduras y Nicaragua, tienen en promedio 35 años.

Elevados niveles de educación formal, pero escasas capacidades cognitivas. La investigación plantea que la educación formal de los profesores ha continuado incrementándose en toda la región. En 1995, solo el 19% de los profesores primarios de Brasil tenía título universitario; en 2010, la proporción era del 62%. En los 10 países de América Latina y el Caribe para los cuales se dispone de datos comparables extraídos de las encuestas de hogares, el nivel de educación formal de los profesores es más alto hoy día que el de los restantes trabajadores profesionales y técnicos, y considerablemente más alto que el de los oficinistas.

No obstante, el incremento en la educación formal se ve socavado por las evidencias que indican que, en América Latina, quienes ingresan a las carreras pedagógicas son académicamente menos sólidos que el conjunto general de los estudiantes de la educación superior. Los alumnos de 15 años que manifiestan estar interesados en la docencia tienen puntajes mucho más bajos en las pruebas del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes. Los datos extraídos de los exámenes de ingreso a las universidades reflejan un panorama similar. En Chile, los estudiantes que se postulan para ingresar a los programas de educación docente obtienen un promedio de 505 en la prueba de selección universitaria; el promedio de los estudiantes de derecho es 660; el de los de ingeniería, 700, y en medicina, 745.

Por otra parte, el informe apunta que son pocos los estudios directos dedicados a cuánto saben los profesores latinoamericanos sobre los temas que enseñan, pero los trabajos existentes muestran una inquietante desconexión entre los títulos formales de los profesores y sus habilidades cognitivas. Nada menos que el 84% de los profesores de sexto grado de Perú obtuvo puntajes inferiores al nivel 2 en una prueba hecha en 2006, en la que el nivel 3 equivalía al dominio de los conocimientos matemáticos correspondientes a sexto grado. En las pruebas efectuadas en Colombia, Ecuador y Chile para medir el dominio de los contenidos, menos del 3% de los profesores obtuvo puntajes considerados excelentes.

Salarios relativamente bajos. En términos mensuales, los salarios docentes de 2010 fueron entre un 10% y un 50% más bajos que los de otros trabajadores profesionales "equivalentes", proporción que se ha mantenido durante toda la década de 2000. Los salarios docentes aumentan con mucha lentitud, mientras que otros trabajadores obtienen mejoras salariales a medida que acumulan experiencia. En la educación se observa también una escasa diferenciación salarial comparada con otros sectores: independientemente de la capacidad, el talento y la experiencia, al obtener un empleo en la docencia, el individuo se asegura un salario que se moverá dentro de un rango relativamente estrecho, con escaso riesgo de percibir un salario muy bajo o decreciente, pero también con pocas probabilidades de obtener un sueldo alto. En consecuencia, se sugiere aumentar los salarios en algunos países para que el sueldo promedio de los profesores excelentes adquiera competitividad o no la pierda. Pero se advierte que los aumentos de salario solo provocarán una mejora en la calidad si van acompañados de políticas dirigidas a incrementar la selectividad de los programas de educación docente.

Algunas de las conclusiones más importantes del estudio: (1) la baja calidad promedio de los profesores de América Latina y el Caribe es la principal limitación que impide el avance educativo en la región; (2) la calidad de los profesores de la región se ve comprometida por un pobre manejo de los contenidos académicos y por prácticas ineficaces en el aula; y (3) en la actualidad ningún cuerpo docente de la región (con la posible excepción de Cuba) puede considerarse de alta calidad en comparación con los parámetros mundiales. Así, de nuevo se plantea la necesidad de implementar políticas educativas orientadas a darle centralidad a la calidad docente. Y de nuevo se nos recuerda que por encima de la infraestructura, la tecnología y el número de estudiantes por aula, un buen profesor es quien puede garantizar el éxito de un proceso de aprendizaje, al igual que uno malo puede asegurar su fracaso. Y de nuevo debemos recordar al grupo del Banco Mundial que sus políticas económicas, en determinadas circunstancias y condiciones, también socavan el rol del Estado como proveedor de bienes y servicios de calidad, en ámbitos estratégicos de la sociedad, como la educación.

 

Por Carlos Ayala Ramírez, director de Radio YSUCA

Publicado enInternacional
Las protestas de los maestros y la calidad de la educación en Colombia

La Ley 715 de 2001 y el decreto 1278 de 2002 acentuaron la subvaloración de la profesión docente en Colombia. Hoy pocas personas estarían dispuestas a estudiar una licenciatura por las malas condiciones laborales que padecen los miembros del magisterio. La voluntad política del Estado y la unión del movimiento sindical son los insumos necesarios para poner fin a una larga historia de maltratos en contra de los maestros colombianos.

 

Cuando se conocieron los malos resultados que obtuvo Colombia en la pruebas PISA del año 2013, los representantes del Establecimiento no tardaron en dar sus apreciaciones sobre los responsables de la mala calidad educativa de los alumnos colombianos. Gabriel Silva Luján, ex ministro de Defensa y ex embajador de Colombia en Estados Unidos, escribió en El Tiempo una columna que tituló "Pisados por Fecode", en la que se preguntaba: "Se imaginan el país que tendríamos si se enviara a buen retiro al 30% de los maestros, aquellos que carecen de las condiciones para educar a las próximas generaciones de colombianos..." Además de calificar de "ineptos" a los educadores, Silva dice que Fecode es el gran culpable del atraso educativo del país y de ninguna manera las partidas presupuestales que le gira el Estado al sector.

 

Las palabras de Silva Luján dan cuenta del profundo desconocimiento que tienen las clases dominantes del país sobre un proceso histórico que ha tenido a los maestros como una de sus mayores víctimas. Si bien es cierto que el estatus social de los educadores en Colombia siempre ha sido deficiente, existe un punto de inflexión que empezó a manifestarse en el presente siglo, con la expedición de la Ley 715 de 2001, que traslada el modelo neoliberal al sistema educativo mediante recortes presupuestales, y con el decreto 1278 de 2002, que regula la profesión docente.

 

Fernando Ospina, presidente de la Asociación de Institutores de Antioquia, recuerda que en el pasado el maestro era símbolo de autoridad, incluso tenía el aval social para castigar a los estudiantes de mal comportamiento. Fue la época en la que se acuñó la frase: "la letra con sangre entra". Aunque esto bien puede considerarse un extremo, el escenario que predomina ahora, con la intromisión de las políticas neoliberales al sector educativo, dio el giro hacia el extremo opuesto.

 

Según Jaime Montoya, presidente de la CUT Antioquia, hoy los maestros no tienen siquiera la potestad de decidir si un estudiante cumplió los logros necesarios para avanzar en sus estudios, porque la promoción automática los obliga a dar prelación a los recursos del Estado antes que al proceso y la evolución particular de cada estudiante.

 

La vulneración de la autonomía docente con medidas como la promoción automática y el cumplimiento estricto de los lineamientos curriculares y de las órdenes de los rectores por parte de los maestros, han desprofesionalizado la docencia. "Cada vez las reformas educativas llaman a que el profesor sea un productivista, alargue jornadas de trabajo, a que tenga una especie de rol de trabajador material en la escuela", explica Edgar Ramírez, profesor de la Universidad Nacional de Colombia y doctor en Educación y Sociedad.

 

A lo anterior se suma a la llegada al sistema educativo de otros profesionales que no se han especializado en pedagogía y que acuden a la docencia como un "escampadero" ante la falta de oportunidades laborales en sus carreras; panorama que apunta a la idea de que cualquiera puede ser maestro. Y así, en palabras de Carlos Julio Díaz, asesor de la Escuela Nacional Sindical, el educador se convierte en una figura de quinta categoría.

 

Las licenciaturas no son opción

 

El poco estatus social del maestro y las malas condiciones laborales que debe soportar, convirtieron las licenciaturas en educación en carreras poco atractivas. Profesiones como medicina, ingeniería, derecho, comunicación social atraen a los mejores bachilleres porque los jóvenes saben que sus conocimientos serán mejor valorados socialmente.

 

Carlos Soto Lombana, decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, señala que en el último examen de admisión se presentaron 1.600 aspirantes a las diferentes licenciaturas en educación, pero solo el 7% ganó la prueba. El contraste con el pregrado de Medicina es notorio. A esta carrera en la Universidad de Antioquia se presentan cerca de 8 mil bachilleres, y la Facultad se da el lujo de escoger a los mejores 140.

 

A tal punto ha llegado la problemática, que el 70% de los 2.400 estudiantes de la Facultad de Educación pasaron por segunda opción, es decir, no era su propósito inicial ingresar a esta facultad, pero el puntaje obtenido en el examen de admisión no fue suficiente para aspirar a otros pregrados. En resumen: un gran número de estudiantes de licenciaturas en educación no tienen vocación para la docencia, mientras que por otro lado hay estudiantes que sí tienen la vocación, pero se sienten más valorados y mejor remunerados en otras profesiones.

 

Tal panorama no es exclusivo de la Universidad de Antioquia, incluso en la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá, los estudiantes toman un cupo en alguna licenciatura para nivelarse académicamente y poder presentarse posteriormente a carreras en la Universidad Nacional.

 

Tan poco atractivas son las licenciaturas en educación, que el peso de la enseñanza de ellas recae en las universidades públicas, porque las privadas, salvo pocas excepciones, han optado por no abrir pregrados afines. Para las clases altas resulta poco atractivo entrar a una carrera que no les garantiza las condiciones de vida y el nivel socioeconómico que ya tienen.

 

Diego Alberto Quiroz, maestro del Centro Formativo de Antioquia, CEFA, dice que de sus 400 estudiantes de grados décimo y undécimo, solo 7 quieren ser docentes en el futuro, en contraste con 225 que optan por medicina. "Mientras la labor del docente no tenga un reconocimiento público tangible, que llegue hasta el maestro de los municipios y las veredas, se dificulta fortalecer la pedagogía", anota.

 

El decano Carlos Soto Lombana explica que la gran mayoría de los estudiantes de las facultades de educación son jóvenes de escasos recursos, egresados de colegios públicos con un nivel académico bajo. Aunque para ellos entrar a una universidad y conseguir un título de educación superior ya es un logro importante, las cifras del ICFES muestran que son los profesionales con peores desempeños en casi todas las áreas del conocimiento. Estas condiciones desventajosas para los estudiantes de licenciaturas difícilmente pueden cambiar en el mundo laboral.

 

El sistema no da para más

 

Desde noviembre de 2013 la Facultad de Economía de la Universidad de Antioquia realiza un estudio contratado por la Gobernación de Antioquia, el cual pretende determinar la relación entre las condiciones laborales de los maestros del departamento y el desempeño académico de los estudiantes.

 

Aunque la investigación todavía está inconclusa, los resultados parciales verifican la hipótesis, ya conocida, de que el sistema educativo solo puede mejorar si se brindan mejores entornos laborales y mayor calidad de vida a los maestros de la educación pública preescolar, básica y media.

 

Según Mauricio López, coordinador del proyecto, el análisis de 117 de los 125 municipios de Antioquia ha revelado que en los colegios cuyos maestros tienen vivienda propia, la calidad académica de los estudiantes es mayor. La investigación también determinó que los maestros con estabilidad laboral, que no son sometidos a múltiples traslados, tienen mayores oportunidades de brindar una educación de calidad a sus estudiantes.

 

En oposición a las consideraciones de personajes como Gabriel Silva Luján, que creen que los maestros más antiguos son "ineptos", la investigación de la Universidad de Antioquia determinó que los profesores con mayor experiencia brindan mejor educación que quienes recién incursionan en la docencia.

 

Aunque son múltiples las variables que pueden seleccionarse para establecer determinantes de calidad, la investigación liderada por el profesor López revela una realidad abrumadora: casi todos los maestros del departamento tienen un alto grado de insatisfacción laboral, lo que dificulta establecer comparaciones útiles a los propósitos del estudio.

 

La Fundación Compartir, que lidera el empresario Pedro Gómez Barrero, también adelantó un estudio, que tituló "Tras la excelencia docente", en el que formula una propuesta de perfeccionamiento del sistema educativo colombiano tomando al maestro como centro del mismo. Señala 5 líneas de mejoramiento: formación previa al servicio, selección de los futuros maestros, evaluación, formación en servicio y remuneración y reconocimiento. Aunque este estudio recoge elementos del panorama develado por el presente informe, y propone algunas mejoras en las condiciones de vida del maestro, no abandona el enfoque productivista que caracteriza al actual sistema educativo, en el que el educador no es más que un instrumento o un simple intermediario.


Un interesante detalle del informe de la Fundación Compartir tiene que ver con los países mejor calificados en las Pruebas Pisa 2009: Singapur, Corea del Sur, Canadá y Finlandia. El análisis de las diferentes variables estudiadas reveló que en estos países los maestros gozan de amplia libertad y autonomía para el ejercicio de su profesión, tienen estímulos para su formación académica, y lo más importante: sus salarios son similares a los de médicos e ingenieros, lo que da cuenta de la importancia social que allí tiene la figura del educador. Con la salvedad de que 3 de los 4 países mencionados tenían hasta hace poco economías precarias, y justamente la mayor inversión en el sistema educativo estatal —señala el informe— fue el motor de desarrollo que les permitió mejorar su posicionamiento en la economía mundial.

 

Al respecto, el decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, Carlos Soto Lombana, argumenta que "el tema no se resuelve solo con mejorar el salario de los profesores, o que los mejores bachilleres lleguen a las facultades de educación, o que los procesos de formación de los licenciados y los posgrados sean de mayor calidad. Yo creo que aquí hay unos aspectos estructurales más grandes, y que tienen que ver con el modelo político, social y económico del país. Mientras esos aspectos no se modifiquen, los otros elementos en relación con calidad educativa poco impacto van a seguir teniendo".

 

Se requiere, por tanto, de mayor voluntad política del Estado colombiano para lograr un sistema de educación que atienda más las necesidades de la sociedad en su conjunto y no únicamente los requerimientos del sector productivo. Pero también es necesario un mayor activismo sindical que aproveche la gran base social con la que cuenta Fecode, que tenga más representatividad política de la mujer como género mayoritario en el magisterio y que evite la sobrepolitización que, como dice el profesor universitario Edgar Ramírez, puede invalidar a las organizaciones sindicales como interlocutores entre el magisterio y la sociedad en general.

 

De la efectividad que tengan estos cambios, depende la reivindicación y mejores condiciones de vida de los actores de transformación social más importantes que puede tener un país: sus maestros.

Publicado 21 de mayo 2014

Publicado enColombia
Martes, 20 Mayo 2014 06:13

La madre de las reformas de Bachelet

La madre de las reformas de Bachelet

Para un extranjero que, por ejemplo, siempre ha tenido educación gratuita, entender el sistema educacional chileno es complejo. En este país se debe pagar para adquirir conocimientos de calidad en los niveles primarios y secundarios, de lo contrario la oferta se reduce a los colegios públicos cada vez más arrinconados por los establecimientos particulares subvencionados o privados (sin subvención estatal) que –se supone– entregan una mejor enseñanza dependiendo de la billetera del apoderado. Esto, además de generar segregación, merma las posibilidades de los alumnos de menores ingresos de entrar a la educación superior que exige rendir una Prueba de Selección Universitaria. Con todo, de lograr llegar a una universidad o instituto profesional, el joven que no tiene dinero debe endeudarse por muchos años para costear la facultad.

Además, en muchas instituciones educativas existe lucro, lo que está prohibido por ley, pero que hasta no hace mucho no se sancionaba efectivamente. Todo ese escenario llevó a que en 2011 los estudiantes salieran a las calles de manera masiva para reclamar por una educación gratuita y de calidad, situación que no pudo ser resuelta por el gobierno anterior de Sebastián Piñera, que vio cómo tres ministros del ramo caían de su puesto y que la actual presidenta Michelle Bachelet prometió resolver paulatinamente cuando todavía era candidata a la reelección.
Así las cosas y dentro de la promesa autoimpuesta por Bachelet de enviar 50 medidas claves en los primeros cien días de su nuevo mandato, ayer presentó su gran proyecto de reforma educacional escolar, que busca poner fin al lucro, establecer la gratuidad, eliminando el copago (subvención estatal compartida con los padres), y terminar con la selección en los colegios. El anuncio lo hizo poco antes de las 10 en el palacio presidencial de La Moneda, ocasión en la que resaltó también la creación de una nueva institucionalidad en educación parvularia, que incluye una nueva subsecretaría especializada en jardines y salas cuna. "Estamos dando el primer paso de la reforma educacional más significativa que Chile ha tenido en los últimos cincuenta años, estamos cumpliendo con lo que nos comprometimos, iniciar un proceso que permita asegurar calidad, gratuidad y acceso a la educación", sostuvo la doctora socialista.


"Tenemos razones éticas para llevar adelante esta reforma, la certeza de que la oportunidad de una persona no debe depender de su origen social ni del monto que deba pagar. La conciencia de que tenemos un sistema que reproduce y ahonda las desigualdades segrega a las personas, y trata a la educación como un bien de consumo, en lugar de un derecho básico", agregó Bachelet, que vestía un sobrio traje negro. Junto a ello, la mandataria expresó que "sin una reforma profunda a su educación, Chile no logrará el desarrollo. Con un sistema educativo de calidad que potencia a toda su gente, que hace del conocimiento y las capacidades de las personas el centro del progreso, tendremos una economía moderna que crece e innova".


El mensaje también apuntó a los estudiantes: "Nos estamos haciendo cargo de las insuficiencias del sistema actual. Estamos diciendo aquello que tanto repitieron nuestros estudiantes, y con ellos toda una sociedad: la educación es un derecho y no un privilegio... el lucro, la selección y el copago son incentivos equivocados que combinadamente afectan la calidad y comienzan la discriminación, la segregación y la inequidad".
La presidenta fue más allá. "Todos los padres y madres sabemos que la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es una buena educación. Por eso estamos pasando de un modelo que depende del dinero de cada familia a uno que depende solidariamente de todos los chilenos, donde cada contribuyente aporta proporcionalmente sus ingresos. Es decir, será el Estado a través de los recursos obtenidos por la reforma tributaria (otra reforma clave de Bachelet y que busca recaudar 8200 millones de dólares) el que financiará gradualmente los aportes que hoy están pagando las familias. Especialmente la clase media de su propio bolsillo", acotó.


Otra medida que llamó la atención fue que los establecimientos llamados "emblemáticos", "no podrán seguir seleccionando alumnos mediante pruebas o test académicos que representen la mayoría de las veces una selección social... Hoy son los colegios los que eligen a los estudiantes, y queremos asegurar a las familias la igualdad en la postulación y que sean ellos los que elijan donde quieren que sus hijos se eduquen... Yo quiero pedir que hagamos un debate con altura de miras y poniendo sobre cualquier consideración el amplio acuerdo que tenemos como sociedad de que la educación en Chile requiere de cambios profundos", concluyó enviando un recado a los líderes estudiantiles, la oposición y a las posibles voces disidentes en sus propias filas.


Según información aparecida en la prensa, este plan tendría un costo de cerca de dos mil millones de dólares; sin embargo, se estima que el Estado recibiría ingresos anuales estimados en 1600 millones de la divisa norteamericana al eliminar el lucro en la educación, por lo que el costo neto para el fisco sería de 400 millones de dólares.


Con todo, el proyecto de ley, que ingresará por la Cámara de Diputados con urgencia simple y tendrá un plazo de 30 días para ser despachado, no tendrá un periplo sencillo. La noche del domingo, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, presentó a los jefes de partido los alcances de la iniciativa, quien pidió preocuparse del "lenguaje" a la hora de hablar públicamente de la reforma. Según el diario La Tercera, los parlamentarios apoyarán el proyecto, pero también expresaron muchas dudas, las que saldrán a la luz a la hora de votarlo en el Congreso.
De hecho, la ex dirigente estudiantil y hoy diputada comunista Camila Vallejo expresó que "la reforma educacional, en general, va a ser más compleja. Tiene muchas aristas que se necesitan debatir para cambiar las bases de nuestro sistema educacional".


Por su parte, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Melissa Sepúlveda, dijo que "tenemos una reforma que se generó de espaldas a la gran mayoría de Chile, un proceso que no ha vinculado de ninguna manera a las organizaciones sociales. Frente a eso la única respuesta que podemos tener es la movilización, frente a una reforma que no satisface lo principal, que es la eliminación del lucro en la educación y la eliminación del mercado educativo".

En esta línea, los estudiantes ya anunciaron una marcha para mañana, día en que Bachelet dará la tradicional cuenta pública de su gestión al Congreso pleno y a la ciudadanía. En lo medular, los estudiantes señalan que la respuesta del gobierno no ha sido suficiente, lo que abre espacio para que las demandas estudiantiles concentren un respaldo mayoritario y obliguen al Ejecutivo a concretar un cambio integral en el modelo educativo, antes que proyectos que, según ellos, sólo buscan regular el actual sistema. Las críticas de los estudiantes apuntan a la falta de diálogo con las organizaciones sociales y a que los proyectos fueron creados "entre cuatro paredes", sin la participación de los actores de la educación.


Finalmente, desde la oposición, el senador de Renovación Nacional y ex candidato presidencial Andrés Allamand criticó duramente el proyecto de reforma educacional: "Tiene una matriz ideológica que apunta a un mucho mayor control estatal del sistema educacional. Esta es una reforma que no apunta a la calidad, que no apunta a aumentar las opciones de proyectos educacionales y que tiene una orientación que es un mayor control estatal de la educación". En ese sentido, Allamand acusó que se está privando la libertad de los padres de poder elegir la calidad de educación que quieren para sus hijos, explicando que no cree necesario acabar con la educación particular subvencionada.

Publicado enInternacional
¿Qué hay tras el intento del control armado de la Universidad?

¡Contra la pared! ¡Es una requisa! -¿Qué?- ¡Contra la pared! ¡Desde hoy controlamos la Universidad! Este fue el grito con el cual irrumpieron seis hombres armados en plena cafetería del edificio de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.

 

Copamiento militar. Nadie creía posible reabrir el capítulo de la violencia armada para controlar la vida social en los claustros universitarios, sin embargo de nuevo se repite la historia. Quedan recreados en la memoria capítulos como el asesinato de Gustavo Marulanda1 y la instalación de plazas de vicio controladas por los paramilitares al interior de campus en todo el país.

 

A las 2:30 pm de la tarde del miércoles 12 de marzo, media docena hombres encapuchados salieron del edificio de Ciencias Humanas. El celador que ocupaba disciplinadamente la garita al interior del edificio no se inmutó –¿no vio nada?–, por su radio no se escuchó el código –árabes–, con el que anuncian la presencia de grupos de encapuchados en protesta dentro de la Universidad. No, en esta ocasión la impavidez fue inusitada, contraria al protocolo de seguridad que gobierna dentro del principal centro de estudios público del país, el mismo que obliga a que los vigilantes reaccionen con información inmediata –a través de sus radios– reportando cualquier incidente que altere la tranquilidad del campus. Contrario a todo reglamento, en esta ocasión el empleado de "Servisión de Colombia Ltda.", optó por guardar silencio.

 

Entre tanto, el grupo de encapuchados proseguía en su desplazamiento interno. Ubicado directamente en frente de Humanas –como le dicen los estudiantes– está la mole que lleva por nombre "Orlando Fals Borda–, la primera facultad de Sociología en toda América Latina, mítica sede en la que dictaron clases Eduardo Umaña Luna y Camilo Torres. De forma rápida, atravesando el empantanado jardín de Freud, el particular grupo de hombres copó la cafetería. Hay que resaltar que además de sus caras tapadas con pasamontañas –y no con camisetas, como acostumbran los estudiantes–, estaban cubiertos con impermeables negros recién comprados, 2 de ellos, vestían pantalones de dril color café, 4 con bluejeans, 5 con botas o zapatos al estilo militar, y apenas uno usaba tenis.

 

La concurrida cafetería de Sociología es punto de encuentro para todos los estudiantes de las facultades aledañas (Ciencias Humanas, Odontología y Derecho), atraídos por el aroma del buen café, la amena charla y, para algunos, por la posibilidad de prender un porro. Desde luego, entre estos se encuentran algunos curiosos personajes adaptados a la fauna de la 'nacho', un reducido grupo de jíbaros, exestudiantes, y alumnos con más de 6 años de presencia en el claustro, una minoría profesionalizada en el consumo, los que durante el último año han tenido por sede las dos mesas más al norte, casi saliendo de tal cafetería, y que este miércoles 12, raramente, no hacían presencia en su sede de siempre.

 

Una vez entre el Freud y la cafetería de Sociología, los encapuchados abordaron un grupo de ocho estudiantes, deslizaron sus impermeables en forma de ruana hacia arriba, dejando ver intimidatoriamente dos revólveres y una subametralladora calibre 9 milímetros; atemorizados, los estudiantes accedieron a una cuidadosa requisa que incluyó cada una de sus prendas de vestir y sus maletas. Al culminar el chequeo, vociferaron por primera vez palabras de miedo: "Se acabaron los jíbaros en la universidad, a la Nacional ya no se viene a consumir droga. Le decimos a quienes lo hacen, que la única área en que se les permite realizar esa actividad es en el jardín de Humboldt2, estaremos vigilantes. Esta es la primera de muchas acciones"3. Palabras lanzadas al viento, porque ninguno de los 8 estudiantes pertenecía al mínimo ghetto de jíbaros y enrarecidas figuras. Mientras esto sucedía, el celador de Sociología apagaba su radio (walkie talkie).

 

Los minutos corren y la acción de copamiento proseguía sin respuesta alguna. La escena teatral se repitió en la plaza Che y en la facultad de Ingeniería, con el innovador factor de un discurso de 2 minutos del vocero de este grupo, el que, además, a través de varios blogs ha fijado comentarios tras el seudónimo de combat 99.

 

Reacciones

 

Sorprendente. Después de la presencia armada no ha ocurrido la airada respuesta de denuncia, tan habitual por parte de la administración universitaria, cuando de armados se trata. En contravía a la filtración de los videos de seguridad a los medios masivos, como cuando ocurrió la presencia del Eln el 10 de mayo 2010, esta vez los videos de seguridad están, en apariencia, perdidos.

 

Quedan preguntas en el aire: ¿De quiénes se trata? ¿Qué intensión tienen? ¿Por qué la empresa de seguridad privada Servisión no activó el dispositivo de seguridad que posee sobre el campus? ¿Qué oculta la administración con la tenue respuesta brindada sobre estos sucesos? Preguntas que tienen respuestas ocultas tras los pasos del sexteto de encapuchados que encontraron, como camerino para el cambio de apariencia, los alrededores de la facultad de Odontología, afirman estudiantes.

 

Extraña acción y discurso. Es raro, pero los encapuchados y armados, tienen mucho en común con el discurso de la vicerrectoría, la misma que ha habilitado, con el fin de controlar el campus, operaciones armadas por parte de la celaduría en contra de estudiantes que consumen droga, nunca en contra de los jíbaros.

 

¿Vendrán, como lo anunciaron, otras acciones de estos grupos?

 

1 Líder estudiantil de la Universidad de Antioquia asesinado por las AUC el 7 de agosto de 1999.
2 Este Jardín está ubicado a 100 metros de dos oficinas de la vigilancia, y a 300 metros de la salida vehicular que condice hacia la rectoría.
3 Testimonios de estudiantes entrevistados

Publicado enEdición Nº200