"Carnicería americana": EE.UU. consumido por las drogas

La crisis sanitaria que emerge en Estados Unidos es apenas la punta del iceberg de problemas mucho más profundos y de carácter estructural. Dos de ellos parecen insoslayables: la hegemonía del capital financiero y la ambición por mantenerse en el primer lugar en el mundo mediante el uso y abuso de su poder militar.

 

Aunque es un tema bien conocido, la máxima autoridad económica estadounidense, Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, alertó que la epidemia de muertes por drogas está trastocando el mercado laboral al punto que las industrias no encuentran personal calificado para cubrir vacantes.


Yellen compareció ante el Senado de los EEUU a mediados de julio, donde afirmó que "la industria manufacturera tiene dificultad para dar con aspirantes con la preparación adecuada para desempeñar sus funciones" aunque, paradójicamente, el sector capacitado de la población "no se moviliza porque los salarios son bajos".


La tasa de participación laboral de los estadounidenses se encuentra al mismo nivel que en la década de los 70, hace casi medio siglo, en gran medida por "la adicción de los jóvenes en edad de trabajar a los opiáceos".


La funcionaria encontró tres razones para esa verdadera epidemia, que mata más personas que el pico del sida, alcanzado en 1995. Los jóvenes consumidores no se forman porque abandonan sus estudios. En segundo lugar, el consumo de opiáceos y otras drogas los apartan cada vez más del mercado de trabajo. En tercero, se registra una elevada tasa de suicidios y muertes por sobredosis, en gran medida por depresiones, en regiones que sufren problemas económicos y desocupación.


En 2014 hubo 1,3 millones de personas que necesitaron asistencia médica por consumo de medicamentos con receta y opiáceos, lo que representa el doble que en 2005. En referencia a lo que se considera una epidemia de drogadicción, que castiga especialmente a las personas en un grupo de edad entre los 25 y los 44 años, Yellen dijo que le resulta "extremadamente insólito", porque "EEUU es la única nación avanzada en la que hemos visto algo así".


Un extenso informe de The New York Times del mismo mes sostiene que las muertes por sobredosis son la primera causa de defunciones entre los menores de 50 años, y constata que siguen creciendo a un ritmo infernal: 19% entre 2015 y 2017. En la década de los 80, las muertes por sobredosis de drogas oscilaban entre 6.000 y 7.000 personas por año, trepando ocho veces hasta rozar las 60.000 que se estiman para 2017.
Lo más curioso es la percepción que las elites estadounidenses tienen sobre el tema, al que el New York Times considera "una plaga moderna", con la carga de miedos y temores que caen sobre una nación que desde siempre teme repetir las causas de lo que hace dos milenios provocó la "decadencia del Imperio Romano".


"En Ohio, que presentó una demanda la semana pasada acusando a cinco compañías farmacéuticas de fomentar la epidemia de opiáceos, estimamos que las muertes por sobredosis aumentaron en más del 25% en 2016", sostiene el periódico.


La droga más mortífera en este momento, sobre todo en estados donde la desindustrialización hizo estragos como Ohio, es el fentanilo y el carfentanilo, un tranquilizante 5.000 veces más potente que la heroína. Más de dos millones de personas dependen de los opiáceos legales y otros 95 millones de analgésicos recetados en 2016. En algunos condados, las reuniones de Narcóticos Anónimos están repletas de abogados, contadores y jóvenes profesionales con alto nivel educativo.


Se trata de un país que con el 5% de la población consume el 80% de los opiáceos farmacológicos del mundo. El Gobierno de Donald Trump ha creado una comisión para debatir medidas contra la epidemia de drogadicción, a la que ha definido como un problema del mismo nivel que el crimen y las pandillas, a las que denomina "la carnicería americana".


Los medios, los políticos y el empresariado estadounidense parecen rehuir la relación entre la epidemia de muertes por sobredosis y el modelo económico y social impuesto desde la década de los 80. En el mismo período en que se produjo el crecimiento exponencial del consumo de opiáceos, la riqueza del 1% se elevó hasta niveles inéditos, mientras los ingresos de la clase media blanca se derrumbaron.
Lea también: El 77% del dinero ilegal de la droga se queda en Estados Unidos y Europa


Millones de adictos comenzaron por el consumo de tranquilizantes en la década de los 90, cuando empezaron a sentirse las primeras consecuencias del modelo neoliberal. Los opiáceos de prescripción legal son un inmenso negocio para las farmacéuticas. En los últimos 15 años las recetas de estos medicamentos contra el dolor se han triplicado, pero el 75% de los heroinómanos empezó con esos analgésicos.


Se trata de personas con sus vidas y familias destrozadas, ya que al perder sus puestos de trabajo en la vieja industria fordista, reconvertida con la automatización y luego con la robotización de la cuarta revolución industrial, no pudieron reciclarse a los nuevos empleos altamente tecnificados. Nadie los ayudó, en un país individualista donde surgen voces que piden que se deje morir a los drogadictos sin atenderlos, como ya sucede con las autoridades de algunos condados de Ohio.


La crisis sanitaria que emerge en Estados Unidos es apenas la punta del iceberg de problemas mucho más profundos y de carácter estructural. Dos de ellos parecen insoslayables: la hegemonía del capital financiero y la ambición por mantenerse en el primer lugar en el mundo mediante el uso y abuso de su poder militar.


El capital financiero siempre existió, pero sólo se vuelve dominante cuando la economía real, la producción de mercancías, es desplazada por la especulación, signo inequívoco de la decadencia de las naciones. Los propietarios del capital dejan de confiar en inversiones de largo plazo y apuestan por ganancias inmediatas en el casino de la especulación, convirtiendo a las bolsas de valores en parte del mecanismo especulativo.


EEUU muestra varias fracturas que tienden a crecer. Al viejo conflicto social que afecta a la población negra se suma la actual epidemia de opiáceos, que muestra dos nuevas y tremendas fracturas. Por un lado, la que afecta a las clases trabajadoras y profesionales, como consecuencia del modelo neoliberal. En paralelo, aparece la división geográfica entre la Costa Este, decadente, y la Oeste, más próspera y volcada hacia las nuevas tecnologías. Ambas pueden terminar por hundir al mayor imperio de la historia.

 

Raúl Zibechi
Sputnik

Publicado enInternacional
México y EU detuvieron a 100 mil 234 menores centroamericanos en 2016

El número de menores de edad (niñas, niños y adolescentes) que migraron desde países centroamericanos hacia México, o de dichos países y de aquí hacia Estados Unidos, llegó a su máximo histórico en 2016, cuando más de 100 mil fueron aprehendidos por autoridades migratorias de ambos países, indica el anuario de migración y remesas México 2017 elaborado por la Fundación Bancomer y el Consejo Nacional de Población (Conapo).


Detalla que el año pasado fueron detenidos 100 mil 234 menores (59 mil 692 en Estados Unidos y 40 mil 542 en México) en su intento por migrar a alguno de los dos países, incremento de 9.3 por ciento frente al máximo histórico previo, que era de 91 mil 637 aprehensiones en 2014 (de las cuales 68 mil 541 fueron en Estados Unidos y 23 mil 96 en México).


En nuestro país el aseguramiento de menores extranjeros por las autoridades migratorias se incrementó más de 900 por ciento en los recientes seis años, al pasar de 4 mil 43 detenidos en 2010 a 40 mil 542 al cierre del año pasado, según cifras preliminares.


El 44 por ciento de los menores migrantes detenidos en el país el año pasado (17 mil 889) iban sin compañía de un adulto.


De acuerdo con el reporte, elaborado con base en datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob) y en información registrada por el Instituto Nacional de Migración (INM) en los lugares de aseguramiento, casi la mitad de los detenidos en 2016 correspondió a guatemaltecos (41.6 por ciento), hondureños (28.8) y salvadoreños (24.7 por ciento).


La mayoría de las detenciones de menores extranjeros correspondió a varones adolescentes de entre 12 y 17 años (40 por ciento), pero los datos del informe muestran que entre 2010 y el año pasado el grupo etario que más creció fue el de niñas de cero a 11 años, que pasó de 8.3 a 19.8 por ciento de total.


Los datos mensuales sobre arrestos de menores extranjeros por las autoridades migratorias mexicanas muestran una tendencia al alza, con tres cúspides muy notorias: 3 mil 714 hechos en junio de 2014; 4 mil 224 en noviembre de 2015 y 5 mil 80 en octubre de 2016.


En el caso de Estados Unidos, de acuerdo con el informe, el año pasado las autoridades de ese país detuvieron a 59 mil 692 menores que intentaban migrar sin compañía de sus padres, casi 50 por ciento más que 39 mil 970 registrados en 2015, según cifras de la Patrulla Fronteriza.


Sin embargo, el pico máximo de detenciones de menores extranjeros ocurrió en 2014, cuando las autoridades estadunidenses detuvieron a 68 mil 541 menores, incremento de más de dos y media veces respecto de 18 mil 411 detenidos apenas cuatro años antes, en 2010.


La mayoría de los menores aprehendidos en territorio estadunidense el año pasado era de Guatemala (18 mil 913), seguidos de El Salvador (17 mil 512), México (11 mil 926) y Honduras (10 mil 468).


De los menores no acompañados aprehendidos en Estados Unidos 68 por cinto tienen entre 15 a 17 años y 33 por ciento son mujeres.


En el año fiscal 2016 (que se refiere al periodo que va de octubre del año previo a septiembre del año de referencia) la mayoría de los menores no acompañados (67 por ciento) fueron aprehendidos en Río Grande Valley, frontera con Tamaulipas, aunque muchas de las detenciones se dieron también en Tucson y Yuma (en la frontera con Sonora).


El anuario también documenta que el número de deportaciones de niñas, niños y adolescentes desde Estados Unidos subió ligeramente el año pasado respecto de 2015 (al pasar de 11 mil 743 a 13 mil 746 casos) pero disminuyó de manera importante frente al número de casos registrados en 2010 (que fue de 20 mil 438 deportaciones).

Publicado enInternacional
El nuevo "hogar del pueblo": la lucha de Suecia contra la desigualdad

A pesar de su reputación como uno de los países con mayor igualdad del mundo, Suecia ha tenido que enfrentarse al crecimiento de la brecha entre ricos y pobres

La de Karl Möller es una imagen atípica en la lucha contra la desigualdad. Entre doce mujeres, cada una con un bebé en los brazos, él es el único varón. "No estoy acostumbrado pero me gusta la experiencia, muy diferente a los despachos de ingeniería, predominantemente masculinos, a los que sí estoy acostumbrado", dice.


Möller (45) forma parte de un programa que abarca a toda la ciudad de Gotemburgo para mezclar clases sociales, géneros y etnias con el objetivo de convertir a la segunda mayor ciudad de Suecia en un lugar con más igualdad. Inaugurados en marzo, estos recientemente integrados "centros de familia" aspiran a apoyar a las familias que más lo necesitan. "Para nosotros, es importante estar en áreas donde hay diversidad para crear más igualdad", dice Helen Antonson, encargada del proyecto.
En Gotemburgo y en toda Suecia el tema de la igualdad es muy importante. Primera entre los 152 países del Índice de Compromiso con la Reducción de la Desigualdad de Oxfam, Suecia ha sido considerada durante mucho tiempo un ejemplo mundial de equidad.


En el poder durante 81 de los últimos 100 años, el centro-izquierda se ha esforzado por ser "el hogar del pueblo" (folkhemmet), con el Estado socialdemócrata comportándose como una familia, preocupado por todos y sin dejar a nadie atrás. Suecia se ha convertido en uno de los países con mayor igualdad social del mundo.


Pero a pesar de su reputación, en las últimas décadas hasta Suecia ha tenido que reconocer su propio problema de desigualdad. Según Per Molander, exasesor del FMI y autor de un reciente libro sobre la desigualdad, "lo cierto es que el crecimiento de la desigualdad [en Suecia] desde los años 80 ha sido uno de los más grandes en todos los países de la OCDE". "Hay un gran consenso en la retórica sobre la igualdad: muy pocos políticos dirán que están en contra, porque tenemos una gran tradición de equidad en nuestro país, pero la brecha entre la retórica y los hechos es muy grande", dice.


De acuerdo con una encuesta de 2016, en Suecia hay actualmente 178 personas con fortunas valoradas en miles de millones de coronas suecas, 22 personas más que en 2015. En conjunto, su riqueza acumulada representa más de dos veces el presupuesto anual del Estado sueco. La cantidad de personas con fortunas valoradas en millones de dólares también está creciendo a toda velocidad.


Botellas de champán y pandillas callejeras


Una moda entre la juventud dorada de Estocolmo es el vaskning, el ostentoso "vaciado" de botellas de champán en el desagüe. Mientras tanto, en el tristemente célebre barrio Rosengård de Malmö viven los inmigrantes pobres en una atmósfera propicia para la proliferación de pandillas violentas.


Unicef, el programa de la ONU para la infancia, informó el año pasado que Suecia estaba "en declive" en lo relativo a las oportunidades para los niños más pobres, con un número creciente en una situación "de mucha desventaja". Según el ministerio de Salud Pública, la esperanza de vida de un sueco que sólo haya recibido educación básica es cinco años menor que la de uno con estudios universitarios.


Según Molander, el origen del cambio hay que buscarlo en la década de los 80, cuando los socialdemócratas empezaron a experimentar con políticas de libre mercado y desregularizaron el mercado de créditos. Pero el cambio se aceleró tras la profunda crisis económica de principios de los 90. "Después de la crisis, se generó una especie de desesperanza, una pérdida del control: ya no había capital político para defender las clásicas medidas socialdemócratas", dice Molander.


La centroizquierda sueca siguió adelante con la desregularización y la privatización de infraestructuras: el correo, la electricidad, las telecomunicaciones y los trenes. Al mismo tiempo se presentaron las "escuelas libres", públicas aunque de gestión privada, que en el Reino Unido sirvieron de modelo a los conservadores de David Cameron para sus reformas educativas de 2010.


Los conservadores suecos se mantuvieron en el poder entre 2006 y 2014, un período en el que recortaron los impuestos sobre la renta y sobre las propiedades, rechazaron un impuesto sobre el patrimonio y lanzaron un paquete de recortes impositivos para las pequeñas empresas. El ingreso de capital proveniente de la venta de propiedades y acciones se disparó gracias a la bolsa de valores y a un mercado de inmuebles en pleno auge. Según el economista de LO (la mayor central sindical de Suecia) Thomas Carlén, los ingresos de los directores ejecutivos se "despegaron" de los del resto. "Se puede ver la creciente desigualdad que hay entre las empresas del país".


La creación de una ciudad igualitaria


A pesar de las tres décadas de mercados desregularizados, recortes de impuestos y reducción de prestaciones sociales, Suecia todavía posee algunas de las políticas impositivas y de gasto público más progresistas del mundo según Oxfam. Además, su defensa de la mujer en el lugar de trabajo es ejemplar. Para el informe de la ONG, lo más destacable es el redoblado esfuerzo para reducir la brecha entre ricos y pobres en Suecia.


Las cosas empezaron a cambiar en el año 2014 con la elección de una coalición de centroizquierda formada por el Partido Social Demócrata y el Partido Verde, que se propusieron revertir "los recortes impositivos irresponsables". Ayudada por una economía en crecimiento, la coalición aumentó las prestaciones para los desempleados, los enfermos y las familias con hijos. También incrementó el impuesto sobre la renta para los que más tienen y trató de aumentar los impuestos a bancos, aerolíneas y accionistas. La coalición estableció además una Comisión para la Igualdad en Salud y declaró que "las brechas en atención sanitaria evitables debían cerrarse en una generación".


Hasta ahora, las medidas apenas han tenido efecto en cuanto a la redistribución de riqueza hacia los más necesitados, pero la oposición política que generan es feroz. Según Anna Kinberg Batra, la líder conservadora, "los grandes aumentos de impuestos amenazan las fuentes de trabajo y el crecimiento".


En Gotemburgo, la capital industrial de Suecia, la nueva alcaldesa ha convertido a la lucha contra la desigualdad en su principal objetivo. "Para un político socialdemócrata, no hay mayor ambición que una sociedad igualitaria", dice Ann-Sofie Hermansson (52), que antes de gobernar la ciudad trabajó como operaria de montacargas en Volvo. "Se trata de decencia, pero también es bueno para la economía... Si aumentamos la igualdad, conseguimos más confianza y un crecimiento más sólido: es bueno para todos".
De acuerdo con una encuesta del ayuntamiento de Gotemburgo, la brecha entre ricos y pobres en la ciudad se ha multiplicado por cuatro en los últimos veinte años. Lo más impactante de la encuesta fue descubrir que los habitantes de las áreas más ricas vivían nueve años más en promedio que los de las zonas pobres.


Desigualdades abismales


Cuando los periodistas compararon los ingresos de los habitantes de una manzana de mansiones privadas sobre la costa con los de los residentes de unos complejos de apartamentos del otro lado de la ciudad, superpoblados y habitados en su mayoría por inmigrantes desempleados, descubrieron que la diferencia era abismal: más de medio millón de coronas suecas (56.000 euros).


El programa insignia de la alcaldesa, Gotemburgo Equitativa, promete inversiones de largo plazo para crear una ciudad más igualitaria. "Durante muchos años hemos tenido programas para solucionar la desigualdad", dice la alcaldesa. "Tomamos algo de dinero, llevamos a cabo un proyecto en la periferia de la ciudad y luego el dinero se acaba y el proyecto se detiene. La idea detrás de Gotemburgo Equitativa es no limitarnos a pequeños proyectos: tenemos que pensar en la igualdad todo el tiempo cuando planificamos".


No se escuchan voces contra el programa. Aunque en un momento en el que escasean los puestos de trabajo algunas personas cuestionen la meta de la igualdad por la igualdad misma, los conservadores dentro del ayuntamiento dirigen sus críticas más hacia los métodos que hacia los motivos. "Nosotros y los partidos de izquierda tenemos el mismo objetivo: hacer de Gotemburgo una ciudad cohesionada. Pero tenemos diferentes formas de llegar a esa meta", dice David Lega, líder del Partido Demócrata Cristiano de la ciudad. "Debemos poner mucho esfuerzo en mejorar el ambiente para las pequeñas empresas, responsables de 9 de cada 10 puestos de trabajos nuevos".


La centroizquierda tiene el control del ayuntamiento de Gotemburgo desde hace 23 años, señala Lega, los mismos en los que la desigualdad se salió de control. "Para crear una ciudad igualitaria, este no puede ser solo un proyecto secundario, tiene que estar establecido en el presupuesto", dice. "Debemos centrarnos en los efectos a largo plazo y no en las soluciones rápidas".


La alcaldesa cree que es de gran ayuda que "todos los principales protagonistas" del debate se muestren preocupados por el tema de la desigualdad.


¿La desigualdad obstaculiza el crecimiento económico?


Aunque en la década de los noventa la OCDE celebraba los recortes a los salarios y a las prestaciones sociales, ahora sus investigaciones demuestran que la desigualdad daña al crecimiento económico. En su momento un acérrimo defensor del neoliberalismo, el FMI ha establecido la lucha contra la desigualdad como parte de su mandato para ayudar a los países a mejorar el desempeño económico.


Según Michael Ivarsson, director de Gotemburgo Equitativa, "es un problema muy grande y hay muchas cuestiones políticas": "Hay que ser muy modesto".
En noviembre, Gotemburgo será el centro de atención cuando los líderes de la Unión Europea se reúnan en la ciudad para una cumbre social especial en favor del empleo justo y el crecimiento.


" Suecia parecería estar relativamente bien en términos de salud y desigualdad, pero nuestra hipótesis y la de muchos otros colegas suecos, es que se pueden hacer muchas más cosas", dice el profesor Michael Marmot, líder de la comisión que redactó el influyente informe de la Organización Mundial de la Salud en el que se argumenta que las desigualdades en materia de salud podrían erradicarse en una sola generación. "Con eso debemos empezar: podemos hacer mucho más, podemos hacer la diferencia".
Oxfam está de acuerdo y sugiere que incluso los países que encabezan su lista tienen margen para mejorar. De acuerdo con el informe, más de dos tercios de los países incluidos en el índice de Oxfam está haciendo menos de la mitad de lo que podría para reducir la desigualdad.


Mucha gente en Suecia también cree que la creciente brecha entre ricos y pobres no es algo inevitable. Según Olle Lundberg, director de la Comisión por la Igualdad en Salud de Suecia, "con frecuencia se reduce a los recursos: muy pocos maestros, enfermeros y otros profesionales. Y si se quiere solucionar eso, costará mucho dinero". "Pero ha habido un cambio en el clima político de Suecia. Ahora, todos los partidos hablan de la desigualdad".

 

Por David Crouch - Gothenburg
21/07/2017 - 20:26h


Traducido por Francisco de Zárate

 

 

Publicado enPolítica
El discurso de Jeremy Corbyn a los jóvenes en el Festival de Glastonbury

Aclamado por el público joven como una estrella del espectáculo en el Festival de Glastonbury, la celebración musical anual más concurrida de toda Gran Bretaña, Jeremy Corbyn pronunció el pasado 24 de junio una alocución apasionada desde uno de sus escenarios, Pyramid Stage, tras ser presentado por el organizador principal, Michael Eavis.

 

¡Michael, no te vayas! ¡No te vayas, Michael! ¿Podéis aplaudir todos a Michael Eavis? Michael, tengo aquí un regalo para ti que dice: ‘Michael, motivo de inspiración que dio espacio a millones de personas gracias a Glastonbury’. Gracias, Michael Eavis, por todo lo que has hecho.

Quiero darle las gracias a Michael por prestarnos su granja, por dejar este espacio todos estos años para que la gente pueda venir a gozar de la música, a disfrutar de buena compañía y de un pensamiento inspirador. Michael, tú nos abriste camino a todos. Trajiste el espíritu de la música, trajiste el espíritu del amor, trajiste el espíritu de las ideas y el espíritu de los grandes mensajes y si puedes ver a lo lejos, mira el muro que rodea este magnífico festival. Hay en ese muro un mensaje para el presidente Donald Trump. ¿Sabéis lo que dice? Construye puentes, no muros.

Sabéis, la política tiene en realidad que ver con la vida cotidiana. Tiene que ver con todos nosotros, con lo que soñamos, lo que queremos y lo que queremos para todos los demás. Lo fascinante de las últimas siete semanas de campaña por toda Gran Bretaña fue que los comentaristas políticos se equivocaron. Las élites se equivocaron. La política tiene que ver con la vida de todos nosotros, y la espléndida campaña en la que andaba metida y que me he sentido tan orgulloso de encabezar, devolvió a los jóvenes a la política, porque creyeron que había algo que se les ofrecía a ellos.

Pero lo que supuso aun mayor motivo de inspiración fue el número de jóvenes que por primera vez se implicaron. Porque estaban hartos de que se les denigre, hartos de que se les diga que no importan. Hartos de que se les diga que nunca participan, y absolutamente hartos de que les digan que su generación iba a pagar más para tener menos en educación, en salud, en pensiones y en todo los demás.

Hartos de que tengan que aceptar bajos salarios e inseguridad, y que de contemplarlo simplemente como parte de la vida. Pues no funcionó precisamente así, ¿verdad? Esa política se salió de madre y no hay quien la vuelva a echar atrás. Porque estamos exigiendo y consiguiendo algo muy distinto en nuestra sociedad y en nuestra vida. Hay una serie de cosas que son preguntas muy, muy sencillas que deberíamos hacernos. ¿Está bien que haya tanta gente en nuestro país que no tiene una casa en la que vivir y que para dormir sólo tiene la calle? ¿Está bien que que haya tanta gente que vive en la pobreza y que está aterrada por los sitios en los que vive, después de haber contemplado los horrores que tuvieron lugar en la Torre Grenfell? ¿Está bien que haya tanta gente que vive en esa pobreza en una sociedad rodeada de tantas riquezas? No, evidentemente no está bien. ¿Y está bien que los ciudadanos europeos que viven en este país, que hacen su aportación a nuestra sociedad, que trabajan en nuestros hospitales, escuelas y universidades no sepan si se les va a permitir quedarse aquí? Os lo digo, deben quedarse todos y tienen que formar parte de nuestro mundo, parte de nuestra comunidad.

Porque de eso van los los festivales, de lo que va este festival es de aunar esfuerzos. Este festival se concibió para la música, pero también para el medio ambiente y la paz. Ya oísteis antes el mensaje de E.P. Thompson, y qué hombre tan magnífico era.

¿Sabéis qué? Cuando la gente piensa lo mismo en todo el mundo, coopera igual, quizá en lenguas diversas, con fes distintas, la paz es posible y debe conseguirse. ¿Y sabéis qué? Acabemos con eso de denigrar a los refugiados, gente que busca un lugar que sea seguro en un mundo peligroso y cruel. Son seres humanos como nosotros, hoy y aquí. Buscan un lugar seguro y poder realizar su aportación al futuro de todos nosotros, así que apoyémosles en su momento de necesidad. No son una amenaza ni un peligro.

Pero echémosle un vistazo a la inestabilidad y los problemas de todo el mundo y abordemos las causas de la guerra: la avidez de recursos naturales, los derechos humanos, el encarcelamiento irracional de los opositores políticos. Hagamos por construir un mundo de derechos humanos, de paz, justicia y democracia en todo el planeta.

Este sitio de Glastonbury es verdaderamente magnífico. Recuerdo haber venido de niño, me trajeron mi padre y mi madre a Glastonbury, me acuerdo de cómo pensaba que era una zona llena de magia, porque tiene algo especial. Es un lugar al que la gente viene a juntarse y hacer cosas.

Tenemos democracia porque hubo gente que dio su vida para que pudiéramos conseguir el voto. Porque hubo mujeres que sacrificaron su vida para que las mujeres pudieran conseguir el derecho al voto en la época de la I Guerra Mundial. Esa determinación de lo colectivo consiguió para todos nosotros el principio de la atención sanitaria como derecho humano. Nada hubo que nos dieran desde arriba las élites y los poderosos. Sólo se consiguió desde abajo gracias a las masas populares que exigían algo mejor, que demandaban su parte del pastel, de la riqueza que se crea.

De manera que se trata de reunir ideas. Se trata de conseguir unidad. Nos sentimos inspirados por muchas cosas. En todo niño hay un poema, en todo niño hay un cuadro, en todo niño hay música. Pero a medida que la gente se hace mayor, se siente violenta con esto: ‘Ay, no puede pensar eso, no puede ser que escriba poesía’. ¡No! Quiero que todos nuestros niños se sientan motivados, que todos nuestros niños tengan derecho a aprender música, a escribir poesía y a pintar de la forma que deseen.

Este festival, este magnífico festival y todos sus escenarios y su música dan una oportunidad a muchísimos músicos jóvenes para que puedan realizar sus logros e inspiranos a todos. Y me siento orgulloso de estar aquí por eso. Estoy orgulloso de estar aquí para dar aquí mi apoyo al movimiento por la paz y al modo en que transmite su mensaje. Pero también me siento muy orgulloso de estar aquí por las causas medioambientales que lo acompañan.

No podemos seguir destruyendo este planeta por medio del cambio climático, por medio de la polución, de la destrucción del hábitat, por medio de la contaminación de nuestros mares y ríos. Tenemos que vivir en este planeta y no hay más que uno. Ni siquiera Donald Trump se cree que haya otro planeta en algún otro sitio. Usemos la tecnología que tenemos para gestionar y controlar el empleo de nuestros recursos, de modo que el planeta siga aquí para las futuras generaciones en mejores condiciones de las que se encuentra en el presente.

Pero también tiene que ver con la creatividad. La creatividad es lo que nos ha dado esas cosas de las que he hablado. Esa creatividad de todos juntos puede ser una herramienta para trasmitir un mensaje, el mensaje de que el racismo es algo equivocado, algo que nos divide, algo maligno en nuestra sociedad. El racismo, en cualquiera de sus formas, nos divide, debilita y niega las habilidades y la brillantez de la gente a la que se discrimina. Justo de la misma forma que lo hace el sexismo. Ya se trate de salarios más bajos para las mujeres, de menos oportunidades para las mujeres o aspiraciones más limitadas. Tenemos que poner en tela de juicio el sexismo en cualquiera de sus formas en nuestra sociedad. Y debemos desafiar la homofobia, cuestionar toda la discriminación que no cesa. Y garantizar que la sociedad que queremos construir sea inclusiva para todos.

Yo quiero ver un mundo en el que haya en nuestra sociedad oportunidades de veras para todos. Y eso significa compartir la riqueza en cualquier parte de nuestro país, y que recurramos a políticas globales que compartan de verdad la riqueza, y no se regodeen en los niveles de justicia y desigualdad, en donde los ricos parecen hacerse inexorablemente más ricos y la inmensa mayoría sale continuamente perdiendo. Los que son desesperadamente pobres viven en los márgenes de la sociedad, lo que se conoce fundamentalmente como cuarto mundo. A buen seguro que podemos, como seres humanos inteligentes, hacer las cosas de modo diferente y hacer las cosas mejor. Y estando hoy aquí en Glastonbury, hacemos las cosas de modo diferente y sentimos esa inspiración.

Aprendemos de mucha gente en nuestra vida. Aprendemos de nuestros amigos, aprendemos de nuestros padres, aprendemos de nuestros profesores, aprendemos de los que han escrito música o poesía para nosotros. Ese mismo sentido de abrir el potencial de todos nosotros es lo que encuentro tan inspirador.

A mí me inspiran muchos poetas y mucha gente. Creo que deberíamos adoptar la máxima en la vida de que toda la gente que nos encontramos es única. Todo el mundo sabe algo que no sabemos, es ligeramente distinto de nosotros de distintas maneras. No los veamos como una amenaza, no los veamos como enemigos. Veámoslos como fuente de conocimiento, fuente de amistad y fuente de inspiración.

Si me dejáis, me gustaría citar a uno de mis poetas preferidos, Percy Bysshe Shelley, que escribió muchos poemas a principios del siglo XIX y viajó extensamente por Europa. Pero los versos suyos que más me gustan son los siguientes:

Alzaos como leones tras la somnolencia
En número invencible,
Echad a tierra como rocío vuestras cadenas
Caídas sobre vosotros en el sueño.
Sois muchos, ellos sólo unos pocos.

Cito a Shelley porque fue una inspiración, igual que otros muchos lo son. Estoy orgulloso de estar en Glastonbury porque es motivo de inspiración para los festivales de música de todo el país. Juntémonos y reconozcamos que otro mundo es posible si aunamos fuerzas para comprendemos eso. Comprender el poder que tenemos para lograr esa sociedad mejor, decente, en la que todo el mundo importa y en el que quienes se ven asolados por la pobreza ven que su vida se enriquece y hace que el resto de nosotros nos sintamos seguros con ese enriquecimiento.

Muchísimas gracias, Glastonbury. Gracias por haberme invitado hoy. Estoy orgulloso de estar aquí. Muchísimas gracias, Glastonbury.
Jeremy Corbyn es el líder del Partido Laborista del Reino Unido

 

02/07/2017


Fuente:
New Musical Express, 24 de junio de 2017
Traducción:
Lucas Antón

Publicado enSociedad
Crisis de migrantes centroamericanos en México

La crisis humanitaria olvidada de esta ola migratoria alimenta el oscuro panorama en México, donde los asesinatos, secuestros, desapariciones forzadas y ejecuciones sumarias carcomen al país desde hace una década.
El informe de MSF se presenta en un contexto de mayores controles migratorios en EE.UU.

México enfrenta en su propio territorio una crisis humanitaria que nace en Honduras, El Salvador y Guatemala, países que cada año expulsan a medio millón de personas que, en su mayoría, intentan llegar a Estados Unidos. Sin embargo, cada vez es mayor el número de migrantes que pretende quedarse en México, y el número de solicitudes de asilo pasó de 1,100 en 2011 a unas nueve mil en 2016. Para este año de estima que las peticiones podrían llegar a 20 mil refugiados, de acuerdo con estimaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF), que ayer presentó el informe “Forzados a Huir del Triángulo Norte de Centroamérica”.

MSF considera una crisis humanitaria olvidada a esta ola migratoria, motivada por la extrema violencia que se vive en Honduras, El Salvador y Guatemala, la que además alimenta la crisis humanitaria en México, donde los asesinatos, los secuestros, las desapariciones forzadas, las ejecuciones sumarias y la impunidad carcomen al país desde hace una década. A pregunta expresa, el director de operaciones de MSF para América Latina, Marc Bosch, consideró preocupante la posibilidad de que el gobierno de Enrique Peña Nieto pretenda utilizar el flujo migratorio centroamericano como moneda de cambio para negociar su relación política y comercial con la administración de Donald Trump durante la próxima cumbre sobre indocumentados, anunciada a finales de marzo pasado por John Kelly, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El encuentro se programa para realizarse en Miami y sería copresidido por Estados Unidos y México, con representantes del llamado Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA): Honduras, El Salvador y Guatemala. En esta reunión también participarían Canadá y Colombia en calidad de observadores.

El informe de MSF se presenta en un contexto de mayores controles migratorios, detenciones y expulsiones desde Norteamérica que podrían “empujar a más refugiados y migrantes a las redes de tráfico de personas y de organizaciones criminales”. Así, México podría convertirse no sólo en un inmenso muro de contención de migración centroamericana hacia Estados Unidos, sino un país receptor de estos flujos.

Y si bien aún existe un elevado índice de migración económica, al menos el 50 por ciento de los centroamericanos que se internan en México lo hacen huyendo de situaciones que se encuentran en cualquier país en guerra, aunque para ello deban llegar a un país donde la violencia ha alcanzado niveles sólo superados por Siria. México registró 23 mil asesinatos en 2016, superando a Iraq y Afganistán, según un reporte del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos dado a conocer el martes pasado. De hecho, un mapa de las desapariciones en México coincidiría con las rutas de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos, dice Rita Robles Domínguez, del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdoba, con sede en Tapachula, Chiapas.

MSF realizó un sondeo con 467 migrantes procedentes del TNCA. Para el 39.2 por ciento, “las principales razones para abandonar su país” fueron ataques directos o amenazas a ellos o sus familias, así como episodios de extorsión y reclutamiento forzado por bandas criminales. De ellos, arriba de dos tercios fueron recibidos en México con más actos de violencia.

Nueve de cada 10 migrantes atendidos por MSF entre 2015 y 2016 sufrieron al menos un episodio de violencia en sus países de origen y/o durante su tránsito por México hacia Estados Unidos.

De por sí, “la implacable violencia y el sufrimiento emocional” padecido por estos migrantes “no es diferente a lo que experimentan las poblaciones que se encuentran en zonas de conflicto donde hemos estado trabajando durante décadas”, dice Bertrand Rossier, coordinador general de la organización en México. Los países del TNCA registran 150 mil asesinatos en los últimos 10 años.

Asesinatos, secuestros, amenazas, reclutamiento por “actores armados no estatales”, extorsiones, violencia sexual y desaparición forzada se encuentran en la lista de situaciones de violencia que padecen los migrantes centroamericanos en su paso por México. Todas ellas “son realidades propias de una guerra, pero también son situaciones que estas personas están sufriendo”.

De hecho, aún mucho antes de que iniciara la era Trump, México desató una cacería de migrantes a partir de implementación del Programa Integral Frontera Sur, anunciado por el presidente Enrique Peña Nieto en julio de 2014. “Se vendió como un plan para proteger la integridad de los migrantes y combatir a los grupos criminales que los atacan; en la práctica, se convirtió en una verdadera cacería de migrantes”, dice Alonso Hernández, director del Albergue Paso FM4 de Guadalajara, la capital del estado de Jalisco y miembro del Comité Ciudadano del Instituto Nacional de Migración.

Los migrantes saben de la violencia que les espera en México, y aun así vienen, lo cual habla de la dimensión de la violencia de la que huyen desde Honduras, El Salvador y Guatemala, subrayó Elena Estrada Cocina, responsable de Asuntos Humanitarios de MSF.

MSF hizo un llamado a los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala, así como a los de México, Estados Unidos y Canadá, para que garanticen alternativas a las detenciones masivas de migrantes y para que se adhieran a los principios de no expulsión. “Estamos ante una crisis humanitaria continuada” desde los países de origen de los migrantes hasta su tránsito por México e incluso su arribo a Estados Unidos, dice Marc Bosch. Poco se puede hacer ante estas realidades, como no sea acompañarlas, reconoce, pues “la solución a las crisis humanitarias no está en la sociedad civil, se necesitan respuestas claras de los gobiernos”.

Publicado enInternacional
El miedo (y los medios) alimentan a la ballena

El desafío de la Ballena Azul es el paradigma máximo de la efectividad de una mentira repetida cien, mil veces, que acaba convirtiéndose en una realidad a medias.

 

Todo se originó en el año 2016. La primera información volcada al tema fue trasmitida por el canal estatal ruso de noticias Russia Today (RT), en el cual se hablaba por primera vez de una red cibernética de fomento del suicidio. El medio señalaba la existencia de una docena de grupos en la red social Vkontakte, –similar a Facebook pero de gran popularidad en Rusia– que seducían a los adolescentes con videos crípticos, llenos de símbolos y códigos. Estos grupos se habían creado a partir de un caso sonado y que causaba conmoción desde 2015: el suicidio de Rina Palenkova, una muchacha que apoyó su cuello en las vías de un tren y fue decapitada por éste, poco después de haber posteado una inquietanteselfie.


Unos días después de la trasmisión de RT, el reportaje publicado por la periodista Galina Murzalieva en Novaya Gazeta refería más específicamente a estos grupos privados. Tenían nombres como “Las ballenas nadan hacia arriba”, “Ballenas en el océano” y “F-57”, entre otros; eran páginas juveniles en las que Palenkova era representada prácticamente como una mártir, y se le rendía culto alternando un estilo melancólico, imágenes morbosas y mensajes misteriosos y codificados, típicos ingredientes de consumo adolescente. El extenso artículo publicado en Novaya Gazeta –que resalta varias de sus afirmaciones con negritas y está escrito en tono de alarma– describe por vez primera el juego Ballena Azul, en el cual un moderador anónimo les daba a los participantes una serie de desafíos a completar durante 50 días. En el artículo se arrojaba la cifra de 130 suicidios adolescentes ocurridos entre 2015 y 2016 vinculados directamente con estos grupos de la muerte, y al menos 80 de ellos con el juego de la Ballena Azul. La periodista señalaba que la forma de ingresar al juego era ser parte de estas comunidades y participar activamente, hasta que uno de los administradores se contactara con la persona y lo derivara a comunidades más exclusivas, en las que se compartían imágenes violentas y orientadas al suicidio. En noviembre de 2016 las autoridades rusas detuvieron a Filipp Budeykin, un joven de 21 años acusado de promover 15 suicidios en Internet a través del grupo F-57, pero no se lo señalaba como autor del desafío. No hacía falta: la creencia en el juego y en el fomento del suicidio por parte de estos grupos ya estaba lo suficientemente extendida, y el arresto se convirtió para muchos en prueba de su existencia.


La primera y fundamental de las inconsistencias del artículo de Novaya Gaceta es la cifra de los 80 y 130 suicidas. No hay declaraciones policiales ni informes oficiales que permitan corroborar esos números, ni que demuestren la influencia de los grupos en esas muertes. De hecho, varios medios rusos hicieron sus propias investigaciones al respecto, desmontando varias de las afirmaciones de Novaya Gaceta. Se demostró que los suicidios sí existieron, pero que no podían vincularse de forma concluyente con estas comunidades online, y a través de las pericias policiales se descubrió que muchos de esos muchachos tenían antecedentes de depresión, problemas en la escuela, conflictos en sus casas desde mucho tiempo antes de entrar voluntariamente a esos grupos. El vínculo específico que Murzalieva señalaba entre los 80 suicidas y el desafío de la Ballena Azul era sumamente vago: los muchachos le habían dado el “me gusta”. De ahí la periodista concluyó que habrían sido luego persuadidos, influenciados, incitados por esos grupos, cuando lo más probable es que hubiera sido al revés: que hubieran manifestado interés por ellos debido a su disposición suicida y su carácter depresivo. Rusia ocupa hoy el tercer lugar en tasa de suicidios a nivel mundial y, a la hora de echar culpas, siempre viene bien esa clase de agentes externos incomprensibles. Algo similar a lo que sucedió luego de la masacre de Columbine, cuando muchos optaban por culpar al cantante Marilyn Manson, ya que los perpetradores escuchaban su música. La acusación era entonces mucho más práctica que prestarle atención a problemas estructurales, como la competitividad en los colegios, el bullying o el acceso generalizado a las armas en Estados Unidos.


Según señala la publicación Verne, dos periodistas de Novaya Gazetafueron sancionados a los pocos días por prácticas inaceptables relacionadas con la Ballena Azul, y según afirma Bbc Mundo, la oposición rusa asegura que el juego no es más que una leyenda urbana, y que el gobierno ruso hoy utiliza esa información y el arresto de Budeykin como movida oportunista para limitar el acceso a Internet.


La falsa noticia fue recogida a finales de febrero y principios de marzo por medios británicos como The Daily Mail, The Daily Express y The Sun, repitiendo informes rusos y también la cifra de las 130 muertes. Medios de todo el mundo decidieron dar por sentada, con indisimulado afán sensacionalista, la existencia del desafío de la Ballena Azul (juego) y, de paso, de su capacidad homicida y de los 130.


El asunto propició una paranoia colectiva de proporciones. Las autoridades policiales de varios países (primero europeos, luego de todo el mundo) difundieron advertencias para que los padres vigilaran la actividad de sus hijos y su posible contacto con la Ballena Azul, sólo por si acaso. Que la policía, o la misma Interpol, esté a la busca de algo así le dio legitimidad.


Podría decirse entonces que el caso del desafío de la Ballena Azul es el paradigma máximo de la efectividad de una mentira repetida cien, mil veces, que acaba convirtiéndose en una realidad a medias. No se necesitan conocimientos especiales para generar grupos de Facebook, de Whatsapp o de lo que fuese y titularlos “Ballena Azul” o similar; es algo que pueden hacer sin dificultad alguna niños y adolescentes con ganas de transgredir o llamar la atención. Las supuestas reglas fueron publicadas por muchos medios, por lo que sólo les hace falta copiar y pegar. ¿Hay víctimas? Por ahora no ha podido vincularse de forma concluyente ni una sola muerte a este “juego”, aunque en varios países, incluido Uruguay, se señalan intentos de suicidio y autoflagelaciones como resultado directo, y en Colombia y Brasil las autoridades investigan la relación de algunos chicos que se suicidaron con el desafío.


Pero a la hora de leer las noticias corresponde separar la paja del trigo entre lo que es real y lo que es inventado, y lo cierto es que la Ballena Azul vende, y sólo lo hace si es una asesina despiadada de niños inocentes, si se trata de una conspiración mundial perpetrada para inocular la idea del suicidio en la mente de nuestros hijos. Los medios aman las noticias de este tipo: un pequeño caso, quizá inexistente, sobre un delirio publicado en un grupo privado en Rusia se convirtió así en una alarma global.


Ahora bien, por extraño que suene todo, lo cierto es que hay damnificados; es hasta probable que la Ballena Azul se vuelva todo un símbolo entre los adolescentes con tendencias suicidas, pero hasta ahora no existen pruebas de ningún grupo activo, más que los generados a partir de la propia viralización, como consecuencia del amarillismo de los medios y de que las autoridades de cada país se ocuparan de reproducir las cifras previamente publicadas sin chequear la veracidad de la información. Que hay gente inconsciente capaz de generar nuevos grupos y retos es algo cierto, y que hay adolescentes autodestructivos también, pero es hacia allí donde corresponde apuntar las baterías. Ante todo, no imponerles una moda mediante el miedo generalizado, y no facilitarles ideas que nunca se les hubieran ocurrido.


Por más que pese, no es una novedad: en nuestras sociedades hay adolescentes que se autoflagelan e intentan matarse, desde siempre. Pero hoy atestiguamos un hecho impensable y sin precedentes; la atribución de culpas a un cetáceo virtual proveniente de Rusia.

Publicado enSociedad
Muere líder estudiantil en choques con la policía durante una protesta en Caracas

El director de orquesta Gustavo Dudamel llama al gobierno "a rectificar y escuchar la voz del pueblo"


Caracas.

Estudiantes se enfrentaron este jueves con la policía en la Universidad Central de Venezuela (UCV), en un cruce de gases lacrimógenos y perdigones contra piedras y bombas incendiarias, durante una protesta en Caracas para exigir el cese de la represión en las marchas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, jornada en la que falleció un dirigente estudiantil.

En tanto, el rector del Consejo Nacional Electoral, Luis Emilio Rondón, dijo este jueves que existen presuntos "vicios de inconstitucionalidad" en el decreto presentado por el presidente Nicolás Maduro para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. En el documento se observan dos elementos que "van en contra" de los principios de la Constitución: la "universalidad del voto" y la "titularidad de la iniciativa Constituyente", señaló.

Los choques en las calles comenzaron cuando los agentes antimotines impidieron una marcha de cientos de alumnos de la UCV mientras la policía bloqueaba una de las entradas principales al campus con camiones blindados.

Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, indicó que los estudiantes planeaban ir a la sede del Ministerio de Interior y Justicia para denunciar "violaciones a los derechos humanos, represión y asesinatos" de las fuerzas de seguridad durante las movilizaciones iniciadas por la oposición el 1º de abril y que han dejado más de 30 muertos.

Además de la UCV, estudiantes realizaron asambleas en otras universidades en distintos puntos de Caracas y de otras ciudades del país, y luego salieron a las calles para rechazar la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Maduro y exigir su salida del poder.

Un grupo de estudiantes llegó a la Conferencia Episcopal Venezolana, donde entregaron un mensaje a la Iglesia y al papa Francisco, en el que señalan: "Nos están matando, es una dictadura".

Las protestas aumentaron esta semana en rechazo a la iniciativa de Maduro de convocar una Constituyente. La más reciente víctima fue un dirigente estudiantil que fue baleado dentro de la casa de estudio, informó la fiscalía general. También dio cuenta de la muerte de un policía que resultó herido de bala el miércoles durante una protesta en el estado de Carabobo.

De acuerdo con la fiscalía, la cifra total de víctimas en cuatro semanas de protestas se eleva a 35, y a 717 los heridos.

Maduro, en tanto, informó de la detención de cuatro presuntos dirigentes de "bandas armadas" que están liderando las protestas opositoras, además de que se les incautaron armas, bombas y fusiles.

El mandatario responsabilizó al jefe de la Asamblea Nacional, el diputado opositor Julio Borges, de haber preparado el miércoles "un día de terror" con protestas violentas, para después viajar y pedir que los países de la región sancionen al gobierno venezolano por medio de la Organización de Estados Americanos.

El secretario general del organimso hemisférico, Luis Almagro, confirmó que estudiará los documentos que el Congreso venezolano le entregó este jueves para tratar de frenar la salida de Venezuela del organismo, que el gobierno de Maduro hizo oficial el 28 de abril.

Según Borges, el proceso iniciado por el gobierno para conformar una Constituyente es "absolutamente nulo", pues la Constitución de Venezuela prohíbe denunciar cualquier acuerdo internacional que contemple protección a los derechos humanos.

Almagro exigió al gobierno venezolano que lo deje visitar al encarcelado líder opositor Leopoldo López, tras una ola de rumores de que había muerto.

El gobierno divulgó un video en la televisión que muestra a López, quien confirma a sus familiares que está bien, pero su esposa, Lilian Tintori, consideró que las imágenes son falsas. En el video, López dijo claramente que eran las nueve de la noche del miércoles 3 de mayo, lo que fue descrito por el dirigente chavista Diosdado Cabello como una "fe de vida" de López, en su programa Con el mazo dando.

A todo esto, Gustavo Dudamel, director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, se manifestó contra la violencia y la represión. "Hago un llamado urgente al presidente de la República y al gobierno nacional a que se rectifique y escuche la voz del pueblo", escribió en redes sociales un día después de la muerte de un manifestante, identificado por la prensa como integrante del sistema nacional de orquestas juveniles de Venezuela, en el que se formó el maestro Dudamel.

"Nada puede justificar el derramamiento de sangre. Ya basta de desatender el justo clamor de un pueblo sofocado por una intolerable crisis; la democracia no puede estar construida a la medida de un gobierno en particular."


 

Ocho países de AL condenan el "uso excesivo" de la fuerza de las

autoridades venezolanas


De la Redacción

 

Los gobiernos de México, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Paraguay condenaron este jueves el "uso excesivo" de la fuerza de las autoridades venezolanas contra la población civil que protesta en rechazo a las medidas gubernamentales "que afectan la estabilidad democrática, polarizan aún más a la sociedad y ocasionan la pérdida de vidas humanas, en su mayoría de jóvenes".

En una declaración conjunta, los ocho países deploraron el deterioro de la situación interna y el recrudecimiento de la violencia en la nación sudamericana, que desde el 6 de abril ha dejado un creciente número de muertos y cientos de heridos.

Hicieron además un llamado a la administración de Nicolás Maduro para que respete los derechos humanos.

Como miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Venezuela tiene la obligación de aplicar las normas más estrictas sobre la promoción y protección de las garantías fundamentales de las personas en cumplimiento de los compromisos y obligaciones adquiridas al suscribir diversos tratados internacionales en la materia, señalaron.

En el contexto del apego irrestricto al estado de derecho y para lograr la estabilización de la situación en Venezuela, reiteraron la importancia de cumplir el calendario electoral, liberar a los presos políticos, restituir las funciones de la Asamblea Nacional democráticamente elegida, así como garantizar la separación de poderes.

Los gobiernos de los ocho países pidieron a todos los sectores no avalar acciones que generen más enfrentamientos y manifestaron su convicción de que ha llegado la hora de concretar un acuerdo nacional incluyente que provea una solución duradera a la crítica situación que vive la nación sudamericana.

Publicado enInternacional
Viernes, 28 Abril 2017 15:05

La cabeza en alto

La cabeza en alto

En su edición 2015, el Festival de Cannes, precisamente, abrió proyecciones con la película: “La tête haute”, dirigida por la francesa Emmanuelle Bercot, quien también es protagonista en la reciente cinta estrenada en Colombia: “Mon roi”, junto al multipremiado Vincent Cassel. Era la oportunidad para de nuevo ver a Bercot, esta vez dirigiendo un filme que llegó a Cannes como un drama psico-social que parecía estar inspirado en algunas de las películas de los hermanos Dardenne.

 

El filme nos sitúa ante el marco de una realidad social, teniendo como protagonista a un adolescente con un entorno familiar poco favorecedor, donde el desenfreno y las relaciones violentas, hacen de Malony un joven abatido por la brutalidad y el desespero.

 

Ante la proyección, los espectadores nos moveremos en los espacios recurrentes en los que entra y sale el personaje: un ambiente burocrático que resulta agobiante y repetitivo; visitas judiciales, sesiones de orientación, reformatorios, centros de reinserción. Este es el cuadro en el que transcurrirá la adolescencia del protagonista, acompañado de varios bien intencionados funcionarios del gobierno francés, que además de asistirlo hasta que cumpla la mayoría de edad, terminan involucrando sus vidas personales, tratando de suplir también las necesidades afectivas de las que es carente el joven.

 

Una notable actuación de la gran Catherine Deneuve (que me permitió recordarla en su actuación en “Belle de Jour” dirigida por Luis Buñuel, un filme inolvidable) tomando el papel de la juez de familia que acompaña a Malony desde los 6 años y con quien el chico toma una relación muy cercana, de un sentimiento de seguridad y confianza y hasta la posible sensación de maternidad que su propia madre no supo llevar, viéndose abatida por un hijo que no pudo controlar y que le es difícil entender, consecuencia de una vida familiar entorpecida por la violencia y el caos que generan ambientes destructivos.

 

Los mismos que quedan en quien ve “La cabeza en alto” e invitan a reflexionar sobre esas construcciones sociales que en la película son evidentes sin ser necesariamente literales: familias carentes de educación, de recursos económicos, con el factor violencia que desencadena en drogas y delincuencia; alterando así, la vida de un adolescente, en este caso Malony, que se ve desesperado y alterado por un futuro previsible que parece no tener cambio.

 

Es interesante ver la dualidad y el contraste del protagonista. Partiendo de que existe disposición para la autodestrucción, el personaje, a pesar de tener miedo y estar enojado con el mundo, carga la fuerza que le permite visualizar y querer lograr cambios en su vida; tal vez de ahí, el título de la película.

 

El cambio que puede parecer más trascendental en Malony, que nos brinda un nuevo perfil sobre éste, proviene de las decisiones que toma a partir de la relación que establece con Tess, una chica que conoció en su paso por el reformatorio de menores; es en esta parte de la narración visual, donde existe un giro interesante en la argumentación. Dejando ver así, el lado tal vez más amoroso e íntimo de un adolescente con miedo, que usa el disfraz de chico malo para enfrentar un entorno hostil, carente de valores y agresivo con quienes tienen menos oportunidades.

 

* La película “La cabeza en alto” estará disponible en el marco del festival Eurocine en las siguientes fechas:

 

Bogotá
- Abril 20, Cine Colombia Avenida Chile, 3:15 p.m.
- Abril 26, Cine Colombia Calle 100, 9:30 p.m.
- Abril 21, Cinemania, 7:00pm
- Abril 30, Cinemania, 9:00pm


Medellín
- Mayo 10, Centro Colombo Americano,
8:00 p.m.

Pereira
- Mayo 5, Cinema con Alma, Cámara de Comercio, 6:45 p.m.

 

Título original: La tête haute

Año: 2015

País: Francia

Director: Emmanuelle Bercot

Guión: Emmanuelle Bercot

Reparto: Rod Paradot, Catherine Deneuve, Sara Forestier, Benoît Magimel

Duración: 120 min

Premios y nominaciones: Premios César en el 2015: mejor actor secundario y actor revelación; Festival de Cannes 2015: Sección oficial película inaugural

Sinopsis: “La cabeza en alto” sigue la vida de Malony, un joven que fue abandonado por su madre cuando tenía seis años y ahora no deja de entrar y salir de la corte juvenil. Una familia adoptiva se desarrolla alrededor del problemático adolescente: Florence, una magistrada que está cerca al retiro, y Yann, un asistente social que también es un sobreviviente de una niñez muy difícil. Todos siguen a Malony, intentando salvarlo a toda costa, por lo cual es enviado a un centro educativo estricto, donde conoce a Tess, una joven muy especial que le ofrecerá razones para cambiar.

Publicado enEdición Nº234
“Noche herida”: Un retrato abierto de las víctimas del conflicto.

Colombia es una país inmensamente dramático, donde surgen las historias a borbotones; material fresco y diverso para creadores, pero trágico para los protagonistas que padecen dolidas historias; tal es el caso de esta película documental.

Noche herida recapitula en una historia, la de miles de personas, habitantes del campo, víctimas del conflicto armado en Colombia. Es una noche agobiante, que incomoda y a su vez envuelve al espectador en la magia del relato: somos testigos invisibles e íntimos de una historia en que, para este caso, la realidad supera la ficción.

Este documental, del director Nicolás Rincón Gille, es el último de su trilogía Campo hablado [1], en el cual recoge el desenlace i-lógico de los que habitan en medio de una guerra ajena: el desplazamiento forzado, familias enteras engrosando los círculos de miseria de las grandes ciudades.

¿Más de lo mismo?, claro, y mil veces claro. Por más cruenta y detestable que sea esta realidad, pareciese necesario verla (hasta el cansancio) para no tener que repetirla nunca más (“por los siglos de los siglos”). Por otro lado, esta película (como muchas otras que retratan el escenario reciente de nuestro país) hace parte de nuestra memoria histórica y, específicamente, de la memoria de las víctimas, cientos de miles, millones, que soportaron –soportan– el horror de la guerra, en gran parte los efectos del ejercicio del poder trasladados a terruños alejados más allá del centro mismo donde ese poder se sitúa simbólicamente.


El valor de dar la palabra a quien le ha sido negada [2], como lo hace este documental, significa, además de un recuento histórico fundamental, la posibilidad de que las víctimas puedan expresar sin intermediación la versión de lo acontecido en sus vidas y, sobre todo, que esto mismo sirva como parte de un proceso para reconciliarse con la vida y la sociedad.


Por desfortuna, esta no es una película taquillera, ni de masas; por lo que su incidencia parece agotarse en un círculo cerrado. Sin embargo, este tipo de películas documentales se abren cada vez más al público en la escena local. Tal es el caso del premio recibido en el 2016 –mejor película– en la competencia de cine colombiano en el Festival de Cine de Cartagena. Apertura, que esperamos posibilite nuevos canales de distribución y difusión para este tipo de contenidos que tanto necesita el país. Recordemos la gastada frase de Patricio Guzmán [3]: “Un país sin cine documental es como una familia sin álbum de fotos”.


Vivir al margen de la sociedad.


Respecto al documental "Noche herida", podemos decir que la película no deja entrever ninguna salida al conflicto. Es un fiel retrato de la verdad de muchos. Simplemente es, sin fórmulas ni dictámenes: una imagen abierta, en agonía. No obstante, en su trama hay una lucha interior de una súper héroe (Blanca, la protagonista), tratando de resarcir su vida y la de los próximos (principalmente) en medio de las más duras condiciones.


Sin inmediatez, a un ritmo pausado (como solo sabe hacer la gente del campo), es narrada esta historia. El director logra magistralmente hacerse invisible ante la protagonista y su entorno, registrando una imagen pura de lo que se vive; el espectador es un confidente más en la historia, un testigo del día a día de las personas que sobreviven al margen de la sociedad: en las Noches heridas.

 

[1] En lo escondido (2007), Los abrazos del río (2010) y, finalmente, Noche herida (2015).
[2] Representa a más de siete millones de desplazados internos que registra Colombia.
[3] Patricio Guzmán Lozanes es un destacado cineasta chileno residente en Francia, reconocido principalmente por sus documentales.

https://www.youtube.com/watch?v=bF2cisKAN2Q

 

Ficha técnica


Dirección: Nicolás Rincón Gille.
Edición: Cédric Zoenen
Sonido: Vincent Nouaille


Sinópsis:


Huyendo del campo, Blanca vive con tres de sus nietos en la frontera de Bogotá. En plena adolescencia, Didier, el mayor, decide abandonarla. A la distancia Blanca trata de protegerlo invocando a las benditas almas, mientras refuerza su atención sobre los dos más jóvenes, Camilo y John, por miedo a que también se pierdan. Es la lucha de una abuela por el futuro de los suyos; una historia milenaria en un contexto contemporáneo de exclusión.



Publicado enCultura
Una de las niñas supervivientes del internado de Guatemala: "Golpeamos la puerta y no nos abrían"

Dos hombres se afanan arrodillados a las puertas del Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala para limpiar del suelo la pintura roja con las palabras 'Estado Asesino'. La población no perdona y no quiere olvidar la muerte de 40 niñas, de entre 13 y 17 años, en un incendio durante su protesta en el mal llamado Hogar Seguro Virgen de la Asunción el pasado 8 de marzo. Mientras, en un hospital de Ciudad de Guatemala, una niña de 13 años, una de las supervivientes, tampoco olvida y pide "ayuda" al presidente del país.

Con un hilo casi imperceptible de voz, la menor, con el rostro totalmente enrojecido por las graves quemaduras que ha sufrido, relata lo ocurrido. "Una niña a la que conocíamos como Mimí empezó a quemar las colchonetas. Solo las pusieron en la ventana y comenzaron a quemarse". Entonces, añade, las llamas aumentaron. "Empezamos a golpear la puerta para que nos abrieran y no nos abrían".


Tiempo después, decenas de cuerpos calcinados, apilados unos sobre otros daban cuenta del tiempo que estuvieron las adolescentes confinadas entre las llamas sin que nadie las liberara, pese a sus gritos y empujones a la puerta.


Esa jornada las menores de edad que vivían en el albergue dijeron basta de violaciones, maltratos, comida con gusanos, hacinamiento y todo tipo de vejaciones. El día anterior, 60 adolescentes lograron huir de este "infierno", como lo calificaban, sin saber que 24 horas después el día se tornaría en tragedia. Tras disfrutar de unas pocas horas de libertad, la Policía Nacional Civil devolvió a la mayoría de ellas al centro destinado, en teoría, a proteger a niños y adolescentes desamparados, abandonados por sus familias o que habían sufrido abusos físicos o sexuales, así como a menores con discapacidades mentales, adicciones o con problemas con la ley.


La superviviente de la tragedia lanza un mensaje al presidente: "Que nos ayude. Que apoye principalmente a las demás, a las que no tienen ni a su papá ni a su mamá", logra decir. Denuncia que las monitoras "trataban mal" a las menores internadas.


Una vez dentro, como ha reconocido el presidente del país, fue encerrada junto a 56 menores en un aula de la escuela. A las niñas se les acabó la paciencia después de las denuncias presentadas en juzgados por maltrato y violaciones desde 2015. Tras exigir sin éxito a las monitoras que las sacaran de ahí, una de las menores decidió que la única manera de lograr su liberación era provocando un fuego. Lo que nunca se imaginó es que nadie iba a abrir la puerta, que habían sido cerrada con candado por una psicóloga del centro gestionado por la Secretaría de Bienestar Social del Gobierno de Guatemala.


Este lunes se han producido las tres primeras detenciones cinco días después de la tragedia. Se trata del exsecretario de Bienestar Social del Gobierno, Carlos Rodas; la exsubsecretaria de Protección y Abrigo de la Secretaría de Bienestar Social (SBS), Anahí Keller, y el exdirector del Hogar Seguro, Santos Torres.


Rodas había presentado su renuncia este lunes, mientras que Keller fue cesada ayer por el presidente del país, quien también destituyó a Torres el mismo día del incendio. A todos ellos se les imputa los delitos de homicidio culposo, incumplimiento de deberes y maltrato contra personas menores de edad, por los cuales una jueza decretó este lunes su ingreso en la prisión militar de Matamoros.


Se siente "triste", indica la menor en el hospital, minutos antes de emprender el vuelo junto a otras tres niñas hacia EEUU para recibir tratamiento en el Hospital Shrinners (en Galveston, Texas) especializado en quemaduras de niños. Varios médicos voluntarios estadounidenses llegaron este sábado a la capital de Guatemala para tramitar los viajes de las cuatro primeras niñas, mientras que el domingo trasladaron a otras tres hacia Boston.
Los padres o familiares de las menores supervivientes que han sido trasladadas a EEUU no han podido acompañarlas. "No va a venir ninguna familia conmigo y quiero que venga mi sobrina o mi hermana conmigo", lamenta la menor entrevistada.


En los próximos días podrían viajar también las últimas seis menores que permanecen en los dos principales hospitales del país, de las cuales dos se encuentran en estado crítico.


En la segunda planta del Hospital San Juan de Dios, en el área de Cuidados Intensivos, Ada Kelli Alfaro está a punto de despedirse de su hija Cinthia Paola Morales, de 14 años. Ella es una de las cuatro primeras menores en viajar a EEUU ante la falta de medios en Guatemala, según han reconocido los doctores a las familias de las heridas. La mujer pudo hablar este jueves con Jimmy Morales, después de que acudiera a este hospital a visitar a las niñas: "Nos pidió disculpas por lo sucedido y garantizó que se haría justicia".


Su hija le confesó que había sido golpeada "brutalmente" en el Hogar Seguro, donde le daban, decía, "comida con gusanos". Ella siente que, debido a sus bajos recursos, no pudo pagar los 1.500 quetzales (215 euros) que le exigía el Juzgado para poner en libertad a la menor, que había ingresado por "rebeldía". Alfaro no se preocupa por el lento avance de las investigaciones, en lo único que piensa, apunta, es en volver a abrazar a su hija cuando regrese de EEUU y "darle mucho amor y la bienvenida nuevamente a la vida".


Madres que aún desconocen si sus hijas fallecieron


Mientras la Justicia sigue su curso a paso de tortuga, sigue habiendo familias que buscan desesperadamente a sus hijas. Desconocen su paradero pese haber acudido a los principales hospitales de la capital y al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), encargado de la identificación de las menores fallecidas. En este caos burocrático, se encuentra Vianey Claret Hernández, quien trata de encontrar a su hija Ashley Hernández, de 14 años, para lo cual ya se ha sometido a las pruebas de ADN para verificar si se encuentra entre las fallecidas.


Después de tres horas esperando en el Hospital San Juan de Dios para poder visitar a la única herida que sigue sin identificar. Sin embargo, muestra pocas esperanzas de que sea su hija, después de que el periódico 'Prensa Libre' publicara en la portada de la edición de este viernes su foto entre un listado de siete jóvenes fallecidas, víctimas de quemaduras e intoxicación de monóxido de carbono.


Hernández muestra sorprendida la portada de este diario, dado que, según asegura, nadie le ha avisado de que su hija se encuentre entre las víctimas mortales. Forma parte del listado de 57 menores que fueron confinadas bajo llave en el aula de cuatro por cuatro metros que ardió matando en el lugar a 19 menores de edad, mientras que otras 21 han fallecido en los hospitales. "Aparezca o no mi hija voy a luchar hasta que haya culpables de esta masacre y estén entre rejas", afirma. "El presidente de Guatemala no está haciendo nada".


"No eran calladitas, por eso las mataron"


"No eran calladitas, por eso las mataron"; "Este cuerpo no se toca, no se viola, no se quema, no se mata", son algunos de los lemas coreados durante la semana de manifestaciones donde centenares de personas han exigido la dimisión del presidente a quien acusan de "crimen de Estado". Cada noche, prenden decenas de velas en homenaje a las 40 niñas fallecidas.


En el cementerio general de Ciudad de Guatemala, cada día llegan los féretros de alguna de las 40 menores acompañados por los gritos de dolor, desmayos y reclamos de justicia de los familiares. Una de las primeras niñas enterrada fue Siona Hernández, de 17 años, cuya foto es sostenida en un marco por su tía, Cari Álvarez. Con lágrimas en los ojos, espera que se haga justicia "con todas las jovencitas que han fallecido".

 

Asier Vera Santamaría - Ciudad de Guatemala
14/03/2017 - 21:11h

Publicado enInternacional