Viernes, 06 Abril 2012 15:12

Jorge Eliécer Gaitán. En memoria

Gaitán
Antología de su pensamiento social y económico


Luis Emiro Valencia
Compilación e introducción



Índice

  • Introducción
  •  
  • Apuntes biográficos sobre Jorge Eliécer Gaitán
  •  
  • Las ideas socialistas en Colombia
  •  
  • El manifiesto del unirismo
  •  
  • Plan Gaitán
  •  
  • La Plataforma del Colón
  •  
  • Memorial de agravios al presidente Ospina Pérez
  •  
  • Oración por la paz
  •  
  • Oración por los humildes


Características del evento en memoria de Jorge Eliécer Gaitán



  1. El Auditorio Germán Arciniegas de la Biblioteca Nacional será intervenido con una instalación donde se representa los poderes dominantes en la época.
  2. Se proyectarán audios e imágenes de dirigente popular inmolado.
  3. El evento central versará a partir de una conversación con Luis Emiro Valencia, portavoz y testimonio de una época que proyecta su dolor -en forma de terrorismo oficial- hasta el presente.
  4. Al final, en un símil de lo sucedido el 9 de abril de 1948, en las afueras de la Biblioteca será incinerada una maqueta, representación de la Bogotá de entonces.
Publicado enColombia

Su nombre es Rafid Ahmed Alwan al-Janabi y el lunes pasado reiteró en el programa Modern Spies, de la BBC2, lo que ya había confesado al periódico británico The Guardian: él fabricó la falsedad de que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva, el argumento central de W. Bush para invadir y ocupar Irak. Se recuerda el énfasis con que el general William Powell, entonces secretario de Estado, defendió ante el Consejo de Seguridad de la ONU, un mes antes de los hechos, la necesidad de intervenir militarmente en el país asiático mostrando el plano de un supuesto laboratorio móvil de gases letales (//fórums.digitalspy.co.uk, 24-12).
 

Al-Janabi huyó a Alemania en noviembre de 1999 y buscó refugio político aduciendo que era ingeniero químico –se abstuvo de decir que no graduado– y que tenía información decisiva para Occidente. Lo acogió el servicio de inteligencia del país, la BND, que lo mantuvo a su disposición hasta septiembre del 2001 y le dio un nombre de guerra, Curveball. A pesar de las inconsistencias de sus afirmaciones, el organismo de inteligencia del Pentágono las dio por buenas y sobre todo el vicepresidente Dick Cheney, ansioso por declarar la guerra a Saddam. “Les conté lo que querían oír”, dijo el “informante” Al-Janabi. Lástima que el cuento costó más de 100.000 vidas, incluidas las de 4416 efectivos estadounidenses, para no hablar de los billones de dólares que el complejo militar-industrial embolsó agradecido.
 

Es la primera vez que Curveball reconoce sus falacias por televisión y usó su ajada defensa propia: “Mi propósito principal fue derrocar al tirano de Irak, porque cuanto más tiempo conservara el poder, más iba a sufrir el pueblo iraquí la opresión del régimen”. No parece que el pueblo iraquí, con cuatro millones de desplazados, haya dejado de sufrir durante nueve años de guerra. Al-Janabi había declarado antes a The Guardian sin pedir disculpas: “Tuve la posibilidad de fabricar algo para derribar al régimen. Y mis hijos y yo estamos orgullosos de esto y de haber sido la razón que dio a Irak un margen para la democracia” (www.guardian.co.uk, 15-2-11). Como observó La Rochefoucauld: “El orgullo no quiere deber y el amor propio no quiere pagar”.
 

Colin Powell presentó las fantasías de Curveball al Consejo de Seguridad de la ONU como “hechos y conclusiones con base en sólidos datos de inteligencia” y las primeras declaraciones de Al-Janabi lo llevaron a exigir al Pentágono y la CIA que le explicaran por qué no lo habían alertado sobre la no confiabilidad de una fuente clave para desatar la guerra que fue presentada al Congreso como indiscutible y cierta. Antes de la invasión circulaban versiones de que la información no era fidedigna, pero no hay peor sordo que el que quiere invadir. El coronel Lawrence Wilkerson, ex jefe de gabinete de Powell, manifestó que Cheney había engañado a su general para vender la guerra de Irak al pueblo de EE.UU. (www.youyube.com, 17-2-11).
 

Wilkerson admitió que había dirigido el equipo que diseñó los gráficos del presunto laboratorio móvil iraquí de armas biológicas y explicó: “Los datos de inteligencia se manipularon en función de la política” (www.independent.co.uk, 1-4-12). En la primera de las dos partes de la entrevista que la BBC2 emitió el lunes, Al-Janabi mostró su cinismo imperturbable. “Fuimos a la guerra con Irak por una mentira. Y esa mentira fue su mentira”, le espetó el periodista. La respuesta de Curveball fue un tranquilo “Sí”.
 

“La BND supo a fines del 2000 que yo mentía después de hablar con mi ex jefe, el Dr. Bassl Latif, quien aseguró que no había fábricas móviles de armas biológicas”. Durante 18 meses (los servicios de inteligencia alemanes) me dejaron en paz y pensé que todo había terminado”, afirmó el falso espía. “De repente –agregó–, volvieron a verme y me preguntaron más detalles sobre lo que les había dicho. Todavía no sé por qué la BND pasó mi información a la CIA y terminó en el discurso de Powell.”
 

El porqué no es inimaginable: W. Bush insistió en llevar a la práctica el mismo plan que le fuera rechazado a su padre. Nunca reconoció la falsedad de los datos que, según él, justificaban la guerra con Irak y mucho menos lo hizo su vicepresidente, Dick Cheney. La invasión estaba decidida de antemano y las mentiras de Al-Janabi vinieron como anillo al dedo.
 

George Tenet, entonces director de la CIA y responsable de la autenticidad de la información de inteligencia que el organismo reúne, intentó una pálida excusa en su libro At the Center of the Storm (HarperCollins Publishers, Nueva York, 2007): sólo dudó de los datos de Curveball –dice– dos años después de la invasión, “demasiado tarde para hacer algo al respecto”. Confiado, el hombre.
 

Publicado enInternacional
Libro documenta la participación de IBM en el holocausto
1944, IBM desarrolló el Mark I, el primer aparato capaz de ejecutar operaciones complejas. Medía más de 15 metros de largo y 2,5 de alto, pesaba alrededor de cinco toneladas y tardaba unos seis segundos para llevar a cabo una multiplicación. Hasta entonces, la empresa fabricaba, operaba y vendía o alquilaba tabuladores con tarjetas perforadas. Esta máquina -conocida como Hollerit, por el apellido de su inventor- fue la precursora de las computadoras.

El hombre que convirtió a la IBM en marca global se llamaba Thomas J. Watson y nació en Campbell (Nueva York) el 17 de febrero de 1874. Comenzó como vendedor ambulante de máquinas de coser y pianos: recorría polvorientos caminos en un carro tirado por caballos para entusiasmar a granjeros y señoras pueblerinas con productos de dudosa procedencia. En pocas décadas, Watson pasó de la estrecha geografía del campo norteamericano al mundo entero. Murió multimillonario en 1956, a los 82 años. Un mes antes, pasó el control de la empresa a su hijo mayor, llamado igual que él. Su otro hijo, Arthur K. Watson, fue presidente de IBM World Trade Corp, que manejaba las operaciones internacionales de la compañía.

“Ninguna compañía del siglo XX logró mayor éxito ni engendró mayor admiración, respeto, envidia, temor y odio que IBM”. Así comienza el libro de Emerson W. Pugh, Building IBM: Shaping an Industry and Its Technology (”Construyendo IBM: Formando una industria y su tecnología”, The MIT Press, Cambridge, 1995). Sin embargo, Pugh no entra en demasiados detalles sobre la década del 30, cuando Watson viajó a Alemania y ofreció los servicios de IBM al precoz nazismo.

En cambio, el escritor Edwin Black, autor de IBM y el holocausto (editorial Atlántida, Buenos Aires, 2001), dedica 500 páginas a describir la complicidad de Watson y su compañía con Adolf Hitler. IBM organizó en Alemania el censo de 1933, el primero que recolectó una completa serie de datos sobre los judíos. La firma siempre se presentó a sí misma como “una empresa de soluciones”. Lo que nunca dijo fue que en sus inicios también brindó sus servicios a la llamada “solución final”. Es decir, al exterminio sistemático de judíos en campos de concentración.

El escritor afirma que el primer presidente de IBM dejó muy conformes a sus clientes alemanes. Resultó tan eficiente que en 1937 fue agasajado en Berlín por el mariscal Hermann Goering y condecorado por el propio führer. Watson recibió la Cruz al Mérito del Águila germana, la segunda condecoración en importancia del Tercer Reich y la más alta distinción que se podía dar a un extranjero. El país que había sido derrotado en la Primera Guerra Mundial y se preparaba para la revancha, se convirtió en el mercado más lucrativo de la compañía después de Estados Unidos.

Entusiasmado con las ganancias, Watson recurrió a las más sofisticadas maniobras de ocultamiento, intermediación y juegos dobles. Visitó Alemania regularmente entre 1933 y 1939. Cuando ese último año comenzó la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia, el ávido hombre de negocios utilizó intermediarios en Suiza para que las más modernas máquinas de tabulación de tarjetas llegaran al Tercer Reich. En 1941, incluso, organizó el traslado de algunas de sus aparatos a Rumania.

La filial alemana de IBM, llamada Deutsche Hollerith Maschinen Gesellschaft (Dehomag), diseñó complejos procedimientos para cruzar nombres, direcciones, genealogías y cuentas bancarias de ciudadanos. Con la ayuda de las tarjetas perforadas Hollerith, adaptadas a sus necesidades, los nazis automatizaron la persecución contra judíos, gitanos, izquierdistas, clérigos e “inadaptados”. Después de identificarlos se podía lograr eficazmente la confiscación de sus bienes, su deportación, la reclusión en ghettos o campos de concentración, su explotación laboral y su aniquilación. IBM y el holocausto asegura que la empresa de Watson organizó desde la identificación de judíos a través de registros y rastreo de antepasados hasta el manejo de los ferrocarriles y la organización del trabajo esclavo en fábricas.

Ese mismo sistema, explica Edwin Black, servía para clasificar a las víctimas en los campos de concentración. Cada persona que ingresaba a los centros de reclusión recibía un número de identificación Hollerith.

Las tarjetas diseñadas por Dehomag eran rectangulares, medían 13 centímetros de largo por ocho de alto y estaban divididas en columnas numeradas con perforaciones en varias hileras. Cada prisionero de los campos nazis tenía una ficha. Se identificaban 16 categorías de reclusos, según las posiciones de los agujeros. La clave de los homosexuales era el número tres, a los judíos les correspondía el número ocho, a los “antisociales” el nueve y a los gitanos el 12. Según sostiene Black, las tarjetas perforadas -cuyo propósito inicial fue sistematizar la recolección de información para los censos de población- eran “un código de barras del siglo XIX para seres humanos”.

“Cuando Alemania quiso una lista de los judíos, IBM le mostró cómo hacerla,” afirma el escritor. “Cuando el Reich quiso usar esa información para empezar programas de expulsión social y expropiación, IBM proveyó los medios. Cuando los trenes tenían que llegar a tiempo a los campos de concentración, IBM le ofreció soluciones. En última instancia, no hubo nada que IBM no estuviera dispuesta a hacer por un Reich dispuesto a pagar bien”. Black llega a la siguiente conclusión:

    “Sin IBM el Holocausto hubiera sido, como fue en muchos episodios, un asunto de simples fusilamientos, de marchas de la muerte y masacres organizadas con lápiz y papel. La automatización y la tecnología fueron cruciales en los fantásticos números que Hitler logró asesinar”.

22 Marzo 2012

(Tomado del blog El Escriba)
Publicado enInternacional
Jueves, 15 Marzo 2012 07:33

Marx, más vivo y actual que nunca

Marx, más vivo y actual que nunca
En un día como ayer, hace 129 años, moría plácidamente en Londres, a los 65 años, Karl Marx. Corrió la suerte de todos los grandes genios, siempre incomprendidos por la mediocridad reinante y el pensamiento encadenado al poder y a las clases dominantes. Como Copérnico, Galileo, Servet, Darwin, Einstein y Freud, para mencionar apenas unos pocos, fue denostado, perseguido, humillado. Fue ridiculizado por enanos intelectuales y burócratas académicos que no le llegaban ni a los tobillos, y por políticos complacientes con los poderosos de turno a quienes les repugnaban sus revolucionarias concepciones.

La academia se cuidó muy bien de sellar sus puertas, y ni él ni su amigo y eminente colega Friedrich Engels, jamás accedieron a los claustros universitarios. Es más, Engels, de quien Marx dijera que era “el hombre más culto de Europa”, ni siquiera estudió en la universidad. Sin embargo, Marx y Engels produjeron una auténtica revolución copernicana en las humanidades y las ciencias sociales: luego de ellos, y aunque sea difícil separar su obra, podemos decir que después de Marx, ni las humanidades ni las ciencias sociales volverían a ser las de antes. La amplitud enciclopédica de sus conocimientos, la profundidad de su mirada, su empecinada búsqueda de las evidencias que confirmaran sus teorías hicieron que Marx, tantas veces dadas por muertas sus teorías y su legado filosófico, sea más actual que nunca.

El mundo de hoy se parece de manera sorprendente a lo que él y su joven amigo Engels pronosticaron en un texto asombroso: El Manifiesto Comunista. Este sórdido mundo de oligopolios rapaces y predatorios, de guerras de conquista, degradación de la naturaleza y saqueo de los bienes comunes, de desintegración social, de sociedades polarizadas y de naciones separadas por abismos de riqueza, poder y tecnología, de plutocracias travestidas para aparentar ser democracias, de uniformización cultural pautada por el American way of life, es el mundo que anticipara en todos sus escritos. Por eso son muchos quienes ya, en los capitalismos desarrollados, se preguntan si el siglo veintiuno no será el siglo de Marx. Respondo a esa pregunta con un sí sin atenuantes, y ya lo estamos viendo: las revoluciones en marcha en el mundo árabe, las movilizaciones de los indignados en Europa, la potencia plebeya de los islandeses al enfrentarse y derrotar a los banqueros y las luchas de los griegos contra los sádicos burócratas de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo, el reguero de pólvora de los movimientos Occupy Wall Street que abarcó a más de cien ciudades estadounidenses, las grandes luchas que en América latina derrotaron al ALCA y la supervivencia de los gobiernos de izquierda en la región, comenzando por el heroico ejemplo cubano, son tantas otras muestras de que el legado del gran maestro está más vivo que nunca.

El carácter decisivo de la acumulación capitalista, estudiada como nadie más en El Capital, era negado por todo el pensamiento de la burguesía y por los gobiernos de esa clase que afirmaban que la historia era movida por la pasión de los grandes hombres, las creencias religiosas, los resultados de heroicas batallas o imprevistas contingencias de la historia. Marx sacó a la economía de las catacumbas y no sólo señaló su centralidad, sino que demostró que toda la economía es política, que ninguna decisión económica está despojada de connotaciones políticas. Es más, que no hay saber más político y politizado que el de la economía, dando al traste con los tecnócratas de ayer y hoy que sostienen que sus planes de ajuste y sus absurdas elucubraciones econométricas obedecen a meros cálculos técnicos y que son políticamente neutros. Hoy ya nadie cree seriamente en esas patrañas, ni siquiera los personeros de la derecha (aunque se abstengan de confesarlo). Podría decirse, provocando la sonrisa socarrona de Marx desde el más allá, que hoy son todos marxistas pero a la Monsieur Jordan, ese personaje de El burgués gentilhombre, de Molière, que hablaba en prosa sin saberlo. Por eso cuando estalló la nueva crisis general del capitalismo todos corrieron a comprar El Capital, comenzando por los gobernantes de los capitalismos metropolitanos. Es que la cosa era, y es, muy grave como para perder el tiempo leyendo las boberías de Milton Friedman, Friedrich von Hayek o las monumentales sandeces de los economistas del FMI, el Banco Mundial o el Banco Central Europeo, tan ineptos como corruptos y que por causa de ambas cosas no fueron capaces de pronosticar la crisis que, como un tsunami, está arrasando los capitalismos metropolitanos. Por eso, por méritos propios y por vicios ajenos Marx está más vivo que nunca y el faro de su pensamiento arroja una luz cada vez más esclarecedora sobre las tenebrosas realidades del mundo actual.

Por Atilio A. Boron, director del PLED, Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales.
Publicado enInternacional
La impunidad arropa los asesinatos de 2.800 sindicalistas colombianos

El sindicalismo en Colombia es algo que puede salir muy caro a los que se atreven a ejercerlo. Los asesinatos, las desapariciones forzadas y las amenazas son el escenario cotidiano de los dirigentes sindicales en el país, con unas prácticas que se prolongan ya durante décadas. Aunque las cifras han disminuido en los últimos años, en 2010, el año con menos casos de muertes de sindicalistas, han sido treinta los asesinatos.
 

Un informe coordinado por la Oficina del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) en Colombia ha vuelto a colocar en la agenda mediática este continuo drama, normalmente demasiado silencioso.
 

El estudio recoge información desde 1984 hasta la actualidad. Las cifras son escalofriantes. 2.800 dirigentes sindicales han sido asesinados, lo que supone una media de 100 al año, y el 94,4% de los crímenes permanecen impunes. La Oficina ha registrado también 216 desapariciones forzadas, 83 casos de torturas y 163 secuestros de sindicalistas.


El coordinador principal del informe, Carlos Miguel Ortiz, ha señalado que, aunque en el informe señalan que desde 2003 han disminuido los asesinatos, se ha registrado un incremento de amenazas a los dirigentes y sindicalistas en el país.
 

"En estos últimos años que se han registrado los más bajos, la más baja fue la de 2010 y estuvo en 30. Para cualquier país 30 ó 20 homicidios de sólo sindicalistas, sin contar los demás, al año, sería muy alta", ha declarado Ortiz.
 

El documento sugiere al Estado iniciativas para una política criminal efectiva, presenta propuestas para alcanzar una reparación individual y colectiva en materia de prevención y protección de los sindicalistas.
 

La cifra podría ser mayor

La Escuela Nacional Sindical colombiana eleva la cifra de sindicalistas asesinados en 2010 hasta los 51, de los que 29 de ellos serían docentes. Ya a principios de 2011, desde la escuela expresaron su "preocupación", ya que los datos de los informes de la Oficina del PNUD "no corresponden con la realidad registrada por la ENS, ni con los registros del Observatorio DDHH y DIH de la Vicepresidencia de la República". Es decir, las cifras aportadas por la comisión de la ONU podrían ser aún mayores.


Otras voces, como la del director de Human Right Watch para América Latina, José Miguel Vivanco, han denunciado que la imagen edulcorada que se tiene de Colombia es "producto del trabajo de las operaciones de lobby que se hacen en Washington". En una entrevista con Público, Vivanco denunció inversiones millonarias de Uribe en firmas que le "ayudan a promover su imagen en EEUU".
 

"Colombia es el país que tiene la crisis humanitaria y de derechos humanos más seria de todo el continente. Sin embargo, estos temas no son objeto de discusión", lamentaba Vivanco.


PÚBLICO.ES MADRID13/03/2012 22:12 Actualizado: 13/03/2012 23:06

Publicado enColombia
Martes, 06 Marzo 2012 20:13

¿"Pensamiento Gonzalo"?

Sobre el llamado ¨pensamiento Gonzalo¨ se habla mucho y se sabe poco. En el proceso de la fallida inscripción legal de su movimiento político, los senderistas han afirmado públicamente su adhesión al ¨pensamiento Gonzalo¨, sin haber hecho ninguna precisión de lo que sería ese pensamiento. Como Gonzalo es el seudónimo de Abimael Guzmán, se trataría del ¨pensamiento de Abimael Guzmán, (AG). Sus seguidores tienen la pretensión se situar a este ex profesor de filosofía como la ¨cuarta espada¨ del pensamiento marxista en el mundo, inmediatamente después de Marx, Lenin, y Mao Tsé Tung. ¿Tiene alguna base esta pretensión?

Sabemos que alrededor de 1960-65, AG se graduó de bachiller en filosofía en la Universidad San Agustín de Arequipa, con una tesis sobre Kant. Ese trabajado nunca fue publicado y el número de personas que lo conoce debe ser extremadamente pequeño. Después, siendo militante del Partido Comunista Peruano, fue a Ayacucho para trabajar como profesor de Filosofía en la Universidad San Cristóbal. En el momento de la ruptura chino soviética optó por ¨Bandera Roja¨ un ala pro china. En 1971, dirigió una nueva fracción, llamada también Partido Comunista. De la mención dentro de un texto inicial a seguir ¨por el sendero luminoso de Mariátegui¨ de deriva su nombre mundialmente conocido, pero no reivindicado por sus militantes. Vivió cerca de veinte años en la ciudad de Huamanga y en la universidad llegó a ocupar el cargo de director de personal, un puesto clave para decidir a qué profesores y empleados contratar, nombrar o excluir. En todo ese tiempo, AG consagró su trabajo a formar militantes para su partido a partir del núcleo de profesores y estudiantes de la universidad. No le conocemos estudio alguno sobre la realidad ayacuchana y peruana. En todo este tiempo en Ayacucho habría podido aprender quechua y conocer a fondo la cuestión indígena. Marx, Engels, Lenin y Mao Tse Tung, escribieron decenas de millares de páginas para entender lo que era el modo de producción capitalista, su formación histórica y las tendencias de su desarrollo, la naturaleza del Estado, el qué hacer contra el Estado, la formación de la clase obrera, sus posibilidades, la necesidad de una alianza con los campesinos y muchos textos más sobre estrategia y táctica política y militar. Antonio Díaz Martínez, un ingeniero agrónomo egresado de La Molina y compañero de AG escribió un pequeño libro ¨Ayacucho, Hambre y esperanza¨, un estudio importante que revela su interés por ver la realidad y su sensibilidad frente a la dolorosa realidad de la pobreza ayacuchana de entonces. Una breve tesis de bachillerato de antropología de Osmán Morote (se dice que fue el Nº 2 de SL) sobre haciendas y comunidades en el norte de Ayacucho, es un texto apenas conocido. En estas breves líneas se cierra el recuento bibliográfico de los senderistas. Esperemos que alguna vez se abran los archivos de la policía para conocer de cerca y con detalles los documentos orgánicos del partido senderista que no pueden confundirse con una documentación académica e intelectual de primer orden para entender Ayacucho y el país. En términos de producción académica e intelectual, la pretensión de comparar a AG con los clásicos del marxismo no tiene sentido alguno.

¿Qué de Mariátegui tendría el ¨pensamiento Gonzalo?

José Carlos Mariátegui fue un marxista original, creativo, hombre de amanecer, guía para los primeros pasos en la creación de una revista (Amauta) para pensar el Perú dentro de América latina y el mundo, en la formación del Partido Socialista sustantivamente diferente al clásico Partido Comunista soviético, y en la creación de una Central General de Trabajadores de Perú (CGTP). No tuvo tiempo para formar una central Indígena como quería. En sólo siete años, (1923-1930) dejó una obra esencial para entender nuestro país, particularmente sus ¨Siete Ensayos de interpretación de la realidad nacional¨. Tuvo un espíritu crítico, libre, y el coraje suficiente para no aceptar las tesis oficiales de la ¨Tercera Internacional¨ impuesta por Stalin. ¨Ni calco ni copia¨, sí una ¨creación heroica¨ como horizonte, es una de sus tesis política más importante. Fue un hombre alegre, sensible, incapaz de matar o de ordenar la muerte de un ser humano. Fue también excelente periodista y un hombre de letras, con excelente prosa.

Después de su paso por Italia y Europa, de donde volvió con algunas ideas y una mujer, JCM miró el Perú con mayor amplitud y sacó una primera gran conclusión: si tres cuartas partes de la población peruana son de indígenas andinos, el socialismo peruano debe partir de ese hecho y asumir las reivindicaciones indígenas no sólo como revolucionarias en sí, sino como parte de la tradición revolucionara del mundo. Hasta 1930, la Amazonía aparecía muy débilmente en el horizonte del país después del etnocidio causado por los caucheros.

Las ideas de Abimael Guzmán derivan directamente del leninismo, stalinismo y maoísmo ortodoxos, sin mediación de una visión crítica propia. El suyo es un mundo de ideas cerradas, de dogmas, de verdades absolutas. Los revolucionarios -¨nosotros¨- tienen la verdad de su lado y los contra revolucionarios -los otros-, la mentira y la traición. En esa forma se razonar y pensar no tienen lugar alguno la duda y el error. Por esa vía, es inevitable sostener la tesis: conmigo o contra mí. Esta idea tiene dos mil años, está en la Biblia y es parte del pensamiento europeo y de la modernidad política. Nos guste o no, debemos admitir que el marxismo, y las ideas de Lenin, Stalin, Mao y AG son esencialmente europeas y modernas. Esa es la misma lógica de Alberto Fujimori y de los fundamentalistas de la democracia: ¨con nosotros o contra nosotros¨. Es el mismo razonamiento de los oficiales de las Fuerzas Armadas y Policiales. AG no vio indígenas quechuas en Ayacucho, sólo campesinos pobres, medios y ricos como en los manuales de Mao sobre el campo chino. Como buen marxista europeo céntrico estaba convencido de modernizar a los campesinos, de enseñarles el castellano y la cultura moderna como propusieron los indigenistas mexicanos y peruanos. Con esas ideas, las columnas senderistas acabaron con el proyecto de Educación Bilingüe de la universidad de San Marcos en Quinua y dieron un plazo de 24 horas para que el equipo de Educación Intercultural Bilingüe del Centro Amazónico de Antropología y de Aaplicación práctica, CAAAP, abandone la comunidad asháninka donde trabajaba. El etnocidio de indígenas quechuas y asháninkas no habría sido posible si los senderistas hubieran tomado como suyas las ideas de Mariátegui y si por su propia cuenta hubieran considerado a los pueblos indígenas como sujetos culturales, lingüísticos, políticos, naciones y patrias con todos los derechos en el territorio peruano.

Si AG y los senderistas leyeron a Mariátegui, la inevitable pregunta es por qué se llaman mariateguistas. La pregunta es igualmente válida para quienes desde los diversos fragmentos de lo que se llamó ¨izquierda Unida¨, de los grupos socialistas, y de los segmentos trotskistas que se auto identificaron e identifican aún como mariateguistas. El tema es complejo porque en el fondo se trata de la relación que existe entre la política y el trabajo académico e intelectual, que caminan por cuerdas sustantivamente separadas. La identidad con Mariátegui es una especie de rito político para beneficiarse del prestigio que ese nombre otorga independiente de la coincidencia entre las prácticas de los mariateguistas con las prácticas e ideas políticas centrales del Amauta.

Podrían ser ideas del ¨pensamiento Gonzalo¨

De algunas acciones de los senderistas pueden deducirse algunas ideas que podrían formar parte de algo llamable ¨pensamiento Gonzalo¨.

1. Matar a las vacas finas ¿Qué culpa tienen las vacas?

60 o 70 o vacas finas del fundo Alapachaca de la Universidad de Ayacucho fueron liquidadas por una columna de Sendero y el hecho fue reivindicado por la dirección senderista. ¿Qué culpa tienen las vacas? Pregunté a una estudiante que en Huancayo defendía las acciones de Sendero. Me respondió: ¨Veo que a usted, profesor, le interesan los niños privilegiados que toman leche. A nosotros nos preocupan los que no toman leche¨. Le propuse mi argumento: para que todos los niños tomen leche se necesita más vacas, con matarlas el problema se multiplica. ¨Cuando lleguemos al poder resolveremos el asunto¨. Fue lo último que dijo, acabando la rapidísima discusión. Matar a las vacas y alpacas preñadas, destruir hidroeléctricas, canales de riego, puentes, destruir empresas cooperativas como las de Laive en la zona central, y volar torres de luz, son muestras de un pensamiento primario, comparable al que tenían los obreros ingleses para destruir las máquinas en el momento de aparición del capitalismo.

2. Que los campesinos de las tierras altas no vendan ni compren, que no vayan con sus productos a la feria de Lirio, cerca de Huanta. Esta orden solo podía ser dada desde la ignorancia y desde el desprecio a los indígenas, porque nos guste o no el mercado es objetivamente una necesidad. Vendiendo sus productos, campesinos e indígenas obtienen el dinero para comprar aceite, arroz, fideos, sal, fósforos, cuadernos y libros de los chicos que van a la escuela para no ser como sus padres,

3. ¿Por qué un quechua ayacuchano nombrado gobernador contra su voluntad debía ser considerado como parte del estado burgués y enemigo de clase? Cuando los comisarios de Sendero ordenaron los ¨ajusticiamientos¨ de comuneros quechuas nombrados como autoridades, a pesar de su rechazo, y de de ancianas que dieron de comer a los soldados, precisamente para evitar que ellos las matasen por no recibir su colaboración, el supuesto análisis de clase que fundaba esas acciones era un atentado a la razón marxista y a la razón en general. Una crítica a Sendero Luminoso sobre los puntos 2 y 3, se encuentra en mi artículo “Izquierda Unida y Sendero: Límites y Posibilidades”, (Revista Sociedad y Política Nº 13, Lima, 1982, pp. 2-16).

4. Matar campesinos en nombre de los campesinos, obreros en nombre de los obreros, indígenas amazónicos como si no fueran seres humanos, dirigentes de izquierda en nombre de la revolución. Una receta para ese menú no aparece en el pensamiento de los marxistas clásicos y los marxistas libres, creativos, autónomos, como Mariátegui, el Ché Guevara, o en guerrilleros como De la Puente, Héctor Béjar y Guillermo Lobatón, por ejemplo. Hace 20 años, el 15 de febrero de 1992, un comando de Sendero Luminoso asesinó a María Elena Moyano, en Villa el Salvador, En ninguna parte podría encontrarse una receta para matar a una mujer -afro peruana, pobre, de izquierda, dirigente vecinal de primer orden- con un feminismo popular en el corazón y en los hechos. El crimen de ese comando -¨Colina¨, del otro lado- es cien veces crimen como los cien trozos del cuerpo de María Elena que volaron por los aires luego de la explosión de los cartuchos de dinamita en su pecho, cuando ya estaba muerta.

La lista tiene otros puntos más (AG Dios, cuota de sangre, no alianzas con otros grupos políticos, jóvenes convertidos en senderistas luego de ser raptados y separados de sus padres, militantes obligados a romper con sus familias, amistad ausente, sólo relaciones de camaradas -¨no tengo amigos, sólo camaradas¨, terrible frase de AG en la llamada ¨entrevista del siglo¨), pero me detengo aquí.

Una tesis original de AG, clave de su ¨pensamiento¨

. En 1992, SL sostenía que su lucha había llegado a un ´equilibrio estratégico¨ y que su victoria era prácticamente inevitable. Su captura cambió totalmente la situación: por una especie de magia, la guerra habría terminado y lo principal debería ser negociar. Junto con sus camaradas presos en distintos penales del país, llevados a Lima en aviones de la Fuera Aérea, firmó un compromiso con el gobierno. Mereció la deferencia de una cama nupcial y una torta de cumpleaños, gentilmente ofrecidas por Fujimori y Montesinos.

El argumento sencillo que defiendo es que en este viraje de AG se encuentra la razón principal de la derrota de SL. Lo normal y clásico habría sido que la lucha continuase y que otros dirigentes lo reemplazasen. Con esa decisión personal, AG abrió las puertas del desbande de SL; la mayoría de cuadros optó por abandonar su guerra; otros, los menos, dijeron la lucha continúa; y, otros pocos optaron por seguir al lado de AG pidiendo paz y amnistía. Se ha escrito mucho para tratar de explicar la derrota de SL. Alberto Fujmori se cree el hombre clave y, por eso, se siente salvador del país; las Fuerzas Armadas reclaman que a ellas les corresponde el mérito; ronderos y protestantes, dicen ¨fuimos nosotros¨. Todos tienen, sin duda, algo de razón, pero creo que el principal enemigo de Sendero Luminoso fue Sendero Luminoso mismo, particularmente AG, el caudillo, el Dios, el guía, el jefe, la cuarta espada. Sus tesis derivadas de la venganza y del ¨odio de clase¨ no se desprendieron de un análisis propio y original del país, de algo llamable un pensamiento a la altura de las mayores figuras del marxismo. La atención y esperanza que creó en miles de personas duró muy poco. Para terminar, me parece pertinente señalar que el daño producido por AG y Sendero Luminoso a las nociones de izquierda y socialismo es mucho mayor de lo que podríamos imaginar.

Diario la Primera
Navegar Río arriba (Para el sábado 25 de febrero, 2012)
Publicado enInternacional
 Carta del MOVICE al presidente Juan Manuel Santos previa movilización del 6 de marzo
Bogotá, D.C, 5 de marzo del 2012
 
Doctor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente de la República de Colombia
Ciudad
 
Señor Presidente:
 
Reciba un cordial y respetuoso saludo del Movimiento de Víctimas de crímenes de estado. El MOVICE, está conformado por 22 capítulos regionales, 4 capítulos internacionales (México, Argentina, España y Bélgica) y 24 organizaciones de derechos humanos  que conforman su Comité de Impulso Nacional.
 
 
El   MOVICE ha definido el 6 de marzo como el día  mundial de las víctimas de crímenes de estado de Colombia. Para este 6 de marzo tiene programada una movilización nacional que tiene como epicentros las ciudades de Montería, y Villavicencio. Igualmente se realizaran plantones, mítines y galerías de la memoria en diversas ciudades del país.  (Ver anexo – Programación)
 
 
Los motivos  de esta movilización se centran en los siguientes aspectos:
 
 
Desde su posesión Ud., ha expresado  que ejecutará una política de tierras y desarrollo fundada en tres ejes: 1. La restitución de tierras a las víctimas del conflicto armado 2.  La formalización de la propiedad rural  y  3.  El desarrollo rural.  En este contexto  su Gobierno ha promovido varias movilizaciones con las víctimas del despojo defendiendo su compromiso de lo que llamado la “revolución agraria”.
 
 
Para el MOVICE  la restitución de tierras y los bienes que han sido expropiados a través de la intimidación y la violencia, así como los conflictos derivados de la concentración de la  propiedad de la tierra es uno de los factores estructurales para explicar el origen de la violencia política y en consecuencia la reparación integral  a las víctimas del despojo y el abandono,  se constituye en una obligación y deber del Estado Colombiano.
 
 
El proceso de restitución de tierras enfrenta múltiples dificultades de orden político, factico, normativo e institucional, que de no ser superados no solo impedirán la devolución de las tierras a las víctimas, sino que profundizará la violencia y revictimización  de quienes solicitan al Estado la garantía  y respeto de sus derechos a la verdad, la justicia, reparación integral y garantías de no repetición.  Entre los principales obstáculos destacamos las siguientes:
 
1.  FALTA DE GARANTÍAS Y PROTECCIÓN A LOS RECLAMANTES DE TIERRAS:
 
 
El asesinato de líderes de organizaciones reclamantes de tierras es una de las modalidades para obstaculizar la restitución en Colombia. Desde el 2005 se han registrado más de 66 casos  y el 40%, es decir, por lo menos 26 víctimas  fueron  asesinadas   entre el  2010 y 2011. Casi la  mitad  de estas víctimas se presentaron en la Costa Caribe . (Ver anexo).
 
En la audiencia de la Comisión de Seguimiento a la Política Pública sobre Atención al Desplazamiento, convocada por la Corte Constitucional en  la última semana de enero de 2012, La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados, Terry Morel, informó que desde el 2007 han sido asesinados más de 1.400 desplazados, y que de cada doscientas denuncias de hostigamiento o amenaza se investiga una .
 
A pesar de la asignación a nuevas instancias gubernamentales para asumir la concreción de medidas que preserven la integridad física de líderes y lideresas reclamantes de tierras y de colectivos étnicos, afrodescendientes e indígenas, estos no han sido eficaces. Un ejemplo de esta situación es el grave riesgo y amenaza de 37 líderes y lideresas de Curbaradó y Jiguamiandó, que no han recibido respuestas concretas a sus demandas  de protección.
 
Las amenazas se han incrementado en este 2012 de forma alarmante,  entre los casos que destacamos se encuentran los siguientes:
 
El  15 de febrero del 2012,  la Corporación Arco Iris denunció la conformación de un grupo anti - restitución  en varias zonas del país. La financiación de este grupo estarían en cabeza de ganaderos de Córdoba, Guajira y Cesar y entrarían a operar a partir del mes de marzo inicialmente en estos Departamentos, incluyendo el Magdalena
 
    El 25 de enero del 2012 el líder FREDY  ANTONIO RODRIGUEZ CORRALES, representante legal de la Asociación Colombiana Horizonte “ASOCOL” de Familias Desplazadas del Municipio de Piedecuesta, quién lidera  el proceso de restitución de tierras de la antigua hacienda Bellacruz, ha sido objeto de múltiples seguimientos y recibió un sufragio firmado por el grupo Anti- restitución. Este sufragio fue recibido pocas horas después de que se informara sobre el proceso que adelanta el INCODER de recuperación de 1.500 hectáreas de tierra de propiedad de la nación ubicadas en la Hacienda Bellacruz  en el departamento del Cesar.
 
    El 11 de febrero de 2012 el Sr. WILSON SEGUANES, recibió en su casa un sufragio, que en la portada llevaba una cruz y por dentro contenía el Salmo 23. El Sr. Wilson Seguanes es líder comunitario de la vereda las Brisas y representante legal de la Asociación ASOPROBI, quienes exigen la materialización y cumplimiento de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia del 27 de abril de 2011, dentro de la que se encuentra la obligación de reparar a las víctimas, y de manera particular la restitución de sus tierras 
 
    El 21 de febrero se recibió una amenaza vía email  contra el MOVICE  capitulo   Nariño, Fundepaz, CPDH  y otras organizaciones,  firmado por el Grupo anti restitución de Nariño – Gar. En la amenaza  se señala ..." no entregaremos ni un milímetro de tierra, territorio o bienes para  sufragar las restituciones ilegales impuestas por la presión internacional"  ... "no nos temblara la mano en  ajusticiar como ya lo hemos hecho en otras oportunidades a  todos aquellos que se atrevan a promover actividades con contenido ideológico y político enfocadas en temas de restitución  de tierras y derechos de las supuestas  víctimas"
 
    Entre el 22 y  el 24 de febrero  se sustrajeron de la vivienda  de la Secretaría Técnica del  capítulo MOVICE de Norte de Santander  Nubia Mendoza, el equipo de cómputo, memoria extraíble y  el directorio impreso del MOVICE  del capítulo Santander.
 
    El lunes  27 de febrero se recibió vía servientrega  en la oficina del Colectivo de Abogados “JAR”, organización que hace parte del Comité de impulso del MOVICE , un escrito suscrito por  “los rastrojos – comandos urbanos”,  en que se profieren amenazas contra esta organización, el MOVICE, el Comité de solidaridad con presos políticos (CSPP) y otras organizaciones y personas  y  se señala: “(…)que a través de “el largo trabajo de inteligencia , seguimientos en infiltraciones  a organizaciones etc.  "nos permitió comprobar sus relaciones con grupos guerrilleros y acciones que van en detrimento de las regiones impidiendo  el progreso de estas a través de la industria, toda vez que difunden  su discurso de extrema izquierda indisponiendo a los moradores de nuestras regiones.(…)”
 
    El 27 de febrero, hacia las 10:00 a.m. OLIVER BLANCO, entre Bella Flor Remacho -Jiguamiandó- y Santa Rosa de El Limón -Vigía de Curbaradó, fue objeto de hostigamientos y amenazado por parte de efectivos de  la brigada 17, luego de participar en actos de memoria del despojo. OLIVER, integrante de los
 
consejos de comunidades negras,  reclamante de tierras ante la ocupación de predios colectivos por paramilitares para siembras de coca e instalación de laboratorios de cocaína  participó juntos con 200 personas más, entre ellas, ciudadanos de Estados Unidos, de Canadá y de la Unión Europea, en actos de las víctimas de la operaciones militares “Génesis” y “Septiembre negro” dirigidas por el general Rito Alejo del Río, entre el  10 y 15 de febrero de éste año, y en el que constataron el uso del territorio colectivo que pretende ser restituido por paramilitares.
 
    El 28 de febrero se recibió  vía internet y en físico en varias localidades de Bogotá, una amenaza suscrita por “águilas negras - bloque capital” contra  el MOVICE y varias organizaciones de mujeres entre ellas Sisma Mujer, Casa de la Mujer, y otras organizaciones de derechos humanos como Codhes, Acnur, Corporación Nuevo Arco Iris, Ruta Pacífica de las Mujeres, Pnud, Afrodes,  Juntos por la Vida y Marcha Indígena. La amenaza también  se señala con nombres propios a Piedad Córdoba, Amparo Sánchez, María Eugenia Urrutia, Johanna Saenz, Angélica Bello, Rubí Castaño, Nini Johanna González, María Eugenia Cruz, Claudia Mejía, Pilar Rueda, Ana Jimena Bautista y Olga Osana , quienes aparecen mencionadas como objetivo de las Aguilas Negras.
 
En la amenaza se sentencia a muerte a las “(…) perras guerrilleras de las Farc las cuales se oponen  a las políticas  de nuestro Gobierno, y que hacen lavado  de cerebro a los desplazados haciéndose pasar por lideres defensores de derechos humanos y dejen de joder con el tema de recuperación de tierras  por que todo el que haga esta gestión  va a ser asesinado por nosotros por mas protegidas que estén  les damos 30 días para abandonar la ciudad  y a lo que colaboran  con esta partida de perras guerrilleras”
 
Las amenazas no son nuevas, sino que hacen parte de una política sistemática y  generalizada contra víctimas y sus organizaciones. Solamente en el 2011, el MOVICE fue objeto de  85 agresiones de las cuales 31 ocurrieron en Sucre, 3 en el Sur de Bolívar y Sur de Cesar, 3 en el Magdalena Medio y 6 en el Atlántico. En total se recibieron amenazas y actos de revictimización en 18 de los 20 departamentos del país.
 
Para el MOVICE las garantías para los despojados de sus tierras y el retorno con dignidad,  son requerimientos  fundamentales  dentro del proceso de restitución de tierras.
 
 
2. MANTENIMIENTO DE LAS ESTRUCTURAS PARAMILITARES
 
Según el VII  Informe sobre presencia de grupos narcoparamilitares en el 2011  publicado recientemente por INDEPAZ  se señala que el panorama Post desmovilización evidencia la presencia 40 estructuras paramilitares en el país, que se vieron en la disputa por la retoma de los poderes locales y regionales.
 
En el 2011 la presencia de estructuras narcoparamilitares, se presenta en 31 departamentos y 406 municipios, el único departamento en el que no se identificó presencia fue en el Amazonas y se detecta un aumento de 46 municipios respecto al año 2010.
 
Los departamentos más afectados son: CESAR con presencia en 23 de sus 25 municipios,  CÓRDOBA en 24 de sus 28 municipios,  BOLÍVAR en 34 de sus 45 municipios, META en 20 de sus 29 municipios y SUCRE con presencia paramilitar en 17 de sus 26 municipios.
 
Las zonas como Montes de María, La Guajira, Bajo Cauca antioqueño, Urabá, el bajo Atrato,  el litoral pacífico, el Catatumbo y los Llanos Orientales, muestran la mayor concentración de las acciones de estos grupos.
 
Por su parte, la Corporación Arco Iris  ha denunciado que, “Córdoba es uno los departamentos que más ha padecido la presencia de las diferentes “bandas”. A noviembre de 2011 registró 500 homicidios y 2.479 desplazamientos individuales en el primer semestre del año 2011
 
Igualmente en el informe  de Indepaz se señala que:
 
“De los 54 municipios escogidos en el 2011 como integrantes de ocho zonas del Plan Nacional de Consolidación Territorial (PNCT), se registro amplia actividad en 40 de ellos por parte de narcoparamilitares, tres más que los registros del primer semestre de 2011.
 
La zona de Montes de María ha sido evaluada por el gobierno como el modelo de avance en la consolidación territorial. Allí, en los cuatro municipios escogidos, el gobierno ha manifestado que se ha dado la transición de ser territorios “rojos”, por la falta de control estatal, a territorios verdes, seguros para la inversión legal y el desarrollo rural.
 
Sin embargo, Indepaz registra eventos de Rastrojos, Urabeños y Paisas en ellos. Esto significa que, aunque se trata de situaciones puntuales, no escapan a la movilidad de los
 
grupos narcoparamilitares incrementada en toda la región Caribe. Situación similar se presenta en los municipios del PNCT se observa en el sur de Córdoba, Bajo Cauca antioqueño, Catatumbo, Arauca, Caguán, Nariño y Putumayo”
 
La alarmante  presencia de las estructuras paramilitares en prácticamente todas las regiones del país, evidencia la reingeniería y reestructuración del paramilitarismo como consecuencia de un fallido proceso de desmovilización,  que evidencia la crisis del modelo de reconciliación, y  constituye uno de los principales factores de riesgo contra quienes se atreven a reclamar su derecho a la restitución y retorno a las tierras y territorios.
 
4. OBSTÁCULOS NORMATIVOS ESTABLECIDOS EN LA LEY DE VÍCTIMAS Y RESTITUCIÓN DE TIERRAS.
 
El MOVICE ha reiterado en diferentes oportunidades que varias de las disposiciones contenidas  en la ley 1448 del 10 de junio del 2011, se constituyen en barreras para la reparación integral de las víctimas y reclamantes de tierras.
 
Por esta razón recientemente el MOVICE y varias organizaciones sociales y de derechos humanos presentamos ante la Corte Constitucional demanda de inconstitucionalidad para que esta instancia ajuste dicha normatividad  a los estándares nacionales e internacionales de protección de los derechos humanos.  
 
Entre  los principales obstáculos relacionados con la  restitución tierras  se encuentran los siguientes:
 
    La ausencia de la restitución patrimonial,  de bienes muebles,  enseres, animales cultivos, producción etc., los cuales no serán reparados con esta ley.  Se estima que el 71% de la población desplazada abandonó ganado; el 47%, cultivos; el 49%, maquinaria, equipo o vehículos; y el 22%, infraestructura productiva,   La ley solo reconoce una restitución de la tierras, desconociendo que la indemnización integral debe contemplar todos los daños ocasionados por el hecho victimizante.
 
    Si bien la ley reconoce como titulares del derecho a la restitución a los  propietarios, poseedores o explotadores de baldíos que hayan sido despojados o que se hayan visto obligados a abandonarlas, se deja por  fuera a  tenedores y arrendatarios, victimas de abandono forzado y despojo y cuyas relaciones jurídicas  han sido precarias  y quienes no tendrían derecho a la reparación . Se estima que el 30% de la población desplazada quedaría por fuera.
 
    La exigencia de la inscripción del predio ante el registro de tierras despojadas, para el inicio de la acción judicial de restitución y el establecimiento de todo una proceso administrativo para este efecto, lo cual crea una barrera desproporcionada e injustificada para el acceso a la justicia de los reclamantes de tierras, y desconoce los estándares internacionales de Derechos humanos, así como la jurisprudencia de la Corte constitucional,  que establece que la sola ocurrencia del hecho victimizante  es la que adjudica los derechos fundamentales a la persona lesionada.
 
    El establecimiento del contrato de uso  del predio restituido que faculta al Magistrado que conoce del proceso de restitución para autorizar la celebración de contratos en los predios donde existan  proyectos agroindustriales productivos  entre los beneficiarios de la restitución y el opositor de buena fe, lo hace nugatorio el derecho a la reparación de los beneficiarios.
 
Adicionalmente se establece que cuando el opositor no pruebe la buena fe, en lugar de restituirle el bien al beneficiario de la restitución, se entrega el proyecto productivo a la Unidad administrativa especial de gestión de restitución de tierras para que lo explote a través de terceros y  que se destine el producido del proyecto a programas de reparación colectiva para victimas en las vecindades del predio incluyendo al beneficiario de la restitución, lo que niega el derecho de la víctima a la restitución  .   Esto indica que la  restitución  no  está destinada a la reparación a las víctimas sino a la utilización intensiva del suelo. Tal y como lo expresó el asesor del Ministro de Agricultura, el Sr. Alejandro Reyes en carta enviada en octubre de 2011 a la Silla Vacía a propósito de un artículo que establece la contradicción existente entre restitución y reforestación en los Montes de María, en donde expresa “el reto es restituir los patrimonios de las víctimas y aprovechar la nueva inversión para generales ingresos, sin sacrificar los nuevos proyectos productivos”.
 
    Impunidad a los despojadores  ya que se establece que quienes acudan al proceso y confiesen la ilegalidad de los títulos o el despojo de las tierras o de los derechos reclamados en el proceso se harán beneficiarios al  principio de oportunidad. Esta figura  no solo deja impune a los responsables del despojo , sino vulneraciones graves que haya sufrido la víctima, como amenazas, torturas, homicidios, desplazamiento o violencia sexual, al igual que los delitos
de pertenencia a estructuras paramilitares  y  su complicidad con agentes estatales.
 
    Pérdida de derechos de las victimas por la ocupación de hecho de los predios objeto de la restitución, lo cual resulta desproporcionado porque resulta siendo una especie de  confiscación, prohibida en la Constitución, y no prevista siquiera en la legislación ordinaria, que permite adjudicar predios a campesinos ocupantes o invasores,
 
    El cambio del principio de la inversión de la carga de la prueba   con el decreto  4829 del 2011  y en las recientes declaraciones del Ministro de Agricultura que ha expuesto que en la practica la inversión de la prueba quiere decir que una vez presentada la solicitud, el estado echa sobre los hombros la carga de ayudar a recaudar esa prueba.  Es decir,  que así sea con ayuda del Estado es a la victima  a quién le toca  probar el despojo o el abandono forzado .
 
Estas preocupaciones se intensifican si se analiza la política de restitución con el Plan de Desarrollo, y de manera particular con las modificaciones que esta norma introdujo en la ley 160 de 1994, a través de las cuales el uso de los baldíos ya no se utilizarán para promover el acceso a la tierra por parte de campesinos y campesinas sin tierra, sino que se espera impulsar a través de ellas grandes proyectos agropecuarios y forestales, a través del impulso de contratos de arrendamiento, de leasing, de concesiones y similares entre el Estado y asociaciones agropecuarias y forestales.  Medida que junto con la modificación que permite que tierra que fue anteriormente adjudicada como baldíos y la de los predios adquiridos a través del subsidio integral de tierras, puedan ser concentradas sin ningún tipo de limitación, como antiguamente existía con la Unidad Agrícola familiar, demuestra que la política de desarrollo rural lejos de buscar una democratización de la tierra profundiza la desterritorialización de las y los campesinos.
 
Por último, nos preocupa la profundización de la actividad extractiva sobre la vocación productiva, los cambios forzados en el uso del suelo agrícola y la reducción del apoyo a la pequeña producción campesina que está afectando gravemente a los pequeños productores rurales. Las explotaciones de recursos no renovables ocupan el 5,8 millones de hectáreas y existen solicitudes mineras en buena parte de las áreas ocupadas por la frontera agrícola,  nos preguntamos  Señor Presidente ¿cómo se va a garantizar la restitución de tierras, donde existen concesiones mineras?
 
Estas son las razones por las cuales en conjunto con varios sectores sociales victimizados por el despojo, nos movilizaremos el próximo 6 de marzo para solicitarle garantías en el  ejercicio de nuestros derechos y  contra el control social y  territorial que ejercen estructuras  paramilitares en gran parte del país.
 
En este sentido, señor Presidente anunciamos que el MOVICE  impulsara la conformación de una COMISIÓN INTERNACIONAL compuesta por personalidades de gras prestigio y compromiso con la defensa de los derechos humanos para que  haga un monitoreo  y seguimiento a la aplicación de la ley de víctimas y al proceso de restitución de tierras.
 
Así mismo, organizaciones sociales, de víctimas y de derechos humanos de Colombia ante el panorama de impunidad, agravada por la casi segura aprobación en el Congreso de la República de leyes de impunidad como la reforma a la justicia, de desarrollo rural que beneficia a los dueños de grandes capitales en detrimento de las y los campesinos, y la persistente violación de los derechos humanos de la población civil, de líderes y defensores de derechos humanos,  realizaran una MISIÓN INTERNACIONAL DE OBSERVACIÓN SOBRE LA IMPUNIDAD DE GRAVES VIOLACIONES DE LOS DERECHOS HUMANOS E INFRACCIONES AL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO  que tendrá lugar la segunda semana de mayo del presente año.
 
Finalmente, nos preocupa señor Presidente, su expresión del pasado 3 de marzo durante el acuerdo para la prosperidad, realizado en la ciudad de Barranquilla,  al indicar que  la guerrilla está haciendo todo lo posible para penetrar la protesta social y generar violencia. “Ya lo hemos visto en varios escenarios donde la guerrilla está tratando de infiltrar cualquier amago de protesta social”  y llamó   a la “población estar preparada y no permitir que la protesta social sea infiltrada por la guerrilla y desencadene en actos violentos”.  .
 
Estas declaraciones señor Presidente  conduce a estigmatizar el legitimo derecho a la movilización social,  y de la libertad de expresión. En el marco de la movilización organizada para el 6 de marzo su expresión puede conducir a profundizar los niveles de riesgo  para las víctimas que  demandan el cumplimiento de sus derechos.
 
Con base en lo anteriormente expuesto nos permitimos solicitar lo siguiente:
 
1.    Hacer un pronunciamiento público  en que se respalden las justas peticiones de las víctimas y se ofrezcan garantías y protección integral,   el retorno en condiciones de dignidad,  que parten del desmantelamiento real y definitivo de las estructuras paramilitares, la identificación a los perpetradores y beneficiarios de los crímenes y  la investigación y sanción a los responsables.
 
2.    Se  muestren resultados en la investigación y sanción a los responsables de los asesinatos a víctimas reclamantes de tierras, desplazados, así como por  las amenazas proferidas por estructuras paramilitares. Y se  den plenas garantías a las víctimas con respuestas eficaces políticas y materiales frente a la persecución y amenazas de las que son objeto
 
3.    Se den garantías a los participantes de las marchas del próximo martes 6 de marzo.
 
4.    Se deroguen las normas y legislación que atenta contra los derechos de los reclamantes de tierras y se desarrolle una política pública orientada a la democratización  de la tenencia de la tierra a través de una reforma agraria,  frenar el despojo, garantizar la reparación real e integral  a las víctimas,  y el establecimiento de procedimientos y recursos expeditos de justicia que tenga como eje articulador la garantía del derecho a la  verdad sobre lo ocurrido.
 
5.    Se cumpla el mandato del artículo 150 de la ley 1448 de 2011, consistente en desmantelamiento de las estructuras económicas y políticas que se han beneficiado y que han dado sustento a los grupos armados al margen de la ley, con el fin de asegurar la realización de las garantías de no repetición
 
Para efecto  de cualquier notificación a la Calle 16 No 6 – 66 Piso 25. Bogotá.
 
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
 
Atentamente,
 
 
 
 
Comité de impulso
MOVIMIENTO DE VICTIMAS DE CRIMENES DE ESTADO
(Siguen firmas)
 
 
Copias:
Ministerio del interior
Ministerio de Agricultura
Ministerio de Justicia
Ministerio de Defensa Nacional
Defensor del pueblo
Procurador General de la Nación
Oficina de la Alta comisionada de la Naciones Unidas para los DH
MAPP/OEA: Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos. 
Publicado enColombia
Lunes, 05 Marzo 2012 06:40

Los cobardes y el pasado

Los cobardes y el pasado

“Quien niega el pasado es cobarde.” La frase del general Pedro Aguerre, comandante del ejército uruguayo, cae como sombrero papal sobre la cabeza de los cardenales de las fuerzas armadas brasileñas en situación de retiro. Muchos de ellos tratan de negar el pasado y lo hacen ostensiblemente. Cobardes todos.
 

Pero, más que un súbito ataque de cobardía, hay algo que necesita ser entendido en esa actitud. Los militares, lo sabemos bien, tienen una especie de culto fervoroso a la jerarquía y a la disciplina. ¿Cómo explicar, entonces, esa desairada ola de insubordinación, de insolente irrespeto, dirigida a la comandante suprema de las Fuerzas Armadas, como asegura la Constitución, la presidenta Dilma Rousseff?
 

No ha sido por mero azar ni por un brote de resentimiento que el Club Militar, que agrupa a los retirados de las tres armas, difundió una contundente nota exigiendo de Dilma Rou-sseff una reprimenda a dos de sus ministras, la de Derechos Humanos, Maria do Rosario Cunha, y la de la Mujer, Eleonora Menicucci, por los términos en que se refirieron a la dictadura que imperó en el país entre 1964 y 1985. Tampoco ha sido por distracción que aseguraron no reconocer autoridad en el ministro de la Defensa, embajador Celso Amorim. Dilma reaccionó y en un primer momento los militares retirados accedieron a retirar la nota de la página institucional del Club Militar en Internet, con sus 98 firmas. Pero cuando la presidenta determinó que los responsables fuesen castigados, empezó el alboroto.
 

Primero, los cabecillas de los uniformados retirados presionaron a los comandantes en activo. No aceptaban ser reprimidos. Segundo, aseguraban contar con respaldo legal para opinar. Y el texto volvió con 784 firmas (hasta la noche de ayer). Entre ellas, las de 64 oficiales-generales del ejército y de la fuerza aérea (ningún oficial-general de la Armada había adherido), 334 oficiales superiores (o sea, con rango de coronel), 192 oficiales y unos 200 civiles. Un número significativo, aunque el verdadero nudo sea otro: ¿por qué hacen silencio los comandantes de las tres armas? ¿Cuál el grado de impunidad con que cuentan los insolentes?
 

La ley brasileña es clara: a los oficiales retirados se les permite una serie de prerrogativas que son vedadas a los activos. Pueden postularse a elecciones, por ejemplo. Pueden emitir opiniones políticas y criticar a gobernantes. Pero en ninguna línea de ninguna ley está permitido que cometan actos de insubordinación, que desacaten a sus superiores, que desafíen a la presidenta. Y es lo que están haciendo.
 

Uno de los que niegan el pasado, el general retirado Luiz Eduardo Rocha Paiva, dice que el periodista Vladimir Herzog no ha sido asesinado bajo tortura, sino que murió “en una situación dudosa”. Dice que nunca supo de torturas en el ejército. Dice dudar de que la presidenta haya sido torturada a lo largo de sus más de dos años de cárcel. Y, para redondear, pregunta si Dilma Rousseff será convocada a dar testimonio frente a la Comisión de la Verdad, como supuesta cómplice de un atentado practicado por una organización armada que resultó en la muerte de un conscripto durante un ataque a un cuartel del ejército.
 

Es más que evidente que se trata de una clara reacción preventiva a la instalación de la Comisión de la Verdad, cuya tarea es precisamente sacudir a los cobardes, o sea, revisar el pasado. A dejar de negarlo.

Lo que llama la atención es, en primer lugar, que varios de los que ahora se manifiestan sean oficiales recién pasados a retiro, que hasta hace poco ocupaban puestos de relieve en los gobiernos de Fernando Henrique Cardoso y de Lula da Silva.
 

En segundo lugar, lo que ocurre muestra que el tema de la memoria, de la verdad y de la justicia ha sido apenas tocado de roce en Brasil a lo largo de los últimos 27 años, cuando regresaron los civiles al poder. Siguen impunes los responsables por los crímenes de lesa humanidad. Y, más que impunes, siguen llenos de soberbia en su sacrosanta impunidad.
 

Es importante recordar que todo eso ocurre cuando un fiscal de la misma Justicia Militar, Otavio Bravo, decidió abrir investigación judicial sobre cuatro casos de desapariciones, o sea, de asesinatos durante la dictadura. Hay casi doscientos casos documentados, pero el fiscal decidió empezar por cuatro.
 

La tesis de Otavio Bravo asustó a los que niegan el pasado: el Supremo Tribunal Federal, corte máxima brasileña, declaró que la desaparición forzada es equiparable al crimen de secuestro, que no prescribe. Si hubo secuestro, y si el secuestro es un “crimen continuo”, no puede haber prescripción ni amnistía hasta que no aparezca el secuestrado o su cadáver. Y si aparece el cadáver, los responsables serán denunciados por el crimen de ocultación.

En realidad, el brasileño sigue la senda abierta por sus colegas chilenos. O sea: un fiscal de la Justicia Militar, otra excrecencia heredada de la dictadura, actúa a favor de la verdad. Ahí está el nudo de esa crisis: el miedo de los cobardes. La soberbia de los que se creen impunes.
 

¿Cómo Dilma Rousseff enfrentará ese problema, cómo logrará superar ese obstáculo? ¿Qué pasará a los insubordinados que temen al pasado?
 

De todas formas, una cosa ya está a la vista: las heridas de la confrontación entre los militares que violaron la Constitución y se apoderaron del país a lo largo de una noche de 21 años, y los que consagraron su juventud –y sus vidas– a la resistencia, están lejos de cicatrizarse.
 

Los que resistieron padecieron exilio, cárcel, torturas, persecución, muerte. Los golpistas padecen del peor de los males: el temor a la memoria, la verdad. El pavor al pasado. Padecen la enfermiza condición de cobardes sin otro remedio que la insolencia asegurada por la impunidad.
 

Publicado enInternacional
Que se investiguen crímenes del franquismo: ONU

Ginebra, 10 de febrero. La oficina de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró hoy que España debe investigar los crímenes contra la humanidad cometidos durante la época del dictador Francisco Franco y debe revocar su amnistía a los autores, ya que no hay un estatuto que limite los procesamientos.
 

Rupert Colville, vocero de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Navi Pillay, rehusó comentar la sentencia del jueves del Tribunal Supremo español en la que fue inhabilitado por 11 años el juez Baltasar Garzón por autorizar espionaje en prisión de los abogados defensores de los inculpados.
 

"España está obligada bajo el derecho internacional a investigar las graves violaciones contra los derechos humanos del pasado, incluidas aquellas cometidas durante el régimen de Franco y perseguir y castigar a los responsables, si es que alguno vive aún", indicó Colville en una comparecencia ante la prensa.
 

La justicia española debe hacer que se respete "el derecho de las víctimas y de sus familias a pedir reparación", dijo.
 

Abolir la ley de amnistía

"Según la recomendación del Comité de Derechos Humanos 2009, España debería abolir la ley de amnistía, que no está en conformidad con la ley internacional sobre derechos humanos", indicó. Colville se refería a las recomendaciones del Comité de Derechos Humanos de la ONU, integrado por 19 expertos independientes que supervisan el acatamiento del Pacto Internacional de Derechos Políticos y Civiles, ratificado por España.
 

Los expertos recomendaron específicamente que España debe considerar la derogación de la ley de amnistía y reformar normas para garantizar que los tribunales nacionales reconocen que el estatuto de las limitaciones no se aplica en los crímenes contra la humanidad, señaló.
 

Sobre la situación de Garzón indicó: "también creemos que los jueces no deberían ser objeto de persecución judicial por hacer su trabajo, por ejemplo en este caso en particular, apoyar la norma del derecho internacional que dice que no se deben conceder amnistías para los delitos internacionales graves, dado que esto podría violar el principio de independencia judicial".
 

La oficina de Pillay pidió el mes pasado que se procese al ex dictador haitiano Jean-Claude Baby Doc Duvalier por crímenes que incluyen tortura, violación y asesinato.
 

"Es el mismo principio del que hemos estado hablando para Yemen, para Jean-Claude Duvalier en Haití; es el mismo principio", comentó Colville.
 

En tanto, una de cada 10 personas consideró que Garzón "es víctima de una persecución", según una encuesta realizada por el Instituto Metroscopía, tras conocerse la sentencia en su contra.
 

Además, un grupo de escritores e intelectuales hicieron público un manifiesto en el que expresaron su desacuerdo con la sentencia.
 

Entre los firmantes están los literatos y pensadores más lúcidos del país, como Juan Goytisolo, Antonio Saura, Manuel Rico, Manuel Rivas, Juana Vázquez y Manuel Penella, entre otros.
 

En el escrito explican que "conocedores de la situación creada al ser encausado el juez Baltasar Garzón, en incesante búsqueda de la verdad, por sus investigaciones sobre los crímenes contra la humanidad de la dictadura franquista y otros delitos posteriores cometidos por tramas corruptas, manifestamos nuestro desacuerdo con las gravísimas sanciones solicitadas por sus acusadores."
 

Y advierten que "como creadores de palabras, no podemos aceptar en silencio el ensañamiento múltiple al que está siendo sometido en nuestro país, así como la imagen que se está proyectando al exterior con el procesamiento de este juez ejemplar".
 

Señalaron que "la sociedad española en su conjunto merece nombrarse con el trabajo de este juez en su desvelamiento de la verdad y de la memoria, con la correspondiente reparación de las víctimas de la dictadura, resolviendo así, sin traumas pendientes, los retos difíciles a los que ha de enfrentarse".
 

Las reacciones a nivel internacional no se hicieron esperar.

La titular de la organización humanitaria argentina Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, firmó este viernes un hábeas corpus que pide "el cese de la persecución penal" contra Baltasar Garzón, para presentar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
 

El ex presidente colombiano Ernesto Samper expresó también hoy su rechazo a la condena, y afirmó que "la decisión tiene más de política que de justicia. Golpe a Garzón es golpe a vida dedicada a los derechos humanos".
 

Publicado enInternacional
Viernes, 10 Febrero 2012 06:18

Aniversarios de la “nohistoria”

Aniversarios de la “nohistoria”

George Orwell acuñó el útil término “nopersona” para personas a las que se niega el estatuto de personas  porque no acatan la doctrina estatal. Podemos agregar el término “nohistoria” para referirnos a la suerte de nopersonas, expurgadas de la historia por motivos semejantes.
 

La nohistoria de las nopersonas se recuerda a lo largo de los los aniversarios. Los importantes generalmente se conmemoran con la debida solemnidad cuando resulta apropiado, como por ejemplo Pearl Harbor. Pero otros no se conmemoran y podríamos aprender mucho de nosotros si los sacamos de la nohistoria.
 

Ahora mismo no conmemoramos un evento de gran significación humana: el 50 aniversario de la decisión del presidente Kennedy de lanzar la invasión directa de Vietnam del Sur, que pronto se convirtió en el crimen más extremo de agresión desde la Segunda Guerra Mundial.
 

Kennedy ordenó que la Fuerza Aérea de EE.UU. bombardeara Vietnam del Sur (en febrero de 1952, se habían realizado cientos de misiones); autorizó la guerra química para destruir cultivos con el fin de hambrear hasta la sumisión a la población rebelde; y activó programas que acabaron llevando a millones de aldeanos a tugurios urbanos y a campos virtuales de concentración, o “Aldeas Estratégicas”. Allí los aldeanos serían “protegidos” contra las guerrillas indígenas a las cuales, como sabía el gobierno, apoyaban voluntariamente.
 

Los esfuerzos oficiales para justificar los ataques eran escasos y la mayor parte fantasiosos. Uni típico fue el apasionado discurso del presidente ante la Asociación Estadounidense de Editores de Periódicos el 27 de abril de 1961, cuando señaló que “en todo el mundo se nos opone una conspiración monolítica e implacable que se basa primordialmente en medios clandestinos para expandir su esfera de influencia”. En las Naciones Unidas, el 25 de septiembre de 1961, Kennedy dijo que si esa conspiración lograba sus objetivos en Laos y Vietnam “las puertas quedarán abiertas”.
 

Los efectos a corto plazo fueron mencionados por el altamente respetado especialista en Indochina e historiador militar Bernard Fall, que no era pacifista, pero se preocupaba por la gente de los países atormentados.
 

A principios de 1965 calculó que unos 66.000 sudvietnamitas murieron entre 1957 y 1961; y otros 89.000 entre 1961 y abril de 1965, en su mayoría víctimas del régimen cliente de EE.UU. o “del peso aplastante de los blindados, napalm, bombarderos jet y finalmente gases vomitivos estadounidenses”.
 

Las decisiones se mantuvieron ocultas, así como las espantosas consecuencias que persisten. Para mencionar solo una ilustración: Scorched Earth de Fred Wilcox, el primer estudio serio del horripilante y continuo impacto de la guerra química en los vietnamitas, apareció hace algunos meses –y probablemente se sumará a otras obras de la nohistoria. El núcleo de la historia es lo que sucedió. El núcleo de la nohistoria es “borrar" lo que sucedió.
 

En 1967, la oposición a los crímenes en Vietnam del Sur había llegado a un grado importante. Cientos de miles de soldados de EE.UU. causaban estragos en Vietnam del Sur y se sometían las áreas pobladas a intensos bombardeos. La invasión se había propagado al resto de Indochina.
 

Las consecuencias habían llegado a ser tan horrendas que Bernard Fall predijo que “Vietnam como entidad cultural e histórica… está amenazado de extinción… (mientras)… el campo literalmente muere bajo los golpes de la mayor maquinaria militar jamás desatada contra un área de ese tamaño”.
 

Cuando la guerra terminó ocho devastadores años más tarde, la opinión dominante estaba dividida entre los que la llamaban una “causa noble” que podría haberse ganado con más dedicación y en el otro extremo, los críticos, para quienes había sido “un error” que resultó demasiado costoso.
 

Faltaban todavía los bombardeos de la remota sociedad campesina del norte de Laos, con tal magnitud que las víctimas vivieron en cuevas durante años para tratar de sobrevivir; y poco después el bombardeo de Camboya rural, sobrepasando el nivel de todos los bombardeos aliados en el escenario del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.
 

En 1970, el consejero nacional de seguridad de EE.UU., Henry Kissinger, ordenó “una masiva campaña de bombardeo en Camboya. Cualquier cosa que vuele sobre cualquier cosa que se mueva” –un llamado al genocidio de un tipo raramente encontrado en los archivos conocidos.
 

Laos y Camboya fueron “guerras secretas”, porque la información fue poca y los hechos todavía son poco conocidos por el público en general o incluso por elites educadas, quienes sin embargo pueden recitar de memoria cada crimen real o supuesto de los enemigos oficiales.
 

Otro capítulo en los anales desbordantes de la nohistoria

Dentro de tres años podremos –o no podremos– conmemorar otro evento de gran relevancia contemporánea: el octavo centenario de la Carta Magna.
 

Ese documento es el fundamento de lo que la historiadora Margaret E. McGuiness, refiriéndose a los Juicios de Núremberg, aclamó como un “tipo particularmente estadounidense de legalismo: castigo solo para quienes se pueda demostrar que son culpables, por medio de un juicio justo, con una panoplia de protecciones de procedimiento”.
 

La Carta Magna declara que “ningún hombre libre” será privado de derechos “excepto por el juicio legal de sus pares y por la ley del país”. Los principios se ampliaron posteriormente para aplicarlos a todas las personas en general. Cruzaron el Atlántico y entraron en la Constitución y en la Declaración de Derechos de EE.UU., señalando que no se puede privar de derechos a ninguna "persona" sin el debido proceso y un juicio rápido.
 

Los fundadores, claro está, no querían que el término “persona” se aplicara a todas las personas. Los americanos nativos no eran personas. Tampoco los esclavos. Las mujeres apenas eran personas. Sin embargo, concentrémonos en la noción central de la presunción de inocencia, que se ha arrojado al olvido de la nohistoria.
 

Otro paso del debilitamiento de los principios de la Carta Magna fue cuando el presidente Obama firmó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional, que define la práctica Bush-Obama de detención indefinida sin juicio bajo custodia militar.
 

En la actualidad ese tipo de tratamiento es obligatorio en el caso de los acusados de ayudar a fuerzas enemigas durante la “guerra contra el terror”, u opcional si los acusados son ciudadanos estadounidenses.
 

El alcance es ilustrado por el primer caso de Guantánamo que llegó a proceso bajo el presidente Obama: el de Omar Khadr, un ex niño soldado acusado del horrendo crimen de tratar de defender su aldea afgana cuando fue atacada por fuerzas de EE.UU. Capturado a los 15 años, Khadr fue encarcelado durante ocho años en Bagram y Guantánamo, luego llevado ante un tribunal militar en octubre de 2010, donde se le dio la alternativa de declararse inocente y permanecer en Guantánamo para siempre, o de declararse culpable y permanecer solo 8 años más. Khadr prefirió esto último.
 

Muchos otros casos iluminan el concepto de “terrorista”. Uno es Nelson Mandela, sacado de la lista de terroristas solo en 2008. Otro fue Sadam Hussein. En 1982 Irán salió de la lista de Estados que apoyaban el terrorismo para que el gobierno de Reagan pudiera suministrar ayuda a Hussein después de que invadió Irán.
 

La acusación es caprichosa, sin revisión o recurso, y refleja comúnmente objetivos políticos, en el caso de Mandela para justificar el apoyo del presidente Reagan a los crímenes del Estado del apartheid en su defensa contra uno de los “grupos terroristas más notorios” del mundo: el Congreso Nacional Africano de Mandela.
 

Lo más importante está consignado en la nohistoria.
 

Por Noam Chomsky
NYT/Truthout


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Distributed by The New York Times Syndicate.

2011 The New York Times Company

 

Publicado enInternacional