Nuevos movimientos sociales, tecnología y acción informativa

En la edición de noviembre de 2016, en el artículo titulado “En ciencia y conocimiento. Principales retos que enfrenta la humanidad”, planteamos que con los avances en la tecnología de la información han ganado espacio los controles de los estados, el espionaje a todos los niveles es pan de cada día. Intimidan. Pese a ello, los nuevos-nuevos movimientos sociales han aprendido a sortear esta realidad, los más novedosos entre ellos participan de los procesos de liberación de información y con base en información. En este nuevo artículo nos adentramos un poco en las particularidades de lo que sucede ante nuestros ojos: las relaciones entre tecnología y política.

 

El mundo de los datos invadió la vida de los individuos, llenándolos de información antes imprevista, o bien transformando para siempre sus vidas. Tras ella, y favorecida por la tecnología que portan los teléfonos inteligentes, y todo tipo de computadoras, se potenció el ojo vigilante de los estados –espionaje–, el que también corre por cuenta de las grandes empresas que ahora poseen el registro de cada uno de sus clientes, con todos sus perfiles sicológicos. Facebook, Google, Twitter, y otras empresas potentes del sector, colaboran a ello, actuando como una esponja de la NSA. El verdadero cerebro del control de internet es la National Security Agency.

 

De esta manera, la intimidad parece un concepto arcaico, de antes de la era de los datos. De antes de la inteligencia y de la vida artificial, de antes de la robótica en cualquiera de sus manifestaciones. De cuando apenas había computadores, así, y antes de los clusters y los hubs informáticos. En fin, de antes de cuando grandes empresas y el propio Estado descubrieran y decidieran hacer uso de la computación y las bases de datos colosales.

 

De esta forma y como efecto de esta realidad, los individuos están convertidos en conjuntos de datos, los cuales no pesan absolutamente nada, son acumulables y compartibles con facilidad, y cuyos fines no son generalmente públicos. Gracias a las grandes bases de datos, cada quien es objeto de perfiles de todo tipo que suelen ser analizados por psicólogos, expertos en computación, analistas, ingenieros, expertos militares, estrategas y otros campos afines y próximos. La conquista de Roma, de la división entre el derecho privado y el derecho público ha desaparecido por la puerta de atrás. Todos somos hoy virtualmente públicos.

 

Hay ocupaciones en las que es inevitable ser públicos; esto es, que buena parte de la información esté disponible a la luz de cualquiera. Los profesores, por ejemplo. O los periodistas y hasta los médicos, por ejemplo. Basta con cruzar diferentes bases de datos –por ejemplo, WhatsApp, Facebook, Google y otros– sencillamente con minería de datos, o bien con otros procedimientos más sofisticados y se obtendrá la información que virtualmente se desee sobre alguien. Nadie parece escapar de este destino.

 

Los grandes datos

 

El crecimiento de los datos, y por tanto, de la información, es un fenómeno sin igual, jamás visto antes en la historia de la humanidad. Literalmente, a través de los teléfonos inteligentes, los computadores personales, las cámaras, los diferentes programas de software, diariamente se crean 2.5 exabytes de información; esto es, 2,5 x 1018 datos por día. Una cantidad impresionante. Correspondientemente, se desarrollan grandes bases de datos, expertos en el campo y nace un nuevo campo en la ciencia, con muchas extensiones que permite gestionar, interpretar, manejar, predecir, etcétera, esos conjuntos de datos. La propia ciencia cambió de manera drástica, y con ella, el mundo entero.

 

Cabe distinguir cuatro clases de ciencia, así:

 

  • Inductiva o empírica
  • Deductiva o racional
  • Computacional
  • Basada en grandes conjuntos de datos

 

Las dos primeras formas corresponden a la ciencia clásica o de la modernidad. A su par se hablaba de dos métodos científicos: el empírico o inductivo, y el deductivo. Y en ocasiones se habló de métodos mixtos, que son la combinación de ambos. Esta es la ciencia de los siglos XVI al XX.

 

Con el tiempo llegamos a un tercer método. La ciencia computacional es ciencia que trabaja por modelamiento y simulación. La importancia de los códigos y de la programación es determinante. Se habla entonces, equivalentemente, de un tercer método, que es justamente el modelamiento y la simulación. Cabe decir, de manera puntual que los sistemas clásicos, simples y lineales pueden modelarse; pero sólo los sistemas complejos pueden ser simulados. Esta es la ciencia de punta que abarca desde 1980 hasta la fecha.

 

Finalmente, la ciencia basada en datos, es aquella que recurre a programas como Python o R, para, sobre la base de la minería de datos, manejar los conjuntos impresionantes de datos disponibles en cada momento. No existe, en absoluto, ninguna clase de ciencia de punta hoy que no esté implicada o bien que no atraviese por la ciencia de grandes datos (big-data cience). Esta es la ciencia de los años 2000 hasta el presente.

 

El manejo de las grandes bases de datos requiere programas de procesamiento en paralelo que corren a través de decenas, cientos y hasta miles de servidores en simultáneo. Mientras que en la escala cotidiana de los países desarrollados, puede decirse que existe casi un computador por persona (grosso modo; sin ser exactos), en la misma escala, a nivel médico, militar, financiero o científico se trabaja con decenas de decenas de servidores en paralelo, y al unísono.

 

La división digital

 

Este panorama no es plano ni lineal. La verdad es que existe en el mundo una profunda división digital, que implica inequidades de tipo económico, educativo y social. La principal inequidad en el mundo actual no es exactamente la del ingreso per cápita, sino la del acceso a la información per cápita.

 

Así las cosas, es evidente que existe una correlación muy fuerte entre quienes producen y/o manejan grandes bases de datos, y quienes no logran hacerlo. Económica, política y socialmente existen fuertes correlaciones al respecto. El poder aparece hoy por hoy cada vez más centrado en el manejo de grandes bases de datos, y por tanto, en el acceso a y el trabajo con ellas.

 

Con una observación puntual: hoy por hoy nadie tiene problemas con las bases de datos. Literalmente, las (grandes) bases de datos se compran, se alquilan, se roban, se permutan. Lo determinante es su manejo. Existe un amplio y muy fuerte mercado abierto –y clandestino– de bases de datos. Acceder a él es solo cuestión de contactos y dinero. Punto.

 

Existe, es inocultable, una evidente brecha en el acceso y uso de la Internet y de todas sus potencialidades, de lo cual toma forma la división digital, la que hace referencia al uso de internet, al número de computadores por cada cien habitantes, a la velocidad de navegabilidad, a la capacidad de procesamiento de los computadores, en fin, el libre acceso a la internet. Mientras existen países que han declarado ya el uso de internet como un derecho fundamental –análogo a la educación, al aire o al agua–, en muchos países cada quien debe pagar por tener acceso a una cuenta propia, en algunos lugares se debate acerca de la extensión del Wifi, y en algunas ciudades se implanta el Wimax (internet gratuito a gran escala).

 

De ahí que ya no sea suficiente, como en el esquema marxista tradicional, con referirse a los medios de producción para establecer las relaciones entre las clases sociales, pues existen hoy por hoy, a nivel sociológico tres clases de sociedades, y correspondientemente tres clases de economías:

 

  • La sociedad de la información, cuya base material es la economía basada en la información
  • La sociedad del conocimiento, cuya base material es la economía basada en el conocimiento
  • La sociedad de redes, cuya base material son los tejidos informacionales, computacionales y de datos disponibles en una sociedad

 

La era digital comienza, de manera puntual, en el año 2002, y entonces los tres tipos de sociedades mencionadas se entrelazan en tres etapas fuertemente entrelazadas que determinan factores sensibles como calidad de vida, dignidad de la vida, democracia.

 

En este marco, entonces, las clases sociales se definen, hoy por hoy, en función del acceso a, y el manejo de, las grandes bases de datos. Literalmente, lo que define a una clase social con respecto a otras, es la información y el conocimiento. Cabe hablar entonces de una economía política del conocimiento que se ocuparía de la forma como la información o el conocimiento en una sociedad se: produce, circula, acumula, distribuye y consume.

 

Cuando entra la política: la war-net

 

Lo que aparece a nivel micro como un destino individual tiene sin embargo otros visos y alcances cuando se lo ve a nivel meso y macro. Han emergido nuevos-nuevos movimientos sociales que saben hacerle el juego a los controles políticos de la información.

 

Wikilieaks, Anonymous y numerosas otras organizaciones emergen en el mundo en el contexto que precede. A nivel fenomenológico, cabe hablar de la war-net.

 

Existen alrededor del mundo numerosos grupos pequeños perfectamente entrelazados entre sí que participan de diversas maneras en lo que políticamente puede llamarse como procesos de liberación de información y con base en información.

 

Se trata de grupos de personas a las que no los une ninguna ideología o religión en particular. Mucho mejor, los une un conjunto de valores básicos que comparten cabalmente: verdad, transparencia, igualdad, equidad, justicia, libertad, independencia, por ejemplo. Se trata de equipos interdisciplinarios, conformados, sin embargo, con base en ingenieros de sistemas, politólogos, juristas, economistas, sociólogos, filósofos y periodistas.

 

La forma de trabajo es elemental. Casi siempre en casas –no en apartamentos por razones evidentes–, se ubican varios servidores en cadena y en paralelo, y dependiendo de las facilidades, los lugares y los momentos, trabajan en hackeo. Hay que decir que el hackeo tiene sólidos fundamentos éticos1. Técnicamente, se trata de la nética – que estudia la relación del hacker con la red (internet).

 

Más allá de la apariencia de un juego digital que lleva el mismo nombre, la war-net es un colectivo no formal de actores en la sociedad de redes que trabaja con bases de datos, información y conocimiento buscando diferentes finalidades: sacar a la luz pública información clasificada y vetada al gran público; ofrecer información al público acerca de militares, políticos y gente del sector económico y financiero; denunciar sistemas de corrupción; acusar a dictadores y prófugos de la ley (delincuencia de cuello blanco); develar mentiras y engaños por parte del sector gubernamental y del Estado, por ejemplo.

 

Para la difusión de su información acuden a válvulas de escape, de la cuales existen alrededor del mundo tres manifestaciones, perfectamente diferentes entre sí:

 

Juristas connotados. Es un principio de las democracias que los juristas no deben revelar las fuentes de la información que disponen. Esto permite determinados juristas de prestigio sirvan como válvulas de escape para iniciar procesos jurídicos en países distintos a los de los delincuentes, dado que en los países de origen no existen garantías suficientes. El juez Baltazar Garzón podría ser una válvula semejante.

 

Periodistas bien identificados. Otro principio de las democracias es que los periodistas no están obligados normalmente a revelas sus fuentes de información. De esta suerte, algunos medios, algunos periodistas críticos e independientes, por ejemplo, pueden servir de válvulas de escape y a la generación de verdaderos movimientos sociales fundamentales en algunos países.

 

Profesores universitarios. Algunos académicos pueden ser de importancia a la hora de revelar, o socializar alguna información. Al fin y al cabo a los intelectuales no siempre les ponen atención, y sin embargo, pueden contribuir a la socialización y clarificación de determinados procesos, fenómenos y dinámicas.

 

Los activistas informáticos asumen diferentes expresiones. Su forma de organización y de trabajo varía en función de las capacidades, los compromisos, las situaciones sociales o políticas en un momento determinado en un país dado. Lo cierto es que existen encuentros, virtuales y personales, entre activistas de la war-net alrededor del mundo y los intercambios de información, aprendizajes y experiencias son reales y fructíferos.

 

Sin teorías de la conspiración, y sin ánimos clandestinistas ni nada semejante. Pero con mucha prudencia, inteligencia y sagacidad.

 

Alguna expresión de estas dinámicas pueden verse también en: https://war-net.org, una organización académica dedicada al estudio de los imaginarios, lenguajes y representaciones de la guerra alrededor del mundo, por ejemplo.

 

Dirimiendo tensiones

 

Técnica y políticamente el problema puede ser adecuadamente visto como la lucha contra la encriptación. En el sentido más fuerte de la palabra, el poder político consiste no simplemente en el manejo de grandes bases de datos, sino, mejor aún, en la encriptación de la información. Esto es, el hecho de que hay una cantidad de información codificada, cifrada, de cuya encriptación justamente dependen niveles de seguridad, tomas de decisión, acciones en una dirección determinada. Y contra ello actúa el hackeo.

 

La lucha por la libertad contra los controles políticos de la información es exactamente lo que puede apreciarse en gente como J. Assange, Wikileaks, los miembros de Anonymous, Chelsea Manning, E. Snowden, y tantos más, la mayoría de ellos anónimos, o de muy bajo perfil. Deliberadamente.

 

El hackeo consiste en el rompimiento de los códigos que estructuran el acceso a fuentes de información y el propio manejo de esas fuentes y de esa información. Internet es un sistema que, a pesar de lo que se diga, no puede ser (totalmente) controlado. No es inevitable, ni tampoco es seguro que el encriptamiento sea el ganador definitivo del juego. Cada vez más es evidente que los decriptadores, toman la iniciativa con mayor fortaleza. Científicamente hablando, la puerta última del debate es la computación no tradicional, y en últimas la computación cuántica.

 

Mientras tanto, nuevos movimientos sociales con aspiraciones políticas fundamentales básicas, se tornan posibles, se organizan y fortalecen alrededor del mundo. La plaza pública, que fue el lugar tradicional de la política, se ha desplazado hacia internet: a lo que sucede allí, y a lo que sucede a partir de la red.

 

Escenarios en el futuro inmediato

 

La creatividad por parte de los nuevos partidos, movimientos y procesos políticos y sociales alrededor del mundo es un imperativo. Pero con ella, al mismo tiempo, el acceso a nuevos conocimientos, habilidades y capacidades. La buena información y el buen conocimiento producen movimientos sociales y políticos, y nuevas formas de organización social. Contra todas las apariencias, si bien es cierto que el poder de los grandes medios de comunicación es ampliamente dominante en la superficie, en las bases de los movimientos sociales aparecen formas alternativas de comunicación que se traducen en maneras diferentes de organización. Esta es una historia que, en verdad, apenas comienza.

 

* Profesor Titular. Universidad del Rosario

1 P. Himanen, La ética hacker y el espíritu de la era de la información, 2001, Ed. Simbióticas; en Youtube, véase: https://www.youtube.com/watch?v=y7dm7i4o0S4

 

Bibliografía

 

https://en.wikipedia.org/wiki/Anonymous_(group)
http://anonofficial.com
https://wikileaks.org
http://www.techrepublic.com/article/the-undercover-war-on-your-internet-secrets-how-online-surveillance-cracked-our-trust-in-the-web/
https://www.codeforamerica.org/events/national-day-2016

Publicado enEdición Nº231
WhatsApp, Telegram, Signal: así es la seguridad de los sistemas de mensajería

Una introducción al protocolo de seguridad que usamos todos en nuestros servicios de mensajería instantánea y qué significa exactamente estar seguro


WhatsApp, Telegram o Signal. ¿Cuál es la más segura de las tres? La respuesta cambia con el tiempo. Hace un año, Telegram era más segura que WhatsApp, aunque fueran clones. Luego de pronto era al revés. O no. Hace una semana volvió a cambiar la cosa. A veces la respuesta es quién te da más miedo, Putin o Trump. Los que están en la pomada saben que Signal es la plataforma más segura, apadrinada por Edward Snowden y gestionada por Open Whisper System, fundada en 2013 por el jefe de seguridad de Twitter Moxie Marlinspike. Pero teóricamente, WhatsApp, Facebook Messenger y Google Allo usan el mismo protocolo que Signal. Y hay expertos que aseguran que tiene un agujero. ¿De quién y de qué te puedes fiar?


Lo cierto es que ninguna tecnología es infalible durante mucho tiempo, por eso es importante estar enterado de quién ha perdido el castillo antes de que comprometa nuestra seguridad. Pero, para eso, hay que entender de qué variables depende. El reto de Roland Schilling y Frieder Steinmetz, especialistas de la Universidad Técnica de Hamburgo, en el Chaos Communication Congress es explicar a los millones de usuarios de mensajería sin una formación técnica qué significa tener una conversación privada con el móvil y cómo funciona el protocolo Threema, el más popular en Alemania.


Dos algoritmos se encuentran en un bar


Pongamos que saco a mi amigo David de una fiesta para contarle algo en privado. Si estamos solos en la habitación, que en esta metáfora es nuestro canal, podemos estar seguros de que la conversación solo puede ser escuchada por nosotros dos. Esto se llama confidencialidad. Si yo se que es David, porque reconozco su cara, la estoy viendo en este momento y no hay una mota de posibilidad de que se trate de otro haciéndose pasar por David, esto se llama autenticidad. Finalmente, si mis palabras llegan a sus oídos enteras, tal cual yo las he dicho, sin interferencias o manipulación, sin teléfono escacharrado, entonces estamos hablando de integridad en el canal.


Ahora imaginemos que, durante nuestra conversación, alguien ha entrado y salido del cuarto. Si el intruso escuchó parte de nuestra conversación, pero nada de lo que hemos hablado antes, eso se llama Forward Secrecy (FS o secreto-adelante). Si se va antes de que acabemos y no oye nada de lo que diremos después, esto es Future secrecy (secreto-futuro), también llamado B ackward secrecy. Pero si estamos seguros de que nadie ha estado en la habitación, hasta el punto de poder negar que la conversación misma haya tenido lugar sin miedo a que nos delaten, estamos hablando de negación creíble (deniability) . Si David contradice mi versión de los hechos, será su palabra contra la mía.


Estas son algunas de las propiedades de un algoritmo de cifrado, parámetros que definen su nivel de protección. Otras propiedades son consistencia, validación de destino, conservación de la causalidad, rechazo del mensaje, rechazo de participación y asincronicidad. En esta charla para no-iniciados, solo se habla de las más importantes para entender su funcionamiento y sus vulnerabilidades.


Cómo no compartir cartas de amor con el cartero


En todos los servicios de mensajería centralizada hay al menos un tercero en la habitación: la empresa que nos proporciona el servicio. Eso incluye los SMS, el Messenger, WhatsApp, Telegram, etc. Es como mandar una postal: el mensaje pasa por muchas manos hasta llegar a su destino, y cualquiera puede leer su contenido. Peor aún: nuestro mensaje-postal ser modificado por el camino y hasta sustituido por otro completamente distinto, escrita por un impostor. No hay confidencialidad, integridad, o autentificación. No hay secreto, ni adelante ni futuro. Además, la empresa guarda el registro del envío por triplicado en sus data centers durante al menos siete años. Ellos tienen la evidencia de lo que tu haces en su servicio, pero tu nunca podrías probar que ellos leyeron, modificaron o compartieron tu mensaje. El cifrado es un proceso que convierte la postal en ilegible para todos salvo la persona a la que está dirigido, codificando el mensaje a la salida con una clave que solo su destinatario puede decodificar.


Hay diferentes clases de cifrado. El simétrico es el más simple: el emisor cifra el mensaje con una clave y el receptor lo descifra con la misma clave. Se llama simétrico porque la clave es la misma a ambos lados, como dos copias de la llave de la misma casa. El asimétrico hay dos claves distintas, pero son pareja. Una de ellas está hecha solo para descifrar lo que ha codificado la otra. Así funciona, por ejemplo, el cifrado de clave pública donde cada usuario tiene dos claves: una que puede ver todo el mundo y otra secreta. Si David quiere mandarme un mensaje secreto, no tiene que llamarme para pedirme mi clave: usa mi clave pública para encriptarlo y yo uso mi clave secreta para desencriptarlo. De esa manera, un desconocido puede enviar documentos secretos a un periodista sin que haya un intercambio previo entre ellos que delate sus comunicaciones.


Este proceso es muy costoso para un móvil. Es por eso que el tipo de cifrado que usan nuestros servicios de mensajería para móviles es una mezcla de ambos. Este sistema simétrico-asimétrico usa la misma clave para cifrar y descifrar la conversación, pero es una clave generada para "cada" conversación a partir de la clave pública de cada interlocutor. Es decir, David y yo compartimos una clave criptográfica generada a partir de nuestras claves públicas y es siempre la misma.


Cifrado simétrico-asimétrico


Este modelo consume muchos menos recursos del móvil y proporciona confidencialidad, integridad y autenticidad. Tener una sola clave hace que nadie pueda adivinar, mirando desde fuera, quién dijo qué o empezó la conversación. Como usamos la misma clave, todo parece venir de ambos interlocutores a la vez. Esto nos da negación creíble. Por otra parte, si alguien entra en nuestra conversación durante un breve periodo de tiempo, es porque la clave "está comprometida". Esto le da acceso al resto de nuestra conversación (secreto-futuro), hasta que renegociemos la clave. Es decir, hay que cambiar la cerradura de la habitación. Pero no podemos porque la clave que generan nuestras claves públicas es siempre la misma clave.


Identificar al usuario: choque de teléfonos


Hay un problema con el sistema de clave pública: ¿cómo se yo que la clave pública de David es la de David y no una falsa de alguien que se hace pasar por él para leer los mensajes que le mando? En el caso de los mensajes, el servidor central se encarga de identificarnos y de anunciar nuestras claves públicas. Ahora, hay que fiarse de que el servidor central nos identifica correctamente. Si algo funciona mal, nosotros solo lo sabemos cuando es demasiado tarde (por ejemplo, si descubro que no estoy hablando con David sino con un impostor).


¿Qué es una identificación apropiada? Un número de teléfono es apropiada pero revela información confidencial sobre el usuario y no es tan fácil cambiar de número si cae en malas manos. Una dirección de correo también es un dato personal pero puede ser generada de manera temporal solo para mandar un mensaje. Lo que queremos es un sistema que permita verificar al usuario fuera del propio sistema, sin vincularlo con sus otros datos. La solución actual es que los interlocutores puedan verificar sus claves físicamente, como quien se estrecha la mano, en este caso con un código QR. Este es lo que usa el protocolo Threema.


Metadatos: el quién, el cuándo y el cuánto


Para tener una conversación privada no basta con que nadie nos oiga, es importante que nadie nos vea. Aunque no se puedan leer nuestros mensajes cifrados, un análisis de tráfico revela que David y yo nos mandamos una media de doce mensajes cada día sobre las 23 horas. Cualquiera que nos vea sabe que algo se cuece. Para evitar exponer la existencia de nuestras conversaciones, queremos que el sistema codifique no solo el mensaje sino a los interlocutores. Desde fuera, esto es lo que se verá. El servidor central, sin embargo, lo ve todo: quién habla, y cuánta información se mueve.
Hay maneras de ofuscar esa información. Podemos, por ejemplo, "engordar" el sobre de nuestras comunicaciones con paja digital para que nadie sepa cómo de grande o pequeño es el contenido. Pero el servidor central y la empresa o empresas que lo gestionan tienen soberanía sobre los metadatos que generamos. Recordemos que, si no pagas por el servicio, no eres el cliente, eres el producto. Si quieres saber exáctamente de qué hablamos cuando hablamos de metadatos, aquí hay un bonito resumen.


El protocolo Threema


Los ponentes han elegido Threema como ejemplo porque es el más popular en Alemania (aunque su dueño es una compañía suiza) porque usa el sistema de verificación con QR y porque, a diferencia de WhatsApp, no asocia las claves con los números de teléfono. Lamentablemente no es código abierto; uno de los aspectos más esenciales en el mundo de la seguridad informática es la capacidad de auditar las herramientas. Lo que Roland y su colega Frieder Steinmetz han hecho en este caso es lo que se llama un proceso de ingeniería inversa: coger la aplicación y destriparla, para ver cómo es.
Puesto que parte del código está protegido, su disección es limitada pero la explicación es larga, jugosa y reveladora. Los que sepan seguirla no necesitan manual de instrucciones. Para el resto, esta introducción a la seguridad de los servicios de mensajería ya es demasiado larga. Vayan con cuidado y practiquen el choque de QR.

Colombia, Cruz Verde y Farmasanitas, multadas por la Superintendencia de Industria y Comercio

Droguerías y farmacias Cruz Verde S.A.S., de propiedad de Fomento Mexicano, los mismos dueños de las empresas Femsa Comercio, Coca Cola Femsa, Industria Nacional de Gaseosas, tiendas Oxxo, Imbera, Atencom, Embotelladora de la Sabana, FL Colombia, accionista de Heineken, entre otras, mediante la Resolución 88223 de diciembre de 2016, de la Dirección de Investigaciones de la Delegatura para el Control y Verificación de Reglamentos Técnicos y Metrología Legal, de la Superintendencia de Industria y Comercio, fue sancionada a pagar en primera instancia una multa de $1’153.456.542, por incumplir la Circular 07 de 2013, emitida por la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos y Dispositivos Médicos, que determinó los precios máximos de venta para medicamentos que se comercializan en Colombia.

Como mal ejemplo, de cómo estaban robando, el medicamento Pradaxa de 75 mg caja por 30 cápsulas, identificado con el CUM 19993896-2, con precio máximo de venta –según Circular 07 de 2013–, de $ 2.002 por unidad (cápsula), excedió hasta en un 3.075%, al venderlo a $ 63.546 por unidad, es decir, un precio hasta 30 veces mayor a lo permitido .

Igualmente, 56 medicamentos se cobraban por encima del precio máximo permitido en 2014, entre ellos fármacos para el cáncer, la diabetes, la artritis y el alzheimer, entre otras enfermedades.


Según portafolio del 06 de abril de 2015, la Superintendencia de Industria y Comercio sancionó a la farmacéutica Farmasanitas (Empresa del Grupo Femsa y Coca Cola Femsa) a pagar una multa de 614 millones de pesos, por vender medicamentos por encima de los precios permitidos por el Gobierno, que entre abril y agosto de 2012 había recopilado facturas de la sociedad Suministros y Servicios Farmacéuticos S.A.S., adquirida por Farmasanitas y encontró que vendió ocho presentaciones de medicamentos Exelon, que es un fármaco utilizado para el tratamiento de la demencia de tipo leve o moderada en pacientes con Parkinson y Alzheimer, Enbrel que se usa en casos de demencia leve o moderada en pacientes con artritis reumatoide y la psoriasis en placa, que superaban entre un 2 y un 14 % los precios fijados por el Estado.

Recordamos que en portafolio del 15 de 2015 fue anunciado que Femsa Comercio, adquirió el 60% de la participación del Grupo Socofar, operador de farmacias en Suramérica y de origen chileno.

Socofar opera más de 643 farmacias y 154 tiendas de belleza en Chile bajo las marcas Cruz Verde y Maicao, y controla Farmasanitas en Colombia, que opera más de 150 farmacias y dispensarios médicos con las marcas Cruz Verde y Farmasanitas.

Ésta forma de robarle a los enfermos es un atentado contra la salud y la vida de los pacientes, y produce indignación. Es difícil creer que los propietarios de Coca Coca Femsa hayan llegado a tal nivel de degradación y se atrevan a generar semejante daño en contra de miles de personas urgidas de los medicamentos en cuestión. Esta conducta, consideramos, es un crimen contra la humanidad.

Por Javier Correa

Secretario de Asuntos Políticos y Derechos Humanos

Sinaltrainal

Publicado enColombia
Sudamérica bajo amenaza: EE.UU. instalará una nueva base militar en Perú

A tan solo unos días de abandonar la Casa Blanca, Barack Obama decidió no perder la oportunidad de reforzar el despliegue de las fuerzas estadounidenses en Sudamérica. Sucede que el gobierno regional de Amazonas (Perú), el Comando Sur de Estados Unidos ('U.S. Southern Command') y la empresa Partenon Contratistas E.I.R.L., acaban de firmar el proyecto de instalación de una nueva base militar, camuflada bajo el nombre de Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Amazonas. El financiamiento de la obra será de poco más de 1'35 millones dólares y, tomando como fecha el 29 de diciembre de 2016, se concluirá en aproximadamente 540 días.


De acuerdo con la información proporcionada por el Gobierno peruano, la base militar estadounidense tendrá un helipuerto de 625 metros cuadrados; un edificio de dos pisos, en el primero de los cuales habrá un almacén de ayuda humanitaria de 1.000 metros cuadrados, mientras que en el segundo funcionará el COER junto con los módulos operativos (logística, comunicaciones, monitoreo, análisis, etc.). Además, contará con una sala de reuniones, una sala de prensa, dormitorios y un estacionamiento de 800 metros cuadrados.


No cabe duda, es intervencionismo disfrazado de ayuda humanitaria. A contrapelo de lo que se sostiene de manera oficial, no se trata de una estrategia orientada a fortalecer la capacidad de respuesta de los peruanos frente a las catástrofes naturales. Estados Unidos está clavando sus garras militares en el Cono Sur con el visto bueno del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. La soberanía de Sudamérica está bajo amenaza.


Estados Unidos ya no necesita lanzar guerras de conquista para hacer valer su hegemonía sobre el territorio latinoamericano; ahora el disciplinamiento se lleva a cabo de una forma mucho más sutil: a través de iniciativas de militarización encubierta. Además de la lucha contra el terrorismo, Washington utiliza el combate contra el narcotráfico y su presunto compromiso con el respeto de los derechos humanos como excusas para entrometerse en los asuntos internos de otros países.


Perú constituye una plataforma decisiva para que Estados Unidoslogre consolidar su plan de dominación sobre toda Sudamérica, una zona que, ya lo sabemos, posee reservas inmensas de recursos naturales estratégicos (gas, petróleo, metales, minerales, etc.). Por lo menos durante la última década, los gobiernos sudamericanos asestaron un tremendo revés a la gravitación económica y geopolítica de Estados Unidos en el continente.


Sin embargo, desde 2009 Perú no ha puesto resistencia alguna frente a la incursiones imperiales de Washington, con lo que se ha convertido en uno de los países de América Latina que tienen una mayor presencia de fuerzas armadas norteamericanas en su territorio: antes de aprobar la instalación de esta nueva base militar en el Departamento de Amazonas, el Comando Sur de Estados Unidos ya se había establecido a sus anchas en las regiones de Lambayeque, Trujillo, Tumbes, Piura, San Martín y Loreto.


Cabe destacar que la cooperación militar entre Washington y Lima no se restringe a la instalación de bases militares; Estados Unidos ha conseguido introducirse de lleno en los aparatos de seguridad y de defensa. Por autorización del Ministerio de Defensa de Perú, las unidades de operaciones especiales del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el Comando de Inteligencia y Operaciones Especiales Conjuntas y el Componente Especial del Vraem recibieron entrenamiento de parte de las fuerzas estadounidenses entre mayo y septiembre de 2016.


En paralelo, las fuerzas peruanas han venido realizando un sinnúmero de ejercicios militares conjuntos con Estados Unidos para, según sus argumentos, fortalecer sus estrategias de defensa frente a agresiones externas; siendo uno de los ejercicios más importantes el Ejercicio de Fuerzas Silentes (SIFOREX, por sus siglas en inglés), que se realiza cada dos años en el Mar de Grau, considerado uno de los ejercicios navales de mayor trascendencia internacional.


Perú refleja con claridad que Sudamérica atraviesa por momentos críticos y una fuerte campaña de hostigamiento. A la par de las dificultades económicas, la región es víctima de una poderosa ofensiva impulsada desde el exterior que intenta, a través de diversas formas, intensificar la presencia de Washington.


Las incursiones militares de Estados Unidos en la región se están abriendo camino a paso veloz, un tanto por el giro de varios gobiernos hacia el conservadurismo –fundamentalmente tras la llegada de Mauricio Macri a la presidencia de Argentina y la destitución parlamentaria de Dilma Rousseff en Brasil–, y otro tanto por el esfuerzo permanente para socavar la influencia de países como China, Rusia e Irán.


Armarse hasta los dientes en Perú representa un asunto vital para Estados Unidos para, tiempo después, llevar a cabo la instalación de otra base militar en Argentina, justo en la frontera con Paraguay y Uruguay. Indudablemente, la construcción de un mejor futuro para los países sudamericanos corre un grave peligro...


Economista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. Twitter: @noyola_ariel

 

Publicado: 10 ene 2017 06:52 GMT | Última actualización: 10 ene 2017 09:01 GMT


Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

Publicado enInternacional
Lunes, 09 Enero 2017 06:14

Temer, impotente ante las matanzas

Temer, impotente ante las matanzas

El Partido de los Trabajadores y un grupo de juristas solicitaron la renuncia del ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, quien negó apoyo federal al estado Roraima, pese a que éste había alertado de un inminente choque entre reclusos.


Luego de afirmar que está “todo bajo control” el gobierno de Michel Temer parece impotente para frenar las matanzas en las cárceles del norte, que podrían ser la chispa que haga estallar levantamientos en presidios de todo Brasil.


Cuatro presos fueron asesinados ayer, al menos dos degollados, en el presidio Desembargador Raimundo Vidal Pessoa, de Manaos, capital del estado de Amazonas, el más extenso y uno de los menos poblados del país, fronterizo con Colombia, Perú y Venezuela.


Esa unidad penitenciaria había sido inhabilitada por su mal estado de conservación pero fue reactivada la semana pasada para alojar a algunos de los sobrevivientes de la masacre del Complejo Penitenciario Anisio Jobim, también en Manaos, que dejó 60 muertos, entre los cuales hubo 40 mutilados.


A través de la decapitación de sus víctimas las gavillas dejan constancia de que se trata de una venganza contra un grupo enemigo. Son los códigos de las cárceles dominadas por organizaciones con poder de fuego y dinero para comprar policías, jueces y hasta gobernadores.


La más importante de ellas es el Primer Comando de la Capital, surgida en San Pablo, en la década del 90, que ha extendido su brazo de poder a la Amazonia, Paraguay y se sospecha que intenta desembarcar en otros países de la región.


Cien personas fueron ejecutadas entre el 1 y 8 de enero en los dos reclusorios de Manaos y el otro de Roraima, región amazónica, como parte de una guerra en espiral de los grupos Familia del Norte y Primer Comando de la Capital.
Investigadores universitarios, parlamentarios y periodistas coinciden en que está en curso una contienda entre la Familia, aliada al Comando Vermelho, contra el Primer Comando de la Capital.


A poco días de cumplir su octavo mes en la presidencia el mandatario no electo Michel Temer intentó eludir el tema y su ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, lo imitó al decir que los hechos en la cárceles no pasaban de incidentes locales.
El Partido de los Trabajadores y un grupo de juristas solicitó la renuncia del ministro Moraes, quien negó apoyo federal a Roraima, luego de recibir un pedido formal de la gobernación de ese estado que advirtió sobre una inminente matanza de reclusos.


El teólogo Frei Betto considera que más allá de la negligencia del ministro De Moraes, el responsable último de la “barbarie” es el presidente.


“La actuación de Temer no fue digna de un jefe de Estado, se hizo el desentendido después de la matanza de Manaos (1 de enero), y sólo se dio por aludido cuando el papa Francisco” planteó sus críticas, dijo ayer el teólogo Frei Betto.
Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch se aliaron al Papa en las críticas al gobierno cuya imagen internacional está en declive.


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibió una denuncia sobre el golpe que destituyó a Dilma Rousseff y permitió el ascenso de Temer y Naciones Unidas comenzó a analizar una acusación de Luiz Inácio Lula da Silva quien presentó un extenso dossier sobre la violación de su derecho de defensa y persecución judicial.


Advertido del impacto de la crisis carcelaria en instituciones y medios del exterior Temer mudó de táctica y ayer ordenó el envío de apoyo federal a Amazonas y Roraima, y también a Mato Grosso y Rondonia, donde se teme que puedan ocurrir otros levantamientos. Algunos medios reportaron ayer que fueron reforzadas las medidas de seguridad en las cárceles de Río de Janeiro, donde manda el Comando Vermelho, y San Pablo, el estado hegemonizado por el Primer Comando.


La contienda entre esas dos organizaciones comenzó meses atrás en la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero, con el cinematográfico asesinato del narco Jorge Rafaat Toumani.


La disputa por los corredores de cocaína, armas y marihuana a través del Río Solimoes, en la Amazonia, y Paraguay, en el sur, es el motor de esta guerra entre las bandas que controlan el narco y los presidios. Contienda que amenaza incendiar al país.


El crecimiento del Primer Comando ocurrió en paralelo con el salto de la población carcelaria de 232 mil en 2000 a 622 mil en 2014, según cifras que podrían ser más altas pues la titular del Supremo Tribunal Federal Carmen Lucia aceptó, antes de reunirse con Temer, que hay fallas en la recolección de datos.


El 28 % de los presos hacinados en las cárceles purgan condenas por tráfico de estupefacientes, una cifra que irá en aumento si se pone en vigor la política antidrogas ideada por el ministro Alexandre de Moraes.


A contramano de lo que opina el propio líder de su partido, el expresidente Fernando Henrique Cardoso, De Moraes es un apologeta de la “guerra contra las drogas”.


Con uniforme de comando policial y borceguíes Alexandre De Moraes, o un sosias, fue filmado mientras cortaba, facón en mano, plantas de marihuana en la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero donde declaró que erradicar el cannabis de Sudamérica “es una de las prioridades del gobierno del presidente Michel Temer”.


Probablemente los planteos del ministro a quien Temer le confió la tarea de resolver la crisis en las cárceles serían considerados extravagantes por el conservador colombiano Juan Manuel Santos y el demócrata estadounidense Barack Obama.


Tras su paso por Paraguay De Moraes presentó su plan contra la marihuana en San Pablo, dos semanas antes de la masacre en Amazonas.


La investigadora Julista Lemgruber, de la Universidad Cándido Mendes consideró “absolutamente irreal querer reducir drásticamente la circulación de marihuana en América del Sur, sería repetir los conceptos del Plan Colombia”.

Publicado enInternacional
Sábado, 07 Enero 2017 06:26

Una masacre de reclusos salpica a Temer

Una masacre de reclusos salpica a Temer

Desde noviembre pasado el Palacio del Planalto sabía que sería inexorable la matanza ocurrida en el presidio de Roraima.


Michel Temer negó el envío de agentes federales para reforzar la seguridad de las cárceles que había sido solicitado con “urgencia” por la gobernación de la de Roraima donde ayer fueron asesinados al menos 31 presos, con lo cual ya suman al menos 91 los muertos esta semana en reclusorios de la región amazónica.


Un documento oficial demostró que desde noviembre pasado el Palacio del Planalto sabía que era inexorable la matanza ocurrida en el Presidio Agrícola Monte Cristo ubicado en los suburbios de Bela Vista, la capital de Roraima, provincia fronteriza con Venezuela y la Guyana inglesa.
Los asesinos, quienes podrían ser miembros de la organización Primer Comando de la Capital (PCC), torturaron y luego decapitaron a algunas de sus víctimas cuyos cuerpos estaban diseminados en el centro de detención.


“Estamos rastrillando el predio, es un lugar muy grande, hay plantíos, ya encontramos muchos cuerpos pero no me extrañaría se hubiera más, esto es una barbaridad, los cuerpos tienen las marcas de una crueldad sin límites” declaró Uziel Castro, secretario de Justicia y Ciudadanía de Roraima. “Esta guerra entre el PCC y la Familia del Norte no puede ser contenida por una provincia, no tenemos los medios para enfrentar bandas con mucho dinero y armas”.


Ante la llegada de familiares de los detenidos la Tropa de Choque de la Policía Militarizada interceptó el camino de asfalto, teñido de tierra roja, que lleva desde el centro de Boa Vista a la cárcel de Monte Cristo donde en octubre de 2016 hubo otra matanza que costo la vida de al menos 10 personas. Para algunos funcionarios del gobierno provincial de Roraima esta carnicería puede estar conectada con lo ocurrido el domingo pasado en el Complejo Penitenciario Anicio Jobim, de Manaus, en el estado de Amazonas.


Hasta ayer a la noche aún no se había identificado a todas las víctimas fallecidas en la cárcel Jobim de Manaus, que son entre 56 y 60 personas, mientras continuaban prófugos 109 presos. Se atribuye a esos presidiarios en fuga parte de los más de 10 asesinatos ocurridos en la periferia de Manaus en la noche del miércoles, algunos de los cuales podrían ser “ajustes de cuentas”.


Comercios y una universidad de Manaus cerraron sus puertas al anochecer de ayer ante el temor de más ataques y asesinatos.
Mientras no hay una versión unánime sobre los crímenes del viernes en Roraima se da por seguro en Manaus los muertos pertenecen al PCC y sus victimarios son miembros de la Familia del Norte.


El ministro de Justicia Alexandre de Moraes convocó ayer a la prensa en Brasilia donde relativizó el pedido de fuerzas federales formulado por la gobernación de Roraima y deslindó toda responsabilidad federal con los hechos de sangre. Poco después de la conferencia del funcionario de Temer el Partido de los Trabajadores, de Lula y Dilma Rousseff, solicitó su renuncia. “Tras los acontecimientos de Roraima y Amazonas se tornó inviable la permanencia del ministro en su cargo”, dijo el diputado petista Paulo Teixeira.


No sólo el PT cuestionó al gobierno, también hubo comentarios críticos sobre el sistema carcelario por parte del papa Francisco, Naciones Unidas y Amnistía Internacional. La Orden de Abogados de Brasil informó ayer que analiza llevar el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la misma que hace un par de meses recibió una denuncia por el golpe contra la presidenta electa Dilma Rousseff.


Con una estructura disciplinada y vertical el PCC, surgido en el estado de San Pablo, es el cártel más poderoso del país. Bajo el comando del enigmático Herbas Willian Camacho, alias “Marcola”, esa banda controla decenas de presidios en el sureste y sur brasileño, y ahora se propone conquistar “La Ruta del Río Salimoes”, por el cual navegan los alijos de cocaína procedentes de Colombia y Perú.


Desde Manaus los cargamentos siguen por río o avionetas hacia el litoral atlántico y de allí embarcan a Europa o los grandes centros consumidores de San Pablo y Río de Janeiro. Pero para hacerse de ese botín piscotrópico el PCC tendrá que destronar a la Familia del Norte, que además de detentar el control de varios presidios de la región amazónica cuenta con la tolerancia, sino complicidad, de políticos, jueces y miembros del servicio penitenciario.


Para la mayoría de los analistas los crímenes de Roraima, el viernes, y Amazonas, el domingo, son las batallas iniciales de una guerra que puede prolongarse por meses y extenderse al resto del país.


Según trascendió ayer hay un “clima de tensión” en algunos presidios de Río de Janeiro, controlados por el Comando Vermelho, otra formación irregular, que está en guerra con el PCC.


Buena parte de los columnistas, en general simpáticos al gobierno, consideran que éste, que asumió el 31 de agosto, fue desbordado por una crisis que puede agravar su desgaste político prematuro.


Temer oscila entre la arrogancia y el autismo: luego de restarle importancia a los crímenes de Manaus el jueves finalmente tocó el tema, al que definió como un “accidente”.


Ayer el ministro de Justicia Moraes replicó a su jefe, cuando además de descartar una contienda entre el PCC y la Familia del Norte, llegó a sugerir que los problemas en la Amazonia tienen algún punto de contacto con los “refugiados” de Venezuela. Moraes y el ministro de Defensa Raúl Jungmann, que habló el jueves, son la línea de frente del plan oficial para hacer de esta disputa entre mafias brasileñas un pretexto para militarizar las fronteras bajo el pretexto de declarar la guerra al narcotráfico. En línea con esa tesis que impregna la concepción diplomática de la administración Temer, miembros del Ministerio Público Federal comentaron el jueves que la Familia del Norte negocia con las FARC colombianas.

Publicado enInternacional
Guerra entre narcos, una excusa para militarizar

La idea de que el ejército tome cartas en el enfrentamiento al narcotráfico encaja con la nueva concepción de “fronteras calientes” defendida por Temer. Existe un fuerte descontento en los sindicatos que representan a las policías locales.

 


Guerra en el paraíso: la masacre de 56 presos ligados a una organización mafiosa en una cárcel del estado de Amazonas, fronterizo con Colombia, le abrió un nuevo frente de tormenta al presidente Michel Temer y reavivó la recurrente tentación, que no es solo brasileña, de militarizar la seguridad interna.


Temer evitó formular declaraciones sobre la matanza ocurrida el domingo en el Complejo Penitenciario Anício Jobim de Manaos, capital amazónica, con la aparente intención de eludir el costo de un hecho que repercutió en la prensa y organismos internacionales de derechos humanos.


Su situación política es tan incierta que suspendió el viaje al Forum Económico de Davos donde lo representará Henrique Meirelles, el ministro de Hacienda autor del plan de austeridad (austericidio) que amenaza llevar a la quiebra a varios estados provinciales donde se dejaron de pagar salarios y suspendieron servicios esenciales.


Esta limitación de gastos afectó también a las policías provinciales, con más de 1 millón de hombres en armas, y los servicios penitenciarios.
Hay un explícito descontento en los sindicatos que representan a las fuerzas de seguridad de varias provincias como Pernambuco, Río de Janeiro, Río Grande do Sul a donde fueron enviadas tropas federales.


Precisamente para recortar gastos el estado de Amazonas privatizó el presidio Anício Jobim donde miembros de la organización La Familia del Norte mató, y en algunos casos degolló el domingo, a integrantes del Primer Comando de la Capital.


En un comunicado divulgado ayer en Ginebra Naciones Unidas responsabilizó al gobierno de Temer por la masacre y exigió que prohíba “la tortura y del trato degradante e inhumano de los presos”. “Pedimos a las autoridades que tomen medidas para evitar” otro crimen similar en los centros de detención brasileño donde se alojan, en su mayoría hacinados, más 650 mil reclusos.


Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Orden de Abogados de Brasil se sumaron a las críticas.


El gobierno envió ayer a Manaos al ministro de Justicia Alexandre de Moraes, al tiempo que realizó una serie de consultas al Gabinete de Seguridad Institucional dirigido por el general Sergio Wesphalen Etchegoyen, según dejaron trascender informantes próximos al Palacio del Planalto.


Los servicios de inteligencia bajo el mando del general Etchegoyen habrían obtenidos informaciones sobre un plan para vengar a los muertos del PCC fallecidos en el estado de Amazonas donde ayer continuaba la “cacería” de más de 100 presos fugados el domingo.


Está en curso una guerra entre la Familia del Norte y el PCC, una facción surgida en San Pablo luego de la masacre de 111 detenidos en la cárcel de Carandirú, en 1992.


El Primer Comando de la Capital cuenta con una organización piramidal dirigida por Marcos Williams Herbas Camacho, alias Marcola, que presume de haber leído El Arte de la Guerra, de Sun Tzu, El Príncipe de Nicolás de Maquiavelo y conocer la biografía y tácticas guerrilleras de Ernesto Che Guevara.


“Marcola” es idolatrado por los soldados del PCC, el grupo que domina la mayoría de las cárceles de San Pablo y decenas en todo el país, junto al establecimiento de “células dormidas” en las favelas paulistas.


En mayo de 2006 una orden impartida por Marcola desde la cárcel desató el levantamiento simultáneo de más de 70 presidios y ataques relámpagos que mataron a unos 40 policías y agentes penitenciarios.


Un día después de las primeras acciones se desató una guerra entre fuerzas del orden y “milicias “ del PCC que hizo colapsar a San Pablo con un saldo de cerca de 600 muertos.


En la contienda entre el PCC y la Familia del Norte se disputa la hegemonía en el sistema carcelario de la Amazonia, por su proximidad a la “Ruta del Río Solimoes”, principal vía de ingreso de la cocaína de Colombia y Perú.


El polvo que llega a Manaos luego se embarca hacia Europa o los cada vez más rentables mercados de San Pablo y Río de Janeiro.


Por lo pronto ese dinero sucio es la fuente de ingresos de la Familia del Norte, con la que se pagan armamentos y se compran los favores de policías, guardiacárceles y políticos. Así es como esa organización asumió el mando de los centros reclusorios amazónicos y logró proyección nacional, al punto de animarse a presentarle batalla al PCC.


De acuerdo con informaciones de la Policía Federal a las que tuvo acceso el diario Estado de San Pablo, la Familia cuenta con unos 200 mil afiliados, entre quienes están los presos y sus allegados fuera de las cárceles, quienes realizarían aportes a cambio de los cuales reciben seguridad.


Con esa estructura en alza la Familia se asoció a otro grupo de peso,el Comando Vermelho, con base en Río de Janeiro, que mantiene una disputa con el PCC.


El innegable poder de fuego, organización y logística de estas fuerzas irregulares trajo otra vez al ruedo el debate sobre la necesidad de involucrar a los militares en el combate al crimen organizado.


Algunos formadores de opinión respaldaron esa idea, entre ellos Merval Pereira, el comentarista en jefe del grupo Globo.


Ayer Pereira dijo en una radio de esa corporación que no se puede “seguir posponiendo” la decisión de que el Ejército y otros fuerzas federales tomen cartas en el enfrentamiento al narcotráfico, y eligió como modelo a Colombia.


Militarizar la seguridad interna encaja con la nueva concepción de “fronteras calientes” defendida por la administración Temer.


Hace dos meses en una de las pocas reuniones diplomáticas realizadas en Brasilia con representantes sudamericanos fue expresada esa concepción.
El encuentro fue cerrado con una conferencia a en la que participaron el canciller José Serra, el general Etchegoyen y el ministro de Defensa Raúl Jungman.


“Los crímenes son cada vez más transnacionales y tienen que ser enfrentados” conjuntamente por los países sudamericanos, y ojalá que cada vez más puedan actuar “las Fuerzas Armadas de modo preventivo y represivo (..) en las fronteras”, dijeron las autoridades brasileñas.

Publicado enInternacional
Estados Unidos prepara su mayor despliegue en Europa desde la Guerra Fría

Una veintena de vehículos Bradley de combate, demasiado limpios para haber circulado recientemente, aguarda bajo el frío sol de Colorado. A pocos metros, en una enorme explanada casi al pie de Cheyenne, una de las Montañas Rocosas, el capitán Musk revisa un grupo de coloridos contenedores con material militar. En un par de semanas, los blindados y los inmensos depósitos metálicos estarán en suelo europeo. Como los casi 4.500 soldados estadounidenses procedentes de la base de Fort Carson que se posicionarán desde enero en los países del Este y los bálticos. El despliegue, el mayor de tropas norteamericanas y armamento pesado en Europa desde la Guerra Fría, busca reforzar la región frente al expansionismo ruso y mostrar el compromiso de Washington con sus aliados de la OTAN.

El inicio de su misión coincidirá con la llegada a la Casa Blanca del nuevo presidente, Donald Trump, quien no sólo ha cuestionado la responsabilidad de EEUU hacia la Alianza Atlántica, sino que ha inquietado enormemente a sus socios que lindan con Rusia por su afinidad con el presidente Vladímir Putin. Pero en Fort Carson —donde EL PAÍS ha viajado invitado por la misión estadounidense en la OTAN— ni Musk, con su luminosa sonrisa de muchacho americano, ni sus mandos tuercen el gesto por la postura del republicano. “Nada ha cambiado, el compromiso y el espíritu de las tropas es exactamente el mismo”, afirma, serio, el sargento mayor David Gunn. Su objetivo, apunta el teniente coronel Stephen Capehart, es triple: verificar su competencia para lanzar en Europa una brigada blindada, reforzar la capacidad de trabajar con fuerzas aliadas y “contribuir a la defensa colectiva frente a toda amenaza”.


Y esa amenaza es Rusia. En la jerga militar y de la OTAN dicen que su propósito es “reasegurar” a los socios de la Alianza en la zona, antiguos miembros de la Unión Soviética o países satélites: Polonia, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Bulgaria. Pero ‘reasegurar’ quiere decir, básicamente, disuadir al Kremlin de las tentaciones de vulnerar la integridad de cualquiera de esos Estados tras la anexión rusa de Crimea y la guerra en el este de Ucrania, que en febrero cumplirá su tercer aniversario. La misión es también una demostración de fuerza del Ejército estadounidense, que llevará a territorio europeo además de a sus soldados, más de 2.800 vehículos militares —incluidos los ahora adormecidos Bradley, más de 80 tanques y numerosos trailers— y miles de armas de fuego.


En Fort Carson, al tercer batallón de combate de la 4ª brigada de infantería —el asignado a Europa— le toca entrenamiento interior. Y los soldados de la conocida como Brigada de Hierro probablemente lo agradezcan. Son las seis de la mañana y el termómetro no sube de los 12 grados negativos. En el gimnasio, a ritmo de música maquinera, el teniente David Hart levanta pesas. Aun así, su camiseta del Ejército americano está impoluta. “La seguridad europea es nuestra seguridad”, afirma. Espigado y con el pelo muy corto, este especialista en ingeniería de 29 años explica que todo el batallón viajará a Polonia para después desplegarse, por compañías, en el resto de países de la región donde entrenarán junto a las tropas aliadas en los que serán los mayores ejercicios de la historia reciente de la OTAN.


Hart se desplegará en Rumania. La soldado Abrianna Archuleta lo hará en Polonia. Es, a sus 18 años, la más joven de la brigada. Pequeña pero compacta, Archuleta fue campeona de lucha libre en su estado, Nuevo México, antes de alistarse, nada más terminar el instituto. Es especialista en sistemas de datos tácticos y una de las primeras mujeres en el equipo de artillería de primera línea. Quiere ser enfermera. Como sus compañeros, permanecerá nueve meses en su destino, rotatorio. La rotación son la fórmula que ha encontrado la OTAN para sortear la prohibición pactada con Rusia de establecer bases aliadas permanentes en los países del antiguo Pacto de Varsovia. La de Europa del Este es la primera misión de Archuleta. También la primera vez que sale de Estados Unidos. “Estoy muy emocionada”, reconoce con una pequeña sonrisa. No puede dar detalles técnicos de su papel en Polonia, pero apunta que la misión de la Brigada de Hierro, casi centenaria, es “ayudar a mantener la paz”.


El despliegue —dotado con un presupuesto de 3.400 millones de dólares (unos 3.250 millones de euros)— es hasta cierto punto controvertidos. Y no sólo por la postura del presidente electo hacia los países de destino, a quienes amenaza con dejar de defender —como marca el artículo 5 de la Alianza— si no aumentan su presupuesto para Defensa. También hay quien, como el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ve en el las maniobras una cierta provocación a Rusia. El experto en seguridad Paul R. Gebhard, analista del think tank Atlantic Council, no es de la misma opinión. “¿Cuántos países tiene que invadir Rusia —que ha cambiado sus fronteras varias veces en los últimos años— para ser considerada una amenaza ”, plantea con algo de ironía.


En Washington, en el Pentágono, el subsecretario de Defensa de EEUU, James Townsend, ya de salida de la Administración, reconoce que tras la invasión de Georgia (en 2008) se subestimó a Rusia. Algo que, incide, no puede volver a pasar. Ante un reducido grupo de periodistas europeos, explica que la nueva misión —como las otras emprendidas en la región— pretende asegurar que “Rusia o cualquier otro” percibe, sin ambages, que los socios de la OTAN se defienden entre sí.


El Pentágono, sin embargo, no tiene datos sobre la opinión de los estadounidenses acerca de una misión en países que muchos no han oído nombrar, en los que no hay guerra y frente a una amenaza que quizá no perciban. En Colorado Springs, una pequeña encuesta a los pocos ciudadanos que caminan bajo la nieve muestra un apoyo abrumador. Aunque la ciudad, una de las más conservadoras del país, reducto fervientemente republicano en un Estado que apoyó a Clinton en las elecciones de noviembre y capital de las iglesias evangélicas, es también sede de cuatro bases militares clave. No por casualidad fue escenario de la película Juegos de guerra.


En Fort Carson, el sargento Matthew Venn, de 31 años, ultima los preparativos para su despliegue. Será la cuarta misión para este pelirrojo de Kansas, después de haber estado en Irak —dos veces—, Afganistán y Kuwait como comandante de tanques. “Nada que ver... Esta vez que no va a una zona de conflicto estoy muy confiada y muchísimo más tranquila. Incluso algo celosa”, bromea a su lado Theresa, su esposa, veterana y ahora profesora de educación especial. La pareja tiene tres hijos, que se afanan en redecorar uno de los árboles de Navidad de la base. Aunque, como los Venn, las familias de los soldados no están inquietas por el despliegue en Europa, el teniente coronel Capehart incide en que no hay diferencia entre las distintas misiones. Como Townsend, para quien ninguna misión es rutinaria: “No están allí para un desfile militar, no son una guarnición, no se han ido de vacaciones. Están allí para combatir si deben, aunque esperamos que no tengan que hacerlo”.

Publicado enInternacional
Domingo, 20 Noviembre 2016 07:26

En EE.UU. manda la mesa chica de Trump

En EE.UU. manda la mesa chica de Trump

Ante la mirada atónita de algunos de sus detractores más optimistas que esperaban una versión pasteurizada del magnate una vez que ganara la Casa Blanca, el ahora líder republicano ratificó sus promesas de campaña.

 

Donald Trump no pulirá las puntas más filosas de su plataforma política y será menos incisivo en su gestión que lo que mostró durante la campaña, según puede deducirse de sus declaraciones y decisiones durante los primeros diez días como presidente-electo ante la mirada atónita de algunos de sus detractores más optimistas que esperaban una versión pasteurizada del magnate una vez que ganara la Casa Blanca. Lejos de suavizar sus posiciones, el ahora líder republicano ratificó sus promesas de campaña y, a través de señales y nombramientos, mostró que el camino que tomará para cumplirlas: de la mano del partido con el que parecía haber quemado todas las naves en la previa de los comicios, utilizando plenamente las mayorías en las dos cámaras del Congreso para impulsar su agenda y la Corte Suprema para defenderlas y un gabinete moldeado a su imagen y semejanza, compuesto por ejecutivos y veteranos políticos de la línea más dura del conservadurismo norteamericano.

Mientras se espera que termine de confirmar los nombres de los funcionarios que ocuparán las primeras líneas de su gabinete, con nombres más amenos al establishment, como el líder del Comité Nacional Republicano, Reince Preibus, confirmado como jefe de Gabinete; el senador por Alabama Jeff Sessions, futuro fiscal general; el representante por Kansas Mike Pompeo, designado al frente de la CIA e incluso el ex candidato presidencial Mitt Romney, que se reunió esta semana con Trump y al que le habría sido ofrecida la crucial Secretaría de Estado; en un segundo plano el presidente-electo junta figuras menos presentables y que formarán parte de la mesa chica en la toma de decisiones. Aún sin cargos formales o con cargos menos importantes en los papeles, este grupo de colaboradores resultarán tanto o más influyentes en el rumbo del país los próximos años que los nombres que estarán en las primeras planas los próximos días, a medida que se vayan confirmando más nombramientos.


El caso más destacado es el de Steve Bannon, quien fuera jefe de Campaña del candidato republicano desde agosto, en el peor momento de la carrera presidencial para Trump, a quien finalmente hizo ganar la elección. Ex director del portal de noticias alt-right Breitbart, y resistido incluso dentro de sectores del GOP (Grand Ol´Party: Partido Republicano) por sus posiciones públicas xenofóbicas y antisemitas, Bannon trabajará “de igual a igual” con el jefe de Gabinete, según el presidente electo. “No soy un nacionalista blanco; soy un nacionalista”, se defendió Bannon ante los cuestionamientos por su designación como jefe de asesores. “La oscuridad es buena. Dick Cheney. Darth Vader. Satán. Eso es poder”, agregó en la primera entrevista que dio desde la victoria del martes 8, en la que también dijo que, en caso de que este mandato tenga éxito, espera que los conservadores mantengan el poder “durante cincuenta años”.


El ‘Durán Barba’ de Trump, antes de conducir la campaña presidencial y de dirigir Breitbart, fue miembro de la Marina de los Estados Unidos y trabajó para Goldman Sachs, además de ser, por una extraña carambola financiera, dueño de parte de los derechos de la sitcom clásica de los 90s ‘Seinfeld’. Siempre polémico, en una entrevista hace dos años no dudó en definirse como leninista: “Lenin quería destruir el Estado y ese es mi objetivo también. Quiero tirar todo abajo y destruir todo el establishment de hoy en día”, explicó. Su designación despertó críticas en organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y sectores políticos tanto de la oposición demócrata como desde el oficialismo republicano.


Otra figura cercana a Trump que tendrá un cargo de asesor en el nuevo gabinete pero cuyo consejo pesará más que el de varios ministros es el ex General de tres estrellas Michael Flynn, un fanático anti-islamista, demócrata registrado, que trabajó junto a Barack Obama hasta que una renuncia rodeada de escándalos interrumpió su carrera hace cuatro años. Ferviente apoyo del presidente electo durante la campaña e incluso tanteado como posible candidato a vice, Flynn será jefe de asesores en materia de Seguridad Nacional, una especie de segundo secretario de Defensa con menos ataduras formales. Quienes lo respaldan lo definen como “uno de los cuadros militares más brillantes de esta generación”; quienes lo critican apuntan contra su islamofobia: “Temer a los musulmanes ES RACIONAL”, tuiteó desde su cuenta de Twitter en plena campaña, en febrero de este año. De una forma u otra, si se confirma su designación será una de las personas con más contacto cotidiano con el presidente, lo que lo volverá uno de los funcionarios más poderosos del país.


Sin embargo, lejos de los focos, la figura más poderosa detrás de Trump podría no tener ningún cargo formal en la Casa Blanca, debido a legislaciones anti-nepotismo con más de medio siglo de antiguedad que incluso al presidente se le puede complicar pasar por alto: se trata de su yerno, Jared Kushner, casado con Ivanka Trump y padre de tres nietos del presidente electo. El joven multimillonario de 35 años tiene una historia de vida similar a la de su suegro: heredó una empresa constructora de un padre con fortuna y en pocos años la hizo crecer varias veces; criado en los suburbios neoyorquinos (de Jersey en el caso de Kushner); incluso tiene sus oficinas en un rascacielos que mandó a construir él mismo, la 666 Fifth Avenue, a pocas cuadras de la Trump Tower. Cultor de un perfil bajo, los medios locales lo señalan como el más influyente consejero del magnate recientemente devenido político.


Según se publicó esta semana, Kushner sería el responsable del desplazamiento de Chris Christie, el gobernador de New Jersey que durante la campaña ocupó un rol central junto a Trump y que esperaba ser el jefe del equipo de transición y posiblemente el Fiscal General del gobierno de Trump hasta que, la semana pasada, cayó en desgracia. Si bien públicamente se adjudicó el retroceso del gobernador al escándalo del Washington Bridge, un caso de corrupción que este mes terminó con condenas a dos de sus funcionarios más cercanos, el motivo real sería otro, más pedestre: en 2005, Charles Kushner, padre de Jared, fue condenado a dos años de prisión por evasión impositiva y amenaza a testigos. El fiscal que llevó adelante la acusación fue Christie.

Publicado enInternacional
Wolbachia, la bacteria que podría acabar con el virus del Zika

En algunas zonas de Brasil y Colombia se está utilizando una bacteria llamada Wolbachia, que impide que los mosquitos transmitan enfermedades

 

En dos grandes zonas de Brasil y Colombia están inoculando mosquitos con una bacteria que impide que transmitan distintos virus, como estrategia para detener la propagación del Zika, el virus responsable de causar daño cerebral en miles de bebés.


El ambicioso plan está financiado por dos fundaciones filantrópicas, el Wellcome Trust y la Fundación de Bill y Melinda Gates, junto con los gobiernos de Brasil, Reino Unido y Estados Unidos. El programa costará unos 16,5 millones de euros y tiene el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


La bacteria Wolbachia se encuentra en el 60% de las especies de insectos de todo el mundo, pero no en el mosquito Aedes aegypti, que es el que transmite los virus del Zika, del dengue, la fiebre amarilla y la fiebre chikungunya a los seres humanos.


Investigadores de la Universidad de Monash en Australia han trabajado desde hace diez años para lograr inocular mosquitos con Wolbachia como estrategia para combatir el dengue, pero la crisis del Zika en América Latina ha hecho que la investigación consiga una importante financiación.


Después de que las pruebas en Australia, Indonesia y Vietnam resultaran exitosas y se realizaran ensayos a pequeña escala en América Latina, los mosquitos inoculados con Wolbachia serán liberados a principios del año que viene en dos grandes áreas urbanas: Río de Janeiro en Brasil y Antioquia en Colombia. Los mosquitos inoculados contagiarán la bacteria a las crías que tengan con los mosquitos locales, de forma que el programa será autosustentable. En los lugares donde se han realizado las pruebas se ha logrado detener el contagio de los virus.


"La Wolbachia podría convertirse en una forma revolucionaria de combatir las enfermedades que transmiten los mosquitos. Es un método poco costoso, autosustentable y que provee protección contra el Zika y el dengue, entre otros virus. Estamos ansiosos por estudiar su impacto y ver cómo puede ayudar a más países", afirmó el Dr. Trevor Mundel, presidente del departamento de salud mundial de la Fundación de Bill y Melinda Gates.


A principios de este año, la OMS pidió que se realizaran ensayos a gran escala del método de control de los mosquitos a través de la bacteria Wolbachia, y la Organización Pan-Americana de la Salud ofreció apoyo técnico en los países afectados por el virus del Zika.


La idea surgió del Programa Grandes Desafíos de la Fundación Gates, que cada año recibe propuestas científicas innovadoras que necesiten financiación para resolver algunos de los problemas más importantes del mundo en materia de salud. En 2005, el equipo del profesor Scott O’Neill de la Universidad de Monash propuso el programa de inoculación de mosquitos con Wolbachia para combatir el dengue.


Jeremy Farrar, director del Wellcome Trust, ha asegurado a the Guardian que es esencial tener apoyo local para este programa, que todavía está en fase de prueba. "Necesitamos el compromiso de toda la comunidad", dijo. Estos últimos años se ha trabajado mucho para que la población de los sitios donde se ha probado el método entienda el proyecto. "Si la comunidad no entiende este tipo de intervenciones, no puede salir nada bien", señaló.


Aunque la Wolbachia genera grandes expectativas, es muy pronto para saber si será la solución a las epidemias del Zika y el dengue. Farrar afirmó que hay que esperar para ver si realmente funciona. "Estamos a la expectativa. Esperamos que funcione pero tenemos que estudiar la evidencia una vez se aplique".


Con él coincide Sue Desmond-Hellman, directora ejecutiva de la Fundación de Bill y Melinda Gates, que estuvo reunida con Farrar en Londres durante la última edición del Programa Grandes Desafíos donde se presentaron nuevos proyectos y se otorgaron los premios de financiación.


"Lo que me hace sentir más confiada es saber que es algo seguro", indicó. "Sabemos que la Wolbachia está presente en un 60% de los insectos del mundo. Probablemente todos los que estamos reunidos aquí alguna vez hemos sido mordidos o picados por un insecto con Wolbachia".


Los mosquitos Aedes aegypti habitan en gran parte del planeta, incluido el sur de Estados Unidos, parte de Asia y África. Se necesitan urgentemente formas de controlarlos o reducir el daño que pueden causar al contagiar enfermedades virales. El director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos aseguró el pasado martes que todavía no hay forma de controlar el contagio de los virus en cuestión.


"Todavía no podemos controlar el contagio del Zika y otras enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti con la tecnología con la que contamos", advirtió Thomas Frieden. "Se volverán endémicas en todo el hemisferio".


Más de 50 países han sufrido brotes del virus del Zika desde 2015, según datos de la OMS, y se han registrado casi 2.200 casos de microcefalia –bebés con daño cerebral– asociado al Zika, de los cuales 28 fueron detectados en Estados Unidos. La gran mayoría de los casos, unos 2.033, sucedieron en Brasil.

 

Fuente: theguardian
Traducido por Lucía Balducci