Venezuela: los cachorros de la reacción

Lorent Saleh es un joven venezolano de 25 años, de lengua flamígera, que estudió comercio exterior. Es una de las cabezas visibles de la coalición que busca derrocar al presidente Nicolás Maduro. Dirige la organización Operación Libertad, que ubica al castro-comunismo cubano como el enemigo principal de Venezuela.


Loreth comenzó su faena contra la revolución bolivariana en 2007. Desde entonces no ha dado tregua. Lo mismo organiza huelgas de hambre que campañas como Chávez miente. Aunque hace años abandonó las aulas, se presenta aún como líder estudiantil. Y, aunque no tiene empleo conocido, viaja por América Latina para tratar de aislar al gobierno de Maduro.


El joven Saleh tiene buenos amigos en diversos países. En Colombia, por ejemplo, lo cobijan y promueven la Alianza Nacionalista por la Libertad y Tercera Fuerza, agrupaciones neonazis ( El Espectador, 21/7/13).


Vanessa Eisig es una simpática chica rubia de 22 años, que usa gafas y se describe en su cuenta de Twitter como guerrera de luz y bígama, casada con mi carrera y con Venezuela. Estudia comunicación en la Universidad Andrés Bello y confiesa que, al participar en las protestas, siente que hace historia.


Vanessa es militante de Juventud Activa Venezuela Unida (JAVU). Exige la deposición del usurpador Nicolás Maduro y de todo su gabinete. La organización tiene como emblema un puño derecho de color blanco, que –dice la joven– "es signo de resistencia y de burla al socialismo".
JAVU, que impulsa la iniciativa Operación Libertad, ha desempeñado un papel relevante en los actuales disturbios que se viven en Venezuela. Fundada en 2007, la organización se define como una plataforma juvenil de resistencia, que busca derribar los pilares que sostienen a un gobierno que menosprecia la Constitución, vulnera nuestros derechos y entrega nuestra soberanía a las órdenes de los decrépitos hermanos Castro.


En su comunicado del 22 de febrero de este año, JAVU denunció que fuerzas extranjeras han sitiado militarmente a Venezuela. Sus mercenarios nos atacan de manera vil y salvaje. Su objetivo es esclavizarnos. Para conseguir su libertad, señalan, es vital defender la soberanía de la nación, expulsando a los comunistas cubanos que se encuentran usurpando el gobierno y la Fuerza Armada.


JAVU está inspirada y tiene estrecha relación con Otpor, que en español significa Resistencia, y con el Centro para la aplicación de acciones y estrategias no violentas (Canvas, por sus siglas en inglés). Otpor fue un movimiento estudiantil creado en Serbia para remover del gobierno al presidente Slobodan Milósevic en 2000, que recibió financiamiento de agencias gubernamentales estadunidenses. Canvas es la cara renovada de Otpor.


El gurú de esos grupos es el filósofo Gene Sharp, que reivindica la acción no violenta para derrocar gobiernos. Sharpe fundó el Instituto Albert Einstein, promotor de las llamadas revoluciones de colores en países que no son afines a los intereses de la OTAN y Washington.
Cables difundidos por Wikileaks hicieron público que Canvas –presente en Venezuela desde 2006– elaboró para la oposición de ese país un plan de acción, en el que propone que sean los grupos estudiantiles y los actores no formales los capaces de construir una infraestructura y explotar su legitimidad en la lucha contra el gobierno de Hugo Chávez.


La relación entre JAVU, Otpor y Canvas es muy estrecha. Como confesó Marialvic Olivares, militante del grupo de extrema derecha: las organizaciones internacionales que nos están apoyando en este momento siempre han estado de la mano con nosotros, no solamente en cuestiones de protesta, sino en cuestiones de formación, y nosotros con ellos siempre hemos estado de la mano. No nos da vergüenza, no nos da miedo decirlo.


Pero los vínculos entre los jóvenes dirigentes estudiantiles venezolanos y los think tanks y agencias de cooperación de derecha van mucho más allá de la alianza con Otpor/Canvas. Diversas fundaciones estadunidenses han financiado abiertamente al movimiento disidente. También han contado con el apoyo del Partido Popular de España y con la organización juvenil de Silvio Berlusconi en Italia.


Es el caso del joven abogado Yon Goicoechea, estrella rutilante de las protestas de 2007 y que ahora estudia una maestría en la Universidad Columbia, después de afiliarse al partido de Henrique Capriles y abandonarlo cuando no le dieron una diputación. En 2008 fue generosamente recompensado por su compromiso de lucha contra Hugo Chávez. El Instituto Cató le entregó el premio Milton Friedman para la Libertad, dotado de medio millón de dólares.

Otra fuerza que ha desempeñado un papel relevante en la intentona por deponer a Maduro es el Movimiento Social Universitario 13 de Marzo, organización estudiantil que actúa en la Universidad de los Andes. Su dirigente más conocido es Nixon Moreno, antiguo estudiante de ciencias políticas, acusado de violar a Sofía Aguilar, ahora prófugo y exiliado en Panamá.


Estos jóvenes saben lo que hacen: promover la desestabilización política. Reciben financiamiento internacional. Militan en las filas de la ultraderecha y el anticomunismo. Son xenófobos. Están vinculados con organizaciones nazis y conservadoras en varios países. Y marchan codo a codo con políticos de la derecha radical como Leopoldo López, María Corina Marchado y Antonio Ledezma.


A pesar de recibir todos estos apoyos, Lorent Saleh, de Operación Libertad, se lamenta: Estamos tremendamente solos. En parte tiene razón. Entre los jóvenes latinoamericanos no despiertan simpatía ni solidaridad. Por el contrario, suscitan desconfianza y repudio. Y es que se les ve el plumero. Su causa nada tiene que ver con el ideario del movimiento estudiantil-popular mexicano de 1968. No en balde los combativos estudiantes chilenos los repudiaron públicamente. Para ellos, los cachorros de la reacción son impresentables.

Twitter: @lhan55

Publicado enInternacional
Jueves, 13 Febrero 2014 05:58

Violentas manifestaciones en Venezuela

Violentas manifestaciones en Venezuela

Al menos tres personas murieron y 23 resultaron heridas ayer en Caracas en el marco de las movilizaciones en rechazo y apoyo al presidente Nicolás Maduro. Estudiantes simpatizantes de la oposición, acompañados de varios políticos, se agolparon desde la mañana en la Plaza Venezuela, en el centro de la capital, para denunciar la política económica del gobierno y exigir la liberación de universitarios detenidos en los últimos días en protestas en el interior del país. Al mismo tiempo, oleadas de manifestantes vestidos de rojo, el color del chavismo, se dieron cita en distintas plazas de Caracas y otros estados del país para celebrar los 200 años de la denominada Batalla de la Victoria, con motivo de la cual se conmemora en Venezuela el Día de la Juventud. "Aquellos sectores políticos que quieran expresar su opinión en el país pueden hacerlo como siempre, pero tienen la obligación de hacerlo en paz, con respeto a la vida, al pueblo, no como vimos recientemente en los ataques hacia la familia del gobernador del estado Táchira, Vielma Mora, por parte de los sectores nazi-fascistas", expresó Maduro.


El jefe de Estado, quien llegó acompañado a la marcha oficialista de varios de sus ministros, aseguró que viene rebrotando en Venezuela una corriente nazi-fascista que pretende llevar al país por el camino de la violencia y el caos. "No podemos dejarnos sacar del centro de nuestra vida y del trabajo por cuatro vagos violentos de la cúpula de la derecha. La trilogía del mal representa el capitalismo privatizador, son la expresión del pasado y de quienes negaron el derecho al estudio a todos ustedes", dijo.


El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, confirmó la muerte de un supuesto militante chavista de 40 años, identificado como Juan Montoya, en un hecho que atribuyó al "fascismo". "El fascismo estaba ahí, ahí en la Fiscalía y lo estaban cazando, a un camarada íntegro, luchador. Fue asesinado vilmente por el fascismo", afirmó Cabello al dar la noticia durante un acto en el estado Aragua (centro-norte). Según el relato de Cabello, la muerte se produjo en una zona del oeste de Caracas conocida como La Candelaria, sede de la Fiscalía y donde la oposición concluyó la marcha convocada. Las otras víctimas fatales son Bassil Alejandro Dacosta, un estudiante de 24 años que murió mientras era intervenido por la herida de la bala en la cabeza con la que había ingresado al hospital, y Neyder Arellano Sierra, también estudiante y también baleado en la cabeza, según el diario El Universal de Caracas.


A la concentración antichavista asistieron dirigentes opositores, como Henrique Capriles, gobernador de Miranda, la diputada María Corina Machado, Leopoldo López, de Voluntad Popular, y Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas. En medio de banderas naranja, amarillas y azules, los colores de la oposición, se exigía la liberación de tres estudiantes tachirenses encarcelados, acusados de haber asediado la casa del gobernador Mora y se reclamó por la escasez de alimentos y productos básicos.


"No nos vamos a arrodillar, que le echen bola (empeño), vamos a ver quién puede más. ¡Tienen a nuestros estudiantes presos, los queremos libres!", clamó David Smolansky, alcalde del municipio caraqueño de El Hatillo y ex dirigente estudiantil, mientras la multitud coreaba: "Y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer". Medios opositores y organizaciones estudiantiles señalaron que cinco jóvenes resultaron heridos de bala el martes en Mérida, luego de que individuos en moto abrieran fuego contra la protesta. Los universitarios que encabezaron la marcha a la Fiscalía dijeron que no desistirían de su protesta hasta que sus compañeros sean liberados, alegando que las autoridades no tienen pruebas de que cometieran hechos fuera de la ley.


El presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Juan Requesens, dijo que la manifestación de los jóvenes es pacífica y que el gobierno debe sacarse de la cabeza que pretenden derrocarlo. "Haremos todas las diligencias que tengamos que hacer para que liberen a nuestros compañeros, que el gobierno entienda que nuestra protesta es pacífica y siempre en el marco de la Constitución. El movimiento estudiantil no se va a involucrar en una agenda para tumbar el gobierno porque no es nuestra naturaleza, para eso están los políticos", indicó.


En las manifestaciones oficialistas la consigna era el apoyo a Maduro y las medidas que lanzó para combatir la llamada "guerra económica", señalada por el gobierno como la responsable de la inflación anualizada de 56,3 por ciento y la escasez de distintos alimentos y productos. Las concentraciones del gobierno fueron transmitidas en directo por la televisión estatal y contaron con la presencia del mandatario, mientras que las cadenas privadas difundieron simultáneamente las manifestaciones opositoras.


Dentro de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que reúne a 29 partidos opositores, el sector que encabeza López, a quien secunda la diputada Machado, quedó enfrentado al que lidera Capriles, hasta ahora considerado líder de la oposición. "Nosotros no hemos abandonado la lucha y nunca lo haremos, pero si la lucha es con carácter violento no estaremos allí, porque eso no nos llevará a un cambio real y permanente; el caos no se resuelve con más caos", sostuvo Capriles, según un comunicado que difundió su oficina de prensa.

Publicado enInternacional
Sergio Fernández - Vocero Nacional de la MANE

desdeabajo (da): ¿Cuál es el balance de la dinámica política y organizativa de la Mane durante el 2013?
Sergio Fernández (SF): El actual estado de ánimo del movimiento estudiantil es diferente al observado durante el año 2011. Sin lugar a dudas, este hecho marca de manera significativa la dinámica del movimiento estudiantil durante el presente año.

 

Hoy hay universidades con procesos de movilización y lucha por sus demandas locales y reivindicaciones particulares (Universidad del Cauca y Pamplona) y universidades en situaciones complejas como la Nacional sede Bogotá –la cual viene de un paro de los trabajadores y los estudiantes–se encuentran en otras dinámicas a pesar que la situación es dramática. Igualmente hay situaciones objetivas que explican el actual estado de ánimo de los estudiantes: una cosa era luchar contra la reforma de Santos y otra muy diferente es salir a movilizarse por recursos.

 

No obstante, es claro que este año hubo un salto cualitativo al interior de la Mane, tiene que ver con la consolidación de la propuesta alternativa de ley de educación superior, esto nos brinda un margen bastante amplio para luchar de cara al próximo año, más aun con los anuncios de la ministra sobre la presentación de la política pública de educación que construyó con el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU).Esta política pública debemos confrontarla con nuestra propuesta de ley alternativa.
Y por otro lado, la dinámica social en Colombia, sobre todo el paro agrario sirvió como un potenciador de luchas en todos los sentidos. Este fue un ejercicio importante para la movilización social que también toco a la Mane.

 

da. Teniendo en cuenta esta lectura, ¿cuál considera son los retos y desafíos que enfrenta la Mane? Y, ¿Cómo se traducen estos en su agenda política y proyecciones para el próximo año?
SF. Primero, recordar que la Mane tiene un objetivo estratégico desde que nació, consagrado en su primera declaración política: constituirse en referente de unidad gremial del movimiento estudiantil. Para esto es necesario dar un salto organizativo que permita democratizarla más y, a su vez, ampliarla; es decir, que sea realmente gremial, que entren en ella todas las expresiones políticas sin importar su tinte ideológico, que haya disputa política al interior por su orientación.

 

Eso sería importante, ya que más allá del resultado de la lucha habría una conquista que es la organización; legarle a los estudiantes una organización gremial, con la que hoy no cuentan, sería un gran avance y un hecho histórico. Esto debe proyectarse para el próximo año.

 

En segundo lugar, la Mane debe plantearse dentro de su agenda para el 2014 una socialización de la propuesta alternativa muy ambiciosa, ya que la manera de combatir el bajo estado de ánimo de los estudiantes es elevando el nivel de debate y la propuesta nos permite hacer eso.

 

Igualmente, debemos ligar los problemas objetivos de las universidades (se están cayendo a pedazos) con la propuesta alternativa de la Mane, la propuesta es la real solución a los problemas de las universidades.

 

Lo tercero, en materia de táctica, la Mane debe entender que no le puede imponer los ritmos al movimiento estudiantil. La Mane se debe a los estudiantes y de él toma todos sus ritmos, creo que a su interior han habido errores por parte de diferentes sectores, sectores que han querido forzar un poco los tiempos y la movilización cuando el estado de ánimo de la gente no están para eso.

 

Esos son debates que a mi juicio se han saldado bien, pero es importante entender que si queremos ser exitosos debemos retomar los acuerdos fundacionales de la Mane, es decir, volver a lo que se hizo en 2011: un programa mínimo acertado, una forma de organización amplia y democrática donde cabe todo el mundo y unas formas de lucha civilistas, creativas, de masas, basadas en las decisiones del estudiantado. Solo así podemos confrontar al gobierno de Juan Manuel Santos y su propuesta de política pública de educación. Esto requiere enormes niveles de movilización. Esa es la perspectiva de la Mane.

 

da. ¿Cuáles son los debates y posturas de la Mane frente al movido escenario político colombiano (diálogos de paz, auge de la movilización social, elecciones, etcétera)?
SF. Frente a los diálogos de paz hemos dejado clara nuestra posición: abogamos por una solución política y dialogada al conflicto armado, rechazamos la salida militar, no estamos de acuerdo con más derramamiento de sangre. Aunque sí queremos dejar claro que el hecho de que Santos firme la paz no quiere decir que lo vamos a reelegir y que no continuemos la lucha por un modelo de educación diferente.

 

Frente al tema de las elecciones hemos insistido en que la Mane es una orga candidatos, en la Mane son bienvenidas todas las expresiones políticas pero ella no pertenece a ninguna. En todo caso hay una necesidad enorme de que los jóvenes se politicen, más allá incluso de las elecciones. Invitar a los jóvenes a que se entiendan como sujetos políticos, y hagan política como quieran, esto es una necesidad hoy en Colombia.

Publicado enEdición N°197
Página 6 de 6