Domingo, 19 Enero 2020 05:55

Chantajear a tus aliados

Chantajear a tus aliados

Trump advierte a Reino Unido por la 5G china.

Con su tradicional estilo de matón, la Casa Blanca presiona para evitar que su más veterano y sólido aliado sume tecnología ofrecida por la empresa china Huawei para instalar redes 5G. Pero el inquilino de Downing Street, flamante vencedor en la pulseada Brexit, no es de los que se dejan impresionar por amenazas.

Una delegación de funcionarios del gobierno de Donald Trump presentó al gobierno británico “pruebas” sobre los riesgos que supone adoptar la tecnología de la compañía china Huawei para desarrollar la red 5G en Reino Unido, según informaba el martes 14 el diario de la City londinense, el Financial Times. De acuerdo al influyente medio, en la delegación estadounidense había representantes del Departamento de Seguridad, que entregaron un dossier con datos técnicos. Se considera que es el “último intento” para persuadir a las autoridades de Londres de que no cierren un acuerdo con la empresa china, algo que sería decidido este mismo mes.

En una de sus afirmaciones más controvertidas, la delegación trumpista afirmó en rueda de prensa que sería una “locura” cerrar un acuerdo con Huawei, ya que representaría una amenaza para la seguridad nacional. En tanto, el jefe del servicio de inteligencia británico MI5, Andrew Parker, dijo al Financial Times que “no hay motivos para pensar” que la cooperación entre Reino Unido y Estados Unidos pueda verse afectada por el ingreso de Huawei a “partes periféricas” de la red de telecomunicaciones británica, toda vez que el sistema 5G se adoptará en secciones “no claves” de la red de telecomunicaciones. Parece evidente que el riesgo de espionaje chino, principal argumento de la Casa Blanca, se cae a pedazos.

En declaraciones a la Bbc, luego de escuchar a la delegación de Washington, el primer ministro Boris Johnson, pragmático como luce, pidió a quienes se oponen a Huawei que sugieran alternativas para la construcción de redes inalámbricas. “El público británico se merece el acceso a la mejor tecnología posible”, dijo el mandatario.

Estados Unidos enfrenta problemas para los que no parece tener soluciones a la vista. El principal es su retraso tecnológico, que se debe a las insuficientes inversiones en investigación debido a estrecheces presupuestarias, privatizaciones y traslado de las grandes multinacionales a regiones que ofrecen mejores condiciones para hacer negocios, como es el caso de Asia. Vale mentar que el retraso no es coyuntural ni de corto plazo, sino estratégico y de largo aliento.

Con el paso del tiempo, lo que suena a “locura” es la forma en la que la superpotencia dilapidó sus ventajas económicas y, muy en particular, la apelación a presionar a los demás para reducir las consecuencias de sus propias debilidades. Por el contrario, sabiendo que el simple paso del tiempo juega a su favor, las autoridades chinas se muestran serenas y prudentes en sus relaciones con otros gobiernos.

Por su parte, The Guardian informó el martes 14 que, para las autoridades británicas, la información sobre Huawei presentada con “dramatismo” por la delegación estadounidense, “no contiene nada que las agencias de inteligencia [de Reino Unido] no hayan previsto”. El rotativo asegura que la inteligencia británica no parece dispuesta a modificar sus opiniones: cree que el riesgo que presenta Huawei es manejable y respalda la firma de un acuerdo con la multinacional china.

Parece evidente que la presión usada por la diplomacia de Trump no está consiguiendo gran cosa. No impresiona a Johnson y alejó de Washington a Angela Merkel, quien se negó a aceptar las presiones y sanciones contra el gasoducto Nord Stream 2, que une Rusia con Alemania. En realidad, la Casa Blanca teme que el gasoducto reduzca la participación del gas natural licuado estadounidense en el lucrativo mercado europeo. Un mercado que Estados Unidos empieza a perder.

Por Raúl Zibechi

17 enero, 2020

Publicado enInternacional
 El viceprimer ministro chino Liu He y el presidente Donald Trump, tras la firma. En el video, la firma del acuerdo. FOTO: KEVIN LAMARQUE (Reuters) / VIDEO: REUTERS

Washington aún mantiene aranceles sobre 360.000 millones de dólares en productos importados de Pekín

Estados Unidos y China han firmado este miércoles un acuerdo que cierra el primer capítulo en la dañina guerra comercial que las dos principales potencias vienen librando desde hace casi dos años. El acuerdo abre el mercado chino a más compañías estadounidenses, especialmente del sector financiero, supone un aumento de las exportaciones de productos agrícolas estadounidenses y contiene compromisos de respeto a la propiedad intelectual, pero mantiene en vigor los aranceles a productos chinos, por valor de 360.000 millones de dólares. Estos gravámenes permanecen vigentes, ha explicado Donald Trump durante la ceremonia de la firma en la Casa Blanca, para que Estados Unidos pueda tener “una herramienta negociadora” de cara a la segunda y última fase del acuerdo, cuya negociación ha dicho el presidente que empezará inmediatamente.

El acuerdo, de 86 páginas en su versión en inglés, pone fin a dos años de tensas negociaciones, tras la ofensiva de un presidente que, como ha recordado este miércoles en su comparecencia con el viceprimer ministro chino, Liu He, ya en la campaña que hace tres años le llevó a la Casa Blanca prometió mano dura con China, cuyas prácticas comerciales considera que han mermado la industria y el empleo en Estados Unidos. El acuerdo, en el arranque del año en que el presidente se somete a su reelección, permitirá a Trump vender una victoria en una batalla que ha lastrado su primer mandato, pero sus críticos podrán subrayar el daño económico provocado por la larga disputa y el hecho de que los frentes más peliagudos siguen sin resolverse.

“China gastará más de 200.000 millones de dólares en los próximos dos años en productos estadounidenses”, ha dicho Trump, que ha procedido a desglosar la cantidad: 75.000 millones en bienes industriales, 50.000 en energía, 50.000 en productos agrícolas y entre 40.000 y 50.000 en servicios, incluidos los financieros. El presidente estadounidense ha destacado también los avances en la protección de la propiedad intelectual y las “fuertes restricciones en los estándares de devaluación de la divisa”.

El acuerdo, sin embargo, tiene un alcance limitado y deja para la segunda fase, que el presidente Trump ha dicho que será la última, algunas de las principales fuentes de las tensiones entre ambas potencias. Queda fuera del acuerdo cualquier compromiso de China de corregir su política de subsidios para apoyar a sus industrias estratégicas que socava la competencia, y tampoco se ha logrado un compromiso de Pekín de mayor transparencia en el manejo de datos y en la ciberseguridad. Seguirá habiendo aranceles por valor de 360.000 millones de dólares a productos chinos, pero Estados Unidos se compromete a no imponer más si China cumple sus compromisos.

Todo lo cual no ha impedido hablar a Trump del “mayor acuerdo que nadie ha visto nunca”. “Juntos estamos corrigiendo los errores del pasado y proporcionando un futuro de justicia y seguridad económica a los trabajadores, granjeros y familias estadounidenses”, ha dicho el presidente. Después, el viceprimer ministro chino ha leído una carta del presidente Xi Jinping, y ha prometido que Pekín “honrará estrictamente el acuerdo”.

Ambas partes han pactado, asimismo, un mecanismo bilateral de resolución de disputas, al margen de los órganos multilaterales.

A la ceremonia han acudido, además de las dos delegaciones, decenas de empresarios estadounidenses, a los que un Trump pletórico ha ido saludando y elogiando uno a uno. En la sala, repleta de periodistas (había hasta 60 medios chinos acreditados), estaban también destacados legisladores republicanos. En el otro extremo de la avenida de Pensilvania, en el Capitolio, los congresistas se preparaban para votar en los prolegómenos del juicio en el Senado sobre el impeachment de Trump, que el presidente ha aprovechado para volver a calificar de “farsa”.

La obsesión por intervenir en los flujos de comercio en nombre del beneficio de los trabajadores estadounidenses ha sido una piedra angular de la agenda del America first de Trump. Y supone una llamativa ruptura con el dogma de libre mercado enarbolado por Administraciones estadounidenses de uno y otro signo en el último cuarto de siglo. El nuevo acuerdo comercial con México y Canadá, que sustituirá al NAFTA y que Trump espera que sea aprobado en el Congreso en las próximas semanas, también contiene medidas proteccionistas.

Los compromisos adquiridos por China en esta primera fase del acuerdo supondrán un considerable aumento respecto a los 128.000 millones de dólares en productos estadounidenses que el país compró en 2017, el año que los negociadores han utilizado como referencia. Eso podría perjudicar a empresas europeas o japonesas, que venían cubriendo parte de esa demanda. Pero la predilección de Trump por poner restricciones al libre comercio tendrá que someterse a un nuevo examen cuando, probablemente avanzado este mismo año, el foco se traslade a la Unión Europea, el próximo objetivo del presidente. Está por ver si las mismas tácticas que ha empleado su equipo negociador con China funcionarán con Bruselas.

Pablo Guimón

Washington 16 ENE 2020 - 02:24 COT

Publicado enEconomía
A punto de firmarse la 'fase uno' del acuerdo comercial entre China y EE.UU.: ¿en qué consiste?

Según un resumen divulgado por las autoridades estadounidenses, el documento consta de siete capítulos. Además del intercambio comercial, prevé regulaciones en la propiedad intelectual, la transferencia de tecnología, el funcionamiento de los servicios financieros y la política monetaria.

 El próximo 15 de enero es la fecha anunciada para la firma de la 'fase uno' del acuerdo comercial entre China y EE.UU. anunciada previamente por el presidente Donald Trump.


Varios indicios sugieren que la firma del documento se materializará pronto. Uno de ellos es la llegada a Washington este lunes de la delegación china, encabezada por el viceprimer ministro, Liu He. Otra señal es que la misma jornada el Departamento del Tesoro estadounidense retiró al país asiático de la lista de manipuladores de divisas, en la que lo había incluido en agosto.

Aunque hasta el momento ninguna de las partes ha divulgado el contenido del documento —que, según EE.UU., cuenta con 86 páginas—, hace un mes la Oficina del representante comercial estadounidense publicó un resumen que explica la estructura interna del acuerdo. El texto consiste en siete capítulos que cubren diversas esferas de la cooperación económica chino-estadounidense.

Comercio

El resumen divulgado por EE.UU. indica que, en los años 2020 y 2021, el volumen total de las importaciones estadounidenses en China debe aumentar en 200.000 millones de dólares adicionales desde el nivel alcanzado en el 2017, que era de 170.000 millones de dólares.

Medios reportan que esta suma está dividida entre varias categorías de mercancías. Según South China Morning Post, que cita a a tres personas familiarizadas con el documento, Pekín se compromete a gastar en dos años 75.000 millones de dólares en mercancías industriales, 50.000 millones de dólares en energía, 35.000-40.000 millones de dólares en servicios y 40.000 en productos agrícolas. Por su parte, Reuters, citando a una fuente informada, asevera que las cifras son distintas: 80.000 millones de dólares en productos industriales y 24.000 millones de dólares en productos agrícolas.

Cualquiera que sea la proporción, las autoridades estadounidenses esperan que "el aumento de las importaciones chinas de bienes y servicios estadounidenses continúe en esta misma trayectoria durante varios años después de 2021 y contribuya significativamente al reequilibrio de la relación comercial entre EE.UU. y China".

Previamente, ambas partes dieron pasos hacia la normalización de la guerra arancelaria. En diciembre, la Oficina del Representante Comercial de EE.UU. informó que Washington reduciría a la mitad, o hasta el 7,5%, los aranceles a importaciones chinas por un valor total de 120.000 millones de dólares. No obstante, mantendrá un impuesto del 25% sobre mercancías de otras categorías por valor de 250.000 millones de dólares. Por su parte, Pekín también suspendió el 15 de diciembre los aranceles adicionales para algunos productos estadounidenses.

Agricultura


El tratado sitúa la exportación agrícola estadounidense en un capítulo aparte, lo que muestra la importancia que tiene tanto para EE.UU. como para China.


Según el resumen, el acuerdo aborda varias barreras, tanto arancelarias como de otra naturaleza, que impiden a Washington vender a China productos agrarios, lo que, según el resumen, generará "más actividad económica rural" y promoverá el empleo en el país norteamericano.

Propiedad intelectual


Según el resumen, el tratado cubre varias "prolongadas preocupaciones en las áreas de secretos comerciales, propiedad intelectual relacionada con productos farmacéuticos, indicaciones geográficas, marcas registradas y aplicación de la ley contra productos pirateados y falsificados".


Transferencia de tecnología

El acuerdo establece "obligaciones vinculantes y ejecutivas" que impedirán a Pekín exigir que las compañías extranjeras trasfieran su tecnología a empresas chinas para poder acceder al mercado chino u obtener ventajas administrativas en territorio chino. A cambio, el gigante asiático se compromete a garantizar "transparencia, equidad y los debidos procesos" en la transferencia de tecnologías y licencias y realizarla "en condiciones de mercado".

Al mismo tiempo, Pekín promete "abstenerse de dirigir o apoyar las inversiones salientes destinadas a adquirir tecnología extranjera de conformidad con planes industriales que crean distorsión".
Servicios financieros

China deberá eliminar restricciones para los proveedores de servicios financieros estadounidenses, incluidos bancos, aseguradoras y empresas de calificación crediticia. Según EE.UU., este paso debería permitir a las compañías financieras estadounidenses "competir en igualdad de condiciones y expandir sus ofertas de exportación de servicios en el mercado chino".

 

Política monetaria

 

El acuerdo prohíbe a China devaluar su divisa con fines competitivos, de lo que la nación fue acusada por Washington en agosto del 2017 después de que el yuan cayera un 1,4% en un día.
Según EE.UU., "este enfoque ayudará a reforzar la estabilidad macroeconómica y cambiaria y garantizará que China no pueda utilizar las prácticas cambiarias para competir injustamente contra los exportadores estadounidenses".
Arreglo de controversias y ejecución

El mecanismo de solución de conflictos descrito en el resumen del acuerdo prevé "consultas regulares bilaterales" y "procedimientos sólidos", permitiendo "a cada parte tomar las medidas de respuesta proporcionadas que considere apropiadas".

En una entrevista al canal NPR, citada por Politico, el consejero comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, afirmó que el incumplimiento de los requisitos del acuerdo podrá resultar en la reimplantación de aranceles.

Si "se presenta una queja ante Robert E. Lighthizer, el representante comercial de EE.UU., esta será examinada en el plazo de 90 días. Y si él piensa que eso no se ha abordado adecuadamente, tenemos [el derecho de dar una] respuesta proporcionada y los chinos han prometido no tomar represalias", explicó el consejero.

"Ese es un mecanismo de ejecución muy, muy fuerte", agregó.

 

Publicado enEconomía
Estas son las predicciones del Banco Mundial para la economía global en 2020

La nueva encuesta macroeconómica del organismo contiene malas previsiones para EE.UU. y China y buenas para Rusia, México y Brasil.

 

El Banco Mundial evaluó el pasado miércoles que la economía global crecerá en 2020 solo un poco más rápido que el año pasado, según la encuesta macroeconómica del organismo titulada 'Perspectivas económicas mundiales'.

De acuerdo con las previsiones de la institución financiera, en 2020 el aumento del producto interno bruto mundial (PIB) será del 2,5%, en comparación con el 2,4% de 2019. A este repunte contribuirá una recuperación parcial de los niveles de inversión y comercio.


Al mismo tiempo, una desaceleración en el crecimiento afectará a las economías desarrolladas, como EE.UU. y los países de la zona euro (del 1,6% al 1,4%).


Por su parte, las grandes economías emergentes, excepto China, crecerán más rápido (del 3,5% al 4,1%), aunque este fenómeno no tendrá alcance mundial.

 

Según el Banco Mundial, el crecimiento de aproximadamente un tercio de los países con economías emergentes se desacelerará debido a los menores indicadores de exportación e inversión. Asimismo, están presentes los riesgos asociados con la agravación de los conflictos comerciales, una desaceleración más fuerte en el crecimiento de las grandes economías y la inestabilidad financiera en los países en desarrollo.


Malas previsiones para EE.UU. y buenas para México y Brasil


Se espera que la tasa de crecimiento del PIB de EE.UU. se reduzca este año del 2,3% a 1,8% debido a los efectos de la guerra comercial con China. El crecimiento en la zona euro se desacelerará significativamente, del 1,4% al 1%, en medio de una baja actividad en la industria.


La economía china también continuará desacelerándose. En 2019, su crecimiento se estimó en el 6,1%, mientras que en 2020 puede llegar al 5,9% y el próximo año al 5,8%.


Mientras tanto, en Japón la economía creció un 1,1% el año pasado y se espera un aumento del 1% en el 2020. En Rusia, el PIB este año crecerá del 1,2% a 1,6%, y el próximo año al 1,8%. En 2019, el crecimiento en la Federación de Rusia, según el banco, ascendió al 1,2%.

Además, se espera una fuerte aceleración en el crecimiento del PIB en Brasil (del 1,1% al 2%), en México (del 0% al 1,2%), en Arabia Saudita (del 0,4% al 1,9%), en Turquía (del 0% al 3%) y en la India (del 5% al 5,8%).


No obstante, el Banco Mundial indica un fuerte aumento en la carga de la deuda, la cual alcanzó el 170% del PIB en los países en desarrollo, lo que representa 54 puntos más comparando con el 2010. Esta circunstancia aumenta los riesgos de inestabilidad financiera.

Publicado enEconomía
La metáfora de Ester y el mito apocalíptico de Trump y los evangelistas sionistas vs. Irán

Más allá de los consabidos parámetros –el contencioso nuclear, el control del petróleo, la disrupción de la Ruta de la Seda de China, etcétera– en la multidimensionalidad de la guerra de Estados Unidos-Israel contra Irán desde hace 41 años, con sus altas y bajas, existe un nodal rubro teológico que subsume el choque de dos cosmogonías escatológicas: los evangelistas sionistas –que epitomiza el quinteto Donald Trump, los dos Mike (el vicepresidente, Pence, y el secretario de Estado, Pompeo), el talmúdico Jared Kushner y el saliente premier israelí Benjamín Netanyahu– versus los chiítas jomeinistas del eje de la resistencia de Irán-Irak-Siria-Líbano-Yemen (https://bit.ly/2TfIHOA).

La metáfora de la reina israelita Ester es muy socorrida por el fundamentalista evangelista sionista Pompeo, quien ha sido señalado como instigador, en alianza con Netanyahu, del asesinato del icónico general iraní Qasem Soleimani. Según la narrativa paleobíblica, las imploraciones de Ester ante Jerjes evitaron la aniquilación del pueblo hebreo por Haman, asesor del rey persa en el siglo V a. C.

Sarah Posner exhibe que los dos Mike (Pence y Pompeo) con sus correligionarios evangélicos rezan para una guerra con Irán: son quienes impulsaron a Trump a asesinar a Soleimani, como proponentes ardientes (sic) de los cristianos sionistas (https://bit.ly/30czCaR).

Posner afirma que Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán en 2018, por instigación de Pompeo, quien está convencido de que Trump es “la nueva Ester (sic), destinado a salvar a Israel” de la amenaza iraní (https://bit.ly/36KQ5FN). En su narrativa distorsionada, Pompeo se atraganta en que el rey persa Jerjes aceptó las imploraciones de Ester al revocar el edicto de Haman.

Pompeo ha sido quemado por los multimedia de Estados Unidos por haber instigado el asesinato con el pretexto de inminentes ataques terroristas por Irán contra los intereses de Estados Unidos, sin ninguna evidencia, en similitud nostálgica con las mentiras de destrucción masiva que formuló Baby Bush para invadir Irak, donde Estados Unidos permanece desde hace 17 años y cuya expulsión ha sido exigida por el parlamento árabe.

Según Michelle Goldberg, Pompeo “vislumbra la política exterior como vehículo para la guerra santa” (https://bit.ly/2shvPwz), con dedicatoria contra Irán (https://bit.ly/2R77wtF), basada en su sagrada alianza con los cristianos sionistas del grupo Cristianos Unidos por Israel (CUFI, por sus siglas en inglés), que encabeza el televangelista texano John Hagee (https://bit.ly/2QIzBZe).

Hagee, mandamás de CUFI, exige la guerra contra Irán inspirado en un escenario similar al Armagedón apocalíptico.

El historiador Thomas Lecaque aduce en The Washington Post que el mito apocalíptico ayuda a explicar el apoyo evangélico a Trump, quien cuenta con “65 por ciento de apoyo de los votantes evangélicos blancos (sic)”: los WASP (blancos protestantes anglosajones, https://bit.ly/2FIl21k).

Como anticipación de las profecías paleobíblicas, un momento de éxtasis para los evangelistas apocalípticos (https://bit.ly/3a3zZsI) lo constituyó el traslado a Jerusalén por Trump de la embajada de Estados Unidos en Israel.

Los rezos evangélicos son comunes en las reuniones de gabinete en la Casa Blanca, como ha extendido Rick Perry, ex secretario de Energía y anterior gobernador de Texas, quien afirma que Trump es el elegido y ha sido enviado por Dios para realizar grandes cosas.

Los evangelistas sionistas ven a Trump como su figura bíblica y emisario de Dios (https://bit.ly/2FHe1xU)”.

Paula White, asesora espiritual (sic) de Trump, converge con la cosmogonía de los dos Mike (Pence y Pompeo): la política contemporánea epitomiza una guerra santa entre el Bien –obviamente representado por Trump– y el Mal –evidentemente personificados por los enemigos de éste (https://bit.ly/381yI3x).

Así, Trump constituye una triunfal figura apocalíptica que evoca la leyenda medieval del Último Emperador Mundial (https://bit.ly/2sZGDQn) para cumplir la profecía de Daniel, preparar la parusía y la batalla apocalíptica final entre el Bien y el Mal. Amén.

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife,

Vk: http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
Cinco claves geopolíticas para pensar América Latina en 2020

Comenzamos 2020 y se avivan los rescoldos de un 2019 turbulento, que comenzó con una Venezuela bajo asedio, y terminó con un golpe de Estado contra el proceso de cambio boliviano y con Evo Morales como asilado político de los gobiernos de México, primero, y Argentina, después, todo ello mientras insurrecciones populares desafiaban nuevamente el modelo neoliberal en Haití, Honduras, Ecuador o Chile, a las que se sumaban las grandes movilizaciones contra el sistema político en Colombia.

Probablemente el año 2020 esté conformado por muchos más focos rojos sobre los que poner nuestra atención, pero vamos a dar prioridad y analizar los cinco principales:


El eje progresista México-Argentina. El regreso del kirchnerismo y del peronismo en la tercera economía latinoamericana no sólo implica la derrota del proyecto neoliberal macrista en las urnas, siendo el primer presidente latinoamericano en todo el ciclo progresista que no logra la reelección, sino que junto a México se va a conformar un eje progresista conformado por dos de los tres países latinoamericanos miembros del G-20.


La buena sintonía entre Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador, cuyo gobierno, además, va a estar a cargo de la presidencia pro tempore de la Celac (que tendrá una primera ronda de conversaciones el 8 de enero en Ciudad de México) podría dar un nuevo impulso a la integración regional de una América Latina convulsionada por golpes de Estado y rebeliones populares. Aunque cada presidente tiene mucha tarea en casa para desmontar el destrozo social neoliberal, con la renegociación de la deuda de más de 50 mil millones de dólares contraída con el FMI en el caso de Fernández, y los retos para disminuir las tasas de pobreza, desigualdad y violencia, en el caso de López Obrador, parece que hay una intención por impulsar un liderazgo regional que ningún presidente de la derecha latinoamericana puede tener.


El golpe de Estado en Bolivia. Con Evo Morales protegido por el gobierno argentino y ya muy cerca de Bolivia, los próximos movimientos pasan por la convocatoria de elecciones el 3 de mayo (probablemente para junio, con la toma de posesión el 6 de agosto) y la designación el 19 de enero del candidato del MAS-IPSP, que todo parece indicar podría ser Luis Arce Catacora, el ex ministro de Economía, artífice del milagro económico boliviano, como una forma de apelar no tanto a la clase media, sino sobre todo al bolsillo de la gente común, que quedará seriamente afectado en caso de que los golpistas sigan en el poder. Su acompañante podría ser un indígena, como el ex canciller Diego Pary, o un dirigente campesino, como Andrónico Rodríguez, vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.


Pero a pesar de que el MAS pudiera ser el partido más votado en primera vuelta, es necesario ser conscientes de que quienes han impulsado el golpe de Estado en Bolivia no van a entregar el poder en una cita electoral, y harán todo lo que tengan que hacer para mantenerlo. La vuelta de la DEA, USAID y el embajador de Estados Unidos, así como la privatización de empresas públicas o la venta del litio, no van a ser puestas en riesgo por los golpistas y sus socios del Departamento de Estado.


Venezuela. A pesar de haber sufrido durante 2019 una agresión militar, diplomática y mediática mayor que la que provocó la caída del proceso de cambio boliviano, y un bloqueo económico que ha supuesto más de 30 mil millones de dólares de pérdidas debido a las sanciones, Venezuela comienza 2020 como uno de los países más estables de la región, entregando la vivienda número 3 millones a los sectores más humildes (con una meta de 5 millones de viviendas para 2025) y dedicando 76 por ciento del PIB a inversión social, algo inédito en el continente.


Este 2020 habrá elecciones legislativas, la número 26 desde 1998 (de las 25 anteriores el chavismo ganó 23) y si se logra reactivar la economía y la oposición golpista se mantiene dividida, puede ser el año en que se consolide la etapa post-Chávez de la revolución bolivariana.


Rebeliones antineoliberales. Con un capitalismo global en fase de descomposición y un modelo neoliberal que no puede garantizar condiciones de vida dignas para una mayoría de la población, las movilizaciones populares, que adoptan diferentes ritmos, intensidades y liderazgos según el país, irán en aumento durante 2020. Si a eso le sumamos la ola feminista, que puede convertirse en tsunami allá donde la izquierda no asuma el feminismo como parte de su horizonte político, se dan las condiciones para que la derecha no pueda imponer su programa gracias a las luchas de las y los de abajo.


Estados Unidos. Last but not least, la elección presidencial va a impactar en América Latina, desde México a Argentina, pasando por Cuba y por supuesto Venezuela, además de Bolivia o el Brasil de un cada vez más cuestionado Bolsonaro y de un Lula, quien en libertad puede demostrar un liderazgo no sólo político, sino social.


El acto de inicio de la campaña trumpiana ejecutado en Bagdad mediante el asesinato del general iraní Soleimani es sólo la confirmación de la necesidad que tiene Trump de una guerra y varios enemigos externos para asegurarse la reelección.
Que el 2020 nos agarre sino confesados, al menos sí informados.


* Politólogo vasco-boliviano,especialista en América Latina

Publicado enInternacional
Ecuador sale de la OPEP para escapar de los recortes de producción

La decisión del país sudamericano muestra las primeras grietas en el cartel de exportadores de petróleo en su estrategia para impulsar los precios

 

Ecuador ya está fuera de la OPEP. El Gobierno del país andino anunció el pasado mes de octubre su intención de abandonar el cartel de exportadores de petróleo, una decisión que entraba en vigor hoy, al comienzo del nuevo año. Este movimiento pone a la vista las primeras fracturas en el seno del club liderado por Arabia Saudí en torno a la estrategia que debe seguir para mantener un nivel de precios que satisfaga a los productores.

 

Desde el fin del Gobierno de Rafael Correa, la política económica de Ecuador está condicionada por varios ingredientes: el país está sobreendeudado, los ingresos públicos no alcanzan para cubrir los gastos —lo que genera más deuda— y una de sus principales fuentes de recursos, el petróleo, está comprometido prácticamente al 100% en el corto plazo. En este contexto, y ante la necesidad de obtener más dinero cada año, el Gobierno de Lenín Moreno ha decidido saltar de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para evitar seguir sometido a las cuotas de reducción en la producción de crudo. El objetivo de las autoridades ecuatorianas es aumentar la capacidad extractiva, pero los analistas muestran sus dudas sobre su capacidad de alcanzar esa meta.


Ecuador extrajo, en promedio, 537.000 barriles de petróleo diarios en 2019. Sin embargo, la OPEP le había fijado una cuota máxima de 508.000 barriles. No cumplió con el compromiso, pero, según explicaron las autoridades ecuatorianas, esto se entendió en el seno de la OPEP como un exceso necesario dadas las dificultades económicas que atravesaba la nación andina. El ministro de Energía, José Agusto Briones, anunció a mediados de diciembre que en 2020 se bombearán 21.000 barriles diarios más aunque su predecesor en el cargo, Carlos Pérez, dio en noviembre una cifra más ambiciosa: cerca de 600.000. No obstante, la realidad sigue lejos de los 700.000 barriles por día que prometió Moreno al asumir la presidencia en un ya lejano 2017.


Al quedar liberado de las restricciones de la OPEP, Ecuador intensificará su estrategia de elevar el volumen de crudo extraído que, tras los impuestos, es la segunda fuente de ingresos más importante para las arcas públicas. Pero para René Ortiz, ex secretario general del cartel, la decisión de salirse del bloque de países petroleros no encaja con la explicación oficial. “No hay necesidad, porque las cuotas que fija la OPEP no son obligatorias en el sentido de que no conllevan una sanción”, aclara. Ortiz añade que la cantidad de barriles adicionales que puede lanzar Ecuador al mercado es tan pequeña —en relación al resto de socios— que no influye en los precios internacionales. Ecuador era el miembro más pequeño de la organización. Y esta es la segunda vez que se retira del bloque: se unió en 1973, se fue en 1992 y volvió, ya con Correa como presidente, en 2007.


Una necesidad en tiempos de estrecheces económicas


Ecuador necesita producir más petróleo. El país tiene presupuestada para el próximo ejercicio una brecha fiscal entre ingresos y gastos superior al 3% del PIB y una necesidad de financiación de 6.700 millones de dólares (5.980 millones de euros). Los más de 100.000 millones de dólares que genera el país cada año se nutren, en parte, de los ingresos por exportaciones petroleras que entre enero y octubre generaron 7.335 millones de dólares. El problema ahora es el estrecho margen de explotación del crudo a corto plazo dados los compromisos ya adquiridos.


Durante la década de Gobierno de Correa, los contratos de preventa petrolera firmados dejaron un margen mínimo para venta libre de petróleo. Para 2020 la cifra de barriles disponibles, según los datos oficiales, es inexistente: el 100 % del petróleo está comprometido. El Ejecutivo correísta pactó con China y con Tailandia envíos a largo plazo de crudo a cambio de financiamiento. Aún hay un saldo pendiente de 3.100 millones de dólares con un candado de cinco años para los cargamentos. Es decir, aunque se devuelvan los préstamos, el país no puede dejar de despachar el petróleo firmado con Petrochina y Unipec, que suma 340 millones de barriles en el próximo lustro.


En la gestión de Moreno, se han renegociado parte de esos contratos consiguiendo liberar 50 millones de barriles, lo que ha permitido concretar 10 operaciones de venta por un valor conjunto de 1.400 millones de dólares, según cálculos del ministro de Energía. “Si tuviéramos mayor disponibilidad de petróleo podríamos generar más licitaciones o concursos internacionales” que permiten negociar un mejor precio por barril, explicó en una entrevista televisada el gerente de Comercio Internacional de la petrolera pública Petroecuador, Mauricio Samaniego. Ese escenario deberá esperar al menos a la liquidación de los primeros contratos a finales de 2020.


La alternativa para incrementar el bombeo de petróleo es buscar nuevas fuentes. En los planes gubernamentales adelantados por el ministro Briones está la búsqueda de socios estratégicos: inversores privados que exploren y extraigan crudo en zonas de la Amazonia ecuatoriana aún sin explotar. De los 537.000 barriles diarios, 427.000 se producen por Petroecuador y 110.000 por operadoras privadas. Este balance cambiará si se concretan los planes del Gobierno de licitar los campos del Suroriente y del campo Ishpingo, junto al parque nacional del Yasuní.

Publicado enInternacional
Trump anunció la firma de un primer acuerdo con China. Principio del fin a la guerra comercial

El presidente de Estados Unidos comunicó que la rubrica de la "fase uno" del pacto con China será el 15 de enero en la Casa Blanca.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció la firma de un acuerdo comercial con China. La fase uno del pacto será rubricada el 15 de enero en la Casa Blanca, indicó el mandatario. Allí se abordan temas como la transferencia de tecnología, la propiedad intelectual, la expansión del comercio y el establecimiento de mecanismos para la resolución de disputas comerciales, entre otros. En 2019 la falta de acuerdo entre Estados Unidos y China fue uno de los elementos que generó volatilidad a nivel global. La firma del convenio terminaría formalmente con un año y medio de guerra comercial.

“Firmaré nuestro amplio y completo acuerdo comercial de fase uno con China el 15 de enero". Así lo adelantó el presidente norteamericano a través de su cuenta en Twitter. "La ceremonia tendrá lugar en la Casa Blanca. Representantes de alto nivel de China estarán presentes. En una fecha posterior, iré a Pekín, donde comenzarán las conversaciones sobre la Fase Dos", detalló Trump a través de la misma red social.

El presidente de Estados Unidos había asegurado hace una semana que estaba cerca de firmarse el acuerdo con su par chino, Xi Jinping, para poner fin a la guerra comercial entre ambas naciones. El mandatario chino señaló que el convenio bilateral se basa en el respeto mutuo y los principios de igualdad. Aseguró que uno de los principales objetivos del acuerdo es contribuir a la paz y a la prosperidad a nivel mundial.

El viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen, confirmó que la primera fase del pacto entre ambas economías aborda temas sensibles como la transferencia de tecnología y la propiedad intelectual. La disputa por el desarrollo de las redes de transferencia de datos 5G es uno de los puntos que en los últimos meses generó mayores tensiones.

El acuerdo comercial tendrá entre sus prioridades ir retirando por etapas los aranceles de importación que en el último año y medio fueron aplicándose ambas economías para distintos productos estratégicos del comercio bilateral. El acuerdo implica, no obstante, que se mantienen aranceles estadounidenses del 25 por ciento a importaciones chinas valoradas en 250 mil millones de dólares. También se mantendrán los gravámenes del 7,5 por ciento para la importación de productos por un volumen de 120 mil millones.

En sus últimas previsiones macroeconómicas de octubre, el Fondo Monetario Interancional rebajó sus proyecciones de expansión del PIB global al 3 por ciento. Se trata de dos décimas menos que en julio y la explicación de la baja fue la disputa comercial entre China y Estados Unidos. Los activos financieros en 2019 experimentaron una fuerte volatilidad a nivel internacional ante los anuncios de aranceles a la importación y las noticias en las que se adelantaba la caída del acuerdo comercial. Estados Unidos y China representan a la primera y segunda economía del mundo. Lo que ocurre en sus relaciones bilaterales tiene un fuerte efecto para el resto de los países desarrollados y emergentes.

Publicado enEconomía
Entrevista con Nicolás Maduro: «Estamos a las puertas del crecimiento económico»

Ignacio Ramonet: Buenas noches Señor Presidente, quiero en primer lugar agradecerle que me conceda esta entrevista, la primera del año 2020. Nuestras conversaciones ya se están transformando en una tradición periodística, porque cada primero de enero, desde hace varios años, tenemos la ocasión de conversar para hacer un balance crítico del año transcurrido, en este caso 2019, y por otra parte para analizar las perspectivas y los proyectos del año 2020. Yo desearía, esta vez, que pudiéramos conversar en torno a tres temas: política interior venezolana, economía, y también política internacional tanto a nivel planetario como a nivel latinoamericano.

Quisiera empezar con una primera pregunta sobre política venezolana. Van a ser tres preguntas para cada tema. El año 2019 ha sido un año de fuerte intensidad para Venezuela, en particular al principio del año, cuando hubo un intento de golpe de Estado institucional, apoyado por Estados Unidos y otros países, con la autoproclamación de Juan Guaidó; luego, el 23 de febrero, hubo esa tentativa de invasión en la frontera con Colombia, con la « batalla de los puentes », bajo pretexto de ayuda humanitaria, y así sucesivamente... Sin embargo usted termina este año 2019 presidiendo un país mucho más estable que otros Estados de la región que estaban en primera línea para criticar, atacar y hasta amenazar a Venezuela; pienso en Colombia, pienso en Chile, en particular, cuyos presidentes se desplazaron a la frontera aquel 23 de febrero para asistir a la invasión de Venezuela, y a contemplar el final -en vivo y en directo- de su mandato... Es una paradoja que hoy Venezuela sea uno de los países más estables de la región, en vías de mayor prosperidad, mientras ellos están enfrentando la furia del pueblo... Por ello, la primera pregunta es: ¿qué receta tiene usted para haber conseguido este cambio extraordinario de panorama, una Venezuela estable en una América Latina en protesta y ebullición?

Presidente Nicolás Maduro: Bueno en primer lugar quiero transmitirte y transmitirle a todos los que nos escuchan y nos ven, mis mejores deseos y todas las bendiciones para el año 2020. Ha llegado el año 20-20 y se inicia la tercera década ya del siglo XXI, increíble que estemos ya en la tercera década. Efectivamente, estas conversaciones ya marcan, desde el punto de vista comunicacional político, un momento especial, porque las mantenemos el primero de enero, podemos efectuar la evaluación de lo que hicimos, de lo que fue y lo que pensamos hacer, cada quien puede buscar la referencia de año por año, para constatar algo muy importante, la coherencia del discurso y de la práctica de la acción de la Revolución Bolivariana. Es muy importante.

¿Cuál es el arma secreta, el arma clave para que la Revolución Bolivariana tenga la capacidad de enfrentar, de sobreponerse a tantas agresiones, tantos ataques, tantas campañas mundiales, cuantas agresiones que hemos llamado multiformes, multidimensionales a la economía, a la sociedad, a la política, a las instituciones... ¿cuál es nuestra fórmula secreta? Que nosotros tenemos un proyecto de verdad, un proyecto de país, que ese proyecto tiene la legitimidad y el apoyo del pueblo verdadero. Nosotros somos de verdad, siempre lo digo, como la madera de esta mesa; somos de verdad, nosotros tenemos un pueblo, tenemos una democracia con sus libertades, tenemos instituciones sólidas, bien constituidas de acuerdo a la Constitución de la República, somos de verdad... ¿cuál es la clave, el arma secreta? Repito: que somos de verdad, tenemos una legitimidad en el voto popular y tenemos instituciones fortalecidas, y además el comandante Chávez fundó, o refundó para esta época histórica del siglo XXI, la unión civicomilitar, el concepto de Bolívar, el concepto del « general del pueblo soberano » Ezequiel Zamora, un concepto histórico de los momentos estelares de la historia venezolana, el concepto de la unión civicomilitar, revolucionaria. No es cualquier unión civicomilitar, no, es la unión civicomilitar para hacer revolución, para hacer patria, para construir la República. Ese concepto histórico se refundó, y nosotros lo mantenemos con mucha fuerza, lo mantenemos como un espíritu vital del desarrollo de los acontecimientos en Venezuela.

Y yo creo que eso es lo que nos procura esa renovación permanente de la energía, de la fuerza, del poder político real para enfrentar todas las circunstancias y sobreponernos sobre todo, y mantener el desarrollo del Proyecto Nacional Simón Bolívar, en cualquier escenario que nos haya tocado vivir o nos toque vivir.

 

IR: Presidente, efectivamente ha sido el año 2019 un año de fuertes ataques, y en particular de reforzamiento de las medidas unilaterales coercitivas, lo que algunos llaman « sanciones », impuestas por Estados Unidos contra Venezuela, contra la Revolución; ha sido también un año en el que el bloqueo financiero y el bloqueo comercial han seguido atacando al país. Yo quería preguntarle a propósito de la inversión social, el proyecto social, la redistribución social, el proyecto de la Revolución Bolivariana en ese sentido, ¿se mantiene? Hemos visto últimamente que usted pudo entregar la vivienda número 3 millones, lo cual es un prodigio en sí a nivel internacional, ¿en qué medida esa entrega de la vivienda 3 millones es característica de la prolongación, de la continuidad de la política de inversión social de la Revolución Bolivariana?

Presidente Nicolás Maduro: Bueno se ha construido un modelo social. Yo te podría decir, Ramonet, que nuestro modelo social ha sido puesto a prueba en las peores circunstancias, porque si el modelo social, pudiéramos reflexionar, funcionara con un precio del barril de petróleo a ciento y pico de dólares, exportando dos millones de barriles, sin sanciones, sin bloqueo, sin limitaciones para tener cuentas bancarias en el mundo y hacer pagos, transacciones...

Bueno eso sería una virtud, sin lugar a dudas, una virtud, empezar la distribución de la riqueza e invertirla en educación pública para todos, salud pública para todos, viviendas públicas, cultura, etc., etc., desarrollo, generación de empleo, ingreso, pensiones; era una virtud en toda aquella época en que comenzó el crecimiento del ingreso petrolero sin ningún tipo de sanciones... Pero que las misiones sociales, la política pública social de la Revolución, para favorecer el desarrollo de los derechos sociales y distribuir la riqueza, haya pasado por esta etapa, casi de cero ingresos de divisas, de sanciones, de persecución financiera... Recuérdese que nos robaron, este año 2019, unos 30 mil millones de dólares, el gobierno de Estados Unidos y sus cómplices internos, la derecha fascista venezolana... Es una gran virtud del modelo social fundado por el comandante Chávez, nosotros lo llamamos el modelo de las misiones y grandes misiones, para que en el mundo nos escuchen, es el modelo que está garantizando haber construido y haber entregado la vivienda 3 millones, viviendas de absoluta calidad, de 65, 70, 80 metros cuadrados, urbanismos donde se cuida el hábitat; no solamente la vivienda sino el hábitat, y vamos rumbo a los 5 millones de viviendas.

No lo paramos, este año construimos y entregamos más de 500 mil viviendas y he puesto una nueva meta de 5 millones de viviendas para 2025, que la vamos a superar porque vamos a mantener el ritmo de construir 500 mil viviendas por año... un país de apenas 30 millones de habitantes... para que cada quien saque sus cuentas, son 3 millones de hogares humildes, de trabajadores, trabajadoras, maestras, maestros, militares, policías que tienen su vivienda, los humildes.

Hemos mantenido la educación pública, gratuita y de calidad, expandiendo inclusive la matrícula escolar en educación inicial, primaria, secundaria y educación universitaria. Hemos tenido una expansión del 6 por ciento de la matrícula escolar este año, una expansión importante y mejorando la calidad, entregándole todos sus libros e instrumentos a los estudiantes, y así por el estilo hemos hecho un gran esfuerzo... Donde más nos ha golpeado el bloqueo, las sanciones y toda esta maldad del imperio norteamericano, es en la salud.

Hemos hecho un inmenso esfuerzo por mantener la dotación de medicamentos. ¡Ah difícil!, porque nos persiguen las cuentas bancarias, persiguen los aviones y los barcos que van a traer medicinas a Venezuela para que no las traigan, nos persiguen los repuestos de los equipos modernos que tenemos en el sistema de salud Barrio Adentro I, Barrio Adentro II, es impresionante la persecución llena de odio que el gobierno de Estados Unidos y sus aliados han emprendido contra Venezuela para destruir el sistema de salud.

Pero yo te puedo decir: hemos resistido, hemos mantenido el sistema de salud público, gratuito, y mantenido un nivel de calidad que debemos elevar... Así que el modelo social de las misiones y grandes misiones, ha pasado una gran prueba y ha demostrado su eficiencia y su capacidad para atender a las mayorías, sobre todo a los más humildes.
Te puedo dar un dato específico, nosotros hemos mantenido por encima del 75 por ciento del presupuesto de la nación, la inversión social en vivienda, educación, salud, cultura, alimentos, los derechos sociales del pueblo. Y en el presupuesto que se acaba de aprobar para el año 2020, que va a regir el año 2020, hemos aumentado al 76 por ciento la inversión social integral.

 

IR: Presidente, este año también habrá elecciones legislativas en Venezuela, lo que demuestra que la democracia en Venezuela está viva, contrariamente a lo que pretenden muchos adversarios. Estas elecciones también resultan de acuerdos que hay actualmente -bueno resultan del calendario democrático y electoral normal-pero su gobierno ha conseguido establecer una mesa de diálogo con una parte de la oposición para poder establecer las garantías y las condiciones democráticas, colectivas, de manera que las elecciones puedan llevarse a cabo con un consenso amplio, más allá de las fuerzas que apoyan al gobierno. ¿Qué espera usted de estas elecciones legislativas?

Presidente Nicolás Maduro: Correcto. Hay que decir que estas serán las elecciones número 26, en 20 años de democracia... De las 25 elecciones anteriores que hemos tenido las fuerzas bolivarianas de la revolución, las fuerzas chavistas, hemos ganado 23, eso siempre hay que recordarlo, de 25 elecciones hemos ganado 23, somos de verdad, somos una realidad política, histórica, moral. La oposición ha ganado 2 elecciones: en el 2007, una reforma constitucional, la ganó por unos 20 mil votos, y el comandante Chávez salió a reconocer el resultado de manera inmediata; y en el 2015, nos ganaron unas dolorosas elecciones parlamentarias.

Cuando yo tuve el resultado de esas elecciones, y fue público, salí al minuto a reconocer: ha ganado la oposición, debemos reconocer... porque había sectores del chavismo que estaban molestos y querían salir a manifestar. Yo dije, acatemos las reglas de juego, aceptamos los resultados dolorosos, duros... 2015, todo lo que ha pasado, 2016, 2017, 2018, 2019, cómo han utilizado a la Asamblea Nacional para conspirar, para dañar económicamente a Venezuela, para tratar de imponer un golpe de Estado, para convocar una invasión extranjera militar del imperio estadounidense y de sus aliados, con el TIAR (Tratado Interamericano de Alianza Recíproca) todo lo que han hecho... Han destruido la Asamblea Nacional —Ramonet— la representación nacional. De acuerdo a todas las encuestas, esta Asamblea Nacional ha sido un fracaso, ha sido inútil para los intereses del país, para los grandes intereses del país, y en Venezuela se avecina un gran cambio, un gran cambio, una gran fuerza de cambio se está levantando para cambiar la Asamblea Nacional, completamente.

Nosotros, en la mesa de diálogo nacional con importantes sectores de la oposición, hemos dado pasos para construir todas las garantías electorales extraordinarias, para garantizar unas elecciones de la Asamblea Nacional, del Poder Legislativo, muy participativas y que sean un éxito democrático, político para el país. Yo sí te puedo decir, te puedo adelantar, prácticamente hoy por hoy, y eso va a ser así: todas las fuerzas políticas de la oposición y sus bases, y sus líderes regionales que tienen los votos, están listos para participar en las elecciones de la Asamblea Nacional.


El sector extremista al que Estados Unidos le entregó el poder de la oposición, el sector extremista guaidosista se va a quedar aislado y derrotado, de antemano, en su intento por sabotear las elecciones parlamentarias. Vamos a tener elecciones parlamentarias en 2020 y van a ser altamente participativas... Y te puedo adelantar que las fuerzas bolivarianas del Partido Socialista Unido de Venezuela y el bloque de la patria, el Congreso Bolivariano de los Pueblos, el Gran Polo Patriótico, vamos a obtener una gran victoria y vamos a recuperar la Asamblea Nacional para la paz, para la estabilidad política, para los altos intereses del país... Eso va a ser así, lo puedes anotar hoy mismo primero de enero del año 2020, es el año de la recuperación de la Asamblea Nacional, ten la seguridad.

 

IR: Presidente vamos hablar de economía. Todos los observadores estiman actualmente que la economía de Venezuela va mejor, a pesar de los ataques, a pesar del bloqueo, y una de las novedades de lo que ocurre en la economía venezolana es este fenómeno de « dolarización », digamos en todo caso en las grandes ciudades, en la economía de proximidad, hay una dolarización que se está desarrollando... Yo quisiera saber ¿en qué medida es una decisión que usted ha tomado y en qué medida piensa usted que esa dolarización puede favorecer el desarrollo de la economía venezolana?

Presidente Nicolás Maduro: En la economía hay que ser muy realistas, muy objetivos, saber los fenómenos que surgen y aprender a llevarlos, a conducirlos, para que los fenómenos de la economía sobre todo en un proyecto bolivariano, revolucionario, socialista como el nuestro apunten a la satisfacción de los intereses nacionales, a la satisfacción de las necesidades, de las mayorías y del pueblo. La dolarización —llamada así— es una realidad económica. Yo podría decirte que la economía venezolana ha estado siempre dolarizada Ramonet, en cien años estuvo dolarizada con el dólar de los petrodólares y había una economía subvencionada con miles de millones de dólares y se compraban todos los productos de importación y funcionaba la economía con los petrodólares, gastábamos 35 mil, 40 mil millones de dólares anuales en importaciones de todo tipo, de todo tipo, desde los bienes fundamentales necesarios, alimentos, materias primas, insumos industriales; hasta bienes suntuarios, whisky, lujo, etc.

Ahora nosotros sufrimos, como hemos sufrido, primero el aumento, la bajada brutal -como nunca antes en la historia- de los precios del petróleo, inducida por la política de Estados Unidos como lo denunciamos, y después se demostró. Estuvimos 36 meses con los precios más bajos que jamás se hayan conocido, eso redujo los ingresos brutalmente del Estado, del país y eso llevó a una reducción de las importaciones tremendamente, sumado en su momento a la negativa, producto de la guerra económica internacional, de todos los bancos internacionales de darle ni un solo dólar, en crédito, en préstamo de diverso índole al país. Sequía total de dólares, luego de eso vino esta etapa, 2017, 2018, 2019, de sanciones, persecución financiera, robo de dinero en efectivo, robo de activos en el exterior.

Y nosotros tuvimos que ir autorregulando el gasto del Estado, priorizando hasta el último dólar que nos ingresaba para comprar la medicina, el alimento, los insumos vitales... y la economía empezó a autorregularse, a autorregularse y prácticamente buena parte de las cosas que se importaban y se vendían con el dólar petrolero del Estado, comenzaron a importarse con el dólar de los privados, eso es lo que se conoce ahora como la dolarización, es una zona económica donde los precios están efectivamente dolarizados, donde se venden cosas en dólar, en euro y en algunos casos también se venden en bolívares a precios exorbitantes.

Yo diría, a esta altura del juego, que es una realidad económica del proceso de autorregulación de la economía y nosotros estamos conduciendo políticas públicas para que esa realidad económica sirva a los intereses del crecimiento del país y sirva a los intereses de la satisfacción de las necesidades de las mayorías... Son muchas políticas públicas, una de ellas es el petro que ya todos conocen, que podemos profundizar más adelante. Y estamos buscando respuestas.

Yo lo dije en estos días, pudiera ser un pecado lo que voy a decir, pero a mí no me parece malo que la economía se haya autorregulado en etapa de resistencia, estamos en una economía de resistencia y hoy estamos conviviendo con tres espacios monetarios, un bolívar en combate, duro, nosotros defendiéndolo, moneda nacional que siempre va a existir; unas divisas, dólares, euros moviéndose por allí en la economía y ayudando en la economía de resistencia a que algunos respiren; y un petro que ha entrado progresivamente de manera profunda y que sirve para complementar, petrolizar la economía dolarizada. Ahí vamos jugando, trabajando, vamos haciendo el juego de la estabilidad económica, del crecimiento económico, y ya estamos en las puertas del crecimiento económico.


Así que creo que son fenómenos que tienen que ser bien observados, que tienen que ser bien conducidos para que no se reviertan contra la población, sino que ayuden al crecimiento y a la recuperación de una economía asediada, agredida, bloqueada, sancionada, brutalmente como ninguna economía del mundo, solamente pudiéramos decir la cubana y nosotros, no hay otra economía en el mundo contra la cual Estados Unidos utilice todo su poder financiero, económico, comercial para agredirla. Pero la agresión ha generado respuestas inteligentes, respuestas de autorregulación, y yo creo que este año 2020 vamos a ir manejando esa situación para el bien de las mayorías.

 

IR: Presidente usted acaba de citar el petro, y su gobierno primero ha creado el petro y ha defendido esta criptomoneda, y usted varias veces ha declarado su confianza en el petro, ¿piensa usted que el petro puede contribuir en particular a combatir una de las peores consecuencias de esta situación económica que es la inflación?

Presidente Nicolás Maduro: Yo creo que sí. El petro nació en una coyuntura difícil, de agresión económica; la arquitectura constructiva del petro ha surgido de invención, de creación política, tecnológica, de manos y mentes venezolanas. El petro es creación venezolana, made in Venezuela, es una criptomoneda, que tiene como respaldo cinco mil millones de barriles de petróleo, en el Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Que tiene como respaldo físico, efectivo, 30 millones de barriles de petróleo y de productos que tenemos en las reservas estratégicas de Venezuela a uso inmediato, y que tiene como respaldo las riquezas de oro, de hierro y de bauxita del país... Tiene un respaldo sólido, es una criptomoneda, la única del mundo, con respaldo de riquezas y que nos ha servido paso a paso, desde el punto de vista tecnológico... No es fácil una criptomoneda en el mundo del siglo XXI, ya se ha ido instalando, nos ha servido para hacer algunas compras internacionales importantes, muy importantes, y ahora yo acabo de hacer un ensayo en diciembre, le entregué medio petro a los trabajadores públicos, 3 millones 500 mil, y medio petro de petroaguinaldo, de aguinaldo decembrino, como un ensayo, a 4 millones 500 mil pensionados, o sea 8 millones de venezolanos adultos, 8 millones, pudiéramos decir son casi 6 millones de familias impactadas por el petro; y puedo decir que el ensayo va saliendo muy bien.

Son procesos tecnológicos, no se usa la moneda física y el pueblo ha tenido su petroaguinaldo, lo ha ido haciendo efectivo en sus cuentas. Algunos lo han guardado como ahorro en su PetroApp, llamado así, otros han salido a comprar a un mercado y le rinde, el petro rinde muchísimo, y otros han salido a comprar otras cosas para las fiestas de fin de año... Es un gran ensayo y ha salido muy bien, un gran éxito el ensayo de diciembre. Han tratado de sabotearlo un grupo de comerciantes, pero ya estamos tomando medidas directas y vamos a ser draconianos con los comerciantes que quieran especular y castigar, y dañar al pueblo trabajador y a los pensionados que tienen su medio petro... Más adelante tendremos nuevos ensayos y nuevas sorpresas. Así que el petro ya entra en la vida comercial interna de Venezuela, también el petro se va a utilizar como se está utilizando para cobrar la venta de petróleo en Venezuela. Vamos a vender el petróleo venezolano en petro; ya estamos vendiendo el hierro y el acero de Venezuela en petro, ya tenemos contratos firmados para la venta de petróleo, acero, hierro, aluminio y vamos a vender parte de la producción de oro en petro.

Quiere decir eso que el petro no solamente va a servir para importaciones como está sirviendo, no solo va a servir para proteger a los trabajadores venezolanos, sino que va a servir para vender nuestros productos y seguir construyendo el ecosistema de esta criptodivisa, que es una respuesta de la Revolución Bolivariana a la agresión económica, al bloqueo, a las sanciones, a la maldad diabólica del gobierno de Estados Unidos.

 

IR: Presidente, en este momento en que se vislumbra la salida del peor momento de la economía venezolana después de todos estos bloqueos que se mantienen. En este momento, ¿cómo identificaría usted los principales nudos que impiden el mayor desarrollo de la economía venezolana?

Presidente Nicolás Maduro: El principal nudo de todos, quieres que te lo diga: la agresión económica, la persecución financiera, el bloqueo económico del imperio estadounidense contra la República Bolivariana de Venezuela, ese es el nudo principal que hay que desatar.

 

IR: Algunos ejemplos ¿puede usted darnos?

Presidente Nicolás Maduro: Claro. Mira, Venezuela es un país sometido a una persecución, nos congelaron todas las cuentas bancarias en el mundo, el país no puede hacer pagos en el mundo... quien me escuche en el mundo, que le congelen todas sus cuentas bancarias y no pueda pagar nada en el mundo... nos persiguen la compra de medicinas, nos persiguen la compra de alimentos, el gobierno de Estados Unidos persigue a Venezuela para que no compre medicinas, ni alimentos. Nosotros inventamos y logramos atender y paliar la situación junto a nuestro pueblo. Un país al que le congelaron en efectivo, en efectivo!, más de 15 mil millones de dólares, dinero nuestro, dinero del país, más de 15 mil millones de dólares, un país de 30 millones de habitantes, un país al que le robaron dos empresas básicas fundamentales, que le producían dinero para su funcionamiento económico y que estaban en el circuito de la actividad petrolera y petroquímica: Citgo con un precio estimado de 10 a 12 mil millones de dólares, nos las robó el gobierno de Donald Trump, en complicidad con la oposición extremista de derecha y terrorista, guaidosista de Venezuela, nos la robaron, la expropiaron, pero la recuperaremos.

Un país al que le robaron otra empresa en Colombia llamada Monómeros, una gran empresa y la han quebrado. Así que, si tú me hablas de nudo, háblame de bloqueo, persecución, hostigamiento brutal, criminal, sanguinario -diría yo— psicópata, es una persecución psicópata de los funcionarios de allá del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela.
Ahora, así y todo yo te digo que podemos ir desatando los nudos con producción, la palabra clave para el 2020, para el año 2020 es producción, desatar los nudos para la producción de los 16 motores de la agenda bolivariana, de la Agenda Económica Bolivariana, seguir avanzando en el crecimiento económico, estamos a las puertas del crecimiento económico, estamos esperando los datos de 2019, porque pudiera darse el fenómeno que el último trimestre, ya pudiéramos colocarnos en crecimiento cero, estamos a las puertas del crecimiento económico, seguir elevando los niveles de producción, de productividad de todos los niveles de alimentos, petróleo, oro, producción industrial, seguir controlando a la inflación... El impacto es tremendo en la guerra económica que tiene la inflación inducida. Hemos logrado vencer la hiperinflación en el segundo semestre del año 2019. Yo soy optimista, que podamos lograr inflación de un solo dígito este año 2020 y seguir avanzando en la construcción de un modelo económico propio, sustentable, hecho con esfuerzo, desde la economía de resistencia que hoy tenemos, a una economía de crecimiento, progreso y prosperidad que vamos a lograr.

 

IR: Presidente vamos a hablar ahora de política internacional. Y quisiera que usted nos compartiera su análisis sobre el principal fenómeno que se está produciendo en estos últimos meses en el mundo, que es esta protesta global que hemos visto desde Hong Kong hasta Chile, pero pasando por Haití, Colombia, Ecuador, en particular en América Latina. Cómo analiza usted qué es lo que está ocurriendo a nivel diríamos casi generacional de este momento de la historia en el que se produce la revuelta de un conjunto de países como no se había visto desde los años 1960, o como Marx lo había señalado en 1848 cuando habló de la « primavera de los pueblos » que se sublevaban entonces todos en Europa central.

Presidente Nicolás Maduro: Yo creo que estamos asistiendo a un segundo ciclo de agotamiento del modelo neoliberal destructivo y hay un cuestionamiento en el mundo del capitalismo neoliberal y de sus efectos destructivos en los derechos sociales de la gente, en el empleo, en las pensiones, en la educación pública, en la salud pública. Es un cuestionamiento global, en Europa, Francia y toda Europa.

En América Latina Chile, Ecuador, Colombia, Argentina, Brasil, Haití, Honduras, y en el mundo entero también hay un cuestionamiento grande, poderoso de los efectos nocivos sobre el ambiente, el clima, al llamado cambio climático por parte de este capitalismo desarrollista destructivo... Son dos elementos de crítica al modelo neoliberal, el elemento de crítica a la concentración de la riqueza, en el uno por ciento, a la ausencia de políticas sociales para garantizar derechos sociales, a la reversión, el regreso de los derechos sociales; y una segunda crítica, al tema del cambio climático que nos pone -de acuerdo a los científicos de la Organización de Naciones Unidas- a las puertas de una catástrofe climática como ha sido denunciado en Madrid recientemente, en la reunión de la COP Madrid, así que hay un levantamiento de una gran conciencia.

Te digo que es un segundo ciclo, porque el primer ciclo lo vivimos en la década de los 90, a finales de 1990 y dio como resultado en América Latina y el Caribe, el surgimiento de una corriente progresista, revolucionaria que gobernó casi todos los países del continente, encabezada por el comandante Hugo Chávez, por Lula Da Silva, por Néstor Kirchner, entre otros, por Tabaré, por Correa, Daniel Ortega, por Fidel, por Raúl.
Una corriente, una ola progresista, que fue la respuesta alternativa al agotamiento del primer ciclo que pudiéramos denominarlo así, del neoliberalismo. Ahora estamos en una segunda etapa de agotamiento... El neoliberalismo, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial no tienen respuestas ni para la inversión social, ni para el desarrollo de los pueblos, ni para el cambio climático, se agotaron, tiene que venir un nuevo modelo y ese modelo está marcado por una gran conciencia humanista, colectivista y yo diría, socialista del siglo XXI.

 

IR: Presidente en América Latina, dos acontecimientos han marcado los últimos meses. Por una parte en Argentina, la victoria electoral de Alberto Fernández y Cristina Fernández; y por otra parte en Bolivia, el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales, que formaba parte de esta generación de líderes que había encontrado una respuesta a los estragos del neoliberalismo en Bolivia, ¿cómo analiza usted estos dos acontecimientos?, ¿en qué medida son significativos de esta nueva América Latina?

Presidente Nicolás Maduro: Es una América Latina en disputa en toda la región y país por país. Los Estados Unidos han decidido reactivar la Doctrina Monroe, América para los americanos, o sea, América, todos nosotros para ellos, para sus intereses, para sus negocios, para su geopolítica y lo han hecho sin ningún tipo de vergüenza, han declarado que ha llegado el tiempo de la Doctrina Monroe, traer una doctrina neocolonial de principios del siglo XIX, 200 años después, a principios del siglo XXI, realmente es algo anti histórico y no tiene ningún tipo de posibilidad de desarrollarse, así lo creo, así lo creemos y esa disputa hoy pasa país por país; la agresión a Venezuela, la agresión al ALBA, la agresión a Nicaragua, a Cuba, el intento de golpe de Estado en Dominica... Toda la agresión al ALBA forma parte de esa lucha de disputa donde el imperialismo pretende imponer élites subordinadas a sus intereses para que gobiernen e impongan su modelo. Eso tiene patas cortas, tiene patas cortas.

Ahí tú ves el golpe de Estado en Bolivia, tomaron el poder, expulsaron a Evo Morales, masacraron al pueblo en el Alto, en La Paz, en Cochabamba, una masacre terrible, y el golpe de Estado sigue su marcha, sigue su marcha, pero cuando tú evalúas qué han hecho los golpistas en el gobierno, acomodar a los grupos económicos nuevamente, preparar la entrega de las riquezas naturales rescatadas por Evo, al imperialismo y a sus empresas, entregar el gas, el petróleo, el litio.

Son políticas equivocadas, privatizar, liberalizar todo, y ¿cómo está el pueblo hoy de Bolivia? Muy molesto, muy molesto, es una bomba de tiempo Bolivia, es una bomba de tiempo y los golpistas no podrán detener esa fuerza que permitirá restaurar el proceso de cambio que fundó nuestro hermano Evo Morales, ¿qué respuestas puede tener la derecha, golpista, fascista y racista de Bolivia? A favor del pueblo de Bolivia, ninguna, están agotados.

Su única capacidad con cierto éxito es su conspiración, es el complot, es la trampa que le montaron al hermano Evo Morales. En Argentina también te puedo decir Ramonet, asistimos al fin tempranero y prematuro de la era Macri, y ¿qué significó Macri? Neoliberalismo, privatización, negación de los derechos laborales, de los derechos sociales y en cuatro años se agotó. En Argentina no hubo una explosión social, porque hay un poderoso movimiento social y político, porque está el peronismo con toda su diversidad que supo canalizar con grandes movilizaciones de masas y luego con un poderoso movimiento electoral, una nueva alianza encabezada por el doctor Alberto Fernández y la compañera Cristina Fernández de Kirchner, que obtuvieron una gran victoria y que están dando los primeros pasos para salir de esa era desastrosa de Macri y el neoliberalismo. El continente es una zona en disputa y yo estoy seguro, que en los años que están por venir, en este año 2020 tendremos muy buenas noticias de cómo esa disputa va priorizando los intereses nacionalistas, independentistas, e integracionistas de América Latina, sobre los intereses del proyecto monroista, los intereses del proyecto de Bolívar y de los libertadores, por encima del proyecto neocolonial, del monroísmo trumcista, fuera de tiempo que han tratado de imponernos.

 

IR: Presidente, el año 2020 será también el año de las elecciones en Estados Unidos y todos sabemos que las elecciones en Estados Unidos, cualquiera que sea el resultado, tienen importancia para el conjunto del planeta, ¿qué opinión le merecen estas elecciones que serán en noviembre de este año? Y ¿cómo ve usted el debate actualmente político en Estados Unidos?

Presidente Nicolás Maduro: Bueno apenas se ha ido definiendo el panorama. El Congreso de Estados Unidos en la Cámara de Representantes, decidió iniciar los pasos para un juicio político, un impeachment, contra el presidente Donald Trump, seguro que a lo largo de este mes de enero, esa confrontación se pondrá más tensa y eso irá definiendo el campo electoral.

Hoy por hoy, nadie puede decir qué resultados habrá en las elecciones de Estados Unidos, nadie, si habrá cuatro años más de Trump, o vendrá un candidato demócrata, o una candidata demócrata. En el campo del Partido Demócrata, nada está definido, están muy parejos todas las candidaturas, las precandidaturas, y frente a Trump, también están muy parejos, así que no podemos hoy por hoy, saber con cierta certeza predictiva, qué va a pasar en las elecciones de los Estados Unidos.

Así que nosotros en nuestros países lo que tenemos es que seguir atendiendo lo nuestro, trabajando en lo nuestro, luchando por lo nuestro. Decía el gran libertador José de San Martín: “Seamos libres, lo demás no importa”. Así decimos desde Venezuela, frente a lo que sucede en las elecciones de Estados Unidos, una cosa u otra, seamos libres, unámonos, trabajemos con perseverancia, con capacidad de resistencia, con fe en lo nuestro, lo demás no importa.

 

IR: Quiere decir esto, Presidente, que cualquiera que sea el vencedor demócrata o republicano, su gobierno está dispuesto a dialogar con la administración próxima de Estados Unidos con respecto a los problemas que puedan existir entre Washington y Caracas.

Presidente Nicolás Maduro: Siempre, siempre. Nosotros hemos tenido durante los años 2017, 18, 19, múltiples formas de comunicarnos con el gobierno de Estados Unidos, múltiples, unas conocidas y otras todavía no conocidas, porque yo soy un hombre de diálogo, yo creo que los asuntos del norte, de esa súper potencia llamada Estados Unidos, de sus gobernantes, de sus élites, deben tratarse con diplomacia, con política, con p mayúscula, y con capacidad de diálogo. Lo he dicho al gobierno de Donald Trump y lo he hecho: cuando quiera, dónde quiera y cómo quiera estamos listos para el diálogo con respeto, con altura, con dignidad, para atender los asuntos bilaterales y para establecer nuevas bases de relacionamiento para la estabilidad de toda nuestra región, de tú a tú, los hijos de Bolívar aquí, de tú a tú, con los representantes de los gobiernos que existan en Estados Unidos.

Así que nuestra política seguirá invariable, esa política la fundó nuestro comandante Chávez, invariable, dignidad, respeto y diálogo. Con cualquiera que esté gobernando en Estados Unidos, ojalá que más temprano que tarde -siempre somos hombres de fe y optimistas en el futuro de nuestros países- ojalá que más temprano que tarde, se abra la conciencia en las élites de Estados Unidos, que la única relación positiva con América Latina y el Caribe, tiene que ser el respeto, la cooperación y el diálogo permanente.

 

IR: Presidente, para terminar yo quisiera pedirle si usted pudiera enviar un mensaje a la juventud en este año 2020, una juventud que estamos viendo se manifiesta a través del mundo, una juventud que ve con preocupación su futuro y que también está a la espera de consignas, de directivas, de consejos que usted puede dar con su gran experiencia política.

Presidente Nicolás Maduro: Bueno, la juventud en el mundo debe continuar e incrementar sus marchas, sus luchas, su resistencia contra el modelo excluyente y empobrecedor del neoliberalismo, tiene que seguir luchando por su derecho a la salud, a la educación, al empleo, a la cultura, su derecho a la felicidad social. La lucha por la felicidad social, por los derechos sociales, tiene que tener en la juventud la vanguardia, el motor fundamental para la defensa de la sociedad, sobre todo la sociedad del futuro que es la que le pertenece a esa juventud, y tiene que incrementarse la movilización de la conciencia mundial, contra la catástrofe climática que ha creado el capitalismo neoliberal, depredador. Es el capitalismo, es el modelo económico, social, depredador del capitalismo neoliberal quien nos ha llevado a las puertas de una catástrofe climática, como lo denuncian los científicos y los expertos del mundo.

Así que la juventud es la única que puede salvar el planeta, banderas de lucha, espíritu de lucha, creatividad, tomar las redes sociales, toda la juventud a la batalla porque el futuro le pertenece, el futuro nos pertenece y yo tengo la absoluta convicción de que un nuevo modelo, un nuevo mundo es posible, se está gestando y lo veremos nacer de manos de esta juventud, estoy seguro de eso.

 

IR: Muchas gracias señor Presidente y permítame desearle un feliz año nuevo a usted, a su familia y a su país.

Caracas, Palacio de Miraflores, miércoles 1 de enero de 2020.

Publicado enInternacional
Especulación inmobiliaria, impuestos, desigualdad y pobreza
 Publicamos una selección de los artículos más leídos durante el 2019. Fueron seleccionados de los periódicos desdeabajo ediciones 253-264 y Le Monde diplomatique, edición Colombia ediciones 185-196.

 

Millones de familias en Colombia viven en arriendo, con vivienda para un solo hogar o para varios (inquilinatos), y todas sueñan con tener casa propia, “el ahorro y la seguridad de toda una vida, para sí mismos y para el futuro de sus hijos”. Según estudios del Dane, solo 42,9 por ciento de los hogares cuenta con una unidad totalmente pagada, estos propietarios y el resto padecen los efectos de la especulación, explotación y exclusión inmobiliaria, la cual tiene intereses particulares y de clase social pero llamativamente encuentra terreno abonado en medidas expoliadoras y confiscadoras de los gobiernos municipales. Acá un acercamiento a esta realidad desde la experiencia nacional y bogotana.

 

Al caminar salta a la mirada: allí y allá, por todas partes, en edificios nuevos pero también en aquellos marcados por el paso del tiempo, los avisos de “Se arrienda” y/o “Vendo” pululan. Es un tema de oferta y demanda, piensa quien no está al tanto de los temas de la especulación inmobiliaria, pero al seguir en su camino encuentra otros edificios, unos que apenas están puliendo en sus terminados las decenas de manos que en ello intervienen, y sin embargo ya tienen pegado en sus ventanales: “Se vende” y/o “Se arrienda”. Y entonces lo que antes era oscuridad gana luz: compran no para solucionar la necesidad de habitar sino para especular, esto es, “hacer riqueza de la nada”.

Esta acción, como maniobras comerciales de otro tipo, son hijas de la mentalidad del “Dorado”, la misma que subyace en la cultura colombiana, mentalidad heredada de los invasores españoles, tan dados a vivir de la renta, de la especulación, del poco esfuerzo o sin desempeñar un trabajo útil o productivo, de los favores del gobernante, de la corrupción o del fraude. Mentalidad presente en todos los sectores de la sociedad colombiana, no solo los ricos, también los populares y la llamada “clase media”, que siempre anda pensando en cómo hacer rentar mejor sus ahorros, la pensión de un familiar, la liquidación recibida por parte de la empresa donde laboró por años y que ahora lo despide, la herencia de los progenitores: ¿comprar un taxi? ¿Invertir en un apartamento para venderlo en poco tiempo por el doble?...

El objetivo final es claro: se trata de lograr riqueza monetaria, como único fin que da sentido a la vida, por cualquier medio, producto de la especulación inmobiliaria, de prestar plata a un interés más alto del legalmente establecido, de acertar con la lotería o de cualquier otro golpe de suerte, trampa o gracia divina.

 

El mito del “Dorado”

 

La especulación es la actividad de comprar ciertos bienes con la intención consciente de revenderlos a los mayores precios posibles, generando un lucro rentístico de la diferencia. La actividad especulativa da lugar a movimientos anormales de precios no asimilables a fenómenos económicos reales de la esfera de la producción o del consumo. La especulación activa se ejercita sobre la base de variaciones de precios provocadas artificialmente. Estas acciones repercuten en un aumento de la incertidumbre y del riesgo presentes en la vida económica, y, específicamente, en pérdidas de salarios reales o del poder adquisitivo, esto es, en el empobrecimiento y caída en el bienestar de las clases trabajadora, popular y media. En Colombia, alimentan estas actividades especulativas inmobiliarias los recursos provenientes de la corrupción, el lavado de activos, la expoliación violenta, las economías mafiosas y el capital rentístico.

La cleptocracia institucional promueve la especulación inmobiliaria elevando los avalúos catastrales artificial y aceleradamente, al unísono del crecimiento de las tarifas impositivas (impuesto predial), provocando una espiral de transferencias de ingresos de los trabajadores hacia la clase política y la burocracia. En resumen, la “cleptocracia de Estado”1 confisca o usurpa, mediante el alza artificial de los avalúos catastrales y el aumento sostenido de las cargas tributarias sobre las viviendas (impuesto predial), un alto porcentaje de los ingresos del segmento productivo de la sociedad, convirtiendo el impuesto sobre la propiedad inmobiliaria en un instrumento de explotación. 

 

Ingresos, inflación y burbuja inmobiliaria

 

El gráfico 1 ilustra el estímulo e inflamiento de las burbujas inmobiliarias en Colombia inducidas por las administraciones públicas y los especuladores privados, durante el período 1995-2019; la economía permite describirlas pero es difícil predecir el momento exacto de su detonación. En estos 25 años, el promedio del avaluó oficial del metro cuadrado de las viviendas creció a un ritmo anual del 11,2 por ciento; esto es, 1,5 veces superior al crecimiento del índice de precios al consumidor (IPC) que fue de 7,3 por ciento; y de 3,4 veces más que el ingreso del país que en promedio fue de 3,3 por ciento anual (medido como crecimiento anual del PIB).

Entre los años 1995-1999 el avaluó oficial incrementó el precio del M² de la vivienda en 18,2 por ciento promedio anual. En solo el año 2010 el alza anual alcanzó la cifra de 36,1 por ciento y en 2013 se registra un aumento desorbitado y abusivo de 42,2 por ciento.

 

 

El aumento especulativo y sin precedentes en los precios de la vivienda produce numerosos y negativos efectos, por lo menos hacen referencia al siguiente decálogo de perversiones: i) obliga a muchas familias residentes a huir de las costosas ciudades metropolitanas, provocando el crecimiento explosivo de la conurbación y suburbios en algunas regiones; ii) extremas diferencias regionales en los precios de la tierra; iii) aumenta el riesgo de las ejecuciones hipotecarias en cuanto los hogares no pueden cancelar las deudas; iv) el alto valor de la tierra contribuye a los altos costos de vida en general y al empobrecimiento de sectores que no pueden incrementar sus ingresos al mismo ritmo; v) Las personas que experimentaron ejecuciones hipotecarias o viven cerca de las ejecuciones hipotecarias tienen una mayor probabilidad de enfermarse o, al menos, lidiar con un aumento de la ansiedad; vi) se ha demostrado que el mercado de viviendas inestables aumenta los casos de violencia; vii) las ganancias extraordinarias de la especulación inmobiliaria desestimula las inversiones útiles, productivas y que elevan el bienestar social; viii) la especulación inmobiliaria genera desigualdad, injusticia, exclusión y estratificación socio-económica en las ciudades y regiones; ix) la concentración de la riqueza y el ingreso se exacerba; x) se destroza el tejido social y con él se pierden los sentidos y sentimientos ciudadanos de organicidad, pertenencia, identidad, ética, cooperación y solidaridad.

Más temprano que tarde la burbuja inmobiliaria termina explotando. Tomando en cuenta las tendencias históricas de la valoración de la vivienda es viable pronosticar correcciones de mercado que van desde unos pocos puntos porcentuales a 50 por ciento o más de los valores máximos en algunos mercados inmobiliarios. Estas correcciones son “desagradables” y “severas”; el “desplome” acelera otros factores que conducen a la recesión económica. Ejemplos de ciclos anteriores indican que las grandes reducciones en los precios reales de las viviendas, incluso las reducciones de dos dígitos en algunas ciudades de Colombia, son completamente posibles a partir en un futuro no muy lejano.

De acuerdo con el Censo nacional de población y vivienda (Cnpv 2018), el Dane informó que en Colombia había en el momento censal 48,3 millones de personas, viviendo en 14.2 millones de hogares; el número de viviendas fue de 13,5 millones de unidades. Según la Encuesta de Calidad de Vida del año 2018, publicada por el Dane (ECV 2018), la situación de los hogares de acuerdo con la tenencia de la vivienda presenta los siguientes resultados: apenas el 42,9 por ciento cuenta con una unidad totalmente pagada; otro 5 por ciento es parcialmente propietario, dado que la está pagando; el resto, esto es el 52,1 por ciento de los hogares vive en condiciones de arriendo o subarriendo (33,5%); usufructuarios, esto es, con permiso del propietario sin pago alguno (14,9%); posesión sin título (2,6%); o en propiedad colectiva (1,2%).

La especulación inmobiliaria aleja cada vez más la posibilidad de que los hogares de clase media o popular puedan ser propietarios algún día de una vivienda. Como se anotó, el avaluó oficial de la propiedad inmobiliaria crece, en promedio anual, 3,4 veces más rápido que los ingresos de los hogares. A esta gravosa situación se suma el que, de acuerdo con los resultados de la ECV 2018, apenas uno de cada diez hogares en el país cuenta con ingresos que cubren más que los gastos mínimos indispensables. En la encuesta de 2018, 35 de cada 100 hogares considera que vive bajo condiciones de pobreza. La especulación inmobiliaria, inducida al alimón por el capital rentista y la “cleptocracia institucional”, empobrece acelerada y constantemente a los hogares colombianos al encarecer arbitraria y artificialmente los precios de la vivienda y, en consecuencia, los cánones de arrendamiento.

 

La construcción y su aporte a la economía y el empleo

 

A partir de la década de 1970, en medio de la avalancha proveniente del campo a las urbes, producto de la llamada “violencia bipartidista”, pero también de las políticas económicas y sociales impulsadas por gobiernos nacionales para estimular la migración campo-ciudad y así conseguir mano de obra barata, como consumidores que potenciaran el aparato productivo, migración evidente en los cientos de barrios de invasión que cubrían las periferias de ciudades como Medellín, Cali, Bogotá, la urbanización se convirtió en el principal motor del desarrollo en Colombia. Bajo las orientaciones del economista Lauchlin Currie, el Plan de las cuatro estrategias (1970-1974) incorporó las principales líneas de acción de quien fuera dos décadas atrás el jefe de la Misión del Banco Mundial a Colombia (1949); la reorientación de la política pública afirmaba que la urbanización está ineludiblemente ligada al desarrollo: debe estar planificada, debe buscarse su financiamiento, deben crearse millones de nuevos empleos urbanos, junto con la vivienda y los servicios públicos necesarios para garantizar un mayor bienestar para todos2.

La realidad histórica que se evidenció con posterioridad fue la construcción de centros urbanos inhumanos, violentos, segregados, congestionados, excluyentes, insolidarios, de anomia generalizada e insostenibles; esto es, modernización sin ciudadanía ni modernidad. La matriz fundadora de injusticia, discriminación, especulación, desigualdad, rentismo y estratificación y jerarquización socio-económica, herencia colonial, se trasladó del campo a la ciudad.

A mediados del siglo XX, la situación de la vivienda era bastante precaria: la construcción avanzaba a un ritmo inferior al índice de crecimiento de la población; por tanto, el hacinamiento y la mala calidad de las viviendas era moneda corriente. La construcción de viviendas aportaba apenas un poco más del 2 por ciento del ingreso nacional total del país. De acuerdo con el gráfico 2, a principios del siglo XXI la contribución del sector de la construcción al valor agregado nacional es de 3,9 por ciento; en 2015 alcanzó el pico de 8,1 por ciento; en los años siguientes se registra un paulatino y lento desinfle de la “burbuja” inmobiliaria producto del desfase o desequilibrio entre la especulación de precios de las viviendas y el lento crecimiento de los ingresos de los hogares, en consecuencia el aporte de esta rama económica cae a 6,9 por ciento en 2019.

En relación con el empleo generado por la construcción, éste se caracteriza, en una alta proporción, por ser precario, cíclico y efímero. Este es, sin embargo, un sector intensivo en la generación de empleo poco calificado. En el año 2001 la rama de la construcción generaba el 4 por ciento de los puestos de trabajo; en 2019 contribuye con el 6,8 por ciento del empleo nacional.

 

Especulación inmobiliaria y tributos en el Distrito Capital

 

Durante el período 1994-2019, Bogotá ha contado con 8 alcaldes; dos de ellos repitieron en el “segundo cargo más importante del país”: Mockus (1995-1997 y 2001-2003) y Peñalosa (1998-2000 y 2016-2019). Durante estos 26 años, el precio del M² de una vivienda de clase media (estrato socio-económico 4) en el Distrito capital, de acuerdo con el avaluó de la administración, se multiplicó por 13 al pasar de 271 mil pesos que valía en 1994 a 3,5 millones de pesos en 2019. En paralelo, la tarifa del impuesto predial a la propiedad de vivienda la elevaron las distintas administraciones distritales, con el apoyo del Concejo de Bogotá, de 6 a 6,8 por mil, entre 1994-2014; en 2017, se redujo ligeramente a 6,4 por mil y en 2019 trató de corregirse un poco los desmanes arbitrarios y usurpadores en la fijación de los avalúos oficiales (Gráfico 3).

 

 

Por alcaldías, los principales incrementos oficiales, tanto en avalúos como en tarifas, se registraron en dos alcaldías de tinte populista, mal llamadas de izquierda: Moreno-López (2008-2011) y Petro (2012-2015). Las políticas redistributivas de estas administraciones distritales descansan más en el ataque a la propiedad e ingresos de la clase media que a los de la oligarquía, empobreciéndola y generando dos polos sociales sin matices: ricos y pobres.

 

Empobrecimiento de la clase media

 

Allí donde la gente tiene esperanza, la sociedad cuenta con clase media. La existencia de clase media numerosa y estable es fundamental para la estabilidad política y el ejercicio ciudadano democrático. La clase media es una manera de ver la vida, no un estrato socio-económico específico. Por eso, la mayoría de los ciudadanos se describe a sí misma como de «clase media», cuando, según las estadísticas de ingresos, la mayoría no entraría en esa categoría. Decir «clase media» es una manera de describir a quienes aún creen en un camino lícito para salir de la pobreza y acceder a un nivel de vida más alto y decente, así como un futuro mejor y digno para sus hijos. Mentalmente puedes sentirte de clase media si crees en la movilidad social y que el trabajo productivo y el respeto de las normas de tu sociedad te llevarán allá donde quieras llegar3.

Las organizaciones políticas lumpen, la cleptocracia de Estado, los corruptos, las mafias organizadas y los especuladores inmobiliarios socaban y destruyen las ilusiones y esperanzas de la clase media. Con ello, se genera una agitada inestabilidad política, un sufrimiento adicional a las clases trabajadoras y viene a menos la democracia, así sea la realmente existente entre nosotros, contraída y solamente formal.

La democracia implica el ejercicio efectivo del poder por parte de un pueblo que no está dividido ni ordenado jerárquicamente en clases sociales, que tiene garantías reales para disfrutar de los derechos humanos, cuenta con la seguridad de vivir una vida digna, y su espíritu se materializa en una cultura, conciencia y autoconciencia del respeto por todas las expresiones de vida y el trabajo creativo, productivo y útil socialmente.

 

1   Término acuñado por el filósofo alemán Peter Sloterdijk, en los debates sobre las políticas fiscales de su país. Ver del autor: (2018) ¿Qué sucedió en el siglo XX? Ediciones Siruela, España.

2   Sandilands, Roger. (1990). Vida y política económica de Lauchlin Currie. Duke, Universiy Press- Legis, Colombia, pp. 246-266.

3   Friedman, Thomas. (2017, 6ta reimpresión). La tierra es plana. Breve historia del mundo globalizado del siglo XXI. Editorial Planeta Colombiana S. A., pp. 391-392.

*             Economista político y filósofo humanista. Escritor e investigador independiente. Integrante del comité editorial de los periódicos Le Monde diplomatique, edición Colombia, y desdeabajo.

Publicado enColombia
Página 1 de 358