Viernes, 11 Diciembre 2015 07:09

El viejo topo horada la piedra

El viejo topo horada la piedra

Los estudiantes secundarios de Sao Paulo derrotaron al gobierno estatal encabezado por el neoliberal Geraldo Alckmin, que debió retirar su plan de reorganización del sistema educativo ante el masivo rechazo y la fuerte movilización juvenil. En estos tiempos de avances de las derechas, el triunfo estudiantil debería ser motivo de festejos porque alumbra el futuro que deseamos, de resistencias capaces de desarticular los planes conservadores.


En septiembre el gobierno paulista anunció la reorganización de la enseñanza pública con centros separados con base en tres ciclos, lo que llevaría a la reagrupación de los estudiantes, el cierre de 93 centros y la transferencia de 311 mil alumnos. De inmediato profesores y alumnos coincidieron en que habría superpoblación escolar y atribuían la medida a la intención de bajar los costos del sistema educativo.


En octubre se realizaron manifestaciones de sindicatos de la educación y de estudiantes, que impulsaron al ministerio a acelerar las reformas anunciando los centros que serían cerrados. Todos están en la periferia, habitada por los sectores populares, que ya sufren una educación de baja calidad.


El 9 de noviembre fue ocupada la primera escuela estatal, en Diadema, núcleo de una región de larga tradición de lucha sindical en el ABC paulista. La ocupación tuvo el apoyo de padres y profesores. Una semana después había ya 19 centros ocupados, mientras la justicia denegó el pedido de desalojo por considerar que los estudiantes no querían apropiarse de los centros sino abrir un debate. El día 23 ya había más de 100 centros ocupados; las universidades y sindicatos comenzaron a posicionarse en contra de la reorganización escolar. Los primeros días de diciembre había 196 centros ocupados.


En cierto momento los estudiantes decidieron salir a las calles, cortar las avenidas y difundir la protesta. Según las encuestas, 61 por ciento de los paulistas rechazan la medida del gobierno y 55 por ciento apoyan a los estudiantes, mientras la popularidad del gobernador cayó a sus niveles más bajos de aprobación. El 4 de diciembre Alckmin decidió aplazar un año la reorganización escolar.


Es interesante echar una mirada a lo que sucedía dentro de los centros ocupados. Los estudiantes crearon comisiones de trabajo para sostener la ocupación: comida, seguridad, prensa, información, limpieza, relaciones externas, entre las más comunes. Además de las jornadas de trabajo realizan asambleas, convocan debates con profesores, padres y colectivos solidarios sobre los más variados temas. Editaron un manual ( Cómo ocupar un colegio), inspirado en las recientes luchas de los estudiantes chilenos y argentinos.


Son miles de jóvenes desde los 14 y 15 años que están haciendo una experiencia formidable, enfrentando el autoritarismo del gobierno socialdemócrata-neoliberal, desafiando la represión policial y las manipulaciones mediáticas. Una nueva generación de jóvenes militantes está haciendo su experiencia. Un movimiento que nace, se masifica y triunfa en medio de la mayor ofensiva de la derecha brasileña en muchos años, y que muestra que hay energía social suficiente, por fuera de las instituciones, los partidos y los sindicatos, para cambiar el estado de cosas en Brasil.


Las jornadas de junio de 2013 son el antecedente y referente inmediato del actual movimiento. Junio fue un parteaguas. Desde aquel momento los movimientos se reactivaron, nacieron nuevas organizaciones y colectivos de base en todos los espacios de la sociedad, y la calle se convirtió en el nuevo escenario de debates y protestas. Los militantes del Movimiento Pase Libre, ahora dividido, siguen trabajando en las periferias, donde nacieron nuevos grupos contra el aumento al transporte, contra la violencia del Estado, colectivos feministas y culturales, que confluyen ahora contra la reorganización escolar.


Pero a diferencia de lo sucedido en junio de 2013, donde la pauta dominante fueron grandes manifestaciones que insumían pocas horas de su tiempo a los participantes, las ocupaciones exigen de los ocupantes que se asuman como protagonistas políticos de los acontecimientos las 24 horas del día, según el análisis del teatrero y militante Rafael Presto en Passapalavra (http://goo.gl/HP3glz).


Por eso las ocupaciones son un proceso formativo intenso, una generación de militantes formados en el calor de las luchas. Si a ello se suma que los centros ocupados se convirtieron en espacios donde convergen diversas luchas, movimientos sociales, artistas, educadores militantes, grupos territoriales y de mujeres, podemos valorar la importancia de lo sucedido en noviembre.
A mi modo de ver, hay tres aspectos a destacar.


El primero es que la energía social y política del abajo ha sido capaz de vencer a una derecha envalentonada, pero que debe retroceder ante la potencia de la calle. Esto debería ser motivo de reflexión para quienes apostaron todo a las instituciones y no pueden comprender que el eje de los cambios está en otro lugar y con otros modos.


La segunda es que la energía emancipatoria siempre nace en los márgenes y entre los jóvenes. Sin ese fuego juvenil, de clase y de género, no existen posibilidades para encarar un proceso de cambios. La última ocasión en que Brasil registró un potente proceso de los abajos fue en la década de 1970, cuando la experiencia de millones de personas en las 80 mil comunidades eclesiales de base (compromiso ético), los jóvenes obreros industriales y los campesinos desplazados por la revolución verde, dieron vida a las grandes organizaciones: la CUT, el MST y el PT.


Por último, como señala Presto, siempre llegan los que destacan las carencias del movimiento. Les falta un proyecto político, dicen, cuando en realidad quieren decir que falta una dirección que ponga orden, de la que desean formar parte. Pero los jóvenes ya están organizados, ya son militantes, sólo que no aspiran a formar parte de instituciones que rechazan porque las conocen de cerca. La piedra se horada desde abajo.

Publicado enInternacional
Hay 1,7 millones de desempleados más en América Latina

El pleno impacto de la desaceleración económica en los mercados laborales se ha sentido este año, lo que se expresa en el primer aumento en un lustro del porcentaje de desempleados en Latinoamérica: hay 1,7 millones de nuevos desocupados en la región, es decir, un total de 19 millones, informó ayer la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al presentar en Lima el informe Panorama Laboral 2015 América Latina y el Caribe.


"La desocupación cerrará en 2015 en un 6,7% como promedio regional. Es el primer aumento significativo en cinco años, y se espera que continúe en 2016", indicó José Manuel Salazar, director regional de la OIT para América Latina, en una rueda de prensa ayer en Lima. Según el reporte, los indicadores de los mercados laborales muestran que "puede estar aumentando la informalidad", que en 2013 afectaba a 130 millones de latinoamericanos.


Juan Chacaltana, especialista regional en economía laboral de la OIT, detalló que la proporción de empleo asalariado cayó en 2015 y que "en tres de nueve países con información disponible, ha caído el empleo registrado, un indicador muy fino del empleo formal". El experto subrayó que dicho indicador, medido por la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), había subido durante más de un decenio en todos los países de la región, pero Brasil, Perú y Uruguay registran una disminución.


"Revirtiendo una tendencia observada en la última década, la participación del empleo asalariado ha caído [0,35% en 2015] y se ha registrado un crecimiento del empleo no asalariado. La desocupación ha aumentado en seis de los 17 países para los que se cuenta con información de coyuntura", indica el informe.


Salazar enfatizó que los mayores incrementos en la desocupación en el tercer trimestre de 2015 se registran en América del Sur (entre un 6,4% y un 6,7%, sin considerar Brasil), pero en el país brasileño la tasa de desocupación nacional (incluyendo población rural y urbana) creció un 1,5% este año: es decir, pasó de 6,9% en 2014 a 8,4% en 2015. Chacaltana precisó que Brasil representa el 40% de la agrupación del mercado laboral latinoamericano, debido a sus interconexiones con la región y con el mundo.


El director regional de la OIT calificó como "una crisis en cámara lenta" el período que atraviesa América Latina debido a los efectos de la desaceleración y la pérdida del dinamismo en el crecimiento. Indicó además que el trabajo por cuenta propia se incrementó en el último año, y que la situación laboral afecta sobre todo, como en años anteriores, a los jóvenes y a las mujeres. Salazar comentó que este año 900.000 mujeres que salieron a buscar empleo en América Latina no lo encontraron. Es decir, se incrementó la participación en el mercado laboral, pero la desocupación femenina fue de 8,2% en el tercer trimestre del año comparada con un 5,9% en el caso de los hombres. Más de la mitad de los nuevos desocupados de 2015 son mujeres.


Paro juvenil


"Uso mis habilidades para agarrarme de los pasamanos del autobús", comenta con ironía un joven vendedor de caramelos la noche del miércoles en Lima, y añade que vive en un "barrio bravo", El Callao, pero prefiere no escoger la delincuencia. Es uno de los millones de afectados por la informalidad y por el desempleo juvenil que, según la OIT, comenzó a crecer en 2013 y que afecta al 15,3% de ese sector en el último trimestre de 2015. Según el informe, la tasa de desocupación de los jóvenes latinoamericanos triplica la de los adultos y es ligeramente superior a la observada en la década pasada.


Ante este cuadro, el director regional de la OIT explicó: "En Latinoamérica no hemos logrado escapar del ciclo económico de volatilidad de los precios internacionales, y de un grado excesivo de dependencia de esas dinámicas de la economía mundial". Por ello, urgió a los países a diversificar sus estructuras de producción, perseguir mayor eficiencia y tener una agenda de desarrollo para crear más y mejores empleos.


El documento revela que los 18 millones de personas dedicadas al trabajo doméstico suponen el 7% de la fuerza laboral de la región. El 93% son mujeres.

Publicado enEconomía
Viernes, 20 Noviembre 2015 17:37

El fenómeno Pepe, ¿una lección?

El fenómeno Pepe, ¿una lección?

El auge de Mujica en Japón se ha expandido al mundo editorial. Cuatro libros, todos publicados en este otoño, han ocupado el primer lugar en distintas categorías de Amazon en Japón.

El 1 de marzo de este año José Mujica dejó su cargo como presidente de Uruguay, cediendo el puesto a Tabaré Vázquez. Habrá que ver, con el tiempo, cómo se juzgarán sus cinco años en el poder. Por el momento lo seguro es que su fama no deja de crecer, aun del otro lado del planeta. En Japón todo comenzó con el famoso discurso que dio en Rio de Janeiro en 2012, traducido inmediatamente por el japo-chileno Akira Uchimura, el video que lo divulgó fue llamando poco a poco la atención del público. Algunos programas televisivos nipones presentaron al "presidente más pobre del mundo" y ganaron una considerable aprobación. Ahora el auge se ha expandido al mundo editorial: el año pasado la editora Yoshimi Kusaba, junto con el monje ilustrador Manabu Nakagawa, publicó un libro monumental: El discurso del presidente más pobre del mundo (Chobunsha), con tirajes que sobrepasaron los 150 mil ejemplares. El libro ganó el Gran Premio Amazon Ranking para la primera mitad del año 2015 en la categoría de libros ilustrados e infantiles, y sin duda impulsó una gran oleada pro Mujica. Esta misma editorial editó Del presidente más pobre del mundo para ti (Chobun-sha), que resume las palabras de Mujica para un programa televisivo nipón. Las palabras de José Mujica, el presidente más pobre del mundo, de Miyuki Sato, es otro libro que compila sus frases, y Las palabras que mueven al mundo. El discurso del presidente más pobre del mundo (Kadokawa), de Shinobu Momose, es una novela sobre un chico que crece con las palabras del Pepe en el corazón. Asimismo salió la traducción del libro Una oveja negra al poder. Confesiones e intimidades de Pepe Mujica (Chobunsha), de Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz, a pocos meses de la aparición del original en Uruguay. Es sorprendente ver que estos cuatro libros, todos publicados en este otoño, han ocupado el primer lugar en distintas categorías de Amazon en Japón.


¿Por qué ha tenido Mujica tantas repercusiones en Japón? El mencionado libro de Danza y Tulbovitz comienza contando el caso de un arquitecto japonés que, conmovido por el discurso que vio en Internet, quiso saber todo sobre José Mujica: su país pequeño, sus años tupamaros, hasta sobre su perra de tres patas. Para los autores esta anécdota es una prueba, junto con las de Moscú y de Tramutola, del impacto universal que tuvieron aquellas palabras que el ex presidente uruguayo pronunció en Rio de Janeiro. No me opongo a esta visión, pero creo poder ofrecer otro punto de vista, el de un ciudadano japonés.


"Taru wo shiru", o saber contentarte con lo que tienes, es una actitud ética arraigada en la cultura del archipiélago nipón, que a lo largo de su historia se ha enfrentado a la carencia de recursos naturales. Por eso no es extraño que sintamos familiaridad con el pensamiento de Mujica. Incluso en la época de la economía de burbujas (1986-1992) podían hallarse discursos que hablaban del seihin, vivir pobre pero noble, como el ensayo emblemático El pensamiento de la pobreza noble, del crítico literario Koji Nakano, publicado en 1992 y que, en vísperas del fin de la economía de burbujas, se convirtió en bestseller. Irónicamente, sin embargo, este elogio del estilo de vida austero fue leído por aquellos que estaban hartos y vivían en la opulencia. El auge de la pobreza noble terminó siendo un objeto más del consumismo voraz que se vivía en aquel tiempo.


Ahora la situación es otra: durante "las dos décadas perdidas" el país ha sufrido una constante decadencia económica. En cuanto al Pbi per cápita, Japón se sitúa atrás de decenas de países occidentales y orientales. El promedio del salario mensual inicial de un graduado universitario es más bajo que en Corea del Sur. Asimismo, una sostenida baja en la natalidad hace que los trabajadores carguen con los gastos cada vez más altos de las pensiones, la seguridad social, la salud pública y otras cosas. Las políticas económicas del primer ministro, Shinzo Abe, llamadas Abenomía, están lejos de dar sus frutos. Todo esto afecta a varios sectores del Estado: el lector de Brecha ya está al tanto, por ejemplo, de la crisis de las humanidades en las universidades nacionales, gracias a la nota de Ana Inés Larre Borges publicada en octubre. Los japoneses ya no somos los mismos que Ricardo Piglia supo caricaturizar en la novela La ciudad ausente, publicada en el mismísimo 1992.


Este cambio nos acerca aun más al pensamiento de Mujica, quien nos recuerda la forma de ser que llevamos dentro, seamos o no conscientes. "Saber contentarte con lo que tienes" quizá ya no sea una opción que podamos escoger entre tantas otras: es un camino que muchos de los japoneses estaremos destinados a tomar. ¿Aprenderemos de Mujica? Lo único que sé decir es que si se quiere aprender algo se debe estudiar en profundidad, con mirada crítica. Aunque las humanidades, cultivadoras del pensamiento crítico, no tengan un buen futuro aquí.
(Agradezco a David Taranco la revisión del texto).


Kazunori Hamada es estudiante de doctorado de la Universidad de Tokio, investigador especializado en literatura hispanoamericana. Prepara una tesis comparativa sobre Felisberto Hernández, Onetti y Saer. Antes de la explosión de cualquier fenómeno, en febrero de 2010 fue a visitar, junto a un amigo uruguayo, la chacra de Mujica, a la que no pudo acceder por disposición de la guardia policial.

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 18 Noviembre 2015 07:20

Más pendientes del fútbol que de la paz

Más pendientes del fútbol que de la paz

Medellín es en cierta medida un reducto de Alvaro Uribe, portavoz de los opositores a las negociaciones con la guerrilla. Además, quienes participan de la industria de la guerra querrán mantener viva la excusa de la lucha contrainsurgente.


Guerra y paz en Colombia. "Si quieres transformar el presente (apuesta a la) paz" propone a los "jóvenes de Colombia" la publicidad del gobierno transmitida durante los partidos por la cuarta ronda de las eliminatorias hacia el Mundial 2018, concluida ayer.


En el barrio Laureles, zona céntrica de Medellín, unos muchachos de clase media se molestan con la propaganda pacifista y cargan contra presidente Juan Manuel Santos. Es un "mentiroso, que no nos venga con las mentiricas de la paz para dejar libres a los terroristas de las FARC".


"Qué tienen que ir a hablar a un país donde hay una dictadura comunista, ¿por qué no hablan acá? Porque acá los narcoterroristas tienen miedo de ir presos y que los manden a Estados Unidos, allá no les tiembla el pulso."


Lo cierto es que el tema que está en boca de todos no es el proceso de paz, ni los atentados terroristas en París, sino la selección del astro James Rodríguez, que antes de militar en el Real Madrid jugó en el club Envigado de Medellín.


Las banderas colombianas están por doquier: en el restaurante Los Tejanitos, en un bar sin nombre que ofrece "cebiche y patacones", y en la peluquería Consolata, ubicada a pocos metros de la parroquia homónima.


El nacionalismo futbolero de los colombianos es tan intenso, o un poco más, que el de la mayoría lo países sudamericanos, lo llamativo es que aquí se le suma el "patriotismo" regional.


En los medios locales se propala casi en un pie de igualdad el himno colombiano con el del departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín.


En esta ciudad reinó Pablo Escobar, aún venerado por los vecinos de un barrio que lleva su nombre y recordado por los hinchas de Atlético Nacional, que gracias a los dólares del jefe del Cártel de Medellín costearon el equipo campeón de la Libertadores en 1989.


Actualmente Medellín es en cierta medida un reducto del ex presidente Alvaro Uribe, derechista, vinculado con los paramilitares (controlan varias comunas pobres), portavoz de los opositores a las negociaciones de paz.


Hace dos meses, en La Habana, el presidente Santos y el comandante rebelde Timochenko anunciaron que firmarán la paz el 23 de marzo, tras lo cual se estrecharon las manos junto al presidente Raúl Castro.


Ese paso, potente, hacia el fin de la guerra civil iniciada en la década del 60 contó con la bendición del papa Francisco, durante su visita a la isla antes de continuar viaje hacia Estados Unidos, cuyo gobierno respalda las negociaciones, posición que no se replica en grupos de interés relacionados con la industria privada de defensa, la comunidad de inteligencia y la agencia de lucha contra las drogas, la DEA. Esas dos corporaciones estatales siguen lógicas de actuación relativamente autónomas a las de la Casa Blanca y el Departamento de Estado.


"Para los militares norteamericanos y colombianos, para la DEA, para los traficantes de armas, para mucha gente la industria de la guerra es un negocio que mueve miles de millones de dólares. El interés de ellos es mantener viva la excusa de la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla. Posiblemente esos grupos van a ser un obstáculo para los que buscan la paz" plantea el economista brasileño Theotonio dos Santos.


"Estamos hablando de grupos que perderán dinero, pero fundamentalmente perderán influencia si se ordenara el repliegue de las tropas regulares, o si se decide poner fin a las bases militares norteamericanas que son una amenaza para la soberanía de Colombia, para la seguridad de Brasil y Venezuela" continúa el profesor emérito de la Universidad Federal Fluminense en diálogo con Página/12.


Dos Santos menciona que las fronteras colombianas con Brasil y Venezuela se extienden a lo largo de unos 3800 kilómetros, más extensas que la de Estados Unidos y México.


El colombiano Jorge Gantiva, catedrático e investigador de la Universidad de Tolima coincide con la tesis del brasileño Dos Santos. Ambos participaron en el congreso del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales realizado en la Plaza Mayor medellinense.


"Estados Unidos no va a entregar las bases así porque sí. Cuando digo Estados Unidos no estoy refiriendo al presidente Barack Obama que se va del gobierno dentro un año, hablo del estado norteamericano" plantea Gantiva.


"Son varias bases las que hay en Colombia. La que mejor conozco es la que se encuentra en nuestro departamento, Tolima, la base Tolemaida. Cuenta con armamento avanzado, aviones muy bien equipados. Sus militares tienen inmunidad, cualquier delito que cometan será juzgado en una corte norteamericana.


Gantiva explica que desde esas fortalezas, ajenas a la jurisdicción colombiana, se comandan acciones, se diseñan planes, se adiestra a oficiales en guerra contrainsurgente y técnicas de interrogación.


Además de expertos norteamericanos trabajan asesores israelíes y militares brasileños dado que las fuerzas armadas colombianas "tienen mucho equipamiento de guerra comprado en Brasil".


El bombardeo aéreo ordenado por Alvaro Uribe en 2008 contra un campamento de las FARC en Ecuador fue ejecutado con aviones Super Tucano brasileños, dotados con tecnología norteamericana. La invasión del territorio ecuatoriano promovida por el medellinense presidente Uribe, con la venia de Washington, causó conmoción en la región.


Hacer política


Jorge Gantiva retoma la palabra para plantear que más allá del escenario bélico "aquí lo más importante no es la guerra militar, el problema es fundamentalmente de carácter político. No hablemos de guerra, guerra, guerra. Pensemos la política. Está perfecto el diálogo de paz. Estamos de acuerdo con los progresos que están lográndose en Cuba, pero eso no alcanza".
"Todo eso es negociación por arriba sin dar atención la sociedad civil, tenemos que alimentar el debate, organizarnos.

Anunciaron un plebiscito sobre la paz, si ese plebiscito fuera hoy no sé si gana el voto por la paz. El trabajo que falta es involucrar a la gente, debatir sobre el post conflicto. Los campesinos, los indígenas, no están metidos con lo que pasa en las conversaciones, las ven como una cosa lejan que pasa en La Habana", lamenta Gantiva y pregunta al cronista: "¿Cuántas personas hablaron contigo de la paz en los días que estuviste aquí? Seguro que una o dos entre diez. Tal vez hablaron de la nota en la revista Soho", bromea.


Se refiere a la publicación masculina que en su último número trae fotos sensuales de la ex guerrillera Ana Pacheco y de Isabel Londoño, que actuó en los servicios de inteligencia del Estado.


La reconciliación fotográfica de Ana e Isabel en Soho es puro efecto visual, no se empata con la realidad, asegura Gantiva.
"Estamos viviendo un momento de ausencia de conflicto, porque la guerrilla declaró el cese unilateral, hay un clima de tranquilidad, pero la guerra está dormida, no terminó. Los paramilitares siguen armados, organizados, se reconvirtieron y ahora forman las Bacrin (bandas criminales), el narcotráfico está otra vez fuerte, no ha desaparecido."


"Fíjate que otra vez somos los primeros productores de cocaína después de 15 años de Plan Colombia, que costó miles de millones de dólares", señala.


Consultado sobre la situación de los rebeldes, Gantiva explica que pese a haber sufrido graves derrotas militares aún componen una fuerza respetable, con presencia territorial y bien entrenadas.


Las FARC están formadas fundamentalmente por campesinos jóvenes que "permanecen en el monte esperando ver qué pasa en las negociaciones de Cuba". "Mientras unos combatientes están esperando las órdenes de los comandantes de las FARC, hay otros que no van a esperar por mucho tiempo. Posiblemente habrá gente que no va a entragar las armas aunque se firme la paz."

Publicado enColombia
Crece la ola de violencia entre israelíes y palestinos

La ola de violencia entre israelíes y palestinos se extendió este viernes a la franja de Gaza, donde al menos seis jóvenes palestinos murieron por disparos de soldados israelíes y 80 resultaron heridos durante una manifestación en solidaridad con los palestinos de Cisjordania y Jerusalén ocupadas.

El ejército israelí confirmó la caída de un cohete lanzado desde la franja de Gaza a primera hora de este sábado en la sureña región de Eshkol, sin que se registraran víctimas.


Soldados israelíes abrieron fuego contra alrededor de 300 jóvenes palestinos que se manifestaban frente a la valla de seguridad, construida por Israel y que confina Gaza, donde lanzaban piedras y empujaban llantas en llamas.


Según el ejército israelí, los soldados dispararon contra los principales instigadores para detener su avance y dispersar a la multitud.


Testigos dijeron que los jóvenes palestinos fueron baleados por francotiradores israelíes apostados en puestos de control junto a la cerca fronteriza.
Paralelamente, la tensión creció en Israel después de que un judío de 17 años apuñaló a dos árabes israelíes y dos palestinos en la sureña ciudad de Dimona, el primer ataque de un judío contra árabes desde el inicio de la oleada de agresiones similares contra israelíes.


El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu condenó firmemente el ataque, y dijo en un comunicado que la justicia per- seguirá a quien ejerza la violencia y vulnere la ley, sea cual sea el lado en el que se encuentre.


Estados Unidos calificó como actos terroristas los ataques de palestinos en Israel y los territorios reocupados, pero no se pronunció sobre el ataque del joven judío a palestinos y árabes israelíes.


Ismail Haniya, líder del movimiento radical Hamas, que controla la franja de Gaza, consideró que la violencia que sacude Cisjordania y Jerusalén Este, como una nueva intifada, en alusión a los levantamientos de 1987 a 1993 y de 2000 a 2005 que dejaron más de 5 mil palestinos y mil 200 israelíes muertos.


El negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erakat escribió en Newsweek Europa, el artículo Dejen de hablar de la tercera intifada-La ocupación israelí debe terminar, en el que expuso: "lo que hemos visto son los síntomas de la realidad de ocupación, colonización y apartheid que Israel ha impuesto a Palestina por encima de los principios básicos sobre los que la comunidad internacional fue creada.


El mundo ha permitido que suceda esto y la comunidad internacional debe asumir su responsabilidad por permitir a Israel cometer los crímenes que comete contra el territorio y la gente palestina.


El texto, informó la embajada palestina en México, se encuentra en http://europe.newsweek.com/stop-talking-about-third-intifadaisraels-occupation-must-end-334323

Publicado enInternacional
Miércoles, 30 Septiembre 2015 06:17

La nueva fuerza en el mercado laboral alemán

La nueva fuerza en el mercado laboral alemán

Ulrich Benke está entusiasmado con su nuevo aprendiz. Asegura que es muy trabajador: "Me gustaría poder decir lo mismo de algunos de mis discípulos alemanes". Yamusa Sylla, un muchacho guineano, llegó solo con 15 años a Alemania como refugiado. Ahora, el joven habla perfecto alemán y está aprendiendo el oficio de metalúrgico en la empresa de Benke en Schwerte, en Renania del Norte-Westfalia. Benke está contento de contar con Yamusa, ya que le cuesta encontrar buenos aprendices.


Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), este año llegarán a Europa un millón de personas en busca de asilo, unas 800.000 a Alemania, la mitad menores de 25 años.


Los refugiados pueden contribuir a paliar algo el problema demográfico de Alemania y de Europa. Se prevé que ya entre 2013 y 2020 la población en edad de trabajar se reduzca en 7,5 millones de personas (un 2,2%) en el continente. Así, Europa tiene que recurrir a refugiados como Sylla también por su propio interés.


Actualmente, los demandantes de asilo son mejor acogidos en Alemania que en la década de 1990. Una de las razones es que entonces la presión demográfica aún no era tan grande. Y es que, en comparación con la situación internacional, el envejecimiento de la población alemana es particularmente dramático. Hace poco, la Fundación Bertelsmann calculaba que si la mayor economía de Europa quiere mantener estable hasta 2050 su número de trabajadores y su sistema social, necesita cada año medio millón neto de inmigrantes. Este año, la economía alemana es incapaz de cubrir decenas de miles de plazas en prácticas porque no hay solicitudes. El número de titulados de grado medio desciende, y cada vez más jóvenes optan por una carrera universitaria.


"Los jóvenes [refugiados] están muy motivados", asegura Berthold Schröder, presidente de la Cámara de Oficios de Dortmund. Un proyecto piloto está formando a 20 demandantes de asilo, cinco de ellos sirios. Aprenden carpintería, construcción y reparación de tejados, electricidad o electromecánica. Previamente reciben cursos intensivos de matemáticas y alemán, y han seguido una "orientación intercultural". Algunos han obtenido un título alemán de grado medio. Mientras dura la formación, se "tolera" su presencia en el país, aunque todavía no se haya reconocido su condición de refugiados.


También en otras ciudades hay proyectos como el de Dortmund. La asociación Berliner Stadtmission forma a refugiados como montadores y vendedores de bicicletas. Los emigrantes llevan ya dos meses reparando bicicletas que la gente ha donado en un taller cercano a la estación central.


No obstante, los refugiados no empiezan como aprendices desde el primer momento. "Antes que nada queremos preparar a las personas para el aprendizaje", explica Thomas Jaeger, de la Berliner Stadtmission. El proyecto trabaja con la denominada "cualificación para el ingreso" (EQ, por sus siglas en alemán). "Se trabajan también la puntualidad, la organización y la seriedad", explica.
Un efecto positivo
El ministro del Interior federal, Thomas de Maizière (democristiano), asume que Alemania necesita inmigrantes jóvenes, pero recalca que deben ser cualificados. Entre los refugiados hay muchos bien preparados, "pero en ningún caso tantos como nos esperamos", declaraba De Maizière hace poco en un congreso de demografía en Berlín.


En la historia de Alemania ha habido casos de inmigración planificada, como en la década de 1960, pero también no planificada, como en la década de 1990, cuando fueron acogidos los refugiados de los Balcanes. Toda la migración ha tenido algo en común: hasta ahora nunca ha provocado un aumento del paro, un descenso de los salarios o un incremento de los costes sociales. "Es algo que no se puede demostrar. El efecto de la migración sobre el mercado laboral es positivo, aunque muy limitado", precisa Holger Bonin, experto en mercado de trabajo del Centro para la Investigación Económica Europea de Mannheim. Lo mismo se observa a escala internacional. Incluso cuando, tras la caída del Telón de Acero, en Israel la población activa aumentó de golpe un 30%, el efecto sobre el mercado laboral solo duró un año y medio.


La experiencia de anteriores crisis migratorias ha mostrado que los inmigrantes "pueden proporcionar una valiosa contribución al bienestar social y económico de un país", señala la OCDE en su último informe sobre migraciones. Sea como sea, Yamusa Sylla está a gusto entre los 20 trabajadores de la fábrica de Schwerte. A lo mejor cuando acabe el grado medio puede hacer el superior: "O hasta montar mi propia empresa".


Con información de Stefan von Borstel, Martin Greive y Benno Müchler.


Traducción de News Clips.

Publicado enEconomía
Concluye Toronto con 80 récords panamericanos en siete deportes

Los Juegos de Toronto 2015 llegan a su fin tras batir 80 récords panamericanos en siete deportes, siendo la jornada del 18 de julio la que reunió el mayor número de nuevas marcas, con un total de 14, 8 de ellas en natación.


Los deportes en los que se produjeron nuevos registros fueron tiro, tiro con arco, atletismo, ciclismo de pista, aguas abiertas, natación y levantamiento de pesas.


La competición se abrió el día 11 con cuatro récords en halterofilia, dos para Colombia (Habib de las Salas y Ana Iris Segura) y dos para República Dominicana (ambos para Cándida Vásquez), y siguió con siete más el día siguiente, cuatro de ellos para Colombia, de los cuales tres llegaron de manos de Luis Mosquera en halterofilia.


Cuba fue el gran protagonista del día 13 en cuanto a récords panamericanos con un total de cuatro, tres de ellos a cargo de Yoelmis Hernández en halterofilia, en tanto que Colombia tomó el testigo en la jornada siguiente con tres nuevas marcas, todas ellas de Leidy Yessenia Solís, también en halterofilia.


El día 15 irrumpió Brasil con fuerza para marcar seis récords, tres de ellos con la firma de Fernando Reis en halterofilia, y el 16 estuvo dominado por Estados Unidos con cuatro récords, todos ellos en natación.


La "canarinha" volvió a reclamar el protagonismo el día 17 con cuatro récords, tres en tiro (uno de Julio Almeida y dos de Cassio Rippel) y uno en natación (Felipe França de Silva).


El día con el mayor número de récords, el 18 de julio, fue testigo de 6 actuaciones históricas por parte de Estados Unidos en tiro, ciclismo de pista y natación. Un día después, México reclamó dos récords en atletismo (María González) y tiro (José Sánchez).


EE.UU. asombró de nuevo el día 21 con dos nuevas marcas en atletismo (Barbara Pierre y Queen Harrison) y Cuba hizo lo propio el día 23 con otro récord en ese deporte (Yarisley Silva), especialidad donde los estadounidenses dominaron una vez más en la jornada del día 25 con dos nuevas marcas (David Oliver y Ashley Higginson).


El equipo norteamericano concluyó con un nuevo registro en el 4×100 femenino disputado el día 25, el mismo día que la cubana Yorgelis Rodríguez logró la plusmarca en el heptatlón femenino.


Los días 20, 22 y 26 fueron los únicos en los que no se registraron récords panamericanos.


(Tomado de Mundo Deportivo)

Publicado enCultura
La clave del envejecimiento corre por nuestras venas

El año pasado, el equipo de Saul Villeda hizo un experimento clave. Conectaron a dos ratones, uno joven y otro anciano, y analizaron qué les sucedía. El mayor tenía 18 meses, el equivalente a 70 años humanos, y el joven, tres, unos 11 años de persona. Bajo los puntos que unían su piel había una red de vasos por la que circulaba la misma sangre compartida. Los resultados, y el de otros equipos que hicieron experimentos similares, se convirtieron en uno de los hallazgos del año. Algo en la sangre del ratón joven había "reactivado" el cerebro del ratón viejo. Al igual que las personas, los ratones mayores pierden poco a poco la memoria y la capacidad cognitiva. Pero en los animales del experimento su memoria había mejorado de forma significativa tras la unión con los jóvenes y se había reactivado la producción de nuevas neuronas en su encéfalo. Ante la posibilidad de que lo mismo pasase en humanos, Villeda y el resto de su equipo se lanzaron a identificar cuáles eran los ingredientes de la sangre joven que podrían revertir los efectos del envejecimiento y las enfermedades asociadas a este, como la demencia y el alzhéimer.


En un estudio publicado hoy, Villeda y su mentor científico, el investigador de Stanford Tony Wyss-Coray, describen una proteína que circula en la sangre y que parece activar los efectos perniciosos del envejecimiento. La proteína en cuestión se llama beta-2 microglobulina (B2M) y su concentración en la sangre tanto de ratones como en humanos aumenta con la edad. Los niveles de esta proteína también son especialmente altos en enfermos de alzhéimer.


Hijo de inmigrantes guatemaltecos, Saul Villeda dirige su propio laboratorio en la Universidad de California


En su estudio, publicado en Nature Medicine, el equipo científico demuestra que esta proteína es responsable de parte del deterioro cognitivo asociado a la edad. Los ratones que no la expresan en su sangre ni su cerebro envejecen sin pérdidas de memoria aparentes. Sin embargo, cuando se la inyectan a ratones jóvenes, estos sufren una repentina pérdida de memoria y sus cerebros dejan de generar nuevas neuronas. Todo esto, dicen los autores del estudio, parece indicar que la proteína en cuestión puede ser una nueva diana para desarrollar nuevos tratamientos.


"Estamos muy estimulados por los resultados porque muestran que hay dos maneras de revertir el deterioro mental asociado a la edad", explica Villeda, que lidera su propio grupo de investigación en la Universidad de California en San Francisco. El primero sería introducir factores "rejuvenecedores" presentes en la sangre, algo que también se descubrió el año pasado y cuya efectividad se demostró en ratones. Los animales no solo veían sus cerebros rejuvenecer, sino también sus músculos, gracias a una proteína que circula en la sangre joven. Ahora, este trabajo apunta una segunda táctica basada en el nuevo factor de envejecimiento "que podría atacarse para hacer recuperar la memoria en las personas mayores", resume Villeda.
Sistema inmune
Su equipo explora la posible conexión entre el sistema inmune y ese deterioro cognitivo que se observa en personas de edad avanzada. La proteína B2M es un ejemplo de esa conexión, pues, hasta ahora, sólo se conocía su función como parte del sistema inmunitario. Hijo de guatemaltecos llegados a EE UU, Villeda explica que "ahora la idea es desarrollar anticuerpos neutralizantes o pequeñas moléculas que puedan bloquear los efectos de esta proteína o ayudar a eliminarla de la sangre". Por su parte, el equipo de Wyss-Coray en Stanford, está realizando un estudio piloto con personas mayores y síntomas de alzhéimer que serán tratadas con plasma de jóvenes de 30 años o menos.


Estamos muy estimulados por los resultados porque muestran que hay dos maneras de revertir el deterioro mental asociado a la edad


Uno de los méritos de este estudio es reafirmar ideas sobre las causas del envejecimiento que ya llevaban cierto tiempo circulando, explica Carlos Dotti, experto en envejecimiento cerebral del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO-CSIC), en Madrid. "El concepto de que hay factores circulantes que envejecen y otros que rejuvenecen ya tiene unos 10 años y si bien está bastante aceptado, los factores específicos no estaban bien definidos", resalta.


Para Guillermo García-Ribas, que dirige la unidad de alzhéimer del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, este es un estudio "sólidamente documentado" que, sobre todo, avanza en el conocimiento básico del envejecimiento a nivel biológico. Más adelante, señala, también puede ayudar a "destilar" los factores en la sangre que influyen en el envejecimiento e intentar desarrollar nuevos tratamientos.


Dolores Ledesma, investigadora del CBMSO, advierte de que aún es pronto para pensar en posibles tratamientos y que antes habrá que averiguar cómo la proteína en cuestión deteriora el cerebro. Lo interesante, dice, es que "sugiere una interesante relación entre nuestra respuesta inmune a lo largo de la vida y el envejecimiento cerebral".

Martes, 07 Julio 2015 06:52

"La universidad es un derecho"

"La universidad es un derecho"

Rinesi reflexiona sobre las implicancias de asumir a la formación superior como un derecho individual y colectivo. "La educación sólo es de calidad si es una educación para todos", sostiene.

"No es verdad que una institución que después de recibir a cien alumnos produce a diez excelentes graduados, sea una universidad de excelencia. Es una universidad mala, porque no ha estado a la altura de garantizarles a todos el derecho a la educación", dice el politólogo y docente Eduardo Rinesi, que en su último libro, Filosofía (y) política de la Universidad (Ediciones Ungsiec), se pregunta qué consecuencias tiene para quienes forman parte de la comunidad académica considerar a la educación superior como un derecho. Crítico de los academicismos, Rinesi señala en esta entrevista con Página/12 la importancia de no perder el foco de los problemas que le dan sentido a la universidad pública y anima a reflexionar sobre el rol de los docentes, que considera injustamente degradado.


–¿Qué implica garantizar el derecho a la universidad?


–Quizás habría que empezar señalando la novedad que representa que hoy podamos formularnos esa pregunta. La universidad, que es una institución muy antigua en Occidente, nunca se pensó a sí misma como una institución encargada de garantizar nada que pudiera conceptualizarse como un derecho universal. Más bien se pensó como lo que fue: una máquina de fabricar elites. Preguntarnos qué es garantizar ese derecho a la universidad nos exige preguntarnos quién es el sujeto de ese derecho. Y a mí me parece que ese derecho puede ser pensado como teniendo un titular individual –los ciudadanos que quieren ejercer su derecho a estudiar una carrera universitaria– y al mismo tiempo como el derecho de un pueblo como sujeto colectivo a beneficiarse de lo que la universidad sabe e investiga. Y como derecho individual es importante representárnoslo no sólo como el derecho que tienen los ciudadanos a entrar a la universidad, sino como el derecho a tratar de entrar y entrar, a tratar de aprender y aprender, a romperse el alma estudiando y avanzar en sus estudios, a terminarlos en un plazo razonable.


–¿Qué valoraciones pesan sobre los recién llegados a la universidad?


–Quizá la valoración negativa, producto de un largo acostumbramiento a que los estudiantes universitarios son y casi no podrían sino ser los hijos de una elite de rasgos reconocibles y fácilmente identificables por su pertenencia social, nivel económico, hasta por sus lugares de residencia. Las sociedades que conocemos son sociedades desigualitarias, sociedades donde las personas somos injustamente diferentes. Pero me parece que la evidencia de esas desigualdades no debe llevarnos a desconocer el hecho evidente de que todos los seres humanos somos, por debajo o por detrás de esas desigualdades, radicalmente iguales. Cuando uno lo piensa un poco, los motivos de las desigualdades que tendemos a naturalizar y en nombre de las cuales tendemos a justificar diferentes distribuciones de posibilidades, riquezas, derechos, saberes, son muy insustanciales frente a lo contundente de las cosas que nos hacen iguales. Somos radicalmente iguales en inteligencias, talentos, capacidades, derechos y si nos tomamos en serio que hay una igualdad radical de fondo, los profesores universitarios nos vemos obligados a dejar de volver a aquellos estudiantes a los que no somos capaces de garantizarles el ejercicio efectivo y exitoso del derecho a la educación para echarles la culpa de nuestro propio fracaso. Esa es la vía mas fácil, la vía autoexculpatoria y tranquilizadora. Es también la menos sensible a las exigencias que nos impone representarnos de verdad que la universidad es un derecho, que tiene consecuencias importantes sobre nuestros modos de hacer las cosas y pensar la universidad.


–Implica no decir, por ejemplo: "Bueno, educamos a todos, pero no se puede igual, no con la misma calidad"...


–La idea según la cual una educación para todos no puede ser una educación de la más alta calidad es un prejuicio inaceptable si uno piensa que la educación es un derecho universal. Parte de un prejuicio reaccionario, simplificador y no sostenido sobre ninguna evidencia. La educación sólo es de calidad si es una educación para todos. No es verdad que una institución que después de recibir a cien alumnos produce por la vía de un prolongado proceso de selecciones a diez excelentes graduados, sea una universidad de excelencia. Es una universidad mala, porque no ha estado a la altura de garantizarles a todos el derecho a la educación que proclama. Pero con la misma fuerza quiero sostener que una universidad no es de verdad una universidad para todos si no es para todos de la más alta calidad. Si no, es un engaño, es hacerle el juego a una derecha a la que no debemos concederle que los más no puedan hacer igual de bien lo mismo que los menos.


–¿Por qué le parece importante revisar la separación entre las funciones de docente e investigador y la jerarquización de una por sobre la otra?


–En los años finales del siglo pasado se produjeron transformaciones muy importantes en los modos de organización de la vida universitaria a partir de un par de diagnósticos que no estaban necesariamente mal, pero que llevaron a políticas que sí produjeron resultados muy nocivos. El primero de esos diagnósticos decía que en la universidad argentina se investigaba poco, y eso no era falso, por eso no estuvo mal insistir en que los docentes debían ser docentes investigadores. Apareció entonces en los '90 un guioncito lleno de promesas entre la palabra docente e investigador. El problema, la hipertrofia producida durante los '90, fue que en la medida en que se promovió la investigación por sobre la actividad de docencia rápidamente el promisorio par de conceptos docente-investigador se convirtió en el par investigador-docente y de ahí no pasó mucho hasta que cuando nuestras tías nos preguntaban qué éramos dijéramos en voz alta y sacando pecho "investigador" y bajáramos después la voz para confesar que también éramos miserables docentes. Valoro mucho la investigación universitaria, por supuesto, ahora lo que sí me parece inaceptable es que en nombre de la importancia de la investigación nos hayamos acostumbrado a suponer que la parte de la docencia de nuestra vida universitaria es una parte mala, degradada.


–¿Y el segundo diagnóstico?


–El otro diagnóstico, que tampoco estaba necesariamente mal, decía que en la universidad argentina había pocos masters, doctores, posdoctores en relación con el conjunto de los profesores de la universidad y aun con el conjunto de la población económicamente activa del país. Más de uno pensó que lo que se derivaba de esto era que había que ponerse a producir locamente doctores. Eso está lleno de supuestos que han llevado a una inflación del mercado de los posgrados, que ofrecen un dinero interesante para los profesores, ofrecen reconocimientos académicos y curriculares quizás más importantes que los de dar clases en las careras de grado, con lo cual cualquier profesor que haya conquistado su maestría o doctorado tiene un campo abierto de posibilidades laborales dando clases en otras maestrías o doctorados y cada vez van encontrando menos incentivos para dar clases en los cursos que más los necesitan: los cursos del grado de las universidades públicas que les financiaron con generosos sistemas de becas sus propios cursos de maestría, doctorados, posdoctorados, pos, pos, pos... ¿Qué locura es ésta? Tenemos que ser capaces de generar los estímulos morales, políticos y, si es necesario, materiales para que los colegas en los que el Estado argentino gastó mucho dinero para calificar den a esos estudiantes las mejores clases que puedan dar en lugar de suponer que ese es un favor que les hacen de tanto en tanto, o que lo puede hacer el docente JTP, mientras ellos continúan su loca carrerita hacia la nada.

Publicado enSociedad
"Llegó la hora de la política social de cuarta generación: La creación de empleo"

Con la seguridad de que será elegida alcaldesa de Bogotá en octubre próximo, Clara López, proyecta comprensión y sentido político de largo plazo, opina sobre el nuevo POT que deberá aprobar la ciudad, así como sobre educación, juventud, impuestos, salud, región, territorio, y otro cúmulo de temas que esbozan lo sustancial de su política de gobierno a debatir con la ciudadanía en medio de la campaña electoral.

 

Desdeabajo –da–. Toda campaña y todo programa político normalmente tiene un tema central alrededor del cual giran el resto de temáticas, en el caso del Polo Democrático Alternativo, ¿cuál es el gran tema desde el cual estructuran la propuesta por presentar a los bogotanos en la actual campaña electoral?

Clara López –CL–. Somos consientes de que en Bogotá se construye, desde el gobierno de Lucho Garzón, un modelo social de ciudad. El 70 por ciento del presupuesto de inversión de la ciudad es inversión social, contamos con enormes avances en salud, educación, alimentación, por lo cual el famoso indicador de pobreza multidimensional cayó del 29 por ciento en el año 2003 a algo así como el 7 por ciento en la actualidad.

 

Dentro de ese modelo social de ciudad, lo que está a la orden del día –en lo que pudiéramos llamar la cuarta generación de la política social– es el empleo, con énfasis en la inclusión para el trabajo, al emprendimiento, proyectada para 370.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan, y que si no adoptamos ya una política pública intensa para ellos, pueden convertirse en una generación perdida, algo totalmente inaceptable para una ciudad como Bogotá.

 

da. ¿Cuál sería la orientación central o la estrategia principal de esta propuesta?
CL. La estrategia principal tiene que ver con la estructuración de una verdadera política de fomento al desarrollo económico de la ciudad, algo que entró en desuso a nivel nacional desde que entraron las políticas neoliberales, cuando un Ministro de Estado tuvo a bien decir que la mejor política industrial era no tenerla.

 

da. ¿Cuál sería el proposito de esta política en el largo plazo?
CL. Nos tenemos que orientar a construir en Bogotá una ciudad del conocimiento –tomando como fecha simbólica el año 2038, cuando cumple 500 años de su refundación–, que implica empezar a tomar desde ya acciones concretas para incorporar en su política pública un fuerte respaldo y promoción a la innovación, a la ciencia, a la tecnología; articular el trípode Estado, empresa y academia, a través de una alianza estratégica con varias vertientes, una de ellas, desde luego, la articulación del sistema educativo hacia el reforzamiento de todo lo que tiene que ver con las destrezas y los conocimientos orientados a fomentar tecnología de alto nivel; una política que involucre a la educación media y a los jóvenes en tantas posibilidades que hay en este mundo que se abre camino: información, tecnología y comunicaciones. y, desde luego, desde el punto de vista de la empresa, de políticas firmes de capital semilla para nuevos emprendimientos de nuestros jóvenes de las pequeñas, de las medianas, incluso de las grandes empresas.

 

da. Una proyección que debe retomar lo ya construido y proyectar metas en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT)...
CL. Así es. Continuar y potenciar lo hasta ahora logrado. Generar el reconocimiento al anillo de innovación en ese eje tan importante de la calle 26 con Laboratorio de Tejidos de la Secretaría de Salud, en todo el trabajo del Parque Tecnológico de la Universidad Nacional, Maloka, Innovo, la Feria Internacional, dentro de un concepto de ciudad para atraer innovadores y personas de altísimos conocimientos.

 

da. A propósito del POT, valorando su importancia en la proyección que usted nos comenta, pero también el interregno en que se encuentra el presentado por la actual administración de la ciudad, ¿qué haría su administración al respecto?, ¿es posible reformularlo?, ¿será necesario presentar uno nuevo?
CL. A la próxima administración le corresponderá presentar un nuevo POT, y tiene que ser legítimo, tanto por ser legalmente expedido, como porque venga precedido de una discusión y de una participación por parte de todos los sectores ciudadanos en su elaboración y construcción.

 

da. Presentar un nuevo POT es una oportunidad para actuar con visión de futuro...
CL. Sí. Tenemos diversidad de realidades sobre las cuales intervenir con tal visión. Valga decir que Bogotá no ha tenido fortuna con sus POT, no solamente el suspendido, sino el vigente, que no logró descentralizar la ciudad, y por eso hoy tenemos ese drama tan terrible de todo el empleo productivo de la ciudad, todos los servicios sociales, todas las universidades, inclusive las instalaciones hospitalarias, concentradas en el centro ampliado, y la gente viviendo lejos, en la periferia, lo que demanda enormes cantidades de viajes que son un desperdicio para la ciudad, para la sociedad y para las familias.

 

da. ¿Qué hacer para romper tal realidad?
CL. Adicional a lo planteado sobre la innovación y la tecnología, debemos prever usos mixtos del territorio a través de planes de renovación que nos permitan descentralizar el empleo, teniendo en cuenta, en todo el proceso de su diseño, la necesidad de juntar vivienda, trabajo, estratos sociales, servicios sociales, ofertas económicas, espacios públicos.


Es interesante que en la próxima administración nos vaya a corresponder ese gran reto de un nuevo POT, porque demográficamente la ciudad también ha sufrido enormes cambios: ya en el centro los colegios no tienen niños para ocuparlos y en la periferia hacen falta instalaciones; con un cambio fundamental: la irrupción de la mujer en la fuerza de trabajo y el hecho de que ya el 30 por ciento de las cabezas de familia son mujeres, además de un envejecimiento de la población, lo que implica un amoblamiento urbano acorde con tales cambios demográficos; construir instalaciones sociales –similares a las existentes para el cuidado de la infancia– cerca de los hogares, tenemos que descentralizar la oferta hospitalaria, todo eso tiene que incorporarlo ese POT, y los planes maestros de la infraestructura sectorial correspondiente, que serán un gran reto para la ciudad.

 

da. Cada vez que la parte álgida de la campaña electoral se acerca, en los noticieros aparecen con mayor frecuencia los problemas de inseguridad, como queriendo culpar a las últimas administraciones, ¿qué piensa al respecto y cuál sería su propuesta en esa área?
CL. Otros candidatos están promoviendo, al lado de los medios de comunicación, una visión apocalíptica de la seguridad en Bogotá, y también de la movilidad, que son, desde luego, problemas acuciosos que a diario mortifican a la ciudadanía, pero sobre eso quiero decirle que todo tiempo pasado no fue mejor, fue peor.

 

El análisis de las encuestas de 'Bogotá cómo vamos', repetidas durante muchos años, me sorprendieron, mire un ejemplo: la estadística de percepción de inseguridad está hoy en día en 48 por ciento, pero en el 2000, hace 15 años, estaba en el 58. Al mirar la tasa de homicidios, y este sí es un dato duro, la disparidad es más fuerte: hoy registra 17 por cada 100.000 habitantes, en aquellos años era de 32. Es claro que está en marcha una política de miedo, quieren cabalgar sobre éste para realizar lo que ellos llaman el "cambio".

 

da. De acuerdo a usted, los que auspician tal política ¿qué entienden por cambio?
CL. Su cambio no es para avanzar, es para retroceder. Quieren volver a lo de antes, cuando no había ni siquiera suficientes cupos en los colegios públicos, cuando había que hacer cola porque las instalaciones eran insuficientes, sin la alimentación escolar que tenemos hoy en día. Un estudio realizado por la universidad de Harvard reconoce la calidad de la comida balanceda entregada por las alcaldías de izquierda, producto de la cual los niños, niñas y adolescentes de los colegios distritales han aumentado una talla completa, lo que se refleja en muchas cosas, además de la calidad de vida, por ejemplo, en la capacidad de aprendizaje de los muchachos, lo que ha llevado a un aumento muy grande en su desempeño en las pruebas del Icfes, a tal punto que, si bien en el año 2008, el 17 por ciento de los colegios estaban en el nivel superior o más, el año pasado ya habíamos superado el 60 por ciento.

 

da. En el tema de movilidad el factor financiero parece ser uno de los más críticos, ¿cómo ve usted ese factor en relación con el metro y los demás programas, así como frente a las necesidades de inversión en otros sectores y con el equilibrio fiscal en términos generales?
CL. Quiero llamar la atención sobre la calidad de las finanzas distritales: Bogotá se distingue desde hace ya varios años por tener calificación Triple A. Cuando fui alcaldesa, a finales de 2011, obtuvimos el grado de inversión que es la prueba ácida de sostenibilidad de finanzas, eso gracias a un manejo muy responsable de la hacienda pública por parte de estos gobiernos que dicen que no sabemos nada de eso, pero la realidad es que la ciudad está preparada, cuenta con muy bajo nivel de endeudamiento, tiene una enorme capacidad financiera y posee una enorme canasta de fuentes de recursos que se tienen que combinar para el cierre financiero.

 

da. Entonces, en relación con el Metro hay tranquilidad con el tema financiero..
CL. Sí, a mí no me preocupa que la ciudad esté en capacidad de hacerlo, ya que tenemos todas las condiciones que demanda una obra de esa magnitud; en cambio, lo que sí me preocupa, es el silencio sobre cómo hacer compatible ese compromiso financiero con el modelo social de la ciudad, y eso en plata blanca tiene más que ver con la voluntad política que con la capacidad financiera de la ciudad.

 

da. Esa capacidad financiera, además de contar con el aporte de la Nación, dicen tiene que apoyarse con el capital privado, en eso que llaman Alianza Pública Privada (APP), ¿es así?
CL. Así es. Aquí es muy importante tener en cuenta que todas estas ofertas de APP para construir obras de infraestructura, tienen que realizarse y analizarse con mucho cuidado, esa es una fuente muy seria de financiación para la obra pública que debe considerarse, lo importante no es si se usa o no se usa, sino cómo se usa y garantizar que sea en beneficio de la ciudad en su conjunto; lo que no veo muy factible es que todo pueda hacerse con APP. Porque un poco lo que está en el ambiente es: 'no hay ningún problema, eso no le cuesta un peso a la ciudad, hagamos las cuatro entradas, hagamos todas las troncales de Transmilenio, y nos queda sobrando para cuanto tema se nos ocurra en el camino'. Pero aquí no puede olvidarse que nada es gratis, siempre alguien paga y si erramos puede pagar muy duramente el bolsillo del ciudadano de a pie o el ciudadano que avanza sobre cuatro ruedas.


da. Algunos afirman que Bogotá perdió su liderazgo en términos de esfuerzo fiscal, ¿qué piensa usted de la estructura fiscal de la ciudad? ¿Es equitativa? ¿Deben aumentarse los impuestos a los que más tienen?
CL. En primer lugar, las finanzas de Bogotá no están desequilibradas, son ejemplo de buen manejo; en segundo lugar, el problema con la estructura impositiva tributaria local, que la establece la ley, es que la componen principalmente impuestos indirectos, que por definición son regresivos. Entonces, es un gran reto convertir el predial en un impuesto de carácter progresivo con el cual a mayor valor de la propiedad mayor la tarifa, y que tenga en cuenta un criterio que ha salido a la luz con este reciente aumento del impuesto predial tan injustificado que se presentó este año y es que en una etapa de valorización de los terrenos –porque se acabó la tierra en Bogotá y hay fenómenos de carácter incluso especulativo–, a la gente que utiliza su predio para el uso de vivienda se le tiene que tener una consideración distinta que a quienes utilizan el predio para fines comerciales.

 

da. ¿Por qué está diferencia?
CL. Porque no es lo mismo el valor de uso que el valor de cambio. Nosotros podemos mejorar el impuesto predial sin aumentar la carga tributaria, pero sí garantizando que el que más tenga pague más; y podemos tecnificar el Ica, el impuesto de industria y comercio tiene muchos problemas sensibles de carácter técnico, no solamente en su estructura tributaria sino también en su forma de pago, muy engorroso para las empresas, simplificándolo, haciéndolo más amigable...

 

da. Entonces, ¿quienes habitan esta ciudad están ante la posibilidad de nuevos impuestos?
CL. Lo que está a la orden del día en Bogotá no es aumentar los impuestos, es utilizar las oportunidades que ofrece la valorización y la plusvalía en el suelo urbano, para devolverle a la sociedad parte de ese mayor aumento del precio de los predios que se debe, no a la actividad del dueño, sino a la sociedad en su conjunto. La realidad es que el suelo urbano no puede mirarse solamente como un negocio de finca raíz para los propietarios, sino que es un valor social incrementado no sólo por responsabilidad del titular sino de la sociedad en su conjunto.

 

da. Seguramente nadie está en desacuerdo con que la ciudad debe redensificarse, pero este es un proceso de mediano y largo plazo, ¿qué hacer mientras tanto cuando la solución por la que ha optado la gente parece ser trasladarse a municipios cercanos? ¿debe crearse una zona metropolitana con ellos?
CL. En primer lugar, Bogotá es tal vez una de las ciudades más densas del continente; en segundo lugar, sí, hay que prever y estimular a través del POT la densificación de la ciudad; se acabó la tierra, no podemos seguir expandiendo hacia afuera, tenemos que echar para arriba y eso desde luego implica un muy cuidadoso proceso de estructuración de normas para estimular de manera adecuada ese proceso de redensificación, con todas las inversiones en materia de servicios públicos y en amoblamiento urbano que esto demanda.

 

Pero lo planteado en la pregunta es muy cierto, Bogotá tiene que organizarse como bien se empezó a estructurar a través de la Rape, como región. Entonces, es indispensable una institucionalidad con dientes y con capacidad real de regulación de temas tan sensibles como los usos del suelo, donde el POT de Bogotá y de cada una de las ciudades vecinas no sean particulares sino que sea definido como un todo, como región y como territorio, con una institucionalidad diseñada para defender la estructura ecológica principal, no solamente de la ciudad sino de la Sabana de Bogotá.

 

da. Los poderes corporativos son muy fuertes y van en contravía de los intereses sociales, ¿qué hacer cuando bloquean medidas que favorecen a las mayorías, como fue el intento de regresar a la esfera de lo público la recolección de basuras?, ¿no deben blindarse esas medidas con un fuerte movimiento social para hacerlas sostenibles?
CL. Por convicción y por mandato de mi partido soy una profunda defensora de lo público. Cuando fui alcaldesa, me posesioné cuando, en la víspera, a través de su alcaldesa encargada el Presidente de la República había presentado a consideración del Concejo de la ciudad un proyecto de ley para privatizar la ETB. Bueno, ¿qué hacer? Me pasó algo inédito: todo el entorno de mi apoyo había perdido la fe y todos a una me aconsejaban retirar el proyecto del Concejo, porque no pensaban que uno podía ganar con un buen argumento, demostrando que la ETB debía permanecer en manos públicas, con excepción de ese 10 por ciento que ya está en manos privadas.

 

Entonces, nos propusimos hacer un amplio debate público con los sectores sociales y el resto de la ciudadanía bogotana, incluidos todos los gremios, hicimos un proceso de divulgación extraordinario, de por qué debía permanecer pública la ETB y ganamos, el proyecto fue archivado por unanimidad en el Concejo.

 

¿Cuál es el mensaje de esto? Es claro, para defender lo público la empresa en cuestión debe funcionar bien, no basta con tener la razón desde el punto de vista de la teoría, es que nada le hace más mal a la defensa de lo público que la ineficiencia.

 

da. Los temas sentidos de la salud parecen seguir presentes: largas colas en los trámites, periodos de tiempo muy largos para citas con especialistas, etcétera. ¿Qué decirle a la gente sobre lo que podría hacerse en un tema tan sentido y tan sufrido por la población?
CL. La realidad es que en Bogotá, no gracias a, sino a pesar de la Ley 100, desde el programa iniciado en 2004 de 'Salud a su hogar', hoy llamado 'Territorios saludables', arrancó todo un proceso de atención primaria y de prevención que la Ley 100 había dejado a la deriva, y el gobierno de la ciudad, además, se propuso aumentar coberturas del plan subsidiado para que acá todo el mundo tuviese acceso a los servicios de salud; mientras en el resto del país se cerraban hospitales, aquí se abrían.

 

El resultado, Bogotá cuenta hoy con una red de 22 hospitales, y esperamos que pronto sean 23 con el San Juan de Dios y 300 puntos de atención que la ciudad ha construido y mantenido en circunstancias de enormes dificultades, porque las EPS no le pagan las cuentas a los hospitales que les prestan sus servicios.

 

Entonces, tenemos que meterle el hombro a los hospitales públicos, seguir trabajando en función de apoyar todas las iniciativas de reforma del sistema de la Ley 100 que nos parece absolutamente deficiente; continuaremos cualificando el servicio de salud del Distrito con una óptica de cobertura universal y esa humanidad que no puede faltar en tan elemental derecho.

 

da. En las pasadas elecciones en España, tanto en Madrid como en Barcelona, las dos más grandes ciudades de esa nación, fueron mujeres las elegidas para gobernar. Podría decirse que la condición de género, de ser mujer en éste caso, es una ventaja para la administración de lo público, ¿sería correcto hablar de esa manera o no tiene nada que ver?
CL. Claro que sí, tiene mucho que ver, porque la mujer en nuestra sociedad está en un proceso de empoderamiento que es inatajable y desde luego que las mujeres nos sentimos representadas en otras mujeres, especialmente cuando se refleja en ellas esa posición de cuidado al débil, de solución pacífica de los conflictos, de diálogo, de protección que es lo que está reclamando la sociedad en su conjunto.


da. En ese mismo sentido, ahora último, sobre todo en la actual alcaldía, se visibilizó mucho el movimiento Lgbti ¿piensa usted continuar la línea de visibilizar las problemáticas concernientes con ese sector, ¿qué opina de esto?
CL. Uno de los grandes aportes de los gobiernos de izquierda a Colombia, ha sido su política de poblaciones, la política de visibilización y de inclusión de Lgtbi ha sido uno de los puntos focales de las nuevas ciudadanías que ha protegido el PDA desde el gobierno, recuérdese que las primeras casas de igualdad de género fueron del Polo, lo mismo que esa casa tan importante que funcionó en Chapinero que ahora ha sido trasladada a Teusaquillo, con la población Rom, con la población Indígena, con la población afrodescendiente.

 

da. Hemos hablado de los aspectos a destacar de las administraciones del Polo, qué habría que evitar, es decir, en términos del ejercicio de la administración, ¿cuál sería el aspecto más relevante para rectificar?, ¿qué no habría que repetir?
CL. Sin lugar a dudas el tema del carrusel de la contratación ha tocado gravemente al PDA, y sobre eso hay que decir dos cosas: la primera, que no puede hacerse lo que han hecho los medios de comunicación masivos, utilizar ese carrusel de la contratación e indilgarselo en todos sus niveles al Polo, pues ahí –en este caso y en otros muchos– tenemos involucradas personas pertenecientes a otros partidos y sectores de la sociedad; como todos sabemos, el cáncer de la corrupción está carcomiendo el tuétano de esta sociedad y tenemos todos que mancomunadamente tomar armas en contra de ese flagelo. La segunda, el quiste de la ineficiencia, de la improvisación, que produce enormes daños a los recursos públicos.

 

Uno y otro tienen que ser corregidos y erradicados. Por eso he planteado la necesidad de una comisión de altísimo nivel, dependiente de la dirección distrital integrada por ciudadanos y ciudadanas sin reproche, para que mantengan el ojo abierto, para que tengan en sus manos todo el sistema de control interno y de veeduría distrital.

Publicado enEdición Nº 214